Está en la página 1de 19
Captruto 1 éQUE ES LA ARQUEOLOGIA? La imaginaci6n arqueolégica Arqueologia rima con emocién, con curiosidad intelectu: con la manera de transformar coseusiondad oat islets 9 un tipo de emoci6n que nos invade cuando usamen le que Julian Thomas (1996: 63) llama, en frase Prestada, «nuestra imaginacion arqueolégica». Esta facultad nos permite Hegar a un lugar al que nunca wiajaremos, el pasado, y pensar sobre el tiempo ¥ low obje- tos de forma muy diferente a como lo hacemos en nuectres sides corrientes. 1a imaginacion arqueolégica ha de ser tan antigua como Ja es- pecie humana. A un cierto nivel se trata de algo parecido la ha- bilidad que, damos por supuesta en el individuo, de poder recons- truir lo que ha sucedido a partir del rastro dejado; huellas en el suelo que apuntan a una visita, una habitacién con restos de co- mida, vasos y botellas que indica que alli se ha celebrado algo. A otro nivel, esta imaginacién se ha agudizado y refinado durante los dl. timos 200 afios hasta convertirse en una disciplina profesional. Este es el sentido que voy a dar a la frase a lo largo del libro. En nues- tro tiempo se excavan, miden, catalogan, describen y analizan de forma rutinaria los objetos y monuments del pasado. Y mas im- portante atin, se ha desarrollado una forma de conocimiento, con la ayuda de estos métodos, mediante la cual poder representarnos un esquema de las cosas que han desaparecido. De eso trata preci- samente la emocién que produce la arqueologfa. El descubrimiento de tumbas no saqueadas es algo fantéstico, pero la exploracion de nuestra capacidad de pensar mas alla de la experiencia cotidiana y de incorporar a nuestras vidas las actividades y los objetos de gente que ya no existe, constituye sin duda también una forma de enri- quecimiento. 4 Jo largo de lox dos ot "matico del pasado; La a idicader de las (erZas in como actividad fae el NUEVO dos con esta revoh e clon arqueologicg 1" Por ala edo de ong i eanizac, 85 9 pralttieseenaciones come, o Que Mond arohacogss Proawecion iisay*l Word Archacologca el wencor conte ence ne era fhe estimvstan en vent, Ea esas clerios lementos Naciones Una : Unidasw de la argucclogie disciplina. Es com 98 Puntos de visia sherman aee oe 10 Un foro a dreetmtOs de vista alternates eebee a menudo contradictorige ef Posieion de di ‘pay Por Trig, dindmica se crea una nueva ortodoxta, eT #€ Modo que con esta ¢Cémo empezé todo? El estudio de la historia de la arqueologia es u tigacién que ha surgido no hace mucho tiempo de las roneng wees, grandes hallazgos y de una galeria de personajes excéntricos, repos, cute sobre los distintos movimientos que originaron y siguen nutriendo la disciplina (Trigger, 1989). Volveré a hablar de estas fuerzas en los préximos capitulos, especialmente en el capitulo 8 cuando discuta so- bre nacionalismo y etnicidad. Una buena forma de abordar la cuestién es ver cémo las cosas del pasado, los monumentos y las ciudades antiguas, asi como los ob. jetos excavados para el comercio de antigiiedades, se transformaron en informacién sobre el pasado. Ello fue posible gracias a la aplicacion de métodos propiamente arqueolégicos (para una descripcin extensa véase D. H. Thomas, 1998: 332). Hay dos métodes que destacan en este sentido: el andlisis del estilo (véase capitulos 3 y 5) y la seriacion. Estos métodos se basan en los principios de frecuencia de aparicion y estrati- grafia (capitulo 3) siendo parte esencial de los mismos. Estos métodos y principios constituyeron los componentes basicos del aprendizaje de la imaginaci6n arqueol6gica (recuadro 2) durante su etapa infantil, aaincion bile we warn a menudo par er ‘alata aparocio durante ol proceso de inautnaizacn ose ten ara entender la historia de a arquootoga y les sapociones ae tos or {ueciogos hay que dase cuenta doin twoen dl nncoeahame (Oas-hatina y Champion, 1006).Taltuerza sigue on ol prosonte. El estas se tines por empl, pon un gran én on monumonton como la fortaleza do Massuaa Saauead po: oe romanos en a ae 73 come simboo Se stonca yl acriiclo necosation para alcancay i ndependencia ls. hileado @intrprotacon do estos monumentos a menue oo contestace, qual que determinadastronteras ola misma existencia de muchos pases Colonialista: Las potencias colonials europeas, en particular la Gran Brotafa, estudiaron la arqueciogia de sus terrtorios coloniales en Africa, el Subcontinente Indio y Australia. Las interpretaciones estuvieron en ocasio- es animadas por el punto de vista colonial que gustaba de ver cualquier ‘cambio 0 progreso como algo inducido desde fuera, Las explicaciones rela~ tivas a las ruinas de Gran Zimbabwe constituyen un ejemplo de ello, Hasta hace poco se negaba sus origenes afticanos. La espectacular ciudad fue atribuida a la influencia de mercaderes europeos o arabes sin existir prue- bas de ello. Con la independencia ésta y otras arqueologias coloniales se convirtieron en nacionalistas, y en el caso de Rhodesia, Zimbabwe se con- virtié en e1 simbolo del pais dando nombre al nuevo estado en 1980. Imperialista: Los tres grandes imperios del mundo moderno, los de la Gran Bretafa, los Estados Unidos y la anterior Unién Sovietica desarrolla- ron agin tipo de arqueologia mundial. La arqueologia mundial es una forma Universal de contemplar el pasado, generalmente desde un tinico punto de vista. Los soviéticos seguian el pensamiento marxista en la construccién de la historia, El modelo briténico fue comparatvo y pretendia establecer Un ranking de logros de las diferentes culturas for periodo, regién y conti- nente. De ahi que Grahame Clark describiera la tecnologia de la Australia prehistérica como «muy tosca y sin gracia» (1968: 21). El modelo seguido por los Estados Unidos ha sido el mas seguido habida cuenta de su posi- cién como superpotencia tras la Segunda Guerra Mundial. Para Trigger la «nueva arqueologia» de los afios 1960 (véase capitulo 2) constituye un ejem- plo de enfoque imperialista. Mas conocida actualmente como arqueologia procesual, insiste en el punto de vista puramente cientifico tanto en rela~ cién al método como a la interpretacién. ARQUEULIGIA BASICA 16 Recusre ycoptos arqueolégicos basicos APIO Visual objet08 port. Frecuencia de aparicién: No hay nada més complicado que resumir Ia frecuencia en que objetos y tipos se encuentran en uridades arqueolégi- cas como los conjuntos y las culturas. Con este concepto se presume que con el paso del tiempo se producen cambios y que los arquedlogos los pueden detectar ya que los estilos decaen y vuelven. Estratigratia: La ley de superposicién dice que el documento que esta en el fondo del cajén fue colocado antes y que por lo tanto es anterior al que se ha colocado encima, Los sedimentos generalmente obedecen a este pri cipio igual que los materiales arqueolégicos que contienen. La estratigratia es una forma de interpretar las estructuras que, obedeciendo a esta simple ley, aparecen durante una excavacién arqueoldgica (véase capitulo 3). DESCUBRIR TESOROS E] fundamento que sustenta hist6ricamente la arqueologia en Gran Bretafia hay que situarlo en tiempos de los enticuarios Camden y Aubrey, en los siglos xv1 y xvi. Luego, en el siglo xvi hubo una cre- iente fascinacién por los monumentos clasicos de Grecia e Italia que dio pabulo al deporte de buscar tesoros en ciudades fantasma como Pompeya y Herculano. La arquitectura clasica, los objetos y la lite- ratura proporcionaron los medios de una antigua autoridad con los que forjar un nuevo orden mundial, P partes. La primera vez que se retiré Egipto fue en 1798 lo que permitié tomar datos de forma sistem4- tica, A continuacion, en 1810, hubo que afrontar la dureza de la jungla para llegar hasta las ruinas de Borobudur en Java, y hacia 1849 se excavaba en las ruinas Maya de América Central. Por los mismos arena de los monumentos de QUE ES LA AROUEOLOGL oN 7 fos se empez6 a t y Nimrud, Hubo que descifrar las ar en las ciudade ‘lades mesopotémicas de Ninive Jou se consul en 1802 paral escrtara cog acne babilonica y asiria. Una vez descifradas las long as, las listas de reyes ban los logros civicos y artisticos de estos pucblen ns Woe een: CHRISTIAN THOMSEN ¥ EL. sis; IMA DE LAS TRES EDADES La mayor parte de los trabajos de in nea se basabi on los texton yee a egugacn desta Eee pio en la historia, no en la preh Mace gbictos. El interés se centré gna histori. no en la prehstorta (véase Andirén, 1998). Pero en 1819, se produjo un hecho crucial: a clasificacion por parte de C3. Thomsen de elas colec ones del Museo Nacional de Antiguedades de Copenhague ‘onol6gico de tres edades. Puesto que Thomsen ma- nejaba objetos de la prehistoria, su esquema trasladé la imaginacion arqueol6gica fuera de los textos. Thomsen, no podia obtener infor- macién de calendarios o de listas de reyes paca moverse por aquel mundo, de modo que los aspectos cronologicos debian obtenerse de otra forma, En primer lugar fue la tecnologia lo que le proporcioné la base para clasificar los materiales en edades sucesivas: Piedra, Bronce y Hierro. Le siguié la seriacin, aunque él no la llam6 de este modo. Tomé los descubrimientos depositados en el museo y se fij6 en cémo variaban las proporciones de cada elemento er las distintas coleccio- nes. Ello le permitié establecer qué era lo que estaba asociado a qué, asf como datse cuenta de los cambios. Los elementos comunes a los distintos tipos de objetos confirmaron la clasificacién tecnologica bé- sica, Es por esta razon y no por la suposicién afortunada de que la pie- dra viene antes que el bronce y el bronce antes que el hierro en la his- toria de la tecnologia, que el modelo de las tres edades ha soportado la prueba del tiempo. : ; El modelo de Thomsen representa un magnifico ejemplo de in- vestigaciGn empfrica e inductiva que conduce al desarrollo de una cla- sificacin a partir de la observacién de los rasgos caracteristicos pre- Sentes en los materiales. De st célebre gufa de las colecciones del museo, publicada en 1836, emerge la idea de que para idear su eaquera, Thomsen dio gran importancia a los contextas y a las asociaciones Objetos. A este respecto, st interés por las monedas pudo darle la ins: piracion necesaria para observar el cambio estilistico en los objetos la prehistoria, Tal como puntualiza Trigger (1989: 84), Thomsen no tomé prestado de la geologia su método de datacion, sino que desarroll - ARQUEOLOGIA BAsica, ex a técnica nueva, la seriaci6n de tipos, que resuiys sana roe los materiales de la prehistoria. A, gg opin Parag presién de haber sido inluenciado por Adam Smith ¢ Then Quienes conjeturaron entre 1763 y 1798 que la scciedad hnbie Prope. Sado por medio de etapas —la edad de los eazadores, lego in get pastores, luego la de los agricultores y finalmente la edad contest ranea suya de los comerciantes—. Si ast hubiese sido, deberta dere, gue su esquema fue deductivo puesto que habria contrastado una f potesis —la naturaleza progresiva del cambio social— con obser Eiones arqueoldgicas. Fue lo que hicieron otros como Sir John Lubbock (1865), mientras que E. B. Tylor (1865) y Lewis Henry Morgan (1877) crearon esquemas similares a base de ordenar las culturas contempo, réneas del mundo segtin una escala ascendente, infiriendo una ore. nacién de los ancestros. eDe qué forma ha cambiado la arqueologia? Los principios de frecuencia de aparicién y estratigrafia, los mé- todos de seriacién y el andlisis estilfstico de los tipos de objetos (véase recuadro 2) fueron las principales lineas de progreso. Hoy dia dispo- nemos de técnicas cientfficas para conocer la edad de un edificio o de tun hueso (capitulo 3). Pero los métodos que utilizan el tiempo y el es- pacio como marco para dividir la linea continua que es el pasado en categorias, fueron descubiertos hace mas de 150 afios. Mientras tanto los arquedlogos no sélo han mejorado las técni- cas del andlisis estilistico y registrado sus secciones estratigréficas con mas precision. La disciplina también ha cambiado al calor del cam- biante clima social, politico y econémico. Muchas de sus aspiracio- nes actuales no las entenderfan de ninguna forma los padres funda- dores como Thomsen 0 Lubbock. LA ARQUEOLOGIA ANTROPOLOGICA El gran cambio ha venido de la mano di légica, que se ha desarrollad le la arqueologia antropo- lo durante los altim i de un paraguas amplio en) 10s 40 afios. Se trata que caven la mayoria ais stamina nel cpl Ciencia tena re eas Talon. € interpretacién son algunas de las palabras clave acociarles a la arqueologia antropol6gica. Antes de su aparicion la peaches ey arqueologia estuvo dominada por la historin cultural. Colin Renfrew (1982: 6) se ha referido con raz6n al perfodo que va de 1880 a 1969, Recuadro 3: uatro caracteristica: fortes T3pegteristioas de la arqueciogia actual Se tiende a una visién ide conjunto: Aunque se esté excavar tun yacimiento particular en cada momento cl ebjan sao onus Jeneral de dimensiones giob. semen uae 7 (capitulo 6) Busco la relacion entre seres humanos: Ores oy nido basico de la vida humana Mier tome ig ase conte cualaiortrpo y uger sales !scones, GlGaneSGUBAGHAAAAS Us jot nna soo 8 rlacones os Renee srabela a diferentes niveles: .Cémo cubrimos al abismo que separa unos simples restos de cerdmica de la civiizacién ala que pertenecioren (capitulo 4)? gCémo hacemos que concuerde la microescala de la actividad cotiiana de alguien que fabrca un recipiente con la experiencia a largo placo y @ olra escala, de la formacién y el colapso del imperio Maya (capitulo 7)? Es reflexiva: Nos hemos dado cuent: t08 arqueolégicos 1no son simples curiosidade: reflexion sobre el trabajo que realizan per mite a los arqueslogos evaluar el sentido de sus proyactos de investigacion y el impacto que pueden ejercer sobre la gente, Destaca a este respecto el 20 alcanzado por el impacto que tiene la arqueoiogia sobre los aborige= ‘es australianos, por ejemplo, pueblo que hasta el momento no habla tenido voz en la investigacién e interpretacion de su pasado. La exigencia de de. volucion de bienes culturales y las reivindicaciones sobre identidad étnica de los vestigios arqueolégicos son otros ejemplos al respecto (capitulo 8). justo antes de la entronizacién de la arqueologia antropolégica, como el periodo del «largo suefio de la teoria arqueolégica». La historia cul- tural empezé con QAI, progress con a del siglo xix, y sigue en nuestro tiempo enfatizando los elementos re- lativos al progreso, la descripcién, la datacién y la etnicidad. Cuarenta afios después Charles Orser (1999: 280-1) sintetiza los cambios habidos en la arqueologia a lo largo de los tiltimos tiempos con una vision globalizadora (recuadro 3). od ARQUEOLOGIA BASICA ha actén arquecligica, Es i Hasta aqut ha llegado la imaginacion arqueclogica. Bs logic, no todo el mund este de acura con todo, Mucho» arduedlogos : jenn sobre sf mismos es sitno de dehy Ot ne exces Teterial» que fundamenta el poder hablar ide Inciones sociales es demasiado vago: prfieren tatar con lov hea spuros y duross: Pero resulta que al rismo tempo han de i coy cos buscando hacer relaciones pallies Es su trabajo, Para sus proyectos, publicar su trab Precisamente se ven condicion rape grr ee ver Sanaa “umaterial» basico que acab: decir que tructuré el pasado. convertirse en parte de 1." fa al margen de la proj. Lee Profesigyn, Dos conceptos basicos La aceptaci6n de los cambios que describe ORE conduce a su, i tes. cribir unas conclusiones que son importantes 1OSOtTOS lo des. ee ea es er ellos adopta significados diferentes contboy at SE aoe ‘De entrada esta idea puede resultar algo oo fusa, ya que la mayoria de la gente dirfaseguramente que bucear ene pasado tiene que ver con encontrar y describir objetos bellos. Por qué, tues, los arquedlogos discrepan tanto entre ellos?, ¢por qué hay tantay fas? (capitulo 2). En los préximos capftulos retomaremos estas cues- jones. En este momento, sin embargo, tengo la impresion de que de- bemos ser muy claros con respecto a dos conceptos mas, que son: HECHOS E HISTORIAS El reconocimiento de los hechos o mejor dicho la observacién de los datos, no es tarea facil. Tampoco los hechos son neutrales. Los hech¢ ‘No pueden leerse de forma obje- la cual obedece a facto- Ja manera como han sido 3 s . El arquedlogo no les con- fere mucha vida cuando los representa en un cuadro {figura 3.5) 0 ‘© examina los huesos de cierto animal a modo de prueba sobre CQUE ES LA AROUEOLOE © enmarcan mediante es vale servirse de una la diversidad. De en- Neolitico o del Imperio Romano? Al filésofo Daniel Dennett (1991 winiano para explicar la conciencia fora basada en los ordenadores que imaginaci6n arqueolégica. La concie, vos borradores que se hacen con un procesador de textos para escribir un libro como este. Cuando se trabaja se produce una revision cons- tante y una puesta al dia casi automaticas, porque a nadie le sale bien el trabajo a la primera. Las sucesivas Versiones, sin embargo, se pare- cen, por lo que se puede ir rastreando el cambio y la estabilidad. La idea de Dennett es que los procesos que conducen a los cambios cons- tituyen una forma de selecci6n natural: s6lo ciestas partes, frases 0 pa- labras sobreviven a la siguiente generacién de «borradores». A escala mucho mayor, eso es lo que ocurre con todos los escritos, proyectos ¥ actividades relacionadas con el pasado. No se trata de ideas que aguan- tan la prueba del paso del tiempo 0 que permanecen a la espera de la legada de datos nuevos para que se produzca un vuelco. Lo importante es entender que los arquedlogos de nuestro tiempo estan también aten- tos al proceso mediante el cual se genera conocimiento sobre el pasado. ) que adoptaba un enfoque dar- humana, se le ocurrié una meté- Puede aliviar a nuestra aturdida ncia, sugiri6, es como los sucesi- ESENCIA Y ESENCIALISMO Como se puede detectar un hecho que esta condicionado por la teorfa? Facilmente. Solo hay que preguntarse qué tipo de esencia o propiedades piensa uno que tiene. Por ejemplo, un enterramiento ro- mano en un cofre de plomo en vez de en un cofre de madera sugiere, antes que lo abramos, que estamos ante alguien que murié rico, ante alguien importante, por lo tanto con quien se tuvo un cuidado «espe- cial» en su conservaci6n. Alternativamente, consideremos el esencia- lismo biolégico que encontramos en tantas representaciones del pa- sado en libros, museos 0 revistas, segtin el cual, el hombre cazaba y : fabricaba armas, mientras que la mujer recolectaba frutos y preparaba 22 AROUEOLOGIA BASICA —— Las cosas se explicate ion de las propiedades oesenciaw que se piesa qUede entrada pat de manifiesto. Fue la intuici6n de Charles Darwin la que desalié al esenciatisy, inherente en biologia. Su mecanismo de selecci6n natural (capituje Porque estaban hechas de un conjunto de esencias. Por ejemplo, Viejas ideas explicarfan los rasgos esenciales de ur, ratén domezyee como un conjunto de bigotes, cola larga y aficion por el queso. Darwin demostré que tales esencias que producen el tipo :deal de raton ag. méstico no tienen un caracter permanente, sino que pueden cambiay debido a procesos de seleccién. Un ejemplo de este tipo de proceso, que se han producido a lo largo de milenios, se ve en los granjeros que han ido selectivamente criando vacas cada vez mas grandes para hacer mas queso, y posiblemente gatos mas listos, lo que a su vez modifies las presiones selectivas sobre los ratones. ‘Los arquedlogos han basado también sus clasificaciones en el des. cubrimiento de tipos ideales. En las proximas paginas veremos como se llega a la idea de que en el Sutton Hoo una combinacién de objetos es capaz de exudar pura «esencia de realeza», como si fuera un espray con perfume. En el capitulo 5 examinaré de qué manera nuestro con. cepto clave de estilo se basa también en las esencias que esperamos que contengan los objetos, en vez de pensar que aquel esta en funcién de que el objeto forme parte o no de una red de relaciones sociales. Cambios en Ia forma de ver a los anglosajones: un caso a estudiar En os tiltimos 50 afios el paso de una arqueologia basada en la his- toria cultural a una arqueologia antropolégica queda bien ilustrado por las tres principales investigaciones dedicadas al yacimiento anglosajén de Sutton Hoo, situado en Suffolk, al este de Inglaterra (Carver, 1998) EL EsPIRITU DEL LUGAR Este cementerio anglosaj6n con sus monticulos y sus restos de asentamientos de época prehistérica, fue expoliado por ladrones de turt- bas en el siglo xvi y por anticuarios del siglo x1x. Todo lo que sabemos de entonces es que el yacimiento fue agujereado por los expoliadores. autoridades repres¢ Museo Brit: 1 ‘OMento sustitayeron an ePer el Musco Briténico y el Minis ae auedlogo de Cambrici 2 er Bem Por un experto nacional, el ar- cAmara funeraria situada en el inter or del barge de excavar a colaboradores Stuart Piggot y W. F. Gaiman, Este convoes a sus profesores respectivamente de las universidslee ne Bante Tana lades de Edimburgo y El ajuar formado por 263 obj a jletos entre los que se inclufan fuen- tes de plata de Constantinopla, collares de oro sauivitanene hake Jados, insignias reales, una lira y el casco y la espada del difunto, se Tecuper6 en solo 17 dfas de trabajo durante el verano en que Inglaterra declaré la guerra a Alemania. Como explica Carver: Fue una de estas excavaciones magicas que sélo a unos pocos pri- vilegiados les toca en suerte de poder disfrutar en que cada dia rac Un nuevo descubrimiento y cada hallazgo hace alborear al siguiente. Son momentos de disciplinada tensién que hacen que uno apriete los labios, al tiempo que se dibuja y se fotografia, a lo que siguen unos gritos so- focados fruto de la excitaci6n y unas cortas frases de jibilo, mientras se intenta refrenar la imaginacién por lo que pudiera pasar en el instante anterior al momento comprometido de levantar el objeto del suelo (Carver, 1998: 16). Luego, en lo que todavia sigue siendo el mayor acto individual de generosidad relacionado con la excavacién de un tesoro arqueolé- gico, la sefiora Pretty don6 la coleccién completa a la nacion sin pe- dir nada a cambio. CIENCIA Y ERUDICION ALREDEDOR DE SUTTON Hoo fue més lenta. Dirigida por el Dr. Rupert fue llevada a cabo de forma me- consigna en 1939 habia sido La segunda campafia fue m Bruce-Mitford del Museo Britanico, fu ticulosa, cientifica y result6 ejemplar. Sila a ARQUEOLOGIA BASICA recuperacién y toma apresurada de datos, en Ia investiacién de Mitford de 1965 y 1971 la consigna fue autenticidad y exmerg, trato de un enfogue antropologice, sin embargo. El barco fy de nuevo ¥ fos objetos que se hallaron fueron estudiados otra vey Construidos, Los vertidos de tierra de Brovn fueron examninadg, Y= asegurarse de que nada quedara al aire. Se hicieron copias de lon = jetos y todo quede registrado en tres gruesos voldmenes compleiyge. ent “sa ocasion la arqucologiaccnficaJug6 m4 papel ehiza sible que se alcanzaran los objetivos de correccion y autenticide Por ejemplo, entre los objetos recuperads habla un pequeto ciene, de bronce que iniialmente se habta pensado que remataba el casey Pero cuando se analiz6 la composicion de la aleacion de la figurii, la del propio casco y la del metal que sujetaba una piedra de afilar, sy comprobd que la figurilla debia asociarse con este dltimo objeto, Ye, asf como se puede ver actualmente en el Musco Briténico, donde se conoce como el «cetro» del Rey. Bruce Now SUTTON HoO EN LA ERA DE LA GESTION ‘Qué queds por descubrir? La tercera y ltima campafia de in. vestigacion empleé métodos cientificos avanzados de prospeccién y se valié de nuevas técnicas de excavacion. Y, lo que es mas importante, Ios arquedlogos se plantearon nuevas preguntas. El paisaje de Sutton Hoo con sus evidencias de ocupaciones sucesivas fue el foco de aten- cién y no los monticulos. Las campatfias desarrolladas entre 1983 y 1992 fueron dirigidas por Martin Carver. Su propuesta de investigaci6n fue seleccionada me- Giante una convocatoria abierta lanzada por el comité nacional de ges- tion responsable del yacimiento. Fue el primer proyecto arqueolégico briténico que tuvo un disefio de proyecto que fue presentado publica. mente y que fue sometido a escrutinio pablico. Las preguntas que plan- teaba requerfan obtener una informacién a lo largo de unas fases de GEMM TTD gue se fonian que nee a cote ee Tiamente antes de empezar a excavar (Carver, 1998: 176). Las diferen- cias con lo sucedido en 1938 son evidentes, cuando habia sido la cu- Tiosidad y quizés un cierto espiritualismo lo que moti la investigacién, ¢ incluso con relacién a 1965, cuando los planes de investigacién solo eran conocidos por los llamados a desarrollarlos, El proyecto de Carver, en cambio, se enmarcaba en los cambios que la arqueologia briténica habja asumido si querfa tener un futuro. La consigna en esta tercera fase fue gestion y rendicién de cuentas. EL pr La 0 dive lon geo Ia obten frea de de los h bbas mu mética truidos respor que he onde terpre el pa y fue telev tade los. Su wane CUE BS LA Anon oLootA? 2s ntexto arqueol6. ‘empleando una television, que no existia en 1939, hizo + . hizo que 13 millones de teleespec- tadores pudieran contemplar la evolucion de las excavacioncs daronne los afios 1980, cifra que contrasta con los escasos centenares de per. sonas que visitaron la primera excavacion. SUTTON HOO COMO PATRIMONIO AROUEOLOGICO La tiltima campafia de excavaciones en Sutton Hoo fue en parte urgida por la seria amenaza que representaban los expoliadores ar- mados con detectores de metales. Resulta irénico que la ciencia pro- vea de los mismos medios tanto a los destructores de yacimientos como a los conservadores del patrimonio. También es una ironia que el des- prendimiento de la sefiora Pretty tuviera como correspondencia la am- bicion de los buscadores de tesoros. Este tipo de venalidad se ha ex- tendido por todas partes. Al cerrarse el proyecto, la Nacién, por medio del correspondiente organismo gubernativo, fue llamada a comprar el yacimiento, pero s6lo lo valoré en 3.000 libras esterlinas. La consi- guiente busqueda de patrocinadores no dio resultados, y al final la organizaci6n National Trust ofrecié comprar el yacimiento por 3,6 mi- llones de libras esterlinas obtenidas del Fondo de Loterfas para el Patrimonio. LOGIA BASICA 26 anoveo pmo éste. Por aque entonces No debertasorprendermos un 80 m0 Ac dl teatro Rose los arquedlogos hablan descubierto en Long ame yaar Jos arquedlogos haba dey obas de Cae ere. Un donde habla sera di arom de Shakespeare, mo, saree da importancia nacional tan grande corn fésie Permanece en, in plsticos y cubiert eter amp an : igacunidada espera mis cen eed (Wan, ‘conserva evidentemente para Ja posts 155mg feat ni exile goa ete 8 Sc ate coreoms par ler parar la construcciér de un edificio de oficinas. 7 rece un cafamo a Ja profesionalizacion. Es disciplina que transita d +] amate rismo 5 ium marco conceptual ce tvolucten que va en paralelo al p a on Pay historia cultural, a una concepciéy centrado exclasivaments tito de problemas que se plantean alo ST paraguas de la antropologfa antropologica (capitulo 2). Este proceso cL Parag Jo en todos los paises en los altimos 60 afi. Este cambio SS fiics tambien un progresivo empleo del método cientifico para va- jmplica tsunciones dela arqueologia y una sensibilizacién hacia los tMablemes contemporéneos. Todos los arquedlogos se ven obligados eee nder hoy dia a la pregunta de ga quién pertenece el pasado? Gases como el del teatro Rose son ejemplos extremos que polarizan Ios variados puntos de vista que emergen en nuestro tiempo, al tiempo de plantean cuestiones clave en relaci6n ala ética profesional. El ar- quedlogo se ve obligado a posicionarse. ¢Apoya a la faccién partida- ta del patrimonio y al grupo de actores que reclama que el Rose ha de conservarse ¥ mostrarse al pablico, o apoya al constructor que de acuerdo con la legislacion vigente encontré la soluci6n, conjuntamente con las autoridades, de preservar el yacimiento in situ envuelto en plés- tico? ¢Debe el pasado detener al progreso en un caso como éste en que seta merarmente de constr to nuevo edifcio de oficinas? Habra otros argumentos si en este mi previsto construir un hospital? ae En el caso del Sutton H ‘ ; aman 0 del Sto Hoo ot spate de tna propiedad privads z imonio como el National Trust para su proteccién, no estuvo libre de controversia: Aleuios quedlogos cuestionaron la forma de lk mela. Agnes ar {Resioeescuetionaron I forma de leva cabo las excavaciones en a abo la est mente siguendivididos sobre la forma de leva es lo que propone el National ae centro turistico y educativo que ist, ya que segun The Guardian (11 de octubre de 1999) convert n The tulrelyacimiem de Spee CET turstic significaria des L 08 ya ue la Lacs tor, 4 plica queo que: ee de | dip: los. ter n 208 ya no excavan siopimno® 8888 de todo clo es que gue Ia gente utiliza para hacer fn eesta® campanad cee alo. hi afias crean simbole Muestra epoca (capital gee” Bente a los pear pass — que inquietan a © de Gladiador? :De un atardenee diclos Reyes o de un amaneceren Petra, jos aie oh Val BF monticulos oe eymetales? Se trata de las piedsas de Soon OP fos monticulos de Moundvilleo las Termas Remsen Bath? cia que intente dar una primera definicion y luego ea vem ‘e preparard para abordar convenientemente equpade manson — La arqueologia tiene que ver basicamente co, 1 ° ver basicamente con tres cosas: ob- Jetos, paisajes y lo que hacemos con todo ello. Es tan seneaio Como decir que se trata de estudiar el pasado mediante loc res, tos materiales que se conservan En lo que queda de libro E >To voy a ampliar esta definicién a base de examinar los aspectos mas importantes que emergen de la misma: loo objetos (que van de una punta de flecha a una ciudad entera), e1 tiempo yel espacio, la gente, el cambio y la estabilidad, y la identidad. ‘Lo que en la realidad hacen los arquedlogos es ya otra cuestion y muy variada. Definir un arquedlogo como alguien que estudia el pa- sado es simplificar demasiado las cosas. La profesién, aunque humilde en nimero de practicantes, tiene sus asociaciones profesionales y su gama de intereses y preocupaciones. El pasado no es algo remoto sino que forma parte de nuestras vidas. Las cuestiones que plantean los. arquedlogos sobre métodos de investigacién, identidad y pertenencia, dan pie a menudo a ser contestadas de forma contundente; que es lo que acostumbran a hacer los propios colegas a través de asociaciones y tribunas diversas, sea de forma hostil o de forma amigable. ¢Pero qué puedo hacer para proporcionaros una cata a modo de aperitivo de los tipos y variedades de arqueologia que se ofrecen en el ment? Internet serfa una buena forma de empezar. Teclead arqueolo- gfa en un buscador cualquiera y esperad a ver lo que sale. En el mes de diciembre de 1999 con Yahoo encontré casi mil sitios y mas de cien Recuadro 4: Lista de eri relaclonadae con la araueclogia que aparec oferta de estudio, las universidades del reino Unido (1999) "18 Teoria y técnicas Teoria a * Historia del pensamiento arqueol6gico * Arqueologia social * Arqueologia antropolégica * Identidad (incluye género, etncidad y nacionalismo) * Flosotia de la arqueologa (incuye arqueotogl inlerPrettva, pos, ‘sualismo y teoria social) * Arte y representacion * Cultura material Arqueoiogta de + Aquila oes editos > rongte del paisaje * Arqueologia submarina Arqueologia ambiental Fauna * Boténica «* Paisaje, suelos y geomorfologia Tecnologia y ciencia de los materiales + Cerdmica y vidrio + Metalurgia Datacién cientfica ‘Antropologia biolégica * Osteologia y paleopatologia + Arqueologia de la medicina legal Informética y estadistica arqueolégica Prospecoién arqueolégica “OUEESLA aRQUEOLOGIA: Recuadre 4 (continuacién) Conservacién arqueciégica Interpretacion Y gestién de! patrimonig Periodos y émbitos territoriaios Origenes humanos Argueologia de las Islas Briténicas * Paleolitico y Neoliticn + Edades del Bronce y del Hierro + Epoca romana * Medieval + Posmedieval e Industrial Arqueologia mediterrénea y europea * Paleolltico y Neolitice + Edades dei Bronce y del Hierro * Epoca grecorromana + Medieval * Posmedieval e Industrial Arqueologia @ historia de las civiizaciones antiguas * Anatolia * Oriente Medio * Egipto * Nuevo Mundo * Sur de Asia e India Prehistoria del mundo y arqueologia precolonial + Africa f * Continente americano * Este y sudeste de Asia * Sur de Asia e India * Pacifico y Australasia Se historica y etnohistérica * Africa * Continente americano * Este y sudeste de Asia * Sur de Asia e India * Pacifico y Australasia alee 30 A conti historia, cidn, museo, megal yuesira pantalla, ‘Alternativame! el catélogo. Vuestro tos eruditos sobre ¢ zas encontréis junt emisterio» de la AU tra parte del categorfa queologfa. En los ins nos no acostumbra se ofrece, combina En casi todas partes senta una gama pat bra a variar de un cuentran en los per ‘AROUEOLOGIA BASICA dan teclead otras palabras clave como pay, inuacidn tecleae’ Nes humanos, evolucién, exca, rutagio, orem orame de pasado tnt ito, ete., ¥ UN iblioteca importante y buscag , Wien os podré ayudar a descubrir,<° ben catiles de piedre, textos que in de los Ors hablarén de la solucigt™* ‘ye libros que os hal cin te vistad una bl ibn asi Hantida. «que ver con lo que S€ £nSeBa sobre g, mens lene ae janza media eUrOpEOS y amen a ser u na materia facil de encontrar, pero sj q.. mraterias, en todas les universidage® 1e se ofrece a los estudiantes. Pre. endo el énfasis lo que acostee recida de ims iferencias mas importantes sec. se 2 ubiertos por la disciplina, lo que a menus Srqueoldgica de cada pais. En el recuadro 4, \da con otras 0 Ia arqueologia qu: rrecida de temas, refleja la peculiarided sraie se tuvieron recientemente en consider. expone la lista de tem i6n en la Gran Bret si ista exhaustiva pero es lo procedente de un pais concreto que sirve para det gfa. No es una lis carta estructurad fa para enmarcar la ensefianza de la arqueols. un ejemplo de un ment a iy tina idea de las opciones que existen. : ‘La lista establece categorias separadas bajo los epigrafes de teo. ria, técnicas y practica profesional, y perfodos y regiones del mundo, Dentro de cada categoria se plantean temas muy distintos, por ejem. plo, los origenes de la agricultura o la romanizacién de Gran Bretaia Las categorfas y los grandes temas se cruzan transversalmente con otros temas como comercio, religi6n, subsistencia y arqueologia dela muerte. Como hay tantas posibilidades no es posible enumerarlas todas Poco importa cémo participa cada uno de la arqueologia. Lo que se descubre siempre sea leyendo, excavando 0 indagando de otra forma en el tema, es que existen grandes diferencias de enfoque. Por ejemplo, no es lo mismo estudiar periodos y regiones dentro de une cronologfa hist6rica, es decir, con presencia de textos histéricos, que formando parte estrictamente de la prehistoria. La rica tradicion his torica ha sido estudiada con detalle por Anders Andrén (1998). Sues tudio muestra de qué manera pueden ser integrados textos y culture ‘material, por més que tradicionalmente se haya concedido mis it portancia a los textos, Este ejemplo no refleja més que una instancié «ins uchas posibles sobre la diversidad de enfoques y opiniones 40 cualquier ne6fito va a encontrar al empezar a dar rienda suelta a imaginacién arqueol6gica. Aton servir de Johnson { tropolbgic Greene (1 yP. Bahn jemos de abordem