E D U A R D O B. M.

A L L E G R I

Almost
Spring
y otros poemas

2016

1

2

E D U A R D O B. M. A L L E G R I

Almost
Spring
y otros poemas

2016

3

4

Este libro
Los números no son tiranos o fatales. Creo, en todo caso,
que una vocación misteriosa hace que los hombres pongamos en ellos una ley que es difícil saber si tienen. Al
menos, valga la salvedad, los números que usamos para
señalar fechas de la vida con una redondez implacable.
2016 debería ser uno de esos números, pero no lo será.
Mera coincidencia hace que, en este año, un servidor
llegue a lo que Ignacio Anzoátegui, el hijo, llamara con
gracia el estado de genario, por haber accedido en la vida
a la decena del 60. Sexagenario o no, en modo alguno
estas páginas pretenden ser, ni son, una especie de homenaje o celebración, lo que por otra parte sería de una
petulancia insufrible, aunque haya quienes se amañan
siempre para ser la compañia preferida de sí mismos en
toda cosa. El libro, al fin y al cabo, simplemente recoge
-como en otras ocasiones- versos que un servidor publicó
en la bitácora ens durante este año y se agrupan aquí para
que ellos no anden solos.

5

6

lunes, 28 de marzo de 2016

1. Abril nuestro
Tu luz me trae abril: fresnos dorados
y un aroma infinito, tibiamente
dorado en la dulzura de tu frente
y en tus ojos de otoño sosegados.
Y seremos abril todo en presente.
Lo sé porque ya están enamorados
los días que vendrán de ti aromados,
y dan al corazón tu voz vertiente.
Nuestro es abril, porque en su tiempo es cuando
tan silenciosamente irás sembrando
la luz que es tuya en esta sombra mía.
Y ya era nuestro abril cuando venía
todo en su viento de oro, madurando
el gozo amante que nos prometía.

7

martes, 29 de marzo de 2016

2. Abril de Dulcinea
Me dicen que en los campos del Toboso
cada abril, sin reposo, el trigo ondea;
y que en un soto oscuro tintinea
un son de miel, que lo hace luminoso.
Me dicen que en las noches de la aldea,
cuando abril es más tibio y delicioso,
un aire suave corre sigiloso
y que amante suspira y galantea.
Me dicen que, hace siglos, pudoroso,
un hombre sin edad y bondadoso,
procurando que el pueblo no lo vea,
a una reja se asoma nostalgioso
y, en un susurro noble y amoroso,
sólo dice, en abril: Mi Dulcinea...

8

miércoles, 30 de marzo de 2016

3. Abril de primavera
juntas estáis en la memoria mía...
Garcilaso de la Vega, Soneto X
In memoriam

Era mi abril de otoño, primavera;
y el fuego de tu voz cantó y ardía
el corazón, que tanto te dolía
ese octubre de hierro que te hiriera.
Tu sangre, que de otoño reverbera,
en un verso dolido florecía
en herida de amor, que más hería
aunque, al morir, tu amor ya no muriera.
Siempre mi abril de otoño será hermano
del octubre fatal en que te fuiste,
arrastrando a la muerte enamorada.
La tierra, el campo, el río, el monte, el llano...:
tienen las hebras de tu voz, callada
aquel otoño de memoria triste.

9

jueves, 31 de marzo de 2016

4. Abril en mayo
And then my heart hath told me:
These will pass,
will pass and change, will die and be no more,
things bright and green, things young and happy;
and I have gone upon my way
sorrowful.
Y entonces mi corazón me ha dicho:
Esto pasará,
pasará y cambiará, morirá y no será más,
cosas brillantes y verdes, cosas jóvenes y felices;
y he seguido mi camino
triste.
Pádraig Mac Piarais (Patrick Pearse), The Wayfarer
2 de mayo de 1916, en Kilmainham Gaol, prisión de Dublín.

10

Mayo es abril porque ha resucitado
un poeta. Su sangre hirviente amante
va por las calles mudas adelante,
y una nación detrás y a su costado.
Mayo es abril y todo ensangrentado
riega la sangre de su comandante
por un suelo que, sordo y vacilante,
no sabe aún que ha sido fecundado.
La palabra y la sangre de un poeta
han preñado a Dublín, su bienamada,
en una tarde abril de mayo, quieta,
Y en su carne, ya en verso desgarrada,
se abrió una herida que es senda secreta
para su voz viril y esperanzada.

jueves, 14 de abril de 2016

5. Vendimia de tu voz
En las hileras tintas de tu canto
yo vendimié mi amor, como si fuera
la fruta dulce que tu amor me diera:
el vino de una voz que esperó tanto
y que en mosto lloró, hasta que el llanto,
zumo de otoño que el borgoña hiriera,
virtió en la copa que tu amor espera
el olvido feliz del desencanto.
Mi corazón en roble guarnecido
madura tu dulzor, mientras mis días
le dan solera al sol de tu mirada.
Y tu voz -ay, tu voz...- me ha renacido
en viñas sin agraces, melodías
que siembro en surcos de tu voz cantada.

11

domingo, 24 de abril de 2016

6. Carta al Diablo
Derrotado señor:
El mundo es nuestro.
Nos, los hijos heridos, heredamos
tierras y cielos nuevos. Las estrellas
que moran sobre el mar y las mañanas,
el trigo, el viento, el valle y los arroyos,
las cumbres y las noches y las aves
y los peces y el fuego y las marismas
y la flor y las vides y los árboles.
Ya huele a nuevo la fragante herencia:
así que apreste sombras, sus ejércitos,
y apriete el paso de su retirada.
Señor del mundo:
el título se agota
como el eón de su poder. Ya viene
pronto, el Dueño del campo y su cosecha.

12

martes, 26 de julio de 2016

7. Pan de paloma
De trigo y claro el aire. Azul tu arrullo,
lino de miel que por el aire quiebra
la nube en sangre, que la tarde enhebra
con una brisa añil y el vuelo tuyo.
Trigo que es pan el aire y te celebra
y germina en tu pecho su capullo:
pecho de pan y canto en el que intuyo
siembra la voz de amor que me requiebra.
Ah, si en azahar y espigas y en su aroma
tu murmullo se vuelve mi alimento
y el viento habla de mí pero en tu idioma:
esa delicia humeante de tu acento,
silencio tibio que en mi boca siento,
será el rumor del pan de mi paloma.

13

domingo, 7 de agosto de 2016

8. Almost Spring
August morning paves the way
as a glow or a dark day.
(They arrive at the same time,
always mixing what I say:
'August brings the morning fog,
distant barking of a dog,
and a faint fragrance of lime
to seduce a younger frog...')
August morning says nonsense
as the nonsense of this tense
time, worse than that of Magog,
pretty fierce seem, so dense...
(While children on the shores continue shaking foam
and a peasant remember as is the way home;
or left us a light laugh at the tavern at sunset
and even have young ears to hear without headset:
we know it's coming, while we are in our room,
the Day of Doom...)

14

I saw a man drowning a dove,
sour ugly hands with glove

for the ruin of innocence,
and the sweetness of pure love.
(While Jones and Brown and Scott, the most rambunctious,
drink their beer, drunk with their joys and emotions;
and a mother cradled his throbbing child in her womb,
without the sleep of death on her lap like a tomb:
at least we know that it is weaving and loom
the Day of Doom...)
August passes in its charm
with this wind without sweet calm,
breaking doors, with noise and shove;
proud and deaf up to a psalm.
(While the river runs through the icy steppes
and snow kiss the field as if they were lips;
or leaves of lime trees make the air sweet;
and see lovers who cherish their hands in the street:
joyful hope because we know that brings a scent of broom
the Day of Doom...)
The new spring will come to us soon,
silver glitter on the moon,
light away what is so rough.
Then, will come the Day of Doom.

15

And a rain of this spring
-fresh rain worthy of a King-,
it will be a light of heaven
so again blessed land can sing.

Salvo excepciones, los versos no hay que explicarlos.
Pero resulta que ahora es cuando.
Es triste -y tal vez un arcano significativo- que nadie se haya tomado el
trabajo de traducir la poesía de G. K. Chesterton. La completa poesía, porque
haber suelta, hay.
Ocurre que esa cuota medida y desmesurada de humor, fineza y hondura,
haría mucho bien. Y no le digo nada de este tiempo nuestro de hoy día:
mucho le hace falta. A mí no me da por ninguna parte, no me alcanza nada
de nada para poder hacerlo y a otros, que son buenos en eso (poeta hay que
ser para lograrlo...), parece que o no les llama la atención o no se le atreven.
Tal vez tengan razón.
Pero si no puedo traducir y recrear lo que tan bien hace, al menos puedo
jugar a imitarlo. Y así fue que aparecieron estos versos que hay arriba. Están
-supongamos- en inglés, que no es mi lengua casi en ningún sentido. Y menos para los versos, ni hablar. Pero en inglés -supongamos- están.

16

Pasa que, al leerlo a él, la música y la potencia de las imágenes que mezclan
lo alto y lo corriente (porque en todo GKCh están mezclados con tanta agudeza como inocencia...), son una tentación fuerte para un irreverente, como
un servidor.
Diga lo que quiera y tendrá razón, pero es nada más que escribir al modo
de..., aquel viejo ejercicio de los antiguos o esa humorada de -entre otrosNalé Roxlo o Braulio Anzoátegui, que lo imitaron en prosa y en castellano.
Con todo, lo que definitivamente me coloca fuera de esa lista de buenos
escritores es, precisamente, la irreverencia de imitarle no solamente el idioma
(que ya es imperdonable) sino la misma tonada musical de los versos o la
imaginería de las palabras o los temas.
Era hombre serio y de buen humor. Por eso mismo creo que, en el cielo de
los poetas santos, él sabrá mirar con indulgencia esto que habrá oído entre
carcajadas.

___________________
¿Por qué no están traducidos? Porque no tiene gracia dar toda la vuelta. Si ya
están patas pa'arriba...

17

jueves, 11 de agosto de 2016

9. Soneto
Son tus ojos, que miran la mañana
subiendo con la luz por los verdores
silenciosos, que incendian ruiseñores:
silbos de sol en la quietud temprana.
Soy a tu vera verde. Mi ventana
suspira de rocío en estertores
sobrios de estrellas y ebrios de dulzores,
sin rastros de la noche soberana.
Siento en los huesos ráfagas de amores,
siento en las manos tibias los colores,
siento la sangre que tu voz desgrana
sólo en el aire azul y sin dolores,
sólo para que en canto me enamores
siempre, en secreto, súbita y cercana.

18

jueves, 18 de agosto de 2016

10. Nacimiento del aire
Mientras somos aquí,
como testigos del silbido del viento entre los álamos,
al refugio del aire que cimbra las acacias para nuestro
contento,
el mundo, lejos, se deshace y diseca perversidades y aporías,
distrae a los inocentes, aturde a los que aman, desespera
a los tristes.
Y nosotros somos aquí.
Sólo al sol,
sólo a la luz del sol,
sólo a la luz del día y la tarde sin sombras,
ciegos de sol,
con el sol que rumorea en los aromos ese rumor de abejas
que llevan el hambre temprana de las flores;
sólo a la luz del sol que hace brillar de azul la tibieza de
golondrinas
recién llegadas a estas lomas verdes de avena
y grises del invierno y sus barbechos.
Mientras somos aquí,
vimos nacer el aire de un agosto que ruge,

19

vimos nacer el viento que te oigo decir que morirá en
septiembre
y que ya barre juncales y la laguna fría,
despertando antiguas soledades de llanura que amparan
a los caminantes.
Mientras somos aquí,
somos.
Porque hoy vimos nacer el aire del viento de agosto
como un alumbramiento de esperanza,
andando en el silencio de estos surcos dormidos,
andando entre colmenas ansiosas de dulzores,
con el consuelo de la lejanía...
Mientras somos aquí,
el aire nace.
Y somos.
Lejos de aquí, ya no seremos.

20

domingo, 21 de agosto de 2016

11. Décimas obvias
Sale el sol por la mañana
y por la noche hay estrellas;
todas las flores son bellas
y el alba es hora temprana.
Sin lomas, la tierra es llana;
tienen agua las lagunas;
en el mes hay cuatro lunas
y son muchos más los vientos;
en el mar, los peces, cientos.
Y si no comes, ayunas.
Del árbol vienen los frutos
y del árbol la madera
Los higos son de la higuera;
de la caña, los canutos.
Hay bichos que son astutos,
otros son más inocentes;
hay todas clases de gentes
como son mil los paisajes,
los linajes y lenguajes
y treinta y dos son los dientes.

21

En el invierno hace frío
y hace calor en verano,
como hay dedos en la mano
y el agua va por el río.
Con sombra, el soto es umbrío;
con brisa, es fresca la tarde.
Con poco valor, cobarde;
y con demasiado, audaz.
No siempre sin guerra hay paz
y no toda leña arde.

22

martes, 23 de agosto de 2016

12. Décimas obvias (II)
Cuando el perro está contento,
si tiene, mueve la cola.
El ruido del mar es ola
y el aire que ruge es viento.
Con el fuego me caliento
y en el desierto hay arena;
redonda es la luna llena
y da peras el peral;
si no está bien, está mal;
y si es triste, es una pena.
La miel la da la colmena
y se arrastra la serpiente;
dolores sufre el doliente
y perfuma la verbena.
Hay doce en una docena
como hay sal en la salina;
con vino el hombre se envina,
sin agua no ha de vivir;
y no vivir es morir.
Y siempre hiere la espina.

23

Pone huevos la gallina,
interroga el que pregunta,
cada palo tiene punta,
y baila la bailarina.
Son los chinos de la China
y siempre la lluvia moja;
cuando la cincha se afloja
peligra cualquier jinete;
los Sacramentos son siete
y toda la sangre es roja.

24

jueves, 25 de agosto de 2016

13. Décimas obvias (III)
De los rosales, las rosas
son la flor, cuando florecen.
Todos los hombres perecen
y vuelan las mariposas.
Existen todas las cosas
porque existe la existencia.
El que conduce, prudencia
más que nada ha de tener;
y, el que no sabe saber,
no sabe aunque tenga ciencia.
Para volar, tienen alas
las aves. Y los caballos
no son como los cobayos,
ni las calas son las calas.
Son muchachas las zagalas
y es un pastor el zagal
Se cura en el hospital
y, si se come, es comida;
se sale por la salida
y se entra por el portal.

25

Para ser viviente, vivo
es necesario que sea.
Porque es del mar, es marea;
y no está libre el cautivo.
Si se escabulle, es esquivo;
La mentira no es verdad.
Es grande la inmensidad
y no es grande lo pequeño;
y, si algo tiene dueño,
eso es de su propiedad.

26

sábado, 27 de agosto de 2016

14. Cuántica
Con tus libros de física en las manos,
me muestras el vacío entre moléculas:
distancias sin medida que se expanden,
se entreveran, se apartan o se traman
y forman cuerpos que parecen sólidos,
me dices, porque todo es energía...
Yo no lo sé. Te miro y me parece
que un continuo rumor, que no es materia,
abraza el mundo desde adentro, enlaza
el corazón de todo lo que existe
y hace que sea lo que es. Y pienso,
mientras todo en tus ojos se perfuma,
en la fórmula grácil y elegante
que llamamos Amor y no es en números.

27

lunes, 29 de agosto de 2016

15. De la luz
Luz hay. Y en sombra pasa lo pasado.
Está adelante, adentro, en el camino,
es un claro temblor, un repentino
fuego, un nombre que nace iluminado.
Luz hay en todo lo que está a tu lado,
y a tu lado de luz me determino
a que el aire que exalas matutino
brille de miel y azahar, enamorado.
No pasará la luz, porque no falta
y crece en rayos cada vez más puros
y va más lejos, cada vez más alta.
No pasará tu luz, porque es entera,
guerrera de los tiempos más oscuros,
hoguera del amor. Y verdadera.

28

miércoles, 31 de agosto de 2016

16. Florcita del laurel
Como a la flor del laurel
que el sol acaricia y dora,
una lluvia como miel
te endulzó, conquistadora.
La copla que me enamora
y se hace aroma en tu piel,
se vuelve en tu voz cantora
como el crespín cuando llora,
delicia de cascabel,
dulzura de moscatel,
flor del laurel robadora.

29

domingo, 4 de septiembre de 2016

17. Nacimiento del fuego
Es como tu mano.
Pero es tu mano
dentro de las cosas, cálidamente;
abrigo de una sonrisa que te dibuja los ojos.
Y ellos miran los rescoldos como si los encendieran.
Es la tibieza misma de este día,
en este refugio,
en este llano silencioso de este día flamante,
llameante.
Veo brillar ahora el fuego en tus palabras;
oigo cómo tiemblan,
naciendo al fuego, conmovidas,
unas cañas de cardo,
briznas de alfalfa,
barbechos de maíz.
Junto al silencio abrasador,
en un afuera obscuro entre nubes de lluvia,
crepita el mundo en silencio.

30

Y tu silencio hipnotiza las voces todo alrededor.
Y este campo de fuego y frío calla. Y goza.
Y calla la noche entera
que busca tu calor
y la alegría.
Y entra la noche al refugio de esta luz
y se vuelve tibia como el pecho de una paloma.
Es como tu mano
este fuego.
Y nace aquí, ahora.
Y brota en mí, siembra nueva, germen que arde,
que da vida,
que es el calor de la vida.
Y permanece.
Como tu mano.

31

lunes, 5 de septiembre de 2016

18. A la niña de la zafra
El amor es como un potro,
no se puede contener;
el caballo tiene riendas,
el amor ¡qué ha de tener!
Copla popular tucumana

Hice una zafra de coplas
para llegar a cantarte:
y entre los surcos anduve
para salir a buscarte.
Esta zafrita coplera,
aroma a flor de chañar,
es de mi voz y en silencio
no me la quiero guardar.
Te canta por las quebradas
y en los tarcos se perfuma,
y por el río te llama
con el rumor de la espuma.
Niña de azúcar, las coplas
que canta este enamorado
son de arrope de mistol
y se hacen miel a tu lado.

32

Para que digan tu nombre
de la zafra te las traje.
Sólo son coplas y amor.
Ése es todo mi equipaje.

33

martes, 6 de septiembre de 2016

19. Glosa para la moza
Yo no andoy porque te quiera
ni andoy porque me quierás;
yo andoy porque andoy de gusto,
yo andoy... porque andoy nomás.
(Copla popular norteña)

(Glosa)
Con piedritas, el camino,
no importa cuánto me hiera;
yo vengo y voy, peregrino,
yo no andoy porque te quiera.
Vengo siguiendo un sendero,
voy dejando otros atrás;
ni me importa cuándo llegue
ni andoy porque me quierás.
Cualquier senda me acomoda,
ando siempre con lo justo,
ni apuro tengo ni nada,
yo andoy porque andoy de gusto.

34

Quizás me vaya a los cerros
o al valle vaya, quizás.
Como el viento canta libre,
yo andoy... porque andoy nomás.

35

miércoles, 7 de septiembre de 2016

20. Llanto de la guitarra
Oí decir a un paisano:
si el hombre quiere llorar
ha de aprender a pulsar
las cuerdas de una guitarra;
que, si la vida desgarra
las cuerdas del corazón,
será la mano quien llore
con lágrimas de canción,
la prenda que el alma añore,
la tristeza o la traición.
Y así el paisano decía,
los ojos secos de llanto,
la pena que con el canto
muda en el alma dormía.
Con la prima amanecía
y era noche la bordona;
el arpegio que emociona,
el rasguido que acompaña:
esa feliz artimaña
del paisano cuando entona,
para llorar con la mano
los dolores del paisano
cuando la pena se ensaña.

36

jueves, 8 de septiembre de 2016

21. A la flor de septiembre
Un azul de cardal tiñó este cielo.
Ya de tus ojos llegan golondrinas
que dibujan la tarde, femeninas,
con la elegancia oscura de su vuelo.
Tu rebozo, tu blusa, tu pañuelo,
la gracia de tu paso si caminas,
tu voz de manantial, tus manos finas,
la noche perfumada de tu pelo.
Todo este llano es luz aunque atardece,
todo se inclina: el sauce en reverencia,
la nube en llamas y la misma sombra.
Todo es septiembre y en tu honor florece.
Todo el silencio calla en tu presencia
y, en su quietud feliz, todo te nombra.

37

viernes, 9 de septiembre de 2016

22. Mar afuera
El tiempo sobre el mar ondula y pasa;
como el viento en el mar, no halla reparo.
Amargo como el mar y el desamparo,
el tiempo sobre el mar no tiene casa.
El tiempo sobre el mar desacompasa.
No late el corazón. El mar avaro
le roba su latido. El mar es raro:
el mar es sal que hiela y nos abrasa...
El tiempo sobre el mar y su descaro
de belleza de mar, oscura y rasa...
El mar es como el mal: tienta y arrasa.
Y el hombre, frente al mar, planta su faro
para que el mar conozca que lo claro
no es del mar. Es del cielo. Y lo traspasa.

38

sábado, 10 de septiembre de 2016

23. Obrigado
Me hablabas del Algarve y yo veía
dibujada en tu risa y tu mirada
la luminosa soledad salada
de las costas de Faro y de la ría.
Alentejo..., dijiste. Parecía
un rumor de tu voz y vi alumbrada
la suavidad del trigo dilatada,
mientras su sol en vino me bebía.
Nombraste Santarem, Coimbra, Beja,
Lisboa, Oporto y Leiría y Viana,
y en cada nombre me cantaste un fado.
¿Cómo decir tu gozo, que me deja
con saudade de ti y de tu lejana
tierra de Portugal? No sé. Obrigado.

39

domingo, 11 de septiembre de 2016

24. Nacimiento del agua
Espero la lluvia como un amante espera
una mirada y una voz,
entre constelaciones de voces y miradas.
Y tu mirada es la hondura del trueno,
tu voz es la herida cálida del relámpago.
Pero tu respiración es más:
mansedumbre de la llovizna rítmica, dulce,
calandria aterida,
aleteante sobre un tejado musical.
¿Y dónde estás, agua del manantial de cada arroyo?
¿Dónde tu río va, que tarda y no viene?
Un silbo te recuerda en la laguna, un ave blanca
que tienta suerte y busca su alimento entre las ondas,
compases del viento.
Espero.
Te espero.

40

Miro el aire,
gris en la ceniza de un fuego que vendrá en el rayo que te
llama.
Sé que llega pronto la flor de tu alumbramiento.
Porque nunca no estás.
La sencillez del aire se conmueve,
la fina sencillez de un agua mansa que deja al aire en vilo
ya susurra mi nombre,
humedece mi silencio, la memoria,
y la tarde arropada en tu niebla tibia, traslúcida.
La quietud del campo está en ascuas;
temblorosos, él y yo,
acechantes,
esperamos el bramido del cielo,
amoroso alarido de la nube.
Cada uno, él y yo, celoso porque tardas.
Y ya vas creciente, y más, y más creciente.
Como un deseo limpio.

41

Como un torrente anhelante,
río abajo, cielo abajo,
brotando como un abrazo fresco, tierno, interminable,
siempre.
Porque nunca no estás.

42

martes, 13 de septiembre de 2016

25. Lo prometido
Será una madrugada. No habrá luna.
Casuarinas habrá, y habrá los cedros
que el viento entonará, como aquel día.
Llevaré nada más que la mirada,
llevaré el corazón, y bien calzados
los pies. Y nada más. No habrá camino
hasta que el sol no alumbre. El pan, el agua,
el recuerdo de un pájaro, vibrante.
Los tréboles habrá, flores celestes,
la música de pasos sobre el polvo,
la noche quieta a mi costado. Nada
más que el río del tiempo. Hasta que llegue.
Entonces, cuando llegue, habré llegado.
Y así se cumplirá lo prometido.

43

44

índice
1. Abril nuestro
2. Abril de Dulcinea
3. Abril de primavera
4. Abril en mayo
5. Vendimia de tu voz
6. Carta al Diablo
7. Pan de paloma
8. Almost Spring
9. Soneto
10. Nacimiento del aire
11. Décimas obvias
12. Décimas obvias (II)
13. Décimas obvias (III)
14. Cuántica
15. De la luz
16. Florcita del laurel
17. Nacimiento del fuego
18. A la niña de la zafra
19. Glosas para la moza
20. Llanto de la guitarra
21. A la flor de septiembre
22. Mar afuera
23. Obrigado
24. Nacimiento del agua
25. Lo prometido

7
8
9
10
11
12
13
14
18
19
21
23
25
27
28
29
30
32
34
36
37
38
39
40
43

45

Este libro se terminó de componer en Bella Vista, Buenos Aires,
el día 11 de enero de 2017, fiesta de san Higinio.

46

47

48

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful

Master Your Semester with Scribd & The New York Times

Special offer for students: Only $4.99/month.

Master Your Semester with a Special Offer from Scribd & The New York Times

Cancel anytime.