Está en la página 1de 3

SELECCIÓN DEL MATERIAL DE PROTECCION DENTINOPULPAR.

Culminada la preparación cavitaría, la decisión de proteger acerca de la
necesidad de proteger la dentina y la selección del material más adecuado
surgen de la evaluación de una serie de factores:
a) Diagnostico pulpar.
b) Permeabilidad dentinaria.
c) Edad del paciente
d) Profundidad de la preparación.
e) Material de restauración
f) Oclusión.

Diagnostico pulpar.
Es indispensable realizar un correcto diagnostico
clínico y radiográfico preoperatorio. Ningún material
de protección podrá revertir un estado de pulpitis o
necrosis ante un diagnóstico equivocado.
La mayor dificultad para un clínico es poder
establecer el límite de la conservación de la vitalidad
pulpar. Se deben tener en cuenta los signos y los
síntomas que caracterizan una pulpa vital sana o con
lesiones reversibles para diferenciarlos de las
irreversibles.
Una pulpa clínicamente sana no debe doler
espontáneamente ni haber tenido alguna historia de
dolor que la preceda ni estar cubierta por dentina cariada. El dolor espontaneo
y/o provocado persistente indica la presencia de una lesión de evolución
aguda.
Las pruebas de diagnóstico basadas en las moléculas son prometedoras en
cuanto a su capacidad de informar al clínico sobre el estado pasado, pasado y
futuro de la lesión.

Permeabilidad dentinaria.
Cuanto mayor sea la permeabilidad dentinaria, mas
serán las vías de entrada de los elementos
irritativos hacia la pulpa y mayor la necesidad de
protegerla. La permeabilidad se relaciona en forma
directa con la profundidad de la preparación.
Cuanto más se aproxima la preparación dentaria a
la pulpa, mayor es el número de túbulos dentinarios
dañados por unidad de superficie. El diámetro de cada túbulo también

lo que significa menores espesores de dentina remanente tras la preparación cavitaria. La permeabilidad también depende de la edad del paciente. Una pieza adulta tiene disminuida esta capacidad y procedimientos tales como la protección pulpar directa tendrán menores probabilidades de éxito. . Este es el factor que más pesa en el momento de decidir la protección dentinopulpar por realizar. Por otra parte. Es interesante recordar que. Este factor es importante para la selección del material de protección. independientemente de la profundidad y el diámetro de los conductillos dentinarios. A medida que aumenta la profundidad y que la aproximación al núcleo odontoblastico es mayor. la pulpa joven y bien irrigada repondera positivamente a las noxas formando dentina terciaria y esclerosis como elementos de defensa. Estos dos factores contribuyen al incremento de la superficie dentinaria de difusión. Edad del paciente. más grande es el riesgo de producir lesión pulpar. intermedias y profundas. Las preparaciones cavitarias se clasifican en: superficiales. La excesiva profundidad de la preparación también produce debilitamiento del piso cavitario. puede tener importancia en la permeabilidad la presencia de zonas hipocalcificadas como los espacios de Czermak en diversas zonas más o menos extensas. En el paciente joven el tamaño pulpar es mayor que en el adulto.aumenta cerca de la pulpa. Profundidad de la preparación.

que reciben fuerzas masticatorias intensas. bloqueando la transmisión de estímulos hacia la pulpa. Las restauraciones ubicadas en zonas activas de oclusión. por lo tanto. La amalgama no es adhesiva y. se requiere la interposición de un sellador dentinario sobre las paredes de la preparación para evitar la filtración marginal.También habrá que reforzar el piso cavitario con un material rígido. Material de restauración. sus propiedades adhesivas les permite sellar bien la dentina. el uso de barnices convencionales y bases de óxido de zinc y eugenol bajo restauraciones de composite esta contraindicado. en los pacientes de alto riesgo aconsejan la aplicación de forros y bases cavitarias que liberen fluoruros. algunos operadores también consideran la incidencia de caries. Las restauraciones de ionomero vítreo y de compomero por lo general no requieren la colocación de ningún material de protección. Al elegir el material de protección dentinopulpar. En lo que respecta estrictamente a la compatibilidad entre los materiales de protección y de restauración. requieren bases rígidas. . para evitar que se flexione al condesar el material de restauración o durante la masticación y transmita presiones a la pulpa. Oclusión.