Está en la página 1de 1

El colectivo de organizaciones y comunidades de la regin Norte, a la opinin pblica

nacional e internacional

COMUNICADO
MANIFIESTA:
Los pueblos qeqchi, poqomchi y ach de Alta y Baja Verapaz, estn cansados de los atropellos a
sus derechos individuales y colectivos sobre la posesin histrica de sus tierras. Cada da se
constata que no se est cumpliendo, ni el contenido ni el espritu de los Acuerdos de Paz, pues no
se respetan los derechos de los pueblos indgenas, evidenciando que el Estado responde
nicamente a los intereses del sector econmico y financiero.
A los primeros das del ao 2017, nuevamente varias comunidades qeqchi, poqomchi y ach de
Alta y Baja Verapaz, estn afrontando perturbacin psicolgica por el anuncio de una serie de
desalojos, entre stas la comunidad Qeqxibal, del municipio de San Juan Chamelco, que tiene un
anuncio de desalojo en su contra, programado para el da 25 de enero del presente ao. Qeqxibal
es una comunidad que cuenta con los documentos oficiales y legales concedidos por el Estado que
la acredita como propietaria de estas tierras. Por la presencia de fuentes de agua y riqueza
mineral en el subsuelo de la comunidad, se percibe que existen intereses de empresas
hidroelctricas y mineras por este territorio.
Este tipo de acciones judiciales, generan zozobra, inseguridad y divisionismo, adems de la prdida
de bienes a lo interno de las comunidades, por lo que responsabilizamos a las instituciones del
Estado, encargadas de emitir y ejecutar la orden de desalojo, de los daos psicolgicos, fsicos y
materiales que puedan sufrir las familias que habitan en esta comunidad y que lleva varias
generaciones de convivir en este territorio.
DEMANDAMOS

Que se haga una investigacin histrica, antropolgica y documental, sobre los derechos de
propiedad de la comunidad Qeqxibal en San Juan Chamelco.
Que se suspenda la orden de desalojo.
Que se deje en libertad a las personas encarceladas.
Que se deje sin efecto las rdenes de captura en contra de los lderes de la comunidad.
Que en lugar de criminalizar y perseguir a las comunidades, que defienden sus territorios, se
generen mecanismos de dilogo enmarcados dentro de una institucionalidad propia del
derecho agrario.

Pedimos a las autoridades correspondientes que acten con objetividad y transparencia, sin
privilegiar a ningn sector, para el fortalecimiento de la convivencia social, la democracia y el
Estado de Derecho.