Está en la página 1de 2

REFLEXIN

En la dcada de 1980, cuando los artistas contemporneos de


grabaciones cristianas estaban empezando a transformar la escena
musical con rock y pop centrados en Cristo, una amiga me pidi que
escuchara uno de sus lbumes. Quera que le dijera que era demonaca,
porque crea que toda la msica rock provena del diablo. Pero las
canciones en el lbum glorificaron a Dios!

Record a mi amiga las palabras que Jess dijo en el pasaje del


Evangelio de hoy: "Quien no est en contra de nosotros est con
nosotros".

Por desgracia, ella no quiso tener nada ms que ver conmigo, porque
ahora crea que yo estaba endemoniada.

No es interesante que Jess no dijo: "Quien no est


contra m est conmigo"? l lo hizo un "nosotros". Puesto que
nosotros pertenecemos a l, todo aquel que hace el bien para el
Seor tambin nos hace bien.

Esto puede ser difcil de comprender, porque es ms fcil ser


conscientes de lo que nos divide que de lo nos une en nuestro terreno
comn. Asumimos que si las personas no nos dicen lo que queremos
escuchar, estn en contra de nosotros, o pensamos que si alguien no
adora a Jess de la manera que lo hacemos, estn en contra de nuestra
fe.

No tenemos que estar de acuerdo en estar en comunidad con otros, la


verdadera unidad cristiana significa reconocer lo que tenemos en
comn y negarnos a permitir que nuestras diferencias interfieran
con nuestro amor.

Todo el que nos ama est con nosotros, porque "el amor viene
de Dios" y, por tanto, "todo el que ama ha nacido de Dios" (1
Juan 4: 7). Como el Papa Juan Pablo II escribi en "Ut Unum Sint" (Que
todos seamos uno) en 1995: "El amor da lugar al deseo de unidad,
incluso en aquellos que nunca han sido conscientes de la
necesidad de ello. Entre individuos y entre comunidades [es
decir, denominaciones."]

Lo opuesto a la unidad es la excomunin autoimpuesta (una palabra que


significa "dividida de la comunidad"). Como la amiga que se separ de
m en su juzgamiento, la gente se excomulga cuando causa
divisin eligiendo contra el amor.
Como dijo san Juan Pablo II al final de la Semana de Oracin por la
Unidad de los Cristianos en el ao 2003: "Que cada uno de nosotros
pueda mirar cada vez ms a nuestros hermanos y hermanas en la fe,
dentro de la unidad del Cuerpo Mstico...Podemos llegar a ver lo que
es positivo en otros, acogerlo y premiarlo como un regalo de
Dios".

El fragmento inspiracional de hoy: La verdadera unidad cristiana


significa no permitir que nuestras diferencias interfieran con nuestro
amor.