Está en la página 1de 1

La ansiedad de Carlitos

Alumno de Educación Infantil, con un nivel bajo de capacidad y un nivel muy alto de ansiedad,
que somatiza y sufre, de momento, inadaptación escolar.

El día empieza y los veintitantos niños de cuatro años se sientan en la


alfombra, en torno a la maestra, como lobeznos, como cachorros alegres:
juguetean, se enseñan sus cosas, se miran. Todos, menos Carlitos.

Carlitos llega, se sienta, y, como todas las mañanas, vomita el desayuno.

Así, una mañana, y otra, y otra. Casi todo el curso, las galletas con colacao,
apenas digeridas, se mezclan con los olores de lápiz, plastilina y témpera.

Se le ve llegar de lejos con su madre. La madre tira del brazo, el niño tira
del brazo y se tira al suelo. La madre tiene un nivel muy alto de ansiedad y
la maestra no le da cuartelillo, hay que normalizar. Carlitos no quiere ir al
cole, llora, la madre le habla.

No hay concesiones: la maestra no le dedica un tiempo especial. Según


llega, cuelga el abrigo, se sienta en la alfombra. No se le puede dar un trato
especial, no se le puede reforzar esa conducta con mimos, porque el
verdadero conflicto no está en la llegada: está en la ficha.

Carlitos se sienta en la silla, delante de la ficha. Pero la ficha no le sale. Ay,


qué pena, qué angustia. Le sudan las manos, se las seca frotándoselas en la
ropa. Entonces la maestra sí se dedica pacientemente a explicarle (esta raya
por aquí, esto hay que unirlo con esto…). Carlitos no va a ser un buen
alumno. Sus vómitos parece que prefiguran todos los malos ratos que va a
pasar dentro del Sistema Educativo.

Por fin, un día, Carlitos deja de vomitar. Algo ha hecho “clic” en su mente.
Llega y se sienta, como un lobezno más. Se ríe, juega, rueda encima de la
alfombra.

Pero no: no es un niño más. Sufre, y sufrirá por temporadas. Es torpón,


aunque no tenga una dificultad en particular, y le costará el día a día del
aprendizaje. La ansiedad le bloqueará, y una niebla blanca se lo pondrá
todo muy difícil. La niebla blanca es la verdadera dificultad de Carlitos.

NOTA: Este texto está basado enteramente en hechos reales, tanto las líneas generales como los detalles. No se ha
inventado o modificado nada. Sólo los nombres son figurados. La acción se puede situar en cualquier momento de
los últimos treinta años.
Las críticas al Sistema Educativo se realizan desde la perspectiva de lo que debería ser idealmente, sin cuestionar el
esfuerzo que hacen habitualmente los docentes ni las limitaciones derivadas de la carencia de recursos de las
Instituciones. Pero en toda colectividad consciente, la educación debería ser prioritaria.