Está en la página 1de 4

TEORIA GARANTISTA EN EL ARTICULO 1º CONSTITUCIONAL.

El garantismo es una ideología jurídica, una forma de representar, comprender,

interpretar y explicar el derecho, y que se ha dado a conocer gracias a Luigi Ferrajoli,

quien a ha construido una completa y muy estructurada teoría del garantismo.

Una de las principales ideas del garantismo es la desconfianza hacia todo tipo de

poder, público o privado, de alcance nacional o internacional. No se hace falsas

ilusiones acerca de la existencia de “poderes buenos, que den cumplimiento a los

derechos y prefiere verlos limitados siempre, sujetos a vínculos jurídicos que los

acoten y que preserven los derechos subjetivos, sobre todo si tienen carácter de

derechos fundamentales

El garantismo tiene por noción central o articuladora precisamente la de “garantía“.

Ferrajoli define en términos generales a una garantía como “cualquier técnica

normativa de tutela de un derecho subjetivo1.

Ferrajoli afirma que por garantía puede entenderse “toda obligación correspondiente

a un derecho subjetivo, entendiendo por “derecho subjetivo“ toda expectativa jurídica

positiva (de prestaciones) o negativa (de no lesiones)2.

A raíz del cambio político acontecido en nuestro país en el año 2000 con motivo del

arribo a la Presidencia de la República de un integrante de un partido político distinto

al que gobernó durante varias décadas, se puso en la mesa de discusión si procede

expedir una nueva Constitución o si ésta debe ser objeto de una reforma integral.

1 Ferrajoli, Luigi, Sobre los derechos fundamentales y sus garantías, cit., p.
29.

2 Idem , p. 33.

gr. está por culminarse el procedimiento constitucional para eliminar del texto constitucional la previsión sobre la pena de muerte. decisiones que no han favorecido a las mayorías pero sí a grupos poderosos como los banqueros o la jerarquía eclesiástica. algunos botones de muestra: se trasladó la proscripción de la esclavitud del artículo 2° constitucional al artículo 1°.El gobierno que encabeza Vicente Fox ha difundido la idea que con su llegada al poder se conquistó la democracia. todo sigue igual: son piezas oratorias del discurso político pero nada más. Las modificaciones constitucionales impulsadas durante el período del autodenominado “gobierno del cambio” no dejan de ser formales. inoportuno y poco incluyente Programa Nacional de Derechos Humanos. En la vertiente de las políticas públicas: promulgación de ordenamientos jurídicos con ostensibles deficiencias legislativas y establecimiento en esos cuerpos jurídicos de normas programáticas carentes de garantías (V. la Ley General de Desarrollo Social). la elaboración de un deficiente. respecto de los llamados derechos programáticos. por cierto en desuso desde hace décadas y durante muchos años tal circunstancia fue solicitada por organizaciones de derechos humanos sin que se recibiera reacción alguna por parte de la clase política. se agregó un último párrafo al 1° que establece la prohibición de cualquier forma de discriminación sin establecer técnicas de garantía para su cumplimiento. continuismo en los . pero un simple análisis de los hechos nos permite corroborar que no se ha ido más allá de una democracia carente de significados. mala relación con los organismos públicos y no públicos de derechos humanos y poca voluntad política por cumplir cabalmente sus recomendaciones.

En un país con una mayoría de habitantes pobres. perfeccionar . Sólo basta decisión y mucha imaginación. En México. Es urgente incidir en la realidad. No esperar a que los políticos encuentren las respuestas que no han querido o no han podido hallar. es mucho lo que puede aportar. estamos aún muy lejos de actualizar los extremos del eje tridimensional que nos sugiere Ferrajoli: es preciso atemperar las desigualdades. democracia de contenido implica tomar en serio a los derechos sociales.programas sociales para el combate a la pobreza y un “triunfalismo” muy poco afortunado sobre el particular. No sólo basta generar ideas. Cada quien. El panorama descrito de lo que hoy vive México en materia de derechos y garantías no es alentador. Para lo cual es estratégico el papel de los operadores jurídicos: desde los académicos hasta los jueces. En la medida que no se le dé sustancia a la democracia electoral. en esa medida continuará la percepción ciudadana de que la alternancia política sólo ha servido para seguir beneficiando principalmente a determinados grupos políticos y económicos en detrimento de los intereses de la mayoría. dentro de su ámbito. Vivir una transición a la democracia implica insoslayablemente hacer realidad todos los derechos para todos.

acotar a esos demonios que andan sueltos (los “poderes salvajes”) y que el Estado mexicano sea congruente en lo interno como en lo externo para pugnar por un globalismo no sólo económico sino en la esfera de la dignidad. .nuestro sistema de justicia para hacer exigibles todos los derechos y para todos.