Está en la página 1de 18

Recopilación documental

OBSERVATORIO DE CONVIVENCIA, SEGURIDAD


Y DERECHOS HUMANOS

UNA HISTORIA DE PROCESOS FALLIDOS Y


PROPUESTAS DESATENDIDAS:

LA MESA PEDAGOGICA SOBRE FORMACIÓN


ETICA CIUDADANA

EL PRESENTE DOCUMENTO ES EL RESULTADO DE UN TRABAJO


PROMOVIDO POR LA CORPORACIÓN RISARALDA ETICA Y COORDINADO
POR EL SACERDOTE ALVARO EDUARDO BETANCUR JIMENEZ. SE TRATA
DE UN DOCUMENTO FINAL DE UN ESFUERZO INVESTIGATIVO QUE
COMPROMETIÓ INSTITUCIONES Y PERSONAS DE LOS MAS DIVERSOS
PERFILES PROFESIONALES.
EN REPRESENTACIÓN DE LA UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA DE PEREIRA Y
COMO COORDINADOR DEL GRUPO DE INVESTIGACIÓN CONFLICTO
SOCIAL Y PREVENCIÓN DE LA VIOLENCIA Y LA CRIMINALIDAD
PARTICIPÉ DE ESTA CONSTRUCCIÓN SOCIAL.

CONVOCADOS POR EL CONCEJO MUNICIPAL DE LA CIUDAD DE PEREIRA


PARA PRESENTAR NUESTRA PROPUESTA PARA UNA POLÍTICA PÚBLICA
DE SEGURIDAD TRAEMOS COMO ANEXO A NUESTRA PRESENTACIÓN
DEL 25 DE NOVIEMBRE DE 2009 EL PRESENTE DOCUMENTO COMO
EVIDENCIA DE LA AUSENCIA DE VOLUNTAD POLÍTICA DE LAS
INSTANCIAS POLÍTICO-ADMINISTRATIVAS DE NUESTRA CIUDAD Y
DEPARTAMENTO PARA IMPLEMENTAR EN SU GESTIÓN
RECOMENDACIONES GENERADAS DESDE LAS INSTITUCIONES
ACADÉMICAS TENDIENTES A GENERAR CONDICIONES PROPICIAS PARA
UN AMBIENTE DE SEGURIDAD Y CONVIVENCIA APROPIADOS PARA EL
DISFRUTE DE LOS DERECHOS FUNDAMENTALES.

Guillermo Aníbal Gärtner Tobón


Profesor Asociado - Universidad Tecnológica de Pereira
Grupo de Investigación Conflicto Social y Prevención de la Violencia y la
Criminalidad.

Noviembre 12 de 2009

LA FORMACIÓN ÉTICA EN LA EDUCACIÓN INTRODUCCIÓN

Una de las características fundamentales del ser humano, que lo distingue de los
demás seres de la naturaleza, es la capacidad de dar sentido a su vida, a su
acción y a sus decisiones. Unida a esa característica, está también la capacidad
de valorar el mundo y nacer juicios éticos tanto sobre sí mismo como sobre los
acontecimientos que suceden a su alrededor.

A comienzos del año 2000, por iniciativa del Comité Intergremial de Risaralda, se
congregaron diversos sectores sociales con el fin de reflexionar sobre el problema
de la corrupción y sobre algunas acciones que permitieran hacerle frente. En ese
contexto fue tomando forma una corporación que inicialmente se llamó Risaralda
Cívica, cuya tarea era convocar a la sociedad y a sus instituciones en torno a uno
de los más graves flagelos de la sociedad risaraldense y colombiana.

Esta Corporación convocó a su vez tres mesas de trabajo, integrada por


instituciones y agentes del sector público, del sector privado y de la ciudadanía,
cada una con la finalidad de analizar algún aspecto del problema: mesa
económica, mesa normativa y mesa de sociedad civil.

Quiso además la Corporación convocar a los agentes de la educación con el fin de


conformar una cuarta mesa que abordara el tema de la ética en los procesos
pedagógicos; se pensaba, con toda razón, que e! problema de la corrupción era
un problema fundamentalmente ético y que tocaba directamente con los valores;
que, por lo tanto, era necesario no sólo combatirlo cuando apareciera, como es el
caso alarmante de nuestra sociedad, sino crear las condiciones que permitieran a
los ciudadanos asumir los compromisos sociales y usar los recursos del Estado
con honestidad y transparencia.

En este contexto, se consideró que, con el fin de construir una suciedad honrada
y transparente, que supere la corrupción, era necesario posibilitar la formación de
los niños y los jóvenes en sólidos principios y actitudes éticos. Se partía de la
convicción de que la corrupción tanto del sector público como del sector privado
obedecía en gran parte a la ausencia de valores o a la relajación ética, y por lo
tanto de que para prevenir la corrupción era necesaria una sólida y adecuada
formación ética, asumida con rigor y responsabilidad en los distintos niveles de la
educación, preescolar, básica, media vocacional, superior (pregrado y postgrado).

La primera reunión de la Mesa Pedagógica fue el 31 de marzo de 2000 y para


coordinarla se llamó a la Universidad Católica Popular del Risaralda. A partir de
este fecha se inició un período de trabajo con reuniones cada quince días, en el
que hemos participado diversas instituciones educativas de todos los niveles,
representantes de !as Secretarias de Educación y de las asociaciones de padres.

Al iniciar el trabajo, la mesa muy pronto cayó en la cuenta de que no se trataba


tanto de girar en torno al tema de la corrupción, sino en torno al problema de la
"dimensión ética de la educación", ¡a formación ética en la educación" o
simplemente "/a ética en los procesos pedagógicos". En efecto, atendiendo a
este aspecto tan trascendental de la educación estaríamos no sólo previniendo la
corrupción, sino la violencia, la agresión, la infidelidad, la falta de compromiso
ciudadano, la intolerancia, la injusticia, es decir, todas aquellas situaciones de
deshumanización y descomposición personal'y social.
Planteadas las cosas de esta manera, la mesa dirigió todos sus esfuerzos a
pensar en el tema de la formación ética en la educación. Luego de muchos
conversatorios en torno al tema de la ética, que incluyeron conferencias y un
seminario taller, la mesa elaboró un itinerario de trabajo:

En primer lugar, suscitar en las instituciones oportunidades para evaluar la


presencia del componente ético en los PEÍ, la forma como se estaba
desarrollando dicha formación en la vida de la institución y despertar una mayor
conciencia acerca de la importancia de esta dimensión del proceso educativo.

En segundo lugar, la mesa se propuso desarrollar el trabajo de tal manera que se


elaborara un documento que contuviera los siguientes componentes: un
diagnóstico sobre el desarrollo de la formación ética en la educación, una
justificación que sustentara id importancia de la formación ética en todos los
niveles de la educación, un objetivo general con sus objetivos específicos y,
finalmente, unas políticas que la mesa plantearía a los agentes de la educación,
en tres niveles: políticas para la administración pública, y en particular para las
secretarías de educación, políticas para las instituciones de educación en lo
relacionado con el manejo de la ética en la formación; y políticas u orientaciones
para el desarrollo de la formación ética en la unidad mínima del trabajo
educativo, que es el grupo académico.

Desde e! principio la mesa definió que no era una mesa ejecutiva sino
propositiva. No podría ser de otra manera, dado que la mesa tiene un carácter
transitorio y además el proceso de la formación depende de los agentes directos.
Nuestro objetivo era llegar a elaborar colectivamente, con representación de
muchas instituciones, unas propuestas que serían entregadas a los diversos
agentes educativos, con el ánimo de proporcionar un instrumento para la
reflexión y para la orientación del trabajo de formación ética. Eso sí: aspirábamos
llegar a una etapa en la que, luego de ser reflexionado el instrumento, los
agentes nos comprometiéramos en esto que podríamos llamar “acuerdo
mínimo" en torno a la formación ética en la educación formal. Por eso no
consideraríamos cumplidos los objetivos si no logramos despertar una decisión de
compromiso responsable:

• De la Señora Gobernadora, los Señores Alcaldes y Secretarios de Educación


con sus supervisores.
• De los jefes de núcleo, los rectores y coordinadores académicos.
• De las asociaciones de instituciones de educación, tanto del sector público
como del privado.
• De todos los docentes, y en particular de los coordinadores del área de
ética.
• De los colectivos de docentes (equipos de estudio y trabajo, cooperativas,
sindicatos)
• Y, por supuesto, de los estudiantes, de los Padres de Familia.
Una convicción es absolutamente clara, entre otras: la de que la formación ética
no se agota en una clase, sino que implica todo un ambiente educativo. De ahí la
importancia de construir comunidades educativas y espacios, como ambientes
favorables para la formación ética de los estudiantes. La construcción de ese
ambiente es obra de todos los miembros de la comunidad educativa, apoyada en
las condiciones adecuadas que favorezcan los entes gubernamentales
responsables de la educación.

El presente documento contiene los elementos arriba mencionados, junto con los
objetivos definidos para la mesa por los miembros de la misma. Contiene,
finalmente, algunos comentarios del coordinador, que pretenden de alguna forma
explicar el sentido de las propuestas y la forma como se fue llegando a ellas.
1. NATURALEZA DE LA MESA PEDAGÓGICA

1.1 OBJETIVO GENERAL DE LA MESA PEDAGÓGICA

Construir un espacio de encuentro de las instituciones y agentes de la educación


con el fin de intercambiar y diagnosticar la forma y los criterios como se asume la
dimensión ética en los procesos pedagógicos, reflexionar sobre su importancia,
identificar y construir referentes culturales teóricos y prácticos, y definir e
implementar políticas y acciones de mejoramiento de la formación ética de la
educación en los niveles departamental, municipal, institucional, gremial
educativo, docente y demás sectores educativos.

1.2 OBJETIVOS ESPECÍFICOS DE LA MESA PEDAGÓGICA

1. Diagnosticar la presencia, criterios y metodologías de la formación ética


en la
educación y definir políticas y criterios para asumirla de manera efectiva,
apropiada y suficiente.

2. Unificar criterios que inspiren la dimensión ética de la educación y aunar


voluntades en torno a la construcción de un proyecto de formación ética y a su
implementación en los distintos niveles de la educación.

3. Proponer políticas y acciones concretas para que los planes


departamentales
y municipales de educación integren y promuevan la dimensión ética en la
educación.

4. Diseñar y ofrecer propuestas de formación a los docentes y directivos en ei


campo de la ética y la pedagogía de la ética.
5. Propiciar acciones y mecanismos que permitan crear un programa de
asesoría
a las instituciones educativas para evaluar la dimensión ética en los PEÍ e
incorporarla o consolidarla en los proyectos pedagógicos.

6. Fortalecer y cualificar la formación ética en la educación de tal manera que


ios
niños y los jóvenes asuman principios y valores éticos que les permita pensar,
juzgar y actuar con probidad y honestidad.

2. DIAGNÓSTICO DE LA FORMACIÓN ÉTICA

Los valores humanos y la ética de ninguna manera se pueden desligar de la


realidad social y cultural contemporánea, tanto en el nacional como mundial. La
formación en valores y principios morales necesita permanecer anclada en la
realidad social. Así, por ejemplo, no se puede hablar de la honestidad y descono-
cer la deshonestidad administrativa existente en muchos Estados y el enriqueci-
miento ilícito de tantos administradores; no se puede hablar del valor del respeto
y desconocer !a existencia de la prostitución, la inseguridad y el secuestro; no se
puede hablar del derecho la justicia e ignorar tanta impunidad; o lo que es peor,
hablar del derecho a la vida y desentenderse de tantos homicidios y genocidios.

Por tanto, se hace imprescindible que los maestros y los estudiantes desarrollen
una gran sensibilidad moral y acrecienten sus capacidades para el análisis
comprometido y el seguimiento cuidadoso de la evolución en la sociedad de
realidades como:

• Poca participación de entidades en los procesos de formación.


• Práctica de la heteronomía y no de la autonomía.
• Discursos ético anquilosados en formas mágicas deterministas.
• Incoherencia entre lo que nos da el medio y los principios éticos.
• Mucha información poca formación.
• Educadores que no estimulan el crecimiento y desarrollo integral de sus
educandos.
• Familias que no se inspiran en el amor para educar responsablemente a sus
hijos.
• Se desarrollan las capacidades intelectuales, mas no las morales.
• La Intolerancia, el desamor y la indiferencia son modos de vivir que no
están
permitiendo ser felices.
• No hay una relectura de los valores.
• Ausencia de contextualización cultural.
• Ausencia de transversalidad en valores en las instituciones Educativas.
• No valoramos la opinión a partir de la diferencia.
• Pobreza absoluta
• Delincuencia común
• Insensibilidad y materialismo
• "Cultura de la muerte"
• Desprecio por la vida
• Resentimiento, indignación y culpa.

Necesidades reales como éstas, constituyen un reto para las personas


comprometidas con los valores humanos y principios morales; de ahí la
existencia evidente de un propósito de mejorar en la ético. En esta
dirección, uno de los más frecuentes tropiezos se presenta cuando se
piensa que son problemas de otros y entonces solo se miran como objetos
de estudio, pero sin tomar partido, sin involucrarse ni comprometerse en
la búsqueda de soluciones.

Sin embargo, algunos problemas como éstos, en menor o mayo; escala,


pero sin perder su gravedad, se dan en las aulas de ciase, en las casas de
familia, en las empresas.

Así como la problemática social debe constituir uno de los más importantes
telones de fondo en la formación para las valores y el desarrollo moral.

Este diagnóstico deberá propiciar un análisis crítico que dé luces sobre las
causas y motive hacia la búsqueda de soluciones concretas

3. OBJETIVOS DE LA FORMACIÓN ÉTICA EN LA EDUCACIÓN

OBJETIVO GENERAL

Propiciar en la comunidad educativa un ambiente adecuado que permita


definir, identificar y asumir principios, valores y criterios éticos que
inspiren la vida personal y la convivencia y contribuya a lograr
transformaciones significativas en la persona y los grupos humanos
OBJETIVOS ESPECÍFICOS

Crear un ambiente educador que posibilite que todos los espacios de la


vida escolar favorezcan la formación del sentido ético.
1. Identificar la visión y los referentes éticos de los alumnos de las
instituciones educativas.
2. Crear en los maestros y maestras, conciencia de la responsabilidad que
tienen en la vivencia de la ética y en la formación ética de los alumnos.
3. Alcanzar la visión integral y armónica del ser humano, de su dignidad y
naturaleza trascendente. Fomentar en los alumnos y alumnas su sentido
crítico y su capacidad de discernimiento.
4. Clarificar conceptos éticos tanto en los maestros como en los alumnos y
alumnas.
5. Diseñar mecanismos y herramientas pedagógicas que posibiliten la
sensibilidad y la conciencia ética.
6. Proponer acciones que permitan la valoración ética de la vida personal,
familiar y social.

'

4. POLÍTICAS

4.1 POLÍTICAS DE LAS SECRETARÍAS DE EDUCACIÓN EN RELACIÓN CON


LA FORMACIÓN ÉTICA EN LA EDUCACIÓN

Con el fin de garantizar que en los procesos educativos se asuma la dimensión


ética, las Secretarías de Educación:

.
1. Velarán porque todas las instituciones educativas públicas y privadas, de
todos los niveles (preescolar, básica, media, superior), incorporen la
dimensión ética en su PEÍ como eje transversal que inspire todo el proceso
de formación, y ofrecerán asesoría para hacerlo. Garantizarán que se acate la
Ley General de Educación, que establece la ética como área obligatoria de la
formación.
2. Promoverán en las instituciones y comunidades educativas el estudio de
los marcos de referencia y lo procesos que se deben seguir en orden a la
formación ética.
3. Velarán porque sus funcionarios avancen en su formación ética y la
asuman en su trabajo y en su vida.
4. Elaborarán un plan de formación ética para todos los docentes en
general, y para los docentes del área de ética, en particular, en todos los
niveles de la educación: preescolar, básica, media vocacional. superior
(pregrado y postgrado).
5. Con la participación del sector educativo, establecerán los requisitos y
exigencias mínimas que deberá reunir el orientador de ética en las
instituciones educativas.
6. Apoyarán el diseño de instrumentos para la evaluación de los procesos de
formación ética en cada institución e igualmente promoverán la
autoevaluación de la Secretarías de educación en este campo.
7. En cumplimiento de su función de fortalecer y apoyar las asociaciones de
padres, propiciarán la formación ética de los padres y madres de familia en
las instituciones de educación públicas y privadas.

4.2 POLÍTICAS PARA LAS INSTITUCIONES EDUCATIVAS SOBRE LA


FORMACIÓN ÉTICA

1. La institución deberá garantizar que todos los espacios y actividades


favorezcan la formación ética, creando un auténtico "ambiente educador" que
cobije toda la vida de la comunidad educativa.

2. Cada institución deberá señalar con precisión y claridad la importancia de


la dimensión ética en su marco filosófico, misión, visión, PEI y los criterios y
principios en los que ésta se inspira.

3. El proyecto de formación ética es responsabilidad de todos los estamentos


de la comunidad educativa: directivos, docentes, padres de familia,
estudiantes, administrativos.

4. Las instituciones velarán por la participación activa de los padres de


familia y sus asociaciones tanto en el diseño como en la realización de los
procesos de formación ética.

5. La dimensión ética de la educación debe contemplar tanto la formación


conceptual como la vivencia y la reflexión.
6. La institución en general y el docente en particular deben propiciar la
formación ética del alumno a partir de su contexto y sus circunstancias.

7. La dimensión ética de la educación sólo será posible si cobija a los


directivos y docentes, propiciándoles oportunidades de desarrollo personal y
formación ética tanto conceptual como vivencial. La institución procurará que
posean la formación conceptual, el conocimiento del marco teórico y los
criterios éticos de la institución y las pautas pedagógicas y metodológicas que
requieran.

8. El proyecto de formación ética deberá entenderse como un proceso de


construcción colectiva y permanente, a partir de unas identidades mínimas.

4.3 POLÍTICAS - CRITERIOS ORIENTADORES A TENER EN CUENTA PARA


LA FORMACIÓN ÉTICA EN EL ACOMPAÑAMIENTO DE GRUPO Y EN EL
AULA

1. Todos los docentes deberán sentirse responsables de la formación ética


del grupo, a sabiendas de que en ella intervienen tanto su testimonio de vida
como su acción pedagógica.
2. El docente deberá posibilitar la creación en el aula de clase y fuera de ella,
de un ambiente educador que favorezca el desarrollo ético de los
estudiantes.Este ambiente se deberá caracterizar entre otros, por !a
solidaridad, el respeto, la responsabilidad, la confianza, la asertividad y
sinceridad y la convivencia.
3. Para el diseño del proyecto de formación ética del grupo, se tendrá en
cuenta el contexto, circunstancias, experiencias de vida y referentes éticos de
los estudiantes.
4. El proceso de formación ética deberá reunir las siguientes condiciones:
personalizado y grupal, conceptual y vivencial, universal y contextualizado.
5. El docente en relación con su grupo y la institución en relación con toda la
comunidad educativa, procurarán que cada acontecimiento significativo de la
vida de los estudiantes y de su entorno, sea reflexionado e interpretado con
criterio ético.
6. En desarrollo del proyecto de formación ética, se mantendrá una actitud
de permanente retroalimentación y autoevaluación con los alumnos, tanto en
el nivel personal como grupal, de tal manera que se logre establecer en qué
medida se están alcanzando los logros y cuáles correctivos será necesario
introducir.
5. COMENTARIOS A LAS POLÍTICAS

La MESA PEDAGÓGICA se definió desde un comienzo como una mesa propositiva,


esto es, su tarea consistiría fundamentalmente en formular, con base en la
reflexión sobre la situación y el deber ser de la educación, unas políticas
suficientemente precisas y direccionadoras que se socializarían con ¡as instancias
respectivas con el fin de motivarlas para que ellas las asumieran directamente.

En este sentido, con e! acto de presentación de las políticas termina la tarea de la


mesa propiamente dicha. Ahora queda en manos de las instancias
gubernamentales, las instituciones de educación y los maestros, recoger las
políticas con miras a avanzar en el trabajo de la formación ética de los niños y los
jóvenes.

No quisiéramos que todo quedara simplemente en este estado. Por eso se


consideró que era muy importante invitara las instituciones que aceptaran, a
sellar un compromiso mediante un acto simbólico y la firma de una declaración.
Con ello pretendemos hacer un llamado apremiante a los agentes de la educación
para que asumamos con la mayor responsabilidad, la formación ética en la
escuela, el colegio, la universidad.

5.1 POLÍTICAS PARA SECRETARÍAS DE EDUCACIÓN

Las políticas que la MESA PEDAGÓGICA propone para los entes gubernamentales
directamente encargados de la educación, pueden agruparse en los siguientes
campos:

1. Fomento de la educación

Las instancias gubernamentales tienen la misión de asesorar y acompañar a las


instituciones para que presten de la mejor manera el servicio educativo. Por ello
se plantea que estas instancias asuman con mayor intensidad y dediquen
mayores recursos a esta función: para apoyar a las instituciones en la
formulación de sus PEI, de tal manera que aparezca en ellos con gran claridad la
dimensión ética de la formación y la transversalización de la ética en todo el
proceso educativo (política 1).

En relación con esta misma función, se solicita a las instancias gubernamentales


que promuevan y acompañen a las instituciones para definirlos marcos de
referencia de los procesos de formación ética: con esto se hace alusión a la
necesidad de asesorar a las instituciones para que identifiquen la situación real
de los estudiantes en este aspecto, definan el marco conceptual y diseñen el
proceso (política 2).
Se insiste, igualmente, en la necesidad de que el Estado, a través de las
instancias respectivas, promuevan procesos de formación y capacitación ética: en
los funcionarios públicos de las secretarías (política 3) y en los maestros en
general (política 4); en este sentido, la formación ética debe cubrir a todos los
docentes, y debe apuntar tanto al desarrollo personal (la ética en su vida) como
al pedagógico. Al respecto, la mesa consideró de la mayor importancia insistir en
que la formación ética es función de te dos los docentes y no sólo de los
directamente encargados del área de ética.

Por otra parte, dada la importancia de los padres de familia en el proceso


educativo y particularmente en la formación ética, se pone en manos de las
secretarias la responsabilidad de apoyar su capacitación.

2. Orientación de la educación

Las instancias gubernamentales tienen, además de la función de fomento, una


función de orientación y definición de directrices. En este aspecto, la mesa
subraya la responsabilidad que tienen las secretarías y autoridades de garantizar
que en los colegios se tome en cuenta que la ética es un área obligatoria
(política 1) Corresponde también a las Secretarías y autoridades públicas liderar
el proceso que permita establecer los requisitos y exigencias de los docentes y
orientadores de ética en las instituciones educativas (política 5).

3. Evaluación de la educación

Las secretarías tienen también una función de control y evaluación. Se aspira a


que las dinámicas de evaluación sean asumidas por las instituciones desde
dentro, y por ello se propone que las instancias oficiales apoyen la elaboración y
realización de procesos de autoevaluación. Estos procesos deberán ser asumidos,
en primer lugar, por la secretaría misma.

5.2 POLÍTICAS PARA LAS INSTITUCIONES DE EDUCACIÓN

Las políticas que se proponen para las instituciones pretenden subrayas los
siguientes aspectos:

AMBIENTE EDUCADOR.

ÉTICA COMO VIVENCIA Y CONCEPTO


La formación ética se proporciona mediante la creación de unas condiciones que
permitan constituir todo un ambiente y una cultura educativos. No es, pues,
meramente cuestión de tener una clase, sino mucho más: garantizar la
transversalidad de la formación ética en el currículo y, más todavía, garantizar
que todos los ambientes, actividades y espacios sean formativos (política 1)

Se quiere insistir, también, en la necesidad de que la formación etica tanto en el


aula como fuera de ella, comprenda tanto el aspecto vivencial como conceptual.
En efecto, se consideró que la ausencia de uno u otro elemento sería
inconveniente: una formación ética que se reduzca a conceptos no logrará
motivar al estudiante ni posibilitar que asuma existencialmente principios y
valores; pero, por otro lado, una formación ética sin soporte conceptual, se torna
demasiado deleznable y vulnerable y no permite que el estudiante esté en
condiciones de justificar racionalmente sus opciones éticas (políticas 5 y 6).

AGENTES DE LA FORMACIÓN

La propuesta de la mesa insiste en que la formación ética es responsabilidad de


todos los agentes del proceso educativo, en su diversos niveles (preescolar,
básico, medio y superior, además del estudiante, por supuesto, de los
directivos, todos los decentes y los padres de familia (políticas 3). Se creyó
necesario recalcar que todos los agentes (en especial los docentes) además de
la capacitación conceptual y pedagógica, necesitan procesos de desarrollo
personal: la formación ética para su vida (vivencial) y su crecimiento como
personas.

DIMENSIÓN INSTITUCIONAL

La formación ética deberá tener la profundidad, estabilidad y peso institucional


que permitan su sostenibilidad y rigurosidad; en este sentido, se considera de
importancia decisiva que en los PEÍ se definan con claridad las directrices de la
institución en este sentido (política 2).

Será en el PEÍ donde se aborde con suficiente claridad de qué manera la


filosofía de la institución inspira también los procesos de formación ética y
cómo asume ella las exigencias de pluralismo, respeto por la diferencia y
apertura. Al respecto, la mesa con frecuencia se planteó toda la cuestión
relativa a la "ética de máximos" y "ética de mínimos"; esta cuestión debe ser
afrontada abiertamente en las instituciones (política 8).

En este sentido se consideró de la mayor importancia reconocer que el


proyecto de formación ética es "un proceso de construcción colectiva y
permanente".

5.3 POLÍTICAS PARA EL ACOMPAÑAMIENTO EN EL AULA


Dado que parte importante del proceso educativo se realiza en un ambiente
espacial (el aula) y social (el grupo académico), se consideró importante hacer
algunas recomendaciones al respecto. En efecto, es en el grupo donde se sigue
más de cerca un proceso y en forma más personalizada; sin desconocer la
importancia de otros ambientes, es en el grupo donde el niño, la niña o los(as)
jóvenes se desarrollan, maduran, crecen. En este sentido se reafirman unas
insistencias …

1. La formación ética en e! grupo, es responsabilidad de todos los


docentes que lo atienden.

2. El grupo deberá evolucionar con miras a convertirse en un ambiente social


en el que se autoevalúe, se discuta con apertura, se reflexione con
profundidad y se analice con espíritu crítico (política 1,6). Se insiste
nuevamente en la idea de "ambiente educador" y en la necesidad de
desarrollar una sensibilidad especial en los alumnos de tal manera que sepan
leer con agudeza los acontecimientos tanto de su vida como del entorno
(política 5).

3. En la elaboración del proyecto de formación ética se requiere tener en


cuenta, aún más que en otros procesos, la situación del grupo, sus referentes
y sus expectativas (política 3). Se identifican unas cualidades que se
consideran esenciales en el proceso de formación ética: personal y grupal,
conceptual y vivencial, universal y contextualizado.
MIEMBROS DE LA MESA PEDAGÓGICA

COLEGIO NACIONAL DEOGRACIAS CARDONA

COLEGIO CALASANZ

COLEGIO DEL NIÑO JESÚS

COLEGIO GIMNASIO PEREIRA'

COLEGIO LA ENSEÑANZA

COLEGIO MARÍA AUXILIADORA

COLEGIO RELIGIOSAS ADORATRICES


COLEGIO SALESIANO SAN JUAN BOSCO

COLEGIO SAN JOSÉ

CONACED

CORPORACIÓN RISARALDA
ÉTICA ;
DIÓCESIS DE PEREIRA

GOBERNACIÓN DEL RISARALDA - SECRETARÍA DE EDUCACIÓN

INEM

INSTITUTO TÉCNICO DE CAPACITACIÓN EN SISTEMAS (INSTEC)

INSTITUTO COMERCIAL SAN LUIS

SECRETARÍA DE EDUCACIÓN MUNICIPAL

UNIVERSIDAD CATÓLICA POPULAR DEL RISARALDA


UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA DE PEREIRA

ANDERCOP

ASORIS

COLEGIO LA ANUNCIACIÓN

COLEGIO RAFAEL URIBE


COMITÉ INTERGREMIAL

ESCUELA NORMAL NACIONAL DEL RISARALDA

DEFENSORÍA DEL PUEBLO

FEDERACIÓN DE PADRES Y MADRES DEPARTAMENTAL

LA SALLE

LICEO INGLES

UNIVERSIDAD DEL ÁREA ANDINA

TAMBIÉN PARTICIPARON EN LAS SESIONES DE LA MESA

AIESEC
ESCUELA DE ADMINISTRACIÓN PÚBLICA

COLEGIO AQUILINO BEDOYA

(ESAP)

ESCUELA BOYACÁ >

FUNDACIÓN ESPIRAL
COLEGIO FRANCISCANAS
INSTITUTO MUNICIPAL DE SALUD
GIMNASIO RISARALDA

LICEO DE ASÍS

COLEGIO HERNANDO VELEZ

LICEO FRANCÉS

LICEO PINO VERDE

ONG

COLEGIO VILLA SANTANA

PRODINE

ECOS

SENA

UNIVERSIDAD ANTONIO NARIÑO

UNISARC