Está en la página 1de 101
L A LEGISLACI”N DEL COMERCIO ELECTR”NICO DE LOS SERVICIOS PROFESIONALES EN LA COMUNIDAD ANDINA DE

LA LEGISLACI”N DEL COMERCIO

ELECTR”NICO DE LOS SERVICIOS PROFESIONALES EN LA COMUNIDAD ANDINA DE NACIONES

Luis Fernando Gorena Belling

ANDINA DE NACIONES Luis Fernando Gorena Belling Obra suministrada por la Universidad Andina SimÛn BolÌvar de
A Luis Jes˙s 1

A Luis Jes˙s

Agradecimientos

A Dios, origen y fin de todas las cosas.

A mis padres: Dorian Y Maria Guadalupe, sin cuyo apoyo material, pero sobre todo

espiritual esta tesis no hubiese sido posible.

A mi Querida Abuelita Enriqueta, por su amor y comprensiÛn durante tantos y largos

aÒos.

A Mabel por su infinito amor y su incesante aliento.

A la Universidad Andina en la persona del Doctor Mario Reyes Ch·vez, por su gentil

actitud y sana comprensiÛn.

A la Universidad Andina en la persona del Doctor Mario Reyes Ch·vez, por su gentil actitud

Resumen

El presente trabajo ha sido realizado como un requisito mas para la obtenciÛn del titulo de magÌster en integraciÛn y comercio internacional, dentro del programa de maestrÌas internacionales de la Facultad de IntegraciÛn de la Universidad Andina ìSimÛn BolÌvarî, sede central de Sucre Bolivia.

Versa sobre un tema de creciente importancia y actualidad como es el comercio electrÛnico, particularmente sobre el comercio electrÛnico de servicios profesionales, que se concibe como un adicional recurso estratÈgico con miras a incrementar el intercambio comercial entre los miembros de la Comunidad Andina de Naciones, en el entendido que es Èste el que lleva a una mayor interdependencia econÛmica que a fin de cuentas es la esencia y fortaleza de todo proceso de integraciÛn.

La intenciÛn del mismo no es otra que realizar un aporte teÛrico a la discusiÛn sobre la conveniencia de su legislaciÛn en el plano comunitario y de ninguna manera pretende concluir con la misma, adjudic·ndose la calidad de una verdad ultima.

En ese sentido se compone de cinco capÌtulos, en el primero se desarrollan el marco contextual referido a las mega tendencias globales -que est·n moldeando el mundo en la actualidad y que nos conducen hacia nuevos escenarios del desarrollo de las relaciones internacionales- y al efecto de las mismas en el proceso Andino de IntegraciÛn.

El segundo capitulo se enfoca en el desarrollo de los aspectos jurÌdico teÛricos m·s relevantes del comercio electrÛnico de servicios profesionales; por su parte el tercer capitulo esta abocado a la revisiÛn de las iniciativas internacionales y nacionales mas relevantes en el campo de la regulaciÛn de esta materia.

El cuarto capitulo aborda, luego del an·lisis de los temas tomados en los tres precedentes, las conclusiones a las que se puede llegar y esboza las recomendaciones que como consecuencia se pueden postular.

Finalmente, el quinto capitulo propone un proyecto para la legislaciÛn del comercio electrÛnico de servicios profesionales en la Comunidad Andina de Naciones.

proyecto para la legislaciÛn del comercio electrÛnico de servicios profesionales en la Comunidad Andina de Naciones.

DEDICATORIA

AGRADECIMIENTOS

RESUMEN

INDICE

INTRODUCCION

INDICE

CAPITULO UNO: Marco Contextual Comercio Internacional & mega tendencias globales 1. Las mega tendencias Globales

1.1 La GlobalizaciÛn

1.1.1 Repercusiones econÛmicas

1.1.2 Repercusiones polÌticas

1.1.3 Repercusiones sociales

1.1.4 Repercusiones culturales

1.2 Multilateralismo & liberalizaciÛn comercial

1.3 La creciente importancia del comercio internacional

1.4 La nueva concepciÛn de la integraciÛn econÛmica

1.5 RevoluciÛn digital & la edad de la informaciÛn

1.6 La competitividad e innovaciÛn

2 Los escenarios futuros

3 La Comunidad Andina de Naciones

3.1 Antecedentes histÛricos

3.2 SituaciÛn actual

3.2.1 Principales logros

4 Efectos de las mega tendencias en el plano subregional

CAPITULO DOS: Marco teÛrico Aspectos teÛricos del comercio electrÛnico

internacional de servicios profesionales

1 El marco de desarrollo del comercio electrÛnico: Internet & la economÌa digital

1.1 DefiniciÛn de Internet

1.2 ReseÒa histÛrica

1.3 El desarrollo de Internet

1.4 La revoluciÛn digital, tecnologÌas de la informaciÛn y la edad de la informaciÛn

1.5 La nueva economÌa digital

1.5.1 Estructura

digital, tecnologÌas de la informaciÛn y la edad de la informaciÛn 1.5 La nueva economÌa digital

2 El comercio electrÛnico

2.1 El desarrollo del comercio electrÛnico

2.2 DefiniciÛn de comercio electrÛnico

2.2.1 Generales

2.2.2 Restringidas

2.3 Modalidades del comercio electrÛnico

2.4 El comercio electrÛnico internacional de servicios profesionales

2.4.1 Concepto

3 Aspectos jurÌdicos del comercio electrÛnico de servicios profesionales

3.1 Doctrinarios

3.2 Sustantivos

3.3 Procedimentales

4 Sistemas regulatorios del comercio electrÛnico

4.1 AutorregulaciÛn

4.2 LegislaciÛn

4.2.1 Leyes nacionales

4.2.2 Leyes supranacionales

CAPITULO TRES SituaciÛn jurÌdica Actual del Comercio ElectrÛnico de Servicios Profesionales

1 El tratamiento del Comercio ElectrÛnico en los principales foros internacionales y regionales

1.1 La OMC

1.2 La OCDE

1.3 La CCI

1.4 La OMPI

2 El tratamiento del comercio electrÛnico en los principales bloques comerciales

2.1 UniÛn Europea

2.2 Foro de CooperaciÛn Asia-Pacifico

2.3 £rea de Libre Comercio de las AmÈricas

3 Iniciativas legislativas

3.1 Iniciativas Internacionales

3.1.1 Ley Modelo CNUDMI

3.2 Iniciativas Nacionales

3.2.1 Estados Unidos

3.2.2 Alemania

3.2.3 Italia

4 SituaciÛn regulatoria del comercio electrÛnico en la Comunidad Andina de Naciones

CAPITULO CUATRO Conclusiones y Recomendaciones Generales Especificas Recomendaciones

en la Comunidad Andina de Naciones CAPITULO CUATRO Conclusiones y Recomendaciones Generales Especificas Recomendaciones 5

CAPITULO CINCO

Proyecto para un modelo de regulaciÛn del Comercio ElectrÛnico de servicios profesionales en la Comunidad Andina de Naciones

ANEXO I La estructura de la economÌa en Internet: El modelo Barua/Whinston

ANEXO II Internet en cifras

BIBLIOGRAFÕA

ANEXO I La estructura de la economÌa en Internet: El modelo Barua/Whinston ANEXO II Internet en

IntroducciÛn

El desarrollo de la ciencia y el conocimiento humano se produce de manera cÌclica, a medida que los avances tecnolÛgicos y descubrimientos solucionan problemas o proporcionan respuestas a interrogantes, crean a las vez nuevos problemas haciendo necesario el planteamiento de nuevas interrogantes a contestar en un ciclo infinito.

En los inicios del nuevo milenio, la difusiÛn de la inform·tica ha posibilitado el desarrollo de Internet, instrumento que con sus aplicaciones ha proporcionando soluciÛn a un sinn˙mero de problemas pero a la vez abre nuevas interrogantes que deben ser respondidas, es el caso del comercio electrÛnico que nos permite anular las barreras geogr·ficas entre la oferta y la demanda solucionando este problema, pero que nos crea la interrogante de quÈ tratamiento jurÌdico se le debe dar.

La presente tesis tiene por objeto realizar un an·lisis del fenÛmeno del comercio electrÛnico desde la perspectiva jurÌdica y proponer un modelo de legislaciÛn en la materia para la Comunidad Andina de Naciones.

SituaciÛn problÈmica

El avance tecnolÛgico registrado en las cuatro ultimas dÈcadas del siglo XX en el campo de la inform·tica, permitiÛ la construcciÛn de una red de redes inform·ticas de cobertura mundial, conocida como Internet, la que aÒo tras aÒo va teniendo un crecimiento geomÈtrico de sus usuarios. Las caracterÌsticas y posibilidades de la misma permite la transmisiÛn en alta velocidad, tiempo real y de manera simultanea de texto e imagen- la han posicionado como un medio de comunicaciÛn eficiente, r·pido y barato, hecho que ha permitido el paulatino desarrollo de negocios y transacciones econÛmicas a travÈs de ella, conocidas como comercio electrÛnico o e-commerce en inglÈs, que se estima anualmente alcanzan varios miles de millones de dÛlares y en la perspectiva de la construcciÛn futura de la ìautopista de la informaciÛnî se prevÈ que tengan un desarrollo sin precedentes. Sin embargo el desarrollo de estas nuevas y revolucionarias pr·cticas comerciales, no ha significado el desarrollo paralelo de un marco legislativo uniforme que regule estas transacciones y proporcione medios para solucionar las controversias que a consecuencia de ellas se puedan producir. La Comunidad Andina de Naciones en este aspecto no es la excepciÛn, pues a pesar de que en varios de los paÌses miembros se viene trabajando en proyectos nacionales de legislaciÛn de la materia, que en su aplicaciÛn estar·n restringidos al ·mbito territorial de cada estado, en el plano comunitario no existen todavÌa normas jurÌdicas que regulen esta actividad y permitan el desarrollo controlado de la misma.

Planteamiento del problema

El avance tecnolÛgico de la inform·tica y la expansiÛn de redes de este tipo han permitido un incremento geomÈtrico del comercio electrÛnico internacional de bienes, servicios, etc. sin embargo de ello, en la Comunidad Andina de Naciones no se cuenta

internacional de bienes, servicios, etc. sin embargo de ello, en la Comunidad Andina de Naciones no

con una adecuada legislaciÛn que dote de seguridad jurÌdica a estas transacciones y sirva de instrumento para resolver las controversias que a consecuencia de esta actividad se pudiesen producir, situaciÛn que no permite que se aprovechen las posibilidades que este medio brinda para el incremento de las exportaciones no tradicionales, particularmente de servicios profesionales como una alternativa ante las barreras a la circulaciÛn libre del factor trabajo en este bloque y como un adicional recurso estratÈgico para incrementar el nivel de interdependencia entre sus miembros.

JustificaciÛn

La esencia misma del comercio internacional implica que para poder vender hay que comprar tambiÈn, o sea, su desarrollo supone un crecimiento tanto de importaciones como de exportaciones porque el comercio es de doble vÌa. La gran difusiÛn de Internet y las posibilidades que esta brinda han permitido la proliferaciÛn de una nueva modalidad de comercio internacional por este medio, o sea, el denominado comercio electrÛnico, de ahÌ la reflexiÛn previa puede ser aplicada al mismo. En efecto, esta doble vÌa en el comercio electrÛnico implica tambiÈn un doble beneficio, pues por un lado, permite comprar o tener acceso a tecnologÌa, informaciÛn, bienes y servicios que se encuentran en los mercados de paÌses distantes saltando las barreras fÌsicas, geogr·ficas, econÛmicas, etc., que significarÌa tener que trasladarse personalmente a ellos para adquirir el producto que se necesita. Por otro, y m·s importante a˙n, nos permite vender y en este aspecto se vislumbra como la base para el inicio de una nueva era en las exportaciones no tradicionales, porque este medio permitir· la exportaciÛn de bienes, pero sobre todo, servicios y conocimientos producidos en los estados miembros, hacia la regiÛn y el mundo, evitando las barreras y el trato discriminatorio que recibe el factor trabajo a nivel mundial, y particularmente las que se dan en el bloque andino de naciones, como el no reconocimiento mutuo de tÌtulos universitarios entre paÌses por ejemplo. Ahora bien, el aprovechamiento de estas ventajas se halla supeditado al desarrollo de un marco legislativo que regule esta actividad, dot·ndola de seguridad jurÌdica y de instrumentos de soluciÛn de controversias, permitiendo asÌ un desarrollo armÛnico y controlado de la misma.

Objeto de estudio

El proceso de integraciÛn de los paÌses del ·rea Andina, conocido como Comunidad Andina de Naciones.

Campo de acciÛn

La legislaciÛn del comercio electrÛnico en la comunidad Andina de Naciones.

Objetivo General

Campo de acciÛn La legislaciÛn del comercio electrÛnico en la comunidad Andina de Naciones. Objetivo General

Proponer un modelo de legislaciÛn del comercio electrÛnico de servicios profesionales para la comunidad Andina de Naciones que sea compatible con las pr·cticas, modelos y legislaciÛn de la comunidad internacional aplicables a la materia.

Objetivos especÌficos

Promover, a travÈs de la legislaciÛn, el desarrollo controlado del comercio electrÛnico en la Comunidad Andina de Naciones.

Crear a travÈs de la legislaciÛn del comercio electrÛnico, un ambiente favorable para la exportaciÛn de servicios como alternativa a la restringida circulaciÛn del factor trabajo en la comunidad andina de naciones.

Idea a defender

La legislaciÛn del comercio electrÛnico en la Comunidad Andina de naciones de manera compatible con las practicas, modelos y legislaciÛn de la comunidad internacional, permitir· un desarrollo controlado de esta actividad, incidiendo positivamente en las exportaciones no tradicionales, sobre todo en el rubro de servicios profesionales, que se ven afectados por barreras al factor trabajo que se presentan al interior de este bloque.

IdentificaciÛn de variables

Variable independiente

La legislaciÛn del comercio electrÛnico en la Comunidad Andina de Naciones de manera compatible con las pr·cticas, modelos y legislaciÛn de la comunidad internacional.

Variable dependiente

Permitir· un desarrollo controlado de esta actividad, incidiendo positivamente en las exportaciones no tradicionales, sobre todo en el rubro de servicios profesionales, que se ven afectados por las barreras al factor trabajo al interior de este bloque.

Aporte teÛrico

Posibilitar· que la ciencia del derecho se equipare en su desarrollo y evoluciÛn al progreso tecnolÛgico, permitiendo contar con un marco jurÌdico que regule esta nueva modalidad de comercio dot·ndola de seguridad jurÌdica, requisito b·sico para el desarrollo sostenible y controlado de la misma, adem·s permitir· que el derecho comunitario se incluya en las corrientes doctrinarias contempor·neas del derecho que incluso sugieren la necesidad de una disciplina independiente denominada ìderecho del comercio electrÛnicoî.

que incluso sugieren la necesidad de una disciplina independiente denominada ìderecho del comercio electrÛnicoî. 9

Aporte practico

La legislaciÛn del comercio electrÛnico de servicios profesionales en la Comunidad Andina de Naciones, al dotar de seguridad jurÌdica a esta actividad posibilitar· su desarrollo controlado y la traducir· en un adicional recurso estratÈgico para profundizar el proceso andino de integraciÛn; pues por un lado permitir· el incremento en el mutuo intercambio de exportaciones no tradicionales de los paÌses miembros de la misma, especialmente de servicios profesionales, a pesar de las restricciones a la libre circulaciÛn del factor trabajo que se presentan a su interior. Por otro, permitir· un incremento real del intercambio intrasubregional al incluir este nuevo rubro, pues actualmente la composiciÛn de la oferta exportable de los miembros de la comunidad se caracteriza porque sus productos son mas bien competitivos que complementarios. En sÌntesis permitir· profundizar la integraciÛn a travÈs del incremento del comercio internacional, que a fin de cuentas es el indicador mas elocuente del estado de un proceso de este tipo.

DiseÒo metodolÛgico.

PoblaciÛn y muestra

La poblaciÛn a la que la presente tesis se refiere es infinita, estando constituida por los agentes econÛmicos de la Comunidad Andina de Naciones que utilizan la red de redes de ficheros informaticos (Internet) para la realizaciÛn de transacciones comerciales, particularmente para el ofrecimiento y prerstacion de servicios profesionales por este medio.

MÈtodo histÛrico lÛgico, para analizar los antecedentes y la esencia misma del fenÛmeno.

MÈtodo de an·lisis y sÌntesis, ser· utilizado en el procesamiento de la informaciÛn obtenida en la revisiÛn bibliogr·fica.

an·lisis y sÌntesis, ser· utilizado en el procesamiento de la informaciÛn obtenida en la revisiÛn bibliogr·fica.

Capitulo Uno

ìComercio internacional & mega tendencias globalesî

1. Las megatendencias globales

De un modo general se las concibe como corrientes de pensamiento, acciÛn y relacionamiento de los actores econÛmicos internacionales, que se infieren del comportamiento de los mismos en el transcurso del tiempo. Estas determinan adem·s, el estado actual de los fenÛmenos econÛmicos, polÌticos, sociales y culturales en el contexto internacional, condicionando a su vez su desarrollo futuro. Al respecto, es importante puntualizar que fenÛmenos tales como globalizaciÛn, el multilateralismo, la renovada concepciÛn de la integraciÛn, la sociedad de la informaciÛn, etc. que se analizaran en este capitulo, revisten especial importancia en el desarrollo de la presente investigaciÛn.

1.1 La GlobalizaciÛn

La globalizaciÛn, es un fenÛmeno de gÈnesis preponderantemente econÛmica, pero que ha tenido consecuencias y manifestaciones polÌticas y en general culturales, en el sentido m·s amplio de la palabra. No es un proceso nuevo, puede considerarse como efecto de una serie de procesos que se gestaron y consolidaron desde la expansiÛn inicial de la economÌa mundial y el ascenso del estado moderno a fines del siglo XVI, pasando por el periodo de expansiÛn del comercio, la revoluciÛn industrial y el imperialismo en el siglo XIX, hasta la revoluciÛn tecnolÛgica de fines del siglo pasado; elemento este ˙ltimo que la caracterizo y posibilitÛ que adquiera una profundidad y dimensiÛn global. De ahÌ se observa que en su desarrollo contempla cuatro etapas:

que adquiera una profundidad y dimensiÛn global. De ahÌ se observa que en su desarrollo contempla

- La primera, se inicia con los descubrimientos marÌtimos y se consolida con el mercantilismo de fines del siglo XVII y principios del siglo XVIII.

- La segunda fase, se inicia a fines del siglo XVIII, con la incipiente industrializaciÛn y se consolida con los imperios coloniales y la entrada de EE.UU. en la era de la gran industria en la segunda mitad del siglo XIX.

- La tercera fase, comienza luego de la primera guerra mundial con la formaciÛn de un sistema internacional de comercio y regulaciones; se consolida despuÈs de la segunda guerra mundial con la ONU y la revoluciÛn tecnolÛgica de la segunda mitad del siglo XX.

- La cuarta fase, se inicia con el fin de la guerra frÌa y abarca hasta nuestros dÌas.

De todas la cuarta concita particular interÈs, porque es en ella que este fenÛmeno se consolida y manifiesta como un profundo y continuo proceso de transformaciÛn cualitativa de las relaciones internacionales, que configura la forma del sistema internacional vigente e incide de manera decisiva en el desarrollo de la integraciÛn econÛmica y el comercio internacional. Siguiendo a JoaquÌn Brunner, la globalizaciÛn en esta ˙ltima etapa es la expresiÛn de cuatro fenÛmenos de base interrelacionados:

- La universalizaciÛn de los mercados y el avance del capitalismo posindustrial.

- La difusiÛn del modelo democr·tico como forma ideal de organizaciÛn de la polis.

- La revoluciÛn de las comunicaciones que lleva a la sociedad de la informaciÛn.

- La creaciÛn de un clima cultural de Època, usualmente llamado de posmodernidad.

En esta perspectiva liberal (seudo economicista), se define la globalizaciÛn como: ìel proceso que vincula a˙n m·s la realidad interna de las naciones con su contexto externo y que comprende la liberalizaciÛn y expansiÛn del comercio, las operaciones transnacionales de las empresas (producciÛn y distribuciÛn), la integraciÛn de las plazas financieras en un mega mercado de alcance planetario y el espectacular desarrollo de las ciencias de la informaciÛnî 1 . Sin embargo, como se seÒalo ut supra, a pesar de ser de gÈnesis preponderantemente econÛmica de ella se desprenden y en ella convergen los principales cambios mundiales no solo econÛmicos, sino tambiÈn polÌticos, sociales y culturales. En sÌntesis, se la puede describir como un proceso informal de integraciÛn de mercados resultante de la interrelaciÛn y convergencia de los fenÛmenos enunciados lÌneas arriba, que tiene alcance planetario, por ello es que tiene repercusiones no solo econÛmicas, sino tambiÈn, polÌticas, sociales y culturales.

1 Ferrer Aldo ,ìHistoria de la GlobalizaciÛnî, Buenos Aires, Editorial Planeta, 1996.

sociales y culturales. 1 Ferrer Aldo , ìHistoria de la GlobalizaciÛnî , Buenos Aires, Editorial Planeta,

1.1.1 Repercusiones econÛmicas

En esta ·rea la premisa es la hegemonÌa de la ìeconomÌa de libre mercadoî, como expresiÛn econÛmica de la superestructura de corte capitalista neoliberal. De ahÌ que la consolidaciÛn de la globalizaciÛn en este plano significÛ los siguientes cambios:

- La aceleraciÛn de los intercambios comerciales de informaciÛn y capitales, gracias al espectacular progreso tÈcnico y a la capacidad de Èste para reducir el costo de transportar bienes, servicios, dinero e informaciÛn disminuyendo la efectividad de las barreras polÌticas y la relevancia de la geografÌa.

- La mayor interdependencia de mercados y economÌas, como consecuencia de esa aceleraciÛn en los intercambios y de la expansiÛn de la actividad econÛmica m·s all· de las fronteras nacionales por medio del comercio internacional, gracias a un movimiento creciente de bienes, servicios y factores. En relaciÛn a Èl, es que la integraciÛn econÛmica en este periodo se cristaliza con la conformaciÛn de bloques comerciales, como un medio de inserciÛn discriminada y de desarrollo econÛmico.

- La transnacionalizaciÛn del capital, la producciÛn y el comercio por las firmas internacionales que se expresa en los conceptos de ìproducciÛn flexibleî (fragmentaciÛn de la cadena de valor) y la ìdeslocalizaciÛnî (referida a la ubicaciÛn de los procesos productivos). Esta se produjo a mayor velocidad y profundidad en los mercados de capitales(sobre todo los de corto plazo) que en los mercados productivos.

- El relanzamiento y redimensionamiento de las ìdisciplinas hermanas 2 î, o sea, la integraciÛn y el comercio internacional, como consecuencia de una mayor interconexiÛn econÛmica a nivel internacional. La primera ya no se concibe como un sesgo proteccionista contrapuesto al multilateralismo, sino como un modo de articulaciÛn ampliado, complementario a esta disciplina y que se debe realizar a niveles de mayor profundidad. Por su parte el comercio internacional ha ido creciendo en importancia a tal punto que incluso es una herramienta clave de presiÛn en la polÌtica internacional.

1.1.2 Repercusiones polÌticas

En este plano se manifestÛ con el auge y acogida casi universal del modelo neoliberal, reflejo ideolÛgico de la economÌa de mercado, como consecuencia de la devaluaciÛn de los grandes sistemas ideolÛgicos socialistas con el fin de la guerra frÌa y la consiguiente estructuraciÛn unipolar del mundo. Esta tendencia se plasmÛ en la realidad con el

2 Se las denomina asÌ por la intima relaciÛn que entre ellas existe, pues la integraciÛn al margen de las saludables y enriquecedoras inclusiones de otras consideraciones (sociales, culturales , polÌticas, etc.) es un fenÛmeno preponderantemente econÛmico, de ahÌ que su supuesto b·sico es el comercio internacional. Desde otra perspectiva, el comercio internacional halla su complemento ˙til y necesario en la integraciÛn, de ahÌ se puede concluir que son disciplinas incluyentes mutuamente y por eso ìhermanasî.

en la integraciÛn, de ahÌ se puede concluir que son disciplinas incluyentes mutuamente y por eso

advenimiento de una era democratizadora internacional 3 , entendida en tÈrminos liberales, que de acuerdo con las visiones mas radicales, suponÌa ìel fin de la historia 4 î. A cuya consecuencia se produjeron las siguientes transformaciones:

- La multiplicaciÛn de actores internacionales, debida por una parte a la desintegraciÛn del bloque socialista y la inclusiÛn a la economÌa mundial de las

rep˙blicas que lo conformaban, y, por otra a la inclusiÛn de antiguas colonias en

la vida internacional como estados independientes.

- El cambio de rol del estado, que en el plano interno deja de tener la iniciativa econÛmica, para dejar todo en manos del sector privado y asumir el de un simple regulador de la actividad econÛmica. Y en el externo queda como un mero transmisor que ajusta la economÌa domestica a los requerimientos de la globalizaciÛn.

- La transnacionalizaciÛn econÛmica, se manifiesta polÌticamente en la tendencia a la sustituciÛn de las diplomacias nacionales por las diplomacias de los agentes econÛmicos.

- La interconexiÛn e interdependencia de mercados se manifiesta en materia de polÌtica internacional, en la cada vez mayor cantidad de estados que enfatizan un enfoque colectivo m·s que meramente unilateral frente a una amplia gama de temas.

- La creciente importancia de la integraciÛn y el comercio internacional, en este plano, se manifiesta en el papel de condicionante que ambos juegan en relaciÛn

a la adopciÛn de medidas e incluso modelos polÌticos.

1.1.3 Repercusiones sociales

Este es uno de los aspectos m·s controvertidos del fenÛmeno, como secuela de haberse privilegiado las variables econÛmicas por encima de otras. La regulaciÛn por el mercado, alentada por el modelo, ha llevado a deformaciones como el ìcapitalismo salvajeî y el ìfundamentalismo de mercadoî, donde las consideraciones sociales son obst·culos al ìbuen desempeÒo de la economÌaî. En este marco, el sistema se concretiza en el plano social con ìla flexibilizaciÛn laboralî, concepto que engloba dentro de sÌ la libre contrataciÛn y despido; esta liberaciÛn de las cargas sociales ha producido en los paÌses desarrollados, la exclusiÛn de vastos sectores de la poblaciÛn del proceso de producciÛn, aumentando el desempleo e incrementando la inseguridad laboral, con manifestaciones como el empleo parcial y subempleo. A priori esta situaciÛn representÛ

3 Esta ìola democratizadoraî fue universal , comenzÛ en Europa, paso a SudamÈrica y de allÌ saltÛ al Asia. En el caso de SudamÈrica, significÛ que mientras en 1974 ocho de los diez paÌses tenÌan gobiernos no democr·ticos, en 1990 nueve

tenÌan gobiernos elegidos democr·ticamente.
4

Esta visiÛn fue esbozada por el sociÛlogo Norte americano de origen japonÈs, Francis Fukuyama en su obra ìEl fin de la Historia y el ultimo hombreî.

Norte americano de origen japonÈs, Francis Fukuyama en su obra ìEl fin de la Historia y

una ventana de oportunidad para los paÌses en vÌas de desarrollo, por el menor costo comparativo de la mano de obra, pero se tradujo en nuevas practicas de explotaciÛn, como la maquila. Es tan evidente esta afirmaciÛn que en el seno de la OrganizaciÛn Mundial del comercio (OMC) se perfilan ya proyectos de legislaciÛn multilateral sobre pr·cticas productivas con ìdumping social 5 î.

Otra consecuencia de la globalizaciÛn en el plano social, ha sido el desigual trato internacional que han merecido el capital y el factor trabajo, mientras para el primero se levantaron todas las barreras; en el caso del segundo se ha visto el surgimiento de nuevos muros, cargados en la mayorÌa de los casos de expresiones xenÛfobas.

1.1.4 Repercusiones culturales

Culturalmente, se manifiesta en una veloz tendencia hacia la uniformidad cultural global que se apoya en la revoluciÛn de las telecomunicaciones 6 . Utiliza especialmente la televisiÛn por su gran cobertura, difusiÛn y f·cil acceso; aunque el crecimiento exponencial en la difusiÛn de las nuevas tecnologÌas de la informaciÛn en los ˙ltimos aÒos ñbasadas en Internet- hacen patente el inicio de una nueva revoluciÛn en este aspecto.

Esta tendencia hacia la uniformidad ha sido sardÛnicamente llamada la ìmacdonalizaciÛn del mundoî o la ìpax americanaî y ha suscitado se levanten voces de oposiciÛn que sostienen que ìla mundializaciÛn norte americanizada empobrece al mundo al privarlo de su diversidad culturalî. Opera en base al marketing, porque esencialmente consiste en la transferencia de patrones de consumo, alrededor de los cuales se crea un sistema cultural uniforme ñestÈtica incluida- que repercute directamente en la homogenizaciÛn de mercados en funciÛn de la cultura dominante, lo que incrementa la demanda y hace m·s f·cil la introducciÛn de su oferta exportable.

No hay acuerdo sobre las posibles consecuencias de la globalizaciÛn cultural. No son pocos los ìapocalÌpticosî que sostienen que la ìmacdonalizaciÛnî por sus caracterÌsticas, (incluye la religiÛn, hay una gran difusiÛn mundial de los ministerios evangÈlicos de origen puritano, caracterÌsticos de los Estados Unidos de AmÈrica) y el nuevo vehÌculo de transmisiÛn, o sea Internet, nos estarÌan conduciendo inevitablemente a una dictadura internacional, expresiÛn de un totalitarismo corporativista. De otro punto, la uniformidad empobrecedora, es vista como una secuela de campaÒas de mercadeo internacional de consecuencias a˙n imprevisibles; pueden llevarnos a una era de paz basada en la similitud o conducirnos a reduccionismos nacionalistas o culturales fan·ticos, origen de futuras tensiones y conflictos.

5 Entendido este como el la practica desleal de comercio por la que se vende un producto en mercados externos a un precio inferior que en el mercado nacional, respondiendo esta reducciÛn al desmedro de los derechos sociales de los trabajadores ( no pago de cargas sociales por el empleador) o a la remuneraciÛn discriminatoria de la mano de obra (

empleo de niÒos y mujeres con un salario menor).

6 La revoluciÛn de las telecomunicaciones es el proceso de base mas desarrollado del proceso de globalizaciÛn.

6 La revoluciÛn de las telecomunicaciones es el proceso de base mas desarrollado del proceso de

1.2 Multilateralismo & liberalizaciÛn comercial

El multilateralismo, entendido como un principio que rige la fijaciÛn de las normas de comercio entre las partes contratantes de un sistema o un todo formal, es la manifestaciÛn o consecuencia normativa del fenÛmeno globalizador y del sistema unipolar que representaî 7 . Comercialmente gira en torno a dos premisas:

- La paulatina y progresiva liberalizaciÛn comercial, a travÈs del derribamiento de las barreras arancelarias especialmente.

- La creaciÛn y ampliaciÛn de espacios mayores para los organismos internacionales y para el fortalecimiento de regÌmenes internacionales, que disciplinan numerosas ·reas tem·ticas.

En este sentido, el icono del multilateralismo global es sin duda la OrganizaciÛn Mundial del Comercio (OMC), creada en 1994, a la conclusiÛn de la ronda Uruguay, en base al acervo de su antecesor el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio de 1947, GATT por sus siglas en inglÈs.

Conforme a sus premisas, el multilateralismo ha conducido a una continua y lineal reducciÛn de las barreras arancelarias a lo largo del siglo, que sumado al cambio mundial en la polÌtica comercial que significo el fin de la guerra frÌa a fines de los ochenta, condujo a principios de los noventa a una gran liberalizaciÛn comercial. Este proceso estuvo alentado por los paÌses desarrollados, pero liderizado por los paÌses en desarrollo. Lo irÛnico es que mientras los primeros propugnaban la doctrina del libre comercio y los segundos la aplicaban; en los hechos los paÌses desarrollados aplican las medidas no arancelarias, las ìcuotas voluntariasî, controles fitosanitarios, etc. En sÌntesis, adoptan un acceso cada vez m·s selectivo a sus mercados, que se acent˙a con el creciente interÈs por fortalecer acuerdos comerciales existentes o establecer otros nuevos que se benefician de las prerrogativas de la denominada cl·usula de habilitaciÛn del articulo XXIV del GATT. El resultado es que el multilateralismo se ha traducido en una apertura unilateral del comercio por parte de los que tienen poco que ofrecer y mucho que comprar. Por esta orientaciÛn hacia el beneficio unilateral, parcial, es que el multilateralismo ñlÈase OMC- ha quedado reducido a un foro de imposiciÛn comercial, carente de toda consideraciÛn de reciprocidad o proporcionalidad en el trato de sus ìmiembrosî.

1.3 La creciente importancia del comercio internacional

La importancia del comercio internacional, en cuanto al desarrollo de los pueblos, es un hecho evidente desde hace mucho tiempo; sin embargo; no es sino con el fenÛmeno de la globalizaciÛn y el inusitado incremento en las transacciones que permitiÛ que se

7 No se piense por ello que es un fenÛmeno nuevo. En su sentido mas amplio, casi sem·ntico, se encuentran sus antecedentes desde las ligas comerciales de ciudades, tambiÈn opero como mecanismo valido para la negociaciÛn de temas relativos a la seguridad interestatal ( desarme, control de armamentos, etc.) durante la guerra frÌa.

de temas relativos a la seguridad interestatal ( desarme, control de armamentos, etc.) durante la guerra

redimensiona su importancia. Este papel preponderante ya era reconocido por los economistas cl·sicos, quienes reconocÌan sus m˙ltiples ventajas como que permite aprovechar las economÌas de escala, los beneficios de la especializaciÛn internacional

del trabajo, etc., pero desde la perspectiva de los paÌses en desarrollo (PEDís) tiene adem·s otras connotaciones; si bien se constituye en un factor clave para el desarrollo econÛmico, pues permite el acceso a mercados con altos niveles de ingresos (atracciÛn

de divisas) y especialmente la colocaciÛn de nuestras materias primas, el desborde de

los intereses que representa han hecho que se transforme en una herramienta ˙til para la presiÛn polÌtica a nivel internacional, a travÈs de un sistema de incentivos y castigos

comerciales. En este sentido, facilita se decrete la muerte comercial de paÌses ñtrayendo consigo la muerte real de miles de habitantes inocentes-, a travÈs de las sanciones comerciales a quienes observan conductas ìasistÈmicasî en el contexto internacional, reserva hecha a favor de unos pocos de definir los que es sistÈmico.

Un punto aparte en este subtitulo merece la consideraciÛn del rol de los servicios en el comercio internacional contempor·neo, seg˙n los profesores espaÒoles JosÈ Carlos

Jarillo y Jon MartÌnez Echezarraga ì

como transporte, viajes, turismo, transacciones financieras, etc., crece a˙n m·s r·pidamente que la exportaciÛn de productos manufacturados, habiendo pasado de 100,000 millones de dÛlares en 1970 a casi un billÛn en nuestros dÌasî. La cita habla por si misma de la creciente importancia de este rubro en el comercio mundial.

exportaciÛn de invisibles, esto es, servicios tales

la

1.4 La nueva concepciÛn de la integraciÛn econÛmica

La teorÌa cl·sica de la integraciÛn asociaba al regionalismo a represalias comerciales,

crecimiento hacia adentro basado en la industrializaciÛn sustitutiva de importaciones,

autarquÌa, etc., en sÌntesis como un sesgo proteccionista, discriminatorio y por ende contrapuesto al multilateralismo. Este es el primer integracionismo o integracionismo cerrado.

A diferencia de lo seÒalado precedentemente, para la nueva concepciÛn de la

integraciÛn, esta consiste en un proceso que surge de conciliar la interdependencia nacida de acuerdos especiales de car·cter preferencial y aquella impulsada b·sicamente por las seÒales del mercado resultantes de la liberalizaciÛn comercial general, pues a diferencia de otras Èpocas en que los paÌses se integraban en bloques para cerrar sus economÌas frente a terceros, en la actualidad el regionalismo abierto pretende mantener relaciones de interdependencia, tratando de acercarlos en espacios mayores. Como se ve esta visiÛn est· interrelacionada con la globalizaciÛn, siendo el denominado segundo integracionismo o integracionismo abierto 8 , cuya idea central descansa en que la integraciÛn debe ser una ìinstancia facilitadoraî (Building blocks)

8 Este cambio en la concepciÛn de la integraciÛn encuentra su base en la ìfatiga de proteccionismoî que provocÛ el cambio de polÌtica comercial resultante de la implantaciÛn de modelos neoliberales y es reflejo de la corriente integracionista elaborada en el marco multilateral que se esboza en el articulo XXIV del GATT en la llamada cl·usula habilitante y los requisitos que ella impone para el reconocimiento de procesos de integraciÛn ante la OMC

cl·usula habilitante y los requisitos que ella impone para el reconocimiento de procesos de integraciÛn ante

hacia la liberalizaciÛn del comercio internacional en el plano multilateral, es decir complementaria con el multilateralismo, a diferencia de la concepciÛn cl·sica que inevitablemente la consideraba un obst·culo (stumbling blocks). Este integracionismo de nuevo cuÒo es el concepto y tendencia dominante en la teorÌa y en la pr·ctica integradora actual a nivel internacional, pues tanto los procesos existentes (por la vÌa del rediseÒo), como las nuevas iniciativas de integraciÛn son deliberadamente compatibles con los procesos m·s amplios de liberalizaciÛn multilateral, por lo que, a pesar de lo que los îFreetrader¥sî sostengan, integraciÛn y multilateralismo no son antagÛnicos. Esta tendencia ofrece muchos ejemplos concretos, entre ellos tenemos: al MERCOSUR (1991), el rediseÒo del Grupo Andino hoy Comunidad Andina de Naciones (1996), el rediseÒo del Tratado General de IntegraciÛn EconÛmica Centroamericana (1993), El Tratado de Libre Comercio de AmÈrica del Norte o TLCN (1994), los acuerdos celebrados en el marco de la ALADI denominados de ìtercera generaciÛnî y tambiÈn se puede incluir en esta corriente al acuerdo resultante de la cumbre de las AmÈricas (Miami, 1994) por el que se proyecta crear un £rea de Libre Comercio Americana o ALCA.

1.5 La revoluciÛn digital & la Edad de la informaciÛn

La popularizaciÛn del uso de computadoras, la proliferaciÛn e interconexiÛn de redes inform·ticas, el nacimiento y portentoso desarrollo de las nuevas tecnologÌas de la informaciÛn (NTI), han provocado transformaciones tan profundas en todas las actividades humanas que la economÌa, la cultura y la propia sociedad ya no ser·n las mismas. El fenÛmeno en cuestiÛn es la ìrevoluciÛn digitalî 9 , llamada asÌ por sus connotaciones especiales y en alusiÛn a su predecesora, la industrial. No se puede seÒalar el momento preciso de transiciÛn de una a otra, pues la segunda se gestÛ en el seno de la primera; sin embargo, como punto de inflexiÛn se seÒala el momento, a fines de la ˙ltima dÈcada del siglo pasado, cuando la capitalizaciÛn burs·til de Microsoft supero a la de General Motors y el inusitado interÈs de inversionistas en industrias de tecnologÌa promoviÛ el nacimiento del Ìndice NASDAQ.

Lo que caracteriza a este periodo de la historia son los modos completamente nuevos en que la informaciÛn se puede intercambiar y manipular, asÌ como la velocidad cada vez mayor con que puede ser manejada 10 . Las capacidades de las computadoras para proporcionar proceso y transmisiÛn de datos digitales a bajo coste y alta velocidad, est·n impulsando la creciente informatizaciÛn de diversos aspectos de nuestras vidas y transformando los dispositivos de comunicaciÛn tanto en hogares como oficinas, reconfigurando nuestro modo de trabajo y en general nuestras relaciones sociales en

9 Se trata en definitiva de una RevoluciÛn porque nada en la cultura, en la economÌa ,ni en la sociedad ser· igual y porque sus efectos empapan cualquier actividad humanaî. CASTEJ”N, Rafael. La RevoluciÛn Digital. CATALOGO NUEVAS TECNOLOGÕAS, PRODUCTOS Y SERVICIOS PARA EL MILENIO DIGITAL (suplemento de PC WORLD). PC WORLD. Barcelona. Mayo de 2000. N 165, p.52. Extractos de la obra La RevoluciÛn Digital realizados por Fernando Galindo.

10 Seg˙n la ley de Moore, denominada asÌ en honor a que quien la elaboro fue Gordon Moore fundador de Intel, la capacidad de las computadoras se dobla cada dieciocho meses.

quien la elaboro fue Gordon Moore fundador de Intel, la capacidad de las computadoras se dobla

base a la ìproximidad electrÛnicaî que proporcionan las redes inform·ticas, relativizando

los obst·culos de la geografÌa, de donde podemos afirmar que su emblema y sÌntesis es

Internet. En efecto, es difÌcil imaginarse alg˙n campo de la cultura que no se haya visto

afectado por este fenÛmeno, empero, sus principales repercusiones son sin duda en el campo comercial y financiero.

Debe adem·s destacarse que su formidable desarrollo, ha impuesto la necesidad de revisar viejos paradigmas; hoy la informaciÛn se encuentra en el centro de la actividad productiva y tiene un valor superior a cualquier otro bien; incluso se ha comenzado a clasificar a las industrias en aquellas que est·n basadas en el procesamiento de molÈculas de materia y en sustentadas en el procesamiento de dÌgitos binarios de informaciÛn, dando lugar a que el presente momento histÛrico se lo considere como el inicio de ìla edad de la informaciÛnî denominada asÌ en alusiÛn a que el nuevo y predominante recurso, que utilizaran los hombres para transformar y adaptar su entorno a sus necesidades, ya no ser· la piedra, el hierro, o el cobre como en edades precedentes, sino mas bien la informaciÛn reducida a n˙meros binarios. Esta edad muestra ya expresiones socioculturales como ìla sociedad de la informaciÛnî y econÛmico-polÌticas como el capitalismo posindustrial. A futuro los entusiastas, con Bill Gates y Microsoft a la cabeza, plantean la posibilidad de que este fenÛmeno se profundice al construir redes interconectadas que almacenen casi toda la informaciÛn del mundo y concentren todas las actividades financieras, en la llamada ìautopista de la informaciÛn 11 î de Al Gore y finalmente se llegue por medio de ella a la construcciÛn del mercado ideal.

La revoluciÛn digital se basa en el avance y la confluencia en tres grandes ·reas: la

electrÛnica, el software y las telecomunicaciones. La electrÛnica ha aportado el desarrollo del equipamiento para el proceso de la informaciÛn (hardware) a un ritmo muy acelerado, permitiendo que el gran p˙blico pueda disponer de computadoras baratas, poderosas y realmente accesibles. El desarrollo del soporte lÛgico o software para esas m·quinas ha crecido en complejidad a medida que el soporte constituido por ellas ha evolucionado; sin embargo, gran parte de ese soporte lÛgico o software se ha diseÒado para mejorar su ìamigabilidadî con el usuario, tratando de hacerse m·s simple para un usuario que, eventualmente, no evoluciona en sus conocimientos a la misma velocidad

que lo hace el resto del sistema, permitiendo una masificaciÛn en el uso de los equipos.

A lo seÒalado se suma el desarrollo de las comunicaciones y de software de

comunicaciones, que han permitido expandir el uso de las redes desde los grandes laboratorios universitarios y de los complejos militares a la casa de cada usuario conectado con la Red, alterando la realidad incluso en los espacios m·s cotidianos e Ìntimos.

11 Esta visiÛn se ve reforzada con el reciente lanzamiento del nuevo megaproyecto de Bill Gates conocido como ìTelesimî en el que se planea poner alrededor de 300 satÈlites en orbita en los prÛximos diez aÒos, con el objeto de dar cobertura de banda ancha para Internet a todo el planeta; proyecto que adem·s revolucionar· las formas tradicionales de comunicaciÛn al reducir dram·ticamente sus costos.

proyecto que adem·s revolucionar· las formas tradicionales de comunicaciÛn al reducir dram·ticamente sus costos. 19

1.6 La competitividad e innovaciÛn

La naturaleza de la competencia b·sica cambiÛ con el fin de la guerra frÌa, pues hasta

entonces se habÌa fundado en disputas esencialmente polÌticas, militares e ideolÛgicas.

Actualmente la competencia tiene otras caracterÌsticas, pues ì

a la influencia nacional, pero a una influencia que se obtiene, a travÈs del Èxito comercial y el liderazgo industrial y cientÌfico.î 12 En este marco, la innovaciÛn adquiere una extraordinaria relevancia en el avance tecnolÛgico e industrial; por su parte la competitividad, que se presentaba al interior del bloque occidental durante la guerra frÌa, se ha recrudecido por diversos factores 13 y se ha hecho extensiva a todos los aspectos de la vida (acadÈmico, laboral, profesional, etc.) al extremo de que en el mundo actual la excelencia se ha convertido en un requisito de supervivencia y ya no es m·s una ventaja. En el cuadro uno se esquematizan las caracterÌsticas fundamentales que diferencian a la competitividad tradicional de la nueva competitividad.

competencia concierne

la

Cuadro 1: CaracterÌaticas de la nueva competitividad y de la competitividad tradicional

 

Competitividad tradicional

 

Nueva competitividad

Competitividad

Basada en factores de capital, trabajo y recursos naturales con ventajas comparativas est·ticas.

Basada

en

conocimiento e

innovaciones continuas con ventajas comparativas din·micas.

EconomÌa

Con

enclaves

y

escaso

Funciona sobre la base de cadenas y redes productivas de creciente densidad.

desarrollo

 

de

encadenamientos

 

productivos.

 

InversiÛn

En capital fÌsico clave para la competitividad

En

capital

humano

clave

para

la

competitividad.

FunciÛn clave

Competitividad

basada

en

Competitividad basada en calidad y economÌas de ·mbito.

precios

y

econÛmicas

de

escala.

   

Recursos

ExplotaciÛn no sustentable de recursos naturales, con encadenamientos productivos poco desarrollados.

ExplotaciÛn sustentable de recursos naturales, con cadenas productivas avanzadas y alta tecnologÌa.

Organizaciones

Jer·rquicas con

poca

Participativas y de alta cooperaciÛn entre empresas.

organizaciÛn entre empresas.

Mercados

Con

importantes

asimetrÌas

Mas transparentes con usuarios y consumidores mas informados.

de informaciÛn.

I&D

Reducida inversiÛn con baja participaciÛn privada.

Alta

inversiÛn

con

elevada

participaciÛn privada.

 

Estado

Sigue al cambio tecnolÛgico, lentamente y en forma poco organizada.

Impulsa

el

cambio

y

ejerce

una

acciÛn proactiva.

 

12 William Pfaff, Redefining world power en Foreign affairs, America and the world, 1991, p.37. 13 Entre ellos la incorporaciÛn de actores internacionales del ex bloque socialista con sobreoferta de mano de obra calificada y barata.

incorporaciÛn de actores internacionales del ex bloque socialista con sobreoferta de mano de obra calificada y

2. Los escenarios futuros

El proceso histÛrico, entendido como el desarrollo continuo, evolutivo y coherente conduce necesariamente a la configuraciÛn de nuevos escenarios, nuevas realidades, nuevos actores, con caracterÌsticas y rasgos propios, que generan e inducen a su vez nuevos efectos y fenÛmenos en el ·mbito econÛmico polÌtico y social y que determinan en gran medida cambios futuros, creando y consolidando nuevos espacios en el din·mico orden mundial.

En este sentido, la interrelaciÛn de las mega tendencias anotadas nos permite, a su vez, desentraÒar cuatro patrones de conducta que guÌan la construcciÛn de los escenarios futuros de las relaciones internacionales:

En primer lugar, el replanteamiento y revalorizaciÛn, del concepto de integraciÛn, en el sentido de buscar la profundizaciÛn de estos procesos pero dentro del entorno especifico de la globalizaciÛn, o sea, que sean desarrollos complementarios al multilateralismo.

En el marco de lo seÒalado precedentemente, como consecuencia de la Ronda Uruguay y la creaciÛn de la OrganizaciÛn Mundial del Comercio (OMC), es evidente una marcada tendencia hacia una mayor, progresiva y continua liberalizaciÛn multilateral del comercio internacional.

En tercer lugar, aglutinando los dos tÛpicos anteriores, se perfila un tercer patrÛn, quiz·s el m·s importante, que encamina a la comunidad internacional hacia la constituciÛn y perfeccionamiento de grandes bloques regionales o mega bloques, porque es entre ellos y al interior de los mismos, que se dan y dar·n las mayores relaciones de interdependencia comercial y econÛmica. En la actualidad se dan varios ejemplos pr·cticos, como la UniÛn Europea, Nafta y Asean.

Por ˙ltimo concordante con la ìedad de la informaciÛnî en la que vivimos, existe una acelerada tendencia hacia la ìdigitalizaciÛnî e ìinformatizaciÛnî de todas las actividades p˙blicas, privadas, econÛmicas, sociales, etc. Pero especialmente las comerciales, hecho que esta cambiando y redefiniendo estas actividades, con manifestaciones tales como e-bussines o e-commerce.

Con base en estos patrones de conducta de los actores, que se observan en la actual realidad internacional, y con especial atenciÛn a los aspectos comerciales (econÛmicos) y polÌticos resultantes, se puede afirmar categÛricamente que las unidades actoras del nuevo orden mundial, a˙n en formaciÛn, sean sin duda los estados regiÛn con dimensiones continentales, sin que signifique la desapariciÛn de estado naciÛn de la teorÌa polÌtica cl·sica, que seguir· siendo la instituciÛn polÌtica b·sica, garante de las condiciones propicias para una gobernabilidad internacional.

siendo la instituciÛn polÌtica b·sica, garante de las condiciones propicias para una gobernabilidad internacional. 21

PolÌticamente el entorno estar· marcado por conflictos espor·dicos de baja intensidad, pero de largo aliento, pues ser·n fundados en premisas nacionalistas o religiosas, o como los caracteriza Samuel Huntinton por ìel Choque de Civilizacionesî, a este respecto los tr·gicos sucesos del 11 de septiembre parecen apoyar la debatida tesis de este autor, pero las dimensiones de lo acontecido hacen que pensemos en un ìdespuÈs deî como algo difuso y de todavÌa imprevistas consecuencias.

3. La Comunidad Andina de Naciones

En este punto se va a analizar el impacto de las mega tendencias en la Comunidad Andina y su posible ubicaciÛn dentro de los escenarios futuros de las relaciones internacionales. Para lograr este objetivo, es menester realizar previamente un brevisimo diagnostico del proceso andino de integraciÛn, veamos.

3.1 Antecedentes histÛricos

El proceso de integraciÛn andino se inicia en 1969 con la firma del acuerdo de Cartagena en Colombia. Nace como una reacciÛn hacia la concentraciÛn de los beneficios de la integraciÛn sudamericana, que en el marco de la entonces AsociaciÛn Latino Americana de Libre Comercio (ALALC), favorecÌa a los polos m·s din·micos del acuerdo (Argentina y Brasil), reproduciendo dentro de la regiÛn las disparidades y asimetrÌas que ya existÌan entre Èsta y los paÌses desarrollados, en detrimento de los paÌses de mercado insuficiente (Chile, Colombia, Per˙, Uruguay y Venezuela) y los de menor desarrollo relativo (Bolivia, Ecuador y Paraguay). En ese marco el acuerdo dio lugar al nacimiento del Grupo Andino (GRAN), conformado por Bolivia, Colombia, Chile, Ecuador y Per˙.

En 1973 se suscribiÛ un Instrumento Adicional al Acuerdo de Cartagena para la AdhesiÛn de Venezuela, que se incorpora al entrar en vigencia el mismo el 31 de diciembre de ese aÒo. Simult·neamente en Chile, el desastre econÛmico de la Unidad Popular (UP) de Allende engendrÛ un golpe militar que estallÛ el 11 de septiembre poniendo fin a la utopÌa socialista. El rÈgimen militar significÛ un vuelco de 180 grados en la polÌtica chilena que llevÛ a que en 1976 Chile deje el acuerdo por diferencias insalvables de su polÌtica econÛmica con el modelo de la integraciÛn andina.

El grupo Andino desde sus inicios ha tenido al subdesarrollo como su principal adversario, por este motivo ha mostrado un comportamiento err·tico en su desarrollo, plagado de lapsos de par·lisis operacional sin logros significativos que hicieron necesarias la firma de diversos protocolos para prorrogar los plazos de liberalizaciÛn, como el de Arequipa de 1978 o el de Quito de 1987. En 1992, con el ìFujimorazoî en el Per˙, se inicia la ˙ltima gran crisis del entonces Grupo Andino, pues este gobierno empieza a incumplir compromisos comunitarios retir·ndose unilateralmente de la Zona de libre comercio y de los emprendimientos para la uniÛn aduanera, a lo que se suma el enfriamiento de sus relaciones con Venezuela y por ˙ltimo, en 1995, inicia un conflicto

aduanera, a lo que se suma el enfriamiento de sus relaciones con Venezuela y por ˙ltimo,

fronterizo con su vecino Ecuador, otro de los socios, resultando de esta manera que el Per˙ se aleja temporalmente del proceso de integraciÛn, situaciÛn que podÌa conducir a una eventual salida de Bolivia, dada la natural dependencia geogr·fica de Èsta respecto a aquel para articular con el resto del grupo. La situaciÛn fue tan sombrÌa, que Bolivia ante la posibilidad de verse huÈrfana en el contexto internacional, iniciÛ importantes conversaciones para su inclusiÛn al MERCOSUR, bajo la modalidad 4+1.

En medio de esta severa crisis el Per˙ decidiÛ retomar el camino de la integraciÛn, convocando a la VIII ReuniÛn del Consejo Presidencial Andino en la ciudad peruana de Trujillo, durante la que se aprueba un Protocolo Modificatorio del Acuerdo de Cartagena (protocolo de Trujillo), mediante el que se define el propÛsito de crear una comunidad, por lo que se cambia el nombre de Acuerdo de Cartagena a Comunidad Andina de Naciones y se realizan importantes modificaciones institucionales, inici·ndose un clima de acercamiento que incluso desemboca en los acuerdos de paz entre el Ecuador y el Per˙. Sin embargo, el retiro parcial del Per˙ queda como un tema latente, que estalla finalmente en 1997 en el seno de la reuniÛn presidencial de Sucre en Bolivia, cuando Ecuador, Venezuela y Colombia comienzan a presionar para que el Per˙ de cumplimiento a los compromisos comunitarios. Felizmente primo la sensatez y se ratificaron las condiciones de Trujillo, es decir la conformaciÛn de una UniÛn Aduanera hasta el 2005 y perfeccionamiento de la Zona de libre comercio el 2002, cuando el Per˙ acabe de desgravar toda su lista.

3.2 SituaciÛn actual de la CAN

La Comunidad Andina es una organizaciÛn subregional de integraciÛn con personerÌa jurÌdica internacional, ubicada en AmÈrica del sur y constituida por Bolivia, Colombia, Ecuador, Per˙ y Venezuela. Los cinco paÌses andinos agrupan a m·s de 113 millones de habitantes en una superficie de 4.710.000 kilÛmetros cuadrados, cuyo Producto Bruto Interno ascendÌa en el 2000 a 270 mil millones de dÛlares.

Este proceso de integraciÛn se circunscribe dentro de la concepciÛn del regionalismo abierto y esta conformado por del Sistema Andino de IntegraciÛn (SAI), que es el conjunto de Ûrganos e instituciones orientados a trabajar vinculados entre sÌ, con el objeto de profundizar la integraciÛn andina, promover su proyecciÛn externa y robustecer las relaciones con el proceso, cuyos principales Ûrganos son:

El Consejo Presidencial Andino.

El consejo Andino de Ministros de Relaciones Exteriores.

La ComisiÛn de la Comunidad Andina.

La Secretaria General.

El Parlamento Andino.

El Tribunal Andino de Justicia.

Adem·s cuenta con las siguientes instituciones:

• El Parlamento Andino. • El Tribunal Andino de Justicia. Adem·s cuenta con las siguientes instituciones:

! Consultivas:

Consejo Consultivo Empresarial.

Consejo Consultivo Laboral.

El Consejo Asesor EconÛmico.

! Financieras

CorporaciÛn Andina de Fomento (CAF).

Fondo Latinoamericano de Reservas (FLAR).

! Sociales

Convenio HipÛlito Unanue.

Convenio SimÛn RodrÌguez.

Convenio AndrÈs Bello.

! AcadÈmica

Universidad Andina SimÛn BolÌvar.

3.2.1 Principales logros

A treinta aÒos de vida el proceso andino de integraciÛn ha mostrado una incipiente

evoluciÛn, siendo sus m·s destacados logros los siguientes:

I.

Comerciales

a)

Zona de Libre Comercio imperfecta

La Zona de Libre Comercio Andina (ZLCA) se formÛ en 1993, cuando Bolivia, Colombia, Ecuador y Venezuela terminaron de eliminar aranceles y abrieron recÌprocamente mercados, pero manteniendo sus propios aranceles frente a terceros. No tiene ning˙n producto exceptuado, pues su lista de excepciones terminÛ de desmontarse en 1993. Per˙ se incorporÛ a dicha zona en julio de 1997, pero no participa plenamente de ella por no haber concluido la desgravaciÛn arancelaria, razÛn por la que se dice que es imperfecta.

b) UniÛn Aduanera

En un proceso de integraciÛn la aplicaciÛn de un Arancel Externo Com˙n, en el ·mbito

de una Zona de libre comercio, permite configurar una uniÛn aduanera. En este sentido,

la Comunidad Andina ha configurado una UniÛn Aduanera imperfecta, pues Per˙ no esta

uniÛn aduanera. En este sentido, la Comunidad Andina ha configurado una UniÛn Aduanera imperfecta, pues Per˙

obligado temporalmente a adoptar el AEC, Bolivia puede mantener su arancel nacional pero sin modificarlo unilateralmente y Ecuador puede mover el suyo +5 Û ñ5 puntos sobre el AEC.

c) Mercado com˙n

Los paÌses de la Comunidad Andina asumieron el compromiso de establecer a m·s tardar hasta el 2005 un Mercado Com˙n, pues ese aÒo deber·n entrar en vigor las cuatro libertades fundamentales que constituyen el mismo, a saber: Libre circulaciÛn de bienes, servicios, capitales y personas. Esta decisiÛn de los presidentes de los paÌses miembros constituye un paso fundamental en la profundizaciÛn del proceso de integraciÛn andino; sin embargo, tanto la doctrina como la pr·ctica demuestran que el emprendimiento del mercado com˙n se halla supeditado al desarrollo previo de una Zona de libre comercio y de la uniÛn aduanera, que en nuestro caso no se han perfeccionado todavÌa, por lo que parecerÌa que la construcciÛn del mercado com˙n esta m·s lejos que esa fecha. Adem·s, en la Comunidad Andina es muy poco lo que se ha avanzado respecto a las cuatro libertades fundamentales; la ZLC imperfecta y la carencia de un AEC para configurar la uniÛn aduanera, restringen la libre circulaciÛn de bienes, haciÈndose necesaria adem·s la aplicaciÛn de normas de origen para evitar la triangulaciÛn de mercancÌas.

El capital ha fluctuado regulado por el mercado y se ha integrado por si mismo. Buenos ejemplos son las inversiones Peruanas y Colombianas en la agroindustria boliviana, particularmente en las oleaginosas, aunque los vol˙menes son todavÌa poco expectables y es de esperar que continuÈ asÌ mientras no se desarrolle un mercado interior atractivo y se promueva una masa crÌtica de inversionistas comunitarios, situaciones que pasan por el perfeccionamiento de la Zona de libre comercio Andina y de la UniÛn Aduanera.

La libre circulaciÛn de personas sin fines laborales ha tenido grandes avances y se ve hacia adelante un panorama alentador con la creaciÛn del pasaporte andino. No obstante, la circulaciÛn del factor trabajo ( circulaciÛn de personas con fines laborales), al igual que en el resto del mundo no ha merecido el mismo trato y es bastante restringida en relaciÛn al capital. Por ejemplo, se han logrado exiguos avances en materia de migraciÛn laboral, pero se tiene poco progreso en ·reas afines como el reconocimiento mutuo de tÌtulos profesionales para la prestaciÛn de servicios. Este aspecto ser· analizado con mayor detenimiento m·s adelante.

II.

Institucionales

El robusto desarrollo org·nico-institucional dentro de la comunidad, se manifiesta en dos dimensiones: internamente, en el principio de unidad, por el que los paÌses aceptan actuar dentro del proceso de integraciÛn solo por medio de las instituciones comunes y en estricto sometimiento a ellas, se expresa en las instituciones del Sistema Andino de IntegraciÛn detalladas supra; y externamente, en la PolÌtica Exterior Com˙n (PEC),

del Sistema Andino de IntegraciÛn detalladas supra; y externamente, en la PolÌtica Exterior Com˙n (PEC), 25

directrices diseÒadas para lograr una mayor presencia e influencia internacional de la Comunidad Andina, que institucionalmente se manifiesta por la vocerÌa ˙nica en las negociaciones internacionales.

No obstante, del robusto desarrollo institucional interno, este se ve seriamente limitado en el plano operativo. Un ejemplo digno de an·lisis, se encuentra en el eficiente sistema de soluciÛn de controversias que constituye el Tribunal Andino de Justicia, que sin embargo, carece de cualquier tipo de facultad coercitiva determinante para compeler a los paÌses miembros al cumplimiento inmediato de sus sentencias.

III. Normativo

En lo normativo, el mayor logro es la preeminencia del derecho comunitario, que se expresa en la sujeciÛn de los miembros a dos principios:

PrimacÌa del derecho comunitario sobre el nacional.

AplicaciÛn directa y efecto inmediato del mismo.

Los alcances de la combinaciÛn de estos principios, han permitido que el derecho Comunitario, no sea entorpecido en su desarrollo por decisiones unilaterales, como hubiese sido el caso de que para su aplicaciÛn necesite ratificaciÛn o que al amparo del principio de territorialidad de la ley, cualquier miembro pretenda sustraerse del cumplimiento de las obligaciones comunitarias 14 .

IV. MigraciÛn laboral, reconocimiento mutuo de tÌtulos profesionales & libre circulaciÛn del factor trabajo.

La libre circulaciÛn del factor trabajo es el m·s alto grado de integraciÛn en materia laboral; implica un mercado laboral ˙nico y por eso su construcciÛn pasa previamente por otros dos aspectos Ìntimamente interrelacionados: La migraciÛn laboral de trabajadores dependientes y el reconocimiento mutuo de tÌtulos profesionales y tÈcnicos para facilitar la migraciÛn laboral de trabajadores independientes o por cuenta propia.

En el plano Comunitario, se tiene la DecisiÛn 116 de 1977, por la que se aprueba el ìInstrumento Andino de MigraciÛn Laboralî; si bien esta disposiciÛn comprende al ìtrabajador calificadoî, como llama en su articulo 1 a aquel que tiene formaciÛn profesional, b·sicamente esta destinado a coordinar aspectos resultantes de la migraciÛn laboral con el objeto de prestar servicios subordinados 15 , o sea, en situaciÛn de dependencia, quedando excluidos de su rÈgimen los trabajadores o profesionales por cuenta propia. La coordinaciÛn esta a cargo de las Oficinas de MigraciÛn Laboral, que

14 El desarrollo jurÌdico ha sido profuso, actualmente en la doctrina comunitaria se habla de una tercera generaciÛn de normas. La primera generaciÛn correspondÌa al Derecho Comunitario Constitucional , fundacional o directo ( Acuerdos fundacionales o marco), la segunda generaciÛn al derecho comunitario indirecto (Decisiones) y la tercera generaciÛn al derecho comunitario derivado (resoluciones).

15 Contempla otros circunstancias de migraciÛn (fronteriza, temporal e incluso de indocumentados), pero circunscritos a esa relaciÛn de dependencia.

de migraciÛn (fronteriza, temporal e incluso de indocumentados), pero circunscritos a esa relaciÛn de dependencia .

centralizan los requerimientos de cada miembro y los comunican a los dem·s para efectos de contrataciÛn de trabajadores, en una suerte de micro bolsa subregional de trabajo.

En el tema de reconocimiento mutuo de tÌtulos y migraciÛn de trabajadores por cuenta propia, es permanente y com˙n la alusiÛn que se hace a normas que se encuentran en los convenios ìAndrÈs Belloî (CAB) y ìSimÛn RodrÌguezî (CSR). Sin embargo, de inicio surge una observaciÛn insalvable -desde la perspectiva de esta tesis- com˙n a uno y otro, y es que ambos son emprendimientos que van m·s all· del plano comunitario; el CAB comprende adem·s de los miembros de la CAN a Chile y desde el aÒo pasado a Cuba; por su parte el Convenio SimÛn RodrÌguez incluye a Chile, por lo que no se podrÌa pensar en un rÈgimen comunitario en el marco de estos mecanismos preexistentes.

A ello se suma las limitaciones particulares de estos convenios, el AndrÈs Bello

promueve, de un modo amplio, la integraciÛn, cooperaciÛn y coordinaciÛn cultural, tÈcnica y educativa; en esta ˙ltima ha tenido profusa actividad en la convalidaciÛn de estudios a niveles b·sico y medio, pero en cuanto al reconocimiento de tÌtulos profesionales no hace menciÛn expresa, salvo su articulo 12 que dispone la convalidaciÛn y reconocimiento de estos solo a efectos de matricula en cursos de perfeccionamiento y especializaciÛn, excluyendo de su rÈgimen el reconocimiento con fines laborales, que de acuerdo a lo dispuesto en el articulo 39 del mismo convenio se regular· por acuerdos o convenios bilaterales en la materia que sean m·s favorables.

Por su parte el Convenio SimÛn RodrÌguez orienta su ·rea de acciÛn al sector socio- laboral de los paÌses del acuerdo y no se refiere en ninguna de sus disposiciones al reconocimiento mutuo de tÌtulos, aunque paradÛjicamente incluye en su articulo 3, inciso d) directrices para la coordinaciÛn y mejoramiento de los sistemas de formaciÛn profesional.

En sÌntesis se ha venido trabajando en el reconocimiento, homologaciÛn y equivalencia

de estudios y tÌtulos profesionales, pero se lo ha hecho m·s all· del plano comunitario o

de manera m·s reducida (bilateralmente), por lo que estos intentos en sus avances y logros son insuficientes. En el plano de la CAN, si bien hay diversos problemas tÈcnicos, diferencias de formaciÛn y de niveles; las razones m·s poderosas se encuentran en los prejuicios y temores gremiales al aumento de la competencia si se facilitan los

procedimientos de la migraciÛn de tÈcnicos y profesionales, hecho al que tambiÈn hay que sumar el incipiente grado de integraciÛn alcanzado que no ha hecho de los temas laborales una necesitad sentida, situaciÛn que explica su poco desarrollo.

4. Efectos de las mega tendencias en el plano subregional

Las consecuencias de las mega tendencias se han hecho evidentes con particularidades propias en todos los paÌses en vÌas de desarrollo, no siendo la Comunidad Andina la excepciÛn. En este orden tenemos las siguientes repercusiones:

vÌas de desarrollo, no siendo la Comunidad Andina la excepciÛn. En este orden tenemos las siguientes

EconÛmicamente, dada la debilidad endÈmica de las economÌas de los paÌses de la subregiÛn, la interdependencia que implica la globalizaciÛn se ha traducido en una fÈrrea dependencia financiera del mercado internacional, con la consiguiente ìvolatilidadî o ìvulnerabilidadî de sus economÌas frente a los choques externos. Esta integraciÛn financiera est· alentando una especializaciÛn en los factores con mayores ventajas comparativas, situaciÛn que induce a una reprimarizaciÛn de las economÌas de los paÌses de la subregiÛn, hecho al que adem·s se suma que sus producciones son mas bien competitivas que complementarias, por lo que el intercambio (comercio intrazonal) y la integraciÛn se ven afectados por la dependencia.

La volatilidad y dependencia han conducido a la regiÛn a una aguda crisis econÛmica, altos Ìndices de desempleo y han ampliado las brechas y agravado las asimetrÌas no solo entre estados, sino tambiÈn al interior de ellos. En esta perspectiva y ante la din·mica de los escenarios futuros, en los que los actores econÛmicos principales son los bloques comerciales, la integraciÛn ñpor los beneficios que representa- se traduce en un elemento clave para la inserciÛn de la regiÛn en el contexto econÛmico internacional en condiciones favorables.

En el plano polÌtico, internamente, ha conducido a un achicamiento y cambio de rol del estado, dentro de los par·metros neoliberales, que ha operado por medio de las privatizaciones y la sui gÈneris capitalizaciÛn Boliviana. Externamente, la lÛgica del mercado internacional recorta dram·ticamente los m·rgenes de autonomÌa de los gobiernos para el manejo macroeconÛmico, especialmente de los paÌses en desarrollo, y con ello le resta importantes funciones polÌticas, resultando en un estado raquÌtico que se ve imposibilitado de articular las demandas externas intrÌnsecas a la globalizaciÛn con las reivindicaciones sociales de los sectores nacionales m·s empobrecidos. Subregionalmente esta situaciÛn se ha traducido en inestabilidad polÌtica y convulsiÛn social endÈmica; casos reveladores de esta realidad son los del Per˙ y los conflictos indÌgenas, de Ecuador y Bolivia.

La revoluciÛn digital, la edad de la informaciÛn y las nuevas tecnologÌas de la informaciÛn han introducido con rapidez la ìproximidad electrÛnicaî que representa una ventana de oportunidad, sin embargo, el escaso acceso a la infraestructura y conocimiento inform·tico est·n conduciendo a una polarizaciÛn en el plano internacional, que se agudiza al interior de la CAN, donde vastos sectores de la poblaciÛn no solo no tienen acceso a un computador personal, sino que est·n privados del telÈfono y la electricidad. Esta realidad es muy poco probable que se vea alterada de manera sustancial en el corto o mediano plazo, no obstante no debe conducirnos a dar la espalda al revolucionario cambio en que se halla inmersa la humanidad entera, por eso se deben generar modos para lograr nuestra inserciÛn electrÛnica en el mundo digital y una mayor difusiÛn del uso de estos recursos entre las capas poblacionales que tienen acceso a ellos. Es en este contexto que el comercio electrÛnico de servicios profesionales puede constituir una buena y rentable alternativa para profundizar la

comercio electrÛnico de servicios profesionales puede constituir una buena y rentable alternativa para profundizar la 28

integraciÛn andina, la que no es m·s un fin en si mismo, sino m·s bien un medio de desarrollo e inserciÛn de nuestros paÌses en el contexto internacional.

fin en si mismo, sino m·s bien un medio de desarrollo e inserciÛn de nuestros paÌses

Capitulo II

Aspectos teÛricos del comercio electrÛnico internacional de servicios profesionales

1.

El

economÌa digital

marco

de

desarrollo

del

comercio

electrÛnico:

Internet

&

la

No se puede ingresar al tratamiento del comercio electrÛnico sin referirnos previamente

a Internet, pues entre ambos existe una simbiosis. Por una parte, Internet constituye el

soporte sobre el cual el comercio electrÛnico se ha desarrollado; Èste no es m·s que una

tecnologÌa subyacente, una aplicaciÛn que se utiliza en el entorno de aquella. Por otra parte, el comercio electrÛnico ha sido el propulsor fundamental para el desarrollo y expansiÛn de Internet desde la primitiva ARPANET, hasta que adquiera la configuraciÛn que hoy tiene, incluyendo interfaces gr·ficos, transmisiÛn de imagen y sonido.

A su vez el desarrollo de Internet abarca adem·s el desarrollo de las tecnologÌas de la

informaciÛn, resultantes de la combinaciÛn entre software y comunicaciones, mismas que han tenido un impacto tan significativo en todos los ordenes de la civilizaciÛn, que en torno a ellas se est· redefiniendo el contexto internacional dando lugar a la revoluciÛn digital y a la caracterizaciÛn histÛrica de estas transformaciones: La edad de la informaciÛn.

1.1 DefiniciÛn de Internet

Internet es la ìred de redesî 16 de informaciÛn, o sea, la matriz global de las redes inform·ticas de transmisiÛn de ficheros digitales o sistemas de informaciÛn, que posibilita su transferencia entre ordenadores situados en lugares diferentes, utilizando el protocolo internet (IP) y los recursos de comunicaciÛn existentes como cables, telÈfonos,

16 Por eso su designaciÛn con el vocablo anglosajÛn ìInter.netî,.contracciÛn de ìIternetworkî o entre redes de trabajo.

eso su designaciÛn con el vocablo anglosajÛn ìInter.netî,.contracciÛn de ìIternetworkî o entre redes de trabajo. 30

satÈlites u ondas radioelÈctricas. Los ficheros contienen informaciÛn recogida en textos, lenguaje hablado e im·genes.

1.2 ReseÒa histÛrica

Los antecedentes m·s remotos de Internet se encuentran en el periodo de las monstruosas computadoras ìmainframesî, que comprende desde inicios de los aÒos cuarenta hasta mediados de los sesenta del siglo XX, durante el cual las primeras redes se desarrollan para el alquiler de tiempo compartido de esas costosas computadoras por medio de conexiones fÌsicas especiales y la comunicaciÛn entre ellas se hace vÌa circuitos.

En 1961 Leonard Kleinrock publica desde el Massachussets Institute of Technology (MIT) el primer documento sobre la ìteorÌa de conmutaciÛn de paquetesî, iniciando la construcciÛn teÛrica de lo que serÌa en el futuro el trabajo inform·tico en red. El documento especulaba sobre las interacciones sociales que podrÌan emerger a travÈs del networking (trabajo en red), surgiendo en ese momento la idea de una red interconectada globalmente a travÈs de la cual los individuos pudieran acceder desde cualquier parte a datos y programas; esta idea se denominÛ ìel concepto de Galactic Networkî (Red Gal·ctica).

En 1965, Lawrence Roberts conecta un ordenador TX2 ubicado en el Laboratorio Lincoln del MIT en Massachussets con un AN/FSQ 32 de la System Development Corporation en Santa MÛnica, California, a travÈs de una lÌnea telefÛnica de baja velocidad, construyendo asÌ la primera red a escala de ordenadores de ·rea amplia, creando la primera ìwide area networkî (WAN) y probando la teorÌa enunciada en 1961 por Kleinrock. M·s tarde se agrega la computadora de la Digital Equipment Corporation (DEC) ARPA y se conforma una red experimental con apoyo financiero del gobierno de los Estados Unidos de AmÈrica.

Ya en 1966 Roberts publica su obra ìHacia una Red Cooperativa de Computadoras de

tiempo compartidoî que fue la base del primer plan para construir una verdadera red, la ARPANET; ese aÒo ARPA entrega el contrato para la generaciÛn de ARPANET a la empresa BBN. La red fÌsica de Internet comienza a construirse en 1969, con cuatro nodos: Universidad de California con dos nodos (Los £ngeles y Santa B·rbara), Stanford y la Universidad de Utah. A fines de 1969 cuatro ordenadores host estaban conectados

a la ARPANET inicial y se constituye la primera Internet embrionaria. En octubre de

1972, ARPANET se vuelve ìp˙blicaî, en la Primera Conferencia Internacional sobre Computadoras y ComunicaciÛn realizada en Washington; los cientÌficos de ARPA demuestran el sistema en operaciÛn, conectando computadoras ubicadas en cuarenta lugares diferentes. Para 1973, la tecnologÌa de Internet es desarrollada por un grupo liderado por un americano, Vinton Cerf, desde Stanford (Protocolo TCP/IP) en colaboraciÛn con Bob Khan en el ·mbito de la Agencia de Proyectos de InvestigaciÛn

Avanzada del Departamento de Defensa de los Estados Unidos (DARPA), haciendo que

la ARPANET original evolucione hacia Internet, bas·ndose en la idea de que existirÌan

Unidos (DARPA), haciendo que la ARPANET original evolucione hacia Internet, bas·ndose en la idea de que

m˙ltiples redes independientes que debÌan ser interconectadas, comenzando con ARPANET como la red primigenia en la conmutaciÛn de paquetes.

En este aÒo se producen las primeras conexiones internacionales a ARPANET, el University Collegue of London (Inglaterra) y NORSAR (Noruega). Sin embargo, es reciÈn en 1974, que se utiliza por primera vez el termino ìInternetî por Cerf y Kahn en un documento sobre el Protocolo de Control de TransmisiÛn (ìA Protocol for Packet Network Interconnectionî) pero la red reciÈn nace a la vida y uso publico en 1989 cuando el gobierno de los Estados Unidos decide terminar con la subvenciÛn a ARPANET y cederla a su sucesor comercial que serÌa Internet.

Desde su fase embrionaria (ARPANET) Internet fue inventada con un espÌritu de comunidad acadÈmica y es por eso que naciÛ fundamentalmente como una red de lectura, transform·ndose progresivamente en una vÌa de creciente interactividad, pero para su desarrollo fue necesaria la confluencia de avances tecnolÛgicos en tres diferentes ·reas como veremos en el siguiente punto.

1.3 Desarrollo de Internet

Internet, al igual que la revoluciÛn digital, es producto de la confluencia de tres grandes ·reas: la electrÛnica, el software y las telecomunicaciones. Esta afirmaciÛn podrÌa conducir a pensar que son lo mismo, sin embargo, son expresiones diferentes de un mismo fenÛmeno; la revoluciÛn digital se enfoca en los efectos que este fenÛmeno ha tenido en todos los aspectos de la vida humana. Internet en cambio es la manifestaciÛn concreta del fenÛmeno y es una revoluciÛn en si misma.

El aporte de la electrÛnica en el desarrollo del equipamiento de proceso de la informaciÛn a un ritmo muy acelerado por la introducciÛn del circuito integrado y el microprocesador en la inform·tica, determinÛ el paso de las primitivas mainframes es decir las primeras verdaderas computadoras (que funcionaban con v·lvulas de vaciÛ, requerÌan ambientes especiales con clima controlado y que costaban muchos millones de dÛlares) a las computadoras personales (PC), maquinas m·s pequeÒas, baratas y de mayor capacidad. Esta mejora impulsÛ la popularizaciÛn y posterior masificaciÛn del uso de equipos inform·ticos, antes restringidos a militares, grandes corporaciones o universidades, al extremo que hoy son de uso corriente en nuestras oficinas y hogares.

Luego, el desarrollo del software 17 o soporte lÛgico para esas maquinas ha crecido en complejidad a medida que el soporte electrÛnico ha evolucionado, pasando se ser especifico para cada mainframe a ser de propÛsito general en la era de la PC y dentro de ese software las aplicaciones especificas para comunicaciÛn, permitieron crear las primeras Intranet (redes locales) en los grandes laboratorios universitarios y complejos militares.

17 Gran parte de ese soporte lÛgico o software se ha diseÒado para mejorar su ìamigabilidadî con el usuario tratando de hacerse m·s simple para un usuario que eventualmente no evoluciona en sus conocimientoslo a la misma velocidad que el resto del sistema, permitiendo una masificaciÛn en el uso de ordenadores. Ha tenido papel importante la perspectiva de los fabricantes de software de desarrollarlo en forma atractiva para el usuario y permitir el juego interactivo en el descubrimiento del funcionamiento y de la utilidad de las aplicaciones mencionadas.

permitir el juego interactivo en el descubrimiento del funcionamiento y de la utilidad de las aplicaciones

Finalmente, las telecomunicaciones han proporcionado la capacidad de interconexiÛn, al lograr la coexistencia y la utilizaciÛn simultanea de cables de fibra de cobre, el coaxial, la fibra Ûptica, las transmisiones a travÈs del satÈlite y las emisiones de radio de onda corta, facilitando la expansiÛn del uso e interconexiÛn de redes, desde los grandes laboratorios universitarios y los complejos militares a la residencia de cada usuario conectado con la Red.

Estos avances cientÌfico-tecnolÛgicos ya se hallaban disponibles hace mas de una dÈcada, no obstante, el comienzo de la ìexplosiÛnî del fenÛmeno de la Red puede situarse a mediados de la dÈcada del noventa y es reciÈn a partir de 1997 cuando comienza a generar las caracterÌsticas que ha adquirido en la actualidad. En estos aÒos, Internet ha experimentado un crecimiento exponencial en el n˙mero de usuarios, al punto que hoy est· consolid·ndose como un medio de comunicaciÛn habitual en la mayorÌa de paÌses. Este auge de Internet est· propiciando, a su vez, la apariciÛn de una serie de servicios cuya caracterÌstica principal es la oferta de los mismos a distancia, es decir a travÈs de la red. Esta actividad, no es otra que el denominado "Comercio ElectrÛnico o Electronic Commerce".

El crecimiento de usuarios de la red es un fenÛmeno mundial como se aprecia en los cuadros 2 y 3. LatinoamÈrica no se ha excluido de esta regla, a pesar de las condiciones deficientes de infraestructura; el crecimiento real de usuarios es muy importante, auque porcentualmente se mantiene bajo.

Cuadro 2: PoblaciÛn de usuarios por regiÛn del planeta 1998-1999.

 

Septiembre 1999

   

Diciembre 1998

 

RegiÛn

Cantidad

%

RegiÛn

Cantidad

%

(millones)

sobre

(millones)

sobre

el total

el total

Mundo

248,68

100,0

Mundo

153,36

100,0

£frica

2,36

0,9

£frica

1,14

0,7

Asia / Pacifico

42,60

17,1

Asia / Pacifico

26,55

17,3

Europa

64,23

25,8

Europa

33,39

21,8

Medio Oriente

1,29

0,6

Medio Oriente

0,78

0,6

Canad·/

Estados

131,10

52,7

Canad·/

Estados

87,00

56,7

Unidos

Unidos

AmÈrica

del

7,10

2,9

AmÈrica

del

4,50

2,9

Sur/Central

Sur/Central

Fuente: CiberAtlas para diciembre 1998, Nua Surveys para septiembre 1999.

4,50 2,9 Sur/Central Sur/Central Fuente: CiberAtlas para diciembre 1998, Nua Surveys para septiembre 1999. 33

Cuadro 3: PoblaciÛn de usuarios por regiÛn del planeta 2000.

Marzo 2000

 

Febrero 2000

 
       

Cantida

 

RegiÛn

Cantidad

(millones)

%

sobre

el total

RegiÛn

d

(millone

s)

%

sobre

el total

Mundo

304,33

100,0

Mundo

359,80

100,0

£frica

2,58

0,8

£frica

3,11

0,8

Asia / Pacifico

68,90

22,7

Asia / Pacifico

89,43

24,9

Europa

83,35

27,5

Europa

94,22

26,2

Medio Oriente

1,90

0,6

Medio Oriente

2,40

0,7

Canad·/ Estados Unidos

136,86

44,9

Canad·/ Estados Unidos

157,24

43,7

AmÈrica del

   

AmÈrica del

   

Sur/Central

10,74

3,5

Sur/Central

13,40

3,7

Fuente: Nua Surveys para febrero/marzo 2000. Notas metodolÛgicas: los n˙meros representan a los adultos y niÒos que han accedido a Internet al menos una vez en los ˙ltimos tres meses previos al cierre de la encuesta. Un usuario de Internet es una persona que accede a Internet y no a una cuenta especifica de Internet. Asia Pacifico incluye a Australia y Nueva Zelandia.

1.4 La revoluciÛn digital, tecnologÌas de la InformaciÛn y la edad de la informaciÛn

El progreso humano se debe en gran medida a que alguien inventÛ una herramienta mejor y m·s potente, pues estos objetos aceleran el trabajo y liberan a las personas de las tareas duras, de este modo en todos los grandes cambios de la humanidad se ha presentado un elemento tecnolÛgico que act˙a sobre la productividad. Durante el siglo XVIII, con el impulso de la maquina de vapor, se producen grandes cambios cualitativos conocidos como la revoluciÛn industrial. En nuestros dÌas, la masificaciÛn inform·tica, el desarrollo y expansiÛn de Internet desde los noventa, han introducido cambios radicales alcanzando pr·cticamente el contexto mundial a una velocidad increÌble 18 , por lo que se ha denominado a este fenÛmeno como la ìrevoluciÛn digitalî. De modo sintÈtico, lo que la caracteriza son los modos completamente nuevos en que la informaciÛn se puede intercambiar y la velocidad cada vez mayor en que puede ser procesada. En ese entorno, las tecnologÌas, comunicaciÛn y el conocimiento constituyen un sistema en el que interact˙an y se potencian mutuamente: TecnologÌa, procesamiento de informaciÛn y conocimiento aplicado a las maquinas de proceso de la informaciÛn. Este sistema originÛ el nacimiento y desarrollo de las tecnologÌas de la informaciÛn (TI), que son

18 Toda revoluciÛn tiene undesarrollo inicial y luego se expande, alcanzando pr·cticamente el contexto mundial, y produciendo cambios en los sistemasde producciÛn y de distribuciÛn que pueden considerarse casi irreversibles. AsÌ sucediÛ con la revoluciÛn industrial, pero la velocidadde una y otra es incomparable, especialmente porque la revoluciÛn digital opera justamente sobre la comunicaciÛn y la informaciÛn.

es incomparable, especialmente porque la revoluciÛn digital opera justamente sobre la comunicaciÛn y la informaciÛn. 34

precisamente aquellas que combinan la inform·tica y las comunicaciones, haciendo posibles un sinn˙mero de aplicaciones en el entorno de Internet.

Este infocentrismo que guÌa los patrones econÛmicos, laborales y en general culturales de nuestra Època, ha originado corrientes que catalogan a este momento de la historia como la edad de la informaciÛnî, que se manifiesta con la ìsociedad de la informaciÛnî o la ìsociedad digitalî, cuya complejidad y caracterÌsticas diferentes al conglomerado normal nos muestran la profundidad de los cambios.

El desarrollo de la sociedad de la informaciÛn se edifica actualmente en Internet; este es el mecanismo principal de transmisiÛn de ideas, por lo que se ha convertido en el soporte de la transformaciÛn de la sociedad contempor·nea hacia esa sociedad fundada en el conocimiento, como materia prima esencial en la transformaciÛn de la producciÛn, del empleo, del crecimiento econÛmico y como corazÛn mismo de la competitividad futura.

La caracterÌstica esencial de esta sociedad y que la diferencia del conglomerado normal, es que no opera en un espacio fÌsico determinado, sino que se encuentra en el denominado ìciberespacioî, una suerte de dimensiÛn o limbo digital, un lugar cuyos limites de existencia est·n determinados por la red mundial de telecomunicaciones (telefonÌa, televisiÛn e Internet). Steve Mizrach lo ha definido como ìun espacio que se construye en la mente cuando las personas se conectan utilizando los medios electrÛnicosî.

1.5 La nueva economÌa digital

La convergencia de los tres elementos (inform·tica, software y comunicaciones) es tambiÈn el denominador com˙n del tejido econÛmico de lo que se ha denominado como la "nueva economÌa digital". La profundidad del cambio tecnolÛgico y el r·pido avance en su aplicaciÛn al campo comercial es muy intenso, en este aspecto, las tecnologÌas subyacentes de Internet (tecnologÌas de la informaciÛn) est·n impulsando en forma importante la creaciÛn de mercados electrÛnicos, situaciÛn que esta acelerando la transformaciÛn de la empresa privada y otros agentes econÛmicos hacia varias formas de negocio digital, lo que a su vez esta cambiando la economÌa de los paÌses y el origen de las fuentes de trabajo, asÌ como al trabajo mismo y el ingreso de Èl derivado, y es que la esencia de la economÌa digital es esa, las oportunidades de negocios que son creadas en la Red, producen cambios sobre la economÌa fÌsica.

La economÌa de Internet es fundamentalmente diferente de la economÌa fÌsica en que prioriza tres par·metros claves: informaciÛn, conocimiento y velocidad, y los relaciona con tecnologÌa. Sin embargo, no se piense que es una simple colecciÛn o suma despersonalizada de grandes empresas de alta tecnologÌa, por el contrario incluye a toda empresa o persona que genera ingresos en Internet (inclusive a las empresas tradicionales de telecomunicaciones y profesionales liberales), adem·s el nuevo activo complementario al crecimiento y uso de las nuevas tecnologÌas de la informaciÛn y de la comunicaciÛn es la inversiÛn en capital humano e intangible.

de las nuevas tecnologÌas de la informaciÛn y de la comunicaciÛn es la inversiÛn en capital

1.5.1

Estructura

La estructura de la nueva economÌa digital o de Internet que gira entorno al comercio y mercados electrÛnicos, comprende:

Actores de infraestructura

Actores de aplicaciones

Los intermediarios electrÛnicos

Los vendedores en lÌnea.

Actores de infraestructura

Son las empresas que directamente generan todo o una parte de sus ingresos en Internet o en bienes y servicios relacionados con Internet, sus productos y servicios hacen posible la existencia de Internet (telecomunicaciones, PCís, etc.).

Actores de aplicaciones

Empresas cuyos productos y servicios hacen factible el uso de Internet para el comercio electrÛnico; por ejemplo, IBM fabrica PCís y servidores que permiten el acceso a Internet (infraestructura) y Cisco construye ruteadores, ambos usados para el acceso a Internet.

Intermediarios electrÛnicos

Empresas que funcionan como catalizadores, cuyos servicios facilitan la interacciÛn entre compradores y vendedores, como E-Bay, E-Trade o de remate.

Los vendedores y prestadores de servicios en lÌnea

Empresas que venden productos y servicios en Internet, las hay de dos tipos:

" Con actuaciÛn exclusiva en Internete como Amazon.

" Empresas ìhÌbridasî, trabajan en la red y en establecimientos tradicionales, esto es fÌsicos, como L.L. Bean y Barnes and Noble, que conducen parte de sus negocios en Internet

and Noble, que conducen parte de sus negocios en Internet Es un error com˙n el caracterizar

Es un error com˙n el caracterizar a la nueva economÌa digital como una ìeconomÌa de serviciosî, donde la producciÛn industrial deja de ser importante y lo que cuenta son solo ellos. Sin embargo, es necesario puntualizar al respecto que la necesidad de la producciÛn industrial y agropecuaria es obvia y que la cuestiÛn de fondo es otra: la nueva economÌa y los nuevos medios revolucionan, en base a la informaciÛn, la forma en que las actividades de esos sectores son hechas, por eso Don Tapscott, autor de la

obra ìEconomÌa Digitalî, afirma ì

Èxito de la nueva economÌa exige que se inventen

nuevos procesos de negocio, nuevos negocios, nuevas industrias y nuevos clientes. Las empresas tienen que ir mas all· de la reingenierÌa en direcciÛn a la transformaciÛn de la

el

empresa, a travÈs de las tecnologÌas de la informaciÛn. El objetivo no deber· ser ˙nicamente el control de costos, la transformaciÛn del servicio al cliente, la responsabilidad y la innovaciÛnî.

En este horizonte, en la nueva economÌa digital o de Internet las organizaciones ven, en muchos casos, desmanteladas sus cadenas de valor de la era industrial y se enfocan primariamente en la informaciÛn y el conocimiento intensivo para componer las nuevas cadenas de valor, usando la red para manejar el relacionamiento con los clientes y los socios comerciales para desarrollarse en la nueva economÌa de Internet.

2. El comercio electrÛnico

Como se ve, la profundidad del cambio tecnolÛgico y su cada vez mayor y m·s r·pida aplicaciÛn al comercio est·n construyendo nuevos caminos y nuevos mercados para hacer negocios, posibilitando el surgimiento de una nueva modalidad de comercio: El comercio electrÛnico, cuyo sustrato es Internet, por lo que torna virtualmente posible superar las barreras del tiempo y espacio, cambiando las formas tradicionales de hacer negocios y plante·ndonos una nueva problem·tica respecto al tratamiento jurÌdico que este debe merecer, dada su natural vocaciÛn internacional. En ese contexto, veamos ahora los aspectos teÛricos fundamentales de este nuevo modo de hacer negocios.

2.1 El desarrollo del Comercio electrÛnico.

El origen del comercio electrÛnico se encuentra en las dÈcadas del setenta y ochenta, cuando las empresas extendieron su poder inform·tico interconect·ndose, enviando y recibiendo Ûrdenes de compra, notificaciones y manifiestos de embarque vÌa EDI (Electronic Data Interchange), iniciando el camino que pocos aÒos m·s tarde se transformarÌa en una dimensiÛn nueva del comercio. El EDI es un standard para compilar, transmitir e intercambiar informaciÛn entre computadoras de redes privadas de comunicaciones, llamadas VANS (Value Added Networks); sin embargo, los costos privativos de las VANS pusieron a esta forma primitiva de comercio electrÛnico fuera del alcance de la mayorÌa de las pequeÒas y medianas empresas, que en la generalidad de los casos se vieron relegadas al uso del telÈfono, telex y fax como instrumentos de comunicaciones de negocios. Adem·s, muchas empresas grandes tampoco pudieron utilizar totalmente el potencial del EDI, porque gran parte de sus socios de negocios no lo usaban o no tenÌan posibilidad de acceso econÛmico a Èl, o bien carecÌan de los conocimientos tecnolÛgicos suficientes.

Con el desarrollo de Internet, el concepto de redes abiertas puso a las empresas en condiciones de participar en el comercio electrÛnico, no solamente dentro de los restringidos par·metros EDI, sino en formas mucho m·s sofisticadas permitiendo una interacciÛn fluida con los consumidores en los mercados digitales, al facilitar la transmisiÛn simultanea de texto, sonido e imagen en tiempo real. No obstante, reciÈn en 1994 Internet ingresa verdaderamente en su era comercial, ya que ese aÒo dos estudiantes de ingenierÌa elÈctrica de Stanford fundan el primer buscador y luego portal Yahoo, que nace como un primitivo cat·logo en lÌnea de sitios Web. En 1996, cuando

el primer buscador y luego portal Yahoo, que nace como un primitivo cat·logo en lÌnea de

comienza a capitalizarse en la bolsa, provoca una verdadera fiebre entre los inversores; ese mismo aÒo comienza a operar First Virtual, el primer banco cibernÈtico. En 1995 un hito marca el inicio de la era del comercio electrÛnico, Amazon.com, el emblema del comercio en lÌnea, vende su primer libro a travÈs de Internet, luego paulatinamente se incrementaron los actores con la incorporaciÛn de otros portales (e-toys, e-bussines, etc.), y se ampliÛ la oferta comerciable, que de incluir exclusivamente bienes tangibles como libros, CDís y artÌculos diversos, comienza a incluir intangibles como Software, programas de radio e incluso servicios como reserva y compra de billetes de aviÛn o pÛlizas de seguros. Hoy, mucha de la propiedad intelectual que es producida, envasada y almacenada en todo el mundo y fÌsicamente despachada hacia su destino final, es susceptible de ser ìdigitalizadaî y comercializada por Internet, es el caso de los servicios profesionales por ejemplo.

es el caso de los servicios profesionales por ejemplo. De acuerdo a este gr·fico, preparado por

De acuerdo a este gr·fico, preparado por los expertos analistas de Forrester Research , el comercio electrÛnico deber· facturar mas de 800.000 millones de dÛlares en el perÌodo que culminar· el aÒo 2002, llegando en el 2003 a la fant·stica suma de 1331 mil millones de dÛlares, por lo que es un nuevo mercado con un potencial de crecimiento extraordinario; se cree que su incidencia econÛmica puede, inclusive, ser muy superior a la talla de mercado proyectada en el corto plazo, dependiendo de modificaciones en el comportamiento de los consumidores y empresas, asÌ como del papel que en su desarrollo desempeÒe el Estado. Con todo, actualmente se encuentra en una fase embrionaria, pero muestra una r·pida tendencia a expandirse; cada vez es m·s usado por mayoristas y detallistas para vender sus productos y servicios; la demanda por su parte se incrementa de igual manera en los mercados virtuales, a vÌa de ejemplo se puede seÒalar el caso de la venta de tiketís aÈreos.

de igual manera en los mercados virtuales, a vÌa de ejemplo se puede seÒalar el caso

2.2 DefiniciÛn del comercio ElectrÛnico

JurÌdicamente la definiciÛn del comercio electrÛnico es intrÌnsecamente determinante como elemento de delimitaciÛn del campo conceptual sobre el que versa, que a su vez incide directamente en los aspectos regulatorios, pues determina el campo de acciÛn y los limites de estos. Influencia que adem·s se extiende a los sistemas de mediciÛn y estadÌsticas, que se utilizan para determinar la relevancia econÛmica de esta actividad.

La creciente importancia que tiene el comercio electrÛnico, ha suscitado una proliferaciÛn de definiciones que Ha dado lugar a una ìconfusa abundanciaî que puede tener un efecto negativo sobre la concepciÛn central que es necesario rescatar, ante esta situaciÛn conviene realizar un breve repaso de las m·s importantes, aunque para fines did·cticos las separaremos, de acuerdo a su alcance, en dos grupos:

2.2.1 Generales o latu sensu

Donde analizaremos algunas de las definiciones mas generales y por lo mismo m·s amplias, entre las que tenemos:

Comercio electrÛnico es hacer negocios electrÛnicamente.

Comercio electrÛnico son todas las formas de transacciones comerciales que se basen en el procesamiento y transmisiÛn de datos digitalizados.

Comercio electrÛnico es ìla capacidad para compradores y vendedores de conducir negocios y/o intercambiar informaciones en tiempo real en interacciones humanasî.

Estas definiciones son muy amplias porque abarcan toda clase de transacciones electrÛnicas comerciales, incluyendo transferencias de fondos electrÛnicos, pagos con tarjeta de crÈdito, y tambiÈn las actividades de la infraestructura que apoyan estas transacciones.

No obstante de que se las critica por esa desmedida amplitud, se lo hace fundamentalmente porque no reconocen las nuevas formas de comercio electrÛnico, es decir, las transacciones comerciales realizadas a travÈs de redes abiertas (Internet), limit·ndose a las transacciones electrÛnicas en sÌ mismas, sin referirse tambiÈn al espÌritu de esta clase de negocios (ìciberespacioî, ìmercado virtualî, etc.).

mismas, sin referirse tambiÈn al espÌritu de esta clase de negocios (ìciberespacioî, ìmercado virtualî, etc.). 39

2.2.2 Restringidas o ìstrictu sensuî

Dentro de este grupo tenemos a las definiciones propuestas por las m·s importantes instituciones y foros de negocios internacionales:

La OrganizaciÛn Mundial del Comercio, ha adelantado su posible definiciÛn, que dice: ìEl comercio electrÛnico comprende aquellos productos que son comprados y pagados en Internet pero son entregados fÌsicamente, y productos que son entregados bajo la forma de informaciÛn digitalizada sobre Internetî.

La organizaciÛn para la CooperaciÛn y Desarrollo EconÛmico (OCDE), propone la siguiente definiciÛn: ìel tÈrmino comercio electrÛnico refiere generalmente a transacciones comerciales, envolviendo organizaciones e individuos, basadas en el proceso y transmisiÛn de datos digitalizados, incluyendo texto, sonido e im·genes visuales y que son transmitidas por redes abiertas (como Internet) o cerradas (como es el caso de AOL o Minitel)î.

El observatorio Europeo de tecnologÌas de la informaciÛn (EITO), propuso en 1997 la siguiente definiciÛn: ìEl comercio electrÛnico es la conducciÛn de asuntos que implican un cambio de valor a travÈs de las redes de telecomunicacionesî

La ComisiÛn Europea en 1997 propuso la siguiente definiciÛn: ìComercio electrÛnico es aquel que permite hacer los negocios electrÛnicamente y est· fundado sobre el tratamiento electrÛnico y la transmisiÛn de datos, comprendiendo textos, sonidos y video. Cubre actividades m˙ltiples y diversas, correspondiendo al comercio de bienes y servicios, la liberaciÛn en lÌnea de informaciones numÈricas, transferencias electrÛnicas de fondos, actividades burs·tiles electrÛnicas, transferencia de conocimientos electrÛnicos, subastas comerciales, concepciÛn y elaboraciÛn en ingenierÌa, mercados en lÌnea, mercados p˙blicos, venta directa a los consumidores y la prestaciÛn de servicios postventa. Concierne tanto a los productos (bienes de consumo, equipo mÈdico especializado, por ejemplo) como a los servicios (servicios de informaciÛn, servicios financieros, etc.), las actividades ìtradicionalesî (servicios de salud, enseÒanza, etc.) y actividades ìnuevasî (centros comerciales virtuales, por ejemplo).

Todas estas definiciones, por supuesto m·s completas y esquem·ticas que las del primer grupo, se han construido sobre tres elementos que son claves: las actividades o transacciones, las aplicaciones y los soportes de su comunicaciÛn. Empero, la excesiva concentraciÛn en estos elementos, por ejemplo en relaciÛn a las transacciones que incluye podrÌa ser un elemento limitativo para el desarrollo posterior de marcos legislativos de esta actividad, pues estas en el futuro podrÌan ampliarse y superar la definiciÛn. En cuanto a las aplicaciones y soportes sucede casi lo mismo, por ejemplo de

ampliarse y superar la definiciÛn. En cuanto a las aplicaciones y soportes sucede casi lo mismo,

aceptarse el criterio vertido por la OMC se restringirÌa el concepto a una vÌa en particular, Internet, dejando de lado las redes cerradas. Por eso una definiciÛn del comercio electrÛnico deberÌa concentrarse en lo esencial y no en lo sustancial o contextual, si bien el comercio electrÛnico se sustenta en la transmisiÛn electrÛnica de datos digitalizados, el espÌritu del mismo es otro, y, sin perjuicio de ser extremadamente juridicista este descansa en el perfeccionamiento de las transacciones comerciales (perfeccionamiento del consentimiento) a travÈs de medios digitales de comunicaciÛn.

De lo dicho se puede llegar, a modo de una primera conclusiÛn preliminar, y desde una Ûptica jurÌdica, a la construcciÛn tentativa de una definiciÛn, en la que puede seÒalarse que el comercio electrÛnico es ìaquella modalidad de comercio en la que la mediaciÛn entre la oferta y la demanda y el perfeccionamiento de las transacciones entre ellas se realiza a travÈs de medios digitales de comunicaciÛn, ya sea por redes abiertas o cerradas, en un mercado virtual que no posee lÌmites geogr·ficos (fronteras) ni temporales y no tiene una ubicaciÛn determinada, por que se encuentra en el ciberespacioî.

2.3 Modalidades del comercio ElectrÛnico

El comercio electrÛnico es susceptible de ser clasificado en funciÛn de dos criterios:

Partes intervinientes y objetos que se comercian.

a. Por las partes intervinientes

En el comercio electrÛnico participan como actores principales las empresas, los consumidores y las administraciones p˙blicas. AsÌ se distinguen normalmente tres categorÌas b·sicas de comercio electrÛnico:

Entre empresa y consumidor o negocio-consumidor, tÈcnicamente llamado B2C del ingles ìbussines to customerî

Entre empresas o negocio-negocio, B2B del ingles ìbussines to bussinesî.

Entre empresa y administraciÛn.

De estas categorÌas la de "empresa-consumidor", B2C (Business to Consumer) ha capturado la mayor atenciÛn p˙blica, pues la industria de los viajes, el turismo y algunas formas de vender al por menor, se est·n convirtiendo en las industrias pioneras en lÌnea, por eso Èsta se identifica normalmente con la venta electrÛnica porque es la que resulta m·s visible. De ahÌ que en este tipo de comercio electrÛnico lo que prima es el pago del consumidor a la empresa, pues la utilizaciÛn de las nuevas tecnologÌas admite, en teorÌa, un contacto directo entre fabricantes y consumidores. Esta es una adicional ventaja, pues permite la eliminaciÛn de intermediarios en el proceso de compra, lo que repercute enormemente en el precio final del producto favoreciendo rebajas importantes en el mismo. Hoy existen galerÌas o tiendas comerciales en Internet -tiendas virtuales- que ofrecen todo tipo de bienes que abarcan desde diferentes artÌculos como

en Internet -tiendas virtuales- que ofrecen todo tipo de bienes que abarcan desde diferentes artÌculos como

comestibles,

libros,

CD-Rom,

bebidas,

vinos,

indumentaria,

computadoras,

hasta

vehÌculos.

El comercio electrÛnico "entre empresas" (Business to Business, o B2B) es el tipo de comercio electrÛnico de crecimiento m·s r·pido; en Èl, a diferencia del anterior, prima m·s el intercambio de datos que las transacciones monetarias, abarcando principalmente las relaciones comerciales de la empresa con sus proveedores y distribuidores, incluyendo por tanto, todas aquellas actividades que supongan transacciones o envÌo de informaciÛn en procesos comerciales con los proveedores, socios o canales, como pueden ser pedidos, pagos, servicios b·sicos de adquisiciÛn, sistemas de ayuda a la distribuciÛn, gestiÛn de la logÌstica etc. Su objetivo principal es la automatizaciÛn de la gestiÛn empresarial y la eliminaciÛn de costes asociados como la facturaciÛn, el desplazamiento, gastos en papel, comunicaciÛn, etc. Un ejemplo de esta categorÌa serÌa una compaÒÌa que utiliza una red para ordenar pedidos a proveedores, recibiendo los cargos y haciendo los pagos. Esta forma de comercio ya se empleaba con el EDI hace bastantes aÒos atr·s.

La categorÌa "empresa-gobierno" (administraciÛn) cubre todas las transacciones entre las empresas y las organizaciones gubernamentales; en ella el comercio electrÛnico no tiene todavÌa un volumen considerable como en las precedentes, sin embargo, esta adquiriendo una creciente importancia estratÈgica en las compras p˙blicas, pero sobre todo sirve para incentivar el proceso de aprendizaje del comercio electrÛnico en pequeÒas y medianas empresas, que asÌ se familiarizan progresivamente con las tecnologÌas aplicables.

Algunos autores incluyen una cuarta categorÌa: Consumidor gobierno, que se referirÌa a las transacciones o servicios pasibles de ser realizadas u ofrecidos por medios electrÛnicos, emergentes de la relaciÛn entre administraciÛn y administrados; como ejemplo podemos mencionar el pago de impuestos y de tasas; precisamente en AmÈrica Latina, algunos paÌses se encuentran desarrollando importantes iniciativas en este contexto, como es el caso de Brasil con las declaraciones impositivas electrÛnicas. Pero la naturaleza de estas operaciones no las hace susceptibles de ser encuadradas dentro del comercio electrÛnico y m·s bien se las puede definir como una transformaciÛn de las relaciones administraciÛn-administrados emergente de la aplicaciÛn de las tecnologÌas de la informaciÛn.

b. Por los objetos que se comercian

Tangibles, referidos exclusivamente a bienes.

Intangibles, circunscrito al ·rea de servicios o informaciÛn.

Esta segunda clasificaciÛn guarda estrecha relaciÛn con el tema que se desarrolla en el presente trabajo, pues los servicios profesionales son intangibles. Adem·s dependiendo del tipo de bien que se comercie, se conectara a otros aspectos inherentes; asÌ en el caso de los tangibles la vinculaciÛn ser· directa con la logÌstica, mientras en el caso de

inherentes; asÌ en el caso de los tangibles la vinculaciÛn ser· directa con la logÌstica, mientras

los intangibles (entre ellos los servicios profesionales), esta ser· con aspectos teÛrico- jurÌdicos como el documento y la firma electrÛnica.

2.4 El comercio electrÛnico internacional de servicios profesionales

Al asociarse el comercio electrÛnico exclusivamente con la venta electrÛnica, la atenciÛn sobre el mismo se focaliza en los mercados en lÌnea donde se venden tangibles; bienes como libros, vinos o computadoras, son los que se asocian a la idea de comercio electrÛnico. ParadÛjicamente, la gran mayorÌa de los productos vendidos en lÌnea a los consumidores son bienes intangibles (viajes, pasajes, software, entretenimiento) o servicios, segmento en el que a raÌz del entronque entre las ìprofesiones liberales o tituladasî 19 y las tecnologÌas de la informaciÛn, ha tenido origen el comercio electrÛnico de servicios profesionales, en el cual actualmente destacan por su creciente importancia los rubros de salud y educaciÛn; al respecto, se est·n generalizando las experiencias interactivas de educaciÛn superior a distancia 20 y ya se han dado casos de Ìnter consulta medica para diagnostico por la red.

En este panorama, el comercio electrÛnico de servicios profesionales, por un lado se perfila como una excelente alternativa para contratar servicios que se necesiten y no se encuentran en el mercado local, pues abarata el proceso al suprimir el traslado fÌsico de quien deba prestarlos mediatizando la relaciÛn, aunque es obvio que a˙n con el permanente desarrollo tecnolÛgico esta mediatizaciÛn no es ni podr· ser absoluta, aplicable a todos los casos, pero para ciertos servicios (consultorÌa, informaciÛn, auditaje, arbitraje, diseÒo, legales, salud, etc.) es una vÌa expedita y m·s econÛmica. De otro lado, es un canal abierto para los profesionales independientes o por cuenta propia, que pueden ofrecer y contratar sus servicios en lÌnea, ampliando sus mercados potenciales al saltar barreras geogr·ficas y polÌticas.

2.4.1

Concepto

De lo dicho hasta aquÌ, se puede inferir que el comercio electrÛnico de servicios profesionales es ìaquella modalidad de comercio en la que la mediaciÛn entre la oferta y la demanda de servicios profesionales ñlÈase profesiones liberales- y el perfeccionamiento de las transacciones entre ellas se realiza a travÈs de medios digitales de comunicaciÛn, ya sea por redes abiertas o cerradas, en un mercado virtual que no posee lÌmites geogr·ficos (fronteras), ni temporales y no tiene una ubicaciÛn fÌsica determinada; se encuentra en el ciberespacio; y que por las caracterÌsticas del servicio, adem·s de su prestaciÛn incluye su pago.

19 ConcÌbase como tales a las profesiones que exigen para su acceso y ejercicio una alta cualificaciÛn profesional o intelectual sancionada por un tÌtulo que acredita unos estudios de enseÒanza superior, su desenvolvimiebnto est· generalmente sometido a un estatuto corporativo que reglamenta la deontologÌa y la disciplina del ejercicio de la profesiÛn, cuyo desempeÒo implica una labor de asesoramiento y se realiza bajo el principio de responsabilidad (asunciÛn del riesgo por el profesional) asÌ como, com˙nmente, en un rÈgimen de independencia.

20 Como ejemplo, la universidad Andina ìSimÛn BolÌvarî actualmente ofrece en su pagina web dos postgrados a distancia:

ìelaboraciÛn de proyectos para el desarrolloî y ì Comercio internacionalî.

pagina web dos postgrados a distancia: ìelaboraciÛn de proyectos para el desarrolloî y ì Comercio internacionalî.

3.

Aspectos

profesionales

jurÌdicos

del

comercio

electrÛnico

de

servicios

Desde la perspectiva jurÌdica el comercio electrÛnico de servicios profesionales consiste en un acuerdo de dos o m·s voluntades, b·sicamente oferta y demanda, que se concretiza en una relaciÛn jurÌdica contractual; dada la natural vocaciÛn internacional y las caracterÌsticas peculiares del comercio electrÛnico de servicios profesionales que dimanan de su sustrato Internet; en la red la distancia medida en funciÛn de espacio y el concepto de fronteras polÌticas nacionales son irrelevantes; las relaciones emergentes de esta modalidad de comercio involucran un sinn˙mero de cuestiones jurÌdicas interrelacionadas que se hace necesario considerar, como por ejemplo su naturaleza jurÌdica, la legislaciÛn aplicable a ellas, etc. que a fines de sistematizaciÛn se pueden clasificar en tres grupos:

Aspectos doctrinarios

Aspectos sustantivos o de la ley aplicable.

Aspectos procedimentales o de la jurisdicciÛn competente.

3.1

Doctrinarios

En este apartado se tomaran en consideraciÛn aspectos teÛricos puros, como ser:

I. Naturaleza JurÌdica

Las caracterÌsticas del comercio de servicios profesionales, que versa necesariamente sobre las profesiones liberales o tituladas, sumadas a la vocaciÛn internacional del comercio electrÛnico, hacen difÌcil determinar la naturaleza jurÌdica de la relaciÛn emergente de esta actividad, por lo que es todavÌa un tema en discusiÛn. Al respecto existen diferentes posiciones que asimilan esta forma de comercio a tres figuras jurÌdico contractuales diferentes, a saber:

I.1 Contrato de compra venta

Quienes asimilan el comercio electrÛnico de servicios profesionales a esta figura, afirman que el objeto de la relaciÛn jurÌdica emergente de Èl es la transmisiÛn de la propiedad, por parte del vendedor al comprador, de un bien intangible futuro consistente en un servicio, criterio que se ampara en que la prestaciÛn del servicio implica, en la mayorÌa de los casos, que el prestador (contratista) debe proveer los materiales para la realizaciÛn del mismo, concluir el trabajo y transferir la propiedad de su resultado a quien lo encargÛ. Sin embargo, asimilar el comercio electrÛnico de servicios profesionales a esta figura es incorrecto, pues la esencia del contrato de compra venta es transferir un derecho de propiedad o un derecho cualquiera a cambio de un precio, o sea, su objeto es la transmisiÛn de un dominio. Si bien extensivamente, al referirnos al comercio de

de un precio, o sea, su objeto es la transmisiÛn de un dominio. Si bien extensivamente,

servicios profesionales, podrÌa encontrarse una transmisiÛn de dominio sobre cierta clase de servicios, por ejemplo planos arquitectÛnicos o diseÒos; queda en el aire la propiedad intelectual inmanente al servicio prestado pero sobre todo se deforma la naturaleza de la relaciÛn jurÌdica que origina esta actividad comercial, pues la finalidad del servicio prestado no es la trasferencia del dominio de este, sino m·s bien la satisfacciÛn de una necesidad por medio de la prestaciÛn del servicio.

I.2

Contrato de suministro

Una segunda posiciÛn, asimila el comercio electrÛnico de servicios profesionales al contrato de suministro, que es aquel por el cual una de las partes se obliga a favor de la otra a entregar mercaderÌas o prestar servicios (de cualquier tipo) periÛdica o continuamente a cambio de un precio estipulado. Si bien en principio por la referencia a

prestar ì

serviciosî se pudiese pensar que es correcto asimilarlo a esta figura, la

periodicidad o continuidad que caracterizan a este contrato desvirt˙an la idea, pues el comercio electrÛnico de servicios profesionales seria m·s bien ocasional, no continuo o permanente y referido a la prestaciÛn de un servicio en particular, o sea, a prestaciones

aisladas, hechas por profesionales en situaciÛn de independencia.

I.3

Contrato de obra

La tercera posiciÛn, incorpora al comercio electrÛnico de servicios profesionales dentro del contrato de obra o empresa, que Capitant define como ìaquel por el cual una persona se obliga a efectuar una obra determinada para otra quien le paga un precio por ellaî.

Este tipo de contrato fue desarrollado ampliamente desde el derecho romano, que reconocÌa dos formas b·sicas del mismo:

ìLocatio operarumî o arrendamiento de servicios, por el cual una persona obligaba toda su actividad en servicio de un patrÛn a cambio de un salario. CorresponderÌa a groso modo al contrato de trabajo; modernamente ha desaparecido por el sometimiento de Èste a disposiciones especificas como son las laborales.

ìLocatio operis faciendiî, arrendamiento o contrato de obra o servicios, por el que el locador solo se compromete a ejecutar una obra determinada, mediante el pago de un precio o remuneraciÛn, modernamente denominado contrato de empresa, aunque con la salvedad de que la palabra empresa debe ser tomada en su sentido restringido y no en el sentido mercantil que tambiÈn tiene.

En la doctrina contempor·nea, el contrato de obra o empresa se divide asÌ:

1. Contrato de construcciÛn (constructoras, albaÒiles, etc.)

2. Contrato de obra artesanal (carpinteros, sastres, etc.)

3. Contrato de servicios profesionales (abogados, mÈdicos, dentistas, arquitectos, etc.)

(carpinteros, sastres, etc.) 3. Contrato de servicios profesionales (abogados, mÈdicos, dentistas, arquitectos, etc.) 45

4. Contrato de transporte (porteadores en general)

5. Contrato de turismo (empresas de viajes y recreaciones)

6. Contrato de espect·culos (artistas de teatro, cines, conjuntos musicales, etc.)

7. Contratos docentes (enseÒanza privada libre, clases particulares)

Atendiendo a lo visto hasta aquÌ en relaciÛn a esta clase de contrato, pero sobre todo por la esencia del mismo, se puede concluir que es sin duda el que m·s se adecua a lo que el comercio electrÛnico de servicios profesionales involucra, pues como seÒalan Planiol y Ripert, la esencia de este contrato (de obra) es ìla realizaciÛn de un trabajo remunerado, hecho libremente y por cuenta ajenaî, donde de acuerdo a Messineo el opus consiste en ìuna elaboraciÛn o transformaciÛn de materia (obra), o en un resultado de actividad intelectual (servicio profesional)î que es el caso especifico en cuestiÛn. De ahÌ que se puede afirmar que como el comercio electrÛnico de servicios profesionales consiste en la realizaciÛn de obras o prestaciÛn de servicios, exclusivamente intelectuales, a travÈs de medios digitales, su naturaleza jurÌdica corresponde al contrato de obra o empresa. Empero, como la locuciÛn ìde obra o empresaî trasunta la idea de trabajos manuales o de contrataciÛn de mano de obra para la realizaciÛn de trabajos fÌsicos, es com˙n que cueste aceptar a los profesionales liberales que est·n celebrando un contrato de obra y por consiguiente esta figura no ha tenido muy amplia difusiÛn en este plano.

II. Partes intervinientes

HabiÈndose determinado que la naturaleza jurÌdica del comercio electrÛnico de servicios profesionales corresponde a un contrato de obra o empresa, ahora toca determinar las partes intervinientes para su conformaciÛn, asÌ como para su validez y cumplimiento, veamos:

II.1 Empresario o contratista

Persona o instituciÛn que encarga a otra, con formaciÛn profesional superior acreditada por un titulo profesional, denominada empresario o contratista, la realizaciÛn de una obra o la prestaciÛn de un servicio (opus), bajo rÈgimen de independencia a cambio de una remuneraciÛn convenida.

II.2 Comitente

Persona con formaciÛn profesional superior acreditada por un titulo profesional, que se obliga a la realizaciÛn de una obra o a la prestaciÛn de un servicio (opus), independientemente y por cuenta ajena, a cambio de una remuneraciÛn convenida.

a la prestaciÛn de un servicio (opus), independientemente y por cuenta ajena, a cambio de una

III. Medio de efectivizaciÛn y prueba

Otro aspecto jurÌdicamente relevante del comercio electrÛnico de servicios profesionales, es el referido a la forma que este contrato revestir· a fines probatorios y de concretizar la relaciÛn jurÌdica. En efecto, los requerimientos normales en las leyes nacionales e internacionales requieren del uso de documentos escritos y firmas manuales (hologr·ficas) en las transacciones internacionales, hecho que puede considerarse como el mayor obst·culo al desarrollo del comercio electrÛnico. Tomando en cuenta que la esencia de esta modalidad de comercio es su realizaciÛn por medios digitales, donde radica tambiÈn su mayor ventaja, para aprovecharla, el acuerdo de voluntades que involucra deber· tambiÈn ser perfeccionado por estos mismos medios, ya que serÌa algo incoherente hacerlo por medios tradicionales; por lo tanto revestir· la forma de un documento electrÛnico, de otro modo se desvirt˙a su esencia (ya no se podrÌa hablar de comercio electrÛnico sino m·s bien de oferta electrÛnica), se desaprovechan sus ventajas (se negociarÌa por medios digitales pero la firma se hace en persona, lo que conlleva traslado fÌsico) y se reduce la calidad jurÌdica de la relaciÛn de Èl emergente a un precontrato, pues se fijan los tÈrminos generales y se hace la promesa de contratar despuÈs, pero no se efectiviza de manera inmediata la relaciÛn jurÌdica.

A vÌa de aclaraciÛn un ejemplo: como se ha seÒalado, esta modalidad de comercio versa

sobre la transacciÛn de bienes intangibles, susceptibles de digitalizaciÛn y por ende trasmisibles por esos medios; imagÌnese el caso de un abogado peruano que contrate sus servicios de consultorÌa con una empresa boliviana que desea conocer los requisitos legales que debe cumplir para comercializar sus productos en ese paÌs; con la utilizaciÛn del documento electrÛnico la relaciÛn jurÌdica se efectivizarÌa ipso facto, mediaticamente,

y finalizado el trabajo de consultorÌa se remitirÌan los resultados digitalizados vÌa Internet

a la empresa que los encomendÛ. En caso de prescindir de la utilizaciÛn del documento electrÛnico, este abogado tendrÌa que suscribir el documento de contrataciÛn de servicios personalmente o por medio de un apoderado, amen de los tramites consulares para refrendar el poder otorgado, pero enviarÌa el resultado por medios digitales, resultando en una incongruencia de aberrantes consecuencias. De aquÌ, resulta que el desarrollo del comercio electrÛnico de servicios profesionales depende en gran medida de la aceptaciÛn de este medio, tanto para concretar la relaciÛn como para probarla, pero a su vez la aceptaciÛn de este medio se halla directamente relacionada con los medios digitales de identificaciÛn de contratantes, esencialmente la firma digital.

III.1 El documento electrÛnico: Concepto

El documento electrÛnico debe entenderse como ìtoda expresiÛn en lenguaje natural, convencional y cualquier otra expresiÛn gr·fica, sonora o en imagen, recogidas en cualquier tipo de soporte material, electrÛnico o inform·tico, que contenga la manifestaciÛn de voluntad tendientes a crear, modificar o extinguir derechos u obligaciones entre los contratantes y que tenga eficacia probatoria o cualquier otro tipo de relevancia jurÌdicaî

u obligaciones entre los contratantes y que tenga eficacia probatoria o cualquier otro tipo de relevancia

III.2

Calidad y eficacia jurÌdica del documento electrÛnico

La inclusiÛn del documento electrÛnico como medio de efectivizar un acuerdo de voluntades y como medio probatorio del mismo, permite agilizar estas operaciones comerciales y aprovechar plenamente sus bondades, sin embargo, hace necesario considerar un aspecto sustancial inherente a esta clase de documentos, a saber øcu·l es la calidad de los mismos? Es decir se deben asimilar a la calidad de documentos p˙blicos o privados. De acuerdo a que se tome en uno u otro sentido, en primer termino variar· la eficacia jurÌdica de los mismos y en segundo lugar, como nos referimos a la dimensiÛn internacional de esta modalidad de comercio, supondr· o no la necesidad de crear organismos especializados de registro, por eso es m·s practico dotarles de la calidad de documentos privados e incidir preferentemente en los medios de registro y autenticaciÛn de contratantes o intervinientes.

III.3

Modalidades del contrato electrÛnico

El contrato electrÛnico al margen de su soporte no reporta diferencias sustanciales con cualquier otro tipo de contrato, es asÌ que puede estar sujeto a cualquier modalidad contemplada para estos, vale decir sujeto a condiciÛn o termino por ejemplo. Sin embargo, por las peculiaridades que reviste es necesario hacer hincapiÈ en su clasificaciÛn respecto a los requisitos de fondo; asÌ puede ser de libre discusiÛn o de adhesiÛn, siendo los primeros los que se realizan vÌa e-mail y los segundos aquellos en los que las condiciones se hallan fijadas en una pagina web y el otro contratante solo se adhiere o no a ellas.

IV IndividualizaciÛn de los contratantes

HistÛricamente el Derecho de la contrataciÛn estuvo vinculado a la palabra como medio de expresiÛn de la voluntad, a travÈs de la cual se producÌa la manifestaciÛn del consentimiento. Posteriormente se dio paso al papel como soporte de la documentaciÛn contractual (contratos, facturas, documentos de giro, etc). Esta constancia documental en soporte papel ha llegado a tener no sÛlo eficacia meramente probatoria, sino que en muchos casos ha sido elemento constitutivo de la perfecciÛn de determinados contratos especialmente aquellos en que la forma escrita -documental p˙blica- se configura como requisito "ad solemnitatem".

Como se ha seÒalado, en el caso del contrato electrÛnico, la manifestaciÛn de la

voluntad operar· por vÌa telem·tica o por vÌa electrÛnica a travÈs de una red de ordenadores ya sea abierta o cerrada, y principalmente a travÈs de Internet. Ahora bien,

de acuerdo a la teorÌa general de los contratos, para que la voluntad manifestada sea relevante es necesario conocer a quiÈn corresponde y constatar que la manifestaciÛn conocida corresponde con lo efectivamente manifestado por el sujeto. Surgen asÌ las cuestiones relativas al modo de asegurar la identidad de las partes contratantes y la fiabilidad e integridad del mensaje. En un documento escrito se suele utilizar la firma hologr·fica como instrumento o mecanismo de atribuciÛn de las manifestaciones contenidas en el, del mismo modo, el contenido de las manifestaciones queda

de atribuciÛn de las manifestaciones contenidas en el, del mismo modo, el contenido de las manifestaciones

predeterminado de forma cierta e inequÌvoca en los tÈrminos expresados por el escrito firmado, pero que sucede en el caso la manifestaciÛn se realice por medios inform·ticos.

Recientemente se ha tratado de desarrollar medios de identificaciÛn de equipos inform·ticos b·sicamente orientados a las compras por Internet, es el caso de las ìsmart card¥sî, pero estas se vinculan con una maquina, una terminal un hogar, una oficina o incluso con la persona que comprÛ el equipo, aunque la identificaciÛn en compras por Internet es un asunto un tanto irrelevante, pues las mismas se pagan con tarjeta de crÈdito, de donde lo que realmente interesa, es que el pin corresponda con una determinada tarjeta para debitar el pago, pero øCÛmo se garantizar· en la contrataciÛn electrÛnica la identidad de los sujetos que intervienen en la misma?. øA quiÈn vincular·n los contratos concertados desde un terminal de ordenador de una empresa o de un domicilio particular? øAl titular de la empresa o al empleado que tenga asignado el terminal a su puesto de trabajo? ø"Quid iuris" si existen varios turnos de trabajo en el mismo puesto? øVincular· el contrato hecho desde un terminal de un domicilio privado al dueÒo del mismo con un criterio de "responsabilidad objetiva"?. øCÛmo se garantizar· que el contrato no ha sido acordado por un menor de edad sin capacidad jurÌdica para obligarse?. Estas interrogantes han propiciado que en las redes comerciales abiertas (Internet) se comiencen a generalizar, como instrumento de seguridad para garantizar la identidad del sujeto emisor de un mensaje electrÛnico, asÌ como el contenido del mismo, las denominadas firmas electrÛnicas o digitales, cuya utilizaciÛn aunque sin efectos legales es ya una realidad; hoy todo servicio de correo electrÛnico ofrece esta alternativa.

IV.1

La firma digital

La firma digital es un conjunto de datos ˙nicos asociados a un mensaje que permite asegurar la identidad del firmante y la integridad del mensaje; no implica que el mensaje estÈ encriptado, es decir, que este no pueda ser leÌdo por otras personas; al igual que cuando se firma un documento hologr·ficamente este puede ser visto por otras personas.

IV.2

Procedimiento

El procedimiento utilizado para firmar digitalmente un mensaje es el siguiente:

El firmante genera mediante una funciÛn matem·tica una huella digital del mensaje. Esta huella digital se encripta con la clave privada del firmante, y el resultado es lo que se denomina firma digital la cual se enviar· adjunta al mensaje original. De esta manera el firmante va a estar adjuntando al documento una marca que es ˙nica para ese documento y que sÛlo Èl es capaz de producir.

El receptor del mensaje podr· comprobar que el mensaje no fue modificado desde su creaciÛn y que el firmante es quiÈn dice serlo a travÈs del siguiente procedimiento: en

no fue modificado desde su creaciÛn y que el firmante es quiÈn dice serlo a travÈs

primer tÈrmino generar· la huella digital del mensaje recibido, luego desencriptar· la

firma digital del mensaje utilizando la clave p˙blica del firmante y obtendr· de esa forma

la huella digital del mensaje original; si ambas huellas digitales coinciden, significa que el

mensaje no fue alterado y que el firmante es quien dice serlo.

Una huella digital de un documento es un n˙mero ˙nico que permite identificar a ese documento, o sea que distintos documentos poseen entonces distintas huellas digitales.

La Clave Privada es un n˙mero ˙nico y secreto que pertenece a una ˙nica persona, de manera que se puede identificar a la persona por medio de su clave privada. Clave P˙blica es un n˙mero ˙nico que pertenece a una ˙nica persona pero que a diferencia de

la clave privada este n˙mero puede ser conocido por todos.

IV.2 CertificaciÛn de la firma electrÛnica

Para que la firma electrÛnica tenga el mismo valor probatorio que la firma hologr·fica es necesario contar con mecanismos de autenticaciÛn de la misma para comunicaciones y

contrataciÛn electrÛnica, o sea, mecanismos o instituciones que la certifiquen, de ahÌ que

a consecuencia de la utilizaciÛn de este sistema ser· necesario contar con una

ìautoridad certificanteî que pasa a ser un eslabÛn esencial para brindar seguridad en las transacciones.

La naturaleza y competencia de la misma variaran en funciÛn del marco regulatorio que

se adopte, asÌ podr· ser nacional, supranacional (comunitaria), publica o privada.

Estas instituciones emitir·n certificados, o sea, documentos digitales que den fe de la vinculaciÛn entre una clave p˙blica y un individuo o entidad, permitiendo verificar que una clave p˙blica especÌfica pertenece, efectivamente, a un individuo determinado, ayudando asÌ a prevenir que alguien utilice una clave para hacerse pasar por otra persona. Actualmente la tecnologÌa para implementar esta medida ya existe y a˙n el mismo formato de los certificados est· definido por el est·ndar internacional ITU-T

X.509.

3.2

Sustantivos

Estos aspectos est·n directamente relacionados con la legislaciÛn aplicable; en este punto debe tenerse en cuenta que, a diferencia del comercio tradicional, Internet no tiene una ubicaciÛn fÌsica, tiene una situaciÛn paradÛjica: esta en todos lados y en ninguno, lo que se trasunta en la natural vocaciÛn internacional del comercio electrÛnico que eventualmente conducir· a conflictos espaciales o colisiones de derecho, escenario que nos conduce para su soluciÛn a tres esquemas jurÌdicos diferentes, como son el derecho internacional privado, el derecho de la comunidad internacional y el derecho de la integraciÛn.

I.

Derecho internacional privado

El

derecho internacional privado nace para resolver los problemas emergentes de la

aplicaciÛn de la ley en el espacio (conflictos espaciales), surgidos de la interdependencia

problemas emergentes de la aplicaciÛn de la ley en el espacio (conflictos espaciales), surgidos de la

necesaria impuesta por el proceso histÛrico de integraciÛn econÛmica y cultural de todas las naciones del mundo; busca imponer un rÈgimen jurÌdico que haga posible el reconocimiento y aplicaciÛn de normas de un estado en territorio de otro; se lo puede definir como ìconjunto de normas que determinan la ley aplicable a las relaciones civiles, comerciales y laborales de personas de distintas nacionalidadesî.

Con estos breves antecedentes se hace evidente que la naturaleza de derecho internacional privado no se adecua al comercio electrÛnico de servicios profesionales, pues proporciona soluciones casuistas y remite las mismas al sometimiento a una determinada legislaciÛn nacional necesariamente, lo que conlleva adem·s el sometimiento a esa jurisdicciÛn, hechos que desnaturalizarÌan esta modalidad de comercio, no proporcionarÌan una soluciÛn integral a los problemas de Èl emergentes y conducirÌan a una clara desigualdad de los contratantes. Resulta entonces necesario remitirnos a otros sistemas de derecho que tengan aplicaciÛn internacional.

II. Derecho de la comunidad internacional

Tiene sus raÌces en la teorÌa de ìla comunidad de derechoî esbozada por Friedrich Carl Von Savigny para la aplicaciÛn del derecho internacional privado, y recientemente ha sido esbozado con mucha claridad por Puig 21 quien lo conceptualiza como el conjunto de principios jurÌdicos que regulan las relaciones de la agrupaciÛn natural que conforman los estados soberanos (comunidad internacional), nacidos sobre el fondo com˙n de la hermandad universal, predicada principalmente por el cristianismo. Dada la amplitud de su definiciÛn comprenderÌa dentro de sÌ al derecho internacional publico y al multilateralismo, en su sentido lato.

II.1 Derecho internacional publico

Conceptualizado como el ìconjunto de normas que rigen las relaciones entre estados, las organizaciones y otras personas jurÌdicas internacionalesî, su calidad jurÌdica es un aspecto que a˙n se pone en duda, al decir de Puig ìcuatro son las caracterÌsticas que identifican categorialmente al derecho internacional publico y que, por eso mismo, lo tipifican como un derecho primitivo: carencia de Ûrganos centralizados, seguridad individual, responsabilidad colectiva y desconocimiento esencial del principio supremo de justiciaî 22 . Estas deficiencias desvirtuarÌan el llamado derecho internacional publico al extremo de hacer de el una suerte de ìmoral internacionalî o un sistema de reglas de ìcortesÌa internacionalî.

A pesar de que su objeto es regular las relaciones entre personas jurÌdicas de derecho internacional, excepcionalmente hay normas de derecho internacional publico que rigen directamente a los individuos: por ejemplo, las que sancionan a quienes incurren en piraterÌa; las que obligan a los comandantes de embarcaciones a abstenerse de romper

21 Puig, Juan Carlos ìDerecho de la comunidad internacionalî, parte general.

22 Op.cit.

de romper 2 1 Puig, Juan Carlos ìDerecho de la comunidad internacionalî, parte general. 2 2

el bloqueo declarado y efectivo bajo pena de confiscaciÛn del barco y cargamento, asÌ su aplicaciÛn al comercio electrÛnico internacional operaria por esta vÌa, sin embargo las observaciones anotadas y particularmente la ausencia de coerciÛn en ellas es un factor determinante para descartarlas, pues la seguridad jurÌdica es un elemento clave para el desarrollo de cualquier actividad econÛmica.

II.2 El multilateralismo

Entendido como el principio que rige la fijaciÛn de las normas de comercio entre las partes contratantes de un sistema o un todo formal, como lo es por ejemplo la OMC, se manifiesta como un sistema jurÌdico de negociaciÛn comercial del que emana normativa. En su sentido restringido se refiere exclusivamente al comercio, por lo que seria el marco ideal para el desarrollo de normas relativas al comercio electrÛnico en un plano amplio, global, pero la multiplicidad de actores que involucra hacen poco factibles acuerdos inmediatos o a mediano plazo en su seno, apreciaciÛn que se ve respaldada por el hecho de que los actores principales a su interior son los bloques comerciales de integraciÛn, de donde resulta que la implementaciÛn de normas relativas a esta materia seria mas viable partiendo de ellos, o sea, desde el derecho de la integraciÛn.

III. Derecho de la integraciÛn

Definir el derecho de la integraciÛn entraÒa dificultades por su complejidad; al respecto priman las posturas jurÌdico-economicistas como la del doctor Filiberto Pacheco MartÌnez, para quien al derecho de la integraciÛn econÛmica se le debe concebir como ìel conjunto de disposiciones normativas tendientes a regular a todos los factores inherentes a procesos de integraciÛn econÛmica tales como: zonas de libre comercio, sistemas generales de preferencias, uniones aduaneras y mercados comunes, etc.î

M·s orientada en sentido jurÌdico, pero extremadamente abstracta, se encuentra la del profesor Francisco Villagran Kramer quien dice que el Derecho de la IntegraciÛn EconÛmica ìes el conjunto de normas v·lidas para los estados, sus Ûrganos y los particulares en el ·mbito internacional y en el ·mbito interno, dentro del espacio econÛmico constituido y por consiguiente en el ·mbito interno de los estadosî.

A fines del presente trabajo se puede ensayar la siguiente definiciÛn ìconjunto de preceptos jurÌdicos (fundacionales y normas de car·cter derivado) que rigen la organizaciÛn progresiva de varios estados en un todo formal, con facultades y competencias superiores a las de sus miembros y a las que estos, sus habitantes e instituciones se sujetanî

Como se seÒalo en el tÛpico precedente, este sistema jurÌdico es el que se adapta de manera m·s precisa a la naturaleza del comercio electrÛnico, porque permite la regulaciÛn y sujeciÛn a sus disposiciones tanto de estados como de particulares e instituciones, adem·s facilitarÌa la implementaciÛn de marcos regulatorios globales en el corto o mediano plazo ñobjetivo ultimo de esta propuesta-, pues es m·s f·cil negociar y

regulatorios globales en el corto o mediano plazo ñobjetivo ultimo de esta propuesta-, pues es m·s

m·s factible alcanzar el consenso entre unos pocos bloques comerciales que entre una multitud de paÌses aislados.

3.3

Procedimentales

En este punto es necesario partir de una premisa: Es funciÛn b·sica de toda norma jurÌdica proporcionar seguridad jurÌdica, valga la redundancia.

De acuerdo con la tÈcnica jurÌdica existe una natural y lÛgica vinculaciÛn entre derecho sustantivo (legislaciÛn) y derecho adjetivo (procedimiento), asÌ, si bien las normas sustantivas por si mismas suponen dotar de seguridad jurÌdica a las relaciones de este tipo, esta solo se ve efectivizada con el ejercicio jurisdiccional mediante la aplicaciÛn del procedimiento.

Siguiendo a £ngel Osorio la seguridad jurÌdica, de un modo general, supone la ìcondiciÛn b·sica para la vida y el desenvolvimiento de las naciones y los individuos que la integran. Representa la garantÌa de la aplicaciÛn objetiva de la ley, de tal modo que los individuos saben en cada momento cuales son sus derechos y obligaciones sin que

el capricho, la torpeza o la mala voluntad de sus gobernantes pueda causarles perjuicioî.

Desde la perspectiva procesal y operativa del comercio electrÛnico de servicios profesionales, interesa la seguridad jurÌdica como garantÌa de la aplicaciÛn objetiva de la ley, o sea, la posibilidad cierta de efectivizar, aun coercitivamente, el cumplimiento de las prestaciones emergentes de un contrato electrÛnico, a travÈs de la autoridad competente. Este es el punto neural de todo el entramado jurÌdico alrededor del comercio electrÛnico, pues no tendr· ning˙n sentido considerar aspectos doctrinales o determinar el marco regulatorio (sustantivo) aplicable si es que este no se puede efectivizar de alguna manera. Pero øcual ser· la vÌa para efectivizar la seguridad jurÌdica? AquÌ volvemos a lo dicho para la conformaciÛn del contrato electrÛnico; seria aberrante pensar en contratar mediaticamente, pero tener que resolver los problemas emergentes personalmente, de ahÌ que el someterse a jurisdicciones ordinarias seria impractico e inoperante. Pensar en crear jurisdicciones supranacionales especiales o utilizar las ya existentes, como el Tribunal andino de justicia, resuelve el conflicto de jurisdicciones pero no asÌ los problemas operativos que representarÌa el tener que apersonarse a ellos, amen de la centralizaciÛn que supone.

La soluciÛn a este punto pasa por la cl·usula de micro arbitraje que todo contrato electrÛnico de servicios profesionales deberÌa incluir, pero va m·s all· del tradicional, pues supone micro arbitraje electrÛnico.

El micro arbitraje es una forma simplificada de arbitraje tradicional cuyos costes garantizan la resoluciÛn de problemas derivados de pequeÒas transacciones en Internet

y otras estructuras electrÛnicas, a diferencia del arbitraje tradicional donde las partes tienen derecho a elegir libremente la cantidad de ·rbitros que compondr·n el Tribunal Arbitral. En el micro arbitraje el Tribunal se compondr· siempre de un sÛlo ·rbitro, situaciÛn que reduce sustancialmente los costos.

arbitraje el Tribunal se compondr· siempre de un sÛlo ·rbitro, situaciÛn que reduce sustancialmente los costos.

En el entendido de que se efectuar· digitalmente supone la necesidad de crear un registro o base de datos de personas plenamente capacitadas para ejercer de ·rbitros en conflictos originados por transacciones comerciales o tecnolÛgicas (Panel de ·rbitros

y Red de ·rbitros neutrales), asÌ como un sitio web al cual se puedan remitir las solicitudes de arbitraje vÌa e-mail.

Esta visiÛn fue propuesta para su inclusiÛn en la directiva Europea sobre comercio electrÛnico por el ministro espaÒol S·nchez Fierro quien seÒalÛ que ìes una exigencia el que a travÈs de Internet no sÛlo se pueda acceder a las transacciones, sino que en la propia red se resuelvan las reclamaciones y los problemas de los consumidores mediante sistemas de arbitraje, salvando las dificultades de distancia geogr·fica que en ocasiona un mercado globalî.

Actualmente en EspaÒa al amparo de a AsociaciÛn EspaÒola para el Derecho y la

EconomÌa Digital (AEDED)

denominada

cuyo

direcciÛn

ìhttp://www.e-global.es/tribunalî.

ya existe en funcionamiento una iniciativa en la materia

Tribunal,

sitio

web

se

ubica

en

la

E-Global

ADR

4. Sistemas regulatorios del comercio electrÛnico

El ciberespacio es un mundo virtual en el que los defectos, miserias y malos h·bitos del

ser humano se reproducen con la misma fidelidad que las virtudes. A las reconocidas ventajas que la interconexiÛn supone se unen las distorsiones y los malos usos que pueden tener lugar en el sistema y que confirman una vez m·s que el mal no est· en el medio utilizado sino en la persona que lo utiliza. Actualmente existe un amplio consenso internacional respecto a la necesidad de prevenir y sancionar los malos usos y practicas en Internet, pero existe un caluroso debate respecto a la modalidad de hacerlo; por un lado est·n quienes seÒalan la conveniencia de una legislaciÛn; por otro existen quienes defienden criterios contrarios a esa regulaciÛn y que se inclinan por los cÛdigos de conducta o autorregulaciÛn.

4.1

AutorregulaciÛn

los

CÛdigos de conducta, especie de cÛdigos de Ètica que por el momento, y a falta de una legislaciÛn especÌfica, se aplican para Internet. Consisten en que los contratantes marquen pautas de conducta de acuerdo con algunos patrones de comportamiento dirigidos a cumplir buenas pr·cticas comerciales, elaboradas conforme a las necesidades de consumidores y empresarios; en ellos el incumplimiento est· castigado con la censura popular, la cual en algunos casos puede acabar siendo m·s eficaz que una norma de derecho positivo. Pero la regla es que distancia, la ausencia de control por Ûrganos de vigilancia y, sobre todo, la inexistencia de la posibilidad de compeler coercitivamente al cumplimiento de las prestaciones debidas hacen que esas pautas se relajen y no se cumplan, adem·s involucran una desproporciÛn, pues en la mayorÌa de los casos revisten la formaciÛn de contratos de adhesiÛn.

La autorregulaciÛn encuentra su expresiÛn en

mayorÌa de los casos revisten la formaciÛn de contratos de adhesiÛn. La autorregulaciÛn encuentra su expresiÛn

4.2

LegislaciÛn

Este es el sistema m·s adecuado, pues supone la existencia de un Ûrgano emisor de normas y de mecanismos de control del cumplimiento de las mimas, con lo que se garantiza el cumplimiento de los acuerdos, aun coercitivamente, dotando de seguridad jurÌdica a las relaciones comerciales emergentes de esta modalidad de comercio internacional, hecho que incide directamente en el desarrollo de cualquier actividad econÛmica, pues Èsta (la seguridad jurÌdica) crea el clima propicio para fomentar inversiones. La legislaciÛn puede ser enfocada nacional o supranacionalmente, seg˙n su aplicaciÛn se halle restringida a un estado o abarque mas de uno, respectivamente.

4.2.1 Leyes nacionales

Poseen todas las ventajas de la legislaciÛn, pero tienen la limitaciÛn de su aplicaciÛn territorial -a un estado determinado-, por lo que conducir·n eventualmente a colisiones de derecho, de ahÌ que no son un medio idÛneo de normativizar esta actividad, ni para promover su desarrollo. Algo m·s, la lÛgica del desarrollo de esta actividad y su natural vocaciÛn internacional hacen que tenga una marcada tendencia a globalizarse, como ya se seÒalo supra, esta tendencia tambiÈn se plasma en el marco regulatorio, de donde resulta que la proliferaciÛn de legislaciones nacionales aisladas dificulta el consenso necesario para su regulaciÛn global, entrabando su desarrollo, por eso es mejor que estos esfuerzos legislativos se realicen en el marco supranacional, m·s precisamente en el ·mbito de los procesos de integraciÛn; seria m·s f·cil conciliar la posiciÛn de un reducido numero de bloques que la de una multitud de paÌses.

4.2.2 Leyes supranacionales

Ya vistas en apartados anteriores y que son sin duda las mas adecuadas a la naturaleza y vocaciÛn internacional de esta modalidad de comercio, en el plano sudamericano esta normatividad operarÌa en los dos bloques de integraciÛn Comunidad Andina y MERCOSUR, pero con miras a la eventual globalizaciÛn jurÌdica de su regulaciÛn, el diseÒo de normas tiene que realizarse dentro de par·metros y principios que permitan su posterior compatibilizaciÛn, asÌ en primer termino se podrÌa llegar a contar con una regulaciÛn sudamericana del comercio electrÛnico en base a la convergencia normativa de estos dos procesos de integraciÛn.

normativa de estos dos procesos de integraciÛn. Para concluir este capitulo y a modo de resaltar

Para concluir este capitulo y a modo de resaltar la importancia de la seguridad jurÌdica en el comercio es bueno referirse a una elocuente p·rrafo al respecto, elaborado por el maestro inglÈs de la literatura William Shakespeare en su obra ìEl mercader de Veneciaî. Cuenta el maestro que el cruel como pÈrfido usurero Silok, exige que se cumpla un contrato por medio del cual Antonio o el mercader de Venecia, al haber incumplido estaba obligado a entregarle una libra de su propia carne a la altura del

corazÛn, el usurero hace demanda ante el Dux de Venecia (juez) e invoca ì

de los tribunales Venecianos en el cumplimiento de la ley y los contratos, lo que ha dado lugar al progreso de Venecia, puesto que ricos mercaderes, aquÌ se sienten seguros

amparados por sus leyes y sus sabios jueces

la tradiciÛn

î,

por tanto exige el cumplimiento del

contrato, aunque el corolario de esta historia de hace m·s de cuatro siglos no es el cumplimiento del contrato por Antonio, sino m·s bien una enseÒanza moral respecto a la crueldad de Silok; a travÈs ella se desprende que incluso desde esos tiempos se conocÌa que la seguridad jurÌdica es la base para el desarrollo econÛmico y las inversiones.

desde esos tiempos se conocÌa que la seguridad jurÌdica es la base para el desarrollo econÛmico

Capitulo III

SituaciÛn jurÌdica actual del comercio electrÛnico de servicios profesionales

IntroducciÛn

Luego de haber tocado los principales aspectos contextuales y teÛricos relacionados con el comercio electrÛnico de servicios profesionales, a efectos de realizar un diagnostico del estado legislativo del mismo, el presente capitulo se enfocara hacia el tratamiento jurÌdico que ha merecido.

1. El tratamiento del comercio electrÛnico en los principales foros Internacionales y regionales

1.1 La organizaciÛn Mundial del comercio (OMC)

El crecimiento de Internet ha dado lugar a la expansiÛn de acciones concretas para el aumento de las transacciones e intercambios, realizados a travÈs del comercio electrÛnico; en este marco la OMC desde su conferencia Ministerial de mayo de 1.998, declarÛ su intenciÛn de establecer un amplio programa de trabajo para examinar los aspectos comerciales del comercio electrÛnico a escala mundial.

En el marco de la OMC, el comercio electrÛnico puede relacionarse estrechamente con los servicios y, especÌficamente, con lo resuelto en la Ronda Uruguay con la puesta en vigor del Acuerdo General sobre el Comercio de Servicios (AGCS), a˙n cuando durante el desarrollo de la mencionada Ronda, el tema del comercio electrÛnico estaba apenas en los albores. En este sentido, cabe seÒalar que dicho Acuerdo fue diseÒado dentro de un contexto "de objetivos abiertos", porque los expertos que prepararon el articulado preliminar supusieron que la economÌa mundial iba a cambiar y es del interÈs de todos los paÌses que este cambio sea reconocido. AsÌ por estas razones pr·cticas y otras

y es del interÈs de todos los paÌses que este cambio sea reconocido. AsÌ por estas

institucionales, la OMC ha colocado el tema del comercio electrÛnico bajo una consideraciÛn general de "comercio de servicios".

En esa perspectiva numerosas negociaciones relativas al comercio electrÛnico ya

corresponden al ·mbito de aplicaciÛn del Acuerdo AGCS, entre las que cabe destacar

los servicios digitalizados y suministrados a travÈs de Internet, como aquellos que est·n

relacionados con el esparcimiento, los servicios financieros, las telecomunicaciones, etc.

De los cuatro tipos (modos) de suministro de servicios recogidos en el Acuerdo AGCS, el comercio electrÛnico est· particularmente ñaunque no exclusivamente- vinculado al modo 1, que corresponde al suministro transfronterizo y al modo 2 relativo al consumo en el extranjero. Asimismo, ya se puede seÒalar que el advenimiento del comercio electrÛnico est· reforzando la importancia del modo 1 de suministro de servicios frente a los dem·s modos, lo que podrÌa llevar a que disminuya el atractivo que tiene actualmente la presencia comercial en el extranjero de algunas empresas y a que se reduzcan las inversiones extranjeras directas en algunos paÌses.

De acuerdo a lo seÒalado, varios artÌculos del Acuerdo AGCS se verÌan afectados por el avance del comercio electrÛnico, por lo que serÌa necesaria la participaciÛn de los

Miembros de la OMC para su modificaciÛn. Entre esos artÌculos, es posible destacar:

ArtÌculo I (alcance y definiciÛn); ArtÌculo II (trato de la naciÛn m·s favorecida); ArtÌculo III (transparencia); ArtÌculo IV (participaciÛn creciente de los paÌses en desarrollo); ArtÌculo

VI y VII (reglamentaciÛn nacional y reconocimiento); ArtÌculo VIII y IX (monopolios y

pr·cticas comerciales); ArtÌculo XIV (protecciÛn de datos); ArtÌculo XVI (acceso a los mercados); ArtÌculo XVII (trato nacional); Anexo sobre telecomunicaciones; y Anexo relativo a las negociaciones sobre telecomunicaciones b·sicas.

Los temas relacionados con el comercio electrÛnico comenzaron a ser mencionados y tratados en el marco de la OMC durante la Primera Conferencia Ministerial celebrada en Singapur en 1996. AllÌ se adoptÛ una DeclaraciÛn Ministerial sobre el Comercio de los Productos de la TecnologÌa de la InformaciÛn, denominada tambiÈn ìAcuerdo sobre TecnologÌa de la InformaciÛn (ATI)î; tenÌa por objeto la liberalizaciÛn, para el aÒo 2000, del comercio internacional de numerosos productos relacionados con el comercio electrÛnico.

En ocasiÛn de la segunda Conferencia Ministerial de la OMC que se desarrollÛ en Ginebra, en mayo de 1998, se adoptÛ una ìDeclaraciÛn Ministerial sobre el Comercio ElectrÛnicoî, de la que se destacaba, por una parte, que los Ministros se comprometÌan a no imponer derechos de aduana a las transmisiones electrÛnicas, y por otra, se encomendaba al Consejo General la elaboraciÛn de un Programa de Trabajo relativo a los Ûrganos de la OMC cuyas actividades podrÌan verse afectadas por el advenimiento del comercio electrÛnico.

Un tema que adquiere particular relevancia en toda esta materia es la denominada ìclasificaciÛn de los productos relacionados con el comercio electrÛnicoî. De hecho, ni el tÈrmino mercancÌa, ni el tÈrmino servicio est·n definidos en los acuerdos comerciales

De hecho, ni el tÈrmino mercancÌa, ni el tÈrmino servicio est·n definidos en los acuerdos comerciales

multilaterales. Sin embargo, si bien hasta ahora las mercancÌas y los servicios se han

diferenciado con relativa facilidad, no es el caso de algunos productos relacionados con

el comercio electrÛnico. Desde el punto de vista de la normativa jurÌdica, la aplicaciÛn de

las disciplinas tanto del Acuerdo del GATT como de las del Acuerdo General sobre el Comercio de Servicios (AGCS) dependen de la clasificaciÛn de los productos del comercio electrÛnico, ya sea como mercancÌas o como servicios. FÌsicamente hablando, las transacciones relativas al comercio electrÛnico adoptan la forma de una sucesiÛn de 1 y de 0 (bytes). Por lo tanto, existe la duda si un mensaje electrÛnico (e-mail) que cruza una frontera, independientemente de su contenido, deberÌa considerarse como una entidad fÌsica asimilable a una mercancÌa que pasa de un paÌs a otro; por ejemplo, en el caso de que Èste trasmita software que si hubiese pasado como CD hubiese sido claramente identificado como una mercancÌa. Esta cuestiÛn, a la fecha no ha tenido respuesta en el marco de la OMC; no obstante, se han adelantado algunas ideas de reflexiÛn al respecto. Por ejemplo, la conveniencia de establecer las diferencias entre los distintos productos que pueden intercambiarse a travÈs de Internet. Los productos tangibles (prendas de vestir, computadoras, objetos, etc.) no pueden entregarse a travÈs de Internet, aunque sÌ pueden encargarse y pagarse por medio de la Web.

No existe duda de que en estas condiciones y cuando se trata de intercambios en el ·mbito internacional, estos productos pueden considerarse como mercancÌas y someterse a las disciplinas de la OMC. Al igual que en el caso de algunos servicios, que requieren para su ejecuciÛn, el desplazamiento fÌsico, por lo menos de una de las partes que intervienen en la transacciÛn.

Por otro lado, ya existen una serie de mercancÌas y servicios que pueden convertirse en informaciÛn digitalizada, es decir reducirse a binario. En este caso, la transacciÛn comercial, incluida la entrega del producto, puede realizarse integralmente a travÈs de Internet. Es en el caso concreto de las mercancÌas digitales y de los servicios profesionales, en donde se plantean las cuestiones de compatibilidad m·s importantes en el marco de la OMC, con relaciÛn al comercio electrÛnico mundial.

En ese sentido, los equipos lÛgicos inform·ticos son un ejemplo tÌpico de este problema. En la actualidad, los programas inform·ticos se adquieren en disquete o en CD-ROM; de este modo, el equipo lÛgico inform·tico procedente de otro paÌs, un objeto tangible (mercancÌas) en el que, por ejemplo, se memoriza el programa, cruza la frontera. Actualmente, a travÈs de Internet, se pueden incorporar los programas inform·ticos directamente de una computadora a otra. Los ˙nicos elementos que todavÌa circulan a travÈs de las fronteras son los bytes.

Es asÌ que cabe preguntarse øpor quÈ motivo un CD-ROM o un disquete que contenga un programa inform·tico debe someterse a un impuesto a la importaciÛn, mientras que

ese mismo programa inform·tico cargado o descargado desde Internet no est· sometido

a ning˙n arancel?, de la misma forma, acontece con algunos servicios que pueden

convertirse en informaciÛn digitalizada y por lo tanto intercambiarse por medio de Internet como son, en particular, los servicios de asesoramiento jurÌdico, mÈdico, contable, inform·tico, etc.

de Internet como son, en particular, los servicios de asesoramiento jurÌdico, mÈdico, contable, inform·tico, etc. 59

Para solucionar estos problemas en 1998, la OMC comenzÛ a establecer determinados criterios y pautas, con el propÛsito de fijar ciertas bases para el tratamiento de esta tem·tica. En ese sentido, preparÛ un informe: ìEl Comercio ElectrÛnico y el Rol de la OMCî, con el fin de aportar un documento de base, para iniciar acciones posibles de ser desarrolladas por los Estados Partes. Se identificaron algunos tipos de problemas:

marco legal regulatorio de las transacciones a travÈs de Internet; seguridad y privacidad; acceso a Internet; cuestiones tributarias; acceso a los mercados; propiedad intelectual; simplificaciÛn del comercio; y regulaciÛn sobre contenidos.

Por otra parte, y con relaciÛn al Acuerdo Multilateral sobre el Comercio de MercancÌas (GATT de 1994), el mismo podrÌa verse afectado por el desarrollo del comercio electrÛnico.

1.2 La OrganizaciÛn para la CooperaciÛn y el Desarrollo EconÛmico (OCDE)

Esta entidad, adem·s de ser casi tan importante como la OMC, pues sus miembros representan m·s del 70% del comercio mundial, es una de las organizaciones internacionales m·s activas en la promociÛn del comercio electrÛnico, en sentido de intentar generar confianza, reducir incertidumbre en la legislaciÛn y promoviendo la colaboraciÛn internacional para minimizar las diferencias entre paÌses en el marco legal del comercio electrÛnico; incluyendo impuestos, aranceles y derechos de propiedad intelectual.

Entre sus actividades destaca la reuniÛn en Turku (Finlandia), en la cual se resolviÛ la creaciÛn de un foro de debate respecto a los impuestos en Internet, por tratarse de un tema que ning˙n paÌs podrÌa resolver sÛlo. Adem·s durante la conferencia de Ottawa en 1998 a iniciativa del ComitÈ de Asuntos Fiscales se discutieron importantes aspectos fiscales del comercio electrÛnico.

Por otra parte, el Consejo de la OCDE, en diciembre de 1999, aprobÛ una RecomendaciÛn relativa a las Directrices de ProtecciÛn del Consumidor en el Contexto del Comercio ElectrÛnico, mismas que comenzaron a ser elaboradas en abril de 1998 por el ComitÈ de PolÌtica de Consumo. Estas directrices se han diseÒado como una herramienta que pretende colaborar con los gobiernos, empresas y consumidores, suministr·ndoles una guÌa pr·ctica para construir y fortalecer la confianza del consumidor en el comercio electrÛnico. La cobertura de la recomendaciÛn de las directrices debe considerarse muy importante, comprendiendo a veintinueve paÌses, y, dentro de ellos, la totalidad de aquellas naciones donde el comercio electrÛnico ha alcanzado su mayor desarrollo hasta el momento.

Las mismas subrayan la importancia del suministro de informaciÛn transparente para que el consumidor pueda elegir adecuadamente y la necesidad de ìdeslocalizaciÛnî de los mercados, de reforzar la cooperaciÛn entre los Estados, los empresarios y los consumidores, tanto en ·mbito nacional como internacional. Agrega la necesidad de hacer llegar a los consumidores informaciÛn sobre las opciones, los tÈrminos y las

Agrega la necesidad de hacer llegar a los consumidores informaciÛn sobre las opciones, los tÈrminos y

condiciones de las ventas en lÌnea. Comprende la b˙squeda de mecanismos de pago seguros.

En las sucesivas reuniones, ha adoptado declaraciones especificas sobre: ProtecciÛn de la privacidad en redes globales; ProtecciÛn del consumidor en el contexto del comercio electrÛnico; AutenticaciÛn en comercio electrÛnico; y PequeÒas y medianas empresas en el comercio electrÛnico.

1.3 La C·mara de Comercio Internacional

La CCI tiene en marcha el Proyecto ECP (Electronic Commerce Project), cuyo objetivo es definir buenas pr·cticas comerciales que ayuden a crear confianza en las transacciones comerciales electrÛnicas.

El proyecto, en el que participan especialistas de diversos campos (telecomunicaciones, banca, transporte) se centra, entre otros puntos, en las denominadas reglas de procedimiento y negociaciÛn en transacciones electrÛnicas, cuya misiÛn es adaptar las reglas existentes para las transacciones basadas en documentos en papel a las transacciones electrÛnicas, adem·s de sacar partido de las nuevas posibilidades que ofrece Internet para simplificar los procedimientos tradicionales, las herramientas necesarias para la elaboraciÛn de contratos electrÛnicos y la elaboraciÛn de reglas y cl·usulas que pueden incorporarse en estos contratos.

El Proyecto incluye tres grupos de trabajo, uno, sobre pr·cticas de comercio electrÛnico, que debe elaborar un marco regulador para los pagos del comercio electrÛnico; el segundo, de seguridad de la informaciÛn, que ha elaborado un conjunto de directrices, tituladas ìGeneral Usage in International digitally Ensured Comerseî (GUIDEC), para aumentar la capacidad de los comerciantes internacionales de ejecutar transacciones seguras; el tercero, de tÈrminos electrÛnicos, que est· elaborando un nuevo servicio de la C.C.I, que ofrecer· un depÛsito central para los tÈrminos jurÌdicos aplicables a las transacciones electrÛnicas.

1.4 La OrganizaciÛn Mundial de la Propiedad Intelectual

La propiedad intelectual afecta al comercio electrÛnico, y se ve afectada por Èl en varias formas, por esa razÛn la OMPI impulsa convenios internacionales en esta materia. Los avances tecnolÛgicos de los ˙ltimos aÒos, han convertido al comercio electrÛnico, en un tema de importancia econÛmica y polÌtica, en esta situaciÛn la protecciÛn de la propiedad intelectual tiene una importancia relevante, pues es conveniente para el mantenimiento de un entorno estable, el desarrollo de mecanismos adecuados para una eficaz utilizaciÛn de esta nueva modalidad sin perjuicio de la propiedad intelectual.

Entre las actividades que en materia de comercio electrÛnico ha desarrollado y cumplido la OMPI, tenemos las siguientes:

las actividades que en materia de comercio electrÛnico ha desarrollado y cumplido la OMPI, tenemos las

RevisiÛn de las disposiciones vigentes en materia de propiedad intelectual, pues el comercio electrÛnico directo (de bienes de car·cter intangible) facilita la difusiÛn y desarrollo de la piraterÌa inform·tica, a travÈs de Internet.

Proceso de la OMPI relativo a los Nombres de Dominio de Internet.

Conferencia Internacional sobre Propiedad Intelectual y Comercio ElectrÛnico y Consultas Regionales sobre Comercio ElectrÛnico y Propiedad Intelectual.

Conferencia sobre Derechos de Autor, Derechos Conexos y TecnologÌa Digital.

Adem·s de estas, la OMPI en el marco de los tratados adoptados en la Conferencia Diplom·tica de 1996, ha desarrollado las siguientes actividades:

Comisionado al ComitÈ Permanente sobre el Derecho de Patentes, el examen de cuestiones relativas a la divulgaciÛn de informaciÛn tÈcnica en Internet y a sus consecuencias sobre la patentabilidad.

Comisionado al ComitÈ Permanente sobre el Derecho de Marcas, Dibujos y Modelos Industriales e Indicaciones Geogr·ficas el examen de las cuestiones suscitadas por la utilizaciÛn de marcas en Internet.

Desarrollado el programa de protecciÛn de bases de datos, en el plano internacional, con un alcance mayor al contemplado por la protecciÛn de propiedad mediante derecho de autor de las bases de datos originales.

Desarrollado el programa de derechos de autor, derechos conexos y tecnologÌa digital, que cubre una gran variedad de temas relativos al impacto de la tecnologÌa digital sobre el derecho de autor y los derechos conexos, incluyendo los sistemas de gestiÛn electrÛnica de los derechos y la gestiÛn del derecho de autor y los derechos conexos en el entorno digital.

2.

El tratamiento del comercio electrÛnico en los principales bloques comerciales

2.1

La UniÛn Europea

La ComisiÛn de la UniÛn Europea es uno de los escenarios m·s activos en el marco del desarrollo de directivas y en la b˙squeda de la adopciÛn de polÌticas en el ·rea del comercio electrÛnico.

Inicialmente en 1989 realizÛ una primera aproximaciÛn al fenÛmeno del comercio electrÛnico con su programa TEDIS (Trade electronic Data Interchange System), a

al fenÛmeno del comercio electrÛnico con su programa TEDIS (Trade electronic Data Interchange System), a 62

travÈs del que hizo varios estudios tendientes a promover el desarrollo del EDI y el comercio electrÛnico.

Actualmente la UniÛn Europea trabaja en temas de comercio electrÛnico en base a las siguientes directrices:

Se considera que es primordial el garantizar la seguridad y la intimidad de los datos de tipo personal en el ·rea comercial; en igual forma, los derechos de propiedad intelectual, dado que se considera relevante la incidencia de los derechos de autor en las comunicaciones en lÌnea; la reproducciÛn y distribuciÛn de material reservado; las bases de datos y la regulaciÛn de los nombres de dominio en Internet.

Garantizar una fiscalidad transparente y neutra, a travÈs de seguridad jurÌdica y neutralidad fiscal.

Considera necesaria la creaciÛn de un marco legal armonizado al interior de la UniÛn, pero que permita su adecuaciÛn al resto del contexto internacional.

Con relaciÛn a disposiciones dictadas por la comisiÛn, se puede citar como las m·s relevantes a las siguientes:

La Directiva 97/7/CE, publicada por el diario oficial de las comunidades europeas el 4 de junio de 1997, relativa a la protecciÛn de los consumidores en materia de contratos a distancia; ofrece un gran interÈs en la actualidad, ya que afecta directamente a las operaciones de comercio electrÛnico que de manera progresiva, se est·n realizando a travÈs de Internet.

Propuesta de Directiva sobre el marco com˙n regulatorio para el comercio electrÛnico de mayo de 1998, en cuyo memor·ndum explicativo se determinaron las siguientes bases para la propuesta:

- La necesidad de un marco legal armonizado para derribar las barreras al comercio electrÛnico en el contexto de un mercado com˙n.

- La necesidad de que toda Directiva en la materia adopte el principio de la neutralidad tecnolÛgica y que no se enfoque exclusivamente en las tecnologÌas de la firma digital.

- La necesidad de reconocer la libertad contractual en la materia.

- Que el reconocimiento legal de las firmas electrÛnicas y de los servicios de certificaciÛn, particularmente cuando implican un cruce de fronteras, es un tema de profunda importancia. Adem·s, en 1997, la ComisiÛn elabora y presenta su aproximaciÛn normativa al comercio electrÛnico en un documento titulado "Iniciativa Europea en Comercio

su aproximaciÛn normativa al comercio electrÛnico en un documento titulado "Iniciativa Europea en Comercio 63

ElectrÛnico", adelantando su intenciÛn de crear un marco legal para el mercado interno basado en el principio del control del paÌs de origen. La propuesta fue materializada en el documento titulado "European and Council Directive on certain legal aspects of

electronic commerce in the Internal Market", donde se reconoce la existencia de barreras

al comercio electrÛnico en el mercado interior por las diferencias en las legislaciones

nacionales y la necesidad de establecer un marco com˙n.

A ella se suma la Directiva sobre Firma ElectrÛnica, otorgada el 30 de noviembre de

1999, cuyo objetivo es facilitar el uso de las mismas y contribuir a su reconocimiento legal mediante el establecimiento de una estructura jurÌdica marco armonizada para las firmas electrÛnicas y los servicios de certificaciÛn. Esta directiva adopta una posiciÛn de neutralidad tecnolÛgica basada en un concepto amplio de "firmas electrÛnicas" comprendiendo varias maneras electrÛnicas de autenticaciÛn, incluyendo a las firmas digitales.

Finalmente, con fecha 8 de diciembre de 1999 los Estados Miembros de la U.E. alcanzaron, en el seno del Consejo del Mercado Interior, un acuerdo polÌtico en relaciÛn

a la propuesta de Directiva sobre los servicios de la sociedad de la informaciÛn, en

especial del comercio electrÛnico a travÈs de la que se pretende armonizar ciertas normas nacionales relativas a las comunicaciones comerciales, los contratos por vÌa electrÛnica, la responsabilidad de los intermediarios, los cÛdigos de conducta, los acuerdos extrajudiciales para la soluciÛn de litigios, los recursos judiciales y la cooperaciÛn entre los estados miembros.

2.2 Foro de cooperaciÛn Asia Pacifico

Esta organizaciÛn no ha tomado medidas legislativas concretas en la materia pero se encuentra desarrollando un arduo trabajo, entre las actividades mas importantes se pueden seÒalar:

La ReuniÛn de Ministros y Lideres de la organizaciÛn, desarrollada en Vancouver Canad· en 1997, en ella se tomaron directrices para la elaboraciÛn de un programa de trabajo sobre comercio electrÛnico, para asegurar el desarrollo de un ambiente constante y predecible para permitir la participaciÛn creciente de los `paÌses del Foro en los beneficios del comercio electrÛnico. La DeclaraciÛn de Vancouver reconoce que el comercio electrÛnico es uno de los m·s importantes avances tecnolÛgicos de la dÈcada.

Establecimiento de la "Task Force Ad Hoc en Comercio ElectrÛnico", co-presidida por los representantes de Australia y Singapur, para dirigir el Programa de Trabajo. Su misiÛn principal es el establecimiento de un Plan de AcciÛn para el Comercio ElectrÛnico que incluye los siguientes tÛpicos:

- IdentificaciÛn de impedimentos para la utilizaciÛn del comercio electrÛnico por parte de las pequeÒas y medianas empresas.

de impedimentos para la utilizaciÛn del comercio electrÛnico por parte de las pequeÒas y medianas empresas.

- IdentificaciÛn de los costos econÛmicos que inhiben el crecimiento del comercio electrÛnico, incluyendo aquellos impuestos por las regulaciones y ambientes de los mercados, participaciÛn e intervenciÛn mÌnima y rÈgimen regulador.

- Si los Estados debieran intervenir, esa intervenciÛn debe estar dirigida a apoyar y hacer cumplir el marco legal establecido.

- Los Estados deben reconocer las cualidades de Internet y deben presumir que el marco regulatorio establecido para las telecomunicaciones, radio y televisiÛn son ˙tiles para Internet.

- El comercio desarrollado a travÈs de Internet, debe ser facilitado.

En la reuniÛn de septiembre de 1999, realizada en Auckland (Nueva Zelandia), los Ministros de los Estados miembros reconocieron que el comercio electrÛnico tiene el potencial de proveer un estimulo extraordinario al crecimiento regional y al comercio.

En la DeclaraciÛn final de esta reuniÛn, se seÒala que la llave principal del cambio y de la innovaciÛn corresponde al sector privado, reservando al sector publico acciones que aseguren un ambiente regulatorio favorable para el desarrollo de las actividades.

Esta declaraciÛn final de Auckland adem·s estableciÛ nuevas lÌneas para la acciÛn, tales como:

- Animar a las economÌas de los paÌses miembros a desarrollar las ventajas derivadas de los instrumentos del comercio electrÛnico por parte de los agentes privados y los oficiales p˙blicos.

- Exhortar a las autoridades del sector publico para desarrollar datos efectivos y estadÌsticas confiables sobre el comercio electrÛnico en los paÌses miembros.

- Alentar a los paÌses miembros a considerar la Ley Modelo de UNCITRAL en el desarrollo de sus marcos legales nacionales.

- Instruir a las autoridades p˙blicas en el sentido de comenzar trabajos para la protecciÛn de los consumidores, en particular en las ·reas de la informaciÛn y de buenas pr·cticas del comercio.

- Exhortar a las autoridades del sector publico para desarrollar un plan conjunto destinado a desarrollar el instrumento del comercio electrÛnico para pequeÒas y medianas empresas.

2.3 £rea de Libre Comercio de las AmÈricas

instrumento del comercio electrÛnico para pequeÒas y medianas empresas. 2.3 £rea de Libre Comercio de las

Aunque es un bloque a˙n en etapa embrionaria, sus dimensiones, sus componentes y primordialmente el hecho de que involucra a los paÌses del proceso de integraciÛn andino,. hacen que sea necesario considerar su posiciÛn con relaciÛn al tema.

En ocasiÛn de la III ReuniÛn de Viceministros de Comercio, realizada en San JosÈ de Costa Rica en el mes de febrero de 1998, se presentÛ una propuesta de creaciÛn de un ì£rea de Libre Comercio ElectrÛnicaî en el ALCA, dicho de otro modo un ALCA electrÛnico. Esta propuesta se recogiÛ en la DeclaraciÛn Ministerial de San JosÈ, correspondiente a la Cuarta ReuniÛn de Ministros de Comercio y se incorporÛ el tema en la Agenda hemisfÈrica, conform·ndose para el tratamiento de este tema el ìComitÈ Conjunto de Expertos del Sector P˙blico y Privado en Comercio ElectrÛnicoî.

La postura de este bloque comercial en formaciÛn se resume en el mandato ministerial de San JosÈ, que a la letra dice: ìLos Ministros, tomando en cuenta la r·pida expansiÛn en el uso de Internet y del comercio electrÛnico en el Hemisferio y con el propÛsito de aumentar y ampliar los beneficios que se derivan del mercado electrÛnico, aceptaron con benepl·cito la oferta de CARICOM para dirigir un ComitÈ conjunto de expertos del sector p˙blico y privado que har· recomendaciones durante la prÛxima ReuniÛn Ministerialî.

Hasta la fecha no se han tomado medidas concretas respecto al comercio electrÛnico y es previsible que no se lo haga mientras el bloque no se consolide, sin embargo se han efectuado siete reuniones para tratar el tema de Internet. En la sÈptima reuniÛn celebrada en mayo del 2000, se hizo referencia a los estudios que est· llevando a cabo el ComitÈ Tripartito sobre un marco legal y regulatorio relativo al funcionamiento del comercio electrÛnico en paÌses del hemisferio occidental y sobre los indicadores relevantes para la determinaciÛn de receptividad a Internet en los paÌses miembros del ALCA.

Asimismo, se presentÛ el estudio solicitado por el ComitÈ de Expertos sobre Modelos eficaces para facilitar el acceso a la red, el uso de Internet y aspectos culturales relacionados. En el mismo sentido, se presentÛ el estudio sobre Experiencias Internacionales de Programas Gubernamentales DiseÒados para Apoyar a la PequeÒa y Mediana Empresa en Materia de Acceso a Internet, promociÛn de las exportaciones y logÌstica.

Por otra parte, la ComisiÛn del Sector de las TecnologÌas de InformaciÛn y Comercio ElectrÛnico, elevÛ las siguientes recomendaciones:

- DesgravaciÛn arancelaria y tributaria de las operaciones internacionales del comercio de servicios profesionales y de programas de computaciÛn.

- EliminaciÛn de las barreras no arancelarias y de tr·mites inoficiosos ante las autoridades administrativas y de servicios p˙blicos.

- ArmonizaciÛn de est·ndares y de normas tÈcnicas.

ante las autoridades administrativas y de servicios p˙blicos. - ArmonizaciÛn de est·ndares y de normas tÈcnicas.

- EliminaciÛn de pr·cticas discriminatorias en las compras estatales.

- No aplicaciÛn de restricciones al comercio basadas en normas de origen.

- Fortalecimiento de los derechos de propiedad intelectual

- Establecimiento de un marco legal hemisfÈrico para el Comercio ElectrÛnico que no imponga regulaciones innecesarias ni restricciones al mercado, ni impuestos discriminatorios sobre actividades empresariales.

- No establecer restricciones al flujo de informaciÛn de libre acceso a travÈs de redes electrÛnicas.

- Evitar que al adoptar legislaciones o reglamentos de protecciÛn a la privacidad y a los derechos del consumidor se establezcan barreras innecesarias al libre comercio y al libre flujo de informaciÛn entre las empresas y personas.

3.

Iniciativas legislativas

3.1

Iniciativas internacionales

3.1.1 Ley Modelo sobre Comercio ElectrÛnico aprobada por la CNUDMI (ComisiÛn de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional).

Esta Ley parte de la observaciÛn del n˙mero creciente de transacciones comerciales internacionales que se realizan por medio del intercambio electrÛnico de datos y por otros medios de comunicaciÛn, en los que se usan mÈtodos de comunicaciÛn y almacenamiento de informaciÛn sustitutivos de los que utilizan el papel. En su introducciÛn estimaba que su aprobaciÛn (se aprobÛ en junio de 1996) ayudarÌa de manera significativa a todos los Estados a fortalecer la legislaciÛn que rige el uso de estos mÈtodos o a prepararla en los casos en que carezcan de ella.

El objeto principal de esta la Ley Modelo es facilitar el comercio electrÛnico, ofreciendo un conjunto de reglas internacionalmente aceptables que puedan ser empleadas por los Estados en la sanciÛn de legislaciÛn, para superar los obst·culos e incertidumbres jurÌdicos que existan en relaciÛn con el uso de medios de comunicaciÛn electrÛnicos en el comercio internacional.

Su art. 1 indica, respecto a su ·mbito de aplicaciÛn, que es aplicable a todo tipo de informaciÛn en forma de mensaje de datos utilizada en el contexto de actividades comerciales, tÈrmino este ˙ltimo al que se sugiere dar una interpretaciÛn amplia que incluya todas las relaciones de car·cter comercial, incluidas las no contractuales.

En la primera parte de la Ley se establecen unas normas de car·cter general dirigidas a establecer que la forma en que se presenta la informaciÛn no debe constituir un

de car·cter general dirigidas a establecer que la forma en que se presenta la informaciÛn no

obst·culo para aceptar su validez y eficacia jurÌdica y se recogen otra serie de reglas que tratan asuntos, como la formaciÛn y validez de los contratos, normas que serÌan aplicables sÛlo si en los acuerdos entre socios comerciales no se dispone otra cosa.

La segunda parte de la ley Modelo trata del comercio en ·mbitos especÌficos y por el momento tiene un sÛlo capÌtulo dedicado al transporte de mercancÌas y a la regulaciÛn de los documentos de transporte, en todo caso se trata de un texto abierto y nada impide que en el futuro se incluyan nuevas disposiciones para tratar otras materias.

La CNUDMI trabaja tambiÈn en el estudio de las firmas digitales y las autoridades de certificaciÛn, preparando una Ley Modelo sobre el particular.

Son interesantes otras iniciativas reguladoras que se han realizado en el ·mbito del Derecho de la NavegaciÛn y podemos hacer referencia a las reglas del ComitÈ MarÌtimo Internacional (C.M.I) para los conocimientos de embarque electrÛnicos. El objeto de las reglas C.M.I es establecer un mecanismo para reemplazar el conocimiento de embarque en papel negociable tradicional, por el electrÛnico. Son reglas voluntarias y su utilizaciÛn requiere un acuerdo entre los socios comerciales.

El Proyecto Bolero, que tiene por objetivo crear una plataforma para el intercambio seguro de documentaciÛn de comercio electrÛnico a travÈs de una aplicaciÛn de datos central a cargo de la Society for Worldwide Interbank Financial Telecommunications (SWIFT), cooperativa de bancos encargada de la transmisiÛn de mensajes de pago interbancarios y del Through Transport CLUB, (TTtclub), compaÒÌa de seguros mutuos que representa a porteadores, agencias de transporte, operadores de terminales y autoridades portuarias, es otra de las iniciativas dirigidas a reproducir por vÌa electrÛnica el conocimiento de embarque negociable tradicional. Tuvo su origen en 1992 e inicialmente recibiÛ alguna financiaciÛn de la UniÛn Europea.

3.2 Iniciativas nacionales

Hay m˙ltiples iniciativas nacionales, incluso en el espacio sudamericano, de todas las m·s destacadas son las siguientes:

3.2.1 Estados Unidos

En este paÌs es en el que desde hace aÒos se est· trabajando de manera intensa en esta materia y se han producido iniciativas como por ejemplo, el Programa de Comercio ElectrÛnico Federal de los Estados Unidos, que est· encargado de coordinar el desarrollo del comercio electrÛnico dentro del Gobierno Federal de los Estados Unidos, ayudando a las Agencias del Gobierno a encontrar y usar las mejores herramientas de comercio electrÛnico. AsÌ mismo, dentro de este entorno internacional, se encuentra el Commerce Net, que es un consorcio fundado en Sillicon Valley en 1.994, para promover el desarrollo del comercio electrÛnico a escala global.

Son expresiones concretas del trabajo que se viene desarrollando:

desarrollo del comercio electrÛnico a escala global. Son expresiones concretas del trabajo que se viene desarrollando:

El Senate Bill of Georgia N 62.

Bill N 820 de California de septiembre de 1999.

UTA digital signature act de 1995

Uniform Electronic transaction act 23 , adoptada el 23 de julio de 1999.

3.2.2 Alemania

En este paÌs se ha desarrollado una completa normatividad respecto a la firma digital y los documentos electrÛnicos, que incluye definiciones y consideraciones practicas; incluye adem·s la modalidad de una autoridad certificante de firmas digitales. Esta normatividad, si bien representa un gran avance para viabilizar el comercio electrÛnico, no se refiere a Èste particularmente, por lo que esta actividad a la fecha no se encuentra legislada.

La LegislaciÛn Alemana relativa a la materia est· compuesta por la Ley de Firmas Digitales aprobada por el Bundestag el dÌa 13 de junio de 1997. Esta Ley forma parte integrante de una Ley m·s amplia denominada Ley Multimedia, que regula con car·cter general las condiciones de los servicios de informaciÛn y documentaciÛn electrÛnica.

3.2.3 Italia

La LegislaciÛn Italiana en esta materia est· conformada por el Reglamento de actos, documentos y contratos en forma electrÛnica aprobado el 5 de agosto de 1997. En ella se instituye la utilizaciÛn de la firma digital previa certificaciÛn notarial; este cuerpo legal al efecto provee las definiciones b·sicas de firma digital, clave publica, clave privada. Faculta la utilizaciÛn del documento electrÛnico para la contrataciÛn legalmente valida; al respecto existe una importante disposiciÛn en el artÌculo 5 de este Reglamento acerca de la eficacia probatoria del documento inform·tico, en el sentido de que el documento inform·tico firmado con firmas digitales tiene la eficacia de documento privado. Sin embargo, no se legisla el comercio electrÛnico propiamente dicho que acaba quedando en la misma situaciÛn que en Alemania.

4. SituaciÛn regulatoria del comercio electrÛnico en la Comunidad Andina de Naciones

El tema del comercio electrÛnico en la Comunidad Andina es un tema completamente nuevo, razÛn por la que no ha sido tratado en profundidad; empero se hace evidente que esta modalidad de comercio internacional ser·, igual que la necesidad de coordinar polÌticas macroeconÛmicas y de liberalizaciÛn de los servicios, un elemento importante en la conformaciÛn del Mercado Com˙n Andino el 2005. A esta aseveraciÛn se suma

23 Hasta la fecha fue incorporada en Illinois y California, ha sido propuesta para discusiÛn en Pensilvania.

2 3 Hasta la fecha fue incorporada en Illinois y California, ha sido propuesta para discusiÛn

que el comercio electrÛnico se vislumbra como un adicional elemento estratÈgico para la integraciÛn de los paÌses de la comunidad, pues abre grandes posibilidades para incrementar el intercambio comercial entre ellos. Ambos argumentos, por si mismos, hacen imperiosa la necesidad de contar con un marco legislativo que permita el desarrollo controlado de esta modalidad de comercio internacional.

En este sentido, est·n motivando a que los paÌses comiencen a tomar conciencia, unos mas que otros, sobre la importancia y los beneficios que brindan las tecnologÌas de la informaciÛn y en particular el comercio electrÛnico, pero su utilizaciÛn, como su legislaciÛn es a˙n incipiente. Actualmente, no se est·n aprovechando en su real magnitud las posibilidades que ofrece el comercio electrÛnico para el desarrollo empresarial porque los empresarios andinos aun se muestran reticentes a utilizar esta herramienta, pero principalmente por el hecho de que solo el 2% de la poblaciÛn andina es usuaria de Internet.

Desde la perspectiva del derecho a˙n existe la mayor de todas las trabas, reina la inseguridad jurÌdica, especialmente en lo referente al valor probatorio de los documentos electrÛnicos y a la delimitaciÛn y adjudicaciÛn de responsabilidades civiles y penales. De ahÌ que es necesario trabajar en el orden del derecho comunitario para lograr, en primer termino, la consolidaciÛn del principio de equivalencia funcional del documento electrÛnico y firma electrÛnica en las leyes, para que puedan competir en igualdad de condiciones con los documentos tradicionalmente aceptados, y sobre esa base desarrollar un marco regulatorio de esta modalidad de comercio internacional.

Entre las iniciativas legislativas regionales sobre Comercio ElectrÛnico destaca la ley Colombiana, instrumento que prevÈ la ìEntidad de CertificaciÛnî y proporciona una definiciÛn de la misma. Asimismo en Ecuador y Venezuela existen ya algunas iniciativas que se han traducido en proyectos. En Per˙, se ha avanzado en algunos proyectos que tienen relaciÛn con la firma y el certificado digital. En Bolivia las disposiciones que avalan las operaciones de comercio electrÛnico se encuentran en el CÛdigo de Comercio, ley inicial para cualquier acto comercial, pues hasta la fecha no existe proyecto o norma legal expresa que contemple especÌficamente esta tem·tica.

Por su parte, la SecretarÌa General de la CAN est· estableciendo algunos acuerdos con instituciones, con el propÛsito de desarrollar foros y seminarios de expertos para profundizar en el tema y adoptar una posiciÛn comunitaria. Es necesario resaltar al respecto el debate entre abogados, economistas y empresarios convocado por la Secretaria General de la CAN, titulado "Comercio ElectrÛnico: El negocio del Siglo XXI" que resultÛ intenso y fructÌfero, muchos de cuyos resultados fueron un aporte invaluable para el desarrollo de esta tesis.

Precisamente aquÌ debemos reconocer que los paÌses de la CAN han desarrollado una interesante red institucional, privada y p˙blica, que est· apoyando a esta nueva modalidad de comercio. Entre estas instituciones destacan: en Ecuador, la CorporaciÛn

que est· apoyando a esta nueva modalidad de comercio. Entre estas instituciones destacan: en Ecuador, la

Ecuatoriana de Comercio ElectrÛnico; en Colombia, el Foro de Alta TecnologÌa; en Per˙, el Instituto Peruano de Comercio ElectrÛnico y en Venezuela, la C·mara de Comercio ElectrÛnica.

en Per˙, el Instituto Peruano de Comercio ElectrÛnico y en Venezuela, la C·mara de Comercio ElectrÛnica.

Capitulo IV

Conclusiones y recomendaciones

Del an·lisis de todos los argumentos expuestos en los capÌtulos precedentes se puede llegar a las siguientes conclusiones:

1.

Generales

1.1 La confluencia e interrelaciÛn de las mega tendencias, pero especialmente la globalizaciÛn representada, no solo por la mundializaciÛn de plazas comerciales, sino tambiÈn por la homogeneizaciÛn de las practicas comerciales (multilateralismo) ha inducido a una reestructuraciÛn de las relaciones internacionales en general y en particular de las comerciales, propendiendo en este aspecto hacia un mayor intercambio tanto intra como Ìnter bloques. Esta situaciÛn a su vez, ha hecho necesario iniciar un proceso de replanteamiento de la visiÛn original del fenÛmeno de la integraciÛn a nivel mundial, en busca de compatibilizar las tendencias naturales de los procesos de integraciÛn, con una din·mica econÛmica mundial que no reconoce fronteras y se inclina hacia una mayor liberalizaciÛn comercial general, dando como resultado el regionalismo abierto o de segunda generaciÛn.

1.2 Estas mismas mega tendencias orientan el devenir histÛrico; entendido Èste como el esarrollo continuo, evolutivo y coherente; hacia escenarios futuros de la comunidad internacional en los que se observara la constituciÛn y perfeccionamiento de grandes bloques regionales o mega bloques, porque es entre ellos y al interior de los mismos, que se dan y dar·n las mayores relaciones de interdependencia comercial y econÛmica. En la actualidad se dan varios ejemplos pr·cticos, como la UniÛn Europea, Nafta y Asean.

1.3 Los grandes progresos tecnolÛgicos en tres ·reas (electrÛnica, software y comunicaciones), y la confluencia de las mismas han promovido la popularizaciÛn

tres ·reas (electrÛnica, software y comunicaciones), y la confluencia de las mismas han promovido la popularizaciÛn

del uso de computadoras, la proliferaciÛn e interconexiÛn de redes inform·ticas y el nacimiento y portentoso desarrollo de las nuevas tecnologÌas de la informaciÛn (NTI), provocando transformaciones de tal magnitud en todas las actividades humanas que la economÌa, la cultura y la propia sociedad ya no ser·n las mismas. Este fenÛmeno conocido como la ìrevoluciÛn digitalî contribuye a la generaciÛn de un paradigma tÈcnico-econÛmico y empuja hacia la conformaciÛn de una nueva sociedad mundial que prioriza el manejo y procesamiento de informaciÛn, conocida como la ìsociedad de la informaciÛnî, que encuentra su caracterizaciÛn histÛrica en la ìedad de la informaciÛnî en atenciÛn a que la materia prima de trasformaciÛn del entorno es precisamente esa: La informaciÛn, cuya herramienta y emblema es Internet. Debido al car·cter genÈrico del paradigma, en cuanto sus usos alcanzan todos los aspectos de la vida econÛmica y social, ninguna empresa, individuo u organizaciÛn pueden aislarse de sus consecuencias.

1.4 La aplicaciÛn de estas trasformaciones tecnolÛgicas cualitativas, especialmente de las tecnologÌas subyacentes de Internet (NTI), al comercio internacional, ha impulsando en forma importante la creaciÛn de mercados electrÛnicos, acelerando la transformaciÛn de la empresa privada hacia varias formas de negocio digital, provocando el surgimiento de una nueva modalidad de comercio a saber: El comercio electrÛnico.

2.

Especificas

2.1 La creciente importancia de esta nueva modalidad de comercio y su relevancia en la economÌa internacional hacen necesario el desarrollo de disciplinas y normas que regulen esta actividad de manera efectiva y permitan su desarrollo controlado, al dotarla de principios y reglas que suministren transparencia, certidumbre y seguridad jurÌdica a las transacciones comerciales.

2.2 Dentro de la Comunidad Andina de Naciones el incipiente desarrollo y utilizaciÛn del comercio electrÛnico, han impedido que se dimensione a cabalidad su importancia y los beneficios que conlleva. En el plano legislativo, si bien los paÌses han iniciado un camino de b˙squeda de respuestas reguladoras al conjunto de problemas planteados por esta emergente modalidad de comercio, la situaciÛn actual de la cuestiÛn aparece como embrionaria, asÌ como individualmente nacional, no percibiÈndose todavÌa instancias de coordinaciÛn en el nivel regional o subregional. Y es que no existen disposiciones legales comunitarias que regulen esta actividad, por lo que se puede calificar el nivel alcanzado comunitariamente como una etapa anterior a la alcanzada por aquellos paÌses y grupos de ellos donde el comercio electrÛnico es una realidad palpable y cotidiana para Gobiernos, empresas e individuos. Todo esto incide directamente en que no se aprovechen en su real magnitud las posibilidades que ofrece el comercio electrÛnico para el desarrollo empresarial y que no se lo utilice

magnitud las posibilidades que ofrece el comercio electrÛnico para el desarrollo empresarial y que no se

como un adicional elemento estratÈgico para la integraciÛn de los paÌses de la comunidad, con miras a la conformaciÛn del mercado com˙n andino el 2005.

2.3

De este modo se determina la urgencia de dar respuestas jurÌdicas a circunstancias que la realidad plantea. Una realidad ciertamente compleja, no comparable con otras situaciones donde las relaciones son nacionales o regionales. Se desarrolla en un espacio de flujos que rechaza por definiciÛn los conceptos geogr·ficos, poniendo a las autoridades frente a la necesidad de dar respuestas inmediatas, jurÌdicas y no casuÌsticas, dadas las peculiares caracterÌsticas del fenÛmeno y la marcada tendencia que muestra hacia su globalizaciÛn. AquÌ cabe advertir que el esfuerzo no se puede encarar de forma aislada y por lo tanto el escenario propicio es el del derecho de la integraciÛn que emana de los bloques comunitarios, pues adicionalmente, es mas f·cil alcanzar consensos entre unos pocos bloques comerciales, que entre una multitud de paÌses aislados.

2.4

El

desarrollo de este marco legislativo para el comercio electrÛnico encuentra su

mayor obst·culo en el campo contractual, pues est· supeditado al desarrollo previo de normas jurÌdicas que regulen la contrataciÛn digital (documentos electrÛnicos) y que permitan una adecuada identificaciÛn de los contratantes (firma digital), dotando a estos instrumentos de validez, permitiendo el perfeccionamiento y asignando efectos legales a las transacciones por medios electrÛnicos, en un ambiente legal universal basado en el papel, donde los requerimientos normales en las leyes nacionales e internacionales imponen el uso de documentos escritos y firmas manuales en las transacciones internacionales.

2.5

A

su vez, el lograr la equivalencia funcional del documento electrÛnico y la firma

digital con sus pares materiales se encuentra supeditado al desarrollo de un adecuado sistema de acreditaciÛn, que a efectos de responsabilidad civil, y en su caso penal, pueda acreditar de forma inequÌvoca la correspondencia entre una firma digital y una persona natural o jurÌdica determinada. Este proceso supone necesariamente la creaciÛn de una autoridad o entidad comunitaria certificantes.

2.6

Finalmente, a modo de conclusiÛn un argumento: El comercio electrÛnico de servicios profesionales se perfila como un elemento que coadyuva a la integraciÛn andina, ante la desarticulaciÛn fÌsica, pues esta modalidad abre grandes posibilidades para incrementar el intercambio comercial entre los miembros, introduciendo a actores hasta ahora marginados como son las pymes

y

los profesionales libres. Sin embargo,los paÌses miembros no poseen la

infraestructura necesaria para la realizaciÛn de este tipo de operaciones por el bajo nivel inform·tico de la poblaciÛn como usuaria de Internet. Sin embargo, dentro de este sombrÌo panorama hay signos positivos con la puesta en marcha del programa satelital andino ìSimÛn BolÌvarî y el megaproyecto satelital de Bill Gates, conocido como telesim, que planea poner en orbita en los prÛximos diez aÒos alrededor de 300 satÈlites.

Bill Gates, conocido como telesim, que planea poner en orbita en los prÛximos diez aÒos alrededor

3.

RECOMENDACIONES

Con base en las conclusiones a las que se arribÛ luego de un detenido y reflexivo an·lisis, se pueden plantear las siguientes recomendaciones:

3.1 Debe existir una participaciÛn activa del Estado en el proceso de desarrollo del comercio electrÛnico. Los Gobiernos deben tener un rol fundamental en el desarrollo del mismo, liderando el cambio, elaborando medidas que promuevan

la economÌa electrÛnica, asegurando una presencia nacional activa en todos los

foros con vocaciÛn de tratamiento del tema, asÌ como el diseÒo e implementaciÛn de las propuestas educativas elaboradas con miras a la capacitaciÛn de recursos humanos para las exigencias y necesidades del futuro. Una buena manera de hacerlo es lograr que los tr·mites efectuados por la poblaciÛn ante el Estado (partidas de nacimiento, pago de tributos, etc.) se realicen, cada vez mas, por vÌa electrÛnica.

3.2 Para tal fin los estados miembros deben acordar programas comunitarios de

difusiÛn y propagaciÛn del uso de Internet a fin de lograr un mayor porcentaje de usuarios andinos de la red; para ello es imperiosa la reducciÛn de aranceles para

la importaciÛn de equipos electrÛnicos, la capacitaciÛn de los recursos humanos,

asÌ como la creaciÛn de una cultura del comercio electrÛnico en las empresas, especialmente en las Pymes, tipo de empresas que ser·n un elemento muy importante en el desarrollo del comercio intraregional, para lo que se considera conveniente una adecuada asistencia tÈcnica a las mismas.

3.3 En el marco comunitario es imperioso el desarrollo de programas de cooperaciÛn tÈcnica, especÌficamente abocados al tema, que identifiquen las asimetrÌas existentes entre los paÌses, con el fin de establecer programas de cooperaciÛn en materia de infraestructura, accesos a la tecnologÌa y asistencia tÈcnica en normativa y procedimientos.

3.4 Promover la participaciÛn del sector privado en forma conjunta con el sector p˙blico, tomando en cuenta el restringido campo de acciÛn que el modelo polÌtico le impone a Èste y el rol protagÛnico que le asigna al sector privado. La participaciÛn conjunta de ambos sectores permite adem·s mantener la transparencia, que a largo plazo, permitir· enviar seÒales claras a los mercados para la atracciÛn de inversiones.

3.5 Es prioritario desarrollar un marco legislativo del comercio electrÛnico en general,

y en particular del de servicios profesionales, para la Comunidad Andina de

Naciones; marco que establezca los mecanismos e instituciones jurÌdicas reguladoras de esta actividad a fin de brindar seguridad jurÌdica a las transacciones comerciales que se realizan por medio digital. Su desarrollo permitir· el sometimiento del comercio electrÛnico de servicios profesionales a

por medio digital. Su desarrollo permitir· el sometimiento del comercio electrÛnico de servicios profesionales a 75

disciplinas comunitarias que prevengan el fraude al dotar de reglas claras y transparentes a estas transacciones, reglas que adem·s coadyuven a su desarrollo armÛnico y controlado. Este marco legislativo debe desarrollarse con un criterio abierto, es decir, sin abandonar los escenarios multilaterales, siendo susceptible de ser ampliado en su aplicaciÛn tanto a terceros paÌses como a otros bloques de integraciÛn, con miras a facilitar la globalizaciÛn normativa de esta actividad.

3.6 Con car·cter previo a la elaboraciÛn de esta normativa comunitaria, es necesario evaluar todos los cuerpos jurÌdicos de cada miembro relacionados a la materia para evitar contradicciones o posteriores acciones en contra de las leyes marco que se implementen. En este sentido es tambiÈn necesario llamar a los paÌses de la Comunidad Andina a que aproximen su legislaciÛn existente sobre la materia, para su posterior armonizaciÛn.

3.7 A fines de concretizar la regulaciÛn del comercio electrÛnico de servicios profesionales, es necesario desarrollar con car·cter previo normas comunitarias que provean de seguridad jurÌdica y sobre todo valor probatorio a los documentos electrÛnicos, es decir, es necesario desarrollar un marco jurÌdico para la consolidaciÛn del principio de equivalencia funcional del documento electrÛnico y firma electrÛnica en las leyes, para que puedan competir en igualdad de condiciones con los documentos tradicionalmente aceptados.

3.8 Con miras a efectivizar la recomendaciÛn que antecede es necesario el desarrollo institucional comunitario en sentido de crear una autoridad certificante de la firma digital.

Para concluir, es preciso seÒalar que todas estas recomendaciones se justifican ante las exigencias del contexto internacional. En ese marco, el comercio electrÛnico deberÌa constituir el primer paso de un ambicioso programa para modernizar las estructuras econÛmicas y sociales de la subregiÛn.

el primer paso de un ambicioso programa para modernizar las estructuras econÛmicas y sociales de la

Capitulo V

Proyecto para un modelo de regulaciÛn del comercio electrÛnico de servicios profesionales en la Comunidad Andina de Naciones.

CAPITULO I

De las definiciones

ArtÌculo 1.- Para los efectos del presente documento se entiende por:

PaÌs miembro: Cada uno de los PaÌses que conforman la Comunidad Andina de Naciones.

SubregiÛn: El territorio de los PaÌses Miembros del Acuerdo de Cartagena.

Comercio electrÛnico de servicios profesionales: modalidad de comercio en la que la mediaciÛn entre la oferta y la demanda de servicios profesionales ñlÈase profesiones libres o liberales- y el perfeccionamiento de las transacciones, se realiza a travÈs de medios digitales de comunicaciÛn. Se entiende por esto la disponibilidad de redes abiertas o cerradas, en un mercado virtual sin limites geogr·ficos (fronteras), ni una ubicaciÛn fÌsica determinada.

Profesional libre: Persona fÌsica que ejerce una profesiÛn que exige para su acceso y ejercicio una alta cualificaciÛn profesional o intelectual sancionada por un tÌtulo que acredita sus estudios de enseÒanza superior. Su desenvolvimiento est· generalmente sometido a un estatuto corporativo que reglamenta el ejercicio de la profesiÛn; su

desenvolvimiento est· generalmente sometido a un estatuto corporativo que reglamenta el ejercicio de la profesiÛn; su

desempeÒo implica una labor de asesoramiento y se realiza bajo el principio de responsabilidad profesional.

Contrato electrÛnico: Toda expresiÛn en lenguaje natural, convencional y cualquier otra expresiÛn gr·fica, sonora o en imagen, recogidas en cualquier tipo de soporte material, electrÛnico o inform·tico, que contenga la manifestaciÛn de voluntad tendientes a crear, modificar o extinguir derechos u obligaciones entre los contratantes y que tenga eficacia probatoria o cualquier otro tipo de relevancia jurÌdica.

Firma digital: Conjunto de datos ˙nico asociados a un mensaje que permite asegurar la identidad del firmante, asÌ como la integridad del mensaje.

Servicio profesional: Servicio prestado por personas naturales en el ejercicio de una profesiÛn liberal.

Capitulo II

Articulo 2.- (Alcance)

La presente disposiciÛn es una ley marco, que se incluye dentro del derecho comunitario derivado del proceso de integraciÛn andino, siendo por tanto aplicable al espacio territorial de todos los paÌses que componen el mismo.

Tiene aplicaciÛn en las transacciones de comercio electrÛnico de servicios profesionales perfeccionadas por contrato electrÛnico en el ·mbito territorial de la subregiÛn.

Articulo 3.- (Partes intervinientes)

A efectos del presente documento se consideran partes intervinientes a:

1. Empresario o contratista

Persona o instituciÛn que encarga a otra, con formaciÛn profesional superior acreditada

por un titulo profesional, denominada empresario o contratista, la realizaciÛn de una obra

o la prestaciÛn de un servicio (opus), bajo rÈgimen de independencia a cambio de una remuneraciÛn convenida.

2. Comitente

Persona con formaciÛn profesional superior acreditada por un titulo profesional, que se obliga a la realizaciÛn de una obra o a la prestaciÛn de un servicio (opus), independientemente y por cuenta ajena, a cambio de una remuneraciÛn convenida.

a la prestaciÛn de un servicio (opus), independientemente y por cuenta ajena, a cambio de una

Capitulo III

Articulo 4.- (Principios)

Los principios que guiaran la interpretaciÛn y la aplicaciÛn de esta norma comunitaria ser·n los siguientes:

- Promover practicas comerciales uniformes y una aplicaciÛn homogÈnea de ese documento en los paÌses de la subregiÛn.

- Promover el desarrollo armÛnico y controlado del comercio electrÛnico de servicios profesionales en los paÌses de la subregiÛn.

- Promover la libre circulaciÛn de los servicios profesionales por vÌas digitales dentro del espacio econÛmico de la Comunidad Andina.

- Facilitar las transacciones a lo largo de toda la cadena comercial.

- Mantener un rÈgimen de neutralidad tributaria respecto a los servicios profesionales.

- Proporcionar seguridad jurÌdica de manera eficaz a las transacciones digitales.

- Promover el incremento de intercambio comercial de los paÌses miembros, por medio del comercio electrÛnico de servicios profesionales.

Capitulo IV

De los contratos y documento electrÛnicos y digitales.

Articulo 5.- CelebraciÛn de contratos por vÌa electrÛnica

A efectos de operativizar el comercio electrÛnico de servicios profesionales se autoriza

la contrataciÛn por vÌa digital; se asigna calidad probatoria y efectividad jurÌdica a estos

documentos cuando cumplan las siguientes condiciones:

- Tengan adjunta firma o sello digital, autenticado y registrado por autoridad comunitaria competente, que vincule sin lugar a dudas el mensaje con una determinada persona o instituciÛn.

- Que la informaciÛn que contengan sea accesible para su ulterior consulta.

- Que el mensaje de datos sea conservado con el formato en que se haya generado, enviado o recibido o con alg˙n formato que sea demostrable que reproduce con exactitud la informaciÛn generada, enviada o recibida.

o con alg˙n formato que sea demostrable que reproduce con exactitud la informaciÛn generada, enviada o

- Que se conserve, de haber alguno, todo dato que permita determinar el origen y el destino del mensaje, la fecha y la hora en que fue enviado o recibido.

- Que contengan una cl·usula de sometimiento incondicional al micro arbitraje digital de la C·mara Andina de Comercio ElectrÛnico y Micro Arbitraje Digital para la soluciÛn de conflictos.

Articulo 6.- (Libertad contractual)

Dentro del marco jurÌdico seÒalado por las disposiciones de este documento, las partes podr·n contratar validamente sujetando su relaciÛn a cualquier tipo de modalidad, condiciÛn o tÈrmino. Sin embargo, la exclusiÛn de la cl·usula de micro arbitraje marginar· ipso jure a la relaciÛn jurÌdica en cuestiÛn de la cobertura del presente documento.

Articulo 7.- (Autoridad certificante)

Para la utilizaciÛn de documento y firmas digitales o electrÛnicas, crease el registro de firmas y huellas digitales. InstituciÛn dependiente de la Secretaria General de la Comunidad Andina y que formar· parte del sistema andino de IntegraciÛn.

Ser· su objeto el registro de claves publicas y privadas de firmas digitales, asÌ como emitir certificados que vinculen a estas con una persona natural o jurÌdica determinada.

Sus atribuciones, competencias y organizaciÛn se fijaran en un reglamento especifico.

Articulo 8.-

Estar·n sujetos a las disposiciones del presente documento los contratos que tengan por objeto la prestaciÛn de servicios profesionales, en el ejercicio de profesiones liberales, entre naturales de paÌses miembros o de Èstos con instituciones, gobiernos o empresas de la subregiÛn.

Articulo 9.-

Para que una oferta realizada por vÌa digital surta efectos jurÌdicos como contrato deber· reunir las siguientes condiciones:

- No existir duda en cuanto a la identificaciÛn de la clave publica y su correspondencia con una determinada persona o instituciÛn.

- Las ofertas indeterminadas, realizadas a travÈs de pagina web, deber·n ser reconfirmadas por el aceptante en mensaje que incluya su firma digital.

a travÈs de pagina web, deber·n ser reconfirmadas por el aceptante en mensaje que incluya su

- Las ofertas determinadas, realizadas a travÈs de correo electrÛnico, requerir·n reconfirmaciÛn de ambos contratantes en buzÛn electrÛnico determinado por la contraparte.

La aceptaciÛn deber· reunir las mismas condiciones para ser jurÌdicamente relevante, siempre y cuando Èstas no sean contrarias a su naturaleza.

Articulo 10.-

El contrato se considera perfeccionado en ambos casos a partir del momento de recibida la reconfirmaciÛn.

Articulo 11.-

En los casos en que conforme a lo dispuesto por el articulo 9 de este documento se hubiese perfeccionado el contrato, este tendr· una validez de treinta dÌas calendario, extinguido este tÈrmino si no se hubiesen realizado las prestaciones mutuamente concertadas cesar· plenamente en sus efectos.

Capitulo V

RÈgimen de soluciÛn de controversias

Articulo 12.-

Todo contrato comprendido en el presente documento deber· incluir una cl·usula de sometimiento al micro arbitraje digital para la soluciÛn de controversias.

Articulo 13.-

Para los efectos del micro arbitraje, crÈase la C·mara Andina de Comercio ElectrÛnico y Micro Arbitraje Digital, dependiente de la Secretaria General de la Comunidad Andina.

Esta organizaciÛn tendr· a su cargo la conformaciÛn de una base de datos que incluya los nombres de personas naturales de formaciÛn jurÌdica, a efecto de que se desempeÒen como ·rbitros en la soluciÛn de controversias emergentes de operaciones de comercio electrÛnico.

Articulo 14.-

Las atribuciones, composiciÛn y potestades de la C·mara Andina de Comercio ElectrÛnico y Micro Arbitraje Digital, asÌ como de los ·rbitros que la conformen se fijar·n en un reglamento especial que regule sus actividades.

Digital, asÌ como de los ·rbitros que la conformen se fijar·n en un reglamento especial que

Disposiciones finales

Articulo 15.-

Toda cuestiÛn relativa al comercio electrÛnico de servicios profesionales que no se encuentre contemplada por este documento deber· ser resuelta en atenciÛn a los principios contemplados en el articulo 4 de este documento y supletoriamente en base a los principios generales del derecho en los que se inspira.

Toda autoridad nacional, comunitaria o en su caso la C·mara Andina de Comercio ElectrÛnico y Micro Arbitraje Digital que tome conocimiento de cualquier cuestiÛn relativa al comercio electrÛnico de servicios profesionales, que no se encuentre contemplada en ninguna de las disposiciones del presente documento deber· informar del hecho, a la brevedad posible, a la Secretaria general de la Comunidad Andina a efecto de llenar lagunas legales.

Articulo 16.-

El presente documento esta destinado a regular las relaciones emergentes del comercio electrÛnico de servicios profesionales en la subregiÛn andina. Sin embargo, su aplicaciÛn podr· ampliarse a terceros paÌses u otros bloques de integraciÛn cuando estos manifiesten su voluntad en tal sentido.

NOTA

Esta es una propuesta de un modelo tentativo que busca, principalmente, promover instancias de dialogo, discusiÛn y an·lisis sobre la forma y fondo que debe adoptar la regulaciÛn comunitaria en la materia.

de dialogo, discusiÛn y an·lisis sobre la forma y fondo que debe adoptar la regulaciÛn comunitaria

ANEXO I

LA ESTRUCTURA DE LA ECONOMIA DE INTERNET: EL MODELO BARUA/WHINSTON

Para entender el campo donde se desarrolla el comercio electrÛnico comtempor·neo, es imperativo contar con sÛlidos fundamentos conceptuales para definir los variados componentes de esta nueva economÌa. En el siguiente apartado se ofrece un modelo b·sico, enunciado originalmenete por la Universidad de Texas en Austin, que puede ser considerado provisionalmente porla Universidad de Texas en Austin, que puede ser considerado provisionalmente eficiente a los fines buscados.

El crecimiento de la economÌa en Internet o de la economÌa de Internet es importante no solamente para analizar quÈ nuevas oportunidades de negocios son creadas en la Red, sino, a˙n m·s importante, para entender que cambios se producen sobre la economÌa fÌsica. Uno de los aspectos m·s importantes de esta economÌa es su tasa de crecimiento. En primer lugar, el cambio en el PBI es una importante medida del crecimiento en la economÌa total.

La metodologÌa a explicar seÒala que existen dos importantes etapas para realizar la mediciÛn de la economÌa en Internet: la primera etapa consiste en desarrollar una estructura conceptual y una taxonomÌa para atribuir ingresos y empleos en Internet (en la economÌa de Internet). Como la manera en que los negocios en Internet varÌan sustancialmente, la metodologÌa se basa en el agrupamiento de las empresas basado en el ìcore businessî de cada una. La segunda etapa implica un agrupamiento de naturaleza tradicional, sumando los diferentes agrupamientos, para obtener una idea aproximada de ingresos, empleos y productividad de esta economÌa virtual.

Internet es una red de redes, edificada sobre muchos componentes: hardware de red, software de red, servidores, PCís, software Web, diseÒos Web, operadores Web y las empresas que hacen negocios en la red. Hay una estructura jer·rquica natural que permite el trazado de un conjunto de negocios que generan ingresos. Basados sobre el tipo de estructura, se construyen cuatro conjuntos, cada uno de ellos arquitectÛnicamente constituido por empresas, ingresos y empleos. A esos conjuntos, el modelo los denomina ìInternet Economy Indicatorsî. Una breve descripciÛn de cada uno de esos conjuntos muestra:

Primer conjunto: el indicador de infraestructura de Internet. Comprende el ingreso bruto y los empleos atribuidos de empresas que fabrican o suministran productos y servicios que hacen la infraestructura de la red en Internet. Este conjunto incluye empresas que proveen telecomunicaciones y backbones de fibra, proveedores de acceso final, proveedores de acceso a Internet ìdial upî y equipo de acceso final para la proliferaciÛn de Internet y donde se basa el comercio electrÛnico. Incluye PCís y fabricantes de servidores, de mÛdems y otros fabricantes de hardware necesario para el funcionamiento de Internet.

y fabricantes de servidores, de mÛdems y otros fabricantes de hardware necesario para el funcionamiento de

Comprende:

- Empresas de hardware y software para la red.

- Fabricantes de hardware de aceleraciÛn.

- Fabricantes de PC y servidores.

- Proveedores de backbone para Internet.

- Proveedores de servicios de ì˙ltima millaî a usuarios.

- Vendedores de software de seguridad.

- Fabricantes de fibra Ûptica.

Los principales indicadores de este conjunto, muestran:

(a)

GenerÛ ingresos por U$S 40 billones en el primer cuatrimestre de 1999, con un crecimiento del 50% sobre el mismo periodo de 1998 (U$S 40,14 billones frente a U$S 26,80 billones).

(b)

En materia de empleo, dentro del periodo considerado hay un crecimiento del 39%, pasando de 472.800 empleados a 856.800.

(c)

Las diez empresas principales generaron el 44% del ingreso frente al 50% del periodo anterior. Ocho de los diez son proveedores de hardware y los dos restantes proveedores de ISP.

(d)

El ingreso por empleado en el primer trimestre de 1999 fue de U$S 61.136, con un incremento del 8% sobre el periodo anterior. De las cuatro capas de la economÌa de Internet, esta es la que tiene mayor ingreso por empleado, consistente con el grado inercial de desarrollo de estas empresas.

(e)

Muchas de las grandes empresas de este conjunto participan en otros conjuntos de la economÌa de Internet, generando significativos ingresos por comercio electrÛnico, o proveyendo productos y servicios en el segundo conjunto.

Segundo conjunto: el indicador de aplicaciones de Internet. Comprende el ingreso bruto y los empleos atribuidos a empresas que proveen aplicaciones de comercio electrÛnico (por ejemplo Netscape, IBM, Microsoft, Sun), consultores de servicios de Internet (USWeb, etc.), aplicaciones multimedia (RealNetworks), software de desarrollo Web (NetObjects, Vignette), software de b˙squeda (Inktomi, Verity), bases de datos para la Web (Oracle, IBM, DB2, Informix, Microsoft SQL) y servicios de entrenamiento on line (Sylvan Prometric, Asimetrix). Los productos y servicios en este conjunto construyen sobre la infraestructura de la red y hacen tecnolÛgicamente posible la actividad de negocios en lÌnea.

Comprende:

- Empresas de aplicaciones para el comercio electrÛnico.

- Fabricantes de desarrollo de software para la red.

- Consultores.

- Empresas de enseÒanza y entrenamiento para actuar en lÌnea.

- Empresas de elaboraciÛn de software de b˙squeda.

- Facilitadores de bases de datos en la Web.

- Aplicaciones multimedia (Microsoft, Netscape, Oracle, Scient. etc.)

- Facilitadores de bases de datos en la Web. - Aplicaciones multimedia (Microsoft, Netscape, Oracle, Scient.

Los principales indicadores de este conjunto, muestran:

(a)

GenerÛ ingresos por U$S 22,50 billones en el primer cuatrimestre de 1999 frente a U$S 13,90 billones de igual periodo de 1998, con un crecimiento del 61%.

(b)

El empleo se incrementa un 38%, pasando de 407.858 empleos a 563.124 en los periodos considerados.

(c)

Las empresas con mayor crecimiento son las consultoras y las de aplicaciones de software a la Red, con Ènfasis particular en aquellas que desarrollan soluciones aplicadas al comercio electrÛnico.

(d)

El ingreso por empleado alcanzÛ los U$S 39.933 con un incremento del 17% en el periodo considerado, menor que en el caso del conjunto 1. Una de las explicaciones es que las soluciones aportadas en este caso incluyen un uso m·s intensivo de la labor humana.

(e)

Las diez primeras empresas reciben el 43% del ingreso, contra un 41% del periodo anterior.

Tercer conjunto: el indicador de intermediaciÛn en Internet. El ingreso bruto y los empleos atribuidos de empresas que incrementan la afluencia de los mercados electrÛnicos en Internet, para facilitar la reuniÛn y los encuentros de compradores y vendedores vÌa la World Wide Web en Internet. Este conjunto incluye corredores en lÌnea, corredores que agregan valor (por ejemplo Doubleclick, 24/7 Media), portales y proveedores de contenidos (Yahoo, Excite, Geocities, Terra Networks), formadores de mercado en industrias verticales (VerticalNet), incorporadores de contenido (Cnet, Zdnet, Broadcast.com) y agencias de viaje en lÌnea. Comprende a las empresas consideradas como ìjugadores puros de Internetî. Las empresas ubicadas aquÌ son facilitadoras de negocios pero no hacen negocios en forma directa como las del cuarto conjunto.

Comprende:

- Hacedores de mercado verticales.

- Agencias de viaje en lÌnea.

- Corredores en lÌnea.

- Fabricantes de contenidos.

- Publicidad para Internet.

- Proveedores de contenido.

- Portales (ZDNet, Yahoo, DoubleClick, Vertical Net, E-Bay).

Los principales indicadores de este conjunto, muestran:

(a)

En el periodo considerado, hubo un crecimiento en los ingresos del 52%, pasando desde U$S 10,9 billones a U$S 16,7 billones.

(b)

La cantidad de empleos creciÛ un 25% pasando de 355.400 empleados a

444.300.

(c)

El mayor crecimiento se ha dado en corredores electrÛnicos, viajes, portales, publicidad y subastas.

(d)

El negocio por empleado experimentÛ un incremento del 21% alcanzando a U$S 37.510 en el periodo considerado.

(d) El negocio por empleado experimentÛ un incremento del 21% alcanzando a U$S 37.510 en el

(e) Las primeras diez empresas concentran el 23% del ingreso, sobre el 20% del periodo anterior. Este conjunto es el que presenta menor concentraciÛn de ingreso por cantidad de empresas.

Cuarto conjunto: el indicador de comercio en Internet. Comprende el ingreso bruto y los empleos atribuidos de empresas que generan productos y servicios vinculados a consumidores o negociantes sobre la World Wide Web en Internet. Incluye mayoristas en lÌnea y, en general, todos los negocios al consumidor y los de business-to-business. Las empresas incluidas en este conjunto son aquellas que conducen transacciones comerciales en la Web.

Comprende:

- E-tailers (comercios minoristas en la Red).

- Servicios profesionales.

- Entretenimiento en lÌnea.

- Vendedores de productos manufacturados en lÌnea.

- AerolÌneas que venden pasajes en lÌnea.

- Empresas basadas en suscripciones.

- Tiendas tÌpicamente electrÛnicas (Amazon, E-toys, Doll) Los principales indicadores de este conjunto, indican:

(a)

En el periodo considerado, el conjunto experimentÛ un crecimiento de ingresos del 127%, convirtiÈndose en el conjunto que crece mas r·pidamente, pasando de U$S 16,50 billones a U$S 37,50 billones. La proyecciÛn anualizada para 1999 muestra una probabilidad de U$S 170 billones (estimaciÛn mayor que otras fuentes como IDC, Forrester, Morgan Stanley).

(b)

La cantidad de empleados pasÛ de 508.700 a 900.900, mostrando un crecimiento del 78%.

(c)

El crecimiento del conjunto es explosivo, aun cuando dominan las empresas de venta de artÌculos inform·ticos, que tienen sistemas establecidos y operacionalmente importantes, con afirmaciÛn posterior de los e-tailers y con el vigoroso y reciente ingreso de las empresas de servicios financieros.

(d)

Las diez principales empresas representan el 32% de los ingresos, sobre el 27% del periodo anterior considerado. Esas diez primeras no son exclusivamente ìjugadoras de Internetî.

Tomando en consideraciÛn lacomplejidad yel interrelacionamiento entre empresas que contribuyen a la construcciÛn de la economÌa deInternet, el sistema de clasificaciÛn que seviene dedesarrollar aparece con una lÛgica, desde el punto devista deasociar ingresos yempleos que pertenecen a diferentes segmentos tradicionales de la economÌa real. La aproximaciÛn para desarrollar ese sistema separa laeconomÌa de Internet en conjuntos basadossobre los elementosnecesarios parafacilitar el siguiente conjuntos de producciÛn de ingresos y empleos, por medio de sus ventas.

elementosnecesarios parafacilitar el siguiente conjuntos de producciÛn de ingresos y empleos, por medio de sus ventas.

Cuadro I

ANEXO II INTERNET EN CIFRAS

Proyecciones de usuarios de Internet y de uso geogr·fico per capita sobre la base de cincuenta paÌses

Usuarios de Internet por RegiÛn

 

1995

1998

2000

2005

Usuarios

de

Internet

en

el

mundo

44,324

181,789

349,242

765,776

(millones)

Usuarios de Internet en el mundo (sobre mil habitantes)

7,79

30,65

57,49

117,95

Usuarios estadounidenses (millones)

 

30,771

93,650

150,850

231.451

Usuarios

estadounidenses

(sobre

mil

104,9

311,2

492,6

720,6

habitantes)

 

Usuarios

de

Europa

Occidental

y

8,713

42,006

87,743

213,670

Escandinavos (millones)

 

Usuarios de Europa Occidental y Escandinavos (sobre mil habitantes)

22,1

105,8

220,5

529,9

Usuarios de Europa Oriental (millones)

 

0,375

3,800

10,806

45,472

Usuarios de Europa Oriental (sobre mil habitantes)

1,28