Propiedades de la Materia

Una sustancia se identifica y distingue de otras por medio de sus
propiedades o cualidades físicas y químicas. Las propiedades son las
diversas formas en que impresionan los cuerpos materiales a
nuestros sentidos o a los instrumentos de medida. Así podemos
diferenciar el agua del alcohol, el hierro del oro, azúcar de la sal, etc.
Las propiedades de la materia se clasifican en dos grandes
grupos: GENERALES y ESPECÍFICAS.
Las propiedades GENERALES son aquellas que presenta todo cuerpo
material sin excepción y al margen de su estado físico.
Entre ellas:
Masa: Es la cantidad de materia de un cuerpo es la misma en
cualquier parte de la Tierra o en otro planeta.
Volumen: es el espacio ocupado por un cuerpo.
Peso: es la fuerza con la que la gravedad, por ejemplo, de un planeta
como la Tierra, atrae un determinado cuerpo. En los lugares donde la
fuerza de gravedad es menor, por ejemplo, en una montaña o en la
Luna, el peso de los cuerpos disminuye.
Divisibilidad: Es la propiedad que tiene cualquier cuerpo de poder
fraccionarse o dividirse en pedazos más pequeños.
Inercia: Es una propiedad por la que todos los cuerpos tienden a
mantenerse en su estado de reposo o movimiento.
Impenetrabilidad: Es la imposibilidad de que dos cuerpos distintos
ocupen el mismo espacio simultáneamente.
Movilidad: Es la capacidad que tiene un cuerpo de cambiar su
posición como consecuencia de su interacción con otros.
Las propiedades ESPECÍFICAS, son aquellas particulares que
caracterizan a cada sustancia, permiten su diferenciación con otra y
su identificación.
Algunas propiedades específicas pueden ser detectadas directamente
por nuestros sentidos y no pueden medirse, son las denominadas
organolépticas, como el olor y el sabor.
Las propiedades especificas pueden ser QUÍMICAS o FÍSICAS
dependiendo si se manifiestan con o sin alteración en su
composición interna o molecular.
Las propiedades físicas: Son aquellas que impresionan
nuestros sentidos sin alterar su composición interna o
molecular.

A su vez las propiedades físicas pueden ser INTENSIVAS o
EXTENSIVAS
Propiedades Intensivas: el valor medido de estas propiedades no
depende de la masa.
Densidad: es una magnitud escalar referida a la cantidad de masa
en un determinado volumen de una sustancia. Usualmente se
simboliza mediante la letra rho ρ del alfabeto griego. La densidad
media es la razón entre la masa de un cuerpo y el volumen que
ocupa.
Dureza: es la oposición que ofrecen los materiales a alteraciones
como la penetración, la abrasión, el rayado, la cortadura, las
deformaciones permanentes, entre otras. Por ejemplo: la madera
puede rayarse con facilidad, esto significa que no tiene mucha
dureza, mientras que el vidrio es mucho más difícil de rayar.

Punto de fusión: es la temperatura a la cual se encuentra el equilibrio
de fases sólido-líquido, es decir, la materia pasa de estado sólido a
estado líquido, se funde.
Punto de ebullición: es la temperatura a la cual la materia cambia del
estado líquido al estado gaseoso.
Solubilidad: es la capacidad de una sustancia o un cuerpo para
disolverse al mezclarse con un líquido.
Ductilidad: es una propiedad que presentan algunos materiales, como
las aleaciones metálicas, los cuales, bajo la acción de una fuerza,

pueden deformarse plásticamente de manera sostenible sin
romperse,1 permitiendo obtener alambres o hilos de dicho material.
Maleabilidad: es la propiedad de un material duro de adquirir una
deformación mediante descompresión sin romperse. La maleabilidad
favorece la obtención de delgadas láminas de material.
Acidez: es la cualidad de un ácido. Pueden presentar características
tales como sabor agrio, liberación de hidrógeno, o pH menor que 7 (a
25ºC).
Conductividad eléctrica: es la capacidad de un material o
sustancia para dejar pasar la corriente eléctrica a través de él.
Conductividad térmica: es una propiedad de los materiales que
mide la capacidad de conducción de calor.

Propiedades Extensivas: el valor medido de estas propiedades
depende de la masa. Por ejemplo: inercia, peso, área, volumen,
presión de gas, calor ganado y perdido, etc.
Las Propiedades Químicas: son aquellas que se manifiestan al
alterar su estructura interna o molecular, cuando interactúan
con otras sustancias.
Oxidación: es una reacción química donde un elemento cede
electrones, y por lo tanto aumenta su estado de oxidación.
Reducción: Este proceso es contrario al de oxidación, es una
reacción química donde un elemento gana electrones.
Combustión: es el conjunto de procesos físico-químicos, por los
cuales se libera controladamente parte de la energía interna de un
combustible (energía química) que se manifiesta al exterior bajo la
forma de calor,
Reactividad: Capacidad que tiene una sustancia de provocar
determinadas reacciones químicas en presencia de otras sustancias
químicas o reactivos.
Ejemplos: El hierro se oxida a temperatura ambiental y el Oro no se
oxida; el metano es combustible y el cloruro de carbono no lo es; el
Sodio reacciona violentamente con el agua fría para formar Hidróxido
de Sodio y el Calcio reacciona muy lentamente con el agua para
formar Hidróxido de Calcio; el alcohol es inflamable y el agua no lo es;
el ácido sulfúrico quema la piel y el ácido nítrico no, etc.

PROPIEDADES DE
LA MATERIA

GENERALES

ESPECÍFICAS

PROPIEDADES
FÍSICAS
EXTENSIVAS

PROPIEDADES
QUÍMICAS

INTENSIVAS

MASA

VOLUMEN

INERCIA

POROSIDAD

PESO

IMPENETRABILIDAD

MOVILIDAD

ELASTICIDAD

DENSIDAD

PUNTO DE
FUSIÓN

DUREZA

SOLUBILIDAD

REACTIVIDAD

DUCTILIDAD

INERCIA

ACIDEZ

MALEABILIDAD

PESO

DENSIDAD

PUNTO DE
EBULLICIÓN

COLOR

OLOR

SABOR

PUNTO DE FUSIÓN

CONDUCTIVIDAD
ELÉCTRICA

ELECTRONEGATIVIDAD

ESTADO FÍSICO

CONDUCTIVIDAD
TÉRMICA

REACTIVIDAD QUÍMICA

COMBUSTIÓN

REDUCCIÓN

OXIDACIÓN

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful