Está en la página 1de 2

La partidocracia

(Artículo publicado antes de las elecciones del 5 de julio de 2009 en


tiziminhoy).

Por: Hugo Rodríguez Núñez

Hoy como ayer inicia otro ciclo electoral, las elecciones federales del domingo
5 de julio de 2009 para renovar la cámara de diputados. Una vez más la
pasarela de políticos aspirantes y suspirantes a ocupar una curul en el
congreso de la unión, un alto salario, el fuero que les da la investidura, y el
subir un peldaño más en su llamada carrera política. Aun tenemos el amargo
sabor de boca de las elecciones federales de 2006 marcadas por el fraude
electoral y ese reconocimiento implícito que conlleva la famosa frase
pronunciada por Felipe Calderón en cadena nacional a Denisse Maerker “como
dicen en mi pueblo Denisse, Haiga sido como haiga sido, tomaré posesión
de la presidencia de la república…” así como la no aceptación del conteo voto
por voto y casilla por casilla exigido por la coalición por el bien de todos, para
transparentar el proceso electoral y darle legitimidad al ganador.

Una vez más los partidos políticos mueven sus fichas para tener mayor
representatividad en la cámara y servir a los intereses creados con sus
promotores y patrocinadores. ¿Y el pueblo? ¿Ese ente informe formado por
millones de mexicanos que depositan sus votos siguiendo los dictados de la
telecracia y sus merolicos? ¿Esos millones de mexicanos que sobreviven de la
caridad de los programas sociales? ¿Aquellos que son bombardeados por la
propaganda electoral que nos cuesta millones de pesos? ¿Los que se vuelven
preciadas presas de caza para los operadores del voto? Esos vivirán un periodo
de bonanza, donde las despensas fluirán, habrá tortas y jugos, camisetas del
color del partido y candidatos, gorras, paseos con transporte gratuito a los
mítines, y el día de la elección el ganarse unos pesos vendiendo el voto, la
credencial y con ello la dignidad.

Después vendrá como ahora, el retorno a la realidad…desempleo, alza de


precios en productos, más impuestos, malos servicios, desatención y
abandono, y la pérdida de la esperanza.

Ahora serán 300 los diputados electos por el principio de mayoría relativa, y
200 de representación proporcional, 40 por cada una de las 5 circunscripciones
plurinominales, distribuidas entre los partidos políticos mediante la fórmula de
cociente natural y resto mayor.

En Yucatán tendremos 5 de mayoría relativa y los que resulten de la fórmula


de representación proporcional. Al menos uno de los partidos -el PRI- ya cuenta
con sus precandidatos, seleccionados entre los cachorros de la revolución, los
llamados integrantes de la nueva mayoría, del gobierno en turno, de la ola
roja…

Distrito I Liborio Vidal Aguilar; Distrito II Felipe Cervera Hernández; Distrito III
Angélica Araujo Lara; Distrito IV Rolando Zapata Bello; Distrito V Enrique
Castillo Ruiz.

Los otros partidos mueven aún sus fichas, el PAN que ocupa actualmente el
poder ejecutivo federal y sobre cuyos hombros está la responsabilidad de los
resultados de los 2 últimos años de su administración, que será juzgada por el
voto ciudadano; y los partidos que integraron la coalición PRD-PT-
CONVERGENCIA, que hoy por hoy representan la verdadera oposición a los
poderes constituidos y a quienes ejercen el poder de facto.

Los ciudadanos tenemos que meditar nuestro voto, no dárselo ciegamente a


los partidos que han traicionado a los ciudadanos votando por leyes que dañan
los interés del pueblo, que autorizan concesiones a empresas extranjeras, que
autorizan presupuestos para rescatar bancos, carreteras, ingenios azucareros,
y autorizan impuestos y alzas de precios de servicios. Para ellos… ¡ningún voto
más!