Está en la página 1de 5

La Salvación y la Vida Cristiana

13-06-10

Objetivo: Aprender a diferenciar entre “qué es la Salvación” y “como se vive la vida


cristiana”.

Texto: ( 2 P 3:10-12) “Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche;) en el cual
los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la
tierra y las obras que en ella hay serán quemadas.
Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, ¡cómo no debéis vosotros andar en
santa y piadosa manera de vivir!,
esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos,
encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán” (Orar)

Introducción: Yo creo que a través del tiempo, en algún momento todo cristiano se ha
hecho las siguientes dos preguntas:
¿Qué es la salvación? Y ¿Cómo se vive la vida cristiana?
¿O usted no se ha hecho estas preguntas alguna vez?

Desarrollo: Para poder comprender qué es la Salvación, es necesario saber dos cosas, la
primera, y que es la razón de nuestra salvación; que Dios ha establecido un día de juicio
para el ser humano (tanto para los vivos como para los muertos) y que ese día comenzará
cuando regrese a esta Tierra el Señor Jesucristo.
¿Como será ese día de juicio? (Sof 1:14-18) “Cercano está el día grande de Jehová,
cercano y muy próximo; es amarga la voz del día de Jehová; gritará allí el valiente.
Día de ira aquel día, día de angustia y de aprieto, día de alboroto y de asolamiento, día de
tiniebla y de oscuridad, día de nublado y de entenebrecimiento,
Día de trompeta y de algazara sobre las ciudades fortificadas, y sobre las altas torres.
Y atribularé a los hombres, y andarán como ciegos, porque pecaron contra Jehová; y la
sangre de ellos será derramada como polvo, y su carne como estiércol.
Ni su plata ni su oro podrá librarlos en el día de la ira de Jehová, pues toda la tierra será
consumida con el fuego de su celo; porque ciertamente destrucción apresurada hará de
todos los habitantes de la tierra”.
Otra pregunta es ¿Cómo vendrá ese día? (2 P 3:10) “Pero el día del Señor vendrá como
ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos
ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas”.
Como podemos ver será un día o tiempo de destrucción total; y no solo para las cosas
materiales sino también para el ser humano.
(1 Tes 5:2-3) “Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como
ladrón en la noche; que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos
destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán”.
Es obvio que esto traerá la muerte física; pero tal vez alguien piense: ¡bueno ahí acabó
todo! Les tengo una mala noticia para los creen así.
(Ap 20:10-15) “Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre,
donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos
de los siglos.
Y vi. un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la
tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos.
Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y
otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las
cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras.(D)
Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los
muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras.
Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda.
Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego”.
¿Quiénes serán juzgados en el Trono Blanco? Lea el versículo 15, el que no se halló
inscrito en el Libro de la Vida.
¿A dónde van a ir a parar todos los que NO fueron hallados inscritos en el Libro de la
Vida? ¡Al lago de fuego! ¿Junto con quien? Lea el versículo 10 con el diablo, que es
satanás, la bestia y el falso profeta (el anticristo) y ahí serán atormentados por la eternidad.

Esta es la primer cosa que debemos saber, para comprender ¿qué es la salvación?; que
habrá un día de juicio en el que se desatará toda la ira de Dios.
La segunda cosa que debemos saber es que también Dios proporcionó para todo ser
humano un medio para así evitar que pase por ese juicio.
(Ro 5:8-11) “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores,
Cristo murió por nosotros.
Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira (de
Dios).
Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho
más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida.
Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en Dios por el Señor nuestro Jesucristo,
por quien hemos recibido ahora la reconciliación”.

Aquí cabe una aclaración, el versículo 9 dice “por él seremos salvos”, ¿quiénes?
(Jn 3:14-15,18) “Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el
Hijo del Hombre sea levantado,
para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.
El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no
ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios”.
“Todo aquel que en él cree” o sea en Jesucristo. Esta es la primer condición para por él ser
salvo de la ira.
Hay otra condición para ser salvo, (Lc 5:32) “No he venido a llamar a justos, sino a
pecadores al arrepentimiento”. O sea que para alcanzar la salvación no solo basta con
creer en Jesucristo sino que es necesario reconocer que se ha pecado delante de Dios y que
se está arrepentido de lo que se hizo. Y entonces el hombre y la mujer arrepentidos deben
reconocer que solo por medio del Señor Jesucristo pueden ser perdonados y así alcanzar
la salvación (de la ira venidera); (Hch 2:38) “Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada
uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el
don del Espíritu Santo”.
Ahora si nos habrá quedado claro ¿qué es la salvación y para qué?

Muy bien ya somos salvos, gracias Señor por haber perdonado nuestros pecados y por
habernos librado del juicio final y de tu ira venidera.

Pero ahora reflexione sobre lo siguiente, desde el día que usted reconoció al Señor
Jesucristo como su Salvador y Señor hasta el día que El le llame hay un lapso o espacio de
tiempo.
Y la pregunta es ¿qué va a hacer el cristiano durante todo ese tiempo?
¿Como va a vivir su vida como cristiano?
Miremos qué dice la Escritura pues ella nos guiará durante todo nuestro caminar en esta
Tierra.
¿Sabe cual es la primera indicación que Dios nos da por medio de su Espíritu Santo,
después de alcanzar la salvación?
(Hch 2:40) “Y con otras muchas palabras testificaba y les exhortaba, diciendo: Sed salvos
de esta perversa generación”.
En la versión “Dios Habla Hoy” dice “Con estas y otras palabras, Pedro les habló y les
aconsejó, diciéndoles: ¡Apártense de esta gente perversa!
Y también en el versículo 42 dice “Todos seguían firmes en lo que los apóstoles les
enseñaban, y compartían lo que tenían, y oraban y se reunían para partir el pan”
Y el apóstol San Pablo inspirado por el Espíritu Santo le dice a la Iglesia
(2 Co 7:1) “Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda
contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios”.

Resumiendo, hay tres indicaciones básicas de cómo debe de vivir el cristiano su nueva
vida:
- Apartarse de la gente perversa. En otras palabras debemos alejarnos de toda aquella
gente que NO quiera ser salva.
- Seguir con firmeza las enseñanzas de los apóstoles.
- E ir dejando todo aquello que hacíamos y que no glorifica a Dios.

(Mt 7:13-14) “Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el
camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella;
porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que
la hallan”. Y
(Jn 14:6) “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre,
sino por mí”.
Así mismo el Señor Jesucristo nos enseña que hay dos caminos y cual debemos de seguir.

(Tit 2:11-14) “Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los
hombres,
enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este
siglo sobria, justa y piadosamente,
aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios
y Salvador Jesucristo,
quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí
un pueblo propio, celoso de buenas obras”.
El apóstol San Pablo nos indica que la vida cristiana consiste en:
- Dejar la impiedad (o sea la maldad) y los deseos mundanos.
- Que vivamos en este siglo (o este tiempo) sobria, justa y piadosamente (esto es
llevar una vida de buen juicio, rectamente y reflejando en nuestra vida diaria a Dios)
Conclusión: Y concluyo con las palabras del apóstol San Pablo a Timoteo. (2 Ti 4:7-8)
“He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe.
Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo,
en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida”.
Animándoles a:
- Pelear la buena batalla de la fe.
- Terminar la carrera que iniciamos con nuestra salvación.
- Que guardemos la fe (o que nos mantengamos fieles a Jesucristo)
- Porque al final nos espera la corona de justicia.

Motivación: Ruego al Padre, en el nombre del Señor Jesucristo, que nos ayude para que
nos despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la
carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe.
Amen. (Heb 12:1-2)