Organización

de las Naciones Unidas
para la Educación,
la Ciencia y la Cultura

Esta publicación desarrolla el componente de
educación de la Estrategia a Plazo Medio.
Al mismo tiempo que se le sigue dando un
énfasis a los “asuntos pendientes” de la EPT,
como la alfabetización, los docentes y el
desarrollo de capacidades profesionales,
la UNESCO encabezará y abogará por
acciones reforzadas para aprovechar el
potencial de los educandos y contribuir a que
éstos se conviertan en ciudadanos creativos y
responsables. En un mundo cambiante, donde
los individuos son llamados a contribuir cada
vez más en forma positiva a sus comunidades
a través de la promoción de la paz, la
solidaridad y el respeto a los demás y al
medio ambiente, estoy convencida de que
la Educación para el Desarrollo Sostenible
y la Educación para la Ciudadanía Mundial
también deben considerarse como elementos
cruciales de sistemas educativos completos.
Irina Bokova
Directora General de la UNESCO

Estrategia de

Educación
de la UNESCO

2014-2021

Más información...

Estrategia de

Educación
de la UNESCO
2014-2021

Publicado en 2015 por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura
7, place de Fontenoy, 75352 París 07 SP, Francia
© UNESCO 2015

Esta publicación está disponible en acceso abierto bajo la licencia Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 IGO
(CC-BY-NC-ND 3.0 IGO) (http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/3.0/igo/). Al utilizar el contenido de
la presente publicación, los usuarios aceptan las condiciones de utilización del Repositorio de acceso abierto de la
UNESCO www.unesco.org/open-access/terms-use-ccbyncnd-sp).

Los términos empleados en esta publicación y la presentación de los datos que en ella aparecen no implican toma
alguna de posición de parte de la UNESCO en cuanto al estatuto jurídico de los países, territorios, ciudades o regiones
ni respecto de sus autoridades, fronteras o límites.
Título original: UNESCO Education Strategy 2014-2021
Publicado en 2014 por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura

Diseño gráfico: Aurélia Mazoyer
Impreso por la UNESCO

Impreso en Francia
ED -2014/WS/41

PRÓLOGO

Desde 2009, he estado decidida a promover el desarrollo de la educación como prioridad
principal de la Organización – porque la educación es un derecho humano básico y el
cimiento para un desarrollo más sostenible, inclusivo y justo.
Para ello, en primer lugar, se fortaleció la posición de liderazgo de la UNESCO en
la comunidad educativa internacional, reforzando nuestra coordinación del movimiento
mundial de la Educación para Todos (EPT), y mejorando nuestro asesoramiento y
fortalecimiento de las capacidades de los Estados Miembros. La Organización renovó
el mecanismo mundial de coordinación y seguimiento de la EPT. Hemos dado un apoyo
total a los Estados Miembros para que éstos alcancen sus objetivos de la EPT, ganando
también más confianza tanto de los donantes tradicionales como de los nuevos, así como
del sector privado, movilizando más recursos para apoyar a la educación en los países
en desarrollo. En 2012, el Secretario General de las Naciones Unidas le confió a la
UNESCO coordinar la Iniciativa Mundial “La educación ante todo”, redoblar los esfuerzos
hacia el 2015 y desarrollar una agenda nueva y ambiciosa. Todas éstas son señales de un
liderazgo efectivo respecto a un tema que está en el centro de los esfuerzos por elaborar
un desarrollo más inclusivo y sostenible.
El mundo se encuentra ahora en una coyuntura crítica. Se han realizado notables avances
hacia algunos de los Objetivos de Desarrollo del Milenio y algunas metas de la Educación
para Todos, aunque los resultados han sido más decepcionantes para otros. Al mismo
tiempo, la comunidad internacional está trabajando en la elaboración de una nueva agenda
mundial de desarrollo sostenible post-2015, y la UNESCO y UNICEF son colíderes de la
consulta sobre el futuro de la educación. Las recomendaciones formuladas por el Comité
de Dirección de la EPT, albergado en la UNESCO, con el apoyo de la Reunión Mundial
de la EPT 2014 (Mascate, Omán, mayo de 2014) liderada por nuestra Organización,
han apoyado de manera eficaz las negociaciones realizadas en las Naciones Unidas
para formular una ambiciosa agenda de desarrollo sostenible post-2015, y en la cual la
educación será central.
Con el fin de determinar las acciones de la Organización durante este período crucial la
Conferencia General de la UNESCO, en su 37ª sesión de noviembre de 2013, adoptó
la Estrategia a Plazo Medio (2014-2021) de la Organización. Esta estrategia explica los
enfoques que serán adoptados por la UNESCO durante los próximos ocho años en la
educación, las ciencias naturales y sociales, la cultura, la comunicación y la información.

3

Esta publicación desarrolla el componente de educación de la Estrategia a Plazo Medio. Al
mismo tiempo que se le sigue dando un énfasis a los “asuntos pendientes” de la EPT, como
la alfabetización, los docentes y el desarrollo de capacidades profesionales, la UNESCO
encabezará y abogará por acciones reforzadas para aprovechar el potencial de los
educandos y contribuir a que éstos se conviertan en ciudadanos creativos y responsables.
En un mundo cambiante, donde los individuos son llamados a contribuir cada vez más
en forma positiva a sus comunidades a través de la promoción de la paz, la solidaridad
y el respeto a los demás y al medio ambiente, estoy convencida de que la Educación
para el Desarrollo Sostenible y la Educación para la Ciudadanía Mundial también deben
considerarse como elementos cruciales de sistemas educativos completos.
Tengo la convicción de que esta Estrategia refleja fielmente las necesidades y los objetivos
de los 195 Estados Miembros de la UNESCO, y aportaré todos los conocimientos, todas
las redes y toda la experiencia de la UNESCO para implementarla – para asegurar de
que cada niña y niño, cada hombre o mujer, pueda beneficiarse de una educación de
calidad y de un aprendizaje a lo largo de toda la vida. Ésta es una base esencial para la
construcción de un futuro mejor para todos.

Irina Bokova
Directora General de la UNESCO
Octubre de 2014
París, Francia

4

AGRADECIMIENTOS

Esta publicación es el resultado de un extenso trabajo colectivo realizado por mis colegas
del Sector de Educación de la UNESCO durante los últimos dos años. Está elaborada a
partir de la Estrategia a Plazo Medio de la UNESCO (2014-2021), que fue elaborada
por la Secretaría de la Organización y aprobada en la 37ª sesión de su Conferencia
General en noviembre de 2013.
En este momento, al concluir esta publicación, recuerdo los días cuando mis colegas de
diferentes entidades del Sector de Educación trabajaban arduamente para preparar la
contribución que haría el Sector a la propuesta de Estrategia a Plazo Medio. También
recuerdo que presenté nuestro planteamiento más importante sobre la estrategia durante
varias sesiones del Consejo Ejecutivo de la UNESCO y de la Comisión de Educación de la
37ª sesión de la Conferencia General, mientras mis colegas escuchaban atentamente los
comentarios y las orientaciones que nos daban los representantes de los Estados Miembros,
y se esforzaban para poder satisfacer sus intereses y necesidades.
Durante los últimos dos años, el equipo de liderazgo del Sector de Educación se ha
dedicado completamente a la preparación de este documento de estrategia. Se presenta
a la comunidad internacional de educación las líneas generales de acción que serán
asumidas por la UNESCO en los próximos ocho años. Quisiera mencionar los nombres de
los directores que encabezan nuestras divisiones, institutos y oficinas regionales en el Sector
de Educación, quienes realizaron valiosas contribuciones a este documento: Mmantsetsa
Marope, Svein Osttveit, Pauline Rose, David Atchoarena, Soo Choi, Olav Seim, Georges
Haddad, Khalil Mahshi, Arne Carlsen, Clementina Acedo, Jorge Sequeira, Gwang-Jo Kim,
Ann-Therese Ndong Jatta, Hamed Al-Hammami y Caroline Pontefract. Nuestros jefes de
sección, Edem Adubra, Borhene Chakroun, Christopher Castle, Paulina Gonzalez-Pose,
Maki Hayashikawa, Subbarao Ilapavuluri, Alexander Leicht y Francesc Pedró, así como los
funcionarios de alto nivel Fengchun Miao, Margarete Sachs-Israel y Nyi Nyi Thaung, que
también aportaron sus contribuciones en temas relacionados a sus áreas de conocimiento.
Astrid Gillet y Sohae Lee de la Oficina Ejecutiva del Sector, y Elspeth McOmish de mi
oficina, brindaron un apoyo efectivo para este ejercicio. También me gustaría añadir los
nombres de los colegas de la Oficina de Planificación Estratégica: Jean-Yves Le Saux y
Ranwa Safadi, quienes proporcionaron importantes sugerencias al hacer la revisión de la
estrategia. Sin estas valiosas y apreciadas contribuciones, esta publicación no habría sido
posible.
5

Debo subrayar que todos los esfuerzos dedicados a la formulación de esta estrategia
para el programa de educación de la UNESCO se hicieron bajo el liderazgo de la
Directora General Irina Bokova. Con una visión a largo plazo, ha guiado consistentemente
mi trabajo y el del Sector respecto a la orientación estratégica de nuestro programa. Una
vez establecidas las directrices, siempre ha delegado en mí plena autoridad permitiendo
así que nuestro programa sea implementado en forma efectiva y eficiente. Ha sido un
privilegio para mí ser parte de su equipo directivo.

Qian Tang, Ph.D.
Subdirector General de Educación, UNESCO

CONTENIDOS
INTRODUCCIÓN 9
CAPÍTULO 1 – ÍMPETU PARA LA ESTRATEGIA

13

I. El contexto mundial cambiante

14

II. La agenda inconclusa de la EPT

19

CAPÍTULO 2 – HACIA UNA NUEVA AGENDA DE EDUCACIÓN POST-2015

27

CAPÍTULO 3 – OBJETIVOS ESTRATÉGICOS DE LA UNESCO PARA 2014–2021

33

Objetivo estratégico 1
Desarrollar sistemas de educación que fomenten un aprendizaje de calidad
e inclusivo a lo largo de toda la vida para todos

37

1.  Apoyar la planificación, las políticas y las reformas sectoriales

39

2.  Promover la alfabetización

41

3.  Desarrollar capacidades para el mundo laboral

42

4.  Apoyar el acceso equitativo a la educación superior

44

5. Abordar asuntos relativos a los docentes y mejorar la calidad de la enseñanza

45

6. Mejorar los procesos y resultados del aprendizaje

47

7. Desarrollar las oportunidades de aprendizaje y la calidad de la educación
a través de las TIC

49

Objetivo estratégico 2
Empoderar a los educandos para que sean ciudadanos mundiales creativos
y responsables

52

1. Reforzar la educación para la ciudadanía mundial

53

2. Fortalecer la educación para el desarrollo sostenible

54

3. Promover la salud a través de la educación

56

Objetivo estratégico 3
Definir la futura agenda de educación

58

1. Reconsiderar la educación para el futuro: prospectiva e investigación

59

2. Seguimiento del desarrollo de la educación a nivel mundial, incluyendo a través
de instrumentos normativos

60

3. Crear alianzas efectivas para la educación

62

CAPÍTULO 4 – HITOS FUTUROS Y MEDIDAS DE IMPLEMENTACIÓN

63

7

INTRODUCCIÓN

Vivimos en un mundo que cambia rápidamente y es cada vez más interdependiente, donde
el conocimiento y la innovación son importantes motores del desarrollo. Esto significa que
un buen aprendizaje y una educación de buena calidad son cada vez más determinantes
en el bienestar de los individuos, en el progreso de los países y en la calidad del futuro
común de la humanidad.
La última década ha visto como los logros educativos de la población mundial alcanzan un
nivel que nunca antes habían tenido, y como la promesa de la educación básica universal
para todos está más cerca de cumplirse. Las oportunidades ofrecidas por desarrollos
tales como las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) y la revolución
del conocimiento, que han aumentado la capacidad de innovación y contribuido a una
cooperación mundial más estrecha para la superación de los obstáculos al progreso,
nunca han sido mayores. Sin embargo, hay una serie de desafíos que aún persisten en
áreas relativas a la calidad, la equidad y los resultados del aprendizaje. La brecha que
existe en los resultados del aprendizaje entre ricos y pobres –entre países y al interior de
ellos– es alta y con frecuencia creciente, y un mayor número de graduados se percata de
que su educación no los preparó adecuadamente para el mundo laboral.
Así, aunque son muchos los desafíos que enfrentarán los sistemas de educación durante
el período cubierto por esta estrategia, también lo son las oportunidades para avanzar
hacia una educación de calidad para todos en todo el mundo y contribuir a un desarrollo
inclusivo y sostenible.
En este contexto, la UNESCO, como la agencia de las Naciones Unidas especializada
en educación, apoya a los Estados Miembros en el fortalecimiento de la capacidad de
respuesta de sus sistemas de educación frente a las demandas actuales y futuras, así como
de su habilidad para sostener y acelerar el progreso de la educación. La UNESCO tiene
que desempeñar un papel clave tanto técnica como intelectualmente. Tradicionalmente
los países de ingresos más bajos son los que han solicitado, y se han beneficiado, del
apoyo técnico de la Organización, mientras que su papel intelectual está enmarcado en
una visión humanista más amplia y prospectiva del desarrollo sostenible que es pertinente
a todas las sociedades. Dentro de este papel intelectual, la UNESCO sirve como un
catalizador del diálogo internacional acerca del desarrollo de la educación.

9

La naturaleza de la demanda de asistencia está evolucionando; los Estados Miembros están
solicitando apoyo para el desarrollo de políticas y programas más intensivos en términos
de conocimientos y capacidades para enfrentar los desafíos de la educación nacional.
Hay mucho en juego, dado que las elecciones que hagan tendrán ramificaciones a largo
plazo. Por lo tanto, las decisiones políticas deben estar basadas en evidencias y reflejar
un enfoque holístico y estratégico a largo plazo en pos de la promoción de un desarrollo
inclusivo y sostenible.
La arquitectura mundial de la ayuda a la educación también está cambiando rápidamente,
con muchos actores nuevos y cambios importantes en los roles de los donantes bilaterales
tradicionales. Es probable que también aumente la demanda de apoyo dentro del mandato
de educación de la UNESCO, al hacerse cada vez más interconectados los sistemas
educativos y al crecer la necesidad de establecer estándares mundiales en diversas áreas
de la educación.
Para aportar respuestas eficaces en este contexto, la UNESCO necesita una estrategia
sólida que pueda guiar y enfocar sus prioridades en educación desde el 2014 hasta el
2021, correspondiente a la Estrategia a Plazo Medio de la Organización, cuyo período es
de ocho años. Este documento articula la visión y las prioridades estratégicas de educación
de la UNESCO durante ese período. El Capítulo 1 describe el ímpetu para llevar a cabo
la estrategia, en términos de la respuesta a las demandas externas a la educación y a los
cambios en los procesos dentro de los sistemas de educación de los Estados Miembros.
El Capítulo 2 propone una visión para una agenda de educación mundial post-2015. El
Capítulo 3 define a la paz y al desarrollo sostenible como la misión educativa general de
la UNESCO. Explica cómo la visión y la misión se traducen en acciones programáticas
para el período 2014-2021 y establece tres prioridades estratégicas que guiarán el
apoyo de la Organización a los sistemas de educación de los Estados Miembros hasta
el 2021: (i) desarrollar sistemas de educación que fomenten un aprendizaje de calidad
e inclusivo a lo largo de toda la vida para todos, (ii) empoderar a los educandos para
que sean ciudadanos mundiales creativos y responsables y (iii) definir la futura agenda de
educación. El último capítulo presenta los hitos futuros y las medidas de implementación.
En la 37ª sesión de la Conferencia General de la UNESCO (París, noviembre de 2013),
los Estados Miembros de la UNESCO aprobaron las orientaciones estratégicas de la
Organización como quedan descritas en la Estrategia a Plazo Medio (documento 37 C/4)
y el Programa Presupuestario 2014-2017 (documento 37 C/5) de la Organización. Este
documento de estrategia está totalmente alineado con y basado en dichos documentos,
y presenta la estrategia de educación de la UNESCO para 2014-2021. Puede ser
considerado como una elaboración de la Estrategia a Plazo Medio de la Organización
en el campo de la educación.

10

La estrategia llega en un momento oportuno, ya que éste es un período crítico para el
desarrollo de la educación en todo el mundo; la agenda de educación mundial post-2015
está siendo elaborada y el papel de la educación dentro de la agenda de desarrollo
mundial aún se está definiendo. La UNESCO ha jugado un papel importante al facilitar
la formulación de la agenda de educación post-2015 de los Estados Miembros. Por
tanto, esta estrategia también es una oportunidad para que la UNESCO articule su papel
y las orientaciones estratégicas que tomará para contribuir plenamente a la agenda de
educación mundial post-2015 como parte de la nueva agenda de desarrollo mundial. Sin
embargo, dado que la agenda de educación post-2015 aún no se ha finalizado con sus
metas y objetivos, podría existir la necesidad de realizar más ajustes a la estrategia para
garantizar una plena alineación con la agenda final que será presentada para aprobación
ante las Naciones Unidas en septiembre de 2015.

11

CAPÍTULO 1
ÍMPETU
PARA LA ESTRATEGIA

I. El contexto
mundial cambiante

Durante el período cubierto por esta estrategia, el sector de educación
en su conjunto tendrá que responder a acontecimientos cada vez más
complejos, rápidos y a menudo impredecibles más allá del propio
sector. Este capítulo analiza algunos de los desafíos externos probables
y también busca responder al contexto actual del desarrollo de la
educación, haciendo hincapié en que la Educación para Todos (EPT)
sigue siendo una agenda inconclusa en un momento en que la comunidad
internacional aún está formulando la agenda de educación post-2015.

Tendencias demográficas

14

Se cuenta con una vasta documentación acerca del fuerte impacto que tiene la educación
en factores como la fertilidad y la salud. A su vez, la dinámica de la población afecta a la
educación de muchas maneras. Desde 2005 hasta 2010, la población de 0 a 4 años de
edad se redujo anualmente en un 0,9% en América Latina y en 0,1% en el Asia Oriental,
Meridional y Occidental, pero aumentó en un 2% en África Subsahariana. Así, mientras la
mayoría de las regiones en desarrollo pueden mover recursos de la expansión de la educación
primaria hacia la calidad y la equidad, así como a la expansión de la educación post-primaria,
la mayoría de los países africanos deben lidiar con estos desafíos en un contexto donde el
acceso a la educación primaria se debe ampliar a raíz del crecimiento de la población.

En el 2011, el 89% de la población del mundo entre 0 y 14 años se encontraba en las
regiones en desarrollo. Sin embargo, la población en general está envejeciendo en todas
las regiones. En Europa, se proyecta que el porcentaje de la población de 60 años y mayor
crecerá del 22% en 2011 al 34% en 2050. Las cifras correspondientes en África son 6%
y 10%, y en Asia y América Latina 10% a 24% (Naciones Unidas, 2011). El proceso de
envejecimiento desplaza la edad de dependencia del grupo de 0 a 14 años hacia aquéllos
mayores de 65 años, con la presión correspondiente de reasignar los presupuestos públicos.
Al mismo tiempo, el envejecimiento de la población requiere que los sistemas de educación
proporcionen oportunidades de re-capacitación y fortalecimiento de capacidades para adultos.
Además, aproximadamente la mitad de la población mundial vive en zonas urbanas, cifra
que va desde un tercio en África Subsahariana y Asia Meridional hasta casi las cuatro quintas
partes en Europa y las Américas. La urbanización acelerada genera más presión sobre las
escuelas urbanas y sugiere que la población que es atendida por las escuelas rurales se volverá
más difusa, lo cual requiere nuevas modalidades de suministro. Por último, hoy existen 214
millones de migrantes internacionales. Es probable que el impacto de la migración internacional
aumente considerablemente, produciendo altos niveles de “fuga de cerebros” en algunos países
y de “ganancia de cerebros” en otros, y dejando de manifiesto que la educación debe preparar
a los estudiantes para vivir y trabajar en el extranjero y que los sistemas de cualificación tendrán
que adaptarse a la creciente demanda de mayor transparencia y de modelos efectivos para el
reconocimiento de las cualificaciones.

Pobreza y hambruna
El mundo va por buen camino hacia la consecución del primer Objetivo de Desarrollo del
Milenio (ODM): reducir a la mitad, entre 1990 y 2015, el porcentaje de personas cuyo
ingreso es inferior a US$1,25 al día (Banco Mundial, 2011a). Sin embargo, se proyecta que
en 2015 el número de personas en situación de pobreza absoluta alcance los 883 millones,
pasando de 1400 millones en 2005 y 1800 millones en 1990. Por lo tanto, incluso si se
alcanza este ODM, un gran número de personas seguirá sufriendo la pobreza y el hambre.
Actualmente, el Programa Mundial de Alimentos calcula que 870 millones de personas sufren
de hambre crónica y que 66 millones de niños en edad escolar primaria asisten hambrientos
a clases en el mundo en desarrollo, incluyendo 23 millones tan sólo en África (FAO, 2014). 
Los vínculos entre la educación y el crecimiento económico, la distribución de ingresos y la
reducción de la pobreza están bien establecidos1. Mientras que muchos factores afectan la
fuerza de esta relación, es necesario que haya un progreso acelerado hacia los objetivos
1

Desde hace mucho tiempo las investigaciones han documentado el importante papel que desempeñan la educación
y la formación en la productividad laboral y el crecimiento económico. Por ejemplo, un ejercicio que modeló el
impacto del logro en cincuenta países entre 1960 y 2000 encontró que un año adicional de educación podría
aumentar los ingresos de una persona en un 10% y el PIB promedio anual en un 0,37% (Hanushek et al., 2008,
citado en la UNESCO, 2010). Otro estudio entre países indicó que cada año adicional de educación aumenta los
ingresos en un 10% (Psacharopoulos y Patrinos, 2004, citado en la UNESCO, 2010). El Informe de Seguimiento
de la EPT en el Mundo 2013/4 indica que “un aumento de un año en los resultados educativos medios de la
población de un país lleva a un incremento del 2% al 2,5% del PIB per cápita” (UNESCO, 2014, pág. 151). 

15

de la EPT para reducir la pobreza y el hambre. Ampliar el acceso a una educación
de buena calidad para todos ayudará a alcanzar este ODM de muchas formas, entre
otras al aumentar la productividad, promover un crecimiento económico que sea más
favorable a los pobres, mejorar la salud y la nutrición, y empoderar a las mujeres. Para
aumentar la productividad agrícola y la seguridad alimentaria general, la educación en
las comunidades rurales es clave (De Muro y Burchi, 2007). La educación asimismo es un
contribuyente clave a la mitigación no sólo de la pobreza de ingresos, sino también de la
pobreza de capacidades. Por el contrario, la pobreza y el hambre son obstáculos clave a
la asimilación efectiva de las oportunidades de educación. Por lo tanto, para la realización
del derecho a la educación, las políticas, estrategias y programas de educación necesitan
adoptar una perspectiva a favor de los pobres y eliminar las barreras relacionadas a la
pobreza. Mientras que el impacto de la educación en la salud se describe previamente,
la relación inversa también es cierta. La gente con mejor educación tiene mejor salud y los
estudiantes más saludables logran mejores resultados educativos.

Paz, seguridad y democracia
Una de cada cuatro personas en el planeta, más de 1500 millones, viven en estados
frágiles y afectados por conflictos o en países con altos niveles de violencia criminal
(Banco Mundial, 2011c). Los conflictos pueden tener sus raíces en una variedad de
factores políticos, económicos, religiosos o étnicos, y aunque muchos han perdurado por
años, algunos pueden ser relativamente nuevos en carácter o manifestación. Por ejemplo,
problemáticas de recursos naturales o del medio ambiente, como el acceso al agua
potable o los efectos de la desertificación, las inundaciones o la contaminación, podrían
ser de mayor importancia en los próximos años, así como lo podrían ser los cambios
en los patrones de migración interna y externa, el terrorismo, el crimen organizado y las
epidemias. Hoy en día, cerca de 40 millones de personas son refugiados o han sido
desplazadas internamente (ACNUR, 2014).

16

El conflicto y el desarraigo afectan seriamente las oportunidades de educación.
Aproximadamente el 40% de los niños que están fuera de la escuela viven en países
afectados por conflictos, y los conflictos armados son un gran obstáculo para la realización
de los objetivos de la EPT. Al mismo tiempo, la educación desempeña un papel clave en
la promoción de los conocimientos, capacidades, actitudes y valores necesarios para
lograr cambios de conducta que permitan a los niños, jóvenes y adultos evitar y prevenir
los conflictos y la violencia. La educación puede ayudar a crear condiciones propicias
para la paz al cultivar el respeto a los demás y fomentar la ciudadanía mundial. Esta
afirmación se basa en la convicción que las democracias que funcionan bien requieren
ciudadanos responsables y que es más fácil lograr el desarrollo sostenible si las personas
y las sociedades están facultadas para participar y asumir papeles activos a nivel local y
mundial para poder enfrentar y resolver desafíos comunes y, ultimadamente, para convertirse
en contribuyentes proactivos a un mundo más justo, pacífico, tolerante, inclusivo, seguro y
sostenible. La educación puede empoderar a los educandos de todas las edades y dotarlos

con valores, conocimientos y capacidades que se basan en, e inculcan el respeto a, la
democracia, los derechos humanos, la justicia social, la diversidad cultural, la igualdad de
género y la sostenibilidad ambiental. 

Tecnologías de la información y la comunicación
La tecnología apoya una entrega rentable tanto de la educación básica como de la
superior, amplía el acceso a ella, mejora su calidad y asiste en la formación de docentes
y en el desarrollo profesional. Puede desempeñar un papel central en el desarrollo de
las capacidades necesarias para el siglo XXI y mejorar el acceso a las oportunidades
de un aprendizaje a lo largo de toda la vida. El crecimiento de los recursos educativos
abiertos (REA) y los cursos gratuitos en línea impartidos por universidades e instituciones
de enseñanza y formación técnica y profesional (EFTP) están cambiando la educación en
forma radical. Más allá de su alcance para mejorar el aprendizaje en contextos escolares,
las TIC también pueden permitir el aprendizaje informal y no formal.
Se necesitan capacidades para aprovechar el potencial que ofrece la tecnología a
estudiantes a todos los niveles y en diferentes contextos. El pensamiento crítico, aunado
a un enfoque ético y sensible, es un requisito clave para la educación y el aprendizaje,
debido a la cantidad de datos, información y conocimientos que son accesibles desde una
infinidad de fuentes. Si estas necesidades no son atendidas, las tentativas de integrar la
tecnología pueden contribuir a la degradación y fracaso de los sistemas de educación. Los
legisladores deben investigar cómo aprovechar el potencial de las TIC en la educación. Los
desafíos clave en esta área son la infraestructura sostenible, el financiamiento, el contenido
y la garantía de calidad, así como los medios para desarrollar e implementar políticas
multinivel de seguridad y de ética electrónicas.

La economía del conocimiento y el mercado laboral
La creciente importancia de la economía del conocimiento tiene profundas repercusiones
en el papel de la educación como factor determinante del crecimiento económico.
La capacidad de los países para competir en la economía mundial y responder a los
desafíos existentes y emergentes depende cada vez más de la capacidad de sus sistemas
educativos para impartir habilidades básicas, que permitan aprender más, y para impartir
habilidades transversales, que fomenten la movilidad. Por lo tanto, es más importante que
nunca que las estrategias de crecimiento económico sean respaldadas por un sistema de
educación y formación que desarrolle una mano de obra alfabetizada y capacitable.
El talento empresarial y la capacidad de asimilar, adaptar y aplicar el conocimiento
y la tecnología son cada vez más importantes. Asimismo, el éxito económico requiere
sistemas de educación y formación que transmitan capacidades amplias de resolución de
problemas, así como habilidades sociales e interpersonales y las actitudes necesarias para
un eficaz trabajo en equipo. Para lograr todo esto, se necesitan estrategias de aprendizaje

17

a lo largo de toda la vida que aseguren que la educación y la formación, así como los
sistemas de cualificación, se abran a una amplia gama de oportunidades de aprendizaje.
Los desafíos son particularmente desalentadores para los jóvenes que ingresan al mundo
laboral. Las tasas de desempleo juvenil tienden a ser más altas que aquéllas relativas a
los adultos con más experiencia. En los países industrializados, las tasas de desempleo
entre las personas de 15 a 24 años son dos o tres veces mayores que las de los adultos,
mientras que en algunos países en desarrollo son de cinco a siete veces mayores (Banco
Mundial, 2006). Si bien las causas del desempleo juvenil son muchas, un factor clave es
el desajuste entre la oferta y la demanda de conocimientos. Aunque la educación no sea
toda la solución, puede jugar un papel crucial al preparar a los jóvenes para su ingreso al
mundo laboral. En muchos países, los sistemas de educación aún no son relevantes a las
oportunidades de un mercado laboral que cambia rápidamente2. Se necesitan esfuerzos
sostenidos para equipar más adecuadamente a los educandos con capacidades que les
permitan formarse y adaptarse a nuevas oportunidades. El desafío es determinar de qué
manera el sector de educación puede responder a los desafíos en forma proactiva y dotar
a los legisladores para que tracen el camino a seguir.

Desarrollo sostenible y patrones de consumo
La degradación del medio ambiente ha alcanzado niveles alarmantes y es cada vez
mayor el consenso de que el actual modelo de crecimiento económico no es sostenible.
Se ha propuesto el concepto de “economía verde” como un medio poderoso de hacer
una transición mundial hacia la sostenibilidad3. El desarrollo sostenible no sólo destaca
un fuerte rendimiento económico, sino también un enfoque holístico, equitativo y con
visión de futuro fundamentado en una consideración equilibrada de objetivos y metas
sociales, económicas y ambientales a la hora de tomar decisiones públicas y privadas. La
educación juega un papel clave en el cambio de actitudes y disposiciones que afectan el
comportamiento.

2

3

18

Un estudio sobre la juventud realizado en nueve Estados Árabes (IDB y IFC, 2011) encontró que sólo un tercio
de los encuestados cree que su educación los preparó adecuadamente para el mercado laboral. A pesar de un
crecimiento anual promedio del PIB de casi 5% durante el período 2000-2010, la región tiene la mayor tasa de
desempleo juvenil del mundo, alrededor del 25%, y más del 30% para las mujeres jóvenes.
La OCDE (2013) señala que: “El crecimiento verde significa promover el crecimiento económico mientras se
reducen la contaminación y las emisiones de gases de efecto invernadero, minimizando los residuos y el uso
ineficiente de los recursos naturales, y manteniendo la biodiversidad. El crecimiento verde significa mejorar las
perspectivas de salud de las poblaciones y fortalecer la seguridad energética a través de una menor dependencia
de los combustibles fósiles importados. También significa hacer de la inversión en el medio ambiente un motor
del crecimiento económico. El crecimiento verde requerirá un cambio tanto en las inversiones públicas como en
las privadas, con los limitados fondos públicos disponibles cuidadosamente dirigidos y acompañados de marcos
políticos adecuados que ayuden a aprovechar el financiamiento privado”.

II. La agenda
inconclusa de la EPT

Se han hecho avances significativos hacia lograr el acceso y la
conclusión universal de la educación primaria (objetivo 2 de la EPT)
y la paridad e igualdad de género (objetivo 5 de la EPT), ambos
componentes de los ODM (ODM 2 y 3). Sin embargo, los avances
en relación a los otros cuatro objetivos de la EPT han sido más
modestos, especialmente aquellos relativos a desarrollar la atención
y educación de la primera infancia (AEPI); garantizar la calidad,
relevancia y equidad de la educación; y proporcionar oportunidades
de aprendizaje a jóvenes y adultos que han recibido poca educación
o no han recibido ninguna. Acelerar el avance hacia dichos
objetivos rezagados antes del año meta 2015 ha sido, por ende, un
desafío fundamental. La consecución insuficiente de la EPT afecta en
particular a los pobres y a otros grupos marginados para quienes
el capital humano básico es crucial, incluyendo con relación a la
educación a lo largo de toda la vida. La interdependencia entre la
educación y otros objetivos de desarrollo nacional y mundial significa
que el parsimonioso progreso hacia la EPT tiene a su vez un impacto
sobre el progreso del desarrollo. Además, la baja calidad en la
educación básica tiene un impacto sobre la calidad del aprendizaje
en los niveles superiores.

19

Esta sección presenta una visión general de los avances que se han hecho con relación
a los seis objetivos de la EPT desde 1999 (Recuadro 1) y analiza, en la medida de lo
posible, las proyecciones al 2015. Debe tenerse en cuenta que los objetivos 1 (ampliar el
acceso a la AEPI), 6 (mejorar la calidad y la relevancia de la educación) y 3 (capacidades
para jóvenes y adultos) no tienen metas específicas. Por otra parte, el objetivo 3 está
formulado de tal manera que no existe consenso sobre su cobertura. Por lo tanto, ha sido
difícil medir los avances con relación a estos tres objetivos.

Recuadro 1: Los seis objetivos de la Educación para Todos
1. Extender y mejorar la protección y educación integrales de la primera infancia,
especialmente para los niños más vulnerables y desfavorecidos.
2. Velar por que antes del año 2015 todos los niños, y sobre todo las niñas y los niños que
se encuentran en situaciones difíciles, tengan acceso a una enseñanza primaria gratuita
y obligatoria de buena calidad y la terminen.
3. Velar por que las necesidades de aprendizaje de todos los jóvenes y adultos se
satisfagan mediante un acceso equitativo a un aprendizaje adecuado y a programas de
preparación para la vida activa.
4. Aumentar de aquí al año 2015 el número de adultos alfabetizados en un 50%, en
particular tratándose de mujeres, y facilitar a todos los adultos un acceso equitativo a la
educación básica y la educación permanente.
5. Suprimir las disparidades entre los géneros en la enseñanza primaria y secundaria de
aquí al año 2005 y lograr antes del año 2015 la igualdad entre los géneros en relación
con la educación, en particular garantizando a las jóvenes un acceso pleno y equitativo
a una educación básica de buena calidad, así como un buen rendimiento.
6. Mejorar todos los aspectos cualitativos de la educación, garantizando los parámetros
más elevados, para conseguir resultados de aprendizaje reconocidos y mensurables,
especialmente en lectura, escritura, aritmética y competencias prácticas.

Objetivo 1 de la EPT. La mitad de los niños en el mundo aún no tienen acceso
a la educación de la primera infancia y uno de cada cuarto niños menores de 5 años
sufre de un retraso de crecimiento moderado o severo. Según las tendencias actuales,
en el año 2015 uno de cada cinco niños menores de 5 años aún sufrirá de este retraso. 
El primer objetivo de la EPT, atención y educación de la primera infancia, no tiene metas
específicas. Sin embargo, es evidente que se han realizado grandes avances, como el
aumento de un 33% en 1999 a un 50% en 2011 en el nivel de participación en los
programas de educación preescolar (UNESCO, 2014a).

20

En los países de medianos ingresos el progreso fue mayor que en los de bajos ingresos.
Por otra parte, en África Subsahariana, la tasa bruta de escolarización en 2011 en
la educación preescolar fue de sólo un 18%. La paridad de género en la educación
preescolar se logró en todas partes, excepto en la región de los Estados Árabes en la
que, no obstante, hubo progresos significativos. Al interior de los países, las tasas de

escolarización relativas a la AEPI varían ampliamente según la ubicación y riqueza. Los
niños de zonas remotas y marginadas y los niños de los hogares más pobres tienen menos
oportunidades de participar en la educación preescolar, pese a que la evidencia sugiere
que ellos se beneficiarían más que nadie de ella.
Sin embargo, la AEPI no sólo aborda la escolarización en la educación preescolar. Los
niños pequeños también necesitan un acceso equitativo a una atención médica y una
nutrición de alta calidad. Habitualmente, la salud se mide por el porcentaje de niños que
sobrevive más allá de su quinto cumpleaños. La tasa de mortalidad infantil cayó de 90 por
cada 1000 nacidos vivos en 1990 a 48 en 2012, pero las tasas de disminución actuales
son insuficientes para alcanzar la meta planteada por el ODM de 30 en 2015. Una
forma adecuada de medir la desnutrición crónica infantil es el retraso de crecimiento (baja
estatura para la edad); en las últimas dos décadas se han hecho avances en la reducción
del retraso de crecimiento en todas las regiones, excepto en África Subsahariana, lugar en
donde el número de niños con retraso de crecimiento aumentó de 39 millones en 1990 a
51 millones en 2011. En 2012, cerca de uno de cada cuatro niños menores de 5 años
padecía de este tipo de retraso.
Extensos trabajos de investigación muestran que la inversión en la AEPI produce un alto
rendimiento en muchas áreas4. Sin embargo, una razón clave de la baja cobertura de la
educación preescolar es la inversión insuficiente, la cual representa menos del 10% del
presupuesto de educación en la mayoría de los países y cuya proporción tiende a ser
particularmente baja en los países pobres.
Objetivo 2 de la EPT. Desde 1999 se han hecho avances impresionantes hacia
la educación primaria universal (EPU). Sin embargo, desde 2008 los avances se han
estancado, y tomando en cuenta las tendencias actuales, es probable que este objetivo
no se alcance por un amplio margen. Además, la deserción escolar sigue siendo un
problema grave.
Desde 1999, el número de niños en edad escolar primaria que están fuera de la escuela
ha disminuido, de 107 millones a 57 millones, pero de esta disminución dos terceras
partes se lograron entre 1999 y 2004. Hay grandes diferencias entre las regiones en
términos de avances. En 1999, tanto en Asia Meridional y Occidental como en África
Subsahariana alrededor de 40 millones de niños en edad escolar primaria estaban fuera
de la escuela. En Asia Meridional y Occidental este número cayó de 28 millones, mientras
que la reducción en África Subsahariana sólo fue de 12 millones (UNESCO, 2012 c).
A pesar de las mejoras generales en términos de llevar a los niños a la escuela, la deserción
escolar sigue siendo un problema grave. Desde 1999, la tasa de supervivencia hasta el
último grado de la educación primaria casi no ha cambiado, siendo aproximadamente un
4

Estas incluyen mejorar el desarrollo del cerebro, la facilidad para el aprendizaje, la preparación escolar, la
sociabilidad, el ajuste social, la salud, y las ganancias a largo plazo; romper el ciclo intergeneracional de la
pobreza; aumentar la equidad social, la eficiencia interna del sistema de educación y formación, y la eficiencia de
los servicios de salud y nutrición de los niños; incrementar la participación de las mujeres en el mercado laboral y
los ingresos resultantes; y mejorar la participación de hermanos y hermanas en la educación (UNESCO, 2006).

21

75% de los estudiantes que comenzaron la escuela primaria los que alcanzaron el último
grado en 2010. En África Subsahariana, la proporción de estudiantes que llegaron al
último grado incluso cayó ligeramente, del 58% al 56% (UNESCO, 2014a).
Existen muchos obstáculos a la consecución de la EPU, pero la pobreza y los conflictos
siguen siendo barreras significativas. La mitad de los niños que están fuera de la escuela
viven en países afectados por conflictos. En los últimos años, la atención insuficiente que
reciben las poblaciones marginadas es una razón clave del progreso limitado. Al interior
de los países, en al menos diez de ellos, 9 de cada 10 mujeres jóvenes de los sectores más
pobres no han terminado la escuela primaria, lo que limita seriamente sus posibilidades de
acceder a un mayor aprendizaje o a trabajos decentes (UNESCO-UIS, 2014). En algunos
países, pese a que en promedio el número de años que los niños y jóvenes pasan en la
escuela ha aumentado, los varones de zonas urbanas y de hogares ricos han progresado
a un ritmo más elevado que las niñas de las zonas rurales más pobres, haciendo más
amplia una brecha que ya era grande.
Objetivo 3 de la EPT. En 2011, cerca de 69 millones de adolescentes en edad
escolar secundaria inferior estaban fuera de la escuela, siendo ésta una disminución
del 31% desde 1999. Pero la mayor parte de la disminución tuvo lugar antes del 2004.
En el contexto mundial actual, se reconoce más ampliamente la urgencia de responder
a las necesidades de aprendizaje de jóvenes y adultos.
Dada la ambigüedad de su redacción, el objetivo 3, asociado a las capacidades, ha sido
difícil de medir. El Informe de Seguimiento de la EPT en el Mundo 2012 presentó un marco
para facilitar su futuro seguimiento, incorporando: (a) capacidades básicas (alfabetización
y aritmética) y capacidades transferibles (resolución de problemas, pensamiento crítico,
comunicación, trabajo en equipo, etc.) ambas de las cuales deben obtenerse al completar
una educación secundaria relevante de buena calidad; y (b) capacidades técnicas y
profesionales relacionadas a empleos particulares, las cuales se obtienen de manera más
apropiada a través del aprendizaje y la formación en el lugar de trabajo (UNESCO,
2012c). La capacidad para evaluar el progreso mundial hacia estas habilidades se ve
afectada por la naturaleza limitada y dispersa de los datos disponibles, pero hay ejemplos
que demuestran estas deficiencias; por ejemplo, en 2011, 69 millones de adolescentes
estaban fuera de la escuela, lo cual sugiere que un gran número de ellos ni siquiera
adquirieron capacidades básicas. Aunque esa cifra representa una disminución del 31%
desde 1999, una vez más la mayor parte de la disminución ocurrió antes del 2004.

22

Dada la ausencia de metas relevantes, el objetivo 3 se midió a través de la tasa bruta de
escolarización en la enseñanza secundaria, que desde 1999 creció de un 19% a nivel
mundial, hasta alcanzar un 71% en 2011. Sin embargo, es importante recordar que, a
pesar de estos avances, la escolarización en la enseñanza secundaria era sólo del 31%
en los países de bajos ingresos en 2011, mientras que la proporción de alumnos de
secundaria matriculados en los programas de EFTP ha permanecido en un 11% desde
1999. 

Hoy en día, se reconoce la urgencia de atender las necesidades de aprendizaje de
jóvenes y adultos. El número de jóvenes está aumentando y alcanzando un máximo
histórico. Aproximadamente una de cada seis personas en el mundo tiene entre 15 y 24
años, y de este grupo uno de cada ocho está desempleado.
Además, de continuar las tendencias actuales, el desempleo mundial seguirá empeorando,
aunque en forma gradual, llegando a más de 215 millones de solicitantes de empleo en
2018, de acuerdo a lo señalado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT,
2014). Se estima que cada año se crearán unos 40 millones netos de trabajos nuevos,
mientras que anualmente ingresarán 42,6 millones personas al mercado laboral. De
acuerdo a estas tendencias, de aquí al 2018 la tasa de desempleo mundial globalmente
permanecerá constante a medio punto porcentual de más que antes de la crisis financiera
de 2008.
Dados los actuales desafíos económicos y sociales, las políticas gubernamentales se han
centrado progresivamente en el desarrollo de las capacidades para el mundo laboral,
para mejorar así la transición al mercado laboral de los jóvenes.
Objetivo 4 de la EPT. Entre 1985-1994 y 2005-2011 el número de adultos
analfabetos disminuyó apenas de un 12%. Para el 2015, 743 millones de adultos en el
mundo seguirán siendo analfabetos.
En 2011, unos 774 millones de adultos, dos tercios de ellos mujeres, no estaban
capacitados para leer o escribir. Más del 50% de esta población adulta analfabeta
vivía en Asia Meridional y Occidental y aproximadamente una cuarta parte de ella en
África Subsahariana; sólo diez países representan el 72% del total. De hecho, en África
Subsahariana el número de adultos analfabetos creció, aumentando en un 37% en los
últimos veinte años, a 182 millones en 2011. Las previsiones indican que para 2015
el total mundial seguirá siendo de 743 millones, una reducción de sólo el 16% desde el
período de referencia 1985-1994 de los datos de alfabetización (UNESCO, 2014a).
Este objetivo de la EPT es el que más lejos está de alcanzarse.
Aunque el analfabetismo se concentra principalmente en los países en desarrollo y
densamente poblados, es todavía un problema que afecta a todo el mundo. Los países
desarrollados también muestran importantes zonas desfavorecidas, con evaluaciones que
indican que hasta uno de cada cinco adultos, unos 160 millones, tienen capacidades
de alfabetización muy deficientes, que no les permiten utilizar eficazmente la lectura, la
escritura y el cálculo para la vida cotidiana (UNESCO, 2012 c).
La alfabetización no sólo es una capacidad esencial sino también un requisito previo de
todas las formas y niveles de aprendizaje para toda la vida y la base de una educación
de calidad para todos. El no tener capacidades de alfabetización básicas es un factor
importante de exclusión de muchos aspectos de la vida y presenta dimensiones significativas
de género y pobreza. Los gobiernos y los donantes no están prestando suficiente atención
a la alfabetización. Por lo general, menos del 3% del presupuesto nacional de educación
es destinado a programas de alfabetización y educación de adultos (UNESCO, 2011).

23

Objetivo 5 de la EPT. El mundo está avanzando gradualmente hacia la paridad
de género en la educación, pero hay más por hacer para lograr la igualdad de género. 
Uno de los mayores éxitos del movimiento de la EPT desde el año 2000 ha sido la
reducción de la brecha en la escolarización entre niños y niñas. Durante la década
pasada se avanzó considerablemente en la reducción de las disparidades de género,
pero muchos países tienen aún un largo camino por recorrer. No sólo no cumplieron con
el plazo del 2005, sino que están en peligro de no cumplir con el plazo establecido
para alcanzar la paridad de género en la educación primaria y secundaria en el 2015
(UNESCO, 2014a).
En el 2011, 68 de los 173 países sobre los cuales se tienen datos aún no habían
alcanzado la paridad de género en la educación primaria, y en 57 de ellos la disparidad
fue en perjuicio de las niñas. A pesar de los importantes avances que se han hecho desde
1999, los países que aún no han alcanzado la paridad se encuentran principalmente
en los Estados Árabes y en África Subsahariana. En 2010, la paridad de género en la
educación primaria se alcanzó en Asia Meridional y Occidental.
Una razón clave por la cual hay menos niñas en la escuela es la menor probabilidad
de que empiecen sus estudios. Una vez en la escuela, las posibilidades que tienen de
progresar a través del sistema son similares a aquellas de los niños. En el nivel secundario
las disparidades de género se están reduciendo, pero la paridad aún no se alcanza en
97 países, y en 50 de ellos las niñas se encuentran en desventaja. En la mayoría de los
Estados Árabes, de Asia Meridional y Occidental y de África Subsahariana, la disparidad
de género ocurre a expensas de las niñas, mientras que, por el contrario, en muchos países
de América Latina y el Caribe, y de Asia Oriental y el Pacífico, existe una “desigualdad de
género inversa”, done la escolarización es mayor entre niñas que entre niños (UNESCO,
c 2012).
Globalmente, lograr la paridad de género es un desafío que persiste en muchos países,
pero hay que enfatizar que la meta no sólo es tratar de asegurar que un igual número
de niños y niñas entren y progresen a través de la escuela. También hay que asegurar la
igualdad en sus procesos de aprendizaje y en los resultados.
Objetivo 6 de la EPT. De 652 millones de niños en edad escolar primaria, 250
millones no llegan al cuarto grado o, si lo hacen, no alcanzan los estándares mínimos
de aprendizaje. La mejora de todos los aspectos de la calidad de la educación sigue
siendo un desafío clave.

24

La definición de la calidad de la educación genera mucho debate. La mayoría de los
intentos por definir la calidad de la educación están caracterizados por dos principios:
(a) el desarrollo cognitivo de los estudiantes y (b) el papel de la educación en la promoción
de los valores y actitudes de una ciudadanía responsable y en el cultivo del desarrollo
creativo y emocional (UNESCO, 2004). Dado que estos objetivos son difíciles de evaluar
y comparar de un país a otro, el progreso hacia la consecución del objetivo 6 de la EPT se

ha seguido a través de indicadores de aproximación, por ejemplo la proporción alumno/
docente en la educación primaria.
El avance real hacia la realización de la EPT en términos de mejora/ampliación del acceso
a la escuela debe apreciarse en base al nivel que tienen los alumnos en la adquisición
de conocimientos básicos y capacidades para la vida. En África Meridional, además
de que no son muchos los niños que llegan al cuarto grado, entre aquéllos que lo logran
muchos no alcanzan el nivel de referencia mínimo establecido por el Consorcio de África
Meridional y Oriental para la Supervisión de la Calidad de la Educación (SACMEQ, por
sus siglas en inglés). 
Los docentes son un factor fundamental que afecta la calidad de la educación y son clave
para que los estudiantes mejoren su aprendizaje y desempeño5. Sin embargo, en muchos
países la expansión de la escolarización primaria ha provocado una escasez crónica
de docentes. Para el 2015, se necesitan aproximadamente 1,6 millones de docentes
adicionales para lograr la EPU y asegurar que todos los niños vayan a la escuela sin que
existan más de 40 alumnos por docente. En África Subsahariana, la escasez de docentes
es una problemática importante, pues en 2011 tenía la mayor proporción alumno/
docente (43:1) entre todas las regiones. En vista de que se necesitan 900 000 docentes
adicionales, esta región representa el 56% del total de docentes de escuelas primarias que
son necesarios a nivel mundial para lograr la EPU en 2015.
Por otra parte, en lugares donde los sistemas educativos se han ampliado rápidamente,
muchas veces se reclutan docentes poco cualificados y que pueden carecer el conocimiento
necesario de las asignaturas y la capacidad de convertir dicho conocimiento en prácticas
efectivas para la instrucción. En el 2011, en 35 de los 98 países sobre los cuales se
tienen datos sobre el nivel primario, menos del 75% de los docentes fueron formados en
conformidad a los estándares nacionales. 

En un último gran esfuerzo, la UNESCO y muchos Estados Miembros se siguen movilizando
para acelerar el progreso hacia los objetivos de la EPT para 2015; sin embargo, las
proyecciones indican que los objetivos no se alcanzarán para entonces. Las repercusiones
que tendrá este trabajo pendiente para los temas de equidad, calidad y relevancia del
aprendizaje necesitan ser integradas en su totalidad en la agenda de educación post2015.

5

La calidad de la educación se ve afectada por diversos factores, tales como los educandos y su diversidad; el
contexto nacional económico y social; los recursos materiales y humanos; los procesos de enseñanza y aprendizaje;
y los resultados y beneficios de la educación (UNESCO, 2004).

25

CAPÍTULO 2
HACIA UNA NUEVA
AGENDA DE EDUCACIÓN
POST-2015

La agenda de desarrollo post-2015, y el papel de la educación en
ella, está siendo abordado con más frecuencia a través de procesos
interrelacionados a nivel mundial, regional y nacional. La UNESCO
sigue contribuyendo activamente a estos procesos con el fin de forjar
una visión compartida para la futura agenda de educación. Por
ejemplo, la UNESCO y UNICEF, en forma conjunta, encabezan el
proceso de consulta temática sobre la educación, y en base a estas
consultas prepararon un documento de posición de la UNESCO sobre
la educación más allá del 2015, el cual fue discutido y apoyado
firmemente durante la 194ª sesión del Consejo Ejecutivo de la
UNESCO en abril de 2014. La UNESCO también convoca el Comité
de Dirección de la EPT6, un cuerpo representativo de los actores
internacionales clave en educación, que ha desarrollado una visión
integral de la educación más allá del 2015. En la Reunión Mundial
de la EPT 2014, organizada por la UNESCO en Omán en mayo de
2014, los líderes de educación de todo el mundo aprobaron esta
visión al adoptar el Acuerdo de Mascate (UNESCO, 2014b).
A través de este proceso, la UNESCO busca facilitar las discusiones y negociaciones en
Nueva York entre los Estados Miembros sobre la agenda mundial de desarrollo post-2015.
En este contexto, la Directora General de la UNESCO transmitió el Acuerdo de Mascate
al Secretario General de las Naciones Unidas y a los copresidentes del Grupo de Trabajo
Abierto sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (GTA) de la Asamblea General de las
Naciones Unidas. La UNESCO y el UNICEF fueron facilitadores activos del GTA durante
su debate. El último Documento Final del GTA, La Propuesta del Grupo de Trabajo Abierto
sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible, contiene 17 objetivos, incluyendo uno para
la educación7 y una serie de metas mundiales que están estrechamente alineadas con
aquellas que propone el Acuerdo de Mascate.
6

28

7

El Comité de Dirección de la EPT está compuesto por representantes de los Estados Miembros de los seis grupos
regionales de la UNESCO, junto con representantes de la iniciativa E-9, el país anfitrión del Foro Mundial sobre la
Educación 2015, los cinco organismos organizadores de la EPT (UNESCO, UNICEF, PNUD, UNFPA y el Banco
Mundial), la OCDE, la Alianza Mundial para la Educación, la sociedad civil, los profesionales docentes y el sector
privado. 
La cuarta meta propuesta por el GTA es: “Asegurar una educación inclusiva de calidad y equitativa y promover las
oportunidades de aprendizaje permanente para todos”.

La definición de la estrategia de educación de la UNESCO para los próximos ocho años
representa un desafío, dado que la Organización tendrá que adaptar su estrategia a la
futura agenda internacional, pues la comunidad educativa aún está definiendo la agenda
general de desarrollo post-2015 – en la cual la educación deberá tener un lugar central.
Sin embargo, también es una oportunidad de contribuir a este proceso de repensar el
futuro. Esta sección describe la visión de la Organización en cuanto a la agenda mundial
de educación post-2015, que es un trabajo en progreso dado que la futura agenda se
está construyendo a través de un diálogo constante con todos los actores interesados.

Visión
La UNESCO cree firmemente en la necesidad de una ambiciosa, transformadora y holística
agenda de educación post-2015 que sea de relevancia universal y que movilice a todos
los países, independientemente de su estado de desarrollo. Esta agenda debe estar
enmarcada por un objetivo autónomo y general de educación dentro de la más amplia
agenda de desarrollo post-2015, con metas e indicadores mensurables, que cubran y al
mismo tiempo vayan más allá de la agenda inconclusa de la EPT. Además, la educación
debe estar integrada dentro de otros objetivos de desarrollo como un componente
importante de su ejecución.
La UNESCO promueve una visión humanista y holística de la educación como un derecho
humano fundamental, esencial para el desarrollo personal y socio-económico. El objetivo
de dicha educación debe concebirse desde una amplia perspectiva de aprendizaje a lo
largo de toda la vida que busque empoderar a la gente para que realicen su derecho
a la educación, que cumpla con sus expectativas personales para una vida y un trabajo
decentes y saludables, y que contribuya a la consecución de los objetivos de desarrollo
socio-económico de sus sociedades. Además de la adquisición de conocimientos, actitudes
y capacidades cognitivas, sociales y emocionales de base, el contenido del aprendizaje
debe promover la resolución de problemas y el pensamiento creativo; la comprensión y
el respeto de los derechos humanos; la inclusión y la equidad; y la diversidad cultural,
todos ellos componentes esenciales de la paz, la ciudadanía responsable y el desarrollo
sostenible.

Principios rectores
En la definición de la agenda de educación post-2015, la UNESCO sugiere construir
sobre lo que ya se ha logrado en la EPT desde el año 2000 y completar la agenda
inconclusa, teniendo en cuenta las tendencias emergentes y los asuntos más generales
del desarrollo socio-económico y sus consecuencias para la educación. Para orientar la
agenda, se pueden aplicar los siguientes principios:
29

(i) La educación es un derecho humano fundamental y contribuye significativamente al
ejercicio de otros derechos.
(ii) La educación es un bien público. El estado es el custodio de la educación como un
bien público. Al mismo tiempo, el papel de la sociedad civil, las comunidades, los
padres y otras partes interesadas es fundamental en la provisión de una educación de
calidad.
(iii) La educación es una de las bases para la plenitud humana, la paz, el desarrollo
sostenible, el crecimiento económico, el trabajo decente, la igualdad de género y la
ciudadanía mundial responsable.
(iv) La educación es un contribuyente clave a la reducción de la desigualdad y la pobreza,
pues dispone las condiciones y genera las oportunidades para sociedades mejores y
más sostenibles.

Objetivo general
Como posible objetivo general de educación, en pos de sociedades justas, inclusivas,
pacíficas y sostenibles, la UNESCO recomienda lo siguiente: “Garantizar una educación
equitativa e inclusiva de calidad y un aprendizaje a lo largo de toda la vida para todos
para el año 2030”.

Metas e imperativos para la educación post-2015
Se propone que este objetivo general se desglose en siete metas específicas globales
relacionadas con las siguientes áreas (1) AEPI; (2) educación básica de calidad;
(3)  alfabetización de jóvenes y adultos; (4) capacidades para el trabajo y la vida
activa a través de la educación técnica/profesional, secundaria superior y terciaria;
(5)  conocimientos y capacidades para sociedades sostenibles y pacíficas, incluyendo
la educación para la ciudadanía mundial y la educación para el desarrollo sostenible;
(6)  docentes; y (7) financiamiento. Las siguientes metas, que se están proponiendo
actualmente, fueron aprobadas por el Comité de Dirección de la EPT sobre la Educación
post-2015. Las cinco primeras metas están relacionadas a resultados y las dos últimas a
insumos; estas últimas consideradas indispensables para la realización de las anteriores.
Meta 1: Para el 2030, al menos el x% de las niñas y los niños estarán preparados para
la escuela primaria mediante su participación en un sistema de atención y educación
de la primera infancia de calidad, con por lo menos un año de enseñanza preescolar
gratuita y obligatoria; se prestará especial atención a la igualdad de género y a los más
marginados.

30

Meta 2: para el 2030, todas las niñas y todos los niños finalizarán una educación
básica de calidad, gratuita y obligatoria de al menos 9 años y alcanzaran los resultados

de aprendizaje correspondientes; se prestará especial atención a la igualdad de género
y a los más marginados.
Meta 3: para el 2030, todos los jóvenes y al menos el x% de los adultos sabrán leer,
escribir y calcular con el grado de dominio necesario para participar plenamente en la
sociedad; se prestará especial atención a las jóvenes y las mujeres y a los más marginados.
Meta 4: para el 2030, al menos el x% de los jóvenes y el y% de los adultos tendrán los
conocimientos y las capacidades que se necesitan para tener un trabajo decente y una
vida digna gracias a una enseñanza y una formación técnica y profesional, del segundo
ciclo de secundaria y superior; se prestará especial atención a la igualdad de género y a
los más marginados.
Meta 5: para el 2030, todos los estudiantes habrán adquirido los conocimientos,
las capacidades, los valores y las actitudes que se precisan para construir sociedades
sostenibles y pacíficas mediante, entre otras, la educación para la ciudadanía mundial y
la educación para el desarrollo sostenible. 
Meta 6: para el 2030, todos los gobiernos lograrán que todos los educandos reciban una
enseñanza impartida por docentes cualificados, con capacitación profesional, motivados
y debidamente respaldados.
Meta 7: para el 2030, todos los países asignarán a la educación por lo menos el 4-6%
de su producto interno bruto (PIB) o por lo menos el 15-20% de su gasto público, dando
prioridad a los grupos más necesitados; y reforzarán la cooperación financiera a favor de
la educación, dando prioridad a los países más necesitados.

Consulta adicional con los actores interesados
Durante la 37ª sesión de la Conferencia General de la UNESCO, los Estados Miembros
encomendaron a la UNESCO un claro mandato para que continuara realizando consultas
con miras a desarrollar objetivos y metas mundiales, así como un “marco de acción”
para la educación post-2015. Desde 2014, todos los actores interesados, a través de
los mecanismos de coordinación de la EPT y los ODM existentes tanto mundiales como
regionales, que incluyen una serie de consultas regionales, están discutiendo este marco
de acción antes de su aprobación durante el Foro Mundial sobre la Educación 2015, que
será convocado por la UNESCO y organizado por la República de Corea en Incheon.
Se espera que durante la Cumbre de la ONU, que tendrá lugar en septiembre de 2015,
todos los Estados Miembros adopten las recomendaciones resultantes al momento de tomar
decisiones respecto a la agenda mundial de desarrollo post-2015.
La UNESCO también está apoyando el análisis de experiencias sobre la EPT a través
de las revisiones nacionales de la EPT 2015. A través de su Instituto de Estadística, la
UNESCO está coordinando un Grupo Asesor Técnico (GAT) que incluye expertos de

31

UNICEF, el Banco Mundial, la OCDE, el equipo del Informe de Seguimiento de la EPT
en el Mundo y el Sector de Educación de la UNESCO. La tarea del grupo es identificar
y revisar los indicadores existentes que podrían ser utilizados en la nueva agenda de
educación y ayudar a desarrollar nuevos indicadores para el seguimiento del progreso de
la educación mundial.
La futura agenda de educación debe proporcionar un enfoque común para realizar un
seguimiento de los objetivos internacionales, y ofrecer flexibilidad para responder a las
aspiraciones de los países. Por lo tanto, la agenda incluirá disposiciones para fijar metas
y desarrollar indicadores a nivel nacional que reflejen prioridades y contextos específicos,
además de las referencias y los indicadores mundiales. Para ello, la UNESCO apoyará
a los Estados Miembros en el desarrollo de sus capacidades institucionales. Al mismo
tiempo, seguirá apoyando un seguimiento independiente para monitorear el progreso a
nivel mundial a través de mecanismos como el Informe de Seguimiento de la EPT en el
Mundo 2015.

32

CAPÍTULO 3
OBJETIVOS
ESTRATÉGICOS DE
LA UNESCO PARA
2014-2021

La UNESCO se creó después de la Segunda Guerra Mundial para
contribuir a la seguridad y paz mundial. “Puesto que las guerras
nacen en la mente de los hombres, es en las mentes de los hombres
donde deben erigirse los baluartes de la paz”. Su mandato de
fomentar el respeto universal por la justicia, el estado de derecho, los
derechos humanos y las libertades fundamentales está consagrado en
el preámbulo de su Constitución.
Esta misión sigue siendo central para el trabajo de la Organización. La educación es un
medio poderoso para fortalecer el desarrollo sostenible y puede ayudar a contrarrestar
algunos de los factores que se discutieron en el Capítulo 1 que amenazan la paz y la
estabilidad. La educación es un derecho humano básico y un vector para la realización de
otros derechos humanos y objetivos de desarrollo internacional, dado que tiene un impacto
directo en la reducción de la pobreza, la promoción de la salud, la igualdad de género
y la sostenibilidad ambiental. Es central en la inclusión y la transformación social. Un
objetivo fundamental de la educación es promover valores, actitudes y comportamientos
que empoderen a los educandos para que sean contribuyentes proactivos a una sociedad
más justa, igualitaria, pacífica y sostenible. La UNESCO, con su mandato interdisciplinario,
se encuentra en una posición única para promover la ciudadanía mundial a través de la
educación.
Para lograr esta misión general de contribuir a la paz y al desarrollo sostenible, el trabajo
que la UNESCO realizará en la educación en 2014-2021 será guiado por tres objetivos
estratégicos (Cuadro 1): ayudar a desarrollar y fortalecer los sistemas de educación
para que proporcionen oportunidades de aprendizaje a lo largo de toda la vida; seguir
apoyando a los Estados Miembros para empoderar a los educandos para que sean
ciudadanos mundiales creativos y responsables; y contribuir a la definición de la futura
agenda de educación.

34

Cuadro 1: Objetivos estratégicos de la UNESCO para la educación
para 2014-2021
Misión general de la UNESCO: Educación para la paz y el desarrollo sostenible
Objetivo estratégico 1

Objetivo estratégico 2

Objetivo estratégico 3

Ayudar a los Estados
Miembros a desarrollar
sistemas de educación que
fomenten un aprendizaje
de alta calidad e inclusivo
a lo largo de toda la vida
para todos

Empoderar a los educandos
para que sean ciudadanos
mundiales creativos y
responsables

Promover la Educación para
Todos (EPT) y definir la futura
agenda de educación

Áreas temáticas de los resultados esperados
Planificación, políticas y
reformas sectoriales

Educación para la ciudadanía
mundial

Alfabetización

Educación para el desarrollo
sostenible

Desarrollo de capacidades
para el trabajo

Educación para la salud

Prospectiva e investigación
Seguimiento del desarrollo y
derecho a la educación
Alianzas para la coordinación
de la educación

Educación superior
Docentes
Procesos y resultados de
aprendizaje
Las TIC en la educación

Este capítulo describe las orientaciones estratégicas clave de cada objetivo. El trabajo de la UNESCO
en este período supondrá dos ciclos programáticos de cuatro años (2014-2017 y 2018-2021) y
cuatro ciclos presupuestarios de dos años, los cuales fueron votados por los Estados Miembros
durante la Conferencia General. La Organización identificará los resultados esperados de cada
objetivo estratégico. En el documento de planificación técnica de la UNESCO8 hay una matriz más
detallada de los resultados y presupuestos correspondientes.
El programa de educación de la UNESCO contribuye a las dos prioridades generales globales de
la UNESCO: la igualdad de género y África.

35
8

Para el Programa y Presupuesto 2014-2017, ver, por ejemplo, el Documento 37 C/5 de la UNESCO.

Recuadro 2: Prioridad sobre la igualdad de género
Pese a los avances, aún persisten las disparidades de género en la educación, privando a
millones de niños, jóvenes y adultos –la mayoría de ellos niñas y mujeres– de oportunidades
para el aprendizaje. La UNESCO seguirá promoviendo la educación y la igualdad de
género como derechos humanos fundamentales e inalienables, a partir de un enfoque
dual de la integración de cuestiones de género en, y a través de, la educación y mediante
programas específicos sobre la igualdad de género en áreas focalizadas del programa,
conforme a lo dispuesto en el Plan de Acción para la Prioridad “Igualdad de Género” II
de la UNESCO (GEAP II, por sus siglas en inglés). Esto involucrará acciones a diversos
niveles para eliminar las disparidades de género: (a) en términos de acceso a la educación,
al proporcionar una igualdad de oportunidades para el aprendizaje a través de leyes,
políticas y planes de educación con perspectiva de género; (b) en la educación, a
través de contenidos educativos, pedagogías y ambientes de aprendizaje de calidad y
transformativos/con perspectiva de género; y (c) a través de la educación, garantizando
la igualdad de oportunidades en los resultados, la vida y el trabajo. Para ello, la UNESCO
tratará de capitalizar aquellas estrategias que han demostrado ser exitosas, como
pedagogías con perspectivas de género y entornos seguros de aprendizaje. Desarrollará
su trabajo a partir de los logros de la Alianza Mundial para la Educación de las Mujeres
y Niñas de la UNESCO, con el fin de fortalecer las asociaciones para la promoción de la
educación de las niñas y mujeres.

Recuadro 3: Prioridad sobre África
Desde el 2000, se ha hecho un progreso significativo hacia los objetivos de la EPT en
muchos países de África. Por ejemplo, entre 1999 y 2012 el número de niños que estaban
fuera de la escuela se redujo en 12 millones, y la paridad de género en la educación mejoró
de 0,87 en 1999 a 0,95 en 2010. Pero la mitad de los niños del mundo que están fuera
de la escuela se encuentran en África Subsahariana, y la región sigue rezagada en muchas
áreas importantes de la educación, obstaculizando su desarrollo socio-económico. Para
ayudar a enfrentar estos desafíos, la UNESCO le dará prioridad a África tanto en términos
de asignación presupuestaria como de acción programática. 
En materia de acción programática, se dará especial importancia a mejorar el acceso,
equidad, calidad y relevancia de la educación en África. Serán implementados programas
con un fuerte énfasis en las cuestiones de género, en línea con la prioridad mundial de
la Organización sobre la igualdad de género. La UNESCO adoptará un enfoque amplio
e integral para apoyar a los sistemas de educación en África, cubriendo todas las áreas
temáticas mencionadas en esta estrategia. No obstante, el apoyo de la UNESCO hará
hincapié en cinco áreas temáticas para acelerar el progreso y responder a las necesidades
urgentes y las preocupaciones prioritarias de los Estados Miembros africanos: docentes;
política y planificación sectorial; alfabetización; desarrollo de capacidades para el mundo
laboral; y educación superior.

36

Objetivo estratégico 1
Desarrollar sistemas de educación que
fomenten un aprendizaje de calidad e
inclusivo a lo largo de toda la vida para todos

Desde la década de los setenta, la UNESCO ha enmarcado y
promovido el paradigma del aprendizaje a lo largo de toda la vida9.
Hoy en día hay un creciente reconocimiento que, como lo señalara
el Marco de Acción de Belém en 2009, “el aprendizaje a lo largo
de toda la vida es un marco filosófico y conceptual, y un principio
organizativo para la educación en el siglo XXI” (UIL, 2010), y que
es central el concepto de aprendizaje en el empoderamiento. Para
que la educación pueda responder en forma efectiva a los desafíos
planteados por los cambios rápidos y constantes que caracterizan al
siglo XXI y su desarrollo, el aprendizaje debe efectuarse durante toda
la vida.
La UNESCO, reconociendo la importancia e interdependencia de todos los niveles de
educación y sus modalidades de entrega, ya sea formal, no formal o informal, promueve
un enfoque holístico de la educación para fomentar el desarrollo equilibrado de sistemas
educativos que respondan a una amplia gama de necesidades de aprendizaje. Sin
embargo, con el fin de lograr un mayor impacto con recursos financieros y humanos
limitados, la UNESCO está dando prioridad a tres áreas temáticas estratégicas durante
la primera mitad del período cubierto por esta estrategia (es decir, 2014-2017):
alfabetización, desarrollo de capacidades para el trabajo y educación superior. Muchos
Estados Miembros expresan su interés y solicitan el apoyo de la UNESCO en estas áreas;
son de especial importancia para el aprendizaje a lo largo de toda la vida, y son áreas
en las que la UNESCO tiene una ventaja comparativa. Las necesidades de la juventud
9

Véase, por ejemplo, la publicación de la UNESCO de 1972 Aprender a ser, también conocida como el Informe
Faure (UNESCO, 1972).

37

serán centrales en este trabajo. Las importantes contribuciones hechas por otras agencias y
socios, como el Banco Mundial y el UNICEF, en otras áreas de la educación también son
reconocidas por la priorización.
Mientras que se le da prioridad a estas tres áreas, los asuntos relacionados con los
importantes desafíos para la educación presentados en el Capítulo 1, como fortalecer la
AEPI y facilitar la transición a la educación secundaria, serán abordados en el trabajo que
realiza la UNESCO en áreas como la política y planificación sectorial, las evaluaciones
del aprendizaje y las problemáticas de docentes.

Recuadro 4: El aprendizaje a lo largo de toda la vida
Para asegurar que la educación a lo largo de toda la vida se convierta en una realidad para
todos, se requiere un enfoque holístico y colectivo, en el que todo el sistema de educación
esté diseñado para facilitar el aprendizaje a lo largo de toda la vida y “a través de todos
los aspectos de la vida”, así como la creación de oportunidades de aprendizaje formal, no
formal e informal para personas de todas las edades. Con este fin, las políticas para apoyar
el aprendizaje a lo largo de toda la vida deben estar basadas en un amplio consenso
social, y su aplicación debe estar apoyada por instrumentos jurídicos y mecanismos de
coordinación. La UNESCO trabajará para facilitar la colaboración entre los diferentes
sectores y actores dentro de, y entre, los Estados Miembros para la aplicación de las
políticas de aprendizaje a lo largo de toda la vida.
En la perspectiva de la UNESCO, el aprendizaje a lo largo de toda la vida fomenta los
valores de la paz, la democracia, la tolerancia, el entendimiento intercultural, la equidad
de género y el cuidado del planeta. La inversión que hacen los países es uno de los factores
clave del éxito de las políticas de aprendizaje a lo largo de toda la vida. En particular, la
UNESCO abogará por la necesidad de invertir más en oportunidades de aprendizaje de
calidad para los grupos desfavorecidos.
El concepto de aprendizaje a lo largo de toda la vida requiere un cambio de paradigma
desde las ideas de enseñanza y formación hacia las de aprendizaje, desde la enseñanza de
transmisión de conocimientos hacia el aprendizaje para el desarrollo personal, y desde la
adquisición de capacidades especiales hacia un descubrimiento más amplio y la liberación
y aprovechamiento del potencial creativo. Este cambio es necesario en todos los niveles de
educación y tipos de prestaciones, ya sean formales, no formales o informales. La UNESCO
facilitará un mayor apoyo de los Estados Miembros a los administradores y los educadores
en el desarrollo profesional para transformar la enseñanza y el aprendizaje.
Para poder incorporar exitosamente los sistemas de aprendizaje a lo largo de toda la vida
en las políticas y las prácticas, y proporcionar incentivos a los educandos, se necesita un
enfoque coordinado para la evaluación, que reconozca los resultados de aprendizaje en
contextos no formales e informales. Además de los sistemas tradicionales de cualificación,
que generalmente reconocen el aprendizaje formal, muchos Estados Miembros han
desarrollado recientemente o están desarrollando marcos nacionales integrados de
cualificaciones y mecanismos para el reconocimiento de los resultados del aprendizaje no
formal e informal. La UNESCO seguirá brindando apoyo técnico para el reconocimiento,
validación y acreditación de tales resultados.

38

El fortalecimiento de las capacidades de legisladores e investigadores en los Estados
Miembros contribuye al mayor desarrollo de las políticas de aprendizaje a lo largo de
toda la vida. La UNESCO desarrollará programas de fortalecimiento de capacidades que
mejoren la comprensión de la educación a lo largo de toda la vida, en particular a través
de una red de ciudades que promuevan el aprendizaje a lo largo de toda la vida. También

fortalecerá capacidades en la formulación de políticas basadas en la evidencia y en la
ejecución de programas de aprendizaje a lo largo de toda la vida que sean accesibles,
relevantes y eficaces. Para poner en acción la retórica del aprendizaje a lo largo de
toda la vida, se puede promover la descentralización de las estructuras de gobernanza
y la participación de los actores interesados como los empleadores, los trabajadores y la
sociedad civil.
El Instituto de la UNESCO para el Aprendizaje a lo Largo de Toda la Vida (UIL, por sus
siglas en inglés) desempeña un papel clave en la promoción de políticas y prácticas
de aprendizaje a lo largo de toda la vida a nivel operacional, poniendo énfasis en el
aprendizaje y la educación de adultos, y en particular en la alfabetización y la educación
no formal y las oportunidades de aprendizaje alternativo para grupos marginados y
desfavorecidos.
A continuación, se describen las principales orientaciones estratégicas de las siete áreas
temáticas bajo este objetivo estratégico.

1.  Apoyar la planificación, las políticas y las reformas sectoriales
La formulación de planes y políticas eficaces sigue siendo fundamental para lograr las metas
del desarrollo de la educación y contribuir eficazmente al aprendizaje a lo largo de toda
la vida. Manteniendo un enfoque de planificación sectorial, la UNESCO pondrá especial
énfasis en brindar un apoyo adicional a los países para que formen y orienten su programa
de reformas a través de la formulación, implementación y evaluación de políticas efectivas.
Además del desarrollo de capacidades, la asistencia técnica y el trabajo normativo, se
dará mayor atención a las oportunidades de aprendizaje entre pares a través de los Estados
Miembros. Se dará prioridad a los países que enfrentan desafíos particulares de desarrollo
o que se están recuperando de conflictos armados, crisis políticas o desastres naturales. En
estos contextos, el compromiso de la UNESCO combinará el desarrollo de capacidades y
la asistencia técnica en la política y planificación sectorial, con la facilitación del diálogo
del sector. El programa de la UNESCO sobre políticas y planificación sectorial se centrará
en las siguientes tres áreas: análisis y revisión de políticas; planificación sectorial; y política
y planificación de la educación en situaciones de emergencia y fragilidad. 
Además del apoyo a través de la asistencia técnica y el desarrollo capacidades, hay
una creciente demanda por hacer una revisión de, y un aprendizaje sobre, las políticas,
buscando pistas de reformas que hayan demostrado ser eficaces en la consecución de una
mayor equidad y calidad de la educación. En la mayoría de los países, los desafíos políticos
en torno a la calidad de la enseñanza, los resultados del aprendizaje, la deserción escolar,
la igualdad de género, la desigualdad socio-económica y la transición de la escuela al
trabajo son tratados de forma inadecuada. Lo que puede ayudar a mejorar la aplicación y
formulación de políticas es facilitar el intercambio entre países, proporcionando revisiones
políticas independientes y construyendo sistemas de conocimiento a nivel internacional.
Las oportunidades de aprendizaje entre pares a través de los Estados Miembros deben
maximizarse, dado que los problemas de gobernanza, incluyendo los mecanismos de
financiamiento, siguen siendo un desafío clave. 

39

La planificación de la educación implica un riguroso análisis de contexto y de datos
para orientar el establecimiento de prioridades y la asignación de fondos. Para muchos
gobiernos todavía es difícil adoptar un enfoque sistémico sobre la información de la
educación, aunque es reconocido que los datos y su disponibilidad son fundamentales
para la planificación, el monitoreo y la evaluación. Por lo tanto, la UNESCO apoyará el
desarrollo de sistemas de gestión de la información en el ámbito de la educación como
la base de una buena formulación de políticas y planes; dicho enfoque incluirá datos
relacionados con los logros del aprendizaje. La planificación no sólo es un proceso técnico
sino también social, que depende del compromiso y la apropiación por parte de todos los
actores interesados. La planificación de la educación es necesaria para responder a los
desafíos financieros y priorizar líneas de acción, pero también para ayudar a enfrentar
la creciente desigualdad en las sociedades. Después del 2015, la planificación será
clave dado que hay un cambio de énfasis del acceso a la educación primaria hacia la
transición de los educandos a otros niveles y hacia la gestión de los vínculos entre los
contextos formales, no formales e informales. Por lo tanto la UNESCO seguirá brindando
apoyo a la planificación sectorial, en particular a aquellos países que enfrenten desafíos
relacionados con la educación y los objetivos de desarrollo y que necesiten fortalecer sus
capacidades institucionales. El Instituto Internacional de Planeamiento de la Educación de
la UNESCO (IIPE, por sus siglas en inglés), además de sus programas diversificados de
formación para los encargados del planeamiento de la educación, incrementará el apoyo
a los legisladores de alto nivel en materia de asesoramiento basado en la evidencia y de
oportunidades para la reflexión conjunta y del intercambio con sus pares dentro de sus
países e internacionalmente.
La UNESCO, junto a otras organizaciones de las Naciones Unidas, ha sido llamada
a desempeñar un papel más activo en la respuesta a situaciones de emergencia y en
la reconstrucción de sistemas educativos tras un desastre natural o conflicto armado. La
UNESCO puede movilizar su vasta experiencia, tanto a nivel sectorial como intersectorial,
en la prevención de desastres y apoyar el suministro de la educación durante conflictos
y catástrofes, así como en las fases posteriores de recuperación y desarrollo. Además
de conservar su capacidad de participar en los mecanismos de coordinación de ayuda
internacional y en los procesos de reforma humanitaria en situaciones de emergencia, la
UNESCO se concentrará en la integración de la reducción del riesgo de desastres en la
planificación y el suministro de asistencia técnica, y en el fortalecimiento de capacidades
para la reconstrucción y desarrollo de sistemas. La UNESCO seguirá prestando apoyo
técnico al programa de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de
Palestina en Oriente Próximo (UNRWA, por sus siglas en inglés), ofreciendo educación y
oportunidades de aprendizaje a 500 000 niños palestinos refugiados que se encuentran
en medio de una situación de conflicto prolongado en Siria, Gaza, Cisjordania, Líbano
y Jordania.

40

2.  Promover la alfabetización
Las capacidades básicas de alfabetización, como la lectura, escritura y cálculo, son
capacidades fundamentales que nos permiten funcionar de manera eficiente en las
sociedades actuales del conocimiento, y tomar mejores decisiones respecto a nuestras vidas.
La UNESCO adopta un enfoque integrado y holístico de la alfabetización, reconociendo
que se adquiere y se desarrolla durante toda la vida a través de la educación formal,
no formal e informal. Asimismo, reconoce que existe una continuidad de los niveles de
alfabetización y que el nivel mínimo de capacidades básicas varía según el contexto
de vida de las personas. Como resultado del progreso en la ciencia y la tecnología, la
noción de lo que constituye un umbral mínimo de alfabetización funcional está cambiando.
Teniendo en cuenta el papel decisivo que juega el desarrollo de capacidades básicas de
alfabetización y aritmética en la mejora de las posibilidades en la vida de un individuo,
del bienestar de las familias y del desarrollo de un país, el escaso progreso alcanzado
en la mejora de la alfabetización de la juventud y de los adultos, especialmente de las
mujeres, significa enormes pérdidas de oportunidades en todos los niveles de la sociedad.
La UNESCO ha identificado cuatro factores clave que se deben trabajar para alcanzar el
objetivo de lograr una alfabetización de buena calidad para todos. Abordará cada uno
de ellos durante el período de ejecución de esta estrategia.
En primer lugar, la alfabetización no está adecuadamente integrada en las estrategias
de educación y desarrollo sectoriales y multisectoriales. Tanto los gobiernos como los
donantes no otorgan la suficiente atención ni financiación a la alfabetización, dado que
aún no se percibe como un imperativo del desarrollo, por lo que la UNESCO reforzará
la promoción basada en la evidencia para plantear la importancia que reviste el invertir
en la alfabetización. También promoverá investigaciones que analicen los aspectos de la
alfabetización y su impacto en la educación, así como en otros programas de desarrollo.
En segundo lugar, se deben ampliar los programas de alfabetización de buena calidad
con el propósito de abordar las necesidades de alfabetización de diversas poblaciones,
de manera completa e innovadora. La UNESCO promoverá la participación de las
comunidades y los estudiantes en todos los aspectos vinculados a los programas de
alfabetización, a la profesionalización de los proveedores y administradores de la
alfabetización, a la producción de materiales de alfabetización de buena calidad, al
desarrollo de un entorno propicio a la alfabetización, al desarrollo de indicadores de
alfabetización y, en particular, al uso de las TIC en forma innovadora para acelerar el ritmo
y la calidad del progreso. Se fomentarán iniciativas de alfabetización que pertenezcan
a la comunidad y sean impulsadas por los países, con el fin de ampliar programas de
alfabetización efectivos, con perspectiva de género y que respondan a las necesidades
del desarrollo. El desarrollo de entornos favorables para la alfabetización y una cultura
alfabetizada, particularmente en contextos plurilingües, ayudará a crear un mundo
más inclusivo, sostenible y alfabetizado. La UNESCO promoverá el fortalecimiento de
ambientes alfabetizados, sobre todo mediante el uso innovador de las TIC y el apoyo a
múltiples dimensiones y usos de la alfabetización. Mejorará las capacidades nacionales
en lo que se refiere a la revisión, formulación, implementación, monitoreo y evaluación de

41

los programas y las políticas de alfabetización. La UNESCO, como centro de intercambio
de información sobre la alfabetización, reunirá, transmitirá, difundirá y compartirá
conocimientos y prácticas efectivas, e identificará y guiará enfoques innovadores.
En tercer lugar, debido a una mala calidad, hay sistemas educativos que siguen
“graduando” educandos que no han desarrollado capacidades de alfabetización
sostenibles, convirtiéndose así en adultos y jóvenes analfabetos. Por lo tanto, la UNESCO
formará una alianza con otras agencias para fortalecer las vías no formales de educación
general de buena calidad para los niños y jóvenes que no asisten a la escuela, y ayudará
a establecer sistemas de equivalencia fiables que permitan que los educandos pasen de
un sistema a otro.
En cuarto lugar, la alfabetización de las mujeres es un tema de gran importancia. Las
mujeres representan alrededor del 64% del total de la población analfabeta, porcentaje
que no ha cambiado durante casi dos décadas. La UNESCO buscará fortalecer los
esfuerzos internacionales por mejorar drásticamente la alfabetización de los jóvenes y de
los adultos, con especial atención a las niñas y mujeres. Al hacerlo, creará una coalición
de aliados que tendrán por objetivo común mejorar los niveles de alfabetización dentro y
fuera del ámbito escolar formal y a lo largo de toda la vida de las personas.

3.  Desarrollar capacidades para el mundo laboral
Los sistemas de la Enseñanza y Formación Técnica y Profesional (EFTP) están sujetos a
variadas y crecientes demandas y expectativas – son muchos los desafíos, pero a la vez
son muchas las oportunidades. La EFTP no es una panacea para los desafíos del desarrollo
económico y social, como el desempleo juvenil, la pobreza, la falta de cohesión social o
la necesidad de mejorar la competitividad y capacidad empresarial. Sin embargo, la EFTP
puede ayudar a la sociedad a enfrentar de mejor manera este tipo de problemas. Un reto
fundamental es cómo la EFTP puede ayudar a la juventud a desarrollar capacidades para
realizar una transición exitosa al mundo laboral y a un aprendizaje continuo. Gran parte
del suministro de la EFTP está mal alineado con la demanda del mercado laboral y por
consiguiente contribuye menos de lo esperado a ampliar las oportunidades de conseguir un
trabajo digno. Además, las niñas y mujeres, las personas de escasos recursos, las personas
con discapacidad y las poblaciones rurales muy a menudo experimentan el desempleo
y el subempleo de manera muy desproporcionada. Las capacidades laborales tienen un
efecto redistributivo muy importante e impulsan la reducción de la pobreza. Las estrategias
dirigidas a la participación de los grupos marginados en los programas pertinentes de la
EFTP, pueden, por lo tanto, contribuir significativamente a la inclusión y equidad social.

42

En el marco de los preparativos para el tercer Congreso Internacional sobre la EFTP (1416 de mayo de 2012, Shanghái, China), la UNESCO hizo un llamado a repensar
este ámbito de forma que se lograra incrementar su contribución al desarrollo inclusivo y
sostenible usando una perspectiva de aprendizaje a lo largo de toda la vida. Al mismo
tiempo que establece a la EFTP como un factor clave dentro de cualquier sistema educativo,

la UNESCO sostiene que está estrechamente relacionada con el mundo laboral. Las
consecuencias de este replanteamiento en materia de políticas sugieren que ampliar los
modelos actuales de la EFTP con el fin de incluir a más jóvenes y adultos no es la solución.
Más bien, es necesario transformar la manera en que se concibe, se rige y se financia la
EFTP. Para abordar dicha transformación, y basándose en la revisión de mitad de periodo
de la estrategia de la UNESCO para la EFTP (2010-2015), la UNESCO se centrará en
tres áreas de acción en el marco de esta estrategia.
En primer lugar, para transformar a la EFTP se requieren políticas que den paso a enfoques
específicos y relevantes al contexto. La UNESCO brindará mayor asesoría y fortalecerá
capacidades sobre políticas en etapas iniciales en vista a un diseño e implementación
eficiente de las políticas de la EFTP para asegurar que estas reflejen amplias alianzas
nacionales, aborden los desafíos respecto al desempleo juvenil, establezcan enfoques
que guíen las relaciones educación-formación y empleo, y articulen ámbitos políticos tales
como la creación de nuevos empleos, transiciones, juventud, agricultura, y desarrollo rural
e industrial. La UNESCO fortalecerá el papel del centro internacional UNESCO-UNEVOC
como plataforma clave para la creación de capacidades.
En segundo lugar, para maximizar la relevancia de las políticas de la EFTP en pos de la
consecución de un desarrollo inclusivo y sostenible, la UNESCO ayudará a hacer una
cartografía más detallada de capacidades y de programas de desarrollo de capacidades.
En colaboración con otras organizaciones internacionales, como la OIT, la OCDE, el
Banco Mundial y la Fundación Europea de Formación, la UNESCO ha comenzado a
desarrollar un marco y una serie de indicadores para el seguimiento y la evaluación
del progreso nacional, regional y mundial en la EFTP. En particular, trabajará con sus
asociados para desarrollar marcos estadísticos transnacionales y plataformas de datos
para el seguimiento mundial y regional de la EFTP y para el desarrollo de capacidades.
Además, revisará su Recomendación relativa a la Enseñanza Técnica y Profesional del
2001 y desarrollará directrices que apoyen su implementación. Esto permitirá que los
Estados Miembros tengan un referente internacional y aumentará la evidencia sobre la
cual podrán basar sus políticas y programas de la EFTP y monitorear su contribución
a los resultados clave, entre ellos la capacidad de respuesta a los patrones actuales y
emergentes de demanda del mercado laboral, empleabilidad, productividad, equidad
de género y aprendizaje a lo largo de toda la vida. El interés en el reconocimiento de las
cualificaciones y la reforma de los sistemas de cualificación está estrechamente vinculado
a estas áreas, con el propósito de centrarse más adecuadamente en los resultados del
aprendizaje y aumentar las oportunidades de aprendizaje a lo largo de toda la vida. Para
ello, la UNESCO establecerá un equipo de trabajo internacional que desarrolle directrices
internacionales sobre la garantía de calidad para el reconocimiento de las cualificaciones,
basándose en los resultados del aprendizaje. También realizará una cartografía sobre
políticas para el desarrollo de las vías de aprendizaje e identificará niveles de referencia
mundial con el propósito de facilitar la comparación internacional y el reconocimiento de
las cualificaciones de la EFTP.
43

En tercer lugar, la UNESCO fortalecerá las alianzas internacionales utilizando la Red
UNESCO-UNEVOC y, cuando corresponda, las Cátedras UNESCO. Además, recopilará
y difundirá evidencia sobre los múltiples y diversos enfoques políticos para la transformación
y expansión de la EFTP, y también utilizará su capacidad de convocatoria para promover
la producción e intercambio de conocimiento, así como la promoción de la EFTP a nivel
regional y mundial.

4.  Apoyar el acceso equitativo a la educación superior
En muchos países en desarrollo, el progreso hacia la EPT está aumentando la presión
respecto a la educación superior. El aumento de las tasas de finalización de la educación
secundaria, junto con la necesidad de capacidades y oportunidades de aprendizaje a
lo largo de toda la vida, han contribuido a esta presión, aumentando sustancialmente la
demanda de acceso a distintas formas de educación superior. El total de matrículas en
la educación superior fue de 97 millones en el 2000, 178 millones en el 2010 (UIS,
2012) y se proyecta que será de 263 millones en el 2025 (Daniel, 2009, citando
las proyecciones del British Council y de IDP Australia). En este contexto, la prioridad
es encontrar formas de ampliar el acceso a la educación superior que sean asequibles
y equitativas. La diversificación del sector de educación superior suele ser parte de la
respuesta a esta demanda.
Durante este periodo, la UNESCO tendrá tres áreas claves de enfoque: educación superior
abierta y a distancia; internacionalización de la educación superior; y gobernabilidad de
los sistemas e instituciones de educación superior, incluyendo la garantía de calidad y el
reconocimiento de las cualificaciones. Estas tres áreas reflejan las necesidades y problemas
que surgen de las tendencias en la educación superior y la agenda política asociada.

44

La tecnología está transformando, cada vez más, la percepción del suministro y
participación en la educación superior. La educación a distancia se ha convertido en
una opción popular. El desarrollo de las TIC y la expansión del acceso a la banda ancha
han creado nuevas vías de enseñanza abierta y a distancia. En un número creciente de
países, se reconoce el papel de las universidades abiertas en el ámbito de la educación
superior. Nuevos modelos, tales como cursos en línea masivos y abiertos (MOOC, por su
sigla en inglés), transforman los parámetros de la participación en la educación superior,
incluyendo la apertura de nuevas vías para estudiantes internacionales. Atenta a estos
acontecimientos, la UNESCO documentará las innovaciones en el campo del aprendizaje
abierto y a distancia, incluyendo el uso de los Recursos Educativos Abiertos (REA), y
analizará sus implicancias, en particular para el desarrollo de sistemas, la calidad de
la educación y la equidad. Otorgará asesoría sobre políticas a los Estados Miembros
que formulen orientaciones políticas institucionales, nacionales y regionales, guiándolos
para que amplíen el acceso a la educación superior de buena calidad mediante diversas
modalidades de entrega, en particular las soluciones basadas en la tecnología, y apoyará
iniciativas de fortalecimiento de capacidades.

La internacionalización de la educación superior es una tendencia importante en todo el
mundo. A medida que incrementa la movilidad internacional, también lo hace el flujo de
estudiantes que van al extranjero en busca de credenciales académicas y oportunidades
educativas. En el plano normativo, el proceso de revisión de seis convenios regionales
de la UNESCO que tratan sobre la convalidación de estudios de la educación superior
proporciona el marco necesario para facilitar la movilidad de estudiantes entre países.
El Instituto Internacional para la Educación Superior en América Latina y el Caribe (IESALC)
de la UNESCO seguirá facilitando el fortalecimiento y actualización del convenio regional
en América Latina y el Caribe. Además, la UNESCO examinará la posibilidad de elaborar
un convenio mundial sobre el reconocimiento de títulos de educación superior, que
complementaría los convenios regionales existentes y facilitaría la movilidad internacional
de estudiantes y profesionales. De igual modo, la UNESCO promoverá el programa
de Cátedras UNESCO/UNITWIN para fortalecer la cooperación internacional entre
universidades y también reforzará el apoyo a la cooperación Norte-Sur y la cooperación
triangular en la educación superior. La reorientación y racionalización de este programa
también ayudarán a desarrollar las sinergias entre las actividades de la UNESCO en todos
sus ámbitos de competencia y la comunidad universitaria a nivel internacional.
En un esfuerzo por responder al entorno actual, que cambia rápidamente, los gobiernos
están llevando a cabo reformas radicales para adaptar la gobernanza de las universidades
y hacerlas más rentables, receptivas y abiertas a las demandas socio-económicas, pero
manteniendo la excelencia académica. En este contexto, la autonomía y el control de
calidad emergen como dos áreas principales de atención política.
Los desafíos respecto a la calidad están relacionados con la tecnología, la infraestructura,
la conexión de los programas académicos con las necesidades del mercado laboral,
y la calidad del personal docente. El trabajo previo de la UNESCO en esta área ha
demostrado la importancia de las redes regionales para difundir buenas prácticas,
aumentar el conocimiento de las normas de calidad y mejorar los sistemas de acreditación.
Es muy importante establecer mecanismos sistematizados, transparentes y eficaces de
control de calidad para asegurar que los estudiantes reciban una buena educación, o
al menos que puedan acceder a información adecuada que les permita decidir dónde
estudiar. Este contexto guiará el programa de educación superior de la UNESCO. A través
de un enfoque que combinará el intercambio de conocimientos, la asesoría en materia de
políticas, la cooperación técnica y el desarrollo de capacidades, la UNESCO apoyará
a las instituciones de educación superior frente a los desafíos del siglo XXI y aportará sus
contribuciones a la sociedad con calidad y equidad.

5. Abordar asuntos relativos a los docentes y mejorar la calidad
de la enseñanza
Los docentes y las políticas nacionales que determinan la profesión docente son
fundamentales para una educación de buena calidad, ya que son ellos los principales
facilitadores del aprendizaje. A menudo constituyen la mayor parte de la administración

45

pública y, por lo tanto, el costo más alto. Sin embargo, para los sistemas de educación es
un reto prestar la atención adecuada a los factores que afectan la eficacia del desempeño
docente, tales como las políticas de formación, contratación, implementación, gestión,
evaluación y desarrollo profesional. A menudo, el estatus profesional, el salario y las
condiciones de trabajo de los docentes son deficientes. Muchos países enfrentan una grave
escasez de docentes cualificados. Será particularmente difícil proporcionar la cantidad
necesaria de docentes para ampliar rápidamente la cobertura de la AEPI y la educación
post primaria. Además, muchas veces se menosprecia el importante papel que cumplen
los docentes en la educación no formal. Para responder a estos desafíos, la UNESCO
recientemente desarrolló una estrategia docente con tres prioridades fundamentales. En
la región africana, el Instituto Internacional de la UNESCO para el Fortalecimiento de
Capacidades en África (IICBA, por su sigla en inglés) desempeñará un papel fundamental,
particularmente desarrollando las capacidades en gestión y control de calidad de
las instituciones de formación docente, y también dando a conocer la investigación y
estableciendo diálogos sobre políticas.
La primera prioridad es abordar el desafío de la escasez de docentes mediante el
fortalecimiento de las capacidades institucionales nacionales, para aumentar de esta
forma la cantidad de docentes cualificados a nivel nacional. Esto requiere enfocarse en las
instituciones de formación docente, así como en el desarrollo de capacidades nacionales
para la evaluación, implementación y formulación de políticas docentes. La UNESCO
ha desarrollado un programa para fortalecer las capacidades de las instituciones de
formación, particularmente a través de soluciones basadas en la tecnología. También
promoverá una revisión de las estrategias de desarrollo profesional y formación continua
para luego difundir recomendaciones, y ofrecerá asistencia técnica para fortalecer la
capacidad nacional para evaluar las necesidades educativas. Asimismo, desarrollará
políticas docentes basadas en la evidencia y apoyará la supervisión de las iniciativas
resultantes y su impacto en el aprendizaje de los estudiantes.

46

La segunda prioridad es contribuir a la mejora de la calidad de la enseñanza. Algunos Estados
Miembros necesitan apoyo especial en lo referente a las cualificaciones profesionales de los
docentes y paradocentes subcontratados o comunitarios, principalmente en la educación
primaria. Además, existe la necesidad de reforzar los mecanismos que contribuyen a
elevar la calidad entre los docentes existentes mediante el uso intensivo de soluciones
basadas en la tecnología. Para ello, la UNESCO promoverá programas de desarrollo
profesional en el servicio para docentes y formadores de docentes, especialmente a través
de modalidades y estrategias de formación combinadas. De igual forma, contribuirá
al análisis de mejores prácticas y apoyará la dirección de proyectos, combinando la
evaluación profesional con el apoyo para el mejoramiento profesional, además de ampliar
las iniciativas exitosas en la materia. La UNESCO reconoce que temas transversales como
la educación para el desarrollo sostenible, la educación para la ciudadanía mundial
y la educación para la salud exigen que los docentes se adapten a nuevas formas de
enseñanza centradas en el educando. De tal forma, la UNESCO apoya a los ministerios
de educación en la búsqueda de innovación y puntos de acceso al currículo para emplear

una pedagogía transformadora, capacitación y reformas sistémicas, con el fin de entregar
a los docentes los medios necesarios para que utilicen métodos interactivos y de desarrollo
de capacidades en el aula.
Para abordar y mejorar la calidad de la educación, la UNESCO reforzará el liderazgo
y la supervisión escolar, ya que desde hace mucho tiempo los líderes escolares han sido
considerados como simples gestores institucionales o administrativos. Sin embargo, gracias
a datos empíricos, existe consenso de que los líderes escolares cualificados pueden elevar
la calidad de la enseñanza y el aprendizaje, y esto se logra entrenando a los docentes
periódicamente. La UNESCO ayudará a identificar las características que hacen que el
liderazgo escolar sea fundamental para lograr la calidad adecuada en la enseñanza y
el aprendizaje, y apoyará el esfuerzo que hacen los Estados Miembros para desarrollar
políticas y programas de liderazgo escolar, principalmente en África Subsahariana.
La tercera prioridad será informar al debate mundial sobre la enseñanza con pruebas
comparativas. La UNESCO continuará su función como centro de intercambio de
información y documentará el progreso relativo a los docentes y a la enseñanza a nivel
mundial. Una de las formas más efectivas para elevar la estatus y el atractivo de la profesión
docente es documentar los esfuerzos que hacen los Estados Miembros para apoyar a los
docentes en su compromiso de proveer una educación de buena calidad. La UNESCO,
junto con la OIT, seguirá supervisando los instrumentos normativos internacionales
relacionados con la condición del personal docente y además fomentará su uso para
orientar el diálogo social sobre esta profesión. En colaboración con las partes interesadas,
también apoyará el desarrollo de orientaciones y estándares de enseñanza apropiados
para su implementación.

6. Mejorar los procesos y resultados del aprendizaje
Como han demostrado las recientes estadísticas sobre la alfabetización y las evaluaciones
internacionales a gran escala en relación a los logros de aprendizaje, muchos educandos
en todo el mundo no dominan los conocimientos y capacidades esperados10. Las
crecientes preocupaciones sobre la calidad del aprendizaje han aumentado el interés
en un seguimiento y evaluación más eficientes de los procesos de aprendizaje y sus
resultados. La evidencia que resulta de la investigación y la práctica también revela que la
disponibilidad de oportunidades educativas por sí sola no es suficiente para asegurar que
los alumnos dominen las capacidades y conocimientos deseados. De hecho, muchos niños
y jóvenes que asisten a la escuela permanecen excluidos del aprendizaje y no reciben
los beneficios esperados de una educación de buena calidad. Pero ha sido difícil llegar
a un consenso internacional sobre los conocimientos y capacidades que se desea que
los alumnos adquieran en las distintas etapas del proceso de aprendizaje, y sobre cómo

10 La UNESCO (2012c) estima que 250 millones de niños no saben leer, escribir o contar bien, incluso después de al
menos cuatro años de escolaridad.

47

medir su consecución – especialmente en relación a las capacidades que van más allá del
ámbito tradicional del aprendizaje académico formal.
Para avanzar en los debates mundiales sobre educación, la UNESCO fortalecerá su política
y liderazgo técnico para mejorar los procesos y resultados del aprendizaje, mediante
el fortalecimiento de su trabajo en tres áreas estrechamente relacionadas entre sí y que
son fundamentales para la consecución de este objetivo: el currículo, la pedagogía y la
evaluación de los resultados de aprendizaje. Se pondrá énfasis en asegurar la coherencia
y sinergia entre estas áreas. La UNESCO se esforzará por influir en el discurso político y en
las acciones en materia de educación para crear sociedades de aprendizaje más justas,
inclusivas y equitativas, y lo hará a través de las siguientes acciones:
En primer lugar, la UNESCO promoverá enfoques sobre los procesos de aprendizaje
que conduzcan a la realización de todo el potencial de las personas y a la mejora de
sus capacidades y que aseguren el respeto de las diferentes necesidades, capacidades,
expectativas y estilos de aprendizaje de los educandos. La implementación de enfoques
inclusivos de aprendizaje implica examinar críticamente las mentalidades, culturas, prácticas
y procesos de enseñanza y aprendizaje (pedagogía). Se requiere la transformación de
los sistemas educativos en general, particularmente la manera en que las escuelas y otros
entornos de aprendizaje adaptan las prácticas de enseñanza y aprendizaje para atender
a todos los educandos, respetando la diversidad. La UNESCO seguirá siendo un centro
mundial de conocimiento sobre las últimas reflexiones y prácticas innovadoras sobre el
aprendizaje y la enseñanza inclusiva, apoyará la interpretación de los principios de
inclusión y equidad en las prácticas de enseñanza, y proporcionará asistencia técnica
para mejorar el contenido y el proceso de aprendizaje.
En segundo lugar, la UNESCO promoverá y apoyará el desarrollo de planes de estudio
integrales e inclusivos que aborden objetivos de aprendizaje. Mientras que el conjunto
básico de capacidades y conocimientos esenciales servirá de base a los marcos
curriculares, los planes de estudio se deben diseñar para proporcionar oportunidades que
mejoren dichas capacidades esenciales y también los resultados esperados, y que además
guíen a los docentes para facilitar el proceso de aprendizaje (la pedagogía). Los esfuerzos
para mejorar el aprendizaje deben comenzar con la articulación de lo que se debe
aprender y por qué, y con la definición de los resultados de aprendizaje deseados, en
base a una visión nacional. La UNESCO está bien posicionada para ofrecer orientación
a los países sobre los enfoques que se deben considerar en un plan de estudio basado
en los derechos que son fundamentales para asegurar que los resultados y procesos de
aprendizaje sean inclusivos y pertinentes. La Oficina Internacional de Educación de la
UNESCO (OIE) seguirá ofreciendo apoyo técnico y asesoría política a los países sobre el
desarrollo de planes de estudio, en el marco de un diálogo sobre, y la revisión y reforma
de, las políticas educativas.

48

En tercer lugar, la UNESCO ampliará el asesoramiento sobre políticas y la asistencia
técnica a los países, con el fin de promover un enfoque holístico en la evaluación de los
resultados de aprendizaje. Esto implicará el desarrollo y consolidación de una serie de

competencias, desde capacidades básicas hasta capacidades y conocimientos complejos
dentro del contexto del aprendizaje a lo largo de toda la vida. La UNESCO proporcionará
una amplia plataforma de consulta que contará con diversos actores para identificar los
conjuntos de capacidades fundamentales, por niveles y/o áreas, empezando por las
capacidades básicas de alfabetización y que van desde la AEPI hasta la educación
para jóvenes. La UNESCO abogará por alejarse del enfoque habitual y limitado de la
evaluación de capacidades cognitivas y conocimientos académicos tradicionales. También
abordará la creciente preocupación por entregar evaluaciones apropiadas y justas de los
aspectos tanto cognitivos como no cognitivos del aprendizaje, tales como la creatividad,
el pensamiento crítico, la perseverancia, la adaptabilidad y la ciudadanía mundial. El
primer paso será desarrollar un sistema integrado de evaluación formativa para mejorar el
aprendizaje y la evaluación sumativa con el fin de tener un estándar de comparación en
el aprendizaje.
La Sede de la UNESCO, los Institutos de categoría 1 especializados en educación y el UIS
participarán activamente y, cuando es necesario, asumirán el liderazgo en el desarrollo
de objetivos e indicadores para la agenda de educación post-2015, al igual que en
importantes iniciativas mundiales para definir y evaluar los resultados del aprendizaje como
una medida para llegar a un consenso mundial sobre el conjunto esencial de competencias
y el seguimiento de la calidad de la educación. Fortalecerá su colaboración con los
organismos asociados clave, tales como la OCDE y la Asociación Internacional para
la evaluación del Rendimiento Escolar (IEA, por sus siglas en inglés) que administran las
principales evaluaciones internacionales11. Mientras que la UNESCO seguirá ampliando
su trabajo sobre las evaluaciones a nivel de sistema, basándose en su amplia labor a nivel
regional12, también desarrollará capacidades locales en la evaluación de la educación
y proporcionará datos sobre los logros de aprendizaje para la formulación de políticas.
Asumiendo una función de mayor liderazgo en la coordinación de estudios regionales y
mundiales, y en las evaluaciones de aprendizaje a gran escala, procurando que los datos
sean comparables entre las evaluaciones, la UNESCO además abogará por la importancia
de una evaluación sistemática, reuniendo la evidencia necesaria y desarrollando el
conocimiento y la información fundamental sobre las capacidades deseadas.

7. Desarrollar las oportunidades de aprendizaje y la calidad
de la educación a través de las TIC
La conectividad se ha vuelto cada vez más importante en todos los aspectos de la vida
social e individual, donde la tecnología móvil desempeña un rol cada día más significativo.
Mientras que hace un tiempo las escuelas eran el único lugar donde los alumnos podían
11 Entre otros ejemplos se pueden citar el Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (PISA, por sus
siglas en inglés), el Estudio Internacional de Tendencias en Matemáticas y Ciencias (TIMSS, por sus siglas en inglés)
y el Estudio Internacional del Progreso en Competencia Lectora (PIRLS, por sus siglas en inglés).
12 Entre otros ejemplos se pueden citar el Laboratorio Latinoamericano de Evaluación de la Calidad de la Educación
(LLECE) y el Consorcio de África Meridional para la Supervisión de la Calidad de la Educación (SACMEQ, por sus
siglas en inglés).

49

tener acceso a las TIC, hoy en día, en un creciente número de países, los dispositivos
móviles y el acceso al Internet en el hogar han ayudado a que los jóvenes sean grandes
usuarios de las TIC. La mayoría de los sistemas de educación deben aprovechar más
adecuadamente esta situación y su potencial para el aprendizaje al tomar en cuenta las
diversas maneras innovadoras en que los estudiantes se benefician de las TIC para la
comunicación, el aprendizaje y el intercambio de conocimientos.
La UNESCO se compromete a promover la adopción de las TIC en las soluciones
educativas que facilitarán la difusión de conocimientos, un aprendizaje más efectivo y el
desarrollo de un servicio educativo más eficiente, así como un nuevo concepto sobre la
enseñanza y los procesos de aprendizaje. La Organización está convencida de que las
soluciones basadas en las TIC, si son impulsadas por la pedagogía, pueden contribuir
significativamente a la provisión de educación básica para los grupos marginados y de
difícil acceso, al incrementar el acceso y la calidad, reducir la desigualdad (particularmente
para las niñas y mujeres) y promover la creación, distribución y adaptación de recursos
educativos de buena calidad. Para apoyar el uso efectivo de las TIC en la educación, la
UNESCO dará prioridad a cuatro áreas.
En primer lugar, la UNESCO ayudará a los Estados Miembros a establecer estrategias
de aprendizaje basadas en las TIC, para mejorar los resultados de aprendizaje y apoyar
la consecución de los objetivos de la agenda post-2015. Para ello, la UNESCO seguirá
desempeñando un papel activo en los debates e investigaciones mundiales sobre las
tendencias emergentes en el aprendizaje basado en las TIC. Para facilitar la evaluación
comparativa y el aprendizaje mutuo entre los Estados Miembros, la UNESCO seguirá
convocando foros mundiales y regionales sobre políticas de las TIC y seguirá facilitando
debates sobre políticas educativas para reunir a la industria de la información y la tecnología
con los responsables de la formulación de políticas educativas y los educadores para
que discutan conjuntamente el futuro del aprendizaje. La UNESCO también contribuirá al
desarrollo de indicadores sobre las TIC en la educación.
En segundo lugar, la UNESCO seguirá desarrollando marcos normativos sobre las TIC
en la educación y reforzará la capacidad nacional e institucional en la planificación y
aplicación de las políticas relacionadas. En colaboración con otras partes interesadas,
la UNESCO seguirá desarrollando y difundiendo herramientas políticas, y el Marco de
Competencias de los Docentes en Materia de TIC (ICT-CFT, por sus siglas en inglés), y
ampliando sus programas de fortalecimiento de capacidades.

50

En tercer lugar, la UNESCO reforzará las alianzas sobre el aprendizaje móvil para guiar
el desarrollo y despliegue de soluciones de aprendizaje móvil hacia la consecución de
objetivos estratégicos, entre ellos expandir la alfabetización (particularmente para niñas
y mujeres), apoyar el desarrollo docente, potenciar el desarrollo personalizado de
capacidades y mejorar la gestión de la educación, incluyendo en contextos posteriores
a conflictos y desastres. La tecnología móvil también presenta retos para la seguridad
y protección de niños y jóvenes. La UNESCO promoverá innovaciones tecnológicas

y estrategias institucionales para proteger a los educandos, particularmente a los más
jóvenes, así como a mujeres y niñas.
En cuarto lugar, la UNESCO reforzará su labor de promoción de los REA en todo el
mundo y contribuirá al desarrollo de entornos políticos que los apoyen. La UNESCO ha
desempeñado un papel fundamental en la promoción del movimiento de los REA, por ejemplo
a través de la Declaración de París de 2012 sobre los REA (UNESCO, 2012a). Por ello,
un número creciente de políticas nacionales e institucionales apoyan el uso de los REA para
transformar tanto el acceso a, como la elaboración de, materiales de aprendizaje. Entre
otras tendencias emergentes, la iniciativa de los libros de texto abiertos reduce los costos
de producción y entrega de los mismos, además de fomentar un aprendizaje profundo. La
UNESCO tiene como objetivo ayudar a todos los Estados Miembros a garantizar que los
materiales de aprendizaje desarrollados con fondos públicos se puedan usar bajo licencia
abierta. Por lo tanto, se analizarán políticas e iniciativas efectivas de REA para informar
a los responsables políticos acerca de los factores que sustentan las prácticas exitosas, y
también se dará apoyo a los gobiernos respecto a la integración de políticas sobre los REA
en las estrategias sectoriales de desarrollo educativo.
El Instituto de la UNESCO para  la Utilización de las  Tecnologías de la Información  en
la Educación (UNESCO-ITIE) contribuirá a la implementación de actividades relacionadas
con el desarrollo de las TIC en la educación, enfocándose particularmente en el apoyo a
las políticas, en la adaptación de las ICT-CFT y en la promoción de los REA.

51

Objetivo estratégico 2
Empoderar a los educandos
para que sean ciudadanos mundiales
creativos y responsables
El construir la paz en la mente de los hombres y las mujeres es
central en el mandato de la UNESCO. En los próximos ocho años,
la UNESCO ampliará considerablemente sus acciones para apoyar
a los Estados Miembros en el desarrollo de sistemas educativos
eficaces que ayuden a los educandos a adquirir los conocimientos,
capacidades, valores, actitudes y comportamientos que se necesitan
para forjar sociedades más pacíficas, inclusivas, equitativas y
sostenibles. La educación puede empoderar a los niños, jóvenes y
adultos para que participen activamente a nivel local, nacional y
mundial, y contribuyan a superar los retos actuales y emergentes
de un mundo cada vez más interconectado. Esta dimensión de la
educación es fundamental, sin embargo los sistemas educativos
por lo general le dan menos importancia al centrarse más en los
aspectos cognitivos del aprendizaje. La UNESCO, con su mandato
intersectorial que combina educación, ciencias sociales y naturales,
cultura, y comunicación, tiene una posición privilegiada para
promover el “aprender a vivir juntos” como un pilar fundamental
de cualquier sistema educativo. Su acción en la materia se centrará
en tres áreas temáticas: educación para la ciudadanía mundial,
educación para el desarrollo sostenible y educación para la salud.
52

Cada una aborda las actitudes y disposiciones que afectan el
comportamiento.

1. Reforzar la educación para la ciudadanía mundial
Existe un creciente interés por la educación para la ciudadanía mundial (GCE, por
sus siglas en inglés) como un paradigma estructurado que sintetiza cómo la educación
puede desarrollar los conocimientos, capacidades, valores y actitudes que los educandos
necesitan para garantizar sociedades más justas, pacíficas, tolerantes e inclusivas. La
Iniciativa Mundial “La educación ante todo” (GEFI, por sus siglas en inglés), de la Secretaría
General de las Naciones Unidas, puesta en marcha en el 2012, ha sido fundamental en
materia de sensibilización sobre la GCE, reconociendo la educación como una manera
de “fomentar la ciudadanía mundial” como una de sus tres áreas prioritarias. La GCE
adopta un enfoque multifacético, empleando conceptos y metodologías ya aplicadas en
otras áreas, incluyendo la educación en derechos humanos, la educación para la paz, la
educación para el desarrollo sostenible y la educación para la comprensión internacional.
Su aplicación varía según el contexto, región y comunidad. La GCE se desarrolla a partir de
prácticas existentes y le da otra dimensión al programa, abarcando todos estos elementos
y haciendo hincapié en cómo se interconectan. Durante el período de esta estrategia, la
UNESCO ampliará considerablemente su trabajo sobre la GCE, con el fin de incrementar
la integración de la GCE en las políticas y los programas de educación, las prácticas de
enseñanza, los materiales didácticos y el entorno de aprendizaje.
La UNESCO contribuirá a clarificar los fundamentos conceptuales de la GCE a fin de
comprender mejor su propósito y sus implicaciones en el aprendizaje. Basándose en dos
eventos muy importantes, organizados por la UNESCO en 2013, la Organización tratará
de definir los parámetros de la GCE, así como los factores necesarios y apropiados para
promoverla e implementarla. Este trabajo se centrará en tres áreas:
En primer lugar, la UNESCO promoverá el diálogo sobre políticas para la GCE,
organizando eventos importantes sobre políticas educativas, con el fin de reunir expertos
en GCE y otros actores importantes de todo el mundo. También brindará asesoramiento
a los Estados Miembros, especialmente a la luz de los debates sobre la agenda de
educación post-2015.
En segundo lugar, la UNESCO intensificará su apoyo a los Estados Miembros para
incorporar la GCE en los sistemas de educación, a través del asesoramiento y del apoyo
técnico. Por ejemplo, definirá los conceptos clave de la GCE y desarrollará contenidos
de aprendizaje sobre la GCE; apoyará la promoción de pedagogías transformadoras,
participativas y centradas en el educando, que fomenten el desarrollo de capacidades
clave, como el pensamiento crítico y la resolución de problemas; y apoyará el desarrollo
profesional de docentes y educadores, reconociendo su papel fundamental en la
promoción de la GCE. Dados los desafíos existentes en el seguimiento de este importante
tema, la UNESCO también reforzará su papel en el seguimiento y evaluación de la GCE y
trabajará con sus socios para apoyar el desarrollo de un marco de medición e indicadores
apropiados en la agenda de educación post-2015.
53

En tercer lugar, a través de su función de centro de intercambio de información, la UNESCO
promoverá la GCE a través de modalidades y plataformas electrónicas e impresas;
apoyará la creación de redes y una comunidad de prácticas en todas las regiones; y
desarrollará alianzas innovadoras para compartir experiencias y recursos sobre la GCE
y hacer avanzar el programa de la GCE. Identificará y compartirá buenas prácticas,
tales como enfoques curriculares y pedagógicos, y llevará a cabo investigaciones sobre
prácticas de enseñanza y aprendizaje ya existentes. En este contexto, la UNESCO seguirá
apoyando el desarrollo de conocimientos, capacidades, valores y actitudes en el área
de la GCE, al igual que la educación para el desarrollo sostenible y otras prioridades
de la UNESCO a través de la Red del Programa de Escuelas Asociadas de la UNESCO
(RedPEA). Además, implementará la nueva estrategia y plan de acción desarrollados en el
2013 para el 60º aniversario de la RedPEA.
La capacidad de la Organización respecto de la GCE, particularmente en lo que se refiere
a promover la paz y la comprensión a través de la educación, se verá reforzada gracias
a la colaboración con el recién creado Instituto de categoría 1 de la UNESCO, el Instituto
Mahatma Gandhi de Educación para la Paz y el Desarrollo Sostenible (MGIEP, por sus
siglas en inglés), en Nueva Delhi, India, y con un Centro de categoría 2, el Centro de Asia
y el Pacífico de Educación para el Entendimiento Internacional (APCEIU, por sus siglas en
inglés), en Seúl, República de Corea.

2. Fortalecer la educación para el desarrollo sostenible
A través de su trabajo sobre la educación para el desarrollo sostenible (EDS), la UNESCO
pretende reorientar la educación para que todo el mundo tenga la oportunidad de
adquirir los conocimientos, capacidades, actitudes y valores necesarios para contribuir
al desarrollo sostenible. Esto requiere cambios sustanciales en lo que se enseña y cómo
se enseña. La EDS consiste en integrar temas críticos al plan de estudios, tales como el
cambio climático, la biodiversidad, la reducción del riesgo de desastres, y el consumo y
la producción sostenibles, temas que serán cada vez más importantes en la agenda de
desarrollo sostenible post-2015. La EDS promueve una ciudadanía mundial responsable y
las innovaciones necesarias para transformar nuestra sociedad en una sociedad más verde.
También ayuda a desarrollar la capacidad de pensar críticamente, imaginar escenarios
futuros, participar en los procesos de toma de decisiones, colaborar al abordar los desafíos
actuales y futuros de manera interdisciplinaria, reflexionar y cambiar el comportamiento,
y comprender el impacto de nuestras acciones en los demás. También implica movilizar
la educación y el aprendizaje para el desarrollo sostenible en sectores más allá de la
educación.

54

El marco general de actividades sobre la EDS de la UNESCO surgió en relación al
Decenio de las Naciones Unidas de la EDS (2005-2014), encabezado por la UNESCO,
y su Programa de Acción Mundial para la EDS, el cual le da seguimiento y será lanzado
durante la Conferencia Mundial sobre la EDS (noviembre de 2014, Aichi-Nagoya, Japón).

En el documento final de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo
Sostenible (Río+20), El Futuro que Queremos, los Estados Miembros se comprometieron
“a promover la educación para el desarrollo sostenible e integrar el desarrollo sostenible
de manera más activa en la educación, más allá del Decenio de las Naciones Unidas de
la Educación para el Desarrollo Sostenible”. Para poder establecer un enfoque estratégico
y un compromiso de las partes interesadas, la primera fase del programa de acción
mundial (2014-2019) se centrará en cinco áreas prioritarias consideradas como puntos
de influencia clave para avanzar el programa de la EDS: apoyo a las políticas, enfoques
institucionales globales, educadores, jóvenes y comunidades locales.
La UNESCO apoyará una mayor integración de la EDS en todas las áreas de educación y
aprendizaje, y fortalecerá la educación y el aprendizaje en todas las agendas de trabajo,
programas y actividades que promuevan el desarrollo sostenible. Los principales grupos
estratégicos para el desarrollo de estas actividades son los tomadores de decisiones y los
docentes, en particular los formadores de docentes, aunque la UNESCO reconoce que
los beneficiarios finales del EDS son los jóvenes. En particular, se centrará en las siguientes
dos áreas:
Fortalecer su liderazgo sobre la EDS a nivel mundial y su promoción de la EDS a los niveles
mundial, regional y nacional. Promoverá la EDS como un elemento clave de todos los
esfuerzos hacia el desarrollo sostenible y la educación de calidad. Esto incluye garantizar
que la EDS forme parte de una agenda post-2015 coherente – ya sea como parte de
la agenda de educación, de la agenda de desarrollo o, en términos más amplios, de la
agenda de desarrollo sostenible y de los posibles futuros objetivos de desarrollo sostenible.
La promoción del EDS, que la UNESCO llevará a cabo tanto en su papel de líder mundial
como a través de alianzas y redes clave, también requiere fortalecer la base empírica
respecto al potencial de la EDS para transformar la educación y acelerar el progreso
hacia el desarrollo sostenible. La UNESCO dará a conocer la evidencia clave de manera
accesible, y sistemáticamente seguirá e informará sobre el progreso que han hecho los
Estados Miembros y las otras partes interesadas en la implementación de la EDS.
Fortalecer el asesoramiento y la asistencia técnica ofrecida a los Estados Miembros para
integrar la EDS en las políticas, planes y currículos de educación. Esto incluye ofrecer
revisiones específicas de políticas, fortalecer capacidades, y reunir y diseminar buenas
prácticas. Un área particularmente relevante, en este contexto, es la promoción de
un enfoque multisectorial respecto a la EDS, donde la reorientación de los planes de
estudio hacia el desarrollo sostenible y los métodos de aprendizaje participativo van
de la mano con la creación de un entorno escolar sostenible (“verde”) y el compromiso
comunitario. Además, los enfoques educativos impulsados por los educandos, incluyendo
el aprendizaje basado en las TIC, merecen mayor atención por su potencial para fomentar
las capacidades holísticas relacionadas con la EDS.

3. Promover la salud a través de la educación
Tanto la educación como la salud son factores que contribuyen a los resultados de las políticas
de desarrollo basadas en la inclusión, la sostenibilidad y los derechos. La educación mejora
la salud general y el bienestar de los educandos, docentes y comunidades, incluyendo en
materia de VIH y salud sexual y reproductiva. Al mismo tiempo, los estudiantes que gozan
de buena salud tienen una mayor capacidad de aprender. Por ello, la UNESCO trabaja
con otras agencias de la ONU y organizaciones de la sociedad civil a través de la alianza
para Enfocar los Recursos sobre una Salud Escolar Eficaz (FRESH, por sus siglas en inglés).
La UNESCO fortalecerá el apoyo a los Estados Miembros en la entrega de una educación
para la salud (incluyendo una educación integral y de calidad sobre la sexualidad y el VIH)
que contribuya a estilos de vida saludables y a la igualdad de género a través de entornos
de aprendizaje seguros y equitativos que promuevan el bienestar general, la educación de
buena calidad y resultados de aprendizaje para todos.
Los países más afectados por la epidemia del VIH siguen siendo una prioridad, especialmente
en África. La UNESCO intensificará sus esfuerzos en África y seguirá recurriendo a las
alianzas y colaboraciones existentes dentro de la familia de las Naciones Unidas y con
la sociedad civil, alineándolas con la Prioridad África. Se han hecho notables progresos
en la respuesta mundial frente al SIDA, pero reconociendo que la epidemia aún no ha
sido erradicada, la UNESCO seguirá trabajando con los Estados Miembros y otros socios
hacia la consecución del acceso universal a la prevención, apoyo, cuidado y tratamiento
del VIH.
La educación sexual integral es cada vez más reconocida como una forma efectiva para
enfrentar los desafíos tales como el embarazo en la adolescencia y las enfermedades de
transmisión sexual, incluido el VIH. La labor de la UNESCO en este ámbito responde a la
demanda constante de los jóvenes por tener acceso a una educación sexual que les permita
estar preparados para su vida adulta y llevar un estilo de vida más saludable cuando sean
adultos, y que contribuya a garantizarles una educación de buena calidad, relevante y con
igualdad de género. Basándose en la importante labor que realiza la UNESCO, a través
de EDUSIDA, en el área del VIH y la educación sexual integral, la Organización seguirá
impulsando un enfoque holístico y sectorial del impacto de, y los desafíos planteados por,
el VIH y otros temas relacionados a la salud, priorizando el aprendizaje para lograr una
mejor salud y bienestar. Estos asuntos incluyen la prevención del bullying, la nutrición y
actividad física, la prevención del uso de sustancias, la educación sobre la pubertad y el
manejo de la higiene durante el ciclo menstrual. Estos temas son diversos, pero tienen algo
en común: afectan la calidad de la experiencia educativa. Por lo tanto, para la UNESCO
es fundamental hablar de estos temas y desarrollar la capacidad de sus Estados Miembros
para abordarlos.

56

La educación para la salud, ya sea a través de programas de salud escolar o entornos
informales y no formales, proporcionará un marco más amplio para una educación de
calidad sobre la sexualidad y el VIH. También se abordará la creciente demanda de

apoyo que hacen los Estados Miembros para responder frente a las enfermedades no
transmisibles, como por ejemplo la epidemia mundial de obesidad infantil, que afecta
cada vez más la salud de los niños y jóvenes en todas las regiones.
Reconociendo que la promoción de la salud escolar es más que aprender sobre la salud,
la UNESCO y otros socios apoyan los esfuerzos que se hacen para que los entornos
escolares sean seguros y saludables, incluyendo la prevención de la violencia, el acceso a
letrinas y agua potable, y la remisión a servicios de salud para jóvenes.

57

Objetivo estratégico 3
Definir la futura agenda de educación

La cooperación internacional es un mecanismo clave de apoyo a la
educación, especialmente en los países en desarrollo. En los últimos
20 años, han aparecido muchos mecanismos nuevos, por ejemplo
donantes que provienen de las economías emergentes. La UNESCO
promoverá nuevas modalidades de cooperación internacional. Al
hacerlo, tratará de crear una dinámica internacional que aumente
la atención política y la asignación de recursos a la educación y el
aprendizaje, integrando una dimensión prospectiva al desarrollo y
planificación de políticas, y ampliando y fortaleciendo las alianzas
para la educación.

58

Para lograr este objetivo, la UNESCO orientará los debates internacionales que traten
temas cruciales y desafíos emergentes para la educación. En el periodo previo al año meta
2015 para lograr los objetivos de la EPT y los ODM, esto incluirá dar apoyo a los Estados
Miembros con relación a los reportes y el seguimiento del progreso hacia la consecución
de los objetivos, hacer una revisión crítica de las lecciones aprendidas y orientar el debate
sobre las agendas internacionales de desarrollo y educación post-2015. Se fomentarán
alianzas igualitarias entre países mediante la cooperación Sur-Sur y la cooperación NorteSur-Sur, en particular a través del fortalecimiento de la cooperación técnica entre países
en desarrollo e involucrando nuevos donantes como los BRICS (Brasil, la Federación Rusa,
India, China y Sudáfrica). Reconociendo las múltiples acciones aisladas que se llevan
a cabo en sectores y entornos locales y mundiales, la UNESCO irá más allá de sus
socios multilaterales tradicionales para construir una amplia coalición de alianzas para la
educación, que incluirá a la sociedad civil, el mundo académico y el sector privado, y
abarcará los conocimientos especializados de los sectores relacionados como la salud y
el trabajo.

Las actividades de la UNESCO que contribuyen a este objetivo estratégico se pueden
agrupar en tres áreas temáticas clave, descritas a continuación.

1. Reconsiderar la educación para el futuro: prospectiva
e investigación
La conceptualización actual de la educación se basa en gran parte en el modelo industrial
del siglo XIX. Sin embargo, dicha conceptualización se cuestiona cada vez más debido
a la multiplicación de factores de cambio, tal como se describe en el Capítulo 1, y
debido a crisis y acontecimientos imprevistos. En este contexto global, hay una necesidad
de ser más reactivos a los cambios, cada vez más rápidos, y a las nuevas exigencias
que estos cambios imponen a la educación en todo el mundo. Teniendo en cuenta este
entorno mundial cambiante, y en vista de la consolidación de su mandato intelectual, la
UNESCO busca fortalecer su capacidad de anticipación y su agilidad consiguiente para
explotar y responder a las oportunidades y a los desafíos emergentes e impredecibles de
los próximos años. Esta capacidad es fundamental para que la Organización catalice
y anticipe sustancialmente el discurso global respecto a las evoluciones de paradigma
en respuesta a los cambios en el contexto del desarrollo mundial. Fortalecer la función
de prospectiva de la UNESCO reforzará aún más su rol como laboratorio y centro de
intercambio de ideas. Para ello, trabajará a través de sus institutos especializados de
categoría 1 y sus redes y competencias académicas tales como UNITWIN y las Cátedras
UNESCO.
A medida que la concepción de la educación y el aprendizaje irá evolucionando, será
necesario mirar más allá de los confines del sector de educación y examinar las tendencias
más amplias del desarrollo social, para entender sus posibles implicaciones en el futuro
de la educación y el aprendizaje. Será importante tener en cuenta cómo la revolución de
la información, el conocimiento y la comunicación está transformando el conocimiento de
la gente respecto al tiempo y el espacio, y respecto a los roles y relaciones que cada uno
tiene en el desarrollo de la sociedad. Por otra parte, la multiplicación de los nuevos medios
de comunicación, aunada a una mayor movilidad física debido a la globalización, está
aumentando la exposición a múltiples y nuevos sistemas de valores y modelos culturales,
a menudo conflictivos. Se debe considerar el impacto que esto tiene en la función de
socialización de la educación formal. Lo mismo ocurre con las consecuencias de la
necesidad de contar con capacidades más flexibles y adaptables para hacer frente a
cambios nuevos e imprevistos en la ciencia, la tecnología y la producción. El análisis de
las tendencias emergentes del desarrollo y la comprensión de sus posibles repercusiones
para la educación constituyen un primer paso en el replanteamiento de la educación para
el futuro.
Una de las funciones básicas de la UNESCO es servir como un foro internacional de
ideas, guiando el debate mundial sobre la educación internacional. Dos informes de la
UNESCO que marcaron un hito son ampliamente reconocidos como referencias claves
para las políticas y prácticas en educación en todo el mundo: Aprender a ser (1972),

59

conocido como el Informe Faure, y La Educación encierra un tesoro (1996), informe a la
UNESCO de la Comisión Internacional sobre la Educación para el Siglo XXI, conocido
como el Informe Delors. Teniendo en cuenta las transformaciones sociales que se han
estado llevando a cabo desde la década de los noventa, la UNESCO inició una nueva
revisión de los dos informes para determinar qué parte de su visión sigue siendo relevante
y qué se podría perfeccionar, adaptar o desarrollar aún más. Se considerará la necesidad
de formular un nuevo informe sobre la educación para el siglo XXI, basándose en el informe
del grupo de expertos de alto nivel y consultas con los Estados Miembros y la comunidad
internacional.

2. Seguimiento del desarrollo de la educación a nivel mundial,
incluyendo a través de instrumentos normativos
Hay una necesidad creciente de promover y formular políticas basadas en evidencias, y
también de fortalecer y mejorar las herramientas para medir los compromisos nacionales
y la rendición de cuentas al trabajar hacia la consecución del derecho a la educación.
La UNESCO seguirá desempeñando un papel central en el seguimiento mundial de los
avances en la educación a través de la recopilación, análisis y difusión de datos. También
seguirá dando seguimiento al cumplimiento de los instrumentos normativos internacionales
que promueven distintas dimensiones del derecho a la educación, y a los avances hacia
la consecución de los seis objetivos de la EPT para el 2015, además de dar seguimiento
al progreso e implementación de la agenda de educación post-2015.

Seguimiento del desarrollo mundial de la educación

A través del trabajo del Instituto de Estadística de la UNESCO, la Organización ha
logrado mejorar la comparación de indicadores y estadísticas de educación entre países,
en base a un marco estadístico común: la versión revisada de la Clasificación Internacional
Normalizada  de  la  Educación (CINE 2011). Para muchos usuarios – incluyendo los
responsables nacionales de la formulación de políticas, organismos internacionales, socios
del desarrollo, investigadores y estudiantes – los datos estadísticos sobre la educación
de la UNESCO son el único referente fidedigno para seguir el progreso y hacer una
evaluación comparativa del desempeño de los sistemas educativos.

60

Después del 2015, la UNESCO seguirá basándose en sus capacidades en estadísticas
educativas para monitorear el progreso hacia la consecución del derecho a la educación.
Seguirá publicando el Informe de Seguimiento de la EPT en el Mundo, sobre el progreso
hacia los objetivos de la EPT, hasta el 2015. Las pruebas y el análisis que se difunden
a través de este informe independiente siguen desempeñando un papel clave en
la orientación del debate sobre temas relacionados a la educación en la agenda de
desarrollo post-2015. El informe que se publicará en el 2015 presentará un balance
global de los avances hacia los objetivos desde el 2000 para orientar al Foro Mundial

sobre la Educación 2015, que se realizará en la República de Corea en mayo de 2015.
Con el mandato del UIS de recopilar datos oficiales sobre la educación de los Estados
Miembros, la gran capacidad de la UNESCO para el análisis de los datos, así como su
larga experiencia en el seguimiento de los avances en relación al Marco de Acción de
Dakar a través del Informe de Seguimiento de la EPT en el Mundo, la Organización se
encuentre en una posición única para continuar su rol a nivel mundial en el seguimiento de
la agenda de educación post-2015.

Supervisar la realización del derecho a la educación

Respaldada por la Declaración Universal de Derechos Humanos (1948, Artículo 26), la
UNESCO encabeza un enfoque basado en los derechos que promueve la educación no
sólo por su valor utilitario, sino también como un derecho humano irrefutable. Desde la
Convención relativa a la Lucha contra las Discriminaciones en la Esfera de la Enseñanza de
1960 –el primer instrumento internacional jurídicamente vinculante que explica los elementos
fundamentales del derecho a la educación– la UNESCO ha desarrollado una serie de
instrumentos normativos internacionales, tales como convenios y recomendaciones13, para
promover diversas dimensiones del derecho a una educación de buena calidad para
todos. Considerando el rol que cumple la UNESCO dentro del sistema de la ONU, la
organización tiene una importante responsabilidad en la materia.
La UNESCO dará mayor atención al seguimiento del cumplimiento de los instrumentos
normativos internacionales. Fortalecerá su capacidad para dar asistencia técnica a los
Estados Miembros en la revisión y actualización de los marcos jurídicos para reflejar el
derecho a una educación de buena calidad para todos14. Asimismo, hará hincapié en la
aplicación y cumplimiento de los principales componentes del derecho a la educación. La
UNESCO se centrará en la investigación y análisis de su aplicación a nivel comunitario,
especialmente a través del trabajo sobre la justiciabilidad. Sus esfuerzos se centrarán en
llegar a los excluidos, en hacer que la educación sea accesible y significativa para aquellos
que han sido privados de ella. La UNESCO seguirá dando seguimiento a la aplicación de
convenios mediante modalidades innovadoras de presentación de informes, y movilizará
a las alianzas mundiales para crear conciencia sobre los asuntos clave relacionados a
13 Por ejemplo la Convención relativa a la Lucha contra las Discriminaciones en la Esfera de la Enseñanza (1960),
la Recomendación sobre la Educación para la Comprensión, la Cooperación y la Paz Internacionales y
la Educación relativa a los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales (1974), la Recomendación relativa
a la Situación del Personal Docente (1966), la Recomendación relativa a la Condición del Personal
Docente de Enseñanza Superior (1997), la Recomendación sobre la Convalidación de los Estudios,
Títulos y Diplomas de Enseñanza Superior (1993) y convenios regionales relacionados que cubren los Estados de
África, los Estados Árabes, Asia y el Pacífico, la Región de Europa, América Latina y el Caribe, y los Estados Árabes
y Estados Europeos Ribereños del Mediterráneo, la Convención sobre la Enseñanza Técnica y Profesional (1989)
y las Recomendaciones del 2001. Además, los instrumentos de las Naciones Unidas (especialmente, el Pacto
Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y la Convención sobre los Derechos del Niño) tienen
disposiciones análogas a las establecidas en la Convención relativa a la Lucha contra las Discriminaciones en la
Esfera de la Enseñanza.
14 Desde 1960, 97 países han ratificado la Convención relativa a la Lucha contra las Discriminaciones en la Esfera
de la Enseñanza. Cerca de 140 países han inscrito el derecho a la educación en sus constituciones y entre 150 y
160 países lo garantizan y/o forma parte de sus componentes principales de legislación.

61

la consecución del derecho a la educación. La estrecha colaboración de la UNESCO
con los órganos de los tratados de las Naciones Unidas y otros mecanismos de la ONU
también permitirá que la Organización siga dando la prominencia necesaria al derecho
a la educación.
Es esencial que el promover y crear conciencia sean una preocupación permanente de todas
las partes interesadas. El mejorar el conocimiento sobre la importancia de los derechos,
sus contenidos y las formas de reforzarlos y hacerlos valer deben ser una constante en
la agenda política. La UNESCO procurará crear medios adecuados para difundir el
conocimiento sobre el derecho a la educación para todos y se centrará, en particular, en
hacer cumplir el derecho a la educación de los grupos vulnerables y marginados como
nómadas, minorías, migrantes, mujeres y personas con discapacidad.

3. Crear alianzas efectivas para la educación
Hasta donde será posible abordar con éxito los retos actuales y emergentes de la
educación dependerá de una cooperación más eficaz entre las partes interesadas a nivel
nacional, regional y mundial y de un uso más efectivo de los recursos en el sector. La
UNESCO, como organismo de coordinación para el movimiento de la EPT y principal
organismo técnico de la ONU en la educación, ocupa una posición única para reunir a
todas las partes asociadas y proporcionar una plataforma para crear nuevas dinámicas en
la cooperación para la educación, particularmente en la era post-2015.
La UNESCO seguirá basándose en su experiencia de la coordinación del movimiento EPT
(2000-2015) para fortalecer el diálogo y la cooperación internacional, al igual que para
crear alianzas más equitativas, inclusivas y eficientes, con el fin de abordar los problemas
existentes y emergentes en el sector. Un objetivo principal es involucrar a países de todas
las regiones en un diálogo activo, franco y constructivo entre sí y con representantes de las
organizaciones multilaterales, de la sociedad civil, de la comunidad científica y del sector
privado pertinentes. En este sentido, la UNESCO seguirá desempeñando un papel clave
como Secretaría de la Iniciativa Mundial “La educación ante todo” (GEFI, por sus siglas en
inglés) del Secretario General de las Naciones Unidas.

62

En línea con el nuevo fenómeno internacional, la UNESCO utilizará su voy y poder de
convocatoria para fomentar y promover nuevas modalidades de cooperación internacional
y nuevos mecanismos subregionales, tales como la cooperación Sur-Sur y la cooperación
Norte-Sur-Sur, y las asociaciones público-privadas. Facilitar esfuerzos colectivos para el
desarrollo de la educación mundial a través de diversas plataformas, nuevas y tradicionales,
como el BRICS, será una prioridad para la UNESCO. Dicha cooperación tendrá como
objetivo mejorar el acceso a la educación a lo largo de toda la vida y a una educación de
calidad y equitativa, mediante el apoyo a nuevos enfoques e innovaciones, para compartir
información y conocimiento, para facilitar el trabajo analítico y el diálogo sobre políticas,
para movilizar el compromiso político y financiero, y para asegurar un apoyo focalizado,
efectivo y eficiente para los grupos desfavorecidos y los países de bajos ingresos.

CAPÍTULO 4
HITOS FUTUROS
Y MEDIDAS DE
IMPLEMENTACIÓN

Mediante un análisis de cómo el contexto actual, tanto dentro
del sector de educación como fuera de él, afecta a la educación
(Capítulo 1), la UNESCO propone una visión para la agenda
de educación post-2015 (Capítulo 2) y explica cómo se puede
transformar en acciones programáticas de la UNESCO para 20142021, etapa correspondiente a la estrategia a plazo medio de ocho
años de la Organización (Capítulo 3). Esta última sección profundiza
sobre la naturaleza “flexible” de la estrategia de educación y
los próximos hitos clave que permitirán a la UNESCO evaluar la
necesidad de afinarla. También se destacan algunos factores clave
de éxito, junto con los mecanismos de ejecución que serán necesarios
para poner en marcha la estrategia de educación.

La agenda de educación post-2015 aún se está trabajando
Tal como se explica en el Capítulo 2, la futura agenda mundial de desarrollo y el rol que
tendrá la educación dentro de ella son objeto de negociaciones intergubernamentales
complejas. La UNESCO está realizando una importante contribución a este proceso,
aportando datos y recomendaciones basadas en evidencias al debate sobre la educación
con el fin de facilitar la toma de decisiones de los Estados Miembros. Al codirigir (junto
al UNICEF) el proceso de consulta temática sobre la educación y convocar al Comité de
Dirección de la EPT, ha desempeñado un papel clave en la creación de una visión integral
conjunta de la educación más allá del 2015. Está preparando un “marco de acción”
que se adoptará en el Foro Mundial sobre la Educación 2015, y seguirá teniendo un
papel importante después del 2015 en la coordinación de los esfuerzos mundiales en la
educación y en el suministro de apoyo técnico a los países para la implementación y el
seguimiento de la agenda de educación post-2015. No es posible prever el resultado
del proceso de negociación: será decidido por todos los países, al momento de adoptar
la agenda de desarrollo mundial post-2015 en las Naciones Unidas en septiembre de
2015. El presupuesto de educación de la UNESCO para 2016-2017 será aprobado
por los Estados Miembros en la 38ª sesión de su Conferencia General, en noviembre de
2015. Esta será una ocasión para ajustar las orientaciones estratégicas de la agenda de
educación si se requiere una mayor alineación con la nueva agenda de educación.
64

Un enfoque gradual
El trabajo de educación de la UNESCO cubrirá las 13 áreas temáticas descritas en el
Capítulo 3, a lo largo de los ocho años de esta estrategia, pero se pondrá en marcha
en dos fases principales de implementación, cada una dando mayor énfasis a diferentes
aspectos o áreas prioritarias.
Los primeros cuatro años de implementación (2014-2017) se centrarán en alcanzar los 13
resultados esperados a través de dos presupuestos bienales (2014-2015 y 2016-2017).
Para cada periodo presupuestario, tanto la implementación como el progreso hacia la
consecución de los resultados serán objeto de seguimiento, de acuerdo con las metas y/o
indicadores de desempeño definidos como parte del proceso de seguimiento y evaluación
de toda la Organización. Dado el carácter progresivo del programa de cuatro años, la
transición de un bienio a otro estará acompañada de una revisión de la implementación
y de los resultados obtenidos, de una evaluación de las lecciones aprendidas y los
desafíos pendientes, así como de medidas correctivas adecuadas, incluyendo ajustes
presupuestarios, para el siguiente bienio. El primer bienio se caracterizará por un último gran
esfuerzo hacia la consecución de los objetivos de la EPT, trabajo previo al balance mundial
de la EPT desde el 2000 y a la preparación de la agenda de educación post-2015. Esta
agenda orientada al futuro implicará eventos regionales y mundiales caracterizados por
debates prospectivos que tendrán como fin estimular el debate sobre el rol de la educación
en el desarrollo después del 2015, en estrecha coordinación con todos los socios de la
EPT. Durante el segundo bienio el programa se convertirá en medidas concretas a nivel
país, poniendo el nuevo marco de acción en marcha y ayudando a los países a establecer
objetivos nacionales en materia de educación en base a los objetivos mundiales, y a
adaptar los sistemas de seguimiento de educación nacional a la nueva agenda.
Las acciones de la segunda etapa de ejecución (2018-2021) dependerán en gran medida
de las decisiones de la comunidad internacional respecto a la agenda de educación post2015 y de su relevancia universal. Durante esta fase, la UNESCO procurará fortalecer
su relevancia para todos los Estados Miembros, independientemente de su desarrollo
económico, dando mayor énfasis a la universalidad de su programa de educación en
términos de difusión (países) y contenido (enfoque holístico), así como a la innovación en
la educación y a la capacidad de responder a los desafíos contemporáneos y futuros a
través de la educación.

Un enfoque unificado
La suspensión de la contribución de algunos Estados Miembros a la UNESCO en el 2011
significó un recorte de aproximadamente un 20% en el presupuesto de la Organización.
En consecuencia, el presupuesto de los programas de educación también sufrió recortes
significativos, incluyendo una reducción en el número de puestos de trabajo. La premisa de
base de esta estrategia es que en los próximos años se identificarán fuentes de financiamiento

65

alternativas. El Sector de Educación ya ha logrado ampliar significativamente su base de
financiamiento extrapresupuestario y ha generado más recursos, entre otros a través de
nuevos donantes emergentes y del sector privado. Se harán importantes esfuerzos para
movilizar más de recursos con el fin de financiar las áreas prioritarias del programa de
educación. El Sector está fomentando un financiamiento de base de múltiples donantes
destinado a los programas prioritarios, para hacer la planificación más predecible.
El Sector de Educación es el más grande de los cinco sectores de programa de la
UNESCO. Cuenta con cerca de 300 funcionarios de carácter fijo, ubicados en tres
entidades de ejecución: la Sede de la UNESCO, alrededor de 55 oficinas fuera de
la Sede y siete institutos especializados de educación de categoría 115. Para asegurar
que el programa de educación se ejecute de forma conjunta, se deben aprovechar los
recursos humanos y los conocimientos técnicos disponibles en toda la Organización.
Todas las entidades ejecutoras serán movilizadas para contribuir a la consecución de los
objetivos estratégicos, con tareas y responsabilidades claramente definidas. La UNESCO
ha evaluado las ventajas y funciones comparativas de los respectivos Institutos para evitar
la superposición y reforzar las sinergias.
Además, a lo largo de los años, la UNESCO ha desarrollado una cantidad impresionante
de redes que movilizará como parte de su estrategia de implementación. Por ejemplo,
el programa UNITWIN/Cátedras UNESCO, que promueve la creación de Cátedras
UNESCO y la cooperación interuniversitaria internacional en áreas prioritarias clave
relacionadas con los ámbitos de competencia de la UNESCO. El programa se desarrolla
en aproximadamente 124 países e involucra a más de 650 instituciones. Del mismo modo,
la RedPEA, en sus más de 60 años de existencia, ha generado una red mundial compuesta
por 9900 instituciones educativas en 181 países; estas fungen como laboratorios de ideas
sobre enfoques innovadores para la educación de calidad y son agentes importantes para
el cambio positivo. Otro ejemplo es la Red UNESCO-UNEVOC, una plataforma mundial
de instituciones EFTP establecidas que ofrece puntos focales para la prestación de servicios
y plataformas para la cooperación internacional en la EFTP. Otros asociados clave de la
implementación son las Comisiones Nacionales para la UNESCO, los Clubes UNESCO
y los Embajadores de Buena Voluntad, así como los nueve centros de categoría 2 en el
área de educación16.

66

15 Los Institutos de Educación de categoría 1 son la Oficina Internacional de Educación de la UNESCO (OIE), el
Instituto Internacional de Planeamiento de la Educación de la UNESCO (IIPE), el Instituto de la UNESCO para
el Aprendizaje a lo Largo de Toda la Vida (UIL), el Instituto de la UNESCO para la Utilización de las Tecnologías
de la Información en la Educación (ITIE), el Instituto Internacional de la UNESCO para el Fortalecimiento
de Capacidades en África (IICBA), el Instituto Internacional de la UNESCO para la Educación Superior en América
Latina y el Caribe (IESALC) y el Instituto Mahatma Gandhi de Educación para la Paz y el Desarrollo Sostenible
(MGIEP).
16 Los centros de categoría 2, además del APCEIU, son el Centro Regional de Educación de Adultos (ASFEC), el
Centro Internacional para la Educación de las Niñas y las Mujeres en África (CIEFFA), el Centro Internacional de
Investigación y Formación sobre Educación Rural (INRULED), el Centro Regional para la Atención y Educación de la
Primera Infancia en los Estados Árabes (RCECCE), el Centro Regional de Planeamiento de la Educación (CRPE), el
Centro Regional para la Calidad y la Excelencia en la Educación (RCQE), el Centro de Aprendizaje a lo Largo de
Toda la Vida para el Desarrollo Sostenible en Asia Sudoriental (SEA-CLLSD) y el Centro de Asia Meridional para el
Perfeccionamiento de los Docentes.

Es fundamental mantener un vínculo estrecho entre la coordinación mundial y la función
normativa de la UNESCO, por un lado, y sus actividades operacionales a nivel de país,
por otro; y sus diversas entidades ejecutoras deben trabajar conjuntamente, como una.
El Sector de Educación tiene tres oficinas regionales de educación, que desempeñan un
importante papel de coordinación en este sentido: en Bangkok (Tailandia) para Asia y el
Pacífico, en Santiago (Chile) para América Latina y el Caribe, y en Beirut (Líbano) para
los Estados Árabes. En África Subsahariana, la UNESCO recientemente emprendió una
reforma de la red fuera de la Sede, la cual le permitió fortalecer aún más su capacidad
de entrega y garantizar una masa crítica de conocimientos en una serie de oficinas
regionales multisectoriales. Todo el personal internacional en África se concentrará en
las cinco oficinas regionales multisectoriales en África Subsahariana: Dakar (Senegal),
Nairobi (Kenia), Abuja (Nigeria), Yaundé (Camerún) y Harare (Zimbabue).
Una de las principales ventajas comparativas de la UNESCO es la intersectorialidad de
su mandato. El Sector de Educación, al diseñar e implementar sus actividades, puede
recurrir a expertos en cultura, comunicación, ciencias naturales y ciencias sociales, y
también puede integrar la educación en los programas de estos otros sectores. El Sector
de Educación hará valer esta ventaja comparativa, consolidando aún más su capacidad
interdisciplinaria para fortalecer la cooperación intersectorial y hacer más efectivo su
trabajo, particularmente a nivel de campo.

Crear asociaciones y fortalecer sinergias para tener un
mayor alcance mundial
Trabajando con todas las partes interesadas, la UNESCO ha hecho grandes esfuerzos
por fortalecer los mecanismos de coordinación mundial de la EPT. Para ello, el Comité
de Dirección de la EPT ha desempeñado un papel cada vez más importante en el
desarrollo de la agenda de educación post-2015. Una estrategia clave de la UNESCO
en los próximos años será seguir fortaleciendo la coordinación mundial de la agenda
de educación para garantizar una mayor sinergia entre los socios clave. La UNESCO
buscará asegurar que sus ventajas comparativas, en áreas como la función normativa, la
prospectiva en tendencias en la educación, la provisión de una plataforma para el diálogo,
la garantía de calidad, la planificación y las políticas de educación, y el desarrollo de
capacidades iniciales, se reconozcan y planifiquen más adecuadamente a nivel país
para complementar el trabajo de sus socios más cercanos, especialmente el UNICEF, la
Alianza Mundial para la Educación (GPE, por sus siglas en inglés) y el Banco Mundial. La
UNESCO también ha desarrollado una cooperación más estrecha en los últimos dos años
con otras organizaciones de la ONU (por ejemplo la OIT, ONU Mujeres, la OMS) y con
la OCDE, y esta cooperación se seguirá fomentando.
A través de alianzas estratégicas con una amplia gama de actores del sector público
y privado, la UNESCO busca movilizar conocimientos, capacidades, competencias y
la sensibilización para ayudar a fortalecer el alcance e impacto de su programa. La

67

UNESCO tiene experiencia en la cooperación con diversas partes interesadas y
socios: gobiernos donantes bilaterales, fondos y programas de las Naciones Unidas,
organizaciones multilaterales, bancos de desarrollo multilaterales, organizaciones del sector
privado, organizaciones no gubernamentales, parlamentarios y miembros de los medios
de comunicación y del mundo académico, entre otros. La UNESCO seguirá explorando
y fortaleciendo estas alianzas, particularmente aquellas con el sector privado y con
nuevos donantes, como los BRICS. Dichas alianzas no se limitan a la mera capacidad de
financiamiento; la cooperación también implica una dinámica particular para aprovechar
el considerable potencial que ofrecen en términos de conocimientos especializados,
promoción, difusión y sostenibilidad en pos de los objetivos y programas prioritarios de
la UNESCO. La Organización ha establecido una serie de alianzas nuevas con el sector
privado, particularmente en relación con la iniciativa de la educación para las niñas y las
mujeres. Estas alianzas amplían la plataforma de cooperación en educación, incorporando
nuevos actores clave. La diversidad de las partes interesadas y los socios será un recurso
importante para la UNESCO en su trabajo hacia la consecución, de aquí al 2021, de las
orientaciones estratégicas descritas en esta estrategia.

68

Referencias

ACNUR. 2014. Figures at a Glance. Ginebra, Oficina del Alto Comisionado de las
Naciones Unidas para los Refugiados. www.unhcr.org/pages/49c3646c11.html
Banco Mundial. 2006. Informe sobre el Desarrollo Mundial 2007: El desarrollo y la nueva
generación. Washington, DC, Banco Mundial.
Banco Mundial. 2011a. Global Monitoring Report 2011: Improving the Odds of Achieving
the MDGs. Washington, DC, Banco Mundial.
Banco Mundial. 2011b. Aprendizaje para todos: Invertir en los conocimientos y las
capacidades de las personas para fomentar el desarrollo – Estrategia de Educación
2020 del Grupo del Banco Mundial. Washington, DC, Banco Mundial.
Banco Mundial. 2011c. Informe sobre el Desarrollo Mundial 2011: Conflicto, Seguridad y
Desarrollo. Washington, DC, Banco Mundial.
Daniel, J.S. 2009. Highlights of the UNESCO Global Forum on Rankings and Accountability:
Uses and Misuses. París, UNESCO. www.unesco.org/new/fileadmin/MULTIMEDIA/
HQ/ED/pdf/RANKINGS/Stamenka-JohnDaniel.pdf
De Muro, P. y Burchi, F. 2007. Education for Rural People and Food Security: A Cross-Country
Analysis. Roma, Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la
Alimentación.
FAO. 2009. 1 020 millones de personas pasan hambre. Roma, Organización de las
Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, Programa Mundial de
Alimentos. (Comunicado de Prensa, 19 de junio.)
FAO. 2014. Hunger Statistics. Roma, Organización de las Naciones Unidas para la
Agricultura y la Alimentación, Programa Mundial de Alimentos. www.wfp.org/
hunger/stats
Hanushek, E. A., Jamison, D. T., Jamison, E. A. y Wößmann, L. 2008. Education and
economic growth: it’s not just going to school but learning that matters. Education Next,
Vol. 8, N° 2, págs. 62–70.
IDB y IFC. 2011. Education for Employment: Realizing Arab Youth Potential. Yeda/
Washington, DC, Banco Islámico de Desarrollo/Cooperación Financiera
Internacional.
Naciones Unidas. 2011. World Population Prospects: The 2010 Revision. Nueva York,
Naciones Unidas, Departamento de Asuntos Económicos y Sociales, División de
Población. (ST/ESA/ SER.A/313.)
OCDE. 2013. Investment for green growth. París, Organización de Cooperación y Desarrollo
Económicos. www.oecd.org/environment/green.htm (Consultado en noviembre de
2013).

69

OIT. 2014. Tendencias Mundiales del Empleo 2014: ¿Hacia una recuperación sin creación
de empleos? Ginebra, Organización Internacional del Trabajo. www.ilo.org/
wcmsp5/groups/public/---dgreports/---dcomm/---publ/documents/publication/
wcms_234111.pdf (Consultado en junio de 2014.)
Psacharopoulos, G. y Patrinos, H. A. 2004. Returns to investments in education: a further
update. Education Economics, Vol. 12, N° 2.
UIL. 2010. CONFINTEA VI: Marco de Acción de Belém. Hamburgo, Instituto de la UNESCO
para el Aprendizaje a lo Largo de Toda la Vida. www.unesco.org/fileadmin/
MULTIMEDIA/INSTITUTES/UIL/confintea/pdf/working_documents/Belem%20
Framework_Final_es.pdf (Consultado en noviembre de 2013.)
UIS. 2012. Compendio Mundial de la Educación 2012. Oportunidades Perdidas: El Impacto
de la repetición y de la salida prematura de la escuela. Montreal, Instituto de
Estadística de la UNESCO.
UNESCO. 1972. Aprender a ser: la educación del futuro. París, UNESCO.
www.unesco.org/education/pdf/15_60.pdf
UNESCO. 2004. Informe de Seguimiento de la EPT en el Mundo 2005. Educación para
Todos: El imperativo de la calidad. París, UNESCO.
UNESCO. 2010. The central role of education in the millennium development goals. París,
UNESCO. www.unesco.org/new/fileadmin/MULTIMEDIA/HQ/ED/ED_new/
images/education_for_all_international_coordination_new/PDF/analyticalnote.pdf
UNESCO. 2012a. Declaración de París de 2012 sobre los REA. París, UNESCO.
http://www.unesco.org/new/fileadmin/MULTIMEDIA/HQ/CI/CI/pdf/Events/
Spanish_Paris_OER_Declaration.pdf (Consultado en diciembre de 2013.)
UNESCO. 2012b. Education and Skills for Inclusive and Sustainable Development Beyond
2015: Thematic Think Piece. París, UNESCO. (Preparado por el Equipo de Tareas del
Sistema de Naciones Unidas sobre la Agenda de Desarrollo post-2015 de la ONU.)
UNESCO. 2012c. Informe de Seguimiento de la EPT en el Mundo 2012. Los jóvenes y las
competencias: Trabajar con la educación. París, UNESCO.
UNESCO. 2012d. Los Desafíos de la Creatividad. París, UNESCO. (Investigación y
Prospectiva en Educación Contribuciones Temáticas N° 1.)
UNESCO. 2014a. Informe de Seguimiento de la EPT en el Mundo 2013/4. Enseñanza y
aprendizaje: Lograr la calidad para todos. París, UNESCO.
UNESCO. 2014b. Declaración Final de la Reunión Mundial sobre la EPT de 2014:
El Acuerdo de Mascate. París, UNESCO. www.unesco.org/new/fileadmin/
MULTIMEDIA/FIELD/Santiago/pdf/Muscat-Agreement-ESP.pdf
UNESCO/UIS. 2014. El Avance hacia la escolarización de todos los niños se estanca,
pero algunos países muestran el camino a seguir. París/Montreal, UNESCO/UIS.
(Documento de Política 14, Boletín 28.) http://es.unesco.org/gem-report/sites/gemreport/files/228184S_0.pdf

70

Organización
de las Naciones Unidas
para la Educación,
la Ciencia y la Cultura

Esta publicación desarrolla el componente de
educación de la Estrategia a Plazo Medio.
Al mismo tiempo que se le sigue dando un
énfasis a los “asuntos pendientes” de la EPT,
como la alfabetización, los docentes y el
desarrollo de capacidades profesionales,
la UNESCO encabezará y abogará por
acciones reforzadas para aprovechar el
potencial de los educandos y contribuir a que
éstos se conviertan en ciudadanos creativos y
responsables. En un mundo cambiante, donde
los individuos son llamados a contribuir cada
vez más en forma positiva a sus comunidades
a través de la promoción de la paz, la
solidaridad y el respeto a los demás y al
medio ambiente, estoy convencida de que
la Educación para el Desarrollo Sostenible
y la Educación para la Ciudadanía Mundial
también deben considerarse como elementos
cruciales de sistemas educativos completos.
Irina Bokova
Directora General de la UNESCO

Estrategia de

Educación
de la UNESCO

2014-2021

Más información...

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful