LA POESÍA DE GARCILASO DE LA VEGA

La obra de quien pasa por ser el fundador de la poesía moderna en castellano, Garcilaso
de la Vega, hunde sus raíces en la poética del cancionero medieval 1. Sus comienzos le
llevan a escribir poemas en los que predomina un enfoque frío e intelectual del
sentimiento amoroso, expresado con vocabulario abstracto, continuos juegos
conceptistas, escasez de adjetivación, concentración en las cualidades morales negativas
de la amada y personificaciones que dan cuenta del tópico enfrentamiento entre Razón y
Deseo, deudor del ideario del amor cortés 2. Junto al influjo del cancionero cuatrocentista,
la obra del poeta valenciano Ausias March le acompaña en su imaginería violenta,
ausencia de paisaje físico y análisis escolástico de los estados de ánimo. Esas dos
influencias serían la herencia de lo que Rafael Lapesa ha denominado la raíz hispánica. 3
Su peripecia biográfica, sin embargo, le encamina hacia Italia, donde entrará en contacto
con los ambientes humanistas napolitanos que le llevarán a descubrir los ritmos del
endecasílabo y el heptasílabo y sus originales formas estróficas. Ese es el molde perfecto
para recoger una nueva sensibilidad que abre paso a las teorías neoplatónicas sobre la
naturaleza y el amor. El sentimiento del paisaje bucólico y la descripción de la amada en
términos físicos, lenguaje suntuario y adjetivación colorista son un aprendizaje que le
llega de la mano de Petrarca, primero, y de Jacopo Sannazaro, autor de la Arcadia,
conjunto de prosas con poemas intercalados que le conducen al redescubrimiento de
Virgilio y sus Bucólicas.
Es precisamente en sus tres composiciones pastoriles donde encontramos mejor plasmado
ese nuevo mundo poético. Salicio y Nemoroso en la Segunda Égloga expresan sus quejas
de amor en una composición repartida equilibradamente en sus 30 estancias 4. El primero
llora la ingratitud de Galatea y el segundo la muerte de Elisa. Al margen de las
circunstancias biográficas de Garcilaso (enamorado de Isabel Freyre, pero casado por
compromiso nobiliario con Leonor de Zúñiga), la obra se hace eco de una cuestión de
amor: ¿quién sufre más, quien habiendo sido correspondido, pierde el favor de su amada
o quien se encuentra con que la muerte le ha arrebatado a su pareja? Lo que nos recuerda
que en la poesía del momento se elucubra sobre la pasión amorosa con las herramientas
que facilita la filosofía: el enfoque psicofisiológico sobre la enfermedad de amor 5, la
perspectiva neoplatónica sobre la armonía o desarmonía entre la naturaleza y los amantes.
La teorización en Garcilaso precede a la expresión íntima del sentimiento. El arte le sirve
para tratar cuestiones que preocupaban en su entorno poético y para ofrecer soluciones
que pasan por un mensaje estoico: sufrir con entereza los reveses de Fortuna. En ese
sentido, su Tercera Égloga, que da como perteneciente al pasado el caso de Nemoroso y
1

Véase el doc. Corrientes poéticas del siglo XVI, perteneciente al tema anterior.
Véase el doc. Tres comienzos de canción.
3
Se recomienda la consulta del excelente libro de Rafael Lapesa, La trayectoria poética de Garcilaso, o
en su defecto, sus conclusiones, recogidas también en su extracto en HCLE II (pp. 127-131), o en el
“Estudio preliminar” a la edición de Garcilaso de la Vega de Editorial Crítica (pp. ix-xxi).
4
Véase el doc. Estructura de la Primera Égloga.
5
Véase el soneto VIII, que es una versión en poema de un fragmento de El Cortesano de Castiglione.
2

fijado en el artificio de la obra literaria. Por lo demás. a pesar de lo que desde una óptica sociológica vinculada al amor cortés pudiese pensarse. a la vez que se inmortaliza. cuando escribieron poemas amorosos eligieron como protagonistas a los pastores. avala la convención que hace de los poemas pastoriles una escritura sumamente refinada que. Reivindicación literaria del pastor (Fray Luis de León). 8 Véase el doc. tratado en la Primera Égloga. es un ejemplo de cómo el dolor queda apaciguado por los recursos del arte: la historia queda recogida en el tapiz tejido por la ninfa Nise y hace juego con otras tres historias clásicas de amores desdichados que han sido plasmadas en tres telas por sus compañeras de labor. Elevando el caso de Elisa y Nemoroso a la categoría de historia mitológica se idealiza la relación amorosa y se extiende sobre el dolor un fino velo que lo da por pasado. La tradición de la Rota Vergilii 7. clasificación estilística de las obras de Virgilio. en De los nombres de Cristo. Garcilaso capta como nadie el mensaje que se desprende de las Bucólicas virgilianas: no hay personajes más apropiados para hablar del amor que los pastores. este último en el Cantar de los Cantares. 6 Véase el doc. Fray Luis de León. Véase el doc. cincuenta años después de nuestro poeta. resume los puntales básicos para la argumentación 6: Virgilio y Salomón. se asimila al género humilis 8. Comienzo de las Églogas II y III. sin embargo. 7 .Elisa. Además la Naturaleza es “una como escuela de amor” que hace de los rústicos unos sabios en materias filográficas. La rueda de Virgilio (Rota Vergilii).

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful