Está en la página 1de 1

A

B G. SÁBADO

i.« DE AGOSTO

DE

1936. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 18.'

LA

GRAN

MENTÍ RA

¿Qué va a ocurrir ahora, ^una vez domi- nada la- infame rebelión? Voy a vaticinarlo

con muy pocas palabras para ceñirme a la brevedad tradicional de A B C. Si los pe- queños burgueses intelectuales y manuales de los diversos partidos republicanos de iz- quierda nos damos exacta cuenta ,de que nuestra misión consiste en ponernos :\s:ielia-

mente a: Ja ..

cabeza,

de la revolución democrá-

tica contra tós oligarquías semifeudales, lle-

vándola a sus-últimas consecuencias, podre- mos aún salvar a España y salvarnos. Si va- ciTamos lo más mínimo en la realización de esta empresa que ;el destino nos. marca—¡no lo dudéis, amigos míos!—seremos elimina- dos de la dirección de la política española mucho más fácilmente que los generales fac-

ciosos. - "

''

'

•'.'.'

JOSÉ

ANTONIO

BALBONTIN

GIL

ROBLES,

A POR-

TUGAL

París-31, 10 noche. -Se da-xomo seguro-

que él ex ministro español señor Gil Robles

ha abandonado el territorio giéndose a Portugal—Uúited

francés,

Press.

diri-

He ahí un. viaje poco grato, por muchas razones. Nosotros,; sin saber fijamente por qué, lo relacionamos con aquel telegrama de Franco en que quería conocer la direc- ción de March en Francia.

Ya, ya le llegará

al señor

hora de rendir cuentas.

Gil Robles la

MAGNIFICA

ACTÚA-

DEL FASCISMO

En el frente de las ideas

Toda la labor de A'B C, desde su funda- ción' hasta el' 20 de julio actual—fecha que inicia uua nueva época de la historia de España—se, ha consagrado, fundamental- mente, a captar'la adhesión de la clase me- dia española para los-fines peculiares de la :

alta plutocracia monárquica.'

A B C &e ha esforzado siempre por per- suadir a la pequeña burguesía—y en parte lo ha conseguido—de la supuestas ventajas

que para ella. tendría, ponerse a los pies de la plutocracia reaccionaria para mantener inconmovibles, a toda costa, los viejos si- llares de la civilización caducada, en vez de colocarse a la cabeza de la masa traba- jadora para acometer resueltamente la trans-

formación radical que la nueva cesita.

España ne-

Aquí reside precisamente la gran men- tira .del fascismo,, el.cual no. se vale sim- plemente para, ^realizar sus planes, del cri- men sistematizado, . sino también, y acaso principalmente, de la "sistematización del fraude en todas sus formas. Allí donde el fascismo triunfó,, lo hizo engañando pre- viamente a, la pequeña ' burguesía, hacién- dole creer, que el régimen más favorable para ella era el famoso Estado corporativo.

Las dol&rosas ¿experiencias de Italia y

'Alemania han demostrado, muy al contra- rio, que el régimen fascista significa la opre- sión despiadada-: de la gran plutocracia so- bre el proletariado y la pequeña burguesía, especialmente"; spfae esta última, según hace resaltar con datos económicos oficiales el. insigne periodista: Knickerb orcker, en su magnífico reportaje • titulado: La democra- cia contra la., dictadura.

Comparad la situación económica y mo- ral de un pequeño burgués de Italia,. Ale- mania o Polonia con la de otro de Dina- marca, Suiza o Checoslovaquia, países in- tegralmente democráticos. Preguntadle a un pequeño burgués de estas tres últimas na- ciones, o de cualquiera otra liberalmente organizada, si quiere cambiar, su democra-

cia pacífica y civil por el grotesco

y trá-

gico bullicio de timbales del Estado corpo- rativo, y se echará a reir en vuestras bar- bas, si es que no intenta el gesto de arran- cároslas.

'Lo mejor para la pequeña burguesía es la democracia organizada. Y no se me ha- ble de los supuestos peligros de una preci- pitación del movimiento bolchevique, por- que, aparte de que este riesgo sólo puede desvanecerse mediante una democracia ra- dical, diré, si se me apura, que'un pequeño campesino TUSO, por'ejemplo, vive también mejor que otro de Italia. No es éste, sin embargo, el problema que ahora se nos plantea, puesto que la lucha actual está en- tablada entre democracia y fascismo. Sobre este punto no hay duda posible: la demo- cracia es infinitamente mejor para el pe- queño burgués que la dictadura fascista.

He dicho antes

que A

B C, en su

pri-

mera época, logró engañar en sentido fas- cista a una parte de nuestra clase media, pero hemos tenido la suerte de que el gobier- no de Gil Robles actuase con mayor inten- sidad en la dirección contraria. El bienio de Gil Robles y Lerroux hizo comprender claramente a la pequeña burguesía, y al pue- blo trabajador en general, las delicias que le reservaba el fascismo integral, a juzgar por los preludios del sistema vaticanista. Esto es lo que, a mi juicio, nos ha salvado. Llegada la hora de la elección definitiva, la inmensa mayoría de los pequeños burgueses la ciudad y de los braceros, colonos y' pequeños propietarios del campo .se han puesta, sin vacilar, con las armas en la mano, al l&áe de la República democrática.

CIOKDE LA COLUMNA

MANGADA

El desastre de un verdugo • > ,

Continúa con gran brillantez la valiente columna Mangada, que no descansa en su tarea perseguidora. - Informes llegados de Navalperal noticiari* otro éxito, de-los valientes de Mangada con- tra los rebeldes. La,lucha fue enérgica, si bien los facciosos, sorprendidos por nues- tras fuerzas, que ocupaban magníficas po- siciones, resistieron mucho menos de lo que- podía esperarse, dado su ¡número.

Al cabo, ante el temor de que los núes-, tros les cortasen la retirada, huyó en des- orden el enemigo, tirando las armas y sirt cuidarse ni de recoger sus bajas. Los nuestros se apoderaron de algunos de los fugitivos, quienes dieron la inespe- rada noticia de halísrse aquel fuerte núcleo rebelde al mando del sanguinario ex co- mandante Lisardo Doval, que ha-venido de América para unirse a los facciosos, con- forme divulgó ayer exxclusivameste nues-

tro AB C republicano.

. En las exploraciones hechas por «1 lugar del combate fueron recogidos los numero-

sos muertos y heridos que abandonó el ene- migo al dispersarse. De la cuantía del nú- .

mero de sus bajas da idea el pasar

de se-

senta los cadáveres recogidos hasta el mo-;

mentó de transmitirse la información del

Se ha podido comprobar que uno

de los muertos es un comandante de Estado Mayor retirado. Supónese que haya algunos otros jefes? y oficiales entre los muertos. Mas aún no se ha podido identificarlos, pues entraron en fuego en mangas de camisa - y sin nirt- • gún distintivo. Se ha procedido a recoger íos fusiles^ ametralladoras y vehículos con municiones que la partida.de Doval dejó al huir. Cons- tituyen un botín de positiva importancia. Esta es la tercera .partida rebelde qué haí- destruido la valerosa columna Mangada ert su persecución de facciosos. Entre las fuerzas leales y milicianos dé la brava columna ha producido gran júbilo el saber que tienen al alcance de su mano al odioso torturador de Asturias. Todos se . han prometido. hacerle rendir cuentas de sus atrocidades.

;

EL ESCRITOR PORTU- GUÉS SANTOS MO~ RAES. VICTIMA DE LAS BALAS DE LOS FAC- CIOSOS

Un héroe más de las filas perio- dísticas

Leonardo dos Santos Moraes era un gran ; escritor portugués que por sus ideas libera- les se vio precisado a refugiarse en España . para evitar las persecuciones de cj'ie era ob- jeto en Portugal. Actuaba Dos': Santos Mo- raes en la redacción de nuestro colega El Liberal, donde puso su pluma al servicio de la Libertad en escritos vibrantes y henchí-, dos de anior a la causa de la República. Hombre de tal temple no podía permanecer inactivo en estos momentos en que la reac- ción se subleva cobarde contra los hombres libres,'y partió para el frente de Somosierra,. donde una bala.traidora ha segado su vida. Descanse en paz nuestro compañero que-' rido y reciba la Redacción de El Liberal el testimonio de nuestra condolencia.

:

encuentro. CALDERILLA se facilita en esta Administración, DE CUATRO A SEIS LAS
encuentro.
CALDERILLA
se facilita
en esta Administración,
DE CUATRO A SEIS
LAS

DE

LA PRÓSTATA

COMO EVITAR

LA OPERACIOJí

Es generalmente, én las proximidades de la cincuentena cuando la próstata se in- flama, aumenta de volumen. El enfermo siente deseos tan frecuentes como imperio-

sos de orinar. Durante la noche tiene que

levantarse repetidas veces

.. sensaciones de quemaduras en el conduc-

Experimenta

to urinario, además de pinchazos que se irradian por el periné y el bajo vientre. Las micciones se hacen cada vez más do- lorosas, la vejiga se vacía incompletamente

(retención)

y

muy

pronto

el

desdichado

pro'stático se ve obligado a recurrir a los sondajes repetidos, algunas veces a la "son- da permanente", que constituye una ame- naza: de operación.

Los tratamientos externos: lavados, ma- sajes, no son más que paliativos que no atacan la causa del mal. Solamente un tra- tamiento, interno es capaz de descongestio- nar lá próstata. Las sales halógenas de magnesio, tomadas bajo la forma de gra- geas dé Magnogene, son desde este punto de vista de una eficacia poco corriente. La experiencia ha demostrado que una cura continua de Magnogene calma la inflama- ción de la próstata. Se aprecia cada día su disminución de volumen. Desaparecen igual- mente las sensaciones de quemaduras y los pinchazos. La.vejiga se vacía completamen- te y los deseos de orinar son menos fre- cuentes,- menos- tiránicos; las micciones vuelven a hacerse normales. El efecto del Magnogene se traduce en una mejora eii el estado - general, que en algunos casos toma el aspecto de un verdadero rejuvene- cimiento. El extracto úe una comunicación presentada en la Academia de Medicina de París describiendo los efectos y resultados de e«tc nuevo tratamiento será enviado gra- tuitamente a quien lo solicite de la Sec- ción "C", Apartado 648, Madrid ..

ABC (Madrid) - 01/08/1936, Página 16

Copyright (c) DIARIO ABC S.L, Madrid, 2009. Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición

como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa, a salvo del uso de los

lifll 1 "

productos que se contrate de acuerdo con las condiciones existentes.