Deuda Externa

Darío González

Todo país que exporta o importa algo, bien le deben o debe cierta
deuda a otro país, esto es normal.

Es deuda producto de las

constantes transacciones que se realizan a diario, y son

controlables; lo que es absurdo e increíble es la forma como se
contrajo la actual deuda externa y el monto al cual ha llegado.

A comienzos de este siglo la deuda externa alcanzó la cifra de 125 millones de
bolívares. Los países acreedores de entonces, que casualmente son los mismos
con los que hoy estamos entrampados, bloquearon las costas de nuestra patria;
esto llevó a los protocolos de Washington de 1903-1904 mediante los cuales la
republica se comprometió a cancelar la deuda en condiciones bastantes onerosas
entre las que estaban la entrega de las aduanas y hasta llegar a estar representados
en la discusión de las negociaciones de la deuda por un delegado de Estados
Unidos.

Sin embargo desde 1902 hasta 1930 Venezuela fue cancelando todos
los compromisos de esta deuda, terminándola de pagar el dictador
Juan Vicente Gómez con motivo de la conmemoración del centenario
de la muerte del Libertador. A la caída de Pérez Jiménez la deuda
externa heredada de tan oprobiosa dictadura era cero bolívares.

Con el comienzo de la “Democracia Representativa “comenzaron
los prestamos y el primero se adquiere en 1958 por un monto de

200 millones de dólares, para cubrir las obligaciones de la Junta
Patriótica. Este préstamo fue conocido como “Empréstito
Mayobre”.

Al final del primer gobierno del Dr. Rafael Caldera en el año de
1973 la deuda externa publica era ya de 900 millones de
dólares, siendo el presupuesto nacional de 14 mil millones de
bolívares y el país percibía por concepto de exportaciones solo

3500 millones de dólares ya que el precio del barril de petróleo
no pasaba de 4 dólares.

En 1974 durante el gobierno de Carlos Andrés Pérez los precios
del barril del petróleo ascienden de 4 dólares a más o menos 12
dólares y el país pasa a recibir alrededor de 11.000 millones de
dólares anuales por exportaciones. El primer presupuesto que se
asigna Carlos Andrés Pérez triplica al último de Caldera, es decir,

a 42.000 millones de bolívares, para un país con igual población y
las mismas necesidades.
Aquí comienza la nefasta historia del despilfarro y el derroche.

Este flujo inmenso de petrodólares conlleva a este presidente
saltarín a crear el Fondo de Inversiones de Venezuela, cuyo

objetivo principal era mantener colocado en el exterior una parte
considerable del excedente financiero, hasta tanto fuera requerido
en programas de inversión de las empresas del Estado.

A pesar de ello el 27 de Noviembre de 1975 en la forma más
irresponsable y alegre se formuló un plan de endeudamiento por
65.000 millones de bolívares, que a la tasa de 4,30 representaba
exactamente la cantidad de 15.116 millones de dólares. Este día
debería recordarse anualmente como el más triste y lóbrego en la
historia contemporánea de Venezuela, ya que fue “el día de las
nuevas cadenas y la gran traición”.

No valieron las advertencias de Juan Pablo Pérez Alfonso quien
auguró que el dinero proveniente del endeudamiento externo
sufriría la misma suerte que el proveniente de los aumentos del
barril de petróleo, y llamó al Quinto Plan de la Nación, Plan de

Destrucción Nacional.

En este periodo de Carlos Andrés Pérez le entró al país además del
endeudamiento externo una cantidad aproximada a los 60.000
millones de dólares provenientes del aumento de los precios del
petróleo; y al finalizar su periodo, la deuda externa publica había
ascendido de 900 millones de dólares a 17.800 millones de dólares
que conjuntamente con la privada hacían un gran total de 22.000
millones de dólares.

Cuando Luis Herrera recibe el gobierno, dijo muy ceremoniosamente en la
toma de posesión “que recibía un país hipotecado “pero en vez de reparar el
daño ocasionado por su antecesor, agravó más la situación duplicando el

presupuesto, derrochando dinero a manos llenas y llevando la deuda externa
pública a 27.000 millones de dólares que conjuntamente con la deuda privada
sumaban un total para 1983 de 35.000 millones de dólares.

Estos dos dinosaurios, de escaso cerebro y poca visión se basaron
en las premisas falsas, de que Venezuela por ser un país petrolero
tenía capacidad de pago, y que los precios del barril de petróleo
lejos de sufrir bajas, experimentarían alzas o se mantendrían
relativamente altos; crasos errores que la estamos pagando con la
vida los Venezolanos.

Todo esto se hizo a espaldas del pueblo, y cuando estalló el Viernes
Negro, todos ignorábamos que el país estuviese hipotecado; todos
menos los corruptos, quienes cambiaron bolívares por dólares y
propiciaron la fuga masiva de capitales al extranjero y por ende la
devaluación sucesiva de nuestra moneda.

Luego sufrimos los desafueros de Jaime Lusinchi quien después
de haber firmado un convenio de refinanciamiento, al que
calificó como el mejor del mundo, dijo desvergonzadamente que
lo habían engañado (rascado no vale).
El encabezamiento de dicho convenio trataba a Venezuela como
“un ente privado y comercial” y no como un Estado libre y
soberano como versaba en la Constitución Nacional del 61,
además en una de sus cláusulas obligaba a nuestro país
a
someterse humillantemente a los tribunales de New York, lo cual
no constituía otra cosa que una conspiración abierta y descarada
contra nuestra Soberanía Nacional.

Quienes endeudaron al país hasta limites impagables si sabían lo
que hacían; actuaban como cualquier Judas vendiendo la patria ya
que los empréstitos constituyen por si mismo una ocupación y
sirven de premisa para una intervención extranjera, ellos
antepusieron a la vida y al bienestar del pueblo Venezolano la
cuenta de los usureros e insaciables acreedores, condenando a un
altísimo porcentaje de la población a la marginalidad, al
analfabetismo, al hambre y a la muerte, lo que constituye un crimen
de lesa humanidad, pues estas variantes degradan la vida a un nivel
infrahumano.

y si el “hombre es la patria”, todo esto no es más que traición a la

patria, y si el 5 de Julio de 1811 se firmó el Acta de Independencia,
la cual quedó consolidada con la sangre de los libertadores en la
Batalla de Carabobo, con el endeudamiento externo se selló el acta
de la dependencia, de la devaluación del bolívar, de la miseria
masiva y de la muerte.

A cada incremento del crédito, los intereses aumentaban
consumiendo gran parte del presupuesto Nacional y aquí,
traicioneramente, se le dio prioridad a la cuenta de los acreedores
extranjeros por encima de la salud, la educación, los servicios y en
fin la vida de los venezolanos. Es hora de decidir si se le sigue paga
tributo a la patria o continuamos siendo tributarios del capital

extranjero; financiando y fortaleciendo la banca extranjera en
contra de nuestro desarrollo, contribuyendo así con nuestras
riquezas a la prosperidad ajena.

Esta deuda externa encierra también un problema legal, ya que la
mayor parte se contrajo en forma ilegitima, a espaldas del extinto
Congreso Nacional y violando abiertamente varias leyes; además,
detrás de cada préstamo estaba la sombra de la corrupción;
cancelarla pues, sería financiar el robo, el pillaje; y eso va en contra
de los principios morales y religiosos de cualquier sociedad: pagarla
entonces sería legalizar la corrupción. “Deuda ilegal, no es deuda”.

.- Durante la Cuarta República, el nivel de endeudamiento representaba el
71% del PIB. De cada 100 Bs que se producían, se tenían que destinar 71

al pago de la deuda, lo que incluía capital más intereses.

MOTIVOS PARA EL ENDEUDAMIENTO

.- Constitución Nacional, artículo N° 312: no se contratarán empréstitos
sino para obras reproductivas, excepto en caso de evidente necesidad o
conveniencia nacional.

.- Catástrofes naturales, epidemias y similares
.- Inversiones en nuevos cultivos, industrias que pudieran fracasar por no
haber tomado en cuenta el riesgo de cambios en el mercado.
.- Mala administración de los fondos, los cuales producen un déficit
sostenido que supone cada vez más recursos externos para compensarlo.

CONSECUENCIAS DEL ENDEUDAMIENTO EXTERNO
.- Imposibilidad de obtener nuevos créditos.
.- Imposición de duras condiciones por parte de los acreedores.
.- Crecimiento desbocado de la inflación, lo cual hace más difícil aun pagar la
deuda.
.- La magnitud de la deuda, conllevando al país a una espiral de empobrecimiento.
.- La deuda externa nos puede encerrar en un círculo vicioso: pedir prestado para
pagarla y pagarla para poder pedir prestado.
.- La deuda externa puede convertirse en una punta de lanza por parte del país
prestatario, pues nos puede convertir en un tributario permanente.
.- Endeudar la patria es arriesgarse a depositar la soberanía en manos de
banqueros internacionales..- Se le pueden pedir sacrificios a un pueblo durante un tiempo, pero no todo el
tiempo, porque las crisis avanzan y las democracias se desgastan.

CRECIMIENTO DE LA DEUDA EXTERNA DURANTE EL
PERÍODO DEL PRESIDENTE CHÁVEZ:

Año

Deuda Externa

1998…………………..35.087 mm$
1999…………………..37.016 mm$
2000…………………..36.437 mm$
2001…………………..35.398 mm$
2002…………………..35.460 mm$

2003…………………..40.456 mm$
2004…………………..43.679 mm$

2005…………………..46.427 mm$
2006………………......44.952 mm$

2007…………………..52.949 mm$
2008…………………..53.223 mm$
2009…………………..70.246 mm$
2010…………………..84.058 mm$
2011…………………..97.888 mm$
2012…………………105.779 mm$

2013…………………115.282 mm$

.- El saldo de 105.779 mm$ al cierre de 2012, representa un
incremento de 276% con respecto a 1998.

.- El incremento del endeudamiento externo se produjo en un
período caracterizado por pujantes ingresos petroleros que
inauditamente sirvieron para financiar un elevado gasto público.

Al país le entró en ese tiempo la escandalosa suma de un billón,
doscientos ochenta mil millones de dólares, o escrito en números
sería: 1.280.000.000.000,00 $

.- Arturo Uslar Pietri, en un artículo escribió:
“Venezuela es un caso extremo, un pequeño país que
recibe un desmedido flujo de dólares provenientes de la
actividad petrolera y no solamente los gasta sino que
incurre en la locura de endeudarse”.

.-

Las estadísticas oficiales indican que entre el tercer

trimestre de 2004 y el tercer trimestre de 2014 Venezuela
recibió a través de las distintas operaciones con las que se
endeudó, 85 mil 558 millones de dólares. A este dinero se
añaden 732 mil 826 millones de dólares provenientes de las
exportaciones petroleras para un total de 818 mil 384 millones
de dólares.

.-

En los últimos tres lustros el país ha recibido más dólares por

concepto petrolero que todos los que ingresaron durante la totalidad
de los gobiernos anteriores comenzando desde 1830 para acá. Tales
ingresos extraordinarios no son producto de una acertada política de

gobierno, son simplemente producto del incremento de los precios
del barril del petróleo en el mundo por razones coyunturales.

.- El incremento del gasto público en los últimos 14 años
pasó de 24 a casi 50 % del Producto Interno Bruto (PIB).

.- En el 2011 el Parlamento venezolano aprobó una ley que permite al
gobierno de Hugo Chávez casi a duplicar su endeudamiento para
impulsar programas de vivienda, agricultura y empleo, claves para la
reelección del mandatario en 2012. Fue una ley innecesaria porque se
presenta en una época de gran bonanza y era inconveniente porque
estaba comprometiendo a futuras generaciones.

.- Al endeudar a la nación estaban hipotecando las ventas y
reservas a futuro de petróleo.

.- Deuda interna más deuda externa al cierre del ejercicio fiscal
del año 2012, asciende a 275.3 mm$.

.- El crecimiento de la deuda en divisas obedece a que el
gobierno disparó el gasto hasta niveles record que rebasaron con
creces al ingreso petrolero y la recaudación del Seniat.

.- Aunque en 2012 el precio de la cesta petrolera venezolana se
mantuvo en el promedio cumbre de 103 dólares el barril, la deuda
externa de la República continuó creciendo velozmente y registró
un salto de 8% respecto a 2011 para ubicarse en 105 mil 779
millones de dólares de acuerdo con las estadísticas del Banco

Central.

.- Las reservas internacionales de Venezuela fluctúan cerca
de los 30 mil millones de dólares y obtiene alrededor de 65
mil millones por concepto de las exportaciones petroleras.

.- Venezuela prácticamente de cada 100 $ que obtiene por
exportación, 96 provienen del barril de petróleo y 60 son para
cumplir los compromisos que implica la deuda.

.- Debido al incremento notable de la deuda interna, se recurre
al endeudamiento externo. ¿Acaso resultó insuficiente el
ingreso petrolero para mantener el ritmo de los programas
sociales?

.- No se evitó el descontrol fiscal en medio de la bonanza y mientras
los países petroleros del Medio Oriente y del Norte de África redujeron
su deuda de manera importante, Venezuela inicia un acelerado plan de
endeudamiento; y mientras estos países cierran con una inflación
promedio de 6.8%, en Venezuela la inflación es superior a 25%.

.- Un estudio elaborado por la Dirección de Análisis y Riesgo
Cambiario del BCV, expresó que la deuda interna y externa del
gobierno asciende a 275.3 mm $ desde 1999 hasta el cierre del
ejercicio fiscal del año 2012, cifra que representa el 79.5% del
producto interno bruto.

.-

El año 2012 termino con un producto interno bruto de

ascendente a unos 320 mil millones de dólares lo que constituye
más del triple del cifrado para 1998, cuando se acercaba sólo a 90
mil millones de dólares.

.- Durante el 2011 el país recibió 89 mil 391 millones de dólares, cifra

que se traduce en una importante alza de 43% respecto a 2010 de
acuerdo a estadísticas oficiales; sin embargo el presidente del BCV,
reconoció en su mensaje de fin de año, que el BCV recibió de PDVSA
36 mil 725 millones de dólares, es decir, solamente el 41% del total de
divisas. Sobre el destino del resto de los petrodólares sólo se indica que
el Fonden aumenta en 17 mil 983 millones de dólares en el año. Sobre
el destino del resto que son 34 mm$ no hay información.

.- En octubre de 2011, el Ministerio de Planificación y Finanzas
advertía sobre un aumento en la cifra destinada al pago de
obligaciones adquiridas y establecía que en 2012 el servicio total
(intereses) alcanzaría la suma de 12.6 mm$. De este monto, 3.9
mm$ se dirigirán al pago de la deuda externa.

.-

La economía venezolana es cada vez más dependiente de las

importaciones y por ende tiene una fuerte fuga de moneda dura, ya
que no se produce lo suficiente domésticamente para satisfacer la
demanda.

.- La creciente dependencia en la importación de productos y un
elevado déficit fiscal, están creando un volátil coctel de
desequilibrios que podría estallar a mediano plazo.

.- Para no disminuir el monto de los recursos que pueden ser
gastados de manera discrecional, el gobierno recurrió a la emisión
de bonos que incrementan la deuda del país por los cuales recibe un
rendimiento muy inferior al que tiene que pagar por la deuda.

.-

La deuda venezolana aumenta por emisiones de bonos en

dólares, préstamos de países como China y Japón que implican el

compromiso de petróleo y venta de bonos y letras del tesoro en
bolívares, al banco del país.

.- Entre 2007 y 2012 se registra una fuga de capitales con un
promedio de 20 mm$ al año por la reventa de los bonos
comprados en Venezuela en bolívares y luego revendidos en el
exterior en obtener divisas.

.-

El peligro no sólo está en el acelerado aumento de los

compromisos, sino en las condiciones en las que se hacen ahora
las emisiones de bonos, que incluso se han hecho con descuento
de hasta de un 5% para hacerlos atractivos.

.- Los recursos obtenidos por la vía de la emisión de la deuda,

no se utilizaron para una inversión que conlleve al desarrollo
productivo.

.- Venezuela tiene alrededor de 27 mm$ en reservas internacionales, de

las cuales 13 mil millones son en oro, lo que se traduce que sólo queda
disponible la mitad. Con ese restante el gobierno tiene que hacer frente a
las importaciones, a pago de deuda, por lo que el ingreso que se está
obteniendo entra y sale.

.- Las exportaciones petroleras, que generan cerca del 95% de las

divisas que entran al país, suman sólo unos 3.500 mm$ al mes, si se
descuentan los volúmenes de crudo que el país no cobra debido a
que ya habían sido pagados por las ventas a futuro realizadas con
China, o porque forman parte de los subsidios que el país otorga a
sus aliados.

.- El BCV informó que la deuda externa de PDVSA alcanzó los 39.4
mm$ en el primer trimestre de 2013, sin embargo la deuda financiera
estará por el orden de 50 millardos de dólares al cierre de junio

cuando se contabilicen los préstamos otorgados por empresas como
la rusa Rosneft, la estadounidense Chevron y la China Cnpc.

.- La deuda va viento en popa, pero son los precios petroleros
los que siguen salvando la patria.

.- Se ha contratado deuda hasta con una tasa de interés del 12 %,
cosa que ningún país ha hecho.

.- El servicio de dos años de la deuda externa en el 2013 y en el
2014 supera los 28 mil 600 millones de dólares. Es decir, el
servicio total de intereses y de capital de la deuda de títulos de la

República es igual al capital total de la deuda dejada por el
gobierno de Caldera.

.- Venezuela desde principios de 2013 pierde mensualmente
casi 1 mil millones de dólares de sus reservas internacionales.

.- Cada venezolano por motivo de endeudamiento del país,
debe 6429 $ a gobiernos o entidades extranjeras.

.-

Según declaraciones del Ministro de Interior y Justicia publicada

en la prensa el día 13 de diciembre de 2013, el 40% de las empresas
que han recibido dólares oficiales a través del sistema de control
cambiario es de maletín o fantasmas las cuales han creado un sistema
de fraude que le cuesta millones de dólares al Estado.

.- Cadivi liquidó en el 2012 unos 31.145 millones de dólares de los
cuales fueron desviados entre 15.000 y 20.000 millones según datos
del gobierno y este año 2013 el desembolso asciende a 33.000

millones de dólares.

.- Todo esto significa que el gobierno tendría que optar por adoptar

duras medidas económicas con un adverso impacto social, es decir,
un duro programa de ajustes en medio de una severa estanflación y
desabastecimiento de bienes.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful