DEFICIENCIA DE VITAMINA B12 

 Dimensión del problema. Situaciones en que suele producirse. 

Esta vitamina es conocida con el nombre de cobalamina/cianocobalamina. La vitamina B12 no 
puede  ser  sintetizada  en  el  organismo  y  necesariamente  ha  de  adquirirse  a  través  de  los 
alimentos. Sólo la encontramos en los que son de origen animal como la carne, el pescado, los 
huevos y la leche (Imágenes 1 y 2).  

Imagen 1: Los grupos I y II de la tabla de alimentos son los que contienen vitamina B12 

 

 

 

 

 

 

 
 
 
 
 
Imagen 2: alimentos de la dieta que aportan vitamina B12 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nunca dispondrá de ella quien se limite a una dieta vegetariana estricta.  

 

Los requerimientos diarios de vitamina B12 son de 2 a 2,5 microgramos, que son aportados de 
sobra en una dieta normal y equilibrada.  

Es relativamente frecuente encontrar pacientes con déficit de vitamina B12, pero es escaso el 
porcentaje  de  los  que  presentan  tal  grado  de  deficiencia  que  les  ocasione  manifestaciones 
neurológicas y digestivas. 

 

Los casos más graves son poco frecuentes y habitualmente son detectados por el Servicio de 
Neurología. Se deben casi en su totalidad a una enfermedad digestiva, la gastritis crónica atrófica 
auto inmunitaria. Los casos más frecuentes de deficiencia, pocas veces graves en el momento 
del diagnóstico, son descubiertos al realizar un análisis de rutina o en el curso de una exploración 
endoscópica digestiva. Con más frecuencia los encontramos en ancianos en los que convergen 
múltiples factores favorecedores, como luego se verá.  

 

 

 

 
 
 
 
 
 

 
 
 
 
Para entender como participan estos factores causantes de la deficiencia es necesario describir 
en  resumen  el  proceso  que  sigue  la  vitamina  B12  para  su  digestión,  absorción  y  paso  a  la 
circulación sanguínea. En la digestión de los alimentos que la contiene y de los que se extrae 
participan las glándulas salivares, el estómago y el páncreas. Su absorción intestinal se produce 
en  el  íleon  (la  última  parte  del  intestino  delgado)  gracias  a  que  la  vitamina  va  unida  a  una 
proteína  llamada  Factor  Intrínseco  (FI)  que  segregan  unas  células  especiales  del  estómago, 
llamadas  células  parietales.  Es  por  ello  que  para  la  fácil  absorción  de  la  vitamina  B12  deben 
funcionar correctamente los órganos digestivos mencionados. En el esquema 1 y en la imagen 
3 queda representado. 

 

Esquema 1: 

Las glándulas salivares segregan la proteína haptocorrina 

En el estómago:  

  1.‐ la pepsina y el ácido clorhídrico extraen la vitamina B12 de los alimentos de origen animal. 
  2.‐ La vitamina B12 se une a la haptocorrina. 
  3.‐ Las células parietales del cuerpo gástrico segregan la proteína Factor Intrínseco (FI). 

En el duodeno: 

  1.‐ Las proteasas pancreáticas disocian la unión vitamina B12‐ haptocorrina. 
  2.‐ La vitamina B12 se une al Factor Intrínseco. 

En el íleon: 

  1.‐  El  complejo  vitamina  B12‐FI  es  capaz  de  unirse  a  los  receptores  de  membrana  del  enterocito  siendo 
  absorbida por endocitosis y pasando a la circulación sanguínea unida a la Transcobalamina II. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 
 
 
 
 

 
 
 
 
Imagen 3: proceso de digestión y absorción de la vitamina B12 

 

 

En la tabla 1 se enumeran las causas de déficit de vitamina B12. En negrita aparecen aquellas 
situaciones que por sí solas son capaces de ocasionar una severa deficiencia y luego están el 
resto, que asociadas son capaces de ello. En el grupo de edad de los ancianos es en el que más 
atentos  debemos  estar  al  ser  posible  en  ellos  la  concurrencia  de  varios  de  los  factores 
etiológicos: escasas ingestas, dieta pobre en alimentos de origen animal, pérdida global de la 
función digestiva y absortiva de nutrientes, acumulación enfermedades y de cirugías digestivas, 
consumo de fármacos, etc.   

 

 

 

 

 

 

 
 
 
 
 
 

 
 
 
 
Tabla 1 

CAUSAS DE DEFICIENCIA DE VITAMINA B12 (por si solas son capaces)
 
Gastritis  crónica  atrófica  autoinmune  o  también  conocida  como  gastritis  crónica  atrófica  tipo A. 
Asociada a anemia perniciosa 
Gastrectomía total 
Resecciones intestinales amplias (síndrome de intestino corto)
Vegetarianismo estricto 
 

CAUSAS DE DÉFICIT DE VITAMINA B12 (capaces cuando participan varias)
 
Gastritis crónica multifocal con atrofia, asociada a helicobacter pylori
Gastrectomía subtotal
Enfermedad de Crohn
Enfermedad celíaca 
Insuficiencia exocrina pancreática 
Cirugías con resección de parte del íleon y pérdida de la válvula ileocecal
Sobrecrecimiento bacteriano en el intestino
Parasitación intestinal por tenia 
Desnutrición 
Medicamentos: omeprazol, ranitidina, colchicina, metformina, colestiramina, AAS 
 

Funciones de la vitamina B12 en el organismo y manifestaciones de su déficit 

La vitamina B12 actúa de coenzima en las reacciones de síntesis de ADN siendo necesaria para 
la maduración celular y en la síntesis de los lípidos que forman la mielina de las neuronas. Por 
eso, donde se manifiesta su déficit es a nivel de las células de la sangre que deben renovarse 
continuamente, sobreviniendo anemia macrocítica (con glóbulos rojos de tamaño aumentado). 
También en las células de la mucosa gastrointestinal y de ahí que pueda aparecer glositis como 
característica.  Y  la  forma  más  grave  es  el  cuadro  neurológico,  no  siempre  recuperable  en  su 
totalidad,  y  que  se  debe  a  la  desmielinización  con  degeneración  de  los  axones  y  finalmente 
muerte de las neuronas. 

Generalmente,  los  síntomas  suelen  ser  muy  sutiles,  inespecíficos  y  pueden  pasar 
desapercibidos. Por ello que sea de gran utilidad la sospecha y la detección del déficit por medio 
de analítica de sangre. En la tabla 2 se indica la sintomatología del déficit de vitamina B12. 

 

 

 

 
 
 
 
 
 
 

 
 
 
 
Tabla 2 

Síndromes clínicos del déficit de vitamina B12 Síntomas  por  el  déficit  de 
  vitamina B12 
Síndrome anémico  Palidez de piel y mucosas 
Fatiga y disnea 
Taquicardia 
Dolor  torácico  por  isquemia  del  
miocardio 
Edemas 
Macrocitosis  (  aumento  del 
Volumen  Corpuscular  Medio  de 
los hematíes) 
 
Manifestaciones gastrointestinales  Glositis
Falta de apetito 
Diarrea 
Manifestaciones  neurológicas  iniciales  por  degeneración  Parestesias y hormigueos 
combinada  subaguda  de  los  cordones  medulares  laterales  y  Pérdida de sensibilidad vibratoria 
posteriores y también de los nervios periféricos  y posicional 
Marcha atáxica 
Mala  coordinación  de  los 
movimientos de piernas y manos
Pérdida de fuerza 
Signos  piramidales  con 
espasticidad  y  respuestas 
plantares extensoras 
 
Manifestaciones neurológicas tardías por disfunción cerebral Cambios en el estado emocional
Alteración  de  la  conducta  e 
irritabilidad 
Olvidos 
Demencia y psicosis 
 
 

Cómo se detecta el déficit 

1.‐ El modo habitual es por determinación de vitamina B12 en el suero. Será un hallazgo fortuito 
si se produce en una analítica de rutina o más dirigido si el médico tuviera la sospecha. Es una 
prueba  barata  y  que  debiera  estar  accesible  a  cualquier  paciente  y  médico.  El  intervalo  de 
normalidad es el de 150 a 900 pg/ml. Se está considerando como conveniente su determinación 
rutinaria y periódica en personas de edad. 

 

 

 
 
 
 
 
 

 
 
 
 
2.‐ Otra manera es observando en un análisis un volumen corpuscular medio de los hematíes 
mayor de 100 (VCM > 100) conocido como macrocitosis, con o sin anemia. En estos casos deben 
descartarse  otras  causas  de  macrocitosis,  fundamentalmente  el  déficit  de  ácido  fólico  o  la 
enfermedad hepática crónica. Atención, sobre todo en ancianos, porque hay déficit de vitamina 
B12 en que no aumenta el VCM. Ello puede ocurrir porque puede llevar asociado otro de hierro 
que hace tender a la normo e incluso a la microcitosis. 

3.‐  En  los  casos  en  que  las  manifestaciones  neurológicas,  más  o  menos  definidas  estén 
presentes, será el especialista neurólogo el que se asegurará de detectar el déficit. Para ello 
podrá recurrir incluso a la determinación de homocisteína en suero que se eleva cuando hay 
déficit de vitamina B12. Hay otra determinación barata y más específica que la homocisteína en 
sangre y que podrá estar disponible en el futuro, se trata de la determinación en orina del ácido 
metil malónico, que también se eleva cuando hay déficit de vitamina B12. 

Cómo y dónde culmina el diagnóstico una vez detectada la deficiencia. 

Con frecuencia se realiza a cargo del especialista de aparato digestivo/unidad de endoscopia 
digestiva. El proceder diagnóstico suele seguir este orden: 

1.‐ Primero una serie de investigaciones básicas: 

‐ Con la anamnesis se comprobará la posible concurrencia de varios factores: dieta vegetariana, 
medicación, cirugías gastrointestinales, etc.  

‐ En una analítica de sangre se confirmará el déficit y su nivel, la presencia o no de anemia, las 
características  de  la  anemia,  los  niveles  de  ácido  fólico,  los  de  homocisteína  si  se  considera 
necesario, la ferritina sérica, la existencia de anticuerpos anti‐transglutaminasa IgA, los niveles 
de gastrina y la presencia de anticuerpos anti‐células parietales y anti‐factor intrínseco. 

‐ Mediante una endoscopia digestiva alta se verá si existe una gastritis crónica atrófica difusa 
del tipo A o autoinmune o bien si presenta una gastritis crónica multifocal con atrofia que se 
suele deber a infección por helicobacter pylori.  Estos diagnósticos habrán de confirmarse con la 
toma de biopsias dirigidas de la mucosa gástrica. También se descartará la presencia de otras 
enfermedades gástricas que pudieran estar asociadas. 

‐  Confirmada  la  presencia  de  una  gastritis  crónica  difusa  autoinmune,  el  mismo  digestivo 
procederá en el seguimiento a descartar la presencia de enfermedades autoinmunes asociadas. 
Para  ello  solicitará  la  determinación  de  autoanticuerpos  y  hará  despistaje  de  tiroiditis 
autoinmune  de Hashimoto, enfermedad de Addison, diabetes mellitus tipo I, enfermedad  de 
Graves‐Basedow, vitíligo, miastenia gravis, Síndrome de Lambert‐Eaton, etc. 

 

 
 
 
 
 
 

 
 
 
 
2.‐  En un momento más avanzado de la investigación y no habiéndose aclarado todavía la causa, 
se procederá de la siguiente manera: 

‐ Si el digestivo sospecha la posible existencia de una enfermedad en el intestino delgado y/o en 
el íleon se determinará calprotectina en heces, se descartará la presencia de sobrecreciminto 
bacteriano y se realizará una colonoscopia con ileoscopia retrógrada y/o un intestinografía por 
medio de RNM. 

‐  Si  lo  que  sospecha  es  una  enfermedad  pancrática  se  solicitará  una  prueba  de  imagen  de 
páncreas (TAC o RNM) y una prueba de laboratorio para descartar la presencia de insuficiencia 
exocrina pancreática. 

 

 

Sobre la gastritis crónica atrófica autoinmune (GCAI). 

Es  responsable  de  menos  del  10%  de  las  gastritis  crónicas.  Su  mecanismo  de  producción  es 
autoinmune; es decir el sistema inmunológico del propio organismo dirige los linfocitos T CD4+ 
contra  las  propias  células  parietales  del  estómago.  Dichas  células,  junto  con  otras  llamadas 
principales, son mayoría en las glándulas de secreción de la mucosa en el cuerpo gástrico. De 
esas células parietales depende la secreción de ácido clorhídrico y de Factor Intrínseco. El ataque 
inmunitario va destruyendo las glándulas de secreción gástrica de manera difusa a lo largo de 
dos o tres décadas.  Por ello que la enfermedad suele diagnosticarse hacia los 60 años, siendo 
algo más frecuente en mujeres. 

Al no existir producción de FI, finalmente se produce la imposibilidad de absorción de vitamina 
B12 por medio de endocitosis a nivel del íleon. A partir de ese momento, sólo será posible la 
absorción  pasiva  de  un  2%  de  la  vitamina  B12  que  se  ingiere.  Para  que  ese  2%  cubra  las 
necesidades  diarias  no  es  suficiente  con  el  aporte  de  la  dieta  siendo  necesario,  en  tal  caso, 
recurrir a la dosis oral farmacológica de 1.000 microgramos al día. 

La deficiencia de vitamina B12 conduce a la aparición de anemia perniciosa y más adelante a la 
de manifestaciones neurológicas. 

El diagnóstico de GCAI se establece con este proceder: 

‐    Por  la  presencia  en  sangre,  ya  posible  en  el  inicio,  de  anticuerpos  anti‐células  parietales 
presentes en el 50% al 90% de los pacientes dependiendo del estadio evolutivo  y de los anti‐
Factor Intrínseco que existen hasta en el 70% de los que ya tienen anemia. 

 
 
 
 
 
 

 
 
 
 
‐ Por un aumento de la gastrina en suero, ya que la falta de ácido clorhídrico en el estómago 
provoca el que unas células endocrinas llamadas G, y que existen en el antro gástrico, segreguen 
gastrina en exceso. 

‐  Observando  en  la  endoscopia  gástrica  una  mucosa  gástrica  atrófica.  De  manera  difusa  se 
aprecia  pérdida  de  pliegues  gástricos  y  una  mucosa  adelgazada  que  permite  visualizar  con 
claridad la vasculatura submucosa. 

‐  Tomando biopsias de mucosa gástrica corporal y poniendo en evidencia la lesión característica. 

En el seguimiento de la enfermedad se irá determinando el nivel de vitamina B12 en sangre, se 
descartará  la  asociación  de  enfermedades  autoinmunes  y  se  realizará  gastroscopia  para 
monitorizar  la  evolución  de  la  atrofia  y  descartar  la  aparición  de  tumores  neuroendocrinos 
múltiples (carcinoides), de comportamiento habitualmente poco agresivo. 

 

Sobre el omeprazol y afines y el déficit de vitamina B12. 

Desde siempre se ha intuido que los fármacos que bloquean la secreción ácida gástrica, sobre 
todo en dosis elevadas y en su uso prolongado en el tiempo, pudieran interferir la absorción de 
vitamina B12. Nos referimos a los inhibidores de la bomba de protones (omeprazol) y a los anti‐
H2 (ranitidina). El mecanismo patogénico, se entiende que podría ser el bloqueo de la secreción 
de ácido y con ello la pérdida de ambiente gástrico adecuado para la digestión de los alimentos 
con vitamina B12 y su unión con la haptocorrina salival. Además, se añadiría el posible sobre 
crecimiento bacteriano que acarrea el ascenso del pH, como un factor más. Esto que en teoría 
es  posible,  no  tiene  traducción  ni  repercusión  en  la  práctica  diaria  cuando  se  usan  dosis 
terapéuticas estándar. 

En  el  año  2013  Lam  JR  publicó  en  la  revista  JAMA  el  artículo  "IBP  e  histamine  2  receptor 
antagonist  use  and  vitamin  B12  deficiency"  en  que  los  autores  vienen  a  concluir  que  la 
aclorhidria producida por los IBP puede hacer disminuir la concentración de vitaminas como la 
B12, especialmente en pacientes de edad avanzada. El uso prolongado y de dosis elevadas lo 
podría propiciar en mayor magnitud. 

Sin  embargo,  recientes  ensayos  comparando  de  manera  controlada  un  grupo  sometido  a 
tratamiento a largo plazo con IBP con otro que no lo recibía (SOPRAN y LOTUS publicados en 
2015 en “Aliment Pharmacol Ther”) no han encontrado diferencias significativas en este sentido. 

 
 
 
 
 
 

 
 
 
 
Por tanto, cabe concluir que la prudencia y no el pánico deben primar en el uso crónico de los 
IBP: indicación adecuada, dosis ajustada a la patología tratada y en todo caso considerarlo como 
uno  de  los  muchos  factores  que  en  algunas  personas  pudieran  sumarse  a  generar  déficit  de 
vitamina  B12.  Estando  justificado  en  estos  casos  el  suplemento  oral  con  comprimidos  de 
vitamina B12. 

 

Cuál es el tratamiento de la deficiencia de vitamina B12 

1.‐ Prevenir su aparición: 

‐ No prodigar la dieta vegetariana estricta. Evitar modas en este sentido. 

‐ Racionalizar el uso de fármacos. 

‐ Cribado de la población por encima de los 60 años. 

‐ Sospecharlo y anticiparse en pacientes gastrectomizados y con cirugía intestinal. También en 
los que padezcan enfermedades evolucionadas del páncreas o del intestino. 

2.‐ Suprimir en la medida de lo posible los factores causantes. 

3.‐ Administración de vitamina B12. ¿Oral o intramuscular? 

En  presencia  de  deficiencia,  lo  más  conveniente  es  usar  la  vía  intramuscular  con 
cianocobalamina  de  1.000  microgramos/ampolla  hasta  rellenar  los  depósitos  corporales.  A 
continuación,  habría  que  hacer  un  mantenimiento  de  por  vida  usando  la  vía,  la  dosis  y  la 
periodicidad adecuadas a cada caso. 

El tratamiento oral mantenido con 1.000 microgramos al día podría ser suficiente en todos los 
casos.  No  obstante,  el  mayor  de  los  inconvenientes  por  esa  vía  es  la  falta  de  adhesión  del 
paciente,  el  incumplimiento  del  tratamiento.  Por  contra,  la  vía  intramuscular,  usando  una 
ampolla  de  1.000  microgramos  al  mes,  garantizaría  la  adecuada  reposición  con  el  único 
inconveniente de tener que sufrir un pinchazo mensual. 

El  más  preocupante  pero  infrecuente  efecto  adverso  observado  con  la  administración  de 
vitamina B12, tanto oral como parenteral, es la posibilidad de reacción alérgica que en algún 
caso pude ser más que  cutánea y cursar con compromiso respiratorio agudo e incluso shock 
anafiláctico. Es por ello que, antes de iniciar en un paciente la administración intramuscular, se 
recomiende una prueba con habón subcutáneo. 

 
 
 
 
 
 
10 
 

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful