NO A LA REFORMA LABORAL

DEL GOBIERNO QUE PRECARIZA EL TRABAJO
Pronunciamiento

La Confederación General de Trabajadores del Perú ante la
actual situación laboral señala lo siguiente:

Desde inicios de la presente década la situación de los
trabajadores y trabajadoras en el país se ha deteriorado a pesar
del crecimiento económico registrado en esos mismos años. La
remuneración de los trabajadores asalariados urbanos sin
negociación colectiva se encuentra prácticamente estancada
desde el 2008.

La Remuneración Mínima Legal está completamente desfasada
del costo de la vida. Un trabajador o trabajadora gana 850 soles
mensuales, pero la Canasta Familiar está por encima de los
1,200 soles.

La productividad se ha incrementado junto con las utilidades de las empresas en la primera
década del presente siglo. La crisis internacional del 2008 no afecta directamente al país hasta
el 2010, en donde empieza el proceso de “desaceleración” del crecimiento económico.

Esta situación ha provocado el crecimiento del conflicto social, a través de huelgas laborales
que se han incrementado en número total, así como en la cantidad de horas/trabajo
paralizadas. Es decir, ahora, las huelgas son más largas, producto de la gravedad de los
conflictos laborales.

En esta difícil situación, era lógico suponer que el gobierno buscaría cambiar las políticas
neoliberales que definitivamente no están logrando superar la crisis ni resolver los conflictos.
Sin embargo, ni el gobierno de Ollanta ni el actual gobierno de Pedro Pablo Kuczynski ha
continuado con las políticas económicas del neoliberalismo.

El actual gobierno sigue pensando que con un Estado débil y la completa subordinación a los
intereses de las grandes corporaciones extranjeras podremos mantener el crecimiento
económico.

Sin embargo, diversas economías del mundo desarrollado y América Latina están reorientando
el modelo neoliberal, priorizando el fortalecimiento del Estado, el control de las inversiones
extranjeras, el impacto climático y una política salarial basada en la fortaleza de los sindicatos.

Lamentablemente, el gobierno peruano insiste en el continuismo neoliberal y peor aún desea
profundizarlo. El actual Ministro de Trabajo Alfonso Grados ha anunciado en diversos medios
de prensa que se está preparando una “reforma laboral” que aparentemente busca simplificar
trámites administrativos.

1
Pero realmente de lo que se trata es de una “reforma precarizadora” del trabajo, que en el
mismo sentido de los Decretos Legislativos de meses pasados busca desregular las relaciones
laborales con tres objetivos muy claros:

En primer lugar, convertir al contrato temporal en el mecanismo predominante y casi único
para acceder a un empleo. Se busca reducir a tres regímenes contractuales, pero dos de ellos
van a establecer la temporalidad como la norma predominante.

En segundo lugar, se busca abaratar el despido arbitrario o incausado, reduciendo el pago de
la indemnización y eliminando el derecho a la reposición del trabajador o trabajadora. Si una
trabajadora es despedida arbitrariamente, ya no podrá exigir su reposición y recibirá una
indemnización minúscula.

En tercer lugar, se busca desregular las relaciones laborales y darle mayor poder al empleador.
Por eso el Estado ahora considera inútil registrar los reglamentos internos de trabajo, registrar
los contratos, defender el arbitraje potestativo o exigir exámenes médicos al inicio de la
relación laboral. Todas estas medidas simplemente sirven para que la patronal tenga más
poder y pueda utilizarlo para anular los reclamos y derechos de los trabajadores.

El ministro de trabajo Alfonso Grados quiere imponer a toda costa esta reforma laboral, a pesar
que el candidato Kuczynski firmó un compromiso con la CGTP de no realizar ninguna reforma
laboral que quite derechos a los trabajadores.

El Ministerio de Trabajo está siguiendo dócilmente las indicaciones de la CONFIEP y la
Cámara de Comercio de Lima, que son los centros ideológicos del neoliberalismo empresarial.

Alertamos a los trabajadores, trabajadoras y ciudadanos en general frente a esta seria amenaza
a las libertades y derechos laborales. La reforma laboral precarizadora no debe pasar. El
Consejo Nacional de Trabajo ni el Acuerdo Nacional pueden prestarse a esta farsa de diálogo y
consenso.

No hay consenso en los temas laborales. No hay consenso cuando el gobierno pretende
atropellar nuestros derechos. Por ello, se hace un llamado a participar masiva y
combativamente en la Marcha Nacional Sindical del 06 de Abril.

La CGTP seguirá defendiendo los intereses de los trabajadores y exigiendo la restitución de los
derechos y garantías que nos arrebató la dictadura fujimorista y que la democracia no ha sabido
restituir.

Lima, marzo de 2017

p. el Consejo Nacional CGTP

GERÓNIMO LÓPEZ SEVILLANO
Secretario General

2

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful