Está en la página 1de 33
EL SIGLO XVII (1598-1715) opulares y el clero antic cito, Jas SN ak ee absoluto de hecho has; Orange 8¢ ee con un Consejo integrado por al, 1a polities exte rales Hegaron a permitir que su Jos Estados gem ieron Ja validez de sus decisiones, Consejo ¥ Tenn F cansancio de tantas Iuchas La impotente Ja causa de la familia Oran, Repiblica burguesa ‘APitalig a el Dunes ea igunog “Onfidentes. 0 Nites scribang Aittiong ta, ibe ips, e mk ey 2 dig ¥ la paz de “te nge, Cuillermy 1 Uebit., golpe de Estado, pero murié en 1659 y sélo wethi : ; acié un hijo péstumo, Al encontrarse Ja familia Orange. Me eid, ates se desplomé. La Repiblica burguesa g¢ reeonsts jefe ie tutoridad de la provincia de Holanda y de su Gran Pensionarig ca bajy Witt, verdadero presidente de la Repiiblica de las Provinciag Unidas, Le milia Orange perdié todo el poder, Las funciones de estatider fue, n abate en la provincia de Holanda y, en 1667, el ~ Perpetuo declarg ‘ compa bles Jas {unciones de capitan general y de almirante Beneral con Jag . et tider, Pero Ja Republica burguesa se mostré débil ¢ incapaz de defenders seguridad ¢ intereses. Dos guerras anglo-holandesas terminaron en 1654 por «f retroceso del comercio holandés, obligado a aceptar el Acta de Navegacién de 1651, y en 1667 por la 'S neerlandesas en Amétiog del Norte, En junio de 1672, Luis XIV invadié Jas Provincias Unidas, Edicto pe: A pre sobre todo por los heneficios Puestos posibles, habian rehu: rechazando todo impuesto dire do las municiones a Francia, cito por razones Politicas, Los Oficiales competente: tistas, habian tenido que dimitir y fueron reem Bueses, sin espiritu militar y faltos de experiencia, EL absolutismo El sentimiento n; de Guillermo 1 PUblicanos, Muc de Orange 8, casi todos nobles y otax plazados por hijos de hu acional de las masas se elev contra los 1 hos burgueses se separaron de ello ie eses por la pérdida de las colonias ie Ane ns rica. Los recuerdos de un pasado glorioso, la cnet 7 Toes Orange de tedan lee Fern civilesy altars ex ri Por los ingleses en 1654 como Ja mejor een ‘ios designaba al joven Guillermo TIT de Orange, tae Tora och Alvador. Baje 1g resign de Ia opinién popular, el 24 de fb ida, TCM Feeibis el de capitan general y almirante ge “Au citdades, provineiay por ultimo, Jos Estados praron re 5 cstatuderato, abolieron el Edicto perpetuo y nombrar™ ™™O de Orange ca ite’ *bolier dos en sus inter (olanda, impuesta Tevancha, todo ello cargo Beat antes a LA LUCHA CONTRA LA CRISIg ‘ara imponer la voluntad del r, ey, era indis ‘pensal te eed ceito permanen’® ojército permanente, que dependiese - ble un 80lo | get Pando débil, Hsta idea repugnaba a los ingiege 2 é Fue ‘ese protegido por los mares, imposibilitaba 2 al hecho de ey recurrir ies”? of Pata a esidad de defender las fronteras, como tid coh olega: gue © periosa Mee! . , impor do, el ‘monarea _quedé reducido a una pequesi 8 del Con. tine! s guarniciones débiles. Carlos I recurrié a Jas levas guardia de Para procu. Ie na * corp es mientras Wentworth intentaba constituir un ejércit rae nda. A fines del reinado de Carlos II Ja guarnicion oa Inglaterra y Ja fuerza regular ascendié a 7.000 infantes nan fae gones. Jacobo II acrecents los efectivos hasta 30,000 how br 0 ea to en Hounslow para dominar la ciudad de Londres. mrss con De este modo, Jos Estuardos, por etapas, lograron concentrar en Ja m ia Jos principales atributos de Ja soberania, y, por una vigilancia inc 7 do a los capitalistas y gentilhombres rurales que se wiitateben Jtura comercial, mantuvieron un cierto tiempo el equilibrio on. tre Ja antigua y Ja nueva sociedad antes de 1640, e intentaron dirigir la evo- ijn hacia un eapitalismo liberal después de Ja Restauracién. La lucha de clases permitié al jefe de Ja Casa de Orange EL tipo de las tomar la direccién del gobierno. Las guerras hicieron del orice Cee mismo un rey absoluto, aunque sin el titulo. ae Desde 1619, el principe de Orange, Mauricio de Nassau, jefe del Ejército, se alineé al Jado de los gomaris- tay partidarios de la sociedad antigua, al lado de Ios nobles, campesinos, artesa- 10s marineros, es decir, de todos los enemigos de Ia burguesia y del capitalis- 0, Hizo imposible la represién de los movimientos populares que se registra- Por una campafia de panfletos calumniosos, hizo ereer en Ja dt, quien se habria rendido al oro lo culpable y ejecutado cin a da a y dra ment arquia Jos gante, hostigan hacia Ja agricul ron en todas partes, ttaicién del Gran Pensionario Oldenbarnevel | de Francia y Espajia, El Gran Pensionario fue declarad (1213 de mayo de 1619). El sinodo de Dortrecht descarté toda interpreta Jos arminianos como herejes. 3 republicanos per- udades, los Estados nién en favor del s a ocupar todos ie Ia guerra, Ia de Ja autoridad Aticas, Heva- sta 1625 el ejér ee de las doctrinas protestantes y condené a fan nimero de pastores arminianos abandoné el pais. Lo ovine uavoria en todas partes, en los Consejos de Jas eiu Principe, es y los Estados generales. Un movimiento de opi os cargo. ee como el salvador, Ievé a los orangista | ‘menage ii responsabilidad. Bicn pronto, Ja reanudacién d dinpon las fronteras, la necesidad vital de la concentracién | Ton al limite. de tropas y dirigir Jas operaciones bélicas y i om a Nhego Feders Poder del principe de Orange. Mauricio de Nassau ™ Won *rleo-Enrique, ejercieron un poder personal apoy' wp SiGLO XVI (15981715) i den a los carcel tuardos dieron or carcelerog e, Paro Jos Estnert cambiar al detenido de pris’ “Pty escrito, P: ‘yeces reales fijaban una fianza tan ‘dene iosp tercer OT Tos ji de dia. 1 retendidé, adema ley; a comedia. LF Jig, El xey pretondis, adem, ad ro jams pedis Piifiear el encarcelamiento. Este ro SPeciny jo se P jement Das Carlos UI en 1679. : altima Vo tin fundamental radicaba en asegurarse invocd P 1 cuesvos sin intervenciGn del Parlamento, Jaegyet™® fina x0, juez, abogado general, " 46 cargos de tesore! nO dis careror eseala, Carlos II, le imitaron, Eade, ee aan fl derecho de decretar impuestos a oe quails : Sate en 1606, ordens Ia perc Bt poder de ren. ame Secretar, decrtar impuestos } Seeretatig 4, Peto era ye su voh epeién de un nuevo derecho aduanero, jt® Compaiia de Levante, rehusé pagarlo, por ilegal, Ryn” Bats meaeadr ie eonlens: “EI poder del rey ex dole, ordinato y He bunal Sepoder ordinario es para el provecho de los particulares... no nue Into Tubindo sin el Parlamento. El poder absoluto del rey, por el contra, se syara el bien general de Jos pueblos... Hamado de policia... variando segin rahdueia del rey para el bien comin, El asunto en cuestién es un negocio de Fotado y debe ser conducido, siguiendo las normas de la policia, por el poder extraordinario del rey, Todas las aduanas... son los efectos del comercio ex. tranjero; pero el comercio y todos los asuntos con los extranjeros constituyen el objeto del poder absoluto del rey...” En consecuencia, el rey hizo redi. tar el Libro de las tasas en 1608, que impuso pesados derechos. Carlos I, después de 1626, levanté espontdneamente los impuestos y exigié de todos sus stbditos un préstamo igual a lo que cada uno habia pagado endl ultimo subsidio, Era el primer paso hacia el impuesto directo, cobrado a volun tad del rey. Hubo negativas, El rey proclamé leyes marciales, destacé guami- fignes y encarcel6 a miembros de Ia gentry. Durante “La Tirania”, restsbleé isle ior abolidos por el Parlamento en 1624; ordené el respeto alos a cS ie los bosques reales y multé a los propietarios que Jos habian de los pacts ood Zestablecié el ship-money, que obligaba a Jos magia etuivalente, Radin ata cierto mimero de navios de guerra, 0 al a do en 1637, Los face =r piocisn. [Hampden relia pagarlo 7 fue om a incapacidad del Parle, se 'undaron en la autoridad absoluta del rey Tet is “ nto de limitar la alta prerrogativa de la Corona. lex, i See pas bien Publico, puede imponer a sus stbditos... y ve ea ¥ en caso de necesidad,” wilt 7 €n el mismo se; ; >, Por su sola autoridad, ‘ante la vida de] ntido, comenzé por una proclamaciéa ae , que continuase el pago de los derech® rey difunto (1685). A CONTRA LA CRISIS al Parlamento a votar ot one . ve esti Los Estuardos intentaron asegurar Ja ¢j ie ariotiectone® luntad por medio de jurisdicciones 7 Shecucién de wy tas Toc’ Carlos 1 fmpasirron fa obediencia a eye den 3eohe ty s ja y del Conse} . 4 deer camara cstrellada § onsejo de la Alta Comieiéa yee, POF me- ig de eZ Gon judicial del Consejo privado, presidida por che Camara es Hal jean ae ot Comrie habia hecho detener, interrogar on™ poo a i Camara estrellada juzgaba los casos de violacién ed y conducir Ee ges reales. En In primers elegoria catraliai loa tamaton ee iets ado, acerca ‘Je los acotamientos — las guerras privadas ks Jas rifas 2 sobte 1 conspiraciones, Jos ataques contra magistrados,lihels re gentile re Mp earelada Fecurris Wentworth durante “La Tirania” pore ye $s Camara itieaban #01 accién en Telanda para doter de iu die weit 21 ee. Bin Ja segunda categoria entraban la ‘olsdioses de le nroclamaciones reales, como las que prohibian el aumento de casas y viviendas Londres, foco desmesurado de capitalismo; las que ordenaban a los gentil- jombress poseedores de pienes en el campo, de abstenerse de vivir en las ciuda- saniy 1634 el squire Balmer fue condenado a 1.000 libras de multe y a pri sign por este motivo ee las que prohibian acaparar los xéneroe y hacer subir el precio de Tos mismos. En 1634, quince fabricantes de jabén incurrieron en mul- peace! ¥ prohibicion de seguir fabricando, por haber utilizado accite de pesado en lugar del de oliva y haberse puesto de acuerdo para no vender por ebajo de cierto precio. La Camara estrellada actuaba directamente sobre los aviadanos y, cuando habia motivo, sobre Tos jueces, Asi, éstos, aterrorizados, reforzaban la aplicacion de las proclamaciones. Cuando Ja oposicién al ship- money en 1640, Jos sheriffs de siete condados fueron condenados por negligen- tia on exigir el pago. Estas jurisdiceiones especiales fueron Ja encarnaciin del absolutism. Jacobo II dio nueva yitalidad al Tribunal de la Alta Comision. Presidido por el canciller, su competencia era extensiva a todos los eclesidsticos, colegios Festuelas de gramética, Juzgaba sin apelacion cobre opiniones religiosa® 4 rivalia a Ja privacion de los de- aie evoraci én, excomunion, lo que equ iviles y prisién_perpetua. ay int Estnardos exquivaron el hiees corpus, Toto 8 ¢ libre out por denda u obligacion civil o acusacio re eae Pe pedir al Tribunal Supre conduecién ia ba el rey, un escrito de habeas corpus: nies i" tnmal pudices detenido y deelarar la causa de Ja detenciom: Pudiese ratifiear la prisién, deeretar Ja libertad bajo aidito del rey s6l0 Po” vn criminal. Todo hon nza 0 EL SIGLO XVII (1598-1715) fone avinada tna fonciéa gue 4g, pale Oe equrade un Tied vida en pi, i tid deat ot ee nostiles a los Partidos Politicgg «atisn ton’ OE pedOs son, Poa Y son hostiles a los indivigy, Los rango, Los re fines priva A cumplimiento del bien Publica, yo, Ow tlenen eri abanaenlinan @ Om y al individualismo reli, ios0, A abe, re re ndividualiemo “a religion debe ser un instrumenty ‘ Tae aint odavia, puesto que lica las simpatias de los Estuardos Or el cat alert eu ea noel anilogos sobre la sociedad ¥ poaig eit gee Fete iteorcién del Toy. Se ee “Elidedtramento del rey es or miembros nombrad i chen plena obedieneig EN pe, quienes Je deben p! E Wyte 38 principe, ‘quie 1 arzobispo de Cantorbery, el caneiller, e] canciller de Ech een etseells indes sefiores, hombres de leyes y los dot Seeretarios dep.” i quier, algunos ee Jo que quiere, escucha sus opiniones y adopta sy Pie 0. ce "EI Conejo privade delitens Y ejecuta por medio qn clamctt mph Siena Gone Flt gencral,lesisacisn, 4, a ae pelabesglien Parlamento, nombramiente divs Mncene «be june funcionarios locales, érdenes sobre ¢ ton de su competencia, E] trabajo del Consejo esta preparad, nudo, Jas decisiones tomadas Por adelantado en Gabinete Para los Negocios p en las comisiones del ra los asuntos corriontes y i Gabinete, que no esta oficialmente reconocido, fecretos del rey. En todo, la analogia con Fran cidn institucional de Ja Gran Bretafia sea me. En este pais de absolutismo en tono me mas bases de] sistema, de tales pate el Consejo ps eae los y destituides : inte, y 8 Volunttlo Hacia 1630, cong ‘artas °y a me 1 Consejo pai Consejerog cia es evidente, aunque la evoln. nos desarrollada, TOF, era preciso ascgurar las mi Los reyes q EL poder legislating 198 rey del intentan reseryarse el poder le- el ey Bislativo. Jacoho J legisla por Proclamaciones, el Profesor de Derecho en Cambridge, eseribié (1607): rey “esti por encim, de las leyes Por su poder absoluto... y puede enmendar 0 spender Ne le parezca Perjudicial al bien pblieo™ Jacche T tare = Sesrutor 7a al autor, Pero continus Ja trayectoria, Carlos I declard, re hace recone Pclaaciones tenian fuerza de ley. Jacobo TL devel oval 0 justicia sy derecho de dis ensar a un individuo de tal a cot Kava Hal car en jos Henas ¥ abril de 697 lanzg yo **)> luego Jo Puso en préctica a manc cia: era Teal Volunta, Y place ® Declaracign Sobre la libertad de concien en materia ween Miscer... gue, en riclante, todas las leyes penales sPendidas”, Hates las = todas ‘4 podido hacer lo mismo para r LA LUCHA CONTRA LA crisis de talla, como el ci wo sober act. , aera Oropesa, quedan = {CNS tres tims afi08 de Ja vida del mona condenados de an, a cuestion sucesoria. Fue entonces cuonile (1697-1709) a Or Wegato? al paroxismo. En efecto, los parti las maquinacion, Presididos rid novsan el emperador Leopoldo I eet austriaeo i antes refe. silos re] resentantes ¢D Madrid, no ae por medi ce cuyos srepiaoe ‘acompatiados de los correspondientes = Teeurrir a to, Samia snimo del desgraciado monarca. El Se para inelinar 4 ie de Maura, afirma que en aquellos momentos, sobre eedor del tema, el du. dambre moral y 2 la intriga politica del ambiente a a la podre. 4 a adquirie auténtica grandeza por su defensa aie rodeaba, Ca de Ja Corona ¥ eu empefio en salvar Ja integridad isteigea de Ja m Pero esta tiltima aspiracién era incompatible con las La de Ja misma, Iibrio europe» sobre todo cuando la muerte frustré Ja folate del equi- Juss Fernando. de Bavieras Ni Luis XIV estaba dispuesto a iin dl ie rencia hispanica recayese en los Habsburgos, ni el imperio Fines Ja he rent an, en un principe francés. Cuando vie tt dies Jeipes Gee murine wiembre de 1700, después de haber eee aids Ean ke cies Wee Estados al duque de Anjou — Felipe V—se desencadens Ja guerra de Suce- sid revistid los caracteres de un conflicto aa la Corona de Espafia, que a su vez tir en el interior del pais entre Tos partidarios de Jos respectivos pretendien fast Felipe de Anjou y Carlos de ‘Austria, Ht tipo inglé En Inglaterra, los Estuardos ensayan Ja puesta en marcha del tipo inglé — ahsolutismo y, durante largos periodos, Io consiguen. Jacobo I (1603-1625) goberné en una larga medida como rey absolute. Carlog T siguié sus pasos (La Tirania, 1629-1640). Después de la Revolucion (1640-1660) y la Restauracién, Carlos Il, a partir de 1679, puede ser considerado como un rey absoluto de hecho. Jacobo I (1685-1688) hizo Ja ultima tentativa. Todos, salvo de hecho, sin hacerlo definitivo, Carlos II, intentaron 10 solo el absolutismo en dirigit la transforméndolo en estado de derecho. cite i tismo, los Estuardos quieren vanonle eve nn = ae ism ntener un © ruilibrio entre y el Estado evolucion hacia el capitalism ¥ mantener mo ares Y a Jos sefiores a 1a antigua iusanza, 10s propie a ependenci@a de ntorbery Y pea y i clases capitalistas, ausiliar d atnaedon o sus teorizantes, eles Tirania”, el Estado 8 stiles, “Dios y el rey noe Than dado To poee I nate © merino del préjieno.” Hl fn Bam gnno del COPIES sce ‘tha cooperacién las partes constitutivas del organ com a val la expresiOn jempo os pare e tenen - tenet en EL SIGLO XVI (1598.1715) in una figura que destacara por encima de la : hace imposble alge intent do glean ey faery hispanica en el momento en que el imperialismo de Luis XIV 2 Va gy, blanco de sus ambiciones expansivas, La regencia de Mariana quo diez afios (1665-1675), en el transcurso de los cuales Ri ella ny AMttg ee de In Junta de Gobierno, nombrados por designacigy, testament Megs pe IV, pudieron hacer otra cosa que debatirse en medic a cultades exteriores— guerra de “devolucién”, desatade Por Laie sot dig indole interior. La regente entregé el poder a su confesor, of 5 LV~y . Nithard, cuya ineptitud en el manejo de los negocios Ptiblicog ete alan Ja de su reina penitente. Frente al gobierno del P, Everardo Nith, bandera de Ja rebelién el intrigante Juan José de Austria, pend 5h de Felipe IV y de la comediante Maria Calderén, “L- Calderon”, tts figura se centraron las miras mesidnicas de una sociedaa que habia peat al pulio y Ia confianza en si misma, y que todo lo conta’ ¢ me erie de Espafia”. “alvadcr La oligarquia nobiliaria se rinde sumisa a la majestad de Ja Corona encaja casi sin pestafiear la alternativa que, una vez caido Nithard, brid Ja aversién sistematica de la reina madre hacia los que propugnaban cnt sianismo de Juan José de Austria, En efecto, descartele ste, queda la puets abierta a la frivolidad, Un “piearo de los patios de Palacio”, Fernando de Ve Jenzuela, es elevado a la privanza por la reina de aspecto monjil, Masito consumado en el arte de organizar cacerias y excursiones, el frivele Volenaula brind6 a la Corte las diversiones imprescindibles para evadirce de Tos sinsbo- rrepaue @ cada momento proporcionaban la marcha de los negocios de monarquia, En 1675 entré Carlos II en hasta 1700, un cuarto de de Jag su mayoria de edad, El reinado se prolongs siglo en el cual el monarca, enfermizo siemp debatié varias veces entre la vida y la muerte, torturado por dolencias lan ¢ incalificables presiones morales. Entre 1675 y la paz hispmofraneos & Ryswiek de 1697, Luis XIV golpea insistentemente © ya cusrteado oli de la monarguia hispanica en Flandes y en la frontera pirenaica, i Politica interior contimia la alternativa entre el mesianismo de Jus de Austria, a quien la muerte prematura calvé de on eatrepitoro nt Ua frivolidad de Valenzuela, encumbrado por el rey a I ee Masi de Espafia, En e] trasfondo, las reinas — Maria Luisa de Orleans Yoh ¢ Neoburgo, de las cuales Carlos IL no logeé el ansiado heredero Nia Jedores austriaco y francés, los eortesanos ¥ los confesores, 200 Ta Carlos 1 in compasién al més repugnante suplicio diy Politica” siglos, En este ambiente, los proyecto’ y le cometen gi que vieron Jos 283 j LA LUCHA CONTRA LA crisis gia mis, en el servicio debido al F, ; a oa ites, J, com Latis XIV, el poder eet? sumision tot, SF 8 convierte on autocra ie jet 5 i revolucionario- Mientras en el resto de la Eur : jento de! politica de mediados de la eenturia fa” Ape a ei® yma solucién de fuerza: el sbeolutime s ePe™da por a ucional paliativos, que encontré su mayor exponen a atauica tin se XIV, el Estado espafiol de los Habshurgos, on te 18 Fran ia de wi inguna variacién en su estructura constitucional Co ae ie ries orreapondiente, 18 crisis desatada en 1640 eoaté a Gon imo ae! ler ‘Teconocimiento de la independencia de Portugal ted En Ce wants Sipe IV ratifies los fueros y privilegios del pais en Issey ono ules rama do Olivares y el pesimismo que invadié a Castilla a concen del El militar en Europa, imposibilitaron toda tentativa inmediste fone de paca absoluta que impusiera su plena autoridad sobre los olga wm politicos auténomos de los reinos no eastellanos. En este sentide ais Ribler de un centrifuguiemo, una tendencia neoforalista, en Ia Expata de Gee Jol, La monarquia de los Habsburgos dejé sin resolver el problema deg intgracién politica de los miembros constitutivos de la monarquia hispanien En esencia, la estructura constitucional de los Reyes Catélicos conservé su vie gencia hasta comienzos del siglo xvur. Después de la caida de Olivares en 1643, el reinado de Felipe IV se prolongé todavia hasta 1665, es decir, au. rante veintidés aiios, en el transcurso de los cuales el monarea tuvo otro privado, Don Luis de Haro, y recurtié a Jos ingenuos consejos de una monja de buena voluntad y escasas dotes pol ticas, Sor Maria de Agreda. El soberano, que en los primeros veinte afios de tureinado se pudo considerar como arbitro de Europa, conocia, ahora, el re- vero de Ja medalla, De retirada en desastre en el exterior y con una creciente ensaciin de malestar en el interior, el rey galante y pocta, mas prddigo en cagendrar bastardos que en arbitrar medidas politicas, tuvo tiempo suficiente fe peubetimentar a vanidad de Jas glorias mundanas, Cuando murié en 1665, dion, ett Ue Jos Habsburgos quedaba personificada en un nifio de oxato nastég ides ta Carlos II, enfermizo y raquitico, vastago postrero de una 7 tidos anes lemas de heredar las dolencias fisicas ocasionadas por ee wulideg cme préximos parientes, recibia el Iegado de la enferm re, tag Xi caida de Olivares, Ia oligarquia “claudicante y pobre “ta lovee miagse, Matures ¢© habia instalado en el poder. La perspective minoria de edad, con una regente, Mariana de Austria, de es otal la crisis 0 Ia monarquia de Carlos H y Ia question sucesoria das a ou servicio y las transforma en una noblex icio del sobera oe ; ervieio del soberano, como enearnacién del pride consagrat dia més, es el 6 a - iedad. tado, ns tifien on Ia sociedad. ad, Ja Cay Tos gentilhombres murmuran y menosprecian ie ee o. “Fue un reinado de vil burguesia”, refunfet ‘ufren por Ja nivelacién operada por un Bayt Saing'®™ resistencias. Las cdrceles estin Henas de prisioneros de Estado que yaa resisfemsparizcal de Bassompierre, Baradas, uno de Tos gmmea: conjg maine: ros reyes procuran a la noblera honores y medion ae Luis Taman cargos de gobernadores, elevadas graduaciones en Io Ae existeng vey de funeiones eclesiisticns a sus sogundones, servicios 98 tcty, egt Yorn el espititu de subordinacién, Luis XIV ‘acaba Ia or meta Y eg Sea “agrupa a su alrededor, en Saint-Germain, Fontaincbleau y Vong * toda Ja nobleza, a Ja que arruina por la alternancia de la oney Verse, vod tcyla fartaosa de Ia Corte, No le repugna la guerra pate encore caeweracia un empleo, ocasiones de gloria y reputacién. Luis SV Ja nobleza por medio de pensiones, dotés y bienes de la Iglesia, “Py on ace wde que, haciéndole Ia corte, una se encuentre con lo que ay dee e tea . él arroje? dijo, como buen perro fil, Mme. de Sévigné. Proporciona a esta nobles mt courtada psicolégica, En una sucesin de fiestas maravillosas, el rey a ted iefrazado como un Dios del Olimpo y los cortesanos, como dlivinidales vere darias 0 héroes. Asi, ellos pueden transponer su suefio decepeionado de pols rio y grandeza en esta copia de Ja vida de los inmortales, levantados por a via de Ia humanidad comin. Si estin obligados a obedecer, lo hacen, al n> nos, al “Seftor Juipier”, al Rey-Dios. La etiqueta les habitua a ver en el rey w ser sobrehumano. Los hombres se descubren ante el lecho del rey, Aas mt jeres hacen una genuflexién, como en la iglesia ante el altar. Los principes de tangre se disputan el honor de ofrecerle 1a camisa al levantarse, Todo te® remonial, en el que abundan las reverencias, preside Ja vida enters del rg: levantarse, acostarse, las comidas, etc. Todo fue resumido por wu ccortesin” quien, al fallecer Luis XIV, exclamé: “Después de Ja muerte del rey pork creerse todo.” La Corte, la etiqueta, no fueron, sin més, imitaciones di tumbres impuestas por el estado social, por la naturaleza de las cost De este modo el rey, repartiendo las funciones entre dos a eo ast servando las mis importantes a a menor, la burgucsia, ¥ elovant ticamente a ésta frente a la nobleza, condujo Ja lucha de clase Estado cauilibrio que aseguré su poder personal ¥» em el Gobierno 7 A oi dad, el orden y la jerarquia, Pero también, forzado Iu" a ss rein0, © Ja guerra y sin haber querido cambiar la estructura social 41 * Je Espaifa, sno cial y sus favoritas 0 se hacian cargo gg Jo posse i luz sus amantes. El monarea gg valig, " duheting do debtxo quis0 ser cl solo objeto de ioe in 8 del », Log, ‘imi, : maismos, Se ema ntimiento, de todos log frances que log aj Pe por la vinculacién directa 3m abeolatis ersonales, del mismo modo de nee ser el soberano tinico y universal, ©, por Jo io Modus las miradas estén clavade a 1a suya, og eto € ; A relas voces, quien recibe Toe ects el objeto dente! pon admite ni se hace cosa alguna sino por al. Se a 10 eo como nica fuente de todos Jos bienes; nadie cree ele ee que s¢ aproxima a su coos ° rece en sy estima, tole te ‘i 4 me. ‘atéril” Todos Jos lazos sentimental les y de Mtereseg convergen hacj ems es jen de este modo enearna los deseos y speranzas de t ‘or ello, asi como por el ejercicio Personal prs, perfeceiona la unidad del mismo ditos, por Ia utilizacién de viejos sentimie tacto, Por mediacién de supervivencias tado moderno, , neepeién del Estado abs. medievales, Luis XIV Prepara el Ks. La utilizacion Los reyes Ia van preparando mediante Ia opo. de la burguesia clases y haciendo que la burguesia ascienda cial, Cada dia mas, los monarcas tienden a nists, consejeros e intendentes entre la burguesia de funcionarios. Son gentes “slidas de la plena y perfecta Plebeyez”, y “exaltadas Por encima de toda grandeza”. El rey ennoblece a los Le Tellier, los Colbert, haciéndoles marque- Ss, sefiores designados por el nombre de sus tierras, Louvois, Barbecieux, Croissy, Torey, Crea dinastias de ministros, parentelas “burguesas”, euya fuer 7 utiliza frente a las nobiliarias, La némina de la capitacién de 1695 coloca ‘s ministros de Estado en la primera clase; al canciller y al veedor general de Finanzas, en situacién de paridad con los principes de sangre. En el Conse- io de Estado ¥ secciones administrativas, crece la Proporcién de los togados, I eglamento de 1673 fija el mimero de consejeros titulares en 24 conser ‘ogados, 3 ec esidsticos y 3 nobles. Para estos Ultimos, no se a creas de muchos grados de nobleza: un hijo de un burgués puede ae nae we p28 aniembros por dereche propio del Consejo Privado, es omit ane “Patecen poco a Poco, El reglamento de 1673 eee rsentades “Core “ziben la nobleza transmisible en er naife del ners Ademés, son “ores, peo! SUS esposas y admitidos en la Oey do, la espada y sirven log pe°Pietarios de feudos, Sus hijos Ievan, scmmtes de entrar en el ace epee Tnientos reales, al menos una tempora’ tai nte a Jas gentes burguesa © 8us cargos, Asi, el rey eleva sistematicame sicién entre las en la escala go- escoger sus mi- BL SIGLO XVII (1598-1715) ’ residir los tribunales, reformap a ee eyo oficiales cumplen ou Funeiong! Meta - si Jos 0 meen ntrario, recibir las quejas de los sabditos gat decreas tratven justicia, El intendente pres ‘ Mieeoiones, comprucha las deudas de }a0* tam) de drdenes y reglamentos: cs un inten lie apcfrente vigila Ja recaudacién de los impesoy’® tay’? finanzas y vela por el cumplimiento de las ordenanzas m Previe mantis Jadole general y discrecional, aunque con facyye’ tes ‘en tiltima instancia en los siguientes casgq, tt de des, anne ee je funcionarios de finanzas, asambleas ilcitas, yay muitos y reclutamiento de tropes: anejabl i ie tot Y endente ex un inetrumento muy manejable. En tiempy qq de crisis interna, el Consejo puede ampliar sus poderes hasta deja je crisis inter cionarios a un mero titulo, En tales momentos, eo dos a todos los Tiijentes ponen en marcha una administracién de eye's ee me ‘Ie los funcionarios, Pero el gobierno real, Richelieu, Colbe a® seem textos momentos como excepeionales, como una necesidad aciage Be tiempo de paz, el rey 8¢ esfuerza para mantener al intendente, siempre ean ie ery a extender sus poderes, on eu mision de inspector. Procura que ny wy Mtante a Jos funcionarios y Te presertbe que se preocupe aslo de sa viglng Plamvyeo de que actsin mal, debe poner el hecho en eonocimiento del ¢ y esperar las decisiones de éste para remediar el caso. Klrey tiene a su disposicién una policia politica, a cargo de intendaa, espias y agentes dispersos en todas partes. En Paris existen el gobernador de Bastilla, el Iugarteniente en materia criminal y, desde 1667, el lugarteniene general de policia, La Reynie. Una palabra mal interpretada basta para qu, duque o Jacayo, den con sus huesos en la Bastilla. Sobre débiles indicis, ls intendentes 0 el Consejo levantan acusaciones de lesa majestad y la sentensa es dictada con simples presunciones, puesto que Richelieu, Luis XIII y Luis XIV profesan Ia teoria de que, en materia de conspiracién, es casi imposible tenet pruebas matematicas y que no es necesario esperar el ultimo acontecimiento que puede echarlo todo a perder. Mas que a los procesos, el rey recurre +) Prisién preventiva, indefinida, por medio de una lettre de cachet. ephen, tste permanente de merconarios, xegularmente pagados ¥ bien die Piinados, asegura Ja ejecucién de las érdenes reales. . Luis XIV, sefor tinicg E8 todos los cargos importantes, como min! colocé mis que a cretarios de Estado, inspector general, ete inte levotos”, quienes juntaban a sus funciones puD™ cios domésti idade “sticos, y que, como Colbert, transmitfan encargos Y cantidale nes y concu! Buern tedagi, ‘one Mi LA LUCHA CONTRA LA CRISIS 279 ge primera magistratura del roino, 560 ae Ghrineluso en ausencia del ites 608 autoridad sobre lag eine clarar nolo © nvalida todo cre sh Bartir de 1632, los ce a an ordenanaas, contra Ta atordad mate sea de los Par de ea en derechos de a Corns, Les Conejo conta Ie Hea Y jeaponeyendo ash de sus funciones a las Cours souvereine, Dojo ja autoridad de cigs (Coriee aa es acmicae Wee iafereescte Bajo 1 {que los decretos de los mismos emanan ‘e hecho, a me , 8 mee ois 31" i, puesto re cus auxiliares inmediatos, secretarios de Estado y veed ‘veedor se afirma Ja autoridad del rey, a ei eerste acide da aad relia ll ntearo de 7 el niimero de ‘a dos antes del registro cn materia financiera, y fameehaza después de esta formalidad en euestiones de Estado, De nuevo nis XIV se reserva Jos negocios de Estado y, en 1763, impone a las Cours sou- Pieines el inmediato registro ‘de Jos edictos; las remontrances sélo pueden ner eeen eeguidda y por wna sola ver. De este ‘modo, aquellos organismos se Prntraron excluidos de 1a politica general y de Jas cuestiones constitucion eta autoridad del rey en materia polities, 32 ppleno poder legislativo y, por te Ia nsecuencia, su poder de decretar impuestos a We voluntad y de utilizar UI producto de Jos mismos sin rendicion ‘de cuentas, quedaron confirmados. El rey puede hacer redactar Cédigos por ‘Comisiones de sus devotos (Ordenanzas en wire elvil y criminal de 1667 y 1670, de ‘comercio en 1673), a Jas cuales siorga fuerza Tegal sin ninguna formalidad (registro, participacién de los cues pes constituidos), Tales Ordenanzas marcan unt ‘lara tendencia hacia 1a uni- ded e jgualdad y representan una obra revolucionaria. El rey nombra Comisiones del Consejo para juagar w ‘lu ejecucién de un edicto: ‘Tribunal de justicia del Arsen® a jngs los gobernadores ‘de La Capélle y Chitelet, des Ee comisiones no fueron simplemente rganos prepar meus medidas ae transformaron en decretos. sci, polit ¥ mmonarca utiliza, también, intendentes del ejército, justi Pilar a as €pocass sa Consejo s0br6 138 Cours mre el discerminaiento cenmiendas (remontrances) n asunto 0 proceder 1, en 1631, Comision jpués de In paz de atoriosy de anaes. Los Veet, intendentes son, ante todo, narios y sibditos del rey, y de rendir euentit al Consist nte Ts n por decreto © atribuir aj ve res 7 Poderey sues Por si mismo la cucsti6i ana, FE] ain para resolverla, juzgar ndente puede asistir al Consejo Ja o reglam 3 del ‘Gobernador, con ) ve, View nota pagina 195, EL SIGLO XVI (1598-1715) a uno al Consejo por un ujiey, v4 convoca, En ciertos momentos, ¢ ret yp ¢ considera conveniente. Nadie, fuers Son 4 C negocios @ | ‘derecho al gobierno. Todo 7 concentra en Ja ertong ca tay spoca ministerial, s€ Tlevé a cabo un eran esfuerzy bar, lel te, En Ja époe: to de Ia autoridad real, el Consejo, Fueron ee a ver el instrumen> jes Depéches, para el interior; Conseil dg seeciones: Se inl des Affaires 0 Conseil den Haut, Tas Secciones u seccidn politic: il des Finances, Conseil L’ Etat et des Finances, Conse is trativas, Conse jalizacién, con un nuevo y més eficiente Ths a especi : cbiron ona mare ae el contrario, desconfié de los Consejoy 4,74 nied de los mismos, los redujo a la rutina, Trabaja solo, Sucesiva PH Dreveada tno de Tos searetarios do Estado y eu imepector general gg zas, Decide todas Jas cuestiones importantes y éstas sdlo Pasan de wy an formulario ante los Consejos, 0 no pasan en absoluto, Millares de decteto ij Consejo los firma “por orden” un secretario de Estado o el cancille, six gy jamas fueran vistos por ninguna de las seceiones de aquél. El rey desconfia de sus ministros y de sus secretarios de Estado, Inisy sobre Ja divisién del trabajo y lo distribuye de modo que los asuntos ein mezclados, a fin de que ningiin especialista pucda estar en condiciones de embarazar su voluntad. Opone a sus auxiliares entre sf, les excita, divide atiza su envidia reciproca; ve en la oposicién de los Colbert y de los Le Teller una garantia de su poder. En ambas épocas, el problema para el rey consiste no sélo en hacerse oe decer de sus stibditos, sino mas todavia en someter a su voluntad a sus propio: funcionarios, conyertidos en independientes por la venalidad de los cargos,¥ traci. Ja plenitud de los poderes legislativo, judicial y de policia o admis “Lettres de cache" EM este sentido, el rey utiliza las lettres de cachet (cts z,cimisarion; _Stdenes, selladas y firmadas por un seoretario de Estab ‘ci politica por Jas cuales notifica diectamente eu volunted 2 Is Ps el rey decreta el arrest lo eg 8 miento de las familicg fag Pon en la Bastilla, la proscripeién; hace frente a las resistene: la conducta de un hijo, de un el enemigo, Cuan, iga sin juicio las sediciones, Jos com inclinarse ante eu yore’? #8 hablado por St ania pay mas vere ada ver mg MAY, foente Tegeh i mismNes BO hay 8, e] le justicia. a peste. Los consejeroe ia os nombres, por él, xevocables #7, % comisarios, A taley coos? Ae los Consejos a haninistrativos £03 Soro, el rey, em Ja época ministerial 16 corporaci . Por Ja lettre de poraciones, P. oe conyuge’ plots ¢o* io ™ tiliza comisari LA LUCHA CONTRA LA CRISIS ees tee tiempos de vasallaje y de clientela vo, on est08 : i 7 Poros Om reno de Palacio de In época de los vier intro adquee vingios. Rodea es de port de hombres de su confianza, coloca a sus devotos en todo: chon dinasti, hace de sus parintes macs oe i le Francia, ess de galeras, du rac, duques ¥ pares; casa a sus sobrinas con princi = elt Sono Richelet, plazas de armas, Brouage, El Havre, pes de sangre; me Hjene tropas, compaiiias do infanteria y de Saileoehes a es abandonado por sus capitanes, que eaten al eae venir el momento en que se encontrard solo, inpotisife, tien bes wor de las mejores espadas, y sélo podra haceree abedsoty ca a. ministry ‘gn del ministro y de sus hombres. La muerte del ministro fue fu ministt0, feino por mediac Fempre un alivio para el rey. De este modo, Luis XIV erigiendo en sistema las instintivas aspiraciones ae Busine IV, resolvi6 ser 61 mismo su propio ministro, conocer al solo

en Francia; el Conde-Duque de is X en no, sel ( este . TIL, no ge traté, pias eal rey y le rinde cuentas. Cuand “Uae pe lormalidad: camp? Uadrad, M9* de batalla dy Sf! tabinete del rey me son mas dificiles de cons” ae pa, i u poder de dos maneras, segun Jas éP 7 iva Poco capaz, como Luis XIII, 0 aa LA LUCHA CONTRA LA CRisIS « ietg de Heerebord se trata del “ma aw, A juicio ‘més grand 7 +a io” A Jory vengador de la verdad, de Ta flosti yee eee gia rid (1647). Los estudiantes se batian a pufictazos po: i a i on sen io holandés, decia: “Los siglos no han product sere : nes del éxito universal de Desesrtess nt” P oretg algunas £870! ie oe fue que s0 entendié Io que re mis que i Scars rman subancals, especies intencionaley, aot eee aM ele, sta # ate no a His exrenay sh eateerie “ inset oa loses caus de todo To que bay en la natraleca, =e ie . a mis todavia, Dio de nucvo al hombre razones de vivir, boar d0 eas Yolvié a encontrar la certeza, devolvié Ja confianza en de ads en Ja razén del hombre, en el valor de la ciencia, reafirmé la Is on en Dios y la esperanza de una vida eterna bienaventurada, restablecié ern el hombres 8 adelante en posesién de una explicacién de con- ise Univers, simple en eu principio, y de un ideal de vida interior orde- 1a mys octaviana del eoberano Libre albedrio. Se pudo ereer que Des ls Fcié os fundamentos de la religidn eristiana y Bossuet, por un creat, lo erey6 asi, Se pudo creer, también, que justificd la concepeién roe, base psicoldgica de Ja monarquia absoluta, ¥ que, cuando subrayé ii povided de Tas obras hechas por uno solo, eu orden, armonia y perfee- arm enfrentindose agresivo con sus contradictores, emprendié solo Ia re- cin Yin total de Ia filosofia y de la ciencia, deducidas de un principio, pitipaba del espiritu del absolutismo. Deseartes hizo pada €1 Iv. LA MONARQUIA ABSOLUTA in de Jas multitudes que veian poderes en manos de un a meriin hombre, encarnacién del reino, simbolo viviente del orden aga diet de Ia unidad deseados. Todo el mundo queria ver en el rey uchos, dvi Dios: “Sois Dios en la Tierra...” A esta concepcion se afiadi6, en ‘he antigua, pone humanista: el rey debe ser un héroe amante de Ja gloria, tino, leiden de las letras como Augusto, de Ja Iglesia como Constan- Piety fur ct come Justiniano, pero con una M“predileccién por Jas armas”, Rit clevado ee de conquistador es estimada como Ja mas noble y ¢ L Lagutenionte , Peed por todos los contempordneos. My eu coneenera® Dios el rey es soberano. “BI principe 5 ia, esta absuelto de Ja misma.” Obra segtin #4 E] absolutismo era Ja aspiraci EL tipo francés: +6 itt tects: sy salvacién en Ia concentracién de oberano hace la puena volun- LA LUCHA CONTRA LA crisis 307 — otorgados al rey por las Cortes de lo a ona de Aragon. au . 8 Cor ig In Cor jiento econémico increments at Bs 1 agotami ‘entose en la se, : io 0 cutille 7 mpis de la anarquia monetaria producida ees iis ul ilo xv, En la agricultura, segin afirma Vif, jstas. las medid, as : r a as Mey, los Tendimientos iyi a ver mis bajos, en particular Para los medianos ¥ Pequefios culti jo oUt im progreso téenico permitié reducir los ei adores costos y a * A fines de la centuria, Pérez del Barrio denuncisha a ar . pee os que, en vez de Practicar un laboreo Profundo, se contentaban ‘ oa r ligeramente la terra: ‘Yo echaria muchas azadas que fuesen con ani media vara de tierra para gozar de su heneficio, Y no estarse ee es con aquella triste porfia, agonizando en labrar con un geme de Jos hom no tener cosecha en agosto.” se al apoyo incondicional de la monarquia, los ganaderos de la Mes- u sir restablecidos todos sus privilegios en 1633, El poder publice pro. ibid verificar nuevos acotamientos y dispuso Ja obtencién de una licencia previa para roturar terrenos por vez primera, Como ha escrito Palacio Atard, Ja malparada agricultura pagaba Jos vidrios rotos de la ganaderia decadente, sin que ni una ni otra se encarrilaran otra vez por buenas vias”, Parecida trayectoria siguié la industria. En 1632, la ciudad de Zaragoza lamenta el cierre de 12.000 telares en los wiltimos aiios, En 1655, los represen: ‘antes de las manufacturas textiles de Toledo, Sevilla, Valencia, Granada y Cor. doba, exponen a Felipe IV Ja triste situacién en que se encuentran, De 1663 2 1680, consta que quedaron inactivos 7.361 telares de seda en Toledo, En 1685 sélo continuaban trabajando unos 600. La ciudad de Se; govia vio arrui- nidas sus manufacturas Janeras, antafio famosas. la disminucién de Ja produccién explica los derroteros seguidos por el “mercio exterior. La direccion mas importante de éste, el trafico con Améri- “aminoré su yok ‘umen y cayé en manos de los extranjeros, Con referencia a * reduccién del volumen, hablan por si mismas las cifras siguientes, recopila- por Payson Usher: 1 Promedio anual pie | Despachados para Indias | _ Entrados de Indias —_——_ | Wavios oneladas | Navios_| Tonsladas ise 55 | 19.800 56 21.100 inate % | 8500 29 9,850 NO1-1719 WW 4.650 19 a | og 9 460 8 pai EL SIGLO XVH (1598-1715) eae mientes y ganado a los labradores, les declara exentos de impucsty malas cosechas y compra trigo, vinos, salazones, ganado, ote, wary eeute lay y las empresas publicns, También continian los desmontes dene’ *! &iétetg de asocinciones de campesinos o de burgueses acomodados, madi © ctr, tes, asi como de los sefiores, todo ello, para intensificar In pete’, ota. fiores proceden a la recuperacién de tierras sobre Ins come. Los ee bierno ora anula (1600, 1625, 1656, 1683), ora mantiene (1667, leony ol ko segiin se incline hacia la proteccién del pequefio campesino o reer? 12), centamiento de Ja produccién. acta el, acre. El comercio exterior fue reglamentado. y las Provincias Unidas, por actes de’ nonnogen itera : Michau, 1629; tarifa aduanera, 1664), Conran, Codigo mercio y proteccidn aduanera (tarifas de 1664 y 1661), que el rey no long Megas Its Sronteras det reino y que no engloba a todas las provincia’ Dic comercio fue acrecentado por ls colouias. Richelieu y Colbert pensaron cone) = de los paises templados— Canada, Acadia —en una Nueve Pov’ EI éxito fue grande y los productos franceses adquiricron un renombre a, buena calidad. Hacia 1670, por ejemplo, los pafios franceses se oxpreniens Italia, Espaiia, Alemania, Levante e Indias, en _ La politica econémica de los uiltimos Habsburgo: de Espa: pa ae fia ofrece muanifestaciones parecidas a las sefialoles oe agotanisiits que se refiere al régimen constitucional del pais a partir de Ia crisis de 1640. Del mismo modo que en Ia vide pol tica no se registré una “lucha contra la crisis”, centrada alrededor de la aftma, cidn de la monarquia absoluta por encima de los organismos legados por ls Edad Media en Jos territorios no castellanos de la peninsula, tampoco eabe hablar de Ja puesta en marcha de un intervencionismo estatal sistemitico en el campo de la economia, encaminado a impulsar el desarrollo de las fuentes de riqueza. Hubo, como veremos, algunos intentos de introducir el colbertismo, pero sus resultados pricticos fueron muy modestos. Si en el orden consti cional del Estado la crisis del Sciscientos vio aplazada su solucién hasta la Nueva Planta de Felipe V, la politica econémica apenas experiments varit ciones sensibles hasta el reformismo de la época del Despotismo Ista En otros términos, una vez superada la crisis de 1640, 1a monarquia de oe Habsburgos no logré transformar la Espaiia de las autonomias politicas ie : némicas regionales en un Estado moderno centralizado, con wna econ nacional integrada, como preconizaban, al unisono, cl racionalisme 1 tar y el voluntarismo mercantilista, Tampoco logré establecer Ia iguat™ gy taria entre los habitantes de los distintos reinos peninsulares. Los inetetr , la monarquia se nutrian de los “impuestos” establecidos en Jos rein El Estado y el comercio exterior LA LUCHA CONTRA LA CRISIS 305, ¢ exige el perfecto cumplimiento a 1iet5™ I gduccién. En las fébrions centralen dee £8 loci, vs a hospitales generales, los obreros van a misa Press pri es inaugurado Por Ia sefial de la cruz y una ee los dias ‘unién son obligatorias en Jas grandes iestividades del La con. sib a afiada de lecturas piadosas, En el taller, las chara. La comid hd pero Jos obreros pueden cntonar cénticos a media yor, iciniie ponies Fo" jene plenos poderes en au establecimiento, Los obteros trab Bl qn mirada y 10 de los contramaestres. El trabajo es a destajo, is a jo ua rendimient0. Estén sometidos a multas, latigazos, a la ar; cil 1 + il el Toga, a Jas horeas de ajusticiados, por retratos, lenguaje ebroon, saat de COT diencia, embriaguez, frecuentacién de tabernas y alate terencias 2 I0® iglesias, concubinato, y todo lo que pusliese constitur =. motivo de menor rendimiento en el trabajo y de aumento de gastos, fuente, a au ver, de demandas de aumento en el salario, Tis salarios son bajos. La jornada de trabajo dura de doce a dieciséis horas, interrumpida solamente de treinta a cuarenta y cinco minutos para Jas comi- das, El obrero €8 explotado por el truck-system: la compafiia le paga en gé- srros 0 productos cuyo precio evalia a su arbitrio. E] Estado desarma a los vneros, Les prohibe acambleas y toda clase de maquinaciones. En Rochefort, Du Terron hace encarcelar a los obreros de las fraguas que se quejan de la inmficiencia de sus salarios, Los oficiales de justicia actiian con mano dura cada vez que son requeridos por los empresarios. El beneficio del patrén, fuente de su actividad, priva sobre todo lo demas. Por el contrario, los obreros de las empresas privilegiadas estaban exentos de impuestos, vigilancias, guardia~ y servicio militar; tenian su vivienda, a menudo con un pequefio jardin, y se les concedian primas de matrimonio y al naeer el primer hijo, asi como asistencia médica, Podian aleanzar la categoria de patrono sin obra magistral ni gastos. rare agentes de justicia someten a los oficiales de los gremios y obreres ie (eg tt gimen andlogo, con menos privilegion. EL eprendise|? ogre ae seg Las coaliciones y huelgas estén prohibidas. El obrero bela Tey 7 autorizacién escrita cada vez que cambia de patrono, oe hiie2 eta Obtera napoleénica. En 1666 son suprimidas 20 fiestas y en el aio, reducido a 92. La disciplina general es a mis El Estado La agricultura es favorecida por el desarrollo arnerds ¥l0 agricultuyg ttia y sus erecientes demandas. Colbert intro 7 indigenas. de Inglaterra y de Espaiia para mejorar las 1% ;vos industriales, cupa por el desenvolvimiento de Jos cultivos ind’ 8 Eatado ge ty : ano de seda. Bl rey concede si- * pastel bang » Tubia, lino, céfiamo, moral, gus o—IVv — 304 EL SIGLO XVI (1598-1715) ee deras, lavanderas, vareadores de Jana, desmotadores, tundidores, tintoreros, cay, ros y deegrasadores. a se eetecamoe de vas bre la productividad. En Lyon, hae hacia cua. tzo pares do medias cuando los maestros de oficos en cofradin hacian tes, Ly produccién era ya fuerte. En Amiens, Van Robais prodveits por alo, bajo Colbert, 1.200 piezas de pasos finos, En Picardia, 100.000 obreros produc, 121,000 piczas de teido, Para todo el reino y todos Tos tipos de empresa, ly Produesién puede evaluarse, quizd, en un millén de piexas de patio anual, En el espiritu del Gobierno, la empresa privilegiada no era Euaio que un expediente transitorio, La indust, % sorporecionss fundada, debja adoptar la forma de la cofradia, El se propone universalizar la corporacidn, que con sus estatutos, sus sindicos, sus guardias jurados, sus asambleas y ou policia, aparece como wn auxiliar de la autoridad. Los edictos de 1597 y 1678 hicieron obligatorio el trabajo en gre mios. No lograron su objetivo, Pero el mimero de oficios en cofradia, a pesar de continuar siendo el menor, se acrecenté mucho y representaba los oficios mis importantes Las corporaciones quedaron sometidas a la tutela del Estado, Sélo éste podia conceder estatutos, mientras los oficios quedaban sometidos a su juris diccién soberana. Sus agentes vigilaban Jas elecciones, El Estado pudo dividir 4 los patronos ¢ hizo que una oligarquia de patronos ricos fuera reelegida ine definidamente para ejercer las fun iciones corporativas. En las corporaciones municipales sélo admitié a los més rieos patronos de las principales cofradias, @ una aristocracia patronal, lamada a las Asambleas de Notables y Estados generales, y autorizada a enviar diputaciones al rey. Dejé que los patronot re dujeran su mimero aumentando las exig gencias para el grado de maestro. El rey agrava las desigualdades sociales, Reserva las ventajas a un pequeiio ni mero de patronos y, entre éstos, distingue especialmente a una minorie de rieos devotos del gobierno. Este era, por otra Parte, el sentido de la evolucién econé- ‘Pica, En Lyon, Jos maestros comerciantes redujeron a los fagonniers (encargt dos de hermosear o dar la itima mano a las telas) al papel de ofciles: La pro duecién para un mercado mayor trajo Ia py reponderancia de los intermediarios. Bt an El rey agrava la separacién de patronos y obreros, y sett y el swcrifeig C4 Materialmente a estos tiltimos en interés de la produce de los obreros C5 y de los bajos precins de venta. Los obreros con Jo! @ la produccién *0ldados de un ejército indu:trial cuya misién consiste em | ° asegurar la grandeza y la potencia del Estado. Inconstantes Ramadas, informales, es preciso habituarles a un trabajo eomtiavo, « un Hil? se rapido y sostenido, a una mejor calidad. De este melo, son conetidos a Ut Aisciplina de hierro, segin un ideal mondstice, ° LA LUCHA CONTRA LA crisis ee ee eee mismo, as administraciones pte jonalizaciones, por aenionde = Esta eo oe onltdades com Holanda, Bn el Nivernaie or durad! funcionamiento recay6 en manos de los ii a forjas YS" 5 el xendimiento de cada ingenieros y obrer. jus fof" Se tasd © : una, y los beneficios d ‘08 de na Se 1255 ©] precio de Jas materias primas, fueron est fe Jos propie- essay no fueron s6lo tas Jas administraciones vealen. " *™ gee" Existen tres modos distintos de produecién, En pri podos de producen Jugar, la produccién en pequeiios talleres individualen y producti Lego, la produccién de pequefios talleres que trabsjx ca en 1a que se hacen montajes, aderezos, tcahtforniasiontattes tipo & corrientey Pe que permite los transportes fraccionados, Asi, elorsenal de marina de Roche fort utiliza el metal proporcionado por las forjas fe Angoumois, Limousin, Périgord y el pais del Loire, de las cuales es el mer- eado, De este modo, también, cada forja del Nivernais se ha especializado en jp produccién de una de las partes del ancora, y los talleres de montaje, en Inphy y Cosme, se cneargan del acoplamiento. En la industria Ienera el hilado yal tejido son ejecutados en pequeiios talleres familiares, y el apresto y tin- sein una fabrica. El mimero de artesanos libres erece, puesto que el empre- xe eapitalista busca en el campo una mano de obra econémica y décil, que practica, a domicilio, un trabajo familiar, a menudo temporal. En Picardia, so- pines 25,000 telares, 19.000 radican en el campo. La empresa privilegiada provoca un desenvolvimiento del trabajo Iibre. De ocho a diez grandes merca- sore ieantes de Amiens dan ocupacién a 100.000 personas 0 teabajan ala vez en un oficio y en el campo. El campesino toma la lanzadera en las uil- timas horas del dia. En fin, existen también verdaderas fabricas, donde se com centra un gran mimero de obreros. Bajo Enrique TV, la manufactura de telas y de 500 a 600 obreross fnas Volf, en Saint-Sever de Rouen, posce 350 telares I j aa en cdificios rodeados por un circuito amurallado. Bajo Luis XIV, € i general de la Salpétriére (Paris) tiene entre Jos cuales 10s "y lee 292 obreros, . ee anee fom a vee nobles y grandes dignatarios exes 4 : al Los pro ja menudo el caso para las minas, forjas ¥ fi i” a en Y de Hejeuaues de Lorena, de Mercoen, ‘le Montpensier, cardenales ques de e Mente, Ta! miembros de los Parlamentos, 148 explotan, 4 “ ificios 7 ula, Log ‘is corriente es que las arrienden. : 288 log ee son burgueses originarios d Pitaigs remeics 4° ditectores téenicos. Se distinguer, PU st . *, , Seni y 48, empresarios capitalistas Y técnicos. existen bilan: a divieis oer ‘Wisién del trabajo es impulsada. En Ja industria textil do eve ‘ a industrias eae fueron requisadas ara und fabri ig el mas 18 talleres, Este lel comere! EL SIGLO XVII (1596-1715) derecho de reclutar el miimero que quieran g, 1 tantos talleres y depdsitos como consi idines hres, Les declara exentas de los reglamentos corporativos y les pay co) apelacién a Palacio o Consejo del Rey, Por oe iu ‘empresas las disponibilidades en materias prin, exencién de derechos aduaneros y autorizasts” corporaciones: indices y de tene! ‘tre y apre niente. risdiceiones especiales, el Estado garantiza a Jas franquicias de circulacién, proveerse en Jos bosques reales. ‘También asegura cl Estado Ja ensefianza técnica, Los talleres de} 1, rm de las Tullerias, de los Gobelinos, las manufacturas reales, Jas de los jg” Jes, Ias escuelas de construccién naval y de hidrografia de los puertos, aoa se nuprendices, Por orden de Colbert, Ia Academia de Ciencias emprends Description des Arts ot Métiers (1675) y un Recueil des machines (volumen t 167. Aparecen libros téonicos: Parfait négoctant, de Jacques Sivary (16! Comptes faits, de Baréme (1670). Le Journal des Savants (desde 1656) ay ; conocer los nuevos procedimientos industriales, La Academia multiplica jg, ensayos de invenciones meciinicas: ingenios para elevar y transportar, méquing para sembrar, segar, trillar y moler, ete. Una maquina levanta el bloque . 100.000 kg. que forma el frontén del Louvre. Perrault ereyé que la era del maquinismo acababa de inaugurarse. El Estado, por fin, garantiza salidas a las empresas privilegiadas: encar. gos, monopolios de venta durante un tiempo determinado, mercado interior reservado por medio de tarifas aduaneras protectoras y prohibiciones de mer cancias extranjeras. 7 ‘ones de Tos cites de Pd ae de ee privilegiadas, E] Esta. estan pillegiados P ge a Jas “mam facturas: reales”, conjunto de pe quefios talleres de una industria dada, en un lugar de terminado. La “manufactura” de calceteria de Troyes es el conjunto de peque- fios patronos que trabajan en este oficio y en dicha localidad. También las sociedades comanditarias y, después de 1673, las sociedades por acciones, son protegidas por el Estado. Los comanditarios se asocian, pequefio mimero, con los mercaderes-fabricantes: cuatro asociados en la mam factura Van Robais, en Abbeville, Sin embargo, en las minas, Ja gran metalur gia y las lanas, existen verdaderas compajiias con 9, 12, 17 accionistas, come en Ia sociedad de Dallien de Ja Tour, recaudador general de las Finanzas ¢ Delfinado, especializada en cafiones, ancoras, armas y forjas. Aves relerade se convierte en mercader-fabricante en sus eas ae = sea manufactura de muebles y tapicerias de la he poe iota oacittce jel ed e taller, El Estado trata a destajo con ae jlo alisceaten a aa eae primas y les impone modelos y diseiios. 40 obreros, a quienes facilitan anticipos. LA LUCHA CONTRA LA CRISIS i hus mene x del reino Ja masa de dinero que se encuentre en él, yee Lee * Giga el circuit vivificante: impuestos, com, Ly es el f go quie® OTE. funcionarios, salarios a los Sbrevon att Ber el poder idle os y géneros en todas partes. Légicamente, tonbwe ee lance sort Csiate OD Gnorementar Ia masa de dinero por medio del cee re fie ventas a] extranjero. Asi, la industria, es la pieza ilicipel anaes posi 0 fr provoca el nacimiento de empresas. Los agentes del rey v: Baad erlantes que quieren fundaras, El monarea elasifiea Ia act idad jndustrial en Ja jerarquia social, ennobleciendo a los empresarios y decla- endo que Ja industria del cristal, Ja profesién de maestro de forjas y el gran ue M grogan Jos privilegios nobiliarios. En compatiia de sus corteaanos, io, age XIII y Luis XIV, prodigan las visitas a los talleresy atribuyen 06 pl Estado Borique titulos de manufactura real a las empresas, con el blasén y las coronas de flor de lis. as viven gracias al Estado, que Jes concede los medios Las nuevas empresi neeesarios hasta que sean capaces de desarrollarse por si mismas. Los agentes Einy hostigan a Ja alta nobleza, alto clero, estados provineiales y ciudades para que proporcionen eapitales. El rey obliga a darlos a los financieros, mas vencados en Jos arrendamientos de impuestos, los empréstitos y los expedien- eer tesoreria, quienes, a regafiadientes, conceden las memores sum posibles. Hrey ordena Ia baja en Ia tasa legal del interés, en’ 1597 y 1634, al 6,26 por Genta; en 1668, al 5 por 100, Intenta reducir las rentas reales, Jos impuestos diectos, af como Tiquidar las dendas de las ciudades y comunidades, Concede alas empresas privilegiadas exenciones fiscales, alojamientos, edificios, primas de uillje, subyenciones para gastos de establecimiento © fondos para conti- tar la produceién y pensiones para vivienda y alimentacién de aprendices Y shreros, & ina Jeocurs In mano de obra a las empresa es oe 20 ase, lecretando Ja exencién temporal de impestos a 18 nigra e los cbres, y las familias con 10 hijos. El monarca prohu Trabajo. El ¥°Y nn eee fundandose en que sus stibditos Je deen su tabi Me Te Obliga a a todos los mendigos sean concentrados en hospitale: * jeres soltexas ye lenecl a un oficio, Colbert hace que Jos esloee ante - jedena que bt adver 2° 108 conventos trabajen para Jas manufacturtes 7 Ors Tonareg ct distincién de clases, pongan a sus hijos com Jemania, aq a atu, ries especialistas de Venecia, Flandes, Suecias 0, que ticipes de qaene Y comma de peneficios, exigiénd' endo. El Beta 8us secretos a los obreros franc © asegura a las empresas privilegiadas 7 spresas. Colbert hace una politica que se casen EL SIGLO XVII (1598.1715) ir a los enemigos de] exterior. Se trate de combats a fon perjuiliciales como a glO® Staley ‘es oe ipatias de Comercio son los ejéreitos doy rey ye Capt, vas” (Colbert). " many) Sélo el Estado puede superar “las dificulta a mercial por su propio impulse, sont Qu, cer”, Toda ae Sasa econdmica ae to, . é rincipal es el Consejo del re asisti t me ee ds Cometsi, Laffemas; ae Toot gy tom regu de Comercio; y después de 1626, por Richelieu, geo, rman det superintendente de Ja Navegacién y del Comercio, Pero Ta autor; ia dete y es todavia dispersa. Parlamentos, Camaras de Cuentas, ete., conservan fetal huciones econdmicas, mientras en las provincias no existe ea, nero roy tt ministrative expecializado, Después de 1661, poco a poco, aman aii atribuciones econémicas son devucltas al Interventor general de Finan,,, “1% bert. Pero el eanciller, el seerotario de Estado para Gene Provincias [2h Hier, Louvois, para los servicios industriales del ciército, conseryan fina Te czondmias, Les asiste un Consejo real do Comercio, Los inspes een mea de las manufacturas y Jos intendentes verifican encuestas y propagan limp ie El Estado reglamenta el consumo por leyes suntuarize ¥ el comercio, no, én de exportar metales preciosos y uumerario: ¢ come per interdiceién del acaparamiento, de los mereados a ples de Francia sus rese! 1 108 y de las asociniane de compradores, la limitacién del nimero de intermedi: to de la competencia, gracias a la obligacién de vende: dos en dias y horas prescritos. El Estado reglamenta |: generales que prescriben longitud, anchura, peso, tores generales y los comisarios de las manufactys os talleres y a domicilio, Multas, confiscacione. Picota y argolla, sancionan Jas faltas, la fabricacién por noma calidad, aderezo. Los inspec ras multiplican Las visitas en 8, destruccién y, desde 1610, El Estado, Como es muy légico, se trata, ante todo, de impedir be ereador de industrias el dinero salga, En consecuencia, e] Estado va a crea industrias para no tener que comprar en el extranjer. ® €n que tales industrias carecen de mercado sate y : cliente. Los campesinos compran pocos objetos de ei ree aa de Jos tiles de labransa, Palas, azadas, son de madera, A mens merida erate 20% también, de madess foc, en emia cas elie a de Ja industria del hierro, Por sus navios, armas, maumicioor 1 a De 16 65 ata 6 ptuecién los arquitectos emplean el hierro onde hrojlat de cata 7 el Estado fue el inico cliente de la sianulaniee sn movil “mn suma, el primer Punto en el orden Idgico consi Pero Mega el moment cl Estado es eu tinico | | LA LUCHA CONTRA LA CRISIS re Reglamenté el comercio maritimo Por el Acta d le Navega. 1668) « ott — 68). Jecarrll6 Tos principios de la de 1651, y, 1 jon Je cphibido todo comercio directo entre las calonina luego, por la le ist ¢ convirtié eo UD gigantesco depésito para el aziicar, se om later ‘indigo e] jenjibre, las maderas tintoreas, etc., comprad aco, el al- odd on Ja8 colonias Y vendidas caras al extranjero. Las colonias ft ae Pe ‘do eservado para los productos manufacturados y Jos géneros "alme a uida la politica de las Compaiiias con riellelon, ‘Orientales, en particular, recibié en 1661 fiaaluera io y poderes reales. oo i . ne ténicas. Fue PrOsee cits vaiia de Jas Indias Comp’ 1a frcida, c08 UH MLCT? por el contrario, las Compaiiias industriales con monopolio debieron sus privilegios al Parlamento, no a Enel interior, cada dia mas raras y se hicieron cartas patentes de Ja Corona. La reg ‘a fue abandonada, Cesd toda investigacion saros, La libertad econdmica fue casi compl vio dl beneficio guia la accién del comercian' continud siendo baja. Inglaterra debié a las medidas estatales Ja pr de compararse con Ja de las Provincias Unidas. El comercio de 1a Compaiiia de las Indias Orientales fue muy inferior al de su rival holandesa y 00 consti- tuyé mis que una parte insignificant del comercio. maritimo de la India Hacia 1664, sumaba alrededor de 50.000 Jibras, y de 20 a 27 navios de 500 to- neladas volvian cada aiio de Surate @ Londres. 7 Wis pee econémica y social de Francia hacia mis ne ? cesaria, todavia, del Estado. La doctrina, el “colbertismo” Ja intervencion 0 d ‘eolbetisme” Srmulada por Barthélemy de Laffemas bajo Enrique 1 por Monchrestien ), por sy por Colbert es eonstante ¥ 08 oan gai? Earique TV, Lis ‘XIII y Luis XIV. Colb distin modo mas intenso, un sistema que constituia io la les ae de la mayor autoridad absoluta de Luis , las nectnémis a, seeisla la baja de precios nefasta para I ‘I habia varig de la “mortalidad” de 1661-1662. Mientras co : crore ias docenas de manufacturas reales, Colbert Jas ae P on que al Jamentacién sistematica de la vida econémi- y vigilancia en Ja calidad, precios leta, con Ja moral de los negocios: te, La calidad de Jos productos osperidad, si bien ésta no pue- Pee el “colbert, ‘ ment shalgge ebertismo” es de todo el siglo. Mas activo en oe ee) sinates jesde 15965 BN s7) ; bajo bale Mo se refuerza, bajo Enrique IV, de de Ja guert4 ( hel ® panel menos antes de 1 t de 161 le la gran coyuntura es . * 5, esencialmente politico. Es preciso impe jquecerian 4 Y cata . a lata, e €8tos tesoros de Francia que emt EL SIGLO XVII (1598-1715) idad maxima ofrecig, 298 ta y una cali a 2. La 6, jo isime Je ve timitada, y la sociedad se Patece Vay Jas: wn prect? jembros €8 ia "4 dventurers de Londres, del Este . & ry re Jos mien Ee aaial La sociedad por acciones ora tame Ja Compaiiia de to o de una zona comercial, Pero Jog capita te castle, Y wlio de un LE enormemente la potencia de Ja Desa, I un mop min, JO que a o una duracién limitada, y luego, desde °* Pe yuestos a para un viaje tales sociedades pudieron lanzarse e tt a ‘ a permanente, con a la Compaiiia de Moscovia, Iq mo Jazo. A este tipo p fifa de Jas Indias Orientales, fundada Teiuex'y Ia famosa Compati Jés de El Cabo al estrecho de M, xinsnopoto del comercio ing fa. En las eolonias, ol soy el monopolio n derechos de regalia. En 7 a rey hizo dong, aguas seal oT aicaes de tierras a los particulares 9 las Compete Se a. eaktvalesten lla, que instelaro! Jacobo I y Carlos I desplegaron grandes desenvolver la industria por ae un sg i lamentos y prohibiciones de import, paiias con ae ee ealidad. Bajo la “Tirania”, Ja iecaloaete ick que la de Colbert. En el Parla Ieicpx is siende sustare ba indignacién: he extendido por todo el pais, lizadores... Como has Tangostas de Egipto, han tomado i una habitacién sin ellas; ode ae resay Compaiia yt en , eon Anes, en 1 esfuerzos Darg El control econémico istema de com. ‘ancia, Multitag Teglamentacign no Plato, toman + nos han Picado y Con la Revolucién se establecié la libertad, El Consejo mara estrellada desaparecicron, Jo mismo que la reglamentaci, ccondmicas, Pero la calidad de los productos se hundis. Practicomente todos ios de las Compaiiias. Sin Clantes, demasiado numerosos, saturaron los mer, ee Ja seguridad de los navios, La libertad ados, i6n_y la vigilancia La Republica abolié embargo, Jos comer cados. El Estado no pudo ga de comercio daba malos resul los privilegi wishes la Restauracién, Carlos II volyig un sistema de intervencidn, en ion, PUCStO que las clases capitalistas salieron vietoriosas de la bre too, por ae el triunfo no todavia decisive, El Estado actué, Si rie ee lesislacién, aduanas, convenios, El sey aco *i0 Privadg re ttio de ‘Omercio, integrado por algunos aaa Cone 2 informaba y Presehtantes de las ‘mpaitias, nombrados por él. at de ee Carlos IE influyé por una poli Dist » Espaiia, Provincias Unidas, Francia ¥ fuera iy LA LUCHA CONTRA LA CRISIS 297 ge tratos antes que sus competidores y conceder largos pl Plazos corrat Ioe Mequeros holandeses podian prestar a los re 00 PB Jos principes alemanes. Los préstamos de la Bar ort Y 2 op Compafia de las Indias Orientales permitieron 1a ii ‘Aunete’ iz fiotas ¥ ejércitos en los momentos dificiles. Las grandes anit ja marebt 'rario hicieron posibles los empréstitos, los impuestos, las fuerzas qe? ah mar, y 1a formacion de coaliciones. El abundante capital, en for- jeter Toes preciosos, hizo de un pequefio pais una gran potencia politica, ao EI mercantilismo inglés presenta un cardcter mixto. Los in- ripe iol glotos quedaron vivamente impresionados por la répida recu- «gn de Francia bajo Enrique IV, fenémeno que, a su vez, reforzé en ellos ;Aeglamentacidn, Iegado de la época de Isabel Tudor. El répido a Ze comercio holandés amo Ja atencién sobre las ventajas de una cia de comercio ¥ de las compafiias privilegiadas. El desenvolvi- rieeial, de menor volumen que en las Provincias Unidas, parecia vreon mayor intensidad Ta intervencién del Estado; sin embargo, el auge de un importante capitalismo comercial e industrial inspira a los comerciantes dodio hacia Jos reglamentos y monopolios, el gusto de la libertad y la idea jz que el comercio s6lo debe ser reglamentado por una legislacién general, y que ia privativa del Parlamento. Los reyes Jacobo I y Carlos I no regatearon esfuerzos para Las Actas | intervenir en la vida econémica, A ello consagré sus activi- de Novegacié® — Gades el Consejo privado, ayudado desde 1626 por una Comi- ‘iin de Comercio y apoyado por la Camara estrellada, El comercio maritimo quedé libre para las regiones préximas a Inglaterra, Espafia y Francia, y los pequeiios armadores pudieron dedicarse al mismo. Pero el comercio maritimo ton los paises lejanos o dificilmente accesibles fue reglamentado por una serie deactas de navegaci6n, entre Jas cuales, la famosa de Cromwell de 1651 no fue ‘seacialmente distinta, Dichas actas reservan el comercio de Inglaterra con sus Poesiones de Asia, Africa y América a los navios ingleses e irlandeses, 0 @ Jos Pisa en las colonias. El capitan y las tres cuartas partes de la ieipulseite. tine ie ser ingleses © stibditos del rey. Tales disposiciones, al disminuir el rang arise inmediatamente disponibles, elevaban Jos fletes y, en oom ap nine eauzaban Jos capitales hacia la construccion de embarcaciones, aumenté paulatinamente, asi como el de marineros. compaiias Se organizaron en dos tipos: la sociedad reglamentada (regu Comercio lated) y Ja sociedad por acciones (joint stock). La Pr ia, Cady a goza de un monopolio comercial que descarta la aaa ta *toCiog pet de sus miembros trafiea con sus propios eapitales Y “a = culares. Pero cada uno de ellos debe observar una son? yes de Francia nea a la ciudad a EL SIGLO XVII (1598-1715) 996 F ra vender sus mercancias en Jag Inding n espaiioles Fe rabando por la isla de Curagag, den, an Ocei uel én, el con! » Vecin, Pract an, en holandeses, con Curagao como base, fonden fe Cart de Indias, L08 mo tras Ios habitantes, en bareas, acuden g veri det oe ole ete metal, os holandeses eran los grandg. : wee pra, Grae Europa, puesto que los orientales apenas aceptab, orm entre Ia India Ye sus metales preciosos. 2N otra de los oe exportaban numerario. Sus cecas acuiaban mon, Let alge ey men peso y ley, estimadas y rebuscadas, escudos 4 my comerciales, de Hs en los paises balticos, ducados de ore ex Rey aerate Asia Men Indias y China. Los comerciantes europeos que tia heady de on crises ee voian obligados a procurarse piezas holandesas, Je" ie sein mercancias, metal en barra o moneda acufiada, vvande ts Banca de Amsterdam, fundada en 1609 2 peticién de los meray jecesta ciudad, acrecenté la utilidad de esta masa de metales precions pel, medios de pago que ofrecié a los comerciantes. Es un Banco de depésito ae Jas monedas y barras de oro y plata. La seguridad hace que afluyan a elly in cluso depésitos extranjeros. Es también una Banca de cambio, que Proporcion, a Jos comerciantes Ja moneda de cualquier pais, lo que permite Ja adquisicién de mereancias de cualquier origen y, ademas, constituye un foco de attasiin para Jos comerciantes extranjeros. Es, asimismo, una Banca de Pago, que efer, tua gratuitamente, por giro de cuentas, sin manipulaciones Jargas y onerosas de metal, sino por el simple juego de escrituras, todos los pagos entre comercan tes, en la medida de sus depésitos, Para sus operaciones, el Banco utiliza um moneda de cuenta, el florin banco, de valor estable, lo que constituye una gr rantia para Jos comerciantes. Poco a poco, el Banco de Amsterdam se convietle cn un establecimiento de crédito. Comienza por la entrega de cantidades «t ciudad de Amsterdam en caso de guerra, a la Compaiiia de las Indias Orientals Para equipar sus flotas, y acaba por prestar a los particulares. Al lado de Ja Banca publica, subsistieron los Bancos privados, que pr" joa comerclamtes las sumas necesarias para completar sus te lane ras de cambio que afluyeron de todas partes y comp! Dee ¢ capitales en manos de los holandeses. ios # he sabe elementos resulté una abundancia de eee yee nitieron en tod a el comprador holandés fuera prefer 0 8 ject es compras y sffeaeeiion a los comerciantes de los Paises ae if i Precio, Esta abuidanei 48 mas variadas mercancias en gran a hol 88 podian vender ma ee una tasa débil en los ana much? ie Por ejemplo, alin ee aay dejar inmovilizado un capita antes ingle ‘eenar en Cadiz con ventaja sobre los comer¢! 5 qerian LA LUCHA CONTRA LA CRISIS 295, a wail de Jos gastos comunes. Cada njembro% Jas compras a efectuar en }, ara-del br \e] ancias recibi as India ae y venta de mere ecibidas, El Colegio de lec Jas sumas di ria sobre Ja organizacién de las flotas, a ere Diecisiete de. Noe ee vabal al i ino y Jn teri Se ee ean pose comertal con lt Taig vosbe o8 108 cscs y Sramceses. Bjercia ctentenoymrobihirial acceeo ds patie ea, portuen ; lerechos de regalia ode on Jos paganos nombramiento de gobernadores y co: » guerra, paz, nds 8 gig civil y orimina? en Tie aetoriva. Aoahe partiede: ca ln eae ian Ie de 10 a 32.000 hombres, y una flota de 40 a ebiaetad ‘i dae as sito 4 , os. ° oes fas que transportaba a Europa tenian un valor de 10 a canenenl ctneigg eran del 25 y el 30 por 100, y las acci millones, odio vines hacia 1670 ‘ones pasaron de 3.000 Hubo una estrecha yinculacién entre la Comy aitia at argos dzetivs fucron an we Se ee ai Sand Todos le dirstores Son Sa eae di ton Conaclee sa md Mg ns Eondos provinciales ¥ de Ios stndes gonerales, La ( ne cas domina en Colegio de Tos Diciset somo Pe aac i Anis Eatadoe generals. All mismo tiempo, la Banca de pees findada en 1609, es una entidad municipal. Los dirigentes de la Bane ee tase oe roidores de la ciudad (burgomacstes sale) taunt eee eal » quie asi emp oun cargos directives en Ja Compatia de ls Indias orien te, Hasta cierto punto, existe, pues una confusién entre el Estado, la Com- paiay a Banca, que a menudo marchan al mii een acter tons instrumentos del LE ee dell the ea aed 3 del comercio dirigido por un trust de capitalistas. _ Ta Compaiia de las Indias Occidentales, fundada en 1621, tuvo una orga- snsdén andloga, aunque més liberal. Los prinei joni : ai kaiion ei a bo eral, Los principales accionistas presentaban, tec a is idatos directores a los burgomaestres, Comités de vigilancia, atetiones eo Se accionistas, obligaban a los directores a someter todas las aero is 1 las azambleas generales. El Consejo de los Diecinueve Is Compa f mn las Asambleas se erean partidos. De este modo, la politica Ansterdam (Nuc indecisa, Por otra parte, el Brasil se perdié en 1661 y Nueva va York) en 1667, La Compaiiia se disolvié en 1674. zB EI 7 comercio de 1 gran comercio maritimo acumula en Jas Provincias ike ea : ; precio, Unidas, en particular en "Amsterdam, los metales pre ancias @ Guinea, don y tne de uumiam de lace holandeses Hevan sus mere ; Prod m de las cambian por oro. Son proveedores de Espaiia, in- Win de Taw gg ne, Auzante: J guerre, y eada afio Je mitad de la rial ‘amsterdam. Los hola inas de plata americanas, Hega 4 domi minan, en : i el comercio de Cadiz. A causa del snonopolio, s€ ponen de EL SIGLO XVII (1598-1715) aot La economia de las Provincias Unidas a a modelo liberal. El pais dig . 01 dels aproxima al Pone de r . ‘ares angostos, en ], 5 bog: t Maas 0 a rafica en los m: 7 €N Ta dese, ot Bhs Unidas! cidn scour via fluvial renana, entre Jog inabitge fide epee 10 weneo, eon un facil acceso al Océano, etiltins ‘mare jiter! i * Nu; de los > Eapaiia, el cierre de las bocas del Escalda 1 a h jetoria politica sobre a una poblacién Jaboriosa obtener Ja mejor tajaq a de vi itieron irti n intermediari 8 I Ambere®, endenes y frisones se convirtieron en intermediarios qq 1 jan landeses, 22 ‘on a un comercio de depésito, comprandg mundial. Se cate tercarabiarlos y reexportarlos, Fueron Jos “o, mundo entero para 1 Jas costumbres de un gran Jiberalismo, Jos' mares. Adoptaron Jeses, son partidarios de mar libre, mare liberum, , CE ea i ee, aeyniea vindades comeréislen, cis relativamente 1 ells por met sa los inelea, El, watado de 1661 con el rey de Pee naplet Te persas un permiso general de comerciar con Jas Provincia ulury ow eolonias del Océano fndico, Ia extratercitorialidos Para el ree Unidas Ue ee de Persia, un alojamiento a costa de Ja Repiiblica para In mies eee aerials euendlGn a inipuseton indtiextng. Ademés, teniendo en ere fe gecin aanehie os que eo trasladan a las Provineias Unidas para efene compras y que disponen de mucho dinero, se les autoriza a celebrar el culty islimico a puerta cerrada, Asi, por diferentes medios, los holandeses se inter. Ponen en todas partes entre el productor indigena y el comprador extranjero, Pero su economia no es puramente liberal, El comercio Las Compaiiies de maritimo, en su hase, esta reglamentado por Compaiiias rie de Comercio, con una vigilancia reciproca de las Compt filas y del Estado, En efecto, el comereio libre de los pare ales preciosos son raros. Lo Janzan sobre los mercados de luctos para el numerario dispt uinan y el comercio ee destray? Buerras europeas, de conflictos comerciales @ 8 principes indigenas, de crisis econdmict, ” comercio se paraliza, El Estado, falto ee cionarios, navios, tropas y medios para s © ultramarino. De este modo se Le al "strapon en Leone St4eF% en Compan. Sets amacrine Oi tales la cua] dispuso 4 02 y Constituyeron la Compaiiia de Jas In ede 0 'o. La dieecign dy 1 teetOres, todos admininy nes de Climate ei comunes estuvo a cargo del Coleg! terdas ras, de los cuales 8 por Ja de Am CeeSatio a a an, los particulares se arr momentos de ultades con Jo: impotentes yel mentar por 8, carece de fun recurti’s a mismo el comerei élinieg *sociacién de mer © los asuntos Por las Cama LA LUCHA CONTRA LA CRISIS far en In competeneia, es necesa ara tri lidads ee eee precio. El interés debe ser, pues, ha sitgdaes ot Me capitales a buen precio. Los salarios tienen gue cl em. re io ee vida del obrero, bajo también. De otro modo, que ser hajos : sin trabaj ive jmero de productos extranjeros bajo en 1 lo primer P jieros ¥ luego ‘con ja Ja miseria, mientras el Estado, ain fuerza, She Ja invasién y la dominacién extranjera, Por 7 expuesto apitalista debe ser cstimulado por amplios margenes de hoe * de he. un economia ee de Tos males: d Tore at colonias deben proporcionar a Ja metrépoli las materias primas 0 los Mreonsumo que le faltan, absorbiendo, a cambio. lox syos propi ia balanza comercial. Intereea que procuren géneros. materias s manufacturados a bajo precio. a fin de que pucdan ser re- vinta. Las eolonias interesantes son, sobre todo, las de lov paises tropi- ales, cuyos productos son istintos de los europcos. La colonia es:considerada, ante todo, como un establecimiento comercial que proporciona al comercio de hh metrépoli productos que faltan al competidor o més haratos que los de i Bllo explica Ia doctrina del monopolio. El Estado se reserva toilas las cvwiones con sus colonias. Asegura asi su mercado para sus propios produc. toque puede vender earos, y Jos coloniales, que compra baratos, para revender ainuyor precio posible a su vez, mientras atrae hacia sus areas Ja moneda de bos Estados clientes y sdlo da una pequefia parte a Jas colonias, Estas son con- sileradas esencialmente como factorias litorales, o como *plantaciones” de maigrantes en los paises mas vastos. Sélo los hombres de Estado espaftoles yfranceses, entre estos tltimos Richelieu y Colbert, se clevaron a la idea de iw os indigenas debian ser asimilados, transformados en expatioles o fran- peutd que las colonias debian Iegar a ser las provineias ultramarinas de la metrépoli, prouctos ara mantener vas u objeto: El mercantilismo es un estatismo ccondmico, Sélo el Fstado se encuentra cae de reglamentar y estimular 1a economia como ¢s ele Dodero, ne el Estado actiia con un deseo politico, para inerement i dean O° buses Ia prosperidad por si misma y Ja elevacidn del nie! Wing gS Shietivo principal. La prosperidad ¢s ws medio, xs learn ithaca fats una consecuencia feliz ¥ aceesoria. Teese Ie fre expresis politica se impone a Ia economia. Lucgo. cl Estado s¢ trellado, i . 4] mismo ha des me la rica burguesia comercial e industr' 1 que él faa a ia A padeig 1s esta burguesia se convierte el fin y Ia dag el Estado. La economia se impone a la P olitica, Las Provinelas = i sia, del pri- eto, ins eee un buen ejemplo del segundo y Franc 03 y 1688, Inglaterra representa todavia un UP o mixto. EL SIGLO XVII (1598.1715) Y. EL MERCANTILISMo Se trata, ante todo, de ee ag tado y, en consecuencia, 08 re Idea tees ceed ue abastecimiento, iente “ Bae es, navios, etc. Siendo el Principal me, ig gg tani en armas, aeaal pred, ella es Ja que Permite, AMEE todo, oa i io moneda de m al productor, desenvolyer la economia y reduoiy ls ad y der, estimular erturbaciones sociales y politicas, que son 5H conse itt Jas hambres saa permite al Estado el pago de tropes y fat ay aiausatedata del enden pablical ¢ acti speuridad exterig, "in saan ait auetaieas “estate nuevo la produccién, 1 mete tani cioso es “la sangre de la economia”, Ja misma sangre del Esta nie de aan ae muy reducida, Se ha podido calcular ue el metal preciogy enc lacién en Europa hacia 1660, ascendia a 50.000 millones de francos de 1928, consecuencia, todas las potencias europeas, a mediados del siglo xyn, Thin con una masa de oro y plata amonedada sensiblemente igual al encaje mej. lico de 1a Banca de Francia a fines de 1929, : Ello provoca un nacionalism, de dinero entre los Estados, Cada uno busca cre: favorable para atraer Y atesorar el metal precioso, deben ser prosetitas, y las de objetos fabricados, niendo en cuenta que ellas restan trabajo a los reg) en el pais los objetos fab: 6 ceondmico y una especie de guersa arse una balanza . Las importacio limitadas en lo posible, ts nicolas. Es Preciso producir ricados, incluso en el caso de que la produccién re. sulte mucho mas cara que en el extranjero, Las materias primas deben adn tirse ampliamente, Pero si se trata de productos necesarios a la defensa nacional, i truccién, brea, cafiamo, resina, etc., debe procurarse cin en el] pais. En esta poca, la agricultura propor ciona la mayor Parte de materias primas necesarias a la industria, Sin vacilat © Preciso, pues, ar neces ‘gimen aduanero hostil a lo Agricultores del p; adopt sariamente un ré seals aie, imponer ligeros derechos sobre los productos agt Soncurrentes o adj varla fuertemente, Perpetua comerrial mes de Injo mitirlos librem, aaa ente, prohibir la salida de los del ele aie * afin de disponer de produetos agziolas abundant 716 exportacign weuren el bajo precio de venta de los objetos fabrica E 8 preci, Iavcads puree C8, exportar | ja, objet aa © mas posible y, con preferencia, i Poner get’ . ‘© que el trabajo ha ii is iene, yes; incrementado su valor. Conviene, Pu mimero posible de tice . 1a po Productores, asi como de una P' LA LUCHA CONTRA LA CRISIS 291 de calumnias que en otro tiempo 8e desaté pl 650. L a onueva ahora contra Juan De Witt y su hermano Ce deer aexinados por la multitud, Los Estados gen sex seth TT todos los poderes que solicita y su partidario Fa, Gul jonario. Grae Peas jercié un poder ilimitado hasta la paz de Nimega, El ean, Gailleme © Ja paz dieron una nueva oportunidad a Ia gran burguci, vos 620%) ifta y partidaria de una colaboractén con Francia, Coma see Riya, volvieron a comenzar las Iuchas de clases, en el terreno re al WH0®. | jg politica de anexiones en plena paz, levada a cabo por Luis XIV, Juego Ja revocacion del Edicto de Nantes, que lend de indigencia a todos y iMmrestantes, desacreditaron a todos Jos burgueses amigos de Francia, En bs pe Revolucidn inglesa hizo de Guillermo III rey de Gran Bretafa, Ello le deparé un prestigio inmenso, haciéndole aparecer como el defensor de las ibertades de toda Europa y el protector de la religién protestante, Pronto tenes la guerra de la Liga de Augsburgo. En las Provincias Unidas, Gui- fimo Ill vino a ser un verdadero principe soberano, como Jo habian sido Mauricio de Nassau y Federico Enrique. Mediante presiones, hizo que sus patidarios fueran elegidos como magistrados de las ciudades, y asi los oran- {sas e encontraron en mayoria en los Estados provineiales y generales. Fage), muerto en 1688, fue reemplazado como Gran Pensionario por Heinsius, entera- mente devoto a Jos orangistas. De hecho, el régimen republicano no existié, Hasta su muerte (19 de marzo de 1702), Guillermo III ejercié en las Provincias Unidas un poder casi absoluto. Las Provincias Unidas ofrecen asi, por periodos, el ejemplo de un régimen en el que la lucha de clases, el peligro exterior y la presién popular, provocan lt concentracién de] poder en manos de un jefe militar, quien goza, por su ana prineipesca, de una especie de derecho de preferencia; el ejemplo de un tégimen que, sin grandes modificaciones en sus instituciones republicanas bur- fe, funciona como un régimen absoluto fundado en Ja opinién. Se encuen- ig a a limite que separa la monarquia de Ja dictadura, y se ons 7 nibh de Crome, protector de Inglaterra, después de la a ied itaen inglesa, Los regimenes republicano-burgueses, ante las crisis : za exterior, deben ceder el lugar a Jos regimenes autoritari0s, ampans ontra Olden. ‘ornelio, quie- erales otorgan gel se convierte