RETORNO CON DERECHOS

Acercamiento y atención a la población migrante
de retorno en la Ciudad de México

RETORNO CON DERECHOS
Acercamiento y atención a la población migrante
de retorno en la Ciudad de México

Marco Antonio Castillo Martínez
Luis Ángel Gallegos Rodríguez
Rebeca González Camacho

El Instituto de Investigación y Práctica Social y Cultural A. C.
agradece al gobierno de la Ciudad de México el apoyo, mediante
la Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades, que a través de la Dirección de Atención a Migrantes,
Huéspedes y sus Familias brindó para que este documento pudiera realizarse.

Edición y composición tipográfica
Jorge Huixtlaca Quintana

Diseño de forros
Mabel Banda Palacios

Primera edición: 2016
Núm. de registro Indautor: 03-2016-102611525900-01
© D. R. Marco Antonio Castillo Martínez
© D. R. Luis Ángel Gallegos Rodríguez
© D. R. Rebeca González Camacho
© D. R. Instituto de Investigación y Práctica Social y Cultural A. C.
Ignacio Mariscal, 132, colonia Tabacalera,
Del. Cuauhtémoc, Ciudad de México, C. P. 06030

Comentarios:
vinculacion@familiasmigrantes.org
Impreso y hecho en México
Printed and made in Mexico

ÍN DICE

9

Presentación

11

AGRADECIMIENTOS

13

Introducción

17

Primera parte
17

1.1. Metodología
20

1.2. Marco conceptual
23

1.3. Tipologías de retorno
25

1.4. Marco histórico: factores históricos de la migración de retorno
∙ 5 ∙

6

R ETOR NO CON DER E CHOS

31

Segunda parte
31

2.1. Sobre el perfil sociodemográfico de los entrevistados
2.1.1. Lugar de nacimiento, 31; 2.2.2. Sexo, 32;
2.2.3. Edad, 33; 2.2.4. Estado civil, 33; 2.2.5. Escolaridad, 34;
2.2.6. Lugar de residencia antes de migrar, 35;
2.2.7. Delegaciones donde se establecen
los migrantes retornados, 36
38

2.2. Información durante la estancia en EE. UU.
2.2.1. Estatus migratorio, 38; 2.2.2. Ocupación, 39;
2.2.3. Remesas, 40; 2.2.4. Veces que ha estado en EE. UU., 41;
2.2.5. Temporalidad de estancia en EE. UU., 41;
2.2.6. Familiares directos en EE. UU., 41

43

Tercera parte
43

3.1. Sobre el proceso de deportación: detención, traslados
y repatriación
3.1.1. Detención, 43; 3.1.2. Traslados, rutas y vuelos, 47;
3.1.3. Atención a migrantes deportados, 50
55

3.2. Sobre la situación del retorno en la Ciudad de México
3.2.1. Situación en el momento del retorno, 58;
3.2.2. Salud mental, 58; 3.2.3. Documentación e identidad, 60;
3.2.4. Conocimiento sobre programas sociales, 61;
3.2.5. Apoyos que solicitan los migrantes de retorno, 62;
3.2.6. Desafíos a los que se enfrentan los migrantes
de retorno, 64; 3.2.7. Dependencias gubernamentales
que deben estar involucradas en la atención para
la inserción o reinserción de los migrantes de retorno, 67

Í n dice

73

Cuarta parte
73

4.1. Un modelo de atención a población migrante retornada
74

4.2. Orientación y asesoría
75

4.3. Atención especializada
75

4.4. Albergue
76

4.5. Diagrama de atención
77

4.6. Implementación
4.6.1. Ruta de implementación, 78;
4.6.2. Requerimientos para iniciar, 78

79

CONCLUSIONES

83

Bibliografía

89

Anexos
89

I. Los y las migrantes comparten

7

8

R ETOR NO CON DER E CHOS

92

II. Ejemplos de identificaciones en algunos centros de detención
93

III. Infograma del Programa Somos Mexicanos
94

IV. Constancia de repatriación
95

V. Evidencia fotográfica
103

Abreviaturas y siglas

PR E SEN TACIÓN

En el año 2012, como parte del proyecto de conformación de Clubes y Comités de Familias Migrantes en la Ciudad de México, el Instituto de Investigación y Práctica Social y Cultural A. C. (IIPSOCULTA A. C.) identificó
un número notable de personas migrantes con historias de deportación
que implicaban abusos y maltratos por parte de autoridades migratorias
de los Estados Unidos, cuestión que nos obligó a encontrar aliados en ese
país para poder abogar y litigar los casos que documentábamos en busca
de cambiar esta realidad.
Pero meses después reconocimos una realidad que nos involucraba
directamente: cientos de personas arribaban semanalmente a la Ciudad
de México como parte de un acuerdo de “deportación profunda” entre
los gobiernos de Estados Unidos y México, que implicaba dos vuelos semanales con más de 120 personas cada uno, muchas de las cuales llegan
a una ciudad desconocida, sin conocer el idioma, sin documentos que
acrediten su experiencia laboral o historia escolar, y se enfrentan a un
laberinto burocrático, incluso para quienes cuentan con los documentos.
Frente a un panorama de deportaciones masivas y el desinterés del
Estado por reconocer, valorar y aprovechar las habilidades, capacidades
y experiencias de miles de jóvenes, niños, niñas, hombres y mujeres que
arriban a nuestro país cada semana, y dada nuestra capacidad instalada
para monitorear y acercarse a esta población, el IIPSOCULTA acordó participar en la facilitación de un grupo de apoyo y organización de jóvenes
retornados, el cual se denominó “Los Otros Dreamers”, que tenía como
objetivo documentar, apoyar y facilitar la organización de hombres y
mujeres en edad escolar, con una experiencia de retorno y con un interés
por revalidar estudios e ingresar al sistema educativo mexicano.
∙ 9 ∙

10

R ETOR NO CON DER E CHOS

Luego de esta experiencia, la cual tuvo un impacto notable en la visibilización de las problemáticas que este sector enfrentaba para integrarse a la vida de la Ciudad de México y del país, “Los Otros Dreamers”
caminaron por su propio camino y el IIPSOCULTA desarrolló el primer
Programa de Atención a Migrantes Retornados de la Ciudad de México,
desde donde comenzamos la documentación de casos y un mecanismo de
apoyo emergente.
Es en el marco de este quehacer que este trabajo nace, con el objetivo
de acercarse a la migración de retorno a la Ciudad de México como una
realidad que requiere ser entendida, valorada y aprovechada, como todas
las migraciones, para enriquecer a nuestra sociedad.
Marco Antonio Castillo
Director
Instituto de Investigación
y Práctica Social y Cultural A. C.

AGR A DECIMIEN TOS

El Instituto de Investigación y Práctica Social y Cultural agradece a
la Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades que a
través de la Dirección de Atención a Migrantes, Huéspedes y sus Familias
brindó el apoyo para que este diagnóstico pudiera realizarse.
Agradecemos de manera muy especial a cada persona que compartió
su historia de vida migratoria, que depositó la confianza en nosotros y
que contribuyó de manera importante a la generación de información
que nutre este documento, pues son ellas y ellos los protagonistas del
diagnóstico.
A cada una de las organizaciones hermanas que colaboró con aportes
y recomendaciones importantes durante el transcurso del proyecto, su
apoyo en la difusión de este trabajo pero sobre todo por su interés en
sumar esfuerzos para la mejor atención a las personas migrantes de retorno. A todas las personas que mediante sus observaciones y recomendaciones nutrieron el contenido.
Agradecemos al lector, en quien esperamos despertar el interés por
trabajar en pro de las personas migrantes de retorno y sus familias en
México.

∙ 11 ∙

IN T RODUCCIÓN

Dentro del contexto migratorio internacional, México es un país en
donde se viven múltiples dimensiones del proceso migratorio: origen,
tránsito, destino, refugio, asilo, y gradualmente se ha convertido en un
país de retorno. En la Ciudad de México, el retorno ha obtenido importancia en la definición de políticas públicas y en la gestión migratoria; a
su vez, representa un gran desafío en el ámbito de la integración social y
económica de quienes vuelven a su país de origen, sobre todo hoy frente
a la política migratoria de EE. UU., que ha priorizado la deportación como
nunca en su historia.
En México, existe una reducción de la población aunada a un crecimiento de la pobreza. De acuerdo con el informe emitido por la Comisión
Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Panorama social de
América Latina 2015,1 la población de mexicanos que viven en pobreza
pasó de 53.3 millones (51.6 %), en 2012, a 55.3 millones (53.2 %), en 2014.
Sin embargo, esto no ha originado que la emigración de mexicanos se
incremente: los factores que han influenciado en una menor emigración
se debe al reforzamiento de la frontera con México, endurecimiento de
las políticas antimigrantes, el incremento de riesgos y costos tanto económicos como humanos que la migración trae consigo.
Los mexicanos que han logrado establecerse en EE. UU. siguen representando el grupo más numeroso (11.6 millones) de los 41.3 millones de
personas nacidas fuera de EE. UU. que viven en ese país, y son también

1 Disponible en: http://www.cepal.org/sites/default/files/presentation/files/220321
_ps_2015_ppt.pdf, fecha de consulta: 11 de julio de 2016.
∙ 13 ∙

14

R ETOR NO CON DER E CHOS

el grupo de población que encabeza las deportaciones.2 Este contraste
entre la relevancia numérica y de impacto social, económico, cultural y
político de la población originaria de México residente en EE. UU. y la
disminución de las entradas de mexicanos a dicho país, sugiere retos que
necesariamente debemos abordar desde diferentes frentes como la academia, las organizaciones de la sociedad civil y dependencias gubernamentales. Uno de estos retos es la deportación y los efectos de la separación
familiar, que implica enfrentarse a la reconstrucción de la propia vida
cuando no es posible regresar al país en donde se dejaron familia, trabajo
y patrimonio (Gallegos, Gallegos, González, 2015).
Este documento manifiesta que la migración circular cada vez está
teniendo menos presencia dentro del proceso migratorio y ha retomado
relevancia la migración de retorno.3 Las causas pueden estar fundamentadas en diversos factores, los cuales han sido contrastantes en el último
decenio. Ejemplo de ello es la crisis económica de 2008, que trajo como
consecuencias una disminución de la oferta laboral en sectores en donde
los mexicanos generalmente se insertan, como la agricultura y la construcción, aunado al endurecimiento de la política migratoria, militarización de la frontera e implementación de programas como “Comunidades
Seguras”,4 que ha contribuido al clima discriminatorio y antimigrantes
en distintos estados y localidades de la unión americana.

2 Véase Muzaffar Chishti y Faye Hipsman, “In Historic Shift, New Migration Flows
from Mexico Fall Below Those from China and India”, May 21, 2015, Migration Policy
Institute, disponible en: http://www.migrationpolicy.org/article/historic-shift-new-migration-flows-mexico-fall-below-those-china-and-india. Consulta: 11 de julio de 2016.
3 Se entiende como migrantes de retorno a todas aquellas personas que después de
haber tenido una experiencia migratoria regresan o son devueltos a su país de origen.
4 Comunidades Seguras (Secure Communities) fue un programa de control de
inmigración administrado por el Servicio de Inmigracion y Control de Aduanas (Immigration and Customs Enforcement, ICE) de EE. UU. de 2008 al 2014, que consistía en
la colaboración de las fuerzas policiales federales, estatales y locales para identificar a
extranjeros que han sido arrestados o detenidos para proceder, en determinados casos,
a su deportación. Fue reemplazado por el Programa de Cumplimiento de Prioridad
(PEP) en julio de 2015.

I n t roducción

15

Si bien la migración México-EE.UU. se caracterizaba por ser una
migración circular, de forma regular pero mayormente irregular, esta
circularidad ha venido desapareciendo, desde la implementación de la
Immigration Reform and Control Act (IRCA)5 de 1986 y reforzada con
Illegal Immigration Reform and Immigrant Responsability Act6 de 1996,
provocando estancias más largas en EE. UU. y con un retorno incierto al
país de origen.
Frente a esto, el fenómeno del retorno se puede explicar por algunos
momentos y factores que lo potencializan y que es necesario preguntarse: ¿cuáles son las características que distinguen a la migración de
retorno de los demás flujos migratorios y cómo se expresa en la vida de
los individuos y del entorno social?, ¿cuáles son las implicaciones, retos
y desafíos a los que se enfrentan? ¿Y cómo ha respondido ante esta situación el gobierno mexicano para una óptima inserción o reinserción?
Estas son algunas preguntas que el presente trabajo pretende responder mediante un análisis del contexto con datos cualitativos y cuantitativos. Para ello, en el primer apartado de este documento se aborda la
metodología que se utilizó para desarrollar la investigación, incluyendo
cuáles fueron las herramientas y estrategias metodológicas para recabar
la información y de qué manera se intervino con la población de retorno. De igual manera, se construyó un marco conceptual enmarcando las
5 La Ley de Reforma y Control de la Inmigración de 1986 (IRCA) incluyó una generosa amnistía y regularización de estatus migratorio para millones de inmigrantes
indocumentados, de los cuales 2.3 millones fueron mexicanos. También tipificó como
crimen federal contratar a trabajadores indocumentados; sin embargo, se estableció el
reforzamiento de la vigilancia fronteriza con el fin de detener la inmigración indocumentada a través del incremento del presupuesto del ahora llamado Departamento de
Seguridad Nacional.
6 La Ley de Reforma a la Inmigración Ilegal y la Responsabilidad del Inmigrante (IIRIRA de 1996) fue aprobada después de un altercado ocurrido en la ciudad de
Oklahoma, donde se detonó una bomba. La implementación del IIRIRA hizo más fácil
la deportación de extranjeros no ciudadanos; las remociones se incrementan más cuando se someten a los no ciudadanos a la deportación obligada si cometen crímenes clasificados como “crímenes serios agravados”. En el 2002 se agudiza todavía más cuando
se implementa lo estipulado en la sección 287 (g), donde se capacita a las agencias
policiales de ciudades y estados como agentes de inmigración.

16

R ETOR NO CON DER E CHOS

distintas tipologías que fueron utilizadas y desarrolladas, teniendo un
abanico conceptual que ayuda al mejor entendimiento del fenómeno, aunado a una explicación de los factores que históricamente han influido en
el crecimiento del retorno desde EE. UU. hacia México.
En el segundo apartado, conforme a los resultados que arrojó la investigación, se construyó el perfil socio-demográfico de las personas que
están llegando de EE. UU. a residir en la Ciudad de México o que eran
originarios de ésta; también se aborda la información sobre su permanencia en EE. UU. como la temporalidad, su estatus migratorio y si tenían
dependientes económicos en su lugar de origen y si enviaban remesas.
El tercer apartado contiene información acerca del proceso de deportación y sus implicaciones en la vida de las personas que atravesaron
por este procedimiento, los desafíos a los que se enfrentan a su llegada
a la Ciudad de México y la situación en la que se encuentran, así como
también las dependencias gubernamentales que deben estar involucradas
en la atención para la inserción o reinserción de la población de retorno.
En el cuarto y último apartado se ofrece una propuesta para generar
un modelo de atención que coadyuve a la inserción o reinserción de los
migrantes de retorno en esferas como la laboral, educativa, de salud y
política, aunado a una propuesta de atención diferenciada que identifique
las necesidades primarias que se deben de atender de manera inmediata
y darles seguimiento.

PR IMER A PA RT E

1.1. METODOLOGÍA

Si bien los estudios realizados con metodologías cuantitativas dan lugar a
la generación de información estadística que permite conocer la intensidad y magnitud de un proceso a diferentes escalas, muestran el pulso de
las tendencias en contextos locales, nacionales y regionales y son consideradas de gran valor para el diagnóstico y elaboración de políticas públicas, al mismo tiempo, carecen de información que recupere las voces de
los actores directamente implicados y de la interpretación de sentido que
comparten. En cambio, las investigaciones generadas con metodologías
cualitativas ofrecen un vasto abanico de conocimiento de la migración
vista desde la perspectiva de los actores que están directamente relacionados. Debido a la amplitud del fenómeno, es indispensable hablar de un
conjunto de metodologías cualitativas para el abordaje del tema; entre
las más conocidas se encuentran el método etnográfico, el biográfico, los
métodos de colaboración e investigación participativa, métodos visuales,
el análisis del discurso, los estudios de caso y los métodos mixtos.7
En el presente trabajo se aplicó una metodología mixta que contiene
elementos del método cualitativo y cuantitativo. El primer método ayudó
a identificar y describir el contexto en donde se encuentran inmiscuidos
7 Véase Ariza, Marina y Velasco Laura (coords.), (2012), Métodos cualitativos y su
aplicación empírica: Por los caminos de la investigación sobre migración internacional,
UNAM-IIS / Colef, México, y Kumar, Arun y Jarquín, María Elena, (2011), Tras las huellas de los que se fueron: Metodología multidisciplinaria para el estudio de la migración,
UANL / UNAM-CEIICH, México.
∙ 17 ∙

18

R ETOR NO CON DER E CHOS

los migrantes de retorno en la Ciudad de México, sus necesidades, intereses, problemáticas y la situación de vulnerabilidad en la que algunos
están. El segundo método ayudó a identificar los flujos de la migración de
retorno dentro de las distintas delegaciones que comprenden la Ciudad
de México, además de identificar datos sociodemográficos y ocupacionales así como un número específico que necesitó algún tipo de atención
y/o canalización.
Se utilizaron herramientas metodológicas como la creación de un instrumento de recopilación de información sociodemográfica reflejado en
preguntas específicas que dieron origen a una encuesta, se realizó una
base de datos de la población captada y beneficiada, se llevaron a cabo
entrevistas semiestructuradas y a profundidad, se documentaron casos y
se diseñó una carpeta metodológica para talleres informativos basada en
una metodología de educación popular, en la que las personas migrantes
de retorno compartían sus historias, realizaban un análisis de contexto e
identificaban sus principales necesidades, intereses así como problemáticas comunes.

Figura 1. Estrategia de recopilación de información

Para este trabajo, también se realizó un análisis del marco normativo
en cuestión migratoria y un análisis de las políticas públicas enfocadas
a la población migrante con la intención de generar una propuesta de
modelo de atención integral para la población migrante de retorno en la
Ciudad de México.
Se obtuvo una muestra de 200 personas que contaban con experiencia migratoria en por lo menos el último quinquenio y que residían o

M etod ol o gí a , m a rco h istór ico y concep t ua l

19

eran originarios de la Ciudad de México.8 Asimismo, se realizaron 15 entrevistas a profundidad para la recopilación de casos que solicitan una
asesoría legal en EE. UU.9
Se consultaron bases de datos oficiales de retorno generadas por el
Colegio de la Frontera Norte a través de la Encuesta sobre Migración en
la Frontera Norte (EMIF), la Unidad de Política Migratoria, el Censo de
Población y Vivienda 2010 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el Índice de Intensidad Migratoria de Conapo, de la plataforma Yo soy México, de la organización “Mexicanos y Americanos
Todos Trabajando” (MATT) y fuentes estadísticas generadas en Estados
Unidos como los censos poblacionales.
Para obtener un marco de información más ampliado también se realizaron:






Acercamientos-acuerdos con dependencias gubernamentales.
Acercamientos-acuerdos con organizaciones de la sociedad civil.
Campaña de difusión.
Vinculación con la academia.
Participación en foros y eventos.
Consulta de bases de datos y cifras oficiales desagregados a nivel
municipal y
Consulta de microdatos.

8 Para ampliar el panorama de la investigación en cuestión de retorno, no se excluye a aquellas personas que tenían como último destino alguna entidad federativa y
no pretendían quedarse en la Ciudad de México, de igual manera se dieron casos que el
retorno no provenía de EE. UU., sino de algún otro país, aunque estos últimos no fueron
considerados dentro de la investigación.
9 Cabe señalar que los entrevistados a los que se tuvo acceso fueron repatriados
por medio del Procedimiento de Repatriación al Interior de México (PRIM), algunos
otros regresaron de manera voluntaria, otros más fueron repatriados vía terrestre y
otros fueron captados cuando ya eran beneficiarios del programa Seguro de Desempleo
de la Secretaría de Trabajo y Fomento al Empleo de la Ciudad de México (STyFE).

20

R ETOR NO CON DER E CHOS

1.2. MARCO CONCEPTUAL

Se construyó un marco conceptual que permitiera entender toda la gama de
conceptos que engloban a la migración de retorno, que diera cabida a una
mejor explicación del fenómeno. Para el presente trabajo nos apoyamos
en los conceptos propuestos por distintos autores, organizaciones internacionales y dependencias gubernamentales para abordar de manera exhaustiva la situación en la que se encontraban los entrevistados al momento
de proporcionar los datos, y con ello contar con una tipología del retorno.
Una primera aproximación al concepto de “migración de retorno”
refiere a movimientos en el espacio territorial de cierta población que
regresa al punto de partida u origen. Pero esta mirada esconde varios supuestos: que las personas que retornan lo hacen a su localidad de origen,
que se reinsertan en la dinámica local de donde habían partido y, finalmente, que este regreso significa a priori un retorno permanente (Rivera,
2011, citado en Gandini, Lozano-Ascencio, Gaspar, 2015).
De acuerdo con el concepto de la Organización de las Naciones Unidas (1998), los migrantes de retorno son aquellas personas que vuelven
a su país de ciudadanía después de haber sido migrantes internacionales
(ya sea de corto o largo plazo en otro país) y que están intentando permanecer en su propio país por lo menos un año. Dicha definición ha ayudado a establecer criterios para perfilar al migrante de retorno, mismo que
otorga criterios de temporalidad para poder acceder a programas sociales
según los estándares marcados a nivel conceptual.
El migrante de retorno es una “persona que regresa a su país de origen
con el fin de permanecer en él, después de llevar mucho tiempo en otra
nación; dicho retorno puede ser voluntario o inducido” (Izquierdo, 2011:
172). Recientemente, esta concepción lineal, unívoca y determinista de la
migración y del retorno ha sido problematizada y se ha enfatizado el entendimiento del retorno no como un hecho aislado ni como el punto final,
sino como una fase del proyecto migratorio mismo, sin ser asociado a un
resultado previsible ni a un evento definitivo y terminal (Rivera, 2008,
2011; Aznar, 2011, citado en Gandini, Lozano-Ascencio, Gaspar, 2015).
En efecto, por la misma dinámica cambiante del proceso migratorio y
su complejidad, no debe acotarse el retorno sólo como una fase terminal
dentro de un proceso. Es decir, actualmente es una variable independiente

M etod ol o gí a , m a rco h istór ico y concep t ua l

21

el tiempo de duración de la experiencia migratoria, si el regreso es definitivo o temporal y si es en una condición forzada o voluntaria. Por último,
el retorno es el aspecto más difícil de cuantificar (Gmelch, 1980: 135).
Por otro lado, para tener un corte conceptual de carácter administrativo que implica un proceso como la deportación, que se establece
dentro de marcos jurídicos, nos apoyamos en las siguientes definiciones
de dependencias gubernamentales nacionales que trabajan con población
migrante como lo es el Instituto Nacional de Migración y la Unidad Política Migratoria.
Cuadro 1. Principales conceptos
Aprehendidos: Se refiere a los migrantes detenidos por la Border Patrol of U.  S. Customs and
Border Protection (CBP) of Departament of Homeland Security en cualquiera de sus tres fronteras (norte, sur y costa) así como los arrestos administrativos de Immigration and Customs
Enforcement (ICE) mediante sus dos programas: Investigations and Detention and Removal
Operations, DRO).
Devueltos: Se integran con la suma de los removidos y de los retornados. Cuando los devueltos
superan a los aprehendidos significa que regresaron a personas que llevaban tiempo residiendo en EE. U U. en situación migratoria irregular.
Removidos: Son las salidas obligatorias y confirmadas de extranjeros inadmisibles y deportables fuera de los EE. U U, basados en una orden de retiro bajo la modalidad de “criminales” y
“no criminales”. Un extranjero que es removido tiene consecuencias administrativas o criminales si reingresa posteriormente.
Retornados: Son las salidas confirmadas de extranjeros inadmisibles o deportables fuera de
los EE. U U. que no se basan en una orden de retiro. La mayor parte de los retornados son de
nacionalidad mexicana que han sido aprehendidos por la patrulla fronteriza de los EE. U U. y
devueltos a México.
Devueltos recibidos por el INM: Se refiere al subgrupo de los devueltos que son entregados
por las autoridades migratorias estadounidenses y recibidos por las autoridades migratorias
mexicanas del Instituto Nacional de Migración (INM) en el marco de los memorándum de entendimiento binacionales para la repatriación segura, ordenada, digna y humana de nacionales mexicanos y los acuerdos locales para la repatriación de nacionales mexicanos.
Devoluciones laterales: Se refiere a migrantes que son aprehendidos en un sector y son devueltos por uno distinto. Esto busca romper los vínculos del migrante con sus redes de
“ayuda” y desalentarlo de realizar un nuevo intento de cruce, aunque también aumenta su
vulnerabilidad al ser expuesto a nuevas redes de crimen y tráfico de personas que muchas
veces compiten entre sí.
Devueltos desalentados: Son aquellos que declaran que no intentarán un nuevo cruce a Estados Unidos en los próximos siete días y que manifiestan que regresarán a su casa. Además
se agregan aquellos que expresaron su deseo de permanecer en la frontera norte de México,
pero no piensan volver a cruzar a Estados Unidos para trabajar o buscar trabajo.
Fuente: Salvador Berumen, Luis Felipe Ramos e Isabel Ureta, “Migrantes mexicanos aprehendidos y devueltos por Estados Unidos. Estimaciones y características generales”, Apuntes
sobre migración, núm. 2, CEM / INM, septiembre de 2011.

22

R ETOR NO CON DER E CHOS

Dentro del debate y las investigaciones que conciernen a la migración
de retorno, se tiene que tener en cuenta las diferencias entre los conceptos. Esta vaguedad conceptual tiene que superarse de tal manera que
ayude al momento de querer brindar algún tipo de atención, evitando
revictimizar a aquellas personas que declaran haber sido deportadas o
firmaron una salida voluntaria, con la finalidad de revisar si hubo violaciones a los derechos humanos y de qué manera se puede asesorar en
casos específicos.
A partir de lo anterior, definimos entonces al migrante de retorno
como la persona que después de un proceso migratorio regresa voluntariamente o lo regresan contra su voluntad a su país de origen. Sin embargo, en la región México-Estados Unidos-Centroamérica esta categoría
adquiere una complejidad y caracterización única, debido a que la mayoría de los retornados lo hacen en contra de su voluntad, expulsados aún
después de años de estancia en los lugares de destino, por los gobiernos
bajo cargos de violaciones a las leyes migratorias vigentes. Esto implica
que la migración de retorno lleve consigo fuertes riesgos de separación
familiar, violaciones de los derechos humanos, despojo y desarraigo.
Dentro del actual flujo de migración de retorno se incluyen los migrantes removidos, que están principalmente caracterizados porque
cuentan con una orden de retiro y son devueltos por las autoridades migratorias de EE. UU. a las autoridades migratorias de México. Este flujo se
integra por personas entregadas a las autoridades migratorias mexicanas
en alguno de los puntos establecidos a lo largo de la línea fronteriza.
Anteriormente los flujos de deportados estaban compuestos casi exclusivamente por este grupo de migrantes arrestados por la patrulla fronteriza en su intento por ingresar a EE. UU. Más de 80% de los deportados
de la década de los años noventa del siglo pasado habían permanecido
menos de un día en EE. UU. Sin embargo, para el 2011 esta proporción
disminuyó hasta 26.6%. Hoy, cada vez son más los deportados que permanecieron más de un año viviendo y trabajando en EE. UU. llegando a
46.2% de los deportados en el 2011, teniendo otra realidad a su retorno.
(BBVA, 2015).
Actualmente, este flujo ha tenido una reconfiguración que se ve reflejada en la inclusión de personas que incluso tenían su residencia legal en
EE. UU. o que llevaban más de un año viviendo en aquel país. Por estos

M etod ol o gí a , m a rco h istór ico y concep t ua l

23

factores, es importante reconocer la diferencia entre las necesidades específicas de las personas con proceso de deportación, las que regresaron
por su propia cuenta y que vienen acompañadas con menores de edad,
y las que sólo han sido removidas o devueltas a autoridades migratorias
mexicanas, a las cuales se tienen que atender con políticas diferenciadas
y adecuadas a esta nueva realidad.

1.3. TIPOLOGÍAS DE RETORNO

Para la elaboración de las tipologías se tomó en cuenta el contexto en
el que se desarrolla el retorno, teniendo como resultado una combinación de decisiones a nivel personal que derivan en un regreso voluntario y a factores estructurales que derivan en un retorno no voluntario o
forzado,10 entendiendo a este último como producto de una deportación.
La mayoría de las tipologías de la migración de retorno se ha ocupado
de dos dimensiones en las que existe una diversidad considerable: el periodo que pasa los migrantes en el exterior y los motivos de su regreso
(Gmelch, 1980: 137).
Basándonos en el marco teórico propuesto por Durand (2004), quien
realiza una tipología de cinco tipos de migración de retorno, y en la propuesta de Gmelch (1980), para fines de la investigación se consideran los
siguientes tipos de retorno:
1)

Retorno transgeneracional: los principales actores considerados
dentro del retorno son los familiares del migrante, hijos, nietos,
etcétera, es decir, si un migrante establecido en el país receptor

10 Entendido como un conglomerado de diversas situaciones que fomentan el regreso y que involucran motivaciones fundadas en condiciones y percepciones: “por un
lado, crisis económica y su impacto en el ámbito laboral: deportaciones de los propios
migrantes con cargos delictivos y penales, deportaciones de parientes, generando separaciones familiares y el consiguiente retorno de algunos o todos los miembros; y por
el otro, la sensación de miedo” (Mestries, 2013): a ser deportado, ser despedido, perder
lo que se tiene (trabajo, familia, vivienda, bienestar).

24

R ETOR NO CON DER E CHOS

cuenta con familiares no marca sólo el retorno de él / ella, sino
también el de sus familiares de segunda y tercera generación.
2) Retorno forzado: los retornados / migrantes tenían la intención de
migrar de forma permanente, pero su regreso ocurre en contra
de la decisión o voluntad del propio migrante y su regreso está
marcado por factores externos. Su preferencia era quedarse en el
extranjero.
3) Retorno voluntario: Los retornados / migrantes que tenían la intención de una migración (temporal o no), donde la principal
característica es la decisión propia del migrante marcada por
distintos factores y circunstancias, como reencuentro familiar,
enfermedad o añoranza, acudir a algún evento social o religioso
o establecerse económicamente activos en el lugar de origen. En
algunos casos la decisión de volver también se ve influenciada
por factores negativos o “presión” en el país de acogida.
También, los retornos son diferentes según las circunstancias e [...]
intervienen variables macro y micro; influyen factores tanto grupales
como personales, y deben analizarse considerando dimensiones analítico
temporales [...], las condiciones previas a la migración, la experiencia en
el país de destino, y las condiciones de regreso al lugar de origen, configuran este proceso (Ruiz y Ceballos, 2009: 53).
En muchos casos, el retorno se asocia a personas que regresan con
algún tipo de capital, sobre todo monetario, éste último con más referencia cuando se da de manera voluntaria, creando un estigma sobre las
personas que retornan. Si se da el retorno de manera voluntaria, se tiende
a pensar que trae consigo gran capital monetario, pero si el retorno es de
manera forzada, el estigma va enfocado a algunos sucesos “malos” que
causaron el regreso a la comunidad de origen u otro lugar. Estas prácticas son parte de una nueva realidad migratoria que marca cierto grado
de vulnerabilidad para la población que retorna. Específicamente, en la
población migrante retornada, la vulnerabilidad está presente en el contexto de retorno, condiciones de inserción y reinserción en la dinámica
económica-social.

M etod ol o gí a , m a rco h istór ico y concep t ua l

25

1.4. MARCO Histórico: FACTORES HISTÓRICOS
DE LA MIGRACIÓN DE RETORNO MÉXICO-EE.  UU.

Para entender el contexto actual de la migración de retorno se tienen
que tomar en cuenta los factores históricos que han potencializado dicho
flujo migratorio hasta convertirlo en tema coyuntural dentro de los estudios de la migración internacional. El primero de estos factores históricos
tiene que ver con la crisis económica en EE. UU. En el año 2008, dicha
crisis propició el cambio en el perfil de los migrantes de retorno y muchos regresaron a su lugar de origen debido al creciente desempleo que
afectaba directamente a la población indocumentada al no contar con
ingresos y trabajo estable.
El segundo de estos factores tiene que ver con el endurecimiento de
políticas antimigrantes. Históricamente y de manera particular en las últimas dos décadas, EE. UU. ha implementado leyes que repercuten directamente en la población inmigrante, principalmente a la que permanece
de manera irregular. Durante la administración del presidente Clinton
(1993-2001) se aprobó la Ley de Reforma de la Inmigración Ilegal y de
Responsabilidad del Inmigrante de 1996 (IIRIRA). Dicha ley pretendía reforzar las medidas restrictivas, como intensificar la seguridad en la frontera y en el interior del país, de tal manera que se pudiera tener un mayor
control de los flujos migratorios provenientes de la frontera con México,
se pretendía expulsar a los trabajadores indocumentados al impedirles su
estancia en el país receptor.
La Ley de Reforma de la Inmigración Ilegal y de Responsabilidad del
Inmigrante reforzó lo que se había planteado desde el IRCA y se llevó a
cabo la implementación de una política migratoria más restrictiva, sustentada en la construcción de barreras físicas y el reforzamiento de la
Patrulla Fronteriza por medio de un aumento en el número de agentes y
su equipamiento. Aún más, bajo la aplicación de la Sección 287(g), el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) tiene la
posibilidad de establecer acuerdos con las agencias policiales de ciudades
o estados para entrenar a sus funcionarios como agentes de inmigración.
En la misma administración de Clinton se llevaron a cabo diversas
medidas de custodia fronteriza como la Operación Bloqueo (Hold in the
Line) en El Paso-Ciudad Juárez, en 1993; Operación Guardián (Gatekee-

26

R ETOR NO CON DER E CHOS

per) en la región Tijuana-San Diego, en 1994; Operación Salvaguarda
(Safeguard) en la frontera Arizona-Nogales, en 1995 y la Operación Río
Grande al sureste del estado de Texas en el área del Valle Río Grande, en
1997 (Cornelius, 2007).
El gobierno de EE. UU. ha implementado acciones expresadas en su
mayoría en efectivos policiacos; sin embargo, el saldo neto migratorio
no disminuyó, debido a que se crearon nuevas rutas que se realizaban en
lugares cada vez más peligrosos y alejados de los centros urbanos y puntos tradicionales de cruce. Tal situación ha provocado la elevación de los
costos migratorios y el incremento en la demanda de cruce clandestino y
mayor vulnerabilidad para quienes intentan cruzar la línea fronteriza o
que ya estaban establecidos en aquel país, al punto que las personas migrantes son hoy el cliente idóneo para el crimen organizado, y mientras
más difícil sea la ruta, más ganancias ilegales genera.
Con los sucesos del 11 de septiembre de 2001 y la promulgación de
USA Patriot Act, se impulsaron medidas más drásticas de control fronterizo, que en un principio estaban enfocadas a terroristas y que terminaron en redadas en el interior del país, criminalizando a los inmigrantes
indocumentados y provocando que el número de deportaciones se elevara de manera considerable. La política estadounidense consolidó su
enfoque de securitización nacional, dejando de lado la seguridad humana
de los migrantes.
En 2003, la intensificación de las remociones desde EE. UU. quedó bajo
la responsabilidad del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (Immigration and Customs Enforcement, ICE), que aprehende a las personas
sin documentos migratorios en el interior del territorio estadounidense,
a diferencia de la patrulla fronteriza, que lo hace en la franja fronteriza.
Aunque ambos pertenecen al Departamento de Seguridad Nacional, el
ICE cuenta con el personal más numeroso de este sector y administra varios programas que afectan directamente a inmigrantes mexicanos como:
Programa de Comunidades Seguras (ICE trata de identificar a los indocumentados entre las personas que purgan condenas para deportarlas a
su país de origen), así como el Programa Nacional de Operaciones para
Fugitivos (National Fugitive Operations Program), por el que se arresta
a extranjeros indocumentados peligrosos con antecedentes criminales.
A pesar de estas acciones, en 2007 casi tres cuartas partes de los 96 mil

M etod ol o gí a , m a rco h istór ico y concep t ua l

27

migrantes detenidos no tenían ninguna condena criminal (Alarcón, 2010;
Mendelson, Strom y Wishine 2009).
Para junio de 2010, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas
(Immigration and Customs Enforcement, ICE) había establecido 71 acuerdos con agencias policiacas estatales y locales en 26 estados, certificando a 1130 agentes. Por esta razón, muchos migrantes indocumentados
han sido detenidos por policías subnacionales debido a faltas menores de
tránsito, quienes luego de haber sido entregados al ICE han sido deportados (Fitzgerald y Alarcón, 2013: 119-120).
Se aplicaron una serie de propuestas legislativas en el ámbito migratorio hacia el interior de los estados que derivó en la limitación de derechos y oportunidades con que antes podían contar los inmigrantes. Tal
es el caso de la ley SB1070 y la HB2162, promulgadas en el estado de Arizona en 2010, la HB87, en Georgia, y la HB56, de Alabama, sancionadas
en 2011. Esta última, considerada la más severa en contra de la migración
indocumentada en todo Estados Unidos, ya que establece los controles
más estrictos a la inmigración indocumentada, además de limitar el acceso a beneficios públicos, programas de bienestar social y a la educación
superior (Ramírez García y Aguado Ornelas, 2013: 178).
La promesa de una reforma migratoria también representa dentro de
su esencia una condicionante más para evitar el ingreso de migrantes
mexicanos y centroamericanos de manera irregular a su territorio. Pero
tales medidas no han derivado en la detención de los flujos migratorios,
sino en la reconfiguración de manera significativa del proceso, y tuvieron
efecto en un asentamiento más prolongado o permanente por parte de
los migrantes. El tiempo de estancia de los migrantes mexicanos en ese
país en el año 2000, según Conapo, oscilaba entre los 12 meses de permanencia, mientras que, según datos de la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (ENADID), la migración definitiva o permanente en
EE. UU. en 2004-2009 se mantuvo en alrededor del millón de personas.
Sin duda, uno de los efectos más contundentes de la recesión económica y las medidas migratorias que bloquean el paso y criminalizan a los
que ya residían en aquel país ha sido el aumento paulatino del retorno de
los migrantes mexicanos y sus familias.
Como consecuencia, se ha incrementado el retorno de población
mexicana, tanto por la vía del retorno forzado (resultado de la política de

28

R ETOR NO CON DER E CHOS

deportaciones desde EE. UU.), producto de las condiciones económicas
expresadas en diversas dificultades (el desempleo y los bajos salarios),
como por el retorno voluntario. En lo que va de la administración del presidente Barack Obama, han sido deportados de EE. UU. poco más de 2.7
millones de mexicanos, lo que indica un promedio de 540 mil mexicanos
deportados anualmente en ese lapso de cinco años (U. S. Departament of
Homeland Security, 2014); sin embargo, también existe un flujo de migrantes retornados que no son captados en un su totalidad por los instrumentos estadísticos, es decir, mexicanos que regresaron voluntariamente
con un plan de vida para establecerse en su comunidad de origen y aquellos que por cualquier situación regresaron a su comunidad de origen con
el plan de regresar a EE. UU. pero que ya no lo hicieron.
Este escenario creó la idea, entre gobierno y opinión pública, de que
el retorno masivo de connacionales generaría una gran demanda sobre el
mercado de trabajo local. Por otro lado, se pensó que el retorno forzado
o deportación implicaría la no entrada de divisas extranjeras en las economías familiares dependientes de este recurso, lo que derivaría en un
impacto negativo en los sujetos o familias que en su mayoría dependían
de este capital (Canales, 2012). Lo cierto es que ninguna de estas suposiciones se han probado como ciertas, y la migración de retorno sólo ha reflejado los impactos negativos de la falta de reconocimiento de derechos
y de políticas públicas a su atención.
Así, se puede simplificar el flujo de migración de retorno mediante los
factores-características: crisis económica, mayor desempleo, ambiente y
legislación antimigrante, freno del crecimiento de la migración, incremento del volumen de migrantes de retorno, llevándonos a partir básicamente de los mismos factores que explican y permiten comprender todo
proceso migratorio; es decir, tomar en cuenta las bases estructurales, las
condiciones sociales y políticas, la formación de redes familiares, el capital social de los migrantes y más.
Pero otros factores que implican el retorno tienen que ver con una
estructura a nivel familiar o personal y no tanto por factores relacionados con las restricciones por parte del Estado. La decisión de retornar
voluntariamente a menudo se relaciona más con cuestiones familiares u
otras consideraciones no económicas, en contraste con la base mayoritariamente económico-laboral que se encuentra en las decisiones de em-

M etod ol o gí a , m a rco h istór ico y concep t ua l

29

prender la salida del lugar de origen (King, 2000). Es decir, reconocer a
aquellos familiares que deciden regresar igualmente de manera voluntaria, a causa de vivir la deportación de algún familiar directo.
En el “retorno planeado”, según Durand,
se podría decir que existe una estrategia del retorno, una manera de fijar
límites, de proponerse objetivos, de obligarse de algún modo a regresar. El
trabajador migrante, a la hora de partir, suele tener ciertas metas precisas,
además del objetivo obvio de lograr su manutención y la de su familia.
Las metas suelen ser bienes muebles o inmuebles que son muy difíciles
de adquirir con los salarios del lugar de origen: construir o comprar una
casa, comprar un lote o terreno, comprar un automóvil. Montar un negocio.
En otros casos, se trata de pagar una deuda, ahorrar dinero para la boda,
costear una enfermedad, pagar la educación de los hijos. Como quiera, los
objetivos pueden variar o aumentar, pero llega un momento en que se cumplen los objetivos o los plazos fijados (Durand, 2004).

En el contexto actual y no muy distante del que describe Durand, la
población migrante de retorno de los últimos años cuenta con la particularidad de estar en una condición vulnerable y que con más frecuencia
cuenta con la idea de regresar hacia EE. UU., de tal manera que dicha
población representa un reto para el gobierno mexicano en materia de
reinserción o inserción en todos los ámbitos y esferas. Se tienen que alentar y aplicar medidas que estimulen a dicha población a quedarse. Como
ciudadanos mexicanos, deben tener acceso a un conjunto de servicios
públicos y programas sociales; su reincorporación social y económica es
un asunto relevante para la política pública […] y de los acuerdos vigentes de repatriación, así como mejorar sustancialmente la información y el
apoyo que reciben los deportados a su llegada al país (Escobar, 2012: 127).

SEGU N DA PA RT E

2.1. Sobre el perfil sociodemográfico
de los entrevistados

Es de vital importancia contar con información detallada sobre las personas que regresan a la Ciudad de México provenientes de Estados Unidos.
Si bien ya se describieron los motivos por los que regresaron a México
y el procedimiento del que fueron sujetos (en caso de haber tenido un
retorno forzado), ahora es importante señalar las características sociodemográficas con las que cuentan estas personas con el fin de visibilizar las
condiciones en las que se encuentran.
De los 200 migrantes de retorno entrevistados para nuestra muestra
obtuvimos la siguiente información:
2.1.1. Lugar de nacimiento

85% de los entrevistados es originario de la Ciudad de México y el resto
(15%) pertenece a las siguientes entidades federativas: Guanajuato, Morelos, Nuevo León, Guerrero, Sonora, Oaxaca, Michoacán y Baja California,
como lo muestra la figura 2; sin embargo, algunas personas nacidas en
otros estados de la República deciden a su regreso al país, voluntario o
involuntario, permanecer o rehacer su vida en la Ciudad de México.

∙ 31 ∙

32

R ETOR NO CON DER E CHOS

Figura 2. Lugar de nacimiento de migrantes retornados

Personas originarias de
la Ciudad de México, 85%

Personas con un lugar
de nacimiento distinto
de la Ciudad de México, 15%

Fuente: Elaboración propia con base en las encuestas realizadas para el
proyecto: Retorno con Derechos “Diagnóstico y Atención a la Población
Migrante de Retorno en el Distrito Federal”, IIPSOCULTA, 2015.

2.2.2. Sexo

La composición por sexo de la población estudiada corresponde a 65%
de hombres frente a 35% de mujeres. Esta investigación tuvo alcance a
mujeres que habían tenido una experiencia migratoria en el último quinquenio y que habían regresado de manera voluntaria.

Per fi l so ciode mo gr á fico y e sta nci a en EE. U U.

33

Gráfica 1. Porcentaje de migrantes retornados en la Ciudad de México, según sexo

Fuente: Elaboración propia con base en las encuestas realizadas para el
proyecto: Retorno con Derechos “Diagnóstico y Atención a la Población
Migrante de Retorno en el Distrito Federal”, IIPSOCULTA, 2015.

2.2.3. Edad

De las personas encuestadas, las edades oscilan entre 20 y 64 años, teniendo un promedio de 38 años; esto nos arroja que aunque todas las
personas se encuentran dentro del marco considerado como Población
Económicamente Activa (PEA), la edad sigue siendo un limitante para
que los migrantes retornados puedan acceder a un empleo, debido a que
la mayoría de las ofertas laborales en la ciudad contratan a población que
no rebasa los 35 años.
2.2.4. Estado civil

Como se muestra en la gráfica 2, la mayoría de las personas entrevistadas son solteras (43%), lo que quiere decir que no necesariamente representan una jefatura familiar; 33% declaró estar casado, sin especificar si
contrajo matrimonio aquí en México o en Estados Unidos; 15% declaró
vivir en unión libre; 7% representa a los divorciados y sólo 2% de los entrevistados son viudos.

34

R ETOR NO CON DER E CHOS

Gráfica 2. Estado civil

Fuente: Elaboración propia con base en las encuestas realizadas para el
proyecto: Retorno con Derechos “Diagnóstico y Atención a la Población
Migrante de Retorno en el Distrito Federal”, IIPSOCULTA, 2015.

2.2.5. Escolaridad

Otro de los indicadores corresponde a la escolaridad, donde el perfil educativo de los entrevistados continúa siendo poco calificado, con un promedio de ocho años de escolaridad, 33% cuenta con nivel medio superior,
16% cuenta con alguna licenciatura11 terminada o trunca y sólo 2% declaró haber cursado una carrera técnica.

11 Algunos entrevistados realizaron sus estudios en Estados Unidos, lo cual indica
que cuentan con conocimientos y habilidades que pueden ser aprovechados a su retorno al país.

Per fi l so ciode mo gr á fico y e sta nci a en EE. U U.

35

Gráfica 3. Escolaridad

Fuente: Elaboración propia con base en las encuestas realizadas para el
proyecto: Retorno con Derechos “Diagnóstico y Atención a la Población
Migrante de Retorno en el Distrito Federal”, IIPSOCULTA, 2015.

2.2.6. Lugar de residencia antes de migrar

De los entrevistados, 83% residía en la Ciudad de México antes de migrar
a EE. UU., mientras que sólo 17% vivía en otra entidad federativa del país.
Gráfica 4. Lugar de residencia antes de migrar

Fuente: Elaboración propia con base en las encuestas realizadas para el
proyecto: Retorno con Derechos “Diagnóstico y Atención a la Población
Migrante de Retorno en el Distrito Federal”, IIPSOCULTA, 2015.

36

R ETOR NO CON DER E CHOS

2.2.7. Delegaciones donde se establecen los migrantes retornados

La intención de este estudio es contar con una muestra representativa de
las delegaciones a donde están llegando a residir los migrantes de retorno
para tener un panorama más amplio sobre la ubicación de las demarcaciones con más índice de retorno. De las 16 delegaciones se obtuvo una
muestra de 14 delegaciones12 en donde residían los migrantes de retorno,
ya sea porque contaban con algún familiar en la demarcación o porque
ahí se les facilitaba el acceso a la vivienda.13
Tabla 1. Número de entrevistados por Delegación
DELEGACIÓN

Número

Porcentaje

Alvaro Obregón

18

9

Azcapotzalco

12

6

Benito Juárez

4

2

Cuajimalpa

4

2

Cuauhtémoc

30

15

Gustavo A. Madero

40

20

Iztacalco

18

9

Iztapalapa

18

9

Magdalena Contreras

4

2

Milpa Alta

18

9

Tláhuac

18

9

Tlalpan

4

2

Venustiano Carranza

8

4

Xochimilco

4

2

200

100

TOTAL

Fuente: Elaboración propia con base en las encuestas realizadas para el proyecto: Retorno con
Derechos “Diagnóstico y Atención a la Población Migrante de Retorno en el Distrito Federal”,
IIPSOCULTA, 2015.

12 Dentro del diagnóstico no se contó con personas que vivieran en la delegación
Coyoacán o Miguel Hidalgo, sin embargo, esto no quiere decir que sean demarcaciones
exentas de personas con experiencia migratoria / migrantes de retorno.
13 Se pretendió conocer de cuáles delegaciones eran originarios los migrantes de
retorno; sin embargo, este dato era bastante relativo ya que algunos provenían de otras
entidades federativas o habían nacido en una delegación pero vivieron en otra o constantemente cambiaban de domicilio.

Per fi l so ciode mo gr á fico y e sta nci a en EE. U U.

37

Figura 3. Porcentaje de migrantes retornados por delegación

Fuente: Elaboración propia con base en las encuestas realizadas para el
proyecto: Retorno con Derechos “Diagnóstico y Atención a la Población
Migrante de Retorno en el Distrito Federal”, IIPSOCULTA, 2015.

La figura 3 refleja las delegaciones donde se establecen los migrantes
de retorno. A manera de hipótesis, el número de personas retornadas que
declararon residir en dichas delegaciones puede deberse a los siguientes
factores:


Son originarios de la demarcación.
Cuentan con un familiar o familiares en la demarcación.
El acceso a la vivienda es más asequible en zonas de alto índice

38

R ETOR NO CON DER E CHOS


de marginalidad, debido a que las rentas pueden ser más módicas, ejemplo de ello, la delegación Gustavo A. Madero.
Cercanía al posible lugar de empleo.
La ubicación es más cercana a lugares donde piensan que pueden
recibir un apoyo o asesoría.

Esta información no significa que refleje el universo de todos los
mexicanos que se establecen en la Ciudad de México luego de haber sido
deportados o de haber regresado de manera voluntaria, pero sí refleja algunas tendencias donde las delegaciones tienen más presencia de retorno
en la ciudad. Además, este dato sirvió para obtener un panorama sobre
cuáles son las principales carencias dentro de la demarcación donde habitan los migrantes retornados.

2.2. Información durante la estancia en EE.  UU.
2.2.1. Estatus migratorio

82% de los entrevistados permaneció en EE. UU. de manera irregular,
mientras que sólo 18% contaba con algún documento que validaba su
estancia; a su vez, 80% no había iniciado algún trámite de regularización
migratoria y sólo 20% había comenzado su regularización para permanecer de manera documentada en aquel país.

Per fi l so ciode mo gr á fico y e sta nci a en EE. U U.

39

Gráfica 5. Estatus migratorio y regularización migratoria

Fuente: Elaboración propia con base en las encuestas realizadas para el
proyecto: Retorno con Derechos “Diagnóstico y Atención a la Población
Migrante de Retorno en el Distrito Federal”, IIPSOCULTA, 2015.

2.2.2. Ocupación

Del total de los entrevistados, 4% declaró dedicarse sólo a estudiar, 7% se
dedicaba a estudiar y trabajar y 89% declaró que se dedicaba exclusivamente a trabajar mientras estuvo en Estados Unidos. De las personas que
sólo se dedicaban a trabajar, los principales sectores en los que estaban
laborando se muestran en la gráfica 7 y corresponden al de construcción,
con 45%, seguido por el de servicios, con un 35%, la agricultura, 15%, y
sólo el 5% pertenecía al sector comercial.

40

R ETOR NO CON DER E CHOS

Gráfica 6. Porcentaje del sector laboral en donde se desempeñaban
los entrevistados en EE. UU.

Fuente: Elaboración propia con base en las encuestas realizadas para el
proyecto: Retorno con Derechos “Diagnóstico y Atención a la Población
Migrante de Retorno en el Distrito Federal”, IIPSOCULTA, 2015.

2.2.3. Remesas

El envío de remesas es parte fundamental para la economía mexicana.
Nuestro país se ubica en el quinto lugar de los principales países receptores de remesas a nivel mundial, con 4.2% del total, además de concentrar
más de la tercera parte de la recepción de remesas en América Latina y
el Caribe.
El 2015 se caracterizó por un relativo aumento en la recepción de
remesas que enviaban los connacionales a sus familiares, lo cual representa un aporte significativo para las economías familiares y dinamiza la
actividad económica del país.
Del total de los entrevistados, 81% enviaba remesas a sus familiares
en México, de los cuales la mayoría dependía de ese capital económico
para el sustento familiar; sin embargo, 19% declaró no enviar remesas a
México porque ya tenían consolidados sus núcleos familiares en Estados
Unidos o no tenían familiares que dependieran económicamente de ellos.
Los ingresos que percibían en Estados Unidos en promedio era alrededor
de 2000 dólares mensuales, de los cuales destinaban 60% para el envío
de remesas, esto indica que el actor económico sigue siendo importante a

Per fi l so ciode mo gr á fico y e sta nci a en EE. U U.

41

la hora de decidir si se migra o no en calidad de indocumentado, lo cual
sigue marcando tendencia.
2.2.4. Veces que ha estado en EE. UU.

Respecto de las veces que han estado en EE. UU., el promedio oscila en
dos ocasiones; sin embargo, se registraron casos que mencionan haber
estado de seis a siete veces con distintas temporalidades, teniendo en
cuenta que la mayoría de los encuestados estuvo en situación irregular
en Estados Unidos. Es importante destacar que estas múltiples entradas
se llevaron a cabo sin documentos, con los riesgos que conlleva el cruce
fronterizo y abonando a la “economía informal” de los traficantes, coyotes, polleros. Inclusive algunos que recientemente habían llegado a
la Ciudad de México mencionaron que fueron detenidos por la patrulla
fronteriza en el intento de reingresar a Estados Unidos.
2.2.5. Temporalidad de estancia en EE. UU.

La mayoría de las personas encuestadas tienen una estancia en Estados
Unidos de más de diez años. El tiempo mínimo fue de un año y el máximo, de veinticinco. Esto indica un sentido de arraigo en el país del norte,
se trata de personas que además de un trabajo se hicieron de familia, de
redes, algunas pertenencias pero sobre todo un estilo de vida distinto del
que puedan acceder en México.
2.2.6. Familiares directos en EE. UU.

69% de los encuestados cuenta con familiares directos (padres, hermanos, hijos, cónyuge) en EE. UU., algunos son dependientes económicos
de aquéllos, mientras que 31% no cuenta con familiares directos (sólo con
tíos, primos o conocidos). En cuanto al patrimonio, 63% declaró que no
cuenta con un patrimonio estable,14 mientras que 37% sí cuenta con algún
patrimonio en EE. UU., sobre todo con automóviles.

14 Entendiéndose como patrimonio autos, casa propia o estados de cuenta.

42

R ETOR NO CON DER E CHOS

Quienes cuentan con familiares directos en EE. UU. consideraron que
a causa de su deportación sus familiares no se vendrían para México,
argumentando una idea de “retroceso” si es que vuelven a su comunidad de origen, y aluden a que ya tienen una vida constituida en el país
receptor. Los familiares de los encuestados se quedan con algún familiar
directo que permite una estabilidad y menor incertidumbre, sin embargo,
no descartan la posibilidad de regresar, lo cual se expresa en dichos como
“sólo si se ofrece una emergencia”, “depende de mí economía”, etcétera.
Otra cuestión importante a destacar es que 93% de los encuestados
contaba con un familiar directo en México (padres, hermanos, cónyuge,
hijos), aunque no se especifica si estos familiares se encuentran en la
Ciudad de México.

T ERCER A PA RT E

3.1. SOBRE EL PROCESO DE DEPORTACIÓN:
DETENCIÓN, TRASLADOS Y REPATRIACIÓN

En este apartado se consideraron los migrantes que tuvieron algún proceso de deportación. Del total de entrevistados para este trabajo, 52%
de ellos estuvo sujeto de este proceso. Esta segmentación se hizo con la
finalidad de conocer cuáles fueron los motivos por los que fueron deportados: lugares y tiempo de detención, traslados y procedimiento de repatriación, además de conocer si los propios migrantes identifican alguna
violación a sus derechos durante este proceso.
De acuerdo con los testimonios de los entrevistados, no todos regresaron a México desde el mismo punto de repatriación ni bajo las mismas
condiciones, el punto de coincidencia tiene que ver con un suceso inesperado, cruel y en algunos casos prolongado, que no les gustaría volver
a vivir, sin importar si la deportación fue por vía aérea o devueltos en la
frontera mexicana.
3.1.1. Detención

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (Immigration and Customs Enforcement, ICE) mantiene contratos con empresas privadas, lo
que conlleva a una industria que se beneficia financieramente de las detenciones y procesos de deportación de los inmigrantes en EE. UU.
La empresa Corrections Corporation of America (CCA) se autodefine
como la pionera en centros de detención. Desde hace más de 30 años
presta sus servicios a las tres fuerzas federales, dentro de ellas, el Servicio
∙ 43 ∙

44

R ETOR NO CON DER E CHOS

de Inmigración y Control de Aduanas, y cuenta con múltiples centros en
más de la mitad de los 52 estados del país, precedida sólo por la multinacional “GEO Group”,15 que al igual que CCA, cuenta con el control de
centros de detención federales, así como de cárceles estatales y locales
desde hace más de dos décadas.
Hasta finales de 2015 se estima que existen alrededor de 200 centros
de detención a lo largo y ancho de los Estados Unidos, de los cuales 64
están bajo la operación de “GEO Group”, cifra menor comparada con los
460 reportados entre 2010 y 2012.16 Sin embargo, hasta junio de 2016, el
sitio oficial de ICE declara contar sólo con 113 centros de detención.17
No todos los centros de detención pertenecen al sector privado, existen algunos que son gestionados desde los recursos públicos, pero en
ambos casos se mantienen estrictas medidas de seguridad que criminalizan de manera significativa a los inmigrantes detenidos, independientemente si cometieron alguna felonía o sólo una falta administrativa. Sin
embargo, estas prácticas de abuso que tienden a normalizarse caen en
constantes violaciones a los derechos humanos.
Los lugares de detención donde se encontraron los entrevistados son
muy variados, comprenden estados como California, Tennessee, Texas,
Washington, Georgia, Illinois, Utah, Colorado, Arizona, Carolina del
Norte, Oregón, Hawai y Mississippi, lo cual nos habla de que la dinámica
migratoria que tienen los migrantes originarios y residentes de la Ciudad
de México es compleja y dispersa, y que no puede establecerse algún
estado de destino donde se encuentre la mayoría, como es el caso de migrantes de otras entidades de México, ejemplo de ello es Puebla, cuyos
migrantes mayoritariamente se encuentran en Nueva York.
Los entrevistados refirieron que desde el momento en que son aprehendidos se les ponen esposas, son revisados minuciosamente de pies a
15 La multinacional GEO Group, además de Estados Unidos, opera cárceles en
Australia, Sudáfrica y el Reino Unido.
16 Global Detention Project, United States Immigration Detention Profile, mayo
de 2016. Disponible en: https://www.globaldetentionproject.org/countries/americas/
united-states, fecha de consulta: 27 de junio de 2016.
17 U. S. Immigration and Customs Enforcement, Detention Facility Locator. Disponible en: https://www.ice.gov/detention-facilities, fecha de consulta: 27 de junio de 2016.

DEP ORTACIÓN y R ETOR NO EN L A CI U DA D DE M É X ICO

45

cabeza, en múltiples ocasiones y por distintos oficiales, inclusive antes de
identificarlos. Es decir, antes de que se realice la toma de huellas, fotografía y nombre deben pasar por el detector de metales, se les pide retirarse
cinturones, cadenas, aretes, etcétera, así como todo aquel objeto ajeno a
las prendas que visten para ser guardados junto con el resto de sus pertenencias en un armario, mismas que posiblemente volverán a tener hasta
el momento de regresar al país de origen.
Entre múltiples gritos en inglés y con suerte en español son llevados
a lo que algunos nombran el “congelador”, que son los cuartos donde son
hacinados por sexo las personas en detención; es decir, si una familia
tradicional es aprehendida será dividida en hombres y mujeres, en caso
de los menores acompañados irán con la madre. El “congelador” será el
cuarto donde estarán con otras personas en la misma situación, esperando, entre el fuerte aire acondicionado y la intensa luz blanca durante
todo el día y la noche, ser devueltos a su país de origen, o bien, a que sean
llamados por un juez en caso de que decidan pelear su caso en una corte.
Esto último implica extender la incertidumbre y el drama, ya que deberán contar con un abogado para su defensoría, lo que conlleva pasar
días y hasta meses privados de su libertad en espera de la respuesta de
una corte de inmigración,18 aunado a los altos costos monetarios que implica contar con un abogado.
El proceso y tiempo en un centro de detención puede variar de un
centro a otro, dependiendo de sus políticas, entre otros factores. Algunos
entrevistados comentaron que la experiencia en el centro de detención es
de los peores momentos que han vivido por las condiciones en las que se
encuentran, debido a que perciben ser tratados como criminales. Dicha

18 Las cortes de inmigración de EE. UU. cuentan con gran cantidad de casos pendientes que van en aumento; a finales de enero de 2016, los casos abiertos en las cortes han estado esperando 667 días en promedio. En numerosas ocasiones los jueces
pertenecientes al Departamento de Justicia de EE. UU. revelan que las demoras son
el resultado de la falta de apoyo de recursos y personal para resolver los casos que
van en aumento. Los mexicanos tienen el mayor número de casos en espera con alrededor de 130 823. Datos revelados según el informe del Transactional Record Access
Clearinghouse (TRAC, por sus siglas en inglés). Véase: http://trac.syr.edu/whatsnew/
email.160212.html.

46

R ETOR NO CON DER E CHOS

práctica no se compara con la experiencia que implicó el haber cruzado a
Estados Unidos con un coyote y sin papeles.
En las entrevistas a profundidad las historias coinciden en que las comidas son frías, insuficientes, de mala calidad y repetidas, pudiendo desayunar, comer y cenar lo mismo durante días. Y si bien “el congelador”
cuenta con uno o dos baños al interior para todas las personas, y muchas
veces el olor puede ser demasiado fuerte, igualmente la limpieza de estas
celdas no es diaria. Para la toma de alimentos son llevados por escasos
20 minutos a otro cuarto o patio cubierto. Mientras se encuentran en detención es nula la idea de ver la luz natural y es difícil tener noción de la
hora o el día en curso, ya que no se les informa.
No hay un horario fijo para ser llamados por el oficial de migración
en turno a dar su testimonio para determinar su situación. Los entrevistados mencionan que no todos tuvieron oportunidad de hacer alguna
llamada a algún familiar o conocido a menos que ellos la solicitaran por
alguna particularidad, además de la falta de información de poder entrar
en contacto con el consulado. Esto se contrapone con lo estipulado en
la Convención de Viena de 1963, Artículo 5, que enmarca las Funciones
Consulares, como los siguientes:


Proteger en el Estado receptor los intereses del Estado que envía
y de sus nacionales, sean personas naturales o jurídicas, dentro
de los límites permitidos por el derecho internacional.
Prestar ayuda y asistencia a los nacionales del Estado que envía,
sean personas naturales o jurídicas.
Velar, de acuerdo con las leyes y reglamentos del Estado receptor, por los intereses de los nacionales del Estado que envía, sean
personas naturales o jurídicas, en los casos de sucesión por causa
de muerte que se produzcan en el territorio del Estado receptor.19

19 Convención de Viena sobre relaciones consulares, 24 de abril de 1963. Entraron
en vigor el 19 de marzo de 1967. Disponible en: http://www.oas.org/legal/spanish/documentos/convvienaconsulares.htm, fecha de consulta: 1 de julio de 2016.

DEP ORTACIÓN y R ETOR NO EN L A CI U DA D DE M É X ICO

47

La temporalidad de la detención varía de manera considerable, el de
menor tiempo sólo fue de ocho horas y el de máxima duración corresponde a ocho meses. La media de la durabilidad en las detenciones es
de dos meses, esto depende mucho de los motivos por los cuales fueron
detenidos y si accede a un proceso de apelación.
Los principales motivos por los que fueron detenidos se deben a infracciones menores y administrativas como manejar sin licencia, algunos
de los casos ya eran reincidentes y en los más graves estaban implicados
desde violencia intrafamiliar hasta tráfico de drogas. Consideraron que
durante su detención existió abuso de autoridad; en su mayoría faltó información sobre los motivos por los que eran deportados; en algunos
casos no se regresaron sus pertenencias y hubo actos de discriminación.
3.1.2. Traslados, rutas y vuelos

Los lugares a donde fueron trasladados varían mucho y son independientes del lugar de detención. Los lugares que más se mencionaron fueron:
el Centro de Detención de San Diego, en el estado de California, Georgia,
Texas, Arizona y el que con mayor frecuencia fue mencionado es Otero,
Nuevo México.
3.1.2.1. El ICE y los vuelos de repatriación
De acuerdo con el informe emitido por la Office of Inspector General
(OIG),20 que evaluó, auditó y emitió recomendaciones a efectuarse en el
corto y mediano plazo con el fin de “mejorar la efectividad tanto en el uso
de los recursos como de las operaciones de ICE”, se recalca que Servicio
de Inmigración y Control de Aduanas (Immigration and Customs Enforcement, ICE) es el principal brazo de investigación del Departamento de
Seguridad Nacional, conocido en inglés como el Department of Homeland Security (DHS), siendo su misión la de “promover la Seguridad Na20 La OIG (Office of Inspector General), que forma parte del Departamento de Estado de los Estados Unidos, tiene como misión prevenir y detectar desperdicio, fraude,
abuso y mala gestión de los programas y las operaciones del Departamento mediante
auditorías, inspecciones, evaluaciones e investigaciones para promover la economía y
eficiencia de los mismos.

48

R ETOR NO CON DER E CHOS

cional y la Seguridad Pública a través de la ejecución penal y civil de las
leyes federales que rigen el control de fronteras, aduanas, el comercio y
la inmigración” (OIG, 2015: 1), lo cual evidencia los vínculos de la política
migratoria estadounidense con la política de seguridad.
Según este reporte, uno de los dos principales elementos de funcionamiento dentro del ICE es The Enforcement and Removal Operations (ERO),
el cual cumple las leyes civiles de inmigración de los Estados Unidos para
promover la seguridad pública, la seguridad fronteriza y la integridad
del sistema de inmigración. Dentro de ERO, la División de Repatriación
(Repatriation Division) es responsable de la planificación y coordinación
del transporte de los detenidos, así como de desarrollar e implementar
estrategias para apoyar el regreso de todos los detenidos, removidos a su
país de origen. La División de Repatriación se compone de ICE Gestión de
Operaciones Aéreas y la Dirección de Gestión de Repatriación.
El centro de operaciones de ICE Gestión de Operaciones Aéreas (ICE
Air) tiene su sede en Mesa, Arizona, con algunos miembros del personal
de apoyo al programa situados en Washington, D. C., y lleva a cabo la
prestación de servicios de transporte aéreo a las 24 oficinas de campo de
ERO. ICE Air utiliza vuelos comerciales o de alquiler (charters) para trasladar a los detenidos. Factores como país de origen, situación penal y la
situación familiar de los detenidos influyen para determinar si viajan en
vuelos comerciales o en los aviones charter. La Sección de Operaciones
Comerciales coordina y apoya en la organización de los removidos por
las oficinas de campo utilizando las líneas aéreas comerciales. ICE Air
transporta la mayoría de los detenidos por medio de aviones charter dentro de los Estados Unidos y hacia América Central, América del Sur, y el
Caribe. ICE Air tiene cuatro contratos para vuelos charter de rutina; estos
contratos incluyen ocho aviones, cada uno capaz de llevar a un máximo
de 135 detenidos. ICE Air paga, en promedio, $ 8419 dólares por cada hora
de vuelo para vuelos charter, sin importar el número de pasajeros en el
avión. La venta del vuelo charter consiste en la aeronave, el piloto, la tripulación de vuelo, personal de seguridad, enfermera durante el vuelo y
servicios de mantenimiento. El monto pagado también incluye los gastos
de operación, los seguros, combustible, cuotas de aterrizaje, impuestos
de pasajeros y todos los demás gastos diversos e impuestos asociados a
cada vuelo.

DEP ORTACIÓN y R ETOR NO EN L A CI U DA D DE M É X ICO

49

El último presupuesto encontrado con el que ICE Air operó anualmente fue de $272 millones de dólares durante el período del 1 de octubre
de 2010 hasta el 31 de marzo de 2014. De acuerdo con el ICE Air, se gastó
aproximadamente $598 millones de dólares para operaciones aéreas durante ese período. De esa cantidad, aproximadamente $464 millones de
dólares se destinaron a los vuelos charter.
ICE Air es el responsable de mover o retirar a los detenidos en custodia del ICE por la prestación de servicios de transporte aéreo a las oficinas
exteriores de ERO; sin embargo, debido a la falta de una estrategia concreta, errores logísticos, entre otras fallas al momento de operar, se llega
a múltiples retrasos en los traslados de los detenidos, debido a falta de
coordinación sobre la cantidad de aviones necesarios para transportarlo
(ibídem: 2). Esto coincide con algunos testimonios de los entrevistados,
quienes comentaron que fueron llevados de un punto a otro sin explicación alguna (véase Anexo 1-L). El reporte de la OIG revela que “ICE Air
carece de información precisa acerca del perfil de cada persona en cuanto
a sexo, necesidades médicas, entrevista consular, grado de criminalidad,
falta de toma de huellas; toda esta información incompleta conlleva a
esos retrasos […]”.
El reporte de la Oficina del inspector General hace recomendaciones
al gobierno y al sector privado para la mejora continua en sus prácticas.
Tomando como referencia una de sus acciones, durante “mayo del 2014
ICE Air no contaba con el personal suficiente y capacitado para operar
durante los vuelos, adicional a la falta de políticas por parte de ERO para
llevar a cabo la operación de los vuelos charters […]”.
Los vuelos operan desde cuatro ciudades de Estados Unidos: Mesa,
AZ (Arizona); San Antonio, TX (Texas); Alejandría, LA (Los Ángeles) y
Miami, FL (Florida). Los vuelos charter pueden ir a lugares internacionales y cualquiera de las 24 oficinas de campo.
Dentro de las operaciones de ICE Air, a pesar de la existencia de algunas rutas ya marcadas, otras son redefinidas contando con alrededor de
600 rutas diferentes a lo largo y ancho de los EE. UU. Los programadores
de rutas constantemente y bajo criterios subjetivos realizan modificaciones basadas en conversaciones con los oficiales al mando en los centros
de detención, acorde al número de detenidos y los asientos disponibles
en cada vuelo (ibídem: 5-6).

50

R ETOR NO CON DER E CHOS

La operación de ICE Air responde a las necesidades del Departamento de Seguridad Nacional (DHS Secretary), pero igualmente depende de
los acuerdos y diversas restricciones por parte de los países receptores.
Esas restricciones incluyen el número de personas a bordo, tiempos y
frecuencia de recepción de cada vuelo aceptado. Guatemala, Honduras y
México reciben en cada vuelo alrededor de 135, mientras que El Salvador
sólo recibe 120 en cada vuelo (ibídem: 8).
Dentro del reporte realizado por la OIG se hace hincapié en las “repetidas e inexplicables ocasiones que una persona es trasladada de una
ciudad a otra pero en ocasiones son devueltas a ciudades donde fueron
inicialmente detenidas o transferidas; todo ello por falta de coordinación
o de fincar responsabilidades. En tanto los oficiales responsables de ICE
Air responden al reporte de OIG que la causa de esos repetidos movimientos se debe a falta de documentos de viaje de parte de los detenidos
o bien razones médicas” (ibídem.: 10).
En contraste a las justificaciones por parte de ICE Air, de acuerdo con
las personas que compartieron su experiencia como parte de este diagnóstico mencionaron que jamás se les informó dónde se encontraban,
qué día u hora era, a menos que ellos preguntaran al personal con los que
tuvieran contacto, pudiendo o no tener la información, donde a partir de
sus propias estimaciones llegaron a concluir el tiempo que pasaron detenidos antes de su arribo a México.
3.1.3. Atención a migrantes deportados

Algunos de los entrevistados fueron sujetos al Programa Procedimiento
de Repatriación al Interior de México (PRIM), que de acuerdo con algunas
entrevistas realizadas a funcionarios del Instituto Nacional de Migración
(INM) que operan este procedimiento en el Aeropuerto Internacional de
la Ciudad de México es equiparable al programa Somos Mexicanos. Dicho
programa se presentó el 26 de marzo de 2014 en el Puente Internacional
II Juárez-Lincoln de la ciudad fronteriza de Nuevo Laredo, Tamaulipas,
donde en presencia y voz del secretario de Gobernación, Miguel Ángel
Osorio Chong, el gobernador de Tamaulipas, Egidio Torre Cantú, y el
presidente municipal de la ciudad anfitriona, Carlos Enrique Canturosas,
además de la participación del representante en México de la Organiza-

DEP ORTACIÓN y R ETOR NO EN L A CI U DA D DE M É X ICO

51

ción Internacional para las Migraciones (OIM), se afirmó que el programa
considera únicamente nueve ciudades de los 26 puntos oficiales de internación siendo Tijuana y Mexicali, en Baja California, Nogales, en Sonora,
Ciudad Juárez y Ojinaga, en Chihuahua, Ciudad Acuña y Piedras Negras,
en Coahuila, Nuevo Laredo y Matamoros, en Tamaulipas, el cual se describe en su sitio de internet del INM como:
Por primera vez, el Gobierno Federal a través del Instituto Nacional de Migración, pone en marcha el Programa Somos Mexicanos para atender las
necesidades inmediatas de los connacionales repatriados, proporcionándoles: información, orientación, alimentación, albergue, atención médica,
llamadas telefónicas a familiares, traslados y facilidades para regresar a sus
comunidades de origen. Además, impulsa la valoración de las habilidades
y experiencia de los mexicanos adquiridas durante su estancia en Estados
Unidos, con el propósito de incorporarlos, en corto plazo, al mercado productivo nacional.21

Este programa que tiene como objetivo “brindar a los mexicanos que
regresan a su país, una atención integral, para que contribuyan en el corto
plazo al desarrollo nacional de México, impulsando la valoración de sus
habilidades a través de un trabajo conjunto entre los tres niveles de gobierno, la iniciativa privada, la sociedad civil organizada los organismos
internacionales y las fundaciones, promoviendo la incorporación de los
mexicanos retornados al mercado productivo” (Segob: 2014).22 Registró,
durante el año 2014, de acuerdo con la Secretaría de Gobernación, 243 mil
196 eventos de repatriación de mexicanos desde Estados Unidos,23 dentro de los cuales fueron 193 mil 637 los repatriados mexicanos por tierra

21 Véase: “¿Qué es Somos Mexicanos?”, disponible: https://www.gob.mx/inm/videos/somos-mexicanos-repatriacion, fecha de consulta: 29 de junio de 2016.
22 Disponible en   http://www.gob.mx/presidencia/articulos/4197, fecha de consulta: 27 de junio de 2016.
23 Véase: Repatriación de mexicanos, Cuadro 5.1. Disponible en http://www.politicamigratoria.gob.mx/es_mx/SEGOB/Repatriacion_de_mexicanos_2014, fecha de consulta: 29 de marzo de 2016].

52

R ETOR NO CON DER E CHOS

en los módulos del Programa “Somos Mexicanos” del 1 de enero al 31 de
diciembre de 2014.
A dos años de la presentación del programa “Somos Mexicanos”, el
pasado 5 de julio de 2016 se llevó a cabo la firma del convenio “SRE-Segob
Somos Mexicanos”, que busca consolidarse como el programa “Somos
Mexicanos Aquí Tienes las Puertas Abiertas”, que busca a través de un
esfuerzo colectivo, que funcione con la coordinación entre diversas instancias y niveles de gobierno que poco a poco se vayan sumando. Por
ahora, dentro de este convenio la Secretaría de Relaciones Exteriores
difundirá la existencia y beneficios del programa con las comunidades
migrantes haciendo uso de la red consular, es decir, alrededor de los 50
consulados en Estados Unidos así como las 45 delegaciones en el interior
del país.24
Como parte de la firma del Convenio, la secretaria Claudia Ruiz Massieu ofreció un mensaje, del cual se rescatan los siguientes fragmentos:
(…) millones de mexicanos como Ernestina fueron a vivir a Estados Unidos por muchas razones, pero el caso es que décadas estuvieron mexicanos
yendo a Estados Unidos a trabajar, y desde hace algunos años esta tendencia ha cambiado, ha cambiado no sólo porque hay una coordinación
con Estados Unidos y regresan las autoridades americanas a nuestro país
a México a muchos mexicanos cada mes a México y los regresan como Ernestina, no porque no trabajen, no porque no sean honestos, no porque no
estén contribuyendo con su esfuerzo para tener una vida mejor y para que
Estados Unidos también crezca en su economía, sino los regresan muchas
veces porque no tienen papeles.
(…) Como ha seguido creciendo el número, como muchos mexicanos regresan por su cuenta o voluntariamente, nos dimos cuenta y eso fue lo que
el Secretario de Gobernación se dio cuenta, que teníamos que sumar a más
de las instituciones del Gobierno para poder atender, no sólo a los que entran en esos puntos donde ya sabemos y donde están los módulos de Somos

24 Disponible en: http://www.gob.mx/sre/prensa/los-mexicanos-cuentan-con-elrespaldo-del-gobierno-mexicano-sin-importar-donde-se-encuentren-osorio-chong,
fecha de consulta: 7 de de julio de 2016.

DEP ORTACIÓN y R ETOR NO EN L A CI U DA D DE M É X ICO

53

Mexicanos, sino que hay cientos de mexicanos más que regresan solos y
que también se encuentran con una serie de retos cuando regresan a su país.
(…) Y lo que queremos hacer después de que firmemos este convenio,
el Secretario de Gobernación y la Secretaría de Relaciones Exteriores, es ir
sumando a todos los demás, a la Secretaría de Desarrollo Social para que
puedan tener información y acceso a proyectos productivos, a la SEP para
que puedan validar, inscribir a sus hijos rápido a la escuela, a la Secretaría
del Trabajo para que haya una bolsa de trabajo más integrada, también
para que podamos nosotros ayudarlos a hacer contacto con los gobiernos
estatales que ellos también tienen muchas acciones pero que queremos que
ustedes tengan todo el abanico y todas las posibilidades a su alcance en
cuanto regresan.
Y lo que más queremos también es que eventualmente, conforme se consolide este programa de “Somos Mexicanos Aquí Tienes las Puertas Abiertas” y vayamos sumando a más, no sólo del gobierno o de los gobiernos,
sino también de la iniciativa privada, de la sociedad civil, que cada vez esta
decisión de regresar a México la puedan ustedes tomar, la puedan tomar
nuestros paisanos por más tiempo con más planeación, con más seguridad
y con más confianza.25

Adicional a esta práctica de “Somos Mexicanos”, encontramos también el Procedimiento de Repatriación al Interior de México (PRIM), un
trabajo del INM en conjunto con la Organización Internacional para las
Migraciones (OIM), operando bajo la misma línea del “Somos Mexicanos”
y donde, desde la ciudad de Otero County, localizada en Nuevo México,
Estados Unidos, son considerados únicamente ciertos mexicanos detenidos por las autoridades migratorias estadounidenses para ser repatriados vía aérea con destino al Distrito Federal. Desde el 1 de enero de 2014 y
hasta la fecha todos los martes y jueves llega al Aeropuerto Internacional
de la Ciudad de México (AICM) un avión procedente de EE. UU. en un
vuelo charter con alrededor de 135 deportados por día. Para aquellos pai-

25 Mensaje de la secretaria de Relaciones Exteriores, Claudia Ruiz Massieu, en la
firma de convenio SRE-SEGOB “Somos Mexicanos”, disponible en: http://www.gob.mx/
sre/prensa/67837, fecha de consulta: 7 de julio de 2016.

54

R ETOR NO CON DER E CHOS

sanos que su destino final no es propiamente la Ciudad de México dentro
del programa se brinda un apoyo para volver a su lugar de origen.
Durante la ejecución del proyecto se gestionó, a través del Consejo
Ciudadano del INM, una visita al aeropuerto donde se pudo observar la
operación del programa, que consiste en una serie de pasos que comienzan desde el arribo del avión procedente de EE. UU. al AICM, se abren
las puertas de una sala exclusiva para los repatriados, a los cuales se les
da la bienvenida por parte del equipo de Repatriación Humana del INM
informándoles los beneficios que el programa ofrece. Acto seguido es la
entrega de sus pertenencias, es decir, aquellas que llevaban al momento
de su detención en Estados Unidos. Una vez que cada uno cuenta con
sus artículos personales, el INM procede a tramitarles una “constancia
de repatriación”26 y la impresión de su CURP. A partir de ahí tienen la
oportunidad de realizar una llamada a algún familiar o amigo, si así lo requieren, o bien, pasar directamente a recibir por parte de la OIM el boleto
de autobús con destino al lugar que previamente declararon durante su
detención en Otero County, quedando descartado cualquier estado cercano a la frontera norte del país, precisamente para desmotivar futuros
intentos de volver a Estados Unidos.
También se cuenta con un módulo de salud que provee de una revisión médica y vacunación, donde se les informa cómo realizar la inscripción al Seguro Popular para finalmente salir del aeropuerto con dirección
a la terminal de autobuses que les corresponda. Esta acción es apoyada
por la OIM, y se les otorga un equipo de limpieza y dependerá de la duración de su viaje si se les entrega uno o dos almuerzos, que consisten en
un jugo, una botella de agua de 500 ml, un sándwich y fruta.  El equipo
de la OIM los acompaña en todo momento hasta la terminal de autobuses,
según corresponda, para asegurarse de que no tendrán algún percance
26 La constancia de repatriación es el documento emitido y entregado por el Instituto Nacional de Migración al momento de llegada a México; pudiendo ser algún punto
fronterizo o bien el AICM, dicho documento los avala como mexicanos y contiene datos
de identidad como nombre completo, fecha y lugar de nacimiento, y fotografía, que es
tomada al momento de la recopilación de datos. La constancia es un documento emitido por autoridad federal, puede servir como identificación en caso de no contar con
alguna identificación “oficial” (véase Anexo 4).

DEP ORTACIÓN y R ETOR NO EN L A CI U DA D DE M É X ICO

55

al momento de abordar el autobús que los lleve camino a su lugar de
destino.
Si bien dicho programa cumple con casi todos los pasos que enmarca
una atención a repatriados digna, se percibe que no están recibiendo esa
parte fundamental que el programa considera, como “Paso 6: información para que los repatriados puedan aprovechar sus habilidades adquiridas en Estados Unidos y se incorporen al campo productivo nacional
en corto plazo”,27 es decir, dentro del mismo programa hay una política
estancada en ejecución. La asistencia del programa termina una vez que
la persona migrante de retorno va camino a casa; sin embargo, se percibe
que el gobierno está dejando completamente de lado lo que al inicio se
plantea como objetivo principal del programa, por lo que da la impresión de que no se están generando las condiciones para la reinserción
laboral, y, por lo tanto, tampoco se genera la reinserción económica a
nivel nacional. Así, surge la interrogante ¿cuál es la dependencia federal o local responsable de atender  las necesidades de integración de los
conna­cionales?

3.2. SOBRE LA SITUACIÓN DEL RETORNO
EN LA CIUDAD DE MÉXICO

La Ciudad de México ha crecido como lugar de retorno a partir de los
acuerdos de deportaciones profundas entre los gobiernos de México y
Estados Unidos, los cuales facilitan la deportación de migrantes hasta la
capital del país para desmotivar nuevos intentos de migración.
Desde el año 2010 en promedio por año se deportan desde EE. UU.
aproximadamente poco más de 350 mil personas; en el año fiscal 2012
fueron 409 849 personas (384 937 hombres y 24 818 mujeres) mientras que
en el año fiscal 2013 fueron 368 644 (24 870 mujeres y 343 691 hombres).
La población mexicana constituye cerca de dos terceras partes de los de-

27 Infograma del programa “Somos Mexicanos”, disponible en: http://www.gob.
mx/cms/uploads/attachment/file/45156/INFOGRAMA_SOMOS_MEXICANOS.pdf, fecha de
consulta: 25 de agosto de 2015 (véase anexo 3).

56

R ETOR NO CON DER E CHOS

portados (65%, aproximadamente), seguida de los guatemaltecos (cerca
de 10%).28
De acuerdo con datos de la Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las comunidades del Gobierno de la Ciudad de México, existen
900 mil personas originarias de la Ciudad de México que emigraron a
otros países, principalmente a EE.UU.,29 de las cuales, según el Censo de
Población y Vivienda 2010 del INEGI, 17 673 migrantes retornaron a la
Ciudad de México en el quinquenio 2005-2010. Esta cifra se ha ido incrementando. Las delegaciones que más expulsan población son Iztapalapa,
Gustavo A. Madero y Tláhuac. Sin embargo, de acuerdo con el Índice de
Intensidad Migratoria elaborado por el Consejo Nacional de Población,
las delegaciones que cuentan con viviendas con un mayor número de
migrantes de retorno son Tláhuac, Milpa Alta y Magdalena Contreras.
En esta dinámica, la migración de retorno ha tomado gran relevancia
en el proceso migratorio entre ambos países desde el año 2009, cuando
disminuyó el saldo migratorio notablemente, alcanzando una cifra sin
antecedentes en el 2010, con un saldo migratorio de 95 590.30
Aunado a ello, los datos que arroja la Unidad Política Migratoria (UPM)
de la Secretaría de Gobernación (Segob) sobre el número de repatriados
que recibe y tiene como destino la Ciudad de México en el quinquenio
2010-2015 supera los 67 mil, y a nivel nacional durante el mismo periodo
rebasa los dos millones como lo muestra la tabla 2.

28 Véase: Transactional Records Access Clearinghouse (TRAC) Immigration, Syracuse University, “ICE Deportations: Gender, Age, and Country of Citizenship”, disponible en: http://trac.syr.edu/immigration/reports/349/, fecha de consulta: 22 de enero
de 2016.
29 Con base en la V Encuesta sobre Migración y Dinámica Poblacional de la Sederec se estima que el 84% reside en Estados Unidos, las principales ciudades de destino
de los migrantes capitalinos son: Los Ángeles, California; Chicago, Illinois; Houston,
Texas; Nueva York, NY; Las Vegas, Nevada; y Atlanta, Georgia.
30 En dicho año, emigraron 465 360 mexicanos a EE. UU. y retornaron a México
328 532, con un saldo migratorio de −136, BBVA, Anuario Estadístico de Migración y Remesas 2015, p. 82.

DEP ORTACIÓN y R ETOR NO EN L A CI U DA D DE M É X ICO

57

Tabla 2. Eventosa de repatriación de mexicanos desde Estados Unidos a la Ciudad de México
con punto de recepción el Aeropuerto Internacional Benito Juárez,b 2010-2015
MES
Enero

2010c

2011d
5

n.a.

Febrero

n.a.

Marzo

n.a.

Abril
Mayo

2012e

2013f

2014g

2015

n.a

n.a.

1214

943

n.a.

n.a

n.a.

1080

1076

n.a.

n.a.

n.a.

945

1214

n.a.

n.a.

n.a.

n.a.

1073

1079

3

n.a.

n.a.

n.a.

1080

942

Junio

6526

n.a.

n.a.

n.a.

938

1213

Julio

6002

2280

n.a.

808

1349

1213

Agosto

5620

3477

n.a.

1206

1077

944

Septiembre

5235

3136

n.a.

1078

1079

1214

Octubre

n.a.

n.a.

1182

1348

1207

1211

Noviembre

n.a.

n.a.

1182

942

806

941

Diciembre
Total Ciudad de México
Total nacional

n.a.

n.a.

n.a.

944

1080

1348

23 391

8893

2364

6326

12 928

13 338

469 268

405 457

369 492

332 865

243 196

207 273

  Las cifras se refieren a eventos debido a que una misma persona pudo haber sido repatriada
en más de una ocasión.
a

  Son eventos de connacionales deportados desde Otero, Nuevo México, y que están dentro
del Procedimiento de repatriación hacia el interior de México, a cargo del Instituto Nacional
de Migración, todos los martes y jueves llegan vuelos procedentes de Nuevo México con alrededor de 135 connacionales repatriados.
b

  El Programa era conocido como Programa de Repatriación Voluntaria al Interior (PRVI), se
aplicaba durante la temporada de verano para evitar el aumento de muertes en la frontera
Sonora-Arizona. Vigencia del programa: del 1 de junio al 28 de septiembre de 2010.
c

  Repatriaciones a través del PRVI con vigencia del 11 de julio al 28 de septiembre de 2011.

d

  Comienzo del Procedimiento de Repatriación al Interior de México (PRIM), mediante los
compromisos consignados en febrero de 2012 en el “Memorándum de Coordinación suscrito por
la Secretaría de Gobernación de México y el Departamento de Seguridad Interna de EUA”, vigencia
del programa: del 2 de octubre al 29 de noviembre 2012.
e

f

  PRIM con vigencia del 11 de julio al 31 de diciembre de 2013.

  Comienzo de las repatriaciones desde Otero, Nuevo México, con dos vuelos a la semana,
los días martes y jueves, en dichos vuelos se encuentran personas originarias de distintas
entidades federativas de México. A través del PRIM se brinda transportación y opciones de
reincorporación a la vida económica y social en sus lugares de origen y/o residencia, vigencia
del programa: desde el 1 de enero de 2014 por tiempo indefinido.
g

Fuente: Elaboración propia con base en cifras de la Unidad de Política Migratoria, Segob,
información registrada en los puntos oficiales de repatriación del INM.

58

R ETOR NO CON DER E CHOS

3.2.1. Situación en el momento del retorno

Es importante analizar y señalar la documentación e información con la
que el migrante contaba al momento de su retorno, independientemente
de la condición en que el retorno se haya dado, así como ahondar en el estado de salud, condiciones físicas y emocionales que guardaba a su regreso.
3.2.2. Salud mental

Según la Organización Mundial de la Salud, la salud mental es el estado
de bienestar psicosocial en el cual el individuo es capaz de enfrentar los
problemas, planear y actuar en consecuencia y relacionarse con su comunidad y sus seres queridos. La salud mental va más allá de la ausencia
de enfermedades psiquiátricas; sin embargo, un indicador de mala salud
mental es la presencia de síntomas de estas enfermedades. Ejemplos de
problemas de salud mental, en este sentido, son los síntomas emocionales
(depresión, ansiedad o ideación suicida), así como el consumo de sustancias adictivas (Bojórquez, 2015: 3).
Quizás la parte más dura de la decisión de migrar sea la separación
familiar indefinida y pueda ser igual de cruda o negativa cuando se vive
una deportación para aquellas personas que migraron siendo muy jóvenes, que crecieron siendo parte la cultura estadounidense y construyeron
su vida, sus redes, o bien, una familia en Estados Unidos.
Los entrevistados que participaron en el diagnóstico mencionaron
que lo más preocupante durante la deportación fue dejar a su pareja y/o
hijos en ese país. Por tanto, esa separación no planeada, la prohibición
del retorno temporal o permanente a Estados Unidos y la falta de oportunidades en México para la familia que se quedó en el norte los lleva a
altos niveles de estrés, ansiedad, falta de sueño y depresión.
Aun en las circunstancias más favorables, la migración es una situación estresante que pone a prueba la resistencia emocional de los individuos y sus familias. Separarse de los seres queridos y adaptarse a una
nueva sociedad requiere la movilización de capacidades de resiliencia y
de búsqueda de fuentes de apoyo social. En ausencia de estos recursos,
las dificultades asociadas a la migración facilitan la aparición de problemas de salud mental.

DEP ORTACIÓN y R ETOR NO EN L A CI U DA D DE M É X ICO

59

La deportación trae consigo separaciones familiares y la necesidad de
adaptarse a un nuevo entorno. En este sentido, es diferente que las situaciones de migración voluntaria, ya que al ser un movimiento forzado implica la pérdida de control sobre las circunstancias de vida, la separación
no planeada y posible pérdida de redes sociales de apoyo, la necesidad de
readaptación cultural y el estigma asociado a la deportación en algunos
contextos. La deportación es un traslado involuntario y no planeado, que
en muchos casos ocurre sin que el individuo sepa con antelación la fecha
o el lugar exacto. La detención previa a la deportación puede ser una
experiencia humillante y violenta, y la incertidumbre acerca de lo que
ocurrirá es fuente de malestar emocional.
Después de la deportación, durante las primeras horas y los primeros
días, aquellas personas que carecen de estas redes pueden quedar expuestas a abusos, agravándose su experiencia de estrés. En cambio, aquellos
que son recibidos por familiares o amigos cuentan con una valiosa fuente
de apoyo psicológico31 e instrumental (ibídem: 7).
Para tener un balance sobre su condición física-mental, se les preguntó sobre su estado de salud, dando como opciones de respuesta bueno,
regular, malo y delicado. La mayoría de la población encuestada considera que su estado de salud mental es regular, mencionando insomnios,
ansiedad, poca concentración, desánimo para realizar alguna actividad,
etcétera. Ante tal consideración se puede afirmar que el factor salud es
determinante en el momento del retorno, es decir, afecta en el desempeño diario, en la manera de relacionarse, lo que implica un obstáculo
para una completa reinserción. Si tomamos en cuenta que esta variable
es determinante, debería existir un mecanismo de atención que palie las
consecuencias de tal problemática.

31 Aguilar, H. A. (2010), “Los Deportados”: The Transnational Blowback of the
United States Deportation Practices and the Hidden Cost of Mass Deportation, in
Sociology. George Mason University: Fairfax, VA, citado en: Bojorquez, Ietza (2015)
“Deportación y salud mental en migrantes centroamericanos”, CANAMID Policiy Brief
Series, PB06, CIESAS: Guadalajara, México, p. 7.

60

R ETOR NO CON DER E CHOS

3.2.3. Documentación e identidad

En cuanto a los documentos con los que contaba al momento de su retorno, la mayoría poseía copia del acta de nacimiento certificada, como lo
ilustra la gráfica 7, seguido por la credencial del Instituto Nacional Electoral, en menor medida el pasaporte y la matrícula consular, seguido por
la licencia o constancia de repatriación expedida por el INM y por último
alguna identificación estadounidense.
La cuestión de los documentos es de vital importancia al momento del
retorno, ya que se han reportado casos en los que en el momento de la
detención se despoja de sus pertenencias y no existe devolución alguna
al momento de ser devueltos a territorio mexicano; también la documentación representa el primero de los eslabones en una cadena de requisitos
para acceder a algún programa social o simplemente conseguir empleo.

Gráfica 7. Documentos con los que cuentan

Fuente: Elaboración propia con base en las encuestas realizadas para el
proyecto: Retorno con Derechos “Diagnóstico y Atención a la Población
Migrante de Retorno en el Distrito Federal”, IIPSOCULTA, 2015

DEP ORTACIÓN y R ETOR NO EN L A CI U DA D DE M É X ICO

61

3.2.4. Conocimiento sobre programas sociales

Para tener información sobre el conocimiento de algunos programas y
dependencias gubernamentales que trabajan en pro de los migrantes de
retorno, se realizaron preguntas como: “¿Conoce el Procedimiento de
Repatriación al Interior de México (PRIM)?” y “¿Conoce la Secretaría de
Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades (Sederec)?”, con la intención de observar el conocimiento de los migrantes a su retorno sobre
la oferta de programas sociales, beneficios y atención al momento de
regresar a la Ciudad de México.
Los resultados, expresados en la gráfica 8, muestran que alrededor de
80% desconoce el Procedimiento de Repatriación al Interior de México,
cuestión paradójica, ya que la mayoría de los entrevistados venían repatriados de Otero, Nuevo México, lo cual indica que en el momento del
proceso de deportación no se les informó que están siendo parte de un
programa firmado de manera binacional entre los gobiernos de México
y Estados Unidos y que apoya con una serie de acciones específicas para
que regresen a su comunidad de origen. Por otro lado, el conocimiento de
Sederec por parte de los migrantes de retorno también es en su mayoría
negativo. Las causas que mencionan es que no hay difusión de los programas con los que cuenta dicha Secretaría, se enteran hasta el momento
en el que acuden a otra dependencia a pedir ayuda y los refieren a Sederec para su atención; sin embargo, los que sí conocen a la dependencia
han sido beneficiarios de algunos de los programas que se ofrecen en
dicha dependencia.
También se les preguntó si conocían algún otro programa social que
ayude a migrantes de retorno en la Ciudad de México. Los resultados
favorecieron por una pequeña diferencia a la parte negativa con 58%,
mientras que la parte que contestó afirmativamente al conocimiento de
otro programa social correspondió a 42%. Es importante señalar que la
mayoría de las personas contestó que conocían el Seguro de Desempleo,
programa que se encuentra dentro de la oferta de programas administrados por la Secretaría del Trabajo y Fomento al Empleo.

62

R ETOR NO CON DER E CHOS

Gráfica 8. Conocimiento de programas y dependencias gubernamentales

Fuente: Elaboración propia con base en las encuestas realizadas para el
proyecto: Retorno con Derechos “Diagnóstico y Atención a la Población
Migrante de Retorno en el Distrito Federal”, IIPSOCULTA, 2015

3.2.5. Apoyos que solicitan los migrantes de retorno

Basándonos en la experiencia que tenían de retorno, ya sea de manera
forzada, vía deportación, o de manera voluntaria, se les cuestionó a los
entrevistados sobre su perspectiva y consideración del tipo de apoyo que
necesitan para satisfacer sus necesidades y obtener una inserción o reinserción óptima, arrojando los siguientes resultados:

DEP ORTACIÓN y R ETOR NO EN L A CI U DA D DE M É X ICO

63

Figura 4. Porcentaje de las percepciones de los migrantes
de retorno para satisfacer sus necesidades

Fuente: Elaboración propia con base en las encuestas realizadas para el
proyecto: Retorno con Derechos “Diagnóstico y Atención a la Población
Migrante de Retorno en el Distrito Federal”, IIPSOCULTA, 2015

Por otro lado, bajo su experiencia de detención y deportación, 60%
no piensa volver a EE. UU. tras sufrir el proceso de deportación, tiene en
cuenta los peligros y riesgos en el camino que implica regresar de manera irregular, también hace alusión al acceso a la justicia desde México,
porque tienen prohibido regresar y porque notan cierto cansancio volver
a intentar. 40% que contestó afirmativamente en su mayoría atribuye el

64

R ETOR NO CON DER E CHOS

motivo de la reunificación familiar, contar con mayores recursos económicos y oportunidades laborales, una calidad de vida mejor y porque existe cierto recelo a su país de origen y a la forma de recepción que se les da.
Gráfica 9. Porcentaje de migrantes retornados que piensan regresar a EE. UU.

Fuente: Elaboración propia con base en las encuestas realizadas para el
proyecto: Retorno con Derechos “Diagnóstico y Atención a la Población
Migrante de Retorno en el Distrito Federal”, IIPSOCULTA, 2015

3.2.6. Desafíos a los que se enfrentan los migrantes de retorno

Los principales desafíos a los que se enfrentan los migrantes al llegar a
la Ciudad de México se encuentran principalmente en cubrir sus necesidades básicas como la vivienda, alimentación, empleo y salud. De igual
manera, se identificaron necesidades que permitieron detectar algunos
vacíos institucionales dentro de la administración pública de la Ciudad de
México. Estos vacíos se deben a distintos factores que tienen que ver con
el desconocimiento del fenómeno y falta de sensibilización por parte de
los servidores públicos que atienden directamente a esta población, aunado a la falta de políticas públicas adecuadas y con un enfoque integral.
Los resultados cualitativos revelan que la condición en la que se encuentran las personas migrantes de retorno reflejan cierto grado de vulnerabilidad y en algunos casos de exclusión.
Por ello identificamos como principales desafíos a los que se enfrentan los migrantes de retorno:

DEP ORTACIÓN y R ETOR NO EN L A CI U DA D DE M É X ICO




65

Avalar de alguna forma su derecho a la identidad con una identificación “oficial” para que accedan a los “programas sociales”,
que suelen ser exigentes en requisitos.
Validación de documentos y asesoría para los trámites de quienes vuelven con menores nacidos en Estados Unidos, tales como
doble nacionalidad, actas de nacimiento, además de la creación
de un mecanismo que mitigue los altos costos.
Escasa oportunidad de ingresar al mercado laboral de manera óptima que garantice la remuneración necesaria para vivir dignamente sin tener que caer en la dinámica de la economía informal.
Escasa oportunidad de ingresar al sistema educativo mexicano,
sobre todo en el nivel medio superior y superior, ya que tienen
que revalidar los estudios cursados en EE. UU., lo que implica
tiempo y altos costos para lleva a cabo las gestiones necesarias.
En el sistema educativo mexicano, las escuelas no cuentan con
insumos necesarios para fortalecer la inclusión social de los jóvenes que regresan de EE. UU. y que su lengua materna es el
inglés. A diferencia de niveles superiores de educación, ya no es
necesario tener el apostille que acredite sus estudios cursados en
el país vecino del norte.
Atender los litigios pendientes en Estados Unidos que presenten,
ya sea la separación familiar indefinida, demanda de pensiones
alimenticias, asesorías en materia de divorcios, entre otros.
Asistencia médica adecuada que incluya principal atención en
la salud mental, tomando en cuenta que no están incorporados
al sistema de salud y, por lo tanto, no gozan de un fondo para
el retiro a pesar de que muchos de los migrantes de retorno estuvieron contribuyendo a la dinámica económica del país en su
etapa productiva.
En caso de no contar con un familiar o conocido que los reciba
y aloje por determinado tiempo a su regreso, se encuentran con
la dificultad de encontrar un aval para rentar un espacio donde
puedan vivir.
Desconocimiento de los servicios públicos disponibles y dificultad para acceder a ellos.

66

R ETOR NO CON DER E CHOS

En materia de política pública, los desafíos son:

No existen ni instrumentos, ni metodologías, ni mecanismos de
medición del flujo de migrantes retornados de manera voluntaria, ya sea por transgeneracionalidad, por emergencia o por
cierre de ciclo migratorio. Esto subestima la dimensión del fenómeno de retorno y como consecuencia la definición de políticas
públicas.
No existen políticas públicas con presupuesto para la atención
a la salud mental, ni para la representación legal en los Estados
Unidos, ni para financiar los costos de una certificación de competencias laborales, ni para asegurar la plena reinserción laboral
de los retornados en el campo de especialidad, siendo éstas las
principales demandas detectadas por éste trabajo.
No existe un mecanismo de coordinación interinstitucional ni
ciudadano, ni para atender las problemáticas, ni para aprovechar
oportunidades de la migración de retorno a la Ciudad de México,
el cual, como se mencionó arriba, implica a sectores públicos y
privados.
No existen indicadores que midan el nivel de integración de los
migrantes retornados a la vida en la Ciudad de México. La carencia de éstos impacta directamente en la definición de conceptos,
alcances y temporalidades de las políticas públicas y reglas de
operación. El ejemplo más claro de ello es la reducción arbitraria
de la temporalidad de la calidad de retornado de una persona, la
cual pasó en las reglas de operación del Gobierno de la Ciudad
de México de tres a un año en 24 meses. La existencia de indicadores de integración permitirá definir con claridad cuándo una
persona está plenamente integrada o reintegrada a la sociedad,
y evita dejar fuera a hombres, mujeres, jóvenes, niñas y niños
que aun a pesar de llevar más de un año en la capital de México
no han podido obtener un primer empleo o ingresar al sistema
educativo por la falta de un documento.

Para responder a las problemáticas derivadas de la falta de atención y
acceso a derechos para la población migrante, además de las recomenda-

DEP ORTACIÓN y R ETOR NO EN L A CI U DA D DE M É X ICO

67

ciones de política pública, se requiere de un modelo de atención integral
e interinstitucional, coordinado por sociedad civil-iniciativa privadagobierno, donde el personal de las dependencias, empresas, escuelas y
organizaciones se encuentre articulado, sensibilizado y con capacidad de
atención estratégica a esta población.
Anexo a esta investigación, se presentan las bases legales y la propuesta de diseño institucional para este modelo.
3.2.7. Dependencias gubernamentales que deben estar involucradas en la
atención para la inserción o reinserción de los migrantes de retorno

Para encaminar un modelo de atención integral e interinstitucional tiene
que existir un grado de vinculación e interlocución importante entre dependencias gubernamentales, organizaciones de la sociedad civil y academia, creando un círculo virtuoso que pueda generar y apoyar en la
creación de políticas públicas en la materia y dar insumos para crear
políticas preventivas que de mucho servirían a los connacionales que
se encuentran ante un proceso de deportación, de tal manera, que se
propone la siguiente agenda para una atención al retorno, con objetivos,
acciones específicos dónde se describe la manera en que las dependencias
federales y dependencias locales del gobierno deben actuar para conseguir metas medibles a través de e indicadores.

Dependencia federal

• Secretaría de Educación.
• Secretaría de Trabajo y Previsión Social.
• Registro Nacional de Población  (Segob).
• Secretaría de Relaciones
Exteriores.

• Dirección de Revalidación / Conocer / Secretaría de
Educación.
• Secretaría de Trabajo y Previsión Social.
• Secretaría de Gobernación.

• Secretaría de Educación.
• Registro Nacional de Población  (Segob).
• Secretaría de Relaciones
Exteriores.

Acciones

• Validación de documentos y
asesoría para los trámites de
quienes vuelven con menores nacidos en Estados Unidos, además de la creación de
un mecanismo que mitigue
los altos costos.

• Oportunidades de ingreso al
mercado laboral de manera
óptima, garantizando la remuneración necesaria para
vivir dignamente.
• Certificación de habilidades
pronta, eficaz y gratuita.

• Acceso al sistema educativo mexicano, reduciendo
tiempos y altos costos para
llevar a cabo las gestiones
necesarias.
• Darle pleno reconocimiento
y validez a la identificación
de la Ciudad de México para
ingresar al Sistema Educativo local.

• Secretaría de Educación
• Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad
para las Comunidades.
• Secretaría de Gobierno.

• Secretaría del Trabajo
y Fomento al Empleo.
• Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad
para las Comunidades.
• Secretaría de Educación.

• Secretaría del Trabajo
y Fomento al Empleo.
• Secretaría de Educación.
• Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad
Para las Comunidades.

Dependencia local

Meta:
• Todas las personas migrantes pueden ingresar al
sistema educativo mexicano con capacidad de reconocer e incorporar la experiencia migratoria
como parte de su labor educativa.
Consideraciones para un indicador:
• Número de menores y jóvenes retornados
aceptados en el sistema educativo mexicano en
relación con el número de menores y jóvenes
retornados a México.

Meta:
• Las personas migrantes que regresan a México
tienen acceso a certificaciones laborales gratuitas, así como a empleos dignos y bien remunerados que reconocen sus capacidades y habilidades.
Consideraciones para indicador:
• Número de personas migrantes retornadas empleadas en relación con el número de migrantes
mayores de 18 años retornados que refieren a la
Ciudad de México como destino final.

Meta:
• Todas las dependencias locales aceptan los
documentos expedidos por las dependencias
federales dentro del país o los que se expidieron
autoridades consulares.
Consideraciones para un indicador:
• Medir el número de personas migrantes que se
benefician de programas gubernamentales en
comparación con el número de personas migrantes rechazadas por no contar con documentos.

Meta/ Recomendación de Indicador

Objetivo 1. Asegurar el pleno ejercicio de derechos para la población migrante retornada y garantizar el acceso a la justicia

68
R ETOR NO CON DER E CHOS

• Instituto Mexicano
de la Juventud.
• Secretaría de Educación.
• Secretaría de Cultura.
• Secretaría de Turismo.
• Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación.

• Secretaría de Relaciones
Exteriores.
• Procuraduría General de la
República.
• Sistema Nacional para el
Desarrollo Integral de la
Familia (DIF).

• Acciones que aseguren la
plena inclusión social de los
jóvenes retornados, sobre
todo de aquellos cuya lengua
materna es el inglés.

• Asegurar la representación
legal para atender los litigios
pendientes que las personas
retornadas dejaron en Estados Unidos.
• Asegurar el acceso a la
justicia para las personas
migrantes retornadas,
considerando su condición
bilingüe, multicultural, sin
documentación y sin conocimiento del sistema de
justicia.

• Coordinación de Relaciones Internacionales.
• Procuraduría General
de Justicia del Distrito
Federal.

• Instituto de la Juventud del Distrito
Federal
• Secretaría de Educación
• Secretaría de Cultura
del Distrito Federal
• Consejo para Prevenir
y Eliminar La Discriminación en la Ciudad
de México

Meta:
• Las personas migrantes cuentan con asistencia
para acceder a la justicia frente a violaciones
a derechos en el lugar de residencia previas al
retorno.
Consideraciones para indicador:
• Sentencias dictadas en el lugar previo de residencia de migrantes radicados en México.
• Juicios llevados a cabo en el exterior que cuenten
con la representación legal de personas migrantes radicadas en México.

Meta:
• Las personas retornadas son reconocidas y son
incluidas en la Ciudad de México, con pleno reconocimiento de sus contribuciones culturales y
sociales.
• El capital humano proveniente de Estados Unidos es aprovechado en la Ciudad de México.
Consideraciones para un indicador:
• Número de nuevas plazas de maestros de inglés.
• Número de nuevos traductores e intérpretes
certificados.
• Número de personas capacitadas para trabajar
en sector turismo.

Objetivo 1. Asegurar el pleno ejercicio de derechos para la población migrante retornada y garantizar el acceso a la justicia (continúa)

Depen denci a s qu e deben i n volucr a r se en l a i nserción
69

• Secretaría de Salud.
• Instituto Mexicano del Seguro Social.
• Instituto Nacional de las
Mujeres.

• Instituto Mexicano del Seguro social.
• Secretaría de Desarrollo
Social.

• Acceso a la asistencia médica adecuada, incluyendo la
atención a la salud mental,
más allá de su incorporación
al Sistema de Salud.

• Asegurar hospedaje y alimentación para la población
migrante retornada que no
cuente con redes de apoyo
local

• Secretaría de Desarrollo Social del Distrito
Federal.
• Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad
para las Comunidades.
• Las Delegaciones de
la Ciudad de México
dentro de las Oficinas
de Atención a Grupos
Vulnerables.

• Secretaría de Salud del
Distrito Federal.
• Instituto de las Mujeres de la Ciudad de
México.
Meta:
• Las personas migrantes retornadas acceden a los
Derechos que les corresponden y cuentan con el
apoyo gubernamental para reinsertarse plenamente en la sociedad.
Consideraciones para un indicador:
• Personas migrantes retornadas que cuentan con
acceso a alimentación y albergue proveído por el
Estado.

Meta:
• Las personas migrantes acceden al Sistema de
Salud Mexicano en todos los niveles.
Consideraciones para indicador:
• Número de personas migrantes retornadas adscritas al sistema de salud.

Objetivo 1. Asegurar el pleno ejercicio de derechos para la población migrante retornada y garantizar el acceso a la justicia (continúa y concluye)

70
R ETOR NO CON DER E CHOS

Dependencias federales

• Instituto Nacional de Migración / Unidad de Política
Migratoria / Secretaría de
Gobernación

• Secretaría de Hacienda y
Crédito Público.
• Cámara de Diputados, H.
Congreso de la Unión.

Acciones

• Desarrollar instrumentos,
metodologías y mecanismos de medición del flujo
de migrantes de retorno de
manera voluntaria, ya sea
por transgeneracionalidad,
por emergencia o por cierre
de ciclo migratorio.

• Presupuesto para programas
de atención a la migración de
retorno.

• Secretaría de Finanzas.
• Asamblea Legislativa
del Distrito Federal.

• Secretaría de Gobierno.
• Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad
Para las Comunidades.

Dependencia local

Meta:
• Que el gobierno federal tenga la capacidad para
atender de manera diferenciada y estratégica a
la migración de retorno.
Consideraciones para un indicador:
• Aumento en el presupuesto del Seguro de Desempleo, Proyectos productivos para Migrantes
de Sederec y nuevos programas para brindar
albergue, alimentación, atención médica y jurídica.

Meta:
• Que el gobierno de la Ciudad de México cuente
con los instrumentos adecuados para poder
medir el retorno de personas migrantes en todos
los puertos y puntos de ingreso, o bien, a través
de los programas de apoyo que ofrece la Sederec.
Consideraciones para un indicador:
• Conocer la eficacia del instrumento de medición
con relación a otros instrumentos internacionales y de la sociedad civil.

Meta indicador

Objetivo 2. Avanzar hacia una política migratoria transparente con perspectiva integral y transversal que haga explícita
su vinculación a las políticas de prevención y seguridad humana, desarrollo integral e inclusión

Depen denci a s qu e deben i n volucr a r se en l a i nserción
71

• Secretaría de Gobernación.

• Secretaría de Gobernación.

• Mecanismo de coordinación
interinstitucional con participación ciudadana para
atender las problemáticas y
aprovechar oportunidades
de la migración de retorno a
la Ciudad de México.

• Diseño de indicadores que
midan el nivel de integración de los migrantes retornados a la vida en la Ciudad
de México.

• Secretaría de Gobierno.
• Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad
para las Comunidades.

• Dirección de Derechos
Humanos / Secretaría
de Gobernación.
• Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad
para las Comunidades.

Meta:
• Que el gobierno de la Ciudad de México mida de
manera eficaz el impacto de sus acciones a favor
de la migración de retorno, así como el resultado
de las mismas en la calidad de vida de la población migrante.
Consideraciones para un indicador:
• Construcción de indicadores que midan los niveles de interculturalidad y hospitalidad en la Ciudad de México, así como la calidad e impacto de
la atención a la población migrante retornada.

Meta:
• Que el gobierno de la Ciudad de México cuente
con un mecanismo de coordinación interinstitucional para la atención al retorno como parte
del Programa Sectorial de Hospitalidad, Interculturalidad, Atención a Migrantes y Movilidad
Humana para el Distrito Federal.
Consideración para un indicador:
• Acciones articuladas por las dependencias locales, junto con la sociedad civil e iniciativa
privada.

Objetivo 2. Avanzar hacia una política migratoria transparente con perspectiva integral y transversal que haga explícita
su vinculación a las políticas de prevención y seguridad humana, desarrollo integral e inclusión (continúa y concluye)

72
R ETOR NO CON DER E CHOS

CUA RTA PA RT E

4.1. Un modelo de atención a población
migrante retornada

Considerando las características anteriores, el IIPSOCULTA A. C. plantea
un modelo de atención a población migrante retornada que incorpore
tres elementos como sus ejes fundamentales: la orientación y asesoría, la
atención especializada y el albergue, con el objetivo de asegurar el acceso
a derechos de forma inmediata, digna, diferenciada y con capacidad de
atención estratégica y especializada en los casos que así lo requieran.

A continuación detallamos cada parte del Modelo de Atención:

∙ 73 ∙

74

R ETOR NO CON DER E CHOS

4.2. Orientación y Asesoría

Este componente implica una primera atención, valoración, canalización
y seguimiento de los sujetos de atención, los cuales se acercan a través
de las instancias de gobierno local, nacional e internacional, así como de
una red de organizaciones aliadas, las cuales conocen el Modelo de atención y difunden su hacer entre la población migrante en el exterior y al
momento del retorno.
Así, esta parte será la puerta de entrada que con personal capacitado
y sensibilizado será capaz de identificar, diagnosticar y valorar el tipo de
atención que la persona requiere, desde el punto de vista del trabajo social, la medicina y la atención jurídica para dar una atención eficaz, con
perspectiva de derechos humanos, diferenciada y digna al mayor número
de personas de la manera más rápida posible.

U n model o de at ención a p obl ación m igr a n t e r etor na da

75

4.3. Atención especializada

Este componente de la estrategia implica una atención profunda y acompañamiento estratégico para asegurar el acceso a la justicia y pleno ejercicio de derechos de aquellos casos que la primera atención valore que
requiere un acompañamiento especializado y estratégico. En esta área
se atienden casos de litigo estratégico como demandas de reparación de
daño ante el maltrato de una autoridad o por haber sido sujeto de un delito o por presentar una atención grave a la salud.

4.4. Albergue

Esta área se encargará de proveer asistencia emergente, incluyendo albergue temporal, alimentación y aseo para aquellos que están llegando
a la Ciudad de México por primera vez. Esta área es el rostro más visible
del modelo, y, además de la atención a las personas migrantes, se ocupará de establecer vínculos con la comunidad en la que se encuentra el
albergue y con la sociedad capitalina para visibilizar la realidad que vive
el retorno en esta demarcación territorial.

76

R ETOR NO CON DER E CHOS

4.5. Diagrama de atención

De esta manera, los tres pilares de atención al retorno constituyen un
sistema que, vinculado a las instancias de gobierno, deberá constituir un
piso firme para la transición hacia la plena incorporación de los migrantes retornados a la vida social y laboral.
Además de ello, se requiere de un área de investigación e incidencia que monitoree, cuantifique e identifique problemáticas para plantear
cambios en la política pública que impacta a esta población.

Depen denci a s qu e deben i n volucr a r se en l a i nserción

77

4.6. Implementación

En una primera etapa, se implementa el área de diagnóstico y el albergue,
refiriendo la atención especializada a instancias de gobierno.
A partir del segundo año se integra el Modelo de atención en su totalidad.

78

R ETOR NO CON DER E CHOS

4.6.1. Ruta de implementación

4.6.2. Requerimientos para iniciar



Convenio de colaboración de sociedad civil con el gobierno de
la Ciudad de México para asegurar financiamiento, seguridad,
atención y seguimiento.
Infraestructura, recursos materiales y humanos para la implementación del Modelo, incluyendo el albergue.
Constitución de consejo consultivo para avalar el Modelo de
atención y la ruta de implementación.

CONCLUSION E S

Son varios los factores que han potencializado el retorno y que no necesariamente se ven reflejados en los números de personas que vuelven a
su país de origen, a pesar de que la tendencia migratoria de mexicanos
hacia EE. UU. haya bajado al igual que el número de eventos de repatriados en los últimos años.
A lo largo de la investigación se mencionaron repetidas ocasiones
que los principales factores que incrementaron la migración de retorno
en el contexto actual se deben a causas estructurales propias del país de
acogida, donde la presencia de la crisis económica y el endurecimiento de
las medidas y políticas migratorias para controlar los flujos migratorios
(sobre todo el flujo irregular) han sido determinantes para que muchos
migrantes establecidos en EE. UU. de manera irregular regresen a sus países de origen.
La principal característica del flujo migratorio de retorno estriba
principalmente en la modalidad en que ésta se da y en las implicaciones
que surgen en los individuos, es decir, la condición en la que se vuelve al
país de origen, si es de manera voluntaria o forzada, determina su pronto
o prologado reintegro a la sociedad de origen.
Desde este punto, la reinserción puede abordarse desde distintos enfoques, examinando las condiciones sociales y económicas con las que
cuentan las personas migrantes de retorno, es decir, los puestos de trabajo a los que han accedido o no, si cuentan con una vivienda adecuada, ya sea porque a lo largo de su trayectoria migratoria invirtieron en
la posesión de bienes o simplemente no cuentan con un patrimonio en
México porque su vida estaba consolidada en EE. UU., o pensaba que su
migración sería de manera permanente, la capacidad para desarrollar re∙ 79 ∙

80

R ETOR NO CON DER E CHOS

laciones personales, la participación en la comunidad de origen o donde
regresa y la concepción personal de éxito o fracaso que se perciba, y/o el
apoyo o rechazo por parte de la sociedad a donde regresa debido a que
por su temporalidad en Estados Unidos pueda o no ser aceptada y de esa
manera percibir si ha llenado el sentido de bienestar.
Dentro del debate surgido a causa de las capacidades, experiencias
laborales y capital necesario que traen consigo los migrantes de retorno,
se hace mención de que a pesar de adquirir habilidades y técnicas especializadas en los centros laborales de acogida, existe una posibilidad de
que no serán capaces de aplicarlos en su país de origen ya que se carece
de infraestructura necesaria para hacer efectivas sus habilidades, ya sea
dentro de las industrias o en el campo, de igual manera, si acceden a la
certificación de estas habilidades y capacidades, pasarían a sumarse a
las filas de los desempleados calificados porque otra limitante es la edad
para acceder a los trabajos, por lo que la válvula de escape para mitigar el
desempleo es la estimulación para el autoempleo y/o el empleo precario
con poca remuneración.
Por otro lado, la idea de que los migrantes de retorno son potenciales
innovadores y recursos valiosos para el país también es muy cuestionada
y en ocasiones estigmatizada. A menudo ocurre esto por la mala información de las causas de la deportación o por las barreras para el aprovechamiento de capital social con el que cuentan las personas con experiencia
migratoria, además de que existe poca evidencia de que las personas que
regresan logren un cambio significativo en sus comunidades, debido a
que han permanecido poco visibles dentro de los diferentes grupos de
población que conforman la Ciudad de México.
En resumen, el perfil actual de la persona que retorna nació en la
Ciudad de México, es un hombre con alrededor de 38 años de edad que se
encuentra dentro de la población económicamente activa (PEA), soltero,
con un promedio de ocho años de escolaridad, que permaneció en EE. UU.
por lo menos 10 años de forma irregular, sin haber realizado algún trámite de regularización migratoria, durante su estancia en aquel país sólo se
dedicó a trabajar en el sector de la construcción, enviaba remesas a sus
familiares en México y había estado en dos ocasiones en EE. UU., cuenta
con familiares directos allá, carece de un patrimonio estable en el país vecino, asegura que a causa de su deportación sus familiares no regresarán

Conclusion e s

81

a México. Considera su estado de salud regular, contando con documentos de identidad básicos, desconoce los programas sociales y dependencias gubernamentales que apoyan y se dirigen a la población migrante de
retorno, considera que el mayor apoyo que se debe dar es el de conseguir
empleo, seguido de la atención médica y la asesoría jurídica, a causa de
su proceso de deportación no piensa volver a EE. UU. de manera irregular
a pesar de tener familia.
Este perfil evidencia que existen retos específicos en su retorno, prueba de ello está en el desconocimiento de los programas de apoyo para
su reinserción económica, la falta de redes de apoyo para encontrar un
trabajo digno donde se aprovechen las habilidades adquiridas. Su reinserción social dependerá del apoyo familiar y/o de la comunidad donde se
establezca, así como del acercamiento que mantenga con sus contactos
en EE. UU. Igualmente, la óptima reinserción social se pueda ver afectada
en aquellas personas que vivieron un proceso de deportación poniendo
en riesgo la salud mental de las y los que regresan y, por tanto, afectar su
estabilidad emocional como de los familiares que se quedan en EE. UU.

BIBL IOGR A F Í A

Aguilar, H. A. (2010), “Los Deportados”: The Transnational Blowback of
the United States Deportation Practices and the Hidden Cost of Mass
Deportation, in Sociology. George Mason University: Fairfax, VA.
Alarcón, Rafael (2010), “Los migrantes mexicanos y la deportación silenciosa”, La Jornada, 14 de agosto. Disponible en: http://www.jornada.unam.
mx/2010/08/14/opinion/018a1pol. [Fecha de consulta: 2015, agosto 7].
Ariza, Marina y Velasco Laura (Coords), (2012), “Métodos Cualitativos
y su aplicación empírica: Por los caminos de la investigación sobre
migración internacional”, UNAM-IIS / COLEF, México.
BBVA Research y Consejo Nacional de Población (Conapo). (2014).
Anuario de migración y remesas México 2015. México. Disponible en:
https://www.bbvaresearch.com/wpcontent/uploads/2015/06/1506_
Mexico_AnuarioMigracion2.pdf. [Fecha de consulta: 2015, agosto 22].
Berumen, Salvador, Luis Felipe Ramos e Isabel Ureta (2011), “Migrantes
mexicanos aprehendidos y devueltos por Estados Unidos. Estimaciones y características generales”, en Apuntes sobre migración, núm. 2,
septiembre 2011, Centro de Estudios Migratorios/Instituto Nacional
de Migración, México.
Bojorquez, Ietza (2015) “Deportación y salud mental en migrantes centroamericanos”, CANAMID Policiy Brief Series, PB06, CIESAS: Guadalajara, México. Disponible en: www.canamid.org.
Botey, Carlota Juárez, Consuelo, Blanca y Muñoz Alejandro (2011), “Caminando con los migrantes. La experiencia del Gobierno del Distrito
Federal”, Sederec, DAHMyF, México.
Canales, Alejandro (2012), “La migración mexicana frente a la crisis económica actual. Crónica de un retorno moderado” en Revista Interdisci∙ 83 ∙

84

R ETOR NO CON DER E CHOS

plinaria, año XX, núm. 39, pp. 117-134, jul. /daz MobHum, Brasilia, 201.
Disponible en: http://www.scielo.br/pdf/remhu/v20n39/v20n39a07.
pdf. [Fecha de consulta: 2016, abril 3].
Cobo, Salvador (2008), “¿Cómo entender la movilidad ocupacional de los
mi­grantes de retorno? Una propuesta de marco explicativo para el caso
mexicano”, en Estudios Demográficos y Urbanos, núm. 23, pp. 159-177.
Comisión Económica para América Latina y el Caribe (2015), Panorama
Social en América Latina, Cepal, ONU, Santiago de Chile. Disponible en: http://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/39965/1/
S1600227_es.pdf. [Fecha de Consulta: 2016, julio 11].
Consejo Nacional de Población (2009), Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica 2009, Conapo, INEGI, México. Disponible en: http://
www.conapo.gob.mx/en/CONAPO/ENADID_2009. [Fecha de consulta: 2015, diciembre 2].
—— (2010), Índices de Intensidad Migratoria México-Estados Unidos
2010, Conapo, México. Disponible en: http://www.conapo.gob.mx/
swb/conapo/Indices_de_intensidad_migratoria_Mexico-Estados_
Unidos_2010 [Fecha de consulta: 2015, diciembre 2].
—— (2014), “Los mexicanos devueltos por las autoridades migratorias estadounidenses; características recientes, 2013”, en Boletín de Migración Internacional, año II, núm. 1, Conapo, México, 2014.
Convención de Viena Sobre Relaciones Consulares, 24 de abril de 1963.
Disponible en http://www.oas.org/legal/spanish/documentos/convvienaconsulares.htm. [Fecha de consulta: 2016, julio 1.]
Cornelius, Wayne A. (2007), “Introduction: Does Border Enfocement
Deter Unauthorized Immigration?” en Wayne A. Cornelius y Jessa M.
Lewis (eds.), Impacts of Border Enforcement on Mexican Migration: The
view from Sending Communities, La Jolla, CA: Center for Comparative
Immigration Studies, University of California, San Diego, pp. 1-15.
Durand, Jorge (2004) “Ensayo teórico sobre la migración de retorno: el
principio del rendimiento decreciente” en Cuadernos Geográficos, vol.
35, 2004-2, pp. 103-116, Editorial de la Universidad de Granada. Disponible en: http://www.ugr.es/~cuadgeo/docs/articulos/035/035-006.
pdf. [Fecha de consulta: 2016, marzo 4.]
—— (2006), “Los inmigrantes también emigran: la migración de retorno
como corolario del proceso”, en Revista Interdisciplinaria de Movili-

Bi bl io gr a fí a

85

dad Humana REMHU, año XIV, núm. 26 y 27, Brasil, 2006, pp. 167-189.
Disponible en: http://www.csem.org.br/remhu/index.php/remhu/article/view/40/32. [Fecha de consulta 2016, febrero 13.]
Encuesta sobre Migración en la Frontera Norte de México (2014), Bases de
datos, Conapo-INM-STPS-SER-El Colef. Disponible en: http://www.
colef.mx/emif/bases.php. [Fecha de consulta: 2015, agosto 18.]
Escobar, Agustín (2012), “La política social mexicana y los migrantes de
retorno”, en José Luis Calva (coord.), Políticas de educación, ciencia,
tecnología y competitividad, Análisis estratégico para el desarrollo,
vol. 10, Consejo Nacional de Universitarios, México.
Fitzgerald, David y Rafael Alarcón (2013), “Migration: Policies and Politics”, en Peter H. Smith y Andrew Selee (Eds.) Mexico & the United
States: The Politics of Partnership, Boulder y Londres: Lynne Rienner
Publishers.
Gallegos, Ximena, Gallegos, Luis A. y González, Rebeca (2015), “El regreso forzado: la deportación vista desde Tijuana y la Ciudad de México” en Nuevos Escenarios de la Migración Internacional en la Región
Centro-Norteamérica, ITESO, LUC, México. [Artículo por publicarse.]
Gandini, Luciana, Lozano-Ascencio, Fernando y Gaspar, Selene (2015),
“El retorno en el nuevo escenario de la migración entre México y Estados Unidos”, Segob, Conapo, UNFPA, México. Disponible en: https://
www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/39174/ElRetornoEnelNuevoEscenariodeMigracion.pdf. [Fecha de consulta: 2016, enero 18].
Gmelch George, (1980) “Return Migration”, Annual Review of Anthropology, Vol. 9, pp. 135-159. Departament of Antrhopology, State University of New York. Disponible en: http://web.mnstate.edu/robertsb/308/
Return%20Migration.pdf. [Fecha de consulta: 2016, junio 7.]
Global Detention Project, United States Immigration Detention Profile,
Mayo 2016. Disponible en: https://www.globaldetentionproject.org/
countries/americas/united-states. [Fecha de consulta: 2016, junio 27.]
INEGI (2011), Censo de Población y Viviendas 2010, INEGI, México.
Disponible en: http://www.inegi.org.mx/est/contenidos/proyectos/
ccpv/. [Fecha de consulta 2015, octubre 13.]
—— (2012), Migración internacional captada a través de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo 2006-2010. ENOE: metodología y caracterización demográfica, INEGI, México. Disponible en: http://www.

86

R ETOR NO CON DER E CHOS

inegi.org.mx/prod_serv/contenidos/espanol/bvinegi/productos/integracion/pais/migracion/migracion_06_10/mig_int_2006_2010_enoe.
pdf. [Fecha de consulta 2016, enero 20.]
—— (2014) Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica 2014, INEGI,
México. Disponible en: http://www.inegi.org.mx/est/contenidos/proyectos/encuestas/hogares/especiales/enadid/enadid2014/default.aspx
[Fecha de consulta 2015, noviembre 11].
—— (2016) Encuesta Intercensal 2015, INEGI, México. Disponible en:
http://www.inegi.org.mx/est/contenidos/Proyectos/encuestas/hogares/especiales/ei2015/ [Fecha de consulta 2016, abril 20.]
Infograma del programa “Somos Mexicanos” disponible en: http://www.
inm.gob.mx/static/pdf/INFOGRAMA_SMX.pdf. [Fecha de consulta:
2015, agosto 25.]
Izquierdo, Antonio (2011), “Times of losses: a false awareness of the integration of immigrants”, en Migraciones Internacionales, vol.6, núm. 1,
pp. 145-184, México. Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.
oa?id=15119042006. [Fecha de consulta 2015, diciembre 3.]
King, Russell (2000), “Generalizations from the History of Return Migration”, en Bimal Ghosh (ed.) Return migration. Journey of hope or
despair? International Organization for Migration and the Unites Nations, Geneva, pp. 7-55.
Kumar, Arun y Jarquín, María Elena, (2011), “Tras las huellas de los que
se fueron: Metodología multidisciplinaria para el estudio de la migración”, UANL / UNAM-CEIICH, México.
Mendelson, Margot, Shayna Strom y Michael Wishnie (2009), Collateral Damage: An Examination of ICE’s Fugitive OPERATIONS Program,
Washington, D. C. Migration Policy Institute.
Mensaje de la secretaria de Relaciones Exteriores, Claudia Ruiz Massieu,
en la firma de convenio SRE-Segob “Somos Mexicanos”. Disponible
en http://www.gob.mx/sre/prensa/67837. [Fecha de consulta: 2016,
julio 7.]
Mendoza Cota, Jorge E. (2014), “Cambios en los flujos migratorios de México: un enfoque económico”, El Colegio de la Frontera Norte, Tijuana, México.
Mestries, Francis (2013), “Los migrantes de retorno ente un futuro incierto” en Sociológicas, año 28, núm. 78, enero-abril 2013, Sociología,

Bi bl io gr a fí a

87

México, pp. 171-212. Disponible en: http://www.scielo.org.mx/pdf/soc/
v28n78/v28n78a6.pdf. [Fecha de consulta: 2016, febrero 11.]
Muzaffar Chishti and Faye Hipsman, In Historic Shift, New Migration
Flows from Mexico Fall Below Those from China and India, May 21,
2015, Migration Policy Institute. Disponible en: http://www.migrationpolicy.org/article/historic-shift-new-migration-flows-mexicofall-below-those-china-and-india. [Fecha de consulta: 2016, julio 11.]
OIG, Homeland Security, ICE Air Transportation of Detainees Could Be More
Effective, Abril 2015. Disponible en: https://www.oig.dhs.gov/assets/
Mgmt/2015/OIG_15-57_Apr15.pdf. [Fecha de consulta: 2016, junio 2.]
Organización de las Naciones Unidas (1998), “Recomendaciones sobre
Estadísticas de las Migraciones Internacionales”, División de Estadística de las Naciones Unidas, Nueva York. Disponible en: http://unstats.un.org/unsd/publication/SeriesM/SeriesM_58rev1s.pdf [Fecha de
consulta 2015, diciembre 3.]
Programa “Somos Mexicanos”, Segob, INM. Disponible en: http://www.
inm.gob.mx/index.php/page/Que_es_SM [Fecha de consulta: 2016,
junio 29.]
Ramírez García, Telésforo y Daniel Aguado Ornelas (2013), “Determinantes de la migración de retorno en México, 2007-2009”, en La situación
demográfica de México 2013, Conapo, México, pp. 175-190.
Repatriación de Mexicanos, 2014, UPM, Segob, INM. Disponible en: http://
www.politicamigratoria.gob.mx/es_mx/SEGOB/Repatriacion_de_
mexicanos__2014. [Fecha de consulta: 2016, marzo 26.]
Repatriación de Mexicanos, 2015, UPM, Segob, INM. Disponible en: http://
www.politicamigratoria.gob.mx/es_mx/SEGOB/V_Repatriacion_de_
mexicanos_de_EUA. [Fecha de consulta: 2016, marzo 26.]
Rivera Sánchez, Liliana (2008), “El eslabón urbano, en el trayecto interno
del circuito migratorio Mixteca-Nueva York-Mixteca, los migrantes
de Nezahualcóyotl, Estado de México”, en Elaine Levine (ed.), La migración y los latinos en Estados Unidos; visiones y conexiones, UNAM,
México. Disponible en: http://www.cisan.unam.mx/virtuales/pdfs/
migracionLatinos/04.Liliana%20Rivera%20.pdf. [Fecha de consulta:
2015, noviembre 25.]
—— (2011), “¿Quiénes son los retornados? Apuntes sobre el Migrante
retornado en México contemporáneo”, en Bela Feldman-Bianco, Li-

88

R ETOR NO CON DER E CHOS

liana Rivera Sánchez, Carolina Stefoni y Marta Inés Villa Martínez
(coords.), La construcción social del migrante en América Latina: Prácticas, representaciones y categorías, Quito, Ecuador, Clacso, Facultad
Latinoamericana de Ciencias Sociales-sede en Ecuador, Flacso y Universidad Alberto Hurtado.
Ruiz, F y A. Ceballos (2009), “Dinámicas y respuestas frente al retorno en
Bogotá. Elementos para su análisis”, Diálogos Migrantes 4, pp. 52-58.
Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades (2009),
Segunda Encuesta sobre Migración y Dinámica Poblacional, México.
Transactional Records Access Clearinghouse (TRAC) Immigration,
Syracuse University, “ICE Deportations: Gender, Age, and Country
of Citizenship”. Disponible en: http://trac.syr.edu/immigration/reports/350/. [Fecha de consulta: 2016, enero 22].
Unidad Política Migratoria (2015) Boletines Estadísticos, Segob, México.
Disponible en: http://www.politicamigratoria.gob.mx/es_mx/SEGOB/
Boletines_Estadisticos. [Fecha de consulta: 2015, octubre 12.]
U. S. Department of Homeland Security (2014), Budget in Brief. Fiscal year
2014. Disponible en: https://www.dhs.gov/sites/default/files/publications/MGMT/FY%202014%20BIB%20-%20FINAL%20-508%20Formatted%20(4).pdf. [Fecha de consulta 2016, febrero 20.]
U. S. Immigration and Customs Enforcement, Detention Facility Locator. Disponible en: https://www.ice.gov/detention-facilities. [Fecha
de Consulta 2016, junio 27.]

A N E XOS

i. Los y las migrantes comparten

A continuación se transcriben algunas frases, fragmentos sobre lo compartido por las personas migrantes de retorno durante los talleres impartidos para levantar el diagnóstico dentro del proyecto Retorno con
Derechos.
a) “Yo no me regresé, me regresaron”.
b) “Me regresé hace cinco años pero la vida aquí en México no es
lo que esperaba e intenté regresar a los Estados Unidos, pero esa
vez me agarró la migra”. Gustavo, 15 años en Oklahoma, EE. U.U.
c) “Fui cuatro veces a EE. U.U., pero en la quinta me agarraron”.
d) “A mí me detuvieron en el Paso, Texas, pero me llevaron a Otero,
Nuevo México”.
e) “Estábamos comentando él y yo que estuvimos en Otero, pero él
estuvo en Otero 2 y yo en Otero 1, y en Otero 1 son cosas muy
diferentes, yo ahí pude terminar mi secundaria, ahí te ayudan,
ahí sí te dan información”.
f) “Yo sentí bullying de parte de los custodios de GEO”.
g) “Te daban de comer como a las 12 y te volvían a dar hasta las
nueve”.
h) “A mí me preguntaron si quería mi proceso en inglés o en español, dije: ‘Inglés’”.
i) “Cuando migración me agarró me hizo firmar mi salida voluntaria, hasta que llegó el ICE y me hizo firmar mi deportación”.
j) “Lo que más me falta ahora a mi regreso a México es trabajo”.
∙ 89 ∙

90

R ETOR NO CON DER E CHOS

k) “Yo iba caminando a una comida y creo que el oficial me detuvo
porque la playera que traía que decía: ¡Viva México! Me dijo ven
para acá enséñame una ID”.
l) “A mí me agarraron en Tennessee, de ahí tuvimos que ir a recoger gente para Knoxville y después de ahí irnos hasta Alabama;
de ahí estuvimos que será una semana; a la semana siguiente nos
llevaron en un autobús por 13 horas desde lo que era Montgomery, Alabama hasta Louisiana, imagínate para atravesar. Ahí
nos tuvieron dos semanas (...) de ahí nos pasaron a Alexandria
de ahí llegamos a Otero 2”.
m) “En Otero 2 te sirven pancita en las mañanas del domingo; quieres ir al doctor por algo no te atienden; llegas allá y te encierran
en unos cuartos más feos”.
n) “Yo tuve que esperar un mes en la cárcel y dos meses en migración para ser deportada, tuve la oportunidad de firmar mi salida
voluntaria pero tuve que esperar para que saliera un vuelo para
México”.
ñ) “Yo si he vivido la discriminación de que mis hijos hablen inglés
aquí en México”.
o) “Estuve tres semanas en Colorado en una seguridad privada que
se llama GEO que trabaja para migración, les pregunté qué es lo
que sigue. “No sabemos”, me dijeron. Y me llevaron otras tres semanas a Tennessee. Estoy sintiendo el cambio y es difícil porque
dejé cosas allá”.
p) “La forma que nos trataron fue déspota, estuve en un cuarto con
50 personas, es frustrante cómo te tratan”.
q) “Yo firmé mi juicio un miércoles, pensé que el viernes de esa misma semana me deportaban, pero esperé otra semana más y un
día me levantaron como a las cuatro de la mañana y me dijeron
te vas, pero yo no sabía que me iba para Texas, nos esposaron de
las manos a las cinco, como a las seis nos esposaron de los pies;
de ahí como a las ocho nos llevaron al aeropuerto de Denver, de
Denver abordamos el avión fuimos para Utah y de Utah fuimos
para Las Vegas, de Las Vegas fuimos para el Paso y del Paso a
Nuevo México; ahí me dejaron en Otero. De todos esos lados
fueron recogiendo gente”.

A n e xos

91

r) “Yo me senté con el consulado y le pregunté: ‘oye, ¿cuándo nos
van a deportar?’ Me dijo ‘Yo no te puedo decir nada, pero acá
entre nos ya pronto’. Pero te lo dicen bajita la mano.
s) “El consulado en Otero te da ropa para que te cambies”.
t) “Nos daban de desayunar a las cinco de la mañana, la comida a
las 11 y la cena a las cuatro o cinco de la tarde y de ahí hasta el
otro día, supe la hora porque en mi dormitorio había un reloj,
nos levantaban a las cuatro para alistarnos y luego desayunar”.
u) “Cuando llegamos a territorio mexicano nos quitan las esposas,
cuando aterrizó el avión abrieron la puerta de atrás”.

92

R ETOR NO CON DER E CHOS

ii. Ejemplos de identificaciones en
algunos centros de detención

A n e xos

III. Infograma del Programa Somos Mexicanos

93

94

R ETOR NO CON DER E CHOS

IV. Constancia de Repatriación

A n e xos

V. Evidencia Fotográfica

Visita al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, 18 de
agosto de 2015, migrantes dentro del programa del PRIM.

Visita al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, 18 de
agosto de 2015, módulo del INM para realizar llamada.

95

96

R ETOR NO CON DER E CHOS

Visita al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, 18 de
agosto 2015, migrantes recogiendo pertenencias.

Visita al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, 18 de agosto de
2015, trabajo en conjunto con la OIM para recibir boleto de autobús.

A n e xos

Visita al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, 18 de agosto de 2015,
migrantes con pertenencias alistándose para salir a la terminal de autobuses.

Cartel de invitación a los talleres “Retorno con Derechos” dirigido a
las personas migrantes de retorno en la Ciudad de México.

97

98

R ETOR NO CON DER E CHOS

Materiales utilizados durante los talleres “Retorno con Derechos” entregados
a las personas migrantes de retorno en la Ciudad de México.

Primera sesión de los talleres Retorno con Derechos” dirigido a las
personas migrantes de retorno en la Ciudad de México.

A n e xos

Entrega de encuestas para muestra del estudio.

Equipo de IIPSOCULTA resolviendo inquietudes de la población
migrante de retorno que acudió a uno de los talleres.

99

100

R ETOR NO CON DER E CHOS

Asistentes al taller contestando la encuesta para el estudio.

Participación de IIPSOCULTA dentro del evento convocado por la Secretaría del Trabajo y
Fomento al Empleo de la Ciudad de México “El Seguro de Desempleo como una política de
reinserción para la población huésped y migrante en la CDMX” para la entrega masiva de apoyos.

A n e xos

101

Migrantes de retorno acuden a la entrega de apoyos por parte de Secretaría
del Trabajo y Fomento al Empleo de la Ciudad de México.

El Seguro del Desempleo debe ser el primer eslabón de una cadena de políticas públicas que estén
enfocadas a la inserción laboral de las personas migrantes de retorno en la Ciudad de México.

102

R ETOR NO CON DER E CHOS

Luis A. Gallegos de IIPSOCULTA habla sobre la importancia de políticas públicas para
una óptima reinserción de los migrantes de retorno a la Ciudad de México.

A BR E V I AT U R A S Y SIGL A S

AICM: Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.
CDMX: Ciudad de México.
Conapo: Consejo Nacional de Población.
DAHMyF: Dirección de Atención a Huéspedes, Migrantes y sus Familias.
EE. UU: Estados Unidos.
ERO: Enforcement and Removal Operations.
DHS: Departament of Homeland Security.
ICE: Immigration and Customs Enforcement.
INEGI: Instituto Nacional de Estadística y Geografía.
INM: Instituto Nacional de Migración.
IIRIRA: Illegal Immigration Reform and Immigrant Responsability Act.
IRCA: Immigration Reform and Control Act.
OIG: Office of Inspector General.
OIM: Organización Internacional para las Migraciones.
PRIM: Procedimiento de Repatriación al Interior de México.
Sederec: Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades.
Segob: Secretaría de Gobernación.
SRE: Secretaría de Relaciones Exteriores.
STyFE: Secretaría del Trabajo y Fomento al Empleo.
TRAC: Transactional Records Access Clearinghouse.
UPM: Unidad de Política Migratoria.

∙ 103 ∙

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful

Master Your Semester with Scribd & The New York Times

Special offer for students: Only $4.99/month.

Master Your Semester with a Special Offer from Scribd & The New York Times

Cancel anytime.