Está en la página 1de 2

UGT y CC OO movilizan a 15.

000 personas para pedir al


Gobierno que cambie su política de recortes
01.07.10 - 02:46 -
DIANA DE MIGUEL | OVIEDO.

Asturias calienta motores con la mirada puesta en la huelga general del próximo 29
de septiembre.

UGT y CC OO iniciaron ayer en Oviedo y en otras 33 capitales de provincia la campaña de


protestas contra la reforma laboral aprobada por decreto con una gran manifestación que
logró movilizar a más 15.000 personas, según los convocantes, cifra que las
estimaciones de la Policía Local redujeron hasta el entorno de las 3.000. La manifestación
se convirtió en el último ensayo para la huelga general cuyo éxito, a falta de casi dos
meses para que se lleve a cabo, está, según los máximos responsables de UGT y CC OO
en Asturias «asegurado». No obstante, tanto Justo Rodríguez Braga como Antonio Pino
recordaron a los asistentes que todavía queda mucho por hacer y les ánimo a seguir
trabajando «para conseguir que, entre todos, el Gobierno cambie el signo regresivo en el
que está inmerso». Los trabajadores de Chupa Chups, Venturo XXI y Alcoa, con
problemas laborales, en sus respectivas plantas, también se sumaron a la protesta.
Tras una gran pancarta bajo el lema 'Así, no; no a la temporalidad abusiva, a la
congelación de las pensiones y al despido más fácil y barato', los manifestantes lanzaron
consignas muy claras contra el Gobierno advirtiéndole de que, «si no retrocede, lo
terminará pagando en las urnas». La marcha partió pasadas las 7:30 de la tarde de la
confluencia entre las calles Cervantes y Avenida de Galicia precedida de un inusual
dispositivo policial. Durante algo más de media hora recorrió sin incidentes y entre algún
que otro cántico céntricas y concurridas calles de la capital asturiana, como la propia Uría,
para terminar en el Paseo de Los Álamos, donde, durante casi media hora, Braga y Pino
arengaron a los presentes contra las políticas de «recortes sociales y supresión de
derechos» de los trabajadores impulsadas vía decreto ley por el Gobierno -plan de ajuste
adicional para recortar el déficit y la reforma laboral- y les animaron a participar en la
huelga general del 29 de septiembre, que coincidirá con la tramitación parlamentaria de la
reforma laboral. También hubo un aviso a navegantes para el Ejecutivo de Álvarez Areces.
«No vamos a permitir que haya recortes en nuestro acuerdo social», advirtió el líder de CC
OO en su discurso. «Tenemos una democracia secuestrada en manos de los mismos que
causaron la crisis -vociferó Pino-, porque hay negocio en caminar hacia privatizar las
pensiones, la sanidad o la educación».
Si en la última cumbre del G-20 no se avanzó, completó Rodríguez Braga, es porque «hay
dinero negro procedente de la prostitución, el tráfico de armas y la droga» que está en la
'caja B' de los empresarios «para corromper a políticos y países».
La manifestación reunió las demandas sindicales, laborales y políticas de organizaciones
bien distintas. Mientras en los primeros metros de la marcha destacaban las de los
sindicatos convocantes, algunos metros más atrás se podía ver el histórico líder del
SOMA, José Ángel Fernández Villa, al lado de una pancarta con el lema 'Por el empleo,
industria y calidad de vida' y, en el centro de la marcha, una amplía representación de la
ejecutiva de IU de Asturias, con su coordinador general, Jesús Iglesias, a la cabeza
flanqueaba una gran pancarta bajo el lema 'Por el empleo estable y con derechos'. La nota
más dulce de la jornada la pusieron los trabajadores de Chupa Chups que repartieron el
popular caramelo entre los asistentes y protagonizaron la mayoría de los cánticos que se
pudieron escuchar durante la marcha. Tras la concentración y junto a los trabajadores de
Venturo XXI rodearon la Junta General del Principado en señal de protesta.

Intereses relacionados