Está en la página 1de 10

1

Proposiciones subordinadas sustantivas

(Apunte preparado por Mariana Ventura; cf. Ernout, A., Thomas, A., Syntaxe latine, Paris, Klincksieck, 1964, pp. 295-331 y Baños-Baños, J.M., Sintaxis del latín clásico, Madrid, Liceus, 2009, pp. 523-562.)

Reciben también el nombre de proposiciones subordinadas completivas, porque completan la oración expresando argumentos necesarios de los verbos: sujeto y objeto directo.

Como núcleo del predicado, pueden llevar infinitivos (cf. sintaxis del infinitivo) o verbos conjugados. Las proposiciones subordinadas sustantivas de verbo conjugado pueden incluirse en la oración principal sin encabezador (subordinadas sustantivas de discurso directo) o mediante un encabezador: en este último caso, según su formación (verbos de los que dependen, encabezadores y modo del verbo), se dividen en cinco grupos.

I. Sustantivas de infinitivo.

II. Sustantivas de verbo conjugado:

a) Sin encabezador: sustantivas de discurso directo.

b) Con encabezador:

1) sustantivas encabezadas por quod, 2) sustantivas encabezadas por ut:

a) con matiz final

b) con matiz consecutivo

3) sustantivas interrogativas y exclamativas indirectas, 4) sustantivas encabezadas por ne, dependientes de verbos de temor, 5) sustantivas encabezadas por quin, quominus, ne,

dependientes de verbos de impedimento y duda.

A las proposiciones subordinadas sustantivas anteriores pueden añadirse las subordinadas relativas sustantivadas, es decir las proposiciones encabezadas por pronombres relativos, que al no presentar antecedente en la oración principal,adoptan funciones sintácticas propias de sustantivos.

1) Sustantivas encabezadas por quod:

El incluyente quod es el pronombre relativo neutro, fijado en el sentido de ‘el hecho de que’, ‘en cuanto a que’, ‘que’. Se trata de la forma que dio origen al incluyente “que” del español. Las subordinadas sustantivas encabezadas por quod se refieren a hechos efectivamente realizados: por lo tanto, en principio llevan el verbo en modo indicativo, aunque este modo alterna ya desde el latín arcaico con el subjuntivo.

2

Suelen depender de los siguientes verbos:

-verbos de agregar (addo, accedit, etc.), omitir y dejar de lado (praetereo, praetermitto, etc.), -verbos de acontecimiento, acompañados de un adverbio de modo (bene/male accidit, evenit, fit quod: es una suerte/una desgracia que…, sucede que ), -verbo facio acompañado de adverbio (Bene facis quod scribis: Haces bien que escribes/en escribir.),

-verbo iuvo (iuvat quod

-verbo sum acompañado de dativo (Auxilio es quod venisti: Es para auxilio/ayuda que hayas venido.), -verbos de sentimiento (gaudeo, doleo, miror, indignor, etc.; en estos casos, la subordinada cumple la función sintáctica de acusativo de relación: Gaudeo quod te vidi:

‘Me alegro en cuanto a/de haberte visto.’).

:

ayuda que

),

Suelen funcionar también como aposición explicativa de un pronombre neutro o de

un sustantivo: en este caso adoptan valor declarativo. Una variante muy frecuente de este

uso declarativo es la expresión quid est quod que

qué es

(qué hay del hecho de que

/por

Ejemplos:

Accedit quod patrem amo. (Cic. Att. 13.21.7) (=Se suma que amo a mi padre.)

Praetereo quod eam sibi domum sedemque delegit. (Cic. Cluent. 188) (=Paso por alto el hecho de que se eligió esta casa y sede.)

Hoc uno praestamus maxime feris, quod colloquimur inter nos et quod exprimere dicendo sensa possumus. (Cic. De orat. 1.32) (=En esto solo superamos por completo a los animales, en que hablamos entre nosotros y en que podemos expresar nuestros sentimientos hablando.)

Quid est quod tu me nunc obtuere? (Pl. Most. 69) (=¿Por qué es/ocurre que me miras tú ahora?)

2) Sustantivas encabezadas por ut:

a) Con matiz final:

Reciben este nombre porque encierran una acción querida, deseada o esperada, al igual que las proposiciones subordinadas adverbiales finales. Llevan el verbo en subjuntivo. En este caso, el verbo conserva claramente el valor volitivo propio del modo. Al igual que las adverbiales finales, cuando tienen valor negativo estas proposiciones llevan el subordinante ne.

Suelen depender de los siguientes verbos:

3

-verbos de voluntad (volo, etc.), -verbos de pedir (oro, peto, precor, obsecro, rogo, imploro, etc.), -verbos de exhortar, aconsejar, persuadir (adhortor, moneo, suadeo, etc.), -verbos de deseo (opto, desidero, cupio, etc.), -verbos de obligación (cogo, subigo, etc.), -verbos de soportar y permitir (concedo, permitto, sino, patior, etc.), -verbos de esfuerzo (studeo, laboro, etc.), -verbos de decidir (constituo, decerno, statuo, etc.), -verbos de hacer y lograr (facio, efficio, impetro, etc.), -verbos de procurar y precaverse (curo, provideo, etc.), -verbos impersonales (licet, necesse est, oportet, aequum est, etc.).

Omisión de ut:

El incluyente ut puede omitirse, especialmente cuando estas subordinadas sustantivas dependen de los siguientes verbos:

-volo, oro, rogo, impero, -imperativo de Facio (fac),

-verbos impersonales licet, oportet, necesse est, -expresiones pertenecientes a la lengua popular y administrativa (Te oro des operam =Te

ruego te apliques a

;

etc.; cf. en español: “Ruego a Ud. tenga a bien…”).

Ejemplos:

Monet ut in reliquum tempus omnes suspiciones vitet. (Caes. B.G. 1.20.6) (=Aconseja que en el tiempo restante evite todas las sospechas.)

[Mulieres] Implorabant ne se in servitutem Romanis traderent. (Caes. B.G. 1.51.2) (=[Las mujeres] Imploraban que no las entregaran a los romanos para esclavitud/como esclavas.)

Consuli permissum est ut duas legiones scriberet novas. (Liv. 35.20.4) (=Se le permitió al cónsul que reclutara dos nuevas legiones.)

Hodie uxorem ducas, ut dixi, volo. (Ter. An. 418) (Como dije, quiero que hoy consigas esposa/te cases.)

Consecutio temporum:

En la subordinadas sustantivas con matiz final los únicos tiempos de verbo empleados habitualmente son el presente y el pretérito imperfecto. La distribución de estos tiempos se realiza en forma precisa, en correlación con los tiempos de la oración principal.

Consecutio de presente

Consecutio de presente

Tiempo del verbo principal

Presente/Futuro

Imperat/Imperabit

=Ordena/Ordenará

Tiempo y modo del verbo de la subordinada

Presente de subjuntivo ut milites procedant.

Presente de subjuntivo ut milites procedant.

=que los soldados avancen.

4

Consecutio de pasado

Consecutio de pasado

Tiempo del verbo principal

Pasado

Imperabat/Imperavit/Imperaverat

=Ordenaba/Ordenó/Había ordenado

Tiempo y modo del verbo de la subordinada

Pretérito imperfecto de subjuntivo ut milites procederent.

Pretérito imperfecto de subjuntivo ut milites procederent.

=que los soldados avanzaran.

b) Con matiz consecutivo:

Expresan un acontecimiento (a menudo realizado) que, al igual que en las proposiciones subordinadas adverbiales consecutivas, se produce como consecuencia de la acción principal, sin ser resultado de la voluntad del sujeto. Llevan el verbo en subjuntivo, conservando en algunos casos un valor volitivo o eventual; en muchos otros casos el subjuntivo se conserva por analogía y, en general, como modo de subordinación. Su negación es la propia de la realidad: ut non.

Dependen fundamentalmente de los siguientes verbos (que en varios casos también

pueden llevar subordinadas sustantivas de quod):

-verbos impersonales de acontecimiento (accidit, evenit, fit, fieri potest, etc.=sucede que ),

-est usado con valor de existencia (=ocurre, sucede, se da que

ut… =es verdad que…, rarum est ut…=es raro que…, etc.), -verbos de agregar (accedit, etc.=se suma que ), -verbos de seguir y resultar (sequitur, consequitur, consequens est, etc.=sigue, resulta que…), -verbos de lograr (facio, efficio, perficio, committo, etc.=hago, logro que…).

o copulativo (verum est

)

Al igual que las subordinadas sustantivas encabezadas por quod, suelen funcionar como aposición explicativa de un pronombre neutro o de un sustantivo.

Ejemplos:

Est ut plerique philosophi nulla tradant praecepta dicendi. (Cic. De orat. 2.152) (=Ocurre que la mayoría de los filósofos no transmiten ninguna preceptiva del decir.)

Rerum obscuritas facit ut non intellegatur oratio. (Cic. Fin. 2.15) (=La oscuridad de los temas hace que el discurso no se entienda.)

An verisimile est ut civis Romanus cum gladio in forum descenderit? (Cic. Sest. 78) (=¿Acaso es verosímil que un ciudadano romano haya concurrido al Foro con una espada?)

Quibus rebus illud conficitur, ut salvae et incolumes sint civitates. (Cic. Inv. 2.169) (=Con estas cosas se logra lo siguiente, que las ciudades permanezcan sanas y salvas.)

5

3) Sustantivas interrogativas y exclamativas indirectas:

Se trata de proposiciones interrogativas o exclamativas dependientes de un verbo. La subordinación se marca a través del subjuntivo del verbo, que en muchos casos se explica además a partir de un valor propio del modo (en especial, el subjuntivo potencial-deliberativo). Conviene aclarar que la generalización del subjuntivo en este tipo de subordinadas se produce recién en latín clásico: el latín arcaico (Plauto, por ejemplo) presenta aún muchas interrogativas indirectas en indicativo, es decir, en el modo propio de interrogación directa; ocasionalmente se encuentran ejemplos aislados en latín clásico y, por lo demás, en latín vulgar el indicativo nunca parece haberse dejado de usar en estas proposiciones. La regla, de todos modos, es que las sustantivas interrogativas indirectas en latín llevan subjuntivo.

Dependen por lo general de los siguientes verbos:

-verbos de decir (dico, rogo, interrogo, quaero, clamo, etc.), -verbos de conocimiento (scio, nescio, etc.), -verbos de percepción (audio, etc.).

Pueden ser simples o dobles, según expresen una o más interrogaciones; a su vez, las interrogativas simples pueden ser totales o parciales, según si la interrogación se refiere a todo el contenido de la subordinada (por ejemplo: en la oración “Pregunta si llegó temprano.”, la interrogación busca saber si la acción se llevó a cabo o no; a estas preguntas se responde en forma afirmativa o negativa) o solamente a una parte (por ejemplo: en la oración “Pregunta quién llegó temprano.”, la interrogación busca conocer puntualmente el sujeto de la acción de llegar).

Encabezadores:

a) Interrogativas y exclamativas indirectas simples:

a.1. Totales:

Incluyentes:

- num, -ne (enclítico): si,

- nonne: si no,

- an: en latín clásico, como introductor de interrogación simple, aparece sólo en locuciones

del tipo dubito an, incertum est an, haud scio an (que indican duda), con sentido negativo:

si no.

- si: si (Sin ser demasiado frecuente, el si interrogativo se registra en latín desde época

arcaica. Ante la pérdida de los demás subordinantes interrogativos latinos, esta partícula termina imponiéndose en las lenguas romances.)

6

Ejemplos:

Quaerendum est num aes alienum habuerit. (Cic. Verr. 4.11) (=Se debe preguntar si tuvo una deuda.)

Videamus deorumne providentia mundus regatur. (Cic. N.D. 3.65) (=Veamos si el mundo se rige por la providencia divina.)

a.2. Parciales:

Relacionantes: pronombres interrogativos:

-quis, quid: quién, qué, -ecquis, ecquid: si alguien, si algo, -qualis, -e: de qué naturaleza, cuál (cualidad), -quantus, -a, -um: de qué tamaño, qué grande, cuánto (dimensión), -quot (indeclinable): cuántos, -quomodo: de qué modo, -ubi, unde, quo, qua: dónde, desde dónde, hacia dónde, por dónde, -quando: cuándo, -quare, quamobrem, qua ratione: cómo, de qué manera, -quantum: cuánto, -cur: por qué, -ut: cómo, -quam: cuán, qué.

Ejemplos:

Odi et amo. Quare id faciam, fortasse requiris.

C.

PSS-OD

Nescio, sed fieri sentio et excrucior. (Catul. 84)

(=Odio y amo. Tal vez preguntas por qué hago esto. / No lo sé, pero siento que sucede y me atormento.)

Non quaero quid dicat sed quid convenienter possit rationi et sententiae suae dicere.

OD

OD

PSS-OD

PSS-OD

(Cic. Fin. 2.84)

(=No pregunto qué dice sino qué puede decir en forma coherente con su pensamiento y su opinión.)

7

b) Interrogativas y exclamativas indirectas totales dobles:

Incluyentes:

-utrum

- -ne (enclítico)

-sin introductor en el primer miembro y con an o -en en el segundo,

- -ne (enclítico)

an,

an,

-ne (enclítico),

-utrumne

an,

-utrum

aut,

-an

an,

- an an, propios del latín

propios del latín

-an

vel,

postclásico, tardío

-an

aut.

o familiar

si

o

-Cuando es negativo, el segundo miembro lleva necne o annon (menos frecuente): si no.

o

Ejemplos:

Nil nimium studeo, Caesar, tibi velle placere, nec scire utrum sis albus an ater homo. (Catul. 93) (=Muy poco me esfuerzo, César, en querer complacerte / ni en saber si eres un hombre blanco o negro.)

Quaesivi a Catilina an nocturno conventu apud M. Laecam fuisset necne. (Cic. Cat. 2.13) (=Pregunté de (a) Catilina si había estado en una reunión nocturna en lo de Marco Leca o no.)

Consecutio temporum:

Los verbos de las subordinadas sustantivas interrogativas y exclamativas indirectas pueden construirse en los cuatro tiempos del modo subjuntivo y en presente o pretérito imperfecto de la conjugación perifrástica activa, según si la acción de la subordinada es anterior, contemporánea o posterior a la de la oración principal. Se observa la siguiente correlación de tiempos:

Consecutio de presente

Tiempo del verbo principal

Tiempo y modo del verbo de la subordinada

Presente/Futuro

Quaero/Quaeram…

=Pregunto/Preguntaré…

Simultaneidad: Presente de subjuntivo quid faciat =qué hace. Anterioridad: Perfecto de subjuntivo quid fecerit. =qué hizo.

Posterioridad: Presente del subuntivo de la conjugación perifrástica activa quid facturus sit. =qué hará.

8

Consecutio de pasado

Tiempo del verbo principal

Tiempo y modo del verbo de la subordinada

Pasado

Quaerebam/Quaesivi/Quaesiveram…

=Preguntaba/Pregunté/Había preguntado

Simultaneidad: Imperfecto de subjuntivo quid faceret. =qué hacía.

Anterioridad: Pluscuamperfecto de subjuntivo

quid fecissem. =qué había hecho.

Posterioridad: Imperfecto del subjuntivo de la conjugación perifrástica activa quid facturus esset. =qué haría.

4) Sustantivas encabezadas por ne, dependientes de verbos de temor:

Las proposiciones subordinadas sustantivas dependientes de verbos de temor se construyen con el verbo en subjuntivo y el nexo subordinante ne. Importa especialmente destacar que en estos casos, ne carece de su valor negativo característico e introduce, contrariamente, una afirmación. Cuando la proposición subordinada tiene significado negativo, se usan los subordinantes ut o ne non.

Ejemplos:

Timeo ne veniat. = Temo que venga. Timeo ut veniat. / Timeo ne non veniat. = Temo que no venga.

La inversión del valor habitual de ne se explica porque en su origen la frase que expresa el objeto del temor (ne veniat) no era una subordinada sino una proposición independiente, yuxtapuesta paratácticamente a la anterior (Timeo. Ne veniat! =Temo. ¡Que no venga!). En la proposición independiente ne posee su valor negativo habitual y el subjuntivo se explica como un volitivo. Cuando la proposición se comienza a percibir como una subordinada, el giro conserva su forma arcaica, pero el valor negativo original de la proposición se invierte, en la medida en que ésta introduce el objeto del temor expresado por el verbo principal (el hecho de que determinada persona venga).

Estas subordinadas dependen de los siguientes verbos y expresiones:

-verbos de temor: metuo, timeo, vereor, paveo, sollicitor, etc., -expresiones equivalentes: timidus sum (tengo miedo de que…), timor incedit (crece el temor de que…), pavor capit aliquem (se apodera de alguien el temor a que…) periculum est (hay peligro de que…), cura est, religio est (hay preocupación ante la posibilidad de que…), etc.

9

Ejemplos:

Metuo et timeo ne hoc tandem propalam fiat. (Pl. M.G. 1348) (=Temo y recelo que esto salga finalmente a la luz.)

Hoc foedus veretur Hiempsal ut satis firmum sit. (Cic. Leg. Agr. 2.58) (=Hiempsal teme que este pacto no sea suficientemente firme.)

Pavor ceperat milites ne mortiferum esset vulnus Scipionis. (Liv. 24.42.2) (=Se había apoderado de los soldados el temor a que la herida de Escipión fuera mortal.)

5) Sustantivas encabezadas por quin, quominus, ne, dependientes de verbos de impedimento y duda:

Las proposiciones subordinadas sustantivas dependientes de verbos de impedimento y de duda se construyen con el verbo en subjuntivo y los nexos subordinantes quin, quominus y ne (los tres significan que), de acuerdo con la siguiente distribución:

- Quin se utiliza generalmente cuando la oración principal tiene valor negativo. Se emplea siempre en dependencia de expresiones de duda negativas:

Ejemplo:

Non prohibeo quin veniat. = No impido que venga. Non dubito quin veniat. = No dudo que venga.

- Ne se utiliza generalmente cuando la principal tiene valor afirmativo. Ejemplo:

Prohibeo ne veniat. = Impido que venga.

- Quominus se usa con principales negativas y afirmativas indistintamente. Ejemplo:

Prohibeo / Non prohibeo quominus veniat.

Estas subordinadas dependen de los siguientes verbos:

-verbos y expresiones de impedir, rechazar y demorar: impedio, prohibeo, obsto, obsisto, resisto, deterreo, contineo, retineo, tempero, interpello, recuso, mora est, moram interpono, etc. -verbos y expresiones de duda, negadas: non dubito quin, non ambigitur quin (no hay duda de que…), non/haud dubium est quin, controversia non est quin (no hay duda de que…), non est suspicio quin (no hay sospecha de que…), etc.

falta mucho para

que

non dico quin

nulla causa est quin

(no hay motivo para que

(no digo que…), non ignoro quin (no ignoro que…), non nego quin (no niego que…), etc.

-otros giros negativos: non multum abest quin (no dista mucho que

),

paulum abest quin (dista un poco que

),

/falta

poco para que

),

/no

non possum facere quin (no puedo hacer que

),

10

Ejemplos:

Quin loquar numquam me potes deterrere. (Pl. Amph. 559) (=Nunca puedes evitar que yo hable.)

Potuisti prohibere ne fieret. (Cic. Caec. 33) (=Pudiste evitar que sucediera.)

Controversia non erat quin verum dicerent. (Cic. Cael. 11) (=No había duda de que dijeran/decían la verdad.)

Non dubito quin sit miserrimus. (Cic. Har. Resp. 5) (=Ni dudo de que sea/es el más desdichado.)