Está en la página 1de 84

UNIVERSIDAD DE CHILE

FACULTAD DE CIENCIAS FORESTALES
ESCUELA DE CIENCIAS FORESTALES

DEPARTAMENTO DE SILVICULTURA

EVALUACIÓN DE UN ENSAYO DE SILVICULTURA INTENSIVA
EN PLANTACIÓN DE PINO INSIGNE (Pinus radiata D. Don)
EN UN SUELO ARENOSO DE LA VIII REGIÓN

Memoria para optar al Título
Profesional de Ingeniero Forestal.

AUTOR: YERKO ALBERTO SOTO PINKA

Profesor Guía: Ingeniero Forestal, Sr. Antonio Vita Alonso

SANTIAGO - CHILE
2006

INDICE

Pág.
A. INTRODUCCIÓN......................................................................................................... 1
B. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA..................................................................................... 2
B.1. Caracterización de la zona geográfica del área del ensayo................................... 2
B.2. Preparación del suelo............................................................................................. 7
B.3. Malezas y su control............................................................................................... 12
B.4. Fertilización forestal................................................................................................ 24
B.5. Tratamientos combinados...................................................................................... 33
B.5.1. Fertilización y control de malezas.................................................................... 33
B.5.2. Preparación del suelo y control de malezas...................................................... 36
B.5.3. Silvicultura integrada......................................................................................... 37
B.6. Análisis Económico............................... ................................................................. 39
C. OBJETIVOS............................................................................................................... 43
D. MATERIAL Y MÉTODO............................................................................................. 44
D.1. MATERIAL............................................................................................................. 44
D.2. METODO.............................................................................................................. 46
D.2.1. Metodología para determinar efectos de los tratamientos en la Sobrevivencia
y Crecimiento................................................................................................. 46
D.2.2. Metodología para comparar estimaciones de volumen en edad de cosecha... 47
D.2.3. Metodología para determinar efectos de cada tratamiento en la rentabilidad
económica......................................................................................................... 47
E. RESULTADOS............................................................................................................. 48
E.1. Evaluación de los efectos de los tratamientos en la sobrevivencia al cuarto año.. 48
E.1.1. Sobrevivencia.................................................................................................... 48
E.1.1.a. Análisis de la variable Sobrevivencia durante los primeros cuatro años..... 48
E.1.2. Diámetro Altura del Cuello................................................................................ 49
E.1.2.a. Análisis de la variable DAC durante los primeros cuatro años.................... 49
E.1.3. Altura................................................................................................................. 49
E.1.3.a. Análisis de la variable Altura durante los primeros cuatro años.................. 50
E.1.4. Factor de Productividad.................................................................................... 50
E.1.4.a. Análisis de la variable Factor de Productividad durante los primeros
cuatro años................................................................................................... 50

E.1.5. Biomasa............................................................................................................ 51
E.1.5.a. Análisis de la variable Biomasa durante los primeros cuatro años............. 51
E.1.6. Area basal......................................................................................................... 52
E.1.6.a. Análisis de la variable Area basal durante los primeros cuatro años......... 52
E.2. Evaluación de los efectos de los tratamientos en el crecimiento al sexto año....... 53
E.2.1. Diámetro Altura del Pecho................................................................................ 53
E.2.1.a. Análisis de la variable DAP al sexto año..................................................... 53
E.2.2. Altura................................................................................................................ 54
E.2.2.a. Análisis de la variable Altura al sexto año................................................... 54
E.2.3. Area Basal......................................................................................................... 54
E.2.3.a. Análisis de la variable Area basal al sexto año............................................ 55
E.2.4. Volumen o Biomasa/ha.................................................................................... 55
E.2.4.a. Discusión de resultados del análisis de la variable Biomasa al sexto año.. 55
E.3. Comparación de estimaciones de volumen en edad de cosecha.......................... 57
E.3.1. Análisis de las proyecciones de volumen para el Tratamiento 1...................... 57
E.3.2. Análisis de las proyecciones de volumen para el Tratamiento 2...................... 59
E.3.3. Análisis de las proyecciones de volumen para el Tratamiento 3...................... 60
E.3.4. Análisis de las proyecciones de volumen para el Tratamiento 4...................... 62
E.3.5. Comparación de las proyecciones de volumen entre tratamientos................... 64
E.3.6. Proyección de volumen según índice de utilización......................................... 65
E.4. Determinación de efectos de cada tratamiento en la rentabilidad.......................... 69
E.5. Discusión de resultados para cada tratamiento...................................................... 71
F. CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES............................................................... 75
G. BIBLIOGRAFÍA........................................................................................................... 76

RESUMEN

Este estudio consistió en realizar una evaluación de un ensayo de silvicultura
intensiva, en una plantación de pino insigne (Pinus radiata D. Don) en un suelo arenoso
de la VIII región. El tipo de suelo corresponde a la serie Coreo.
Se analizaron los siguientes tratamientos:
T0 (Tratamiento Testigo): plantación sin ninguna preparación de suelo, control de maleza
ni fertilización.
T1, tratamiento que combina fertilización y control de malezas, sin preparación de suelo.
T2, tratamiento con preparación de suelo y fertilización, pero sin control de maleza.
T3, tratamiento con preparación de suelo y control de maleza, pero sin fertilización.
T4, tratamiento con preparación de suelo, fertilización y control de maleza.
Para realizar la evaluación de los efectos de los tratamientos en la sobrevivencia y
el crecimiento, se analizaron los datos de los primeros cuatro años (en 1997) y al sexto
año (1999). Además, se compararon estimaciones del volumen a la edad de cosecha
según datos entregados por el simulador "Radiata 4.011 plus", y también se determinaron
los efectos de los tratamientos en la rentabilidad económica.
De los resultados se concluye que el tratamiento que combina subsolado, control
de malezas y fertilización (T4), es el que presenta los mejores resultados de
establecimiento y proyección de volumen en este ensayo. Además, se deduce que la
aplicación separada de estas actividades no asegura por sí sola la sobrevivencia inicial de
las plantaciones.
El tratamiento testigo (T0) presentó sobrevivencia nula.
La mejor rentabilidad la genera el tratamiento T4 al proyectar el volumen con
índice de utilización 10 a la edad de rotación. Sin embargo, la proyección de volumen con
índice de utilización 20 a la edad de rotación no justifica la inversión financiera para
aplicar silvicultura intensiva.

.MALEZAS 5..PINO RADIATA 2..SILVICULTURA 3. PALABRAS CLAVES 1.FERTILIZACIÓN 4.SUBSOLADO ...

the projection of volume with use index 20 at the rotation age does not justify the financial investment to apply intensive forestry. . treatment with soil preparation. treatment with soil preparation and weed control. /1 SUMMARY This study consisted off carrying out an evaluation of a rehearsal of intensive forestry. The treatment witness (T0) presented no survival. weed control neither fertilization. T2. From the results. it is the one that presents the best establishment results and volume projection in this rehearsal. and the effects of the treatments were also determined in the economic profitability. The best profitability is generated by treatment T4 when projecting the volume with use index 10 at the rotation age. T3. Also. estimation were compared from the volume to the crop age according to data surrendered by the shammer “Radiata 4. T1. treatment with soil preparation and fertilization. in a plantation of Radiate Pine (Pinus radiata D. T4. However.011 Plus". The following treatments were analyzed: T0 (Treatment Witness): plantation without any soil preparation. it can be concluded that the treatment that combines subpaved. It is also deduced that the separated application from these activities does not assure the initial survival of the plantations by itself. Don) in a sandy soil of the VIII region. but without weed control. fertilization and weed control. treatment that combines fertilization and weed control without soil preparation. To carry out the evaluation of the effects of the treatments in the survival and the growth. but without fertilization. The soil type belongs to the Coreo type. weed control and fertilization (T4). the data of the first four years were analyzed (in 1997) and the sixth year (1999).

.RADIATE PINE 2...FORESTRY 3. /2 KEY WORDS 1.WEED 5.SUBPAVED ...FERTILIZATION 4.

en el que se aplican la fertilización. absorben ampliamente la inversión realizada al inicio de la rotación (Mora. /1 A. 1996). el control de malezas y la preparación de suelo. 1997) acerca del control de malezas en cultivos de producción y la mayoría de éstas arroja resultados notables sobre recuperación efectiva del aumento de biomasa en plantaciones. incrementar los niveles de producción de las plantaciones forestales de rápido crecimiento. 1987). INTRODUCCION. a nivel global. 1996. Mora. Además. Una de las técnicas utilizadas en la actualidad para corregir tales deficiencias nutricionales. En algunos de ellos ha habido también incendios sucesivos. se han realizado numerosas investigaciones (Izquierdo. La necesidad de fertilizar aumenta en sitios marginales y en donde se usa el método de tala rasa para restablecer una plantación con especies de rápido crecimiento. Ello ha traído como consecuencia una disminución de la fertilidad de los suelos y existen claros indicios de que las deficiencias en elementos nutritivos pueden llegar a ser importantes en la primera rotación de pino. es la fertilización mineral. Son técnicas que han permitido. los retornos económicos que se obtienen por los productos que genera el bosque (cortas intermedias y cosecha final). existe un efecto sinérgico entre el control de malezas y la fertilización que se traduce en un mayor crecimiento inicial y en un mejor desarrollo futuro de las plantaciones. combinados en cuatro tratamientos. han estado expuestos a una agricultura abusiva. utilizando técnicas de subsolado. Don en suelos de arenales. el costo de establecimiento unitario se incrementa. 1996. Respecto de la preparación del suelo. Esto incentiva a realizar fuertes inversiones financieras al momento de instalar la plantación. permite aumentar la productividad de terrenos marginales y mejorar el sitio (Cirano y Goffard. para el establecimiento de una plantación de Pinus radiata D. Por otro lado. Si bien. caracterizados por cosechas repetidas y excesivas en la producción de cereales. . haciéndolas cada vez más interesantes desde el punto de vista económico. Aguirre. Con estos antecedentes se presenta el siguiente ensayo comparado de silvicultura intensiva y silvicultura tradicional. Muchos de los terrenos que hoy se usan para las plantaciones. como también en las siguientes. el establecimiento y crecimiento exitoso de plantaciones de pino en terrenos de alta compactación y baja productividad. al minimizar el efecto de la vegetación competidora ya sea por métodos manuales o químicos.

La clasificación de los suelos es (Valenzuela. Serie Coreo. /2 B. la arena es más fina y los suelos son más productivos (Pavez. en los extremos occidentales del aluvión y depósitos aluviales en los márgenes de los ríos. 1985): 1) Bajo porcentaje de contenido de humedad 2) Alto grado de infiltración y baja retención de humedad . Las series Coreo y Arenales. Hay una relación inversa entre el porcentaje de arena y la calidad de sitio. Teresa. originando pedregales y extensos arenales planos. existen arenas mezcladas con limo que dan origen a suelos más productivos. En el área geográfica del cono aluvial del río Laja las características climáticas son favorables y esto permite una productividad aceptable en sitios con suelos de arenas (Pavez.1. • Con mal drenaje: Serie Sta. Este material sepultó formaciones más antiguas y evolucionadas. 1985).7 en la profundidad. Los factores climáticos en dichos sitios son relativamente similares. Caracterización de la zona geográfica del área del ensayo. Dentro de los sitios pertenecientes al cono aluvial del río Laja. fertilidad media a baja con escaso contenido de materia orgánica y pH 6. 1999).000 hectáreas de llanura aluvial de sedimentos de granulometría variable. derivados de arenas volcánicas. su capacidad de retención de humedad aprovechable es baja. 1999). hacia los límites occidentales del cono. generados a partir de un aluvión. tiene 500. el drenaje exterior e interior es muy rápido. En general los sitios con suelos de arenas de la VIII Región presentan una baja productividad debido a que son suelos relativamente nuevos. de predominio de origen andesítico y basáltico.3 en la superficie y 6. A mayor contenido de grava se da una menor calidad de sitio (Valenzuela. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA B. están formadas de un material generador de gravas y arenas andesíticas y basálticas de color oscuro. con pendientes suaves (1 a 3%) de este a oeste (Valenzuela. no constituyendo una fuente importante de variación de la productividad (Pavez. 1999). poco meteorizados. El área del ensayo se encuentra en la unidad geomorfológica del Gran Cono Aluvial del río Laja. Las propiedades de los suelos arenosos son (Valenzuela. 1985). 1985). Serie Arenales. En cambio. Sin embargo. existe una gradiente donde aquellos sitios más cercanos a la cordillera de los Andes (Volcán Antuco) presentan texturas más gruesas (piedras y arena gruesa) y una menor productividad (Cholguán y La Reforma). 1985): • Con drenaje interno excesivo: Serie Pedregales. producto de la erupción y formación del Volcán Antuco. El bajo porcentaje de materia orgánica va asociado a una baja capacidad de intercambio catiónico y carencias extremas de nitrógeno (Valenzuela.

se desprende que el sector presenta un régimen con seis meses secos en verano.2 g/cm3. Por lo tanto. Sin embargo. los factores limitantes de mayor importancia en la productividad de estos suelos son: la textura (arena gruesa). típico para suelos de texturas gruesas y de bajo contenido de materia orgánica. la baja capacidad de agua aprovechable y los bajos contenidos de materia orgánica. aun cuando tienen estructura de grano suelto y una gran cantidad de macroporos. De los factores asociados a la información climática. color más claro. En los suelos de la VIII Región. /3 3) Alta densidad aparente. esto implica que no existan problemas de arraigamiento excepto si existe arenisca compactada o niveles freáticos 5) Se distinguen dos horizontes. con pedregosidad. se presenta un pH moderadamente ácido en el primer horizonte y ácido a neutro en el segundo horizonte. causan una disminución en la capacidad de intercambio catiónico. aumenta con la profundidad. como su color. y una densidad óptima para el desarrollo de raíces de pino es 1. Aunque los suelos no son pobres en reservas nutritivas la productividad se ve afectada debido a la baja disponibilidad de los elementos nutritivos. 1997). En cuanto a la acidez. b) Subsuelo. color oscuro por mayor cantidad de materia orgánica. areniscas compactadas o niveles freáticos altos). antes de fertilizar deben solucionarse. 1985). con precipitaciones concentradas principalmente en invierno. Los sitios del área de estudio presentan una relación inversa entre el porcentaje de arena y la calidad de sitio. y basta una pequeña participación adicional de materiales más finos (limo) para manifestarse un . En los suelos de carácter arenoso la textura es la gran limitante para la productividad. 1997). 1999). las que asociadas a las características de las arenas. presentan altos valores de densidad aparente. por la baja cantidad de nitratos (Valenzuela. arenoso fino. granulometría más gruesa. estas característica mejoran hacia los límites occidentales del cono aluvial del río Laja (Pavez. Las arenas en general. Esta característica no debería ofrecer gran resistencia al crecimiento radicular. las raíces deben acomodarse a la distribución espacial de los poros. hacen un ambiente poco favorable para la sobrevivencia de las plantas (Sandoval. Los sitios de calidad regular y mala tienen factores limitantes (con pedregosidad. con bajo contenido de materia orgánica y alta compactación 4) Aumentan los macroporos a mayor profundidad. Esto produce una baja capacidad de intercambio catiónico y menor retención de agua. lo que involucra un gasto energético mayor (Sandoval. y altas temperaturas superficiales estivales. Sin embargo. areniscas compactadas o niveles freáticos altos. a) 20 cm.

No existen deficiencias de Cobre. por las escasas reservas. porque responde a los cambios de textura y contenido de materia orgánica (Pavez. magnesio. Mayor déficit de nitrógeno y mayor velocidad de agotamiento implican fertilización. El orden de mayor a menor de la velocidad de agotamiento de los minerales es primero el nitrógeno. localizados más cerca a la Cordillera de los Andes (Volcán Antuco). No existen deficiencias de cobre. Magnesio. presentan texturas gruesas en todo el perfil. 1985). La textura es . Cholguán y La Reforma resultaron ser los sitios de menor productividad del estudio. /4 mejoramiento de la productividad. 1999). se encuentran suelos derivados de arenas volcánicas. 1999). En estos dos sitios. ya que se mejora su régimen hídrico y algunas características químicas como la capacidad de intercambio catiónico (Pavez. cobre. un drenaje interno excesivo. 1985). leve de zinc y calcio. En la zona se practica la quema de litera luego de la explotación. magnesio asociado a baja cantidad de materia orgánica. Por eso en los suelos más finos. se encuentra una alta cantidad de fósforo disponible en los sitios de menor calidad (una baja cantidad de arcilla implica menor fijación). Fósforo es la segunda carencia importante. 1985). A mayor intensidad de uso. fósforo. Bajo contenido de potasio. potasio y fósforo. Molibdeno y Boro (Valenzuela. se ordenan de mayor a menor de la siguiente manera: nitrógeno. este elemento es un buen estimador de la productividad de los suelos de carácter arenoso. zinc que es la más leve. Un estudio de Pavez (1999) sobre características y variabilidad de sitios con plantaciones de Pino insigne en suelos de carácter arenoso de las regiones VII y VIII. Sin embargo. un bajo contenido de materia orgánica e insuficiencias de nitrógeno y boro. En general son profundos y de drenaje rápido a muy rápido. Los análisis nutricionales arrojaron una baja cantidad de fósforo aprovechable. potasio y azufre son carencias graves (Valenzuela. luego azufre. En resumen. que ocupan una topografía plana a ligeramente ondulada dentro de la formación geológica correspondiente al "abanico aluvial del Laja". boro. La degradación de los suelos arenosos es mayor por la destrucción de materia orgánica y por quemas entre rotaciones (residuos de explotación más piso forestal acumulado) eliminando la litera (Valenzuela. Calcio. en la división Cholguán. potasio. el análisis de los suelos arenosos del sector Cholguán . La concentración de potasio intercambiable del suelo es uno de los factores que favorecen la productividad de los sitios con los suelos de arenas. una alta densidad aparente. 1985). Respecto de las deficiencias. azufre.Canteras presentan deficiencias graves de nitrógeno y fósforo. Los sitios malos poseen niveles bajos de todos estos elementos. potasio y azufre. manganeso y molibdeno. típicos de las arenas de la VIII Región. Dentro de sus principales limitantes están: la baja capacidad de agua aprovechable. Luego azufre y potasio (Valenzuela.

Serie Arenales. factor determinante para la productividad en las arenas. El aporte de agua por parte del suelo. ya que de ella depende el grado de infiltración del suelo. 31. El efecto es negativo si el nivel freático es superficial. Coreo. Obtuvo los siguientes resultados: Serie Pedregales: IS menor a 11 m a los 20 años. La calidad del sitio en estos suelos depende básicamente de la disponibilidad del agua que tengan las plantas para crecer.5 m y 34. potasio y boro (Pavez. Los suelos arenosos mejoran su calidad para el crecimiento del pino en la medida que baja el contenido de esqueleto. Entre ellos se diferencian por la mayor pedregosidad que presenta Cholguán. en el área comprendida desde el río Itata por el Norte. realizó un estudio de calidad del sitio para Pino insigne en suelos arenosos del cono aluvial del río Laja. 1990). El Indice de Sitio mayor a 30 m se consideró como sitio de buena calidad. Este elemento también es inestable considerando las reservas del suelo. . Además. La presencia de niveles freáticos afecta significativamente la calidad del sitio. se eleva la disponibilidad de los elementos nitrógeno. Además tiene un efecto causal directo sobre la capacidad de retención de agua del suelo. Dunas. Troncoso (1990). Concluyó que las diferencias en la productividad de los sitios son originadas básicamente por las propiedades del suelo y el efecto del agua proveniente de niveles freáticos y canales de riego. Santa Teresa. como lo demuestran diferencias en el IS de hasta 8 m para suelos de similares características pero que difieren en este aspecto. El contenido de esqueleto es determinante en tal sentido. Serie Coreo. El efecto de otras variables edáficas sobre la calidad del sitio es insignificante frente al severo efecto negativo del esqueleto.5 m respectivamente. especialmente en series Coreo y Santa Teresa (Troncoso. Las medidas de manejo deben estar orientadas al mantenimiento e incorporación de la materia orgánica en el sistema. siendo el elemento más susceptible el potasio.5 m. /5 principalmente arena. ya que así se mejora principalmente la capacidad de agua aprovechable. Dunas y Santa Teresa son de gran potencialidad. Determinó Indice de Sitio midiendo la altura dominante del rodal a una edad predeterminada. Todos los sitios son altamente inestables en la disponibilidad nutritiva. incluyó series de suelo más importantes desde el punto de vista forestal: Arenales. 1999). debido a que el nivel freático alto genera problemas de estabilidad en las plantaciones. que indica la productividad del sitio. de regular calidad con IS entre 16 y 26 m. está determinada básicamente por la variable "contenido de esqueleto". hasta el río Rarinco por el sur. siendo éste el sitio menos productivo. Algo menos inestables son los sitios respecto a carbono y nitrógeno. con escasa retención de humedad aprovechable y bajo potasio intercambiable. Pedregales. El efecto del suelo sobre la productividad está dado por el tamaño y propiedades de las partículas que lo componen que determina mayor o menor disponibilidad de agua para las plantas. se encontró los máximos IS: 33.

profundidad de 1 a 1. La presencia de agua en el subsuelo es una limitante para el crecimiento radicular de los árboles y genera problemas de estabilidad por efecto del viento (Ponce.7 m de profundidad producido por compactación o presencia de napa freática. La disponibilidad y aprovechamiento del agua es lo más relevante para el desarrollo en altura del pino.6 a 0. . presenta menor crecimiento en suelos de menos de 0. aireación del suelo y disponibilidad de agua. /6 Los factores más relevantes del suelo en el crecimiento de los árboles son: espacio para raíces. El Pino insigne para su buen desarrollo necesita suelos de mediana a gran profundidad. 1993). óptimo en textura franco arenosa a franco limosa.3 m o más.

Esto es especialmente importante en suelos pesados o de alta densidad en sus horizontes superiores. mejorando la aireación. Cuando se desea mejorar las condiciones de un suelo compactado que puede producir una baja en los rendimientos volumétricos. Los sistemas de plantación con preparación de suelo (Ponce. superficie y .2. considerando que son especialmente sensibles a las bajas temperaturas en su estado de desarrollo inicial (Ponce. Es conveniente efectuar una soltura del suelo en el punto donde será instalada la planta. evitando que las plantas quedan con raíces dobladas compactadas. el transporte de agua. La elección del método a utilizar en la preparación del suelo depende principalmente de la disponibilidad de equipos. dando lugar a que suelos recién labrados absorban más calor durante el día y lo liberen proporcionalmente durante la noche. las plantas forestales sufran un menor daño. 1993). Además. con rastras o palas mecánicas. La preparación del sitio es el conjunto de procedimientos que proveen condiciones favorables para la sobrevivencia y crecimiento de las plantas. mezcla y soltura del suelo se aumenta el volumen de poros. 1993): a) Mejoran el régimen de agua del suelo al evitar el escurrimiento superficial favoreciendo la infiltración. d) Facilita la faena de plantación al encontrarse removido el suelo previamente. se aumenta la temperatura media del suelo y se alarga el período de crecimiento (Ponce. con trabajos de laboreo se elimina la capa de vegetación herbácea. y esta es mayor al utilizar subsolador (Ponce. la medida a tomar consiste en el laboreo del suelo para remover estratos compactados. la cual constituye un estrato que aísla el suelo mineral de la atmósfera. Esto lleva a que en áreas de heladas frecuentes. b) Mejoran la aireación del suelo y disminuyen el impedimento físico para el desarrollo de las raíces. 1993). Preparación del suelo. Por otro lado. La productividad y el crecimiento son directamente proporcionales al grado de remoción del suelo. baja competencia en el lugar inmediato donde se ubica la planta. A través de la remoción. 1993). la disponibilidad de sustancias nutritivas y su capacidad de absorción. características del suelo. 1993). /7 B. dando una mayor profundidad arraigable. c) Permiten un control parcial de malezas. al mejorar el intercambio de gases con la atmósfera. proporcionando condiciones favorables para el desarrollo radicular. Con la aplicación de técnicas de laboreo de suelos en la actividad forestal se persigue un aumento de la fertilidad del suelo y una baja en la competencia de la vegetación invasora a través de un rápido y homogéneo crecimiento de las superficies regeneradas (Ponce.

según el objetivo para el que fueron diseñados se dividen en tres grupos (Ponce. sin que se produzcan consecuencias ecológicas negativas (Ponce. debe aplicarse sólo cuando existan condiciones especiales que se deben mejorar. En aquellos suelos que han estado sometidos a un intenso uso agrícola por el tráfico de maquinaria o animales generalmente se forma una capa de difícil penetración radicular (pie de arado). para romper el "pie de arado". • Arados que no alteran el perfil del suelo: aquí se incluye el arado cincel y el subsolador. Requiere suelos relativamente . El principal problema que genera su empleo es el gran consumo de potencia y el peligro de alterar la estructura del suelo cuando se le utiliza con exceso de revoluciones. o en suelos en que el peligro de erosión obliga a conservar una cubierta vegetal. 1993). • Arados que mezclan el perfil del suelo: en este grupo se encuentra el arado rotativo. Se emplean con el fin de aumentar la absorción de agua. como por ejemplo eliminar mecánicamente la compactación de determinados estratos del suelo (Ponce. 1993). las que pueden tener gran importancia en la regeneración natural o artificial del bosque. lo que es posible mejorar a través de una remoción total y profunda del suelo con trabajos de laboreo. Puede traer consecuencias ecológicas negativas. El tratamiento físico más efectivo será aquel que satisfaga el objetivo de preparación del suelo con el mínimo de labores. La diferencia entre ambos equipos radica en la profundidad de trabajo y en la cantidad de cinceles. agrietándolo y soltándolo sin invertirlo. 1993). ya que realiza labores primarias y secundarias de una sola pasada. reduciendo los costos y dando mayor oportunidad a los trabajos. Se pueden distinguir: • Técnicas de laboreo de suelo superficial: como la mezcla de suelo para su remoción superficial y laboreo en surco del suelo superficial. antes del establecimiento de la plantación o después de la tala rasa (Ponce. alterando la disposición de los estratos. que son los de mayor uso cuando lo que quiere es incorporar los residuos vegetales al suelo. Su uso permite preparar el suelo en forma más económica. economizando tiempo. 1993): • Arados que invierten el suelo: en este grupo se encuentran arados de discos y vertederas. los cuales. los cuales penetran el suelo. • Técnicas intensivas de laboreo del suelo: este tipo de técnicas produce una alta remoción del suelo. Los arados de cincel y subsoladores producen grietas en el suelo. dejando la cubierta vegetal en la superficie. Los trabajos de laboreo del suelo se realizan principalmente con el empleo de arados. /8 forma del terreno. sistema de plantación y cubierta vegetal al momento de efectuar el trabajo.

puesto que no producen desnivelación en el suelo.500 kg y más. permitiendo que las raíces penetren libremente el suelo. Protege el suelo contra la erosión. en V o en W. removiendo el terreno compactado y ahuecándolo. Así. 1987). dejándolas en la superficie como una cubierta protectora contra la erosión (Cirano y Goffard. El arado subsolador escarificador. Permite que la materia orgánica penetre a las aguas profundas del suelo. Los subsoladores propiamente tales. En este caso. La profundidad correcta del subsolador es importante. Rompe compactaciones del tipo de pie de arado. depende de la dureza de los horizontes del suelo. excepcionalmente. puesto que si la bota del subsolador trabaja muy profunda y no en la zona compactada que se desea agrietar. Activa la circulación de los gases en el perfil. consta de un solo brazo que corta verticalmente el terreno removiendo la zona en profundidad. que consiste en soltar el suelo y controlar las malezas. Los suelos húmedos serían cortados por el cincel como un cuchillo. El rendimiento de un arado subsolador está muy . considerando la posición de la reja y la superficie del terreno (Cirano y Goffard. Las labores de subsolado para mejorar el drenaje consisten en una bola en la bota del subsolador para fabricar galerías subterráneas (arado topo). Las ventajas del uso del arado subsolador son (Cirano y Goffard. se facilita la penetración de las raíces y se aumenta el agua en el suelo. El diente del subsolador se introduce en el suelo endurecido. 1987). constan de 3 a 5 brazos metálicos. se airean las capas profundas. permitiendo una óptima ventilación. la labor resultará inoficiosa (Cirano y Goffard. sino que fabricar los drenes. se trabaja sobre el suelo húmedo ya que no interesa mucho soltar o agrietar el suelo. Mejora el drenaje del terreno. El arado de cincel es muy usado con fines de conservación de suelos para realizar preparaciones de camas de semillas. El peso del subsolador completo oscila entre los 2. 3. 1987). Los trabajos de subsolado difieren de las araduras corrientes sólo en la robustez del implemento usado y la profundidad de trabajo. sin producir el efecto resquebrajador deseado. El peso y la forma de los brazos y rejas son muy variables. El ángulo de ataque. y rompe y desgarra todos los horizontes que abarca la profundidad de trabajo. No requiere de gran pericia para su operación. 2. 5. conservando la humedad. mulliendo el suelo. sin darle vuelta. 4. 6. y está comprendida entre los 40° y 50°. /9 secos para que se produzcan las grietas. 1987): 1. Mejora la penetración del agua. 7. El grosor de estos brazos es de 5 a 8 cm y pueden tener una posición en línea.

en tanto que el segundo proporciona una profundidad media de 50 cm. determina la velocidad de avance del implemento (Cirano y Goffard. plantación en surcos confeccionados con subsolador accionado por tractor oruga. En general. En segundo lugar está el sistema que utiliza el arado de vertedera y por último el sistema tradicional de plantación con azadón. 1993). Las raíces pivotantes tienen como función principal otorgar un arraigamiento necesario al árbol para darle estabilidad junto con captar agua para realizar su actividad fisiológica. tienen menor diámetro y vigor. El primero de estos sistemas tiene una influencia en el suelo que alcanza a una profundidad media de 25 cm con 2 pasadas de arado. que abastecen al árbol de agua y sustancias nutritivas. favorecida por la remoción en profundidad. las raíces pivotantes se desarrollan sin dificultad. no fueron solucionadas por tratamientos físicos. 1993). es aquel que utiliza subsolador como técnica de preparación de suelo. lo que disminuye el espacio arraigable para las raíces. Los resultados obtenidos indican que el mejor sistema. afectando el régimen de elementos nutritivos y la respiración radicular. siguen el eje del subsolado. sobre un suelo rojo arcilloso. provocado por la resistencia física del suelo compactado y el drenaje imperfecto. propuso hacer canales profundos para evacuar el agua excesiva o simplemente hacer un cambio de especies. plantación sin preparación de suelo. la que a su vez. En sector subsolado. causado por la napa fluctuante que alcanza el suelo en invierno. y las que crecen perpendiculares al paso del subsolador. Ponce además se refiere al desarrollo radicular encontrado en el estudio. Ponce (1993) realizó un análisis del efecto de diferentes sistemas de preparación física del suelo sobre una plantación de Pino insigne. para las variables diámetro de tallo y altura total se observa que el grado de respuesta es directamente proporcional al grado de remoción del suelo (Ponce. lo cual deja al . Es decir. Estos fueron: plantación en surcos confeccionados con arado agrícola de vertedera tirado por bueyes. en cuanto a sobrevivencia y desarrollo de las plantas. para conocer el efecto en sobrevivencia y desarrollo de la plantación. En los demás tratamientos las labores de mejoramiento físico aplicado al suelo favorecieron diámetro y altura. 1987). y napa freática fluctuante. Por lo tanto. subsolando a distintas profundidades y arando con varias intensidades. contra un testigo sin trabajo de pre-plantación y con pala neozelandesa. En ambos casos la planta fue ubicada sobre el surco. El drenaje imperfecto es la principal limitante de crecimiento para pino. Las raíces periféricas al eje del fuste. En 1982 se realizó un ensayo de tres técnicas plantación en suelo rojo arcilloso de serie Collipulli. describiéndolo para el sector subsolado y el sector arado. la cual es significativamente superior al testigo (Ponce. Observó que el pino creció con arraigamiento limitado. sin preparación de suelo. las limitaciones de drenaje. /10 influenciado por la topografía.

Por lo tanto. y un mejoramiento en las condiciones de drenaje y aireación. /11 árbol susceptible de ser derribado por el viento. No existe relación directa entre costos y beneficios por producción de madera. más delgadas pero más homogéneas en torno al fuste. y crece en un suelo profundo sin problemas en general. por que no se cubrirían los egresos sólo con la producción forestal. El testigo presenta un menor tamaño de raíces periféricas y raíces pivotantes. hay un desarrollo de raíces periféricas y raíces pivotantes más vigorosas. Por lo tanto. 1993). mejorando la estabilidad individual. favorecería a raíces periféricas. Esta es una desventaja del subsolado. . Entonces se debe evitar máquinas de alto costo. pues el efecto no se refleja necesariamente en el rendimiento volumétrico (Ponce. existe un punto donde ya no es rentable seguir removiéndolo. se deben mejorar condiciones físicas del suelo junto con mejorar la disponibilidad de nutrientes. por la intensa remoción tanto en la hilera como al lado. El estudio financiero de la experiencia indicó que existe relación directa entre grado de remoción y nivel de costos de máquinas o herramientas usadas. En el sector arado.

pueden en la siguiente convertirse en malezas. el término maleza no es un concepto rígido. se considera a una planta maleza o no dependiendo del lugar donde se encuentre. 1987). Es decir. La calidad de copa fue mejor en presencia de malezas herbáceas controladas efectivamente. A pesar de ello. depende del contexto en que se encuentre la especie y los objetivos e intereses de las personas envueltas en la decisión.3. 1987). sino también con respecto a su posición relativa con las otras plantas y con el objetivo del hombre (Barriga. Las especies arbustivas no fueron controladas con dosis de 2 kg/ha de Velpar©. todas las plantas que en una temporada fueron cultivos. Las especies de malezas leñosas y arbustivas no tuvieron . bianuales (viven entre uno y dos años) o perennes (viven tres o más años e incluyen a todas las especies herbáceas con órganos subterráneos persistentes) (Barriga. cuando crecen en terrenos destinados a otros cultivos. para clasificar una planta como maleza se debe realizar una caracterización del impacto potencial que pueda tener ésta en la producción de las plantaciones forestales. Las malezas pueden ser del tipo herbáceas o arbustivas. Las malezas arbustivas en su mayoría son especies perennes que cubren una amplia gama de especies leñosas como: matorrales. se debería desbrozar y aplicar herbicida en mayor dosis. es la variable más importante como predictora de la respuesta en altura y diámetro de tallo del pino el segundo año. Según la bibliografía. se define el término maleza como aquella planta que ocupa un lugar que no le corresponde. 1987). Malezas y su control. /12 B. Según esto. arbustos y también árboles que en un momento dado pueden transformarse en malezas impidiendo de este modo el desarrollo del cultivo forestal (Barriga. Las malezas herbáceas son especies que tienen el aspecto de hierbas y que no están lignificadas realmente. (3) disminuyen la calidad de los productos obtenidos en las plantaciones (4) dificultan las operaciones silvícolas y (5) impiden el acceso a los rodales. sí por una mala plantación y manipulación de la planta. (2) aumentan el tiempo total de rotación. que crece fuera de lugar o que no es deseada por el hombre. no descartando el valor potencial que pueda tener para otros propósitos (Mora. por lo tanto. Por ello. A partir de un ensayo de establecimiento de Pino insigne realizado en la Cordillera de la Costa de Valdivia. se concluyó que la sobrevivencia no fue influida por fertilizantes ni herbicidas. 1996). Por lo tanto. Según su ciclo de vida pueden ser anuales (completan su ciclo de vida en menos de un año). En un sistema forestal las especies consideradas malezas tienen al menos una de las siguientes características: (1) reducen la supervivencia y afectan el crecimiento de las plantaciones. Según esto. enredaderas. se determinó que la cobertura de maleza el primer año. una planta no sólo debe considerarse maleza en función de sus hábitos y características morfológicas.

9 Aumentan el peligro de incendios. 1987). En cuanto a la competencia por agua. 9 Producen elevadas pérdidas de agua por evapotranspiración. De acá se deduce entonces que el manejo y control de la vegetación competidora son necesarios para permitir que las especies forestales expresen su material productivo cuando compiten con malezas. /13 un buen control químico y resultó en que las copas de pino no tuvieron buen desarrollo por limitantes de espacio y luz (Campos. Las malezas son dañinas para las plantaciones por las siguientes causas (Barriga. 1996). La competencia entre dos especies es una interferencia o interacción negativa (puede originar supresión o antagonismo). 9 Actúan como plantas intermediarias o huéspedes en la propagación de insectos y enfermedades. ésta se traduce en la eliminación de una de las especies competidoras en favor de aquella con mayor tasa de absorción y eficiencia en el uso del agua. ya que no hay una clara separación de nichos entre ambas. 1987): 9 Reducen los rendimientos y calidad de los cultivos. La competencia entre malezas y plantaciones varía según la disponibilidad de los recursos del sitio. liberándose así de plantas competidoras más cercanas a través del sombreamiento. siendo también importante la extensión física del sistema radicular. En el caso de Pino insigne se estima que esta capacidad es en promedio de un 3% con un límite teórico de 5% (Mora. El problema de la competencia por luz entre las plantas forestales y las malezas radica en que un gran número de estas son consideradas eficientes. que les permite capturar más radiación y producir una alta cantidad de material fotosintético. La luz se encuentra disponible en forma instantánea y debe ser aprovechada inmediatamente a través de la intercepción foliar. o sea crecen rápidamente junto con un mayor desarrollo de superficie foliar. En una plantación forestal los requerimientos nutricionales de agua. malezas cuyos sistemas radiculares son muy densos y ocupan los estratos superficiales del suelo en forma más rápida que las plantas . La habilidad competitiva dependerá de la capacidad neta de las plantas para asimilar CO2 y utilizarlo en la fotosíntesis y. 1996). como los pastos. una planta sombreada asimilará menos CO2 que las plantas que crecen libres de maleza. 9 Desvalorizan el valor de la tierra. luz y espacio varían en forma dinámica de acuerdo al estado de desarrollo del rodal (Mora. 9 Aumentan los costos de producción y de extracción 9 Reducen la eficiencia humana. La competencia por luz difiere de la competencia por agua y nutrientes ya que la fuente generadora de este recurso no puede ser consumida o agotada.

1996). El control de malezas. /14 forestales. pero en la práctica se ha observado que existe una fuerte relación con otros factores especialmente con el agua. Se ha demostrado que una buena preparación de los terrenos. Muchos de los problemas provocados por las malezas pueden ser minimizados o prevenidos en determinadas ocasiones a través de técnicas culturales destinadas a incrementar las ventajas competitivas de las plantas forestales. Básicamente incluye prácticas destinadas a minimizar el efecto competitivo de las malezas hacia el cultivo. reduciendo la infestación. más que a la densidad media o grado de cobertura de las malezas. . y se ha comprobado aumento de volumen al eliminar la competencia radicular. 1996). aislar un solo factor limitante para el crecimiento es prácticamente imposible. Los efectos competitivos se pueden minimizar. Por este motivo. Tanto la erradicación como la prevención. 1996). las interferencias se producen a nivel subterráneo (radicular) y a nivel aéreo (copas). Teóricamente. en cambio. El potencial hídrico en las acículas de pino disminuye cuando la disponibilidad de agua es menor o cuando es mayor la competencia por ésta. sobretodo en los períodos secos. la competencia por nutrientes puede ocurrir en forma aislada. seguido por una plantación y control de malezas dentro de los períodos biológicos adecuados. debiendo ser analizados en forma integrada considerando todas las interrelaciones existentes (Mora. es el método más empleado en la defensa de los cultivos. son métodos poco prácticos de llevar a cabo y resultan difíciles de lograr a costos razonables. 1996). Los árboles responden primero a la proximidad y comportamiento de las plantas vecinas. con tratamientos destinado a remover las malezas especialmente en los primeros 20 cm del suelo. La necesidad de controlar las malezas ha llevado al hombre a desarrollar tres formas para combatir las malezas: erradicación. pero sin lograr su eliminación. prevención y control. En la competencia por espacios. generalmente provocado por una gran cobertura de malezas (Mora. debido a su relativa sencillez de aplicación. produciendo daños físicos y originando efectos alelopáticos por superposición de sistemas radiculares (Mora. sino que solamente limitar su desarrollo y crecimiento (Barriga. puede reducir o eliminar la necesidad de realizar controles de malezas posteriores (Mora. Con la competencia por nutrientes. se han tenido experiencias de aplicación de fertilizantes nitrogenados y fosfatados que sin un buen control de malezas estimulan el crecimiento de éstas a expensas del desarrollo de la plantación de Pino insigne. consumiendo rápidamente las reservas de agua y retardando severamente el crecimiento del rodal. La densidad radicular de los pastos puede dificultar el arraigamiento de las plantas en sitios de baja productividad plantados con pino. 1987).

La importancia de realizar un manejo de la vegetación competidora en plantaciones forestales ya no es cuestionada a ningún nivel. lo que implica que no necesariamente éstas tienen que ser eliminadas en forma completa de un sitio. durante y/o posterior a la plantación. insectos. Este es el método de control más tradicional y cuando se ha hecho en forma manual. 1987). este control de vegetación competidora debe realizarse hasta el punto donde el crecimiento de los árboles deja de ser afectado en forma significativa y así asegurar que el desarrollo y producción de las plantaciones se encuentren dentro de los niveles esperados. pero éste sólo se justifica hasta el punto donde el crecimiento de los árboles deja de ser afectado en forma . El manejo de la vegetación competidora o control de malezas tiene por objetivo reducir la influencia de las malezas en el desarrollo de un cultivo determinado. su costo es muchas veces. similar al trabajo de roce previo a la plantación. 1987). así. Incluye el control con herramientas manuales. 1996). la tendencia actual es al control integrado. Inicialmente se complementaron los métodos de control mecánico y químico de male- zas. empleo del fuego y de maquinarias principalmente. aplicó Velpar en diversas dosis sobre plantaciones de Pino insigne recién establecidas. Este método puede realizarse antes. aprovechando sus respectivas ventajas. para tal efecto. ya que los herbicidas permiten solamente la disminución inicial de las malezas. • Control integrado: Debido a las ventajas y/o desventajas de cada uno de los métodos de control señalados anteriormente o a la presencia de malezas muy agresivas. tales como enfermedades. Un amplio estudio sobre el control químico de malezas. El autor concluyó que Velpar es aplicable bajo diversas condiciones de suelo y clima y es capaz de controlar variados tipos de malezas (Barriga. 1987). acción que puede ser efectiva mediante el control manual o mecánico (Barriga. entre los cuales destacan: • Control mecánico: Consiste en emplear métodos físicos para la extracción o corta de malezas. Este abarcó desde la VI a la X Región y. utilizando para ello las ventajosas posibilidades ofrecidas por cada uno de ellos (Barriga. • Control químico: Este control aprovecha la potencialidad fitotóxica de los herbicidas para la destrucción de las plantas indeseables. Esto implica canalizar en forma eficiente los recursos limitantes de un sitio determinado hacia la producción forestal más que a la producción de especies no comerciales (Mora. pero no las que posteriormente regeneran. • Control biológico: Se basa en el empleo de enemigos naturales de las malezas. fue realizado por Martino (1980). /15 Para controlar las malezas existen diversos métodos. pastoreo selectivo del ganado o acción de algunos roedores o plantas parásitas.

Por otro lado. Sin embargo. contra la necesidad y costos que implica el control de malezas. La selección de los métodos de control depende de: (1) el objetivo del tratamiento. Los tipos de decisiones que deben ser consideradas para el manejo de la vegetación competidora dentro de un contexto económico razonable son dos: una decisión de tipo estratégico y una de tipo táctico. la energía utilizada en el control es pequeña si se compara con la energía ganada por la plantación. cualquier prescripción entregada para manejar la competencia debe ser específica al sitio y no debe ser generalizada a grandes extensiones. La decisión de no intervenir la vegetación competidora se ve reflejada en el costo de oportunidad que significa tener plantaciones de baja producción (Mora. superficie a tratar y accesibilidad. (5) las condiciones climáticas. el control con herbicidas sigue siendo el más utilizado e indispensable para el establecimiento de las plantaciones. (7) los recursos financieros. En este tipo de decisión se examina el impacto de las poblaciones de malezas en todo el ciclo de producción forestal. tipo de suelo. posición relativa y densidad del rodal. intercepta una mayor cantidad de radiación solar que posteriormente es transformada a materia seca. tamaño. lo que se traduce finalmente en mayores retornos económicos. (6) la disponibilidad de equipos y mano de obra. es una práctica común en diferentes organizaciones forestales de Australia. 1996). como regulaciones de tipo gubernamental. erodabilidad. (4) las características de ciertos factores físicos como el terreno. exposición. (2) las especies. Estas evaluaciones permiten que la persona encargada de tomar las decisiones seleccione el régimen de manejo que minimice el desarrollo de las malezas o que maximice el valor presente neto obtenido por la aplicación de una determinada técnica. La aplicación de productos químicos como método para controlar las malezas en plantaciones de rápido crecimiento. de lo contrario los costos pueden resultar excesivos. con una reducción en la eficiencia de los tratamientos y con el riesgo de provocar un fuerte impacto ambiental (Mora. A pesar que existe una gran variedad de métodos disponibles para manejar los niveles de competencia. El control con herbicidas pre-plantación se . 1996). las decisiones tácticas están focalizadas en la selección de tratamientos y métodos de aplicación que sean compatibles con los objetivos estratégicos (Mora. (8) aspectos externos. /16 significativa. el cual se expresa generalmente como el costo monetario que esta actividad supone. Nueva Zelandia y Sudáfrica. La decisión de tipo estratégico evalúa los efectos de regímenes silviculturales alternativos de manejo. El trabajo que implica el control de la vegetación tiene un costo energético importante. la que a través de una copa más vigorosa y un incremento de la superficie foliar. 1996). Por este motivo. (3) la composición y estructura del sotobosque.

y se reduce cuando hay altas concentraciones de materia orgánica. La absorción es incrementada cuando los suelos están húmedos y cálidos. no excluye que algunos de ellos al llegar al suelo presente cierto tipo de actividad. o según su estructura química. dependiendo de su rapidez de disipación. El porcentaje restante corresponde a técnicas de control como la quema y el desbroce manual. En el sector forestal son de gran importancia el grupo de los inhibidores fotosintéticos. entregan mejores resultados (Mora. oportuno y normalmente más económico que los métodos mecánicos (Izquierdo. Entre estos herbicidas se dividen según el grado de actividad en el follaje. como herbicidas sistémicos y de contacto. el control post-plantación en un 36% de las oportunidades y un 21% de las intervenciones corresponden a un control químico de malezas antes del cierre de copas. o solamente al suelo (Izquierdo. como también herbicidas que se pueden mover desde las raíces a otras partes de la planta. Los herbicidas de este tipo por consiguiente son más activos en suelos arenosos. Los herbicidas aplicados al suelo ejercen su acción sobre las malezas en germinación o en estado de plántulas por un período relativamente largo. de manera que la dosis utilizada debería ajustarse a la cantidad de materia orgánica en el suelo. existen herbicidas que pueden ejercer un efecto al nivel de las raíces al entrar directamente en contacto con los productos. en el primer grupo se encuentran los siguientes herbicidas de mayor importancia forestal. representada comercialmente como Velpar. Los herbicidas se caracterizan por ofrecer un control de malezas más efectivo. Se pueden clasificar en diferentes grupos. situándose los que actúan principalmente en follaje. selectividad. En términos generales. atrazina y terbutilazina y en el segundo grupo se destaca la hexazinona. 1996). 1996). luego de ser absorbidos desde el suelo. en aquellos con y sin actividad. dependiendo del objetivo planteado. 1996). como son el grupo químico de las triazinas y triazinonas. Las empresas forestales han decidido en muchos casos reemplazar la quema como medio para controlar las malezas por el uso de productos químicos. De tal modo se clasifican según la época de aplicación. simazina. forma de actuar de la planta. pudiendo ser absorbidos por las raíces del cultivo y de las malezas. su . en follaje y suelo. 1996). El hecho de que estos herbicidas actúen y se apliquen en el follaje de las malezas. los herbicidas se clasifican de acuerdo al modo de acción en las plantas. De aquí la importancia del uso de éstos en determinados cultivos (Izquierdo. Esta tiene una baja fitotoxicidad al Pino insigne. Los herbicidas aplicados al follaje se dividen según la forma que ellos actúan o afectan a las malezas. /17 realiza en un 35% de los casos. más efectivos y que aplicados en las dosis y forma adecuado. En Chile ocurre una situación similar. En relación con los herbicidas que actúan principalmente en el suelo.

En la medida que las malezas se acercan a la etapa reproductiva son más resistentes y por ende se requerirá de una mayor dosis. y es recomendable para el caso del Pino insigne aplicarlo post-emergencia de malezas mojando las plántulas. aunque bajas dosis de aplicación son necesarias para evitar la fitotoxicidad de las plantas bajo tensiones de humedad y/o en suelos de texturas muy livianas (Izquierdo. todo dentro de un marco económico razonable (Mora. Atrazina (triazina). cuando presentan dos a cuatro hojas verdaderas. bianuales y perennes provenientes de semillas. La eficacia en la aplicación de un herbicida varía de acuerdo al sitio. /18 modo de acción es sistémico y residual. así como del objetivo del tratamiento. 1996). 1996).000 ppm (Izquierdo. En el caso de las malezas perennes los herbicidas sistémicos deberán aplicarse cuando ocurra el máximo movimiento de hidratos de carbono hacia los órganos subterráneos y exista suficiente superficie foliar para asegurar la entrada del herbicida. pre y post- plantación. 1996). 1996). Su uso debe ser restringido en suelos arenosos y/o con bajos contenidos de materia orgánica debido a la gran movilidad del producto en el suelo. es absorbida por medio de las raíces (con algo de absorción foliar) y luego es translocada a las hojas donde inhibe la fotosíntesis. es decir si corresponde a un control parcial (disecación de corto plazo) o total. es decir desde la raíz hacia las hojas y ramas. los herbicidas de cualquier tipo de absorción (foliar o radicular). la forma de aplicación. no ocurre lo mismo con las especies del género Eucalyptus sp. Simazina (triazina) y Velpar (triazinona). Una vez absorbida la hexazinona se mueve dentro de la planta en forma principalmente acropétala. Por esta razón. La selección del producto a utilizar depende básicamente de la composición de las malezas (especie y densidad) y del estado de desarrollo de la vegetación a ser tratada. Aunque este herbicida es bastante tolerado por el pino. deberían aplicarse cuando las malezas presentan poco desarrollo y están creciendo activamente (Izquierdo. Las malezas anuales son más sensibles en sus primeros estados de desarrollo. la dosis aplicada y el tiempo de aplicación (Izquierdo. Todas las malezas anuales. Mientras mayor sea la relación parte aérea/ parte subterránea mayor será el efecto del herbicida (Izquierdo. . 1996). son: Roundup (fosfonato). las malezas. El Pino insigne es tolerante a la hexazinona. es así como comienza a presentar la sintomatología característica. que implica la muerte de las especies competidoras. 1996). es decir. el cual presenta una solubilidad en agua de 33. Los herbicidas más utilizados en plantaciones de Pino insigne. son más sensibles a los herbicidas en el estado de plántula. Garlón (derivado del ácido picolínico).

herbáceas y leñosas (Campos.0 kg/ha y como resultado se obtuvo un satisfactorio control de maleza.0 hasta 5. Lo anterior resulta importante para activar el herbicida. se realizaron aplicaciones con herbicidas a los cinco meses y dos años después de la plantación. En general Velpar es recomendado para aplicaciones en plantaciones de coníferas. para controlar malezas anuales. la ausencia de lluvia impide la incorporación del producto al suelo. Uno de ellos fue Velpar. en plantaciones de Pino insigne. 1996). todas las especies aparecieron fuertemente afectadas nuevamente y muertas un mes más tarde (Campos.3H)-dione] ingrediente activo (i. /19 El herbicida comercializado internacionalmente como "Velpar" 90% PS. lo que facilita la absorción por las raíces. cuya formulación química es [3-cyclohexyl-6-(dimetilamino)-1-metil-1-3-5- triazina-2-4(1H. Si no se controlan. desde donde es movilizado a las partes clorofílicas. perennes. nutrientes (especialmente nitrógeno) y agua se producirá tan pronto como se realice la plantación. Se ensayaron diferentes tipos de herbicidas y diferentes dosis de ellos. EPA N° 352-378). 1987). aliaga y especies nativas como el maqui. 1987).) de la familia de las triazinonas (Registro. y su fabricante es E. interfiriendo en la fotosíntesis. Es más efectiva cuando las malezas se encuentran en activo crecimiento y las temperaturas son cálidas (Izquierdo. lo que se puede lograr mediante una buena preparación química del sitio. que contiene 900 g de Hexazinona por kilogramo de producto comercial. Velpar es un herbicida inhibidor fotosintético.a. Sin embargo. entra a la planta a través del follaje y raíces. La hexazinona. DU PONT DE NEMOURS & CO. 1996). requiere de humedad en el suelo para su aplicación o bien necesita la presencia de precipitaciones entre 10 y 20 mm dentro de las dos siguientes semanas después de la aplicación. el cual se aplicó en dosis de 2. éstas germinan y emergen a través de toda la primera estación de crecimiento y aquí surge la necesidad de realizar un control de malezas por medio de herbicidas (Izquierdo. se debe realizar en un sitio libre de malezas arbustivas leñosas. es un polvo soluble en agua. En ensayos establecidos en Valdivia con el propósito de controlar vegetación competitiva compuesta fundamentalmente por retamillo. después de una lluvia. (INC. resultando una recuperación de las malezas leñosas 30 días después de la aplicación. especialmente en el suelo.) (Izquierdo. sin encontrarse efectos tóxicos sobre las plantas de pino. matico y rebrote de roble.I. quila. 1996). Además se obtuvo incremento en altura y diámetro de hasta . una competencia muy estrecha por luz. En el control de malezas antes de la plantación debe tomarse en cuenta que el establecimiento de especies forestales como Pino insigne y Eucalyptus sp. Las malezas compiten por el agua mucho antes que puedan sombrear a la especie forestal.

encontrándose que para los mejores tratamientos el incremento máximo en diámetro fluctuaba entre 7 y 320%. /20 57% y 146% respectivamente sobre las plantas que no tuvieron tratamiento (Barriga. se aconseja reforzar el control de malezas después del establecimiento. oscilando entre 2 y 81%. Además. 1996). puesto que este herbicida es bastante tolerado por esta especie. Campos (1982) observó que las plantas de Pino insigne que crecen suprimidas por malezas arbustivas concentran principalmente su crecimiento en altura debido a la fuerte competencia por luz. Se han obtenido en Chile resultados similares con la aplicación de herbicida en plantaciones de Pino insigne. Sin un control de las malezas. mientras que en sectores húmedos la ventaja es de un 50% (Izquierdo. 1987). para el incremento en altura este valor fue bastante inferior. pueda recuperar la planta el tamaño normal de su copa y aumente su masa foliar. Esto explica por qué la respuesta en altura de la planta luego de disminuir la competencia no es alta en el primer año. la planta puede aumentar su crecimiento en diámetro. 1996). otorga claras ventajas económicas. En Australia el control de malezas en plantas de Pino insigne. pero se presume que el aumento en la penetración de luz y la menor competencia por suelo y agua. entre dos a tres semanas seguido del . Tales plantas se caracterizan por presentar una copa muy reducida. hay una mayor entrada de luz que favorece el crecimiento de los pinos que están bajo o entre la maleza. En ensayos con control de malezas por medio de hexazinona se ha obtenido una ganancia en el crecimiento de los árboles la que persiste al menos hasta la edad del primer raleo. permitiendo esto incrementar su actividad fisiológica y su desarrollo (Barriga. menor diámetro en relación a la altura. Después del establecimiento y para el control de malezas dicotiledóneas anuales y algunas arbustivas de semilla. Al producirse la muerte o disminución en la altura media de las malezas. 1987). en sitios con malezas leñosas el control de malezas puede proporcionar bastantes beneficios económicos. los costos por raleos y podas pueden ser un 67% más altos (Mora. con aplicaciones post-plantación lo más temprano posible. En cambio. por efecto del herbicida. sin embargo. aproximadamente entre los 14 y 16 años. 1987). son del orden de 100 a 200%. muestran que las ganancias en volumen promedio aportadas por el control de malezas después de la plantación es sitios secos (menos de 1000 mm anuales). escasa ramificación y aspecto general de una vara delgada (Barriga. en la forma de mejorar el acceso para las operaciones silviculturales y reducir los riesgos de incendios. además de gramíneas anuales y perennes la aplicación de hexazinona en Pino insigne ha demostrado excelentes resultados. Los resultados del control de malezas después de la plantación en Nueva Zelandia. Debido a esto.

a diferencia de las parcelas con el tratamiento testigo cuyo volumen alcanzó a 236 m3/ha. /21 término de la plantación. En términos de crecimiento en volumen a la edad de 16 años las parcelas tratadas con hexazinona a tasas de 2 y 4 kg/ha. a los dos años de la plantación. más aún se señaló que el menor crecimiento en altura provisto por la tasa más alta de aplicación puede indicar alguna fitotoxicidad. en cambio para las parcelas con control de malezas fue mayor al 90%. el control se hace mucho más difícil debido al tipo de malezas presentes. se debe esperar hasta que la mayoría de las especies se encuentren en un adecuado estado de crecimiento. Antecedentes de ensayos en cuatro sitios en Nueva Zelandia mostraban incrementos substanciales en el volumen de 71 m3/ha a edades de 8 a 11 años. Esta diferencia en volumen se atribuyó a la escasa sobrevivencia de las parcelas testigo (Izquierdo. donde las malezas alcanzaban una altura entre los 10 a 30 cm y en algunos casos cubrían los pinos. sin embargo. a las características físicas del suelo y a las bajas precipitaciones o contenido de humedad que afectan la eficacia de un herbicida residual (Izquierdo. 1996). hay que considerar que una vez que las malezas han emergido. En este mismo país. 1996). la altura de las plantas tratadas con herbicidas a 2 kg/ha fue significativamente mayor que en las tratadas con aplicaciones de 4 kg/ha y sin aplicación. fueron mucho más significativas que el tratamiento aplicado con 2 kg/ha y el testigo indicando una prolongada respuesta al control de malezas. Respecto de la época de aplicación los tratamientos para el control de malezas arbustivas leñosas con hexazinona. durante la aplicación del herbicida. Por otra parte. en rodales tratados con hexazinona. lo que sucede aproximadamente en noviembre. 1996). fertilización y control de malezas con dosis de cero. efectivamente controlaron las malezas a diferencia del tratamiento testigo que finalmente fue cubierto por estas. debido a que el período en que la planta tendrá disponibilidad de agua y nutrientes. dos y cuatro kg/ha de hexazinona. Además. Este mismo ensayo también reveló que las aplicaciones de 2 y 4 kg/ha del herbicida. las diferencias en altura de las plantas entre el tratamiento con 4 kg/ha. se hicieron también experiencias de preparación del suelo. es muy corto y coincide con el período de máxima germinación de malezas. aplicados tres meses después del establecimiento de plantas de Pino insigne. se deben aplicar sobre malezas o renovales en crecimiento activo. Es así que a la edad de un año. especialmente luego de una corta o quema. cuando los suelos están tibios y aún húmedos puesto que las realizadas en otoño e invierno son menos efectivas que las realizadas de primavera (Izquierdo. Los resultados a la edad de 2 años indicaron que para las parcelas testigos la sobrevivencia media fue de 35%. respectivamente. presentaron un volumen de 465 y 534 m3/ha. .

a los 4 años de edad de la especie. En 1995. 1996).0 kg/ha respectivamente. y un control de malezas en forma completa antes del establecimiento arroja un volumen más significativo que en los tratamientos en franjas o en manchas. Además. El tercer sitio. Si se ha realizado control en franjas antes de la plantación. Se han tenido experiencias aplicando en manchas. El experimento fue establecido en tres sitios de segunda rotación. El control de malezas durante los dos primeros años de crecimiento del Pino insigne es de gran importancia. Esta forma de aplicación arrojó una respuesta en volumen 35 veces mayor que el testigo sin control de malezas. para los tratamientos en franjas y completos. los costos extras . un año después de la aplicación. se logra un incremento en volumen de 20 a 35% al aplicar un segundo control completo sobre las malezas. 1996). en Nueva Zelandia las malezas leñosas son difíciles de controlar. Sin embargo. 1996).5 kg/ha y 5. este nivel de control no mejoró el crecimiento de las plantas de Pino insigne y las aplicaciones con dosis de 4 kg redujeron la cobertura de malezas a un 10% resultando un significativo aumento del crecimiento inicial de la especie. prescribió el control de malezas en intensidades variables de superficie desde tazas de 1 m de diámetro para sectores con gramíneas menores a 50 cm de altura. y aplicaciones de hexazinona en dosis de 2 kg/ha reducen considerablemente la densidad de las malezas de un 55 a un 30%. arrojó una sobrevivencia de 93% (Izquierdo. Por ejemplo. esta dosis brindó a al edad de 14 años un volumen adicional cercano a 30% con respecto a las parcelas controles (Izquierdo. o eliminar las malezas en todo el área plantada. señalan que el tratamiento testigo en los dos sitios fue de 75 y 86% respectivamente. el tratamiento completo posterior puede incrementar el volumen que entre un 17 y 68% respecto a no hacerlo. Los resultados obtenidos en términos de sobrevivencia a la edad de un año. que era más fértil. La prescripción en la aplicación del herbicida depende si el objetivo es liberar a los pequeños árboles de la competencia directa de malezas. Ensayos en 1995 con Pino insigne en Australia. En términos de costos. Forestal Mininco. en bandas y de forma completa. tazas de 2 a 3 m2 para gramíneas mayores a 50 cm de altura y bandas en aquellos terrenos con preparación de suelos o con distanciamiento entre hileras de 4 metros (Izquierdo. se utilizaron 10 combinaciones de tratamientos aplicando herbicidas como hexazinona (Velpar) y atrazina disueltos en 300 l de agua por hectárea a una tasa de 1. /22 Con relación al tipo de malezas. señalaron que el crecimiento inicial de la especie es maximizado con la aplicación completa de un control de malezas durante los dos primeros años de crecimiento. La forma de aplicación del herbicida varía según la intensidad de control. en zonas con regímenes de lluvia de 700 a 800 mm anuales.

1996). /23 iniciales incurridos por el control completo de malezas. son más que compensados por el incremento de los retornos a través de la rotación (Izquierdo. .

Con fertilizaciones oportunas. El objetivo principal de todas las medidas de fertilización es el aumento de la producción de madera debido a las mayores necesidades mundiales. en plantaciones ya establecidas y en bosques de segunda rotación.4. lo que brinda ventajas en las futuras labores de manejo del rodal (Barriga. con el fin de superar las condiciones desfavorables del sitio y soportar bien la competencia de la vegetación espontánea (Cirano y Goffard. 1987). Fertilización forestal. para así evitar que sea la vegetación competidora la que se beneficie por ella. caracterizados por cosechas repetidas y excesivas en la producción de cereales. está en asegurar la sobrevivencia inicial y en acelerar el crecimiento de las primeras etapas de la plantación de Pino insigne. 1987). Las formas de producir alteraciones del suelo pueden tener efectos positivos o negativos para el ecosistema y especialmente en la nutrición de la planta y en la fertilidad del suelo forestal (Francke. /24 B. para lograr incrementos anuales de 1 a 4 m3/ha en un período de tiempo de 15 años. por el momento. su objetivo es entregar un depósito de elementos nutritivos que fortalezca las plantas y éstas sobrepasen en corto tiempo a las especies . como en Europa (Francke. Cuando una plantación se fertiliza al establecimiento. 1988). la fertilización mineral los primeros años de vida de la plantación puede ser uno de los métodos más efectivos para disminuir el costo de producir madera y la forma más apropiada para acelerar el crecimiento. El suelo forestal es un componente muy importante del sitio. La fertilización mineral es una de las técnicas más utilizadas para corregir deficiencias nutricionales. En algunos de ellos ha habido también incendios sucesivos. Si se pretende acortar la rotación. 1988). Las deficiencias en elementos nutritivos pueden llegar a ser importantes en la primera rotación de pino. también se beneficia la uniformidad de la plantación. después de su última aplicación. ya sea con actividad antropógena involuntaria o a través de planificadas intervenciones. Las medidas de fertilización se deben adecuar a los sitios y especies forestales. La disminución de fertilidad de los terrenos que se usan para las plantaciones se debe a que han estado expuestos a una agricultura abusiva. 1987). El papel más importante de la fertilización. La fertilización permite mantener la productividad de los sitios y acelerar el crecimiento del rodal en sus diferentes etapas: al establecimiento. El máximo beneficio de una fertilización se produce cuando ésta es aplicada al establecimiento de una plantación y debe de ubicarse en forma localizada. como también en las subsiguientes. que puede ser susceptible a modificaciones en forma natural por la silvicultura. La necesidad de fertilizar aumenta en sitios marginales y donde se usa el método de tala rasa para restablecer una plantación con especies de rápido crecimiento (Barriga.

para que puedan en todos los aspectos entregar rendimientos óptimos y así también asegurar el principio fundamental forestal del rendimiento sostenido (Francke. como análisis de suelos y análisis foliar o acicular. a través de ensayos de fertilización previamente establecidos (Francke. por métodos analíticos. Barriga (1987). excluyendo sitios con breves períodos de crecimiento. Los análisis químicos y físicos de suelos de los métodos con que se cuenta deben ser ejecutados por laboratorios de universidades o institutos especializados. sean transformados en sanos. con un aumento de la resistencia contra daños y enfermedades de especies forestales. El pH del suelo es igualmente utilizable. 1988). 1988). 1987). Durante esos 15 años se probaron diferentes dosis de superfosfato y sulfato de amonio. 1988). La determinación de las necesidades puede ser ya sea por métodos visuales. Esta técnica puede sin embargo. destacando entre ellos los siguientes ensayos: . La aplicación de fertilizantes en la actividad forestal debe hacerse para que sistemas enfermos o incompletos nutricionalmente. con un buen nivel de materia orgánica y de elementos nutritivos disponibles. /25 competidoras. formas húmicas. 1988). 1988). composición de la vegetación edáfica y presencia de síntomas foliares. Otras evidencias que permiten estimar la necesidad de fertilizar en rodales forestales son el crecimiento que presente y el grado de aprovechamiento y pérdidas nutritivas. Además del diagnóstico nutricional se debe considerar la factibilidad técnica de fertilizar según el sitio y el rodal. pues en sitios secos se logran significativos efectos cuando existen significativas deficiencia nutritivas. Fósforo total. Nitrógeno total. pues tiene limitaciones calóricas (Francke. Especialmente relevante para el silvicultor resulta la determinación de Carbono total. valores de pH y granulometría textural. cuando los árboles reaccionan con alteraciones características de sus órganos de asimilación. En el sitio se debe considerar también el régimen de temperaturas. antecedentes respecto de la fertilidad del suelo como: descripción del perfil de suelo. así como métodos que determinan los cationes básicos y ácidos de la fase de intercambio u otros relativos a la fase soluble del suelo. disminuyendo por tanto el gasto en tratamientos de control (Francke. A través de la fertilización se mejoran además las funciones sanitarias. Respecto del sitio se debe considerar el régimen de agua. cita un resumen de ensayos de fertilización en el establecimiento en Pino insigne efectuados en Nueva Zelanda entre 1960 y 1975. y en sitios sobresaturados de agua. no ser necesaria en suelos fértiles. la deficiencia de oxígeno impide la absorción nutritiva. eliminar las malezas (Barriga. muchas veces es más adecuado en tales casos. este parámetro describe el grado de acidez o basicidad del suelo y entrega información respecto de las necesidades de cal de un sitio (Francke.

Al finalizar la década de los 80. Un estudio en donde se aplicaron varias dosis de nitrógeno y fósforo al establecimiento de Pino insigne en diferentes sitios. obteniéndose como resultado 7. fósforo. /26 • En 1966 se probaron varias dosis de superfosfato y además una mezcla de superfosfato con sulfato de amonio. Es conveniente donde por medidas de aclaramiento y/o trabajos de laboreo del suelo no se produzca una mineralización suficiente de la hojarasca. para obtener el mismo objetivo.125 kg/ha de superfosfato para obtener una respuesta máxima económica del Pino insigne. por ello demandaría mayor cantidad de nutrientes (Cirano y Goffard. calcio. sin embargo también hubo un aumento de 6% en la mortalidad de los individuos fertilizados. es una conífera exigente en lo que se refiere a sus necesidades de elementos nutritivos. 1988). • En 1968. Esta situación se debería a la mayor rapidez de crecimiento del Pino insigne. En sitios con deficiencia de fósforo. se pueden emplear para posibilitar la regeneración del rodal. obteniéndose mejores respuestas a la aplicación de 112 g por planta de superfosfato. que . ya sea para corregir o prevenir deficiencias de alguno o varios elementos. magnesio. en términos relativos. los silvicultores ya disponen de una gran variedad de compuestos químicos que pueden aportar elementos nutritivos como nitrógeno.3 cm adicionales en altura al año. ha logrado respuestas considerablemente mayores al establecimiento y crecimiento inicial del Pino insigne (Barriga 1987). se necesitan 1. demostró que estos fertilizantes no se justifica aplicarlo sin un control de malezas. respectivamente. se aplicó 85 g por planta en un plan piloto. Por otro lado. fosfato diamónico. El Pino insigne. demostró incrementos adicionales de 3 a 4 mm anuales en el diámetro de cuello. en tanto que Pinus elliottii y Pinus taeda requieren 680 kg/ha. la fase de regeneración de crecimiento juvenil y fase de desarrollo fustal (Francke. como también para mantener o aumentar la productividad de los sitios (Barriga 1987). Se puede realizar en la fase pre-regenerativa (fertilización preparatoria). con un incremento de 30 cm supe- rior al testigo después de dos años. en forma de una mezcla 3:1 de superfosfato y sulfato de amonio respectivamente. • Una aplicación de 15 g nitrógeno elemento por planta más 15 g de fósforo e1emento por p1anta como superfosfato con urea o bien. la combinación de fertilización y aradura. de tal forma. Bajo esquemas de silvicultura intensiva tanto en bosque como en plantaciones forestales se pueden distinguir medidas de fertilización generales de acuerdo a la fase de desarrollo del bosque. En la fase pre-regenerativa las medidas de fertilización denominadas "fertilización preparatoria". potasio. boro y cobre entre otros. 1987).

9 Las ventajas de su realización se pueden resumir: 9 Una disminución de la caída de plantas y aumento de la resistencia contra agentes dañinos. La presencia de procesos de acidificación de suelos requiere ser atenuada. La fertilización en rodales en . 9 Posibilitar y favorecer la introducción de especies exigentes en cuanto a suelo. Los fertilizantes se suministran fundamentalmente en esta fase a cada planta (fertilización local) o por hileras (fertilización por banda). /27 la regeneración bajo el dosel de los rodales maduros pueda tener éxito (Francke. 1988): 9 Asegurar el establecimiento de la plantación. 1988). especialmente favorables en áreas con susceptibilidad a las heladas. una buena nutrición. como consecuencia de sus pequeñas raíces. Los árboles vienen con una buena nutrición de vivero y la absorción del fertilizante sería muy baja. La realización de una fertilización dirigida en la etapa de regeneración de crecimiento juvenil tiene los siguientes objetivos (Francke. las plántulas con la plantación pierden a veces. ocurre lo siguiente: las plantas de viveros forestales presentan. Por ende. cuidados culturales y protección. a través de plantación. En general se substituye este tipo de fertilización cuando se ha realizado la fertilización preparatoria. pudiendo enmascararse la deficiencia del nitrógeno por la de otros elementos. 1988). algunas raíces. por encalados o fertilización calcárea (Francke. Por lo tanto. 1988). fuertes deficiencias nutritivas se identifican prontamente en hojas y acículas. En la fertilización en etapa de regeneración se consideran las siguientes modalidades (Francke. la fertilización en el primer año de establecimiento no tendría sentido. 9 Disminuir los costos de mejoramiento. en la generalidad. Con la formación de un nuevo bosque. Al contrario. Dado que las raíces han crecido en el segundo año es posible una mayor absorción nutritiva. sufriendo de deficiencias nutritivas cuando el suelo no puede suministrar a las raíces elementos nutritivos. 9 Un aceleramiento del crecimiento en altura. además. 1988): • Fertilizantes específicos: los cuales corrigen las deficiencias nutritivas presentes. En la dosificación y aplicación en la superficie debe ser considerado que no ocurra una sobredosis en la distribución de fertilizante (Francke. las plántulas tienen a menudo pequeñas raíces (una gran parte de su masa radicular se pierde con el transporte). vegetación invasora y fauna dañina (Francke. • Activación de cubiertas húmicas: esto se logra a través del suministro de una fertilización básica (cal y fosfatos) simultáneamente con trabajos de laboreo del suelo. 1988). en el segundo año no tienen reservas o son muy bajas.

1988). 1988). cuando las raíces tienen una capacidad de absorción suficiente (Francke. empezar con la fertilización con nitrógeno en todas las áreas donde se ha diagnosticado la deficiencia (Francke. Recién en la fase fustal media se justifica. 9 Aumentar la fructificación para favorecer la regeneración natural. En una fertilización armónica no se provoca extendimiento radicular horizontal. directamente como . Pinus silvestris y Fagus silvatica hasta 2 m3/ha/año (Francke. se produce una pausa en la fertilización hasta fase fustal joven. La calidad de la madera en general no se ve dañada dado que el ancho de los anillos no será mayor en comparación a los rodales que se desarrollan en sitios de buena nutrición (Francke. Además. En el intertanto es posible. El calcio por su parte influye en el crecimiento de los árboles forestales. El incremento tendrá un efecto duradero en el tiempo dependiendo de la situación nutricional original y otras condiciones de crecimiento. Cuando la fase de crecimiento juvenil (estado brinzal y latizal) ha culminado con el cierre del dosel. A continuación se detallan la influencia de algunos elementos en el desarrollo y crecimiento de las plantas (Cirano y Goffard. 1988). /28 fase de crecimiento juvenil. 1988): 9 Aumentar la producción de madera. técnicamente suministrar en rodales densos los fertilizantes vía aérea. hasta 6 m3/ha/año. Una fertilización en este período es escasamente rentable dado que muchos árboles presentan mortalidad natural o son extraídos mediante raleos. 9 Mejorar el suelo para ampliar las posibilidades silviculturales. Las medidas de fertilización tienen los siguientes objetivos (Francke. debido a que al entrar en otra clase diamétrica será mejor evaluado el m3 de madera. 1987): • Calcio: No se conoce bien la función exacta que desempeña el calcio en el crecimiento de las plantas. se pueden obtener los siguientes incrementos: Picea abies y Abies alba. 1988). A través de dosis equilibradas de fertilizantes minerales en ensayos de fertilización. 1988). Esto conduce no sólo a un aumento de la producción volumétrica. podría verse alterada la poda natural de algunas especies por cambios en la dotación nutricional. se aplica a partir de cuarto o quinto año. A través de la fertilización mineral se favorece de igual manera el desarrollo radicular de los árboles como también la masa vegetacional sobre la superficie. sino que las raíces de árboles fertilizados penetran rápidamente en profundidad buscando nuevas fuentes nutritivas (Francke. Se considera esencial para la salud de las paredes de las células y que contribuye la desarrollo de la estructura de las raíces. pero se cree que contribuye a la translocación de carbohidratos en la planta. sino también a madera de mayor valor. por ejemplo.

1987): 1. ha señalado que en algunos bosques. 1987). comenzando por las hojas situadas más abajo y continuando en un proceso ascendente. los tejidos afectados pueden secarse y morir. Las hojas son anormalmente pequeñas. La estructura del tallo se debilita. Interviene además. participa en la translocación del almidón al interior de la planta. mueren a la primavera siguiente. piedras calizas y en muchos minerales. Cuando la deficiencia es aguda. 2. En lo que se refiere a deficiencias de calcio. Las hojas de la planta son quebradizas y tienen tendencia a rizarse hacia arriba. Asimismo. 2. Ayuda igualmente. las ramas son débiles y están sujetas a infecciones de hongos. al aumentar la permeabilidad de las paredes de las células. al formar un material cementante. 1987): 1. parece estar asociado con la falta de calcio. Los bordes de las hojas afectadas (habitualmente las más recientes) tienen una apariencia festonada. Los síntomas de una planta a la que le falta magnesio son (Cirano y Goffard. 5. entre las paredes celulares. cuando la deficiencia del fósforo es severa (Cirano y Goffard. con frecuencia. el flujo de resina en los fustes y alrededor de las yemas. se considera que es esencial para la formación de aceites y grasas y es posible que contribuya a la absorción del fósforo de las plantas y su posterior transporte. Ordinariamente. una coloración verde oscura. La planta tiene tendencia a desprenderse prematuramente de los brotes 4. A su vez el calcio actúa sobre la solubilidad y disponibilidad del boro. en la absorción del agua y de los nutrientes. 3. Es particularmente importante en el desarrollo de las raíces y de los pelos radicales. El calcio es abundante en las rocas ferromagnésicas. . /29 elemento nutritivo. se les caen las hojas prematuramente y. Las hojas pierden su color en las puntas y entre las venas. dependiendo del grado de deficiencia. • Magnesio: el magnesio es un ingrediente esencial de la clorofila y. La punta de crecimiento de la planta (brote extremo) muere cuando la deficiencia es muy grave. ordinariamente. Es elemento activo de los materiales cálcicos utilizados para corregir la acidez del suelo y se presenta en el yeso (sulfato cálcico) que se utiliza en el tratamiento de suelos salinos y/o alcalinos. anormal. e indirectamente afectando la reacción del suelo y otras propiedades de él. 4. Los síntomas de una planta a la que le falta calcio son (Cirano y Goffard. 3. 1987). en la resistencia de los tejidos. En los árboles. junto con el magnesio (Cirano y Goffard. el follaje no afectado en esa forma tiene. probablemente.

Los síntomas de una planta con carencia de boro son (Cirano y Goffard. 1987). cambios notables en la punta del brote extremo de las plantas. sólo reduce las deformaciones. U. Cuando la deficiencia de boro produce muerte de la yema terminal. . sólo el ápice principal resulta afectado. el extremo final de las plantas no se desarrolla convenientemente. 1987). en una rama determinada (Cirano y Goffard. La deficiencia de boro producía daños característicos en las flechas de Pino insigne de un año. Se podría confundir esta deficiencia con las decoloraciones causadas por hongos. más pálida en la base que en la punta.5% de boro soluble en agua a 80°C (Laboratorio de Nutrición y Suelos forestales. pero la deficiencia del elemento nutritivo causa clorosis muy regulares en todas las agujas. El boro. Instituto de Silvicultura. se caracteriza en el Pino insigne por clorosis de la punta de las agujas primarias y secundarias. Es necesario agregar P y N. Los meristemas forman nuevas yemas espontáneamente y así el hábito de la planta resulta alterado. rara vez aumenta el crecimiento de los árboles. • Boro: el boro está asociado a la utilización del calcio al interior de las plantas.A. Los brotes con deficiencias de boro son pequeñas. 1987). 2.Ch. 1987): 1. y en tercio superior de la copa. La clorosis (color amarillo dorado) es muy regular en todas las acículas de una misma edad. causa la muerte a la planta (Cirano y Goffard. en tanto que el hongo deja bandas amarillas. y deformación de la parte no lignificada. 3/10/86 citado por Campos. debido a deficiencias de boro. Una forma de aplicar boro es con boronatrocalcita contiene generalmente entre 5. por sí solo. juntamente con B. para obtener respuestas en el crecimiento (Cirano y Goffard. con pérdida de agujas. pero sí reduce el crecimiento y el largo de las acículas. entre zonas más verdes. frecuentemente. deformadas y matizadas de zonas de color café rojizo. Siempre que la proporción del calcio con respecto al boro se hace desequilibrada. 1987). Una escasez aguda de boro produce en primer lugar. La clorosis de los ápices de las agujas del año anterior es más marcada a fines de primavera. Puede morir la flecha. Bajo esta parte muerta hay una zona de transición que presenta acículas decoloradas y cortas. 1987). y se concentra en algunas partes de la planta (Cirano y Goffard. /30 La sintomatología de la deficiencia de magnesio. La cantidad necesaria para las plantas es extremadamente baja y un ligero aumento sobre la cantidad necesaria produce una toxicidad severa que. El brote final adquiere una tonalidad verde pálida. y un crecimiento anormalmente abundante de fascículos bajo esa zona.5 y 6% de elemento boro en una extracción con HCl al 10% y 2.

son más efectivas que las realizadas al voleo. sólo algunos se emplean en la fertilización forestal. El calcio en suelos de textura pesada y con pH ácido (4. 1987). Las dosis empleadas varían entre 0. aplicaciones en hoyo de elementos como boro en suelos arcillosos. en tasa o en surco (Barriga. recuperándose las plantas de los síntomas producidos por la deficiencia (Cirano y Goffard. inadecuadas para árboles forestales o suelos forestales (Francke. hasta 4 años después de la plantación (Cirano y Goffard.3 a 0. finamente molida. El magnesio se puede aplicar. Esta aplicación se hace durante la preparación del suelo para la plantación. La razón estriba en la formulación química y/o relación en la composición nutritiva en fertilizantes múltiples.8 y 6. 1988). pueden reducir considerablemente la marchitez del ápice.0) puede llegar a aplicarse hasta 10 toneladas por hectárea. en las siguientes dosis: (i) Solución de 0. Respuestas adecuadas se han obtenido usando boronatrocalcita en dosis de 2. Respecto al método de localización de los fertilizantes. a veces. La época ideal de aplicación es en primavera. ácido bórico con 17% de boro. en soluciones y en seco. Puede aplicarse en forma de dolomita. 1987). bórax. con 11% de boro. en el follaje y aunque se han detectado niveles más bajos. alrededor de la planta.0 g de boro por planta. el nivel crítico estaría entre 0. /31 Se deben hacer aplicaciones preventivas de boro en aquellos sitios que presenten un abastecimiento insuficiente del elemento.1 g de boro por planta. Las aplicaciones por planta de 0. En lo que se refiere a los compuestos boratados más usados se puede citar la boronatrocalcita. las dosis son menores. en una cantidad de 30 a 50 kg por hectárea. dependiendo del pH del suelo y de su contenido en calcio y magnesio (Cirano y Goffard. a diferentes distancias. con un 14% de boro.4 g de boro. Del sinnúmero de fertilizantes minerales que son ofrecidos por la industria. Esta aplicación deberá efectuarse antes del segundo año de plantación para evitar las deformaciones causadas por la deficiencia (Cirano y Goffard. 1987). 1987). Con respecto al magnesio. Fertilizantes fácilmente lixiviables como los nitrogenados o potásicos deben ser aplicados en primavera. 1987).06% y 0.4 g de bórax por litro de agua y (ii) 25 g de bórax en el suelo. cuando . 1987). mezclando con otros fertilizantes. obviamente (Cirano y Goffard. la que contiene alrededor de 22% de calcio y 10 a 13% de magnesio. siendo éstas.08%. tuvo una respuesta muy rápida. El material es de acción lenta y se aplica en dosis de 375 a 700 kg por hectárea. Ensayos con aplicaciones de bórax. En suelos menos ácidos y de textura arenosa.

Su aplicación se realiza en forma local (planta a planta) y en laderas arriba o en la parte superior de la pendiente (Francke. se logra una absorción integral del nutriente. en gran parte. En todas las medidas de fertilización deben considerarse las posibilidades de escorrentía superficial y lixiviación en profundidad. con trabajos mecánicos de superación de suelos y cuando la fertilización se realiza a continuación con medidas silviculturales intensas (especialmente tala rasa) (Francke. especialmente a través de la aceleración de los procesos de mineralización. Cales y fosfatos pueden suministrarse durante todo el año debido a que ellas son lixiviadas en el suelo en forma lenta. ellas pueden permanecer en el límite cuando las medidas son aplicadas en forma cuidadosa. o bien no se lixivian. Dichas pérdidas son. De esta forma. De realizarse una fertilización en pendiente alta debe ser ejecutada un poco antes o durante el período de crecimiento. pero. De esa forma. se pierde una parte de la substancia orgánica y por otra los elementos nutritivos infiltran y contaminan hasta la napa freática base y aguas superficiales. cuando son grandes cuencas o algunos sectores de ellas son afectadas por estas. que no se pueda originar una concentración excesiva de fertilizante. Como consecuencia se produce una pérdida de elementos nutritivos. puedan concluir su período de crecimiento. 1988). 1988). por el contrario. se ocasiona una sobrealimentación de las aguas . En plantaciones recién establecidas. En suelos pantanosos y arenosos debe aplicarse potasio y magnesio y en caso de ser necesario también cal en los meses de agosto a octubre. 1988). La fertilización de tipo local y en hilera debe ser ejecutada de tal forma. en el suelo por ejemplo. en suelos con maleza. Dichas pérdidas no son tan cuantiosas cuando las superficies afectadas son pequeñas. inevitables y representan a menudo el precio que se paga por el mejoramiento de la productividad. Sin embargo. se aplican los fertilizantes recién cuando el suelo ha sido laboreado y no existe peligro de rebrote. antes del otoño. 1988). El nitrógeno no debe ser aplicado en forma tardía en relación al período de crecimiento para que las ramas. así como también su lignificación. Estos efectos secundarios se pueden producir con dosis altas. En general los fertilizantes potásicos y magnésicos deben aplicarse al comienzo de primavera (Francke. especialmente cuando se fertiliza al voleo (Francke. La fertilización junto con solucionar el objetivo principal provoca efectos secundarios en el ecosistema forestal. /32 comienza el crecimiento radicular de la planta.

También en Australia. K. 1996). además de una aplicación conjunta de fertilizante y herbicida. 1987).5.1. 1988). Fertilización y control de malezas. los resultados han sido alentadores. Estas dos técnicas silvícolas combinadas tienen efectos que se traducen en un mayor crecimiento inicial y en un mejor desarrollo futuro de las plantaciones (Mora. B. produjo los mayores incrementos en el área basal de las plantas. variación del tamaño de la fibra como reacción al mejoramiento de las condiciones de crecimiento. a través de la aplicación combinada de fertilizantes y herbicidas. se emplearon diversos métodos de preparación de sitios. 1988). P. 1996). Al cabo de tres años los . Mg. Aquellas zonas en las cuales existe dicho peligro se deben excluir de la aplicación de medidas de fertilización (Francke. dañando la calidad del agua considerablemente. destinado a observar el efecto de la preparación de suelos. mientras que la fertilización por sí sola tuvo un bajo impacto resultado en el crecimiento. en una plantación de Pino insigne en un área recién explotada de Pinus pinaster. el control de malezas combinado con una fertilización compuesta (N. el control de malezas y la fertilización en plantaciones de Pino insigne al establecimiento. Tratamientos combinados. a través del aumento de tamaño y cantidad de hojas. S y B). En un ensayo establecido en el sur de Australia en 1977. con respuestas significativamente superiores a los testigos. es preferible dirigir el capital hacia el cultivo de madera extra en la misma tierra. aumentando por lo tanto el peligro de caída por viento. independiente de la forma de preparación del suelo (Mora. Especialmente en especies de coníferas por la mayor oferta de nitrógeno se produce un aumento de la masa acicular y superficie foliar. A cierto nivel de costos de la tierra y otros costos agregados. Los bosques hoy en día son grandes reservorios y productores de agua. por tanto el conocimiento de los efectos secundarios de la fertilización en el bosque es de gran importancia (Francke. /33 superficiales de la napa freática con consecuencias ecológicas negativas. con el consiguiente debilitamiento en la estabilidad del volumen. en vez de plantar más tierras (Barriga. B. Numerosos estudios corroboran que existe un efecto sinérgico entre el control de malezas y la fertilización en plantaciones de rápido crecimiento.5. La fertilización también puede tener consecuencias negativas para el rodal. En general cuando se han aplicado los tratamientos combinados.

a través de técnicas de preparación de suelo y sitio (como el subsolado y el control de malezas) se logra incrementar en forma importante el crecimiento de las plantas forestales. Aplicaciones de superfosfato normal. lográndose mejorías en volumen de hasta 215% con 2 kg de Velpar por hectárea sobre las plantas de inferior calidad (Barriga. 1987). Además la respuesta de los pinos al herbicida fue significativamente mayor que la obtenida por la acción del fertilizante cuando se aplicaron por separados. 1987). las que en combinación con una fertilización llegan a ser significativamente superiores al crecimiento de las plantas no tratadas (Mora. ha contribuido significativamente al mayor desarrollo general de los árboles. El tratamiento testigo. 1987). 1996). /34 resultados indicaron que buenos crecimientos de Pino insigne se lograron con la combinación fertilizante con herbicida. concluyeron que su aplicación da mejores resultados sólo cuando se emplea en conjunto. ya sea en sitios con quema total o parcial de residuos. boronatrocalcita y sulfato de magnesio. pero no cuando se retuvo a los restos de explotación. fósforo y zinc. debiéndose controlar las malezas en esa etapa (Barriga. . y que además. Evaluaciones del efecto de esta combinación en plantaciones nuevas de Pino insigne. El efecto de varios factores sobre el establecimiento de Pino insigne. La aplicación combinada. donde los resultados son similares. especialmente en altura y área basal. cuando la quema fue localizada y en sitios arados (Barriga. La sobrevivencia y desarrollo iniciales de Pino insigne están fuertemente influenciados por las malezas presentes en el sitio. 1987). los mejores resultados se lograron en sitios con retención de restos de explotación. fertilización más control de malezas. se evaluaron al cabo de 18 meses concluyéndose que en plantas de mejor calidad se optimiza el efecto del herbicida. tales como la aplicación simultánea de fertilizante (60 g de urea por planta) y herbicida (1 a 3 kg de Velpar por hectárea). creció un tercio menos que el tratamiento con herbicidas (Barriga. mientras que cuando sólo se fertiliza. y dentro de éstos. Los beneficios de esta aplicación combinada. especialmente las de tipo herbáceas. los resultados son similares a los obtenidos con el empleo de herbicidas. calidad de planta y método de pulverización del herbicida. La aplicación de fósforo fue efectiva sólo cuando no se empleó quema y la de nitrógeno. quedan definidos en el primer año.

se han determinado que existen dos patrones básicos de respuesta de esta especie a las técnicas silviculturales. Los tratamientos aplicados consistieron en herbicidas Velpar en dosis de 1. estos autores también han demostrado que los tratamientos aplicados al inicio de la plantación. Sin embargo. en un terreno de topografía ondulada.2 y 3 kg/ha. denominados respuesta I y II. En la provincia de Arauco. mientras que otros tratamientos. como la fertilización y el riego. Se ha demostrado que la fertilización de Pino insigne al momento del primer raleo. los árboles tratados con esta combinación superaron a los testigos entre 22 y 38% en altura y entre 10 y 36% en diámetro de copa. suelos de textura arcillosa y vegetación competitiva conformada por un alto porcentaje de herbáceas. Como resultado de 25 años de una investigación en Pino insigne. sino que además. respectivamente (Barriga. En cambio. en cambio. 1987). Tratamientos como el control de malezas. cuando dominaron las malezas herbáceas el beneficio varió entre 48 y 91% en altura y entre 83 y 105% en diámetro de copa. Los resultados obtenidos en tal estudio fueron diferencias significativas entre las plantas testigos y las tratadas. La aplicación de urea tuvo aparentemente un efecto de toxicidad sobre las plantas ya que no se observó diferencias entre los tratamientos que solamente tienen herbicida y aquellos que combinan herbicida más fertilizante. poseen una fuerte influencia en la forma y ahusamiento del fuste. debido a un incremento relativo de los diámetros centrales. se encontró que al aplicar Velpar en dosis de 2 kg/ha se lograban incrementos en diámetro mayores de hasta 215. Cuando las malezas arbustivas dominaron el lugar. tanto en la aplicación exclusiva de herbicidas como también en combinación con fertilizante. produce un cambio de forma en el fuste (que se traduce en mayor volumen). se estableció un ensayo en el sector de Los Pinos. Además. /35 obtuvieron buenos resultados cuando se combinaron con Velpar. además.5% con respecto a los testigos (Barriga. con lo cual se logra la máxima productividad en un menor período de tiempo (respuesta Tipo I). mientras que la . producen cambios en el ahusamiento promedio de los árboles (tasa de cambio en diámetro por unidad de incremento en altura) el que se ve reflejado en los años siguientes a la aplicación de los tratamientos (Mora. no tuvieron diferencias significativas con el testigo. Las plantas fertilizadas. pero en el largo plazo (respuesta Tipo II). como el control de malezas y la fertilización de apoyo. 1987). tienen como resultado un cambio en la productividad de la plantación. especialmente cuando se aumentó la dosis del herbicida. 1996). El control de malezas y la fertilización no sólo afectan directamente el tamaño de los árboles. se fertilizó con urea en una dosis única de 60 g ubicada a 7 cm de la planta. El concepto de respuesta Tipo I es análogo al concepto de "disminución de la resistencia ambiental". aceleran la tasa de crecimiento. pero sin aplicación de herbicida.

Finalmente. cercana a los 253 dólares por hectárea (US$/ha). los retornos económicos que se obtienen por los productos que genera el bosque (cortas intermedias y cosecha final). El control de malezas y la fertilización son dos técnicas que han permitido. de 24 m3/ha/año. /36 respuesta Tipo II es equivalente al "aumento de la capacidad de carga del sitio". La preparación del sitio comprende el control de la vegetación existente y la formación de un micrositio para el establecimiento de las plantas. a nivel global. 1996). se puede reducir el tiempo requerido para alcanzar la productividad máxima (a una edad determinada) entre 2 y 3 años (respuesta I). el que sin duda puede ser mucho mayor si se considera una aplicación de fertilizantes en forma conjunta. de 3. No sólo el uso de herbicidas es importante para la preparación del sitio. desde el punto de vista económico. 1996). con la sola fertilización (Mora. logrando duplicar el incremento anual corriente de volumen (m3g/ha/año. 1996). se obtiene un valor presente neto al final de la rotación (VPN). respuesta II). . Preparación del suelo y control de malezas. con una tasa de descuento del 19%. con respecto a las ganancias que genera el control de la competencia. Esto incentiva a realizar fuertes inversiones financieras al momento de instalar la plantación.3 dólares por metro cúbico (US$/m3). con proyecto.5. Evaluaciones de distintas técnicas de control químico de malezas en la zona de Arauco. Aplicando un adecuado tratamiento de control de malezas y fertilización.2. estimando que la rotación de las plantaciones de esta especie. B. con el consiguiente beneficio económico que esto implica (Mora. Si se considera que estos valores se basan en supuestos relativamente confiables (incremento medio anual de las plantaciones. en plantaciones de Pino insigne en establecimiento. un volumen incremental de 100 m3/ha (lo que se traduce en 330 US$/ha adicionales) obtenidos sólo a través del control de la competencia. Otros autores nacionales. 1996). ganancias generadas por el control de un 20% y control sostenido durante los tres primeros años). sino una intensa preparación del suelo y esta puede constituir también un buen control de la vegetación competidora (Mora. pueden ser acortadas de dos a tres años. se estaría ganando al final de la rotación. Si bien. absorben ampliamente la inversión realizada al inicio de la rotación (Mora. haciéndolas cada vez más interesantes desde el punto de vista económico. también reportan ganancias significativas en el desarrollo de Pinus insigne como efecto del control de malezas. incrementar los niveles de producción de las plantaciones forestales de rápido crecimiento. el costo de establecimiento unitario se incrementa. indican que con una inversión inicial en la aplicación de herbicidas. existen algunas experiencias realizadas en Chile.

de modo que cuando las malezas son del tipo arbustiva perennes. se debe pensar en productos sistémicos que presenten actividad en el suelo y que ésta sea tolerada por la especie forestal de interés (Mora. 1996). La preparación del suelo presenta mayor importancia en el desarrollo y homogeneidad que en la sobrevivencia de las plantas (Mora. Se ha experimentado que el surcado hecho con arado de discos en algunos sitios produce un aceptable control de malezas durante el primer año. 1996). otros sistemas de preparación de suelo como subsolado y hoyo son insuficientes. . /37 Las estrategias para la preparación del sitio son distintas según sea el problema de las malezas.

La sola aplicación de alguna técnica en particular. 1999). y de la fragilidad de algún eslabón dependerá el éxito o fracaso de ella (Daniel et al. donde antes no se creía posible. específicamente subsolado. Así. el intercambio gaseoso.3. en cuanto a su aplicación y a sus objetivos. Silvicultura integrada.. es el producto de una serie de actividades que se encuentran enlazadas. pudiendo incluso. sólo aumentará los costos. la temperatura. fue la incorporación de una preparación de suelo. lo cual hace aumentar los costos y esperar respuestas que justifiquen esta inversión. sino que existe un comportamiento grupal y es éste el responsable de la respuesta final. debería obtenerse el máximo potencial de crecimiento de las plantas (Sandoval. no asegura el éxito de una plantación mientras ésta no corrija las deficiencias del sitio. ubicándolas en los sectores en donde las condiciones fueran las deseadas o modificando el medio de modo de crear un ambiente favorable para la planta. los cuales no sólo tienen consecuencia con aquellos procesos consecutivos o aislados. La necesidad de cada uno de ellos dependerá de la especie en particular. etc. Un sistema biológico como este. ser innecesarias (Sandoval. Así el establecimiento de una plantación. es asimilable a una cadena. se tienen dos maneras de favorecer el desarrollo de las plantas. sin llegar a obtener resultados favorables. como son el agua.5. por lo que su uso sin una adecuada planificación. es lo que se denomina sinergia. El crecimiento vegetal es posible gracias a la ocurrencia y disponibilidad de elementos básico. /38 B. 1999): • Genética • Capacidad de la planta para adaptarse al medio • Temperatura del suelo • Contenido de humedad del suelo disponible para la planta • Aireación (disponibilidad de oxígeno para las raíces) • Movilidad de las raíces (capacidad de las raíces para ocupar el suelo) • Competencia de agua y nutrientes inter e intraespecífica) • Radiación (horas luz) • Cantidad de dióxido de carbono (CO2) disponible para la fotosíntesis • Nutrición disponible para la planta • Calidad en la manipulación y técnica en la plantación . Si cada uno de estos factores relativos al establecimiento se comportara en forma adecuada. en donde los eslabones corresponderían a las etapas de establecimiento. Actualmente se habla de Silvicultura Intensiva como la aplicación de una mayor tecnología en el desarrollo de una plantación. Un ejemplo concreto de lo anterior. la luz. en suelos arcillosos donde se obtuvo como resultado la formación de un bosque. 1982).

el medio ambiente condiciona la dominancia de algún factor en particular y es así como se puede visualizar que. 1999). /39 Por otra parte. además de la individualidad y particularidad de cada ser vivo. reconociendo la sinergia que se produce. Este concepto relaciona los antecedentes propios de cada situación con las actividades posibles y factibles de realizar buscando cumplir con los objetivos propuestos (Sandoval. el crecimiento y desarrollo de las plantas se ve limitado por la poca presencia de agua disponible. para los suelos de arenas. El concepto de silvicultura integrada se refiere al estudio sistemático de todos los componentes del sistema y la interrelación que ocurre entre ellos. lo que a su vez ocasiona que los demás factores actúen en forma restringida (Sandoval. 1999). .

/40

B.6. Análisis Económico.
De los análisis económicos consultados, el que más se acerca al de esta
memoria, es en el que se determinan y comparan costos de establecimiento de una
plantación con y sin subsolado. Para esto se usan valores reales de habilitación (roce
y subsolado) y de plantación (costo plantas, fletes, plantación y fertilización), con
densidad inicial de 1250 pl/ha. También se determina el Valor Presente Neto (VPN) y
la Tasa Interna de Retorno (TIR) de una plantación sin subsolado a los 25 años de
edad. Luego, se determina el volumen que debiera tener la plantación a distintas
profundidades de subsolado, para igualar al VPN de la plantación sin subsolado. O
sea, se calcula cuánto debieran crecer las plantaciones para recuperar la inversión
inicial por concepto de subsolado (Cirano y Goffard, 1987).
El análisis se rige bajo las siguientes consideraciones: Volumen esperado a los
25 años de edad sin subsolado, destino de la madera es 100% pulpa, el bosque al
término de la rotación se vende en pie, todos los gastos e ingresos se producen al
término de cada año. De lo anterior se concluye que el establecimiento de
plantaciones de pino en terrenos de alta compactación y baja productividad, utilizando
técnicas de subsolado para mejorar el sitio, es rentable si se maneja la distribución
espacial de las plantas, por un lado, y que subsolar a 30 cm en líneas separadas cada
5 m, para establecer 1250 plantas por hectárea, requiere crecimientos en volumen
similares que subsolar a 70 cm en línea distanciado 8 m entre sí, permitiendo
mantener el nivel de rentabilidad (Cirano y Goffard, 1987).
Sandoval, (1999), presenta un estudio que entrega el análisis de un caso,
plantación de Pino insigne en un suelo de arena de la VIII región, desarrollado bajo la
metodología que se desprende de la Silvicultura Integrada, evaluando su eficiencia
como un método del proceso productivo, luego de dos años de su instalación. La
estructura principal consiste en cuatro métodos de plantación, realizados en tres
etapas distintas (otoño, invierno y primavera) (Sandoval, 1999):
9 Operacional: se refiere al sistema de plantación habitual utilizado.
9 Convencional: al método anterior se modifica la norma de prescripción,
considerando el comportamiento de los factores de crecimiento. Este método será
similar en todas las épocas de plantación, de modo que permita conocer cuál es el
efecto de plantar en distintas temporadas.
9 “Top”: este método tiene por finalidad obtener un resultado similar en las distintas
épocas de plantación, mediante la adaptación de la técnica de plantación a las
variaciones de los factores de establecimiento.
9 Mejor Carril: este método pretende obtener el máximo potencial de crecimiento de
las plantas y es donde se conjugan todas las teorías que se disponían para el
establecimiento de plantaciones en esa fecha.

/41

Los costos incurridos en la ejecución de las faenas fueron registrados y junto a
las expectativas de crecimiento, se desarrolló un análisis el cual consistió primero en
una comparación al comienzo del estudio evaluando la necesidad de volumen de
madera que se requería para solventar las diferencia ocurrida entre los gastos de los
tratamientos T0 (operacional) y aquel de mayor valor T1S (Mejor Carril Subsolado)
(Sandoval, 1999).
Luego de transcurridos dos años se realizó un segundo análisis en que se
compara el crecimiento alcanzado por ambos tratamientos en este tiempo, con
aquellos rodales plantados en el mismo período y clasificados según el índice de sitio
del rodal anterior asignándoles así un crecimiento esperado a cada tratamiento de
modo de poder proyectarlos a la edad de rotación (Sandoval, 1999).
Los análisis se realizaron con el apoyo del Modelo Nacional de Crecimiento
de Pino Radiata (Fundación Chile, 1996) con el que se estimó el rendimiento
esperado para un rodal. Se usó, además, un programa de evaluación económica
desarrollado para Forestal Mininco con el cual se determinó el Valor Potencial del
Suelo (VPS) como el valor presente neto de los flujos de ingresos y costos generado
por los factores de producción no terrenos que optimizan el manejo del suelo
(Sandoval, 1999).
En la determinación del volumen necesario para equiparar la diferencia de
costos se consideró el mismo sitio y manejo para ambos tratamientos (índice de sitio
25). La evaluación consistió en modificar el volumen esperado del tratamiento T1S
hasta que el VPS obtenido se igualara al logrado con el rendimiento del tratamiento
Operacional; encontrándose así que se requería aumentar en un 22% el rendimiento
obtenido por el tratamiento Mejor Carril Subsolado (T1S) para pagar la diferencia de
los costos (Sandoval, 1999).
La diferencia en los costos de establecimiento está dado principalmente por la
preparación de suelo y la aplicación de aserrín como cobertura siendo esta última la
de mayor incidencia con una participación de más de 20% en los costos totales. Por
ser una faena relativamente nueva es posible pensar en optimizar el proceso lo que
implicaría una aumento del VPS (Sandoval, 1999)
Para evaluar el efecto de la aplicación de Silvicultura integrada en términos
económicos se requiere estimar un rendimiento en volumen de madera y productos al
final de la rotación, en ambos tratamientos.
El beneficio obtenido por la aplicación de silvicultura integrada es la
disminución del tiempo necesario en tres años para producir un volumen similar
también se puede expresar como un aumento de un 28,72% del volumen a la edad de
rotación (25 años) (Sandoval, 1999).

/42

El tratamiento que entregó los mejores resultados correspondió a denominado
Mejor Carril (T1S), el cual consistió en la realización de una serie de actividades cuyo
efecto conjunto pretendían obtener el máximo potencial de crecimiento. Como faenas
relevantes se consideró una preparación del suelo mediante subsolado, un control de
las malezas a toda la superficie y la aplicación de una cubierta protectora de aserrín en
la base de la planta, además de la incorporación de hidrogeles y fertilizantes
(Sandoval, 1999).
Del estudio se desprende que el uso de técnicas de preparación de suelo como
subsolado podría significar entre un 16% y un 40% de aumento en biomasa. Además
entregó diferencias en los resultados a favor del tratamiento Mejor Carril Subsolado
(T1S), por sobre el tratamiento Operacional (T0) en las variables incremento del DAC
de un 88,67%, en la altura de 79,44% y en el incremento en Factor de Productividad
de 232,61º%, medido al segundo año de establecido. Lo anterior representaría un
aumento en las expectativas de rentabilidad para esos suelos, medido como diferencia
en el Valor Potencial del Suelo en 125% (Sandoval, 1999).

/43

C. OBJETIVOS.

Se estableció el siguiente objetivo general y los siguientes objetivos específicos:

C.1. Objetivo general:
Evaluar los efectos de cuatro tratamientos silviculturales en el establecimiento y
desarrollo de una plantación de Pino insigne en un suelo arenoso de la VIII Región.

C.2. Objetivos específicos:
• Evaluar los efectos de los tratamientos en el establecimiento inicial, la
sobrevivencia y el crecimiento en los primeros años de la plantación.
• Comparar las estimaciones de volumen de cada tratamiento de la plantación a la
edad de cosecha.
• Determinar los efectos de cada tratamiento en la rentabilidad final de la plantación
a la edad de cosecha.

de textura gruesa en todo el perfil aunque en superficie puede presentar una textura moderadamente gruesa en el 20% de los casos. quedando el resto como borde (Forestal Cholguán S. reciente y profundo. con un suelo arenoso de la serie Coreo. Según el análisis nutricional este suelo presentaba niveles insuficientes de fósforo. Sólo se evaluaron las 36 plantas centrales. sumando 104 plantas/parcela (624 m2/parcela).. En total se instalaron 15 parcelas con 1560 plantas. para llevar a cabo la presente Memoria de Título.4 mm de precipitaciones concentradas principalmente en invierno.. /44 D. Plantación tradicional de la época (año 93).1.. 1985).A.. D.A.A. 1997). y se obtuvo a partir del ensayo de silvicultura intensiva realizado por el Departamento de Silvicultura de la empresa en el año 1993.8° C a 21. El terreno del ensayo se encuentra aproximadamente a 170 m.4 °C.A. y presenta una topografía plana. El diseño experimental utilizado fue completamente al azar con tres repeticiones por tratamiento. azufre y boro. El suelo de la serie Coreo es un suelo de origen aluvial. La recopilación de datos proporcionada por Forestal Cholguán S. derivados de arenas de color negro de origen andesíticos y basálticos. (Valenzuela. se realizó durante el mes de junio de 1999. de muy escaso desarrollo. ocasionalmente se presenta un substrato de gravas y piedras con matriz de gravilla (Martínez. ubicado a 10 km aproximadamente al noroeste de Campanario. con temperaturas de 6. 1997). con un distanciamiento de 3x2 m. Al momento del establecimiento sólo existía una cubierta herbácea. El nivel de nitrógeno era moderado (Forestal Cholguán S.. Las parcelas utilizadas fueron de 8 hileras con 13 plantas cada una. El clima es mediterráneo con 1164.n.A. El drenaje del suelo es excesivo siendo la permeabilidad muy rápida y el escurrimiento superficial muy lento. El uso anterior a la plantación correspondía a una ganadería extensiva (Forestal Cholguán S. Ocupa una topografía ligeramente inclinada o casi plana dentro de la formación geológica correspondiente al “abanico aluvial del Laja”.m. Este ensayo se estableció en 1993 en el predio Cantarito de propiedad de Forestal Cholguán S. potasio.s. cubriendo una superficie de aproximadamente 0. sin ninguna preparación de suelo. R. El horizonte inferior de la serie está constituida por gravillas hasta una profundidad de 2 m. La plantación se hizo en junio de 1993 en forma manual con gestión directa a una densidad de 1666 plantas/ha. 2004). MATERIAL Y MÉTODO.9 ha. . 1997). control de maleza y fertilización (0). MATERIAL. Se analizaron los siguientes tratamientos: • T0: Testigo.

de la Universidad Austral de Chile.A. interpretando sus resultados y entregando conclusiones básicamente relacionadas con los efectos de los tratamientos en la sobrevivencia y en el desarrollo de la plantación. previo a ésta (Forestal Cholguán S. 1997). • T4: Tratamiento con preparación del suelo. 1997 y 1998. La preparación de suelo se hizo en Mayo de 1993.79 m2/planta). con Velpar 90 (2 kg/ha). con un análisis de los datos. en terreno. pero sin fertilización (S+C). hasta ese momento. pero sin control de maleza (S+F). se elaboró un informe interno del Departamento de Silvicultura de la empresa. con un radio de 50 cm alrededor de la planta (0. 1994. en forma de taza. 1995. Este ensayo fue medido durante los primeros cuatro años desde su instalación. Luego de realizarse la cuarta medición. con el fin de observar cómo se expresaba la sobrevivencia de plantas de pino de cada tratamiento. Juan Schlatter. más los datos de la medición efectuada el año 1999 por el memorante.A.. 1997). pero con fertilización y control de maleza (F+C). . el material con que se contaba para trabajar en esta memoria consistió en la información acumulada proveniente de las mediciones que se realizaron los años 1993. Posterior a este informe se continuó midiendo periódicamente el ensayo hasta el año 1998. 1996. • T2: Tratamiento con preparación del suelo y fertilización. La fertilización se hizo a principio de septiembre de 1993. en base al análisis de suelo y a recomendación del Dr. en la hilera de plantación. • T3: Tratamiento con preparación del suelo y control de maleza. con un tractor con subsolado a una profundidad de 50-60 cm. Por lo tanto.. el informe interno sobre silvicultura intensiva del Departamento de Silvicultura del año 1997 (Forestal Cholguán S. fertilización y control de maleza (S+F+C). /45 • T1: Tratamiento sin preparación de suelo. Se aplicaron los siguientes fertilizantes en dos medias lunas a 10-20 cm de cada planta: 9 Superfosfato normal: 120 g/planta (enterrado a 5 cm en el suelo) 9 Boronatrocalcita: 20 g/planta (enterrado a 5 cm en el suelo) 9 Salitre potásico: 80 g/planta (superficial) El control de maleza se hizo post plantación a fines de agosto de 1993.

D. y se puede llevar a la hectárea mediante la ponderación del factor de productividad por la sobrevivencia (Biomasa/ha) y correspondería al valor relativo por árbol ponderado por la densidad de plantación (Sandoval. la estimación se realizó a través de la fórmula: (Diámetro(cm)2/40000)* π* Sobrevivencia * Factor de expansión * (Altura(m)) . Estas variables permitieron obtener un porcentaje de sobrevivencia por tratamiento.2. una sin esquema de manejo y otra con manejo. que indicaron los efectos de cada método silvicultural aplicado. MÉTODO. El efecto en la sobrevivencia queda determinado por los análisis de las variables al cuarto año cuando ya se define un patrón de establecimiento inicial. Una vez obtenidos los valores se evaluaron las tendencias de crecimiento de cada tratamiento basados.011 Plus". la altura de la planta en cm y el diámetro de cuello en mm.2. en la cual se midió la variable DAP y altura de cada individuo de la muestra. Una vez obtenidos los datos en terreno. se ordenaron y procesaron para poder utilizarlos en el programa computacional "Sistema Radiata 4. y ambas a una edad de cosecha de 20 años. que es un simulador. se realizó en el período de un día. con las variables de diámetro de cuello y altura se elaboró un “Factor de Productividad”. El área basal por hectárea se determina con la siguiente fórmula: ((Diámetro(m)2)/400) * π * Sobrevivencia * Factor de expansión en la cual diámetro y sobrevivencia son valores promedio. y para esto se contó con la asesoría del Departamento de Silvicultura de la empresa. utilizando forcípula para medir el DAP y vara telescópica para medir la altura. 1997). La simulación se llevó a efecto en dos modalidades. con la ayuda de un funcionario del Departamento dependiente de la Unidad de Inventario. Esta variable (DAC2*Altura) es un buen indicador de la biomasa alcanzada por los árboles en un período de crecimiento temprano. Además. fueron el número de plantas vivas. La toma de datos correspondiente a la última medición de 1999. se analizaron los datos correspondientes al cuarto año (1997) y el sexto año (1999).1 Evaluación de los efectos de los tratamientos en la Sobrevivencia y Crecimiento: Los datos de las primeras mediciones del ensayo con las que se contó. con un raleo a los seis años y seis meses. Para el quinto y sexto año. Para realizar la evaluación de los efectos de los tratamientos en la sobrevivencia y el crecimiento. en estos resultados y se explicaron según los antecedentes bibliográficos y experimentales. /46 D.

Se determinó el Valor Potencial del Suelo (VPS) como el valor presente neto de los flujos de ingresos y costos generado por los factores de producción no terrenos que optimizan el manejo del suelo (Sandoval. y explicándolos según las técnicas silviculturales aplicadas (Aguirre. en cada tratamiento. Los resultados finales de este procesamiento de los datos entregaron cifras de volumen aserrable y pulpable por tratamiento. Sandoval. Las comparaciones de medias de tratamiento se realizaron con la Prueba de Intervalos Múltiples de Duncan. con y sin esquema de manejo. respecto de los retornos finales a la edad de rotación de 20 años. Efectos de cada tratamiento en la rentabilidad económica: Para evaluar el efecto de la aplicación de Silvicultura intensiva en términos económicos se requirió estimar un rendimiento en volumen de madera y productos al final de la rotación. 1987. 1997). se pudo comprobar la factibilidad económica de realizar la combinación de métodos silviculturales que tuvo cada tratamiento. Estimación de volumen en edad de cosecha: En segunda instancia el análisis de datos se centró en hacer una comparación productiva entre los tratamientos. .2.011 Plus”. obtenidas del simulador “Radiata 4. Con las proyecciones de crecimiento obtenidas del simulador “Radiata 4. D. 1997). Así se encontró en cuanto se requiere aumentar el rendimiento en volumen del tratamiento que se está comparando para pagar la diferencia de los costos (Cirano y Goffard. este Factor de Expansión corresponde al cuociente de 10000/216=46.011 Plus”. Luego se modificó el volumen esperado del tratamiento a comparar hasta que el VPS obtenido se igualó al logrado con el tratamiento Testigo.3.2. con las proyecciones de crecimiento esperadas. relacionándolas con los resultados del análisis anterior. a una edad de cosecha de 20 años.3). /47 La variable Biomasa por hectárea es la resultante de ponderar el Factor de productividad (DAC2*Altura) por la Sobrevivencia y el Factor de expansión que lo lleve a la hectárea (según la unidad muestral ocupada de 12 m por 18 m.2. 1997). Se analizaron las proyecciones de volumen por cada tratamiento. D.

A su vez.04 25. RESULTADOS.37 90. Cuadro N° 1: Evolución de la Sobrevivencia (%) por tratamiento del primer al cuarto año de plantación de Pinus radiata en predio Cantarito.1. La nula sobrevivencia de las plantas en el tratamiento testigo T0.1. E. en el caso de T3. La similitud de medias de los tratamientos 3 y 4.52 93.96 43. .a. Evaluación de los efectos de los tratamientos en la Sobrevivencia durante los primeros cuatro años: E. Análisis de la variable Sobrevivencia durante los primeros cuatro años. E.00 0.1.00 T1 78. quizás más efectivas en este tipo de suelo.1.74 Se visualiza que T0 presentó una sobrevivencia nula al cuarto año. Sobrevivencia: Esta variable permite obtener un porcentaje de sobrevivencia por tratamiento. atribuidas a la silvicultura más intensiva. en el caso del T4.44 93. indicando carencias de tratamientos con la misma intensidad al dejar de aplicar preparación de suelo y control de maleza respectivamente. que indicarían los efectos de cada método silvicultural aplicado.00 25.52 43.44 94.00 0.52 T4 97.22 95.00 T3 94.93 0. /48 E. coinciden también en ser las mayores medias de sobrevivencia.74 90. Tratamiento 1994 1995 1996 1997 T0 0.00 25. sin diferencias significativas entre ellas. T1 y T2 presentan sobrevivencia baja.52 T2 37. y T3 y T4 tuvieron los mejores rendimientos y la menor mortalidad en el mismo período. indica que es primordial e imprescindible aplicar silvicultura en el establecimiento de pino en este suelo arenoso para obtener prendimiento.1. y a la aplicación de control de maleza y preparación de suelo.70 62.

53 T2 7.86 30.00 T1 32. mostrando ya a esta edad que la falta de alguno de los tratamientos influye en la baja del valor medido de esta variable.68 48.41 98. .49 Se observa un mayor desarrollo de altura en T4.00 0.1.00 0.29 T3 7.20 0.69 65. Diámetro Altura del Cuello: Las mediciones de esta variable se encuentran en el Cuadro N° 2. T2 y T3 presentan una tendencia similar entre ellos.00 T1 6.71 44. Análisis de la variable DAC durante los primeros cuatro años. Sin embargo.1.85 43. y son levemente inferiores al valor de T4.32 165. T2 y T3 presentan una tendencia similar entre ellos. E.50 49. Tratamiento 1994 1995 1996 1997 T0 31.21 60. Se observa que el mayor DAC se presenta en el tratamiento 4 (S+F+C). pero con menores valores.2.90 106.73 T4 9. T1 y T3 no presentan grandes diferencias entre ellas.72 15. no son tan claras las diferencias al cuarto año en la variable.2.00 0.76 126.1.99 T3 34.33 T4 44. Cuadro N° 2: Evolución del Diámetro Altura del Cuello (mm) por tratamiento desde el primer al cuarto año de plantación de Pinus radiata en predio Cantarito.42 26. pero con menores valores. Las medias de DAC de T2.23 62.75 156. Cuadro N° 3: Evolución de la Altura (cm) por tratamiento al desde el primer al cuarto año de plantación de Pinus radiata en predio Cantarito. Altura: Las mediciones de esta variable se encuentran en el Cuadro N° 3.70 0. mientras que T1.86 82.25 21.94 T2 42.15 35.95 225.00 0. Tratamiento 1994 1995 1996 1997 T0 6.12 115.36 183.15 155.a.09 26.72 Se observa un mayor desarrollo de diámetro en T4. /49 E.3. E.98 13. mientras que T1.

35 2923.12 T3 18.34 370. T1 y T3 sin grandes diferencias entre todos ellos. Como en esta edad no se detectan diferencias importantes. mostrando que el T4 es superior al resto en el período de establecimiento. Esto se aprecia en el Cuadro N° 4: Cuadro N° 4: Evolución del Factor de productividad (DAC2*Altura) en cm3/árbol por tratamiento desde el primer al cuarto año de plantación de Pinus radiata en predio Cantarito.03 T4 36. Análisis de la variable Factor de Productividad durante los primeros cuatro años. es decir.4.45 765.1. Es decir.62 4533.01 0. se asume que la competencia entre pinos no es tan grande. Factor de productividad: Al analizar el desarrollo de las plantas. refleja mejor las diferencias de crecimiento por tratamiento en los primeros años.29 3071.03 8603. así como que el diámetro y la altura no son buenas variables por sí solas para explicar las diferencias entre los distintos tratamientos en el establecimiento inicial. medido a través del incremento del factor de productividad se aprecia el efecto de la mayor tecnología aplicada a los tratamientos.00 0.1.a.21 E. que el T2 es el de menor rendimiento y que la ausencia de alguno de los tratamientos silviculturales del ensayo tiene un efecto negativo notable. Análisis de la variable Altura durante los primeros cuatro años.07 1085.52 3907. sin existir grandes diferencias entre estos últimos.67 684. . /50 E.75 171. El Factor de productividad engloba al DAC y la Altura. y un menor valor en T2. Al igual que la variable DAC. E.3.00 T1 14.10 150.4.1.00 0.54 T2 15.a. se observa un mayor valor de la Altura en T4. Tratamiento 1994 1995 1996 1997 T0 14. la aplicación conjunta de los tres tratamientos del ensayo tiene mejor efecto en la etapa de establecimiento.05 1545.

52 787.49 2409. Entre T1.95 T3 28. en T0. con sobrevivencia nula. en el cual se dejó de aplicar control de maleza. En T3 no se aplicó fertilización.18 T2 13. también presentó baja sobrevivencia quizás por el poco arraigamiento.69 4644.5. Biomasa: Los valores estimados de biomasa al cuarto año se presentan en el Cuadro N° 5.03 478.00 T1 19.65 0. .34 1826. a pesar que aumentaba su masa radicular.37 T4 59. A continuación T1.80 E.41 1087. y aunque la sobrevivencia fue mejor que los tratamientos anteriormente mencionados.00 0. en el que no se hizo preparación de suelo.46 13143.a. ésta no fue suficiente para romper la compactación de las arenas. T2 y T3 no existen diferencias significativas. con valores muy inferiores al de T4. es decir. Cuadro N° 5: Evolución de Biomasa en dm3/ha por tratamiento desde el primer al cuarto año de plantación de Pinus radiata en predio Cantarito. El siguiente tratamiento con menor valor fue T2. Se observa que T4 presenta el mayor valor de Biomasa ratificando el efecto sinérgico de los tratamientos aplicados.87 582. se aprecia claramente que es muy necesario aplicar tratamientos silviculturales en el establecimiento de pino en este tipo de suelo.98 94. /51 E. y esto se explica porque cada uno de ellos le afectó la ausencia de alguno de los tratamientos. ya que la mortalidad aumentó progresivamente hasta el cuarto año.00 0.07 7065. Análisis de la variable Biomasa durante los primeros cuatro años. Tratamiento 1994 1995 1996 1997 T0 0. no lograron un suficiente crecimiento para alcanzar el óptimo que se obtuvo en T4.33 2834.1. deduciéndose que.1. y donde hubo gran mortalidad. Según el valor de Biomasa se puede deducir la importancia que adquiere la no aplicación del tratamiento.35 179.5. indicando la fuerte competencia por nutrientes en suelos arenosos.

Cuadro N° 6: Evolución del Área Basal en m2/ha por tratamiento desde el primer al cuarto año de plantación de Pinus radiata en predio Cantarito.3414 T2 0. indicando que la ausencia de fertilización es menos perjudicial que la ausencia de subsolado o control de malezas.0465 0.5123 3.0000 0. Area Basal: Los valores estimados de Área Basal de los primeros cuatro años se presentan en el Cuadro N° 6.0016 0. Análisis de la variable Área Basal durante los primeros cuatro años. El área basal al cuarto año es superior en T4. y T2 es la que presenta menor valor y con las medias de T1. T2 y T3 presentan diferencias significativas entre ellas.6. Así mismo.1.3242 4. La media estimada para T3 presenta un valor mayor que T1 y T2. /52 E.8736 2.a.6. .3539 0.5528 1.0651 0.9199 T3 0. Tratamiento 1994 1995 1996 1997 T0 0.5362 1.1. la ausencia de estos dos últimos tiene un efecto similar en cuanto al bajo desarrollo de esta variable.1051 0.1091 0.6248 E.0000 0.0269 T4 0.0000 T1 0.2134 0. La ausencia de alguno de los tratamientos demuestra entonces un efecto negativo real en el desarrollo del área basal a esta edad.0315 0.

72 73.25 21. . 1996.00 0.27 92.56 78.42 26. En esta etapa el tratamiento testigo T0 no presenta sobrevivencia alguna.50 49.2.a.85 43.07 E. 1997 y Diámetro Altura Pecho (mm) para los años 1998 y 1999.2.71 44.07 T3 7.72 60.72 15.68 48. No hay diferencias significativas entre T1.98 13. Para la evaluación de los tratamientos al sexto año se realizó la Prueba de Comparaciones Múltiples de Duncan. donde la mortalidad de plantas se detiene y continúa su crecimiento las condiciones dadas para cada sitio y con densidades desiguales según la sobrevivencia lograda.00 0.00 T1 6. T2 y T3.53 44. por tratamiento en plantación de Pinus radiata en predio Cantarito. Estos resultados se refieren a la etapa posterior al establecimiento. De hecho los valores de T3 y T1 son prácticamente los mismos.86 30.00 0. E. 1995. /53 E.00 0. Cuadro N° 7: Diámetro Altura Cuello (mm) para los años 1994.1.73 44.29 41. DAC DAP Tratamiento 1994 1995 1996 1997 1998 1999 T0 0.23 62.15 35. Evaluación de los efectos de los tratamientos en el crecimiento al sexto año.1.20 73.00 0.2.31 T4 9. Análisis de la variable DAP al sexto año. Se presentan a continuación los resultados para cada variable con su análisis respectivo. Diámetro Altura del Pecho: Los promedios finales de las mediciones de DAC y DAP al sexto año se presentan en el Cuadro N° 7. La variable DAP por lo tanto no permite explicar por sí sola las diferencias entre tratamientos al sexto año. El análisis de la variable DAP al sexto año muestra que T4 es significativamente superior a los demás tratamientos.19 T2 7.09 26.

624 4.109 0.000 0.81 T2 42. Es la misma situación que se dio en el análisis de esta variable al cuarto año.0016 0.879 3.2. Tratamiento 1994 1995 1996 1997 1998 1999 T0 0.32 165.513 T4 0.00 0.213 0.33 304. Cuadro N° 8: Evolución de la Altura (cm) para los años 1994 a 1999. el desarrollo en altura tiende a ser vigoroso. /54 E. En esta etapa de crecimiento juvenil.71 569. Area Basal: Los valores finales de área basal/ha por tratamiento se muestran en el siguiente cuadro: Cuadro N° 9: Evolución del Área Basal (m2/ha) para los años 1994 a 1999.86 82.873 2.3.171 . E.21 60.69 65.12 115. por tratamiento en plantación de Pinus radiata en predio Cantarito.16 481. independientemente del tratamiento aplicado.94 278.341 1.41 98.2.00 0.a.0651 0.0465 0.353 0.552 1. concluyéndose que ésta no explica por sí sola las diferencias entre los tratamientos.76 126.49 361.324 4.536 1.61 E.026 2.0000 0.67 T3 34. El análisis de la variable Altura al sexto año muestra que no hay grandes diferencias entre las medias de los tratamientos T1.95 T4 44. Tratamiento 1994 1995 1996 1997 1998 1999 T0 0. Altura: Los promedios finales de las mediciones de Altura al sexto año se presentan el Cuadro N° 8. todas las plantas presentan buenas alturas. T3 y T4.0315 0.919 0.2.75 156.359 10. aunque este último tiene un valor superior al resto.2.160 3.512 3.00 0.324 T3 0.99 265. por tratamiento en plantación de Pinus radiata en predio Cantarito.0000 0.2. T2.90 106.1051 0.000 T1 0.95 225.471 6.00 0.36 183. Análisis de la variable Altura al sexto año.00 T1 32.74 478. por lo que.51 452.15 155.00 0.116 T2 0.000 0.

7873 2.0654 7.0000 0. Análisis de la variable Biomasa al sexto año. Tratamiento 1994 1995 1996 1997 1998 1999 T0 0. por tratamiento en plantación de Pinus radiata en predio Cantarito. que permite mayor desarrollo en diámetro que T1. T3.3938 T4 0. Al igual que en el análisis del cuarto año. pero con un valor muy similar al de T2.4. siendo nuevamente T4 el tratamiento que mejor desarrolla en volumen a la plantación. Cuadro N° 10: Evolución de la estimación promedio de Biomasa (m3/ha) para los años 1994 a 1999. Al sexto año la media de área basal de T1 es la menor.a. con buena sobrevivencia inicial (93. siendo una buena variable indicadora para destacarlo. pero privilegiando el crecimiento en altura.2. presenta diámetros menores.a.9361 E.4783 1.3. y se aprecia así en el Cuadro N° 10 que grafica la evolución de la biomasa estimada. Existen diferencias significativas entre T1.0194 0.2. /55 E.0000 0.0594 1.0000 T1 0.2. Es menos perjudicial dejar de aplicar fertilización. T4 se mantiene como un valor significativamente superior a los demás tratamientos.1438 15. se confirma que el mejor rendimiento en el .0000 0. Se logran prácticamente los mismos efectos en menor crecimiento al dejar de aplicarse preparación de suelo y control de malezas. Análisis de la variable Área Basal al sexto año. Este último muestra ya una diferenciación superior en la variable Área Basal.1107 T2 0.1795 0. donde se involucra la variable DAP.5825 2.5%).8342 3. T2 y T3 presentan diferencias significativas entre ellas. en tanto T1.0140 0.0000 0.4. E. para la variable área basal. situación distinta a la del cuarto año cuando T2 era el menor valor de área basal.6445 13. Con la variable Biomasa se confirma esta superioridad en el crecimiento respecto los demás tratamientos.8269 2.0000 0. T2 y T3.3360 15.5185 31. Esta situación puede deberse a la menor densidad que presenta T2.0877 4. Al igual que el análisis al cuarto año. Volumen o Biomasa/ha: La estimación de biomasa por hectárea de los primeros cuatro años quedó establecida con el Factor de Productividad.7670 57.0289 0. De hecho.0940 0.9108 T3 0.4091 7.2320 14.

al cuarto año T4 alcanzaba casi 14 m3/ha. . De hecho. /56 desarrollo de la plantación se logra combinando los tratamientos silviculturales de preparación del suelo. control de maleza y fertilización en este suelo arenoso de la VIII región. que es lo que presenta T3 aproximadamente recién al sexto año.

12 32.6 2013 20 550 41.5 130.43 19.73 33. la altura en metros. 1999 6.1 0 y un volumen total de 0.7 250.96 25.4 175.3 2.8 17.8 26. Cuadro N°11: Desarrollo del rodal con tratamiento 1 y raleo a los 6 años y medio.3.1.8 3.06 740 5. E.0 109.5 89.5 8.03 36.9 54.3 83.26 34.65 29. Tratamiento 1 con manejo Año Edad Densidad Area Basal Altura Volumen 10 Volumen 20 Raleo a una densidad de (arb/ha) (m2/ha) (m) (m3sc/ha) (m3sc/ha) 190 arb/ha.82 27.6 225.3.0 152.1 2006 13 550 22.3 .3 0 2001 8 550 8.5 2012 19 550 38. Comparación de estimaciones de volumen en edad de cosecha: El esquema de manejo referido corresponde a una intervención de raleo a la edad de 6 años y medio dejando una cantidad remanente de 550 árboles por hectárea.9 2009 16 550 31.0 2008 15 550 28. IDR (índice de recubrimiento de copas) en porcentaje y el volumen con índice de utilización 10 cm y 20 cm en m3 sin corteza.9 176.8 39.2 151. 2000 7 550 6.5 2011 18 550 36.4 2007 14 550 25. A continuación se presentan los resultados de la simulación por tratamiento.1 12.9 70.6 0.2 29.3 2.95 m /ha de área basal.7 7.9 0 2002 9 550 11.1 2004 11 550 17.06 550 4.0 45. extracción de 1999 6 741 3.8 0.0 2005 12 550 19.1 62.4 15.9 127.6 0 2 0.5 199.15 12.1 1999 6.76 17.4 104.0 0 m3/ha.42 30.30 14. el área basal en m2 por hectárea.22 21. mostrando cuadros con la variación de la densidad en árboles por hectárea.69 35. Análisis de las proyecciones de volumen para el Tratamiento 1. /57 E.08 23.9 10.6 2003 10 550 14.0 2010 17 550 33.

disminuyendo el volumen 3% por efecto del manejo. Tratamiento 1 sin manejo Año Edad Densidad Area Altura Volumen Volumen Basal 10 20 (arb/ha) (m2/ha) (m) (m3sc/ha) (m3sc/ha) 1999 6 741 3.7 7.90 5.83 20.total (m3sc/ha) 7.20 0 37.40 18.1 6.60 254.1 177.3 109.79 6.1 2009 16 733 31.90 41.7 254.46 9.14 Cuadro N°14: Diferencias según tipo de manejo para el Tratamiento 1.4 53.10 250.4 70.70 30.00 258.13 -0.30 265.5 0 2001 8 739 8.3 2013 20 729 41.8 112.2 153.90 41.10 4.16 12.6 Cuadro N°13: Resultados del simulador Radiata para el Tratamiento 1. (m) 6.06 20 Nº de árboles/ha 741 729 741 741 550 550 Abasal (m2/ha) 3. 20 0 135.0 2010 17 732 34.90 -3.8 0 2003 10 738 14.67 Vol.3 131.70 258.60 -7.37 -0.99 Vol.4 12.28 7.1 2. 10 0.3 2006 13 736 23.30 10.13 Altura dom.1 2005 12 736 20.78 14. TRATAMIENTO 1 1999 Sin Con Diferencia % Manejo Manejo Edad (años) 6 20 20 0 0 Abasal (m2/ha) 3. no hay una fuerte diferencia a la edad de cosecha.19 6.01 En el tratamiento 1 el raleo a los seis años y medio es leve debido a la poca densidad y.59 8.07 17.3 88.50 0 1.0 36.9 202.7 52.2 6.40 41.6 IDR 6.37 10.2 0.3 23.9 5.70 9.9 2007 14 735 26. (m2/ha) 0 37.30 40.22 39.06(R) 6.26 Vol.28 11.3 4.03 0 0 Increm.4 2012 19 730 39.03 Increm. (m2/ha) 0 37.60 176. aunque favorece un aumento de 30% al volumen de madera con índice de utilización 20 cm.3 23.20 Vol.69 6.total (m3sc/ha) 7. .8 227.6 2004 11 737 17.4 37.2 6.28 41. por la misma razón.2 2011 18 731 36.63 16.1 135.40 3.10 16.00 13.5 0. TRATAMIENTO 1 Sin Manejo Con Manejo Edad (años) 6 20 6 6.8 12.19 20.6 0 2002 9 739 11.10 -2.6 0 2000 7 740 6.50 37. /58 Cuadro N°12: Desarrollo del rodal con tratamiento 1 sin manejo.83 6.4 70.1 2008 15 734 28.15 41.20 -1.30 265.81 7.48 15.1 90.

64 15.93 15.8 2009 16 463 29.51 0 0 0 0 Vol.98 0 0 0 0 Altura dom.57 19.1 2010 17 463 32.5 2012 19 463 37.59 39. /59 E.1 0 2002 9 463 9.40 0 -253.7 51.59 39. sólo se consideran los resultados del crecimiento de volumen sin manejo.4 0 2000 7 463 4.9 148. TRATAMIENTO 2 1999 Sin Con Diferencia % Manejo Manejo Edad (años) 6 20 0 0 0 Abasal (m2/ha) 2.0 105.0 Cuadro N°16: Resultados del simulador Radiata para el Tratamiento 2.980 -100. . Cuadro N°15: Desarrollo del rodal con tratamiento 2 sin manejo.6 2005 12 463 18.40 247.5 2006 13 463 21. (m2/ha) 0 36.6 71.80 17.8 2011 18 463 34.2 2003 10 463 12.6 93.6 247.7 4. TRATAMIENTO 2 Sin Manejo Con Manejo Edad (años) 6 20 0 0 0 0 Nº de árboles/ha 463 463 0 0 0 0 Abasal (m2/ha) 2. 10 0. Análisis de las proyecciones de volumen para el Tratamiento 2.0 115. (m2/ha) 0 36.31 13.9 2.10 253.4 0 0 0 0 IDR 4.8 196.2.8 13.20 0 -247.76 8.2 2007 14 463 24.1 0.7 221.00 -100.1 34.3.1 2004 11 463 15.00 Vol.42 12.2 189. (m) 6.00 Vol.27 16.40 -100.75 0 0 0 0 Cuadro N°17: Diferencias según tipo de manejo para el Tratamiento 2.04 7.9 24.51 11.15 14.20 -100.12 36.00 Vol.58 6.4 8.9 172. Tratamiento 2 sin manejo Año Edad Densidad Area Altura Volumen Volumen Basal 10 20 2 3 3 (arb/ha) (m /ha) (m) (m sc/ha) (m sc/ha) 1999 6 463 2. 20 0 189.61 10.9 2013 20 463 39.59 5.9 2008 15 463 26.00 0 -189.5 0.5 163.0 36.0 67. Por lo tanto.10 253.0 126.total (m3sc/ha) 5.57 0 0 0 0 Increm.30 20.3 139.5 0 2001 8 463 7.98 0 -36.00 El tratamiento 2 no admite esquema de manejo pues su densidad a los 6 años es menor a la cantidad de árboles remanentes del raleo (550 árb/ha).0 86.57 0 0 0 Increm.0 51.9 19.total (m3sc/ha) 5.24 18.

Tratamiento 3 con manejo Año Edad Densidad Area Altura Volumen Volumen Basal 10 20 (arb/ha) (m2/ha) (m) (m3sc/ha) (m3sc/ha) 1999 6 1544 7.1 114.2 2013 20 550 41.3.4 0 m3/ha. Cuadro N°18: Desarrollo del rodal con tratamiento 3 y raleo a los 6 años y medio.1 8.9 0 Raleo a una densidad de 992 arb/ha.2 2006 13 550 23.45 14.5 2.9 55.9 2000 7 550 6.9 184.94 18.87 6 4.8 209.0 6.5 159. Tratamiento 3 sin manejo Año Edad Densidad Area Altura Volumen Volumen Basal 10 20 (arb/ha) (m2/ha) (m) (m3sc/ha) (m3sc/ha) 1999 6 1544 7.7 2004 11 1522 21.0 42.74 8.6 2005 12 1516 24.8 0 2002 9 1531 15.1 111.06 13.9 43.5 23.3 32.2 2003 10 1527 18.06 1542 9.0 75. 2001 8 550 9.8 66.9 2010 17 1487 38.5 13.35 16.1 5.77 4.98 16.09 5.3.9 29.58 10.81 8.4 2009 16 550 31.3 70.9 87.85 7.1 13.21 12.1 94.42 16.02 6.5 2.1 134.1 2013 20 1468 45.1 2011 18 550 36.8 2011 18 1481 40.3 1.3 185.0 58.7 262.4 0.4 37.7 2009 16 1493 35.0 159.7 3.2 0.6 2006 13 1511 27.22 7.5 2008 15 550 28.06 550 4.8 47.2 0 y un volumen total de 0. Análisis de las proyecciones de volumen para el Tratamiento 3.1 0 2002 9 550 11.3 268.9 18.1 18.8 235.89 14.36 11.0 Cuadro N°19: Desarrollo del rodal con tratamiento 3 sin manejo.2 2007 14 550 25.5 68.1 2012 19 550 38.65 15.9 0 2000 7 1540 10.3 2004 11 550 17.5 239.47 11.4 52.8 2005 12 550 20.0 159.5 24.7 2007 14 1505 30.4 .82 14.8 9.3 0 2001 8 1536 13.3 2012 19 1474 43.6 7.54 10.1 136. extracción de 1999 6.51 17.28 19.7 2003 10 550 14.23 m /ha de área basal. /60 E.9 2008 15 1499 33.4 10.2 3.6 0.66 9.77 4.31 5.6 211. 1999 6.32 12.1 31.98 15.7 16.1 0 2 4.2 134.3 90.8 185.89 6.0 110.76 17.4 2010 17 550 33.

30 -6.99 33.76 41. A la edad de cosecha se observa un menor volumen total y menor incremento del área basal con esquema de manejo.09 4.32 0 33.76 7.50 270.40 185.43 7.68 Vol. (m) 6. /61 Cuadro N°20: Resultados del simulador Radiata para el Tratamiento 3.28 0 0 Increm.90 268.86 6. pero con 170% más de volumen de índice de utilización 20 cm. pero con bajo valor comercial.06(R) 6.07 39. TRATAMIENTO 3 1999 Sin Con Diferencia % Manejo Manejo Edad (años) 6 20 20 0 0 Abasal (m2/ha) 7. TRATAMIENTO 3 Sin Manejo Con Manejo Edad (años) 6 20 6 6.20 -32.77 45.total (m3sc/ha) 13.47 En el tratamiento 3 se aplica un fuerte raleo a los seis años y medio. es decir. 20 0 68.63 14. esto influye en una fuerte baja del IDR (hasta 39%) a los 20 años.20 -2. El tratamiento 3 produce un 2 % menos de volumen con índice de utilización 10 cm.32 7.51 -4.51 Altura dom.87 12.total (m3sc/ha) 13. con esquema de manejo respecto de sin esquema. (m2/ha) 0 37.06 20 Nº de árboles/ha 1544 1468 1544 1542 550 550 Abasal (m2/ha) 7.30 -10.00 302.79 Vol. (m2/ha) 0 37.1 20.60 170.7 270.00 116. sin esquema de manejo el tratamiento 3 privilegia la producción de trozas con índice de utilización 10 cm. con mayor valor comercial. ya que contaba con una alta densidad.31 Vol.77 45.2 IDR 12. . liberando el crecimiento.28 Increm.87 41.60 10.99 0 1.48 -11.34 Cuadro N°21: Diferencias según tipo de manejo para el Tratamiento 3.86 Vol.5 13.43 20.50 262.0 302.00 17. 10 2.77 9.10 7.63 51.

27 10.5 29.4 106.2 33. /62 E.3 2002 9 549 14.3 2003 10 1553 23.06 1570 13.1 42.31 9. Tratamiento 4 con manejo Año Edad Densidad Area Altura Volumen Volumen Basal 10 20 (arb/ha) (m2/ha) (m) (m3sc/ha) (m3sc/ha) Raleo a una densidad de 1999 6 1573 12.9 2007 14 1529 35.5 239.4 10.2 0 2001 8 1564 17.8 10.2 337.77 18.8 0 y un volumen total de 3.5 2013 20 549 44.5 18. 1999 6.76 14.5 33.3 304.7 144.1 0 1021 arb/ha.4 70.8 57. Tratamiento 4 sin manejo Año Edad Densidad Area Altura Volumen Volumen Basal 10 20 (arb/ha) (m2/ha) (m) (m3sc/ha) (m3sc/ha) 1999 6 1573 12.1 2011 18 1502 45.0 2012 19 1494 48.22 11.1 0.6 180.6 2005 12 549 22.35 m /ha de área basal.1 .8 201.2 2010 17 1509 43.02 13. Análisis de las proyecciones de volumen para el Tratamiento 4.1 15.4 2008 15 549 31.53 6.78 20.4 271.6 4.4.6 126.8 284.3 2013 20 1487 50.5 97.6 152.9 225.0 14.14 11.9 2006 13 1536 32.33 19.2 58.2 72.5 231.3 Cuadro N°23: Desarrollo del rodal con tratamiento 4 sin manejo.7 18.5 0.88 13.1 2003 10 549 17.8 1.18 5.1 88.9 2005 12 1542 29.9 1.14 21.5 2011 18 549 39.24 18. Cuadro N°22: Desarrollo del rodal con tratamiento 4 y raleo a los 6 años y medio.22 16.9 254.6 3.7 172. 2000 7 549 9.1 2004 11 1548 26.6 120.6 m3/ha.1 2009 16 1516 40.8 170.5 2012 19 549 41.4 0 2 6.37 10.1 19.8 315.3.7 102.6 60.4 10.39 8.32 7.18 5.53 7.4 2008 15 1523 37.78 17.77 6.83 14.0 10.4 77.1 2006 13 549 25.1 0 2000 7 1568 14.1 50.14 12.61 15.60 19.6 209.99 12.2 2004 11 549 19.9 28.06 549 7.13 17.2 2001 8 549 11.4 2002 9 1559 20.4 16.1 2007 14 549 28.8 197.1 93.9 5. extracción de 1999 6.1 9.18 7.3 144.3 23.1 2009 16 549 34.1 118 2010 17 549 36.73 8.57 15.6 79.5 44.6 43.

78 9.42 Vol.18 56. (m) 7.53 7. Se observa que a la edad de cosecha hay un 16% de incremento del área basal y 14% más de volumen total sin aplicar esquema de manejo.14 0 0 Increm.14 Increm.60 10. /63 Cuadro N°24: Resultados del simulador Radiata para el Tratamiento 4.96 -6.1 21. TRATAMIENTO 4 1999 Sin Con Diferencia % Manejo Manejo Edad (años) 6 20 20 0 0 Abasal (m2/ha) 12.18 44.total (m3sc/ha) 25.10 323. TRATAMIENTO 4 Sin Manejo Con Manejo Edad (años) 6 20 6 6.18 13. (m2/ha) 0 38. 10 10. la aplicación de esquema de manejo favorece en 118% el aumento de volumen con índice de utilización 20 cm.51 Cuadro N°25: Diferencias según tipo de manejo para el Tratamiento 4.37 18. .90 -50.10 337. (m2/ha) 0 38.96 Altura dom.06 20 Nº de árboles/ha 1573 1487 1573 1575 549 549 Abasal (m2/ha) 12.10 23.06(R) 6.20 -13.42 31.80 323.46 -16.total (m3sc/ha) 25.66 41. 20 0 106. Sin embargo.10 374.1 31.35 0 31.10 8.10 231.81 Vol.50 -21.42 0 1. de 1573 a 549 plantas por hectárea.18 19. de mayor valor comercial.60 12.29 Vol.60 44. disminuyendo el IDR a un 41% a los 20 años.18 50.29 7. produciendo un 7% más de volumen con índice de utilización 10 cm.9 IDR 18.20 118.49 Vol.30 125.00 En el tratamiento 4 se aplica un fuerte raleo a los seis años y medio debido a la fuerte densidad que poseía.35 23.18 50.35 8.10 374.90 -6.40 315.

.5.1 247.3 .3 Los mayores aumentos de volumen total se producen en los tratamientos 3 y 4.4 302.6 189 68. El tratamiento 2.3.7 253. 20 Volúmenes T 1 S/M T 2 S/M T 3 S/M T 4 S/M T 1 C/M T 2 C/M T 3 C/M T 4 C/M Figura N° 1: Proyecciones de volumen al final de la edad de rotación. a la cual la simulación no le aplica esquema de manejo.5 374. 10 254. 20 135. presenta proyecciones de volumen similares a los tratamientos con manejo.5 337. Total Vol. los cuales presentaron mayor sobrevivencia y por ende mayor densidad.total (m3sc/ha) 265. Cuadro N° 26: Volumen al final de la edad de rotación por tratamiento entregado por simulador. debido a que su densidad era similar a la remanente luego de efectuar un raleo.4 106.9 Vol. aunque con mínimas diferencias con el volumen del mismo diámetro producido con esquema de manejo.9 . Por lo tanto el gran efecto de la aplicación del esquema de manejo radica en la mayor producción de trozas con diámetro mínimo 20 cm. 10 Vol. por lo que su crecimiento sigue la misma tendencia de los tratamientos que tuvieron manejo. con un raleo se privilegia la producción de árboles con mayor diámetro y esto se refleja en el mayor volumen de índice de utilización 20 cm.2 268. 185 231.1 176. Sin Manejo Con Manejo TRATAMIENTO TRAT 1 TRAT 2 TRAT 3 TRAT 4 TRAT 1 TRAT 2 TRAT 3 TRAT 4 Vol. 262.2 323.4 250. Comparación de las proyecciones de volumen entre tratamientos. 270.1 258. /64 E.3 315.6 . a la vez. Sin esquema de manejo se produce mayor volumen de índice de utilización 10 cm.5 Vol. Proyecciones de volumen a los 20 años según tratamiento y manejo 400 300 m3sc/ha 200 100 0 Vol.

5 0 134.3. por tratamiento.0 225.1 2006 0 29.1 2007 0 45.3 0 159.1 2007 0 109. A continuación se presentan las proyecciones de volumen a la edad de cosecha entregadas por el simulador.4 118.2 2004 0 8.6 0 2. Volumen 10 (m3sc/ha) Año T0 T1 T2 T3 T4 1999 0 0.1 14.7 58.8 144.5 2012 0 151.6 2005 0 17.0 0 4.1 2010 0 175.1 0 5.4 2008 0 62.9 10.1 0 18.5 0 58.8 2000 0 7.5 70.3 10.2 254.2 33.2 2001 0 0 0 0 1.9 0 262.5 2013 0 176.3 315.7 4.3 2011 0 199.2 201.1 2009 0 152.8 19.6 0 159.4 0 184.4 93.6 2003 0 39.2 0 235.8 0 29.9 197.8 2013 0 250.1 77.5 0 110.4 1999 0 2.0 0 114.7 2012 0 225.0 0 87.1 0 3.5 Cuadro N°28: Volumen con Indice de Utilización 20 en rodal con manejo.3 0 185.3 .9 0 66.1 1999 0 2.2 0 94.1 144.1 2003 0 3.3 2002 0 0. Volumen 20 (m3sc/ha) Año T0 T1 T2 T3 T4 1999 0 0 0 0 0 1999 0 0 0 0 0 1999 0 0 0 0 0 2000 0 0 0 0 0.0 231.1 28.0 0 47. Proyección de volumen según índice de utilización.1 2009 0 83.8 170.4 0 31.6.1 2005 0 70. /65 E.5 2011 0 127.0 2010 0 104.4 18. según esquema de manejo.5 284.6 0 0.1 120.2 42.8 0 42.1 172. por tratamiento.9 0 209.2 50.1 97.1 2001 0 15.0 0 8.9 2002 0 26. Cuadro N°27: Volumen con Indice de Utilización 10 en rodal con manejo.1 0 136.5 2006 0 89.8 2004 0 54.2 10.8 0 75.4 2008 0 130.9 0 18.3 0 9.

6 5.1 90.1 71. Los Cuadros 29 y 30 muestran las proyecciones de volumen de los rodales sin manejo. /66 Los Cuadros 27 y 28 muestran las proyecciones de volumen de los rodales con aplicación de esquema de manejo.9 10.8 86.4 2.5 239.5 2010 0 177.9 2007 0 23.3 2013 0 135.4 106.2 2012 0 227.2 102.1 2007 0 109.8 29.7 3.2 1.4 2002 0 0 0.3 18.6 189.8 24.0 126.3 2008 0 131.5 209.6 159.5 3.3 105.6 9.1 51.3 163.9 2005 0 70.8 32.5 2002 0 23.1 .9 37.1 2009 0 52.3 239.5 7.1 13.1 51.2 2010 0 70.3 19.1 23.3 211.9 271.9 2005 0 6. Cuadro N°29: Volumen con Indice de Utilización 10 en rodal sin manejo.1 2000 0 4.0 93.1 8.5 4.5 43.1 2011 0 90.6 0.1 2006 0 88.7 33.0 2012 0 112.0 68.3 79.9 34.4 60.4 2008 0 36.2 2009 0 153.9 2006 0 12.1 0.6 2.8 16.4 52.4 172.6 43.1 247.7 15.3 2003 0 0. Volumen 20 (m3sc/ha) Año T0 T1 T2 T3 T4 1999 0 0 0 0 0 2000 0 0 0 0 0 2001 0 0 0 0 0. por tratamiento.7 111.9 44.9 23.1 67. Volumen 10 (m3sc/ha) Año T0 T1 T2 T3 T4 1999 0 0.4 Cuadro N°30: Volumen con Indice de Utilización 20 en rodal sin manejo.2 2001 0 12.2 268.2 0.1 196.1 88.1 2013 0 254. por tratamiento.3 72.9 10.2 6.5 36.7 148.6 1. Se aprecia que el tratamiento 4 presenta un desarrollo notablemente superior de volumen con índice de utilización 10 y 20 cm a lo largo del período de rotación.1 2004 0 2.1 24.9 304.5 337.8 221.6 2004 0 53.9 70.6 134.7 180.4 152.4 139.8 2011 0 202.0 126.6 13.2 115. Así también las curvas de los tratamientos 1 y 3 tienden a ser coincidentes para ambos índices.9 55.8 57.8 2003 0 37.0 185.

0 154.6 33.5 185.6 1999 0 9.6 42.2 2000 0 14.4 127.1 13.6 192.5 202.8 2010 0 188. que le siguen en orden decreciente.9 .5 245.7 18.7 0 167.4 2006 0 99.8 2004 0 64.5 0 65.4 2012 0 239.3 11.1 132.5 0 217 262.0 51.7 2003 0 48.1 0 25.5 166.7 2009 0 165.1 2003 0 46.6 273.9 2007 0 116.7 2007 0 120.9 66.9 214.5 205.0 120.0 87.5 109.2 37.6 68.2 2010 0 182.4 2011 0 207.9 2012 0 232.9 62. /67 Las proyecciones de volumen con índice de utilización 10 cm de los tratamientos 1.4 105. 4 y 3.8 0 49.8 0 243.8 2011 0 213.7 253.3 84. El índice de utilización 20 cm del tratamiento 2 supera ampliamente a los tratamientos 1.2 152.0 25.3 0 13. Volumen total (m3sc/ha) Año T0 T1 T2 T3 T4 1999 0 7.7 178.3 293.6 0 16.9 0 82.4 2008 0 137.4 2002 0 34.3 0 101.6 275.6 0 270.3 2001 0 23.9 0 191.2 2001 0 23.4 302.3 5.3 178.4 111.6 25.7 340.2 2006 0 96. por tratamiento.7 99.2 79. Volumen total (m3sc/ha) Año T0 T1 T2 T3 T4 1999 0 7. 2 y 3 presentan curvas de crecimiento similares con valores cercanos a la edad de cosecha.9 0 36.7 233.4 36.1 73.3 244.3 2004 0 61.7 19.2 2002 0 33.0 25.8 30.3 22.2 46. por tratamiento.9 2008 0 142.1 2013 0 258.1 2000 0 14. Sin embargo.2 0 122.1 1999 0 10.5 50.6 142.1 2009 0 159.2 158.6 31.8 92.4 0 144.1 218.1 Cuadro N°32: Volumen total en rodal con manejo.0 57.5 2005 0 81.0 0 10. la curva de crecimiento del tratamiento 4 es superior a las anteriores. Cuadro N°31: Volumen total en rodal sin manejo. Los Cuadros 31 y 32 muestran las proyecciones de volumen total sin y con esquema de manejo.5 374.2 133.3 227.7 2005 0 77.6 2013 0 265.4 307.2 323.7 0 17.

1 y 2 en orden decreciente. . siguiéndole los tratamientos 3. /68 Se observa que la proyección de volumen total sin aplicar esquema de manejo es mayor en el tratamiento 4. pero muy por debajo del tratamiento 4. Los tratamientos 1 y 3 tienen curvas similares. El tratamiento 4 presenta una mayor proyección de volumen total cuando se aplica el esquema de manejo.

Sin embargo hay una diferencia mínima de $5. con el Volumen 10 aplicando raleo. valor ponderado entre las proporciones de madera aserrable y pulpable.135.en el VPN y 0.108.51) .379.827.719.49 18.82 18.en el VPN respecto del Volumen 10 con aplicación de raleo. Vol 10 con raleo Vol 10 sin raleo Vol 20 con raleo Vol 20 sin raleo Trat VPN TIR VPN TIR VPN TIR VPN TIR T1 $340. con una TIR de 17.915.108. se obtiene el mejor VPN de $433. y de 0.99%.por hectárea.51) . al cual no se le aplicó raleo por su baja densidad..105. y costo de fertilización de $25.000..60) 9. $287.por hectárea..22% $278.05% en la TIR.09 20.69% T3 $330.25% T2 ($153..06% $335.920. Se proyectó el flujo de ingresos a la edad de rotación en un escenario probable de acuerdo a los siguientes supuestos: (1) tasa de actualización de 10%.827 con una TIR de 16.07% $53.54 18. (4) gastos de administración anual de $8.108.063.030. (2) un precio de mercado de la madera en pie a la edad de rotación de $12. (5) rotación a los 20 años.26 17. $212.92% ($153.. correspondiente a $335. el mejor VPN fue de $287.48 16.02 16.81 18.por hectárea.07% en la TIR. (3) costo por control de malezas en taza de $15.30% $36.934.719 con una TIR de 18.041.88 15.4 Determinación de efectos de cada tratamiento en la rentabilidad económica: A continuación se presentan los resultados del cálculo de Valor Presente Neto y la Tasa Interna de Retorno para cada tratamiento según volumen de madera producido por índice de utilización.848. Para el tratamiento 3. pero con una mínima diferencia de $4.42 16.000 el metro cúbico. Para el tratamiento 2.858.28% Para el tratamiento 1 se observa que el mayor valor de VPN es $345. valor que representó el costo de capital propio. de acuerdo a la proyección del simulador Radiata.821.95 16. /69 E.64 20.65 11. el mejor VPN fue para el Volumen 10 sin manejo.99% $214. Este es la mejor rentabilidad que .567.05% $232.135 y se da en la producción de Volumen 10 sin aplicación de raleo.por hectárea.54% $433.22%. con una TIR de 20.000.00% $345. costo promedio de subsolado a 60 cm de profundidad de $60. Como el tratamiento testigo T0 presentó una sobrevivencia nula. Los resultados del cálculo de VPN y TIR para cada tratamiento se muestran en el cuadro 53: Cuadro N°53: Valores de VPN y TIR según tratamiento y tipo de manejo.000. para el volumen 10 sin aplicación de raleo.05%.821. Para el tratamiento 4.92%.06% ($10. y corresponde al Volumen 10 sin raleo.. no hay un valor de VPN con los cuales compararlo ni para obtener un volumen mínimo de producción que pague los costos de aplicación de tratamientos.000.47% T4 $419.

debido a su baja densidad. También se observa que la producción de volumen 20 sin raleo con los tratamientos 3 y 4. cualquiera sea el tratamiento. que no es conveniente realizar la inversión que requieren los tratamientos 3 y 4 si se desea obtener madera con índice de utilización 20. los valores obtenidos de VPN indican que siempre se deben aplicar tratamientos silviculturales en la plantación de pino insigne en arenales. para lograr el mejor aprovechamiento de los recursos deben aplicarse las tres técnicas mencionadas en este estudio. También existe un delta pequeño en el VPN respecto del volumen 10 con raleo. pero no con índices de utilización 20. pues no se justifica financieramente en el escenario propuesto. obviamente porque al tener mayor inversión y menor sobrevivencia. para tener una rentabilidad positiva.678. la plantación sin efectuar algún tipo de tratamiento no prenderá provocando la pérdida de toda la inversión.y de 0. /70 se obtiene de todos los tratamientos. El tratamiento 2 presenta las más baja TIR entre todos. el cual es de $14. no justifica realizarlo.32% en la TIR. indicando con esto que para una plantación de pino insigne en este sitio debe esperarse que los retornos sean generados por volúmenes de madera con índice de utilización 10. Estos antecedentes indican que. Es decir. después de los valores de volumen 20 para T3 y T4. Sin embargo. . Sin embargo. aproximándose a los valores de los tratamientos más exitosos. los valores de VPN muestran que no es rentable.. A la vez. en general los retornos se aseguran con la producción de trozas con diámetro 10. generó un gran volumen con índice de utilización 20. con uno de los más bajos índices de prendimiento. El tratamiento 2. presentan un bajo VPN y una baja TIR. En general. como el 3 y 4.

En tanto. 2 y 3 al cuarto año. la sobrevivencia ya se ha estabilizado en porcentajes fijos. no hay diferencias significativas con los tratamientos 2 y 4 en el sexto año. presentó buena sobrevivencia inicial. ("Volumen 10") son . 3 y 4 en las variables Diámetro de Cuello (DAC) y Altura al cuarto año. los resultados de la simulación indican que el volumen total es mayor sólo un 3% si no se efectúa raleo respecto de que sí se realizara.5. Para el análisis al sexto año de crecimiento. con un 78%. manifestando cierta inestabilidad de las plantas. reflejaba mejor las diferencias de crecimiento por tratamiento en los primeros años. presentó sobrevivencia nula al segundo año. Del cuarto al sexto año de crecimiento. El factor de productividad (DAC2*Altura). además. 2 y 3. las variables Area Basal y Volumen con índice de utilización 10 cm. medido a través del incremento del factor de productividad se apreció el efecto de la mayor tecnología aplicada a los tratamientos. El tratamiento 1 o T1. se analizaron los datos correspondientes al cuarto año (1997) y el sexto año (1999). si no se aplica el esquema de manejo. Para realizar la evaluación de los efectos de los tratamientos en la sobrevivencia y el crecimiento. No se diferencia significativamente con los tratamientos 2. Ya al sexto año se evidencia menor crecimiento de biomasa o volumen que el tratamiento 4. es decir. 1997). se llevó a la hectárea mediante la ponderación del factor de productividad por la sobrevivencia (Biomasa/ha) y correspondió al valor relativo por árbol ponderado por la densidad de plantación (Sandoval. las variables Biomasa y Factor de Productividad no presentaron diferencias significativas con los tratamientos 0. Para la variable Diámetro Altura del Pecho (DAP). En cuanto a las proyecciones de volumen para la edad de cosecha y aplicando raleo a los seis años y medio como parte del esquema de manejo. Discusión de resultados para cada tratamiento. pero que disminuyó en el cuarto año a un 43%. el tratamiento 1 se mantiene sin diferencias significativas en la variable Altura con los tratamientos 2. al cual se le aplicó fertilización y control de maleza sin preparación de suelo. /71 E. presentaron dimensiones menores de altura y diámetro. permitiendo proyectar los resultados hasta el final de la rotación. por lo que cualquier análisis comparativo con el testigo resulta positivo. confirmando que la preparación del sitio es fundamental en este suelo arenoso. al cual se le aplicaron todos los tratamientos silviculturales. El tratamiento testigo T0. Las variables Area Basal y Volumen no presentan diferencias significativas con los tratamientos 0. Al analizar el desarrollo de las plantas. A su vez. a diferencia de los demás tratamientos. Se consideró que para el primer análisis las conclusiones apuntaron a los efectos en la sobrevivencia puesto que aun se observaron variaciones en esta variable. 3 y 4.

la aplicación de un esquema de manejo se justifica para la producción de trozas con diámetro mínimo 20 cm. La variable Volumen no presenta diferencias significativas con T0. obtenidos ambos sin manejo. por la carencia en este caso de algún tratamiento. presentó la menor sobrevivencia al cuarto año. Esto puede explicarse por que en esta situación los rodales con mayor mortalidad al cuarto año. es similar al obtenido a T3. ya sea la preparación de suelo en el caso de T1. llegando al 25% de la densidad inicial. como sería el caso de T1 y T2. un importante aumento de Volumen con índice de utilización 20 cm ("Volumen 20") se logra realizando el raleo. T3 y T4. Con T1 presenta en común la menor densidad. el "Volumen 10" y "Volumen 20". incluso menor al remanente del raleo. Al cuarto año. lo que demuestra mejores condiciones de adaptación y con el consiguiente aumento diametral. tienen gran crecimiento por su buena sobrevivencia. Sólo la producción de "Volumen 20" sin manejo logra ser la segunda más importante. indica que el desarrollo inicial no es óptimo. /72 superiores en 1% que si se realizara manejo. debido a que están muy por debajo de la estimación de volumen para T4. sin control de malezas. T1 y T3. Esta tendencia de menor Area Basal se debe a que se pondera por la sobrevivencia. lo que se puede interpretar como que al englobar dentro de sus cálculos DAC con Altura. El tratamiento T2. mostrando la trascendencia del control de maleza en el establecimiento de la plantación. T2 no presentó diferencias significativas con T1 y T3 en las variables DAC y Altura. Entonces. Sin embargo. resulta el mismo efecto en la producción volumétrica al dejar de aplicar uno de los tres tratamientos silviculturales del ensayo. La variable Area Basal no presenta diferencias significativas con T1 y T0. al cual se le aplicó preparación de suelo. Por lo tanto. En relación con los restantes tratamientos. por eso no se acerca a los valores máximos que entrega T4. pero muy por debajo de la producción de T4. su análisis se remite sólo a la proyección de volumen a la edad de cosecha sin aplicar esquema de manejo. pero en cantidades muy inferiores al T4. alcanzando a 30% más que cuando no se efectúa. de mayor valor comercial que trozas de 10 cm de diámetro. Como el T2 presenta una baja densidad al sexto año. crecerían con una menor densidad. El "Volumen 10" y el Volumen Total del T1. Así. y resultando con valores inferiores al máximo del ensayo que es T4. bajo la obtenida por T2. logran niveles similares a los del T2. . y T3 y T4. Para Biomasa no hubo diferencias significativas con T0 y T1 y para Factor de Productividad tampoco hubo diferencias significativas con T0. así como el Volumen Total obtenido con manejo en T1. que es baja. para T3. T1 y T3. para Altura entre T2 y T3 y T1. Según esto. Al sexto año de crecimiento no hubo diferencia significativa para DAP entre T2 y T1. o la fertilización. lo que permite mayor crecimiento en diámetro. se visualiza una mínima diferencia porcentual para las variables mencionadas al aplicar o no el manejo. favoreciendo mayores diámetros. fertilización.

El tratamiento 3. T3 no se diferencie de T0. al cuarto año. Esto último indica que ya se nota una productividad menor que T4. para la variable Biomasa no hay diferencias con T1 y para Factor de productividad no existen diferencias con T2 y T1. El incremento de Area Basal a los 20 años es 11% mayor en rodal sin manejo que en el que no se aplica manejo. Esto indica que subsolado y control de malezas influyen mayormente en la etapa de establecimiento. T2 y T4. con preparación del suelo. y con T1 y T3 . A pesar de esto no se alcanza el nivel del máximo como en T4. y quedando muy por debajo de T4. T3 y T2. la proyección de Volumen total al final de la edad de rotación. T3 no se diferencie significativamente de T1 y. por la alta densidad. y muy inferior al de T4. en Volumen. Asimismo. T2 y T4 para Altura. el efecto más notable de la aplicación de esquema de manejo es en la producción de "Volumen 20". Esto indica que. Al sexto año no existen diferencias significativas para DAP entre T3 y T4. No hay diferencias significativas con T1 y T3 para DAC y Altura. y tampoco entre T3 y T1. Al cuarto año no existen diferencias significativas en las variables DAC y Altura entre los tratamientos T3 y T1. Sin embargo. siendo una producción muy por debajo de T4. Sin embargo. La proyección de "Volumen 10" sin manejo es levemente superior a T1 y T2. Sin embargo. /73 se obtiene la menor cantidad de "Volumen 10" sin manejo similar al producido por T1. coincidiendo en que se le aplican dos tratamientos solamente. control de maleza y sin fertilización. a pesar de tener una alta sobrevivencia inicial. presenta una alta sobrevivencia inicial. donde se supera por 170% al rodal no manejado. de un 91%. pero muy inferiores a T4. explicado en parte por crecer en las mismas condiciones que un rodal con manejo. El tratamiento 4 con preparación de suelo. no presenta diferencia significativa con T4 en la variable Sobrevivencia (94%). T2 y T3. T1 y T2. El menor valor se produce en "Volumen 20" sin manejo. al cuarto año. los cuales producen las máximas cantidades de "Volumen 20". es mayor en 10% en rodal donde no se efectúa raleo. siendo ambos los tratamientos que mostraron el porcentaje más exitoso de establecimiento. levemente menor que la de T3 (94%). dando valores también alejados del máximo. la ausencia de fertilización influye en el menor crecimiento posterior de la plantación. Las proyecciones de "Volumen 10" con manejo y "Volumen 20" con manejo de T3 son similares a T1. control de maleza y fertilización. Al sexto año no hay diferencias significativas para DAP con T1. deduciéndose que es efecto de la ausencia de fertilización. y el "Volumen 10" es 2% mayor cuando no se aplica manejo. pero. resulta la mayor producción de "Volumen 20" sin manejo. debido a que sin manejo la competencia es mayor. provocando que al estimar la variable Area Basal. al tener valores inferiores por el menor DAC. T4 presenta valores superiores. y la menor producción de Volumen Total sin manejo. produciendo trozas con diámetros pequeños.

. Los valores de Biomasa y Factor de productividad para el cuarto año. La producción de volumen 20. /74 para Altura. las que demuestran tener un efecto sinérgico. obteniendo el mejor VPN y a una TIR que es 8 puntos mayor que la exigida por la Tasa Alternativa de Retorno (10%). El tratamiento 4 otorga mejor rentabilidad que el resto pues produce más volumen de madera con índice de utilización 10. la plantación de pino insigne en arenales en la que se aplican el subsolado. Sin embargo. con los que existen diferencias significativas. indica que esta no es un buena variable predictora del crecimiento por sí sola. El incremento de Area Basal es de 16% cuando no se aplica esquema de manejo en T4. "Volumen 10" con manejo. Sin embargo. Por lo tanto. son muy superiores a los demás tratamientos. "Volumen 20" con manejo. por lo que si se deja de realizar no influye en dejarle la mayor rentabilidad por sobre los demás tratamientos. La aplicación de raleo a los seis años y medio no genera aumentos importantes en el VPN del volumen 10 para el tratamiento 4. muy superiores al resto. control de malezas y fertilización simultáneamente. el raleo como esquema de manejo pierde importancia también. También indica que cualquier tratamiento va a favorecer el establecimiento inicial y la altura durante el crecimiento en mayor o menor medida. el control de malezas y la fertilización. genera la mejor productividad de volumen 10 y la mayor rentabilidad entre los tratamientos evaluados en este estudio. el cual influye fuertemente. como la producción del volumen 20 no genera la mayor rentabilidad. debido al bajo valor del VPN y la TIR (16%). La producción de Volumen total es 13% mayor sin manejo y la de "Volumen 10" es 6% mayor sin manejo que con manejo. no justifica por sí sola la inversión para aplicar subsolado. así como Volumen y Area Basal para el sexto. se obtienen valores de "Volumen 10" sin manejo. Sólo es superado por el "Volumen 20" sin manejo de T1 y T2. También. con mayor valor comercial. Las técnicas silviculturales aplicadas que tienen en común tanto T3 como T4 es el subsolado y el control de malezas. explicado por la mayor altura de estos rodales al sexto año y su mayor DAP. La no existencia de diferencias significativas entre T1. con prácticamente la misma TIR. se produce un 118% más de "Volumen 20" aplicando manejo que sin realizarlo. T2. T3 y T4 para la variable DAC al cuarto año. Volumen total con y sin manejo. el tratamiento 3 tiene una productividad de volumen 10 que genera retornos sólo un poco menores al T4. por la menor densidad. Respecto de los demás tratamientos. No ocurre lo mismo con el raleo aplicado para la producción de volumen 20 en el tratamiento 4. Esto se explica por la sinergia entre los tres tratamientos de plantación que permiten un óptimo de crecimiento en este tipo de sitio.

• El prendimiento de la plantación en suelo arenoso se asegura realizando alguna combinación de técnicas silviculturales. para este mismo tratamiento. la proyección de volumen con índice de utilización 20 a la edad de rotación no justifica la inversión financiera para aplicar silvicultura intensiva. control de malezas y fertilización. En el tratamiento testigo. • Pueden realizarse más ensayos combinando los mismos factores pero variando las dosis y tipos de fertilizantes o herbicidas. para determinar efectos en la sobrevivencia y en el desarrollo de plantaciones de pino en suelo arenoso. • La aplicación de silvicultura intensiva en una plantación de pino insigne en suelo arenoso. control de malezas ni fertilización la mortalidad fue de 100%. • Según lo anterior. utilizando los métodos de subsolado. • El control de maleza post plantación permite asegurar el desarrollo de las plántulas. /75 F. se genera en el Tratamiento 4. por lo que se puede prescindir del manejo en este sitio. en este ensayo la aplicación de raleo en el tratamiento 4 no influye en la obtención de una mayor rentabilidad. CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES. • La combinación de al menos subsolado con control de malezas en la plantación de pino insigne en suelo arenoso garantiza un buen establecimiento. de acuerdo a un determinado escenario. puesto que proyectó el mayor volumen con índice de utilización 10 a la edad de rotación. . La aplicación separada de estas actividades no asegura por sí sola la sobrevivencia inicial de las plantaciones. Sin embargo. lo que permite tener el mayor VPN y la mejor TIR entre los restantes tratamientos. presenta los mejores resultados de establecimiento y proyección de volumen de este ensayo. El tratamiento en el cual no se aplicó control de malezas presentó una sobrevivencia de solo un 25%. en el cual no se realizó subsolado. debido al tipo de vegetación que crece en el sector y que compite por los nutrientes escasos en este tipo de suelo. • La mejor rentabilidad.

R. Santiago. Junio. Chile. Revista Chile Forestal. D. Universidad Austral de Chile. Martínez. 1988. /76 G. tres y cuatro años de edad en la zona de Valdivia. Valdivia. Tesis Ingeniería Forestal. Universidad de Chile. Fertilización Forestal. al tercer año de su establecimiento. Chile. 1987. Efecto del subsolado y de la aplicación de algunos fertilizantes sobre el crecimiento inicial de las plantaciones de pino insigne (Pinus radiata D. Cirano. J... 136 p. y Goffard. Chile. Tesis Ingeniería Forestal. Santiago. 1997. 1996. L. Universidad de Chile. Efecto de una fertilización en el establecimiento de Pinus radiata D. X Región. en Valdivia.. Documento técnico Nº31. Control de malezas herbáceas durante el primer año de establecimiento de Pinus radiata D. Don) en la VIII Región. Don en tres sitios de la IX Región. Chile.. 1997. Don de dos. Francke.. Escuela de Ciencias Forestales. 1987. Valdivia. Forestal Cholguán S. Tesis Ingeniería Forestal.Don. O. 2004. Campos. Memoria Ingeniería Forestal. 80 p. Valdivia. . Barriga. Informe interno: “Ensayo de establecimiento de silvicultura intensiva en el predio Cantarito”. más gráficos. 8 p. Efecto de la competencia de malezas y fertilización sobre plantaciones de Pinus radiata D. Departamento de Silvicultura. 80 p. 118 p.. Tesis Ingeniería Agronómica. Universidad Austral de Chile.A. Don. Tesis Ingeniería Forestal. Evaluación de una fertilización en Pinus radiata D. Universidad Austral de Chile. BIBLIOGRAFÍA. Universidad de Chile. Facultad de Ciencias Agronómicas.. 1987. Aguirre. Mapa de reconocimiento de suelos de la VIII región del Bío-Bío (sector sur). Escuela de Ciencias Forestales.. 5 p. 172 p. A. Izquierdo. Escuela de Agronomía. Chile. S. Facultad de Ciencias Forestales. H. 109 p.

Chile. Ponce. V. 129 p. Universidad de Concepción. 103 p.. Universidad Austral de Chile. Chillán. Mora. Facultad de Ciencias Forestales. Santiago. Tesis Ingeniería Forestal. Universidad Austral de Chile. . Chillán. Tesis Ingeniería Forestal. G. Efecto del control de malezas y fertilización en plantaciones de Pino radiata (Pinus radiata D. E. Santiago. 1999. Sandoval. Don en suelos de arena de la VIII Región. 86 p. Troncoso. Escuela de Ciencias Forestales. 116 p. Valenzuela. Efecto de diferentes sistemas de preparación física del suelo sobre una plantación de Pinus radiata D. Chile. Grupo Editorial Iberoamérica. X Región. Pavez. Chile. Características y variabilidad de sitios con plantaciones de Pinus radiata D. Diseño y análisis de experimentos. Memoria Ingeniería Forestal.. Valdivia. 98 p. C.. Don en suelos arenosos del cono aluvial del río Laja. 1985. 1993. G. Chile. Valdivia. Memoria Ingeniería Forestal. Tesis Ingeniería Forestal.. Facultad de Ciencias Forestales. Chile.. 1997. Don en suelos de carácter arenoso de las regiones VII y VIII. 1991.. Prospección de problemas de fertilidad en suelos arenosos del sector Cholguán-Canteras. Facultad de Ciencias Agraria y Forestales. Don) de cuatro años establecidas en Valdivia. /77 Montgomery. 93 p. Aplicación de silvicultura integrada en el establecimiento de plantaciones de Pinus radiata D. Universidad de Concepción. 1996. S. 589 p. Chile. Calidad del sitio para Pinus radiata D. D. 1990. Universidad de Chile.. Universidad de Chile.C. Tesis Ingeniería Forestal. Don.

Intereses relacionados