Está en la página 1de 2

INSTITUTO MEXICANO DE PSICOANÁLISIS

Mexico D.F., a 29 de junio de 2010

Boletín de prensa:

Posicionamiento del Instituto Mexicano de Psicoanálisis sobre el


matrimonio entre parejas del mismo sexo

A la luz de los recientes debates en torno al matrimonio entre personas del


mismo sexo El Instituto Mexicano de Psicoanálisis se une a la Asociación
Americana de Psiquiatría, la Asociación Americana de Psicología y la
Organización Mundial de la Salud para reafirmar que la homosexualidad no
es una enfermedad, sino una de las muchas formas de comportamientos
sexuales. Es por ello que nos parece importante apuntar lo siguiente:

- Por muchos años, la estigmatización de las personas con una orientación


sexual distinta a la heterosexual se apoyó en su patologización médica: el
estatus de enfermos de estas personas servía como base para negar derechos
básicos y un trato social digno. Sin embargo, desde 1974 la comunidad
psiquiátrica removió a la homosexualidad de la lista de los desórdenes
mentales del Manual Diagnóstico y Estadístico de Desórdenes Mentales. En
otras palabras, desde hace por lo menos 36 años la homosexualidad ya no es
tratada como una enfermedad por la comunidad psiquiátrica-científica.

Ello implica, por un lado, que la salud mental de una persona no depende de
su orientación sexual. La capacidad de formar vínculos amorosos, de
plantearse metas y cumplirlas, de madurez y de responsabilidad no varía en
una orientación u otra. Se trata de personas, que establecen vínculos afectivos
y amorosos como cualquier otra.

- Este Instituto sostiene que no existe un sustento médico, ni científico


razonable para seguir negando los derechos de las personas homosexuales.
Todo lo contrario: Creemos que reconocer los derechos y combatir la
discriminación que sigue sufriendo este grupo de la población en México
es una labor fundamental que ocupa a gobierno y sociedad.

- Para el Instituto el derecho a casarse y a adoptar, como pareja, a


menores, son derechos que no deben, ni pueden ser discutidos con base
en argumentos que pongan en entre dicho la salud mental de las
personas homosexuales y lesbianas en una relación de pareja.

- Los estudios internacionales, de asociaciones psiquiátricas y psicológicas


estadounidenses, canadienses, españolas, francesas, británicas y de otros
países que han sido pioneros en reconocer derechos a las parejas del mismo
sexo, indican que no hay evidencia empírica que indique que las parejas del
mismo sexo no sean aptas para la crianza de un niño o una niña.
Por el contrario, los abundantes estudios científicos señalan que los hijos
y las hijas de las parejas del mismo sexo pueden crecer tan sanamente
como los hijos e hijas de una pareja de distinto sexo.

- El Instituto Mexicano de Psicoanálisis solicita al Gobierno Mexicano que


trabaje y consolide políticas públicas que ayuden a los niños y niñas
criados por parejas del mismo sexo para que puedan tener un desarrollo
óptimo y seguro en el ámbito social, ya que su bienestar integral depende
tanto de sus familias nucleares, como también de las condiciones de su
entorno social. Exhortamos a la sociedad y al gobierno a trabajar para
consolidar una sociedad mucho más madura, incluyente, que reconozca y
respete su diversidad, elementos todos de un país y una sociedad democrática,
a pensar en respetar a las personas homosexuales en lugar de pensar en
“curarlas” o erradicarlas