Está en la página 1de 7
Política y Cultura ISSN: 0188-7742 politicaycultura@gmail.com Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Xochimilco México Lengyel, Esteban Reseña de "Globalización, capital y Estado" de Joachim Hirsch Política y Cultura, núm. 8, primavera, 1997, pp. 373-378 Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Xochimilco Distrito Federal, México Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=26700819 Cómo citar el artículo Número completo Sistema de Información Científica Más información del artículo Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal Página de la revista en redalyc.org Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto Globalización, capital y Estado Esteban Lengyel* Joachim Hirsch. Globalización, capital ducidos—, el profesor de la Universidad de y Estado. Edición y prólogo de Gerardo Francfort en el Meno y publicista crítico, se Ávalos; traducción de Gabriela Contre- ha convertido en uno de los más importantes ras, Sandra Kuntzy Ulrich Schmiedel. analistas de la economía política del sistema México, Departamento de Relaciones internacional. Después de muchos años de Sociales, Universidad Autónoma Metropo- investigación, observación, evolución analí- litana, Unidad Xochimilco, 1996,132 pp. tica y reflexión, ha alcanzado esa rara virtud: lograr un pensamiento original, radical (radis Cuando Gerardo Ávalos invitó a Joachim = raíz) y profundo, y expresarlo con sencillez Hirsch a dictar un ciclo de conferencias so- y claridad. bre el estado actual que guarda el mundo, poco se imaginaron ambos que el público La compilación hecha por Gerardo Ávalos en el auditorio de la Universidad Autónoma en interacción con Joachim Hirsch, Globa- Metropolitana, Unidad Xochimilco, aumen- lización, capital y Estado,1 merece por su taría notablemente cada día. Hirsch se había temática, riqueza de análisis crítico y breve- convertido vertiginosamente en un secreto a dad un lugar junto a libros como Política y voces entre la juventud universitaria, virtual- cultura a finales del siglo XX de Noam mente ignorado por las generaciones Choms-ky, Empire du chaos de Samir Amin y mayores del profesorado. Empire or Republic de James Petras y Morris Morley. Casi desconocido en América Latina —sus escritos prácticamente no han sido tra- El pequeño libro de Hirsch consta de dos partes: la segunda, la más importante, de la * UAM Xochimilco. 1 A lo largo de la reseña me he apartado levemente de la traducción impresa, para lo cual he consultado los originales del autor en alemán. La versión más elaborada y reciente de la cosmovisión económica, política y social de Hirsch se encuentra en su libro Der "nationale" Wettbewerbsstaat: Staat, Demokratie und Politik im globalen Kapitalismus, Edition ID-Archiv, Postfach 360 205, Berlín, 1995, 213 pp., 28,-DM. 374 POLÍTICA Y CULTURA que se deriva el título del libro, constituida por tes de auto-organización, al margen de los las cuatro conferencias de diciembre de 1995, partidos políticos y del aparato estatal, del que en las cuales el autor sintetiza de manera inevitablemente forman parte. extraordinaria y didáctica su visión del mun- do; y la primera, compuesta por cinco En la vida cotidiana, señala Hirsch, "glo- ensayos temáticamente relacionados, escri- balización" quiere decir casi cualquier cosa, tos entre 1992 y 1995, que versan sobre "de cierta manera es un fetiche", una palabra movimientos sociales, democracia, el Esta- utilizada frecuentemente "sin ser entendida, do nacional y la globalización del capital. Esta en la mayoría de los casos, con precisión", parte sirve de apoyo y profundización para teniendo a menudo "significados contrapues- muchos argumentos y afirmaciones plantea- tos" que, empero, comparten la premisa de dos con menor detalle en las conferencias de aludir" a algo así como a un poder oculto que Xochimilco. mueve el mundo, que determina todas nues- tras vidas y nos domina cada vez con más A partir de definir la "globalización", con- fuerza" (p.84). Lo mismo se refiere, por ejem- vertida hoy en fetiche amorfo, satanizado y plo, a la sociedad mundial democrática que adorado, y la "globalización del capital", al caos global y a las catástrofes climático- Hirsch explica el surgimiento, en el siglo XX, ecológicas. auge y ocaso del Estado benefactor o "fordis- ta", y su transformación, a partir de los años A nivel analítico, prosigue Hirsch, la "glo- setenta, en lo que él llama un fuerte "Estado balización" puede diferenciarse en lo técnico nacional de competencia", una nueva forma (la implantación de nuevas tecnologías), en de Estado autoritario con fronteras herméti- lo político (fin de la Guerra Fría), en lo ideoló- cas (ocasionalmente regionales), cuya función gico-cultural (universalización de ciertos primordial interventora en lo económico y valores y del modelo de consumo capitalista) y sociopolítico es mejorar, mediante una "po- en lo económico (libre comercio). Nos recuer- lítica de lugar óptimo", las condiciones locales da, además, que "el capitalismo es un sistema para la valoración del capital a escala mundial. global desde su origen"; que el colonialismo y el Esta política implica el desmantelamiento de imperialismo "pertenecen a sus característi- los derechos laborales históricos y de los cas estructurales decisivas" (p.86). servicios sociales y la "desdemocratización", sin fracturar en lo posible el cascarón hueco Hirsch explica "globalización" como un de la democracia formal con sus luchas elec- concepto que "se refiere, en esencia a un pro- torales como "actos deportivos" y sus ceso económico" (p.86). Está en lo correcto, debates parlamentarios como "talk shows". pues ese concepto nació por 1960 en alusión La resistencia social es reprimida por la al comercio y las finanzas internacionales en buena, mediante la manipulación, el "embru- la prensa capitalista; en plena era "keynesia- tecimiento permanente" y la xenofobia na" o "fordista", como dice Hirsch, inspirado nacionalista, o por la mala, cuando no hay de en la escuela regulacionista francesa. otra. Hirsch propone un "reformismo radical" subjetivo y objetivo, individual y colectivo, a El Estado fordista comenzó su caída alre- partir de la creación de formas independien- dedor de 1970. Sus principales características GLOBALIZACIÓN, CAPITAL Y ESTADO 375 fueron, sintetiza Hirsch, "un grado relati- "meta esencial de la estrategia de la globali- vamente alto de intervención estatal so- zación" (p.97). El socavamiento de las bases cioeconómica, una política planificada de económicas y sociales del Estado fordista crecimiento, de repartición del ingreso y de consistió "principalmente en una liberación ocupación, así como la paulatina ampliación amplia y completa, no solamente para la de los sistemas de bienestar. Su base políti- circulación de bienes y servicios sino espe- ca era la institucionalización de amplios cialmente del dinero y del capital" (Ibid.). compromisos de clases a través de la incor- poración de los partidos políticos socialde- Como consecuencia de estas medidas, "la mócratas y los sindicatos en los procesos política nacional estatal es determinada di- políticos de regulación" (p.96) En la periferia recta e indirectamente por los movimientos del sistema mundial hubo réplicas de corpo- internacionales del capital" y "los intereses rativismo y regulación estatales de diferen- del capital transnacionalizado se convierten tes tipos. Este modelo funcionó, según en determinantes directas de la política Hirsch, dentro del marco de: nacional estatal" (Ibid.). Por lo tanto, el man- tenimiento de la red social y de derechos fuertes tendencias de neocorporativismo proporcionados por el Estado de bienestar liberal. La regulación social organiza- "afecta la rentabilidad del capital dentro de la da estatalmente valió como condición correspondiente ubicación nacional" (p.98). importante en el proceso de crecimiento económico, dirigido sobre todo al desarro- El sometimiento a las presiones del capi- llo del mercado interno. El creciente tal obliga a cada Estado a poner en práctica ingreso de las masas y la ampliación del una política de lugar óptimo para "crear, den- Estado de bienestar fueron obtenidos en tro de las respectivas fronteras nacionales, esencia ciertamente por medio de las or- condiciones óptimas para la valoración del ganizaciones de los movimientos obreros. flexible capital internacional" (p.99). Esto sig- Al mismo tiempo eran un apoyo económi- nifica "la disminución de los ingresos de las co importante de la producción en masa masas y la reducción de servicios sociales", taylorista-fordista y del modelo de con- es decir, la aplicación de la popularmente lla- sumo masivo. El hecho que bajo las mada "política neoliberal de austeridad". condiciones del fordismo parecían com- También implica "mantener reducidos los patibles las crecientes ganancias del estándares ecológicos y asegurar la estabi- capital con incrementos a los ingresos de lidad política sobre la base de la represión de masas se logró sobre la base de todo un los intereses de la población inconforme". De sistema político completo y de un tipo de esta manera, "se impone a escala internacio- Estado. Esto hizo posible la fase históri- nal una política cada vez más fuerte de ca única de un capitalismo de reforma con 'austeridad competitiva' [que] confina a las intervención estatal (pp.96-97). poblaciones dentro de fronteras naciona- les, pero no al capital". Aquí Hirsch omitió La caída de la rentabilidad del capital bajo mencionar una "subsidiariedad óptima", com- esas condiciones hizo necesario iniciar la plemento imprescindible de la austeridad destrucción de los compromisos fordistas, competitiva; es decir, "exteriorización" de 376 ___________________________________ POLÍTICA Y CULTURA costos y subsidios fiscales, públicos y esta- mayoría parlamentaria o quién sea elegido tales al capital que rebasan cualquier modelo presidente. La función de las instituciones económico anterior, incluyendo el fordista. democráticas conservadas es convertirse en En la periferia, el Fondo Monetario Internacio- "mecanismos para la implantación de los in- nal y el Banco Mundial han sido cruciales en tereses del capital internacional y para la la imposición de la austeridad y subsi- autorreproducción de las élites de poder po- diariedad competitivas. El análisis de Hirsch lítico y económico" (p.104). Hirsch acota que sirve además para entender la creciente ¡m- "fueron los mismos Estados dominantes los permeabilización paramilitarizada de que impulsaron la globalización y, con ello, fronteras y su complemento jurídico, que apa- su propia transformación. Su debilitamiento recen así como contraparte imprescindible, en cuanto a la efectividad de los procesos como parte inherente a la internacionaliza- democráticos es el resultado de un cálculo ción del capital. político estratégico" (p.102). La política del lugar óptimo, de austeridad y subsidiariedad A ese nuevo tipo de Estado capitalista "re- competitivas, permite argumentar que no hay nacionalizado", Hirsch lo llama "Estado alternativa al desmantelamiento progresivo nacional de competencia". Se trata de "un y sistemático del Estado de bienestar. Estado cuya política y estructuras internas son determinadas decisivamente por las pre- Hirsch retrata a un sistema nacional e in- siones de la "competencia internacional por ternacional basado en el chantaje irrefrenable el lugar óptimo" (p.100). Sus dos característi- económico y político, un círculo diabólico cas fundamentales son: una, "hacer óptimas donde cada cesión ante el chantaje prepara las condiciones de valoración del capital a las condiciones para futuras exacciones más escala nacional en relación con el proceso draconianas. Además, la globalización ca- de acumulación globalizada en continua pitalista "significa al mismo tiempo una competencia con otros 'lugares óptimos renacionalización de la política", "una cre- nacionales'" (lbid.); y dos, la "desdemocrati- ciente cantidad de guerras y guerras civiles", zación dentro del marco institucional de la crecientes movimientos masivos de migran- democracia liberal"; es decir, que las de- tes y refugiados, y también "un claro cisiones políticas fundamentales son crecimiento del nacionalismo, racismo y desvinculadas de "los procesos democráticos 'chauvinismo de bienestar'", contra el uso por de formulación de voluntades y de los intere- forasteros de los servicios sociales que toda- ses expresados por la población" (Ibid.). vía no han sido suprimidos por el Estado (p.92). El Estado nacional de competencia es, El chantaje subyacente a la política de lu- subraya Hirsch, "fuertemente interventor, gar óptimo y la proliferación de Estados económica y socialmente" —todo lo opues- nacionales de competencia conducen a la to al discurso neoliberal—; "se somete transformación de la guerra económica en directamente a las fuerzas de los hechos del una guerra civil mundial: mercado mundial" y conserva conveniente- mente la democracia como cascarón hueco, La construcción ideológica que sirve de donde tiene poca importancia quién posee la base para el Estado nacional de compe- GLOBALIZACIÓN, CAPITAL Y ESTADO 377 tencia será cada vez más dominante en el camente e intentan someter a los otros a su plano mundial. Esto significa que el prin- control político y económico" (Ibid.). cipio de la competencia por el "lugar óptimo", aunado al creciente racismo y La competencia dentro de la "tríada" capi- nacionalismo, determinará el pensamien- talista revela modelos de capitalismo to aun de aquellos que son perdedores de distintos, lo que explica que vulgarmente se este desarrollo. En la conciencia general cae a veces en explicaciones meramente cul- parece imponerse cada vez más la idea de turalistas, que soslayan o ignoran los que no existe ninguna alternativa para la atributos económicos, las estructuras de cla- forma política del Estado nacional de com- se e instituciones distintos. petencia y su concomitante principio de guerra civil mundial de carácter económi- Con la globalización, la ubicación del Ter- co. Con esto aparecen y se desarrollan cer Mundo o la periferia capitalista es mucho rasgos totalitarios, aun ahí donde formal- más difícil de precisar. Por un lado, ya hay mente todavía funcionan las instituciones Tercer Mundo en el seno de las metrópolis democráticas. Si la democracia ya no sig- mismas; por el otro, puede resultar menos nifica más que un medio para combatir a onerosa una relación de dependencia y ex- los otros y con esto se convierte en un plotación, pues "existe un destino peor que mecanismo de administración del domi- el de la explotación económica; es decir: no nio, la explotación y la subyugación, ser mucho más que un lugar para depositar entonces la democracia se transforma en basura, algo menos que un enclave turístico su contrario (p.104). o tan sólo riesgo para la seguridad controla- do por las denominadas intervenciones En 1989 cayeron dos imperios, según militares 'humanitarias'" (p.112). Hirsch: el soviético y en cierto modo el esta- dunidense. Existen ahora tres centros Hirsch compara a los "tigres" asiáticos con competidores capitalistas: Estados Unidos, América Latina. Observa que los Estados "ti- Europa Occidental y Japón, sin que todavía gre" respondieron a la crisis del fordismo, se vislumbre cuál pudiera eventualmente re- reemplazando la política de sustitución de sultar vencedor. Fue esta pluralización del importaciones por una estrategia de diversifi- centro capitalista lo que contribuyó al ocaso cación de exportaciones y de integración activa del fordismo. Hirsch advierte que "objetiva- al mercado mundial. Estos gobiernos altamen- mente existe una situación de guerra te autoritarios tenían gran autonomía "frente a económica más o menos latente" (p. 110). Por las clases sociales en su conjunto", lo que les lo tanto, la globalización significa a la vez una permitió "ejercer una política económica y de desa- fuerte regionalización del capitalismo, don- rrollo propia" ante el capital. Además, habían de "el liberalismo global y el libre comercio se llevado a cabo reformas agrarias amplias unen con un proteccionismo regional cada vez —abolición de oligarquías agrarias tradicio- más evidente [pues] en su lucha competitiva nales—, existían organizaciones productivas para fortalecer su posición y obtener o am- con monopolio estatales, y estructuras de cla- pliar sus zonas de influencia regional, todos se en el sentido capitalista más igualitarias estos centros tratan de delimitarse recípro- que en Latinoamérica (pp. 114-115). 378 POLÍTICA Y CULTURA Por ejemplo, en México, la reacción a la líticos, las empresas capitalistas y los me- crisis del fordismo fue abrir "un enorme cam- dios masivos de comunicación. Es po a la gigantesca especulación financiera y primordial "crear las condiciones que ha- una notable corrupción, así como para el gran gan posible reflexionar a los seres crecimiento de los subsidios improductivos, humanos" para recuperar conciencia his- incrementando de manera grave su depen- tórica, poder discutir libremente sobre dencia internacional" (p.115). problemas y aspiraciones y "abrir la po- sibilidad de llegar a ideas colectivas de una La globalización del capitalismo y el Es- sociedad veraderamente humana". Para tado nacional de competencia socavan dos ello es imperativo "liberarse del embrute- fundamentos decisivos de la democracia li- cimento permanente y de la dependencia beral: "el principio del gobierno responsable" que dictan las estructuras sociopolíticas y el de "un 'pueblo' democrático con capaci- dominantes [...] No se trata de propagar mo- dad consensua!". Hirsch advierte que: delos sociales prefabricados, sino de crear las condiciones para que la gente misma se Mientras se dicten mayores decisiones desarrolle" (p. 130). Hirsch plantea recupe- políticas fundamentales por parte de apa- rar la tradición de la Ilustración y ejercer rentes "circunstancias forzosas" de la una práctica política y social que apunte economía global, más vacía y carente de hacia una transformación subjetiva y objeti- sentido será la función de los procesos va de los individuos y de la colectividad. democráticos a nivel estatal nacional. Y mientras más pronunciadas sean las Lester Thurow ha declarado desigualdades de "ciudadanía". El "pueblo" recientemente que si el neoliberalismo no se desintegra con mayor fuerza en grupos es implementa-ble en la democracia, tendrá que no se toleran, combatiéndose entre sí que haber otra forma de gobierno. Joachim (p.119). Hirsch advierte sobre esto, y ha hecho una aportación inva-luable para descubrir y Frente a este panorama, Hirsch plantea un entender algunas de las tendecias más "reformismo radical" basado en una "política peligrosas y contrademo-cráticas del de organización y de fortalecimiento de mundo contemporáneo. Es sumamente las estructuras 'socio-civiles' alternas", al afortunado que, por primera vez, aparezca un margen del poder del Estado, lo que "nece- libro de este importante pensador social sariamente conducirá a fuertes conflictos, no radical en español, aunque sea en un tiraje sólo con el aparato estatal sino también con ínfimo —500 ejemplares—, que en el siglo las estructuras del poder de la sociedad civil después de Gutenberg, siglo XVI, era la prevalecientes", incluyendo los partidos po- norma. Otra señal de la involución histórica que vivimos.