EUGENIA MARÍA AZEVEDO SALOMAO

*

Las plazas
en la Sierra Purépecha,
Michoacán

L
a estructuración de los asentamientos humanos en Iberoamérica, inicia-
da en el siglo XVI, es resultado de una compleja evolución cultural, con
ingredientes europeos (marcados por la presencia de dos culturas: la
cristiana y la musulmana) y locales, en función de los distintos grupos
indígenas que habitan el vasto territorio americano. Se afirma que en la
organización espacial de todos los asentamientos, el espacio exterior siempre asume
un papel singular en las sociedades iberoamericanas. Éste se convierte, en las ciuda- | 83
des del Nuevo Mundo, en el espacio de la comunidad y centro de las poblaciones,
expresado a través de las plazas, los atrios y los patios. A partir de estos elementos cén-
tricos se originan las calles, conformando el tejido urbano, el cual se hila con base en
las manzanas construidas con fachadas continuas sobre el borde de las aceras, y el edi-
ficio monumento. De esta manera, se forma un todo con el espacio abierto. Así, la
calle y la plaza son, a través del tiempo, los elementos urbanos que definen el marco
del acontecer social, en donde se desarrollan las más diversas actividades. Los espa-
cios abiertos comunitarios reflejan las particularidades de las sociedades en sus modos
de apropiación del espacio y uso de la dimensión temporal.1
En el caso de México, y de forma particular en Michoacán, los espacios abiertos
funcionan desde la época mesoamericana como centros vitales de las comunidades,
tanto en el plan social como en el urbano. El presente trabajo tiene como propósito
central abordar el tema de los espacios abiertos comunitarios insertos en poblaciones
indígenas del área conocida como la Sierra Purépecha en Michoacán. El estudio enfa-
tiza el conocimiento del origen de los espacios abiertos comunitarios como conse-
* Facultad de Arquitectura-Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.
1 Juan Carlos Pérgoles, Las otras ciudades, Bogotá, Universidad Nacional, 1995, pp. 74-75; Zeynep Çelik,

Diane Favro y Richard Ingersoll (eds.), Streets, Critical Perspectives on Public Space, Berkeley, University of
California Press, 1994, pp. 1-8.

LAS PLAZAS EN LA SIERRA PURÉPECHA, MICHOACÁN

cuencia de la política virreinal de imponer un durante el periodo virreinal en Michoacán”. El
“nuevo orden” en la forma de vida indígena; tam- trabajo se vinculó al grupo de investigación His-
bién, a vuelo de pájaro, se relatan las perma- toria de la Arquitectura y el Urbanismo Mexica-
nencias y transformaciones morfológicas y de nos (HAYUM), proyecto con sede en la UNAM, don-
uso generadas en los siglos subsiguientes hasta de se reunieron alumnos de doctorado de varias
la realidad actual. universidades de provincia bajo la coordinación
Es importante comentar que este artículo for- de Carlos Chanfón Olmos.3 El estudio aborda Va-
ma parte de un trabajo amplio realizado en lladolid, hoy Morelia, Pátzcuaro y algunas pobla-
investigaciones previas. Como precedente se ciones de la cuenca lacustre de Pátzcuaro y de la
menciona el proyecto “Plazas michoacanas, Sierra Purépecha. Los espacios seleccionados
antecedentes, análisis del estado actual y pro- forman parte del área central de la provincia de
puestas de revitalización”, investigación realiza- Michoacán durante la época virreinal, habitados
da en la Facultad de Arquitectura de la Universi- por la cultura tarasca o purépecha, exceptuando
dad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, la ciudad de Valladolid. Esta última fue fundada
apoyada por la Coordinación de la Investigación por los españoles en 1541, y a pesar de la impor-
Científica (1993-1996),2 la cual marcó el primer tante presencia europea fue un polo de atracción
acercamiento de la autora al tema del urbanismo indígena, tanto de purépechas como de nahuas,
regional, específicamente de los espacios abier- pirindas y otros grupos étnicos que en gran me-
tos, desde la óptica del arquitecto. En las visitas dida conformaron la ciudad.
in situ, y a través de documentos archivísticos y Hasta nuestros días, la cuenca del lago de
84 | bibliográficos, se observó que los espacios urba- Pátzcuaro, así como la sierra y pequeños grupos
nos “plazas”, dentro de la concepción actual de de laderas conocidas como la Cañada, sobrevi-
un espacio formalmente diseñado, en muchas ven como regiones predominantemente purépe-
comunidades michoacanas son de concepción chas, ya que conservan sus tradiciones sociocul-
reciente (siglo XX). En muchos casos los espacios turales y mantienen costumbres de organización
que originalmente congregan a la comunidad de trabajo y vida social muy propias.4 En estas
son los atrios y el conjunto arquitectónico de los poblaciones los espacios comunitarios reflejan
hospitales (capilla, habitaciones, campanario y las características específicas de un área con
patio), que asumen hasta la fecha una jerarquía fuertes antecedentes mesoamericanos, que son
social y urbana en el asentamiento. reorganizados a la llegada de los españoles, pero
Con la referencia de la investigación anterior, mantienen una forma de vida arraigada en tra-
y en la búsqueda de nuevas aportaciones sobre
el tema, se realizó la tesis de doctorado en arqui- 3 Eugenia María Azevedo Salomao, Espacios urbanos comu-

tectura titulada “Espacios abiertos comunitarios nitarios durante el periodo virreinal en Michoacán, Morelia,
UMSNH/Secretaría de Urbanismo y Medio Ambiente-Gobier-
no del Estado de Michoacán/Morevallado, 2003; Eugenia Ma-
2 El proyecto de investigación “Plazas michoacanas, antece- ría Azevedo Salomao, Suplemento de Conclusiones y Planime-
dentes, análisis del estado actual y propuestas de revitaliza- tría. Espacios urbanos comunitarios durante el periodo
ción” contó con la participación de arquitectos y estudiantes virreinal en Michoacán, Morelia, UMSNH/ Secretaría de Urba-
de la licenciatura y maestría de la Facultad de Arquitectura nismo y Medio Ambiente-Gobierno del Estado de Michoa-
de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, se cán/Morevallado, 2004.
estudiaron 68 plazas ubicadas en diferentes regiones del 4 George Pierre Castile, Cherán: la adaptación de una comu-

estado de Michoacán. nidad tradicional de Michoacán, México, SEP/INI, 1974, p. 32.

BOLETÍN DE MONUMENTOS HISTÓRICOS | TERCERA ÉPOCA, NÚM. 17, SEPTIEMBRE-DICIEMBRE 2009

patrones de comportamiento que a su vez son Véase Eugenia María Azevedo Salomao y Marília María Bra- sileiro Teixeira Vale. patrones espaciales. Norberg-Schulz reconoce tura urbana de la ciudad colonial iberoamericana. París. t. aire libre. con el deseo de mejorar las condiciones de vislumbrar exclusivamente los aspectos esti. Paul-Levy y M. territorio y población en el se le da. Por otro lado. Por lo tanto. rior como en el interior. socialmente es un “conjunto de relaciones que cas no pueden desanclarse de las soluciones a unen a los individuos con su medio ambiente”. Nueva Es. lo que remite a la noción de espacio habita. amplió el tema de los espacios materializado. El espacio habitable: munitarios. Centre George Pompidou. época virreinal”. indica el recuerdo de una quitectura.. sas concepciones y modalidades del espacio. 21. desarrollado de 2002 a 2005. Facultad del Hábitat.7 Retomando a Paul-Levy y Segaud. que se traduce en esquemas. a partir de una estrecha vin- lectivos existentes. MICHOACÁN . por de la acción del hombre en el entorno ya exis- lo tanto. San Luis Potosí. el individuo toma conciencia del espa- antiguo obispado de Michoacán. pp. son factores importantes en la confi- mente en la comprensión del pasado. 8F. op.6 igualmente éste puede determinar las prácticas. e quitectura. es uno de los nidad cuyas prácticas sociales determinan diver- conceptos más novedosos en la teoría de la ar. al igual que la forma de vida de las que los nuevos proyectos se apoyan necesaria. se trata de superar la visión tradicional tente. 21-28. Historia de la arquitectura y el urbanismo mexicanos. interinstitucional y A través del hecho de habitarlo y del uso que multidisciplinario “Arquitectura. En investigaciones recientes se sigue trabajando el tema de los espacios abiertos co. cit. LAS PLAZAS EN LA SIERRA PURÉPECHA. 5 El proyecto de investigación grupal. 1983. sociedades. guración del espacio habitable. los aspectos de clima y tradiciones ta del presente y la planeación del futuro. humanas y. Universidad “espacio existencial”.diciones locales. en abiertos comunitarios con la visión de estudios comparados. La riqueza de espacios libres co. en general de historiografía occidental y la disciplina de la ar- grandes dimensiones. financiado cio y logra su identificación con un entorno por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt). | 85 se considera que la historia de la arquitectura La habitabilidad está tanto en el espacio exte- debe estar vinculada a la teoría de la arquitectu. hacerlo adecuado para lísticos y formales en la manera de historiar la vivir. 2003. se exponen algunas consideraciones vida indígena primordialmente desarrollada al teóricas sobre el tema del espacio habitable. la interpretación correc. También se parte tiene que el espacio habitable y construido de la premisa de que las investigaciones históri. encuentro de dos universos culturales.). representados por plazas. y de culturales. “Espacios abiertos públicos en la estruc. México. en 2o. 1997. se sos- arquitectura y el urbanismo. Además. p. Antropologie de l´espace.8 los problemas actuales. culación entre corrientes contemporáneas de la atrios y patios de los hospitales. el espacio Autónoma de San Luis Potosí. tampoco se deja a un ra. los esquemas que el individuo desarrolla en ese paña y Brasil. I. lado que el espacio está definido por una comu- ble. UNAM/FCE. Seminario Latinoamericano de Articulación Académica.5 referente teórico-conceptual Los trabajos realizados tienen como anclaje teórico considerar la arquitectura y urbanismo Se define el espacio habitable como el resultado como expresión y exigencia de una sociedad. A continuación. Red Historia de la interactuar con su entorno y los denomina el Arquitectura y Conservación. El periodo virreinal: el 7Eugenia María Azevedo Salomao. Segaud. refleja la estructura del ambiente en el cual se 6 Carlos Chanfón Olmos (coord. 24 al 27 de octubre de 2005. estudio comparado”. vol II. que. por tanto. a decir de Carlos Chanfón.

que todavía permanece en estas comu- dades y deseos del usuario. Por migración. NÚM. se recurre a la histo- esta razón. y por el otro hay que considerar el proceso concepto de espacio arquitectónico como aquel acelerado de cambio que está sucediendo. y descartó el espacio de las plazas serranas. del espacio abierto comunitario der a preocupaciones de identidad y de conservación del patrimonio cultural. p. nerales geográficos e históricos del área de estu- dores del proyecto HAYUM se resalta la importan. Su localización 10 Bruno Zevi. De esta manera. 99. del espacio. 12Juan Luis de las Rivas. el na. reflexión sobre las permanencias y modificacio- mulga con la idea de la importancia del espacio nes espaciales y de uso de los espacios abiertos abierto como espacio habitable por excelencia. que recorta la Re- pública mexicana en su parte central.9 nidades ancladas a una fuerte tradición indíge- Esta visión establece. cado principalmente por el fenómeno de la te para atender las necesidades humanas. espacio y arquitectura. La refle. Con ello. raleza de la forma urbana. En el momento actual. Por un lado está la riqueza cidental del Eje Neovolcánico. mar- que se delimita y se estructura intencionalmen. p. al con. consolida- cia de la habitabilidad del espacio abierto. es arquitectónico cualquier espacio ria y a la memoria para comprender el pensa- intencionalmente definido. 17. en la Sierra Purépecha y el papel tancia de la historia y la memoria para respon. y admite una serie de manifestacio. Barcelona. dio para poder conocer la gestación. de los espacios abiertos co- americano y que contrasta con la visión euro. sin dejar a un lado el uso exterior como área habitable. p. se sitúan. cultural. p. 1979. Después se enfatiza en el tema de la pea. Norberg-Schulz. regenerándose de acuerdo a las necesi. con valles intramontanos. consolidación y desarrollo acerca de la globalización y las posturas nacio. 28. 1992. Valladolid. munitarios. Blume. A continuación se exponen antecedentes ge- En la obra de Carlos Chanfón y los colabora. El espacio como lugar. oeste. 140. El contexto geográfico xión anterior justifica la selección de las plazas de la Sierra Purépecha como objeto de estudio La Sierra Purépecha se asienta en el extremo oc- por varias razones. ción y desarrollo de los asentamientos humanos siderar éste un rasgo distintivo del mundo serranos y. de este a 9 C. a su vez. Existencia. cios arquitectónicos y urbanos. SEPTIEMBRE-DICIEMBRE 2009 . Valladolid. Universidad de Buenos Aires. de forma amplia. que durante mucho tiempo vio al “espacio forma de vida y habitabilidad del espacio. 9.10 De esta manera. inserta. el grado de miento contemporáneo de las comunidades complejidad del espacio queda señalado por las serranas purépechas. de los asentamientos humanos nalistas han dado pauta a reconocer la impor. Buenos Aires. 1975. espacio habitable en un contexto amplio. BOLETÍN DE MONUMENTOS HISTÓRICOS | TERCERA ÉPOCA. sobre la natu- 11 Jacques Revel. así como las nuevas condi- necesidades de las actividades que en él se van a ciones en las que la arquitectura y el urbanismo desarrollar.12 lo cual permite la comprensión del nes concretas y un gran número de tipos de espa. comunitarios. FCE. Posei- dón. en una “sociedad celo- sa e incierta de su identidad”11 las discusiones Origen. tam- protagonista de la arquitectura” exclusivamente bién se analizan las características morfológicas 86 | como el espacio interior. Se concluye el trabajo haciendo una el tema de las plazas en la Sierra Purépecha co. 2001. Saber ver la arquitectura. Las construcciones francesas del pasado.

). conformada por elevaciones las comunidades ubicadas en el área. Quinceo Aranza 2 Nahuatzen 07. op. el cerro de Patamban.. dos vasallos. situa- los numerosos cerros que componen la región ción que no permitió la explotación extensiva en están el Pico de Tancítaro. Ihuatzio Pátzcuaro 14. Urapicho Cheranatzicurin A México 02. al sur ción y artesanías (figuras 1 y 2). a esto se aúna la ausencia de el cerro de San Andrés. lo que desde la | 87 tud norte. rra cultivable.14 pre la fuente de explotación más importante al Esta región michoacana limita al norte con la generar la industria de madera para la construc- Ciénega de Zacapu y el Valle de Zamora. con el Valle de Apatzingán Tepalcatepec. Turícuaro 5 Sevina 14 7 09. MICHOACÁN . 15. Por otro que van desde 2. Reyes y Tingüindin. cuya corte estaba en Tzintzuntzan (cuenca la- una región de Michoacán. Uricho Tiripetío Capacuaro 13. Mapa del área predominantemente purépecha. Arantepacua Charapan 08. 14Fernando Tavera Montiel (coord. Jujucato Uruapan 20. Ajuno 18 16 17 16. p. choacano se encontraba dentro del reino tarasco. nacimientos de agua o corrientes. Pichátaro 10 13 11. UMSNH/CONACyT. Nurío 03. vol. Erongarícuaro 6 8 9 12 12. Michoacán.13 Entre lado.). al oriente con la cuenca lacustre de Pátzcuaro y al El encuentro cultural poniente con la depresión donde se localizan los A la llegada de los españoles el territorio mi- 13George Pierre Castile. p. p. y entre los 101° 50’ y 102° 30’ longitud época mesoamericana provocó el aislamiento de oeste. A Guanajuato A Guadalajara Zamora A la Piedad A Colima Jacona Purépero Tangancícuaro Camino real Colima Carapan San Jerónimo Camino de herradura Purenchécuaro Centro de población Tarecuato Chilchota Ocumicho Ciudades más importantes Patamba Zacapu Santa Fe Tanaco de la Laguna 01. Morelia. Comachuen San Felipe 4 11 10. la época colonial. favorece la agricultura. las tierras aprovechables son pocas. cas dificultan la accesibilidad. Huiramangaro Cuanajo 17. Es tierra fría. Gobierno del Estado de custre de Pátzcuaro) y contaba con muchos esta- Michoacán-Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología/ UMSNH. el bosque de pinos ha sido siem- cutín. el cerro de San Marcos. Del territorio a la arquitectura en el Obispado de Michoacán. Sin minas y con poca tie- racho. Morelia. cit. lo cual no Calvario. Zirahuén camino a A Zacatula Zacatula Figura 1. entre los 19° 10’ y 19° 47’ lati. el cerro de San Miguel o ríos. San Andrés Corupo Ziracuaretiro 19 Se une all 19. el cerro de Pa. 33. 1996. los cuales eran comunidades semi- LAS PLAZAS EN LA SIERRA PURÉPECHA. Ahuiran 04. 350. Tzintzuntzan 15 15.300 hasta 4. Meseta P’urhépecha. Pomacuarán Cochucho 1 Cheran 05. 1. Fuente: Eugenia María Azevedo Salomao (dir. Tingambato 20 18. Paracho 3 San Andrés Tziróndaro Quiroga Valladolid 06. gral.220 msnm. el cerro del Tzirate y el volcán Pari. 2008. Las características geográfi- do de Michoacán. se ubica en la porción centro-occidente del esta.

El tarasco era la lengua principal. en Enrique Florescano (coord. el corazón del normas tradicionales de la vida en la sociedad y estado tarasco fue dispuesto con asentamientos reino tarasco. ción poblacional. 353. además. Fotografía: Luis Torres. buto o gobernantes hereditarios. p.16 Según da. Fue el creador de los hospitales-pueblo. Encuentro del Cazonci con Cristóbal de Olid. y excelso humanista. “Crónica de Michoacán”. 347-395. 1989. La conquista de Michoacán 17 En el siglo XVI. de matlatzinca (otomíes) y de guamare (chichimecas). núm. que contemplan normas referentes a 16 Carlos Paredes Martínez. 103. 1521-1530. en Carlos Paredes Martínez (dir. “Congregaciones de indios en la Nueva primer obispo de Michoacán. México. Véase “Introduc- Keio/CIESAS. todos ellos con. Vista del contexto natural en Angahuan. SEPTIEMBRE-DICIEMBRE 2009 . son grandes los cambios a las nuestros días: “De esta manera. Arquitectura y espacio social en poblaciones puré.17 La política congregadora en la Nueva España tuvo sus antecedentes en las Leyes de Burgos 15 Ibidem. BOLETÍN DE MONUMENTOS HISTÓRICOS | TERCERA ÉPOCA. 22. pp. Historia autónomas gobernadas por recaudadores de tri- general de Michoacán. de 1512. Morelia. Peter Gerhard plantea que 88 | quista española dentro de este territorio de la Michoacán fue uno de los primeros lugares de la Nueva España. Morelia.). Figura 2. en J. Michoa- cán. 18 Peter Gerhard. p. Fuente: Pablo Beau- mont. 1977.”18 virreinal (figura 3). oidor de la Segunda Audiencia España antes de 1570”. 1998. pues en este periodo se marcan Nueva España donde los asentamientos de los los cambios operados en los asentamientos de pueblos de indios tomaron la forma concentra- indios y en la propia sociedad indígena. “Gobierno y pueblos de indios en Michoacán en el siglo XVI”. 2008. lización en Michoacán sobresale la figura de Vasco de Quiroga. en Historia Mexicana. Gobierno del Estado de Michoacán. durante el proceso de conquista y evange. Sierra Purépecha. Benedict Warren. 17.). En su etapa inicial y hasta principios del siglo tro primeras décadas de la vida virreinal de XVII. Morelia. aun cuando existían hablantes de La reorganización del territorio nahua. XIV. ción”. por lo cual es mencionado dades fueron prototipo para comunidades pla- como el verdadero fundador del Michoacán neadas en el futuro. trolados por el cazonci. p. la estabilidad social sólo pudo res. NÚM. gral. el proceso de colonización en Michoacán Michoacán (1522-1562) son fundamentales en la estuvo marcado por un programa de reorganiza- comprensión del impacto ocasionado por la con. de diseño europeo antes que en ninguna parte tablecerse hasta el tiempo en que Vasco de de la Nueva España y sus pueblos hospital y ciu- Quiroga fue obispo. Fimax Publicistas. UMSNH/Universidad ca lacustre de Pátzcuaro fue sobresaliente. con el diseño urbano que se conoce hasta Benedict Warren.15 Carlos Paredes dice que las cua. Figura 3. su actuación con la población indígena en la cuen- pechas de la época colonial. 1989.

los movimientos de población en esta área se dieron desde el momento del estableci- miento de los religiosos franciscanos. MICHOACÁN . sino más cristianismo. Los gregadoras en la Nueva España durante el siglo documentos pictográficos indígenas son pruebas XVI y parte del XVII. Lienzo de Sevina. 48. De acuerdo con Guadalu- pe César. Instituto de Investigaciones Históricas-UMSNH/CIESAS/Centro de Investigaciones CNWS de la Universidad para este de Cherán Hatzicurini que fue el año | 89 de Leiden. orientó a partir de la ciudad. éstas no significaron solamente el traslado desde un inicio dos orientaciones de dominio físico de poblaciones indígenas. siglo XVI y principios del siglo XVII cambiaron fun- ses y objetivos de la Conquista.19 A finales del siglo XVI e ini- los asentamientos y al marco gubernativo de cios del siglo XVII hubo un nuevo programa con- los pueblos de indios. op. blo de Uanaxo al de Arantza de donde salimos gráfica de códices y lienzos de Michoacán. sino la creación de de la población indígena. gregador. Como es sabido. Fuente: Exposición foto. en Carlos Paredes Martínez (dir. el mode. probablemente siglo XVII. bien el control sobre la mano de obra. debido a que muchos asentamientos se lo europeo de conquista y colonización se hallaban en decadencia y muy despoblados. p.. sin embargo. siguiente. 1994. en especial a fray Juan de San Mi- guel. ya que exis- Todos los virreyes aplicaron políticas con. Uno de los aspectos fundamentales de las instrucciones que debían seguir los encargados de realizar las congregaciones se refiere a la importancia de crear plazas donde se encuentre la iglesia. tían lazos directos entre el señor y sus vasallos. prueba de ello es el documento de los títulos de tierras del pueblo de Cherán Hatzicurín. Holanda. al considerarla Las congregaciones efectuadas a mediados del como el lugar para “vivir en policía”. Los intere. ejecución y 19 Guadalupe César Villa. Las primeras políticas de reordena- miento del territorio serrano se atribuyen a los franciscanos. y la otra dos. Antes de la Conquista la base del poder no con el fin de reorientarla y evangelizarla en el eran los territorios o las tierras mismas. “Las congregaciones de pueblos de consecuencias inmediatas es precisamente el indios en tres partidos serranos y sus consecuencias en el si- de finales del siglo XVI y primeros años del glo XVII”. gral. cit.). las casas de cabildo y la cárcel. En la Sierra —como en otras áreas de Michoa- cán— hubo dos programas de reorganización poblacional. que dice “[…] cuan- do hubo congregaciones nos (mu)daron de el pue- Figura 4. una como mano de jurisdicciones con límites geográficos bien defini- obra para la producción de riquezas. Las genealogías de más importante de planeación. apropiación y damentalmente la situación geopolítica de la colonización del espacio americano presentan región. LAS PLAZAS EN LA SIERRA PURÉPECHA. de 1539 (figura 4)”. y según la tradición oral de muchos lugares fue él quien los fundó. el periodo fehacientes de esa situación.

que estuviere edificada en otra calle o plaza BOLETÍN DE MONUMENTOS HISTÓRICOS | TERCERA ÉPOCA. Instituto de Investigaciones Históricas- UMSNH/CIESAS/Centro de Investigaciones CNWS de la Universidad de Leiden. Códice de Carapan. 1994. 28-29. 1998. Códice de Chilchota. Holanda. siglo XVII-XVIII. Fuente: Exposición fotográfica de códices y lienzos de Michoacán. SEPTIEMBRE-DICIEMBRE 2009 . “La historiografía indígena de Michoacán. como los códices sia fuera de la plaza. será menos trabajo de los indios y más comodidad el Lienzo de Jucutácato y los Títulos de Carapan”. advertiréis de dejar sitios bas- tante dentro de la misma plaza para que acabadas y lienzos de Carapan (figura 6). 17. Instituto de Investi. del pueblo. 1994 mientos.90 | Figura 6. A continuación se transcribe la instruc- ción que el alcalde mayor de la provincia de caciques y su relación con elites conquistadas y Michoacán. Holanda. como es el caso del Códice de Chilchota (figura 5). NÚM. Si sucediere en algún lugar donde se haga congre- dos por documentos que sólo ponen atención en gación de otros pueblos que esté edificada la igle- las comunidades y su territorio. Con relación a la configuración urbana. debía de súbditas primeramente son acompañadas por cumplir (1601): mapas. hacer plaza junto a la misma iglesia pp. Figura 5. y luego son completamente reemplaza. Leiden.20 las casas de los indios se pase allí la iglesia vaya labrando poco a poco y también consideraréis si 20 Hans Roskamp. don Hernando de Villegas. Universidad de Leiden. tesis de doctorado en Historia. la gaciones Históricas-UMSNH/CIESAS/Centro de Investigaciones plaza asume importancia vital en los reasenta- CNWS de la Universidad de Leiden. Fuente: Exposición fo- tográfica de códices y lienzos de Michoacán. siglo XVII-XVIII.

Austin. del cristianismo. menos principal.Figura 7. la nueva religión cristiana y el centro de organización yor de la provincia de Michoacán habéis de guardar y cum. UMSNH. la creación de los hos. Investigación y ció el reordenamiento urbano de los asentamien. plazas y patios). “Los hospitales de la Sierra Estudios de Arquitectura. “The Hospitals of en el siglo XVI”. el conde de Monterrey por manda. De esta manera fue posible en pitales de La Inmaculada Concepción fue funda. UNAM/Cruz Roja Mexica- la Torre Villar. Figura 8. atrio y casa perso de la población indígena prehispánica. la construcción de casas para vecinos llegados 2007. citado en Ernesto de Fundaciones del siglo XVI.22 que tiene hoy. ahí se ini. advirtiendo que también ha de quedar en la plaza la casa de cabildo y de comuni- Según Josefina Muriel. Fuente: Eugenia María Azevedo Salomao. el gran número de dad y la cárcel. Morelia. pues además de ser un lugar para el cuidado de los enfermos. Ángel Gutiérrez afirma la asimilación de los principios más generosos que en la Sierra Purépecha. se observa la traza reticular regular como parte de las políticas congregacionales. tesis de maestría en Arquitectura. Tarasca en el siglo XVII. ción. Hospitales de la Nueva España. 2003. Sharon Edgar Greenhill. Michoacán un proceso de “aculturación” espe- mental durante el proceso congregacional. to de su señoría Cristóbal de Molina”. University of Texas.24 Por otro lado. 2008. 1990. 1996. Michoa- cán. 24 Josefina Muriel. La parroquial). una vez instalados. cialmente profundo que permitió la superviven- ra que los espacios destinados para esta institución cia de numerosos rasgos culturales prehispáni- fueron los primeros en construirse. transformación del patrón de asentamiento dis- junto religioso (compuesto del templo. considera que. México. Century Religious Spaces of Mexico”. tesis de maestría en 22 Ángel Gutiérrez Equihua. p. hombres y tierra. Sidermex. económicas y plir en las congregaciones que de esa provincia os están políticas de los asentamientos. I. Sierra Purépecha. Michoacán: Architectural Extensions to the Sixteenth México. comunitaria de todas las actividades sociales. cit. en El trópico michoacano.. se puede deducir la gran inicio su manufactura fue de materiales perecede- ros. su importancia urbano-arquitectó- nica”. Conjunto del Hospital de Angahuan. era también un espacio para la práctica de 21 “Instrucción que don Hernando de Villegas. aunque en un cos. Restauración de Sitios y Monumentos. cometidas. t. tos. 23 Cabe aclarar que el término hospital con que se designa- de otros lugares e inclusive la evangelización de ba la institución virreinal tenía un concepto más amplio del los habitantes (figura 7). op. 1984. “La congregación de los indios de Michoacán na.21 pueblos y hospitales de indios23 que se fundan en En todos los nuevos asentamientos generados Michoacán produce un programa de urbaniza- a partir de la política de reordenamiento poblacio. LAS PLAZAS EN LA SIERRA PURÉPECHA. Fotografía: Luis Torres. 34. p. que trae como consecuencia una drástica nal el punto central de la comunidad es el con. el conjunto del hospital y los grandes introducción masiva de hospitales en los pueblos espacios abiertos que enmarcan la arquitectura de indios reforzó su cohesión interna y favoreció | 91 (los atrios. 178. año de 1601. MICHOACÁN . alcalde ma. Esquema morfológico de la población de Aranza. asegu.

17. En la Sierra Purépecha. Morelia. I. Fimax Publicistas. Informes. BOLETÍN DE MONUMENTOS HISTÓRICOS | TERCERA ÉPOCA. núm. Morelia. vol. Las cassas. pp. Michoacán/Gobierno del Estado de Michoacán. del obispado de Mechoacan y fundación de su iglesia Cathe. Documentos mados de calles. p.. 1993. pp. al igual que en otras Es importante comentar que la unidad partes de la Nueva España. po fray Baltasar de Covarrubias en Valladolid en 1619. Miami. de la comunidad indígena como espacio vital. siglo XVII se plasman las características urbanas 2 fs. Morevallado. en la Plasa y Meson para los Francisco Arnaldo Yssasy de 1649 realizado para el obispo Pasageros con su Mesonero para que les de avio. pp. Gobierno. Marcos Ramírez de Prado. Hoy día las característi- extensiva y cría de ganado introducidos por los cas urbanas de los asentamientos serranos refle- españoles. 156. Informe inédito de beneficios. 97-100. (figura 8). 1973. en Alberto Carrillo Cázares. 335-345. Zamora. como consecuencia de esto. El entre otros hechos. caja 9. en los litigios por la tierra. la política como en las relaciones entre los indí- con mucha plata y ornamentos. SEPTIEMBRE-DICIEMBRE 2009 .26 En para su historia (1537-1828). y casas con sus plasas”. aceptación que tuvo dicha institución por parte Viven por Varrios en calles formadas. al referirse al partido de Aranza. En 1649. En las descripciones de los visitadores Yssasy y Aguiar y Seixas. pp. University of Miami. el informe de Su comunidad.. se co- en los intentos por sustraerse de las cabeceras. NÚM. en se dice que “[Tiene] Sus pueblos muy bien for. Ernesto Lemoine. los asentamientos doméstica mantenía una relación directa con las humanos se establecieron en forma de damero áreas de cultivo. op. y arquitectónicas de los asentamientos de la 28 Las cuatro informaciones eclesiásticas son las siguientes: la Relación de la Diócesis de Michoacán hecha por el obis- Sierra. en ellos se dice que los 92 | del proceso congregacional se reflejaron tanto en pueblos tienen sus iglesias muy bien fabricadas. las descripciones del obispo Aguiar y Seixas del 7 25María Guadalupe César Villa. 63(1680). cit. op. En los informes genas. unas son de piedra y varro. inv. 327. 431-432. “Demarcación y descripción rey don Carlos II de 1679. en Biblioteca Americana. lo que ocasionó conflictos entre el pueblo de 1681 se nota cierta decadencia en algunas po- cabecera y los sujetos. 151-157. Valladolid-Morelia 450 años. 27 prehispánica que hizo el hospital de indios. pueblos y lenguas. 168-169. en El obispado de Michoacán en el siglo XVII. pp. exp. 47-48. El Colegio de dral…”. el informe de 1631 de las visitas de la diócesis del 1680. blaciones y. 17. Guadalupe César menciona que los efectos para la zona de la Sierra. algunos Arboles frutales. cit. en Arnaldo Yssasy. 1982. Y otras son de Madera y sercada con lo mesmo. menta sobre el estado ruinoso de los templos. debido a la recuperación de la organización social La Lengua e Hidioma es Tharasca. leg. En las descripciones de los visitadores del Parroquias. Michoacán en el otoño del siglo XVII. 1. September. 75. y que de alguna manera continuaban jan en sus trazas y espacios abiertos las políticas con la tradición prehispánica de desarrollo de las de reasentamiento de la población indígena actividades al aire libre. en obediencia a la real cédula del 26Francisco Arnaldo de Yssasy. de San Juan Capacuaro se dice: obispo Francisco de Rivera. y las dimensiones de los lotes dotado de plazas (para el caso que nos ocupa se respondían a las necesidades de la agricultura trata de amplios atrios). la plaza (atrio) funciona como Integración y consolidación espacio central de los asentamientos y está en de los asentamientos humanos serranos relación directa con el conjunto religioso. 1993. de septiembre de 1680. En los informes eclesiásticos escritos en el siglo XVII28 La Sierra Purépecha sobrevivió en el siglo XVII las descripciones sobre construcciones religiosas como un área ligada a fuertes tradiciones loca- son especialmente abundantes e interesantes les.25 27 Archivo Histórico Manuel Castañeda (AHMC).

en la distribu- muy grande y capaz para muchos enfermos con ción de la población en el territorio del obispa- hermossa Capilla de mucho adorno y plata. como en otras partes de la Nueva España. las cuales son descritas en los informes Purépecha permanecieron estancados. “Las portadas religiosas en los pueblos 31Arnaldo Yssasy. crecimiento del siglo XVIII”. fue la reedificación pectos de la situación imperante en las ciudades de estos edificios en el siglo XVIII (figura 9). p. 2008. 1763 y 1767. Michoacán. estabili- zación y crecimiento de la población indígena. taron grandemente a muchos pueblos. 129. las economías. | 93 resultado. las cuales afec- capilla hospitalaria era propiedad de la comuni. que se cons. en las últimas décadas del siglo XVII hubo una recuperación económica. El siglo XVIII y las reformas borbónicas Figura 9. lo cual se reflejó en el florecimiento del barroco. 231-268. op. en Carlos Paredes Martínez. cuerpo eclesiástico. varios pueblos de Michoacán fueron afectados por el reclutamiento forzoso de traba- jadores para las minas de Guanajuato. cit.32 Sin embargo. 264. los pueblos de indios de la Sierra pital. “El nal”. op. LAS PLAZAS EN LA SIERRA PURÉPECHA. no como el templo parroquial. Por otra dad. 32Rodolfo Pastor y María de los Ángeles Romero Frizzi. tarascos del siglo XVII: auge y persistencia de un estilo regio. Sierra Purépecha. dice Yssasy: “Su hospital es migratorios y. p. 30 Ibidem. y el aumento espectacular de los mestizos o castas proveía una nueva mano de obra a la agricultura y al crecimiento de los centros urbanos. por consiguiente. El aumento de la producción de las minas del nor- te incidió nuevamente en la necesidad de mano de obra. Desde los años de 1660 no había pestes. op.. Esta situación se debió al interés de que olvidar las fuertes epidemias que azotaron la comunidad en dicha institución. El panorama en los pueblos de indios en Michoa- cán durante el siglo XVIII difiere en muchos as. el trabajo de los Yndios officiales y milpas que siembran”.30 Para el caso del beneficio Estos acontecimientos impactaron en los flujos de Ziuinan (Sevina). do. MICHOACÁN .). tie.. Vista exterior e interior del templo de Nurío. pp. Fotografías: Luis Torres. cit. en muchos casos. la crisis de 1785-1786 marcó el tercer truía como una obligación del pueblo frente al periodo de mortalidad aguda en Michoacán. Mientras en las re- Llama la atención que hacia mediados del giones criollas crecieron de forma espectacular siglo XVII se construyeran varias capillas de hos. en Enrique Florescano (coord. 196. ya que la Michoacán en 1761. cit.29 y en las grandes haciendas.. parte. p.31 En Michoacán. No hay eclesiásticos. a pesar de las epidemias y de ne de recibo mas de 100 pesos cada año de solo la crisis agrícola que provocaron la huída de la 29 Wakako Yokoyama. gral.

SEPTIEMBRE-DICIEMBRE 2009 . en Carlos Paredes Martínez (coord. 1786.36 dos grandes movimientos sociales en el obispado Los impactos de la Ilustración en la disminu- de Michoacán: el primero registrado en 1766 y ción de la vida comunitaria indígena merecen 1767. la riqueza de las cajas de comunidad indígena se cas. sas reales se alzaron nuevamente o fueron mejo- A finales del siglo XVIII e inicios del XIX las radas. El objetivo fundamental de los gobernan- ción social comunitaria. 35 Real Ordenanza para el establecimiento e instrucción de in- 1810”. conservan la tos de independencia. México. UNAM. 1984. ello trajo 1786. normar los gastos. genas. cit. cuencias de las políticas borbónicas en el espacio mente de subsistencia y las tradiciones culturales urbano-arquitectónico de los asentamientos indí- ancladas al ceremonialismo y forma de organiza. estructura urbana. pueblos. pp.). su cohesión y su soli. Se prohibió ce- lebrar en los pueblos fiestas relacionadas con el 33 Ibidem. los efectos nos son ceremoniales de la comunidad que urbanizadores realizados fueron fundamental- expresan al mismo tiempo el orden social inter. ron en el plan de renovación efectuado en los tes de la sociedad. ambos tuvieron en ser abordados. 333-335. que impulsó la monarquía española entre reguló con la expedición de reglamentos para estas fechas. “Reflexiones sobre las reformas borbónicas en los pueblos de indios (y vecindarios) michoacanos 1790. homenaje a Benedict Warren. la cual quedó consagrada en larmente indígena y tuvo su manifestación más la Real Ordenanza que creó las intendencias en importante en la ciudad de Pátzcuaro. ya relacionado con los movimien- 80 mil individuos. BOLETÍN DE MONUMENTOS HISTÓRICOS | TERCERA ÉPOCA.33 Por otro lado. 354-355. Un reformas borbónicas afectaron grandemente a aspecto a destacar es la creación de escuelas. diencia y civilidad”. y en ellas se fortalecieron las cárceles. toria purépecha. el hospital de indios y todos. 1997. y el segundo en 1809. El indígena michoacano tes era disminuir la vida comunitaria indígena y continúa con una vida llena de rituales. Marta Terán señala u otra designada para este fin. p. población del campo a la ciudad. así como unos cuantos hasta 1792. mente de “remozamiento”. En el recinto de los pueblos daridad imprescindible para la sobrevivencia de se situaban la parroquia. los pueblos de indios por la imposición de una que en muchos pueblos de indios sesionaron en política completamente contraria al orden anti. las repúbli- que vivían en la Sierra y en las cuencas lacustres cas de los pueblos castigados se restablecieron de Pátzcuaro y Cuitzeo.34 La primera rebelión fue particu. ciclo productivo y la rotación del mando de las 34 Marta Terán. donde el mantener a los naturales en “buen orden. tendentes de ejército y provincia de esta Nueva España.35 Estos objetivos se refleja- dio para expresar las actividades más importan. IIH- UMSNH-Instituto de Investigaciones Históricas/CIESAS. su cultura compartida. los indios como consecuencia la supresión de los gobier- michoacanos (principalmente los purépechas nos indios que apoyaron la rebelión. firmada por José de Gálvez. La política de racionalización de común el rechazo a las transformaciones políti. Lengua y etnohis.. En este estudio interesa analizar las conse- ciones desde el siglo XVII: la economía básica. misma forma de vida prácticamente sin altera. 204. Morelia. Las fiestas de los santos patro. Este mismo ceremonialismo marca todos las casas reales si el pueblo era cabecera. Las ca- 94 | los acontecimientos de la vida pública. op. no hay cambios en la no. A decir de Marta Terán. Introducción y notas de Ricardo Rees Jones. obe- espacio abierto comunitario sigue siendo el me. El segundo movimiento tuvo lugar matlatzincas y otomís) sumaban hacia 1785 unos en Valladolid. 17. NÚM. los antiguos hospitales o en la casa del maestro guo de la sociedad indígena. pp. 36 Marta Terán.

Historia y sociedad. LAS PLAZAS EN LA SIERRA PURÉPECHA. de 1750-1795. car el mantenimiento de las fiestas. En igualar la condición de todos los indios entre sí. Valladolid. Michoacán. quitectónicas virreinales. frutos. sus cargos. las mejoras Las políticas borbónicas impulsaron la mo. Al finalizar el siglo XVIII. p. ciones comunitarias como las cofradías. Las cofradías de Estas acciones tuvieron como finalidad la dis. mayor control político sobre las ciudades y vi- llas. Morelia. los pueblos de in. Secretarios. y la fiesta del levantamiento lucionó en los siglos XVII y XVIII. minución de los fondos económicos de organiza. poseían otro bien que era el trabajo comunitario.37 taria de los pueblos michoacanos. 10-100. 14 38 Marta Terán. da Ramírez (AHMCR). o destinos en que se de Historia Colonial de Michoacán. blica. beneficios. que ju. y tuvieron como fin último la creación de un a la religiosidad popular. se ordenó acabar con la siem. Como consecuencia de la de- y la sociedad en general. UMSNH-Instituto inviertan sus productos”. Así. 1997. 1791”. en Carlos Paredes refiere su erección. y aquéllos de que só- Martínez (coord. leg. y de manera específica en la Sierra. cit. dades conservaron sus características urbanas y ar- nia y lengua particulares. fs. proventos. 39 “Plan general de rentas.). del Consejo de su majes- tad […] José Aguilera. la devoción a la Virgen de la Concepción. no sucedieron cambios urbanos repentinos dios. De esa manera las reformas comenzaron a como reflejo de los nuevos ideales políticos. Estas reformas se centraron en la secula. agosto 3 de de Vasco de Quiroga y estaban asociadas a los hos. asimismo se mandó disminuir el función de centro organizador de la vida comuni- esplendor de las fiestas cristianas en general. Morelia. censo. así como las repúblicas de indios.repúblicas (éstas eran pagadas con los recursos pitales en el siglo XVI. cuando la política espa- garon un papel fundamental en la organización ñola trataba de cambiar la estructura política y social de las festividades religiosas en la Nueva Espa. por tanto. idem. pías que comprende el Obispado de Michoacán. relacionadas con de la comunidad). Museo Casa Morelos. MICHOACÁN . op. 1997. pero particularmente sobre los pueblos de Los cambios operados por la modernidad indios. Esta institución se consolidó y evo- nión de los indios.39 Estos religioso cedía su lugar hacia un gobierno al que aspectos son fundamentales porque pueden expli- le importaba lo económico. Ensayos del Seminario lo tienen la administración. en el cual se choacanas durante la época borbónica”. emolumentos. para evitar la reu. pp. pensiones. 367. | 95 rización de la vida comunitaria indígena y en la Al independizarse México y convertirse en Repú- captación fiscal y control de los vecinos no in. obvenciones. Archivo Histórico Manuel Castañe- de Investigaciones Históricas/CIESAS. materiales de los templos y la permanencia de dernización de la sociedad rural y propiciaron el usos en los espacios abiertos comunitarios en establecimiento de mecanismos para ejercer un Michoacán. formado y su papel a finales de la época virreinal. fundamentalmente contraria ña. de las comunidades. las cofradías indígenas ambiente de vida civil en los pueblos. “Políticas contra las fiestas pueblerinas mi. de orden del Ilustrísimo meras cofradías de indios surgieron por iniciativa Señor Fray Antonio de San Miguel. 333-357. Las pri. enmarcadas por sus edi- dios iniciaron el cambio de su fisonomía para ha. ficios religiosos. como en otras partes del país.38 Un aspecto importante de mencionar es la re. perpetuando su de la cosecha. de los pueblos. sus fondos propios. donde lo fueron señaladas por su riqueza y recursos. los hospitales.. patrona bra de la milpa de comunidad. por la deducción del subsidio. y Hermandades de sus respectivas parroquias. cofradías y obras lación de las cofradías de indios con los hospitales. citado en Marta Terán. las ciu- sin distinción de privilegios y más allá de su et. “Extracto general de las relaciones que han hecho los curas de este Obispado de Michoacán de todas las Cofradías 37 Marta Terán. construcciones civiles y espacios cerse cada vez más funcionales para la economía públicos abiertos.

la oficina federal de Hacienda. El cardenismo operó un cambio radical en la to y continuidad. En ellas fueron evidentes las mejoras mate. yecto nacional cuando Cárdenas asume la presi- También los hospitales o huatáperas. BOLETÍN DE MONUMENTOS HISTÓRICOS | TERCERA ÉPOCA. la época virreinal tienen un eficaz funcionamien. para realizar actividades deporti- ciudades la llegada del ferrocarril proporcionó el vas o para convertirlas en plazas públicas o en papel de centros regionales: Pátzcuaro. el ensanche de de la Sierra se mantuvieron estancados.40 Maravatío. de igual manera tes de la atención de Lázaro Cárdenas. la red de comunicaciones y la intensificación de El movimiento armado de la Revolución las obras materiales necesarias para el progreso mexicana entre 1910-1917 dejó el país en condi. los sectores populares asumieron un papel rele- Las capillas de los hospitales fueron abandonadas vante en la vida política. Purépecha— los atrios cementerios se redujeron y experimentada en Michoacán y llevada al pro- partes de éstos se convirtieron en plazas públicas. de usos acordes a los nuevos ideales dominan- 96 | El ferrocarril llegó a Michoacán en el último tes. el patio del hospital se transformó en pla. canos sufrieron las modificaciones materiales y ciones administrativas de las comunidades. Los espacios arquitectónicos y urbanos son za pública. en algunas poblaciones purépe. A partir de 1883 Morelia que. Zitácuaro. las consecuencias rior repercutió en el cambio de imagen urbana. desaparecieron al desintegrarse sociedad michoacana. dejándo- chas a pesar del deterioro material. samortización de los bienes eclesiásticos y de la blema de la tierra. la resolución del otras. pitalario. como los atrios y los 1922) y Lázaro Cárdenas (1928-1932). la orga- riales durante este periodo. la educación popular. en muchos anticlerical fundamentada en la moral laica fue- pueblos michoacanos —incluidos los de la Sierra ron elementos claves de la visión cardenista. de la guerra se reflejaron en los centros urbanos y operada principalmente en los pueblos michoa- rurales. Jiquilpan. atestiguan los cambios de uso y modificaciones de de los gobernadores Francisco Múgica (1920- los espacios urbanos comunitarios. Innumerables solicitudes fueron hechas a tercio del siglo XIX. escuelas. Para algunas hospitalarios. Morelia. o nuevos edificios localizados en el del periodo. y en muchos se sentir en los pueblos más ligados a la vida casos la desaparición completa de los espacios rural. 17. y nidades pedían el uso de los espacios religiosos unos años después este nuevo medio de trans. problema agrario. conjuntos de los hospitales. La historia posrevolucionaria de la enti- dad tuvo mayor relevancia durante las gestiones 40Varios documentos encontrados en el archivo de Sedesol. Los efectos de este y terminaron por arruinarse con el paso del tiem. entre A decir de muchos autores. mientras los pueblos nización social del proletariado. así como de los conjuntos porte llegó a Pátzcuaro y a Uruapan. en Michoacán. que durante dencia de la República de 1934 a 1940. de su región constituyeron los motivos preferen- ciones difíciles. Uruapan. (atrio y casa cural). Sin embargo. las habitaciones fueron reutilizadas testimonio de los cambios sociales e ideológicos como escuelas. Zamora. NÚM. como es el caso de los asentamientos arquitectónicos que conformaban el conjunto hos. la educación y una ideología misma forma que en la ciudad capital. Es un periodo en el cual las comunidades que eran la base de su sustento. búsquedas de la sociedad michoacana. Lo ante- que en otras partes de México. donde las comu- dó conectada a la red ferrocarrilera nacional. SEPTIEMBRE-DICIEMBRE 2009 . nuevo proyecto social impactaron en nuevas po. Los espacios comunitarios michoa- mismo espacio de la huatápera se usaron para fun. serranos. El pro.

“cultura. 29.43 El mismo autor encuentra en la ciado en la etapa virreinal y que continúa en las cultura la explicación de la variabilidad de los en- distintas etapas históricas. Aspectos de la forma urbana. eminentemente dinámico. 42 Héctor Álvarez. Vista de la Plaza de Aranza. 1978. Michoacán. éstos que la cultura se construye. MICHOACÁN . análisis arquitectónico de cinco casos”. forma de vida se expone a continuación. apunta hacia una gran complejidad. y retomando modo de vida de una comunidad. y “es además la espina dorsal Figura 10. Fa- tidos por una comunidad. 43 Amos Rapoport. grupos humanos a nutrirse de su propio pasado ñaron formalmente en este periodo. Las conductas resultan de rea- inconveniente estudiar de forma aislada los lidades específicas o regionales y repercuten en la espacios abiertos comunitarios. y Amos Rapo- y forma de vida en la cultura purépecha port dice que “cada grupo social construye un es- pacio perceptivo con un acento o mezcla especí- En este contexto de cambios y transformaciones ficos de acuerdo con sus características culturales en los asentamientos indígenas de la Sierra. El espacio. Para Carlos Chanfón Olmos. México. Fotografía: Luis Torres. quien se apoya en la visión antropológica. es todo aque- llo que hace el hombre para adaptarse a su medio ambiente”. Arquitectura habita- cias morfológicas y de uso obedecen a códigos cional del siglo XVIII en Pátzcuaro. 3. particulares”. Las plazas de la Sierra Purépecha se dise. como ya se dijo. UNAM. que los gesta. y acoger los aportes externos compatibles con gen que permanece hasta nuestros días. 2002. Cultura y espacialidad El concepto de cultura. Fundamentos teóricos de la restau- trucción social que estructura la vida social y a ración. variedad de elementos tangibles e intangibles como parte del acervo atesorado en la memoria que comprenden rasgos únicos de la entidad colectiva (figura 10). continuando así el proceso de de las “nuevas vestimentas” operadas en los su propia creación”. Morelia. de un proceso permanente de transformación. La cultura se materializa en una gran viva en el significado de los espacios abiertos. p. Barcelona. 98. la vez es estructurado por ésta. Sierra Purépecha. p. 2008.41 Es importante asentar espacios urbanos comunitarios serranos. que moviliza a los canos. buscan- cuenta los aspectos de habitabilidad y forma de do siempre calidad de vida. y es la ima. tesis de maestría en Arquitectura. El autor realizó su algunos aspectos de la cultura purépecha y su tesis apoyado en Gadamer. 1983. Las permanen. p. condiciones adecua- vida. Por otro lado. sin tomar en manera de ser y resolver la habitación. resulta a todas luces tornos construidos.42 Las formas de organización del espacio son | 97 Habitabilidad del espacio abierto producto de un proceso cultural. “Verdad y método. Un breve repaso de cultad de Arquitectura-UMSNH. crea un las comunidades. La tradición local permanece mundo. proveniente de la antro- pología. A pesar su idiosincrasia. el hombre. en el siguieron funcionando como espacios vitales de proceso de adaptación a su entorno. es una cons- 41 Carlos Chanfón Olmos. ini. Gustavo Gili. es el reflejo del das para vivir mejor. Investiga- culturales que han sido históricamente compar- ción y Restauración de Sitios y Monumentos. LAS PLAZAS EN LA SIERRA PURÉPECHA.

más que el análisis formal de los espacios. 32. Esta visión de la espacialidad cor- cio en la cultura purépecha se articula alrededor poral y ambiental también está relacionada con de un tiempo ceremonial y de un espacio comu. este 48 Luis Vergara Anderson.46 Por lo anterior.45 constituye el punto de referencia del “allá”. Barcelona. 48. en padre San Francisco. sino que integra el entorno físi. Universidad Iberoamericana/Plaza y Valdés.50 Es importante mencionar que Un aspecto fundamental en el tema del habitar en esta lengua los nombres dados a las acciones. Morelia. son altamente herente a la evocación del recuerdo. privada y.47 Para el autor. E= ver. “Textos. p. 1988. es el de la espacialidad corporal y ambiental in. las construcciones estructuran Sobre el tema. 2004. equaro Ekuarho: la visión purépecha se traduce como patio. los estados. riencias vivas del cuerpo propio. como otras culturas ximo o lejano. (ekuarho). 1989. la lengua. cuyo origen está en el cuerpo humano. 17. 46 Ibidem. “Hacia una antropología arquitectónica”. 7. Fimax Publicistas. con la percepción del espacio por parte de los in- da en fuertes tradiciones culturales y en una dividuos. Warren. UPC. BOLETÍN DE MONUMENTOS HISTÓRICOS | TERCERA ÉPOCA. México. Como menciona Paul de Wolf. inscripciones. Hacia una hermenéutica del habitar a partir 44 Edgard T. Éste lo podemos observar no sólo percibe. que expresa el espacio abierto es el de equaro 98 | birlo y de vivirlo. a la vez. Esta definición fue dada por el maestro 47 Paul Ricoeur y Joseph Muntañola Thornberg. mimesis y arquitectura. en- mesoamericanas. NÚM. compartida con los vo. pien. SEPTIEMBRE-DICIEMBRE 2009 . El espa. Hall. Why do We 49 Vocabulario en lengua de Michoacán. y en muchos idiomas las designacio- nal. “Diálogo Pedro Márquez Joaquín. a Hall. 1997. algunas de las cua- los valores corporales: “No es solamente un entre Paul Ricoeur y Joseph Muntañola”. Arquitectonics. p. núm. al examinar el lenguaje ordinario que aporta las co definido por las construcciones y reproduce expresiones empleadas al hablar de ciertas expe- esta estructura espacial en otros contextos. etcétera. se le recorre con el cuerpo”. p. pró- La cultura purépecha. “Architectural Anthropology. en Historia y Grafía. 50 E/ kua/ rho. el haber descriptivos. p. compuesto por el reve- Need a General Frame-Work?”. Guadalajara.44 así como todo lenguaje configura el tipo de recuerdos conforman una memoria in- pensamiento. 22.48 De esa manera. impreso en 1559. edición facsimilar de J. y siguiendo a Ricoeur. Benedict Hacia una antropología arquitectónica. kua= sustantivizador (amplio). en Arquitectura y espacio como lo distribuyen los ojos.49 Al conceptualizar el tér- del espacio vital mino se entiende como el “lugar donde se ve ampliamente”. México. el entorno construido no es pasi. A decir de Paul Ricoeur. antes de hablar descripciones se llevan a cabo haciendo uso de del valor social del espacio hay que hablar de varias categorías semánticas. sino que hermenéutica. demás. Según el Vocabulario en lengua de Mechuacan de Gilberti. Siglo XXI. sino que comunica y transmite significados. citado por Mari-Jose rendo padre Fray Maturino Gilberti de la orden del seraphico Amerlinck. 2003. de Paul Ricoeur”. nera colectiva. dividual. se deduce la importancia nes espaciales derivan en gran parte de lexemas del espacio abierto para el hombre purépecha. rho= locativo. la cual responde a una forma de vida ancla. La dimensión oculta. ya sea de manera particular o de ma- relación armónica con el medio natural. estas vivido. tiene su propia manera de ha. de lo incluido y de lo excluido. tre otras expresiones que tienen relación directa bitar. 48. el término fundamental comprender la manera de conce. los procesos. Universidad de Guadalajara. está el el espacio humano ambiental que el ser humano significado de “lugar”. 45 Nold Egenter. es En la lengua tarasca o purépecha. ese “aquí” que sa con ella y trabaja con ella.

53 La visión planteada por López Austin íntimas. Zamora. Fotografías: Luis Torres. lizada por Ángel Gutiérrez Equihua en septiembre de 1998. México. Sierra Purépecha. necesidades. en entrevista rea- 483. como dormir. en un cosmos que fue concebido antro. se refiere precisamente a 51 Paul de Wolf. Es interesante observar que los conceptos UNAM. preocu.”52 En el idioma purépecha. to es reducido. Para el mundo mesoamericano el cuerpo humano ocupa el centro de la cosmovisión. las designaciones espaciales derivan en gran parte de lexemas cuyo origen está en el cuer- po humano. en Nova Tellvs. anuario del Centro de Estudios Clásicos. por lo También el término ekuarho es empleado en tanto. El espacio a cubier- existente. “El cuerpo humano en la sufijación verbal este espacio abierto productivo. responde tanto a los anhelos. investigador de El Colegio de Michoacán. es decir. Cuerpo humano e ideología. donde se puede humano ocupa el centro de la cosmovisión. de entender y de valorar la realidad. Vistas de una unidad doméstica en Aranza. 1989. El inchacutini ekuarho. el parte de la casa en que se cultiva y crían anima- espacio abierto. México. 2008. rezar. Las activida- se aplica ampliamente a las concepciones funda. como a las de la universalidad de lo una importancia fundamental. y afirma que “este material básico está plasmado en la lengua y en los demás sistemas de signos. las nociones básicas de espacio y tiempo algunas áreas purépechas para referirse al solar. “La polis según Platón”. es una prolongación de la habita- Michoacán. 23. conocer las particularidades del modelo o imagen del mundo del hombre. el modo de ver. 54 Este concepto fue dado por Pedro Márquez Joaquín. Como menciona Alfredo López Austin. están directamente vinculadas a esta visión antro. menciona que es necesa- rio poner al descubierto los hábitos de concien- cia. t. César González Ochoa aborda la necesidad de re- construir los sistemas de representaciones y de valores de las culturas. “como sis- tema ideológico. Las con. el de las concepciones del cuerpo Figura 11. UNAM. al igual que en otras lenguas. 1993. guración del universo parte del hombre y. y resulta imposible pensar el mundo sin recurrir a ellos. entendiendo éste como la pomorfa. | 99 paciones y apetencias cognoscitivas más cercanas al hombre. el patio de la casa o ekuarho asume les. en la habitación purépecha. ción purépecha (figura 11). mueven los seres vivos ampliamente. en Estudios lingüísticos sobre la lengua phorhé. 1984. donde se mentales de la cosmovisión purépecha. LAS PLAZAS EN LA SIERRA PURÉPECHA. Siendo así. que significa “entrar al lugar más adentro”. se utiliza nada más para actividades pomorfo”.54 52 César González Ochoa. al espacio productivo. p. 53 Alfredo López Austin. pues observar la importancia del espacio abierto (ekuarho). IIF.51 Por su parte. p. I. etcétera. p. 97. La confi. MICHOACÁN . Michoacán. cepciones de los antiguos nahuas.les son directamente espaciales. des cotidianas se desarrollan al aire libre. asociado a la del tarasco”. El Colegio de Michoacán/Gobierno del Estado de vida privada.

para la celebración de festividades religio- individual y grupal al mismo tiempo.. 58 Agustín Jacinto Zavala. sin embargo. las actividades cotidianas de los encargados del terísticas muy especiales en la visión purépecha. que tiene una personalidad veces. calles. De esta for. con múltiples habitaciones alrededor del adoptar los espacios para que resulten útiles de espacio abierto. ya sean vidades como procesiones. plazas. p. con la misma idea de ekuarho. El uso del espacio está esta actitud se manifiesta en sus actividades coti. comunidad es partícipe y el patio de la casa (ekuar- Si se extiende el significado de ekuarho. comparte su alegría y expresa su “liberalidad”. y merece especial atención. se ho) se extiende a la calle. exclusivamente a los familiares y conocidos. es importan. información verbal. en la mayoría de las ser vivo (cuiri-pu). el la conciencia de que su comunidad se extiende cual puede convertirse de profano a sagrado. op. cultura. esto puede observar su presencia en los conceptos de sucede cuando los encargados de las festividades atrio. 17. lugar. el concepto de ekuarho (espacio abierto) des. cit.57 comunidad. cada a la Inmaculada Concepción. BOLETÍN DE MONUMENTOS HISTÓRICOS | TERCERA ÉPOCA. así como la manera en que el purépecha tal de espacio privado. tipológicamen. horizontalmente el hom. acuerdo con cualquiera de los innumerables 55 Agustín Jacinto Zavala. por funciones comunitarias en el momento en que ejemplo. usa el término iurisïo ekuarho. anulando las limitaciones de usos específicos. Como men. En puré. NÚM. El Colegio de Michoacán/Gobierno del Estado de 57 Pedro Márquez Joaquín. sas. estrictamente occidentales de espacio abierto pri. patio del hospital y plaza pública.58 El 100 | te observar que estos mismos espacios asumen acontecimiento privado se vuelve colectivo. El uso de los espacios abiertos. en él se realizan acti. me “la fiesta” como la forma en que la comunidad ma. te es un espacio muy similar al de la casa puré. en el que domina la capilla dedi. urbanismo contemporáneo (figura 12). 56 Ángel Gutiérrez Equihua. espacio vital en muchas de las festividades religio- des religiosas. conceptualmente significa “lugar amplio” o “es- bre tiene a los dioses y a los antepasados como su pacio abierto”. danzas y atrios. En el caso del patio del hospital se sas. 1988. los invitados a una boda no se limitan las actividades que en ellos se realizan son com. cit. toda la partidas con personas ajenas a la familia. de pri- más allá de las fronteras de la vida y la muerte. y se usa para vado y espacio abierto comunitario asumen carac. De la misma forma. que Relación de Michoacán. 35. se congregan en un solo otras ceremonias relacionadas con las activida. estrechamente vinculado a la importancia que asu- dianas y principalmente en las fiestas. consecuencia de la prioridad fun- crito con anterioridad se vincula con actividades damental que adquiere el sentido grupal de esta cotidianas relacionadas con el concepto occiden. que quiere decir comunes en la forma de concebir el espacio en el “el patio de la casa de la virgen”. 18. p. op. el término purépe- ciona Agustín Jacinto fundamentándose en la cha que designa “plaza” es el de kopekua. SEPTIEMBRE-DICIEMBRE 2009 .. y viceversa. pero en ocasiones se convierte en centro Para la antigua cultura tarasca el hombre es un de reunión de la comunidad. Zamora. verticalmente se encuentra en la La flexibilidad que existe en la cultura purépe- jerarquización de la sociedad y la familia. patios. comunales. pastorelas. Mitología y modernización. religiosas en las comunidades —los cargueros— pecha el atrio es tioso ekuarho.55 vado a comunitario.56 Según Pedro Márquez. p. Vive en cha en relación con el uso del espacio abierto. La habitabilidad es la manera que deben pecha. Michoacán. que significa el transforman los espacios de sus casas en espacios “patio de la casa de Dios”. es un aspecto que El hombre purépecha es esencialmente social. 28. se interrelaciona.

es decir. pp. El último recorrido de campo a la Sierra Purépecha de la conformación y desarrollo de los asenta. con modificaciones formales en manera de ejercer la capacidad de vivir. rentes etapas históricas. MICHOACÁN . las funciones socio-utilitarias. Si los modos de vida son resultado de una ca virreinal. adoptado. mientos humanos serranos y. Morfología de los espacios abiertos de trabajo del grupo HAYUM encabezado por Carlos Chanfón comunitarios en la Sierra Purépecha Olmos.. modos de vida de las distintas sociedades huma. de los espacios abiertos comunitarios (atrios. Sierra Purépecha. se recomienda revisar el capítulo VIII de Eugenia las dadas por la autora y se gestaron a partir de las sesiones María Azevedo Salomao. plazas. en este apartado se identifican los patrones tipoló- gicos y uso de los espacios. cuanto al diseño y mobiliario urbano en dife- ces ésta se traduce en conductas o comporta. Origen Michoacán. fue realizado en julio de 2008. Capácuaro y (siguiendo a Ricoeur) y social. 60 Como se dijo en la parte introductoria. Fotografías: Luis Torres. la geometría y características formales del espacio y construcciones perimetrales.61 Figura 12. xibilidad del espacio abierto en cuanto al cam- ción a sus propias necesidades. por ende. Las plazas serranas tienen su origen en la épo. la relación del espacio abierto con el tejido urbano. la carga simbólica y de significado. | 101 nas. 61 Para ampliar sobre los aspectos del análisis morfológico 59 Estas reflexiones han sido comentadas en diversas char. Vistas de la fiesta de Corpus en Sevina. cit. ocupa el lugar de lo que antes fue el atrio- gral antropológica comprende la producción del cementerio del conjunto religioso.60 El análisis de los espacios abiertos —plazas— se hace a partir de los siguientes puntos: el ori- gen. el interés por el tema inició en 1993 y se ha seguido trabajando hasta la Después de haber mencionado los antecedentes fecha. son res. bio de uso. 133-135. Aranza. y haber reflexionado sobre cuestiones culturales y de habitabilidad del espacio propios de la cultura purépecha. Se observa la fle- cada grupo humano desarrolla para dar satisfac. 2008. Esta visión inte. op. corporal poblaciones de Paracho. LAS PLAZAS EN LA SIERRA PURÉPECHA. ya que en algunos casos la plaza puestas a una realidad cultural. reflejando los cambios mientos que optimizan la manera particular que y gustos propios de la época. patio de los hospitales). Como ejem- hombre como una manifestación cultural que plo de lo anterior se puede mencionar las no se puede separar de su medio físico. con base en levanta- mientos arquitectónicos y observaciones en campo realizados por la autora y colaboradores en distintas visitas a la región.59 San Lorenzo (figura 13). enton.

Sierra Purépecha. ma regular o irregular. Figura 14. autoridad civil. NÚM. to edilicio que la circunda. En la Sierra. Vista y esquema de la Plaza de San Lorenzo. dominando el asentamiento. a la dimensión y características arquitectónicas el elemento de jerarquía en la traza y funciona de los edificios perimetrales. abierta. Con características muy simila- Michoacán. 17. La actual plaza no funciona como elemento cen- tral de la población. ocupa una posición jerárquica de elemen. al concentrar en su El análisis se fundamenta en la disposición de los entorno el poder religioso. semicerrada o to rector de la traza de la población. autoridad civil o edificios perimetrales que dan a la plaza una for- ambos. Esquema morfológico y detalle de la plaza de la pobla- ción de Paracho. el espacio reli. tradas del análisis efectuado fueron las siguientes: gioso (templo u hospital) forma parte del conjun. Michoacán. y la autoridad civil se encuentra ubicada en este espacio (figura 14). b) El conjunto religioso funciona como ele- mento rector de la estructura urbana: el atrio es el espacio abierto público vital del asentamiento. SEPTIEMBRE-DICIEMBRE 2009 . De los sitios visitados. 2008. ya que está desvinculada del poder civil y del conjunto religioso. del espacio abierto y sus construcciones ción con el espacio religioso y autoridad civil: perimetrales a) La plaza funciona como elemento central generador de la traza urbana. res está la población de Tarecuato. donde la pla- za es un espacio con menor jerarquía y el atrio Relación con el tejido urbano asume el papel preponderante en la configura- ción urbana del asentamiento (figura 15). la población de Charapan es un ejem- plo donde el conjunto religioso está ubicado en la parte alta. Dibujo: Eugenia María Azevedo Salomao. En 102 | este caso la plaza se encuentra en la parte baja. a) Plazas formadas sobre contornos regulares BOLETÍN DE MONUMENTOS HISTÓRICOS | TERCERA ÉPOCA. Las variantes encon- como espacio central. Dibujo: Euge- nia María Azevedo Salomao. Fotografía: Luis Torres. en uno de los costados se ubica el edificio de la Figura 13. También se refiere a los accesos y apertu- en la mayoría de los casos estudiados la plaza es ra. En general. Sierra Purépe- cha. Se han identificado dos variantes principales en lo que se refiere a la ubicación de la plaza y atrio: Geometría y características formales respecto a la traza del asentamiento y en rela. cerrada.

Autoridad civil. Los patrones encontrados obedecen más a las ca- LAS PLAZAS EN LA SIERRA PURÉPECHA. (2) Conjunto religioso. En la Sierra. rísticas formales. sin embargo. resultado de las políticas congrega- cionales efectuadas en el siglo XVI e inicios del XVII. 2008. terísticas en las fachadas perimetrales. 2. 1. la intromisión de pérgolas y kioscos que no guar. la mayoría de los casos pre- Figura 17. Esquemas de plazas que funcionan como genera- doras de la estructura urbana. Autoridad civil. Plaza. Michoacán. por lo que existe una sorprendente homo- geneidad en cuanto a la escala y su tendencia al cuadrado. Simbología: Dibujo: Eugenia María Azevedo Salomao. 3. CHARAPAN Figura 16. Vista del atrio de Charapan y esquema de la plaza y atrio. MICHOACÁN . así como No se observaron plazas de forma irregular. En lo que se refiere a las construc- ciones perimetrales. del espacio (figura 17). y con edificaciones que conservan las caracte- rísticas que identifican la arquitectura propia del lugar. Dibujo: senta una arquitectura que conserva las caracte. Michoacán. se ob. aspecto ya mencionado con anterioridad (figura 16). dan proporción con las características formales serva un acelerado proceso de pérdida de carac. Sierra Purépecha. Eugenia María Azevedo Salomao. Fotografía: Luis Torres. Dibujo: Eugenia María Azevedo Salomao. materiales y sistemas constructivos tradicionales. SAN LORENZO ANGAHUAN (3) (1) ARANZA PARACHO Simbología: Plaza. Perfiles urbanos de la Plaza de Cherán. Conjunto religioso. las plazas son de planta re- gular. Sierra Purépecha. Michoacán. | 103 Figura 15.

en algu- BOLETÍN DE MONUMENTOS HISTÓRICOS | TERCERA ÉPOCA. han permanecido o cambiado en el tiempo. Las funciones socio-utilitarias diciones locales. Figura 18. configurando un eje de composi. el tianguis permanece vivo y mentos delimitantes. Las poblaciones la plaza tiene un uso secundario. con plazas y atrios de una sor. así 104 | asentamiento. semicerrado o casos se combina el comercio con la vivienda. San Lorenzo y Tare. único ejemplo de plaza semicerrada observada en Como se observó anteriormente. rapan. En las cons- las arterias y el entorno construido. En las poblaciones serranas las plazas se vin- asentadas como parte de las congregaciones de culan primordialmente con actividades civiles. sitio donde se desarrollan las actividades más tiendo la prolongación de las calles. igual que con los usos administrativos de la tinuidad del entorno construido que lo delimita. en algunas las poblaciones serranas es la de San Lorenzo. al abierto está vinculado con la continuidad o discon. los paramen. Actividad de mercado en la Plaza de Angahuan. NÚM. como en el caso de los atrios del espacio abierto comunitario de Charapan y Tarecuato. en la mayoría de los carácter físico de espacio cerrado. y cómo éstos ción definido por una calle de acceso central. b) La plaza y el conjunto religioso (atrio-tem. racterísticas de un urbanismo anclado en las tra. Michoacán. El comunidad (figura 18). importantes. La tipología de los espacios se observa una gran actividad de mercado en libres está necesariamente en función directa con determinados días de la semana. En el aspecto de las funciones socio-utilitarias se plo u hospital) conforman el núcleo central del observa el uso de la plaza en la actualidad. Este patrón se detectó en las poblaciones re. nes. funciones comerciales o actividades religiosas. y la carga simbólica y significativa prendente escala. Se observa en muchas comunidades cómo el cuato. Además del uso religioso. Sevina. Capácuaro. Fotografías: Luis Torres. finales del siglo XVI e inicios del XVII. 2008. permi. Por otro lado. el demás plazas analizadas son abiertas. Sierra Purépecha. por lo tanto. como de sus edificios perimetrales. SEPTIEMBRE-DICIEMBRE 2009 . 17. el trucciones perimetrales. espacio de la plaza y del atrio se conjuga en uno c) Plazas semicerradas y abiertas en relación solo en las actividades religiosas de las poblacio- con la continuidad o discontinuidad de los para. espacio público principal es el atrio y es en este tos no tienen continuidad en las esquinas. como Cha.

espaciales y de usos en los espacios abiertos comunitarios en la Sierra Purépecha se están bano novohispano. abiertos comunitarios para la cultura purépecha. rios ubicados en la Sierra Purépecha posibilita Los valores centrales de la identidad purépe- entender las particularidades del fenómeno ur. cha están afianzados en una profunda religiosi- LAS PLAZAS EN LA SIERRA PURÉPECHA. la instancia del poder civil o escuelas. principalmente en las poblaciones que fun. Michoacán. no del espacio abierto —plaza— como en las Para el caso de la región estudiada. cio exterior su calidad innegable de espacio vital. de los acontecimientos suscitados a lo largo de la historia posibilita entender la gestación y conso- Reflexiones finales lidación de la morfología de los asentamientos humanos. actividades al aire libre. Sierra Purépecha. comercial o admi. precisamente en el sitio donde estaba el hospital se encuentra ahora. Michoacán. nistrativo. el relato construcciones perimetrales (figuras 19 y 20). Los cambios de imagen urbana a pesar de la insistente visión internacional de observados en las poblaciones serranas son considerar exclusivamente como espacio habita- constantes. lo que confiere al espa- cionan como centro regional. 2008. ble el espacio a cubierto. 2008. cionado con una forma de vida anclada en las pos. tanto en el diseño y mobiliario urba. Transformación de la imagen urbana en la población de Charapan. Figura 20. Fotografías: Luis Torres. MICHOACÁN . sin embargo. Sierra Purépecha. así como el papel de los espacios El estudio sobre los espacios urbanos comunita.Figura 19. específicamente en lo rela- dando de manera acelerada en los últimos tiem. por ejemplo. La institución hospitalaria en algunas localidades ha perdido su función ori- ginal. nos asentamientos el atrio funciona como área de esparcimiento. Fotografías: Luis Torres. Transformación de la imagen urbana en la población de San Es importante comentar que los cambios Lorenzo. donde hoy se encuentran la escuela primaria y | 105 el auditorio se localizaba el hospital entre los siglos XVII y XX. En Capácuaro. en algunos casos visitados.

62 Emilia Velázquez H. directos. Las activi. son operadas con mayor frecuencia en el estas modificaciones. Las trazas y los espacios explicación en una serie de acontecimientos tan. se comparte la idea de se refiere a las permanencias y transformacio. Esos cam. más difícil de borrar. BOLETÍN DE MONUMENTOS HISTÓRICOS | TERCERA ÉPOCA. comunitarios siguen funcionando como espacios cha. en las A pesar de las “nuevas vestimentas” operadas 106 | últimas décadas del siglo pasado e inicios del en la morfología urbana de los asentamientos presente se observa una serie de factores que estudiados. urbano. mas propias que proceden de valores culturales. Purépecha. do a pasos agigantados.. Salmerón Castro (coords. Nueve estudios sobre el espacio: representación y for- ma de apropiación. comunitarios y en el uso de los mismos. 1997. dad y en el grupo como unidad social básica. urbanos colectivos tienden a formar parte de to de tipo económico como cultural. “La apropiación del espacio entre nahuas y popolucas de la Sierra de Santa Marta. SEPTIEMBRE-DICIEMBRE 2009 . la falta de trabajo y la vidual. que en general tienen su espacio doméstico. que el manejo del espacio se crea y se recrea a nes en las características morfológicas. dades productivas ya no son las mismas. De esa manera. las Estos aspectos se reflejan en una sociedad en la características del medio natural están cambian- que importa más la vida comunitaria que la indi. rentes actores sociales. partir de las necesidades locales y del conoci- arquitectónicas de los asentamientos de la Sierra miento que del medio tienen sus usufructuarios Purépecha y del medio ambiente natural y cul. NÚM.). sucediendo nuevas formas culturales. CIESAS/ORSTM. Veracruz”. la plaza o el patio del hospital asume un dado pauta a la migración.62 tos permanecieron sin mayores cambios. se pue- les de los siglos XVI y XVII. México. y reto- Otro punto que no se puede dejar a un lado mando a Emilia Velásquez. se pueden observar importantes per- están propiciando transformaciones radicales en manencias en la traza. por lo tanto. acordes a los dife- tor de la configuración espacial. y los espacios abiertos los asentamientos humanos de la Sierra Purépe. en las que el espacio de afirmar que están sujetos a cambios originados abierto comunitario —plaza o atrios de los con. asimismo. como los estu- se puede dejar de lado el análisis del origen de diados. una historia larga. el rol desempeñado por el búsqueda de mejores condiciones de vida han atrio. Se deja patente que las trazas de los asenta. a partir de las transformaciones que ocurren en el juntos religiosos— funciona como elemento rec. no de asentamientos tradicionales. Se pue- Cuando se observan los cambios materiales de decir que las transformaciones morfológicas en la imagen de los asentamientos serranos. como en otras partes del mundo. vitales de las poblaciones. dicho manejo se basa en nor- tural. como hecho histórico y social. tiempo y el “espacio vivido”. en Odile Hoffmann y Fernando I. 17. p. La tradición local per- bios culturales deben ser analizados con una manece viva en el significado de los espacios visión amplia y no unilateral. y con todo ello están papel protagónico. Al revisar las permanencias y transformacio- mientos serranos conservan hasta la actualidad nes de los asentamientos humanos de la Sierra los antecedentes de las políticas congregaciona. 114. Durante mucho tiempo estos asentamien.