Está en la página 1de 32
NOMBRE DEL CURSO/CLAVE: Ética, Profesión y Ciudadanía / H2002 NOMBRE DEL PROFESOR TITULAR: Dr. Pablo
NOMBRE DEL CURSO/CLAVE: Ética, Profesión y Ciudadanía / H2002 NOMBRE DEL PROFESOR TITULAR: Dr. Pablo
NOMBRE DEL CURSO/CLAVE:
Ética, Profesión y Ciudadanía / H2002
NOMBRE DEL PROFESOR TITULAR:
Dr. Pablo Ayala
NOMBRE DEL LIBRO:
Ética, profesión y ciudadanía
NOMBRE DEL AUTOR:
Dora Elvira García G.
NOMBRE DEL CAPÍTULO:
El discernimiento de dilemas éticos en
las profesiones
EDITORIAL:
Porrúa / Tecnológico de Monterrey
EDICIÓN:
1ª. Edición
NÚMERO DE ISSN/ISBN:
978-970 -07 -7763 -4
FECHA DE PUBLICACIÓN:
2008, México
RANGO DE PÁGINAS:
112-133
TOTAL DE PÁGINAS:
30

E L

CAPÍTULO

5

DISCERNIMIENT O

D E

DILEMA S

E N

LA S

PROFESIONE S

ÉTICO S

IVON CEPEDA MAYORGA SHANNON SHEA
IVON CEPEDA MAYORGA
SHANNON SHEA

Para muchos, pareciera que vivimos en una época en la que nos encon- tramos rodeados de una gran incertidumbre moral y práctica. A pesar

de que la mayoría de nosotros creemos que podemos identificar instin- tivamente cuando algo es considerado como moral o éticamente malo, por ejemplo, el abuso a niños, a menudo dudamos de nuestra habilidad

o legitimidad para asegurar que un acto como ése es absolutamente

malo. El decir que es absolutamente malo implicaría que es malo para

cualquier persona, en cualquier circunstancia sin importar la época. La respuesta más común con la que nos encontramos es algo parecido a "para mí, es algo malo, pero cada quien puede juzgar como quiera", o "¿quién soy yo para decir qué es lo que los demás deben o no deben de hacer?" Oraciones como éstas traen consigo un espectro de subjetivi- dad. Esto significa que afirmar que algo es bueno o malo resulta más un asunto de opinión personal y no existe forma alguna en la que poda- mos establecer un juicio sobre lo que podría considerarse como correc-

un juicio sobre lo que podría considerarse como correc- to ó incorrecto para cualquier acción o

to

ó incorrecto para cualquier acción o evento. La vida cotidiana pone

al

descubierto una serie de situaciones que llaman nuestra atención por

considerar que no tiene una solución definitiva e inapelable; por el con- trario, pareciera que dichas situaciones pueden ser defendidas o recha- zadas de acuerdo a la perspectiva que se tenga, y al final, pareciera que un fantasma acecha nuestras vidas: el fantasma del subjetivismo. Éste tiene como máxima principal el que no importa qué defiendas o cómo

lo defiendas, al final cada quién puede pensar lo que le plazca; esto

hace que todo parezca, en palabras de Kundera, estar cínicamente per- donado desde antes dado que no hay forma de establecer un criterio so- bre lo bueno y lo malo, lo que debe o no debe hacerse, lo justo y lo injusto.

Podemos definir al subjetivismo como una postura moral que cabe

109

Material reproducido por fines académicos, prohibida su reproducción sin la autorización de los titulares de los derechos.

110 ÉTICA, PROFESIÓN Y CIUDADANÍA. UNA ÉTICA CÍVICA PARA LA VIDA EN COMÚN

dentro de una categoría mayor como lo es el relativismo. Mientras que el subjetivismo se enfoca a una perspectiva individual, el relativismo cubre un espectro mayor refiriéndose a una comunidad o sociedad. La acentuación sobre la incertidumbre y/o negación moral es el mismo en ambos, lo que cambia es la escala en la que se aplica, ya sea individual - o social/comunal. En general, el relativismo asegura que los estándares sobre lo bueno y lo malo, lo correcto y lo incorrecto, son siempre relaü- vos a cada cultura, por lo que no podemos establecer máximas morales universales acerca de una cultura a la que no pertenecemos. De ser así, . la afirmación que mencionamos antes sobre el decir que el abuso de menores es siempre malo sería considerada como una oración inco- rrecta a la luz del relativismo.

El presente capítulo no busca dar una receta infalible sobre cómo resolver o confrontar determinadas situaciones, por ejemplo: el promo- , ver la compra de un cemento de menor calidad con el fin de abaratar los costos de la construcción de un edificio a costa de la seguridad del mismo, el decidir retirar del mercado un medicamento en específico que ataca una enfermedad de manera exitosa pero que crea efectos se- cundarios nocivos a mediano y largo plazo, la liberación de un virus le- tal que puede significar un apoyo e impulso por parte del gobierno para que un laboratorio —el laboratorio en el que tú trabajas como científico investigador— desarrolle la vacuna a dicho virus, el acceder al paso de un embarque de cocaína —bajo amenaza de muerte— a través de aduana que tú administras, etcétera; sino más bien el espíritu que nutre este texto es una reflexión en torno a qué llamamos dilemas éticos y cómo actuar al momento que nos encontramos con una situación así dentro de nuestra vida profesional. Nuestro objetivo es arrojar un poco - de luz sobre lo que es un dilema ético y, por ende, lo que no es un dile- • ma ético; para más tarde delinear alguna forma de analizar dichas con- , troversias con el fin de encontrar alguna forma de solventarlas.

con el fin de encontrar alguna forma de solventarlas. En primera instancia, se hará una breve
con el fin de encontrar alguna forma de solventarlas. En primera instancia, se hará una breve
con el fin de encontrar alguna forma de solventarlas. En primera instancia, se hará una breve
con el fin de encontrar alguna forma de solventarlas. En primera instancia, se hará una breve
con el fin de encontrar alguna forma de solventarlas. En primera instancia, se hará una breve
con el fin de encontrar alguna forma de solventarlas. En primera instancia, se hará una breve
con el fin de encontrar alguna forma de solventarlas. En primera instancia, se hará una breve
con el fin de encontrar alguna forma de solventarlas. En primera instancia, se hará una breve
con el fin de encontrar alguna forma de solventarlas. En primera instancia, se hará una breve

En primera instancia, se hará una breve introducción sobre la natu- raleza de los dilemas éticos y por qué son considerados así, establecien- do las ligas entre la ética y sus repercusiones en nuestra realidad coti- diana como profesionales; después se brindará al lector una propuesta metodológica que le permita acercarse y reflexionar en torno a este tipo de situaciones delineando algunas de las criterios y principios impor- tantes a tomar en cuenta al momento de la toma de decisiones. No obstante, creemos que es importante aclarar que este capítulo no pretende dar la respuesta válida e infalible a cómo resolver un dilema . ético. Esto se debe a que no creemos que pueda existir una receta infa- ; lible que debdPaplicarse invariablemente a todo dilema ético; por el contrario creemos que hay puntos importantes a considerar y formas en las cuales acercarse a una problemática ética, pero de eso, a que se

acercarse a una problemática ética, pero de eso, a que se Material reproducido por fines académicos,
acercarse a una problemática ética, pero de eso, a que se Material reproducido por fines académicos,
acercarse a una problemática ética, pero de eso, a que se Material reproducido por fines académicos,

Material reproducido por fines académicos, prohibida su reproducción sin la autorización de los titulares de los derechos.

EL DISCERNIMIENTO DE DILEMAS ÉTICOS EN LAS PROFESIONES Cepeda I Shea

DE DILEMAS ÉTICOS EN LAS PROFESIONES • Cepeda I Shea 111 pueda decir que hay soluciones
111
111

pueda decir que hay soluciones que sean infaliblemente —e irremedia- blemente— válidas, hay una gran diferencia: Muchas de las soluciones se encuentran tomando en cuenta características particulares de cada situación, en donde interviene la forma en como cada situación es inter- pretada a partir de sí misma, el contexto en el que se desenvuelve, y la reflexión crítica que cada individuo hace de dicha situación. Vale la pena señalar que un modelo que podría ayudar a este propósito es el expuesto por Martha Nussbaum en El cultivo de la humanidad: una de- fensa clásica de la reforma en la educación liberal. Nussbaum se ha mos- trado escéptica a los reduccionismos 1 propios de la sociedad contempo- ránea y ha optado por tratar de crear un modelo educativo que no enseñe al alumno una cátedra, sino que lo guíe en un aprendizaje del que él mismo es también partícipe y responsable; esto con base en una combinación de conocimientos de filosofía, economía, historia y litera- tura que motiven al estudiante a desarrollar su propio pensamiento. De acuerdo con esta autora, la mejor educación es aquella capaz de dotar a la persona con la capacidad de escoger por sí mismo su propio mode- lo de vida, lo que exige una capacidad de cuestionar y contrastar las di- ferentes alternativas que se le presentan a través de una razón crítica que nos ayude a explicar y justificar el por qué de nuestras acciones y decisiones. 2 Asimismo, nuestra propuesta también retoma elementos de la her- menéutica analógica propuesta por Mauricio Beuchot. La hermenéuti- ca analógica es un modelo de interpretación y entendimiento que nos ayuda a acercarnos a ciertas situaciones sin caer en las trampas de un universalismo rígido o bien, de un relativismo rampante. % ' Creemos que para vivir, debe haber algo más que sólo seguir una serie de reglas o bien, renegar de cualquier tipo de guía que se tenga. No necesitamos descartar la noción de certidumbre o de verdad por temor a imponer a los otros nuestras ideas y/o pensamientos. La hermenéutica analógica nos ofrece un camino, o metodología, que se sitúa entre ambos extre- mos con lo que comúnmente nos encontramos. Lo que Beuchot nos propone es el rescatar las similitudes entre distintas perspectivas sin que nos veamos rebasados por ellas. La idea es no caer en una imposi- ción de un solo punto de vista, ni tampoco en un diálogo de sordos en donde todas las respuestas sean igualmente válidas. Así, lo que nos proponemos es mostrar cómo acercarse a una pro- blemática ética, tomando en cuenta ciertos elementos al momento de

ética, tomando en cuenta ciertos elementos al momento de Cuando Nussbaum habla de reduccionismos, se refiere
ética, tomando en cuenta ciertos elementos al momento de Cuando Nussbaum habla de reduccionismos, se refiere
ética, tomando en cuenta ciertos elementos al momento de Cuando Nussbaum habla de reduccionismos, se refiere
ética, tomando en cuenta ciertos elementos al momento de Cuando Nussbaum habla de reduccionismos, se refiere
ética, tomando en cuenta ciertos elementos al momento de Cuando Nussbaum habla de reduccionismos, se refiere
ética, tomando en cuenta ciertos elementos al momento de Cuando Nussbaum habla de reduccionismos, se refiere

Cuando Nussbaum habla de reduccionismos, se refiere a pensar a las personas, los pueblos, las comunidades y las sociedades bajo la lógica de "lo más simple", retomando sólo una característica de ellos.

Martha Nussbaum, Cultivating humanity. EUA, Harvard University Press, 1997, p. 54. Cultivating humanity. EUA, Harvard University Press, 1997, p. 54.

1

Material reproducido por fines académicos, prohibida su reproducción sin la autorización de los titulares de los derechos.

112 ÉTICA, PROFESIÓN Y CIUDADANÍA. UNA ÉTICA CÍVICA PARA LA VIDA EN COMÚN!

Y CIUDADANÍA. UNA ÉTICA CÍVICA PARA LA VIDA EN COMÚN! tomar las decisiones, para que cada

tomar las decisiones, para que cada persona sea quien defina su propiáí decisión, siendo consciente de los compromisos y responsabilidades] que dicha decisión implica. No obstante, antes de pasar a un análisis] sobre la metodología y las propuestas sobre como tomar una decisión dentro de una problemática ética consideramos importante dar un pri| mer paso para definir lo que entendemos por dilema ético.

mer paso para definir lo que entendemos por dilema ético. 5.1. A MANERA DE INTRODUCCIÓN, ¿QUÉ
mer paso para definir lo que entendemos por dilema ético. 5.1. A MANERA DE INTRODUCCIÓN, ¿QUÉ
mer paso para definir lo que entendemos por dilema ético. 5.1. A MANERA DE INTRODUCCIÓN, ¿QUÉ

5.1.

A

MANERA DE INTRODUCCIÓN,

¿QUÉ ES UN DILEMA ÉTICO?

Cuando hablamos de un dilema ético, ¿a qué nos referimos realmen- te?, porque uno en la vida enfrenta muchos dilemas, que van desde el simple escoger o no determinado tipo de ropa para ir a trabajar, decidir sobre asistir o no a un compromiso previamente adquirido, hablarle o no a alguna persona del trabajo, por enunciar sólo algunos, pero de ahí; a hablar de que existen dilemas éticos, es porque tenemos en mente cierto tipo de situaciones particulares que distinguen a este tipo de dilei mas dejo s otros. De alguna manera, las situaciones antes descritas ilus* tran una primera definición de lo que es un dilema en general. Dé acuerdo con una noción cotidiana del término, podría definirse como aquel "argumento formado por dos proposiciones contrarias disyuntiva? mente, con tal artificio que, negada o concedida cualquiera de las dos, queda demostrado lo que se intenta probar", 3 }o bien, si intentamos bus- car algunos sinónimos podríamos encontrar los términos de duda o dis- yuntiva. 4 Este primer acercamiento a la concepción de lo que es un di- lema nos arroja ciertos elementos básicos en la definición de éste: a) un escenario de contradicción —y hasta incertidumbre— sobre diferentes opciones a elegir sobre una situación determinada; b) la necesidad dé tomar una decisión con respecto a las opciones que se tienen; y final- mente, c) la consecución de una acción con respecto a la decisión toma- da así como el responsabilizarse de las consecuencias que dicha acción implica.

Así, retomando uno de los ejemplos anteriores, el dilema sobre qué tipo de ropa llevaré a la oficina tendría que ver con: a) el tipo de traba- jo que desempeño, el tipo de imagen que deseo dar con mi vestimenta; el clima, los gustos particulares sobre tipos de telas y colores, entre otras variables u opciones; b) la decisión de una combinación de panta- lón gris oscuro, blusa/camisa azul y abrigo gris; y c) el hecho de presen-

blusa/camisa azul y abrigo gris; y c) el hecho de presen- 3 4 ídem. Real Academia
blusa/camisa azul y abrigo gris; y c) el hecho de presen- 3 4 ídem. Real Academia
blusa/camisa azul y abrigo gris; y c) el hecho de presen- 3 4 ídem. Real Academia
blusa/camisa azul y abrigo gris; y c) el hecho de presen- 3 4 ídem. Real Academia
blusa/camisa azul y abrigo gris; y c) el hecho de presen- 3 4 ídem. Real Academia
blusa/camisa azul y abrigo gris; y c) el hecho de presen- 3 4 ídem. Real Academia
blusa/camisa azul y abrigo gris; y c) el hecho de presen- 3 4 ídem. Real Academia
blusa/camisa azul y abrigo gris; y c) el hecho de presen- 3 4 ídem. Real Academia
blusa/camisa azul y abrigo gris; y c) el hecho de presen- 3 4 ídem. Real Academia
blusa/camisa azul y abrigo gris; y c) el hecho de presen- 3 4 ídem. Real Academia
blusa/camisa azul y abrigo gris; y c) el hecho de presen- 3 4 ídem. Real Academia
blusa/camisa azul y abrigo gris; y c) el hecho de presen- 3 4 ídem. Real Academia
blusa/camisa azul y abrigo gris; y c) el hecho de presen- 3 4 ídem. Real Academia
3 4 ídem.
3
4 ídem.

Real Academia Española, Diccionario de la lengua española, 2007. Consultado en:

Material reproducido por fines académicos, prohibida su reproducción sin la autorización de los titulares de los derechos.

EL DISCERNIMIENTO DE DILEMAS ÉTICOS EN LAS PROFESIONES Cepeda / Shea

DE DILEMAS ÉTICOS EN LAS PROFESIONES • Cepeda / Shea 113 tarme al trabajo vestida de
DE DILEMAS ÉTICOS EN LAS PROFESIONES • Cepeda / Shea 113 tarme al trabajo vestida de
113
113

tarme al trabajo vestida de esa manera y las consecuencias que nos pu- diera traer. Ahora, si bien el hecho de escoger nuestra vestimenta cada día no representa mayor disyuntiva por lo que no podríamos definir que la elección de nuestra vestimenta como dilema ético, ¿o sí? Quizá pensando en una oficina dentro de alguna empresa radicada en la Ciu- dad de México a principios del siglo XXI, el dilema sobre como vestirse no representa ningún problema ético; pero quizá, si pensamos en una comunidad de Estados Unidos, en donde uno decide si vestirse o no con una túnica blanca y una especia de sombrero en forma de pico con sólo dos orificios en la zona de los ojos. Lo que marca la diferencia entre una y otra elección radica en las consecuencias que representa cada uno de los atuendos. Mientras que el primero es la descripción de un modo de vestir hasta cierto punto formal y común dentro de una ofici- na, el otro representa un icono ligado al Ku Klux Klan, una organiza- ción racista que surge alrededor de 1860 en Estados Unidos en contra de la población negra y que abogaba por la supremacía de la raza blan- ca, 5 el hecho de usar esta vestimenta blanca con su sombrero en forma de punta, implica una identificación con una serie de principios y valo- res que van acordes con una ideología o visión, que encaminan nuestro actuar y que nos hacen responsables de nuestras acciones y las conse- cuencias que estas mismas traen consigo; asimismo, también crean una serie de compromisos que deben cumplirse por detentar esa visión. Si bien, en ambas situaciones se habla de elegir ¿qué es lo que real- mente hace la diferencia entre una y otra?, el calificar a un dilema de ético quizá requeriría de una reflexión en torno a este adjetivo. El adje- tivo de la ética no es un acompañante más en la frase, sino que dota de una cualidad especial al dilema en el que nos encontramos inmersos. No obstante, vale la pena detenerse en este punto para aclarar que no toda acción justificada puede considerarse ética por el hecho de que para alguien sea válido. La ética responde a la pregunta de ¿cómo he-

válido. La ética responde a la pregunta de ¿cómo he- 5 The Ku Klux Klan (KKK)
válido. La ética responde a la pregunta de ¿cómo he- 5 The Ku Klux Klan (KKK)
válido. La ética responde a la pregunta de ¿cómo he- 5 The Ku Klux Klan (KKK)
válido. La ética responde a la pregunta de ¿cómo he- 5 The Ku Klux Klan (KKK)
válido. La ética responde a la pregunta de ¿cómo he- 5 The Ku Klux Klan (KKK)
5
5
válido. La ética responde a la pregunta de ¿cómo he- 5 The Ku Klux Klan (KKK)

The Ku Klux Klan (KKK) fue una sociedad secreta conocida por cometer diferentes actos de terrorismo y violencia, como la quema de crucifijos gigantes frente a las casas de las personas que ellos quería intimidar; también perpetuaban "juicios" en los que lincha- ban y colgaban a personas negras, mujeres y niños, así como a cualquier persona (ya fue- ra de color, blanca o alguna otra raza) que tratara de proteger a sus víctimas. Más tarde, tambié n s e diero n a conoce r po r aterroriza r a la s comunidade s judías . E l KKK n o s e h a dado a conocer, únicamente, por sus actividades racistas contra la gente negra, sino tam- bién por su antisemitismo y su intolerancia a todo aquellas personas que no son blancas y cristianas . Po r est a razón , e l llega r vestid o a l trabaj o co n l a indumentari a propi a de l KKK podría ser, por lo menos, de mal gusto debido a la noción que el común de las personas miembro de determinada sociedad puedan llegar a tener; incluso puede llegar a ser po- tencialmente amenazador o profundamente ofensivo para aquellas personas que hayan tenido algún tipo de experiencia cercana con este grupo.

tenido algún tipo de experiencia cercana con este grupo. Material reproducido por fines académicos, prohibida su

Material reproducido por fines académicos, prohibida su reproducción sin la autorización de los titulares de los derechos.

114
114

ÉTICA, PROFESIÓN Y CIUDADANÍA. UNA ÉTICA CÍVICA PARA LA VIDA EN COMÚN

Y CIUDADANÍA. UNA ÉTICA CÍVICA PARA LA VIDA EN COMÚN mos de vivir?, o dicho de

mos de vivir?, o dicho de otro modo ¿cuál es el mejor tipo de vida posi- ble?, con base en las respuestas a estas preguntas es como se va deli- neando los valores que dan sentido a una vida. Ahora bien, esta reflexión debe abarcar distintas dimensiones; cuando pensamos en aquel ideal de bienestar o felicidad que vale la pena vivirse, es una re- flexión que empieza en un sentido individual, pero también incluye, a los otros con los que convivimos, tanto en nuestro círculo cercano de relaciones —amigos y familiares— como en nuestras relaciones dentro de una comunidad de la que somos parte y en la nos desenvolvemos. Así, la ética busca el respeto a ciertos principios mínimos que permiten la convivencia entre las personas, como lo es el principio de dignidad que hace referencia a que todas las personas son igualmente valiosas sin importar género, raza, idioma, origen, etcétera. En el ejemplo ante- rior, las personas afiliadas al Ku Klux Klan creen tener una justifica- ción para lo que piensan y lo que hacen, sin embargo su justificación no incluye un respeto por la dignidad de las personas, por el contrario, pi- sotean la dignidad de un grupo de personas creyendo en la supremacía aria. Luego entonces, la reflexión ética y la toma de decisión que la acompaña, debe estar consciente de las implicaciones que dicha deci- sión trae consigo no sólo con respecto a mi mismo, sino también a las personas que me rodean y la sociedad en la que convive. Esto hace que cuando hablemos de ética, un punto importante a resaltar es también la responsabilidad, pues no debo ver únicamente por mi bienestar indivi- dual, sino también por el bienestar de los otros. Cuando hablamos de un dilema ético, o de una problemática ética hablamos de una situación en donde el bienestar de las personas, sus derechos y/o sus obligaciones se cuestionan; en cierto sentido, el estar frente a un dilema ético requiere preguntarse sobre qué es mejor hacer, qué está bien, qué está mal, qué debe o no hacerse, es justo o injusto, etcétera. Los juicios éticos no nos describen una situación, sino que dan una visión sobre lo que está bien y lo que no, lo que debe o no debe hacerse, con base en valores y princi- pios que cada uno de nosotros considera importantes y que de alguna manera nos dan un sentido sobre cómo actuar.

que de alguna manera nos dan un sentido sobre cómo actuar. Algo que es importante resaltar
que de alguna manera nos dan un sentido sobre cómo actuar. Algo que es importante resaltar
que de alguna manera nos dan un sentido sobre cómo actuar. Algo que es importante resaltar
que de alguna manera nos dan un sentido sobre cómo actuar. Algo que es importante resaltar
que de alguna manera nos dan un sentido sobre cómo actuar. Algo que es importante resaltar
que de alguna manera nos dan un sentido sobre cómo actuar. Algo que es importante resaltar
que de alguna manera nos dan un sentido sobre cómo actuar. Algo que es importante resaltar
que de alguna manera nos dan un sentido sobre cómo actuar. Algo que es importante resaltar
que de alguna manera nos dan un sentido sobre cómo actuar. Algo que es importante resaltar
que de alguna manera nos dan un sentido sobre cómo actuar. Algo que es importante resaltar

Algo que es importante resaltar es que dentro de la reflexión ética no existe una respuesta correcta a todas las preguntas; dentro de una problemática ética, la objetividad se alcanza mediante el pasar, poco a poco, de una reflexión en un sentido individual a una reflexión que in- cluya a más personas e incluso, una reflexión en torno a la humanidad. Esta característica de la reflexión ética permite que se incorporen no sólo mis experiencias particulares, sino también las experiencias de las otras personas en mi reflexión. Esto hace que la reflexión en torno a di- lemas éticos pjPesénte ciertos retos; en primera instancia está la acepta- ción de que no existe una verdad absoluta que pueda ser presentada

que no existe una verdad absoluta que pueda ser presentada Material reproducido por fines académicos, prohibida
que no existe una verdad absoluta que pueda ser presentada Material reproducido por fines académicos, prohibida
que no existe una verdad absoluta que pueda ser presentada Material reproducido por fines académicos, prohibida
que no existe una verdad absoluta que pueda ser presentada Material reproducido por fines académicos, prohibida

Material reproducido por fines académicos, prohibida su reproducción sin la autorización de los titulares de los derechos.

EL DISCERNIMIENTO DE DILEMAS ÉTICOS EN LAS PROFESIONES Cepeda / Shea

DE DILEMAS ÉTICOS EN LAS PROFESIONES • Cepeda / Shea 115 como incuestionable, sino que esa
115
115

como incuestionable, sino que esa verdad parte de un horizonte que puede ser sometido aun a reflexión crítica en todonnomento. El cuestio- namiento de la verdad se da a través del diálogo y el debate de las dis- tintas posturas, en donde el primer paso es la aceptación de que puedo o no tener razón pero que eso sólo puede determinarse mediante la es- cucha y la reflexión crítica de las demás posturas. En este punto es im- portante señalar que esto hace que todos los argumentos sean igual- mente valiosos, es decir, que ningún argumento es más valioso, ni siquiera el mío propio, para ser escuchados y cuestionados; lo que no quiere decir "que todo vale por igual". A lo que nos referimos es que to- dos los argumentos merecen, de principio, ser escuchados —no en bal- de ya Voltaire escribía "no estoy de acuerdo con lo que dices, pero de- fenderé con mi vida tu derecho a decirlo"— lo que no equivale a que sea aceptado sin cuestionamiento alguno.'Ya el mismo John Stuart Mili, en su ensayo Sobre la libertad habla de esa necesidad de debate y diálo- go entre las distintas ideas como una forma de evolución del ser huma- no y de ir acercándonos más y más a una verdad que sólo develamos un poco al momento de confrontarla con ideas distintas a las nuestras; nuestros argumentos se muestran ante los demás dejando ver cuáles son los principios y valores que les dan sentido. Esto hace que dentro del diálogo para resolver una problemática ética se parta de una dispo- nibilidad a aprender de los otros y de sus experiencias, aceptando que el otro tiene algo valioso que decirme, pero también para evaluar las distintas posturas en el sentido de cuál parece más razonable que la otra. Esto se hace mediante la explicación y argumentación de cada alternativa.

la explicación y argumentación de cada alternativa. De acuerdo con R. M. Haré, 6 el razonamiento
la explicación y argumentación de cada alternativa. De acuerdo con R. M. Haré, 6 el razonamiento
la explicación y argumentación de cada alternativa. De acuerdo con R. M. Haré, 6 el razonamiento
la explicación y argumentación de cada alternativa. De acuerdo con R. M. Haré, 6 el razonamiento
la explicación y argumentación de cada alternativa. De acuerdo con R. M. Haré, 6 el razonamiento

De acuerdo con R. M. Haré, 6 el razonamiento moral dentro de un caso concreto, consta de dos momentos de reflexión: un momento pres- criptivo y un momento de universabilidad. Haré parte del supuesto de que para hablar de un argumento moral dentro de una problemática ética estamos hablando de decisiones sobre lo que debe hacerse; no obs- tante, ese deber pasa por los dos momentos antes mencionados. Al ha- blar de un momento prescriptivo nos referimos a un caso en concreto en el que debemos de decidir qué hacer; en donde la respuesta que de- mos a esta pregunta nos compromete a determinada acción. Según Haré, este momento prescriptivo es fundamental para todo argumento moral, ya que, en primera instancia, se busca una respuesta a cómo ac- tuar en una situación específica; sin esta búsqueda, se perdería una mo- tivación a resolver el dilema. Asimismo, podemos decir que este mo-

a resolver el dilema. Asimismo, podemos decir que este mo- 6 Cf. R. M. Hare, "A
a resolver el dilema. Asimismo, podemos decir que este mo- 6 Cf. R. M. Hare, "A
6 Cf.
6
Cf.
el dilema. Asimismo, podemos decir que este mo- 6 Cf. R. M. Hare, "A moral argument",

R. M.

Hare,

"A moral argument", en James Rachels, Ethical Tehory I.

moral argument", en James Rachels, Ethical Tehory I. Bretafia, Oxford University Press, 1998. pp. 51-57. Gran

Bretafia, Oxford University Press, 1998. pp. 51-57.

Gran

Material reproducido por fines académicos, prohibida su reproducción sin la autorización de los titulares de los derechos.

ÉTICA, PROFESIÓN Y CIUDADANÍA. UNA ÉTICA CÍVICA PARA LA VIDA EN COMÚNmentó prescriptivo sería un primero en la toma de una decisión, no obstante, el segundo,

mentó prescriptivo sería un primero en la toma de una decisión, no obstante, el segundo, es el de la universabilidad, que se refiere a la toma de consciencia de que nuestra acción puede sentar un precedente de cómo deben actuar otras personas en situaciones similares. Haré lo ilustra con un ejemplo en donde Alejandra le debe dinero a Juan, y éste, a su vez, le debe dinero a Carlos; según la ley, el acreedor puede pedir que su deudor sea encarcelado si éste no cumple con su compromiso. Así, en un momento prescriptivo, Juan podría pedir que Alejandra sea encarcelada dado que no ha liquidado su deuda con él y es una forma de que ella le pague; no obstante, el que Juan "quiera" que sea encarcelada, no significa lo mismo a decir que ella "debe" ser encar :

lo mismo a decir que ella "debe" ser encar : celada por no haber cubierto su
lo mismo a decir que ella "debe" ser encar : celada por no haber cubierto su
lo mismo a decir que ella "debe" ser encar : celada por no haber cubierto su
lo mismo a decir que ella "debe" ser encar : celada por no haber cubierto su

celada por no haber cubierto su deuda. Esta última aseveración trae consigo una carga universal sobre lo que debe suceder en caso de que alguien le deba dinero a otra persona y aún no haya pagado. Siguiendo este planteamiento, Juan estaría sujeto a que él mismo puede ser encarce- lado por deberle dinero a Carlos, lo que quizá lo llevaría a reconsiderar si ésta puede ser una medida universal. Según el análisis de Haré, al anali- zar una problemática ética desde un punto de vista prescriptivo nos puede llevar a una conclusión determinada —como es en este caso el que Juan quiera que se encarcele a Alejandra— sin embargo, el pasar a un análi; sis sobre su universabilidad puede cambiar la conclusión. Esto hace que un problema tenga distintas formas de resolverse. No obstante, cada conclusión debe estar sustentada y justificada a partir de un argu- mento moral que contemple tres elementos clave: los hechos de la si- tuación que se analiza, una postura (lógicamente) razonable, y una in- clinación personal sobre la acción a tomar. Estos tres elementos están ligados con la experiencia personal y el horizonte cultural —horizonte que influye en valores y principios— a partir del cual juzgamos el mun- do. Sin embargo, ni nuestra experiencia ni nuestro horizonte personal son los únicos posibles o válidos, hay que ser conscientes que distintas reflexiones y razonamientos pueden nutrir la visión que tengamos del mundo y las decisiones que tomamos con respecto a él.

del mundo y las decisiones que tomamos con respecto a él. Para Haré, la aceptación de
del mundo y las decisiones que tomamos con respecto a él. Para Haré, la aceptación de
del mundo y las decisiones que tomamos con respecto a él. Para Haré, la aceptación de
del mundo y las decisiones que tomamos con respecto a él. Para Haré, la aceptación de
del mundo y las decisiones que tomamos con respecto a él. Para Haré, la aceptación de

Para Haré, la aceptación de que el otro tiene algo valioso que decir- me también demanda la capacidad de comprender al otro, para lo que se necesita una imaginación que sea capaz de acercarnos a la forma cómo piensa el otro. En el caso de Alejandra, Juan y Carlos, la identifi- cación y comprensión entre los tres es un tanto sencilla, ya que existe una similitud de condiciones entre Juan y Alejandra, y entre Juan y Carlos, que de alguna forma influye en la decisión de Juan. Sin embar- go, cuando eáfff identificación no es tan clara, es cuando se necesita de una mayor imaginación que nos acerque con las condiciones que el otro está viviendo para así poder comprender mejor su forma de actuar y comprendernos mejor a nosotros en relación con el otro y sus accio-

mejor a nosotros en relación con el otro y sus accio- Material reproducido por fines académicos,
mejor a nosotros en relación con el otro y sus accio- Material reproducido por fines académicos,
mejor a nosotros en relación con el otro y sus accio- Material reproducido por fines académicos,
mejor a nosotros en relación con el otro y sus accio- Material reproducido por fines académicos,
mejor a nosotros en relación con el otro y sus accio- Material reproducido por fines académicos,

Material reproducido por fines académicos, prohibida su reproducción sin la autorización de los titulares de los derechos.

EL DISCERNIMIENTO DE DILEMAS ÉTICOS EN LAS PROFESIONES Cepeda I Shea

DE DILEMAS ÉTICOS EN LAS PROFESIONES • Cepeda I Shea 1 1 7 nes. La importancia
DE DILEMAS ÉTICOS EN LAS PROFESIONES • Cepeda I Shea 1 1 7 nes. La importancia

117

nes. La importancia de la imaginación y la necesidad de comprensión son dos conceptos que retomamos de la propuesta de Nussbaum y Beu- chot, respectivamente, dado que pensamos que abren las puertas a una reflexión crítica capaz de considerar diferentes puntos de vista y sope- sarlos bajo la premisa de ver cuál es el más razonable, pero que tam- bién abogan por la no imposición de un punto de vista como el único posible o válido. Esto hace que los consideremos como elementos im- portantes al momento de establecer una reflexión ética.

4

4

al momento de establecer una reflexión ética. 4 4 5.2. LOS DILEMAS ÉTICOS DENTRO DE LA

5.2. LOS DILEMAS ÉTICOS DENTRO DE LA PRÁCTICA PROFESIONAL

Si bien, los dilemas éticos se presentan en varios aspectos de nues- tra vida, el tema principal de este apartado retoma los dilemas éticos dentr o d e l a vid a profesiona l d e la s personas . \A1 habla r d e ellos , algu - nos autores se enfocan en la ética aplicada como una forma de unir la reflexión ética en torno a cuestiones o situaciones de la vida práctica. En este sentido, Xabier Etxeberría resalta que la ética tiene un horizon- te individual y otro social cuya relación se hace más nítida al momento de hablar de las diferentes éticas aplicadas. 7 Al hablar de un horizonte

individual, Etxeberría se refiere a las motivaciones y valores personales que determinan el actuar de una persona; mientras que por el horizonte social se refiere a las estructuras e instituciones en torno a la cual se conforma una sociedad, y que dan pie a una serie de roles sociales que incluyen una forma en cómo debemos actuar. Dentro de una profesión encontramos que la relación entre un proyecto de vida personal se con- juga con una la finalidad que se espera de determinado actuar profesio- nal. Así, "la actividad profesional deberá estar motivada y vivenciada por unas actitudes éticas personales, pero no podrá ignorar la evalua- ción ética de su impacto social y lo que ello significa para el compromi- so profesional, a nivel personal y colectivo". 8 En este sentido, vale la pena reflexionar un poco sobre el término profesión, qué entendemos por él y qué implicaciones tiene en torno a la ética.

por él y qué implicaciones tiene en torno a la ética. , De acuerdo con David
por él y qué implicaciones tiene en torno a la ética. , De acuerdo con David
por él y qué implicaciones tiene en torno a la ética. , De acuerdo con David
por él y qué implicaciones tiene en torno a la ética. , De acuerdo con David
por él y qué implicaciones tiene en torno a la ética. , De acuerdo con David
por él y qué implicaciones tiene en torno a la ética. , De acuerdo con David
,
,

De acuerdo con David T. Ozar, la importancia de las profesiones ra-

dica en su funcionalidad para administrar el conocimiento y habilida- des especializadas en torno a ciertas actividades necesarias dentro de una sociedad. 9 Desde este punto de vista, las profesiones dotan de cierta

Desde este punto de vista, las profesiones dotan de cierta Cf. Xabier pp.190-191. Etxeberría, Ibid., p,

Desde este punto de vista, las profesiones dotan de cierta Cf. Xabier pp.190-191. Etxeberría, Ibid., p,

Cf.

Xabier

pp.190-191.

Etxeberría,

Ibid., p, 192. p, 192.

Temas

básicos

de

ética.

Bilboa,

Desclée

de

Brouwer,

192. Temas básicos de ética. Bilboa, Desclée de Brouwer, Cf. David T. Ozar, "Profession and professional

Cf.

David T. Ozar,

"Profession and professional ethics", en Encyclopedia of Bioet-

hics, vol. 4. Macmillan,

1994, pp. 2103-2112.

Material reproducido por fines académicos, prohibida su reproducción sin la autorización de los titulares de los derechos.

118

ÉTICA, PROFESIÓN Y CIUDADANÍA. UNA ÉTICA CÍVICA PARA LA VIDA EN COMÚN

Y CIUDADANÍA. UNA ÉTICA CÍVICA PARA LA VIDA EN COMÚN posición de poder, a través de

posición de poder, a través de la cual se puede influir, delinear y con- trolar el devenir de una sociedad, de ahí que se piense en una ética de profesiones como un regulador que limite los abusos generados dentro. de una sociedad por el manejo de un conocimiento determinado. Ozar considera que una actividad profesional debe cumplir con cuatro carac- terísticas: en primera instancia, debe ser una actividad que implique un cierto grado de conocimiento teórico y un entrenamiento práctico para, la aplicación de dicho conocimiento; a continuación, debe ser una-acti- vidad que cuente con un reconocimiento tanto al interior del gremio o, grupo de personas que la práctica, como al exterior, dado que se lleva a cabo un fin considerado como valioso tanto por la persona que lo reali- za como por la sociedad que lo presencia —y lo sufre—; seguidamente; una profesión habla de cierta autonomía al momento de llevar dicho conocimiento a la práctica, esta autonomía se refiere a la capacidad de identificar cuáles son las necesidades a cubrir, las diferentes formas de cubrir esa necesidad y la selección de la forma más viable y certera de - cubrir esas necesidades. De acuerdo con Ozar, esta autonomía se da a partir del conocimiento especializado que se tiene del tema, aunque también influyen los factores intermedios que se relacionan con la ac- ción seleccionada. Finalmente, la última característica se refiere las obligaciones a las que los profesionales se comprometen al momento de decidir practicar determinada profesión. / :

Cada profesión cuenta con una serie de normas que dan determina- do sentido a la práctica de la misma; estas normas se basan en lo que la sociedad espera de esa profesión y determinan las obligaciones y com- promisos de esa profesión) A este conjunto de normas se le conoce como ética profesional.? Siguiendo a Osar, esta ética profesional se ex- ••' presa muchas veces a partir de códigos de ética que es necesario defi- nir. Aunque no hay una forma explícita de definir un código de ética, para Ozar hay ocho aspectos que es importante retomar al momento de pensar en la ética de una profesión determinada: •> 1) Definir quién es el cliente principal, o beneficiario primordial de * la acción, de acuerdo a la acción que la realiza. 2) Definir cuáles son los valores centrales de cada profesión. 3) Establecer la relación ideal entre el cliente y los profesionales. 4) Sopesar los riesgos de cada profesión y las prioridades de los clientes. 5) Evaluar la capacidad del profesional para hacer frente a las labo- res que se le requieren. 6) Establecer la relación ideal entre profesionales de la misma área. 7) Identificar la relación de los profesionales con la comunidad. 8 ) Cuida r la* Integrida d d e l a profesió n y l a práctic a d e l a mism a me - diante la educación de los nuevos profesionales.

a me - diante la educación de los nuevos profesionales. Material reproducido por fines académicos, prohibida
a me - diante la educación de los nuevos profesionales. Material reproducido por fines académicos, prohibida
a me - diante la educación de los nuevos profesionales. Material reproducido por fines académicos, prohibida
a me - diante la educación de los nuevos profesionales. Material reproducido por fines académicos, prohibida
a me - diante la educación de los nuevos profesionales. Material reproducido por fines académicos, prohibida
a me - diante la educación de los nuevos profesionales. Material reproducido por fines académicos, prohibida
a me - diante la educación de los nuevos profesionales. Material reproducido por fines académicos, prohibida
a me - diante la educación de los nuevos profesionales. Material reproducido por fines académicos, prohibida
a me - diante la educación de los nuevos profesionales. Material reproducido por fines académicos, prohibida
a me - diante la educación de los nuevos profesionales. Material reproducido por fines académicos, prohibida
a me - diante la educación de los nuevos profesionales. Material reproducido por fines académicos, prohibida
a me - diante la educación de los nuevos profesionales. Material reproducido por fines académicos, prohibida
a me - diante la educación de los nuevos profesionales. Material reproducido por fines académicos, prohibida

Material reproducido por fines académicos, prohibida su reproducción sin la autorización de los titulares de los derechos.

EL DISCERNIMIENTO DE DILEMAS ÉTICOS EN LAS PROFESIONES Cepeda I Shea

DE DILEMAS ÉTICOS EN LAS PROFESIONES • Cepeda I Shea 119 ,5¡¡¿:En estos ocho aspectos intervienen
DE DILEMAS ÉTICOS EN LAS PROFESIONES • Cepeda I Shea 119 ,5¡¡¿:En estos ocho aspectos intervienen
DE DILEMAS ÉTICOS EN LAS PROFESIONES • Cepeda I Shea 119 ,5¡¡¿:En estos ocho aspectos intervienen
119
119
DILEMAS ÉTICOS EN LAS PROFESIONES • Cepeda I Shea 119 ,5¡¡¿:En estos ocho aspectos intervienen tanto
DILEMAS ÉTICOS EN LAS PROFESIONES • Cepeda I Shea 119 ,5¡¡¿:En estos ocho aspectos intervienen tanto

,5¡¡¿:En estos ocho aspectos intervienen tanto la dimensión>-pé^sonal de la ética de cada persona involucrada, como la dimensión social de la pro- fesión en relación con la comunidad y las instituciones que en ella se | | encuentran. Las controversias surgen en el momento en que las visio- nes ¿o valoraciones entorno a la práctica profesional difieren ya sea por parte de los profesionales entre sí, en relación con sus clientes o con su comunidad. El hecho de tener un código profesional sirve de una guía en cuanto a la práctica de determinada profesional, dado que debe to- mar en cuenta no sólo la profesión en sí, sino la profesión en relación con los individuos que la practican, los individuos que reciben dicha ac- ción y la comunidad en la que se desenvuelve. Sin embargo, los códigos también están sujetos a un constante cuestionamiento y reflexión, pues responden a las necesidades, perspectivas e interpretaciones de cada persona y cada sociedad. ' Este cuestionamiento al código moral de determinada profesión po- dría traducirse también en un cuestionamiento al sentido de la práctica profesional en torno a lo que es o debería ser; a la realización de un proyecto de vida y la consecución de ciertos valores y principios a tra- vés de su práctica cotidiana. Asimismo, es necesario resaltar que en la actividad profesional se conjugan un ideal de felicidad, por parte de au- torrealización individual, y un ideal de justicia, en el compromiso con la comunidad. Etxeberría señala que al momento de tomar las decisio- nes dentro de la práctica profesional, no se debe perder de vista la res- ponsabilidad y el compromiso que se tienen con uno mismo, como bús- queda y consecución de ese ideal de vida; el compromiso ante la profesión que se ejerce, y lo que ésta demanda a través de sus respecti- vos códigos; y la responsabilidad ante las consecuencias que esa prácti- ca genera, ante la comunidad que se ve beneficiada o perjudicada por dichas acciones. 1 0 Como hemos dicho antes, no existe la fórmula par a resolver los dilemas éticas de una sola vez; aunque, no se pueden des- cartar ciertas herramientas metodológicas que pueden arrojar más luz sobre cómo hacer frente a estas problemáticas. A continuación vamos a . hacer una breve revisión sobre dichas herramientas.

a . hacer una breve revisión sobre dichas herramientas. 5.3. UNA PROPUESTA METODOLÓGICA COMO PUNTO DE
a . hacer una breve revisión sobre dichas herramientas. 5.3. UNA PROPUESTA METODOLÓGICA COMO PUNTO DE
a . hacer una breve revisión sobre dichas herramientas. 5.3. UNA PROPUESTA METODOLÓGICA COMO PUNTO DE
a . hacer una breve revisión sobre dichas herramientas. 5.3. UNA PROPUESTA METODOLÓGICA COMO PUNTO DE
a . hacer una breve revisión sobre dichas herramientas. 5.3. UNA PROPUESTA METODOLÓGICA COMO PUNTO DE
a . hacer una breve revisión sobre dichas herramientas. 5.3. UNA PROPUESTA METODOLÓGICA COMO PUNTO DE
a . hacer una breve revisión sobre dichas herramientas. 5.3. UNA PROPUESTA METODOLÓGICA COMO PUNTO DE
a . hacer una breve revisión sobre dichas herramientas. 5.3. UNA PROPUESTA METODOLÓGICA COMO PUNTO DE
a . hacer una breve revisión sobre dichas herramientas. 5.3. UNA PROPUESTA METODOLÓGICA COMO PUNTO DE
a . hacer una breve revisión sobre dichas herramientas. 5.3. UNA PROPUESTA METODOLÓGICA COMO PUNTO DE
5.3.
5.3.

UNA PROPUESTA METODOLÓGICA COMO PUNTO DE PARTIDA

5.3. UNA PROPUESTA METODOLÓGICA COMO PUNTO DE PARTIDA Lo que se describe a continuación es el

Lo que se describe a continuación es el ejemplo de un método o mo- delo del proceso para la toma de decisiones éticas. 1 1 No obstante, antes

toma de decisiones éticas. 1 1 No obstante, antes 1 0 X. Etxeberría, op. cit., pp.
1 0
1
0
de decisiones éticas. 1 1 No obstante, antes 1 0 X. Etxeberría, op. cit., pp. 198-199.

X. Etxeberría, op. cit., pp.

198-199.

antes 1 0 X. Etxeberría, op. cit., pp. 198-199. 1 1 Este modelo ha sido adaptado

1 1 Este modelo ha sido adaptado del Modelo para la toma de decisiones desarrollado por David T. Ozar en el Centro de Ética y Justicia Social, de la Universidad de Loyola en Chicago.

y Justicia Social, de la Universidad de Loyola en Chicago. Material reproducido por fines académicos, prohibida

Material reproducido por fines académicos, prohibida su reproducción sin la autorización de los titulares de los derechos.

120

120 ÉTICA, PROFESIÓN Y CIUDADANÍA. UNA ÉTICA CÍVICA PARA LA VIDA EN COMÚlí de pasar al

ÉTICA, PROFESIÓN Y CIUDADANÍA. UNA ÉTICA CÍVICA PARA LA VIDA EN COMÚlí

de pasar al modelo como tal, nos gustaría clarificar lo que entendemos' por método y lo que no. Como en todo modelo, es importante tener en cuent a qu e necesariament e estamo s habland o d e un a simplificació n déj nuestro proceso natural para la toma de decisiones éticas. ¿Por qué. es importante dicha simplificación? El proceso natural para la toma.de; decisiones éticos es más caótico y desordenado de lo que aquí se pre;? senta. Este modelo separa los momentos de reflexión que llevamos ai cabo —los cuales, por lo normal, están mezclados entre sí— asimismo, esto nos ayuda a identificar cada momento como "pasos" separados du- rante el proceso para la toma de decisiones éticas. Durante el proceso "real" para la toma de decisiones éticas, estos pasos son profundamente interdependientes. Por lo tanto, en cierto sentido, este método requiere que, figurativamente, detengamos la vida real por un instante de _ tal suerte que podamos tomarnos un poco de tiempo —algo que usüalmen- te no sucede al momento de tomar una decisión ética— para analizar detenidamente la situación a la que nos estamos enfrentando.

la situación a la que nos estamos enfrentando. Sin embargo, en defensa del método podemos decir
la situación a la que nos estamos enfrentando. Sin embargo, en defensa del método podemos decir
la situación a la que nos estamos enfrentando. Sin embargo, en defensa del método podemos decir
la situación a la que nos estamos enfrentando. Sin embargo, en defensa del método podemos decir
la situación a la que nos estamos enfrentando. Sin embargo, en defensa del método podemos decir
la situación a la que nos estamos enfrentando. Sin embargo, en defensa del método podemos decir

Sin embargo, en defensa del método podemos decir que al separar el proceso en diferentes pasos, las personas que toman las decisiones son capaces de "practicar" el arte del análisis ético. Por ejemplo, ; en nuestro proceso reflexión cotidiana, probablemente no hayamos termi- nado del todo con el "paso dos" antes de empezar el "paso tres". En lu- gar de esto, oscilamos entre los primero cuatro pasos, aprendiendo de cada uno de ellos que no hemos respondido adecuadamente a alguno de los otros, asimismo, dicho movimiento entre uno y otro nos permite recopilar información significativa de un paso que resulta ser de consi- derable importancia dentro de otro. Así, si bien el modelo es una abs-. tracción del proceso natural, dicha abstracción nos permite ser más cuidadosos en nuestra toma de decisiones; con la práctica, esto puede ayudarnos a tener mejores decisiones éticas, mucho más pensadas. En consecuencia, vale la pena separar, cuidadosamente, y describir los di- ferentes grupos de actividades involucradas en el proceso que nos con- duce a tomar algunas decisiones éticas. Finalmente, cuando una situa- ción o dilema nos resulta particularmente complejo, el método funciona como un mapa o guía de los pasos involucrados, de tal forma que poda- mos evitar confundirnos. Este método, en particular, está basado en el considerar los roles sociales que juegan todas las partes involucradas, y como las normas particulares a determinado rol social afectan o se re- lacionan con otras consideraciones morales que se deben tener en cuenta al momento de evaluar un dilema ético. 1 2 El proceso se compo- ne de seis pasos: <

1 2 El proceso se compo- ne de seis pasos: < 1 2 Cuando hafflámos de
1 2 El proceso se compo- ne de seis pasos: < 1 2 Cuando hafflámos de
1 2 El proceso se compo- ne de seis pasos: < 1 2 Cuando hafflámos de
1 2 El proceso se compo- ne de seis pasos: < 1 2 Cuando hafflámos de
1 2 El proceso se compo- ne de seis pasos: < 1 2 Cuando hafflámos de
1 2 El proceso se compo- ne de seis pasos: < 1 2 Cuando hafflámos de
1 2 El proceso se compo- ne de seis pasos: < 1 2 Cuando hafflámos de
1 2 El proceso se compo- ne de seis pasos: < 1 2 Cuando hafflámos de
1 2 El proceso se compo- ne de seis pasos: < 1 2 Cuando hafflámos de
1 2
1
2
1 2 El proceso se compo- ne de seis pasos: < 1 2 Cuando hafflámos de

Cuando hafflámos de roles sociales, nos referimos a las diferentes maneras en que nosotros nos vemos a nosotros mismos y con las cuales nos percibimos a nosotros mis-

Material reproducido por fines académicos, prohibida su reproducción sin la autorización de los titulares de los derechos.

EL DISCERNIMIENTO DE DILEMAS ÉTICOS EN LAS PROFESIONES Cepeda I Shea

DE DILEMAS ÉTICOS EN LAS PROFESIONES • Cepeda I Shea 1. Identificar al protagonista moralmente relevante.
1.
1.

Identificar al protagonista moralmente relevante.

121
121

2. Identificar las alternativas de acción posibles.

Determinar qué es lo que se encuentra, éticamente hablando, en riesgo a partir de reflexionar entorno a los roles sociales.121 2. Identificar las alternativas de acción posibles. 4. Determinar qué más se encuentra éticamente en

4. Determinar qué más se encuentra éticamente en riesgo.

Determinar qué debe hacerse, a partir de todas las consideracio- nes antes hechas.

6. Después de haber decidido lo que debe hacerse, elegir un curso de la acción.

A continuación, explicaremos con mayor detalle lo que cada uno de los pasos de este proceso involucra. En este sentido, usaremos ejemplos que creemos que nos ayudaran a ilustrar de mejor forma como moverse a través del presente modelo.

5.
5.

Paso uno: Identificar al protagonista moralmente relevante Este primer paso implica identificar a la persona que debe tomar la decisión. Una vez identificada, es importante hacer explícito las razones por las cuales dicha persona es moralmente relevante, ¿qué es lo que determina que esta persona sea importante?, ¿cuál es el rol de dicha persona? Si bien, estamos señalando que debemos identificar a solo una persona, hay que tener en cuenta que muchas veces al momento de estar haciendo el análisis de un dilema ético hay más actores involucra- dos en la acción que podrían considerarse como posibles agentes de de- cisión, es decir, que ellos también podrían tomar una decisión que afec- te todo el caso. Por eso, al momento de hacer un análisis, siempre debemos tener claro a qué persona estamos seleccionando para enfo- carnos. En ocasiones, el identificar las alternativas de acción que se tie- nen y lo que se está poniendo en riesgo desde una perspectiva ética, de- pende de la persona que estés considerando como protagonista y los diferentes roles sociales que ella tiene. Así, es prudente empezar por identificar al posible protagonista, para después, aplicar el modelo a los diferentes actores involucrados. Algunas otras preguntas que puedes usar dentro de este paso podrían ser: "Además del rol social principal del protagonista, ¿existen otros roles que son relevantes dentro de una perspectiva ética?", "¿qué sabemos del protagonista?", "¿existen facto- res moralmente relevantes o importantes que debamos considerar en nuestra decisión?"

que debamos considerar en nuestra decisión?" mos y cómo la gente nos percibe. Usualmente, cada uno

mos y cómo la gente nos percibe. Usualmente, cada uno de estos roles trae consigo cier- tas expectativas u obligaciones morales. Por ejemplo, si una mujer es madre, esposa y contadora, cada uno de estos roles influye en la manera que toma sus decisiones y los jui- cios que hace para llegar a dichas decisiones. Como veremos brevemente, algunas veces nuestros roles sociales entran en conflicto o nos ponen en una disyuntiva moral que hace que tomar una decisión moral se vuelva más complejo.

hace que tomar una decisión moral se vuelva más complejo. Material reproducido por fines académicos, prohibida

Material reproducido por fines académicos, prohibida su reproducción sin la autorización de los titulares de los derechos.

122 ÉTICA, PROFESIÓN Y CIUDADANÍA. UNA ÉTICA CÍVICA PARA LA VIDA EN COMÚN

Con el fin de clarificar un poco a lo que nos referimos con este pri- mer paso, consideremos el siguiente caso: 1 3

este pri- mer paso, consideremos el siguiente caso: 1 3 Después de una práctica profesional durante

Después de una práctica profesional durante verano, Diego ha sido contra- tado como asistente del área de ingeniería y producción de la empresa Acmé Plastics. Su superior es Francisco Martínez, el gerente de producción de la planta. Francisco cree que la administración se lleva a cabo a partir de una línea estricta de autoridad, por lo que de entrada, lo cual intimida mu- cho a Diego. Diego realmente necesita este trabajo para completar sus cuo- tas colegiatura de profesional para el siguiente semestre. Entre sus labores se encuentra el observar cuáles son las condiciones de trabajo a lo largo de toda una línea de producción, lo que lo ha llevado a percatarse de lo si- guiente: en la parte de ensamblado, los trabajadores pegan pequeñas piezas de plástico y las ponen en un contenedor que las pasa por un horno con el fin de que el pegamento termine de secar. Al final del día, la banda que transporta todo el material queda cubierta con pequeñas gotas de pegamen- to, por lo que los trabajadores tienen que limpiarla usando trapos y reci- pientes para jabón, llenos de un solvente que consiguen en un contenedor cercano. Los trabajadores tienen que tallar el cinturón de la banda mientras ésta se encuentra en movimiento. Diego notó que durante esta tarea el hor- no permanece prendido, lo que le pareció riesgoso porque esto podría origi- nar una explosión en la que los trabajadores saldrían gravemente heridos. En la empresa se llevaban a cabo unas juntas cada dos meses en donde se trataban temas de seguridad, sin embargo, Francisco Martínez canceló di- chas juntas "hasta nuevo aviso" por considerarlas una pérdida de tiempo y un obstáculo para alcanzar los índices de productividad estimados.

La respuesta más obvia sobre quién es el protagonista de este caso es Diego. Él es la persona en la posición para tomar una decisión moral (por ejemplo, el llamar la atención de Francisco Martínez sobre el tema de la seguridad en la planta, o bien, evitar hacer esto). Sin embargo, también podríamos hacer un análisis de Francisco Martínez ya que él también ocupa una posición relevante con respecto a la situación que se vive en la planta. No obstante, él no se encuentra precisamente en la postura de tomar una decisión ya que fue él mismo quien eliminó las reuniones sobre seguridad donde seguramente este problema se hubie- ra discutido. Por lo tanto, para nuestro propósito, la persona idónea para analizar el caso es Diego. Al escoger a Diego como nuestro prota- gonista estamos listos para pasar al siguiente paso.

prota- gonista estamos listos para pasar al siguiente paso. 1 3 Este caso es una adaptación
prota- gonista estamos listos para pasar al siguiente paso. 1 3 Este caso es una adaptación
prota- gonista estamos listos para pasar al siguiente paso. 1 3 Este caso es una adaptación

1 3 Este caso es una adaptación de: "1993-1996 Sample Cases" del sitio en línea del Intercollegiate Ethics Bowl auspiciado por el Insituto de Tecnología de Illinois (Illinois Institute of TechndJSgy), http://ethics.iit.edu/eb/1993samplecases.html (revisada 29 de fe- brero, 2008).

Material reproducido por fines académicos, prohibida su reproducción sin la autorización de los titulares de los derechos.

EL DISCERNIMIENTO DE DILEMAS ÉTICOS EN LAS PROFESIONES Cepeda I Shea

DE DILEMAS ÉTICOS EN LAS PROFESIONES • Cepeda I Shea 123 -i. Paso dos: identificar las

123

-i.

Paso

dos:

identificar

las

alternativas

de

acción

posibles

El segundo paso consiste en determinar cuáles son las posibles ac- ciones que se pueden llevar a cabo, así como identificar cuáles son las características principales o distintivas de cada acción. Algunas veces esto se puede hacer de forma fácil, sin tener que detenernos mucho a pensar sobre esto. Sin embargo, hay veces en que esta parte del proceso se complica puesto que pueden darse circunstancias especiales, o bien, que nuestra visión se vea permeada por nuestra forma habitual de per- cibir el mundo que nos rodea, que esto nubla nuestra perspectiva e im- pide que veamos las opciones a nuestro alcance —puede ser no seamos

las opciones a nuestro alcance —puede ser no seamos capaces de vislumbrar una opción que se

capaces de vislumbrar una opción que se encuentra justo frente a nues- tros ojos porque, por alguna u otra razón, no la vemos—. Es por esto que muchas veces es útil discutir los dilemas éticos con alguien más. Puede sorprendernos bastante el escuchar otro punto de vista y descu- brir que la otra persona ha notado algo que a nosotros jamás se nos ha- bía ocurrido antes. Las preguntas que nos pueden servir de guía duran-

te esta etapa podrían ser: ¿cuáles son los diferentes tipos de acción que podemos tomar?, ¿cuál sería el resultado de cada una de estos hechos?, ¿hacia que otras decisiones nos conducen, tanto a nosotros como a los demás, cada una de estas acciones?, ¿qué tanto nos agradan o no los re- sultados de cada acción y las acciones que se derivan de ellas?, ¿qué principios podemos deducir de cada una de ellas (aquí hay que tomar en cuenta el proceso que mencionamos líneas arriba con Haré en don- de debemos ser capaces de pensar nuestras acciones y decisiones no sólo a partir de una perspectiva individual, sino también dentro de una perspectiva universal). En el caso de Diego, ¿cuáles son las alternativas que él tiene para actuar? Abajo encontraran algunas opciones:

• Puedo haber decidido no hacer nada.

• Puedo haber hablado con Francisco, su jefe.

• Si éste ignoraba a Diego, quizá él pudo haber hablado con el jefe de ambos.

• Otra opción pudo haber sido hablar directamente con los trabaja- dores.

Cada una de las acciones que se mencionan arriba, tiene una serie de posibles consecuencias así como una motivación basada en un prin- cipio moral particular. Por ejemplo, si Diego hubiera escogido no hacer nada, su posición como asistente no correría ningún peligro, pero los trabajadores seguirían laborando en condiciones alto riesgosas. Por lo que, con esta decisión, estaría optando por proteger sus intereses perso- nales por encima de los de sus compañeros de trabajo. Por otro lado, si hubiera escogido hablar sobre esta situación y el peligro que corrían los

Material reproducido por fines académicos, prohibida su reproducción sin la autorización de los titulares de los derechos.

124
124

ÉTICA, PROFESIÓN Y CIUDADANÍA. UNA ÉTICA CÍVICA PARA LA VIDA EN COMÚN

trabajadores con su jefe, quizá estaría arriesgando su trabajo, pero esta- ría actuando responsablemente con respecto a la seguridad de sus com- pañeros de trabajo. Si Francisco no presta atención a la preocupación de Diego, otra opción sería discutirlo con el jefe de ambos. Al hacer esto, Diego estaría tomando un riesgo considerable sobre su trabajo, por lo menos mientras su jefe pueda salir afectado y molestarse por es- tas acciones. Pero, una vez más, la prioridad de Diego sería la seguri- dad de los trabajadores. Por último, puede decidir discutir la situación directamente con los trabajadores. Esta puede ser la posición menos riesgosa para él, pero quizá no sea la más indicada. Consideren lo si- guiente: los trabajadores no están en una posición de cambiar el proce- so de limpieza sin entrar en conflicto con Francisco Martínez. Así las cosas, de una u otra forma, este hombre puede encontrar una manera de involucrar a Diego. Esta opción podría ser la más apropiada para to- mar, sin embargo, Francisco podría enojarse bastante debido a que su subordinado no siguió el curso de la línea de comando.

Las alternativas aquí enunciadas son sólo las más obvias. A veces, el pensar en aquellas opciones que no son tan comunes nos puede ayudar a que nos demos cuenta de cuáles son nuestras razones para tomar de- terminada opción en vez de otra. Imaginen, por ejemplo, que Diego pudo haber informado secretamente a los trabajadores, y dejar que ellos decidan sobre cómo resolver la situación. Ésta es una opción, pero no sería la mejor. Inclusive, Diego pudo haberle escrito una carta anó- nima a Francisco informándole sobre la situación. Esta opción también tiene sus ventajas. Como se puede ver, si uno es cuidadoso, los pasos dos y tres pueden tomar su tiempo de forma considerable. Además, es importante recordar que mientras te mueves de un paso a otro, proba- blemente tengas que regresar al paso anterior para establecer nuevas variables a considerar.

 

Paso

tres:

Determinar qué es

lo

que

se

encuentra,

éticamente

hablan-

do,

en

riesgo

a partir de

reflexionar entorno

a

los

roles sociales

Una vez que conocemos las diferentes alternativas, si estamos en una situación de rol social relevante, debemos examinar las alternativas específicamente a partir de ese punto de vista. En otras palabras, qué es lo que determinado rol social nos dice que debemos o no hacer. El que hagamos este proceso lo más detallado posible o no, depende de nues- tra concepción particular de cada rol social y si consideramos que de- terminado rol(es) social(es) o relación(es) son relevantes o no para el asunto en cuestión. Esto implicaría que identificáramos y considerára- mos cuidadosamente las obligaciones específicas relevantes a ese rol o relación. Cada <una.de las distintas alternativas debe analizarse a partir de este punto de vista.

debe analizarse a partir de este punto de vista. Material reproducido por fines académicos, prohibida su

Material reproducido por fines académicos, prohibida su reproducción sin la autorización de los titulares de los derechos.

EL DISCERNIMIENTO DE DILEMAS ÉTICOS EN LAS PROFESIONES Cepeda I Shea

DE DILEMAS ÉTICOS EN LAS PROFESIONES • Cepeda I Shea 125 En nuestro caso, hay dos

125

En nuestro caso, hay dos grandes problemáticas en cuestión: la se- guridad de los trabajadores y el empleo de Diego. El tratar de priorizar entre estas dos podemos preguntarnos hasta dónde llega el grado de responsabilidad de Diego sobre lo que está pasando en Acmé Plastics. No se le contrató como un inspector de seguridad ni como un supervi- sor de piso, pero el caso menciona que él frecuenta la línea de ensam- ble frecuentemente. Una visión podría hacer que nos detuviéramos en las responsabilidades de Diego como empleador. En este caso, ¿sería responsabilidad de Diego el llamar la atención sobre una amenaza de riesgo? En el siguiente paso analizaremos con mayor detalle las dife- rentes responsabilidades de Diego a partir de sus roles sociales.

Paso cuatro: determinar qué más se encuentra éticamente en riesgo Además de considerar lo que se encuentra en riesgo en general, de- bemos considerar cada alternativa desde un punto de vista más amplio sobre lo que éticamente debemos o no debemos hacer. Esta búsqueda por ampliar nuestro horizonte ético debe aplicarse más allá de los roles sociales específicos de las personas. Esto se debe a que un determinado rol social o una determinada relación no es lo único que influye moral- mente en la vida de una persona. La situación de Diego tiene implicaciones morales que rebasan sus intereses particulares vistos como el empleado nuevo, en un puesto mo- desto que también es estudiante. Si bien este trabajo es importante para él como una forma de ganar el dinero que necesita para poder seguir estudiando, la seguridad de sus compañeros de trabajo es moralmente más apremiante. ¿Por qué? El riesgo no se centra en si pierde o no su trabajo, sino en la posibilidad de perder vidas. El bienestar de los traba- jadores es una responsabilidad de Diego como ingeniero. A pesar de que él fue contratado como asistente del área de ingeniería y producción; es su entrenamiento como ingeniero lo que le da la autoridad para traba- jar en Acmé Plastics, no el hecho de que sea estudiante. El hecho de que la responsabilidad de la seguridad en la planta recaiga en su super- visor, no disculpa a Diego de su obligación profesional para actuar por a favor de los trabajadores. Entre otras cosas, un ingeniero está entre- nado especialmente para identificar los riesgos y las fallas posibles en situaciones como la que aquí se describe. El que Diego ignore este tipo de situaciones y la obligación que tiene para con ellas, sería una falta de integridad a su profesión. Asimismo, en un sentido más amplio, el tratar de prevenir un desastre es una obligación básica para todas las personas. Debemos optar por siempre que podamos proteger a los de- más, dentro de ciertas circunstancias razonables; es una forma de guar- dar un sentido del otro, y tomar consciencia que no estamos solos en el

del otro, y tomar consciencia que no estamos solos en el Material reproducido por fines académicos,
del otro, y tomar consciencia que no estamos solos en el Material reproducido por fines académicos,
del otro, y tomar consciencia que no estamos solos en el Material reproducido por fines académicos,

Material reproducido por fines académicos, prohibida su reproducción sin la autorización de los titulares de los derechos.

126 ÉTICA, PROFESIÓN Y CIUDADANÍA. UNA ÉTICA CÍVICA PARA LA VIDA EN COMÚN

mundo ni nuestros intereses los únicos que importan, sino que somos parte de algo más. 1 4 Para ilustrar a qué nos referimos en este cuarto paso vamos a hacer- lo con otro ejemplo: Paola es científica, católica y está embarazada. Cada uno de estos roles sociales, junto con las relaciones que implican, trae consigo un demanda moral que puede llegar a chocar entre sí. Por ejemplo, le pueden pedir a Paola que participe en un experimento usan- do células embrionarias humanas. Puede ser el caso de Paola que como científica visualice y comprenda la importancia médica que este tipo de investigaciones puede tener al momento de generar resultados benéfi- cos (una cura para el Alzheimer, o una cura para algún tipo de cáncer); por otra parte, los valores y principios propios de su religión o su esta- tus como mujer embarazada pueden interferir y entrar en conflicto con sus valores y principios como científica investigadora. Hay que tener en mente que las personas tienen sus razones para aceptar que ciertas obligaciones por parte de algunos roles sociales o determinados tipos de relaciones sean parte de su vida. Lo que significa que aceptar un rol a ciegas sin una reflexión previa no es lo más recor- dable, porque ese acción en específico trae consigo una responsabili- dad. Para tomar una decisión, cualquiera que ésta sea, es importante saber cuáles son las razones que justifican el que tomemos dicha deci- sión; dentro de un proceso para la toma de decisiones éticas, esta parte es de suma relevancia porque determina si hay un conflicto entre las obligaciones de una determinada acción y las normas que lo rodean, o bien, si hay otro tipo de compromisos morales que no son fáciles de identificar a primera vista; en este sentido, aquellas categorías en don- de entran en juego valores morales, fundamentales deben ser analiza- das con más cuidado para poder llegar a una solución del conflicto. Así, en la situación de Diego, debemos tomar en cuenta que, como ingenie- ro, no puede ignorar una situación de inseguridad laboral de estas pro- porciones, con el fin de asegurar un trabajo. Qué tanto profundicemos en una reflexión ética depende, en gran parte, de lo detallado que hagamos nuestro análisis. Comúnmente, en un nivel más general, hacemos una reflexión moral ya sea en términos de minimizar ciertos riesgos, valores o personas, o bajo una visión de conformidad a ciertas reglas o derechos moralmente fundamentales, o bien, valorando una serie de actitudes morales y virtudes. Más adelante, en este capítulo, discutiremos algunos de los principios que comúnmen-

discutiremos algunos de los principios que comúnmen- 1 4 Este principio no se refiere a un
discutiremos algunos de los principios que comúnmen- 1 4 Este principio no se refiere a un
discutiremos algunos de los principios que comúnmen- 1 4 Este principio no se refiere a un
discutiremos algunos de los principios que comúnmen- 1 4 Este principio no se refiere a un
discutiremos algunos de los principios que comúnmen- 1 4 Este principio no se refiere a un

1 4 Este principio no se refiere a un altruismo radical. Más allá de eso, se busca un principio más general que se centre en el prevenir el causarle daño a los demás. Lo "razo- nable" de este principio radica en el hecho de que cada persona debe ser quien decida el grado de riesgo personal que piensa que es apropiado para ella.

de riesgo personal que piensa que es apropiado para ella. Material reproducido por fines académicos, prohibida

Material reproducido por fines académicos, prohibida su reproducción sin la autorización de los titulares de los derechos.

EL DISCERNIMIENTO DE DILEMAS ÉTICOS EN LAS PROFESIONES Cepeda / Shea

DE DILEMAS ÉTICOS EN LAS PROFESIONES • Cepeda / Shea 127 te usamos al momento de
DE DILEMAS ÉTICOS EN LAS PROFESIONES • Cepeda / Shea 127 te usamos al momento de
127
127

te usamos al momento de tomar nuestras decisiones éticas. Lo que es cierto es que en cada uno de los procesos de reflexión ética y su corres- pondiente toma de decisión, se parte de uno de estos tres enfoques. En otras palabras, mientras a una persona le puede parecer que el ser ho- nesto es algo sumamente importante, esta misma persona también pue- de seguir un conjunto de reglas y principios que digan que respetar a los demás es importante.

Asimismo en otras ocasiones, como se ha mencionado antes, esas dos visiones morales choquen entre sí. Consideren, por ejemplo, que Diego decide discutir el asunto de la seguridad en la planta con los tra- bajadores así como escribir la carta anónima que mencionamos líneas arriba. Como resultado de estas dos acciones de Diego, imaginen que los trabajadores de la fábrica comienzan a quejarse con Francisco de la situación. Sin embargo, éste considera que es una situación trivial y que está buscando a la persona que inició todo "el problema" para des- pedirla. Si Francisco le pregunta a Diego qué es lo que sabe, si no es honesto, el probablemente perdería su trabajo y, probablemente, se ge- nerarían más problemas para los trabajadores que ahora ya comenza- ron a quejarse. Luego entonces, la prioridad de Diego de proteger a los trabajadores podría hacer que Diego perdiera su trabajo si decide de- cirle a Francisco la verdad cuando éste le pregunte sobre la situación. Aquí podemos distinguir, claramente un conflicto de valores.

Paso cinco: determinar qué debe hacerse, a partir de todas las conside- raciones antes hechas. El proceso para determinar qué es lo que se encuentra éticamente en riesgo, algunas veces arroja también la conclusión de cuáles son las alternativas éticamente más aceptables. Otras veces, las cosas se com- a partir de todas las conside- raciones antes hechas. plican debido a los diferentes valores, reglas, plican debido a los diferentes valores, reglas, normas sociales, etcétera, que entran en juego y que favorecen determinada acción. En este pun- to, al optar por una determinada acción también se está eligiendo el conjunto de valores, reglas, normas, etcétera, que dicha acción implica. La situación de Diego es delicada porque, como ya se menciono, hay una cuestión de prioridad de valores cuando consideramos que es la vida de los trabajadores lo que está en juego y que choca con el interés de Diego de asegurar su trabajo en Acmé Plastics. Por lo tanto, Diego está moralmente obligado a hablar con Francisco del asunto. Los inge- nieros tienen una obligación profesional que no se enfoca únicamente a considerar la seguridad en general, sino también que, como corolario de esa valoración, el velar por la seguridad dentro de las condiciones de trabajo. Luego entonces, Diego debe tomar la acción apropiada. En este caso, el alertar a su supervisor inmediato superior sobre el riesgo que corren sus compañeros de trabajo cae dentro de esta búsqueda por la

compañeros de trabajo cae dentro de esta búsqueda por la ; Material reproducido por fines académicos,

;

compañeros de trabajo cae dentro de esta búsqueda por la ; Material reproducido por fines académicos,

Material reproducido por fines académicos, prohibida su reproducción sin la autorización de los titulares de los derechos.

128 ÉTICA, PROFESIÓN Y CIUDADANÍA. UNA ÉTICA CÍVICA PARA LA VIDA EN COMÚN

acción más apropiada. Algunas veces, el actuar de acuerdo a nuestras obligaciones como profesionales puede poner en riesgo algunos de nuestros intereses personales pero, en este caso, el riesgo que se corre no es tan grande, inclusive a pesar del carácter autoritario de Francisco y su renuencia a tener las juntas sobre seguridad en la planta. De igual forma, los juicios sobre las distintas acciones pueden hacer que varias de esas opciones parezcan igualmente válidas; en otras oca- siones, el factor del tiempo puede influir en que tomemos una decisión que quizá hubiera sido distinta si hubiésemos contado con más tiempo para valorar cada acción más detenidamente. Como dijimos en el paso dos, hay distintas opciones que Diego pudo haber tomado y que pudie- ran ser igualmente aceptables en términos de la acción, sin embargo, lo que marca la diferencia son las circunstancias, y esto hace que una ac- ción determinada sea la más apropiada razonablemente. Si, por otro lado, nos enfrentamos al escenario en que existen más opciones para actuar que son moralmente iguales, entonces el protagonista debe to- mar su decisión entre esas alternativas considerándolas igualmente vá- lidas; para llegar a este punto, hemos hecho nuestro mejor esfuerzo para reflexionar a todos los argumentos morales implícitos en la dis- yuntiva.

Paso seis: después de haber decidido lo que debe hacerse, elegir un cur- so de la acción Dentro de este modelo para la toma de decisiones éticas, el escoger una acción es diferente a juzgar la misma acción, puesto que, una vez que hemos juzgado qué acción debe hacerse y cuál no, aún así cabe la posibilidad de que podamos preferir no seguir determinada acción. De hecho, elegir actuar - o no actuar - de determinada forma, indepen- dientemente de lo que uno juzgue como moralmente apropiado, requie- re de establecer un curso de la acción. De ahí que esto se vuelva un paso distintivo en el proceso. Así, el término de decisión, en este mode- lo, implica ambos momentos, el hecho de juzgar una acción y elegir eje- cutar dicha acción

de juzgar una acción y elegir eje- cutar dicha acción 5.4. LA DIFICULTAD DE 'LA' SOLUCIÓN.

5.4.

LA DIFICULTAD DE 'LA' SOLUCIÓN.

acción 5.4. LA DIFICULTAD DE 'LA' SOLUCIÓN. UNA REFLEXIÓN ÉTICA SOBRE CADA SITUACIÓN Y LOS VALORES

UNA REFLEXIÓN ÉTICA SOBRE CADA SITUACIÓN Y LOS VALORES EN CONFLICTO

La aplicación de la ética dentro de la vida profesional puede llegar a ser más compleja de lo que aparenta a primera vista, dado que no sólo requiere de un conocimiento sobre teoría ética sino también la combi- nación de un «ijjízoriamiento crítico y una toma de consciencia sobre cuáles son los valores éticos propios de cada profesión. Como hemos

los valores éticos propios de cada profesión. Como hemos Material reproducido por fines académicos, prohibida su
los valores éticos propios de cada profesión. Como hemos Material reproducido por fines académicos, prohibida su

Material reproducido por fines académicos, prohibida su reproducción sin la autorización de los titulares de los derechos.

EL DISCERNIMIENTO DE DILEMAS ÉTICOS EN LAS PROFESIONES Cepeda / Shea

DE DILEMAS ÉTICOS EN LAS PROFESIONES • Cepeda / Shea 129 comentado antes, al hablar de
129
129

comentado antes, al hablar de dilemas éticos dentro de la práctica pro- fesional entran en cuestión, por un lado, una ética personal de los pro- fesionales y, por el otro, una ética social propia de la profesión en sí, que responde a una búsqueda determinada dentro de su sociedad. Esto hace que el profesional requiera ser consciente de sus valores persona- les y los valores de su profesión. A menudo, las personas encuentran que el hacer decisiones morales no es fácil, y se complica más dentro de un ambiente profesional. Esto se debe a la combinación de múltiples factores como el relativismo, la incertidumbre, la costumbre, la falta de tiempo y la apatía de la gente para reflexionar sobre las consecuencias morales de una acción determinada; esto muchas veces hace que las personas escojan una alternativa de la que pueden arrepentirse con el tiempo.

Un referente cercano a este tipo de situaciones se ilustra en la cinta

alemana La vida de los otros (Das lieben der anderen, 2006), del director Florian Henckel von Donnersmarck. En esta cinta, se narra la historia

von Donnersmarck. En esta cinta, se narra la historia de Gerd Wiesler, un Alemana, que tenía

de Gerd Wiesler, un

Alemana, que tenía que espiar al escritor Georg Dreymar con el fin de descubrir si tenía alguna afiliación anticomunista. Por lo menos, ése era el objetivo oficial de toda la operación, aunque hay un objetivo vela- do, que consistía en que la novia del escritor era amante del primer mi- nistro alemán, quien quería deshacerse del amante a través de una su- puesta vinculación de éste con actividades anticomunistas. A lo largo de la película, Wiesler, al escuchar la vida de Dreymar, se cuestiona cada vez más si lo que hace es lo moralmente correcto. Poco a poco, descu- bre que el escritor a un ser humano igual que él, con gustos musicales y reflexiones que lo asemejaban más de lo que podían distanciarlo e iden- tificarlo como a un enemigo. Asimismo, también se cuestiona la calidad moral de los motivos que lo llevan a espiarlo. Uno de los momentos de reflexión durante la trama sucede cuando Dreymar decide cuestionar el régimen socialista a través de un escrito publicado en un journal de la República Federal Alemana y Weisler, conscientemente, decide encu- brir estas actividades tras una falsa coartada de la concepción y escritura de una obra de teatro para glorificar el régimen socialista.

Esta película, en particular, ilustra el dilema al que se enfrenta

en particular, ilustra el dilema al que se enfrenta policía de la STASI 1 5 en

policía de la STASI 1 5 en la República Democrática

de la STASI 1 5 en la República Democrática 1 5 Son las siglas de la
de la STASI 1 5 en la República Democrática 1 5 Son las siglas de la
de la STASI 1 5 en la República Democrática 1 5 Son las siglas de la
de la STASI 1 5 en la República Democrática 1 5 Son las siglas de la
de la STASI 1 5 en la República Democrática 1 5 Son las siglas de la

1 5 Son las siglas de la abreviatura en alemán para el "Ministerio para la Seguridad del Estado", fundado de 1950 a 1989, cuando, con la caída del muro de Berlín y el régi- men socialista, pasó a ser la "Oficina para la Seguridad Nacional". La stasi constituía la agencia de la policía secreta y servicios de inteligencia en la República Democrática Ale- mana. Una de sus funciones era el espionaje de los ciudadanos alemanes con el fin de de- tectar a aquellas personas inconformes con el régimen socialista que se encontraba en el poder en ese momento.

socialista que se encontraba en el poder en ese momento. Material reproducido por fines académicos, prohibida

Material reproducido por fines académicos, prohibida su reproducción sin la autorización de los titulares de los derechos.

130
130

ÉTICA, PROFESIÓN Y CIUDADANÍA. UNA ÉTICA CÍVICA PARA LA VIDA EN COMÚN

Y CIUDADANÍA. UNA ÉTICA CÍVICA PARA LA VIDA EN COMÚN Dreymar, de quien se esperaba la

Dreymar, de quien se esperaba la más alta honestidad en su trabajo y lealtad hacia un régimen político, y quien, en cambio, opta por mentir a favor de proteger a una persona y una visión de un ser humano. Hay un momento muy simbólico en la película cuando Dreymar hace una reflexión sobre "La sonata a un gran hombre" de Bethoven en donde quizá, y sin saberlo, tiende de manera más tangible los lazos entre él y el policía para que ambos se identifiquen primero en su condición de seres humanos. Como hemos visto, lo complicado de los dilemas éticos es que ellos plantean una decisión en donde lo que está en juego es la apuesta por una serie de valores que dan pie a una visión sobre un ideal de felicidad o, dicho en otras palabras, cómo vale la pena vivir —¿qué si deseamos en nuestras-vidas?, ¿qué dejamos de lado porque no nos parece trascendente?— y cómo conjugamos este ideal de felicidad con lo que marc a un ideal profesional sobre qué debemos hacer par a ser fe- lices dentro de una sociedad determinada.

par a ser fe- lices dentro de una sociedad determinada. En este sentido no es fácil

En este sentido no es fácil tomar una decisión, entre lo que debemos de hacer y lo que queremos hacer, por eso la distinción entre el nivel prescriptivo y el nivel universal que planteábamos más arriba. No obs- tante, es importante estar conscientes de que una reflexión ética permi- te una crítica de cada situación en sí misma, es decir, se parte de una serie de principios y valores que se consideran importantes para una persona y dentro de una sociedad, pero que no necesariamente deben cumplirse siempre de esa manera. Por ejemplo, regresando a La vida de los otros, Weisler se muestra al inicio de la película como una persona convencida con los valores y los ideales de la STASI, que se ve en la ne- cesidad de cuestionar dichos valores e ideales conforme la película avanza. En este caso, los valores de honestidad y lealtad eran básicos para mantener la cohesión de un régimen socialista que era cada vez más criticado; dichos valores fueron cuestionados al momento en que se sopesaron las circunstancias particulares de Dreymar que ayudaron a que Weisler identificara en él a un ser humano igual a él. Aquí hay que tener cuidado con dos extremos al momento de hacer una reflexión ética sobre una situación determinada: el primero es la aplicación de una moral a raja tabla, es decir, sin sopesar las circunstancias particu- lares, creyendo que es la única forma correcta y posible de hacer algo; el segundo extremo, es la cerrazón de un relativismo extremo en donde todo esta cínicamente permitido porque nada puede ser cuestionado porque todo es particular a una circunstancia determinada, supone que no hay valores universales válidos para todos. 1 6

que no hay valores universales válidos para todos. 1 6 1 6 Con respecto al relativismo,
que no hay valores universales válidos para todos. 1 6 1 6 Con respecto al relativismo,
1 6
1
6

Con respecto al relativismo, Joseph Desjardins hace un análisis interesante sobre el mismo y expone i£6mo una postura extrema del relativismo nos lleva a un sin sentido en el que, al menos, se reconocería como universal una postura tolerante a partir de la

como universal una postura tolerante a partir de la Material reproducido por fines académicos, prohibida su
como universal una postura tolerante a partir de la Material reproducido por fines académicos, prohibida su

Material reproducido por fines académicos, prohibida su reproducción sin la autorización de los titulares de los derechos.

EL DISCERNIMIENTO DE DILEMAS ÉTICOS EN LAS PROFESIONES Cepeda I Shea

DE DILEMAS ÉTICOS EN LAS PROFESIONES • Cepeda I Shea 131 En el caso de Weisler,
131
131

En el caso de Weisler, podríamos juzgar que hizo algo^ malo al mo- mento d e qu e n o cumplió co n su deber como oficial dé la STASI, ya que su deber era respetar y seguir los lineamientos de honestidad y lealtad que defendía dicha institución, sin importar a quién vigilaba ni lo que él, en lo personal, pensaba. No obstante, la misma película nos muestra las circunstancias que rodean el espionaje a Dreymar, que no necesa- riamente parte de una motivación política sino que más bien responde a intereses personales centrados en la novia de Dreymar; esta serie de circunstancias ponen de manifiesto las incongruencias dentro de la mo- ral propia de la sociedad de la Alemania del Este, y que hacen que Weisler finalmente dude sobre qué es lo correcto y qué no lo es. Esto pone de manifiesto que si bien partimos de un horizonte moral que nos dice cómo hemos de vivir la vida, dicho horizonte se encuentra en una constante reflexión a partir de las circunstancias particulares que pue- den significar puntos de ruptura de ese horizonte moral. La vida del es- critor significó ese punto de ruptura en el horizonte moral del policía.

Lo que vemos en el caso de Weisler es un conflicto de intereses entre sus obligaciones profesionales y sus principios morales como ser huma- no. En lo profesional, siempre se ha desempeñado de forma intachable y rigurosa. Pero, cuando se da cuenta de que Dreymar es investigado no por ser un traidor a la Alemania del Este, sino porque su jefe superior tiene un interés personal en la novia de Georg Dreymar, entonces perci- b e que tanto él como la institución de la STASI, en general, son usados con fines que no necesariamente cumplen su mandato. De hecho, él, es usado para hacer daño y lastimar. Es por esto que comienza a pregun- tarse sobre lo que se le pide hacer, y comienza a reflexionar entorno a los valores y los métodos qu e comúnmente se usan en la STASI como parte de los procedimientos. Así, a lo largo de la película podemos iden- tificar cómo surgen los conflictos de interés y cómo afectan a las perso- nas en su toma de decisiones.

En la ética de las profesiones, el corazón de los dilemas muchas ve- ces se centra en el conflicto entre nuestros intereses personales y nues- tras obligaciones y compromisos como profesionales. Por esta razón es importante retomar el principio socrático "conócete a ti mismo". Al comprender quiénes somos y lo que creemos —lo que sería una especie de brújula interna— somos capaces de sortear los diferentes dilemas y conflictos que aparecen tanto en nuestra vida personal como en nuestra vida privada. Ser ético no es siempre algo sencillo. De hecho, suele su-

Ser ético no es siempre algo sencillo. De hecho, suele su- cual todo sea permitido. No
Ser ético no es siempre algo sencillo. De hecho, suele su- cual todo sea permitido. No
Ser ético no es siempre algo sencillo. De hecho, suele su- cual todo sea permitido. No
Ser ético no es siempre algo sencillo. De hecho, suele su- cual todo sea permitido. No
Ser ético no es siempre algo sencillo. De hecho, suele su- cual todo sea permitido. No
Ser ético no es siempre algo sencillo. De hecho, suele su- cual todo sea permitido. No
Ser ético no es siempre algo sencillo. De hecho, suele su- cual todo sea permitido. No

cual todo sea permitido. No obstante, el mismo Desjardins hace referencia a que, aun cuan- do sea expresado de distintas maneras, hay ciertas valoraciones comunes a todas las cul- turas. Cf. Jaseph Desjardins, An introduction to business ethics. New York, MacGraw Hill, 2003, pp. 15-20.

Material reproducido por fines académicos, prohibida su reproducción sin la autorización de los titulares de los derechos.

132 ÉTICA, PROFESIÓN Y CIUDADANÍA. UNA ÉTICA CÍVICA PARA LA VIDA EN COMÚN

ceder que la acción moralmente adecuada no es la más deseable desde una perspectiva personal, precisamente puede representar un riesgo o un daño para quien la toma. No obstante, al final hay una considera- ción importante, aquella persona que cree en sus principios y los sigue, tiene más probabilidades de mantener tanto su integridad personal y profesional.

5.5.

DOCUMENTACIÓN DE LA REALIDAD

Lo difícil de la toma de decisión es tratar de sopesar todos los pun- tos de vista involucrados en cada caso. La importancia de prestar aten- ción a todas las partes involucradas se centra en tratar de encontrar una solución que sea lo más justo posible para cada una de dichas par- tes. No obstante, cada una de estas partes tiene sus referentes dentro del mundo real, los cuales se pueden observar e identificar a través una reflexión crítica. La importancia de saber observar y documentar eso que se observa radica en que dichos datos serán la base para establecer una decisión sobre qué hacer y qué no hacer. En este sentido, de la do- cumentación de un caso determinado depende una mejor decisión. Como vimos antes, cada decisión que se toma, se realiza pensando que es lo mejor posible o la mejor acción por realizar a partir del fin que se busca; no obstante, una documentación de la misma y su puesta en balance con respecto al mundo real puede poner sobre la mesa distin- tas formas de realizar la acción. Aquí, si bien dentro de la propuesta metodológica se señala la im- portancia de escuchar diferentes voces, es importante que esas voces sean respaldadas por los datos pertinentes, como pueden ser estudios científicos, entrevistas con especialistas, revisión de algún código legal y/o institucional, entre otros. Así por ejemplo, si un informe médico es- tablece que la salud de una comunidad se ha deteriorado en las últimas tres décadas debido a la aparición de un compuesto químico determi- nado. La causa de esta infección, pareciera ser desconocida y, para que se le relacione con determinada empresa establecida en dicha zona que trabaja con compuestos químicos determinados, va a necesitar más que un ejercicio de creatividad, suposiciones y buena voluntad. Sino de una documentación de toda la situación que permita tomar una decisión más acertada para solucionar la problemática ética. 1 7

acertada para solucionar la problemática ética. 1 7 1 7 En este caso podemos hablar de
acertada para solucionar la problemática ética. 1 7 1 7 En este caso podemos hablar de
acertada para solucionar la problemática ética. 1 7 1 7 En este caso podemos hablar de
1 7
1
7

En este caso podemos hablar de dos películas que ilustran también esta situación. Tal es el caso de Una acción civil, del director Steven Zaillan, y de Erin Brokovich, del di- rector Steven Soderbergh. Ambas películas muestran dos casos en los que una compañía está contaminand<í?l medio ambiente causando un gran riesgo para la población que la rodea y el bienestar de la comunidad.

la población que la rodea y el bienestar de la comunidad. Material reproducido por fines académicos,
la población que la rodea y el bienestar de la comunidad. Material reproducido por fines académicos,

Material reproducido por fines académicos, prohibida su reproducción sin la autorización de los titulares de los derechos.

EL DISCERNIMIENTO DE DILEMAS ÉTICOS EN LAS PROFESIONES Cepeda I Shea

DE DILEMAS ÉTICOS EN LAS PROFESIONES • Cepeda I Shea 133 En algunos casos, la documentación
DE DILEMAS ÉTICOS EN LAS PROFESIONES • Cepeda I Shea 133 En algunos casos, la documentación

133

DILEMAS ÉTICOS EN LAS PROFESIONES • Cepeda I Shea 133 En algunos casos, la documentación de

En algunos casos, la documentación de la realidad nos ayuda a hacer frente a conflictos de intereses frente una reflexión ética que abarque no sólo la perspectiva individual sino también una perspectiva social e incluso, a la humanidad. Finalmente, somos más que solo individuos o profesionales. En nuestra vida cotidiana a menudo compartimos algo importante con otros seres humanos e incluso, con la humanidad. Es esta cualidad que compartimos lo que nos lleva a muchas de nuestras obligaciones y compromisos morales. Sin embargo, algunas veces la presión del trajín del trabajo, la familia y la sociedad nos hacen olvidar aquello que es más importante moralmente; el bienestar de los otros, y no sólo de aquellos a quienes amamos, sino de todos /05 otros. Este principio es lo que encontramos como idea base de los derechos huma- nos y en muchos derechos civiles también. Sin embargo, es importante recordar que la ley funciona como un mínimo moral más que como el ideal moral límite. Lo menos que podemos hacer es respetar los dere- chos de los otros.

que podemos hacer es respetar los dere- chos de los otros. 5.6. DIFERENTES ENFOQUES SOBRE LA

5.6.

DIFERENTES ENFOQUES SOBRE LA TOMA DE DECISIONES

DENTRO DE LOS DILEMAS

ÉTICOS 1 8
ÉTICOS 1 8

En la mayoría de los casos, tomamos decisiones y actuamos de acuerdo a una serie de hábitos que hemos ido adquiriendo a lo largo de nuestras vidas. En la situación más ideal, esos hábitos son el resultado de una formación familiar, una educación, la influencia de los mejores modelos y una profunda reflexión personal. Entre estos hábitos, tam- bién encontramos aquellos que nos orientan dentro de nuestra vida pro- fesional sobre cómo debemos actuar en determinadas situaciones de- pendiendo del papel que nos toque desempeñar. No obstante, algunas veces dichos hábitos no alcanzan a darnos todas las respuestas; es en- tonces cuando se requiere de una profunda reflexión que arroje un poco de luz sobre qué hacer y cómo comportarnos. Como hemos men- cionado antes, este tipo de situaciones significan una ruptura dentro de nuestro horizonte porque muestran más de una solución posible, con diferentes implicaciones en cada solución. Cuando nos enfrentamos a este tipo de dilemas es necesario reflexionar (profundamente) y sopesar todos los elementos implicados y/o relacionados con la situación, lo cuál no siempre es una tarea simple. De manera general, hay dos for- mas comunes en como nos lidiamos de entrada con estas problemáti- cas, es decir, como establecemos un primer análisis sobre el dilema:

como establecemos un primer análisis sobre el dilema: 1 8 Este es un resumen sobre los

1 8 Este es un resumen sobre los enfoques desarrollados por David T. Ozar en su texto Five Approaches to Moral-Ethical Decision-Making, del Centro de Ética y Justicia Social de la Universidad de Loyola en Chicago.

Material reproducido por fines académicos, prohibida su reproducción sin la autorización de los titulares de los derechos.

134 ÉTICA, PROFESIÓN Y CIUDADANÍA. UNA ÉTICA CÍVICA PARA LA VIDA EN COMÚN

a) Una comparación entre casos: generalmente, esta forma de aproxi- marnos es nuestra primera respuesta para enfrentar un dilema ético es preguntarnos, inclusive de manera inconsciente, si no he- mos tenido una experiencia similar que arroje un poco de luz so- bre qué decisión tomar o cómo actuar, a partir de los resultados —sean buenos o malos— que se hayan obtenido, para poder aprender de los mismos. Cabe resaltar que el punto medular de esta forma de acercarnos al problema, descansa en la similitud que los casos puedan tener entre sí y la relevancia de los resulta- dos como guía para la toma de decisiones. b) Una comparación entre personas: aquí nos referimos a cuando nos preguntamos a nosotros mismos —ya sea con estas palabras o de forma inconsciente —si la forma en que estamos actuando o la de- cisión que estamos tomando es lo que realmente nosotros quisié- ramos hacer o, en otra perspectiva, si es la forma en que actuaría una persona que admiramos —sea una persona real, imaginaria, un héroe, etcétera—. El punto aquí, dicho en otras palabras, es si la acción que se ejecuta es coherente con la historia particular de cada persona, ya sea a partir de quién soy en este momento, o quién me gustaría ser. Nuevamente, el punto medular de esta

aproximación al problema se centra en la similitud entre el carácter

o el comportamiento de las personas, no en la situación en sí, sino

en la forma en cómo dichas personas responden a esa incógnita. Aquí, hay un juicio implícito sobre qué tipo de características ad- miro en una persona y me gustaría emular. Son características con las que nos sentimos identificados, que creemos importantes

las que nos sentimos identificados, que creemos importantes y necesarias para establecer una forma de cómo
las que nos sentimos identificados, que creemos importantes y necesarias para establecer una forma de cómo
las que nos sentimos identificados, que creemos importantes y necesarias para establecer una forma de cómo
las que nos sentimos identificados, que creemos importantes y necesarias para establecer una forma de cómo

y necesarias para establecer una forma de cómo vivir.

No obstante, no siempre podemos encontrar puntos de similitud en- tre las situaciones y las personas, lo que hace que la toma de decisión sobre qué hacer, se complique aún más. Cuando esto sucede, entonces debemos centrarnos en preguntarnos qué es lo que se encuentra en riesgo dentro de esa problemática determinada; o dicho en otras pala-, bras, qué hace de esa situación algo particular para que la considera- mos como una ruptura dentro de nuestro horizonte moral, qué es lo que está en juego en ella o en la decisión que de ella emana. Al llegar a este punto, generalmente hacemos uso —nuevamente, de forma cons- ciente o inconsciente— de ciertos marcos o enfoques de pensamiento moral, que hemos asimilado. La razón por la que explicamos que esto sucede no es para establecer un enfoque como el correcto y único posi- ble, sino para ayudar al lector a reconocer la manera en la que general- mente hace sus reflexiones morales. A manera general, existen tres grandes enfoques a partir de los cuales tomamos nuestras decisiones:

enfoques a partir de los cuales tomamos nuestras decisiones: Material reproducido por fines académicos, prohibida su
enfoques a partir de los cuales tomamos nuestras decisiones: Material reproducido por fines académicos, prohibida su
enfoques a partir de los cuales tomamos nuestras decisiones: Material reproducido por fines académicos, prohibida su
enfoques a partir de los cuales tomamos nuestras decisiones: Material reproducido por fines académicos, prohibida su

Material reproducido por fines académicos, prohibida su reproducción sin la autorización de los titulares de los derechos.

EL DISCERNIMIENTO DE DILEMAS ÉTICOS EN LAS PROFESIONES Cepeda I Shea

DE DILEMAS ÉTICOS EN LAS PROFESIONES • Cepeda I Shea 135 —La maximización de valores. Este
DE DILEMAS ÉTICOS EN LAS PROFESIONES • Cepeda I Shea 135 —La maximización de valores. Este
135
135
DILEMAS ÉTICOS EN LAS PROFESIONES • Cepeda I Shea 135 —La maximización de valores. Este enfoque

—La maximización de valores. Este enfoque se da cuando sopesamos qué tanto las personas se verán afectadas y/o beneficiadas al mo- mento de tomar una acción determinada; por lo que implica esta-

de tomar una acción determinada; por lo que implica esta- blecer una jerarquía entre dichos aquellps

blecer una jerarquía entre dichos aquellps resultados que conside- ramos como valiosos por representar un beneficio para nosotros,

y aquellos resultados que consideramos como no-valiosos por re-

presentar un riesgo o daño. La idea es que se seleccione aquella decisión que represente una maximización de aquello que consi- deramos valioso, para todas las personas. Dentro de este enfoque se recomienda tomar en cuenta todas las alternativas, reflexionan- do qué valores están en juego y para quién están en juego. Se debe tener cuidado con la forma en como se establece la jerarquía entre los valores, es decir, cómo y quién decide qué tiene más peso; en gran parte, la decisión que se tome depende de cómo se jerarqui-

cen los valores. Desde una perspectiva teórica de la ética, esta ma- nera de pensar está estrechamente relacionada con el utilitarismo

y el consecuencialismo. Un ejemplo de esta maximización de los

valores sería el principio de maximización de utilidad para el mayor

el principio de maximización de utilidad para el mayor número de personas —propio del utilitarismo— el
el principio de maximización de utilidad para el mayor número de personas —propio del utilitarismo— el

número de personas —propio del utilitarismo— el cual no toma en cuenta si las personas reciben distintos tipos de bienes.» 9 —De conformidad con reglas o principios morales. Dentro de este enfoque, más allá de seguir un código moral impuesto por una sociedad o una profesión determinada, se sigue aquello que es considerado como el principio moral fundamental. De tal suerte que cuando se quiera tomar una decisión debe cotejarse con dicho principio moral para ver si coincide o no; sólo deben seguirse aquellas acciones que concuerden con dicho principio. En este sen- tido, un ejemplo de esta forma de pensar puede ser la llamada Re- gla de oro: "siempre trata a los demás como quieras ser tratado". Este principio puede encontrarse en varias religiones así como en las teorías morales de carácter deontológico o basadas en el de- ber. Lo que aquí se recomienda es identificar cuáles son las alter- nativas de acción como los principios morales que se están po- niendo en juego. Una vez hecho esto, se puede determinar si las diferentes acciones propuestas concuerdan o no con el principio; en este punto, las acciones son valoradas en dos sentidos, ya sea por acción o por omisión de alguna de dichas acciones. Por últi- mo, si sólo existe un principio moral fundamental, la toma de de-

sólo existe un principio moral fundamental, la toma de de- 1 9 Una película que refleja
sólo existe un principio moral fundamental, la toma de de- 1 9 Una película que refleja
sólo existe un principio moral fundamental, la toma de de- 1 9 Una película que refleja
sólo existe un principio moral fundamental, la toma de de- 1 9 Una película que refleja
sólo existe un principio moral fundamental, la toma de de- 1 9 Una película que refleja

1 9 Una película que refleja esta problemática es el dilema propuesto por el director Alejandro Amenazar en la cinta Mar adentro, la cual está basada en la vida real de Ramón Sanpedro.

Material reproducido por fines académicos, prohibida su reproducción sin la autorización de los titulares de los derechos.

ÉTICA, PROFESIÓN Y CIUDADANÍA. UNA ÉTICA CÍVICA PARA LA VIDA EN COMÚNcisión no se vuelve tan complicada; si por el contrario, existieran más de uno, hay

cisión no se vuelve tan complicada; si por el contrario, existieran más de uno, hay que buscar la forma de establecer una jerarquía entre dichos principios que ayude a la toma de decisiones. —De acuerdo a la demanda de ciertos derechos. Actualmente, la gran mayoría de las discusiones o problemáticas éticas utilizan este en- foque como una forma de tomar una decisión. Esto se debe que comúnmente el concepto de derechos suelen ser codificados como leyes que alguien debe seguir, respetar y hasta cierto punto pro- mover y cuidar. Sin embargo, como se ha mencionado antes, di- chas leyes funcionan como una especie de mínimo moral. Así, la discusión se da dentro de un lenguaje jurídico a partir del cual se juzgan las diferentes acciones, si se considera o no que se están violando ciertos derechos y las responsabilidades que se implica a partir de dichas violaciones. No obstante, vale la pena hacer una distinción sobre la noción de derecho, pues los derechos civiles son aquellos que encuentran su enunciación positiva en una ley y que puede forzar a una comunidad a cumplir y respetar dicho de- recho. Sin embargo, en el lenguaje cotidiano la palabra derecho también es usada dentro de una acepción convencional o moral en donde no hay una ley escrita como tal, pero sí una noción de derecho a hacer, decir o pensar algo. Por otro lado, existen dere- chos fundamentales o naturales a todos los seres humanos que se encuentran recogidos en la Declaración de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Dentro del derecho internacional, lo ideal se- ría que estos enunciados sobre los derechos que tenemos todos los seres humanos por nuestra condición humana, fueran retomados por las actas constitucionales de cada país, sin embargo esto no siempre sucede así. 2 0 En este sentido, es necesario hacer una dis- tinción sobre qué acepción de derecho se está usando y de ahí analizar las consecuencias y responsabilidades de cada acción, para así poder hacer una comparación más puntual antes de tomar una decisión.

una comparación más puntual antes de tomar una decisión. Para clarificar un poco más este enfoque
una comparación más puntual antes de tomar una decisión. Para clarificar un poco más este enfoque

Para clarificar un poco más este enfoque y a manera de ejemplo, to- dos gozamos del derecho a la vida así como del derecho a vivir libres de que otros interfieran en nuestra vida. Dicho de manera más puntual, somos moralmente libres de actuar como queramos siempre y cuando nuestras acciones no interfieran con las acciones de los demás. En gran medida, el debate fundamental sobre la eutanasia se puede dar a partir de esta concepción compatible, pero también conflictiva de los dere-

De hecho, éste es uno de los dilemas a los que se enfrentan los derechos humanos hoy en día.compatible, pero también conflictiva de los dere- Material reproducido por fines académicos, prohibida su

Material reproducido por fines académicos, prohibida su reproducción sin la autorización de los titulares de los derechos.

EL DISCERNIMIENTO DE DILEMAS ÉTICOS EN LAS PROFESIONES Cepeda I Shea

DE DILEMAS ÉTICOS EN LAS PROFESIONES • Cepeda I Shea 137 . la - chos. Por
137
137

. la -

chos. Por un lado, la vida es comúnmente vista como el valor absoluto que nadie —ni siquiera nosotros mismos— tenemos el derecho moral o legal de terminar con ella. Pero hay momentos en los que la persona está sufriendo que ya no tiene la calidad de vida que desea ni las posibi- lidades de recuperar dicha calidad de vida. Asimismo, también se pue- de argumentar que no tenemos el derecho de interferir con la decisión de alguien más siempre y cuando no dañe a otras personas. Comúnmente, un argumento así en favor de la eutanasia sostiene que un individuo tie- ne el derecho de terminar con su vida - finalmente es su vida la que se está considerando en esta acción.

A manera de conclusión podemos decir que el presente capítulo es un esbozo sobre cómo acercarnos a una problemática ética. Lo que se buscó plasmar aquí es una metodología que puede ayudar a tomar consciencia sobre todo el proceso de decisión involucrado dentro de una disyuntiva moral. En primera instancia se hizo una clarificación de lo que es un dilema ético y lo que distingue este tipo de dilemas de otro s dilemas que también enfrentamos en nuestra vida cotidiana, retoman- do diferentes posturas como la de John Stuart Mili, R. M. Haré, David T. Ozar, entre otros. Más tarde, de acuerdo al espíritu que nutre el libro del que este texto es sólo una parte, se hizo referencia a los dilemas éti- cos dentro de la vida profesional, haciendo hincapié en que las perso- nas juegan distintos roles en su vida que implican diferentes responsa- bilidades, las cuales pueden entrar en conflicto. A su vez, se hizo una breve propuesta metodológica para ayudar a clarificar el proceso de la toma de decisiones morales ya que es un proceso que por lo general ha- cemos de forma automática y, quizá, caótica. Pensamos que al exponer- lo a partir de seis diferentes pasos podría ayudar a visualizar lo que se hace y la manera en cómo se hace. Esperamos que este objetivo se haya cumplido y la metodología propuesta sirva para tomar consciencia de las decisiones y las implicaciones y responsabilidades que acarrean cada una de nuestras decisiones. Quizá ésta es una de las partes más ri- cas del texto, puesto que muestra diferentes escenarios y las consecuen- cias que cada escenario trae consigo, así como los compromisos que ge- nera. Tratamos de usar un ejemplo que fuera cercano al lector, cosa que esperamos que también se haya logrado en el texto. No obstante, sabemos que el tomar una decisión no es algo sencillo, dado que existen varios conflictos de interés y valores que entran en juego. Por eso, también, quisimos mostrar al lector, a través de ejem- plos de producciones cinematográficas, la manera en cómo estos con- flictos se desarrollan en situaciones de la vida real y que, pensamos, es- tán presentes en nuestra vida cotidiana. En la parte final del texto se hace una breve exposición sobre los enfoques más usados, ya sea cons- ciente o inconscientemente, al momento de tomar una decisión, con el fin de mostrar los alcance de cada enfoque.

con el fin de mostrar los alcance de cada enfoque. Material reproducido por fines académicos, prohibida
con el fin de mostrar los alcance de cada enfoque. Material reproducido por fines académicos, prohibida

Material reproducido por fines académicos, prohibida su reproducción sin la autorización de los titulares de los derechos.

138 ÉTICA, PROFESIÓN Y CIUDADANÍA. UNA ÉTICA CÍVICA PARA LA VIDA EN COMÚN

Por último, hay una reflexión que atraviesa la columna toral del tex- to y que, a pesar de ser una propuesta que no se expuso con detalle dentro del mismo, es parte del espíritu que está atrás de la reflexión y las ideas vertidas aquí. Nos referimos a la propuesta de Martha Nuss- baum y Mauricio Beuchot, dos autores que buscan la forma en cómo li- diar con las disyuntivas éticas, teniendo en cuenta que no se propone una imposición dogmática de una forma de vida sino un descubrimien- to personal sobre lo que debe o no debe hacerse, sin dejar de tomar en cuenta aquellos principios universalizables y su relación con las condi- ciones circunstanciales de cada persona. No ahondamos en esta pro- puesta, dado el énfasis puesto en la ética de las profesiones propia del presente libro, en su conjunto, sin embargo, exhortamos al lector a pro- fundizar sobre dicha propuesta como parte de una actitud frente a cual- quier dilema ético.

parte de una actitud frente a cual- quier dilema ético. BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA BEUCHOT, Mauricio, Tratado de
parte de una actitud frente a cual- quier dilema ético. BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA BEUCHOT, Mauricio, Tratado de

BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA

BEUCHOT, Mauricio, Tratado de hermenéutica analógica. México, ítaca, 2001. DESJARDINS, Joseph, An introduction to business ethics. New York, MacGraw Hill, 2003. NUSSBAUM, Martha, Cultivating humanity. EUA, Harvard Universiry Press, 1997.

humanity. EUA, Harvard Universiry Press, 1997. Material reproducido por fines académicos, prohibida su

Material reproducido por fines académicos, prohibida su reproducción sin la autorización de los titulares de los derechos.

Reproducción autorizada en los términos de la Ley Federal del Derecho de Autor, bajo licencia de CEMPRO (Centro Mexicano de Protección y Fomento de los Derechos de Autor) número de contrato CP05/12 y procurando en todo tiempo que no se violen los derechos de los representados por CEMPRO y tutelados por la legislación de derechos de autor mexicana.