Está en la página 1de 6

Distintas concepciones de Probabilidad en el tiempo 1

EXTENSIÓN DE LA
PROBABILIDAD CLÁSICA:
CONCEPTO DE PROBABILIDAD
GEOMÉTRICA
PROBABILIDAD CLÁSICA

Es a partir de Laplace cuando comienza a formalizarse la Teoría de la Probabilidad. Su


interpretación de la probabilidad se basa en la idea de resultados igualmente verosímiles,
llamada Principio de la Razón Insuficiente o, también, Principio de Indiferencia:

“Las alternativas deben considerarse equiprobables si no hay razón para esperar una sobre
otra.”

La medida de la probabilidad de que ocurra un suceso viene dada como el cociente entre el
número de resultados favorables al suceso y el número total de resultados posibles, siempre
y cuando todos los resultados posibles sean un número finito, equiprobables e
incompatibles.

Esto es, sea una experiencia aleatoria en la que:

 Sólo son posibles un número finito de resultados, .


 Los resultados son igualmente factibles (equiprobables).
 Los resultados son excluyentes (incompatibles).

Entonces, la posibilidad de que ocurra , es decir, su probabilidad, se define como el


cociente entre el número de casos favorables ( ) y el número de casos posibles ( ). Esta
definición es también conocida como Regla de Laplace.

Francisco Javier Ros Castellón ros.maths@gmail.com


Distintas concepciones de probabilidad en el tiempo 2

Esta forma de concebir y asignar probabilidades presenta una gran sencillez y por este
motivo ha sido ampliamente usada. Sin embargo, también ha recibido fuertes críticas 1.

Una primera crítica surge de las limitaciones que impone el hecho de la exigencia de que el conjunto de
posibles resultados sea finito. Así, no sería posible aplicar esta definición de probabilidad a
experimentos aleatorios cuyo conjunto de resultados posibles fuese infinito.

Otra crítica se basa en el carácter circular de su definición ya que esta definición considera a los
resultados de un experimento como igualmente verosímiles, y esto es equivalente a decir que
tienen la misma probabilidad de ocurrir, por lo que se está usando en la definición el
mismo concepto de probabilidad que se trata de definir.

Por otra parte, la condición de que todos los posibles resultados sean igualmente creíbles es muy
restrictiva e impide la asignación de probabilidades en las situaciones reales en las que esto
no ocurre.

Además, en muchas ocasiones la no predisposición hacia ninguna de las alternativas de un


experimento o fenómeno aleatorio puede deberse no a disponer de la misma evidencia
acerca de la ocurrencia de estas, sino a la falta de razones a favor de cada una de ellas y
considerarlas por tanto igualmente probables.

Para terminar, decir que existen fenómenos de naturaleza aleatoria en donde no se pueden especificar
casos favorables ni posibles. Por ejemplo, ¿cuál es la probabilidad de que “llueva mañana”?,
¿cómo se evalúa en términos de probabilidad los diferentes resultados? La Teoría Clásica
carece de instrumentos para ello.

Como ventaja más destacable de esta interpretación volvemos a señalar la gran coherencia
entre lo que los clásicos entendían por probabilidad y su forma de cuantificarla, cuestión
que permite que la regla de Laplace se siga aplicando hoy en problemas sencillos que se
adaptan a sus hipótesis de partida.

1
Todos estos inconvenientes motivaron una gran controversia sobre la adecuación de la definición de
probabilidad Clásica, originando el nacimiento de la “Teoría Frecuentista de Probabilidad”.

Francisco Javier Ros Castellón ros.maths@gmail.com


Distintas concepciones de probabilidad en el tiempo 3

PROBABILIDAD GEOMÉTRICA

Como acabamos de decir, una primera crítica que surge a la Concepción Clásica de
Probabilidad es la referente a las limitaciones que impone el hecho de la exigencia de que el conjunto de
posibles resultados sea finito. Así, no es posible aplicar esta definición de probabilidad a
experimentos aleatorios cuyo conjunto de resultados posibles fuese infinito.

Ahora bien, ciertos tipos de problemas plantean probabilidades en espacios que no son
finitos, pero sí uniformes2. En estos casos una medida geométrica permitirá el cálculo de la
probabilidad, como resultado de una generalización de la interpretación de la probabilidad
clásica.

Supongamos que el número de casos favorables y posibles de un determinado experimento


aleatorio son, ambos, infinito; la definición de Laplace puede modificarse sustituyendo la
expresión “número de casos” por la de “medida de los casos”, entrando con ello en el terreno de
las probabilidades infinitas como son las llamadas probabilidades geométricas. La definición
quedaría como sigue:

Probabilidad de un suceso es la razón entre la medida de los casos favorables


y la medida de los casos posibles, siempre que nada obligue a creer que
alguno de estos casos debe tener lugar con preferencia a los demás, lo que hace
que todos sean, para nosotros, igualmente posibles.

Ilustraremos lo expuesto con distintos ejemplos que servirán para iniciarnos en el cálculo
de probabilidades geométricas.

PUNTOS SOBRE UNA LÍNEA

Sea un segmento de longitud y contenido en él otro segmento de longitud .


Dado un punto al azar sobre el segmento , ¿cuál es la probabilidad de que pertenezca a
?

O B C A

2
Todos los casos son “igualmente posibles”.

Francisco Javier Ros Castellón ros.maths@gmail.com


Distintas concepciones de probabilidad en el tiempo 4

Tanto el número de casos favorables, que es el número de puntos del segmento , como
el número de casos posibles, número de puntos del segmento , es infinito. No obstante,
considerando todos los puntos como igualmente probables, basta tomar la “longitud” de
cada segmento como medida para poder aplicar la definición de probabilidad geométrica
obteniendo que la probabilidad buscada es el cociente .

Debemos destacar una diferencia fundamental entre el caso de probabilidades finitas 3 con las
probabilidades infinitas. Como sabemos, en el caso de probabilidades finitas, de la propia
definición se deducen las siguientes propiedades: la probabilidad de un suceso es un
número comprendido entre y , probabilidad significa imposibilidad de que el suceso
se realice y probabilidad significa seguridad en la realización del suceso.

En el caso de probabilidades infinitas, el primer punto sigue cumpliéndose, esto es, la


probabilidad está comprendida entre y , pero ni el valor significa imposibilidad ni el
valor certeza absoluta. Para ilustrar esto pensemos que en el ejemplo anterior el segmento
se reduce a un solo punto; su longitud sería, por tanto, y la probabilidad será también
cero. Sin embargo, el evidente que puede ocurrir que el punto elegido al azar en el
segmento sea precisamente el .

Si en lugar de un segmento se trata de una curva cualquiera de longitud finita, la


probabilidad se define de manera análoga como sigue:

Dada una curva de longitud , la probabilidad de que un punto elegido al


azar sobre ella esté contenido en un arco o suma de arcos de longitud
contenidos en la curva viene dada por

PUNTOS SOBRE EL PLANO

Siguiendo el mismo esquema que en el caso de puntos de una curva, para los puntos del
plano se tiene la siguiente definición:

3
Probabilidades en las que el número de casos posibles es finito.

Francisco Javier Ros Castellón ros.maths@gmail.com


Distintas concepciones de probabilidad en el tiempo 5

Dada un área contenida en el interior de otra , la probabilidad de que


un punto elegido al azar en pertenezca a es

A
B

No debemos olvidar que la definición supone que todos los puntos son igualmente
probables, ya que si no lo son se obtendrá un valor diferente de la probabilidad. En general,
a cada método para determinar al azar los puntos de un plano corresponde una
probabilidad propia. Cuando no se especifica el método especial utilizado, ni se hace
observación en contra, se entiende que se utiliza la definición anterior, que es la única que
no depende de la posición que ocupa la región dentro de .

EJEMPLO. EL PROBLEMA DE ENCUENTROS

Para ilustrar las ideas expuestas en el punto anterior proponemos un problema extraído del
libro Métodos Estadísticos de Rios, S. (1967).

Un chico invita a una chica, citándola en un bar entre las 18 y las 19 horas. El joven galán
tiene fama de impuntual, y la bella niña (que está advertida de esta circunstancia) acepta la
propuesta, pero con la condición de no esperarlo más de 10 minutos. Ambos se despiden
entendiendo que esta última cláusula para los dos por igual. Se pide, entonces, hallar la
probabilidad de que los dos chicos se encuentren efectivamente.

A partir de la propuesta aceptada por ambos jóvenes, se desprende que si el par ordenado
representa los instantes de llegada de ambos, dicho par puede ocupar cualquier
punto del cuadrado de lado 60 con igual probabilidad. Ahora bien, la condición de espera
máxima pactada por ambos se puede caracterizar de manera muy cómoda mediante la

Francisco Javier Ros Castellón ros.maths@gmail.com


Distintas concepciones de probabilidad en el tiempo 6

desigualdad , que define una cierta subregión del cuadrado de lado 60, tal
como se ilustra en la siguiente figura:

La banda diagonal señala los valores que


permitirán el encuentro de los chicos

El área de la banda diagonal puede calcularse como:

Luego, considerando que el cuadrado continente tiene un área de , la probabilidad


pedida será:

Francisco Javier Ros Castellón ros.maths@gmail.com