Está en la página 1de 7

ANIMARSE A CRECER

PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

ANIMARSE A CRECER: LA VIDA QUE NOS ESPERA1
Prof. Dr. JORGE EDUARDO NORO
norojor@cablenet.com.ar

Tú no puedes volver atrás
porque la vida ya te empuja
como un aullido interminable
GOYTISOLO (1992), Palabras para Julia

El tiempo parece ser siempre el mismo para todos, pero hay diversos momentos de nuestra existencia en el
que el tiempo se acelera, no nos espera, sino que nos apura y nos obliga a seguirle el ritmo. El tiempo de la
niñez y de la adolescencia, el tiempo de la escuela obligatoria e impuesta, el tiempo de la libertad limitada y
la responsabilidad delegada en los adultos, es un tiempo generoso, de sueños, de ocio y de largas esperas.
Pero de pronto, uno tiene que despertar “porque la vida ya te empuja”, asume otro ritmo, como si se
tratara de la línea de largada de una carrera cuyo recorrido y final no están predefinidos. Y no se puede
faltar, presentar un certificado, quedarse dormido, excusarse. Pareciera que de improviso hay que llegar a
algo, a alguien, a una meta, a un lugar y entonces, todo tiene el ritmo de una carrera con y sin obstáculos,
con un trazado delineado o azaroso, con caminos preparados y con las incomodidades de los senderos
improvisados. Es la carrera de la vida. Y de eso se trata, de comenzar a vivir, de animarse a vivir, porque la
vida recién empieza y está allí llamándonos, tentándonos, provocándonos. Ha llegado la hora, ya dispararon
la señal: hay que partir.
Observamos un tránsito progresivo que conduce paulatinamente de la vida de adolescente, bajo la
protección de la escuela y la familia, a la riesgosa libertad de la juventud y la vida adulta. Hablamos de
protección porque hay quienes se ocupan de nosotros, se hacen cargo, son nuestros tutores (sirven de guía
para que las plantas crezcan sin desviaciones, sin defectos, firmes, seguras). Están allí para cuidarnos, para
protegernos, para guiarnos en nuestros pasos. Son los padres, es la familia y son los educadores de esta
etapa que también cumplen con esa misión: enseñar, acompañarnos, aguardarnos, motivarnos, salir a
buscarnos. Es un estado ideal que está reservado para la primera etapa de la vida. Luego nos espera el
mundo, la sociedad, las demandas, las diversas batallas: nadie nos regala nada y todo debe ser conseguido
con el esfuerzo, la competencia, la lucha cotidiana, la voluntad, la entrega.
Resuenan los preceptos familiares que anticipan, con frases y afirmaciones, el escenario que nos aguarda:
“El año próximo no tendrás quien te haga todas estas cosas”, “¿A quién le vas a echar la culpa de lo que vos
mismo elegiste?”. “Nadie te va a controlar, porque vos sos el que se tiene que controlar a sí mismo”. “Vas a

1

Este artículo fue preparado para la REVISTA INSTITUCIONAL DEL INSTITUTO DANTE ALIHIERI de ROSARIO, y publicado
en diciembre de 2017.

1

ANIMARSE A CRECER
PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

poder hacer lo que quieras porque serás libre, pero tenés que pagar el precio de la responsabilidad y
hacerte cargo de lo que decidas y hagas”.
Sabemos que ese salto no es inmediato, único, final, sino que es progresivo, que se va construyendo con el
paso de los días y que exige un doble proceso de adaptación a las nuevas realidades: por un lado hay un
acostumbramiento EXTERIOR porque UNO se va encontrando con otros lugares y otros actores, frente a
decisiones y trámites que debe realizar por su cuenta y que no puede delegar en otros; pero además hay
una transformación INTERIOR, subjetiva: morir (o matar) a ese adolescente padre-dependiente, para poder
hacer nacer la necesaria autonomía que se hace cargo del nuevo presente y, sobre todo, del futuro.
Así como afirmamos que la vida recién empieza, la educación también recién empieza, porque la de los
primeros veinte años es la educación inicial, la educación básica, la que nos permite volvernos humanos,
civilizarnos, socializarnos, adquirir los mecanismos de funcionamientos e ingresar en el vasto territorio de la
cultura, de la civilización, de la sociedad, del tiempo. Pero para poder definir lo que queremos ser y hacer,
necesitamos más educación. La educación superior es el pasaporte para la dignidad de la profesión o del
trabajo, para hacer con pasión y conocimientos lo que decidimos hacer. No está de más recordar que la
educación nos acompaña durante toda la vida, pero es especialmente en esta etapa en que juega un rol más
instrumental, mediador, porque nos arma de recursos y competencias para poder hacernos de una
ocupación digna, cualquiera sea. La educación proseguirá y nos ayudará a enfrentar las diversas crisis y
problemáticas que la existencia humana nos vaya presentando. Siempre necesitamos de una guía, de un
tutor, del cuidado de quienes nos ayudan mantenernos en el camino, en la carrera.
Hablamos de educación, de nuestra educación, no sólo de la educación escolar, sino de la que atraviesa los
muros de las escuelas e inunda los salones de clase. No sólo de la educación que recibimos, sino también de
la educación que protagonizamos. Porque – en suma – somos los arquitectos de nuestro propio destino,
debemos transformarnos en los educadores de nosotros mismos. Pasamos de un largo período de
heteronomía a la ansiada autonomía. Dejamos de ser lo que los demás quieren que seamos para volvernos
nosotros mismos, para construirnos, esculpirnos, darnos formas, descubrirnos. Todo el esfuerzo de los
demás (heteronomía), tiene valor y trascendencia si logramos aprender de ellos para crear las condiciones
que nos permiten manejarnos a nosotros mismos (autonomía). Volvernos adultos es precisamente eso:
saber que somos responsables de nuestras determinaciones, que nuestra vida está bajo nuestra tutela y
que dispondremos de ella hasta el momento de la muerte, el último examen que nos toca rendir y en donde
no hay nadie que nos pueda sustituir.
Educarse es crecer, por cuenta propia y acompañados solidariamente por otros, para poder descubrir el
mundo y el tiempo en que vivimos: sabernos ciudadanos de las dos dimensiones, ciudadanos del mundo y
ciudadanos del siglo XXI. Cuanto más educados estemos más vamos a poder conocer y aprovechar más el
mundo. El mundo siempre tiene la medida de lo que conocemos y designamos, y eso se aprehende con una
buena educación. El conocimiento depende de la educación que recibimos o buscamos, educación que
está en todos lados (ubicua), que tiene muchos actores y agentes, soportes y medios, contenidos y
materias y que, en la escuela, logra sistematizarse en sus aspectos fundamentales. Quien logra educarse es
alguien que se vuelve hábil para poder seguir buscando, aprendiendo, acceder a la vastedad del patrimonio
cultural y a todo lo que aun no sabe y que día a día va apareciendo.
Solamente los educados, los bien educados, pueden entender que la educación sigue toda la vida, que no
se detiene, que hay siempre más, y que hay mil forma de educarse, para construir el capital cultural, el
capital humano, el capital subjetivo que siempre nos vuelve mejores, en todas las dimensiones de la
persona.

2

ANIMARSE A CRECER
PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

Para los que concluyen el secundario, se cierra una hermosa etapa, rodeada legítima o artificialmente de
muchas celebraciones y festejos. Pero lo cierto es que no han concluido nada, porque la vida recién
empieza. Han hecho la pretemporada y han jugado algunos amistosos, ahora vienen los partidos por los
puntos, por el campeonato, por los varios campeonatos que nos regala o nos prepara la vida. Las buenas
pre-temporadas ayudan, pero en la cancha se ven los buenos jugadores. En el desarrollo de los partidos y
en los resultados. La universidad es una liga superior, pero aun no representa la definitiva: el campeonato
está en el mundo del trabajo y de las profesiones, de las empresas y de los emprendimientos, de los
empleos y de los trabajos, de la familia y de la incorporación activa a la sociedad. Para todo eso se debemos
prepararnos porque no es un solo campeonato el que cómodamente jugamos, sino varios y al mismo
tiempo.
Es natural que al concluir el secundario los estudiantes estén cerrando los procesos de elección profesional
y vocacional: mientras la PROFESIÓN tiende a definir el quehacer, la actividad, la especialidad laboral, el
lugar que se ocupa en la sociedad, la VOCACIÓN delimita el ser, el compromiso interior, la fuerza o el fuego
que anima nuestras vidas. Ser y hacer. Y ambas deben articularse con el propio PROYECTO DE VIDA, la
decisión autónoma de encontrar y definir la vida que queremos vivir, poniéndole nombre propio al SENTIDO
DE LA VIDA. Ese proyecto se alimenta del SER y del HACER: lo ideal es ir construyendo el ser a través del
hacer, y el hacer a través del ser. Constituirnos en buenas personas en todas las dimensiones, en
ciudadanos responsables, asumir los compromisos de una familia y, desde allí, dedicarnos a la arquitectura,
la medicina, los negocios, la economía, el derecho, la educación o la informática.
En estos tiempos complejos, líquidos y acelerados no siempre se pueden hacer elecciones únicas,
definitivas, seguras, terminantes. Esas que dejan conformes, especialmente a los adultos. Es el tiempo de las
pluri-elecciones, elecciones múltiples y sucesivas, que saben negociar con la contingencia. En el pasado los
modelos educativos, universitarios y laborales eran más fijos y estereotipados, y por tanto las elecciones
eran únicas y para toda la vida. Hoy sabemos que la vida laboral es y será muy cambiante, proteica, y que las
especialidades, empresas y lugares de trabajo irán mutando, provocando la metamorfosis de sus actores.
No somos lo que éramos en el pasado, y no seremos lo que hoy somos y hacemos. Por tanto es natural que
haya dudas, sospechas, indecisiones, regresos y múltiples elecciones. Como quien se detiene en el camino,
observa su GPS y trata de orientarse nuevamente: avanza, regresa, toma un camino alternativo. Es una
buena señal de búsqueda, de definiciones progresivas: lo importante es no quedarse, no inmovilizarse, no
renunciar a elegir y a luchar, redefinir con las nuevas coordenadas el propio PROYECTO DE VIDA y lanzarse.
¿Y qué deben llevarse los estudiantes de la etapa que concluyen? No sólo el recuerdo de un viaje inolvidable
o el calor humano de los compañeros y de algunos amigos, sino su caja de herramienta, es decir, el
resultando de los verdaderos aprendizajes, de los saberes incorporados, sólidos. Si lo han sido en todas las
materias y asignaturas, mejor: por lo menos, en las mejores, en las más importantes. Estos aprendizajes no
siempre coinciden con boletines, informes y calificaciones. Estas son exigencias formales que puede ocultar
ignorancia detrás del simulacro de buenas notas. Aquí se trata de aptitudes, competencias, actitudes,
versatilidad y apertura al cambio. Y siempre recordando que la “la vida está en otra parte”, que solamente
en el diálogo con esa vida los aprendizajes escolares se vuelven significativos.
Y hay algo más o mucho más, en esa caja: llevarse los PRINCIPIOS ÉTICOS que alimentan una moral que
pueda ordenar el obrar en torno a lo permitido y lo prohibido, de lo aconsejado y lo censurado. No una
moral de la apariencia y de las circunstancias, sino una moral de convicciones, de coherencia entre lo que se
dice y se hace, que no elige una vida perfecta pero que sabe reconocer los errores y retomar la senda.
Junto a los principios éticos, VALORES claramente definidos y un adhesión a los mismos, a pesar de todas las
dificultades que pudieran comportar. Porque se trata de no corromper los valores y no corromper la moral:
es decir no tergiversarlos, convertirlos en proclamas que nadie cumple y en mandatos que nadie obedece.

3

ANIMARSE A CRECER
PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

Con el final de esta etapa, los estudiantes se despiden de un grupo de ADULTOS EDUCADORES que los han
acompañado en este proceso. Cada uno de ellos ha podido EDUCAR si ha podido ejercer ese rol de adulto
que siempre sabe poner la palabra justa, las exigencias, las indicaciones, los NO, los límites, las
prescripciones, el diálogo, el oído y la empatía para poder formar. Y para eso necesitan establecer una
necesaria asimetría entre unos y otros, porque los adultos no son compañeros, sino guía, tutores, mentores
del camino que se transita.
Sin miedo, con prudencia. Sin temores ni ansiedades, con respeto y confianza. Pensando mucho,
reflexionando, hablando con quienes pueden acompañarnos en este momento de transición. Escuchando,
juzgando, y uniendo a la capacidad de elegir una gran fuerza de voluntad. La vida y el futuro están allí,
disponibles, porque recién comienzan pero también porque hace varios años que los están construyendo,
trabajando en las raíces, en los cimientos, en esos lugares en donde aun no se ven ni los árboles, ni los
edificios.
Es necesario apostar al verdadero éxito, a la realización plena, a la calidad de una vida buena, y no a los
fuegos artificiales, a los falsos brillos, a los triunfos fugaces, a los reconocimientos falsos. Ese sabor de la
felicidad que se respira cuando se ha edificado sobre la roca el proyecto de vida, el sentido de la vida, el
destino personal, y no hay viento, ni tormenta que puedan sacarnos del lugar elegido. El poeta nos invita
desde su conocido poema hecho canción:
Tu destino está en los demás
tu futuro es tu propia vida
tu dignidad es la de todos.
Nunca te entregues ni te apartes
junto al camino, nunca digas
no puedo más y aquí me quedo.
JORGE EDUARDO NORO2
Setiembre 2016

2

Doctor en Educación. Profesor en Filosofía y Pedagogía. Profesor en Letras. Especialización en Filosofía. Docente y
Directivo en el nivel Medio y en el nivel Superior, en instituciones Públicas y Privadas. Docente en la Universidad y en la
formación de docentes. Actualmente Profesor universitario en formación de grado y, especialmente, de postgrados.
Numerosos libros, investigaciones y artículos publicados, sobre los temas de su especialidad.
www.jorgeeduardonoro.com.ar

4

ANIMARSE A CRECER
PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

"¿SIRVEN DE ALGO LA EDUCACION Y LA ESCUELA PARA PREPARAR EL FUTURO?
VERDADERO (V), FALSO (F), TAL VEZ (TV). PREPARAR LA DEFENSA DE LAS RESPUESTAS

V

01

“En la vida las cosas ya están decididas: hay gente a la que le salen todas y otros
que multiplican los esfuerzos y nunca consiguen nada. Algunos nacen con estrellas
y otros nacen estrellados. ¿Para qué preocuparme por decidir?”

02

“Tengo un fuerte respaldo profesional en mi familia. No tengo que pensar mucho:
el prestigio profesional de mis padres asegura mi propio futuro.”

03

“En la Argentina la educación superior es libre y gratuita. Todos tienen derecho a
seguir estudiando en la universidad y todos tienen derecho a recibirse”.

04

“Si elijo lo que me gusta, me muero de hambre. Si me decido por un futuro seguro,
me muero de aburrimiento… al final en la vida uno no puede tenerlo todo”

05

“Si en lugar de estudiar, trabajo, tendré ya una ubicación en el mercado laboral… y
mejor perspectiva para elegir mi carrera universitaria. Cuando uno termina la
escuela no está maduro para decidirse”.

06

“Para el nivel superior estoy debidamente preparado: tengo buenas notas en el
secundario y nunca me he llevado materias a rendir. Si fui bueno antes, tengo el
éxito asegurado”.

09

“Yo quiero una cosa, mis padres me proponen otras, mis amigos están eligiendo
otras carreras y me critican. Para defender mis convicciones tengo que pelearme
con los que me rodean”.

10

“Muchos de los que triunfan en la escuela, fracasan en la vida… y en la sociedad
hay muchos ejemplos de triunfadores que fueron malos en la escuela y nunca
pisaron la universidad”.

11

“Elegir una carrera, comenzar la universidad y recibirse es sólo una parte del
propio proyecto de vida… Hay otras cosas que no se aprenden ni en la escuela ni
en la universidad”.

12

“No puedo decirme por nada porque veo demasiados profesionales y no es fácil
saber qué profesión puede tener futuro… Además, ¿quién me puede decir qué
sucederá con la Argentina y el mundo dentro de 10 o 20 años?

F

TV

5

ANIMARSE A CRECER
PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

13

“Mi hermana - que está terminado la carrera universitaria - me dice: lo importante
es comenzar bien primer año, porque es necesario tener hábitos de estudios y
mucha dedicación. Si uno le toma la mano en los primeros dos años… el resto
viene solo”.

14

“Para decidir bien ésta es la fórmula: (1) reconocer las propias capacidades +(2)
buen nivel de inteligencia +(3) opinión de los padres +(4) qué hacen los amigos
+(5) la situación social y económica que vive el país +(6) conocer cómo es la
universidad que se elige +(7) disponer de recursos para poder estudiar”.

15

“Si uno quiere hacer una carrera en serio no puede estudiar y trabajar, o estudiar y
tener una práctica intensiva en deportes, o estudiar y tener compromisos sociales
o políticos o religiosos, o estudiar y querer divertirse siempre. O estudiás o fuiste”.

16

“Soy de una familia humilde: la universidad es gratuita, pero concurrir a ella no lo
es. No podré trabajar y además hay carreras que tienen muchos gastos para
cursarla. Por eso, aunque la universidad es democrática en los discursos, los que
llegan son siempre los de la clase acomodada”.

17

“Éxito = buena universidad + estudios responsables + buenas notas + concluir

rápidamente la carrera + elegir una especialidad innovadora + ser el mejor”.
¡BUENA SUERTE PARA EL FUTURO QUE LES ESPERA!

6

ANIMARSE A CRECER
PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

Educar es lo mismo
que poner un motor a una barca,
hay que medir, pensar, equilibrar,
y poner todo en marcha.
Pero para eso,
uno tiene que llevar en el alma
un poco de marino,
un poco de pirata,
un poco de poeta,
y un kilo y medio de paciencia concentrada.
Pero es consolador soñar,
mientras uno trabaja,
que esa barca, ese niño
irá muy lejos por el agua.
Soñar que ese navío
llevará nuestra carga de palabras
hacia puertos distantes, hacia islas lejanas.
Soñar que cuando un día
esté durmiendo nuestro propio barco,
en barcos nuevos seguirá nuestra bandera enarbolada.

GABRIEL CELAYA

7