Está en la página 1de 338
Teoria moderna en Ajedrez 1. PACHMAN APERTURAS ABIERTAS Ludék Pachman, Gran Maestro de la F.L.D.E., figura entre los escasisimos au- tores actuales que poseen categoria inter- nacional. Sus libros son traducidos a ta mayoria de los idiomas cultos y son la base y el fundamento de todos los aficio- nados en el estudio minucioso de las Ili- mitadas posibilidades del arte ajedrecis- tico. La clave del gran éxito de sus obras, par- ticularmente de sus libros de teoria de las aperturas, reside en el hecho de que Pach- man no es solamnte un autor sobre aje- drez, sino al mismo tiempo un destacado jugador y por ello sabe exactamente la forma en que debe concebirse un buen manual. En la obra presente, el autor estudia con modélica minuciosidad millares de las va- riantes mas modernas, muchas de las cua- les fueron probadas por éI mismo en difi- ciles campeonatos. Especialmente cabe destacar el esfuerzo del autor por reunir en un solo complejo todo lo que guarda relacién mutua dentro de una apertura. Ademas, no se cansa de hacer referencias a afinidades de posiclones. Con ello, asi como también mediante tas explicaciones que ocupan un gran espacio, consigue que los aficionades al ajedrez Ileguen a com- prender tanto las relaciones y leyes, como también las distintas peculiaridades de una posicién. Las APERTURAS ABIERTAS son el primer volumen de la obra fundamental de Pach- man «Teoria Moderna en Ajedrez», que constantemente esta siendo reelaborada y enriquecida con los numerosos conocl- mientos nuevos adquiridos en los campeo- natos de importancia de estos tltimos afios, Los cuatro titulos que componen la edicién espafiola de «Teoria Moderna en Ajedrez»: APERTURAS ABIERTAS, APERTU- RAS SEMIABIERTAS, APERTURAS CERRA- DAS y GAMBITO DE DAMA, estén riguro- samente puestos al dia por el propio autor. Portada de G. Mari L. PACHMAN APERTURAS ABIERTAS L. PACHMAN APERTURAS ABIERTAS TEORIA MODERNA EN AJEDREZ ESCAQUES EDICIONES MARTINEZ ROCA BARCELONA APERTURAS ABIERTAS L. Pachman Traduccién directa dei alemdn por José DeLcapo Git Revisién técnica por José M.* Justa BoRRELL © 1973 por EDICIONES MARTINEZ ROCA, S.A. Avpa. Jost Antonio, 774 - Barcelona-13 RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS Este libro no puede ser reproducido en todo, ni en parte, sin permiso. IMPRESO BN BSPANA- PRINTED IN SPAIN Depésito Legal: B. 15444-1976 ISBN: 84-270-0089-8 Grdficas Diamante, Zamora, 83, Barcelona-5 INDICE LOS PRINCIPIOS BASICOS DE LAS APERTURAS DE AJEDREZ, a) El desarrolfo de las piezas b) La funcién de los peones en Ja apertura c) La lucha por el centro .. eee d) Tiempo, espacio y material e en la apertura . e) La clasificaci6n de las aperturas de ajedrez ... LA APERTURA ESPANOLA: I. P4R, P4R; 2. C3AR, C3AD; 3. ASC . I. EL SISTEMA CERRADO: 3. ..., 5. 0-0, A2R; 6. TIR ... Primera variante: 6. .... PACD; 7. A3C, P3D; 8. P3AD, 0-0; 9. P3TR, carD; 10. mA P P4AD; II. P4D, D2A; 12. CD2D, C3A . wee see eee eee cee wae Segunda variante: 12. , PAXP . Tercera variante: 12. ..., , PAXP3 13. "PXP, ‘arc. Cuarta variante: 12. ..., A2D Quinta variante: 11. ..., C2D Sexta variante: 11. PAXP Séptima variante: 9. ..., CIC Octava variante: 9. ..., P3T . Novena variante: 9. ARR Décima variante: 9. A2C .. Decimoprimera variante; 9. .... C2D Decimosegunda variante: 9. P4D ... P3TD; 4. A4T, C3AR; Vi vu. Decimotercera variante: 9. P3D ... ... Decimocuarta variante: 8. ..., C4TD .. Decimoquinta variante: 8. P4TD ... . . Decimosexta variante (Ataque Marshall): 7. ..., , 0-0 EL SISTEMA CERRADO: 6. D2R 1. oo eee oes oo oie os Primera variante: 6. ..., PACD; 7. A3C, P3D; 8. P4TD ... Segunda variante: 8. P3A, C4TD Tercera variante: 8 ..., 0-0 ... Cuarta variante: 7. ..., 0-0 + Quinta variante: 6. ..., P3D .. EL SISTEMA ABIERTO: 5. ..., CXP ... 2. ee cee eee eee Primera variante: 6. P4D, PACD; 7. A3C, P4D; 8. PXP A3R; 9, P3A, A2R; 10, A3R Segunda variante: 10. CD2D . Tercera variante: 10. P4TD Cuarta variante: 10. TIR ... Quinta variante: 9. .... A4AD; 10. D3D Sexta variante: 10. CD2D ... ... Séptima variante: 9. ..., C4A ... Octava variante: 9. D2R ... ... Novena variante: 6. .... PX P17 EL SISTEMA 5. C3A . EL SISTEMA STEINITZ Y DURAS: 3. C3A; 5. P3D. tee eee cee tee ee P3TD; 4. AAT, Primera variante: 5. ..., PACD . Segunda variante: 5. ..., P3D; 6 ‘PIA | Tercera variante: 6. PAA. Primera variante: 5. PXP; 6. 0-0, A2R; 7. PSR,; CSR; 8. TIR . cee ee ee tee cee tee . Segunda variante: EL SISTEMA 5. D2R 0. 1.2 cee cee cee cee cee eee tee tee nee Primera variante: 5. ..., P4CD; 6, ASG, AAS 7. P3A . Segunda variante: 7. PATD . oe we 91 93 95 95 97 101 101 105 106 112 112 113 114 11s Var. SISTEMAS DE CAMBIO ... 20. 10. ce. cee cee cee tee tee ee Primera variante: 3. ..., P3TD; 4. AXC, PDXA. Segunda variante: 5. ‘AST, C3A; 6. AXC .. Tercera variante: 3. P3ID; 4. AST, C 3A: 5. 5.08, A ADR: 6. AXC ... ... vee LA DEFENSA STEINITZ: 3. ..., C3A; 4. 0-0, P3D; 0 también 3. ..., P3D . Hoe G08 e68 oe ee wee one one cee tee Primera variante: 3. 6. C3A, AQR ... Segunda variante: 6. Tercera variante: 3. LA DEFENSA STEINITZ APLAZADA: 3. ..., P3TI Primera variante: 5. P3A, A2D; 6. P4D, C3A . Segunda variante: 6. ... Tercera variante: 6. . . Cuarta variante: 5. ..., P€AI? Quinta variante: 5. AXC+ Séptima variante: 5. PAD Octava variante: 5. 0-0 .. LA DOS VECES APLAZADA DEFENSA STEINITZ: 3. wy) P3TD; 4. A4T, C3A; 5. 0-0, P3D . Primera variante: 6. TIR ... Segunda variante: 6, AXC+ Tercera variante: 6. P4D ... CA LA DEFENSA BERLINESA Y EL SISTEMA 3. VA PAD oo. oo ee ce cae ee wee one wee Primera variante: 5, TIR ... Segunda variante: 5. P4D Tercera variante: 4. P4D ... SISTEMA CON EL DESARROLLO DEL ALFIL NEGRO A4AaD. Primera variante: 3. ..., A4A; 4. P3A, C3A . us 115 117 117 120 12 122 123 124 124 127 130 132 135 137 138 139 142 142 43 45 Segunda variante: 4. ... 155 Tercera variante: 4. 157 Cuarta variante: 4. 0-0 158 Quinta variante: 3. ..., P3TD; 4, A4T, A4A . 160 XIV. CONTRAATAQUE BIRD: 3. ..., CSD . 161 Primera variante: 4. CXC .. 161 Segunda variante: 4. A4A . 164 XV. LOS RESTANTES SISTEMAS DE DEFENSA ......... ... 165 Primera variante (gambito Janisch) 3, .... P4A ... . 165 Segunda variante: 3. .... P3TD; 4. A4T, P4A . 169 Tercera variante: 3. ..., P3CR ... ... - Cuarta variante: 3. ..., PJTD; 4. A4T, P 172 Quinta variante: defensas irregulares ... ... 0... 60 ce eee 173 LA APERTURA DE LOS CUATRO Y DE LOS TRES CABALLOS: 1. P4aR, rent 2 2, C3AR, C3AD; 3. C3A, C3A; 0 2, OAR, C3AR; 3. CIA .. ae wee 175 L EL SISTEMA SIMETRICO: 2. C3AD(AR); 3. C3A, C3AR(AD); 4. ASCD, ASCD ... wees tee cee cee tee eee 1S Primera variante: 5. 0-0, 0-0; 6. P3D, P3D; 7. ASC, AxC; 8. PXA, D2R . 176 Segunda variante: 7. 178 Tercera variante (Svenonius): 6. AXxC; 7. PXA,P4DI? = 178 i. EL SISTEMA RUBINSTEIN: 4. csD 179 Primera variante: 5. CXC ... 179 Segunda variante: 5. AAT! 180 Tercera variante: 5. A4A 181 Cuarta variante: 5. 0-0 182 Quinta variante: 5. CxP 182 I. DIVERSOS SISTEMAS EN LA APERTURA DE LOS CUATRO CABALLOS ... 20. oe. cee cee cee cee cee eee eee 183 Primera variante: 4. ASC, A4A? ... ... cee cee eee cee cee eee 183 v. Segunda variante: 4. P4D ... 10. ce. cee cee cee tee nee cee nee APERTURA DE LOS TRES CABALLOS: 2. ..., C3AD ... Primera variante: 3. ..., ASC .. Segunda variante: 3. Tercera variante: 3. se» P3CRI APERTURA DE LOS TRES CABALLOS: 2. ..:, C3AR ... LA APERTURA ITALIANA (GIUOCO PIANO) Y LA DEFENSA DE LOS DOS CABALLOS: 1. P4R, P4R; 2. C3AR, C3AD; 3, AGA, AGA; 0 3. 2g CBA oe. cee cee cee cee cee cee tee tee tee eee L GIUOCO PIANISSIMO: 3. ..., A4A; 4. PID... ee oe Primera variante (sistema Canal): 4. .... C3A; 5. C3A, P3D; 6. ASCR ... «.. .. . . Segunda variante: 6. A3R EL SISTEMA CLASICO: 3. ..., AGA; 4. P3A ... 0. oe Primera variante: 4. .... C3A; 5. P4D, PXP; 6. PxP, EL ATAQUE CLASICO DE LA DEFENSA DE LOS DOS CABALLOS DESPUES DE 3. ..., C3A; 4 C5C ... Primera variante: 4. ..., P4D; 5. PXP, CXPI? .. Segunda variante: 5. Cc4TD .. . Tercera variante: 5. ..., CSD . Cuarta variante: 4. ..., A4A .. EL ATAQUE MODERNO EN LA DEFENSA DE LOS DOS CABALLOS DESPUES DE 3, ..., C3A; 4, P4D . PXP; 5. 0-0, CXPs 6. - TAR, P4aD; Primera variante: 4. 7.AXP., Segunda variante: 7z C3AI7- Tercera variante: 5. CSC . Cuarta variante: 5. P5R .. 184 186 186 187 187 188 189 189 190 191 197 197 199 203 204 208 208 212 212 213 V. EL ATAQUE MAX-LANGE: 3. ..., ASA; 4. 0-0, C3A; 5. PAD, PXP; 6. PSR, o 4. P4D, PXP; 5. 0-0, C3A; » C3A; 4, PAD, PXP; 5. 0-0, A4A; Primera variante: 6. ... Segunda variante: 6. Tercera variante: 5. P4D, AXP. Cuarta variante wee PID WS Quinta variante: 4. P4D, AXP! ... .. VI. ALGUNAS OTRAS CONTINUACIONES DESPUES DE + C3AR .. see ee cee ee Primera variante: 4. C3A .. Segunda variante: 4, P3D . EL GAMBITO EVANS: 1. PAR, Pans 2 » GAR, GAD; 5 3. Aaa, A4A; 4. PACD ... se nee nee pee cee nee eee eee on I, EL GAMBITO ADMITIDO: 4, ..., AXPC ... 0. we oe Primera variante: 4. ..., AXPC; 5. P3A, AAT; 6. P4D ... Segunda variante: 6. 0-0 ... . . Tercera variante: 5. ..., AA soe see Cuarta variante: 5. ..., A2ZRY 0. 6c. cee cee cee tee cee nee Il. EL GAMBITO RECHAZADO ... ... oe. cee cee cee cee are Segunda variante: 4. Tercera variante: 4. ..., P4D ... OTRAS DEFENSAS A LA CONTINUACION 3. AGA ... ... ... Primera variante (defensa hungara): 3. ..., A2R ... ... Segunda variante (sistema Alekhine): 3, Tercera variante: 3. ..., CSD ... ... LA APERTURA ESCOCESA: 1. P4R, P4R; 2. C3AR, C3AD; 3. PAD Primera variante: 3. ...,PxP; 4. CXP, A4A.. Segunda variante: C3A —_ Tercera variante (Steinitz): 4. ..., DST . 10 216 216 218 220 220 221 221 221 222 232 232 232 234 235 236 236 238 EL GAMBITO ESCOCES: 1. P4R, PAR 7 2 » CAR, GAD; 3 3. pp, PXP; 4, A4A o P3A . Primera variante: 4, A4AD Segunda variante: 4. P3A .. LA APERTURA PONZIANI: 1. Pan, P4R; 2. GAR, C3AD; 3. P3A . see cee eee fete tee cee cee ee eee ws Primera variante: 3, ..., P4D ... Segunda variante: 3. ..., C3A LA DEFENSA PHILIDOR: 1. P4R, P4R; 2. C3AR, P3D ... ... ... Primera variante: 3. P4D, C2D ... ... ... -.. Segunda variante: 3. » C3AR Tercera variante: 3. ..., PXP ... Cuarta variante: 3. ..., PAAR? 00. 26. cee eee cee one LA PARTIDA RUSA: 1. P4R, P4R; 2. C3AR, C3AR ... «0... I. EL SISTEMA 3. CxP .. Primera variante: 3. ..., P3D; 4. CZAR, CxP; 5. P4D ... Segunda variante: 5. D2R .. . Tercera variante: 5, C3A Cuarta variante: 5. P3D ... ... serene Quinta variante: 5, PAA ... 2. cee cee tee vee Il. EL SISTEMA STEINITZ 3. P4D 0. 1. cee cee cee tee tee eee Primera variante: 3. ..., CXP oi. .20 cee cee cee cee cee eee eee Segunda variante: 3. ..., PXP 20. 0.0 cc. cee cee cee cee eee OTRAS DEFENSAS EN EL JUEGO DE CABALLO Y RE’ PAR; 2. C3AR . : Primera variante: 2, Segunda variante: 2. .. Tercera variante: 2. .... P3AR? LA APERTURA VIENESA: 1. P4R, P4R; 2. C3AD ... ... 0. oo I. LA DEFENSA 2, ..., C3AR ... cee cee cee cee cee cee tee eee Primera variante: 3. P4AR, P4D1; 4. PAXP, CxP; 5. C3A see ee vee eee 241 241 242 255 256 256 257 258 258 259 262 262 263 264 265 265 266 i Segunda variante: 5. D3A .. Tercera variante: 3. A4A . Il LOS OTROS SISTEMAS DEFENSIVOS ... ... ... ... -. Primera variante: 2. ..., C3AD; 3. A4A .. Segunda variante: 3. P3CR ... Tercera variante: 3, PAAR Cuarta variante: 2. ..., A@4A ... APERTURA DEL ALFIL DE REY: 1, P4R, P4R; 2. AGA ... ... «.. Primera variante: 2. ..., C3AR; 3. P3D .. Segunda variante: 3. P4D ... Tercera variante: 2. ..., AGA . EL GAMBITO DE REY: 1. PAR, P4R; 2. PAAR o.oo ee ee ee oe 12 L_ LA DEFENSA CLASICA DEL GAMBITO DE CABALLO DE REY: 2. ..., PXP; 3. C3AR, P4CR . Primera variante (gambito Kieseritzky): 4. P4TR, P5 5. CSR .. Segunda variante “Gambito. “Allgaies} CSCI? Tercera variante: 3. A4A, PSC Cuarta variante: 4. ..., A2C! .. Quinta variante: 4. C3A Sexta variante: 4. P4D ... IL OTRAS DEFENSAS EN EL GAMBITO DE CABALLO ... Primera variante: 3. ..., Segunda variante: 3. Tercera variante: 3. Cuarta variante: 3. ... HI. EL GAMBITO DE ALFIL: 2. .... PXP; 3. A4A... ... Primera variante: 3. Segunda variante: 3. Tercera variante: 4, Cuarta variante: 3. C3AR! Quinta variante: 3. ...,C3AD Sexta variante: 3. ..., P4AR ... » DST+; 4. RA, PACR ... P4D; 4. AXP, DST+ ... , C3AR ... 280 280 281 285 287 292 293 294 295 295 299 301 305 305 308 309 309 310 TV. OTRAS CONTINUACIONES PARA ATACAR ... ..... 311 Primera variante: 3. D3A .. 311 Segunda variante: 3. A2R . 311 Tercera variante; 3. P4D .. «312 Cuarta variante: 3. C3AD? ... 1. ses cee cee cee tee tee nee 2 EL GAMBITO RECHAZADO DE REY ... ... ... ee ee cee ee eee S14 I. SE PUEDE RECHAZAR POR MEDIO DE 2... A4A... 314 Primera variante: 3. C3AR, P3D; 4, P3A ... 314 Segunda variante: 4. C3AD, 0 4. A4A .. 317 Tercera variante: 4. PA4CDI? . 319 Cuarta variante: 4, P4D 320 Il. EL CONTRAGAMBITO FALKBEER: 2. ..., PAD... .. 320 Primera variante: 3. PXPD, P5R!; 4. P3DI, C3AR: 5. C2DI ww. . 321 Segunda variante 324 Tercera variante: 5. PXP .. 325 Ti. DEFENSAS POCO HABITUALES ... ... 105 ees eee vee ves 327 Primera variante: 2. .. 327 Segunda variante: 2. ..., 327 EL GAMBITO MEDIO Y EL GAMBITO NORDICO: 1, P4R, P4R; 2 P4D, PXP . wae nee tee cae cee tee oan eee 329 Primera variante: 3. DXP .. 5 329 Segunda variante: 3. P3AD . 330 LOS SISTEMAS POCO HABITUALES ... ... 00. oe vee cee ees 333, Primera variante (apertura Alapin): 1. P4R, P4R; 2. C2R 333 Segunda variante: 2, P3AD ... ... ... ... 333 13 Diagrama nim. 1 DIAGRAMA MOSTRANDO LA DESIGNACION ALGEBRAICA DE LAS CASILLAS DEL TABLERO DE AJEDREZ 14 LOS PRINCIPIOS BASICOS DE LAS APERTURAS DE AJEDREZ En una partida de ajedrez se distinguen tres fases: Apertura, Medio juego y Final. La primera fase, la apertura, de la que trata este libro, es la parte de la partida en la que ambos jugadores preparan el despliegue de sus fuerzas, desarrollan sus piezas y forman su cadena de peones. La posicién bdsica de las piezas la conoce cualquier principiante: A pesar de ello, Réti opinaba que es la posicién més diffcil del ajedrez. Sélo el hecho de que gran parte de+la literatura ajedrecfstica se ocupe de las diversas posibilidades que resultan de esta posicién, le da la razén. Al contemplar la posicién inicial, se ve claramente que de las piezas sélo se pueden mover los caballos, mientras que a todas las demds, la propia fila de peones les impide tener libertad de movimientos. La necesi- dad de facilitarles la participacién en Ja lucha, resulta el fin principal del juego de apertura: a) El desarrollo de las piezas Por el desarrollo de Jas piezas se entiende Ja colocacién de las mismas en casillas donde puedan ejercer mejor su funcién de ataque y defensa. Unicamente de las reglas sobre los movimientos de las piezas de ajedrez se 15 desprende que las casillas mds propicias para el desarrollo de las piezas, sobre todo de los caballos, son las del centro del tablero. Por eso, sdélo muy raramente encuentra uno en los sistemas de apertura tedéricos jugadas como C3TD, C3TR y similares. Em cambio, he aqui casillas habituales para el desarrollo de los caballos, 3AD, 3AR, 2D, 2R. El mismo principio se aplica también a las demés pie- zas. Descuidar el desarrollo a tiempo de las piezas, incluyendo la realiza- cién del enroque, es uno de los errores mds frecuentes de los principiantes. Muchos libros de ajedrez citan por eso una serie de casos ejemplares, tales como la siguiente partida histérica, llamada «Cadete de Marina» segin una opereta de Genée, en donde tiene lugar: 1, PAR P4aR 2, C3AR P3D Esto atin no constituye un error, si bien se prefiere defender un peén mediante el desarrollo de una pieza, o sea, C3AD. 3. A4A P3TR Una pérdida de tiempo tfpica de un principiante. 4, CA ASC El negro hace caso omiso de una pequefia maniobra tdctica, pero de todos modos, el blanco Hevarfa ventaja de dos tiempos en el desarrollo. 5S. CxPI AXxD 6. AXP+ R2R 7, CSD+ + En la prdctica, las consecuencias no son siempre trdgicas, pero una mala posicién y la pérdida de la partida son el castigo habitual de un desarrollo deficiente, Cualquier pérdida de tiempo no justificada concede al adversario una ventaja de desarrollo, Los siguientes ejemplos ilustran varias maneras de perder tiempo L 1. P4R, P4D (la jugada "ie iniciacién de la apertura escandinava) 2, PXP, DxP; 3. C3ADI Diagrama nim. 3 16 El negro ha de retirar su dama atacada, por lo que el blanco ha obtenido la jugada de desarrollo C3AD casi regalada. Decimos que «él ha ganado un tiempo», en cambio el negro «ha perdido un tiempo» a consecuencia de Ja retirada de la dama. Aquf, esta pérdida de tiempo fue uma conse- cuencia del desarrollo prematuro de la dama. Una posicién expuesta de la dama suele brindar a las piezas contrarias una oportunidad de ganar «tiempos». 1. P4R, P4R; 2, C3AR, C3AD; 3. PAD, PXP; 4. A4AD. (Véase el gambito escocés) 4. .... AGA; 5. C5C?7, C3TRL. Véase Ja diferencia entre la ultima jugada del blanco y la del negro; el blanco hace una jugada de ataque, moviendo nuevamente una pieza ya desarroliada; el negro se defiende moviendo una nueva pieza y logrando inmediatamente una ventaja en el desarrollo de tres piezas contra sdlo dos del bianco. Segun se mostrard en el capftulo correspondiente, fracasa tam- bién el intento del blanco de resolver la situacién a la fuerza: 6. CXPA, CxC; 7, AXC+, RXA; 8 DST+, P3CR; 9. DXA, P3D! (ganancia de tiempo por el ataque contra la dama expuesta) 10. DSCD, TIR y el negro queda magnificamente. La situacién seria muy diferente si el negro, después de 5. C5C?, cometiera el mismo error y utilizara con 5. .... C4R? una pieza ya movida para la defensa, menospreciando el desarrollo. Segiin se desprende del diagrama, el blanco no Ileva retraso en su desarrollo y la posicién de ataque de sus piezas le permite ahora la reali- zacién de una combinacién similar a la anterior, pero con un efecto dis- tinto: 6. CXPl, CxC; 7, AXC+, RXC; 8 DST+, P3CR; 9, DX A, D3A (no hay otra forma de defender e] peén) 10. ASC y el blanco Ileva ventaja, Otra forma de pérdidas de tiempos son las maniobras de cambio equivo- cadas. En general cambiar una pieza, cuyo movimiento ya ha necesitado uno o varios tiempos de desarrollo, contra una pieza que o bien no ha sido movida atin o bien ha necesitado menos tiempo. He aquf un ejemplo: Tl. 1. P4R, P4R; 2. C3AR, C3AD; 3. P4D, PXP; 4, CXP (véase apertura escocesa) 4. ..., A4A; 5. CXC? (correcto y ldgico resulta 5. A3R) » D3Al; 6. D2R (0 D2D) 5. .... DxC y el negro tiene ventaja de desarrollo. 7 Diagrama nim. 5 b) La funcién de Ios peones en la apertura De los ejemplos mencionados se desprende que la misién de las piezas la apertura est4 definida de forma bastante clara, o sea, por Ja necesidad de su r4pido desarrollo. Pero ic6mo hay que proceder con los peones? Ya el ejemplo del «Cadete de la Marina» mostr6 claramente que jugadas inne- cesarias, con peones, retrasan el desarrollo de las figuras, significando a menudo una pérdida de tiempo fatal. Las jugadas de peones en la apertura son sobre todo un medio auxiliar para el desarrollo de las figuras. Pero eso no debe interpretarse como si los peones hubieran que abrir las Ineas a las figuras no desarrolladas, habiendo cumplide su misién de esta manera. Demostraremos, por un ejemplo, cémo serfa el principio de una partida, si uno de los jugadores se dejara guiar por esta opinién tan fimitada sobre Ja funcién de los peones; IV. 1. P4R, P3CR; 2. P4D, A2C; 3. C3AR, P3CD; 4. A3D, A2C; 5. 0-0. Diagrama nim. 6 18 El diagrama muestra claramente la diferencia entre Ja posicién blanca y negra, E] desarrollo sucesivo del negro queda de repente dificultado, ya que después del movimiento de los caballos a C3AR y C3AD hay que contar que estén amenazados por el avance de los peones 5R y SD del blanco. UQué errores cometié el negro? Bien es verdad que estuvo a la altura ze) blanco en Ja lucha por el tiempo en el desarrollo, pero perdié la lucha por el espacio, ya que Ie dej6 al blanco el campo libre en el centro del tablero, sin compensacidn alguna a cambio. c) La lucha por el centro De la Significacién de las casillas centrales para e] desarrollo de las figuras, resulta la necesidad de luchar por el dominio del centro. El elemen- to mas importante en esta lucha es los peones. stremos por otro ejemplo, qué consecuencias tiene la lucha vic- toriosa en el centro, sobre todo cuando esté ocupado por peoncs: V. 1. P4R, P4R; 2. C3AR, C3AD; 3. A4A, AGA (véase apertura ita- liana) 4, P3AD (hasta ahora se trataba del desarrollo de Jas piezas, ahora se inicia la lucha por el centro; el blanco prepara el avance P4D) 4 C3A; 5. P4D, PXP; 6. PxP, A3C? (un grave error estratégico, que ‘Ye deja al blanco. en centro dindmico de peones, Correcto era 6. . +3 por ejemplo, 6. .... ASC+; 7, A2D, AXA+; 8 CDXA, Pipi, y el negro al cambiar los peones en 4R del blanco, equilibra el centro). Diagrama nim. 7 La fortaleza del centro de peones se hace patente aqui de un modo impresionante. Después de la posicién del diagrama se sigue: 7. PSD, C2R; 8. PSR, C5C; 9. P6D, PXP; 10. PXP, C3AD; 11, ASCR, C3A3 12. 0-0, y la posici6n del negro es desesperada. Sin embargo, serfa equivo- suponer que por una colocacié6n mecénica de los peones en 4R y 4D se consigue siempre un dominio ventajoso del centro. Esta posicién de los peones en el centro puede, a veces, ser también débil; por ejemplo: VI. _1. P4D, C3AR; 2, P4AD (presién contra el punto central 5D) 2; .» P3CR; 3, C3AD, PAD; 4. PXP, cx 5. P4R, CXC; 6. PXxC, P4A4DI; 7. A4AD (si 7. PX P?, entonces 7. .... D4T) 7, ..., A2C; 8 C2R, 0-0, 19 Diagrama nim. 8 En la icién del diagrama, el negro tiene buen contraataque por la presién el peén de dama, por lo tanto, el juego estd equilibrado. No siempre el centro de peones ha de tener la formacién de 4D y 4R: VIL 1, P4R, P4AD; 2, C3AR, P3D; 3. P4D, PXP; 4. CXP, P3CR? (correcto aquf es 4. .... C3AR y sélo después de 5. C3AD, jugar 5. .... P3CR) 5. P4ADI, A2C; 6, C3AD. Diagrama nim. 9 Por su quinta jugada, el blanco se asegura definitivamente el dominio del punto 5D y evita cualquier contraataque del negro en el centro. En la posicién dada tiene, pues, una importante ventaja de espacio. Es posible ocupar el centro también de otro modo que por peones. Casillas centrales pueden ser ocupadas también por figuras. En tal caso, se habla de centro de figuras. He aqu{ un ejemplo sencillo de ello: VIL. 1. P4D, P3R; 2, C3AR, P4AD; 3. C3A, PAD; 4. PARI, PD XP; 5. CXP, PXP; 6. DXP, DXD; 7. CxD. 20 El blanco tiene mejor juego merced a Ja gran eficacia de sus caballos centralizados. En la mayorfa de las aperturas de ajedrez, el blanco, que tiene Ja ventaja de la salida, se esfuerza por dominar el centro y el negro intenta disputdrselo. 2Qué clases de defensas existen contra la formacién de un fuerte centro dé peones? Mostrémoslo en un ejemplo de la lucha contra la formacién de los peones 4D y 4R. Después de la primera jugada del bianco 1. P4R, el negro puede de- fenderse contra la ocupacién del centro, que se cierne, de las siguientes maneras: bP las jugadas P4R y P4AD que dificultan Ja realizacién del avan- ce a 2. Por un contraataque en el centro con 1. ..., P4D, lo cual, sin embar- go, resulta desventajoso a causa de 2, PXP, D xP; 3. C3AD, con ventaja de un tiempo en e} desarrollo. 3. Preparacién de este contraataque por la jugada 1. ..:, PAR o 1. ...» P4, con la intencién de jugar, después de 2. P4D, 2. ..., P4D y, des- pués del cambio de 3. PR XP, replicar tomando este peén. O por la jugada preparatoria 1. .... C3AD con la intencién de contestar, después de 2, P4D, con P4D y atacar, después de 3. PXP con DXP el pedn dama. 4. Por contraataque inmediato en el] centro mediante 1. .... C3AR. Esta posibilidad sorprenderd visiblemente al principiante, puesto que creeré probablemente que el blanco puede establecer, por Ja persecucién del ca- ballo con 2. P5R, C4D; 3. P4AD, ademas de 3. ..., C3C; 4. PSD, un centro aparentemente fuerte. Precisamente, esta posicién es muy instructiva para el estudio de la lucha por el centro. Caso de que el peén blanco estuviera ain en 4R, la posicién blanca serfa, sin duda, muy ventajosa. Pero asf, el negro puede iniciar, aprovechéndose del expuesto y adelantado peén rey, un contraata- que contra el centro blanco: 2 4. ..., P3D, y en el caso de 5. C3AR, entonces 5. .... ASC, o después de 5. P4A, seguir 5. ..., PX P; 6. PAXP con ataque contra el pedn de dama. Este ejemplo es muy importante para la comprensién de muchos sistemas de aperturas modernos. Muestra un nuevo principio estratégico que en los tiempos del Iamado ajedrez cldsico era totalmente desconocido, A menudo se puede tolerar la formacién del centro del adversario, al crearse una posicién que permite el ataque contra este centro. Al jugar el blanco en la primera jugada 1. P4D, eatonces el negro tiene las siguientes posibilidades de defensa contra la amenazadora ocupacién central por la jugada 2. P4R: 1, Impedir directamente este avance por la jugada P4D o P4AR. En relaci6n con la defensa 1. .... P4D, queremos mencionar un principio im- Portante que se aplica a casi todas las aperturas que no empiecen con la jugada i. P4R. El pedn de alfil dama sirve agu{ siempre para ejercer presién sobre el peén dama enemigo o para la defensa del propio pedn dama. Por eso, casi siempre resulta desventajoso quitarle la posibilidad de inter- venir en la lucha por el centro, por ejemplo con C3AD, mientras este peén siga en 2AD. As(, pues, por ejemplo, no es ventajoso jugar, después de las jugadas 1. P4D, P4D; 2. C3AD, porque después de 2. ..., C3AR, el blanco ya no tiene la posibilidad de incrementar 1a presién sobre los puntos 5D y 5R. El principiante quizds diga: zCudl es la diferencia con respecto a la posicién que resulta de las jugadas 1, P4R, P&R; 2. C3AR, C3AD y que es una de las posiciones iniciales mds frecuentes en general? Comparemos ambas: Ver diagramas 12 y 13. En la primera posicién, e] punto 5D no es defendido por el caballo, sino por la dama; en la segunda, el punto 5R sdélo es defendido por el caballo y al realizar el avance P4D interviene también la dama blanca, Resulta in- teresante que esta diferencia aparentemente insignificante cambie el cardc- ter de la posicién por completo. Segun se demostrard en el estudio sobre el gambito de dama, después de las jugadas 1. P4D, P4D lo més ventajoso para el blanco es iniciar un ataque inmediato contra la base de la posicién central negra por el sacrificio aparente de 2, P4AD! 2. Obstaculizacién del avance de P4D por la presién de figuras sobre el punto 4R: 1. ..., C3AR, por ejemplo después de 2, P4AD! (2. C3AD, 22 Didgrama nem. 12 Diagrama nim. 13 P4D, véase la explicacién anterior) 2. .... P3R; 3. C3AD. Ahora el negro puede evitar el avance inmediato de P4R por el bloqueo 3. ..., ASCD o en caso de 3. C3AR, aumentar la presién contra el punto 4R con 3. .... P3CD seguido de A2C. Diagrama nim. 14 Diagrama nim. 15 3. Después de 1. P4D, el negro puede tolerar el movimiento siguiente de P4R y crearse, a cambio, contraataques por ta preparacién del avance rap para ello, es otra vez preciso realizar la jugada L. .... P3Ro LL. ..., 4. El negro prescinde del control del punto 4R, credndose a cambio otras posibilidades por el avance de P4R; por ejemplo: 1. P4D, C3AR; 2. P4AD, P3D; 3, C3AR, CD2D; 4. C3A, P4R. 5. Ataque inmediato contra el peén dama con 1, .... P4AD, hecho posible por las circunstancias de que, después de 2. PXP, P3R, el negro 23 recupera el peén (3. P4CD?, PATD!; 4. P3AD?, PXP; 5. Px P, D3A, etc.). Ultimamente ha aumentado fuertemente la popularidad de aquellos siste- mas, en los cuales el negro permite la formacién de un centro de peones blancos, para luego iniciar un ataque contra el mismo. Algunos tedricos consideran incluso el centro de peones en la mayorfa de los casos como débil. Asf surgieron sistemas, en los cuales el blanco asume, por propia voluntad, e] papel del negro, permitiéndole la ocupacién del centro para Ivego sacar provecho de lo expuesto de su posicién. En general, dichos sistemas se caracterizan por una presién de flanco contra las casillag centrales enemigas, por ejemplo, por la jugada de intro- duccién 1, P4AD o L. P4AR 0 por la apertura de 1. C3AR con el subsi- guiente 2. P4AD, 2. P3CD o 2. P3CR. d) Tiempo, espacio y material en Ja apertura Hasta ahora se ha familiarizado al lector con dos elementos basicos de Ja partida de ajedrez; 1. Con el factor tiempo (desarrollo de piezas, ganancia y pérdida de tiempo). 2. Con el problema espacio (lucha por el centro = lucha por el espa- cio). El tercer elemento bdsico es el material, representado por el nimero de piezas y su valoracién. En la apertura de la partida de ajedrez se puede observar mejor el alcance de la interdependencia y el valor de cam- bio de estos elementos bdsicos. A menudo se puede ganar espacio por una pérdida de tiempo. Por ejemplo, después de 1, P4R, P4R; 2. C3AR, C3AD; 3. A4A, A4A, la jugada que ya conocemos 4. P3AD asegura una ventaja de espacio (por el avance de P4D) a costa de una pérdida de tiempo. Por otra parte, el negro gané en la variante ya citada 1. P4R, C3AR; 2. PSR, C4D; 3, P4AD, C3C; 4. P4D, P3D; 5, P4A, PXP; 6. PAXP, C3A, tiempos de desarrollo al precio de una pérdida de espacio. Para la teorfa de aper- turas, son muy importantes aquellos sistemas, de los cuales se gana tiempo, espacio o ambos a costa de sacrificios materiales. Estos sistemas se llaman gambitos. En un gambito, se sacrifica un peén, a veces incluso varios peones © en casos excepcionales. una figura, con el fin de acelerar su des- arrollo de figuras u ocupar el centro. Un ejemplo tfpico de un sacrificio de pedn por una ventaja de tiempo, constituye el Namado «gambito nérdico»: IX. 1. P4R, P4R; 2. P4D, PXP; 3. P3AD, PXP; 4. A4AD, PXP; 5. ADXP. Ver diagrama 16. Por dos peones, el blanco gané tres tiempos de desarrollo. En este ejemplo, se puede demostrar con qué método se puede combatir estos sis- temas de gambito. El método, ya establecido en su tiempo por el doctor Emanuel Lasker, consiste no s6lo en compensar en el momento oportuno, por la devolucién de los peones, Ja ventaja de desarrollo del adversario, sino incluso en convertirla a menudo en una ventaja de desarrollo propia. En el presente ejemplo, el negro Jo logra sin esfuerzo por las jugadas 5 «sy PADI; 6. AXPD, C3AR; 7, AXP+, RXA; 8, DXD, A5C+; 9. D2D, AxXD+; 10. CX A, P4AD, por lo cual queda en posicién ventajosa por su superioridad en el ala de dama. Gambitos, cuya meta sélo es obtener una ventaja de desarrollo, han de ser rechazados en general por su no aceptacién. Asf, pues, el negro consigue en nuestro ejemplo un juego muy bueno, cuando, después de 3. P3AD, continua con 3. ..., P4D!, por ejemplo 4. PRP, C3AR, etc. 24 Diagrama mim. 16 ‘Mas atencién requieren los sistemas de gambito, que estriban en una base estratégica mds profunda y en los cuales el sacrificio de pedn se compensa por una ventaja de espacio. He aguf unos ejemplos: ry 1, P4R, P4R; 2. C3AR, C3AD; 3. A4A, AGA; 4, PACD! (gambito Evans). Después de la aceptacién del sacrificio de peén por 4 .... AXPC, el blanco juega 5. P3AD. Con ello no se gana un tiempo de desarrollo, pero sf um tiempo necesario para dominar el centro y que al mismo tiempo ayuda a desbaratar contraataques de las negras en el centro. XI. 1. P4R, P4R; 2, P4AR?1 (gambito de rey) 25 Después de 2, .... PXP, el blanco ha facilitado, al precio de un pedn, el posterior dominio del centro por medio de P4D. (Pero esta jugada no se puede realizar inmediatamente a causa de la amenaza D5T +.) XI, 1, P4D, C3AR; 2, P4AD, P3R; 3. C3AR, P4AD!; 4. PSD, PACD (gambito de Blumenfeld). Al aceptar el bianco, después de las jugadas 5. PD XP, PAX P; 6, PXP, el sacrificio de peén, entonces el negro tiene después de 6. ..., P4D una gran superioridad en el centro. 26 e) La clasificacién de las aperturas de ajedrez Se ha demostrado que la lucha por el centro puede cobrar formas total- mente distintas, que prestan al sistema de apertura en cuestién su cardcter peculiar. Comparemos dos posiciones, de las cuales una resulta de las jugadas 1, P4R, P4R; 2, C3AR, C3AD; 3. A4A, A4A; 4; P3D, C3A; 5. C3A, P3D, y la segunda surge después de las jugadas 1. P4D, P4D; 2. P4AD!, P3R; 3. C3AD, C3AR; 4. ASC, A2R; 5. P3R, CD2D; 6. C3A, 0-0. Diagrama nim. 20 Diagrama nim. 21 A primera vista se observa que la primera posici6n hace la impresién abierta. Las Ifmeas est4n abiertas a todas las piezas y para el desarrollo de las mismas, no hay dificultades especiales. Todas las posiciones, que surgen después de las jugadas 1. P4R, P4R tiene caracteristicas similares. Todos los sistemas de aperturas que resulten de estas jugadas, se denominan por €s0 como juegos abiertos. En los juegos abiertos predomina de forma cla- risima la necesidad de un r4pido desarrollo de figuras, y Ja funcién de los peones se muestra en la forma mis sencilla. Aperturas que empiezan con una jugada que no sea I, P4R, se de- nominan juegos cerrados. Aqui suelen destacar, en general, los motivos estratégicos en la lucha por el centro y la misién de los peones es de mucha mds responsabilidad que en los juegos abiertos. La transicién entre ambos grupos Ja forman los juegos semi-abiertos, en los cuales el negro replica a fa jugada P4R con una jugada distinta a P4R. Esta clasificacién es un poco mecdnica. pero se ha adoptado de una manera tan amplia, que una modificacién no parece oportuna, 27 LA APERTURA ESPANOLA 1. PAR PaR 2. C3AR C3AD 3. ASC En todos los juegos abiertos, sélo la apertura espafiola ha mantenido, en el ajedrez moderno, su puesto de honor, que comparte con los moder- nos sistemas cerrados. Parece in- cluso que su popularidad ha aumen- tado ultimamente. En qué consiste la razén de su popularidad, por la cual al apertura espafiola pertenece a los sistemas cuya teorfa ha tenido el desarrollo mds adelantado y mds amplio? Al estudiar la posicién después de 3. ASC, se aprecia la diferencia de principio entre la espafiola y la ita- liana. La jugada 3. ASC no sdélo constituye un desarrollo de piezas, sino que esté basado en una pro- funda idea estratégica. Significa, an- 28 te todo, una presién contra el peén rey negro, por la puesta en peligro de la figura de defensa del caballo dama, por lo cual es una continua- cién légica de Ja idea iniciada con la jugada 2. C3AR. En segundo lu- gar, la finalidad de la jugada 3. ASC es el bloqueo de una figura, Si el ne- gro quiere desarrollar el alfil dama, tiene que mover antes o después el pedn de dama, por fo que el caballo queda bloqueado, Una gran ventaja de Ja apertura Espafiola es que permite el paso, tanto a un juego tranquilo de posi- ciones, como a un juego de intensas combinaciones, ofreciendo de esta manera grandes posibilidades para la biisqueda de nuevos procedimien- tos. Quien prescinde de la apertura espafiola al estudiar la literatura ajedrecfstica, comete un grave error, porque se pierde muchos momentos estratégicos y tdcticos que son de importancia para la constitucién de la partida en cualquier apertura. Al tratar esta apertura, prescin- dimos intencionadamente de la men- cién de los distintos sistemas en la forma en que lo hacen otros manua- les. Los agrupamos a base de su constitucién de la partida estraté- gicamente affn, porque creemos que esto resulta ventajoso para un es- tudio detenido; para poder encon- trar répidamente los distintos sis- temas, sirve el resumen de los jue- gos abiertus al final de este libro. Las defensas més habituales en la apertura espafiola, resultan de la jugada de introduccién 3. ..., P3TD. Esta jugada se basa en el conoci- miento de que el blanco no logra ninguna ventaja de pedn por la cap- tura inmediata de AXC y CXP: 4. AXC, PDX A; 5. CXP, D5D! con la subsiguiente DxPR+ y queda muy buen jt para el negro. Se plantea, pues, la cuestion si la juga- da 3, ASC no constituye un error, ya que después de 3. ..., 3 4. A4T, P4CD; 5, A3C, el alfil blanco se encuentra en la misma diagonal que después de la inmediata jugada 3. AGA (véase apertura italiana). Diagrama mim. 23 La posicién del diagrama es mu- cho més ventajosa para e] blanco que la que resulta después de la ju- gada inmediata 3. A4A y eso, por dos razones: 1. El ala de dama del negro esta expuesta por la jugada P4CD. De esto se puede aprovechar el blanco en muchos casos por la jugada P4TD, tipica de la apertura espafiola. 2. El alfil blanco esta mds protegido en 3CD. As{ puede realizarse, por ejemplo, después de distintas continuaciones, tales como fas que resultan en la apertura italiana o en la apertura de los dos caballos en jugada reza- gada, las jugadas P4D o C4T con ataque simultdneo al alfil. A pesar de ello, se juega 3. ..., P3TD, pero con Ia intencién de reservarse, des- pués de 4. A4T, el rechazar el alfil Para un momento mas favorable. La defensa mds corriente es el contra- ataque 4 ..., C3A, que conduce a posiciones tratadas en los capftulos Ta III, siempre que el blanco ofrez- ca con 5. 0-0 el sacrificio aparente de peén en 4R, En los primeros dos capitulos, el megro no captura el peén y juego A2R. Después de 6, TIR resultan_los sistemas del primer cap{tulo. Des- pués de 6, D2R, los del segundo. Al capturar el negro el peén ofre- cido por 5. ..., CXP, resultan va- Hlantes que explicamos en el III ca- lo. Ademéds de la jugada habitual 5. 0-0, tratamos cuatro continuaciones comunes mds: 5. C3A, capftulo IV, 5. P3D, capitulo V, 5. P4D, capitulo VI, y 5. D2R, capftulo VII. En el capitulo VIII nos ocupamos del gru- po de sistemas, en que el blanco cambia su alfil «espafiol» por el ca- ballo de dama. Aqui no se pretende una ventaja de pedn, sino una idea estratégica basada en el empeora- miento de la posicién de peones ne- gros. Esto lo demuestra Ja conti- nuacién 3. ..., P3TD; 4. AXC, PDXA; S. P4D, PXP; 6. DXP, DxD; 7, CxD. Diagrama niim, 24 E] blanco tiene una mayorfa de peones en el ala de rey y puede crearse en el transcurso de la par- 29 tida un pen libre. La superioridad del negro en el ala de dama queda desvirtuada por el peén doblado, que dificulta los intentos de crear un _peén libre, En cambio, el negro tiene una pa- reja de alfiles y un juego de piezas activas. En los capitulos [X-XI analiza- Mos sistemas, en que el negro per- mite, por un P3D prematuro, el blo- queo de su caballo de dama. El sis- tema inicial de Steinitz (P3D sin el anterior P3TD), explicado en el ca- pitulo EX, es hoy en dia apenas po- pular, si bien hasta ahora no ha sido refutado, En cambio, resultan a menudo variantes en que el negro juega P3D después de un P3TD pre- cedente, capftulos X y XI. La Hamada Defensa Berlinesa, ca- racterizada por las jugadas 3. ..., C3A; 4. 0-0, CxP (capitulo XII), es la defensa mds antigua en la apertu- ra espafiola. También ella ha cafdo en desuso, aunque ofrece buenas perspectivas de igualar. En el cap{- tulo XIII tratamos sistemas relacio- nados con la jugada de desarrollo A4AD del negro, También éstos se aplican hoy sélo en contadas oca- siones, ya que conduce a un juego dificil. E]_contraataque 3, ..., C5! (capftulo XIV) tiene por finalidad aprovechar la posicién del A5C para la simplificacién y modificacién de la formacién del centro. Sobre ellos, la teorfa atin no ha dicho la tltima palabra. Tratamos sistemas mds dé- biles y menos usuales en el capftu- I, El sistema cerrado 6, TIR 3, .19 P3TD; 4. A4T, C3A; 5. 0-0, AIR; 6, TIR Desde el punto de vista de la teorfa actual, se puede considerar el Sistema cerrado, caracterizado por la jugada 5. ..., A2R, como el pilar basico de la apertura Espafiola y como la defensa mds segura para el negro. El sistema de defensa mds importante de este capftulo, carac- 30 terizado por la secuencia de jugadas 6. ..., PACD; 7. A3C, P3D; 8. P3A, 0-0; 9. P3TR, C4TD; 10. A2A, P4AD; 11. P4D, D2A, es la forma moderna de la maniobra de la de- fensa Tschigorin. La posicién del diagrama es caracterfstica para este sistema. El blanco tiene posibilidades para acciones ulteriores sobre el ala de rey, pero se esfuerza sobre todo por la _maniobra de caballo CD2D-1A- 3R, de aprovechar la debilidad de los puntos 5D y 5AR. Después de 12, CD2D, la teorfa moderna se ocu- pa de cinco sistemas de defensa di tintos. El mds antiguo es 12. . C3A (primera variante). En la actualidad, este modo de jugar no es muy popular, si bien no es nada facil para el blanco conser- var la iniciativa. También la continuacién 12, . PAXP; 13. PXP, C3A (segunda vi riante) ha quedado fuera de moda, aunque sobre todo Keres haya en- contrado ultimamente en la varian- te principal (24. C3C) un considera- ble refuerzo de la defensa. En el principal decenio después de la segunda guerra mundial, el contraataque de Panov, caracteriza- do por la serie de jugadas de 12, ..., A2C o 12. ..., PAXP; 13. PXP, A2C (tercera variante), gozaba de gran popularidad. Su idea principal reside en el sa- crificio de peén por P4D?! Hoy en dia, se enlaza la jugada de desarro- Uo "A2C con una continuacién més tranquila, ya que el sacrificio de pedén ha resultado incorrecto. El lamado sistema Yugoeslavo, caracterizado por las jugadas 12. -» AZD y 13. .... TRIR, es en la actualidad una de las defensas mds practicadas por el negro en el siste- ma cerrado. El lector lo encontrar4 en Ja cuarta variante. Otras posibilidades del negro en la jugada 12 son menos usuales (el lector encontrard un breve resumen en Ja observacién relativa a la ju- gada 12 de la primera variante). En jugar de la jugada 12 ..., D2A, que antes se practicaba exclu- sivamente, se descubrieron en los Ultimos afios nuevas posibilidades muy ventajosas. La en la actualidad muy popular continuacién de Ke- res Ll. ..., C2D se trata en la va- tiante quinta, Las variantes resul- tantes después de 11. .... PAXP con significacién independiente, las ana- lizamos como la variante sexta. En las variantes siete a once, vol- vemos a la posicién después de la jugada 9 del blanco. Después de 9, P3TR, el negro dispone, ademds de ja_maniobra Tschigorin C4T y P4AD, de otras posibilidades de de- fensa. La mds popular de todas es, desde hace algunos aiios, la aparen- te rara jugada de Breyer 9. ..., C1C (variante séptima), con la cual el negro prepara una reagrupacién de piezas, CD2D, A2C, etc. La jugada de Smyslow 9. .... P3TR (variante octava). Inicialmente, Smyslow jugé con la misma intencién (para evitar el salto CSC) 9. .... DZD, lo cual, sin embargo, resulté desfavorable. También la continuacién 9. A3R (variante novena) se rehabilitd Ultimamente en algunas partidas. El sistema 9. .... A2C (variante décima) es interesante, pero no suficiente- mente sdlida. El sacrificio de peén relacionado con esta jugada no pa- rece correcto segiin la teorfa actual. De Tschigorin es, ademas de 9. ..., C4T, la maniobra 9. .... C2D (va- riante undécima). Hoy no es muy popular, porque el blanco puede ase- gurarse una sensible ventaja de es- pacio, Cada vez menos se ve la conti- nuacién 9. P4D (variante duodéci- ma) en la gue el negro | obtiene ua uen contrajuego por juga le bloqueo ASC. En cambio, ia conti- nuacién tranquila 9. P3D (variante trigésima) no es en modo alguno tan incolora como puede parecer a pri- mera. vista. Sélo en los tiltimos tor- Neos se encontraron posibilidades de defensa, que permiten al megro una igualada segura. Que la conti- nuacién inicial de Tschigorin 8. ..., C4TD sea mds débil que 8. ..., 0-0, se demuestra en Ja variante décimo- cuarta. El blanco ahorra aqui la pér- dida de tiempo. En la variante déci- moquinta esbozamos brevemente la continuacién no usual 8 P4TD. Tanto mds importante es en cambio la variante décimosexta, que tiene por objeto el célebre ataque Mars- hall 7. ..., 0-0 y 8 ..., P4D. Este proporciona al negro por el peén sa- crificado un juego de muy buenas perspectivas, aunque la correccién del sacrificio sea dudosa. El sistema cerrado de la apertura Espafiola es tan amplio, que diversas variantes menos usuales sélo pueden examinarse muy brevemente, 3... P3TD 4. A4T 4. AXC (véase capftulo VIID. Muy pocas veces se juega también 4. A4A, para continuar después de A4A con 5. P3D, C3A; 6. C3A, P3D; 7, A3R, por lo cual el negro no puede jugar A3C. El negro con- testa, sin embargo, 7. .... ASCR! 4. CA Otras posibilidades son: a) 4. P3D, véase capitulo X. b) 4 A4A, véase capitulo XIII. 31