La Candidata

(The Candidate)
Por Tracey Richardson

Traducido por Martha Lo 2017

2

“Jane, basta. Sólo dime qué está pasando en tu corazón. Necesito saber. No estoy pidiendo
nada más.”
Los párpados de Jane se cerraron. No podía mirar a Alex. Otro segundo, y ella se
derretiría absolutamente en esa vulnerabilidad cruda de Alex. Sus defensas estaban casi
destrozadas. Ella no haría eso, se dijo. No había otra alma en esta tierra con la que
compartiera absolutamente todas las facetas de su vida, sus pensamientos, sus
sentimientos. Y no estaba a punto de abrirse completamente ahora. Especialmente no en
medio de una campaña. Tenía que permanecer fuerte, centrada. “No” ella dijo.
“No puedo hacer esto sola, Jane.”
“¿Hacer qué, Alex?”
“Esto.”
De repente, Jane sintió los suaves labios presionar ligeramente contra los suyos. Ella se
encogió de sorpresa. Sus ojos se abrieron. Dios mío, me está besando!
Indiscutiblemente, irrevocablemente, Alex estaba besándola lenta pero profundamente en
el olvido celestial. Los párpados de Jane volvieron a cerrarse. Ella apenas sabía incluso si
estaba respirando. Los labios de Alex eran tan suaves, tan agonizantemente tiernos contra
los suyos, que Jane se sintió ahogarse de sorpresa y deleite. Se sentía tan bien, tan
perfecto.
El beso persistió y se profundizó en la dulce exploración. No era como nada que hubiera
experimentado antes, y Jane se encontró felizmente rendida en ello. El fuego se extendió
por sus venas, la calidez se alojó en lo profundo de su vientre mientras la lengua de Alex
separaba sus labios. Mi Dios, Alex, soy físicamente impotente contra ti.

3

Capítulo 1
“¿Tienes miedo, Al?”
"Muerta de miedo."
“Bueno.” Kim Stewart rió amablemente y palmeo a su viejo amigo en la espalda. “Eso
significa que lo harás genial.”
Alex Warner acunó el helado tarro de cerveza en sus grandes manos sudorosas. Ella nunca
podría mostrar miedo como este a nadie, excepto a su ex colega y mejor amiga. "Desearía
poder estar tan segura como tú, Kim. Esto no es exactamente la rutina de la seguridad del
tráfico en la I-75. O escoltar a señoras grandes mientras consiguen su pelo hecho."
Kim tomó lo último de su cerveza, momentáneamente distraída por el último anuncio de
embarque en el intercomunicador del aeropuerto.
“Oye, te he visto enfrentarte a eso. Tienes más confianza que nadie que haya visto, Alex.”
Alex no estaba tan segura. Ella había sentido estas mismas semillas de duda muchas veces
durante su carrera como policía estatal y en su primer destacamento de protección. Pero
esto. Esta asignación era diferente. Este era el gran momento. Habría un montón en juego
sobre sus capacidades, en la supuesta confianza que Kim parecía pensar que ella tenía en
abundancia. “Te voy a aclarar algo, Kimmy. Esa cosa de confianza es sólo una buena
dosis de miedo y algo de mierda.”
Kim se echó a reír. “Buen intento, amiga mía. Es sólo buenas viejas agallas. Como la vez
que te encontraste en esa casa en llamas y sacaste a esos dos niños.” Sus ojos brillaban
con el recuerdo. "Yo estaba allí, ¿recuerdas? Yo era la que me cagaba, tratando de decidir
qué hacer mientras esperábamos por refuerzos. Pero no tú. Simplemente fuiste y entraste
allí sin pensar."
Alex se quedó mirando su cerveza. “Siempre he pensado que eras la mejor policía,
Kim. La forma en que hablabas con la gente, la forma en que ibas por el libro, la forma en
que siempre te mantuviste fría.”
"Sí, pero eres especial, Alex." Ella inclinó su vaso vacío en saludo. "Seguir todas las
reglas no funciona para gente como tú. Todo es coraje e instinto. Es quien eres.” Kim
frunció el ceño un poco." Es por eso que estás haciendo lo que estás haciendo y yo todavía
estoy. . . haciendo lo que estoy haciendo."

4

Alex se encogió de hombros ligeramente, las náuseas todavía en su intestino." Siento que
estoy a punto de sumergirme en el fondo de una piscina sin saber nadar. Jesús. ¿Puedes
creerlo? Poner la vida de un candidato presidencial en mis manos!"
"Cariño, Jane Kincaid tiene la suerte de tenerte."
Alex sabía que Kim lo decía porque había un verdadero orgullo cuando miraba a Alex.
“Escucha, ese es mi avión.” Kim saltó del taburete de la barra, poniendo una bolsa sobre
su hombro. "Estoy segura de que la campaña de Kincaid se detendrá en Detroit. Cuando lo
haga, ven a vernos, ¿de acuerdo?"
"Por supuesto que lo haré," Alex dijo, y las dos mujeres se abrazaron por un largo
momento. “Gracias por la visita. Y la charla de ánimo.”
“Oye. Sólo devolviendo el favor.”
“Dale mis saludos a Linny.”
“Hablando de mi querido amor, insistió en que te pidiera que consiguieras el autógrafo de
Jane Kincaid para ella.” Kim dio un guiño astuto. "Creo que ella tiene un enamoramiento
por la buena senadora de Michigan."
“Un enamoramiento es una cosa. Pero un autógrafo?” Alex hizo una mueca. "Recuérdale
a Linny que la mujer es sólo una política, no Dios." Ella no consiguió realmente la entera
adoración de la celebridad. Estas personas eran reales para Alex. Especiales, seguro, pero
reales, con todas sus peculiaridades y fallas y malos días, como todos los demás.
Kim se echó a reír. “Puedes decirle la próxima vez que la veas. Y escucha, Al, por favor,
ten cuidado, ¿de acuerdo? No quiero verte en CNN.”
Ø
Jane Kincaid estudió la fotografía en color en sus manos.
De inmediato se sintió sorprendida por lo hermosa que era la mujer, aunque era de una
manera austera: Cabello corto y rubio con reflejos soleados, ojos verdes amplios, serios y
resueltos con sólo un indicio de pregunta en ellos, buena estructura ósea, nariz recta. Una
boca firme pero inexpresiva, bonita mandíbula. Una cara fuerte. Capaz e inteligente, pero
sin rastro de alegría, sin sonrisa.
Y eso causó preocupación a Jane.

5

Nada en el expediente de seis páginas sobre Alejandría Warner — o Alex, como ella
aparentemente prefería — indicaba que existía un sentido del humor en este agente del
Servicio Secreto. Y si, si, ella iba a ser asignada al equipo de seguridad de Jane, un sentido
del humor era vital.
Jane no quería un montón de criaturas de apariencia sombría con anteojos oscuros y
sombríos trajes almidonados mientras ella hacía campaña a través de América. Un poco
de diversión de vez en cuando era tan necesario como respirar. Ella pensó que había
dejado eso suficientemente claro para el Comandante Agente Harry Johnson.
Jane dejó caer la 8x10 (foto) sobre su escritorio justo cuando su secretaria le hablaba para
decirle que el Comandante del Servicio Secreto la estaba esperando en su oficina
exterior. Ella frunció el ceño. Obviamente tenía que recordarle de nuevo. No tipos
Terminator.
“¿Está lista para conocer a su nuevo guardaespaldas, Dra. Kincaid?”
El Comandante Johnson sonreía como un gato de Cheshire. La respuesta de Jane fue un
gemido de molestia.
Dejaron su apretada oficina, caminando lado a lado por el amplio pasillo alfombrado del
edificio de oficinas del Senado de Dirksen.
"Harry, ¿es realmente necesario?"
“Por centésima vez, sí. No tiene elección, Dra. Kincaid.” Su tono era reservado, pero Jane
sabía que estaba disfrutando cada segundo. Ella siempre protestaba contra cualquier
protección extra, y él siempre la provocaba sobre ello, sabiendo y percibiendo
perversamente que estaba más allá de su control. Su juego del gato y el ratón se había
intensificado en las últimas dos semanas, desde que le había dicho que el Servicio Secreto
estaba agregando otro guardaespaldas personal a su seguridad — esta vez una mujer que
sería su sombra en el camino en la campaña.
Para Jane, este creciente ejército a su alrededor estaba haciendo su trabajo mucho más
difícil. Desde que su campaña había comenzado a cobrar impulso después de las
elecciones primarias de New Hampshire, Wisconsin e Illinois, y cuando los votantes y los
medios de comunicación comenzaron a tomarla más en serio, también lo había hecho el
Servicio Secreto. Cada mes parecía que estaban agregando otro guardaespaldas a su
seguridad, y cada nuevo agente se sentía como otro ladrillo en la pared que la mantenía
alejada de su público. Cuanto mayor era el ejército a su alrededor, más difícil era para ella
mostrar a los votantes quién era ella, e igualmente importante, para que ella conociera a
los votantes. El hecho de que la adición más reciente iba a estar en su bolsillo todo el

6

tiempo justo abajo a la derecha la encabronaba porque le haría mucho más alejada de la
gente.
Como de costumbre, Jane se saltó el ascensor y se dirigió a las escaleras.
"Harry, no ha habido amenazas, o al menos ninguna de las que me has hablado. Entonces,
¿por qué de repente necesito a alguien que esté permanentemente pegado a mi cadera, por
el amor de Dios? Hay bastantes de ustedes que ya están haciendo mi vida difícil." Ella
todavía mantenía la débil esperanza que podría hablar con él de esto si sólo se quejaba en
voz alta y el tiempo suficiente.
Harry Johnson suspiró exasperado. Habían peleado muchas rondas sobre esto y mucho
para la satisfacción de Jane, él todavía era malísimo en ello. “No estamos tratando de
hacer que sea difícil para ti. Estamos tratando de mantener tu culo a salvo, recuerdas?”
Jane se escabulló por los escalones de mármol, el agente más viejo un paso atrás y todavía
intentando su mejor esfuerzo para tranquilizarla. “No cambiará nada, Dra. Kincaid. Sólo
estamos aumentando la seguridad a medida que la convención nacional se acerca. Es
política. Tú lo sabes. Y además, si no fueras tan malditamente popular, tal vez
simplemente te quedarías atrapada conmigo en lugar de toda esta atención extra.
Jane finalmente se rió, aunque a regañadientes. “No te preocupes. Después del discurso de
la próxima semana a la Comunidad Cristiana del Sur, ¡quizás no necesite a ninguno de
ustedes!”
Jane se detuvo antes de llegar a la cafetería del sótano. Agarró el antebrazo del
comandante. "Por favor dime que esta Alex Warner tiene un sentido del humor. Que ella
es genial, ¿ya sabes? Porque odio a esos tipo Arnold.”
Harry Johnson fijó a Jane con una mirada bien practicada. “No le des a mi agente un
tiempo difícil aquí. Esto es solo un poco de reunión y saludo sobre el café antes de que
ella comience sus deberes mañana. No es un interrogatorio o una entrevista de trabajo.”
"Pensé que esto era para ver si yo la aprobaba?" Jane le dio su propia versión de una
mirada. Ella sabía sin lugar a dudas que no había manera de conseguir agregar a otro
agente a su seguridad, pero pensó que el comandante le daría por lo menos sus derechos
de veto si no le gustaba el personaje. Algo como escoger un par de zapatos del estante; si
no le gustaba un par, había cientos más para elegir.
Harry estaba sacudiendo la cabeza, la exasperación hundiendo sus hombros mientras él
aparentemente leía su mente. “Tiene que confiar en mí, Dra. Kincaid. Alex Warner es una
buena agente joven y va a mejorar aún más. Será una buena adición a tu seguridad.”

7

Se estaban moviendo rápidamente a través de la cafetería, Jane deshaciéndose de su
molestia tan sin esfuerzo como si se quitara un sombrero.
Se deslizó a la perfección en su persona pública — su sonrisa alegre y automática. Su
rostro público se había vuelto tan instintivo como respirar o caminar.
La agente Alex Warner se paró cuando se acercaron a la mesa. Ella era tan alta como Jane,
que era considerable a poco menos de seis pies.
Pero donde Jane era delgada y esbelta, Alex era musculosa, con el aplomo y presencia de
un atleta. Se estrecharon la mano, la firmeza de cada mujer. Aquellos ojos verdes río,
manchas doradas en ellos, no dieron nada en su fría evaluación.
Sonríe, maldita sea, pensó Jane. No te va a matar, honestamente. Pero todo lo que obtuvo
de Alex Warner fue un labio cerrado, cerca de una mueca.
Ellos se sentaron. Harry Johnson ordenó café por todas partes, y cada mujer esperó a que
la otra hablara primero.
Jane miró atentamente y sin pestañear a Alex Warner, finalmente salieron del
estancamiento con una fría observación. "Nunca has protegido a un candidato presidencial
antes."
La barbilla de Alex se elevó ligeramente en un gesto de silencioso desafío. “Eres la
primera, señora.”
“Bien” Jane asintió lentamente, un poco desinteresada, luego se suavizó.
Ella sonrió y lo dijo en serio. No iba a darle realmente a Alex un momento difícil. Por lo
menos no hoy. Ella se acercó más y dudó por un momento. “Eso nos hace estar a
mano. Nunca he sido candidata presidencial. ¿Crees que podamos resolver esto juntas?”
Ah, por fin, una sonrisa! Jane se maravilló por dentro ante el destello de franqueza pura e
inocencia y confianza en esa sonrisa espontánea. Era una hermosa sonrisa, casi angelical,
y totalmente incongruente con el comportamiento velado de Alex. Se había ido demasiado
rápido.
Alex parecía, casi tímida, cuando dijo, "Parece que ha dominado su parte,
señora. Intentaré hacer lo mismo.”
Jane se sintió involuntariamente cediendo al encanto del sur, al tono suave, a la dulzura
melosa, aunque sabía que era probablemente una táctica bien pulida de Alex. Era como
derretir dulzura, y se sentía un poco agitada, probablemente como cualquier otra mujer

8

que había sido sometida a eso, pensó. Ella sonrió agradecida. Obviamente, no era la única
que sabía cómo encantar a la gente en rendición.
“La adulación” Jane respondió simpáticamente, “no necesariamente me obligará a hacer
lo que quieras. Aunque ciertamente no puede lastimar.”
“Alex, tendrás las manos llenas con la Dra. Kincaid.” El comandante sonreía, claramente
disfrutando del pequeño juego.
Alex se encogió de hombros, desconcertada, mirando fijamente a Jane. “Me gusta un
reto.”
A Jane le gustaba la fría confianza de Alex Warner, su coraje. Tal vez la había
subestimado inicialmente.
“Por cierto, señora,” Alex dijo cuando llegó el café. "¿Prefiere usted que se le llame Dra.
Kincaid, o Senadora, o — "
“Por favor. Sólo Jane.” Jane agitó su café con precisión automática. "Creo que Harry tiene
una cosa con los doctores." Ella guiñó un ojo a través de la mesa al agente repentinamente
ruborizado. "Esa es la única razón por la que me imagino que él me llama doctora todo el
tiempo. Quiero decir, no he practicado la medicina en una década." Ella movió un dedo en
broma a Harry. "Harry, eres muy anticuado. Realmente debes pedirle a tu jefe un nuevo
informe sobre mí uno de estos días. . . uno que salta a la parte donde soy miembro del
Senado y candidata a la presidencia."
Harry le dio una sonrisa torcida. “Por Dios. Ustedes con catorce títulos y grados. ¿Cómo
se supone que debo saber como llamarte?”
Jane se sintió ponerse melancólica al pensar en su objetivo final. Ella nunca lo perdió de
vista, pero hubo momentos, como este, cuando pensamientos de la presidencia la
asombraron y la abrumaron. "Espero que en unos meses, Harry, solo tengas que recordar
un título."
Harry se aclaró ruidosamente la garganta, pareciendo menos como un agente del Servicio
Secreto y más como un amigo. Parecía como si casi pudiera llorar. "Sería un honor para
mí llamarla Señora Presidenta."
Jane sonrió y le tocó brevemente el brazo. “Gracias, Harry.”
Luego con un suspiro que indicaba que no había más tiempo para soñar despierto, Jane
devolvió su atención a Alex, se inclinó y apoyó su mano suavemente en la manga de
Alex. Su gesto estaba destinado a reafirmar la seriedad de su mensaje. “No quiero ser un

9

dolor, Alex. Pero necesitas saber que tengo que ser accesible al público. Es imperativo que
tenga algo de espacio.” Jane ignoró la mirada de piedra que sentía de Harry. “No seré
elegida ni para la perrera si no puedo acercarme a la gente — hablar con ellos, tocarlos,
escúchalos. Necesito sentir su energía y no quiero esconderme detrás de un montón de
trajes con gafas de sol y armas.” Ella haría pocas negociaciones sobre este punto, y cuanto
antes Alex lo entendiera, mejor. “Entiendes.”
Alex asintió lentamente, pacientemente. Ella era intrínsecamente educada. E
imperturbable. “Lo entiendo, señora. Pero mi trabajo de aquí en adelante es cubrirle como
una pulga en un perro. Así que cualquier espacio que necesite tendrá que ser planeado con
bastante antelación.”
Jane se rió silenciosamente de la pronunciación de Alex de ‘dawg’ (perro) y de la
divertida analogía, aunque permaneció resuelta. “Bueno, Agente Warner, ambas tenemos
que hacer nuestro trabajo. Intentaré de no deshacerme de mis pulgas, pero debes
complacerme la picazón ocasional, si nos vamos a llevar bien.”
Alex asintió — apenas. Su boca era una línea dura.
Bien, bien. Fría y segura era una cosa, pero esta mujer estaba bordeando en
imperiosa. Alex Warner no sería una tarea fácil. Maldición. Debería haber sabido que
Harry no lanzaría a algún estremecedor novato a ella, alguien que no podría enfrentarla.
Por su propia seguridad y bienestar, sabía que el comandante tenía razón al poner a
alguien como Alex en su escolta. Pero era otro obstáculo, otra persona con autoridad para
decirle que no, para decir que las cosas no podían hacerse de la manera que ella
quería. Esto haría que la campaña sea mucho más difícil.
"Alex." Jane tenía la costumbre de cambiar de tema y cumplidos rápidamente. "Todavía es
una larga campaña por delante. La convención nacional demócrata todavía está a pocos
meses, y después de eso, bueno, ¿quién sabe?."
Alex asintió con la cabeza. "Entiendo que no es un asignación a corto plazo."
"Es mucho viajar, Alex. Lejos de casa, lejos de amigos. ¿Tienes novia?"
Alex se movió lo suficiente como para exponer una súbita e inesperada fisura en su fría
compostura. Ella lanzó una mirada de incredulidad a Harry Johnson. "Eso está en mi
expediente?"
Jane levantó una mano apaciguadora. “No, no, claro que no. No quería alarmarte,
Alex. Hago mi tarea, eso es todo.”

10

Y lo había hecho. Sabía que Alex Warner tenía treinta y seis años, de Carolina del Norte
que se había graduado de la Universidad de Minnesota, una policía del estado de
Michigan durante ocho años antes de unirse al Servicio Secreto de Estados Unidos hace
cuatro años. Ya había cumplido un año protegiendo a la querida, anciana Betty
Ford. Tenía ejemplares de expedientes académicos y de trabajo. Una mención del estado,
y era una atleta de cierta reputación. Jane no pudo evitar sentirse impresionada. No había
ciertamente nada en el papel que le hiciera dar una vacilación para tener a Alex en su
escolta.
Alex se veía sin remordimientos y Jane pensó de inmediato, bien por ti, Alex. "¿Es un
problema?"
Jane sonrió reconfortante. "¿Que eres gay?" Ella rechazó la idea con una rápida agitación
de su mano. “Por favor. Excepto si estás en una relación seria...” Jane no quería que
pareciera que protegerla era una sentencia de cárcel. Pero comprendió que era un
sacrificio para su personal y los agentes, y tenía que estar segura de que Alex entendía que
no habría mucho tiempo muerto. "Digamos que el trayecto de la campaña no es
exactamente ideal para las relaciones."
"No se preocupe, no lo estoy," Alex dijo bruscamente, demasiado bruscamente. “En una
relación seria, quiero decir. O cualquier . . . quiero decir, no. . .”
Su rostro se estaba ruborizado lentamente, sus nudillos blancos de agarrar su taza de café
como una cuerda de salvamento. Había una mirada de mortificación en su rostro, y le
pareció a Jane extremadamente encantadora. Incluso conmovedora. Habrían podido
compartir una buena risa si sólo se conocieran mejor.
Pero Alex estaba claramente avergonzada y era culpa de Jane, después de todo. No le
gustaba hacer que la gente se sintiera incómoda. Bueno, a menos que lo merecieran. Como
la mayoría de sus colegas senadores en el comité de salud y educación que seguían
intentando diluir sus propuestas.
Ella tocó el brazo de Alex para disculparse. “Lo siento. No tenía intención de lanzarte una
pelota curva.” Su sonrisa era conciliadora. “Veo que estás en desventaja aquí. Por lo tanto,
para emparejar las cosas, te puedo decir que no estoy involucrada con nadie tampoco. Y si
lo estuviera, me temo que sería con un hombre, ya que es el único equipo en el que alguna
vez he jugado” Le lanzó un guiño travieso a Alex, luego miró interrogativamente a través
de la mesa a Harry. "Harry, alguna vez has bateado para el otro equipo?"
Harry Johnson se ahogó en su café mientras las dos mujeres se reían en una alianza fácil.
Jane miró su reloj, silenciosamente reprendiéndose por ser tan obvia al respecto. A ella no
le gustaba que la gente pensara que estaban en el reloj, a pesar de que siempre estaba en
estos días. Un horario que tenía que correr como un reloj suizo era una de las realidades

11

más desagradables de su situación. “¿Sabes qué, Alex? Creo que vamos a conocernos muy
bien. Pero todo a su debido tiempo, ¿de acuerdo? Pero ahora mismo hay una cosa que
necesitamos aclarar de inmediato.”
"¿Sí?"
"Realmente tienes que dejar de llamarme señora. Todavía no estás cubriendo a Betty Ford,
sabes." Ella dio una pequeña risa. “No me malentiendas. Me encanta Betty. Es una dulce,
anciana. Pero eso es justo. Ella es una persona mayor y yo, bueno. . . no."
Alex sonrió ampliamente, formando pequeños hoyuelos en las comisuras de la
boca. “Recordaré eso. Quiero decir, sobre no llamarle señora.”
Jane quiso reír pero no lo hizo. "Bueno, serás una más con Harry. Han pasado tres meses
desde que él a estado en mi servicio, y todavía estoy tratando de conseguir que él me
llame Jane."
"Te lo dije," Harry dijo. "El nombre de mi perro es Jane. Simplemente no se siente
correcto."
Jane todavía no podía imaginar si el comandante estaba bromeando sobre su perro. “¿Qué
es todo esto de los perros hoy, de todos modos? ¿Es algún tipo de código del Servicio
Secreto?”
“Lo empezaste cuando dijiste que no podrías ser elegida ni para la perrera,” Harry le
recordó.
Jane suspiró fuerte en fingida irritación, disfrutando secretamente de la broma. "Tienes
razón, lo hice. Pero tú." Ella miró a Alex. "Si vas a tener una correa estrecha sobre mí, yo
sólo responderé a Jane. Igual que el leal y viejo perro del Agente Johnson.”
La sonrisa de Alex vino fácilmente ahora.
Satisfecha y sintiéndose un poco arrogante, Jane se levantó para despedirse. No pudo
resistirse a otro comentario y se acercó a Alex.
"Si yo soy el perro y tú eres una pulga, como tú lo pones, ¿puedo recordarte que las pulgas
son casi invisibles a simple vista?"
Alex se veía satisfecha. “No si sabes dónde buscar.”
Se estrecharon la mano en silencioso entendimiento, y Jane observó cómo Alex se alejaba
con paso seguro.

12

Ella le guiñó un ojo a Harry. "Ella es buena, hijo de puta." Más que eso, a Jane le gustaba.
El comandante sonrió.
Ø
A Alex le gustaba todo bien. Había estado preparada para no hacerlo, o al menos no tan
rápido. Había esperado que Jane Kincaid apenas le diera la hora del día — estar absorta,
preocupada, despreciativa.
Después de todo, Alex era una extraña y otro agente que claramente no quería. Pero la
calidez de Jane y su fácil inclusión habían sorprendido a Alex.
Dejando a un lado la objetividad profesional, Alex comprendió ahora por qué esta
candidata a la nominación presidencial demócrata, prácticamente desconocida hace un par
de años, estaba arrollando a la nación con su encanto, su agudo ingenio y su sensato
liberalismo social.
Alex pudo ver que la mujer era incisiva, obstinada, exigente, incluso
astuta. Probablemente despiadada cuando quería serlo. Tenía una presencia dominante, y
sin embargo había claramente un lado muy humano para ella — una fácil intimidad y una
vitalidad enérgica.
Se secó el sudor de la cara de nuevo y tomó un trago de cerveza, todavía medio vestida
con su equipo de hockey. Ella podría no volver a jugar por unos meses y no quería dejar el
juego por ahora.
"No has dejado de sonreír toda la noche, Warns," bramó uno de los compañeros de Alex
desde el vestuario. “Y no me digas que es el hockey.”
"Yo también tendría una sonrisa de mierda, si yo fuera ella." Donna era la implacable
provocadora en el equipo, esa con la lengua láser. "Oye Alex. ¿Es Jane Kincaid tan sexy
en persona?"
Alex tomó otro trago, limpiándose la boca con el dorso de su sudorosa mano. Era un
placer recordar los cabellos largos y ondulados a los hombros, los penetrantes ojos
oscuros, los pómulos altos y anchos y la sensual boca, la mandíbula fuerte. No era una
belleza delicada, oscura como una Jackie Kennedy. No. Mucho más fuerte y valerosa que
eso. Jane Kincaid era hermosa, por supuesto. Impresionante, en realidad. Pero era esa
personalidad fuerte que casi podía hacerte olvidar el paquete en el que estaba. Casi. Alex
ciertamente no quería decepcionar a su ansiosa audiencia.

13

Ella le guiñó un ojo a Donna y se sonrojó un poco para completar.
“Ardiente.”
Eso provocó un rugido de las mujeres, incluso de las heterosexuales.
"Mejor ten cuidado, Alex. Cuanto más ardientes son, más se queman." Era Sue, la figura
materna en el equipo.
“No te preocupes. No habrá nada de eso. Será todo negocios, créeme. Además, ella es
hetero de todos modos.”
"Eso nunca te detuvo antes." Fue Donna otra vez. Estaba sólo calentando, Alex podía
decir.
Alex negó con la cabeza. "La única ‘cobertura’ que haré, chicas, será a unos seis pies de
distancia."
“Sí, hasta que ella te llame a su habitación una noche para ayudarla a desabrocharse el
vestido.” Donna se rió, el tono de su voz se elevó. “Oh, por favor, Agente Warner, esta
cremallera está tratando de atacarme. Debes rescatarme de ella."
Alex se rió junto con las demás, se puso de pie y empezó a desabrocharse los pantalones
de hockey. Ella lanzó una botella de agua llena a la desprevenida Donna, clavándola muy
bien en el hombro.
Era la última noche de Alex de verdadera libertad durante unos meses, aparte de los
ocasionales días libres cuando Jane Kincaid regresara a Washington. En el camino, que
sería a menudo, Alex fácilmente estaría trabajando turnos de doce horas, siete días a la
semana. Su resistencia estaría cargada, tanto mental como físicamente. No había muchos
agentes que pudieran cortar la tensión de una campaña, le habían dicho. Ella sabía que
sería como la noche y el día en comparación con el año que había protegido a Betty
Ford. Eso había sido algo muy fácil. Pero esto . . . Alex rechazó las dudas que había
compartido hace unos días con su amiga Kim. Kim tenía razón. Ella estaba preparada para
el trabajo. Su entrenamiento era excelente. Había hablado extensamente con agentes que
habían cubierto a otros candidatos y con aquellos que ya estaban en el servicio de Jane.
Había leído todo lo que pudo sobre la senadora de Michigan de cuarenta y tres años.
Jane Kincaid, al decir de todos, era una candidata intensa con energía ilimitada. A ella le
gustaban las multitudes, le gustaba conocer gente, era una excelente oradora, se ponía de
pie rápidamente y se empujaba aún más fuerte que los que la rodeaban. Fueron las
interacciones espontáneas, con lo cual Jane aparentemente prosperó, que indudablemente
conduciría a Alex y a los otros agentes a enloquecer.

14

Alex se estiró lánguidamente, girando la sábana de algodón entre los dedos. Una noche de
hockey, un par de cervezas. . . todo para mantener su mente fuera de lo que estaba por
delante, a partir de mañana. Bueno, hubo una última distracción.
Se volvió hacia la joven que estaba a su lado.

Capítulo 2
Un manto inequívoco se había asentado sobre la campaña de Jane Kincaid después de los
tristes resultados de Florida los principales dos días antes. Alex supuso que el equipo de
Kincaid había esperado resultados mucho mejores que un tercer lugar para su candidata,
quién, después de un puñado de elecciones primarias, seguía siendo en general un segundo
cercano al delantero demócrata, Dennis Collins. Pero ella estaba perdiendo fuerza, y Jane
Kincaid necesitaba desesperadamente sacar una elección primaria en Pennsylvania para
conseguir un cierto impulso para el Super Martes, cuando más de una docena de estados
elegiría a su candidato.
Alex era una principiante política, pero sabía que Jane tenía que establecer firmemente
que seguía siendo una carrera de dos caballos.
Alex, sentada un par de filas atrás en el avión alquilado, oyó la tranquila desesperación en
las voces de Jane y sus más cercanos colaboradores. El cuarteto tenía las cabezas juntas en
los asientos de enfrente, encorvados sobre los gruesos blocs de papel legal
amarillo. Parecían muy tensos y sonaban también.
Alex podía oír a Jane argumentando que volvería a su posición liberal, a sonar el grito de
batalla para combatir la pobreza, contener la carnicería en la atención médica y la
educación, aumentar la ayuda extranjera a los países más pobres del mundo y fortalecer la
legislación ambiental — todos los problemas que formaron la composición en su
plataforma de campaña.
“Esto nos está matando,” Jane dijo con cansancio. "No puedo seguir fingiendo ser
moderada — una maldita observadora pasiva que intenta consentir a ambos
lados. Demonios, ese es el trabajo de Collins." Ella sacó una copia del New York Times de
su maletín y se refirió a un titular que gritaba: "¿Puede la verdadera Jane Kincaid por
favor ponerse de pie?"
El subtítulo decía: "¿Estaría avergonzado papá?" Alex ya había visto el periódico y sabía
lo que decía el artículo. No había sido amable con Jane.

15

Jane arrojó el periódico con disgusto. “No vamos a engañar a nadie pretendiendo ser
moderado. Estados Unidos sabe perfectamente bien dónde estoy en mi postura frente a las
cosas. Mi padre fue probablemente el gobernador más socialista que este país haya visto
jamás. Y tienen razón — él se avergonzaría.” Ella apartó furiosamente un mechón de pelo.
"Pero tu padre fue gobernador de Michigan hace casi cuarenta años," dijo Steph Cameron,
la vieja amiga de la universidad de Jane y consejera de confianza. "Los papeles estaban
mucho más definidos en ese entonces. Hoy en día todo es de tonos grises. Los demócratas
ya no pueden ignorar la agenda de derecha. No si quieren ir a alguna parte.”
“Ella tiene razón, Jane.” Era la voz de barítono de Jack Wilson, director de campaña de
Jane y jefe de personal. La investigación de Alex le dijo que había sido un asistente de
confianza para su padre, un amigo cercano de la familia durante décadas y casi un padre
sustituto de Jane en años más recientes. "Los candidatos sólo quieren mezclarse," él
continuó. "No se atreven a ofender a nadie por salir demasiado fuertemente a favor o en
contra de algo. Es ridículo, pero lo que es aún más ridículo es que se hace necesario."
“Lo sé, Jack. Pero no quiero ser así. Quiero destacar, con todas mis fallas y todas mis
creencias fanfarronas e impopulares. Así es como empecé esta campaña antes de tratar de
jugar a lo seguro. Y si pierdo por eso. . .” La voz de Jane se apagó mientras miraba por la
diminuta ventana. "Bueno, digamos que no vale la pena ganar si me pierdo en el proceso,"
dijo en voz baja.
Jack asintió con la cabeza, pero Steph parecía mucho más cautelosa.
“¿Carter?” Jane pronunció.
Will Carter, un joven graduado de Harvard con una memoria fotográfica y una mente
matemática que sirvió como secretario de prensa de Jane, encuestador, asesor y recadero
general, levantó la vista de su bloc de notas amarillo. "Bueno, el apoyo está cayendo, y
con bastante rapidez. Los queridos medios de comunicación de ayer rápidamente se están
convirtiendo sencillamente de ayer. Los columnistas de los principales periódicos ya no
nos toman tan en serio. Estamos perdiendo terreno en las encuestas—"
“Está bien,” Jane dijo bruscamente. "Como he dicho, ya tenemos una barrera en esta
campaña. Es un poco redundante para mí hacer lo mismo, ¿no crees?"
Hubo suspiros audibles, luego silencio. Jack Wilson finalmente habló. “Si estamos
perdiendo terreno, y lo estamos, entonces no hay nada que perder sino más
terreno. Tenemos que darle la vuelta. No hay duda de eso.”
Alex observó a Jane roer en un lápiz, consumida por sus pensamientos, y luego mirar la
ventana del avión. Ella estaba sonriendo cuando finalmente volvió su atención a su

16

personal, su mano se curvó en un puño a su lado. “La gente va a amarme u odiarme, pero
al menos sentirán algo por mí. Vamos a darles eso, ¿verdad?”
Steph estaba sonriendo de acuerdo. “Eso está mejor, Jane.” Alargó la mano y golpeó
ligeramente la rodilla de Jane. "Tenemos mucho trabajo que hacer antes de ponernos en
camino."
“Es cierto, pero mientras tanto, creo que una pequeña celebración está en orden.” Jane le
guiñó indulgentemente a sus compañeros. Alex podía oír gemidos bondadosos. Sabía que
harían cualquier cosa por Jane, y cualquier protesta era superficial.
El avión pasó por la terminal. Estaban en Washington, donde se quedarían unos días, y
eso significaba un respiro muy necesario para Alex. Los Agentes del Servicio Secreto de
la Oficina de Washington estarían esperando dentro, listos para tomar las riendas. Su
primer par de semanas en la seguridad de Jane Kincaid había sido educativo, desafiante,
incluso emocionante a veces. Pero en su mayoría habían estado cansados hechos polvo, y
Alex planeó ponerse al día en dormir y pasar un tiempo tranquilo para sí misma.
Pensando ansiosamente en la cama y la bebida que la esperaba, Alex fue una de las
últimas en salir del avión. Ella se sorprendió al encontrar a Will Carter esperándola justo
dentro de la terminal. Era alto y de aspecto llamativo — de piel color café con leche,
cabellos negros como el azabache, ojos como aceitunas negras. Él y Alex habían
intercambiado poco más que bromas durante las dos últimas semanas, su capa de amistad
tan delgada hasta ahora.
La sonrisa de Carter era tímida y en contraste directo con su audaz, buena
apariencia. “Alex. Tengo una invitación especial para ti.”
Alex inmediatamente sospechó pero en silencio esperaba.
"Baile y bebidas esta noche, en Glitters. Tu presencia sería muy deseable."
Alex apretó el paso hacia la zona de entrega de equipajes, Will cayendo en perfecto paso
al lado de ella. Oh, Señor, espero que él no me invite a salir en una cita. Ella suspiró para
sí misma, molesta. No sucedía muy a menudo, pero ocasionalmente algún tipo despistado
le pedía salir de una manera tremendamente incómoda, y después de unas pocas indirectas
tácitas pero ignoradas, se veía obligada a ser contundente e incluso grosera.
"Will, lo siento mucho, pero ha sido un largo primer par de semanas en el
trabajo. Realmente estoy esperando unos días para mí."
"Lo entiendo, Alex," él dijo alegremente en su acento ricachon de la costa este. "Pero
realmente creo que deberías venir."

17

Jesús. Este tipo no está aceptando un no por respuesta. Ella se detuvo para enfrentarse a
él y no hizo ningún intento de disimular su irritación. "Mira, Will, no puedo salir contigo
esta noche o en cualquier otro momento."
Él pareció sorprendido. "Pero yo — "
"Mira, soy gay, ¿de acuerdo?," Ella dijo con impaciencia. "Sólo salgo con mujeres."
Él se derrumbó repentinamente en carcajadas, que de inmediato y completamente molestó
a Alex. Ella sintió que su rostro se ruborizaba.
"Qué es tan malditamente gracioso?"
El joven ayudante luchó y no pudo sofocar una nueva ronda de risas. Su voz, todavía
estrangulada con la risa, gritó de asombro. "Creías que te estaba invitando a salir?"
"Bueno, duh, ¿qué otra cosa se supone que deba pensar?" Alex sintió el calor de la ira.
Su regocijo finalmente se convirtió en una sonrisa amable, Will dijo, "Oh, Alex. Soy gay
también. ¿No lo sabías?"
La sorpresa fue toda de Alex ahora. Y sintiéndose como si hubiera sido una completa
tonta. Mierda! Ella sonrió lentamente y golpeó a Will en el brazo. "¿Cómo diablos se
supone que voy a saber que eres un marica afiliado?"
Él le hizo un guiño. "¿Dónde está tu gaydar, mujer? Fuera por reparaciones?"
"Jesús. Esta campaña es tan irreal. He estado tan concentrada en el trabajo, no sé ni quién
soy. O cualquier otra persona es."
"No, nunca olvides que eres gay, Alex," él advirtió ligeramente, luego la tomó por el codo
y los guió hacia la zona de entrega de equipajes. "Te acostumbrarás a este ritmo loco, lo
prometo. Y escucha, acerca de esta noche. Iba por todo el asunto discreto, pero tu
presencia en Glitters es una especie de orden. Jane alquiló el lugar para una fiesta
privada."
Alex frunció el ceño. "¿Entonces así es como es? Me ordenan ir a bailar."
Will se encogió de hombros. "Bueno, eso es un poco fuerte. Digamos que te están
instando a ir."
"Por Jane?"

18

"Por supuesto. ¿Quién más?"
Alex se detuvo en la primera cinta transportadora. "Mira, estoy fuera de servicio ahora."
Ella sabía que sonaba como una niña quejumbrosa, pero no le importaba. Estaba cansada
y sólo quería ir a casa.
"Lo sé, y lo mismo ocurre con Jane, pero quiere que todos vayamos a la fiesta con ella
esta noche. El personal, los voluntarios, los partidarios, algunos de los agentes."
"Pero yo no soy una de ustedes." Ella sabía que no sonaba particularmente persuasiva.
"Lo que significa que no aceptas órdenes de ella, ¿verdad?"
Alex mantuvo sus ojos en el equipaje que salía en la cinta transportadora. "Bueno, no, no
para algo como esto, en mi tiempo y todo. Soy una servidora pública haciendo mi
trabajo. Y en este momento estoy fuera de horario."
Will suspiró pesadamente, como si Alex estuviera siendo ridículamente difícil. "Ella no va
a estar contenta con ese tipo de comentarios."
"Lo siento." La disculpa de Alex sonó hueca, pero en este momento, a ella no le
importaba.
"Tu funeral," Will bromeó en la manera de reina cabreada. Se despidió y se mezcló con la
multitud.
Alex sacó sus maletas de la cinta transportadora y se dirigió por la escalera mecánica hasta
las puertas principales de la terminal. Vio un taxi vacío en la distancia, esperando en una
cola de humo detrás de una variedad de limusinas, furgonetas y autobuses y agitó hacía
el. Sólo unos minutos más de esto, y luego estaré en casa con una cerveza fría en la mano.
Una mano tocó ligeramente su hombro. Se dio la vuelta, sorprendida al encontrar a Jane
Kincaid de pie detrás de ella. En el caos del aeropuerto, Jane parecía muy a
gusto. Totalmente serena. Excepcionalmente hermosa. Alex sintió que su pulso se
aceleraba de forma automática.
"Tengo entendido que no estás de humor para bailar un poco esta noche, Agente Warner?"
Alex todavía estaba sorprendida por la aparición sorpresa de Jane. ¿Por qué Jane se
preocuparía de un modo u otro si ella iba a una fiesta privada? ¿Realmente odiaba el
rechazo tan mal? Alex todavía no la conocía bien, a pesar de la promesa anterior de Jane
que tendrían tiempo para llegar a conocerse unos a otros. Ahora consideraba la posibilidad

19

de que Jane era una especie de ego-maníaca o monstruo del control, no dispuesta a aceptar
un no por respuesta. Bueno, no soy su marioneta. . . su esclava!
Alex tragó su arrogancia, demasiado educada y demasiado profesional para decir lo que
sentía. "Así es, señora — Jane."
"Grandes planes?" Jane sonrió, su tono ligero, pero sus ojos eran como proyectiles sobre
Alex.
Alex trataba de no retorcerse, entonces convocó a la confianza que no estaba segura de
que realmente sentía. No se sentía particularmente fácil decir no a Jane en la primera
conversación personal que habían tenido desde que Alex se unió al equipo. "Pensé que
tomaría con calma esta noche y al gimnasio mañana temprano."
"Todo trabajo y nada de juego hacen de Alex una agente aburrida." Jane se acercó más
hasta que Alex podía oler su sutil y muy agradable perfume. Su mirada se había vuelto
alegre y su voz era baja e íntima, enviando un pequeño y sorprendente escalofrío a través
de Alex.
"Deberías venir. Realmente me gustaría que lo hicieras, Alex."
Gotas de sudor habían comenzado a rodar por los lados de Alex. Se sentía ridículamente
impotente bajo la atención muy directa de Jane, sin saber si estaba nerviosa debido a la
posición y la estatura de Jane, o simplemente porque esta mujer muy atractiva e
inteligente le estaba pidiendo que fuera a bailar. Pensando — esperando — ser lo
segundo, Alex estaba casi lista para tropezar sobre sí misma para aceptar la invitación
antes de que mentalmente recuperara el equilibrio. Ella sintió la tentación de malicia y no
pudo evitar ceder a eso un poco. "Así que soy aburrida, es eso lo que estás diciendo?"
Jane hizo una pausa, dándole a Alex un vistazo. "Sí." Entonces soltó una de sus sonrisas
deslumbrantes, abrasadoras que podrían derretir un glaciar.
"Pero tenemos un remedio para eso. Y la cura es muy rápida y sin dolor."
"Ah, así que ahora me estás hablando como médico."
"Por supuesto. Estoy recetando un poco de baile, un par de copas. Glitters, esta noche, a
las nueve. Y mañana, te despertaras sintiéndote mucho mejor, lo prometo."
"Y si no lo hago, puedo demandar por negligencia?"
Jane echó la cabeza hacia atrás y se rió. "Ahora, eso no es divertido!"

20

Ø
Alex nunca había estado en Glitters antes, no era de extrañar ya que sólo las personas
ricas, hermosas y relacionadas podían entrar en uno de los clubes más de moda de
Washington, D.C. El lugar estaba lleno, todos con clientes seleccionados e invitados que
afortunadamente no incluían a la prensa. Alex rápidamente vio la larga mesa en un rincón
oscuro que pertenecía a Jane y su grupo. Tomó una silla vacía al lado de Will Carter, en el
extremo opuesto de donde Jane estaba jovialmente dando audiencia.
"¿Quiénes son?" Alex asintió cínicamente al grupo de veinteañeros en animada
conversación con Jane.
"Relájate." Will le dio una palmada en la rodilla. "No estás de servicio esta noche,
recuerdas? Algunos de ellos son voluntarios de la campaña, algunos son simplemente
seguidores."
Alex miró a su alrededor el club, viendo rápidamente los cuatro agentes de
servicio. Estaban sin anteojos oscuros y corbatas, pero para ella, todavía se destacaban con
sus cócteles sin alcohol y zapatos lustrados y sus espaldas rectas. Se sentía extraño estar
cerca de Jane sin estar en servicio, y eso hizo que Alex se sintiera nerviosa, como si
debería estar haciendo algo. Tamborileó sus dedos sobre la mesa y miró a su alrededor
hasta que vio todas las salidas.
"Parece que puedes tomar una copa, Alex. Y es todo en Jane, por cierto."
Alex a regañadientes cedió. Todavía no estaba encantada de estar aquí, dos semanas de
agotamiento prácticamente la habían entumecido en coma. Pero que demonios. Ella sin
duda podría tomar una copa mientras se ponía una apariencia obligatoria. "En ese caso,
Whisky. Con hielo."
Will fue en busca de un camarero. A pesar de los obstáculos humanos entre ellas, Jane
lanzó un guiño a Alex y alzó la copa en señal de saludo. Su sonrisa le dijo a Alex que
estaba contenta, tal vez incluso un poco sorprendida por su aparición en el club. Alex
ofreció un buen saludo, rígido, militar en respuesta, que tuvo el efecto deseado de hacer
reír a Jane.
"Aquí tienes, Alex." Will puso el vaso de whisky delante de ella. Parecía un triple.
"Jesús, Will. Mi primera copa en dos semanas. Voy a estar debajo de esta mesa en poco
tiempo."
"No hay escondite debajo de las mesas. No antes de que hagas el tonto loco tu misma en
la pista de baile como el resto de nosotros."

21

"Confía en mí, necesitaré mucho más que este whisky para sacarme a la pista esta noche."
Carter se rió, sacando la travesura en su voz. "De acuerdo, qué hay dos de esos whiskys y
una muy atractiva nena?"
Alex tomó un sorbo sano y consideró. "Tienes razón en eso, Carter. ¿Te importa si te
llamo Carter? Te ves más como un Carter que un Will para mí."
"Me parece bien. Todo el mundo me llama Carter. En realidad, las únicas personas que me
llaman Will son mi madre y mi garçon du jour (chico)."
Alex tomó otro trago. El whisky era frío en su boca, pero como fuego en su
interior. Sentía dos semanas de estrés volviéndose rápidamente en líquido. "¿Tienes
muchos de esos?"
"¿Qué, madres o novios?"
Alex se echó a reír, disfrutando de la compañía de su nuevo amigo. El trayecto de la
campaña podría ser terriblemente hetero. Y solitario.
Carter tomó un sorbo de cóctel de moda a través de una delicada pajita.
"Madres, una, novios, algunos. Pero nadie especial. No hay un maldito tiempo. ¿Tú?"
Alex sacudió la cabeza, muy seria. "No, no hay novias."
Carter le palmeó el brazo. "Estoy hablando en serio, tonta."
Alex tomó otro sorbo, se echó hacia atrás en su silla y estiró las piernas frente a ella. Ella
estaba disfrutando de esta noche más de lo que había esperado. "No hay una novia de la
que hablar. Me gusta estar soltera."
Carter frunció el ceño. "Una hermosa butch como tú, debes tener que alejar a las chicas."
Alex se rió. "Bueno, no exactamente." Ella bebió más whisky y se sentía más efusiva a
cada minuto. "Eso no quiere decir que soy célibe. Simplemente nada serio."
Carter levantó su copa para brindar. "Bueno, espero que no te conviertas en una monja en
esta campaña, pero le sucede a los mejores de nosotros."
Alex estaba perpleja. "No me digas que ustedes se portan bien todo el tiempo. Jane no
aprueba algún enredo?"

22

"No es que sea la Madre Superiora con nosotros o algo por el estilo. Sólo nos mantiene tan
jodidamente ocupados, ¿sabes? Y cuando tengo un minuto para mí, estoy tan cansado, que
sólo colapso." Él se puso de pie y se desmayó en su silla, produciendo una risa de Alex.
"Esta noche es la primera vez en meses que nos hemos soltado así."
Jane mantuvo a todos saltando, sobre todo a sí misma, Alex lo sabía. Mantuvo largas
horas, e incluso cuando ella no estaba haciendo discursos o en reuniones con la gente,
siempre parecía haber un teléfono pegado a la oreja o un ordenador portátil en el extremo
de sus dedos.
"Es Jane una monja, también?" Alex se sorprendió por la descarada pregunta. No había
visto a Jane ni siquiera coquetear con ninguna persona en las últimas dos semanas.
Carter tomó un sorbo de su bebida, y luego jugó con el pequeño paraguas. "No se. Ella no
duerme alrededor, si eso es lo que quieres decir. Ella es muy privada, pero sin duda podría
elegir a cualquiera. Ella es sexy como el infierno. . . es decir, si fueras un tipo hetero."
"Hey, eso no es justo, Carter. ¿Qué pasa si eres una mujer gay?"
Carter se rió. "Está bien, ahí me has pillado. Para una lesbiana o un hombre hetero, Jane
Kincaid chisporrotea." Él hizo un gesto de frustración.
"Ella es tan ingenua al respecto sin embargo. . . como si no tuviera ni idea. O no le
importa."
Otro whisky apareció junto al vaso vacío de Alex. "Demasiado ocupada para un novio
sería mi suposición."
Carter se encogió de hombros, vació su copa y luego señaló por otra. "Si me preguntas,
creo que todavía lleva cargando por su marido muerto."
Alex había leído sobre Dan Olson. Muerto en un accidente aéreo hace diez u once
años. Los dos se habían conocido en la escuela de medicina y luego se casaron después de
la graduación. No tuvieron hijos en su corto tiempo juntos.
"¿Estaban locamente enamorados?"
Carter se encogió de hombros. "Tendrías que preguntarle a alguien que los conociera en
aquel entonces. Ella no habla mucho acerca de esa parte de su vida, pero quiero decir,
¿por qué otra cosa iba ella ni siquiera mirar a nadie, y mucho menos ir a una
cita? Mierda. Todo el mundo necesita un buen polvo al menos de vez en cuando."

23

Alex ciertamente no podía estar en desacuerdo con eso. Ella tomó otro trago y sintió la
débil pero acogedora nube de embriaguez descender. "Tal vez simplemente no quiere salir
herida de nuevo. No quiere acercarse a nadie."
Carter miró desafiante a Alex. "¿Es esta la voz de la experiencia hablando?"
Alex retrocedió mentalmente. "Demonios, no soy una experta. Sólo quiero decir que es
una mujer complicada, ¿verdad?"
El cóctel de Carter llegó y tomó un buen sorbo. "Entendiste correctamente. Te apuesto
dólares a las rosquillas que nunca he conocido a nadie como ella antes."
Alex se rió en su bebida. "Dólares por rosquillas? Pensé que nosotros los sureños éramos
los únicos con refranes divertidos."
Carter la ignoró. Parecía contemplativo y serio. "La conocí cuando yo estaba haciendo una
pasantía en el Capitolio hace unos años. Nunca he conocido a nadie como ella antes o
después, sabes? Es difícil de explicar." Sus palabras estaban empezando a balbucear. "Ella
sólo sacudió mi mundo, Alex. Todavía lo hace. Y me mantendré leal a ella durante el
tiempo que me necesite."
Alex se concentró en su bebida y sintió una sorprendente punzada de celos que Carter y
otros ayudantes de Jane tenían un vínculo tan intenso con la senadora. La confianza, la
lealtad y el amor genuino entre ellos era evidente, y Alex se sentía como la extraña que
era. Ella era una funcionaria pública que, a diferencia de ellos, no provenía de la liga de
élite, el viejo dinero o la política. Alex tenía un trabajo que hacer, al igual que Carter y
Steph y Jack, pero estaba fuera de servicio por la posición, no la persona. Por un momento
— un muy inapropiado momento, Alex lo supo — ella se encontró deseando estar
haciendo esto porque compartía la visión de Jane. Y debido a que Jane era la persona más
importante en su vida.
"¿Porque están ustedes dos viéndose tan seriamente?"
Era Jane, de repente cerniéndose sobre ellos, un brazo ligeramente alrededor de cada uno
de ellos como si estuviera acorralando a sus hijos.
"No estamos aquí para ahogar ninguna pena, ya saben."
Alex sonrió con timidez, maldiciendo en silencio la extraña y oportuna percepción de
Jane. "Lo siento. No me refiero a parecer una aguafiestas."
"Oh, no, no lo hace, Agente Warner."

24

"¿Huh?"
"En algún lugar allí se esconde una chica fiestera. Estoy segura de eso." Ella miró a Alex
de arriba abajo, y luego asintió juguetonamente. "Y puedes mostrarme ahora mismo, los
dos, levantándose en la pista de baile conmigo."
Carter miró a Alex con una sonrisa de complicidad. Hizo un guiño a su vaso de whisky
cada vez menor, y luego señaló con la cabeza hacia Jane.
"Tienes todo el incentivo que necesitas ahora para entrar en la pista de baile,
Alex. ¿Recuerdas? Los dos whiskys y la — "
Alex lo calló con una mirada de voy-a-matarte.
Jane no prestó atención y enganchó su brazo a través del de Alex.
"Vamos, Agente Aburrida. Vamos a salir a bailar."
Los tres bailaron a los Black Eyed Peas. Alex, a pesar de sus protestas, era una bailarina
experta, que pareció sorprender a Jane, que no se quedaba atrás en la pista de baile. Jane
sonrió y asintió animadamente a Alex, moviéndose rítmicamente junto a ella. Las caderas
de Jane se movían fácil y fluidamente, sus largos brazos agraciados en sintonía con la
música. Su juego de pies era rápido y sin defectos y perfectamente sincronizado. Pero fue
su cara la que extasió a Alex. Jane estaba radiante con una sonrisa de felicidad absoluta,
inamovible. Alex nunca la había visto tan despreocupada, tan auto-permisiva, tan rápida
para deslizar los lazos de control y obligación. Se quedó asombrada ante la transformación
ante ella y pensó que nunca había visto a Jane Kincaid — o a cualquier mujer — viéndose
más hermosa.
Apenas notaron que Carter se alejaba con un atractivo prospecto, y cuando lo hicieron,
Jane se encogió de hombros y se rió, con las manos hacia arriba. "Creo que hemos sido
abandonadas oficialmente."
Annie Lennox comenzó a cantar una versión de baile de The Temptations ‘I Can not Get
Next To You’, y la ironía hizo reír a Alex. Había estado junto a esta mujer durante dos
semanas y sin embargo, apenas la conocía. ¿Cómo era posible estar tan físicamente cerca
de alguien doce horas al día — hasta el punto en que sabía lo que tomaban en su café y el
número de veces en un día que bostezaban — y sin embargo realmente no conocerlos,
Alex se lo preguntó no por primera vez.
"¿Que es tan gracioso?"

25

En su niebla alcohólica, Alex sacudió la cabeza con desdén. Jane la agarró de la mano y la
hizo girar debajo de ello. "Eres un rompecabezas, Alex Warner."
"Esa es la olla que llama a la tetera," Alex proclamó valientemente, no muy segura de si
Jane había escuchado.
Jane estaba a cien millas de distancia de nuevo en el olvido dichoso, pero cuando la
canción terminó, sorprendió a Alex con un abrazo impulsivo.
Alex cerró los ojos e inhaló la dulce, embriagadora fusión del suave perfume, jabón, y
sudor limpio, y ella apretó a Jane, más fuerte de lo que nunca hubiera tenido en la
sobriedad. Se sentía bien tocar a alguien, aunque fuera sólo un abrazo inocente, amistoso
que sabía que no ocurriría de nuevo a la luz del día.
Fueron sólo unos segundos, pero se sentían como largos, maravillosos minutos antes de
que Jane se apartara, sonriendo. "Gracias por el baile, Alex. La camisa hawaiana es un
buen detalle, por cierto." La mano de Jane holgada e inocentemente encontró la de Alex,
como si fuera la cosa más natural del mundo, y la llevó de vuelta a la mesa.
Alex sintió que se ruborizaba furiosamente, absurdamente gustándole la sensación de
cosquilleo, electrizante del tacto de Jane. Era ridículo, lo sabía. Jane era su persona a
proteger, su trabajo, por amor de Dios, y, sin embargo, era tan condenadamente fácil estar
con ella de esta manera.
"Es bueno verte disfrutando, Alex."
Alex se volvió hacia su anfitriona, extrañamente sin importarle que su vigilia había sido
despojada por el whisky y la música y el abrazo celestial y esa maravillosa, cálida mano
en la suya. "Sé que no quería venir esta noche, pero me alegro de que me hayas
convencido. He echado de menos . . . " Alex miró a su alrededor desvalidamente. Lo que
realmente quería decir era cuánto extrañaba ser una persona normal durante las últimas
dos semanas — una persona que necesita la camaradería y el toque ocasional de una
mujer.
"Me alegra que hayas venido también, Alex." La mano de Jane aún sostenía la de Alex,
apretando más fuerte ahora. Se sentía suave, seguro, alentador, casi como si fueran las dos
únicas personas en el mundo. . . o al menos en el club.
Dios, estaba Jane coqueteando con ella? Alex parpadeó fuerte. Ella sintió sus
pensamientos confusos, deseando como el demonio que Jane estuviera. Sería tan dulce,
aunque sólo sea por unos minutos, ser la receptora de las intenciones lascivas de una
mujer tan hermosa e importante. Pero Alex sintió el dolor sordo de saber que la realidad
estaba cruelmente mezclándose con la fantasía. Jane no puede saber lo que está haciendo.

26

"Sé que en realidad no hemos tenido la oportunidad de hablar durante las últimas dos
semanas, Alex. Ni siquiera creo que te haya dado la bienvenida oficial a bordo, y por eso,
lo siento. He estado muy preocupada."
"No te preocupes por eso," Alex respondió rápidamente. Había sido una tonta y egoísta
por querer la atención de Jane de esta manera, haber esperado que de algún modo merecía
conocer a Jane mejor.
Jane tenía un trabajo que hacer, lo mismo que Alex. Tristemente, Alex se dio cuenta de
que después de esta noche, serían extrañas de nuevo. Jane concentraría su atención, su
encanto y energía ilimitada en todo el mundo, excepto en los invisibles agentes del
Servicio Secreto de nuevo.
"Alex? Dime algo."
Alex se acercó más, se sentía ebria y se inclinaba hacia Jane como un árbol de sauce en
una tormenta. Con esa mano en la suya y los suplicantes ojos marrones buscando
atentamente en los suyos, le diría a Jane todo. Pregúntame, Jane. Pregúntame cualquier
cosa en absoluto.
"¿Sí?"
Jane tenía el ceño fruncido ahora. "Soy sólo un trabajo para ti?"
Alex estaba aturdida. Su mente trató de captar la pregunta, pero no pudo, como los dedos
tratando de ahuecar la fina arena. "¿Perdón?"
El ceño se profundizó. "Cuando estamos en el camino, eres un poco distante
conmigo. Como simplemente este objeto que tiene que ser protegido. Como un paquete de
joyas, o dinero, o algo por el estilo." Jane parecía ligeramente herida — ofendida,
casi. "He estado un poco intimidada por ti. Es por eso que te pedí que vinieras esta noche.
Para ver si . . . si realmente quisieras llegar a conocerme mejor."
Alex apenas podía respirar. Intimidada? ¿Un objeto? ¿Distante? Podría estar Jane
hablando de ella? Ella no era esas cosas. Era Jane quien había estado de esa manera con
ella. . . no es así? Alex estaba confundida. Anhelaba otro whisky para infundir algún tipo
de claridad sintética.
"Yo, yo — " Alex tartamudeó, su mente todavía deslizando sus engranajes. "No, no es
así. No es así en absoluto."
El comportamiento de Jane se suavizó considerablemente. "Lo siento, Alex. Te he puesto
en un aprieto."

27

"No es . . . esta bien. Me gustas, Jane. Mucho."
La sonrisa de Jane se alzó sobre Alex como el sol ascendiendo un horizonte.
"Y me gustas, Alex." Ella le dio un guiño burlón. "Y definitivamente ya no te puedo
llamar Agente Aburrida."

Capítulo 3
Jane había pasado dos días emocionalmente agotadores luchando con Steph y Jack sobre
su último pronunciamiento. Esperar hasta después de Pennsylvania, habían
insistido. Mejor aún, escoger otra causa, habían declarado. Ellos no querían que su
candidata se viera atrapada en una causa segura para enajenar un buen número de
electores. Ella había escuchado, había argumentado, pero Jane no cedía. Por último,
obstinadamente, ella se agachó solo para escribir el discurso que, si tenía éxito o fracaso,
sería un punto de inflexión en la campaña presidencial.
Volvió a repasar las páginas de su borrador de nuevo, a continuación las arrojó con
impaciencia. Maldijo en silencio y decidió ignorar el leve dolor de cabeza de tensión. Ella
estaba poniendo su culo en la línea proverbial, y era un lugar solitario para estar. Pero con
las elecciones primarias de Pensilvania a sólo un par de días de distancia, estaba ansiosa
por cumplir lo que recientemente había prometido a sí misma y a la memoria de su padre
— que hablaría sobre los temas que eran importantes para ella, que pintaría un cuadro de
lo que quería que fuera su Estados Unidos, y lo más importante de todo, que no tendría
miedo de ser ella misma. Y si eso no pudiera conseguir su nominación demócrata,
entonces que así sea. Si nada más, tendría éxito en conseguir su agenda en las noticias y
en la mente de las personas, y tal vez, sólo tal vez, podría picar la conciencia nacional a lo
largo del camino. Desplazar el partido un poco más a la izquierda no podía hacer daño
tampoco.
Ella recogió la radio de doble dirección sobre su escritorio y pulsó el botón de llamada.
"¿Comandante? ¿Estás ahí?"
"Adelante, Dr. Kincaid," Harry Johnson respondió.
"¿Puedes encontrar a Alex y enviarla a mi suite?"
"Seguro."
Jane distraídamente recogió sus gafas de lectura, y luego las arrojó de nuevo sobre el
escritorio. Estaba nerviosa, inquieta sobre todo esto, a pesar de que había tomado una
28

decisión y no daría marcha atrás ahora. Esto sería grande — la proclamación más grande
que había hecho, junto a anunciar su candidatura el pasado verano. Se puso de pie y luego
se alisó los pantalones. Caminando de un lado a otro, Jane se desabrochó los puños de las
mangas y los enrolló. Era bueno estar nerviosa, se recordó. Sus discursos eran siempre
mejores cuando estaba un poco en el borde, o incluso enojada.
Tras el silencioso toque en la puerta, Jane hizo pasar a Alex y le indicó que se dirigiera
hacia una cómoda silla junto al gran ventanal de la habitación del hotel. La chaqueta
deportiva de Alex se abultó con su semiautomática .357 mientras se sentaba, y le pareció a
Jane que el arma debía ser tan familiar como el brazo derecho de alguien tan
experimentada en la aplicación de la ley como Alex lo era.
"¿Puedo ofrecerte algo, Alex? ¿Café? Jugo?" Jane hizo un gesto hacia la pequeña cocina.
"Estoy bien, gracias." Alex era distante y educada, como de costumbre.
"Oh diablos, me vendría bien algo." Jane caminó al refrigerador de la barra y sacó una
jarra de jugo de naranja. Lo vertió en un vaso, y luego bruscamente arrojó una botella de
dos onzas de vodka en ello.
Cuando volvió con su vaso y se sentó en la silla de enfrente, un ceño fruncido curioso la
saludó.
"¿Está todo bien?" Alex preguntó con cautela. Incluso con su enfado, ella todavía se veía
tranquila y confiada, su acento sureño afable y suave y un poco enigmático.
Jane intentó sonreír tranquilizadoramente y sintió que se relajaba. "Sí, Alex. Todo esta
bien. Pero gracias por tu preocupación."
Alex no parecía particularmente convencida.
Jane tomó un largo trago, firme antes de colocar el vaso sobre la mesa a su lado. "Alex,
como sabes, voy a dar un discurso esta noche en el Mellon Arena. Y va a desencadenar
algunas ondas de choque. Sólo quería que supieras que el camino se pondrá muy agitado
después de esta noche. Podría hacer que tu trabajo sea un poco más desafiante."
Jane sabía que no estaba siendo completamente sincera — esa advertencia a Alex no era la
única razón por la que la había convocado aquí.
Alex parpadeó pero por lo demás no mostró expresión alguna. "Gracias por el aviso,
señora — Jane. Cuan agitado?," Preguntó mecánicamente.
Jane se encogió de hombros. "No se sabe."

29

"Ya veo." El tono de Alex implicaba que realmente no veía en absoluto.
Tamborileando con los dedos ansiosamente en el reposabrazos, Jane dijo, "Alex, sabrás
que en Pensilvania es uno de los pocos estados en los que un proyecto de ley del
matrimonio homosexual se está abriendo paso lentamente a través de la Asamblea
General. Es demasiado pronto para decir si va a pasar, pero va a ser un gran problema aquí
–{el próximo año. Voy a saltar a la pelea esta noche."
Alex parecía totalmente desconcertada, como si Jane hubiera dicho que planeaba discutir
el aumento del costo de la lechuga. Jane tomó otro trago, sosteniendo el vaso con
delicadeza, aunque sintió como si lo apretara hasta romperse. Ella estaba decepcionada de
que no pudo conseguir una reacción de Alex. "No crees que sea una buena idea."
“No, no lo creo.”
"Aquí en Pittsburgh, o en general?"
"No soy experta en política, Jane."
"No te estoy pidiendo que lo seas. Tengo un montón de gente diciéndome que estoy a
punto de tirar mi futuro político por el inodoro." Jane silenciosamente se desesperó,
sintiéndose más sola que nunca. Si alguien aprobaría que tomara una posición sobre los
derechos de los homosexuales, pensó que sería Alex. No sólo porque Alex era gay, sino
porque Alex no tenía ningún interés personal en el éxito o el fracaso de la campaña de
Jane. Siempre habría un montón de trabajo para Alex, independientemente si la campaña
de Jane continuaba o no.
Jane intentó frenar la auto-duda de que estaba tratando de ganar un punto de apoyo y se
recordó que tomar una posición sobre los derechos de los homosexuales era lo correcto a
hacer, sin importar lo que Alex o cualquier otra persona pensaran. No podía dudar de sus
instintos ahora, y sintió la pasión por su convicción regresar. Ella había caminado por
muchos caminos políticos sola y lo haría de nuevo. "No estoy pidiendo tu apoyo ni tu
permiso, Alex," Jane soltó, su voz áspera como papel de lija.
Levantó la vista y vio un destello de dolor casi imperceptible en el rostro de
Alex. Mierda. Esto no estaba yendo bien en absoluto. No había querido ser tan
insolente. No había sido justo poner a Alex en el lugar, esperar que ella divulgara su
opinión sobre un tema que obviamente era personal para ella. Ahora podía ver que había
sido un error, queriendo la opinión de Alex sobre el discurso. Jane dejó el vaso sobre la
mesa y se acercó a Alex, los codos apoyados en sus muslos. "Alex, por favor dime por qué
no crees que esta es una buena idea esta noche. Me gustaría saber."

30

Alex se encogió de hombros, viéndose indiferente, su máscara de Servicio Secreto
firmemente en su lugar de nuevo. Su voz era neutral, aunque sus palabras no lo eran. "Es
un tema delicado. Es peligroso, Jane. Hay tantos locos ahí afuera esperando para saltar
sobre algo como esto."
"Pero de eso se trata. Si no es este tema, es otra cosa que están listos para atacarme. Los
‘locos’', como dices, ya me odian de todos modos."
"Mira. No soy una científica de la conducta, pero esto podría empujar a algunos fanáticos
al límite."
Jane se frotó las manos. "No puedo jugar a lo seguro, Alex. No es quien soy. No voy a
hacerlo."
Alex se levantó para irse. Ella asintió una vez. "No me iré de tu lado esta noche, Jane."
Jane sonrió mientras acompañaba a Alex hasta la puerta, y sintió un alivio inesperado que
esta noche, mientras hacía el discurso político más provocativo de su vida, Alex estaría
sólo unos pasos de distancia, cuidando y vigilando por ella, cada segundo. Puede que Jane
no tuviera la aprobación de Alex, pero al menos tenía su atención, y se sentía
sorprendentemente reconfortante. "Me siento mejor al saber eso, Alex."
Alex se volvió hacia Jane en la puerta con una expresión de dolor. "¿Puedo preguntarte
algo?"
"Por supuesto."
"¿Estás haciendo este discurso porque realmente lo crees, o se trata de publicidad?"
Jane tocó suavemente el brazo de Alex y trató de no sonar ofendida, a pesar de que su
corazón se había hundido un poco. "Sé que no me conoces muy bien, Alex. Y espero
cambiar eso. Cuando me conozcas mejor, tendrás tu respuesta."
Alex sonrió vacilantemente. "Es una cosa extraordinaria lo que estás haciendo. Por tu
bien, sólo desearía que no lo hicieras."
Ø
La arena estaba repleta de diecisiete mil personas, la mayoría de ellos miembros y
partidarios de la AFL-CIO (Federación de Sindicatos) de Pennsylvania y los Trabajadores
Siderúrgicos de Estados Unidos. No era exactamente un público hostil para un político de
izquierdas. Alex se relajó en su asiento un poco cuando habló primero un Asambleísta

31

Estatal, entonces el presidente de la AFL-CIO de Pennsylvania. Una banda tributo a Bruce
Springsteen hacia tiempo había calentado a la multitud, y ahora el pináculo era el discurso
de Jane.
Alex observó a Jane avanzar con paso firme hacia el podio, reconociendo los aplausos con
una sonrisa de agradecimiento, a continuación ella gentilmente se volvió y asintió con la
cabeza a los otros oradores, que estaban sentados en sillas en la parte trasera del
escenario. Alex estaba allí también, pero a un lado, cerca del borde del escenario. Ella lo
había calculado con precisión — estaba a dos pasos y un salto del cuerpo entero de Jane,
si es necesario. Otros agentes fueron colocados en las salidas y entradas, y algunos se
habían mezclado con la multitud.
"Guau. Que gran ciudad para un aficionado a los deportes," Jane se entusiasmó, y la
multitud rugió en respuesta. Luego hizo un punto de escanear el techo hasta que vio las
banderas de la Copa Stanley colgando allí. "Es maravilloso estar en la casa que Mario
Lemieux construyo!" Una vez más el público se volvió loco. "Y ahora sé como se debe
haber sentido cuando levantó la Copa Stanley aquí, delante de maravillosos aficionados
como ustedes!"
La audiencia colectivamente silbó y golpeó sus pies, y Jane con poco entusiasmo intentó
callarlos con las palmas de las manos levantadas. "Me alegro de que Mario no está
corriendo para la candidatura demócrata, o creo que estaría en problemas!"
Jane se rió junto con la multitud, todo el tiempo mezclando sus notas de discurso en su
lugar detrás del atril. Ella no utilizaría ningún apunte electrónico o texto escrito, Alex
sabía por experiencia. Jane siempre memorizaba sus discursos y a menudo hablaba
improvisadamente, pero parecía que le gustaba la seguridad de tener los papeles cerca.
Jane siguió exhortando por una mejor cobertura de atención médica para los pobres con la
evidencia anecdótica de un jugador de hockey profesional que puede ser capaz de hacerse
una prueba de resonancia magnética a pocas horas después de una lesión, mientras que
alguien de Medicaid tiene que esperar muchos meses.
Alex apenas escuchaba mientras observaba los rostros de la multitud en el piso de
abajo. La audiencia estaba siendo mantenida lejos por endebles barricadas y policías de
Pittsburgh de pie cada veinte pies o menos de distancia. Ella vio nada más que la
aprobación en las caras y en los gestos de la audiencia, pero esto no era inusual. Alex
había visto poco en el camino de la animosidad dirigida hacia Jane durante sus tres
semanas en el trabajo hasta ahora. Pero Alex no dejaría que eso embotara sus
sentidos. Las multitudes podrían ser impredecibles. Y las personas que parecían la parte
de admiradores podrían ser terroristas colocados o simplemente lunáticos esperando su
momento.

32

Alex y sus colegas utilizaron la tecnología moderna en todos los turnos — sensibles
detectores de metales y búsquedas personales en las entradas controladas, perros
detectores de bombas dentro y por fuera, los antecedentes extensos sobre las personas
sospechosas conocidas por las autoridades que podrían estar en la zona. Policías dentro y
fuera de los uniforme así como el equipo del Servicio Secreto, estaban bien posicionados,
todos conectados por pequeños auriculares y micrófonos. Había cámaras estratégicamente
colocadas también. Pero todas las medidas, Alex sabía, eran muy limitadas en su
utilidad. La suerte y las circunstancias jugaban papeles importantes, y su capricho dejaron
a Alex sintiéndose impotente, sin importar cómo representar la seguridad para un simple
discurso ante una multitud amistosa.
Jane había puesto en marcha una llamada para aumentar el salario mínimo a nivel
federal. Muchos estados ya habían ido mucho más allá de la tasa establecida por el
gobierno federal, les dijo.
"Sobre esto, damas y caballeros, el gobierno federal debe dirigir, no seguir. Creo en el
liderazgo al más alto nivel. Creo en dar un buen ejemplo. Y sobre todo, creo en
simplemente hacer lo que es correcto, y salarios justos por un arduo día de trabajo es lo
correcto por hacer!"
La multitud aplaudió ruidosamente. Alex notó las manos de Jane temblando debajo del
atril — probablemente de adrenalina en lugar de nerviosismo — sin embargo ella
permanecía de pie y erguida y era la imagen de equilibrio y confianza.
Jane dejó que el público se tranquilizara, hasta que la arena se convirtió misteriosamente
en silencio con expectación. "Pero damas y caballeros de Pittsburgh, hay algo aún más
detestable que los salarios injustos, y eso es la falta de derechos humanos básicos."
Alex sintió que su pulso se aceleraba de forma automática. Aquí viene, pensó con
temor. Ella se acercó al borde de su asiento y sintió que sus músculos se contraían en
preparación. Examinó de nuevo el mar de rostros y buscó movimientos sutiles delante y a
lo largo de los lados del escenario. Ella sabía que los otros agentes estarían haciendo lo
mismo.
"Hay un segmento de nuestra sociedad, aquí en los Estados Unidos de América, e incluso
en un estado vibrante como Pennsylvania, que están perdiendo sus empleos y sus hogares
debido a quiénes son. Cada año, un buen número de ellos se suicidan o son asesinados a
manos de los demás por lo que son. Muchos de ellos se encuentran, en una base diaria,
con desprecio y aversión o compasión por personas que ni siquiera los conocen. Y todo
sólo porque son diferentes."

33

La multitud comenzó un crescendo de ansiosos susurros. Jane había despertado su
curiosidad, y ahora, en un tono discreto pero firme, les dio lo que estaban
esperando. "Estoy hablando, por supuesto, de gays y lesbianas."
Hubo una ingesta sorprendida, colectiva. Incluso Alex, que había sabido que iba a venir,
sintió que sus nervios hormigueaban todos de nuevo. Un candidato presidencial de la
corriente principal que hablaba acerca de los derechos de los homosexuales eran
prácticamente aguas inexploradas, y el público lo sabía. Esta noche estaba haciendo
historia.
La multitud se calmó rápidamente, su atención fija en Jane. Ellos querían que continuara,
y ella no les hizo esperar mucho tiempo. "Sí, los homosexuales son diferentes de la
mayoría de nosotros de una, y sólo una, forma única. Pero eso nos da la justificación legal
y moral para privarlos de los mismos derechos básicos? Privarlos de adquirir propiedad
conjunta en algunos estados? De adoptar niños? De casarse? De legar pensiones? De
caminar por la calle con la esperanza de estar a salvo?"
La mano derecha de Jane apuñaló al aire para dar énfasis. Su cuerpo estaba tenso por la
emoción, su voz profunda y rica y en constante aumento.
"Cuando se enseña a la gente a odiar y temer a sus conciudadanos, cuando enseña que
aquellos que son diferentes de ti amenazan tu libertad o tu trabajo o tu familia, entonces
también se aprende a confrontar a otros no como seres humanos. . . sino como enemigos
que no se encuentran con la cooperación sino con la conquista. . . para ser subyugado y
dominado. Para ser humillado."
Jane hizo una pausa en el completo silencio, mirando fijamente a los rostros en las
primeras filas, su lenguaje corporal visiblemente suavizándose. "Les estoy pidiendo,
hermanos y hermanas, que miren en sus propias comunidades, y sobre todo, en sus
propios corazones, y encuentren allí amor, comprensión y justicia. Y a partir de esos
elementos vendrá un gran liderazgo, a partir de cada uno de ustedes, en uno de los
mayores problemas morales de nuestra generación. Hablé sobre el liderazgo antes, y dije
que creía en ello. Y sé que ustedes también."
Alex no se había dado cuenta de que sus propios puños húmedos estaban apretados
firmemente en su regazo, hasta que sintió los calambres. Jesús, Jane realmente lo había
hecho. Fue a donde nadie más había ido antes, y el público parecía sentirlo,
también. Parecían sorprendidos y asombrados por su valor, pero ella se mantuvo en ellos,
haciendo hincapié, mostrándoles que no les dejaría libres todavía.
Jane estaba inclinada sobre el atril, abrazándolo. "No dejen que las diferencias dividan sus
hogares, su vecindario, su ciudad, su estado — nuestro país. Debemos celebrar nuestra
diversidad, nuestra fortaleza individual, y apoyarnos mutuamente en el tapete cuando uno

34

de nosotros tropieza." Miró intensamente los rostros de la multitud, y luego habló
lentamente, enunciando cada palabra. "Y sin importar nada más, quiero que recuerden que
tu hijo gay o tu vecina lesbiana o tu compañero de trabajo bisexual simplemente está
compartiendo contigo el mismo movimiento corto de la vida, está buscando la misma
oportunidad de ser feliz y de propósito y realización en esta vida como tú."
Alex se movió más hacia el borde de su asiento, su respiración alojada fuerte en su
garganta. Había estado observando a la multitud en su mayor parte, no a Jane, pero las
palabras de Jane le habían golpeado como un puñetazo en el estómago, y luego
comenzaron a resonar en su mente. Era un respaldo impresionante para los gays y
lesbianas de todo el mundo. Para un candidato presidencial el insistir que a las personas
homosexuales no sólo se les concedan los mismos derechos que los demás, sino para ser
aceptados y amados y respetados también, era una bomba que podría tener efectos
monumentales y de mayor alcance. Dios mío, Alex pensó. Esto era enorme. Las palabras
de Jane, tan llenas de convicción, y sin embargo tan prosaicas, hicieron a Alex sentirse
increíblemente orgullosa e inspirada. Si no se hubiera dado cuenta antes, ahora sabía que
podría ser fácilmente una partidaria rabiosa de Jane sino estuviera en su equipo de
seguridad. Y eso estaba diciendo mucho, ya que Alex rara vez se había interesado en la
política o por los políticos antes de ahora.
Jane se movía a matar, pero su voz se mantuvo uniforme, reafirmada, segura. . . como un
evangelista que les había dado una visión de la tierra prometida y ahora estaba lista para
llevarlos allí, si sólo ellos se entregaban a ella. "Al dar, hay mucho que recibir. Cuando
damos amor, lo recibimos muchas veces. Cuando damos comprensión, nos encontramos
con la cooperación. Cuando extendemos los mismos derechos a todos los demás seres
humanos. . . todos nos volvemos sólo un poco más libres. . . y muchísimos más ricos
aquí." Jane apretó su puño contra su pecho.
La multitud se puso de pie como uno, animando violentamente al unísono y cantando su
nombre. "Jane! Jane! JANE!"
Alex se dio cuenta de que Jane miró hacia el cielo por un instante, luego bajó los hombros
en alivio. Se volvió ligeramente hacia Alex, le lanzó un guiño de complicidad y una
sonrisa, como diciendo 'por qué estabas tan preocupada?', luego abrió los brazos a la
multitud debajo de ella para abrazar a todos de manera abstracta.
"Gracias, Pittsburgh. ¡Los amo a todos!"
Alex fue directo hacia Jane, la agarró del codo cuando parte del público se cerró en un
nudo alrededor del escenario, todavía cantando su nombre, extendiendo las manos,
queriendo tocarla. Jane les saludo a ellos mientras Alex la sacaba del escenario y a través
de una puerta de acero y entraba en un laberinto de pasillos y más puertas hasta que

35

llegaron a una puerta de salida trasera, donde la limusina de Jane chirrió hasta detenerse
delante de ellas.
Steph y Carter ya estaban dentro. Jane entró al lado de ellos, mientras que Alex se sentaba
enfrente. Los dos ayudantes de Jane le dieron un máximo de cinco y Jane respondió con
un grito de victoria.
"Lo hiciste, Jane, realmente lo hiciste." Carter le dio un rápido abrazo.
Steph no podía dejar de sonreír. "Y les encantó, Jane. ¡Dios! Los tenías comiendo de tu
mano! Creo que podrías haberles vendido una nueva Declaración de Derechos."
"O por lo menos unos cuantos coches usados," Carter intervino.
Jane sonrió con satisfacción. "Supongo que fue bastante increíble, ¿verdad?"
Carter sonrió a Alex, se estiró y golpeó su rodilla.
"¿Qué piensas, chica?"
Alex todavía estaba aturdida, con el corazón palpitante salvajemente. Ella nunca había
estado en un mitin político o cualquier tipo de discurso de un político hasta que se había
unido al equipo de Jane. Nunca había conocido a alguien tan carismático, tan contundente
con sus palabras, tan dinámico en su personalidad, tan capaz de agitar a una multitud con
una mirada o una palabra o simplemente por su mera presencia.
Jane realmente podía mover a la gente, y Alex sabía que no era una persona fácil de
moverse. Podría alguien como Jane Kincaid realmente cambiar el mundo? Alex siempre
había pensado que tal retórica era absurda, pero sus sentimientos de apatía política y
alienación se habían desmoronado de repente bajo el peso del discurso de Jane. Había un
nudo en la garganta de Alex que no podía hablar.
"Oh, déjala en paz, Carter," Jane instó, la adrenalina todavía cargada en su
voz. "Probablemente esté preocupada acerca de cómo va a mantener mi culo a salvo
mañana cuando la cosa se ponga dura de verdad." Ella dio a Alex una sonrisa juguetona.
"Oh, Señor." Carter gimió, volviendo su atención a Jane. "Los medios de comunicación se
van a volver locos mañana cuando lleguemos a Filadelfia. Jack ya esta allí, tratando de
allanar el camino."
"Una excavadora no pudo allanar el camino después de esta noche," Steph respondió, pero
se reía. "Sin embargo, tenemos que prepararnos para la recepción de mañana. Va a ser un
zoológico."

36

Alex giró la cara hacia la ventana polarizada, perdida en sus reflexiones. Se sentía
extrañamente entumecida. Ella sabía que nunca sería la misma persona después de esta
noche. Jane había alcanzado y tocado algo profundo dentro de ella. Era algo más que sólo
inspirarla y dar crédito público a su orientación sexual. Alex había indudablemente
comenzado a preocuparse por Jane. Y le importaba algo más que mantenerla a
salvo. Quería que Jane tuviera éxito, quería que tuviera la oportunidad de mostrarle al
mundo lo que realmente podía hacer.
Oh Jesús. No te dejes llevar tanto, Warner, o vas a querer hacer una campaña para ella.

Capítulo 4
El autobús de campaña a Filadelfia salió de Pittsburgh antes de que el sol hubiera salido
por completo. Sería un día agotador para Jane. A su llegada, debía hacer un almuerzo con
funcionarios municipales y de juntas escolares, seguido de un corte de listón, un mitin en
un parque, una pequeña cena con un par de docenas de funcionarios del partido estatal, y
luego un discurso por la noche en la Universidad de Temple. Un itinerario desde el
infierno, Jane pensó malhumoradamente. Y sería peor porque sabía que estaría
constantemente plagada de periodistas agresivos sobre el discurso de anoche en
Pittsburgh. Ella acababa de desencadenar una tormenta justo antes de la votación primaria,
de eso estaba segura. Pero lo hecho estaba hecho, y había tenido razón para hacerlo, se
recordó a sí misma, sin importar cuantas criticas estaba a punto de conseguir. Se
encargaría de las consecuencias, no importa lo feo que estuviera. Y feo podría ser
simplemente un eufemismo.
Jane empujó la copia impresa del discurso del almuerzo en su maletín y miró a Alex,
sentada solo cuatro filas más adelante y al otro lado del pasillo. Estaba escuchando un
iPod, con los ojos cerrados, su pie derecho golpeteando el suelo. Alex no era una
seguidora, Jane lo sabía por su expediente. Ella era una atleta olímpica, una policía que
había sido alabada como un héroe y, sin embargo reprendida por no hacer las cosas por el
libro. A Jane le gustaba eso. Con demasiada frecuencia se veía rodeada por seguidores
ansiosos, personas que no tienen un pensamiento original, o, si tenían uno, no tenían el
coraje para expresarlo. Alex Warner era original, y era condenadamente
refrescante. Había una silenciosa cualidad magnética sobre la mujer también, Jane pensó
apreciativamente. No del tipo de carisma vistoso, extrovertido, sino una tranquila,
poderosa confianza.
Jane se deslizó fuera de su asiento y se paró junto al vació al lado de Alex. "¿Puedo?"
Alex arrancó los auriculares de sus oídos y se enderezó. "Por supuesto. Por favor."

37

Jane se sentó, estirando sus piernas tanto como el asiento de delante le permitiera. "Ese
camino lleno de baches del que hablaba contigo ayer? Definitivamente comienza hoy."
Alex miró con admiración a Jane, sin embargo la aprobación tácita era demasiado tarde,
en la mente de Jane. Por mucho que Alex pudiera aprobar hoy lo que Jane había dicho
anoche, todavía le dolía que Alex hubiera estado tan opuesta inicialmente. "Ayer, Alex,
me advertiste de no hacer ese discurso, porque dijiste que sería peligroso."
Jane estudió la cara de Alex para detectar cualquier signo de arrepentimiento, pero no vio
ninguno.
"Nunca has estado por un momento en peligro, ¿verdad?"
Alex se encogió de hombros, pareciendo levemente sorprendida por la pregunta de
Jane. "Es mi trabajo no hacerlo."
"Oh, no, no," Jane dijo secamente. "No me vengas con esa mierda de solo hacer tu
trabajo."
"¿Huh?" Alex parecía como si hubiera recibido una bofetada.
"Cuando el peligro se te cruza, Alex Warner, lo miras de frente a el. Hace sólo dos
noches, vi la cinta de tu juego de hockey por la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de
Nagano en el 98." Jane no pudo evitar sonreír. Había estado tan impresionada por el
atletismo y la compostura de Alex. "Estuviste magnífica, anotando ese gol de la victoria
por tu cuenta, patinando alrededor de tres jugadores para hacerlo."
"Es fácil ser valiente cuando sólo estás jugando un juego."
"De acuerdo. ¿Qué hay de cuando eras un policía estatal, corriendo a una casa en llamas
para salvar a un niño atrapado. Era eso sólo una parte de tu trabajo, también?"
Alex parecía agitada, un poco molesta, pero a Jane no le importaba. No iba a ser desviada
de decir lo que pensaba. Alex merecía ser puesta en el lugar por ser tan opuesta al
discurso. "Alex, ya sea en los deportes, o en tu trabajo, o simplemente viviendo tu vida, no
tienes miedo del peligro. Las dos sabemos eso. Y admiro eso mucho. ¿Pero sabes que? No
eres al única, ¿de acuerdo?"
Alex se quedo boquiabierta ante Jane. Su mandíbula se movió, pero no salió nada.
"Tienes que aceptar que está bien que otros hagan cosas valientes, también. No soy una
persona tímida, ya sabes. Y no soy una policía y no soy atleta. Pero alguna vez has

38

pensado que también mi trabajo me obliga a ponerme de pie y enfrentar el peligro a
veces?"
Jane dejó que sus palabras resonaran. Estaba empezando a pensar que tal vez había ido
demasiado lejos, cuando Alex comenzó repentinamente a reír. No era sólo una risa,
tampoco, sino una risa completa con el pecho agitado. Bueno, me alegro de que alguien
esté disfrutando de esta pequeña charla, Jane pensó con una punzada de molestia, pero
estaba agradecida de que la tensión se hubiera evaporado.
"Creo que acabo de sufrir un duro zarpazo y nalgueado."
Jane también se rió y sintió un inesperado aleteo en su pecho. Alex Warner, eres
condenadamente encantadora cuando me miras de esa manera!
Jane arrugó la nariz juguetonamente. "Una nalgueada, no. Un tirón de orejas, sin duda!"
"Demonios," Alex respondió en su acento sureño, burlón. "Las nalgueadas son mucho más
divertidas."
La voz de Jane se dejó caer una octava. "Oh, voy a recordar eso, Agente Warner."
Alex de inmediato parecía avergonzada y un poco mortificada.
Después de haber tenido su diversión, Jane decidió apiadarse de la vergüenza de Alex
cambiando el tema. "Entonces cómo una chica del sur como tu llegó a establecerse en mi
estado natal de Michigan?"
"¿Así que leíste el expediente sobre mí?"
"Por supuesto. Te sorprende que sea exhaustiva?"
"Ya no."
"¿Y bien?" Jane estaba seria. Había tenido la intención de llegar a conocer mejor a Alex.
Alex se movió incómoda bajo el escrutinio de Jane. Ella se detuvo y se removió con los
auriculares de su iPod. "No es una historia muy emocionante, me temo. Después de la
universidad, mi novia tomó un trabajo con la Policía del Estado de Michigan. Así que la
seguí y me uní a la fuerza también."
Jane lo sintió antes de que lo pensara. Ella sintió con inexplicable certeza que Alex había
sido herida. Gravemente. Explicaba la capacidad bien practicada de Alex de retirarse
dentro de sí misma, para contener sus emociones, de mantenerse distante. "Ella te lastimó,

39

¿verdad?" Jane dijo suavemente, con total naturalidad. Apuesto a que ni siquiera lo viste
venir.
Por la forma en que se veía, Alex podría haber sido golpeada justo entre los ojos en un dos
por cuatro, y Jane inmediatamente lamentó haber evocado un dolor tan crudo. Ella sabía
que esta vulnerable muestra frente a ella debía estar matando a Alex, y eso tiró de los
sentimientos de Jane.
Con visible esfuerzo, Alex se recompuso a sí misma y forzó una sonrisa. "Eso fue hace
casi cinco años. Lo curioso es que ella es la razón por la que me hice policía, y ahora ella
ni siquiera es policía."
"¿Oh?"
"Escuché que renunció y se mudó a Florida. Conoció a alguien en internet y decidió
cambiar toda su vida, supongo." La voz de Alex estaba densa de incredulidad y dolor.
"Lo siento, Alex. Estuvieron juntas mucho tiempo?"
"Ocho años."
Jane fue movida por la profundidad de la herida en la cara de Alex, el temblor casi
imperceptible en su voz. Después de todos estos años, aún estaba recuperándose de
eso. "Es por eso que renunciaste de la policía estatal y te uniste al Servicio Secreto hace
cuatro años, ¿no es así?"
Alex dirigió una mirada de leve incredulidad. "Cuando dijiste que eras exhaustiva, no
estabas bromeando."
"No, esas cosas no estaban en tu expediente."
Alex se quedó perpleja. "Te especializaste en psiquiatría, ¿es eso?"
Jane respondió suavemente, "No, Alex. Sólo sé lo que se siente ser herido y querer huir de
ello." Jane sintió aumentar su voz distante. "Para saber que es la única manera de hacer
frente a la pérdida." Miró más allá de Alex y se quedó mirando, casi sin ver, la borrosa
campiña que pasaba. Dios. Echaba de menos a Dan mucho después de su muerte. Tenía la
vida absorbida directamente de ella. Había caminado a través de su práctica médica
durante unos meses más hasta que supo que tenía que hacer cambios al por mayor en su
vida si quería sobrevivir. Se unió a Médicos Sin Fronteras y sirvió en el norte de África
durante un año. Y después de eso, bueno, no había manera de que pudiera volver a la
práctica privada en Chicago. La vida se había vuelto totalmente diferente de muchas
maneras. Tal vez fue la muerte de su padre poco después de su regreso a los Estados

40

Unidos, y el legado político que le había dejado — por no hablar de los hambrientos, los
cuerpos enfermos y rostros sin esperanza que había visto en África. En cualquier caso,
Jane sabía que tenía que ayudar a la gente en una escala mayor. Así que había formado
DOORS — Médicos por una Sociedad Responsable — y pasó un par de años cabildeando
multinacionales, el Congreso, el Senado, las asambleas estatales, la Asociación Médica
Americana, las compañías farmacéuticas. Incluso había sido objeto de un corto
documental, premiado. Pero cuando comenzó a golpear obstáculo tras obstáculo, decidió
que la mejor manera de hacer cambios era desde dentro del sistema. Así que corrió para el
Senado y ganó, gracias a su creciente perfil público y la reputación de su padre.
Y ahora, a la edad de cuarenta y tres años, ella estaba corriendo por el puesto más alto en
el país. Todavía le dejaba atónita a veces, esta vida que había tallado desde la muerte de
Dan, y de su padre.
"¿Todavía estás huyendo?"
La pregunta de Alex arrancó a Jane de su ensimismamiento. Ella tragó saliva duro. Sus
pensamientos se desplomaron. De eso se trata todo esto? Dios mío, podría Alex estar en
lo cierto? El pánico se anudó en ella como un puño. ¿Estaba todavía huyendo de la
pena? Estar compitiendo por la nominación demócrata era sólo otra distracción, otra
forma de anestesiarse a sí misma? Otra forma para mantenerse tan ocupada que no tenía
tiempo para pensar? No había querido considerar eso antes, esta idea que podría estar
destacando para suprimir su pena, su dolor.
Jane sintió las lágrimas inesperadas brotar. No podía permitirse que dudas de este tipo se
introdujeran en su psique, su campaña. Sería desastroso.
Maldita seas, Alex Warner. Se levantó brusca e irritadamente. "Discúlpame, Alex. Tengo
que volver a mi trabajo. Llegaremos pronto."
Ø
Alex tenía una sensación de hundimiento cuando el autobús se detuvo en el
estacionamiento del hotel. Estaba repleto de una multitud de personas, todas con aspecto
ansioso por razones probablemente diferentes. Había cientos de personas. Muchos eran
claramente reporteros y fotógrafos, pero otros sostenían pancartas, tanto de apoyo como
de protesta. Un par de banderas del arco iris ondeaban distante en el helado aire de
Febrero.
Jesús dulce. ¿Cómo iban a llevar a Jane a través de esto hasta el hotel, donde ya estaba
prevista para su reunión de almuerzo? Alex lanzó una mirada exasperada al comandante

41

Harry Johnson a través del pasillo del autobús. Él se encogió de hombros, con aspecto
malhumorado.
La puerta del autobús siseo abriéndose y Alex se asomó. Sí, un zoológico.
La docena de policías a la mano parecían abrumados y de mal humor, como si la reunión
espontánea fuera una imposición total. Ella le hizo un gesto a un sargento y le preguntó si
podían enviar más refuerzos. El sargento respondió con la cortesía más elemental que
estaban haciendo lo mejor que podían, y Alex le recordó que con el alcalde adentro y un
candidato presidencial en la mano, no se vería bien que las cosas salieran mal.
Jane estaba impaciente por bajarse del autobús y les hizo saber que no iba a esperar por
más negociaciones. Harry salió a toda prisa al exterior, rompiendo un camino, seguido de
Steph y Carter, otro agente, luego Jane. Alex cayó a medio paso detrás de Jane, que
parecía notablemente sin arrugar para un viaje en autobús tan largo. Ella era la imagen de
la energía y el equilibrio, y caminaba con casual confianza y propósito, como si el saludo
bullicioso fuera esperado y bienvenido.
"Buenos días, me alegro de verles," Jane repitió innumerables veces a las personas
anónimas que pasaba, a pesar de que muchos estaban gritando y cantando, gritando cosas
como ‘Recuerden lo que dice la Biblia’ y ‘La homosexualidad es un pecado!’ Los
reporteros se escabulleron a los lados, empujando los micrófonos y grabadoras en la cara
de Jane. Ellos le lanzaron preguntas como granizo en una tormenta eléctrica.
A Alex le estaban dando pinchazos en las costillas y codazos en el estómago mientras
golpeaba alejando las cámaras, micrófonos, brazos e incluso pinchazos con
pancartas. Podía sentir los rasguños y contusiones abultándose en los brazos ya.
Jane se detuvo justo afuera de las enormes puertas de cristal del Marriott y se volvió hacia
la multitud. Los reporteros atascados a su alrededor en un semicírculo desordenado
mientras la policía intentaba desesperadamente mantener a los demás atrás. Alex instó a
Jane a entrar, al igual que el resto de su séquito, pero Jane no quería saber nada de eso.
Tenía esa mirada con la que Alex se había familiarizado, la que decía que había tomado
una decisión. Alex se plegó justo detrás de Jane y se preparó para lo que viniera
después. Siempre tenía que estar preparada por lo inescrito, y con Jane, había un montón
de esos momentos.
"Tomaré un par de preguntas," Jane gritó por encima del estruendo a los periodistas, "pero
como no había planeado una aglomeración, me temo que tendrá que ser breve."
Las preguntas le fueron lanzadas simultáneamente, pero una se destacó. "¿Su campaña
está siendo financiada por el movimiento de los derechos de los homosexuales?"

42

Jane se estremeció visiblemente. "Mi campaña recibe donaciones de muchas
organizaciones e individuos, pero ciertamente no es financiada por ningún movimiento en
particular, como usted dice."
"¿Su discurso de anoche va a dañar su campaña?"
"No tengo idea," Jane respondió escuetamente. No había ninguna señal de su
característico humor habitual cuando se peleaba con los periodistas.
"¿Por qué ha tomado la causa gay?"
"He tomado muchas causas en esta campaña. Hay muchos males que quiero ver
enderezados. Los derechos de los homosexuales son sólo uno de ellos."
"¿Es usted lesbiana, Dra. Kincaid?"
El silencio cayó como una guillotina.
Jane miró al interlocutor masculino. Alex se tensó automáticamente.
"No veo ninguna conexión entre la orientación sexual de una persona y su apoyo a los
derechos de los homosexuales. ¿Tienes que estar empobrecido para estar a favor de los
cupones de alimentos? Están sólo las mujeres a favor de los derechos de la mujer? No lo
creo."
"No ha respondido a la pregunta," alguien gritó.
El personal de Jane intercambió miradas nerviosas. Jane estaba atacando como una
serpiente que acababa de ser pisada, y estaba poniendo a todos en el borde.
"Así es," Jane respondió con irritación. "No lo hice. Y no lo haré."
Alex oyó que Jack y Steph murmuraban en voz baja mientras Jane terminaba
abruptamente la rueda de prensa y se dirigió a la puerta del hotel.
Aliviada de que el momento hubiera terminado, Alex se permitió sentirse secretamente
complacida de que Jane no hubiera caído en la trampa de declarar que ella era hetero, o
actuar como si fuera el peor insulto en el mundo ser confundida con homosexual. Una
prueba más, como si Alex necesitaba alguna, que esta mujer tenía agallas.
Alex se sentó junto a Carter en el almuerzo, lo suficientemente cerca como para mantener
vigilada a Jane en la mesa principal con el alcalde y otras autoridades locales. Otros

43

agentes estaban entremezclados a lo largo de la habitación, mientras policías uniformados
vigilaban las salidas.
"Jesús, ella es como un oso con un dolor de culo hoy," Carter susurró a Alex. "No creo
jamás haberla visto tan de mal humor. Parecía tan feliz después de su discurso de anoche.
Espero que no lo esté lamentando."
"No creo que sea eso," Alex respondió con timidez.
"¿Por qué dices eso?"
Alex se movió en su asiento. "Creo que fui yo quien la puso de mal humor."
"¿Qué?" Carter entrecerró los ojos a Alex. "¿Qué le hiciste, semental, intentaste ligártela?"
Alex lo golpeó ligeramente en el brazo. "En serio, Carter. Jesús. Abrí mi gran pico y dije
algo que no debí." Ella relató brevemente su conversación en el autobús. "Y entonces le
pregunté si ella todavía estaba huyendo. . . ya sabes . . . de su pasado."
"Hiciste qué!" Carter exclamó demasiado fuerte. Algunas cabezas se volvieron en su
dirección.
"Bueno, ella lo comenzó todo," Alex protestó.
Carter se mordió nerviosamente el labio inferior. No estaba claramente contento. "Si ella
no consigue ponerse de mejor humor, y rápidamente, va a dar la impresión de parecer
demasiado a la defensiva, demasiado sensible sobre ese discurso de anoche. Y eso es muy
malo, Alex."
"¿Lo es?"
"La prensa va a pensar que hay mucho más detrás de todo este asunto de los derechos de
los homosexuales si ella empieza a levantar muros. Sea lo que sea, Jane nunca puede
parecer que da un giro en los temas, sobre todo un tema tan grande como este."
Los periódicos del día habían producido una reacción mixta al discurso de Jane en
Pittsburgh, pero todos habían acordado que era monumental. Un furor mediático fue
construyéndose rápidamente durante el día. "Ella tiene que seguir siendo fría y segura
acerca de esto o va a matar cualquier bien que venga de ese discurso," él agregó
innecesariamente.
Alex se quedó mirando su sopa, sintiéndose horrible. ¿Quién sabía que una simple,
pequeña inocente pregunta de ella, un agente del Servicio Secreto intrascendente, podría

44

lanzar una campaña presidencial en picada? Tendría que llegar a Jane a solas y decirle que
lo sentía, que había actuado poco profesional. . . que no había tenido intención de
entrometerse, y mucho menos implicar una opinión.
El día transcurrió en un desorden caótico típico de discursos, maniobrando alrededor y
apretones de manos. No fue sino hasta temprano en la noche, cuando llegó el momento de
ir a buscar a Jane en su habitación de hotel para el corto trayecto a la Universidad de
Temple, que Alex vio su primera oportunidad de estar a solas.
Alex no debería haberse sorprendido por la visión de Jane, no después de todo este
tiempo, pero lo estaba. Jane era impresionantemente hermosa y parecía demasiado
descansada y radiante de lo que tenía derecho. Un vestido muy ajustado, color verde
bosque hasta el muslo se aferraba a su largo, delgado cuerpo. Un hombro desnudo
resplandecía tentadoramente donde el vestido caía en una inclinación, un collar de perlas
brillando alrededor de su suave cuello. Alex se encontró deseando que el vestido fuera
más corto, más a la mitad del muslo que justo por encima de la rodilla. Estaba siendo
infantil, Alex lo sabía. Estaba mal y prohibido. Pero Jane era una mujer muy atractiva, y
Alex era humana. Podía fingir todo lo que quería que no se había dado cuenta de como
Jane se veía, pero sería una farsa. Ajena a la valoración apreciativa de Alex, Jane se
deslizó en una chaqueta austera, blanca, cubriendo ese exquisito hombro. Su habitual
sonrisa rápida como un rayo seguía ausente y Alex sintió una nueva oleada de
preocupación. Por enésima vez, ella se reprendió por haber ofendido a Jane.
"Jane, antes de que bajemos, puedo tener un minuto?"
Las oscuras cejas se elevaron. "Por supuesto," Jane respondió rotundamente. "¿Qué es lo
que piensas, Alex?"
Permanecieron paradas a varios pies de distancia, Alex sintiéndose incómoda. Por un
momento, consideró salir de allí y olvidar todo el asunto. Pero ella había venido a reparar
el daño, y eso es lo que haría, sin importar el costo. "Te debo una disculpa."
"¿Por qué?"
Alex parpadeó su sorpresa. "Por lo que dije en el autobús."
Jane miró a Alex como si estuviera hablando en otro idioma.
"Yo — yo te pregunté si todavía estabas huyendo. De lo que te pasó. Lo siento. Sé que te
he molestado. No era de mi incumbencia. No volverá a suceder." Las palabras cayeron
todas a la vez.
"Oh, Alex." Jane hizo una mueca. "No estoy molesta contigo."

45

"¿No lo estás?"
"No, claro que no. Yo fui la que te estaba haciendo todo tipo de preguntas personales,
¿recuerdas?"
Alex asintió y de repente se sintió completamente ridícula. "Lo siento. Te he juzgado
mal."
Jane se apoyó en una mesa de caoba baja, cruzando los brazos delante de ella, viéndose
miserable de nuevo. "No, no has juzgado mal del todo. Se que he estado molesta hoy."
"Entonces es mi culpa."
Jane sonrió tranquilizadoramente, gentilmente, y las preocupaciones de Alex comenzaron
a elevarse, como un globo.
"Alex, no has hecho nada malo. Es sólo eso, lo que dijiste — que me hizo examinar
algunas cosas, hacerme algunas preguntas difíciles." Jane le dio la espalda a Alex, con las
manos extendidas sobre la mesa, sus hombros caídos. "Eso me hizo cuestionar si eso es de
lo que esta campaña se trata, en parte. Yo huyendo de mi soledad, mi
dolor. Extralimitándome. Tratando de demostrarme y a todos los demás que tengo
organizadas mis cosas lo suficiente para dirigir este país, cuando en realidad, no estoy más
ubicada que cualquier otra persona."
Alex se acercó y tocó suavemente el hombro de Jane, que estaba rígido por la
tensión. Jane se volvió lentamente y Alex vio que estaba al punto de llorar. Una oleada de
pánico brotó.
Dulce Jesús, le hice esto a ella! Si abandona esta carrera, es culpa mía. Tengo que hacer
esto bien.
Alex se armó de coraje. Ella no era tan buena con las palabras. Prefería la fuerza bruta a
fomentar este asunto. Por favor permítanme decir lo correcto, rezó. Su mano todavía
estaba apoyada ligeramente sobre el hombro de Jane. Sosteniendo la mirada acuosa de
Jane, se tomó su tiempo, ensayando mentalmente sus palabras. El futuro mismo de este
país podría depender de lo que diga a continuación. Tragó saliva antes de hablar, y
esperaba que Jane no se diera cuenta de lo nerviosa que estaba.
"Jane, no estás huyendo de nada. Has estado corriendo hacia algo, a servir a este país en la
forma más alta posible. Y tenías razón esta mañana cuando dijiste que yo no era la única
que se enfrentaba al peligro. Tú no tienes miedo de nada tampoco. ¿No ves que lo que
estás haciendo es lo más valiente, responsable, admirable que puedes hacer con tu vida?"

46

Jane se estremeció pero no dijo nada.
"¡Jesús!" Alex exclamó, sus propias emociones emergiendo. "Correría desnuda en diez
edificios en llamas antes de hacer lo que estás haciendo."
Los labios de Jane se curvaron en una lenta sonrisa, consciente, para gran alivio de
Alex. "Bien, ahora me estás dando una imagen mental."
Alex se rió. "Lo siento."
Jane parecía devastada de nuevo, con el rostro contraído en un dolor privado que estaba
más allá de la comprensión de Alex. Alex cerró rápidamente las pocas pulgadas entre ellas
y, sin dudarlo, envolvió sus brazos firmemente alrededor de los hombros de Jane y tiró de
ella en un abrazo.
Jane empezó a apretarse con tanta fuerza, que casi dolía. Ella enterró la cara en el hombro
de Alex, y Alex sonrió a la fragancia débil, dulce y ahora familiar. Alex respiró, tratando
de capturar el aroma único, queriendo guardarlo en su memoria. Tener a Jane tan
íntimamente en sus brazos no se sentía casi tan extraño como debería haber sido. Por el
contrario, se sentía increíblemente fácil. Y agradable. Alex sintió un calor confortable
asentarse suavemente en su vientre, como los pequeños copos de nieve en un ornamento
de burbuja de cristal. Oh, podría acostumbrarme a esto!
"Oh, Alex," Jane murmuró en el traje costoso de Alex, obviamente inconsciente de las
sensaciones placenteras que había despertado.
"Aquellas personas que me miran . . . a veces pienso — sé — no merezco su admiración."
"Ahora es donde estás equivocada." Alex se apartó lo suficiente como para mirar en la
cara enrojecida de Jane. "Veo la forma en que afectas a las personas, cómo les das
esperanza e inspiración. Tu crees que eso viene todos los días?"
Jane se encogió de hombros, desafiante.
"Créeme," Alex dijo en voz baja, queriendo decir mucho más. "Cuando entras en una
habitación, es como un cometa que se aproxima a través de la atmósfera."
Jane sonrió, todavía firmemente apretada en los brazos de Alex. "No tienes que hacer esto,
Alex," Jane dijo, pero su tono y su lenguaje corporal le dijeron a Alex que estaba
necesitando de consuelo y seguridad. Jane necesitaba toda la fuerza que Alex le pudiera
dar en este momento.
"Es tu llamado, Jane, tu deber. Estarías huyendo si no hicieras esto. Realmente lo creo."

47

Esta cosa consoladora no era tan mala después de todo, pensó Alex con
desconcierto. ¿Quién sabe? Ella luchó contra el impulso de acariciar tiernamente el
cabello de Jane, para protectoramente deslizar sus manos por su espalda, para limpiar
suavemente la humedad de sus mejillas. Podía imaginar fácilmente la suavidad de la piel
de Jane debajo de sus dedos. Dios! Lo que no daría por ser capaz de tocarla de esa
manera.
El corazón de Alex latió violentamente. Se sentía maravilloso tener otra mujer en sus
brazos — y no cualquier mujer, sino esta mujer! Esta mujer hermosa, dinámica,
carismática, inteligente, deseable. Jesús, Alex, contrólate! ¿En qué estaba pensando? Esta
era una candidata presidencial — una candidata que se supone debe proteger.
Y el hecho de que olía tan bien y se veía tan bien y era tan suave y vulnerable en este
momento. . . Oh, Alex, esto va a conseguir un gran problema si no paras esto.
Alex se apartó conscientemente, amonestándose a sí misma, pero Jane estaba demasiado
ocupada enderezándose y secándose las mejillas para notar la mortificación que Alex
estaba segura debía estar en toda su cara.
"Siento haber tenido esta pequeña crisis, Alex," Jane dijo con calma. "Creo que tal vez ha
estado construyéndose por un tiempo." Ella sonrió un poco tímidamente. "No es muy
'presidencial' de mí, ¿verdad?"
Alex se ordenó relajarse y forzó lo que esperaba fuera una sonrisa
tranquilizadora. Actuaría con calma y trataría de aligerar el momento por el bien de
Jane. "Hey, tengo amplios hombros."
Jane le dio un vistazo audaz que hizo que Alex se ruborizara hasta el fondo de sus zapatos
pulidos. "Lo sé." Por un momento parecía que podría decir algo más, pero sólo sonrió
benignamente. "Fue muy amable de tu parte. Gracias por estar ahí para mí. Me siento
mucho mejor, Alex."
"Bien. Puedo obtener un aumento? Ese juramento de secreto tiene que valer mucho por
ahora."
"No tientes a la suerte, Agente Warner." Jane todavía estaba riendo mientras se
recomponían y se dirigieron hacia los ascensores.
Todas las pruebas de sus lágrimas se habían desvanecido rápidamente. Ella se veía
espectacular de nuevo y completamente compuesta.

48

"¿Sabes algo, Jane?," Alex dijo en el ascensor vacío, sintiéndose valiente de nuevo. "Creo
que eres muy valiente. Y en cuanto a tener organizadas tus cosas, como dices, me temo
que nadie es un profesional en eso. No tú y ciertamente no yo."
Las puertas se cerraron y Jane lanzó a Alex una mirada de agradecimiento.
"Prométeme que me recordaras eso de vez en cuando."
"Por supuesto. Soy muy buena en recordar a la gente que no soy perfecta."
"Alex, eres una payasa. Y pensar que cuando te conocí, tenía miedo de que no tuvieras
sentido del humor."
"Me alego de haber demostrado que estás equivocada."
El ascensor se abrió en el vestíbulo, donde unos frenéticos Steph y Carter estaban
haciéndoles señas. Jane golpeó con rebeldía en el botón para inmovilizar las puertas por
un momento.
"Alex, el Servicio Secreto sigue buscando un nombre código para mí. Creo que me gusta
tu sugerencia."
¿Huh? ¿Qué sugerencia?"
La familiar, traviesa sonrisa de Jane se extendió deliciosamente en su rostro. "¡Cometa!"
Alex se rió. "Está bien, Cometa, lo tienes."
Las señas desde lejos se hicieron más frenéticas y una breve mirada de pesar cruzó el
rostro de Jane. "El deber llama."
Los cuatro se subieron a la limusina. Alex sonrió a través del asiento a Jane. "¿De verdad
saliste y encontraste una cinta de mi juego de hockey de la medalla oro de los Juegos
Olímpicos del 98?" Ella estaba secretamente cosquilleando en la idea, aunque un poco
desconcertada.
"Bueno," Jane replicó. "En realidad no salí y lo busque. Eso es para lo que tengo personal
leal." Ella hizo un guiño a Steph.

49

Ø
El discurso de Jane duró casi una hora. Con la mezcla justa de idealismo y detalle, dio a
conocer su ‘Proyecto para Estados Unidos’ a la audiencia receptiva en su mayoría
estudiantes, que animaron cada punto que enumeró. A medida que el discurso terminaba,
Jane dejó de repente el atril y sus notas, sacó el micrófono inalámbrico de su soporte y lo
llevó hasta al borde del escenario, donde se dejó caer y colgó sus largas piernas sobre el
borde. Alex estaba en un estado agónico de cerca de convulsionar a la vista de la precaria
posición de Jane.
"Ayer por la noche, en Pittsburgh — " Jane fue interrumpida por aplausos esporádicos
desde algún lugar de la parte posterior del auditorio. Ella sonrió y protegió sus ojos de las
cegadoras luces del escenario. "Me alegra saber que hay al menos tres personas en la
audiencia que no les importó ese discurso!"
La multitud se rió como una sola, Jane se les unió. Dejó que la jocosidad se apagara
naturalmente. "Cuando hablé acerca de los derechos de los homosexuales anoche, parece
que hice sentir a algunas personas incómodas." El tono de Jane era de una fingida
sorpresa, y la multitud se agitó. Su sonrisa se desvaneció lentamente. "En serio,
amigos. Lo siento si lo que dije molestó a algunas personas, pero creo que esas cosas
tenían que ser dichas. Realmente . . . "
Jane hizo una pausa, un puño cerrado en su regazo. "¿Saben que? Tomare eso de
vuelta. No lo siento en absoluto." Se inclinó hacia la multitud e hizo contacto visual con
tantas personas como pudo. "Creo que una pequeña molestia debe preceder a los cambios
que hacen que nuestra sociedad mejore." Su voz era estentórea. "No es fácil desbloquear
las cadenas de la esclavitud, deshacer el yugo de la subyugación, para — " Ella se movió
para dar énfasis. "para hacer espacio para un nuevo orden, para deshacernos de nuestra
cómoda piel en nuestras torres de marfil."
Maldita sea, ella es buena, Alex se maravilló. Y el público lo sabe también.
"El cambio nunca es fácil. El autoexamen nunca es indoloro."
Alex sabía que la última parte era una referencia a su momento privado antes, y se acercó
al borde de su asiento mientras Jane hizo una pausa.
Rebosante de emoción, Jane dijo, "Pero todos somos simplemente humanos. Ninguno de
nosotros es perfecto." Ella sonrió tímidamente a la multitud. Ella podía hacer eso con tan
poco esfuerzo — parecer audaz y seria un momento, tímida y humilde al
siguiente. "Créanme, lo sé. De hecho, una amiga me lo recordó antes esta noche."
Alex casi se cayó de la silla. Ella sintió que su cara se calentaba.

50

"Como seres humanos, con todas nuestras imperfecciones, estamos llamados
constantemente a cambiar. Y sí, luchamos y protestamos contra ello y pensamos que el
mundo se va a acabar. ¿Pero saben qué? El cambio viene, damas y caballeros. Nos guste o
no. Si lo aceptamos o no. Y les voy a decir una cosa, todavía estoy aprendiendo." Ella
bajó su voz hasta casi un susurro. "Es mucho más fácil aceptar el cambio que luchar
contra él."
La multitud rugió y se agitó. Las manos se alzaron y tiraron de Jane hacia abajo. Alex se
levantó de un salto y miró hacia abajo. Jesucristo! Jane se había ido!
Ella había desaparecido en las fauces de esa bestia viva, retorcida e impredecible conocida
como muchedumbre. Alex se lanzó tras ella, gritando inútilmente, empujando y alejando
cuerpos. Y estaba Jane, en su trasero en el suelo, donde los brazos anónimos en medio
levantándola. Ella estaba radiante como un niño.
"Hey, marinera," Jane gritó a Alex, todavía sonriendo. "Yendo por mi camino? Podría
usar un aventón aquí."
Alex no estaba ni un poco divertida. Toscamente, levantó a Jane, sacó un par de cuerpos
fuera del camino y señaló por refuerzos.
"Ustedes no tenían que ser tan duros con esos chicos," Jane advirtió más tarde en el
asiento trasero del Chevy Tahoe rentado. Ella estaba pareciendo extrañamente manoseada
de todos los empujones y más que un poco disgustada.
"Lo siento, pero no estoy de acuerdo. Sé que esos chicos tenían buenas intenciones, pero
aún así podrías salir lastimada."
La tensión en su cuerpo, la expresión apretada le dijo a Alex que Jane todavía estaba
furiosa. Sus palabras sólo lo recalcaron. "Si estuviera preocupada, habría gritado por
ti. Me veía preocupada?"
"No, pero no puedo esperar para que decidas si estás en problemas o no. Es mi trabajo
anticipar problemas antes de que sucedan." Alex se negó a alimentar la ira de Jane por
enojarse ella misma. Hablaba razonablemente, porque sabía que tenía razón. Ver a todo el
mundo como una amenaza potencial para Jane era una parte desagradable pero necesaria
de su trabajo.
"Bueno, no puedes atropellar a la gente sólo porque piensas que podría salir lastimada,
Alex. No voy a tenerlo. No voy a tener un escuadrón de matones a mi alrededor."

51

Alex se hubiera reído si Jane no estuviera tan enojada. Nunca se había imaginado a sí
misma como perteneciente a un escuadrón de matones. Simplemente no era cierto, pero
que era mejor dejar que Jane se calmara un poco en lugar de seguir discutiendo con ella.
"Voy a mantener eso en mente, Jane. Desde luego, no quiero que mis tácticas te causen
ningún tipo de vergüenza o incomodidad."
Alex observó la ira de Jane desinflarse lentamente. El arrepentimiento lo hizo siempre.
JK

La fiesta de celebración se prolongó durante horas la noche siguiente en el salón de baile
del hotel, un asunto prolongado y estridente con Jane pasando una cantidad interminable
de tiempo agradeciendo personalmente a cada uno de los cientos de seguidores allí.
El día del triunfo en las primarias en Pennsylvania fue muy importante para Jane, y Alex
estaba contenta por ella. Los ayudantes habían estado nerviosos horas antes mientras
esperaban los resultados. Ellos todavía parecían desaliñados, como si hubieran corrido un
maratón, pero eran mucho más felices. Era como si un enorme peso hubiera sido
levantado de la campaña.
"¿Cómo te sientes?," Alex preguntó a Carter, su atención nunca dejando a Jane en la
multitud.
"No importa. ¿No es genial? La vida no ha sido tan buena desde New Hampshire."
Jane había terminado cerca en segundo de Dennis Collins en la mayoría de las primarias,
pero todas las ganadas como ésta eran raras — muy raras.
"Así que piensas que ella realmente tiene algo que hacer ahora?," Alex preguntó,
esperando que fuera cierto. Tal vez ella pronto sería capaz de derribar a Collins de su
ventaja.
Carter parecía un poco escéptico a pesar de su entusiasmo. "Estas elecciones primarias
que ella ha ganado son bastante pequeñas patatas en términos de los delegados."
¿Huh? Me perdí allí, Carter." Alex imagino que una victoria era una victoria, sin importar
que tan primaria era.
"Veras, cada primaria vale muchos delegados en la convención nacional. Por lo que cada
voto que está recogiendo en las primarias ahora significa que esos delegados estarán

52

votando por ella en Julio. El problema es que Collins tiene más delegados en este
momento. Ha sido ganador de las primarias más grandes, como Florida, que vale más de
cien delegados. El valor de Pennsylvania es un buen par de docenas menos. Es todo acerca
de los números, nena."
"Por Dios. No sabía que tenías que ser un genio de las matemáticas para entender todo
esto."
Carter estaba viendo a Jane también mientras se movía a través de la multitud. "El juego
de números puede esperar. Lo que es importante en este momento es que Jane sabe que
puede ganar las primarias. Especialmente con esos Súper Martes acercándose."
Alex gimió por dentro. Ella sabía que un Súper Martes era cuando todo un montón de
estados celebraban sus primarias a la vez, y habría dos de ellos en las próximas
semanas. En esos días, no era raro que los candidatos hicieran tantas apariciones de
campaña como pudieran, incluso si eso significaba visitar tres o cuatro estados en un día.
Pero si Jane estaba a la altura de la demanda, ella también. Alex estaba continuamente
sorprendida por la resistencia de Jane. Incluso ahora, mientras trabajaba en la habitación
después de un día tan largo, charlaba con cada persona, le preguntaba su nombre, les
preguntaba algo de sí mismos. Había palabras especiales y abrazos o apretones de manos
para cada uno. Las manos de Jane estaban arañadas e hinchadas porque todo el mundo, al
parecer, quería tocarla. Su sonrisa rara vez vacilaba y de alguna manera, milagrosamente,
se las arreglaba para verse fresca e interesada.
Finalmente, Jane señaló que iba arriba a la suite de habitaciones que su equipo había
alquilado para una celebración más privada.
Alex esperaba que no durara toda la noche.
Ella y Carter compartieron una mirada impotente de agotamiento, pero rápidamente cayó
en su lugar detrás de Jane.
Arriba en la gran suite, el champán estaba fluyendo, la música estaba sonando, y Jane
había comenzado a desaparecer en un dormitorio en turno con cada uno de sus empleados
más cercanos durante unos minutos a la vez. Alex diligentemente se puso de pie
alrededor, haciendo una pequeña charla, preguntándose para qué Jane la quería. Ella
estaba cada vez más aburrida por momentos, y sin embargo tenía curiosidad. La siguiente
vez que Jane salió, ella torció su dedo a Alex y le indicó que entrara.
Alex se sintió como un niño llamado ante el maestro. Jane estaba todavía enojada con ella
por la escena de la noche anterior en la universidad? Su imaginación comenzó a correr
salvaje con las posibilidades. Jane iba a sacarla de su equipo de seguridad? Podría incluso

53

hacer eso? Alex no lo creía, pero aún así. . . Jane cerró la puerta y le dijo a Alex que se
sentara en la cama.
Sin sonreír, Jane se sentó al lado opuesto de Alex enfrente de la cama, su expresión
impasible no daba ninguna pista de lo que le esperaba. Ahora Alex estaba muy
preocupada.
"Alex, esta noche es una de mis mayores victorias en las primarias. Era crucial en este
punto de mi campaña y quería hacer algo un poco especial."
Uf, así que ella no estaba en problemas. Alex relajó los hombros y sintió su agotamiento
decaer. "Felicidades, Jane. Te lo merecías." Alex sabía que Jane había oído esas palabras
un millón de veces esta noche, pero no podía pensar en nada más original que decir. Sólo
esperaba que no sonara trillado viniendo de ella. Significaba mucho más de lo que era
capaz de expresar. Sabía que Jane no tenía ni idea de lo mucho que la había afectado estas
últimas semanas. . . lo mucho que la había inspirado e infundido con su entusiasmo, su
energía, su compasión, sus creencias. Casi había soltado cuánto Jane estaba empezando a
importarle, y afortunadamente no lo había hecho. Sería inapropiado, poco
profesional. Jane necesitaba un guardaespaldas, no otro admirador.
Jane estaba sonriendo como si fuera la mañana de Navidad.
"Alex, simplemente podrías ser mi amuleto de buena suerte."
"¿Qué?" Bueno, eso no era lo que había esperado.
"Bueno, aquí estás en mi equipo, y de repente las cosas están mejorando."
Alex se rió con alivio. "Seguramente desearía tener tales poderes mágicos, pero sólo soy
una promedio de Carolina del Norte y una ex policía que nunca prestó atención a la
política hasta ahora."
"Pues bien, Agente Warner, me alegro de ser tu primer tutor político."
"Bueno, mi mamá siempre decía, si vas a aprender algo, aprende del mejor."
Jane sonrió con modestia. "Bueno, no nos dejemos llevar demasiado. Me temo que tus
lecciones no vienen con una garantía de éxito."
Alex se sintió presumida y le lanzó un guiño a Jane. "No te preocupes, no estoy
exactamente en el negocio de las garantías, tampoco."
"Ah, buen punto, Alex."

54

Alex se resistió a mirar su reloj. Ya había estado aquí con Jane por tanto o más tiempo de
lo que Jane había pasado con ninguna otra persona, sin embargo, ella no había llegado a
un punto todavía, Alex lo sabía. Ella golpeteo el pie con nerviosismo.
Como si leyera su mente, Jane dijo, "Alex, he estado dando a todas las personas cercanas
a mí una pequeña muestra de mi agradecimiento por lo duro que han estado trabajando. Y
tengo algo especial para ti."
Alex ocultó su sorpresa cuando Jane metió la mano en el bolsillo de su chaqueta y sacó
una pequeña piedra, plana y redonda y negra. Ella la puso en la mano de Alex y apretó
suavemente.
"¿Qué es?," Alex preguntó, todavía un poco sin aliento por la anticipación.
"Es del Océano Pacífico. Échale un vistazo. La recogí cuando estábamos en campaña en
Oregón hace un par de meses. Había tomado una caminata por la mañana en la playa y la
encontré."
Alex levantó la piedra para examinarla. Era suave como el cristal y tenía un doble anillo
que iba todo el camino a su alrededor, uno rojo y el otro naranja. Era hermosa, y se sentía
al instante cálido y seguro y tan suave en la mano. "Es increíble," ella dijo.
Jane estaba buscando en el bolsillo de nuevo por una segunda piedra, ésta ámbar con dos
anillos perfectos, negros alrededor de ella.
"Ésta es del Océano Atlántico. La recogí en Maine."
Alex la tocó, y era igualmente tan desgastada como la otra. "Es hermosa, Jane. Ambas lo
son."
Jane miró a Alex de esa experta manera que tenía que hacía que Alex sintiera como si
fuera el único pensamiento en la mente de Jane, la única persona que le importaba en ese
momento. "He llevado estas dos piedras conmigo todos los días desde que las encontré,
para recordarme lo hermoso y grande que es nuestro país, y lo lejos que he viajado a
través de él."
"Sin embargo, eso significa que son un conjunto. No puedo tomar esto," Alex dijo.
Jane puso la segunda piedra en su bolsillo y buscó la mano de Alex. "Yo quiero que
tengas ésta, Alex, porque anoche fue probablemente el momento más bajo que he tenido
en esta campaña, y nuestra charla me ayudó a encontrar mi lugar de nuevo. No estoy
segura de que esta noche hubiera sido posible sin ti, Alex."

55

Alex no pudo encontrar el aliento. Desesperadamente quería decir algo. Anhelaba decirle
a Jane lo conmovida que estaba por este gesto simbólico, lo considerado que era. Pero ella
sólo miró a Jane, sin palabras y estoica.
"Sólo prométeme que cuidaras de eso. Es suerte, ya sabes. Los anillos alrededor de estas
piedras significan suerte. ¿Sabía eso, Alex?"
Alex negó con la cabeza sin decir nada.
"Guárdalo en el bolsillo, y si te sientes un poco estresada, es reconfortante sólo frotarlo
con los dedos y utilizarlo para aterrizarte." La sonrisa de Jane se curvó en un ceño
fruncido. "Apuesto a que no sabías que no me gusta volar."
Alex no lo habría imaginado. Jane rara vez mostraba algún tipo de miedo.
"Me siento mucho mejor tener un poco de tierra del planeta en el bolsillo cuando vuelo."
"Yo — yo no sé que decir," Alex escupió. "Estás — estás segura? Debe haber alguien más
merecedor de esto."
Jane se puso de pie y dio un largo abrazo a Alex que la hizo débil en las rodillas. Alex se
maravilló de como sus cuerpos parecían encajar tan perfectamente, cómo Jane se
deslizaba tan fácilmente en sus brazos y cómo se sentía tan suave y tan firme, como si
perteneciera allí.
En la puerta, Jane se volvió hacia Alex. "Alex, me mantienes afortunada y segura. Eso te
convierte en la persona más merecedora que conozco."

Capítulo 5
Alex se reclinó en el sofá en casa de sus amigas, Kim y Linny. Hacía frío y gris en el
exterior — típico de Febrero en Detroit. No era en absoluto seductor estar en ello, y
además, su cuerpo necesitaba descansar, aunque fuera sólo por un par de días. Alex había
solicitado y obtenido el breve descanso mientras que la campaña de Jane se detuvo en
Michigan. Y ahora ella estaba tratando de ser una buena invitada, pero era una tensión
cuando estaba tan agotada. Ella sólo quería cobijarse del mundo, pero había prometido a
sus amigas una visita.
Kim puso otra cerveza fría en la mesa al lado de Alex, y la pareja tiró de sus sillas cerca,
sin darse cuenta del agotamiento de Alex.

56

Estaban rebosantes de entusiasmo y curiosidad sobre el primer mes de Alex en la
campaña. Linny, una profesora de inglés de la escuela secundaria con un deseo secreto de
ser novelista, estaba siendo particularmente fastidiosa, bombeando a Alex por cada detalle
— especialmente los morbosos.
Le habían mostrado a Alex su colección de las últimas portadas de revistas con Jane
Kincaid — todo desde The Advocate hasta Vanity Fair hasta Time. Se habían animado
particularmente sobre el artículo de la revista People llamado, apropiadamente, ‘Esta Jane
es Todo Excepto Simple.’
Kim tomó un apresurado trago de su botella de cerveza y señaló la pila de revistas en la
esquina. "Te digo, Al, ella está haciéndolo mucho mejor de lo que nadie pensaba que lo
haría. Es decir, esa victoria en Pensilvania la semana pasada fue enorme. Ellos están
diciendo ahora que en realidad podría ir hasta el final."
"Sí," Linny dijo efusivamente. "Y la forma en que ha salido por los derechos de los
homosexuales. Hombre, que jugada! Ella tiene pelotas, voy a decirlo."
Alex se encogió de hombros evasivamente. Especular sobre la fortuna de Jane casi parecía
una traición, o tal vez sólo mala suerte. No hablas de un compañero de equipo a alguien
que no esta en el equipo. No hablas de ganar hasta que el juego ha terminado.
Kim, por lo general la más cínica de cualquiera de ellas, estaba claramente
impresionada. "Tengo que darle crédito. Ella realmente sabe cómo inspirar a la gente,
cómo hacer que crean en ella. Incluso los medios de comunicación están tropezándose
últimamente para darle buena prensa."
"Ella ciertamente les da algo de que escribir," Alex dijo crípticamente. Los periodistas
eran como sádicos operadores de montaña rusa — te envían arriba y luego te dejarían en
la parte inferior abandonado cuando menos lo esperas. Alex dio poca credibilidad a lo que
pensaban los medios de comunicación de Jane en un momento dado, pero Jane y su
personal no podían permitirse el lujo de ser tan arrogantes. Las noticias eran una veleta, y
al mismo tiempo, ellos formaban la opinión pública.
Los políticos vivieron y murieron por ella, Alex lo sabía, pero la necesidad de ello no se le
hizo más aceptable para ella. "Creo que ella es maravillosa," Linny dijo, sosteniendo una
foto de una revista particularmente favorecedora de Jane en jeans desteñidos, botas de
vaquero y una holgada camisa vaquera de mezclilla desabrochada lo suficiente para
revelar un toque de tentador escote. "Ella es inteligente y es descarada. Y ella es taaan
sexy! Mi Dios, Alex. Quiero tu trabajo sólo para poder mirarla todo el día."
Alex estaba poniéndose cada vez más enfadada. Ella no quería hablar de Jane de esa
manera, ni quería compartirla con sus amigas. Todo el mundo quería un pedazo de Jane, al

57

parecer. Era como si fuera algún notable, raro adorno para mirar, para codiciar, para
hablar, y no por la persona real que era. No estaba bien. Irritada, Alex de repente se
levantó e hizo una excusa sobre la necesidad de una siesta.
Ø
Kim encendió la televisión. Los Detroit Red Wings estaban a punto de jugar con los
Bruins de Boston. "Hey, Al, Jane Kincaid está a punto de soltar el disco ceremonial en el
Joe Louis Arena."
Alex dejó caer el paño de cocina, todavía mojado de los platos de la cena, por encima del
hombro. Efectivamente, allí estaba Jane en el centro del hielo, con aspecto fresco y
relajado en jeans de forma ajustada y un jersey de los Red Wings. Llevaba el pelo
recogido en una coleta, dándole un aspecto juvenil, atlético. Alex se maravilló de lo
increíblemente impresionante que se veía Jane, aun cuando ella no estaba tratando de
hacerlo.
Y entonces la golpeó como un puñetazo, ese inconfundible tirón de desear que estuviera
allí. Con ella. Al lado de Jane, sosteniendo su codo para que ella no resbalara en el hielo,
lo suficientemente cerca como para oler el dulce perfumado champú de Jane y el jabón de
lila. Un alboroto se despertó en su pecho. Podía llamar a un taxi y estar en la arena en
veinte minutos. Y decirle a Jane qué, que sólo estaba en el vecindario y quería decir
hola?
Alex inmediatamente se sintió tonta e infantil y molesta consigo misma por agitarse en el
interior como una chica con el corazón roto en lugar de la profesional que era. Demonios,
Jane ni siquiera estaría notando su ausencia en este momento. Ella tenía un montón de
otros agentes a su lado, y la protección era la protección. ¿Qué diferencia le haría a Jane
quien estaba de pie junto a ella?
La atención de las tres mujeres estaba fija en la televisión mientras Jane se estabilizaba,
los dos jugadores de hockey en la posición de listos ante ella. Un primer plano mostró la
concentración grabada en su cara. Está preocupada en este momento. Ella no quiere
resbalar. Alex sintió la anticipación y dio un paso más cerca de la pantalla. Jane había
revelado en broma a Alex su miedo de caerse o soltar el disco. Había tratado de tomarlo a
broma, pero Alex sabía que el nerviosismo era genuino. Había intentado todo lo posible
para tranquilizar a Jane e incluso prometió que no iba a verlo en la televisión, lo que, por
supuesto, había tenido toda la intención de hacerlo.
Jane dejó caer sin problemas el disco, estrechó la mano de cada jugador e incluso bromeó
con el árbitro, haciendo una pretendido agarre de su silbato. La multitud lanzó su
aprobación y la sonrisa de Jane estaba llena de orgullo y alivio.

58

Lo hiciste, querida! Alex se sintió ridículamente satisfecha. Se dio cuenta que estaba
sonriendo como una especie de loca.
"¿Estás bien,? Alex," Kim preguntó.
"Por supuesto. Bien. ¿Por qué?"
Kim y Linny intercambiaron una mirada, y Alex supo que estaban tramando algo.
"Tengo una idea," Linny dijo alegremente, como si la idea simplemente se le hubiera
ocurrido. "¿Qué tal si las tres vamos a nuestro lugar favorito?"
"¿Eh?," Alex respondió, distraída. Ella no tenía idea de lo que estaban hablando y no le
importaba mucho.
"Ya sabes. El bar de dique en Crescent Avenue."
Alex gimió. "¿Por qué no simplemente nos quedamos y vemos alguna película realmente
mala o algo así?"
"Oh, no," Kim dijo. "Puedes ver una película en cualquier momento."
"En realidad, no puedo," Alex se quejó, pero sus amigas no estaban escuchando. Ellas ya
estaban sacando los abrigos del perchero.
"Complácenos, amiga mía." La sugerencia de Kim era más como una orden, y Alex
decidió no luchar contra ello.
JK

Los años no habían dejado mucho de una huella en el lugar, aparte de un brillo un poco
más desgastado. Proyectores de color salpicaban a través de la pista de baile, donde los
cuerpos se retorcían a las últimas pistas de baile golpeteando desde los altavoces de gran
tamaño. Una mesa de billar en la esquina estaba ocupada por tres butch en mezclilla y una
linda mujer pequeña en una mini de cuero negro.
Las tres amigas apenas habían comprado las bebidas y reclamaron una mesa antes de que
Linny estuviera socializando, sin duda consiguiendo su dosis de chismes. Ellas no la
verían mucho el resto de la noche, Alex lo sabía por experiencia.
"Entonces," Kim se dirigió a Alex después de un largo silencio. "¿Qué pasa, chica?"

59

"¿Eh?" Alex podía hacerse la tonta toda la noche si era necesario.
"No trates de negarlo, tampoco."
"Negar qué?"
Kim rodó los ojos. "Ya estamos otra vez, impenetrable como el acero."
"No tengo la menor idea de lo que estás hablando,'' Alex dijo. Su acento era siempre más
grueso cuando se relajaba con amigas o tomaba unas copas, y sobre todo cuando estaba
cansada, como esta noche.
"Hemos sido amigas hasta ahora desde, qué, diez u once años? Y compañeras de patrulla
por cinco de ellos. Puedo decirte tus estados de ánimo mejor que nadie."
"Hmmm, y justamente en qué estado de animo estoy supuestamente, ya que todos ustedes
parecen tener las respuestas," Alex respondió inocentemente, ignorando convenientemente
el nudo de ansiedad en su estómago. Ella sabía que Kim era tenaz como el infierno y que
la mantendría sin piedad si ella lo tenía en mente.
"Estoy hablando en serio, Alex. Apenas has ensartado una oración desde que nos has
estado visitando, y estás más tensa que el viejo reloj de mi abuela. No eres tú misma y lo
sabes. Te ves completamente preocupada."
Alex se quedó mirando su bebida. "Aww, Kimmy, simplemente ignóralo. No hay nada
que esté pasando." Metió la mano en el bolsillo y tocó la piedra que Jane le había dado.
"Tonterías que lo ignoraremos. Sea lo que sea, te puedo decir que no has hablado con
nadie sobre eso. Así que háblame."
Alex suspiró fuerte. "¿Estás segura de que no fuiste mi hermana mayor en una vida
pasada?"
"No, yo era tu maldita madre. Vamos, habla con mamá. Y deja de esconderte detrás del
humor."
Alex miró como las parejas se emparejan para bailar al ritmo de ‘Tiny Dancer’ de Elton
John, y sintió un anhelo de dolor alojarse en su garganta. Se imaginó a Jane apareciendo
mágicamente, caminando en silencio hasta ella, extendiendo su mano, llevándola a la pista
de baile. . . Alex tomó un sorbo de su bebida, se sacudió de nuevo a la exigente presencia
de su amiga. Kim estaba en lo cierto. No había sido ella misma últimamente. A veces su
concentración se deslizaba sin aparente razón. Las emociones inesperadamente
brotaban. El problema era que no sabía muy bien cómo expresar lo que estaba

60

sintiendo. No se había sentido tan sin ánimo desde su ruptura con Julia, pero al menos
entonces había sabido la causa. ¿Cómo podía decirle a Kim lo que sentía cuando ni
siquiera ella estaba muy segura?
"Bueno, estoy esperando."
"No tengo nada que decir. De verdad." Alex quería que Kim tomara la indirecta y lo
soltara.
"Entonces supongo que tendré que jugar un juego de adivinanzas. Y voy a comenzar con
el nombre de Jane Kincaid."
"¿Qué?"
Kim bebió tranquilamente, dejando que Alex se inquietara por unos minutos. "¿Estás
enamorándote de nuestra preciosa senadora, Alex?"
Alex casi se atragantó con la cerveza. "¡No!," ella protestó rápidamente.
"De verdad. Dime lo que sientes por ella." La voz de Kim se había suavizado
considerablemente. Tal vez el interrogatorio está a punto de terminar.
"Oh, Dios, Kim. ¿No puedes dejarlo así? "
"Simplemente sígueme la corriente, Al. ¿Por favor?"
Alex tomó una profunda respiración y la sostuvo por un largo rato. No me estoy
enamorando de Jane Kincaid. ¡Eso es ridículo! Soy su guardaespaldas. . . un miembro
pagado del gobierno de los Estados Unidos.
"No pienses, Al, sólo dime lo que viene a la mente cuando digo su nombre."
"Oh, demonios, Kimmy. Ese grado de psicología tuyo no es más que un dolor en el
culo. Tal vez podrías conseguir tu propio programa de televisión si alguna vez dejas de ser
policía. Puedes ser el próximo Dr. Phil!"
"Aleeex."
Alex tomó un trago enorme antes de mirar sin vacilaciones a Kim. "Ella es la persona más
fascinante, emocionante, interesante que alguna vez haya conocido, ¿de acuerdo? Ella es
— ella es como nadie más. Punto. Al igual que, eso es todo lo que hay. ¿Satisfecha?"
"No. Dime más."

61

La voz de Alex aumentó tensa. "Ah, Kimmy. ¿Que te puedo decir? Es como cuando estás
en un cuarto oscuro y estás tanteando a ciegas porque no puedes ver una maldita cosa. Y
entonces de repente una luz brillante se enciende y el mundo entero está de repente allí
delante de ti. Eso es lo que ella es."
Kim silbó, una expresión de asombro en su rostro. "Huh. Ella es tan buena?"
"No. Ella es tan especial."
Kim miró severamente a Alex. "Ella también es hetero, Alex."
"Estuvo casada una vez, si es eso a lo que te refieres."
"Oh, no, no lo hagas. No vayas allí, Alex. Escucho lo que no estás diciendo, alto y claro."
"¿De qué diablos estás hablando?"
Kim frunció el ceño. "Que tal vez ella no es hetero. Que después de haber estado casada
con un hombre no necesariamente significa algo."
"Estás poniendo palabras en mi boca."
"Lo que sea. Simplemente no te enamores de una mujer heterosexual, Alex. Todas hemos
pasado por esa mierda antes, y no vale la pena. No importa qué tan fascinante o preciosa o
maravillosa o talentosa!"
Pero Alex no estaba escuchando más. Su mirada seguía a una morena alta, preciosa en la
barra que tenía más de un parecido con Jane Kincaid.
"Olvídalo, Alex."
"¿Qué?," Preguntó inocentemente, todavía rastreando a la mujer.
"Se parece a un republicano para mí," Kim escupió.
"Bueno, ella se ve como el almuerzo para mí." Alex no podía negar la repentina excitación
elevándose a través de su cuerpo. Había pasado mucho tiempo — demasiado tiempo. Y
Kim tenía razón. Ella estaba demasiado tensa últimamente.
"No lo hagas, chica. Ella se parece demasiado a nuestra candidata. Estás buscando
problemas."
Pero Alex ya estaba fuera de su silla, caminando rápidamente haca la barra.

62

No le llevó más de unos pocos segundos para atraer la atención de la belleza de pelo largo.
Ø
Alex acarició a la mujer, plantando delicados besos en su cuello largo, liso, ansioso de una
segunda ronda.
"Dios, Dios, Alex," la mujer gruñó. "Eres persistente, ¿verdad?"
Los besos de Alex se hicieron más exigentes, bajando por la clavícula de la mujer, luego
hacia un pezón erecto, suntuoso, que Alex chupó vorazmente. No pasó mucho tiempo
antes de que su ocupada boca viajara al sur de nuevo, provocando agudos gemidos con
cada mordisco y caricia segura. El cuerpo desnudo debajo de ella previsiblemente se
retorcía de placer. Pero emocionalmente, Alex estaba haciendo el amor con la mujer por
rutina.
Su mente hace mucho tiempo se había alejado — a Jane, a la campaña, al trabajo. Había
esperado que un asunto de una noche la pondría bien nuevamente, perder algo de esa
soledad, llenar algo de ese vacío que sentía más a menudo que no en estos días. Pero no
estaba funcionando. Ella sólo quería seguir adelante con eso y marcharse.
Kim me advirtió que esto sería un problema, idiota.
JK

Kim movió las cejas burlonamente. "Debe haber sido una noche, semental. Dando un
paseo por aquí a la brillante hora de. . ." Ella hizo una gran demostración de mirar su
reloj. "10 a.m."
Alex hizo una mueca y miró a su alrededor. "¿Dónde está Linny?"
"Mi querida Caroline ha salido de compras. La soborné, por supuesto. ¿Quieres
desayunar?"
Alex no tenía hambre. Su depresión solamente había crecido, a pesar de las distracciones
de sus maravillosas amigas y la hermosa pieza de culo conocida como Gillian.
Kim se paró frente a ella, con las manos en las caderas, la preocupación grabada en su
rostro. "¿Quieres hablar?"

63

Alex lo consideró por largo rato. "¿Caminas conmigo?"
Se dirigieron silenciosamente a través de un cementerio del vecindario, Alex deteniéndose
brevemente en lápidas al azar, leyendo los nombres y las fechas para sí misma y
preguntándose distraídamente acerca de las historias de vida detrás de esos
nombres. Cuando era una niña, se entretenía pasando horas caminando a través de las
tumbas antiquísimas, su imaginación fácilmente inventando rostros y elaborando
historias. Carolina del Norte era un terreno fértil para un niño con un interés en la historia
y una elaborada imaginación.
Alex finalmente dejó escapar un suspiro exagerado, lo que indicaba que estaba lista para
hablar. "Creo que debería pedir ser reasignada."
La mandíbula de Kim cayó. "¿Por qué?"
Alex evasiva. "Es sólo. . . no se."
"¿Qué? Pensé que era bastante obvio que te gustaba trabajar con Jane."
"De eso se trata, Kim." Alex deseaba que por una vez no tuviera que explicar todo. Ella
odiaba contar todo de este modo sobre algo tan personal, pero necesitaba el consejo de un
amigo en este momento. Y Kim lo entendería — siempre lo hacía.
Kim se acercó y agarró su brazo mientras caminaban. "Ya veo," dijo en tranquilo
reconocimiento. "Piensas que no puedes ser un buen agente a menos que mantengas un
desapego del sujeto."
Alex se estremeció. "Algo así."
"Sabes, probablemente no es tan raro que los agentes del Servicio Secreto les gusten sus
sujetos. Piensa lo horrible que sería si la odiaras. Sería aún más difícil hacer tu trabajo,
¿no te parece?"
"Yo solo . . . solo no estaba pensando en esto."
Kim se rió entre dientes. "Sí, bueno, la vida esta llena de cosas que no pensamos,
hermana."
El estado de ánimo de Alex era tan oscuro como su entorno. "Tengo la sensación que
crees que estoy haciendo un gran problema de esto."
"Algo por el estilo." Kim las frenó hasta detenerse. "Mira, Al. Así que te gusta la
candidata. Mucho. ¿Y por qué no? Parece como que ella es bastante increíble, lo que

64

significa que otros cincuenta millones de personas probablemente se sienten exactamente
como tu." Kim no podía entender realmente la profundidad de los crecientes sentimientos
de Alex por Jane. Incluso Alex no lo hacia, pero al menos Kim estaba tratando. "Sé que te
hizo pasar un mal momento anoche. . . y no estoy diciendo que no deberías tener
cuidado. Pero creo que te has vuelto demasiado preocupada sobre todo esto."
Alex asintió con firmeza. Eso era cierto. A veces se sentía como un resorte en espiral que
podría romperse.
"Si realmente piensas que tus sentimientos están interfiriendo en la forma de hacer tu
trabajo, sabrás cuándo solicitar una transferencia. Ni siquiera tendrás que ponerlo en duda
como lo estás haciendo ahora. Eres demasiado buen policía para no saber si eso sucede."
"Pareces bastante malditamente segura de mí." Sólo espero que tengas razón.
"Alex, sabes lo que pienso que realmente está pasando aquí?"
Alex osciló entre querer y no querer escuchar lo que Kim tenía que decir a
continuación. Ella accedió con su silencio.
"Es tu primer gran servicio de protección. Ellos te han hecho el número uno de alguien
que es increíblemente dinámica, encantadora, inteligente y hermosa para
arrancar. Lanzarse al resplandor y la rutina de una campaña presidencial, y no es de
extrañar que te sientes fuera de tu liga. Tienes que darte un poco de tiempo para
acostumbrarte a todo, chica." Una amplia sonrisa estalló en la cara de
Kim. "Hey. Recuerdas tu primera follada?"
Alex se sacudió por la sorpresa. ¿Cómo podría alguien olvidar eso?
"Es, como, lo más grande que ha pasado en tu vida hasta ese momento, ¿verdad? Por
supuesto es abrumador al principio. E incluso lo confundes con el amor. Y luego después
de un tiempo, lo ves como lo que realmente es — solo un momento en tu vida. Y este
momento que estás teniendo sobre Jane va a pasar, también. Muy pronto, verás todas sus
verrugas y negaras que alguna vez estuviste enamorada de ella."
Alex sonrió y dejó que sus hombros se relajaran. Con suerte, el resto de ella se relajaría,
también. Tal vez Kim tenía razón. Cualquier día probablemente se enfermaría a muerte de
Jane y su campaña. "Kim, ¿qué haría yo sin ti y Linny?"
"Eso, querida, espero no nunca tengas que averiguarlo."
Continuaron caminando, tomadas del brazo, Kim tirando de Alex un poco.

65

"Hablando de . . . ah hem. . . el trabajo sucio, ¿cómo fue la republicana anoche?"
Alex se rió y golpeó a Kim ligeramente en el brazo. "Nunca me dijiste cómo supusiste que
era republicana."
Kim sonrió. "Parecía el tipo que piensa que su propia mierda no apesta."
Alex volvió a reír, sintiendo una ligereza que no había sentido en semanas. "A veces, esas
son las mejores — " Su celular sonó interrumpiendo.
"Aquí Warner."
Alex escuchó atentamente al comandante Harry Johnson en el otro extremo, tensándose su
cuerpo con cada palabra. Fue sólo ver su angustia reflejada en el rostro ansioso de Kim
que la obligó a calmarse.
"Nos encontraremos en el aeropuerto en una hora," ella dijo de manera uniforme en el
teléfono, luego hizo clic cerrándolo.
"Pasa algo?," Kim preguntó.
"Tal vez."

Capítulo 6
El abrazo espontáneo de Jane, aunque abrupto, fue animoso, e hizo que una claramente
sorprendida Alex saltara como un gato nervioso. Jane en secreto disfrutaba verla perder el
control así, y tomó nota mental de que si alguna vez el aburrimiento la golpeaba, podría
intentar algo así de nuevo.
Jane había echado de menos a Alex estos dos últimos días, y sólo se le ocurrió, como el
repentino destello de recordar un sueño de la noche anterior. Ahora volvió su mente aguda
a Alex, que aún la desconcertaba, a pesar de su creciente cercanía. Alex podía ser tan
divertida y cálida y abierta un minuto, luego rígida y distante al siguiente. Era
desconcertante, y los únicos desconciertos que a Jane le gustaban eran los que podía
resolver. Éste quería resolverlo. Tal vez un pequeño empujón emocional de vez en
cuando, como un abrazo, podría hacer mucho para que Alex confíe en ella lo suficiente
como para estar más a gusto.
"Me alegro de verle, Agente Warner."

66

"Gracias, señora." Una sonrisa educada. "Me alegro de verle, también."
Jane frunció el ceño un poco. Ella no parecía capaz de romper por completo a Alex de esa
cosa ‘señora’ y la forma empalagosa, sureña que salió.
Jane lo encontró sorprendentemente dulce, encantador, incluso. Esa educada reticencia era
una contradicción fascinante a la persona de dura policía que Alex utilizaba generalmente
como un uniforme. Pero era también uno de los muchos pequeños muros que Alex
habitualmente colocaba entre ellas.
"¿Te has divertido visitando a tus amigos, Alex?"
La cara de Alex se había comenzado a convertir en un interesante tono de rojo.
"Está bien, no respondas a eso." Jane rió para ocultar su curiosidad.
"Escucha, siento tener que alejarte. Al parecer, mi madre ha tenido un pequeño accidente
y quiere verme en la casa de la familia en el norte." Ella levantó una mano para
anticiparse. "Nada serio. Pero los miembros muy mandones de mi personal están
insistiendo en que vaya a verla, pasar un par de días con ella. Estás de acuerdo?"
"Es un placer," Alex respondió de forma automática. "¿Será esto unas pequeñas
vacaciones para usted también?"
Jane hizo una mueca. "No si puedo evitarlo. Con nuestro primer Super Martes la próxima
semana, tengo un millón de cosas que hacer. Y algo más, pero a quién le importa?"
Las dos mujeres subieron al pequeño jet donde se encontraron con otros dos agentes. Eran
un grupo pequeño porque el personal de Jane estaba en su camino de regreso a
Washington para concretar los planes para los próximos días. Sólo serían Jane, los tres
agentes y su madre en la isla, e incluso esas tres personas eran demasiado. Bueno, dos de
todos modos, Jane pensó, robando una mirada a Alex.
"Tal vez unas pequeñas vacaciones serían una buena idea, entonces," Alex sugirió.
"Es curioso, eso es exactamente lo que dijo mi personal, también." Jane se abrochó el
cinturón a su regazo y miró con escepticismo a Alex. "¿Te dijeron que dijeras eso?"
"Por supuesto que no," Alex respondió rápidamente. "Sólo pensé, ya sabes, con las cosas
volviéndose incluso atareadas — "
Jane hizo un gesto de acuerdo. "Me vendría bien un poco de tiempo para recargar las
baterías." Ella dijo más para sí que para Alex.

67

Se sentía como una extraña idea.
El avión se lanzó hacia el cielo, dirigiéndose hacia el norte a través de la costa del Lago
Huron. El lago abajo, con su corteza de hielo cubierta de nieve, parecía un desierto blanco.
"No llegaste a ver a mi gran momento en el Joe Louis Arena, ¿verdad?" Jane miró un poco
avergonzadamente a Alex.
Alex contuvo una sonrisa. "Um, bueno. . . ¿De verdad quieres que responda a eso?"
Estaban sentadas lado a lado para el vuelo de cuarenta minutos a Mackinac Island, con los
otros agentes en la parte trasera del avión. Jane no los conocía tan bien como conocía a
Alex y no tenía ganas de invitarlos a sentarse más cerca. Ella estaba más bien ansiosa de
tener a Alex para sí misma por un rato. Sus bromas eran mucho más fáciles en estos días,
y le agradaban a Jane. Ella dejó escapar un profundo suspiro para efecto y convocó a su
tono más reñido. "Me prometiste que no ibas a verlo, Agente Warner!"
Alex parecía arrepentida durante unos dos segundos. "Lo siento. Mis amigas me
hicieron. Pero lo hiciste muy bien. Parecías una verdadera profesional!"
Jane se rió, contenta. "Bueno, no nos dejemos llevar, Alex." Ella había tenido miedo de
hacer el ridículo, y sin embargo, había salido mucho mejor de lo que esperaba. "Fue una
explosión, en realidad."
"Hey, tal vez el arbitraje podría ser, ya sabes, tu. . . "
"Trabajo alternativo si no gano la nominación?"
La sonrisa de Alex era un poco dudosa, como si no estuviera muy segura de que debía
bromear con Jane de esta manera. Oh, Alex, eres tan malditamente linda a veces.
Jane dio unas palmaditas en la rodilla de Alex tranquilizadoramente. "Buena idea,
Alex. Con tus conexiones en el mundo del hockey, tal vez podrías conseguirme algún
trabajo."
"En realidad, mi liga recreativa siempre está buscando por un buen árbitro."
Jane se rió, sintiéndose inusualmente relajada. Tal vez realmente estaba en camino de
resolver a Alex. "Entonces," ella comenzó ligeramente. "Algo interesante ocurrió en tus
días libres?" Ella casi se rió fuerte por el lento rubor, adorable que subía por el cuello de
Alex. Oh, sí, te tengo ahora, Alex!

68

"Nah. No mucho." Un pequeño encogimiento de hombros, pero Alex no parecía poder
mirar a Jane.
Jane estaba ufana. Así que, Alex está ocultando algo. "No besas y lo dices, ¿es eso?"
Alex dejó escapar un pequeño jadeó y se giró hacia Jane esta vez, con los ojos muy
abiertos por la sorpresa.
Jane se rió, disfrutándola. "La discreción es siempre una buena cualidad, Alex. Admiro
eso."
De hecho, en el mes o más desde que Alex se había unido a su equipo de seguridad, Jane
no había oído una sola palabra de nadie acerca de cualquier aprovechamiento por parte del
agente. Ella era encantadora, guapa, brillante, deportiva. . . no podía tener ningún
problema en el departamento de novias, y sin embargo no había sabido un atisbo de
chismes sobre ella. Alex había estado toda seria en el trayecto de la campaña por lo que
Jane podía ver. . . hasta ahora, al parecer.
"Por lo menos alguien se está divirtiendo, espero," Jane dijo en broma, negándose a
considerar el tiempo que había pasado desde que había estado en una cita, y mucho menos
algo más. Su vida personal, como de costumbre, tendría que esperar.
Los pensamientos de Jane comenzaron a desplazarse al trabajo, como siempre lo hacían
eventualmente. No le gustaba tomarse el tiempo en su campaña, incluso si se trataba de
pasar un par de días con su madre, a la que había visto tan poco de los últimos meses. No
podía evitar sentir que había una bondadosa conspiración en marcha para obligarla a
tomar un tiempo fuera de su apretada agenda. Sólo deseaba que todos hubieran sido
honestos al respecto para que pudiera al menos actuar como si estuviera haciendo un favor
a todos ellos tomando un descanso.
Jane se volvió hacia Alex, decidida a descubrir el engaño, si había uno. "Alex, realmente
creo que mi madre está utilizando un ardid de una lesión para hacerme visitarla. Y sí, unas
pequeñas vacaciones es probablemente una buena idea, pero no estoy segura de que me
puedo permitir unas ahora mismo." El tiempo libre era sólo otro sacrificio que Jane estaba
acostumbrada a hacer sin pensarlo dos veces.
Alex suspiró en silencio, pero no dijo nada.
"Podría ser que me quedara unas horas. Quiero que estén listos para rodar con muy poca
antelación."
Alex permaneció en silencio, pero su mandíbula se había tensado visiblemente.

69

Jane se acercó más, su sentido arácnido cosquilleando. Ella olfateó el aire como un
sabueso tras el rastro de un perfume. "Alex, por casualidad, ¿hay algo que estás
descuidando de decirme?"
Alex era la imagen de la inocencia con los ojos abiertos. El acto fue demasiado bueno, en
opinión de Jane.
Oh, sí, algo está definitivamente. "Déjame adivinar. Mis rivales han planeado algún gran
debate televisivo y no quisieron invitarme."
Alex se rió entre dientes. "Maldita sea. Sabía que lo descubrirías. Entiendo que tenían
miedo de que no pudieran competir contigo en frente de las cámaras."
"Hah. Espero que se den cuenta de que no son rivales para mí, y punto. Con cámaras o sin
cámaras!"
"Buen punto," Alex respondió. "Pero apuesto a que las cámaras te adoran."
"Hmmm, no estarás tratando de distraerme haciéndome cumplidos, ¿verdad, Agente
Warner?"
"Distraerte de qué?," Alex preguntó, haciéndose la tonta, pero su tono era travieso.
"Oh, no importa." Jane suspiró. Tentada como estaba para llegar al fondo de las cosas,
consideró la posición precaria y frustrante de estar a diez mil pies del suelo en este tubo de
cigarro que llamaban avión — sin mencionar que nadie le estaba dando una respuesta
directa de todos modos. Ella lo dejaría pasar, dejaría que todos tuvieran su diversión. Por
el momento.
JK

La cantidad de nieve en el suelo sorprendió un poco a Jane. No había visto la isla en
invierno durante algunos años, debido a que por lo general su madre pasaba el invierno en
el continente. Este año, debido a la campaña y toda su publicidad, su madre había
decidido quedarse en el tranquilo refugio.
A Jane siempre le había gustado Mackinac Island. Cuando era una niña y su padre era
gobernador de Michigan, la familia pasaba los veranos en la mansión del gobernador en la
isla que separaba las partes norte y sur del estado, donde los lagos Hurón y Michigan
convergen. Doce años después de que empezaron a venir a Mackinac, cuando Joe Kincaid
se retiró de la política, la familia compró una mansión victoriana de 140 años, de dieciséis

70

habitaciones de modo que pudieran seguir regresando a su querida isla. El tiempo de Jane
allí ahora era tan infrecuente — a veces pasaban un par de años antes de que la visitara —
ella no podía evitar ahora sino ceder a un sentimiento de anhelo y nostalgia. Era un
hermoso lugar, con bellos recuerdos familiares. Y siempre era maravilloso volver, sin
importar cuál sea la razón. Sólo deseaba que el tiempo fuera un poco mejor.
Para sorpresa de Jane, el comandante Harry Johnson estaba esperando en el interior de un
carruaje conducido por caballos en la pequeña zona de aparcamiento del aeropuerto.
"Hola, Harry. No esperaba encontrarte aquí." La voz de Jane era nivelada, enmascarando
su creciente sospecha. Observó a Alex y a los otros dos agentes rápidamente meter el
equipaje en un segundo carruaje.
La sonrisa de Harry era inofensiva, su abrigo abultado donde estaba su pistola
enfundada. Dios. Ella odiaba esas malditas cosas. Ella no sabía cómo Alex podía soportar
tener una pegada a su lado todo el tiempo.
"Cuando me dijeron que tenía la oportunidad de venir a pasar algún tiempo aquí. . . " Él
hizo un gesto en general, una sonrisa plasmada en su cara avergonzada. ". . . no podía
dejarlo pasar. Diablos, ¿por qué Alex debería conseguir todos los trabajos codiciados?"
Jane sonrió con más hospitalidad de la que sentía. Demasiado para una escapada
tranquila. Y no sólo eso, sino que había sido engañada sobre el número de agentes que le
acompañarían, por alguna razón inexplicable. La presencia de Harry significaba que
probablemente había estado supervisando un equipo de avanzada.
Mientras ella, Alex y Harry se metieron en la calesa cerrada, Jane se dio cuenta con una
punzada de nostalgia de lo mucho que había extrañado el agudo olor de los
caballos. Había ventajas de no tener ningún vehículo motorizado en la isla, y las grandes
bestias hermosas aglomeradas por las calles siempre la llenaban de una sensación de
asombro y comodidad. A pesar de que un coche cálido sería bueno en este instante,
también.
La calesa se abrió paso por calles estrechas y sinuosas, pasando por el majestuoso Grand
Hotel. La vista del enorme, ostentoso edificio blanco, su largo, cubierto porche que, en
verano, estaba decorado con grandes banderas de Estados Unidos, siempre impresionó a
Jane. Era sólo un corto salto a partir de ahí, en un acantilado que caía estrepitosamente en
los estrechos, que la calesa se detuvo delante de la mansión Kincaid. Era una de varias
viejas casas de estilo victoriano del siglo XIX, todas las cuales los locales se refieren
como las ‘cabañas’ de los ricos.
Pocas personas vivían en la isla durante el invierno, y era casi fantasmal en su
serenidad. Incluso la casa Kincaid parecía de alguna manera solitaria y triste.

71

Jane bajó de un saltó de la calesa y corrió hacia su madre, que estaba esperando
pacientemente en los escalones. María Kincaid era una mujer elegante, alta y esbelta y
hermosa, como siempre.
"Hola, mamá." Jane abrazó a su madre con fuerza. Los correos electrónicos y llamadas
telefónicas no eran ningún reemplazo para esto, Jane se dio cuenta con una punzada de
pesar. Dios.¿Cuánto tiempo había pasado? Jane hizo el cálculo mental y se dio cuenta
que no se habían visto en casi seis meses. "Me alegro de verte, mamá."
"Me alegro de verte, Janey. Déjame verte." Ella se apartó y estudió a Jane con un ojo
atento. "Necesitas comer. ¿Ha estado comiendo adecuadamente?"
Jane no sabía cómo su madre podía decir algo acerca de su peso a través de su pesado
abrigo. Era esa herencia italiana de su madre que ponía tanto énfasis en los alimentos.
"Sí, he estado comiendo. Pero tu — " Jane se dio cuenta por primera vez de la muñeca
vendada que se asomaba por la manga de su madre. "Así que realmente te lastimaste. ¿O
es sólo una actuación?"
"Tu madre nunca mentiría sobre algo así, querida."
"¿Es un esguince o esta rota?," Jane preguntó, instantáneamente en el modo médico.
"Sólo esguince, querida. Voy a estar como nueva en unas pocas semanas, el médico me lo
dijo."
Jane se sintió instantáneamente aliviada. "Mamá, no me gusta que pases el invierno
aquí. Es peligroso, todo este hielo y nieve."
"Oh, calla, querida. Qué es un poco de hielo y nieve? Cualquiera podría tener una caída en
estos escalones, incluso tu. Ahora," María Kincaid se giró a Alex, levantó una ceja
plateada finamente formada. "¿Quién es esta guapa joven que has traído? Ya conozco a
Harry. Y sí, Harry, eres guapo, también." Ella hizo un guiño al comandante en broma,
antes de lanzar curiosos ojos negros de nuevo a Alex.
Jane hizo las presentaciones, explicando que Alex se quedaría en la casa con ellas. Ella
asumió que Harry y los otros dos agentes, que ya habían llevado el otro carruaje hacia la
parte trasera de la casa, se instalarían en una tienda cercana.
"Sí, me imaginé eso," su madre respondió apresuradamente, todavía comprobando a Alex
con una minuciosidad que era casi embarazosa.

72

"Todos los demás agentes se quedan en la casa de huéspedes sobre el establo. Seremos
sólo las chicas en la casa grande."
"Todos los otros agentes? Pensé que esto iba a ser una cosa sencilla?" Ella miró a Harry y
Alex, no tan sorprendida como sonaba. "Hay más cosas que no sepa?"
"Pusimos un par más por el placer de hacerlo. Necesitaba la ayuda adicional sólo para
manejar todo tu equipaje," Harry bromeó.
Las manos en las caderas, la indulgencia de Jane se había agotado. Las cosas se pondrían
feas. "Bueno. Quiero algunas respuestas, porque algo está pasando. Mamá." Ella miró
severamente a su madre, y luego se suavizó sólo un poco. "Sé que un esguince en la
muñeca no es exactamente una emergencia familiar que requiera mi presencia. A pesar de
que es agradable estar aquí." Agregó a regañadientes antes de girar su vista en Alex y
Harry. "Ustedes dos han logrado traerme hasta aquí con un camión cargado de agentes, al
parecer, mientras que mi personal se han quedado convenientemente en
Washington. Tengo la clara sensación de que esto no son unas vacaciones después de
todo." Jane cruzó los brazos sobre su pecho para el efecto. "Ahora, alguien va a decirme lo
que está pasando, o voy a tener que hacer algunas llamadas telefónicas? O podría
sacárselo a ustedes dos."
Los dos agentes intercambiaron miradas cautelosas antes de que la madre de Jane
interviniera. "¿Qué tal si los cuatro entramos y conversamos sobre un poco de chocolate
caliente, ¿de acuerdo?"
María Kincaid ya se dirigía a la puerta, los tres no tenían más remedio que seguir.
"¿Y bien?" Jane preguntó con impaciencia por encima de las tazas calientes.
Harry se aflojó la corbata, luego juntó las manos delante de él en la mesa de la cocina. "Ha
habido una amenaza contra ti, Jane."
Jane agitó una mano desdeñosa. "¿Eso es todo? Estoy segura de que hay amenazas contra
mí todos los días. ¿Cuál es el gran problema acerca de esto?"
"Un hombre de treinta años de Alabama acaba de escapar de la cárcel" Harry dijo. "Él
llamó a tu oficina de campaña dos veces en la última semana desde la cárcel y dijo que te
mataría antes de que llegaras a ser presidente. Había otras cosas también, por
supuesto. Cosas más detalladas. Pero basta con decir que teníamos razonables motivos
para creer que tu vida estaba en peligro."
"¿Por qué estaba en la cárcel?"

73

Alex respondió esta vez, su tono oficial. "Por bombardear una clínica de aborto. Él
también tiene un largo historial criminal por agredir a las mujeres."
"Alguien murió en el bombardeo?"
"Afortunadamente, no. Pero un trabajador de la clínica perdió una pierna."
"Y así que crees que esconderme aquí es una buena idea?"
"Tenemos razones para creer que el perpetrador se encuentra en Washington en este
momento, que es por lo que tú no estás," Harry intervino. "Y no podemos suponer que
está trabajando solo, tampoco. Tu personal está de vuelta en Washington como parte de un
plan de señuelo. Están haciendo que parezca como algo normal."
Jane pensó que sonaba como algo salido de una mala película. "Todo esto está sonando
bastante complicado y críptico. Se supone que él debe pensar que estoy allí cuando en
realidad estoy aquí? Funcionará siquiera?"
Alex parecía mucho más calmada de lo que Jane sentía. "A los medios de comunicación
se les dirá que estás sufriendo de gripe y estás retirada en tu residencia de
Georgetown. Esperamos que ayudara a eliminar a este tipo. La policía, el FBI y el
Servicio Secreto están peinando la ciudad por él en estos momentos."
Jane miró fijamente a ambos agentes. "Díganme algo. ¿Están realmente preocupados o
simplemente están siguiendo el protocolo? "Jane necesitaba la verdad, porque si ella iba a
quedarse aquí bajo vigilancia, la amenaza tenía que ser creíble en su mente, también. Más
que creíble. Tendría que estar francamente asustada.
Alex y Harry compartieron una mirada indescifrable.
"Sí," respondió el comandante después de un momento. "Creemos que es una amenaza
seria, Dra. Kincaid."
Jane sintió un ligero dolor de cabeza viniendo mientras la ira comenzó un fuego lento y
constante. Genial. Simplemente genial. Estoy atrapada aquí por el capricho de un imbécil
mientras la carrera por la nominación continúa sin mí! Y voy a parecer una debilucha
que huye.
Ella se echo hacia atrás en su silla, necesitando establecer su voz y sus
emociones. Convocó a lo que le quedaba de paciencia. "Entonces, ¿por traerme aquí y
traer a mi madre a esto? Quiero decir, no está su seguridad en peligro ahora?"

74

"No," Alex dijo de manera uniforme. "Su madre está realmente más segura aquí con una
media docena de agentes del Servicio Secreto a su alrededor. Y tú estás segura de
Washington. Como saben, en invierno el aeropuerto es la única manera de llegar a la
isla. Y la población es tan escasa, sabremos exactamente quién viene y va."
"¿Qué pasa si la prensa se entera de que estoy aquí en lugar de Washington?"
"Esperamos que eso no suceda," Harry respondió. "Pero si lo hacen, tu personal les dirá
que una emergencia familiar requirió tu repentina presencia aquí. Y que querías que fuera
privado."
"Jesucristo," Jane dijo en voz baja, todavía tratando de comprender lo que le estaba
ocurriendo. Era una sensación de desamparo. Este loco ya la estaba victimizando, aunque
nunca se le acercara. "¿Cuánto tiempo, exactamente, se supone que debo estar aquí?"
Harry parecía casi tan miserable como se sentía Jane. "Hasta que este tipo sea atrapado."
Jane levantó una palma de la mano, aunque sentía ganas de romper algo. "Maldita sea,
no! No voy a quedarme de rehén aquí indefinidamente. ¡De ninguna manera! Tenemos
que tener un mejor plan que eso."
"Jane," María Kincaid ligeramente regañó. "Esto es no una prisión! Por el amor de Dios,
es tu hogar. Nuestra casa."
Jane se frotó la dolorida frente. Mierda. "Lo siento, madre. No quise decir eso. Es sólo
que, no puedo ocultarme aquí como una especie de. . . de presa cazada o algo mientras
todos los demás siguen en campaña." Se puso de pie, indicando que la discusión había
terminado. Había tomado una decisión. "De acuerdo. Daré a las autoridades veinticuatro
horas para encontrar a este lunático. De cualquier manera, voy a regresar a Washington
mañana por la tarde, aunque tenga que tomar un taxi aéreo. No voy a detener esta
campaña más que eso."
Alex estaba impresionada por el encanto y el carácter de la ‘cabaña’ Kincaid. Relucientes
pisos de madera de roble a lo largo estaban cubiertos con coloridas alfombras,
intermitentes que Alex pensaba que valían una pequeña fortuna. Elegantes luminarias
colgaban de los techos abovedados, y candelabros de pared de cristal lanzaban luz
ambiental a lo largo de cada pasillo. Las elaboradas chimeneas de leña adornaban el
comedor, la sala de estar, la biblioteca y al menos dos de las habitaciones de arriba. La
escalera principal se curvaba por el centro de la casa, su balaustrada de madera de nogal
negro y tallada a mano en ornamentales detalles — como algo directamente salido de
Gone With The Wind (Lo que el viento se llevó). El mobiliario era antiguo, muchos de
ellos de nogal negro o roble y pulidos cada pulgada de su vida.

75

Eran polos opuestos del bungalow (casa con un nivel) prefabricado, de la posguerra en
Carolina del Norte en la que ella creció. En absoluta admiración, Alex acarició la suave
madera del barandal de la escalera, un vago anhelo en sus rincones más profundos. El
lugar era cálido y acogedor de una manera en que Alex tenía poca experiencia. No tenía
una familia cercana de la que hablar, y su propia casa unifamiliar en Washington era
funcional y ordenada y agradable. Pero el hogar era sobre todo una idea abstracta para
ella.
María Kincaid llamó el nombre de Alex desde algún lugar distante, sacándola a
regañadientes de sus pensamientos, y le indicó que se uniera a madre e hija en la
biblioteca para tomar una copa después de cenar.
Cada mujer estaba tomando tranquilamente una copa de brandy, sentadas en altos sillones
de cuero de color rojo sangre que flanqueaban una fogata. María hizo un gesto a un sofá
de dos plazas a juego frente a ellas y ofreció una copa a Alex, que ella negó cortésmente.
"Estamos discutiendo la campaña de Janey, y realmente me gustaría conocer tu opinión,
Alex."
Oh, chico. Ella había sido advertida por otros agentes que nunca participara en
conversaciones políticas con o sobre los candidatos. Y aquí estaba ella, puesta en el lugar
por una encantadora mujer que acababa de darle la mejor carne asada que jamás había
probado.
Alex echó una mirada encubierta a Jane y sintió una notable frialdad. Estupendo. Todavía
está enojada conmigo por engañarla con todo este lío. La decisión de engañar a Jane para
que viniera a la isla no era cosa de Alex, sin embargo, pero lo había seguido porque estaba
segura de que era lo correcto. La seguridad de Jane tenía que triunfar sobre todo lo
demás. Sacarla de Washington era lo más prudente a hacer.
"Lo siento, señora, pero en realidad no es mi lugar ofrecer opiniones sobre la campaña de
su hija o de cualquier otra persona." Alex tranquilamente contuvo el aliento, sabiendo y
odiando la forma mecánica en que sonaban sus palabras. Se sentía cubierta de sudor en la
parte posterior de su cuello.
"Pero estás en la perfecta posición para ofrecer una opinión," María presionó, su sonrisa
fijando a Alex. "Has escuchado todos los discursos del mes pasado; has visto a Jane con
las multitudes." Ella asintió con orgullo a Jane, que estaba sentada con cara de piedra,
bebiendo su brandy en silencio mientras las llamas bailaban arrojando luz anaranjada en
su rostro. Se veía ridículamente hermosa a pesar de su infelicidad, Alex pensó con un leve
sobresalto.

76

"Ella tiene una relación maravillosa, especial con la gente, no te parece?" María estaba
inclinada hacia adelante en seriedad.
Alex trató de no sonreír como una tonta mientras pensaba en la atracción magnética de
Jane sobre las multitudes, cómo podía hipnotizarlas con unas conmovedoras palabras, o
con su voz, sus gestos, su sonrisa, o incluso un brillo juguetón en sus ojos. Alex había
seguido a Jane en una línea de persuasión la semana pasada en Cleveland, y habían
llegado con una familia cuyo hijo más joven era parapléjico. Jane había hablado con todos
ellos, los había tocado a todos con una palmadita o un cálido apretón de manos, pero
fueron sus palabras al niño mayor, sano que casi habían ahogado a Alex. Jane le dijo que
nunca olvidara que sus padres lo amaban igualmente también. Que a veces parecía que los
padres tenían un favorito, pero que en sus corazones, eso no era cierto.
"Sí", Alex finalmente respondió en una voz llena de emoción en el recuerdo. Ella no —
no podía — mirar a Jane en este momento por temor a convertirse en una idiota
lloricona. "Ella tiene una relación maravillosa con las multitudes."
"Ah-ha!", Exclamó María triunfante, volviéndose a Jane. "Ya ves, querida, eres natural en
eso, y no lo digo porque eres mi hija." María lanzó un guiño a Alex. "He estado alrededor
de un político o dos en mi vida."
"Madre, por favor — "
"Escucha, querida, porque te lo voy a decir de todos modos."
Desde su periferia, Alex pudo ver a Jane apretar la mandíbula con renuente resignación.
"En lo que no eres natural es trabajar con la televisión," la madre de Jane
continuó. "Necesitas abrazar más oportunidades, hacer algunas entrevistas en vivo,
como Larry King Live, u Oprah. Viene tan bien en la televisión."
"Mamá — "
"Lo sé, querida, no te gusta ser una zorra de los medios de comunicación."
Alex sofocó una carcajada y arriesgó un rápido vistazo a Jane, cuya cara se había
suavizado en una risa contenida.
"Las personas que tienen la oportunidad de verte y escucharte en persona ya te aman. Es
todos los demás que necesitan enamorarse de ti, también. Y para llegar a ellos, tienes que
ir a través de los medios de comunicación. Los medios de comunicación igual con gran
audiencia." María miró directamente a Alex. "Alex, no estás de acuerdo en que es fácil
enamorarse de Jane una vez que la conoces?"

77

Alex pensó que el suelo se había desplazado literalmente debajo de ella. Maldición,
podría usar ese trago ahora. Estaba pérdida en cuanto a cómo se suponía que debía
responder a una pregunta como esa. Qué se suponía que tenía que hacer, decir que no y
correr el riesgo de tener que dar una explicación elaborada? O peor aún, decir que sí y
verlas cómo se ríen de ella mientras se ponía toda caliente y nerviosa y avergonzada? Pero
María todavía estaba mirándola, esperando. "Yo, ah, ah, sí, por supuesto que si, señora,"
Alex tartamudeó. Sintió sus miradas curiosas y oró para que el suelo de alguna manera se
abriera y se la tragara.
"Ves, Jane? Eso es exactamente lo que estoy hablando. Es hora de pensar a nivel nacional,
en lugar de uno o dos estados a la vez, o unos pocos miles de personas a la vez. Necesitas
pensar en ti misma como candidata a la presidencia ahora, no sólo para la nominación
demócrata."
Pero Jane estaba claramente preocupada, mirando sin ver su copa vacía. "Cristo, desearía
que se dieran prisa y encuentren ese loco para que pueda volver al trabajo. Odio esto."
Ella levantó la vista hacia Alex, la impaciencia arrugando su frente.
María se puso de pie torpemente. "Están haciendo todo lo que pueden, querida. Cierto,
Alex?"
"Sí, señora, ellos están."
"Ahora, si ustedes dos me disculpan, el brandy y las píldoras para el dolor realmente no se
mezclan muy bien. Alex, querida, me ayudas a conducir por las escaleras a mi
habitación?"
María se inclinó sobre Alex mientras lentamente subían las escaleras. "Mi hija habla muy
bien de ti, sabes."
Alex se sorprendió. "¿Lo hace?"
"Ella dice que eres una agente muy buena. Ella confía en ti."
Alex sonrió. "Me alegro de que ella lo cree."
"Ella dice que puede hablar contigo. Que escuchas." Se detuvieron frente a la puerta del
dormitorio de María Kincaid.
"No creo que tenga mucho que decirme en este momento, no después de hoy." Alex
esperaba que no sonara tan terrible como se sentía.

78

María se rió. "Ella lo superará. Sólo está frustrada. Pero escucha." Ella apretó el brazo de
Alex con su mano buena. "No me importa decirte que necesita a alguien con quien pueda
hablar de vez en cuando. . . alguien cuya fortuna no esta tan ligada al éxito de su
campaña. ¿Sabes lo que quiero decir?"
"Creo que sí, señora."
María rodó los ojos. "Oh, Alex. Siempre la sureña educada pero evasiva."
"¿Perdón?"
"No importa. Lo que estoy tratando de decir, Alex, es esto. Esté allí para mi hija si
necesita hablar. Sólo escucha, ofrece tu mejor consejo, o incluso sólo tu hombro. Sé que
no es parte de tus funciones, pero harás esto por mí?"
"No estoy segura de qué decir, Sra. Kincaid. Sin duda me gustaría decir que sí, pero creo
que no soy la mejor para — "
"Oh, por favor, Alex." La mandíbula de María estaba establecida inflexiblemente — el
mismo aspecto que Alex había visto tantas veces en Jane cuando se había decidido a
algo. "Jane dice que eres una mujer muy brillante. Estás fundamentada e imperturbable, y
creo que ella confía en ti. Tal vez más de lo que tu piensas." Ella se encogió de
hombros. "Tal vez más de lo que ella piensa."
"Su hija parece tener mucho que decir acerca de mí. Más de lo que me ha dicho." Ella
sintió una extraña sensación de alivio. Tal vez la charla íntima que habían tenido en
Filadelfia no había sido sólo una casualidad. Ella esperaba que no lo fuera. Esperaba que
Jane realmente pensara en ella como algo más que un guardaespaldas.
"Alex, hay química entre ustedes dos. Cuando entraste en la habitación antes, sentí un
cambio en mi hija. Una especie de tranquilidad, pero electricidad, también." Ella parecía
un poco perpleja. "De todos modos, es por eso que te he pedido que cuides de ella. Quiero
que seas su amiga."
"Voy a hacer mi mejor esfuerzo, señora. Y, para que conste, creo que su hija. . . " Es la
mujer más increíble, maravillosa que he conocido! ". . . es una persona tremenda."
"Bueno, tienes razón en eso. Ella sólo necesita que se lo recuerden de vez en cuando." La
mano de María se apoyó en el pomo de la puerta. "Hay una cosa más. Mantendrás a salvo
a mi hija, ¿verdad, Alex?"
Alex no tuvo problemas con esa pregunta. "Aunque sea la última cosa que haga, señora."

79

Ø
Alex corrió escaleras abajo, pensando en un rápido buenas noches, ya que Jane no estaba
realmente hablando con ella de todos modos. Pero cuando llegó a la biblioteca, Jane
estaba sirviendo brandy en dos copas. Su mirada era a la vez de evaluación e invocación,
una leve sonrisa tirando de las comisuras de la boca. En silencio se acercó a Alex y le
tendió una copa, como si fuera una rutina que habían hecho muchas veces. "Sé que te
encuentras en servicio, pero una bebida no te matará. . . me refiero a nosotras." Ella se rio
con voz hueca de su propia broma, y Alex supuso Jane estaba un poco ebria.
"No estás enojada conmigo?" Alex aventuró vacilante antes de aceptar la copa. Unos
cuantos sorbos no podrían lastimar.
"Sí, lo estoy," Jane dijo con naturalidad detrás del borde de la copa. "Enojada como el
infierno contigo y Harry por manipularme y traer a mi madre en esto."
"Pero sentimos que no teníamos ninguna otra — "
Jane levantó una mano. "Relájate. Sé que simplemente estás haciendo tu trabajo y
siguiendo ordenes. No es tu culpa. Así que toma una copa conmigo y considérate
absuelta."
Alex levantó su copa en fingido saludo y tomó un sorbo. "Ustedes mujeres católicas
siempre saben lo que se debe decir a una chica."
Jane se rió tan fuerte, Alex tuvo que acercarse y estabilizarla.
"Alex." Los ojos de Jane brillaron con lágrimas de risa. "No creo que pueda
verdaderamente estar enojada contigo."
"¿Puedo tenerlo notariado para futuras referencias?"
Jane regañó a Alex con los ojos, pero no significa que sea. "¿Ves a un juez por aquí?"
Alex tomó otro sorbo, la cálida sensación ardiente que le dio su valor instantáneo. "No,
pero el próximo Presidente de los Estados Unidos no tiene ese poder?"
Alex observó a Jane moverse en silencio a una pared de fotos enmarcadas. Se detuvo
pensativa frente a una foto del presidente Kennedy y un hombre de aspecto juvenil que
Alex sabía de los viejos artículos de noticias era el padre de Jane, el ex gobernador. En la
pared al lado había otra foto de Joe Kincaid, esta vez con Bobby Kennedy. Estaba más
viejo en la foto con Jimmy Carter.

80

Un reloj de péndulo sonó nueve veces, rompiendo el silencio.
"Mi madre tiene razón, por supuesto." Jane suspiró, pasando un dedo tiernamente en torno
a un marco de madera.
"Razón sobre qué?" Alex tragó con nerviosismo. Hay química entre ustedes
dos. .. electricidad. Las palabras de María Kincaid repitieron en su mente. ¿Era cierto?
Jane todavía estaba de espaldas a Alex, seguía mirando las viejas fotos que seguramente
debió haber estudiado cientos de veces antes. "Acerca de llegar a un público más
nacional. Ella es muy astuta sobre esas cosas. Supongo que soy más como mi padre. Me
relaciono mejor con la gente en persona o en pequeños grupos. No millones a la vez."
Alex dio un paso más cerca de Jane y trató de ignorar el poderoso deseo de alcanzarla y
tocarla. Ella sintió que su pecho se contraía dolorosamente. "¿Tu padre alguna vez quiso
postularse para presidente?"
"Sí. Varias veces. Pero nunca lo hizo, sin embargo. Pensó que tenía una buena
oportunidad de ser compañero de fórmula de Bobby Kennedy, pero, por supuesto. . . " La
voz de Jane se apagó.
Sí. Bobby Kennedy. Él era la razón por la que Alex estaba incluso aquí. Hasta su asesinato,
los candidatos no entraban en la protección del Servicio Secreto antes de que la
nominación del partido fuera completa. Ahora, casi todos los candidatos declarados
obtenían protección.
"Le encantaba ser gobernador de Michigan, y una vez que su tercer período había
terminado, él sabía que su tipo de política se había vuelto anticuada. Así que lanzó sus
energías en aconsejar a otros y ser un agente de poder detrás de las escenas."
Jane se dio la vuelta, con languidez se apoyó en una estantería, y tomó un sorbo de su
copa con reflexión. Se veía mucho más intensa de lo que una copa después de la cena
pedía. Tal vez ella estaba considerando el legado de su padre y todas sus intrépidas cargas
y regalos.
Alex fue golpeada por el poder en la quietud de Jane, y ella sintió la sorprendente
comprensión de que era como si el destino estuviera trabajando. Se sentía como una
especie de roce con la grandeza o la realeza, estar en presencia de Jane. Alex lo había
visto, sentido muchas veces antes con Jane. Una palabra, una mirada, un toque, a menudo
era mágico. Ella habló desde el corazón. Siempre. Y ella era muy atenta, pensativa. Hacia
que la gente se sintiera como si fueran las personas más importantes en el mundo en ese
momento. Era realmente un don natural.

81

Sin embargo, parte del poder de Jane estaba también en lo que no revelaba. Alex había
visto a Jane revelar fácilmente un sentimiento o un pensamiento o una experiencia que era
significativa para ella de una manera sustancial, incluso con extraños. Pero siempre existía
la sensación de que en realidad era sólo una fracción de lo que Jane no estaba revelando, y
que nunca revelaría a nadie. Siempre parecía haber mucho más allí, muchas más
capas. Era condenadamente seductor.
Jesús, Kim. Te equivocas. La forma en que esta mujer me afecta. . . no estoy deslumbrada
porque soy nueva en el trabajo o nueva en una campaña presidencial. Ella realmente me
afecta porque ella es tan increíblemente especial.
El pánico silencioso se apoderó de Alex como un puño, y el corazón golpeó en sus
oídos. Se sentía impotente frente a sus propios sentimientos. Le asustaron como el
infierno. Ansiaba que Jane le contara cosas — cosas que no le decía a nadie más. Quería
ser recogida y llevada al viaje íntimo y embriagador de Jane hacia el destino, hacia la
grandeza. Para estar allí, a su lado. Para Jane era importante, ya que Jane le importaba.
Alex sintió náuseas. El sudor le perlaba densamente en su frente.
Esto no puede estar pasando. En su trabajo, ella se suponía que era inmune a este tipo de
cosas, a tales personas, a tales sentimientos. Simplemente no era aceptable. Se esperaba un
desapego profesional. Era vital. Y a pesar de lo que acababa de prometer a la madre de
Jane, tenía que conseguir un agarre y recordar por qué estaba aquí.
"Alex, te has puesto muy pálida," Jane dijo con preocupación. "¿Estás bien? Te ves como
si estuvieras a punto de tener un ataque de ansiedad."
Sí, lo estoy, y necesito que me tomes en tus brazos y me digas que no estoy perdiendo la
cordura, que todo está bien. Alex parpadeó duramente para aclarar su mente, pero el
esfuerzo fue inútil. Tomó un trago del cálido líquido de bronce y trató de sonar
casual. "Estoy bien. Lo siento. Estábamos hablando de tu padre." Alex necesitaba
desesperadamente que la conversación no fuera sobre ella en este momento. "¿Él hizo que
quisieras entrar en la política?"
Los ojos de Jane se ampliaron casi imperceptiblemente. Ella termino el resto de su copa y
fue a rellenar. "Más?," Preguntó sin darse la vuelta.
"No, gracias." Era una mentira, ella quería más del calmante elixir, pero necesitaba
mantener su ingenio sobre ella.
Jane tomó un sorbo de su copa rellenada, lo sostuvo por un largo, saboreante momento
antes de tragar. Ella reclamó su sillón junto al fuego, y Alex siguió a su señal, aún
sintiéndose un poco aturdida, y se sentó en el sillón a juego.

82

Jane apartó lentamente su cabello de su hombro, como si no tuviera prisa en responder a la
pregunta de Alex. Ella estudió el contenido de su copa en la oscilante luz del fuego. "Mi
padre . . . siempre tuvo grandes planes para que al menos uno de nosotros lo siguiera en la
política. Absolutamente aborrecí la idea en mi edad más temprana."
Alex sintió incredulidad. "¿Lo hiciste? Pero . . . " Jane era tan buena en la política. Tan
natural, como si hubiera nacido para hacerlo.
Jane se rió. "Sé lo que estás pensando. Por qué iba a luchar contra algo que parece tan
adecuado?"
"Exactamente."
"Mi hermano . . . él era dos años mayor que yo." Jane tomó otro largo trago y se quedó
mirando el fuego apagándose, envuelta en sus propios recuerdos privados. "Él era el
ungido," dijo, apenas lo suficientemente alto como para que Alex lo oyera. "Pero él murió
de leucemia cuando tenía veintitrés años."
"Lo siento." Alex pudo oír el inconfundible dolor en la voz de Jane, incluso después de
tantos años.
"Y mi hermana pequeña era siete años menor que yo. . . no era más que una niña. Así que
me convertí en la obsesión de mi padre."
Un largo e incómodo silencio siguió, dejando a Alex preguntándose si debería poner fin a
la conversación, decir buenas noches. Pero entonces Jane se echó a reír con tristeza, en
voz baja.
"Mis días perezosos, sin rumbo terminaron deprisa, eso es seguro. Como ves, un año antes
de la muerte de mi hermano, había dejado la universidad para viajar por Europa. Yo era
básicamente una niña perezosa, rica, yendo a donde quería ir, haciendo lo que me
complacía, teniendo amoríos, bebiendo demasiado, fumando marihuana, saliendo con
otros niños ricos sin propósitos." Ella tomó otro trago, y luego miró a Alex con una
expresión que era difícil de leer. "Mi hermano era la estrella en ascenso en la familia. . . él
estaba en la escuela de leyes antes de morir. Estaba interpretando el papel de
prodigio. . . el chico inteligente, ambicioso que nunca decepcionaba. Mientras que él
estaba recibiendo toda la atención, yo podía simplemente fundirme en el fondo. Hacer mis
propias cosas." Jane tomó una respiración profunda. "Entonces, una vez que él se había
ido. . . ya no podía muy bien sentarme en el culo y ocultarme. De repente hubo este
enorme vacío en la familia, este papel que cumplir. Hubo una presión tácita, pero muy
clara, para asumir esa responsabilidad."

83

Jane se callo de nuevo, estudiando el contenido cada vez menor en su copa. Alex se
inclinó más cerca.
"En el fondo de mi mente, siempre había querido ser médico. . . algún día. Así que, a muy
largo plazo, una vez que tuve mi diversión y crecí. Después de que mi hermano murió,
pensé que era una manera para hacer a mis padres orgullosos, sin tratar de emularlo. Así
que me puse arrogante y eso es lo que hice."
"Y tu padre estaba de acuerdo con tu elección?"
"Sí, él estaba de acuerdo con ello, siempre y cuando prometiera considerar la política con
el tiempo. Pero hombre, me resistí. Gran momento. De ninguna manera entraría en la
política. Discutimos y peleamos por eso durante años. Es decir, yo tenía mi vocación,
¿sabes?"
Alex vació su copa. "Entonces, qué te hizo finalmente hacerlo?"
La leve sonrisa de Jane se volvió amarga. Ella se quedó mirando las resplandecientes
brasas. "Las circunstancias en mi vida cambiaron. Mi esposo murió. Me desilusioné con
mi profesión. Entonces mi padre murió. Todas esas horribles cosas en rápida sucesión. De
repente, no tenía armadura en mí. Nadie con ninguna expectativa de mí. Podía hacer lo
que quisiera. Estaba totalmente libre por primera vez desde que mi hermano murió." Ella
miró a Alex de nuevo, esta vez con resolución. Su mano derecha se curvó en un puño. "Y
fue entonces cuando lo quise. Como si nunca hubiera deseado nada antes. Si iba a hacer
una diferencia en el mundo, sabía que tenía que estar en la arena política."
Alex miró, estupefacta, encantada de ver la chispa familiar y ferocidad en Jane. Se sintió
impresionada y honrada de que Jane acababa de compartir algo tan especial con ella. ¿Se
estaba convirtiendo en una amiga, alguien con quien Jane podía hablar, como María
dijo? Oh, Señor. Todo esto está tan mal, pero me parece que no puedo detenerlo. Y no
quiero parar eso!
Jane se puso de pie con cierta torpeza. Ella sonrió cansadamente. "Alex, siento haber
hablado hasta por los codos."
Alex se puso de pie, también. Ella sonrió, extendió la mano y apretó el brazo de Jane con
afecto, respondiendo a la necesidad de tocar a Jane en algún sello silencioso de
reconocimiento de lo que Jane había compartido con ella. "Me alegra de que lo hayas
hecho."
Jane volvió a sonreír. "Me alegro también. Alex?"
"¿Sí?"

84

"Desde hace algún tiempo, he sentido que realmente tengo un talento especial para la
política, una especie de regalo con la gente. Sé que suena totalmente inmodesto de mí,
pero estoy siendo sincera."
"Lo sé."
"Alex, realmente nací para hacer esto. Estoy haciendo lo que estaba destinada a hacer, a
pesar de que he luchado durante tanto tiempo. Espero transmitir eso a la gente. Que no me
vean como una farsante, una oportunista. Alguien que esta montada en los faldones de
papá." Miró a Alex, insegura.
Alex se tragó el nudo en la garganta, recordando su momento en Filadelfia, cuando Jane le
había confesado con lágrimas en los ojos que no siempre se sentía digna de sus
ambiciones. Alex inherentemente sintió que tales momentos de dudas humanas eran muy
raras para Jane, y más raro aún para ella expresarlos.
"Jane, no eres una farsante. Y nunca vas a volver a dar esa impresión de esa manera. Sólo
sigue siendo tu misma."
Jane le hizo un guiño a Alex. "Ya sea que pueda hacer eso en la televisión es la gran
pregunta, ¿verdad?"
Alex se rió. "Hey, con tu apariencia y. . . " Ella sintió que se ruborizaba, y entonces sus
palabras quedaron atrapadas en su garganta. "Ah, quiero decir. . . "
Jane se rió. "Oh, Alex. No tienes que decir nada. No me ofenderé. Eres demasiado
educada, ya sabes." Dejó la copa vacía sobre la mesa cercana. "Ahora, creo que estoy bien
en mi manera de emborracharme. ¿Me ayudas a subir a mi dormitorio, o sólo reservas ese
tratamiento especial para mi madre?"
Alex diligentemente comenzó a guiar a Jane fuera de la habitación, sonriendo a la
sugerencia de los celos en su voz. "Sólo muéstreme el camino, señora."
Jane se rió entre dientes, lanzando una sonrisa pícara a Alex. "No sabía que sería tan fácil
de llevarte a mis aposentos."
Alex jadeó. "Acabas de — "
Jane se echó a reír, esta vez más fuerte. "Sí, Alex, acabó de hacer una broma
inapropiada. No me vas a demandar por acoso sexual, ¿verdad? Me atrevo a decir que
pondría fin a mi campaña en un infierno de prisa."
"¿Qué, y ponerme fuera de un trabajo? ¡De ninguna manera!"

85

Alex todavía estaba gratamente gozando de su broma cuando Jane le hizo señas a su
amplio dormitorio. Cerró la puerta detrás de ellas y se apoyó contra ella, su humor
claramente desaparecido. Alex se sintió nerviosa en la repentina mirada penetrante de
Jane.
"Alex, tengo una sensación divertida a veces que te hago sentir incómoda. Lo hago?"
Alex se tambaleó por la sorpresa. "No estoy segura a qué te refieres."
"Yo creo que sí." Jane se acercó a la cama con dosel y se sentó en el borde. "Creo que te
pongo nerviosa por alguna razón."
"¿Eso crees?" Ah, Dios, Alex pensó, tratando de ganar tiempo. Estoy siendo tan obvia? Se
sentía como un déjà vu de nuevo con preguntas acertadas de su amiga Kim.
Jane suspiró con impaciencia. "Bueno. Te quedas en un lapso, Alex. Vas a otro lugar. Te
pones toda callada y nerviosa ante mí. Sólo en estos pequeños destellos, y entonces estás
bien de nuevo. ¿Ha habido otras amenazas contra mí? ¿Es así?"
"No," Alex dijo rápidamente, sorprendida por la astucia de Jane. "Te hemos dicho todo."
Jane dio unas palmaditas en la cama junto a ella hasta que Alex se sentó obedientemente.
"Vamos, Alex. Quiero ayudar a hacer esto mejor."
Alex sintió que su cuerpo se hundía en la derrota. Ella apoyó los codos en las rodillas. No
puedes ayudar, Jane, no cuando eres la causa de ello! Un brazo se deslizó sobre los
hombros de Alex y la calidez y la intimidad del abrazo de un solo brazo de inmediato
debilitaron la resistencia de Alex. Le recordó el estrecho contacto que habían tenido en
Filadelfia, cuando Alex había consolado a Jane. Ahora era al revés.
"Soy yo, ¿verdad?"
"Sí," exclamó, incapaz de detenerse.
"Maldita sea," Jane espetó. "Lo sabía."
Alex se levantó de un salto, de repente necesitaba poner distancia entre ellas. "Quiero
decir, no, eso no es lo que quería decir." Ella necesitaba aclarar las cosas — de alguna
manera.
"Alex, ¿qué he hecho que te haya molestado tanto?" La voz de Jane se había vuelto suave,
como líquido caliente. "Por favor. Quiero saber."

86

"Soy yo, no tú." Alex sabía que no estaba haciendo un buen trabajo en ocultar la angustia
que sentía. "No siento que pueda protegerte adecuadamente. Que pueda hacer un buen
trabajo."
"¿De qué estás hablando, Alex?"
Alex se apoyó en un alféizar bajo, grueso. El corazón le latía como un tren de carga. Las
persecuciones a pie y derribos armados nunca habían sido tan difíciles, pero era ya
demasiado tarde. Jane necesitaba una explicación honesta. "No estoy segura de que pueda
hacer esto más. Voy a pedir una transferencia cuando volvamos a Washington."
"¿Qué?" Jane se puso de pie de un salto, sus manos en las caderas. El desconcierto se
estaba transformando rápidamente en ira. "¿Qué diablos está pasando,
Alex? ¡Jesucristo! Dime que esto es una broma de mal gusto."
Alex metió las temblorosas manos en los bolsillos. Ahora lo había hecho. Fue y encabrono
a Jane, y de una manera tan personal. Es la segunda vez en un día, Alex. "Jane, yo. . . "
Jane se acercó más, sus brazos cruzados sobre el pecho. "Esta no es la confiada, super
humana Alex Warner quien he llegado a conocer y confiar. ¿Por qué quieres salir de mi
equipo?"
Alex habló con voz entrecortada. "Yo . . . siento que esto es demasiado para mí, Jane."
La expresión de Jane se suavizó. Ella dejó caer los brazos. "Oh, cariño." Habló de forma
tan natural que Alex casi pensó que no lo había escuchado. Cariño? Alex se elevó en el
término cariñoso. "Algunos días siento como si estuviera tan profundo, que ni siquiera
puedo ver el cielo," Jane dijo. "Es normal en este negocio. Sólo tienes que confiar en que
estás haciendo lo que estás destinada a hacer. ¿No me dijiste palabras en ese sentido en
Filadelfia? Y no sólo lo hablamos hace unos minutos abajo? Eres buena en lo que haces,
Alex. Muy buena."
"No puedo seguir con esto, Jane. No tengo otra opción."
Jane tocó tiernamente el brazo de Alex. "Cariño, tienes que decirme lo que está
mal. Puedo ayudarte."
"No, Jane. No puedes." Y si sigues llamándome cariño, voy a derretirme en un pequeño
charco en el suelo.
"Alex, puedo arreglar cualquier cosa."

87

Alex se mostró inflexible. "Maldita sea, Jane. No puedes arreglar esto. ¿No sabes lo que
estoy tratando de decirte?" Sus sentimientos bullían tan cerca de la superficie ahora. Las
lágrimas amenazaron y las empujó abajo con gran determinación. Maldita sea, no voy a
llorar!
Jane ladeó la cabeza, pero no dijo nada.
"Jane, estoy demasiado cerca."
"¿A qué?"
"A ti. Me preocupo por ti, más de lo que debería. Me importa si lo estás haciendo bien en
la campaña. Me importa si estás triste o molesta. Me importa lo que piensas. Que
sientes. Está afectando la forma en que hago mi trabajo, es. . . no sé lo que está
pasándome. No puedo pensar con claridad." Una no deseada lágrima se deslizó por la
mejilla de Alex, y con rabia la apartó. No se había sentido tan fuera de control, tan
expuesta, desde que Julia la había dejado hace más de cuatro años.
Jane se acercó hasta que estuvo a sólo pulgadas de Alex. "Oh, Alex. Yo también me
preocupo por ti. Has estado allí cuando te necesitaba. Siempre estás ahí, Alex. Una
roca. Mi roca."
Jane alzó la mano y sin reparos tocó la mejilla de Alex, deslizando la humedad que seguía
ahí. Su caricia era suave, tierna, cariñosa — todo lo que Alex sabía que sería, y se fundió
en la palma de Jane, acariciándola, abrazando la cálida sensación que la atravesaba. Había
dejado de respirar. Todo se había detenido. Lo único que importaba eran los dedos suaves
y cálidos que acariciaban suavemente su rostro, enviando pequeñas sacudidas de
electricidad a través de ella. Dios mío, Jane.
Y entonces los brazos de Jane firmemente se enroscaron alrededor de ella, y apretó a Alex
con fuerza. "Está bien que te importe, Alex," susurró en el cuello de Alex. "Quiero que te
preocupes por mí. Si pensara que no lo hicieras, nunca me sentiría a salvo contigo. Nunca
confiaría en ti. ¿No lo ves?"
Alex estaba en silencio conteniendo las lágrimas, sintiéndose entumecida en los brazos de
Jane. Ella tenía miedo de devolver el abrazo, miedo de necesitarlo tanto. "No. No
entiendes. Me hace débil," dijo con voz ronca. "Podría hacernos daño. Matarnos."
Jane se apartó bruscamente, su cara enrojeciendo con cada pulso. "Todo esto es mi culpa,
Alex."
Alex se quedó aturdida mientras Jane se precipitaba a una maleta vacía y empezaba a
arrojar la ropa al azar en ella.

88

"¿Qué estás haciendo?" Alex estaba recuperando rápidamente su compostura. Esto no iba
bien. No iba bien en absoluto!
"Esto no habría pasado si no estuviéramos atrapados aquí como rehenes. Me voy,
Alex. Voy a regresar a Washington, donde podemos olvidar que todo esto ha pasado."
"No, Jane. No puedes. Lo siento, pero no puedes ir a ninguna parte."
Jane tenía esa mirada inamovible sobre ella y Alex sabía que iba a ser una pelea. "Sí,
puedo," Jane gruño entre dientes apretados. "Me largo de aquí, ahora, Alex. Y no puedes
detenerme."
Ella tiró la maleta medio llena en el suelo y se dirigió hacia la puerta, pero Alex
hábilmente saltó delante de ella y le cerró el paso.
"¡Fuera de mi camino, Alex."
"No."
Jane trató de pasar empujándola, pero ella no podía competir con Alex, que
probablemente tenía unas buenas treinta libras sobre ella. Lucharon, Jane empujando y
tirando para tratar de liberarse. Finalmente, Alex la envolvió en un abrazo de oso, y aún
así Jane se retorció y luchó como un animal desesperado atrapado en una trampa. Ambas
estaban respirando con dificultad, ambas esforzándose con todas sus fuerzas, pero Alex
estaba ganando una pulgada a la vez, apartándolas a ambas lejos de la puerta.
En un impulso finalmente aterrizaron en la cama. Todavía estaban entrelazadas juntas,
Jane en la parte superior. Alex expertamente les dio la vuelta para que ella estuviera
arriba, y sujeto a la mujer sacudiéndose debajo de ella.
"Maldita sea, Jane." Se vio obligada a fijar los brazos de Jane en las muñecas y utilizar su
peso y fuerza superior para mantener a Jane bajo ella. "Para. Deja de luchar conmigo."
Jane de pronto se quedo quieta, excepto por su rápido ascenso y descenso del pecho. Su
cara estaba roja como betabel y todavía llena de ira. Miró fijamente, sin parpadear, a Alex,
todavía empeñada.
"Jane, escúchame. No te voy a soltar hasta que te calmes y te des cuenta de que no vas a ir
a ninguna parte esta noche."
Jane no dijo nada, pero estaba claramente hirviendo. Alex simplemente la
esperaría. Pasaron varios tensos momentos antes de sentir que la respiración de Jane se

89

hacía más superficial y sus músculos comenzaban a relajarse. Resistir era un asunto
agotador.
"No puedes dejarme, Alex," Jane finalmente dijo en voz baja, su voz temblorosa, su cara
colapsando de angustia. "Eres el único agente que he dejado llegar tan cerca de mí. El
único que lo hará. Estaré en más peligro si no te quedas."
"No, Jane. No me hagas eso."
-No, Alex. No me hagas esto a mí, maldita sea." La ira se alzó de nuevo.
Alex apretó su cuerpo más firmemente en el de Jane. Ella se quedó mirando fijamente a
los ojos de Jane, que estaban poniéndose más acuosos por segundos. Era la primera vez
que había visto tal temor allí, y la sorprendió. No, no podía dejar a esta mujer. Ella no lo
haría.
El cuerpo de Jane finalmente se relajó debajo de ella, la lucha misericordiosamente
extinguida. Alex aflojó el agarre de las muñecas de Jane, pero aún presionando abajo con
su cuerpo. "Jane, querida," dijo. "No te dejaré."
Jane echó los brazos alrededor del cuello de Alex, enterrando su cara en su hombro, y
Alex sintió el cuerpo de Jane temblando suavemente debajo de ella. Sostuvo a Jane
pacientemente, suavemente. Inhaló el dulce perfume del cabello de Jane, su piel, el leve
olor a brandy, y se esforzó por olvidar que estaban acostadas en una cama, hasta que una
descarga de fuego la atravesó. Jane se arqueaba hacia ella, los senos y la pelvis
presionando ligera pero seguramente contra ella. Alex conocía bien la señal. Sus manos se
estremecieron ante la idea de deslizarse hacia abajo hasta el trasero de Jane y jalar de ella
con más fuerza hasta que sus cuerpos se fundieran y se movieran juntos en frenética, dulce
armonía. Dios! Cómo quería hacerlo. Es que lo que Jane quería, también? O no era
incluso consciente de lo que estaba haciendo, de lo que su cuerpo le estaba diciendo a
Alex?
Alex sabía que tenía que poner fin a esto mientras todavía podía. Ella comenzó a protestar
cuando Jane de repente presionó un dedo en sus labios.
"Shh. No digas nada, Alex."
Sólo ese dedo separaba sus bocas. Alex buscó una señal de renuencia o vacilación en
Jane. Cualquier cosa para detener lo que estaba ocurriendo, porque su propio cuerpo había
comenzado a responder. Pero sólo vio la rendición y el deseo en Jane, y el miedo y la
emoción.

90

Alex comenzó con impotencia a moverse en sincronía con el cuerpo de Jane —
lentamente, dulcemente presionando su entrepierna pulsante, hinchada en la de Jane.
La mezclilla ásperamente acariciando mezclilla. Oh, Dios, Jane. Podría tomarte en este
momento. Aflojar esos botones y presionar mi boca en tus cálidos pechos, apartar tus
piernas con mi mano, y . . .
Apretó la boca con más fuerza contra el dedo de Jane. Era casi como besarla, y comenzó a
imaginar cómo se sentiría realmente. Ambas respiraban con dificultad otra vez, como si la
pelea se hubiera vuelto a encender. Un poco más fuerte y me voy a correr aquí en mis
jeans, Alex pensó mientras continuaba respondiendo al cuerpo que contestaba al
suyo. Ella ahogó un gemido y consideró la posibilidad muy real de un orgasmo furtivo.
El teléfono celular sujeto en su cinturón de repente sonó a la vida. Tomó al menos tres
timbrazos para que ambas reconocieran y respondieran a la intrusión. Alex con fuerza se
apartó lejos del apretamiento de sus cuerpos y se sentó. Mierda! Jane se sentó a toda prisa
también.
Más lentamente de lo que debería, el deber se reafirmó y Alex respondió a su teléfono.
Miró a Jane un momento después, la decepción y el alivio luchando una batalla
interna. "Atraparon al chico en Washington. Está de vuelta en custodia."

Capítulo 7
Jane cerró su computadora portátil y miró a Steph y Carter, los tres atascados en la
pequeña oficina en la parte posterior de su autobús de campaña. Jane había decidido
espontáneamente tener el bus y su personal se reunió con ella en Detroit antes de dirigirse
directamente a Indianápolis. Habían perdido un día, tal vez dos, y Jane tenía la intención
de arreglarlo.
Su personal tenía en su espalda rumbo a una reunión tipo asamblea en la ciudad que
estaba sólo a unas horas de distancia. Los tres se habían ocupado sobre los asuntos a los
que Jane se dirigiría, ambos ayudantes lanzándole preguntas a ella que se podrían esperar
de la audiencia, entonces la crítica de sus respuestas. Ella se había lanzado al ejercicio con
una sensación de alivio y satisfacción por tener algo tangible para ocupar su mente.
Recostada en su asiento, Jane juntó las manos detrás de la cabeza. "Maldita sea, es bueno
estar de vuelta en el camino." A ella le gusta estar ocupada, le encantaban los desafíos
frenéticos de la campaña. Y hoy lo necesitaba más que nunca — necesitaba sentir la
normalidad del ritmo febril a la que se había acostumbrado. Mackinac Island había
91

sido. . . una locura. Pero esto . . . Jane echó un vistazo alegremente por la ventana
ennegrecida por el diesel en el borroso campo. Esto lo puedo manejar. Esto es de lo que se
trata todo esto.
"Me alegro de que hayan atrapado a ese chiflado tan pronto, Jane, pero todavía me
gustaría que podrías haber tenido más tiempo en la isla," Steph dijo.
Jane se encogió de hombros y se masajeó las sienes, donde un dolor de cabeza inducido
por el brandy persistía débilmente. Los repentinos pensamientos no deseados de la isla
volvieron a atraerla, viscosos y pegajosos, como maleza. Ella no quería hacer frente a la
confusión y la conmoción de lo que había pasado allí con Alex, por no mencionar del roce
surrealista — aunque fuera a distancia — con alguien que quería asesinarla.
Durante casi veinticuatro horas el mundo de Jane había sido derribado de su eje. Lo que
antes se había sentido sólido y seguro, ella ahora luchaba por lograr afianzarse. Era como
si el suelo ya no estuviera allí, y no le gustaba el territorio desconocido — esta sensación
de deslizarse, de perder el control de sus sentimientos. Por eso era tan importante volver a
lanzarse a la campaña . . . de nuevo en lo que era cómodo.
"Jane?" Steph la estaba mirando fijamente. "¿Estás bien?"
Jane apenas logró un asentamiento de cabeza. Ella volvió la mirada por la ventana y se
obligó por enésima vez para tratar de darle sentido a la insensatez. No había esperado
sentir tal manantial de emoción cuando Alex había anunciado que quería una
transferencia.
Se había sentido sorprendentemente asustada y perdida por la posibilidad de
perderla. Había sido un momento horrible para Alex lanzarlo sobre ella. Había estado tan
vulnerable, en su casa familiar, hablando de su familia con Alex, de sus sentimientos y
temores. Maldita sea. Ella me hace querer decirle cosas. Todo acerca de Alex, desde sus
fuertes brazos hasta los pacientes ojos, hacía que Jane se sintiera segura y confiada. El
autobús golpeó un bache y la sacudida momentáneamente desalojó la niebla de la mente
de Jane.
"Steph, de verdad. Estoy bien."
La ayudante frunció el ceño y vaciló. "Paso algo . . . algo para asustarte? Quiero decir,
además de lo obvio."
Oh, Dios, Alex. Jesús. El pulso de Jane se aceleró. No podía evitar recordar la calidez y la
electricidad del cuerpo de Alex cuando se habían abrazado, y luego los músculos tensos y
la fuerza de su cuerpo mientras ella había retenido a Jane en la cama. Su caluroso
intercambio físico de algún modo pero muy seguramente se había transformado en un

92

deseo tan puro y agudo. Casi había respondido al deseo palpitante que había brotado en
Jane tan inesperadamente.
Jane sintió que su estómago hacía un lento, dolorosamente dulce rodar. Recordar su
excitación provocó diminutas ondas de choque, incluso ahora. Ella casi se había corrido,
justo allí mismo, contra Alex. Eso nunca había ocurrido antes con otra mujer, o incluso
con un hombre. Habían pasado años desde que había estado así excitada. Jane había
pensado que parte de ella estaba inactiva, como un campo dejado improductivo que
necesitaría un giro y una siembra cuidadosa antes de que diera sus frutos de nuevo. Pero el
duro cuerpo de Alex, moviéndose perfectamente a la vez contra el suyo, había demostrado
rápidamente que la teoría estaba equivocada.
Jesús, Alex. ¿Qué me has hecho? Jane alzó la vista, decidida a no dejar que ninguno de
sus sentimientos o confusión se mostraran. "Nada sucedió allí, Steph. Todo está bien."
No fue bien, en realidad no. Pero lo haría bien. Voy a estar bien. El pecho de Jane se
sentía pesado, como si estuviera succionando aire a través de una pajilla. Con pura
obstinación y voluntad, ella se calmó.
"Lo siento, Steph. Sólo estoy un poco distraída esta noche." Ella sonrió. "Bueno, eso y un
poco de resaca."
Steph sonrió. "Bueno. Parece que te relajaste después de todo."
"Sí. Un poco. "Si llamas a estar medio borracha y casi dormir con mi guardaespaldas
relajante.
Jane sabía que tenía que lograr controlarse. Ahora. Un pequeño susto de algún chiflado y
un poco de tiempo con alcohol infundido a solas con Alex, y mira lo que pasa.
Si sólo fuera tan fácil de atribuirlo al alcohol y el miedo. Jane era lo suficientemente
realista como para saber que no podía echarle la culpa a nadie más que a sí misma. Claro,
Alex era guapa y agradable y encantadora y. . . tan fuerte y tan vulnerable. Dios, y esos
dulces ojos verdes que podrían derretir un glaciar! No. No fue culpa de Alex. Fue Jane
quien había estado necesitada y débil. Tenía que parar, esas emociones crudas que Alex
parece alterar. Necesitaba volver al extenuante trabajo de campaña y concentrarse. Y dejar
de sentirme tan patéticamente sola.
"Jane?" Era Carter.
"Hmm?"

93

"¿Cómo quieres enfocar el intento de asesinato? Serán todos los medios de comunicación
que querrán hablar hoy. . . y mañana y al día siguiente."
La pregunta fue suficiente para sacudir Jane de su introspección.
"En primer lugar, no fue un intento de asesinato. Yo era supuestamente el objetivo
previsto de una persona inestable que no estaba cerca de mí y que ahora está bajo custodia
policial. Así es como vamos a hacerlo, porque esa es la forma en que es. No fue nada."
"Sabes," Steph sugirió cautelosamente, "este tipo de cosas realmente pueden jugar en
simpatía de la gente — "
"¡No!," Jane exclamó. "No voy a utilizar esto como moneda política. Y tampoco ninguno
de ustedes." Ella clavó a sus ayudantes con una mirada penetrante. "Seguimos delante en
esto ahora mismo."
Jane se relajó en su asiento de nuevo. Las palabras ‘seguir adelante’ resonaban en su
mente, y se sentían tranquilizadoras. Correcto. Sí, es hora de seguir adelante.
"Entonces, que está en la agenda de mañana?" Jane preguntó con indiferencia.
"Tenemos un desayuno de lucha contra la pobreza en Gary, y luego volamos a Nueva
York," Steph respondió. "Tienes allí a Larry King en poco más de cuarenta y ocho horas."
"Me tienes en el programa de Larry?" Jane preguntó, asombrada. Mierda. Madre tiene que
haberle dado a Steph esa idea!
Steph sonrió. "También vas a leer en una clase de primer grado en Harlem mañana."
Jane tamborileó los dedos con nerviosismo en su escritorio. "¿Estás segura de esto?"
"La escuela?," Steph preguntó inocentemente.
Jane lanzó un lapicero a su ayudante en broma.
Carter y Steph se levantó para marcharse. "Vas a estar muy bien, Jane."
Carter sonrió tranquilizadoramente a ella. "Vas a disfrutar quitándole los pantalones a
Larry. Alguna otra cosa, jefa?"
"Todavía quiero seguir el itinerario del Super Martes de la próxima semana con
ustedes. ¿Después del almuerzo?"

94

"Correcto, jefa." Carter saludó alegremente y se fue.
"Steph? ¿Puedes quedarte por un segundo?"
Stephanie Cameron recuperó su asiento.
"Te acuerdas de Keith Henderson?"
La ayudante sonrió con entusiasmo. "Ese juez de la corte juvenil alto, rubio y apuesto en
Nueva York? ¿Cómo podría olvidarlo? Había pensado que quizás tu y él pudieran tener
algo yendo hace un tiempo."
"Sí, bueno, simplemente no había tiempo," Jane dijo benignamente, no tan entusiasmada
con la perspectiva como Steph, pero parecía un tipo decente. Estaba siendo patética y lo
sabía. Sola y excitada y agarrada al primer hombre en el que podía pensar para algún tipo
de rápida solución sexual. Aun así, tenía que hacer algo para conseguir sacar la última
noche de su sistema, para mostrarse a sí misma y a Alex que su breve momento había sido
un error, una aberración. "Me pregunto si él todavía está soltero?" Ella trató de sonar
casual al respecto.
Steph se encogió de hombros, sonrió y mordió el anzuelo. "Estoy segura de que puedo
hacer algunas preguntas discretas."
Ø
Alex esperó con ansiedad primero por Carter, luego Steph, a dejar la oficina de
Jane. Cuadró los hombros caminando por el pasillo del autobús balanceándose, no del
todo segura de lo que iba a decir a Jane, pero tenían que hablar de lo que había sucedido
entre ellas. Alex necesitaba saber dónde estaban las cosas, incluso si temía lo que le
esperaba. Ella vaciló, luego llamó firmemente a la puerta.
"Adelante."
Alex abrió la puerta y entró, cerrándola rápidamente detrás de ella. Cuando Jane levantó la
vista de su computadora, un ceño fruncido instantáneamente cruzó su frente, una leve
mirada de disgusto oscureció sus ojos.
Oh, chico. "Alex," Jane dijo, una ligera pregunta en su tono.
Alex se quedó clavada en su lugar. Sus piernas se sentían tan pesadas, que no creía que
pudiera moverse si quisiera. Oh, Dios, ¿qué voy a decir?

95

"¿Te gustaría sentarte?" La pregunta era más por obligación que de bienvenida, Alex
podía decirlo. Jane parecía irritada, como si la presencia de Alex fuera una imposición.
Con esfuerzo, Alex ordenó a sus piernas para moverse al asiento frente a Jane. Ella habría
preferido haber permanecido de pie. "Jane, yo. . . " Alex se detuvo, juntando las manos
con fuerza, tratando de formular sus palabras, acorralando sus pensamientos. Odiaba
sentirse tan incómoda con Jane. La noche anterior, las cosas habían estado tan candentes
entre ellas. Alex había estado a pocos segundos de arrancar la ropa de Jane y hacer lo que
quería con ella. . . y sabía que Jane no la habría detenido. Se habían deseado entre sí; sus
cuerpos ciertamente lo habían dejado en claro. Pero ahora . . . ahora las cosas estaban tan
frías entre ellas.
"¿Qué piensas, Alex?"
Además de lo mucho que me excitas? Y lo mucho que odio lo diferente que están las cosas
entre nosotras ahora? Alex se sacudió mentalmente. Evidentemente Jane no iba a iniciar
la platica. Le correspondería a Alex arreglar las cosas, darle sentido a las cosas para las
dos. Sólo había una cosa que hacer. "Si quieres que deje tu seguridad, lo haré."
Afortunadamente, no había rastro en su voz de las emociones que fácilmente podrían
abrumarla si no tenía cuidado.
Jane silenciosamente contempló a Alex, juntó sus dedos en el escritorio, sus ojos
ilegibles. Ella parecía tan indiferente como un director general que acababa de recibir su
décimo octava propuesta de negocio del día.
Por favor no digas que sí, Jane. Necesito estar cerca de ti. Necesito estar alrededor de tu
energía, tu calidez, tu belleza, tu incansable ambición, tu inteligencia, tu humor, tu
altruismo. Necesito tu amistad, tu voz, tu tacto. Alex nunca había sentido una atracción
tan poderosa por nadie antes, nunca se había sentido tan afectada por nadie. No había
confesado completamente a Jane anoche lo mucho que significaba para ella, pero lo haría
ahora, si eso es lo que hiciera falta. Le diré que creo que me estoy enamorando de ella. . .
"No, Alex." Jane parecía menos serena. Una vaga especie de tristeza parecía haber
descendido en silencio en ella. "Quiero que te quedes."
Alex no se dio cuenta que había estado conteniendo el aliento. Ella había estado apretando
sus manos con tanta fuerza, que tenía calambres. "¿Estás segura?"
"Sí, estoy segura." La mirada de Jane se deslizó de Alex. Hubo un ligero temblor en sus
manos, y debe haberlo notado al mismo tiempo que Alex. Metió rápidamente sus manos
debajo de su escritorio.
Alex tragó con nerviosismo. "Creo que tal vez hay algunas cosas que deberíamos — "

96

"No, Alex." Jane le lanzó una mirada fulminante, su voz baja y rotunda. "No quiero hablar
de anoche. Nunca. No sé qué fue exactamente lo que sucedió o por qué, pero sé que
nunca volverá a ocurrir."
El aguijón de las palabras de Jane fue como una bofetada que dejó a Alex al instante
tambaleándose.
Ø
El desayuno de lucha contra la pobreza iba incluso mejor que la reunión en el
ayuntamiento la noche anterior, y eso era condenadamente bueno. Jane había encontrado
audiencias receptivas y entusiastas en cada una de ellas. Había explicado más de su
‘Proyecto para Estados Unidos’ — como ella y ahora la prensa lo habían apodado — y la
multitud lo había aprobado con entusiasmo. Habló con franqueza acerca de dedicar más
del presupuesto federal a escuelas y programas de alimentos, centros de salud para los
pobres, y la creación de empleos.
"La acción en medidas adecuadas ya no puede esperar," ella dijo apasionadamente a la
audiencia de cerca de quinientas personas de la mañana. "Hay niños que sufren en este
país, que van a la escuela con el estómago vacío y el ánimo deprimido. Es una forma de
abuso, causada por la indiferencia institucional y la falta de acción. Con determinación y
acción, podemos cambiar esto ahora. Debemos cambiar esto ahora."
Antes de que el último de los aplausos se hubiera calmado, los ayudantes de Jane y una
manada de agentes del Servicio Secreto rápidamente se abalanzaron sobre ella y la
acompañaron llevándosela.
"Dios, no tenemos prisa," Jane se quejó.
"Tenemos ese avión que tomar para Nueva York," Steph respondió con frialdad. "Y una
crisis se prepara."
Ø
Steph, Carter, Jane y su jefe de personal, Jack Wilson, se metieron en una esquina del
avión, donde los asistentes le dijeron a Jane que un par de sitios web y blogs habían
aparecido hace unas horas, alegando que Jane era una lesbiana en el armario.
"Oh, demonios, eso no es una crisis," Jane dijo bruscamente, su piel política firmemente
intacta. "Eso es sólo entretenimiento."

97

"Me temo que no," Jack dijo con severidad. "Después de tu postura sobre los derechos de
los homosexuales la semana pasada en Pennsylvania, algunas personas van a comprar esta
mierda, por desgracia."
Jane maldijo sin parar, pero sólo en su cabeza. Cinco minutos más a solas con Alex la otra
noche, y los rumores podrían haber sido ciertos. ¿Qué había estado pensando? Realmente
había estado dispuesta a tirar su futuro por un repentino impulso?
"Es sólo la derecha conservadora tratando de distraernos y a los votantes," Jane dijo,
frustrada. "Y el momento es bastante sospechoso, con nuestro primer Súper Martes a tan
sólo unos días de distancia."
"Sí, lo es," Jack dijo. "Lo que le da más razón para tomarlo en serio."
"Es una mierda, y todos lo sabemos."
"De nuevo," Jack dijo. "Ahora nuestro trabajo es asegurarnos de que todos los demás
también lo sepan."
Jane miró a los tres. "Entonces qué estás sugiriendo? Y por el amor de Dios, no me digas
alguna marcha rápida al altar."
Carter se rió huecamente. "Mira, Jane. Probablemente será el habitual grupo de periodistas
cuando lleguemos pronto al JFK. Si ellos no tocan el tema, nosotros tampoco. Pero esta
tarde — después de la lectura en la escuela — tienes una reunión de la junta editorial
con The Times. Creo que deberías tocar el tema con ellos. Di que hay estos rumores dando
vueltas y que son tonterías. Que no tienes nada en contra de ser gay, pero sucede que no
eres gay."
Los otros expresaron su acuerdo, y Jane no podía pensar en otras sugerencias. "Está bien,
suena como un plan. Y para que conste. . . " Jane ya no podía contener la ira elevándose
lentamente dentro. "Me molesta que lo hagan sonar como una acusación tan sucia," dijo
en voz baja, mirando a otro lado. La tristeza tiró de sus fibras sensibles al pensar en Alex,
que no tenía el lujo de negar que fuera lesbiana. Con qué frecuencia había tenido que
soportar este tipo de basura, Jane se preguntó. Para Jane, la acusación era una mera
distracción, una molestia, una falsedad. Para Alex, era su vida, y había gente por ahí que
pensaba mal de ella a causa de eso. No era justo.
"Jane." Carter sonrió y le tomó la mano. "No tienes que defenderte de nosotros. Pero no
olvidemos el negocio en que estamos, ¿de acuerdo?"

98

Ella asintió y enderezó los hombros. Eran momentos como estos que se preguntaba qué
estaba haciendo en este nido de víboras llamado política. A veces, como ahora, era sólo el
hecho de que a veces el fin justifica los medios que la mantenían en marcha.
Sólo un reportero entre las dos docenas en el aeropuerto planteó la cuestión de los ‘vagos
rumores’ acerca de la vida personal de Jane. Ella rechazó la pregunta con una advertencia
de que los elementos de extrema derecha en el país tendrían diciendo o haciendo algo para
distraerla de su agenda, para enviar su ‘Proyecto por Estados Unidos’ a las últimas
páginas.
"No es alguna buena publicidad?" Un reportero que ella conocía bien preguntó en broma.
Jane se rió con dureza. "Oh, creo que la historia a través de los años ha demostrado que la
teoría esta equivocada, mi amigo. Y si no me crees, pregúntale a los republicanos de alto
perfil que han tenido que renunciar en el último par de años a causa de la publicidad no
deseada."
Más tarde, con el New York Times, Jane mencionó los rumores más
específicamente. Desafió a sus detractores anónimos a dar la cara y proporcionar
pruebas. En última instancia, echó la culpa a las personas que tenían miedo de que ella
estaba en el camino correcto con su apoyo a los derechos de los homosexuales. Ellos se
sentían amenazados, y con razón.
Al caer la noche, Jane estaba emocionalmente agotada. Estaba lista para meterse en la
cama cuando el timbre de la puerta sonó en su suite del hotel. Steph llamó, pidiéndole
entrar por un minuto.
"¿Qué pasa?," Jane preguntó mientras la dejaba entrar. "Y por favor no me digas que otra
crisis ha surgido. No quedo nada en el medidor conciente de crisis esta noche."
Steph sonrió. "No. Esta vez tengo buenas noticias."
"Bueno, ciertamente podría usar algo. Vamos, escúpelo, mujer."
"Recuerdas de ese buen juez de quién estábamos hablando? Keith Henderson?"
Jane asintió con la cabeza.
"Bueno, lo estarás llevando a cenar mañana por la noche."
"¿Qué? Steph! No quise decir que en realidad — "
"Oh, vamos, Jane. Puedo leer entre líneas."

99

Sus señales habían sido bastante claras, aunque la hicieran sentir un poco contradictoria
sobre ellas. "Pero pensé que tenía a Larry King, mañana por la noche?"
"Lo tienes, pero lo harás con mucho tiempo, no te preocupes." Steph se veía muy feliz con
todo. "Desde el Sábado por la mañana, tú y Larry tienen el estudio para ustedes. El
espectáculo no saldrá al aire hasta el Lunes por la noche. Estás con Larry de las seis hasta
las siete, y luego estás en una cita." Ella movió las cejas para el efecto.
"Steph, eres imposible."
"Lo sé. Puedes darme las gracias después de tu cita con el Príncipe Encantador."
Jane cerró la puerta tras de Steph y se apoyó pesadamente en ella. No sabía si sentirse
molesta o aliviada de tener una cita de buena fe con un hombre. Y entonces pensó en Alex
de nuevo, por cerca de la trigésima vez hoy, y no podía desalojar la desconcertante
sensación de que de alguna manera la estaba traicionando. Había sido cruel con Alex con
su indiferencia y su pequeño discurso acerca de que nada nunca sucedería entre ellas de
nuevo. A decir verdad, no quería nada más que tomar la mano de Alex durante su plática
en el autobús, acariciar sus dedos sobre la palma rugosa, decirle a Alex que se preocupaba
por ella también. Tal vez incluso admitir que se sentía atraída por ella. Pero era sólo
fantasía y era hora de poner fin a esta tontería.
Lo siento, Alex, pero tengo que seguir adelante.
Ø
Jane se despertó a la mañana siguiente a una crisis completa de campaña. Durante el
desayuno en su habitación, su personal le dio la noticia, repleta de una pila de
periódicos. Las primeras páginas estaban cubiertas con grandes titulares afirmando que no
sólo Jane era una lesbiana en el armario, sino que estaba teniendo un romance con su
propio guardaespaldas, la Agente del Servicio Secreto Alex Warner.
"Mierda!" Jane se indignó de que Alex estuviera siendo arrastrada en este lío. Las sienes
le latían mientras la ira burbujeaba caliente a través de sus venas. Ella lanzó el periódico
más cercano a través del cuarto y lo miró revolotear hasta el suelo. "¿Cómo pudo pasar
esto?"
Sus ayudantes estaban tan aturdidos e indignados. No tenían respuestas.
"Estos son periódicos legítimos, no revistillas de chismes. ¿Qué demonios está
pasando? Quiero respuestas, maldición."

100

Carter parecía extrañamente impotente. "Están diciendo que la prueba es que ambas se
escabulleron a Mackinac Island para una cita."
"Sí, con mi madre y toda una serie de otros agentes" Jane murmuró. "¿Cómo se enteraron
siquiera que yo estaba allí?"
"¿Quién sabe?" Steph suministró. "Pudo haber sido un trabajador del aeropuerto, uno de
los isleños. ¿Realmente importa?"
Carter tiró el Detroit Free Press encima de la pila. Mirando hacia Jane estaba una foto de
primer plano de Alex, junto con una historia muy franca sobre ella. Jane lo recogió.
"Mi Dios," Jane jadeó en nueva indignación mientras leía. El artículo relataba los días de
hockey olímpico de Alex cuando tenía veintitantos años, su heroísmo con la Policía del
Estado de Michigan, su larga relación de vida en pareja con una compañera policía
llamada Julia que terminó hace unos años. El artículo llegó a decir que pocos días antes de
escabullirse al ‘nido de amor Mackinac’ con Jane, Alex había tenido una aventura de una
sola noche en Detroit con una muy hermosa y muy habladora asistente del senador
republicano. Citándola, y Jane estaba feliz de leerlo en su tono más mordaz. "Yo nunca
habría ido a la cama con ella si hubiera sabido que trabajaba tan estrechamente con la
senadora Kincaid." Jane tiró el periódico al suelo. "¡Esos bastardos! Voy a demandar sus
culos."
"No, no lo harás," Jack dijo. "Todos tenemos que calmarnos aquí."
"¿Sabe Alex algo de esto aún?"
Carter sacudió la cabeza.
Jane apartó sus huevos fríos, sintiendo que su estómago se rebelaba.
"Hablaré con ella."
"Mientras tanto," Jack ofreció, "lo mejor que podemos hacer es responder con calma y de
forma inteligente a esto."
Steph asintió. "Vamos a responder a todas las preguntas con la verdad y
objetivamente. Sin emoción."
"No esperen que actúe como si esta mierda fuera sólo parte del juego. Eso está bien,
porque no lo es," Jane resopló. "La gente sale lastimada por esta basura."

101

"Lo sé, Jane," Carter dijo en voz baja. "Es jodidamente bajo. Pero Steph tiene razón. Si
nos rebajamos a su nivel o actuamos como si estuviéramos tratando de poner una cortina
de humo, estaremos en problemas. Lo mejor es simplemente seguir adelante y dejarlo
pasar. Darle la atención fáctica que merece y nada más."
"Nos ceñiremos al calendario," Steph añadió. "Harás a Larry King esta noche." Ella bajó
la voz, ". . . y la otra cosa."
Steph y Jack se levantaron para irse, pero Carter no se movió.
"¿Qué?" Jane miró fijamente a Carter.
Él esperó a que los demás salieran y se removió en su silla.
"¿Y bien?" Jane preguntó con impaciencia. El equipo era cercano. Eran como hermanos, y
ella sabía que no se ofendería por su mal humor. "¿Vas a escupirlo o tengo que sacártelo?"
Él suspiró con fuerza, tratando de ganar tiempo. "Jane, necesito preguntarle algo
personal." Él se inclinó hacia delante en su silla. "Ha ocurrido algo entre tú y Alex?"
"¿De qué estás hablando, Carter?"
"Como, novia, te has acostado con ella?"
"Jesús, Carter, no!" Pero casi inmediatamente, Jane sintió que la conmoción de su
pregunta empezaba a aplanarse, a desvanecerse en los bordes, a perder su impacto. Casi se
había acostado con Alex, se recordó. Si ese teléfono celular no hubiera sonado, podrían
haber hecho el amor, y no habría habido vuelta atrás. Sin poder negar estos rumores
maliciosos. Ella sintió el escalofrío de nuevo casi de haber hecho un daño irreversible a su
campaña.
"¿Estás atraída por ella?" él persistió.
"Carter, ¿qué diablos tiene que ver este tipo de preguntas con algo?" Maldita sea, no voy a
responder a eso!
"Ella es una mujer muy atractiva, Jane. Hay un verdadero, ya sabes, poder sexual sobre
ella. Y ella puede ser muy dulce y encantadora. Incluso yo puedo ver eso!"
Las manos de Jane en las caderas. Se quedó mirando a Carter como si fuera una maestra
estricta de escuela y él un niño que ella estaba a punto de castigarlo.
"¿Qué?" Él se encogió de hombros inocentemente.

102

"¿Estás cambiando de equipo por Alex, Carter?" Jane fingió seriedad.
La reacción de Carter no la decepcionó. Sus ojos casi se le salían de su cabeza y él
comenzó a parlotear cómicamente. "¿Q-qué? ¿Yo? Cambiar de equipo? ¿Estás
bromeando? Jesús, Jane. Alex es muy agradable. Y bien parecida. Pero no estoy
volviéndome hetero!"
Jane se rió. "Bien, bien. Así que, Alex es dulce y bien parecida." Sí, no se puede negar
eso. "Entonces, ¿cuál es tu punto?"
Carter suspiró con un ademán. "Sólo estoy diciendo, ella podría ser difícil de resistir."
Si él supiera qué tan cerca de la verdad realmente estaba. Pero no lo hizo, y Jane no estaba
dispuesta a informarle. "Ese poder sexual de ella debe ser bastante condenadamente
potente, Carter, si piensas que soy incapaz de resistir." Excepto que casi no lo estaba!
"Mira, Jane. No estoy tratando de darte un tiempo difícil," él dijo suavemente. "Mi punto
es, sabes lo que esto podría significar para tu campaña, a tu carrera, si hay algún mérito
para estas cosas."
Jane sintió su rostro enrojecer. Ella tenía miedo de la verdad. Asustada de que, de hecho,
ella podría no ser capaz de resistirse a Alex si había una próxima vez. Pero ciertamente no
necesitaba una conferencia acerca de cómo una seria atracción por Alex sería la muerte de
su campaña.
"Carter, ¿cuántas maneras tengo que deletreártelo? No estoy teniendo un romance con
Alex, ¿de acuerdo?"
"No, no está bien," él dijo en voz baja. "Porque creo que Alex podría estar enamorada de
ti."
Jane se tambaleó mentalmente. Enamorada de mi? No. No. Alex había dicho que le
importaba Jane, pero amor? Eso fue un salto del demonio. Sin duda, había algo especial
entre ellas, algo único, pero. . . amor? "Te . . . ella te ha dicho esto?" Por favor, no dejes
que sea así.
"No."
Jane se desplomó en su silla, aliviada, e intentó ignorar la delgada sombra de
decepción. "¿Ves? Nada de qué preocuparse, Carter."
"Jane. Esto es peligroso." Había un atisbo de desesperación en su voz. "Estoy sintiendo
algo, y no sé si está viniendo de ti, o de ella, o de ambas. Pero tienes que tener cuidado."

103

Jane se puso de pie. "Carter, no te preocupes tanto. Todo está bajo control." Y si no fuera
así, ella se aseguraría de ponerlo de esa manera.
Él levantó una ceja escéptico.
"Mira, estoy incluso yendo a una cita con alguien esta noche. Y Alex está ocupada con sus
propios romances, ¿recuerdas?" Ella no pudo evitar la frialdad en su voz. "Ahora envía a
Lover Girl aquí, ¿quieres? Será mejor que le diga lo que está pasando antes de que ella
vea los periódicos."
Jane, todavía en pijama de seda y un albornoz de felpa, caminó hasta que Alex apareció.
"Parece como que un tornado golpeó aquí." Alex señaló a los periódicos dispersos como
hojas en el suelo. Ella sonrió a Jane, pareciendo más a su antiguo yo. "Es bueno que tu
campaña no sea tan desorganizada como esta habitación."
Pero Jane ya estaba pensando en cómo iba a darle la noticia a Alex, y cómo esa sonrisa
tonta estaba a punto de llegar a un final abrupto. Ella no quería tener que hacer esto, pero
tenía que venir de ella. "Siéntate, Alex. Ha ocurrido algo."
Una expresión de alarma corrió por el rostro de Alex. Obedientemente, se sentó en el sofá,
ajustando su arma de esa manera habitual que tenía.
Jane se sentó a su lado, agarrando un par de periódicos a su pecho. "Me temo que los
periódicos se han vuelto un poco desagradables con nosotras, Alex." Miró a Alex y se
desanimó al ver que ella tenía una mirada de hosca expectación sobre ella, como si
hubiera llegado a esperar la decepción de Jane últimamente.
Jane hizo una mueca. "Alex, estoy segura que has oído acerca de los rumores de ayer —
acerca de mí siendo una lesbiana en el armario."
Jane podía ver a Alex mentalmente cambiando sus engranajes, incluso forzando una
sonrisa. "Bueno, estamos siempre en busca de nuevas reclutas, ya sabes."
Jane no se rió de la broma. "Es peor hoy. Están diciendo que estoy teniendo una
aventura. . . contigo."
"¿Qué?" El color rápidamente abandonó el rostro de Alex.
Jane tiró los periódicos al suelo con un ruido sordo. Se frotó las mejillas y trató de no
pensar en querer tomar la mano de Alex en la suya y acariciarla con suavidad. Deseaba
tanto poder retroceder los últimos días, empezar de nuevo con Alex. Las cosas habían
estado tan confusas entre ellas últimamente. Tal vez nunca podrían estar bien otra vez.

104

"Lo siento, Alex. Es absolutamente terrible, y nunca quise hacerte daño. Sólo espero que
estés con tu familia, porque si no fuera así, te encuentras ahora."
"Yo . . . " Alex parecía entumecida. "Sólo está mi hermano y no estamos exactamente en
términos de hablar," respondió ella en voz baja. "¿Cómo fue esto. . . ?"
Jane agarró el periódico Detroit y sintió nueva amargura hacia la mujer sin nombre que
Alex supuestamente había llevado a la cama. "Parece que tu compañera de cama de la
semana pasada en Detroit se puso habladora."
La cara de Alex estaba cambiando de blanco a rojo. Se veía devastada de una manera que
Jane nunca había visto antes. "Dulce Jesús. No tenía idea de que ella lo haría. . . ¡Dios!"
"Es cierto, entonces. Que te acostaste con ella," Jane dijo secamente, sabiendo que sonaba
acusadora, pero no podía evitarlo.
Lo que realmente quería hacer era regañar a Alex por haber sido tan descuidada, tan
indiscreta. Prácticamente estaba pidiendo que este tipo de mierda pasara. Y si se supone
que debe estar suspirando por mí, como Carter cree, entonces por qué está follandose a
alguien más!
Alex estaba sacudiendo la cabeza lentamente de un lado a otro, mirando, estupefacta, al
suelo. "Fue un error," ella respondió en voz baja.
"Obviamente." Jane se sintió más dolida de lo que sabía tenía derecho a hacerlo. "Alex,"
dijo y esperó hasta que sus ojos se encontraron. "Lo mejor que puedes hacer es seguir
adelante como si no hubiera pasado nada. Estamos siguiendo la misma agenda. No vamos
a llevar esto fuera de proporción. Y si alguien te hace preguntas, remítelas a mí o a mi
personal, ¿de acuerdo?"
Alex asintió ausentemente, aún perdida en sus pensamientos.
"Hay una cosa más. Steph te dará los detalles, pero tengo un compromiso especial para
cenar esta noche. Y necesito que ustedes chicos se queden atrás en este caso tanto como
sea posible."
Alex la miró interrogativamente, pero Jane se levantó y comenzó a levantar los
periódicos. Ella no se atrevía a explicar.

105

Ø
Alex golpeó el pie con impaciencia e intentó no mirar a Jane y su cita a través de la
habitación. Ellos estaban cenando camarones y bebiendo Cristal (marca de conocido
champán), sonriendo y riéndose de chistes tranquilos, y eso estaba quemando a Alex. Ella
y el comandante Harry Johnson comieron su cena, haciendo su mejor esfuerzo para no
parecer agentes del Servicio Secreto.
Lo que Alex realmente quería hacer era ir hacia allí y arrojar su Perrier por toda la cabeza
del chico de portada. Él parecía demasiado contento, como si hubiera ganado la lotería o
algo así. El bastardo!
"Alex, me gustaría que salieras de este estado de ánimo," Harry dijo sobre su plato de un
montón de carne y setas. "Sé que ha sido un día terrible, pero — "
"No tienes idea," Alex gruñó. Miró al otro lado de la habitación de nuevo. Cristo! ¿Era
realmente necesario ese vestido ven y cogeme de cóctel negro ceñido al cuerpo?
"Chico, Jane realmente manejó esa entrevista de Larry King bien, no es así?" Harry dijo
con admiración.
Alex miró a su plato intacto. De hecho, Jane se había manejado excepcionalmente
bien. Ella había respondido con calma e inteligentemente a la controversia gay, parecía
muy presidencial con la mezcla perfecta de indignación, desapego analítico e incluso
humor. El único indicio de enojo que había mostrado era cuando le dijo a King lo injusto
que era que a una persona inocente se le hiciera daño en todo esto. . . como ella misma era
presa fácil, y tal vez incluso su personal contratado.
Pero Alex, como miembro del servicio secreto, no lo era. Incluso había llegado a la
conclusión de que la única forma en que su vida sexual alguna vez podría dar la noticia
era que el celibato de repente se convirtiera en moda.
Alex tuvo que darle crédito. Jane era espectacular bajo fuego. Pero por qué se sentía
obligada a ir a una cita con este tipo? Sobre todo después de hacer un buen trabajo de
desviar la controversia. Ahora iba a parecer como si estuviera tratando de demostrar
algo. Alex los miró de nuevo. Ese bastardo presumido está tratando de emborracharla
para poder meterse en sus pantalones, lo sé. Y entonces él probablemente venderá la
historia. No lo pondría más allá del arrastramiento.
La risa de Harry finalmente llamó la atención de Alex. "¿Que es tan gracioso?"
"Nada. Estoy asombrado, eso es todo. El personal de Jane dice que esta es la primera cita
con la que Jane ha estado en años. ¿Puedes creerlo?"

106

Alex silenciosamente se enfureció. Y todo es mi culpa! "No me parece particularmente
divertido o sorprendente, Harry." Ella tomó a sorbos su Perrier en un mal humor en toda
regla.
"Lo siento, pero me permito discrepar. Una mujer tan guapa e inteligente y divertida y
exitosa como ella. . . " Él dio otro mordisco saboreando. "¿Qué diablos les pasa a los
hombres de Estados Unidos? Incluso la revista People la votó como la mujer más
codiciada del país el año pasado." Él asintió con la cabeza en dirección de Keith
Henderson. "Al menos ese tipo tiene los sesos para ir tras ella."
Alex empujó su comida alrededor del plato, en lo más mínimo interesada en ello. Los
sesos? ¿Qué es tan condenadamente inteligente acerca de un hombre que quiere meter su
pene en una mujer hermosa? Ni siquiera la conoce por el amor de Dios. "Él es un idiota."
Alex se encrespó.
Harry acabó lo último de su comida e incluso parecía que podría lamer el plato. "¿Qué es
lo que él te ha hecho, golpeadora?"
"Simplemente míralo, Harry. Él es un lobo. Y ha estado regodeándose y sonriendo toda la
noche."
Harry señaló con el dedo a Alex. "Estás actuando toda celosa, y parecerá que hay algo en
esas historias en los periódicos hoy."
Alex arrojó su servilleta. "A la mierda esas historias."
"Mira, chico, sé que es sido — "
"No quiero hablar de ello, Harry," Alex replicó, más fuerte de lo que pretendía.
Harry empujó la silla hacia atrás y habló por el pequeño micrófono en la manga para
alertar a los otros agentes. "Parece que Cometa está en movimiento."
Los paparazzi esperaban fuera del restaurante por la pareja y furiosamente tomaron fotos
mientras salían. Alguien debe haberles informado. . . probablemente el personal de Jane,
Alex pensó con amargo cinismo. Seguro que no podría perjudicar a la campaña de Jane
ser vista en una cita con algún tipo bien parecido.
"Joder con esta mierda de política," Alex se quejó a nadie. Ella no estaba hecha para esto,
y cuanto antes terminara esta puta campaña, mejor!

107

Ø
Jane se quitó los tacones y fue a servir a ambos un brandy. No estaba del todo segura de
que traer su cita de regreso a su habitación era una buena idea. Keith Henderson ya había
cumplido al menos un propósito, y eso estaba probando a Alex. Los había fulminado con
la mirada a lo largo de la cena, llena de acumulado resentimiento y tensión.
Así que, Alex está celosa. El pensamiento revoloteó en la boca del estómago de Jane,
enviando un pequeño e innegable escalofrío a través de ella. Los celos de Alex deberían
haber sentido desconcertantes, pero no lo fueron. De alguna manera, casi parecía como si
Jane hubiera estado esperando eso. Carter tiene razón. Ella siente algo por mí. Ella no
había estado segura hasta ahora.
Ella había hecho un buen trabajo hablando a sí misma en la creencia de que su acalorado
combate de lucha libre en Mackinac no era más que una ligera atracción que simplemente
se había salido de las manos. Ahora Jane tenía al menos una pizca de evidencia de que
para Alex, era mucho más que eso.
Dios mío, ella me quiere. Ella tomó una profunda respiración, sintió una poderosa oleada
de calor acumulándose entre sus piernas. Su pulso había comenzado a acelerarse. . .casi
podía sentir a Alex a su lado, tomando su mano. . . Jane volvió al sofá con las dos copas
de brandy.
"Jane." Keith estaba mirándola como si fuera el postre. Él movió su mano hacia su muslo.
Ø
Alex caminaba yendo y viniendo al final del pasillo, a diferencia de su contraparte en el
extremo opuesto, que estaba inmóvil. Incluso podría estar dormido de pie, excepto por el
pequeño movimiento de sus ojos de vez en cuando.
Alex no podía obligar a las imágenes de su mente de lo que Jane y su cita podrían estar
haciendo en esa habitación a sólo unos pasos. No podía dejar de recordar que fueron ella y
Jane hace tan sólo unas cuantas noches, en los brazos de la otra. Y dolía que ahora
fuera él y no ella allí con Jane — tocándola en lugares secretos, cálidos, sintiendo la
emoción en su cuerpo al responder.
Alex quería gritar con cada célula de su cuerpo. Ella sabía con tanta seguridad como que
respiraba que quería a Jane de nuevo. Quería todo de ella. Y si hubiera una próxima vez
para ellas, no habría ninguna detención. Y ninguna excusa después, sin
arrepentimientos. Hay habría vuelta atrás.

108

No debería haberla dejado descolgarse con ese pequeño discurso que hizo en el autobús,
Alex se reprendió. Debería haberle hecho reconocer lo que sucedido, lo que ella sintió,
lo que ambas sintieron, lo que ella quería que pasara, por mucho que la verdad pudiera
hacerla sentir incómoda. Jane no puede simplemente descartarlo como lo hizo. Ella no
puede! Pero entonces . . . Alex suspiró con frustración. Ella sabía que no había sido del
todo sincera tampoco. Claro, había dicho a Jane que se preocupaba por ella, pero eso era
como decirle que en cierto modo le gustaban los helados con caramelo caliente.
Ella no había puesto todo ahí fuera, no había admitido que estaba loca por ella. Cómo
quería estar cerca de Jane, quería ser el objeto de su atención, su tacto, su sonrisa, quería
compartir sus pensamientos, quería tocar ese cuerpo increíble de una manera que sólo ella
seguramente sabía cómo. Quería que Jane la mirara de esa manera especial, como si
fueran las dos únicas personas en el mundo. Ella quería un futuro con Jane. Era muy
simple y sin embargo era la cosa más compleja, inalcanzable que jamás había deseado.
Sintió en el bolsillo del pantalón la piedra que Jane le había dado y frotó su superficie
lisa. Se suponía que era para que se sintiera mejor, Jane le había dicho. Bueno, no está
funcionando, Jane. Por mucho que quería creer de manera diferente, Alex sabía que no
había ninguna utilidad en añorar por Jane, en construir un mundo de fantasía en su
mente. Era ridículo, de hecho. Ella nunca arriesgaría todo por ti, Alex. No arriesgaría
una sola maldita cosa por ti. También podrías tener un enamoramiento de la Mujer en la
Luna.
Con una sensación de profunda desesperanza, Alex se apoyó contra la pared y deseó que
su turno terminara.
Ø
La cita de Jane estaba juguetonamente contra ella mientras yacía encima de ella. Se habían
trasladado a su dormitorio, ambos despojados de su ropa interior. Los besos de él eran
ásperos, sus mejillas como papel de lija. Una capa de sudor cubría su cuerpo, y su dureza
empujó a Jane, exigiendo quitar sus bragas de algodón. Él ya tenía un condón puesto, Jane
confirmó cuando se agachó para agarrarlo. Cuando se había puesto esto? Ella lo apretó
ligeramente y trató de convencerse de que estaba lista. Ella apartó su ropa interior a un
lado y mecánicamente guió su pene lentamente en ella. Él dejó escapar un gemido cuando
entró, y no pasó mucho tiempo antes de que él se moviera dentro de ella.
Mierda, Jane pensó. No estaba preparada. Le dolía. Maldita sea! Ella lanzó su mente por
pensamientos sexy, para querer la humedad que había sentido tan a fondo la otra noche.
Con Alex. Jesús! Había estado tan húmeda. Tan llena de deseo. Oh, Alex. El hermoso
rostro — esos ojos como piscinas tropicales — ascendieron en la mente de Jane como una
celestial pero granulada visión, como si estuviera bajo el agua.

109

Dulce, dulce Alex. Un pequeño escalofrío recorrió Jane y sintió que sus pensamientos
comenzaban a cristalizarse.
Keith estaba gruñendo y sudando y bombeando por todo lo que valía la pena, pero no
sirvió de nada. Todo estaba mal. Ella no quería esto. No lo deseaba. Esto no es lo que
quiero!
"Keith, detente, por favor."
Él continuó, ajeno.
"Keith! ¡Para!" Ella trató de apartarse, su cuerpo rígido con repulsión, lo que sólo
empeoró el dolor. "Keith, quítate de encima"
Él la miró, aturdido, mientras sus palabras se registraban. "¿Qué demonios?"
"Quítate de encima! Estas lastimándome. No puedo hacer esto."
Él se apartó de ella. "Jesús, Jane. ¿Cuál es el maldito problema?"
"Simplemente no puedo, Keith."
"¡Cristo! ¿Qué te pasa?" Él saltó de la cama y cogió su ropa. "Pensé que querías esto?"
Jane se sentó. Ella no se disculparía ni explicaría. "Por favor, vete."
"Maldita sea claro, me iré." Él estaba poniéndose su ropa rápidamente. Su confusión se
estaba convirtiendo claramente en enojo. "Le diré a tu novia camino a la salida para que
venga y termine el trabajo."
Él estaba a medio camino de la puerta de la habitación cuando Jane cogió el florero de
vidrio sobre la mesita de noche y lo tiró. Le erró, pero se rompió ruidosamente al chocar
contra el marco de la puerta. Él cerró la puerta con fuerza al salir.
"Bastardo!" Jane gritó, sintiéndose tan vacía como el eco en la habitación.
Segundos después, la puerta del dormitorio de Jane se abrió de golpe. Era Alex, sin aliento
y mirada salvaje, con una mano apoyada en la culata de su pistola
enfundada. "Jane! ¿Estás bien?"
Un grito de sorpresa murió en la garganta de Jane mientras torpemente jalaba de la sábana
alrededor de sus pechos desnudos, sabiendo que no se había cubierto a sí misma a tiempo.
Había visto los ojos de Alex rápidamente barrer sobre ella.

110

"¿Te lastimó, Jane?" Su voz estaba ahogada, en el borde de la rabia.
Jane negó con la cabeza sin convicción. Se sentía apenada, avergonzada. Ella debe pensar
que soy una puta. Jane sintió que sus mejillas ardían, menos de vergüenza ahora y más
con petulancia irracional. Es debido a ti que esto sucedió, Alex. . . porque no puedo sacar
lo que pasó entre nosotras fuera de mi maldita mente!
Alex seguía respirando fuerte por la adrenalina y la carrera a la habitación de Jane. Ella
seguía mirando con escepticismo a Jane, como si no acabara de creer que ella estaba
bien. Su minucioso escrutinio no era del todo clínico, Jane lo sabía. Sintió gratitud —
justificación incluso — por el breve parpadeo de aprecio que había visto en los ojos de
Alex cuando habían barrido su pecho desnudo.
"Está bien, Alex. Estoy bien."
"Si te hizo algo, mataré a ese hijo de puta."
"Alex, no!" Jane se levantó de la cama, sosteniendo la sábana suelta a su alrededor, y se
acordó en el último segundo para saltar por encima de los cristales rotos. Ella alcanzó a
Alex en la sala de estar y la agarró del brazo. "Detente, por favor."
Alex levantó las manos con exasperación. "Maldita sea, Jane. Cuando oí el estruendo,
pensé. . . pensé que te estaba lastimando. ¿Qué diablos pasó?" Sus palabras salieron como
un disparo automático.
Jane se movió al sofá y se sentó, metiendo con cuidado la sábana a su alrededor. "Alex, lo
siento. No puedo explicar en este momento."
"Sí puedes," Alex respondió, su voz apretada, como una cuerda de cometa.
Jane nunca la había visto tan furiosa. "¿Qué mierda estabas haciendo con ese tipo?"
Jane retrocedió internamente ante la picadura del tono de Alex. ¿Qué era asunto suyo, de
todos modos? ¿Qué derecho tenía para cuestionar el criterio de Jane, sus acciones?¿Cómo
se atreve a ser tan imperiosa!
"Lo mismo que estabas haciendo con esa republicana en Detroit la semana pasada," Jane
replicó con los dientes apretados. Ella no tomaría toda la culpa de esto.
Alex permaneció inmóvil, mirando aturdidamente a Jane durante más tiempo, con la cara
en blanco. "Te dije que eso fue un error" ella finalmente respondió. "¿Fue un error para ti
esta noche? Con él?"

111

"Alex, ¿qué te hace pensar que tengo que responder a eso?," Jane preguntó con
indignación.
Alex se sentó junto a Jane y habló en tono suave. "Tienes que responder, Jane. Debido a
que estoy siendo totalmente honesta contigo."
Jane se rió sin alegría. "Ya veo. Bien, Alex, ya que estás siendo completamente honesta,
dime por qué estás actuando esta noche tan celosa? Y por qué te importa con quién
duermo?"
"¿Por qué te parece?" Alex gruñó.
Jane se encogió de hombros incooperativamente. Ella no estaba de humor para una larga
pelea verbal. "No tengo idea. Dime de que se trata todo esto."
La cara de Alex se apretó en desdicha. "La otra noche. En la isla." Ella bajó los ojos
momentáneamente. "Algo pasó entre nosotras, Jane. O por lo menos, para mí, lo hizo. Y
ahora vas y terminas en la cama con. . . él!" Alex ni siquiera trató de ocultar el dolor que
estaba sintiendo. "No entiendo."
Jane sintió ceder ante la vulnerabilidad de Alex. Ella estaba siendo sincera, lo cual, por el
momento, era más de lo que Jane estaba siendo.
"Alex." Jane trató de acorralar sus pensamientos, que se habían dispersado como
confeti. "No sé por qué me dirigí hacia él. Pensé . . . pensé que era lo que necesitaba."
Alex cerró los ojos como si estuviera imaginando algo doloroso. "Dime lo que necesitas,
Jane."
Jane tomó la mano de Alex, que se sentía fría y rígida. "Alex, sólo. . . no puedo responder
a eso." Oh, Dios. ¿Cómo puedo decirte cuando ni siquiera me conozco a mí misma? "Mi
vida es muy complicada en este momento. Estamos en la parte más pesada de las
primarias." Jane se volvió más apasionada. "Hay mucho que hacer en las próximas
semanas, y estoy tan cerca, Alex. Realmente siento que tengo una buena oportunidad de
superar a Collins. Tiene que ser mi prioridad, ¿no lo ves?"
Alex deslizó su mano liberándola. Ella alcanzó la cara de Jane y tiernamente le tomó la
barbilla. Su tacto era suave, pero firme, al igual que su voz. "Jane, para. Sólo dime lo que
está pasando en tu corazón. Necesito saber. No estoy pidiendo nada más."
Los párpados de Jane se cerraron. No podía mirar a Alex. Otro segundo, y ella se
derretiría en esa cruda vulnerabilidad de Alex. Sus defensas estaban casi destrozadas. Ella
no haría eso, se dijo. No había otra alma en esta tierra con la que compartiera

112

absolutamente todas las facetas de su vida, sus pensamientos, sus sentimientos. Y no
estaba a punto de abrirse por completo hasta ahora. Especialmente no en medio de una
campaña. Tenía que mantenerse fuerte, centrada. "No," ella dijo.
"No puedo hacer esto sola, Jane."
"Hacer qué, Alex?"
"Esto."
Jane de repente sintió que los suaves labios presionaban ligeramente contra los suyos. Ella
dio un respingo de sorpresa. Sus ojos se abrieron. Dios mío, me está besando!
Indiscutiblemente, irrevocablemente, Alex estaba lenta pero profundamente besándola en
celestial abandono. Los párpados de Jane se cerraron de nuevo. Ella no sabía si estaba
respirando aún más. Los labios de Alex eran tan suaves, tan agonizantemente tiernos
contra los suyos, que Jane se sintió jadear con sorpresa y deleite. Se sentía tan
condenadamente bien, tan perfecto.
El beso persistió y se profundizó en la dulce exploración. Era como nada que jamás había
experimentado antes, y Jane se encontró felizmente rindiéndose a ello. El fuego se
extendió por sus venas, la calidez se alojó en lo profundo de su vientre mientras la lengua
de Alex separaba sus labios. Mi Dios, Alex, soy físicamente impotente contra ti.
Jane se oyó gemir suavemente mientras la lengua de Alex juguetonamente se ocupaba de
la suya, y las manos en su cintura la acercaron más. Ella perdió la noción del tiempo y el
espacio, su mente perdiendo por completo cualquier intento de formar un solo
pensamiento. Pero su sentido de la sensación ciertamente no la había abandonado. La
sensual boca sobre la suya, la lengua ansiosa envió dulces temblores arriba y abajo de su
espina dorsal. Cuando sintió a Alex ligeramente retirarse, Jane empujó su boca con más
fuerza contra la de Alex, atrayéndola de nuevo. Ella quería que el beso continuara y lo
hizo. . .nada más importaba por el momento. Nada.
"Jane," Alex murmuró, finalmente, un poco sin aliento. Ella se desenganchó a
regañadientes y se levantó, una lenta sonrisa de satisfacción en los labios. "Nos vemos en
la mañana," dijo a la ligera antes de girar sobre sus talones.
Jane se echó hacia atrás en el sofá, sintiéndose como si acabara de ser aplastada por un
camión Mack. Todavía respiraba pesadamente, aún temblando de placer y anhelo
insatisfecho. Que acaba de pasar, se preguntó con asombro, no estaba segura de en
realidad querer saberlo.

113

Ø
Horas más tarde, Alex estaba todavía zumbando con los efectos del beso alucinante
cuando se sentó en el restaurante casi vacío del hotel y pidió un café. Ella realmente no
necesitaba la dosis de cafeína porque no estaba cerca de preparada para dormir, a pesar de
que estaba fuera de servicio ahora. Pero puesto que no iba a ser capaz de dormir, el café
no le haría daño.
Todavía no estaba segura de lo que se había apoderado de ella, para besar a Jane
insensatamente así. Ella nunca había sido tan imprudente con una mujer hetero antes. Pero
Jane se veía tan linda sentada allí, toda sexy y obstinada e indignada y medio desnuda. Esa
delgada sábana de algodón había estado tan atractiva en ella, aferrándose a cada curva,
solo ocultando ligeramente los pezones increíblemente erectos. Es cierto que Alex había
perdido la cabeza, pero se había sentido como una victoria, sobre todo porque Jane había
correspondido completamente.
Alex aferró su taza colocada delante de ella como si fuera una especie de bola de
cristal. Si tan sólo Jane me dijera lo que siente, maldición! Le había dicho a Alex en
Mackinac que se preocupaba por ella, también. Pero era más profundo que eso. Mucho
más profundo. Jane deseaba a Alex tanto como Alex la deseaba, y la reacción de Jane al
beso sólo demostró eso. Las señales estaban allí, pero no las palabras que Alex necesitaba
oír.
"Eh, tú. Este asiento esta ocupado?" Era Carter, sonriendo tímidamente como si tuviera
algún conocimiento privado de lo que acababa de pasar arriba en la habitación de Jane.
Alex sonrió tardíamente. "¿Qué haces levantado tan temprano?"
Carter se sentó en el taburete de la barra junto a Alex y pidió un café y desayuno
completo. "¿Estás bromeando? No voy a dormir durante las siguientes setenta y dos horas.
Super Martes va a ser mortal."
Alex no estaba preparada para dejar de lado el emocionante recuerdo del beso. Ella sabía
que estaba sonriendo como una tonta.
"Lo que sea que estuvieras haciendo, espero que no hubiera periodistas furtivamente
alrededor," Carter bromeó.
La sonrisa de Alex se convirtió en un ceño fruncido. "No estoy acostumbrada a esta
mierda de peces."

114

Carter hizo una mueca. "Lo siento. Eso fue una cosa de mierda lo que te pasó en los
periódicos. Sé que Jane se siente muy mal por ello. Todos lo hacemos. Sé que no era lo
que esperabas — o merecías."
Los pensamientos de Alex vagaban, recordando la molestia, el enojo incluso, en la voz de
Jane, como si Alex hubiera llevado la publicidad sobre sí misma a causa de su
indiscreción con la republicana. Tal vez Jane no podía soportar la idea de Alex en la cama
con nadie.
Bueno, sé como se siente, Alex pensó sombríamente. Había querido matar a ese tipo
Keith. . . arrancar la cabeza del bastardo, y luego cuando hubiera bebido Cristal en el
cráneo del idiota, la habría llevado a Jane y le haría un amor loco, apasionado. Alex
sonrió. Había estado tan tentada a tirar de esa sábana, para besar ese delicioso cuello. Y
esos alegres, redondos pechos —
"Algo más te preocupa, Alex?" Carter interrumpió.
Ella no tenía ganas de mentir. Tampoco tenía ganas de decir la verdad. Estaba tan
condenadamente confundida. Jane parecía a la vez quererla y rechazarla y no tenía ni idea
de qué hacer al respecto.
"Mira, Alex. Tengo que ser honesto contigo, ¿de acuerdo?"
Con esfuerzo, Alex volvió su atención de nuevo a Carter con un profundo sentimiento de
presentimiento. Lo que él estaba a punto de decir, no iba a ser bueno.
Carter tomó un sorbo de café y comenzó vacilantemente. "Sé. . . sé que esto no es de mi
incumbencia. Pero te considero mi amiga. Y soy amigo de Jane, también, por supuesto."
Él se removió en su asiento, viéndose como si una catástrofe pudiera ocurrir en cualquier
momento. Y tal vez podía. Pero Alex se sentía extrañamente tranquila. "Está bien, Carter,
continúa."
"Alex, creo que te estás enamorando de Jane." Hizo una pausa, como si esperase una
negación, pero Alex no podía darle una. "No es como si te culpara."
"Carter, no quiero hablar de esto ahora." Alex le hubiera gustado tener una pequeña
botella de Bailey o whisky irlandés para su café. Necesitaba algo mucho más fuerte que la
cafeína ahora.
"Sé que no lo haces, cariño, pero tienes que hacerlo. Ves, se trata de algo más que
solamente enamorarte de Jane."

115

"¿Huh?"
Carter parecía tan sombrío como el café sin leche. "Mira, creo que Jane podría estar
enamorándose de ti también, aunque ella no lo sabe todavía."
Alex tuvo que recordarse a sí misma para respirar. Oh, Dios, ella deseaba que fuera
así. Pero por la expresión del rostro de Carter, su voto definitivamente era contra ella. "Así
que piensas que esto sería una cosa horrible para Jane?"
"En este momento, sí."
Alex sintió que su temperamento se elevaba. "Nunca esperé homofobia de ti, Carter."
"Alex, amiga mía, no estoy siendo homofóbico. Estoy siendo honesto. Y estoy de tu lado,
así como con Jane. Creo que sería maravilloso si las dos se juntaran. Algún
día. Realmente lo hago. Pero no ahora." Él tomó un sorbo de café de nuevo. "Cristo, Alex,
este es el momento más importante en la vida de Jane. Ella ha trabajado muy duro para
esto."
"Y yo podría arruinarlo por ella, ¿es eso?"
"En una palabra, sí."
Se miraron el uno al otro por un largo momento, Alex sintiendo como si acabara de ser
hecha trizas. No se podía negar que Jane tenía absolutamente todo que perder. Alex sabía
que estaba siendo egoísta, queriendo amar a Jane y queriendo que Jane la amara. Pero
todo estaría sobre Jane, no ella.
"Alex," Carter dijo, "si te preocupas por ella, y sé que lo haces, entonces la dejaras ir. Por
ahora, al menos. Hasta que veamos a dónde lleva esta campaña."
"Y si lleva hasta la Casa Blanca?"
Él sacudió la cabeza con impotencia.
Alex reconoció la inutilidad de su posición. Estupendo. Si quería alguna oportunidad con
Jane, ella tendría que esperar que la mujer fracasara. Se sentía como una especie de
castigo, llegando tan cerca de la felicidad, para luego tenerla arrebatada. No era justo.
Pero sabía que Carter tenía razón.
"¿Tienes un sobre vacío, Carter?"

116

"No, pero puedo conseguir uno." Él le pidió al camarero por uno y se lo entregó a Alex,
junto con un bolígrafo.
Alex metió la mano en el bolsillo y apretó la suave piedra entre los dedos. Ella la sacó, la
metió en el sobre y lo selló. En el frente, escribió el nombre de Jane. En la parte de atrás
garabateó: "Lo siento por todo, AW"
"Carter, le darás esto a Jane más tarde?"
Él la miró con curiosidad, pero tomó el sobre. "¿Qué debo decirle?"
Alex se sintió cerca de las lágrimas y sabía que terminaría llorando si se quedaba más
tiempo, y ella no haría eso. Al menos no en público.
Se puso de pie de repente con las piernas tambaleantes. "Nos veremos por ahí algún día,
Carter."

Capítulo 8
Jane y su personal sobrevivieron a su primer Super Martes y sus infernales
demandas. . . aunque para muchos de ellos eran como autómatas, corriendo a las
apariciones, produciendo discursos, tratando de llegar al mayor número posible de
personas. Jane no creía que jamás hubiera bebido tanto café. O sonreído tanto. Apenas
podía recordar comer y sabía que apenas había dormido. Pero había valido la pena, y lo
haría todo de nuevo en dos semanas para el segundo y último gran bloque de primarias.
Jane estaba en la recta final de la campaña. En unas pocas semanas, sabría si tenía
suficientes delegados para hacer su nominación del partido para la presidencia. En este
momento, estaba todavía en un segundo lugar cerca de Dennis Collins. De cientos de
votos de los delegados hasta el momento, sólo unas pocas docenas los separaban. Como
era de esperar, Collins estaba recibiendo el visto bueno de los estados del sur y los
conservadores del medio oeste y estados del este como Nebraska, Iowa y Oregón. Jane
había ganado Michigan, Ohio, Nueva York y algunos de los estados más pequeños, más
liberales.
La próxima primaria de California sería el premio más grande aún. Jane necesitaría un
derrumbamiento rotundo allí para devolverla a la cima, y aunque ella no tenía esperanzas
de eso, estaba contando con una sólida victoria para poner en marcha un efecto dominó en
las primarias restantes.

117

El personal de Jane estaba tomando fielmente su señal y trabajando igual de duro como
ella. Con ojos turbios por el cansancio, su voz rasposa, Jane estaba haciendo dieciséis
horas de trabajo al día, siempre metiéndose en un último discurso o una última reunión,
otro apretón de manos, otra entrevista. Su personal la impulsaba, le daba la energía y la
afirmación que necesitaba porque creían en todo el paquete que era Jane Kincaid — la
plataforma, el propósito, la persona. Ella sabía que no podría haber seguido sin ellos.
En una habitación de hotel en Los Ángeles, al igual que los estrategas de batalla, ellos
estaban trazando un discurso que Jane daría al día siguiente a la comunidad musulmana de
la ciudad que se esperaba que fuera ampliamente cubierta por los medios. Fue una
discusión delicada, sobre todo ahora que Jane estaba insistiendo en descartar su tema
original, la política de inmigración, y sustituirla por un discurso sobre el terrorismo.
Un atentado suicida contra un autobús en París había matado a seis personas hace apenas
unos días, y no habría mejor momento para abordar el terrorismo islámico a los islámicos
estadounidenses, Jane argumentó. Ella sabía que estaban sufriendo, también.
Jack Wilson, su jefe de personal, estuvo de acuerdo en privado con Jane pero él no estaba
interesado en el discurso. Era un tema demasiado espinoso, argumentó. "Nuestros
oponentes nos van a castigar por negociar la tragedia por oportunidad política, y la
comunidad musulmana dirá que somos forasteros que deberían ocuparse de nuestros
propios asuntos. Es una situación en la que nadie gana."
Jane reflexionó en silencio sobre su argumento, masticando un lápiz. "Es una apuesta, por
supuesto. Pero tal vez, sólo tal vez, la comunidad musulmana quiere hablar de ello. Tal
vez están cansados de ser ignorados, encasillados. Tal vez están cansados de la gente
como nosotros asumiendo lo que quieren y no quieren."
Steph y Carter saltaron a la pelea, cada uno tomando posiciones opuestas. Atentamente,
Jane escuchó a los tres en el modo de debate completo, cada uno de ellos lanzando
argumentos como dardos — algunos dando en el blanco, otros no. La mente de Jane era lo
suficientemente ágil como al mismo tiempo, poder extraer los puntos relevantes de cada
argumento e incorporarlos en la base de su propia decisión. Podía entrar y salir de una
discusión, verbal o mentalmente, y aún así mantener el ritmo. Ella era como una corredora
que podía desviarse de su curso y luego volverse atrás, sin perder nunca el paso.
Era en esos momentos a la deriva que pensaba en Alex, y se sentía como caer de un
precipicio. Había estado sorprendida y profundamente herida cuando Alex de repente
había dejado su campaña hace siete días — justo después de ese beso inesperado,
alucinante. Sin una nota, ninguna llamada telefónica, sin correo electrónico, sin
explicación. Sin un adiós.

118

Sólo la piedra devuelta en un sobre con una vaga disculpa garabateada en él. Qué se
suponía que significa eso de todos modos, Jane se preguntó inútil y amargamente sobre
eso por centésima vez. Estaba Alex arrepentida por haberse besado? ¿Se lamentaba haber
encontrado aquella estúpida escena con Keith Henderson? Se arrepentía de haber
conocido a Jane? O había estado pidiendo disculpas de antemano por desertar al equipo de
Collins? La declaración brusca dolía. Mucho. Se sentía como un rechazo total. Traición,
incluso.
"No hay tiempo para una encuesta," Jane intervino, volviendo sin problemas a la
discusión. "Y además, no tengo encuestas dictando mis decisiones." Su estado de ánimo
era todavía negro con pensamientos de la partida de Alex. "Juro que Dennis Collins dirige
su campaña en nada más que las encuestas."
Y ahora Alex está en su seguridad. Jane mentalmente se enfado con la idea de que Alex
había elegido unirse a la seguridad de su oponente. No sólo la deserción se sentía como
una bofetada en la cara, sino que lanzó la competición en una nueva entera luz personal,
por lo que a Jane se refiere. Le dio aún más razones para querer ganar esta pelea. Le
molestaba cada vez que veía fotografías de los periódicos o imágenes de la televisión de
Alex parada obedientemente detrás de Collins. Estaba enojada y sin embargo,
impotentemente atraída por las imágenes — Alex en sus omnipresentes gafas oscuras,
traje perfectamente hecho a medida, su pelo corto ligeramente arrastrado por el
viento. Siempre parecía serena y tranquila y en un estado permanente de alerta. Ella se
veía bien, como siempre, pero seguramente no podía estar feliz trabajando con él, Jane
pensó con amargura. ¿Por qué lo hiciste, Alex? Que fue tan mal? Dijiste que te
preocupabas por mí. Fue una mentira?
Jane volvió a entrar en el debate. "Miren, vamos a hacer esto. Vamos a llegar a ello y
escribir ese discurso, ¿de acuerdo?"
El personal de Jane incondicionalmente se replegó detrás de su decisión. Ella esperaba y
no obtuvo nada menos que una total lealtad una vez que su decisión estaba tomada. Su
equipo era una familia y harían todo lo posible para defender sus decisiones y hacerlas un
éxito. Ellos confiaban en ella plenamente y ella, a su vez, confiaba en ellos.
Jane abrió su libreta y cogió el lápiz roído. "Bueno. Quiero hacer hincapié en que todos
pertenecemos a la familia humana, y que esta humanidad compartida nos une y trasciende
las divisiones." Ella miró alrededor de la habitación, esperando una respuesta.
"Sí, eso es bueno," Steph dijo con sentimiento. "Y qué tal esto. . . que los atentados
suicidas y el asesinato de personas inocentes apartan a un individuo tanto de Dios como de
su familia humana."

119

Jane se sintió energizada por el torbellino de ideas. "Carter, necesito algunos antecedentes
sobre la religión islámica," dijo. "No sé mucho sobre eso, pero estoy segura que el Islam
no condena más el asesinato que el cristianismo."
Carter sonrió con confianza. "Sucede que conozco un versículo muy práctico del
Corán. Este dice, ‘El que mata a una persona ha matado a toda la humanidad.’"
"Excelente!" Jane exclamó, garabateando furiosamente. "Voy a usar eso. Pero no voy a
meterme demasiado en la religión. Quiero hacer hincapié en que todos tenemos que
diferenciar y no generalizar la minoría de la mayoría, que no marcamos todo un grupo de
personas como asesinos o enemigos de los cristianos. Todos queremos las mismas cosas
en la vida — la libertad básica — y ese va a ser mi tema."
Jack se puso de pie. "¿Qué tal si todos descansamos durante una hora y ver con lo que
cada uno de nosotros viene?" Él hizo una demostración de enrollar ahora el discurso
descartado de Jane sobre la inmigración. Una lenta sonrisa se extendió por su cara
surcada. "Jane, esto será un movimiento brillante o un fracaso. Pero de cualquier manera,
va a mostrar que tienes mucho más pelotas que Collins. O el presidente, para el
caso. Ninguno de ellos ha dado un paso adelante en la comunidad musulmana, y mucho
menos ha abordado el terrorismo con ellos."
Jane asintió distraídamente y volvió a morder el lápiz. "Steph, cuando volveremos a
Washington?"
"Pasado mañana, nos vamos a casa durante un par de días."
"Y cual es el itinerario de Collins esta semana?"
Steph revisó rápidamente su computadora de mano. "Está en Seattle hoy, Denver mañana,
entonces parece que está de vuelta en Washington, también, por unos días."
Jane se relajó en su asiento, inmersa en nuevos pensamientos.
Ø
Alex observó distraídamente el océano que pasaba a través de la ventana mientras la
limusina zigzagueaba a lo largo de la autopista hacia Seattle, donde Dennis Collins iba a
visitar un hospital antes de ser festejado en una cena. Ella dirigió su mirada hacia el
favorito Democrática, en una conversación susurrada con un ayudante, y se preguntó, sin
emoción, si estaba mirando al próximo Presidente de los Estados Unidos. El actual
presidente fue derrotado, y la nación parecía estar en el estado de ánimo para el
cambio. Alex había oído suficientes discursos y leído suficientes periódicos para saber que

120

el presidente Charles Howard tenía pocos seguidores leales — más que aquellos grupos e
individuos que normalmente podría contar como republicanos y un presidente en
funciones que había empezado a buscar a alguien más para apoyar. Por diversas razones,
los americanos se habían desilusionado con su presidente de un solo mandato, y los
medios de comunicación ya habían comenzado a etiquetarlo de perdedor. Lo que es más,
el presidente Howard había empezado a verse como parte de un animal de caza, lo que
dejó la puerta abierta para Dennis Collins. O Jane Kincaid.
Jane. Sólo de pensar en ella evocaba una extraña mezcla de añoranza y nostalgia. Y
dolor. Lo que había ocurrido entre ellas era tan personal y tan profundo, que a Alex le
resultaba difícil analizar objetivamente las perspectivas de Jane. Ella sabía sin lugar a
dudas que Jane era agradable. Tenía el aire de un ganador cuando entraba en una
habitación o separada de la multitud. Era inteligente, divertida, honesta, compasiva, dura
cuando tenía que serlo, genuinamente cálida y paciente cuando más
importaba. Increíblemente hermosa. Los hombres querían acostarse con ella. Las mujeres
querían ser ella. Podría ser más perfecta para el papel? ¿Podría ser más perfecta?
Y luego estaba Collins. Se veía como un ganador también, con su bronceado, buena
apariencia masculina y el pelo gris paternal. Era el máximo político profesional — un
senador durante más de doce años, un congresista antes de eso. Él era hábil, esmerado,
nunca desperdiciaba una línea, nunca se metía en problemas, decía todas las cosas
correctas en el tono perfecto. Llegó a ser tan ecuánime, paciente, pero decisivo. Sin
embargo, en casi una semana siguiéndolo en torno a su personal de seguridad, Alex ni una
sola vez lo vio decir o hacer alguna cosa espontánea. Él estaba guionado por el yin yang, y
Alex no vio ninguna evidencia de que él fuera tan brillante y dinámico como Jane. Él era
frío, sin brillo, formulista. No es un hombre que de verdad ama u odia. Pero el hijo de
puta probablemente va a ganar, porque él es un hombre y es un paquete transparente y
realmente no ha hecho un enemigo de nadie. No hubo sorpresas con Collins, sin riesgos,
sin emoción.
Lo que viste fue lo que conseguiste — un ganador fabricado con poca sustancia, en lo que
se refiere a Alex. Era una tragedia que la mejor persona para el trabajo podría no ganar, y
aunque Alex se supone debía ser imparcial, sabía que era un montón de
mierda. Especialmente en su caso. Las lágrimas se juntaron justo debajo de la superficie y
Alex deslizó sus gafas oscuras. Amaría a Jane, siempre. Ella lo sabía, lo sentía con todo su
ser.
Jane se había instalado suavemente pero con seguridad en su corazón, como un sedimento
flotando en el fondo del lecho de un río. Sus sentimientos por Jane siempre estarían allí,
justo debajo de la superficie de su vida. Y allí es donde tendrían que quedarse. Ella nunca
podría volver a mostrarle a Jane que se preocupaba por ella, nunca más podría poner a
Jane en riesgo de enamorarse de ella.

121

Sin embargo, extrañaba a Jane. Terriblemente. Lo empeoró el hecho de que ni siquiera
sabía cuándo podría verla la próxima vez. Los dos candidatos rara vez estaban en la
misma ciudad, al mismo tiempo, y nunca en el mismo evento, y Alex se sentía
razonablemente segura de que serían semanas, quizás incluso meses antes de que ella
echara un vistazo a Jane.
Tal vez sea mejor así, pensó Alex con desaliento. No tenía ni idea de si Jane siquiera
quisiera hablar con ella de nuevo, después de dejarla en la forma en que lo hizo. Ni
siquiera dije adiós. Oh, Jane, no podría haberlo hecho, ¿no lo ves? No habría sido lo
suficientemente fuerte.
Alex se quedó mirando por la ventana, observando como se deslizaba el paisaje y
perdiendo un poco de sí misma con cada milla que estaba más lejos de Jane. Ella no era la
misma persona, la misma agente que fue hace una semana, porque la parte de ella que se
preocupaba había desaparecido. Ella esperaba que Jane todavía se preocupara
apasionadamente por lo que ella estaba haciendo, que aún estuviera enfocada. El sacrificio
de su separación permanente valdrá la pena si de alguna manera Jane pudiera ganar la
nominación.
Ella sin duda habría tenido mucho que perder si Alex hubiera permanecido en su
equipo. La tentación de más de esos besos ardientes era demasiado fuerte, y el aliciente de
lo que Alex estaba segura era la atracción sexual mutua era demasiado grande. Los tontos
rumores habían sido una cosa, pero una aventura amorosa en toda regla sería fatal para la
campaña.
Y Alex no sería responsable de eso. Seguiría el curso sin importar lo mucho que
doliera. Era su única opción — y de Jane.
JK
Jane enderezó la cola de caballo, luego nerviosamente apretó sus palmas en los pliegues
de sus pantalones caqui Capri. Su remera de cachemira color amarillo canario ya estaba
pegada a ella y deseó haber elegido algo más ligero. Marzo en Washington era
inusualmente cálido este año, y los cerezos estaban llenos, haciendo que los árboles se
vean como gigantes blancos dulce aroma de flores floreciendo.
Estaba de pie en el pequeño porche de la casa de dos pisos de ladrillo estilo georgiano de
Alex, y admiró la pesada puerta que brillaba de color rojo sangre en la puesta de sol. Un
buen detalle, Alex. Sonrió a la audaz elección del color de Alex, disfrutando el
momentáneo desvío mental de la aprensión que sentía. Jane tomó una respiración
profunda contra la inundación de la ira, el dolor y la anticipación, a continuación golpeó
firmemente la puerta.

122

Parecía una eternidad antes de que se abriera, y Alex estaba de repente e
impresionantemente allí con los ojos muy abiertos con sorpresa. Un puño metido por
protección en el bolsillo delantero de sus holgados shorts Adidas, su otra mano sujetando
firmemente la puerta. Su cara era ilegible, pero por su sorpresa al ver a Jane. Dios, era
bueno volver a verla.
Cualquier pensamiento de estar enojada con Alex había desaparecido al verla. Jane sonrió
débilmente y bajó la voz a una octava burlona. "¿Me creerías si te dijera que estaba en el
vecindario?"
Alex la miró con incredulidad, luego bruscamente exploró la calle detrás de ella. Sólo el
Audi S4 negro de Jane estaba a la vista.
"¿Dónde están tus guardaespaldas?"
Jane se encogió de hombros. "De hecho los convencí que esperaran al final de la cuadra."
Las cejas de Alex se arquearon. "¿Cómo lo has conseguido?"
Jane se rió y dio un paso más cerca, de alguna manera logró vencer con éxito su deseo de
extender la mano y acariciar la mejilla bronceada de Alex. "Tuve que prometer que de
ahora en adelante, sería tan cooperativa que realmente comenzaría a seguirlos alrededor."
Alex finalmente sonrió, y Jane se sintió absurdamente feliz. "Ya veo. Es posible que tenga
que recordar ese pequeño trato en el futuro."
Jane sentía como ganas de hacer volteretas allí mismo, en el pequeño patio delantero. ¿Ha
dicho futuro? Va a volver?
Jane sonrió y sacudió ligeramente el dedo hacia Alex. "Lo creas o no, sé cómo cooperar
con el Servicio Secreto."
Alex le lanzó una sonrisa de complicidad que hizo alusión a la intimidad que habían
compartido. Ella era toda atracción sexual butch mientras se apoyaba casualmente contra
el marco de la puerta. "Bueno, personalmente me gustaría pensar que el nivel de
cooperación depende del agente."
Oh, Dios, ella está coqueteando conmigo. Jane sintió una oleada de calor profundo en su
centro. No pudo resistirse a admirar los musculosos brazos bronceados de Alex, y sus
gruesos hombros debajo de la ajustada camiseta negra. Los cuádriceps de sus piernas se
abultaron. Fue suficiente para provocar el mismo dolor placentero que había sentido la
noche en que Alex la besó tan profundamente.

123

Jane sabía que estaban en territorio peligroso aquí, mirándose la una a la otra de esa
manera, ambas señalando que eran muy conscientes de su atracción mutua. Tenía que
mantener las cosas en movimiento a lo largo, demostrar que ella estaba en control,
mostrarle a Alex que no le había perdonado por salir de su vida como si estuviera
simplemente negociando un coche. No, ellas aclararían las cosas en este momento de
modo que Jane podría posicionar toda la experiencia de Alex Warner en su legítimo lugar
en su mente. Tenía que dejar de preocuparse y preguntarse sobre Alex y lo que podría
haber sido y volver a lo que es real. Su campaña dependía de ello.
"¿Puedo entrar antes de que algún fotógrafo salga de un arbusto o algo así?"
Alex de nuevo miró por encima de Jane, luego abrió la puerta y se apartó. Fugazmente
rozaron los hombros mientras que Jane pasaba, y el toque infinitesimal envió un pequeño
escalofrío de placer no deseado a través de Jane. Que Alex pudiera incluso hacerle eso sin
tratar profundamente preocuparla. Dios, Tengo que parar esto.
"Bonito lugar," Jane dijo por encima de la música de la ópera en auge de los altavoces
ocultos. "¿Escuchas música de ópera a menudo?"
Alex se dirigió hacia el estéreo para bajar el volumen, casi tropezando con una otomana
en su prisa. Estuches de CD de Bocelli, Maria Callas y Josh Groban se amontonaban en el
suelo, y Jane sonrió a este lado de Alex que nunca conoció. Alex se encogió de hombros
con impaciencia, su tono velado. "Sólo cuando estoy de humor."
"¿Y qué tipo de humor podría ser ese?," Jane preguntó, fingiendo indiferencia, pero
preguntándose locamente si Alex había sido tan infeliz estos últimos diez días como lo
había sido ella. Esperando una respuesta, Jane se movió al suave sofá de cuero que tenía el
color del caramelo. Susurró mientras ella se sentaba. Una media botella de Merlot
australiano colocada en la mesa de centro de cristal junto a una copa vacía.
Vino y música deprimente. Alex está tan molesta por todo esto como yo. Mientras que el
pensamiento le dio una pequeña medida de consuelo y reivindicación, también la
entristeció a una profundidad que no esperaba.
Alex estaba parada junto a la mesa del comedor, con las manos metidas en los bolsillos en
ese hábito nervioso que tenía. "Dudo que hayas venido aquí para hablar de mis gustos
musicales," dijo categóricamente. Cuando Jane no respondió, Alex se volvió hacia la
cocina y cogió otra copa, claramente resignada al hecho de que Jane no iba a ninguna
parte. "Merlot?"
Jane estuvo de acuerdo y Alex vació la botella, rellenando su propia copa y llenando la de
Jane. Se sentó en el sofá a una distancia educada y en silencio bebió un sorbo de vino,
inclinándose hacia adelante en los codos, como para poner más distancia entre ellas.

124

Jane suspiró con irritación. "Alex, no voy a morder, ya sabes."
Alex le dio una mirada de reojo, pero no dijo nada.
Después de unos tensos momentos, Jane suspiró de nuevo. "Voy a darte un tiempo difícil,
sin embargo." Ella se acercó más, y luego tomó un sorbo de vino antes de bajar su
copa. "Necesito saber por qué se fuiste tan de repente."
Alex puso su propia copa abajo y con cansancio se restregó la cara con las manos. "Me fui
porque necesitaba hacerlo," respondió secamente, todavía sin mirar a Jane.
Jane sintió que un géiser de ira se alzaba en ella. "¿Qué demonios se supone que significa
eso?" Ella explotó fuera del sofá, mirando fijamente a Alex, con los brazos cruzados. De
repente estaba hasta la coronilla con vagas respuestas y Alex jugando al mártir. "Alex, no
tengo idea de lo que pasó entre nosotras, y me parece que no puedo conseguir una
respuesta directa de ti."
Alex levantó la vista hacia ella, sus ojos del color de agua de mar revuelto. "Tú no puedes
conseguir una respuesta directa de mí?"
"Mira, tú eres la que me besó hasta el siglo que viene, y luego desapareces sin una sola
palabra. Dime lo que se supone debo pensar, o. . . " Jane levantó las manos en el aire.
". . . o, hacer, por amor de Dios!"
Alex levantó de un salto, su cara dura y ruborizada y a sólo pulgadas de Jane. "En caso de
que se te haya olvidado, me devolviste el beso. ¿O fue sólo algún lapso momentáneo y
olvidadizo en tu heterosexualidad?"
Jane se sintió dolida por las palabras y el tono hiriente. "No fue así, Alex." Por lo menos,
no pensó que lo fuera. "Y si me hubiera olvidado del beso, no estaría aquí ahora."
Alex agarró los brazos de Jane en sus manos como un apretón. "¿Que quieres de
mi? ¿Quieres que te ayude a cometer suicidio político? ¿Es eso lo que quieres?"
Jane sintió que las lágrimas se agolpaban, tanto por el dolor del agarre de Alex y el
aguijón de sus palabras. Y no estaba contenta consigo misma. Ella había resistido y había
triunfado sobre enemigos increíblemente formidables y obstáculos insuperables en la
arena política, y, sin embargo, en este momento, se sentía como una niña vulnerable e
insegura y rechazada y sólo queriendo hacer las cosas bien entre ellas para poder seguir
adelante con su vida.

125

"Yo — no quiero nada de ti. Sólo necesito saber por qué te fuiste," Jane balbuceó. "¿Y por
qué me besaste de la forma en que lo hiciste. Y por qué . . . y por qué actúas como si todo
esto fuera mi culpa."
Alex aflojó su agarre, sólo para apretar a Jane fuertemente contra su pecho, como una
muñeca de trapo. "Dios, lo siento mucho," murmuró en el cabello de Jane, su corazón
latiendo con fuerza suficiente como para que Jane lo notara a través de sus ropas. "Me fui
porque no quería hacerte daño ni a tu futuro. Me importas demasiado como para dejar que
eso ocurra. ¿No lo sabes?"
Jane se retiró muy ligeramente, su mirada firmemente en esos labios que tenían el poder
de hacerla tan débil. "Dime por qué me besaste de la manera en que lo hiciste."
Alex consiguió parecer tanto herida e indignada al mismo tiempo. "Yo — " Ella se
tranquilizó a sí misma y empezó de nuevo. "Te besé, Jane Kincaid, porque eres la mujer
más hermosa, increíble, y excitante que he conocido. Y no sé lo que me está pasando — a
nosotras. Sólo sé que quiero besarte y tocarte cada vez que estoy cerca de ti. Tanto que me
vuelve loca."
Jane jadeó por la sorpresa cuando Alex, con una rapidez como de rayo, la acercó de nuevo
y comenzó a besarla salvajemente. Jane le devolvió el beso con la ferocidad de semanas
de deseo e impetuosidad reprimidos, sus manos deslizándose con fuerza sobre la
musculosa espalda y los hombros de Alex. Necesitaba sentir la solidez de Alex en este
momento. Necesitaba saber que esta vez, Alex no iba a ninguna parte.
Sus cuerpos fusionados aterrizaron suavemente en el cremoso sofá, y mientras el beso
creció y persistió, Jane se sintió suspendida, como si estuviera flotando por encima de
ellas. Diminutas ondas de choque subían y bajaban por su espina dorsal, el calor húmedo
abrupta y dolorosamente alojado entre sus piernas. Su deseo era tan intenso, que latía en
sus oídos y en su pecho y en su centro mismo. Dios, cómo quería a Alex. Siempre había
querido a Alex, se dio cuenta ahora. Ella simplemente no había sabido qué hacer con ese
deseo.
Pero Alex lo hizo. Oh, lo hizo alguna vez. Ella estaba succionando el leve sabor del vino
de los labios de Jane, su lengua trazando el contorno de su boca antes de lanzarse al
interior para una fogosa exploración. Alex gimió y presionó en Jane en una clara señal de
que las cosas no se detendrían con un beso esta vez.
Se sentía tan bien, tan natural besar a Alex de este modo, quererla así de nuevo. Su deseo
aniquiló cualquier pensamiento de la campaña. Lo único que importaba era que estaban
aquí juntas, solas y completamente aisladas del mundo.

126

Oh, sí, Jane pensó con malicia, sabiendo exactamente lo que quería y esperaba, y no era
para que Alex se detuviera esta vez. Nada más importaba en su vida más allá del siguiente
beso, el siguiente toque sensual.
Ella apartó su boca y miró a los ojos que se habían transformado en el color de las
esmeraldas brillantes. "Me preguntaste lo que quería de ti," Jane dijo sin aliento, mientras
Alex la miraba con curiosidad. Jane tragó, su garganta apretada por el deseo.
"Por favor . . . "
"¿Por favor?"
Jane se retorció bajo el duro cuerpo de Alex, su pelvis encontrándose y manteniéndose en
perfecta simetría con la de Alex. "Quiero que me hagas el amor, Alex." Se sentía caliente
y ruborizada bajo la penetrante mirada de Alex, y sabía que Alex estaba midiendo en
silencio la veracidad de esta audaz e inequívoca petición. Jane levantó la mano y acarició
la mejilla de Alex con ternura. "Te quiero en mí, Alex. En mí. Sobre mí. Quiero que
pruebes cuanto te quiero."
La sorpresa de sus propias palabras pronunciadas con voz ronca fue rápidamente apagada
por la voraz boca de Alex. La intensidad del beso exultante selló el acuerdo mutuo y la
expectativa de lo que estaba por venir. No habría vuelta atrás. Ella va a hacerme el amor
aquí en este sofá! La emoción del pensamiento envió sangre caliente violentamente
corriendo a la parte inferior del cuerpo de Jane. Ella no quería nada más que ser
consumida por Alex, para darle a su anhelante cuerpo el deseo que la había estado
distrayendo durante semanas, pero ahora la estaba derritiendo lentamente en una sumisión
indefensa. Ni siquiera podía imaginar la idea de detenerse. No. Necesitaba esto como si
necesitara respirar, comer, beber.
Jane gimió en voz alta cuando la atención de Alex se movió hacia abajo por su mandíbula
y el cuello, donde besó y mordió su garganta. En su impaciencia, las piernas de Jane se
abrieron más. Con una audacia desconocida para ella, se pegó al cuerpo de Alex en busca
de la vital fricción que anhelaba. Los componentes básicos de un orgasmo ya estaban
firmes y deliciosamente arraigándose, pero Alex la estaba sujetando con su fuerte cuerpo,
deteniendo efectivamente el surgimiento de auto complacencia de Jane, dejando que sus
suaves besos volvieran a Jane salvaje.
Una lengua salió y lamió juguetonamente la oreja de Jane. "Las cosas buenas vienen a
aquellos que esperan, querida."
Jane gruñó con simulado disgusto. "Esperar no es uno de mis atributos, en caso de que no
lo hayas notado."

127

"Oh, veo todo de ti, cariño," Alex pronunció, y Jane sintió que su espíritu se elevaba aún
más. Ella casi dejó de respirar por completo cuando sintió la mano de Alex decisiva y
expertamente arrastrarse en su remera e instalarse exquisitamente en un pecho.
"Ohhh!" Jane jadeó cuando Alex apretó suavemente. Ella sintió que su remera lentamente
era levantada con la otra mano de Alex. Sus ojos se cerraron de golpe mientras la suave
humedad encontró su otro pecho, la firme lengua de Alex con habilidad succionando y
lamiendo su pezón en un placer duro como una piedra que bordeaba en lo doloroso. Ella
se arqueó hacia Alex, empujando todo su pecho en la boca de Alex. "Oh, Dios, Alex." El
aliento de Jane estaba viniendo en ráfagas cortas, enloquecedoras, y sabía que no estaba
muy lejos de estallar en el orgasmo más bestial que alguna vez tuvo.
"Alex," exigió con voz entrecortada. Estaba casi delirando de deseo y no podía imaginar
cuánto más su cuerpo podría soportar. Ella no estaba por encima de mendigar. "Te quiero
tanto. Por favor."
Alex continuó febril y vorazmente devorando los pechos de Jane. Sus dientes
juguetonamente tiraron de un pezón, provocando un gemido agudo de Jane.
El cuerpo de Jane estaba en completa, entumecida entrega cuando Alex finalmente se
detuvo y miró con ansiedad hacia ella. "Eres tan increíblemente hermosa, Jane. Quiero
tocar cada parte de ti con mi boca. ¿Estás segura que quieres que lo haga?"
Jane gimió y sus párpados se cerraron de nuevo. Ella sólo pudo asentir su consentimiento,
y antes de que se diera cuenta, Alex estaba misericordiosamente quitando sus pantalones y
deslizándolos por sus piernas. Ella se arqueó de nuevo en el sofá mientras los labios de
Alex se movían tiernamente y sin prisas por su estómago, su cuerpo tan rígido ahora, se
sentía como una cuerda de guitarra a punto de romperse.
Se encontró maravillándose de como los pequeños besos de Alex eran tan suaves, tan
tiernos, pero tan apasionados. Ella sabía que sus bragas negras de algodón estaban
empapadas, y no quería nada más que estar libre de ellas, pero Alex parecía tener otras
ideas. Una mano rozó ligeramente por encima de las bragas, y Jane trató de presionar en la
palma juguetona de Alex.
"Estás tan húmeda," Alex murmuró con asombro. "Quiero que me esperes, nena." Ella
juguetonamente acarició a Jane a través del algodón, sus dedos trazando pequeños círculos
sobre la carne hinchada de Jane. "Quiero que esperes hasta que mi boca y mi lengua esté
en ti. Entonces quiero que te corras por toda mi cara."
"¡Oh Dios! Sí!" Jane gruñó. Ella gimió de nuevo mientras su cuerpo temblaba con ansiosa
anticipación. Alex, Alex, Alex. Su mente no podía formar ninguna otra palabra sino la

128

simple y anhelante llamada por ella. Cada pensamiento, cada sentimiento se unían en ese
único nombre mientras Alex continuó tocándola.
Jane pensó que no podía aguantar por más tiempo cuando Alex comenzó a cumplir su
promesa. Sus dedos jalaron las bragas a un lado lo suficiente para hacer espacio para su
lengua, y cuando la encontró, Jane se sintió disolverse a un nuevo nivel de placer líquido.
Se empujó con fuerza en el suave sofá mientras la lengua de Alex ligeramente, pero en
toques rápidos y seguros, la saqueaba y acariciaba hasta el mismo borde de un
diabólicamente dulce, turbulento, delicioso orgasmo.
Ella gritó cuando la lengua de Alex de repente y firmemente la penetró, empujando
profunda y rítmicamente dentro de ella, llenándola. Jane se apretó contra la cara de Alex,
y se balanceaban juntas en un ritmo acelerado hasta que Jane ya no podía contener los
filamentos del orgasmo que emanaba de su centro. La violencia de su explosión la dejó
aturdida. Era tan profundo y contundente que sentía como si su centro fuera lava caliente
derramándose fuera de ella y en la boca ansiosa de Alex. Ella continuó sacudiéndose
mientras Alex se quedaba con cada convulsión furiosa, su lengua bombeando y
provocando aún más de Jane.
Ella gritó mientras los últimos vestigios de su placer menguaron de ella. Su cuerpo tembló
una última vez, y estaba completa y alegremente drenada a un nivel de adormecimiento
que nunca había sentido antes.
Alex finalmente se retiró y se lamió los labios con indulgencia, sonriendo a Jane. "Sabes
tan bien como sabía que lo harías. ¡Dios! Eres una increíble mujer, Jane. Eres tan
hermosa. Tan sensible." En un rápido movimiento, se había arrastrado hasta Jane y
comenzó a besarla profundamente.
La sorpresa de su propia dulzura salada en Alex la dejó sin aliento de nuevo y cerró los
ojos, deseando sin dudar que pudieran empezar todo de nuevo, sólo que esta vez iba a
explorar el cuerpo de Alex con el mismo dulce vigor. Ella nunca se había corrido tan
profunda y apasionadamente antes, y todavía podía sentir los tenues vestigios,
electrizantes de los dedos y la lengua de Alex en ella.
"Jane, cariño," Alex dijo. "Te amo. Te amo mucho."
Alex estaba abrazándola con fuerza, pero la declaración no penetró de inmediato en este
nuevo mundo de placer en el que Jane seguía inmersa. Había algo acerca del. . . amor.
¿Qué? Jane sintió encogerse por el pánico. Oh, mi Dios. Jesús. Qué he hecho? Jane
mentalmente trató de deshacerse de las sensaciones placenteras que aún corrían a través de
ella. Se sentía como si estuviera tratando de nadar a la superficie de pesados, remolinos de

129

agua que seguían tratando de jalar de ella hacia abajo de nuevo. Ella no quería despertar
de este sueño.
No puedes amarme, Alex. Simplemente no puedes. Oh Dios. No ahora.
Alarmada, Alex se echó hacia atrás para mirar a Jane, su cara mostrando su
preocupación. "Jane? ¿Estás bien?"
La sonrisa de Jane vino tentativamente. "Por supuesto. Eres absolutamente maravillosa,
Alex. Y yo . . . yo nunca . . . nada tan bueno nunca me ha pasado antes." De pronto se
sintió incómoda y tiró de la remera protectoramente sobre sus pechos todavía expuestos.
Alex sonrió y acarició con ternura el pelo errante de la mejilla y el cuello de Jane. "¿Has
oído lo que dije, Jane? Dios, estoy tan enamorada de ti. ¿Sabes cuánto tiempo he querido
decir eso?"
Jane tragó el nudo en la garganta. Los pensamientos de su campaña, de su futuro, que tan
fácilmente habían sido desterrados momentos antes, ahora volvían hacia ella. Oh, Dios,
por favor, no hagas esto, Alex. No ahora. Temblando, ella levantó la mirada hacia Alex y
se quedó sin habla.
"Jane?" Alex parecía más aturdida por momentos. "Dime que está mal."
Jane sabía que iba a lastimar a Alex, sabía que había cometido un grave error al venir
aquí. "No puedo decirte lo que quieres oír, Alex."
Alex se apartó de prisa de Jane y se quedo de pie al lado del sofá, su cara visiblemente
pálida. "¿Por qué no?"
Jane se sentó y rápidamente se puso los pantalones arrugados. "Simplemente no
puedo. No ahora."
La voz de Alex vaciló. "¿Estás diciendo que no sientes nada por mí?"
"No, Alex, eso no es lo que estoy diciendo en absoluto."
La cara de Alex se endureció en ira. "¿Por qué dejaste que te folle, Jane? Sólo dime eso!"
"Oh, por favor," Jane respondió con impaciencia. No se trataba sólo de sexo. Alex no
podía ver eso?
"No puedes ser lo suficientemente honesta para decirme que me amas, pero vas a
follarme. Eso es simplemente genial, Jane. Muy moral de ti."

130

El reproche fue como una bofetada cuando Jane se levantó temblorosamente del sofá,
enderezando su ropa. "Alex, estás convirtiendo algo hermoso en algo vulgar y
desagradable. Por favor basta. No es lo que piensas."
Pero Alex no estaba escuchando. Su voz era como un puño a punto de romper. "Supongo
que quieres que vuelta en tu equipo para que pueda follarte estúpidamente de vez en
cuando, ¿verdad? Tal vez en la limusina, eso te excitaría? ¿Qué tal detrás de un escenario
en algún lugar en un cuarto de escobas?" El tono de Alex escupió veneno, y eso era
feo. "Piensa en los maravillosos momentos robados que podríamos tener, Jane. Podría
hacerlo contigo en un ascensor, o podríamos unirnos al club milla de altura (*), o — "
"¡Basta!" Jane rápidamente se giró alejándose, medio tropezando, medio corriendo hacia
la puerta. Ella no podía girarse para mirar a Alex por última vez. No quería ver la fría
furia y angustia allí.
Había tanto que deseaba decir, pero no podía. No ahora. Tal vez nunca.
Ø
Jane condujo tan lejos como pudo antes de que las lágrimas nublaran su visión y la
obligaran a entrar en un estacionamiento de Wal-Mart. Hizo una señal a los agentes que la
seguían que estaba bien antes de sollozar contra el volante. Lloró por la mujer que
acababa de herir y lloró más fuerte por su propia soledad, incluso cuando su cuerpo aún
palpitaba por el extraordinario sexo.
Pasaron unos minutos antes de que comenzara a tratar de dar sentido a lo que acababa de
suceder.
Vamos, Jane, sabes que querías que Alex te follara hasta agotarte. Fue por eso que no
usaste un sostén. . . querías que tus tetas se vieran tentadoras. Querías que Alex te
comiera con los ojos, y lo hizo. Y entonces ella te comió de la forma en que querías, y
durante unos minutos, el mundo se detuvo. Así que no vayas actuando toda sorprendida
de que la mujer tiene sentimientos por ti, que ella quiere algo más que solamente un
revolcón. Ella quiere todo de ti. Carter te advirtió que estaba enamorada de ti, pero no
quisiste escuchar. Has estado desafiándola a admitir sus sentimientos, y ahora lo ha
hecho.

(*) Término que se aplica colectivamente a personas que han tenido relaciones sexuales, a bordo de un
vuelo

131

Jane sabía que estaba mal haber permitido que el sexo pasara, haber dado su cuerpo a
Alex mientras mantenía su corazón a una distancia segura. Ella lo sabía, y la ponía
enferma que ninguna palabra podría deshacer lo que había sucedido. A ella le importaba
mucho Alex, pero sus sentimientos estaban tan profundamente sumidos, tan complejos,
que no podía tratar de darles sentido, y mucho menos hacer alguna proclamación de
amor. Había tan poco espacio en su vida en este momento para ella. Necesitaba tiempo
para etiquetar sus sentimientos, para acostumbrarse a la idea de que el recubrimiento
glacial de su corazón había empezado a derretirse. Y quizá sobre todo, aceptar que era otra
mujer que ella quería.
Jane volvió a llorar y sintió un deseo irresistible de simplemente abandonar la carrera. No
mañana. Hoy. Ahora. Ella no necesitaba esta mierda — no la carrera, y desde luego no
esta horrible soledad y culpa y confusión. Ella podría estar en un avión a horas de
Mackinac Island, donde podía compadecerse de si misma en la soledad y descubrir qué
hacer con su vida. Y tal vez incluso encontrar la manera de volver a amar. Ella seguro que
no podría averiguarlo en esta olla de presión llamada campaña.
Vamos Jane, sabes que no puedes dejar la carrera antes de que termine. No eres una
cobarde.
Las palabras resonantes en su mente sonaban como algo inequívocamente que su padre le
diría, si estuviera vivo, y Jane se sintió muy tranquila. Había gente que dependía de ella,
lo sabía. Allí estaban mujeres y niños maltratados a los que se había comprometido a
ayudar; las familias de los soldados en el extranjero a quienes había prometido el fin a la
guerra bajo su mirar; los pobres y desempleados que había prometido una mejor atención
de salud. Sin una voz fuerte — su voz — su ‘Proyecto para Estados Unidos’ no sería nada
más que un sueño sin valor, una pequeña nota al pie en la historia. Había gente que creía
en ese sueño — su sueño.
Incluso Alex, si no estuviera tan legítimamente enojada y herida en este momento,
probablemente la exhortaría a continuar, también. Jane sintió el peso aplastante del
sacrificio como nunca lo había hecho antes. Ella había hecho muchas concesiones en la
política con la imagen más grande en mente, como negociar votos en cuestiones
insignificantes con el fin de sacar provecho de un favor a algo grande más
adelante. . . ceder en algunos de los detalles más finos de un proyecto de ley con el fin de
ver que sea aprobado, porque las pequeñas ganancias eran mejores que ninguna ganancia.
Pero nunca se había sentido tan personal antes, tan doloroso. Nunca se había imaginado
que su corazón pudiera convertirse en moneda política.

132

Ø
Alex se limpió una última lágrima con una mano que aún olía débilmente al dulce deseo
de Jane, y marcó el número de su amiga Kim.
Sentada en la oscuridad, escuchando más ópera y bebiendo una segunda botella de vino
con sus manos y cara aún sin lavar, Alex se puso más desanimada. Ahora se daba cuenta
de que hacer el amor con Jane había sido un error. Jane lo había hecho tan
insoportablemente obvio. Pero cuando vio a Jane en su puerta, viéndose tan
dolorosamente adorable y vulnerable, no había sido capaz de evitarlo. Especialmente no
cuando Jane la había mirado con esos ojos oscuros llenos de humo y le había pedido a
Alex que le hiciera el amor.
Oyó a su amiga contestar el teléfono. "Estoy hundida, Kim," ella dijo con voz temblorosa
en el auricular.
"¿Qué pasa, amiguita? Suenas horrible."
Alex
tragó
un
sollozo. "Tenías
razón
antes. Acerca
de
Jane. Estoy
tan jodidamente enamorada de ella." Oh, Dios mío. Ahí está, en voz alta. Finalmente.
"Oh, no." Kim exhaló audible a través del teléfono. "Mierda. Lo siento. ¿Qué pasó?"
Alex le explicó vacilante, deteniéndose muchas veces para recomponerse y para enjugar
las lágrimas.
"Yow! Estás en una mala situación, chica. ¿Qué vas a hacer?"
"No sé, Kim. Maldición. Sé que a Jane le importo. Mucho. Ella quiere estar conmigo,
puedo sentirlo en su lenguaje corporal. Puedo verlo en su cara, en la forma en que
responde cuando la toco, por amor de Cristo. Ella simplemente no lo admitirá, no va a
permitirse — "
"Espera un minuto, Alex. Tienes que dejar ir esta cosa, tan difícil como es."
Alex hizo una pausa durante un largo momento. "Probablemente tengas razón."
"No, tengo razón! Oh, Alex. La gente como Jane utiliza a otras personas para conseguir lo
que quieren, ¿de acuerdo? Eso es lo que los hace tan buenos políticos. Y ella es mejor que
la mayoría. Recuerda eso."
"No, Kim. No puedo creer eso de ella. ¡No puedo! Cuando la toco, ella — "

133

"Alex, eso es sólo sexo hablando."
"No, Juro que no lo es, Kim."
"Alex, mira. Incluso si ella te amara a morir, no va a tirar su futuro lejos por ti. Para
realmente estar contigo. Claro, ella probablemente te mantendría durante un tiempo como
su gatito de armario, pero es eso lo que quieres? A escondidas, esperando a que caiga el
hacha cuando los republicanos descubran su pequeño sucio secreto?"
El suspiro de Alex era más un gemido. "No, no quiero eso. Por supuesto que no."
Kim parecía aliviada. "Bueno. Entonces tienes que mantenerte alejada de ella, Alex. No le
des otra oportunidad."
Aturdida, Alex asintió con la cabeza en el teléfono. Ella sabía que Kim tenía razón.

Capítulo 9
Jane lanzó sus cartas sobre la mesa. Ella sabía que no podía vencer al full que Carter
probablemente estaba sosteniendo, y lo que es más, no le importaba. Él podría tener sus
diez dólares. Lo que realmente quería era deslizarse más lejos de su alcance a cada hora.
"¿Quieres bajar y agradecer a tus seguidores?" Steph preguntó con una voz casi tan
cansada como se sentía Jane.
Jane asintió con la cabeza y se levantó. California había sido bueno para ella. No fue lo
suficientemente bueno para hacerla su nominada, pero eso no era culpa de los seguidores
ávidos y voluntarios que estaban esperando abajo en el salón de un hotel.
Jane les dio lo que querían — un ruidoso discurso de diez minutos que prometía que su
trabajo no había terminado y que su sueño y su impulso eran tan fuertes como
siempre. Ella no los decepcionaría, dijo. Tampoco defraudaría a las personas en cuya voz
se había convertido. Podrían contar con ella para seguir luchando, y para ganar.
Ellos le animaron violentamente, luego exuberantemente le estrecharon la mano y la
abrazaron y le dieron una palmada en el hombro mientras ella serpenteaba a través de la
multitud. Su pasión casi podía hacerla creer que ella todavía tenía una oportunidad en la
carrera. Casi.
En el ascensor de regreso a su habitación, Jane se hundió en el agotamiento. "¿Cuáles son
los números finales, Jack?"
134

Su jefe de personal tenía un fajo de papeles apretados en el puño. Miró a Jane por encima
de sus gafas de lectura de media luna mientras comenzaba a la leer los números. Era tan
malo como Jane se temía. Había vencido a Collins en California, pero apenas. Los otros
resultados del Super Martes, que ahora eran finales también, eran peores. Ella había sido
golpeada en Colorado y Texas, igual que en Minnesota y Missouri. Ella se había
mantenido en Nuevo México y Hawaii y el Estado de Washington, pero esos no eran
importantes.
Caminaron por el pasillo hasta la suite de habitaciones que habían alquilado para pasar la
noche, los agentes del Servicio Secreto los seguían a una cortes distancia.
"¿Cuál es el número de delegados ahora, Jack?"
"Collins tiene más de doscientos delegados."
"¿Y cuántos más quedan?"
"Una docena de primarias más pequeñas. Unos cuatrocientos delegados todavía en juego."
Jane dejó que un agente del Servicio Secreto abriera la puerta delante de ella.
Se quito las zapatillas Givenchy y se dirigió hacia el sofá.
Steph sin decir palabra le entregó una copa de brandy.
"Creo que necesitamos tener una seria platica," Jane dijo, mirando a Steph y Jack
compartiendo una mirada de preocupación.
"Jane," Steph instó. "No golpees el botón de pánico todavía."
Jane tomó un tranquilizador sorbo de brandy y sintió que la adrenalina del discurso se
alejaba. El agotamiento tomó su lugar. "¿Quién dijo que estaba?"
Steph sonrió. "Tienes razón, lo siento. Es sólo que no quiero que creas — "
"Lo que creo," Jane dijo en voz baja, "es que nuestras opciones se están agotando y
necesitamos una reunión." Jane sabía que estaba sintiéndose mal en este momento y que
no era el momento adecuado para hablar sobre el futuro. "Estamos volando de regreso a
Washington por la mañana. Steph, podrías organizar la cena en mi casa mañana por la
noche para todos nosotros? Hablaremos entonces."
"Claro que sí, Jane."

135

Ø
Jane miró a los proveedores de comida contratados quitar los restos del pollo asado con
todas las guarniciones. Tan buena como la comida había sido, no había disuelto el
pesimismo que la estaba oprimiendo.
Jane y sus tres miembros del personal más cercanos se retiraron a la sala de estar con sus
cafés, Jane cerró las puertas francesas detrás de ella para darles privacidad. Ellos estaban
mirándola ansiosamente, expectantemente, y ella quería darles esa intrépida, incansable, y
optimista líder a la que se habían acostumbrado. Esta vez, eso no estaba en ella. Esta vez,
se sentía como un general cuyas tropas exigían una posición final que ella sabía no podía
consentir.
Se sentó en un sillón que flanqueaba la chimenea de gas que alguien había pensado antes
en encender. Ella equilibró su taza de café en el brazo del sillón. "Carter, Steph, Jack. Ha
sido un gran placer trabajar con todos ustedes estos últimos años, y especialmente . . ."
Jane se armó de valor contra sus crecientes emociones. Habían pasado por muchas cosas
juntos. "Especialmente en estos últimos meses."
"Jane, espera," Carter declaró. "Suenas como si estuvieras tirando la toalla o algo así."
Jane tomó un sorbo de café caliente, se quedó mirando el suelo de madera pulido. "A lo
mejor lo estoy."
"No," Steph dijo rotundamente.
"No puedes," Carter imploró al mismo tiempo. Él se veía como si fuera a llorar.
Jack no dijo nada, y Jane lo miró ahora. "¿Jack? Has estado alrededor del bloque político
un par de veces. Bastantes veces como para saber cuándo es el momento de dejarlo."
"¿Me estás preguntando si creo que deberías hacerlo?" Él estaba siendo deliberadamente
enigmático.
Jane sabía que era su decisión. No era justo cargar a nadie más con eso. Había sido su
decisión presentarse, y sería su decisión dejarlo. Ella negó con la cabeza a Jack. "No, no lo
estoy. Pero ya sabes que no tengo los números. Todos ustedes lo saben."
"Todavía estás en ello, Jane," Carter dijo. "Es sólo finales de Marzo. Todavía podemos
hacer una matanza en las primarias que quedan, y si ganamos esas — "
"Carter," Jane dijo suavemente, admirando su juvenil entusiasmo. "Mira las primarias que
nos quedan. Texas, Kentucky, Carolina del Norte, Montana, Dakota del Sur, Arkansas."

136

Sus ojos inmovilizaron a su joven ayudante con honestidad brutal. "¿De verdad crees que
tengo una esperanza en el infierno de ganarlas limpiamente?"
Castigado, él negó con la cabeza.
Jack suspiró pesadamente. "Ella está en lo correcto. Todos esos estados son
conservadores, lo que significa que todos irán por Collins. Las encuestas hace mucho
tiempo han indicado eso."
"Entonces eso es todo," Jane dijo con un desapego casi clínico. "Cuanto más tiempo
aguanto en esta carrera, peor es para el Partido. Cierto, Jack?"
El anciano estadista del equipo asintió con tristeza. "Se lastima al partido si se prolonga
mucho más tiempo. Aún así, Jane." Sus ojos estaban llenos de lágrimas. "Estás tan cerca y
—"
"Lo sé." Jane agitó una mano hacia él. Ella no se entregaba a las emociones que los otros
estaban tan obviamente sintiendo en este momento.
Una chispa de ella y la habitación se encendería en un festival de llanto. No era su estilo
dejar que las emociones dictaran la estrategia. "Estar cerca es una frase en un libro de
historia. Esto no significa nada."
El timbre de la puerta sonó en la distancia y Jack dio un salto como si lo hubiera estado
esperando.
"¿Qué está pasando?," Jane preguntó mientras él se dirigía a las puertas francesas.
"Hay alguien con quien debes hablar antes de tomar una decisión acerca de cualquier
cosa."
Cuando él regresó con la alta mujer afroamericana y siempre elegante en su brazo, Jane
dejó escapar un chillido de placer y se levantó de su silla.
"Bueno, mírate, Jane Kincaid," dijo la mujer, abrazándola. "Te ves fabulosa, pero te has
puesto más delgada en la semana. ¿No te están alimentando?"
Jane le dio un beso en la mejilla. "Oh, Clara. Has estado hablando con mi madre, ¿no es
así?"
Clara Stevens dejó escapar una risa. "¿Y qué si lo hago? Alguien tiene que echarte la
bronca."

137

Jane agarró su mano y la condujo más lejos en la habitación.
Clara saludó a Carter y Steph cálidamente, y Jane lanzó un guiño de complicidad a
Jack. "¿Cómo supiste que necesitaba a Clara?," ella susurró.
Él le devolvió el guiño y le apretó la mano. "No soy tan tonto como parezco, sabes."
"Oh, Jack. Tú y Clara son como padres sustitutos para mí. Sabes que tu opinión y la de
ella me importan más que la de nadie."
"Bueno, la única opinión que cuenta para agacharte en este momento es la tuya. Sólo
somos tus confidentes." Jack señaló a Carter y Steph para seguirlo fuera de la
habitación. "Habla con ella, Jane," dijo. "Entonces, toma una decisión. Eso es todo lo que
pido."
Jane le dio un beso en la mejilla y miró a los tres irse.
"Jane, cariño." Clara le indicó el sofá. "Estoy tan orgullosa de ti."
"No," Jane susurró, sintiéndose repentinamente cerca del borde.
Clara Stevens era una leyenda, un gigante. Ella era la matriarca no oficial del partido, y lo
había sido durante años. Ella había conseguido su comienzo en el movimiento de los
derechos civiles en el año de 1960, se convirtió en una opositora vocal y de gran alcance
de la guerra de Vietnam y se había elevado a través de los poderosos cuartos traseros de
Washington. Tenía el oído y el respeto de todos a lo largo de los años desde congresistas y
senadores y jueces del Tribunal Supremo hasta presidentes. Su inteligencia era aguda, su
fortaleza interna inquebrantable, y sus instintos rara vez estaban equivocados.
Jane se sentó junto a Clara y la dejó encerrarla en sus brazos.
"Ah, ahora, cariño." Los brazaletes gruesos de Clara resonaron con sus palmaditas
afectuosas. "Has puesto esta ciudad en llamas, jovencita. Y a la nación, también. No hay
nada acerca de que lamentar."
Jane se secó una lágrima de la mejilla, pero no iba a llorar. Ella era más fuerte que
eso. Clara había sido todo para su campaña, a pesar de que se había mantenido
oficialmente a distancia de cualquiera de los candidatos. Le había dado a Jane la
aprobación tácita el verano pasado, y ahora Jane se sentía como si la hubiera
decepcionado.
"Clara, lo siento. Lo he dado todo."

138

"Sé que lo has hecho, hija." Clara sostuvo su mano con fuerza. "Y el Partido te agradece
por ello. Has recordado a esos estirados nuestras raíces. Y nuestras responsabilidades. Has
mantenido a todos un poco más honestos, Jane. Lo que has hecho será tremendamente
lejos para ayudarnos a vencer a los republicanos en Noviembre."
Jane asintió con gravedad. "Simplemente no seré yo quien dirija ese cargo en Noviembre."
Los ojos de Clara eran amables, su voz suave. "Habría dado todo si pudiera."
Jane sabía que Clara nunca dejaba que sus ideales se interpusieran en la realidad. Ella era
una soñadora, al igual que Jane, pero conocía la diferencia entre un sueño y una meta,
entre la realidad y la fantasía, entre lo que era posible y lo que no. Cuándo reducir sus
pérdidas en este negocio a veces era lo más importante de todo.
"Se acabó, Clara."
"Ahora, ahí es donde te equivocas. Tu carrera por la nominación ha terminado, sí. Pero
todavía tienes un papel, Jane."
Jane no podía entender nada excepto su intento fallido por la nominación. No había
fracasado oficialmente, por supuesto. Podía aguantar, permanecer en la carrera, sabiendo
que su pérdida era una conclusión inevitable que se convertiría en oficial en la convención
nacional del mes de Julio.
Pero hacer eso sería hacer que parezca que su partido estaba dividió a lo largo de las líneas
filosóficas — entre su plataforma liberal y la más moderada de Collins. Parecería como si
el partido estuviera enfrentándose unos contra otros, y dejaría sentimientos amargos de
cara a la elección presidencial.
"Tal vez," Jane dijo a regañadientes. "Pero dónde dejó a todas aquellas personas a las que
me comprometí a ayudar?" Miró a Clara, sintiéndose obstinada y enojada e
impotente. "Prometí ayudarlos, y no puedo hacerlo si no soy presidenta. Eso es todo lo
que se pierde en esto Clara. Nunca fue por mí."
Clara acarició tiernamente la mano de Jane. "Digamos que se trata de ti por un
momento. ¿Qué es lo que quieres, Jane?"
La pregunta la golpeó como un puñetazo en el estómago. Se puso de pie temblorosamente
y se acercó al gran ventanal que daba a su limpio patio trasero, con sus magnolias
floreciendo apenas visibles en el crepúsculo. "Lo que quiero no lo puedo tener," dijo en
voz baja, de espaldas a Clara.

139

Nada había tenido razón desde la partida de Alex. Era como si una luz se hubiera
apagado. Había seguido adelante e intentó hasta lo imposible, actuó como si todo
estuviera bien, como si ese desvaneo en la casa de Alex nunca hubiera sucedido. Ella trató
de fingir que su corazón no estaba hecho trizas, pero lo estaba. La pérdida de Alex era tan
importante como la pérdida de su sueño.
"Clara," Jane se volvió hacia la mujer mayor. "La razón por la que nunca te postulaste
para un cargo. Fue debido a que te negaste a sacrificar tu relación, ¿verdad?"
Clara nunca había hablado del tema con Jane antes. Había sido una vieja amiga de la
familia desde hace años y había ayudado al padre de Jane a ser elegido. Pero la
preferencia de Clara de permanecer en el fondo durante todos estos años era un
hecho. Jane siempre pensó que había sido demasiado malo, que era la pérdida del
país. Ahora sentía una apreciación parecida de lo que Clara debió haber pasado muchos
años atrás.
Clara sonrió a Jane. "Sí, Jane. No habría sido capaz de vivir con la pérdida de eso."
Jane podía vivir con la pérdida de Alex? Ella había pensado que podía. Ahora no estaba
tan segura. Sentía como si hubiera un agujero en su alma, y no era sólo porque su
candidatura para la nominación había terminado.
"Mira, hija. Mi situación es completamente diferente a la tuya. Estás soltera. Has estado
soltera desde que tenías veinticinco años."
"Clara — "
"Y mi amante es una mujer, Jane. Ni siquiera puedes saber qu — " La boca de Clara se
abrió en estado de conmoción, sus ojos penetrando a Jane con súbita comprensión. "Oh,
mi Dios, Janey. ¿Estás enamorada de una mujer?"
Jane levantó una mano para borrar una lágrima fresca. Clara estaba de repente delante de
ella, envolviéndola en otro de sus tiernos abrazos. "¿Cómo sucedió?," Preguntó con
suavidad.
"Yo — yo no lo sé exactamente." La voz de Jane crujió. "Ni siquiera sé si estoy
enamorada de ella. Solo se . . . " Que la necesito tanto en este momento, que duele.
"Ven aquí, hija." Clara la condujo de nuevo al sofá, con el brazo todavía alrededor de
Jane. "La has dejado por esta campaña, es eso lo que te está lastimando así?"
Jane se mordió el labio inferior y asintió. "Tomé una decisión, Clara. Elegí por las dos."

140

"Y ahora sientes la pérdida tanto de tu campaña y de ella."
Jane asintió otra vez, sintiéndose más fuerte ahora. No era una persona de hacer hincapié
en las pérdidas de la vida. Sabía que había tomado la decisión que tenía que tomar. "Pero
se acabó, Clara. No hay vuelta atrás. Tengo que seguir adelante." Jane se rió
huecamente. "Simplemente no estoy segura a que sigo adelante."
"¿Estás segura? Que se ha terminado con esa mujer?"
Jane recordó la manera amarga, dolorosa en que habían dejado las cosas la última vez que
se habían visto. Oh sí, todo había terminado. Terminado antes de que siquiera realmente
empezara. "Mi carrera ha sido mi vida durante mucho tiempo, Clara. Es quien soy. Y es
quien voy a seguir siendo."
Clara la miró con escepticismo, y luego se encogió de hombros. "Nunca fui tan fuerte
como tú, Jane."
"Sí, bueno, al menos no vas a casa a una cama vacía todas las noches."
"Oh cariño."
"Clara, por favor. No quiero lástima. No de ti."
"Tienes razón. Te respeto, Jane. Mucho. Y confío en ti para hacer lo que creas que es
correcto."
Jane miró a Clara, llena de tantas preguntas sin respuesta. "No quiero rendirme, Clara. Es
decir, sé que tengo que dejar la carrera. Pero . . . simplemente no todo puede ser por nada,
¿verdad?"
Clara la miró con simpatía tácita, pero no lástima esta vez. "No tiene por qué ser todo por
nada, Jane."
"¿Qué quieres decir?"
"Dennis Collins y yo nos reunimos temprano hoy. Él me pidió comentarte sobre si
considerarías ser su compañera de fórmula."
Jane sintió el estómago en el fondo, y no sabía si se sentía aliviada o alarmada. "¿En
serio?"
"¿Parezco que estoy bromeando?"

141

Jane se rió. "No, no lo haces."
"¿Bien?"
Jane se quedó mirando el fuego durante mucho tiempo, sintiéndose en conflicto.
Desempeñando un papel secundario para su adversario — o para cualquier persona, para
el caso — ciertamente no era su preferencia. Yendo por la vicepresidencia era lo segundo
mejor, el premio de consolación. Que significaba ceder, comprometerse. Más
sacrificios. "No sé si podría hacerlo, Clara."
"Deberías considerarlo, Jane. Eso significa que tu agenda, o al menos parte de ella, verá la
luz del día."
"Sólo si lucho como loca por ello."
"¿Estás diciendo que no estás preparada para luchar por lo que crees?"
"No, claro que no. Eso es lo por lo que me he estado matando durante el último año."
"Entonces, sigue luchando, y tal vez en ocho años, la Casa Blanca será toda tuya,
Jane. Serías la elegida. El futuro de nuestro partido. Piénsalo."
Jane estudió a Clara y no vio nada más que apoyo y aliento.
Ø
Jane pasó por los movimientos de otra primaria, luego concedió la nominación a Dennis
Collins. Ella lanzó su apoyo personal, así como los delegados que ya había ganado, detrás
de su una vez oponente. Más temprano en el día habían hecho el anuncio oficial de que
Jane sería compañera de fórmula de Collins, y era finalmente — y firmemente — bien con
ella. Jane había hecho el mejor trato que pudo para salvar la pelea por su ‘Proyecto por
Estados Unidos.’ Tomaría un asiento trasero para la agenda de Collins, pero era mejor eso
que una nota al pie de página olvidada en algún futuro libro de historia.
Se habían reunido para hacer el anuncio en Chicago, el sitio de la convención nacional en
menos de tres meses. Jane se sintió cómoda en la ciudad que había sido su casa, y aunque
no se sentía completamente cómoda aún con el hombre Dennis Collins, estaba cómoda
con su decisión. Ella no tenía que preocuparse apasionadamente por el hombre. Sólo tenía
que ser capaz de trabajar con él. Jane se sentía aprensiva de ver a Alex por primera vez
desde el día que había sido el más feliz y más cruel.

142

Pero tenía que suceder. Ella y Collins estarían pasando mucho tiempo haciendo campaña
juntos durante los próximos meses y tendría que acostumbrarse a la presencia de Alex de
nuevo sobre una base regular. Ella no sabía qué esperar, pero sabía que no sería lo mismo
entre ellas. Nunca volvería a ser lo mismo.
Mientras Collins se encontraba en el escenario de Grant Park ante la famosa fuente de la
ciudad de Buckingham Memorial para su segundo discurso del día, Jane se retiró a la
parte trasera del escenario y tomó el asiento vacío junto a Alex, quien le reconoció con
una fría peculiaridad de sus cejas. El humor de Alex igualaba con la fresca brisa de Abril
que soplaba desde el lago Michigan.
"Hola, Alex," Jane susurró, sintiéndose más nerviosa de lo que jamás se había sentido
dando un discurso o presidiendo una audiencia del comité del Senado.
Los ojos de Alex nunca se desviaron hacia Jane. Ella mantuvo su vigilancia
cuidadosamente sobre Dennis Collins, su sujeto de seguridad, y la multitud. "Hola, Jane,"
ella respondió de manera uniforme, como si sólo se hubieran visto una o dos veces antes.
Una nueva ronda de dolor golpeó a Jane. Ellas realmente eran desconocidas ahora. Deseó
alejar el dolor, determinada a jugar tan fría como Alex. Probablemente era lo mejor de esa
manera. "Alex, dejaste algo atrás hace un tiempo y quería devolverlo."
Alex seguía sin mirarla. "Tienes razón. Dejé mucho atrás."
Jane sintió que sus rodillas se debilitaban. Tu y yo, cariño. Ella metió la mano en el
bolsillo por la familiar piedra negra lisa que una vez había regalado a Alex. La presionó
contra la tensa mano de Alex y sintió un pequeño temblor en respuesta. Sabía que Alex
recordaba la piedra simplemente por la sensación de ello. Ella esperaba que recordara la
sensación de sus dedos, también. "Es tuya, Alex. Quiero que la conserves."
Esta vez Alex se volvió hacia ella, pero Jane se había levantado y movido hacia el frente
del escenario. Su discurso era el siguiente.
Ø
Jane empezó en un taburete, sosteniendo un micrófono inalámbrico, un proyector que la
capturó como una estrella brillante, solitaria en un cielo claro, oscureciendo. Ella comenzó
con una broma autocrítica, y no pasó mucho tiempo antes de que los tuviera colgando de
cada palabra. La multitud estaba sonriendo con ella, y cuando su sonrisa se desvaneció,
también lo hicieron las suyas. A medida que su estado de ánimo se profundizó, también lo
hizo el de la audiencia. Era un ejemplo único y poderoso de causa y efecto.

143

Jane lanzó una historia sobre una madre llorosa de un niño inocente muerto en un tiroteo
en L.A. (Los Ángeles) La mujer había corrido al lado del convertible de Jane en un
desfile, rogándole que hiciera algo para detener la violencia, hasta que ella misma había
corrido hasta el agotamiento y se desplomó en la acera.
Jane se detuvo para recomponerse, y luego su puño se acercó para golpear el aire. Su voz
temblaba de rabia e incredulidad. "¿Nos hemos agotado nosotros mismos tratando de
encontrar soluciones para poner fin a la violencia en nuestras calles? ¿Hemos trabajado
incansablemente para mantener a los niños en la escuela, para ayudarles a descubrir y
alcanzar los sueños? ¿Hemos mermado los programas sociales que tenemos, y sacudido
nuestro cerebro para llegar a otros nuevos para ayudar a los padres que
luchan? ¿Realmente hemos siquiera intentado sacar las armas de las manos de aquellos
que las usarían con malvados propósitos?" Ella hizo una pausa, su voz gruesa con
desaprobación. "No. Ni siquiera hemos comenzado a sudar, damas y caballeros. Ni
siquiera hemos dejado la puerta de salida."
Jane paseaba por el escenario como un gato, moviéndose con fluidez, haciendo una pausa
para mirar a alguien a los ojos, estirando una mano para implorar a su público. Ella
hablaba como un evangelista, suplicando con pasión, cuestionando y sondeando sólo lo
suficiente para dejar a la audiencia un poco incómoda, antes de señalar con calma la
solución, que, viniendo de ella, sonaba tan simple y alcanzable.
"Es un derecho ayudar a los menos afortunados, y sin embargo es mucho más fácil ignorar
su difícil situación," continuó. "Es justo querer aire limpio para respirar y agua segura para
beber, y sin embargo es tan fácil utilizar el medio ambiente como si fuera un producto
desechable. Es correcto querer un buen cuidado de salud y un acceso justo a la educación,
y sin embargo, no exigimos estas cosas de nuestro gobierno. Es correcto querer la
felicidad. . . " Jane gruñó la última palabra, enviando una sacudida a través de Alex, que
estaba sentada al lado de Dennis Collins en la parte trasera del escenario.
"Es correcto querer la felicidad, damas y caballeros, y sin embargo, ni siquiera podemos
empezar a conocer la felicidad sin comida en nuestras alacenas, un trabajo decente para ir
todos los días, una calle segura para vivir. Sólo entonces podremos emerger de las cadenas
de nuestras necesidades básicas para que nuestros corazones, mentes y cuerpos se eleven a
nuevas e increíbles alturas." El puño de Jane se posó sobre su corazón y su voz temblaba
de emoción. "Para que nuestros sueños puedan echar raíces. Para donde el amor y la
amistad puedan prosperar. Para que la generosidad en nuestro corazón pueda florecer."
Al igual que las otras tres mil y tantas personas en la audiencia, la atención de Alex estaba
completamente fija en Jane, y sin embargo sólo ella reconoció el dolor tácito en las
palabras de Jane, en su cara, en sus gestos. Si sólo pudieras permitirte amarme, Alex
pensó de manera simplista. Pero ella sabía que nada era simple acerca de eso.

144

Jane había hecho su elección, y ella, Alex, nunca podría ser parte de su vida. Estaba claro
que Jane no podía o no quería entregarse a Alex. Prácticamente eran extrañas ahora. La
falsa esperanza no iba a cambiar eso, Alex se recordó a sí misma. Ella ya no estaba
enfadada con Jane, solo resignada a la cruda realidad de su situación.
Jane había regresado a su taburete, cruzando las piernas casualmente, su esbelto cuerpo
encorvado ligeramente. Su voz se había suavizado, pero todavía estaba cargada de
determinación. "Sin líderes preocupándose, responsables en el gobierno, no podemos
tener felicidad. No podemos ser los mejores que podemos ser, y no podemos lograr el
mayor bienestar posible, sin un gobierno comprometido a proteger y asegurar el
cumplimiento de nuestras necesidades básicas. Hagan que nosotros, los líderes de su
gobierno, respondamos por su felicidad, damas y caballeros."
El público estampó y silbó, y Collins se unió a Jane en el escenario para la pose típica de
manos unidas, levantadas en señal de victoria. Los letreros que llevaban el nombre de Jane
se balanceaban y agitaban frenéticamente en el crepúsculo, y Alex sintió que su corazón
se derretía de nuevo por la extraordinaria mujer de la que se había enamorado
irremediablemente.

Capítulo 10
Con todo el suspenso desaparecido de la Convención Nacional Democrática, que era sólo
una excusa para un gigantesco enamoramiento y un infierno de una fiesta que se prolongó
durante días. Alex nunca había visto nada igual. Hubo recepciones y banquetes, reuniones
de animación y seminarios para sentirse bien, y, por supuesto, una animada celebración
cada noche.
Fue un cambio dramático de las dos semanas que Alex acababa de pasar en el
entrenamiento en la base en Quántico que el Servicio Secreto compartía con el FBI. El
entrenamiento era una parte continua de la carrera de un Agente del Servicio Secreto. A
decir verdad, Alex había estado feliz por el descanso. Había disfrutado la recalificación de
armas de fuego y el curso de manejo defensivo. Y el curso de tácticas, donde había
llegado a patear un pequeño trasero. La vida nocturna había sido todo menos aburrida,
también.
Había compartido varias noches con una instructora muy atractiva, rubia del FBI. No se
había hecho ninguna ilusión de que el asunto era sino sólo una agradable distracción, una
manera de pasar el tiempo. Y eso había estado muy bien con ella. Su corazón no era capaz
de nada más. Tal vez nunca lo sería.

145

Jane y Collins ya habían dado su discurso de aceptación final a los delegados. Se veían
bien juntos, Alex tuvo que admitir, mientras los veía compartir un baile obligatorio en la
celebración de clausura. La candidatura Collins-Kincaid la había sorprendido un poco, una
vez que había superado su decepción por Jane al retirarse de la carrera. Lo había
entendido en términos racionales, como la combinación de un maduro, paternal,
demócrata conservador y su inteligente, atractiva, liberal compañera era seguro de hacer
volar a los republicanos directo fuera del agua. Emocionalmente sin embargo, ella no
acababa de entender estas fusiones políticas y acuerdos a puerta cerrada, este venderse al
mejor postor.
Pero se negó a juzgar a Jane por ello, mientras la miraba moverse desde la pista de baile a
unirse a una animada conversación con gente que Alex no reconocía. Jane era una mujer
inteligente con altos estándares, y si sentía que unirse a la candidatura de Collins era lo
correcto a hacer, entonces lo era. La fe de Alex en Jane seguía bien arraigada y confiaba
en su juicio de forma implícita. Bueno, su juicio político, de todos modos.
Alex miró el reloj, sabiendo que su turno estaba por terminar. Collins estaba dando las
buenas noches a la gente, lo que facilitaría la entrega a los demás agentes. Ella quería
decir buenas noches también y meterse en la cama, pero algo la detuvo.
No podía dejar de ver a Jane a través del gran salón de baile, luciendo espectacular en su
vestido Vera Wang azul demócrata con el hombro al descubierto. Alex estaba hipnotizada
por el deleite en cada expresión de Jane. Ella estaba absolutamente radiante y nunca le
había parecido más hermosa a Alex. . . bueno, hubo otra ocasión.
Alex sintió los indicios de la excitación caliente en la boca del estómago antes de que se
acelerara y derribara sus piernas. Recordar la expresión de pura emoción y alegría en el
rostro de Jane durante su acto de amor hizo que se le acelerara el pulso de nuevo. Sentía el
cosquilleo del sudor en la frente y lo frotó fugazmente. Oh, Dios.
"Hey, Alex!" Carter se acercó a Alex, pareciendo encantado y más que un poco ebrio. KC
y la Sunshine Band cantaban ‘Esa es la manera en que me gusta’ de enormes altavoces del
techo. Era la canción perfecta para Jane y su personal. Carter puso su brazo alrededor de
sus hombros. "Estás fuera de servicio, semental?"
Alex frunció el ceño con buen humor a él. "Sí, y me vendría bien un trago o tres."
Carter desapareció y regresó en cuestión de segundos con un vaso de whisky para
ella. Brindaron.
"Buen Dios, Alex. Nuestra chica está bastante bien, ¿verdad?"
Alex hizo una mueca. "Si, lo está."

146

"Te hemos extrañado, Alex. Todos nosotros. Jane no ha sido la misma desde entonces, ya
sabes."
Alex lo miró y no se molestó en ocultar su sorpresa. "No ha sido?"
Carter se encogió de hombros. "Ella ha sido fuerte por ahí afuera en la campaña
electoral. Mejor que nunca." Él miró a Alex interrogantemente. "Pero . . . no se. Algo
falta, algo está faltando. Algo importante. Ella no es feliz, Alex. Y me preocupa."
Alex tomó un trago y volvió a mirar a Jane a través de la habitación en animada
conversación con alguien. No se habría imaginado que Jane se sintiera sola y herida
también, y le dio una fugaz sensación de perverso consuelo.
Se giro hacia Carter. Ella sabía que tenía que darle a Jane la libertad — liberarla de
cualquier culpa y deseo que todavía sentía por Alex. No era bueno para ninguna de ellas.
Jane necesitaba estar en su mejor momento en los próximos meses y por lo tanto, Alex
también. Era hora de arreglar esas piezas sueltas, para realmente dejarse ir nuevamente.
"Carter, necesito tu ayuda."
Él miró de soslayo a Alex, sus ojos maliciosos. "¿Quieres que te ayude a emparejarte con
una de las nenas ardientes aquí? Estás fuera de servicio, después de todo."
"Carter, hablo en serio."
"Oh, lo siento. Sólo trato de ayudar."
"Necesito unos momentos a solas con Jane."
Carter sacudió la cabeza. "Oh, no, no lo hagas, semental. No quiero que seduzcas a la
próxima vicepresidenta de los Estados Unidos y que envíes todo nuestro duro trabajo por
el desagüe." Él no estaba del todo bromeando, Alex lo sabía.
Demasiado tarde de todos modos, ya la he seducido.
"Carter, no te preocupes. No voy a hacer nada estúpido." Sus ojos abogaron su
caso. "Nunca dije adiós, y creo que necesito hacerlo."
Él la miró por un momento antes de asentir levemente. "Tienes razón. No lo hiciste, y lo
haces. Te llamaré a tu teléfono celular cuando ella se vaya por la noche." Él miró al otro
lado de la habitación. "No debería tardar." Le dio a Alex una mirada de advertencia.
"Simplemente no la lastimes, Alex. Y no jodas nada." No necesitaba añadir la palabra de
nuevo.

147

Ø
Alex tocó suavemente a la puerta de la suite del hotel. Sus piernas se convirtieron
rápidamente en gelatina cuando Jane respondió, una expresión de sorpresa parpadeando
en su cara.
"Alex," Jane dijo, un poco sin aliento.
Alex miró rápidamente a su alrededor, atrapando los ojos de los dos agentes apostados en
el pasillo. Ella asintió con la cabeza hacia ellos. "¿Podemos hablar?"
Jane sin palabras abrió la puerta para dejar pasar a Alex. La gran sala de estar de la suite
estaba lanzada en la suave luz de una solitaria lámpara. Las luces de la ciudad brillaban en
la oscuridad como el resplandor de cientos de cigarrillos afuera de las amplias ventanas.
Alex se dio la vuelta y respiró profundamente, feliz más allá de las palabras sólo por estar
con Jane otra vez en una proximidad tan estrecha. Dios, eres tan hermosa. El cabello de
Jane colgaba suelto sobre una bata de satín azul claro, y bajo la mirada de Alex, ella con
nerviosismo la apretaba más fuerte a su cuerpo. Sus labios estaban separados por la
sorpresa, o nerviosismo, o tal vez anticipación, Alex no podía estar segura. Jane parecía
curiosa pero paciente. Y tan involuntariamente atractiva.
"Felicidades, Jane. Quería decir eso. Creo que tú y Collins van a hacer un gran equipo."
Alex sonrió, emociones opuestas luchando por la supremacía. Ella estaba feliz por Jane,
quería verla conseguir todo lo que quería. Pero sabía que cada una de las victorias de Jane
era otra pérdida para Alex — para ellas.
Jane inclinó la cabeza en solicitación. "Gracias, Alex. Pero no es por eso que estás aquí,
¿verdad?"
Alex sintió las líneas de preocupación arrugar su frente. "No. Quería hablar."
"¿Sigues enojada conmigo?"
Alex dejó escapar un aliento contenido. "No, yo — "
"Tendrías el derecho de estarlo," Jane dijo en voz baja. "Ven, toma asiento."
Se trasladaron a un sofá ricamente tapizado de color Champagne, las luces de la ciudad
parpadeando enfrente de ellas.
"Estoy harta de estar enojada, Jane. Estoy triste por nosotras." Alex estaba a solo un
parpadeo o dos de las lágrimas. El dolor se sentía tan real, que era casi físico. "Tan
jodidamente triste, que duele."

148

Las lágrimas comenzaron a brotar en los ojos de Jane también, sorprendiendo a
Alex. Había esperado que Jane permaneciera estoica, impasible, fría. Ella esperaba otra
despedida brusca y no las lágrimas derramándose por la mejilla de Jane.
Alex pasó sus ojos sobre el suave aspecto sedoso de la bata de Jane. Tanto quería alcanzar
y tocar el tejido fresco, suave, pasar los dedos por el brazo de Jane y regresar de nuevo a
su cuello. Ella ansiaba acariciar con los labios y los dedos el suave lugar justo debajo de la
oreja de Jane, en la esquina de la mandíbula.
"Jane," Alex logró con esfuerzo, con voz ronca. "Todavía te quiero tanto. . . nunca he
dejado de quererte."
Los largos dedos de Jane rozaron la humedad de su mejilla. "Alex," dijo finalmente. "No
tienes que — "
"Sí, tengo, Jane." Los dedos de Alex se movieron a través de la distancia y acariciaron la
mano de Jane. Al ver que ella no retrocedió, Alex continuó acariciando suavemente. No
podía estar tan cerca de Jane y no tocarla.
"Sé que no puedes tener una relación conmigo," Alex con voz ahogada.
"Oh, Alex," Jane dijo con ternura, su mano libre cerrándose sobre los dedos acariciando
de Alex, aquietándolos. Su toque se sentía cálido y acogedor. "No quería que terminara de
la manera como lo hizo. Nunca quise hacerte daño. O a mí."
"Lo sé. Yo tampoco." Imágenes de ese día en su casa de la ciudad destellaron en su
mente. "Te quiero, Jane. Eres la primera mujer que me hizo sentir así desde Julia. Yo solo
deseo . . . Oh, demonios, no sé. Supongo que desearía que las cosas pudieran ser
diferentes."
Las actitud fría de Jane de repente se rompió y cayó en los brazos de Alex, su cuerpo
temblando. Alex la agarró con fuerza, protectoramente.
"Está bien, nena," Alex murmuró, presionando la cabeza de Jane contra su
hombro. "Entiendo, de verdad."
"No," Jane con voz ronca. "No, Alex. Quiero explicar." Ella se retiró un poco, hasta que
su mirada acuosa sostuvo la de Alex. Ella trabajó para estabilizar su respiración. "Ese día
. . . en tu casa. No — no pude resistirte, Alex. Me moría de ganas de hacer el amor
contigo, solo — no podía pensar. No quería pensar en otra cosa. Tú me haces eso."
Alex contuvo una sonrisa. "El pensamiento es a veces muy sobrevalorado, ya sabes."

149

Jane vaciló antes de sonreír entre lágrimas. "En mi línea de trabajo, y me imagino que la
tuya también, Alex, el pensamiento es una especie de crítica, ¿no te parece?"
Alex estaba a punto de responder a Jane cuando se sintió atraída por el deseo de
besarla. Sus caras sólo a pulgadas de distancia, la boca de Alex cerró la distancia con la
rapidez del rayo y capturó el calor aterciopelado de Jane. Alex ignoró el suave grito de
Jane — insegura si fue de sorpresa, placer o de protesta — y la besó
profundamente. Estaba eufórica cuando el cuerpo de Jane se fundió entre el suyo.
Alex sintió que su excitación despertaba profundamente dentro de ella, sabía que pronto
estaría retorciéndose por el alivio. Ella había venido a despedirse, pero ahora mientras
besaba a Jane y la sostenía en sus brazos, sabía que estaba en problemas, supo que su
voluntad se desmoronaba rápidamente. Era tan condenadamente difícil ser fuerte en su
presencia y en especial en sus brazos así. Cualquier cosa que Jane quisiera de ella, lo daría
felizmente. Si Jane quería una aventura en secreto e infrecuente con ella, lo
haría. Cualquier cosa que signifique más momentos como este.
"Alex," Jane dijo, apartándose suavemente del beso. Sus manos enmarcaron la cara de
Alex, sus dedos suaves y tiernos. "No quiero lastimarte más, Alex." Sus ojos eran igual de
suaves y tiernos mientras se posaban en los de Alex. "Esto es muy difícil para mí, Alex.
Te quiero mucho. Pero simplemente no puedo. Nosotras no podemos."
Alex sintió — otra vez — como si le hubieran dado una patada en el estómago. Le dolía
respirar. Ella había medio esperado esto, pero no disminuyó el dolor. Dios. Ella sólo
quería tanto estar cerca de Jane, aunque con poca frecuencia. Ahora se daba cuenta de lo
mucho que había echado de menos a Jane estos últimos meses, de lo vacía que se
sentía. Estaba acostumbrada a poner su cuerpo en la línea de Jane, pero ahora era su
corazón que estaba ofreciéndose tan fácilmente, y no podía detenerse. Era como estar en
el borde de un acantilado y dejar que el impulso la empujara.
"Jane," Alex dijo con voz ronca, su cuerpo todavía hormigueando de deseo no
utilizado. "Déjame hacerte el amor. Déjame tocarte." Ella respiraba pesadamente, su
cuerpo tembloroso. "Déjame hacer que te corras. Lo quiero tanto."
Alex vio el deseo alzarse como una llama en los ojos de Jane. Se presionó en Alex, deslizó
sus manos alrededor del cuello de Alex y la besó con desesperación. Oh, sí, ella me quiere
tanto. Alex ávidamente chupó los labios suaves, llenos, su energía coincidiendo con el
deseo fogoso de Jane. Ella rodeó sus manos en pequeñas caricias a lo largo de la espalda
de Jane, moviéndolas suavemente a la cintura de Jane, y sintió el calor de sus cuerpos
fusionarse. Alex sintió a Jane tensarse cuando sus dedos se deslizaron al sedoso cinturón
de la bata. Si tan sólo pudiera tocar su piel. . .

150

Ásperamente, Jane se retiró y se escurrió fuera del sofá. "Alex," dijo con voz ronca,
pasando los dedos por el pelo. "No puedo pensar cuando me haces eso."
"No quiero que pienses. Quiero que solo sientas. Quiero que solo seas."
"Oh, Alex." Jane frunció el ceño, la tristeza oscureciendo su cara. "¿No sabes que eso es
imposible? Si pudiera estar con alguien en este momento, serías tú."
Alex estaba exasperada. Ellas ya se habían separado en términos pobres una vez, y no
quería que eso vuelva a suceder. Y entonces sintió que su ira se aplacaba a la compasión
por Jane, quien, se dio cuenta, no podía encontrarla dentro de sí misma para permitirse la
verdadera felicidad y la plenitud. Era un regalo que Jane no podía darse a sí
misma. Extrañamente, su vulnerabilidad y soledad inherente hicieron que Alex la amara
aún más.
"Jane, cariño, todo está bien. Puedo aceptar que no podemos estar juntas. . . que no puedes
amarme." Miró a Jane implorante. "Al menos déjame verte de vez en cuando. . . como
amigas . . . como . . . como lo que quieras."
Jane sonrió con tristeza y cuidadosamente se sentó junto a Alex, tomando su mano entre
las suyas. Sus dedos se encontraron los unos a los otros como si se hubieran sostenido las
manos mil veces antes.
"Alex, eres la mujer más dulce, más maravillosa que he conocido. Me refiero a eso." Ella
se inclinó y besó la mano de Alex. "Estás lista para amar de nuevo, Alex. Y estoy tan feliz
que lo seas." Miró hacia el cielo antes de cerrar los ojos con fuerza, y Alex pudo ver la
agonía y la decepción en su rostro. "Simplemente no puedes estar conmigo, Alex."
Cuando volvió a mirar a Alex, su decisión era firme. "Y no voy a tener citas secretas,
fugaces contigo. Eres demasiado especial para eso. Te mereces mucho más."
De mala gana, Alex se levantó para marcharse. Ella evaluó a Jane especulativamente. "Tú
también merece más que eso, lo sabes."
"Tal vez algún día lo haré."

151

Capítulo 11
El resto del verano vino y se fue en un aspecto borroso para Jane. Y mientras que la
temporada estaba cambiando, su ritmo agitado no lo estaba. Las ciudades y los rostros se
habían vuelto indistintos y se habían fusionado unos con otros, como las líneas de las
muchas carreteras por las que viajaba.
Aunque el final de la campaña se acercaba, ella ya no podía comprender lo que sería no
golpear la ruta día tras día: los discursos, las caminatas, las entrevistas, los cortes de
listones, incluso para el bautizo de un nuevo buque de carga en Detroit que lleva el
nombre de su padre. Ella no extrañaría el agotamiento, pero una parte de ella se perdería
la aventura y el paisaje siempre cambiante.
"Tres semanas por delante, y las cosas no podían verse mejor," Jack Wilson dijo en su
informe matinal. Por lo general, adusto y serio, el estado de ánimo del jefe de personal
parecía aligerarse con cada semana que pasaba de la campaña.
"Howard ha sido un cero a la izquierda por un tiempo, pero ahora básicamente esta
acabado," Jack dijo triunfalmente. "Sobre todo después de esta noche" él sonrió por detrás
del borde de la taza de café.
Jane tomó un sorbo de su propio café contemplativamente. Ella confiaba en el debate de la
televisión esta noche entre ella y el vicepresidente en funciones, Ben Palmer. Ella y su
personal habían pasado parte de cada día durante el último par de semanas practicando, y
un experto del equipo de Collins ya había preparado tanto a ella como a Collins, que
debatiría al presidente Charles Howard mañana por la noche en el mismo estudio.
"No nos pongamos demasiado arrogantes," Jane advirtió. Todos sabían que Howard y
Palmer estaban demostrando ser pobres oponentes hasta ahora. De hecho, Jane y Dennis
habían estado festejando en ellos y sus pobres registros, y las encuestas reflejaban la
desigualdad de la competencia.
Pero el exceso de confianza podría dar vuelta a los votantes, ella lo sabía. Lo mismo
ocurriría con los ataques que parecían demasiado viciosos. Ella tendría que caminar una
línea muy fina entre la confianza y la humildad, la determinación y la consideración.
Steph Cameron cayó en la habitación de hotel de Jane, su abultado maletín de cuero en la
mano. Estaba sonriendo. "Buenos días por la mañana a ambos. Nerviosa?" Ella le hizo un
guiño a Jane antes de dirigirse a la jarra de café en la barra de desayuno.
Jane reclinada en un sofá de dos plazas con su taza de café, con los pies sobre la mesa de
centro. "¿Qué te parece?" Ella le devolvió la sonrisa a su ayudante y vieja amiga de la
universidad.
152

Steph tomó asiento junto a Jack en un sofá enfrente. "Diría que pareces que tienes al gato
por la cola, lo cual, por cierto, lo haces."
Jane tomó un sorbo de café, disfrutando del aroma Colombiano y sabiendo que era
probablemente uno de sus pocos momentos tranquilos del día y de la noche por
delante. "Nerviosa, no. Aún no. Pero no estoy dispuesta a decir que tengo al gato por la
cola, como tú dices."
"Bueno, es prudente ser un poco cautelosa," Steph respondió. "Al menos deja que el resto
de nosotros disfrutemos de un poco de arrogancia."
Jane se rió brevemente. "Demasiado trabajo que hacer todavía antes de celebrar. Y
además, algo inesperado podría suceder para cambiar las cosas en un
centavo. Howard tiene la ventaja de ser el Presidente de los Estados Unidos en este
momento, lo que significa que es suyo perder y no el nuestro ganar."
Steph hizo un puchero.
"¿A qué hora tengo que estar en el estudio?"
"A las seis. Eso es dos horas antes de que comience el debate."
"Dios, no me digas que necesito mucho tiempo en maquillaje y vestuario. Sé que la
campaña ha hecho mella en mí, pero me veo tan mal?"
Steph y Jack se rieron al unísono. "Te ves muy bien," Jack dijo a través de una sonrisa. "A
Collins se le dijo estar en el estudio tres horas antes de que comience su debate!"
Jane sonrió, en absoluto preocupada por su apariencia, pero al menos el tema era una
distracción momentánea. "Está bien, bueno, eso me hace sentir mejor. Y voy a sentirme
aún mejor que eso si me dices que mi oponente está entrando en el estudio. . . oh, justo
ahora," dijo ella, echando un vistazo a su reloj.
Steph sonrió. "Bueno, no estoy segura de eso. Pero no tienes nada de qué preocuparte,
Jane. Vas a lucir hermosa y vas a dejarlos hechos polvo."
Jane frunció el ceño. "Hermosa, no me preocupa. Quiero verme . . . no sé, como hermana
mayor y CEO (Director Ejecutivo) todos a la vez. Y luego quiero parecer como la
próxima vicepresidenta de los Estados Unidos."
"No te preocupes," Steph dijo. "Estarás en un bonito traje de Versace, y te prometo no van
a ponerse demasiado chiflados en el cabello y el maquillaje. Y eres la próxima
vicepresidenta de los Estados Unidos."

153

Jane se encogió de hombros, su mente a la deriva. "¿Cuándo llega mi madre?"
"Ella va a estar llegando en algún momento antes del comienzo del debate," Jack dijo.
"Maldita sea," Jane murmuró. "No podrías convencerla de lo contrario, ¿eh?"
"Ya la conoces. Ella quiere estar allí, y una vez que ha tomado una decisión. . . "
"Sí, sí, lo sé. Tengo miedo de que me ponga nerviosa sabiendo que ella está en la
audiencia. Probablemente va a empezar a darme señales de mano o algo así."
"¿Eso es legal?," Steph preguntó, medio en broma. "De todos modos, una vez que te
vayas, chica, nada va a ponerte nerviosa ahí afuera."
Jane bebió un trago de café, esperando que Steph tuviera razón. Entre la presencia de su
madre y Collins mirando desde bastidores, que también significaba que Alex estaría
allí. . . Las cámaras y los millones de personas viendo no sería tan malo después de todo.
"¿A dónde vas?" Jack le preguntó mientras se levantaba.
"Creo que necesito un baño largo y caliente."
Ø
Jane estaba mirando tranquilamente sus notas en su amplio camerino en los estudios CBS
en 524 West 57th Street. La gente de peluquería y maquillaje finalmente la habían dejado
sola, y su chaqueta azul oscuro y una falda colgaban de una percha cerca, preparadas para
ella. Ella quería prolongar su paz y tranquilidad y el uso de sus viejos jeans y camisa de
mezclilla durante todo el tiempo que pudiera antes de que tuviera que estar en el escenario
bajo el cálido resplandor de las luces y el cruel escrutinio de las cámaras.
Un ligero golpe en la puerta precedió a un torrente de energía en la habitación.
"¡Mamá!"
María Kincaid se veía notable con un vestido de color verde brillante y una chaqueta
corta, de color crema recortada cuidadosamente alrededor de su esbelta cintura. Ella dio a
Jane un abrazo animado. "Cariño, es tan bueno verte. Déjame mirarte." María dio un paso
atrás evaluadoramente.
"Mamá, sé lo que vas a decir. No he estado comiendo ni durmiendo lo suficiente."

154

"Veo que has desarrollado la capacidad de leer la mente ahora. Eso te servirá bien como
vicepresidenta, ya sabes." María sonrió con orgullo. "Te ves. . . maravillosa."
Jane frunció el ceño, detectando un rastro de reproche en la voz de su madre. "¿Qué?,"
ella dijo, con las manos en las caderas.
"Nada querida."
"Madre. ¿Qué te molesta?"
"Sólo desearía que hubiera alguien cuidando de ti, ya que no eres la mejor cuidándote. Eso
es todo."
"Mamá, estoy bien. De verdad. Solo cansada. Ya sabes lo que es."
María suspiró dramáticamente. "Desearía que Alex Warner estuviera de vuelta en tu
equipo. Me sentiría mucho mejor sabiendo que ella está allí. ¿Por qué no puedes conseguir
que Collins te la devuelva?"
En realidad habían pasado días desde que Jane había pensado en Alex, lo cual era muy
inusual. La veía casi semanalmente, cada vez que ella y Collins hacían campaña
juntos. Ellas fueron cordiales, casi amistosas. Pero nunca habían vuelto a discutir su
última conversación íntima — la declaración de amor de Alex y su oferta muy tentadora
de sexo, y el rechazo suave y algo tenue de Jane.
Pasar demasiado tiempo con Alex, especialmente en cualquier momento a solas, era letal,
porque Jane aún no había conseguido sacarla de su sistema. Pero si al menos estaba
empezando a pensar en Alex con menos frecuencia, era un comienzo.
"Mamá." Jane se puso impaciente y espetó, "Tengo más de qué preocuparme en este
momento que quiénes son mis agentes. Y no he visto exactamente a Alex rebotando por
mi puerta exigiendo volver."
"Lo sé, querida. Es sólo que ella me prometió que cuidaría de ti. No entiendo."
Jane sintió que su corazón se sacudía en la revelación de su madre. Cuando Alex había
prometido cuidar de ella? Ella no podía permitirse el lujo de imaginar lo que se sentiría
tener a alguien ‘cuidando’ de ella. Para volver a casa al final del día, para compartir una
risa y un abrazo. "No necesito cuidados" Jane respondió con intención. "Estoy bien."
María arqueó una ceja escéptica. "Eso espero. Aún así, extraño a Alex. Ella es una buena
mujer."

155

Jane parpadeó ante la simple declaración. Sí. Ella es una buena mujer.
La puerta se abrió de golpe y Will Carter irrumpió a través, parecía nervioso y
excitado. "Están listos para ti, Jane."
Ø
El primero y, esperaba, último momento de angustia de Jane llegó en el saludo al aire del
vicepresidente Palmer.
"Dios. Eres incluso más bonita en persona." Él sonrió mientras miraba a Jane a la
cámara. "Ella realmente lo es, saben," él dijo con timidez a la audiencia televisiva.
Jane se sorprendió, totalmente desprevenida por su comentario. No había esperado que su
apariencia viniera en la campaña, pero debería haberlo hecho, se dio cuenta. Sus
oponentes podrían tratar de implicar que ella era demasiado bonita para ser tomada en
serio en el escenario mundial. Y cualquier persona que no conociera a Jane o que no había
prestado atención a su campaña podría creerlo. Ella no era ingenua con su
apariencia. Sabía que le había abierto las puertas. Pero abrir una puerta y permanecer allí
eran dos cosas diferentes.
Palmer tomó su silencio como su señal para continuar. "Su belleza, Sra. Kincaid, casi
podía hacer olvidar los problemas."
La audiencia en vivo se rió, pero Jane sólo le dio una sonrisa superficial. "Por suerte para
usted, Sr. Palmer, voy a recordarle eso con bastante rapidez."
El público se rió de nuevo, y Jane se relajó, aunque todavía no había terminado con su
oponente. El humor y el ingenio harían su punto mucho mejor que la agresión
despiadada. "Incluso te daré una bonita, brillante 8 x 10 si me dejas seguir con los
verdaderos problemas que este país quiere hablar."
El público rió a carcajadas y supo que había llegado a un punto. Ella capto un gesto de
aprobación de su madre en las sombras.
El moderador intervino con su primera pregunta. "Sra. Kincaid. ¿Está preparada para el
segundo cargo más poderoso en esta nación?"
Jane sonrió con calidez, en contraste con sus palabras. "Si no fuera así, no estaría
perdiendo el tiempo de todos." Miró directamente a la cámara. "Nunca he estado más
preparada para cualquier cosa en mi vida. Pero no se trata sólo de si estoy preparada. Creo
que es acerca de si este país está listo para un cambio, y creo que lo está. Nuestra

156

economía está en peor forma de lo que era hace cuatro años, y eso significa que tenemos
personas que no están comiendo también y que no están recibiendo la atención médica
adecuada. Tenemos personas que pierden sus casas, sus empleos. También hemos perdido
a un par de miles de soldados que han trabajado sin el progreso que necesitan para
justificar su presencia allí. Todos estamos listos para un cambio."
"Sr. Palmer?"
El rostro del vicepresidente había enrojecido un tono. "Estoy de acuerdo con algunos de
los puntos de la Sra. Kincaid acerca de los últimos cuatro años. Pero eso es lo que es clave
aquí — cuatro años. Un mandato no es suficiente para hacer todo lo que queremos
hacer. Tenemos la fundación ahora. Necesitamos otro mandato para ver que nuestros
programas y políticas realmente florezcan y resulten en cambios positivos."
Jane estaba sacudiendo la cabeza. Ella no pudo resistir interrumpir, a pesar de que sabía
que estaba prohibido. "Una casa construida sobre una base débil seguramente caerá, Sr.
Palmer."
El moderador levantó una mano. "Tendrá tiempo para una réplica después, Sra.
Kincaid. Sr. Palmer, la pregunta es, es usted la mejor opción aquí?"
Palmer sonrió airadamente, su carnoso cuello se abultaba sobre el cuello de la camisa.
"Por supuesto que lo soy. He tenido muchos años en el gobierno. Y la experiencia no se
compara con una abultada cuenta bancaria y un apellido muy conocido." Él lanzó una
mirada de disgusto a Jane.
"Sra. Kincaid? "el moderador apuntó.
Jane hervía en silencio, pero no iba a ser arrastrada a un ataque personal. Ella se estabilizó
antes de responder. "Hay una vieja frase que dice, si quieres tu lugar en el sol, tienes que
salir de la sombra del árbol genealógico. Creo que lo he hecho. Ayudar a la gente y tratar
de hacer un mundo mejor no puede suceder si no se aventuran fuera de la granja familiar,
Sr. Palmer. Y esto no sucede si nunca sale de su torre de marfil, tampoco."
El público aplaudió su aprobación, y Palmer dio un pequeño ceño fruncido. Jane sonrió
con dulzura.
"Sra. Kincaid. El multimillonario Warren Buffet recientemente dijo que cree que los ricos
no están pagando suficientes impuestos. Que está gravado a una tasa más baja a algunos
de sus empleados.¿Está de acuerdo con su punto de vista? "
"Creo que todos queremos un Estados Unidos donde todo el mundo tiene la misma
oportunidad. Donde sus antecedentes familiares o el color de su piel no predeterminan su

157

futuro. Creo que aquellos que están en mejor situación tienen una responsabilidad con la
comunidad y con quienes les rodean. Así que, sí, creo que los ricos no pagan impuestos lo
suficiente. Y creo que los recortes de impuestos del presidente Howard han diezmado
nuestro sistema social, y eso es algo que me gustaría trabajar para cambiar." Jane miró a la
cámara, el puño apretando el atril. "Todo se reduce a qué tipo de sociedad queremos
vivir."
"Sr. Palmer?"
"Una sociedad de bienestar es de lo que está hablando, Sra. Kincaid." Palmer era
condescendiente ahora. "No creo que esa sea la sociedad en la que nadie quiera que
vivamos."
Jane sonrió a sabiendas. "No estoy hablando de caridad, Sr. Palmer. Estoy hablando de
igualdad. Estoy hablando acerca de igualdad de condiciones. Estoy hablando acerca de
honrar el trabajo duro y no sólo premiar la riqueza. Ese es el tipo de sociedad que
queremos."
El público aplaudió, y no fue sólo por cortesía. Jane sabía que sus golpes verbales estaban
aterrizando.
"¿Qué haría usted para sellar la frontera con México a la inmigración ilegal?" el
moderador preguntó a Palmer.
"Fuerzas del orden, esa es mi política," respondió alegremente. "Me gustaría duplicar la
patrulla fronteriza."
"No sé cómo vas a encontrar espacio en ese presupuesto para duplicar la patrulla
fronteriza con todos los recortes de impuestos que estás proponiendo," Jane
contraatacó. "¿Qué vas a hacer, acumular más en las espaldas de las madres solteras y los
ancianos?"
"Por supuesto que no," el vicepresidente espetó. "Hay suficiente para todos, incluyendo
más patrullas fronterizas."
"Seguro," Jane respondió con irritación. "Dile eso a la gente pobre del condado de
Lowndes en Mississippi y las víctimas desplazadas por el huracán Katrina. O a los
discapacitados que viven con seiscientos dólares al mes. Diles que hay suficiente para
todos."
El moderador estaba a punto de interrumpir con otra pregunta, cuando el vicepresidente
Palmer frunció el ceño, y dijo, "Supongo que tienes todas las respuestas, pequeña dama."

158

Jane se limitó a sonreír, su ira a punto de ebullición, su tono cortante. "Si dijera que tengo
todas las respuestas, sería un republicano. Y otra cosa." Su mandíbula se tensó. "No soy
pequeña dama de nadie."
Un jadeo colectivo de la pequeña audiencia, seguido por subsiguientes murmullos de
placer, animaron a Jane. Oh si. Ella lo tenía ahora. Y ella lo hizo. El resto del debate
continuó con Palmer a la defensiva y Jane anotando puntos obvios. Palmer no reveló
nuevas ideas y Jane fácilmente hizo carne para hamburguesas de las políticas actuales de
su administración.
Dennis Collins la saludó con un cálido apretón de manos y una palmadita de felicitación
en la parte posterior del escenario. "Vas a ser una marca difícil de superar mañana, Jane."
"Eso no será un problema para ti, Dennis. Howard esta exactamente tan fuera de su liga
como Palmer."
Su madre la abrazó y le dijo que estaba muy orgullosa.
"No fui demasiado perra, verdad?" Jane susurró a Alex, de pie cerca de una pared a pocos
pies de distancia.
Alex sonrió radiantemente y Jane sintió su aliento agarrado en la garganta. Alex se veía
tan bien como siempre, y ella todavía miraba a Jane como si quisiera echarla por encima
del hombro y llevarla al motel más cercano. La fugaz fantasía casi hizo a Jane tropezar.
"Pienso que estuviste perfecta," Alex dijo, sonrojándose un poco.
Jane se obligó a seguir adelante y se preguntó si habría siempre esa química entre
ellas. Ella tanto lo quería y lo maldecía.
Ø
Jane había planeado ver el debate de su compañero de fórmula desde bastidores, tal como
él había visto el suyo. Era importante mostrar un apoyo sólido el uno para el otro, incluso
si estaba fuera de la cámara. Los periódicos estaban seguros de notar su presencia.
Ella cenó en el hotel con su madre y sus colaboradores más cercanos, contenta de que su
turno enfrente de la cámara había terminado. Jack señaló su reloj. Era hora de ir al estudio.
"Sólo tengo que ir a mi habitación por mi abrigo." La tarde de Octubre era fría,
presagiando otro cambio de estación. Jane abrió el armario de su suite y escogió un abrigo
negro.

159

Iría muy bien con su traje de pantalón negro y blusa azul cobalto. Ella casi siempre
llevaba algo azul en estos días para enarbolar los colores del partido, al igual que Collins
generalmente llevaba una corbata azul o una camisa azul. Era superstición más que nada.
La puerta de su suite se abrió de repente y Carter entró, sorprendiendo a Jane. Mucho más
alarmante era su cara, que, incluso por su coloración, estaba casi blanco.
"¿Qué pasa?" Jane sabía que algo estaba mal, e incluso mientras hacía la pregunta, se
preparó mentalmente.
La mano de él agarrando su teléfono celular temblaba incontrolablemente. "La caravana
de Dennis ha sido golpeada."
"¿Qué?" Jane sintió que la sangre se escurría de su propio rostro. "Maldita sea, ¿de qué
estás hablando, Carter? Golpeada . . . como un disparo o una explosión o qué?"
María Kincaid estaba justo detrás de Carter, después de haberlo seguido. Parecía tan
aturdida como ellos.
"Eso . . . ellos . . . fue un accidente de coche. Un — otro coche chocó contra su limusina
en una intersección hace unos veinte minutos. Estaban dirigiéndose al estudio."
"¿Estaba herido?" Jane necesitaba los hechos lo más rápido posible.
"Una pierna rota, creo." Carter todavía no se calmaba, y Jane no entendía.
"¿Corre peligro?"
"No lo creo. Están siendo trasladados al Hospital Bellevue."
El pelo en la parte posterior del cuello de Jane se alzó. Ella captó la mirada en los ojos de
su madre y supo de inmediato que su peor temor se había hecho realidad. Alex había
resultado herida. "¿Qué tan mal esta Alex?," Preguntó con una voz que no reconoció.
"No lo sé."
Jane corrió hacia el baño, sosteniendo su estómago, esperando contener las náuseas el
tiempo suficiente para llegar a la taza del baño. Ella lo hizo – apenas. Su madre la siguió
después de un momento y le frotó la espalda de modo tranquilizador. Jane no podía
hablar. Sólo podía mover la cabeza una y otra vez.
"Cuando estés lista, tendremos más información, Jane."
Jane finalmente se puso de pie con las piernas temblorosas y se echó agua fría en la cara.

160

"Estoy segura de que Alex va a estar bien, querida. Es una mujer fuerte."
Jane se volvió hacia su madre. "No sabemos si se pondrá bien, madre," exclamó entre
dientes, su voz delgada de ira. "No sabemos absolutamente nada. Alex podría estar muerta
por lo que sabemos."
Vio el dolor en los ojos de su madre, pero ahora no era el momento de preocuparse por sus
sentimientos. "Sabes mejor eso que minimizar algo como esto conmigo, madre." La
familia Kincaid había pasado por más que su cuota de dolor y tragedia. Pensó en su
hermano, Joe Junior, que murió tan joven, luego su marido Dan, que se había ido tan
pronto de ella en un accidente aéreo. Luego fue su padre. Le dolía que su madre tratara de
disminuir la posibilidad de que Alex estaba herida.
"Jane, yo — "
"Vamos, madre." Jane abrió el camino saliendo del cuarto de baño.
Su suite se había llenado rápidamente con agentes del Servicio Secreto y miembros del
personal. Estaba tan acostumbrada a tener gente a su alrededor, que apenas se dio cuenta.
"Collins está con una pierna rota," Jack informó. "Pronto entrará en cirugía."
"¿Qué hay de Alex Warner?"
Jack la miró como si acabara de preguntar acerca de la teoría de la relatividad. "¿Qué?"
"Quiero que averigües cómo esta Alex Warner," respondió en un tono que significaba que
esperaba una respuesta ayer.
"Jane, tenemos que hablar sobre — "
"Voy a comprobarlo," Carter intervino antes de que Jane reventara. Ella parpadeó las
gracias a él antes de que saliera de la habitación.
Jane se retiró al sofá y se dejó caer en el. Ella no sabía lo que haría si Alex estuviera
realmente herida. . . o peor. Oh, Dios, no. Ella no puede estar. Por favor. Jane sabía sin
duda que lo dejaría todo si Alex pudiera estar bien. Pero también sabía que no era su
decisión hacerlo en este momento. Se sentía más impotente de lo que se había sentido en
años.
"Muy bien, Jack," dijo en voz baja. Había trabajo por hacer, sin importar que noticias de
Alex le esperaban. "¿Qué tenemos que hacer?"

161

Él se sentó, ajeno a la ansiedad que amenazaba con volverla enferma. "El debate de esta
noche se cancela, por supuesto. La prensa se esta volviendo loca en este momento. Están
pidiendo declaraciones de todos, incluyendo a mi gato."
Jane levantó una mano cansada hacia su palpitante sien. Tendría que salir y
actuar. Decirles a todos que el partido era fuerte, que la campaña continuaría, que podía
tomar el volante por un tiempo. Y luego ganar la elección prácticamente por sí misma. No
sabía si podía hacerlo, especialmente si Alex. . .
"Necesito saber de Carter primero."
Jack le dio esa mirada de nuevo. "Escuchar de él acerca de qué?"
"Acerca de Alex," Jane espetó. Ella dirigió una mirada penetrante a su jefe de personal
que podría haber pelado la pintura de una pared. "No puedo salir y fingir que todo está
bien si no lo esta. Tengo que saber si Alex va a estar bien primero." Ella vio a su madre
asentir en silencioso acuerdo.
"Cristo, Jane. Tienes que tranquiliz — "
Carter volvió a aparecer, su boca una delgada línea de preocupación.
"¿Qué?" Jane ladró con impaciencia.
"Alex tiene una lesión en la cabeza. Están haciendo pruebas. Ella es. . . no creo que este
consciente."
Jane se sintió repentinamente mareada. "Mierda. ¿Qué diablos pasó, Carter?"
Él se encogió de hombros. "Al parecer algún borracho se pasó una barricada en una
intersección y ellos fueron chocados por un costado. Hasta ahora no parece como nada
más que eso."
Los pensamientos de Jane estaban todavía en Alex. "Dime que ella va a estar bien,
Carter. Ella tiene que estar bien." Todos estaban mirándola y ella se sentía como
retorciendo cada uno de sus cuellos hasta que se obtuvo una respuesta.
"No creo que sabremos más por un tiempo," él respondió sin convicción.
Jane se puso de pie y empezó a caminar, pasando una mano nerviosa por el pelo. Sabía
que todos estaban esperando a que ella tomara una decisión, actuara como un líder, que
fuera fuerte. Y ella era fuerte. Ella se había empujado a sí misma a través de tragedias
antes, estaba familiarizada con la presión y sabía como la galvanizaban y agudizaban sus

162

sentidos. Esta vez era diferente, sin embargo. Se sentía como si, finalmente, esta fuera una
tragedia que podría no ser capaz de soportar. Ella apeló a su madre con una mirada.
María se acercó a ella, le tomó la mano y le dio un apretón. "Janey, puedes hacer
esto. Eres la persona más fuerte que he conocido, y es hora de que el país vea eso,
también. Esa es la única cualidad que te ha impulsado aquí."
Jane sabía que eso era cierto. A veces había sido demasiado fuerte para su propio
bien. Como con Alex. Querida Alex.
"Podemos ir al hospital después de dar un discurso," María añadió.
"El estudio lo tiene todo," Jack interrumpió. "Puedes hacer un discurso en vivo al país y
después una breve aglomeración a la prensa después."
Jane se puso de pie. Ella tragó saliva y encontró la fuerza que iba a necesitar en las
próximas horas. "Muy bien, Jack. Vamos a trabajar en el discurso en el camino. Pero voy
al hospital justo después."
"Por supuesto. No se vería correcto que no lo hicieras."
"No estoy hablando de ir allí por Collins," dijo entre dientes, y luego salió de la
habitación, su abrigo colgado del brazo.

Capítulo 12
Casi se podía olvidar de que estaba en un hospital, Jane se maravilló al contemplar sus
alrededores la sala VIP muy bien amueblada en Bellevue. El hospital, además de ser una
unidad de traumatología de nivel mundial, servía como el centro de atención médica para
los dignatarios que visitaban la ciudad de Nueva York. Esa parte era evidente. La enorme
sala de la planta superior con las amplias ventanas estaba ricamente alfombrada y
amueblada con costosos sofás de cuero oscuro, y un televisor de pantalla grande. Incluso
tenía su propia cocina con electrodomésticos de acero inoxidable, incluyendo una cafetera
que funcionaba sin parar.
La habitación se iba llenando cada minuto con agentes del Servicio Secreto y una
dispersión de ayudantes que pertenecían tanto a Jane y Dennis Collins. Jane estaba
agradecida de que los medios de comunicación se mantenían lejos en un área separada del
vestíbulo de la planta principal del hospital.

163

Su discurso en vivo y la multitud de medios después había ido bien, pero no necesitaba
más hostigamiento en este momento. La energía para mantener la compostura había casi
desaparecido. Flanqueada en un sofá por su madre y Will Carter, Jane tamborileó sus
dedos sobre su regazo. "Tal vez alguien debería volver a buscar a esa doctora. Cristo. ¿No
sabe que quiero hablar con ella?"
"Ella sabe, querida," María suministró con suavidad.
"¿Estás segura de que saben que Alex no tiene familia y que nosotros somos los que
debemos hablar con ellos?"
"Sí, Jane," Carter respondió suavemente. "Han sido informados de la situación. Ellos
saben que no deben dar ninguna información sobre el estado de Alex a nadie más que a
nosotros y a los superiores de Alex."
Jane apenas podía contenerse. Durante dos horas, ella había sido la imagen fría y serena,
pero ahora se sentía como si fuera a explotar si no escuchaba pronto noticias de Alex. Una
figura larguirucha en bata de color azul oscuro y gorra quirúrgica entró en la habitación.
Carter, que parecía reconocer a la doctora, se levantó y rápidamente le hizo un gesto.
Jane se levantó y se obligó a mantener la calma. "¿Cómo está el agente Warner, doctora?"
La Dra. Wong, que se había presentado como neuróloga de Alex, le dijo a Jane con voz
neutra que la condición de su paciente estaba vigilada. Alex había sufrido una fractura
lineal de cráneo en el accidente.
"No hay daños reales mostrados en la TC (Tomografía computarizada), pero la estamos
manteniendo en coma inducido por un día o dos para intentar contener cualquier tipo de
hinchazón cerebral. Mañana haremos otro escaneo para ver más de cerca."
"No hay cirugía en este punto, entonces?"
"Si necesitamos hacer una craneotomía en cualquier momento, lo haremos. Pero no hay
un hematoma que podamos ver. . . nada que reparar."
María agarró el antebrazo de Jane confortablemente. "Entonces ella debe salir de esto
bien?"
La doctora puso los cansados ojos marrones en María. "Ella debería, sí, pero siempre dudo
con lesiones en la cabeza para predecir el futuro con precisión. Ella podría tener meses de
dolores de cabeza, alguna pérdida de memoria incluso."

164

El corazón de Jane se hundió. Se sintió aliviada más allá de creer que Alex iba a lograrlo,
pero no había ninguna garantía de que se recuperaría totalmente. "Podemos verla ahora?"
La Dra. Wong asintió. "Pero por favor que sea breve."
Jane sabía que la UCI se vería así. Ella sabía qué esperar. Durante su formación médica,
había visto a pacientes inertes conectados a las máquinas que se encargaban de todas sus
funciones corporales necesarias, incluyendo la respiración, mientras se recuperaban de
enfermedades graves o traumatismos. Era un ambiente antiséptico, impersonal lleno de
hardware médico. Incluso los pacientes adquirieron una apariencia artificial.
Para lo que Jane no estaba preparada era el helado miedo y la conmoción que sintió
cuando entró en la pequeña habitación acristalada. Alex yacía inconsciente, con la cabeza
fuertemente vendada, sus ojos bien cerrados, la mejilla izquierda magullada. Un tubo
serpenteaba en su boca, conectado a un respirador artificial. Una línea intravenosa le
llegaba a la mano izquierda. Los electrodos monitoreaban su ritmo cardíaco y la presión
arterial, los números constantes en una pantalla cercana que ofrecían sólo una pequeña
medida de consuelo a Jane. Las máquinas zumbaban.
Oh, Alex! Jane agarró la barandilla de cromo para mantener el equilibrio. Sintió la
presencia de su madre a sólo pulgadas detrás de ella, pero su atención se mantuvo fija en
Alex. Parecía tan vulnerable, tan débil, su forma tan inmóvil y casi sin vida. . . no era la
Alex que conocía — tan fuerte y atlética y capaz. No, esta era una imitación
unidimensional de la mujer por la que Jane se había llegado a preocupar tan
profundamente, que necesitaba a un nivel tan profundo. La idea de que Alex no pudiera
ser esa persona de nuevo lanceteo a Jane con la nitidez de una navaja.
Jane contuvo la respiración entrecortada mientras sintió que su miedo se transformaba en
ira, luego en miedo de nuevo, y finalmente en una profunda tristeza que hizo que todo su
cuerpo se hundiera en cansancio. Ella tocó el brazo de Alex, luego lo acarició
ligeramente. Su piel estaba tibia pero no respondía. El ánimo de Jane se hundió a un
nuevo nivel mientras observaba el pecho de Alex subir y bajar con la precisión
cronometrada del respirador.
"Alex," Jane dijo en voz baja, inclinándose a su oído. "Necesito que te mejores. Necesito
que lo hagas por mí." Ella sintió que las lágrimas se reunían y trató de contenerlas, pero
fracasó. "Si haces eso por mí. . . " Jane no pudo terminar. Sólo sintió desesperación y no
pudo imaginar el futuro sin Alex. La realización la golpeó con una fuerza brutal.
"Querida," María ofreció con dulzura. "Creo que tenemos que sacarte de aquí. Deja que te
lleve de vuelta al hotel."
Jane dejó que su madre la guiara suavemente lejos de la cama de Alex.

165

Ø
Entumecida por el dolor y una soledad que no podía expresar con palabras, Jane buscó
consuelo en un gran vaso de bourbon y se lo bebió como si fuera néctar curativo. Enroscó
sus piernas por debajo de ella en el sofá en una postura protectora, dejando que el alcohol
la calentara donde se sentía fría y anestesiar los sentidos que ya estaban embotados.
"Cariño, no creo que el alcohol vaya a — "
"Madre, no," Jane respondió con sequedad, tomando otro sorbo.
La habitación estaba iluminada sólo por la tenue luz de una lámpara de Tiffany en el
extremo de una mesa, y Jane se alegró por las sombras y la oscuridad que encontró en
ellos. Ella sabía que su agonía debía estar en toda su cara. No quería la compañía de su
madre — ni de nadie — pero María Kincaid se había negado a dejarla sola. En desafío,
Jane decidió que iba a sentarse y beber y dejar que su pena se agitara imprudentemente y
en silencio en su interior. Era buena en buscar la privacidad, alejándose, incluso en una
habitación llena de gente.
"Ella va a estar bien, ya sabes." María se sirvió una copa de la botella de Jack Daniels en
la mesa de centro.
"No me vengas con esa mierda, madre. No sabemos eso."
Si María se sorprendió por el tono y el lenguaje de Jane, no lo demostró. Ella se sentó en
el extremo opuesto del sofá y tomó un sorbo de su bebida. "Tienes razón. No sabemos
eso. Pero lo podemos esperar, Jane." Se quedó mirándola hasta que Jane se volvió hacia
ella. "A veces eso es todo lo que hay. A veces . . . " la voz de María falló. "A veces la
esperanza es lo único que te mantiene cuerdo."
Jane parpadeó las lágrimas. Alcanzó a través del espacio por la mano de su madre y la
sostuvo. "Lo siento, madre. Ambas hemos perdido mucho, ¿verdad? "
María Kincaid asintió, estoica de nuevo. "Alex significa mucho para ti, ¿verdad?"
Jane apretó la mano de su madre más fuerte de lo que pretendía. "No puedo perder a nadie
más." Las palabras salieron estranguladas.
María se deslizó y puso su brazo alrededor de los hombros de Jane, acercándola
suavemente. "Lo sé, Janey. No quiero que pierdas a nadie más, tampoco."
Jane sintió un estruendoso sollozo a través de ella y se entrego a ello, dejando que sus
emociones reinaran sobre ella de una manera que no había permitido desde el verano

166

pasado, en el coche después de salir de la casa de Alex. Sabía que los brazos de su madre
estaban alrededor de ella, pero se sentía casi desconectada de su cuerpo mientras se
sacudía y temblaba y estallaba en lágrimas y atroces sollozos.
Después de un largo momento, María limpió la cara de Jane con un pañuelo desechable,
retirándose lo suficiente para mirarla. Ella tomó tiernamente la barbilla de Jane. "Siempre
has mantenido demasiado para ti, Jane. Siempre has sido tan buena en barrer tus
sentimientos a un lado y seguir adelante, sin importar cuál sea el costo. No siempre se
puede hacer eso con el amor."
Jane parpadeó con fuerza para soltar lo último de sus lágrimas. Cuando abrió los ojos de
nuevo, vio que su madre sabía exactamente lo que Alex significaba para ella. No hubo
juicio, sólo reconocimiento.
"La amo, mamá."
"Puedo ver eso, querida."
"No estás molesta?"
María negó con la cabeza y sonrió débilmente. "Sólo quiero que seas feliz, Jane. Eso es
todo lo que siempre he querido."
"Oh, mamá." Jane dejó que su madre la abrazara de nuevo. Sentía el peso de tantos
miedos y preocupaciones elevarse. Años de valor. Apenas reconoció la sensación de
ingravidez.
"Dios," Jane dijo. "No puedo creer que ahora estoy finalmente dándome cuenta de lo
mucho que la amo. Lo mucho que la necesito en mi vida." Decir las palabras finalmente lo
hizo mucho más real.
María se desprendió del abrazo y acarició la mejilla húmeda de Jane. "Creo que te diste
cuenta de eso hace un rato. Creo que ahora sólo estás admitiéndolo. Aceptándolo."
"¿Lo sabías?"
María se encogió de hombros. "Podría decir que en la isla la primavera pasada que había
algo entre las dos. Alex tiene que ser una mujer muy especial para capturar tu corazón."
Jane asintió con la cabeza, tratando de alcanzar su bebida. "Lo es." Ella sonrió y tomó un
sorbo de bourbon. "Ella es realmente maravillosa." Jane recordó el toque de Alex, la
sensación de su cuerpo contra ella. Y la forma en que besaba. . . tan suave y firme y

167

exigente y enternecedora, todo a la vez. Ella quería más toques y más besos. . . mucho
más de Alex. No podía terminar todo antes de que siquiera hubiera realmente comenzado.
¿Podría?
"¿Estás bien, querida?"
"Incluso si Alex está bien, no sé si hay una oportunidad para nosotras."
"¿Ella te ama?"
"Dios, sí. Pero yo . . . " Dejó que su voz se apagara, sintiéndose sin esperanzas de nuevo.
María sonrió pacientemente. "Déjame adivinar. Te resistes a su amor."
Su madre rara vez se equivocaba en sus percepciones. "Sí, lo hice. Y le hice daño en el
proceso."
"Si ella te ama, te perdonará," María respondió con calma. "Sin el perdón, el amor
realmente no vale mucho, ya sabes."
Jane pensó de nuevo en el largo matrimonio de sus padres. Habían sido verdaderos
compañeros, verdaderos socios, pero también había habido momentos difíciles. Y siempre
habían logrado salir de ellos, más fuertes que nunca. Ella siempre había querido eso para
sí misma. Tal vez ahora finalmente estaba lista para hacer los sacrificios que el amor
requería. No lo había estado antes, ni siquiera con su marido en su breve matrimonio. Oh,
ella pensó que lo había amado, pero se habían amado sólo cuando era conveniente. . . sólo
cuando no interfirió con sus trabajos y sus objetivos y sus vidas demasiado separadas.
Jane tomó una respiración profunda, purificadora. "Sólo espero tener la oportunidad de
mostrarle mi amor."
María sonrió. "Lo harás."
"Quiero una vida. Con ella."
"Dios mío. Nunca pensé que te escucharía decir eso. Ya era hora de que quisieras eso para
ti. Que lo quisieras todo."
Jane deseaba que fuera así de fácil. "El problema es que no puedo tenerlo todo. No puedo
tener tanto a Alex como a mi carrera."
Las cejas de María se elevaron bruscamente. "¿Por qué no?"

168

Jane suspiró con irritación. "Vamos, madre. Nadie va a votar por una lesbiana para ocupar
el segundo cargo más importante en este país."
"Espera un minuto. Me acabas de decir lo mucho que amas a Alex, y ya vas a — "
"Whoa," Jane dijo enfáticamente, sosteniendo sus palmas hacia arriba. "Yo no he dicho
que estaba dejando a Alex."
María parecía aturdida. "¿Quieres decir que estás dejando el partido?"
"Si Alex sale de esto, no la dejaré de nuevo." Ella sintió que su garganta se contraía. "Eso
es lo que estaba a punto de prometerle en el hospital."
María asintió, claramente complacida. "No pensé que lo tuvieras en ti."
"¿Qué?"
"La capacidad de poner el amor antes que todo lo demás, en especial tu carrera."
"Bueno, supongo que llevo ventaja sobre papá," Jane dijo con sarcasmo.
La mirada de María se volvió de acero. "Eso no es cierto. Tu padre siempre me puso a mí
y sus hijos primero."
Jane hizo una mueca. "Él nunca estaba en casa, madre. Su carrera era todo para él."
María negó con la cabeza enfáticamente. "No conoces a tu padre tan bien como crees que
lo hiciste."
"No lo entiendo."
"¿Por qué crees que nunca se postuló para presidente o vicepresidente? ¿Por qué crees que
rechazó un puesto en el gabinete en la administración de Jimmy Carter?"
Jane se quedó estupefacta. "Pensé que el momento no era simplemente nunca el adecuado
para él."
"El nunca hizo esas cosas porque yo no quería que lo hiciera. Y él no quería tampoco. No
quería estar viajando por el mundo todo el tiempo, lejos de todos nosotros. Teniendo
tantas exigencias sobre su tiempo." María miró penetrantemente a los ojos de Jane. "Él
sabía lo que era importante. Sobre todo después de que Joey murió. Yo tenía tanto miedo
de que no te dieras cuenta de esas cosas por ti misma."

169

Jane tragó las lágrimas frescas. "Dios, no lo sabía. Quiero decir, él siempre nos estaba
empujando de niños a seguir sus pasos. Yo en particular. Pensé que él quería que yo. . ."
Jane no pudo terminar. Alex, hace meses, ya había golpeado el suelo debajo de ella. Y
ahora, su padre — su brújula — no era de repente lo que pensaba. Ya no estaba segura de
nada, excepto de su amor por Alex. Y tal vez esa sea la cuestión.
"Cariño," María dijo suavemente. "El quería que tuvieras éxito, que hicieras algunas de las
cosas que él no hizo. Porque sabía que tenías el talento y el impulso. Pero él nunca hubiera
querido que renunciaras a la verdadera felicidad por ello."
Jane dejó caer su cabeza entre sus manos, para digerir esta nueva información. Se había
dicho a sí misma — convencido a sí misma — que estaba en la política para efectuar el
cambio. Ayudar a la gente. Y era verdad, esas cosas eran su fuerza motriz. Pero también
había seguido adelante porque pensó que eso es lo que su padre hubiera querido. Ahora de
repente se sentía libre del legado familiar. Se había sentido un algo libre después de que su
padre había muerto — o al menos había pensado que lo hizo. Pero no de esta
manera. Ahora que ya no estaba encadenada por los recuerdos y sus propios errores de
juicio.
"Dios mío, soy libre," murmuró en voz baja, exultante.
"Sí, lo eres." María sonrío. "¿Todavía lo quieres?"
Jane sabía exactamente lo que su madre quería decir. Ella se rio tontamente. "Lo quiero."
"Esa es mi chica."
"Pero no estoy segura de que sea posible."
María le hizo un guiño. "Mayores mentes que la mía seguramente no estarían de acuerdo
contigo. Creo que es tiempo de que Clara tenga una visita a la ciudad de Nueva York,
¿verdad?"
"Ni siquiera voy a considerar nada hasta que sepa que Alex va a estar bien. Eso es todo lo
que me importa en este momento."
Ø
Jane se recluyó en la habitación de Alex durante gran parte de los siguientes dos días,
observando a la mujer dormida que sabía sin dudar era el amor de su vida. Ella acarició
con ternura las manos y los brazos de Alex, su mejilla. Ella revolvió su pelo, apretó los
dedos. Esperaba que su toque transmitiera el amor que sentía tan fervientemente. Se

170

obligó a tener paciencia, porque quería tanto decirle a Alex cómo se sentía, lo que
lamentaba y para hablar de amor y el futuro y el perdón. Pero ya habría tiempo para todo
eso. En este momento Alex necesitaba sentir su amor, su presencia.
Jane estaba sorprendida por la rapidez y facilidad con la que la decisión había llegado a
ella, ahora que lo había hecho. Y lo absolutamente correcto que se sentía. Ella no quería
— no podría — vivir sin Alex. Amaría a Alex con cada célula de su cuerpo, y lucharía por
ella y por su amor, sin importar cuál sea el costo. Esperaba y rezaba que no fuera
demasiado tarde con Alex.
Jane sonrió a los pensamientos de lo que iba a hacerle a Alex una vez que la tuviera sola y
fuera del hospital. Oh, querida. Jane tomó una agitada respiración y la sostuvo por un
largo rato. Voy a comenzar con pequeños besos justo a lo largo de tu mandíbula. Y luego
voy a besar tu cuello y tu garganta, y por supuesto tu boca. Y voy a mordisquear tus
labios, mientras mis manos —
Un gemido bajo, prolongado vino de Alex, sorprendiendo a Jane de sus pensamientos
sexuales. Cuando los párpados de Alex se agitaron y luego se abrieron, el corazón de Jane
se saltó al menos dos latidos.
"¿Cariño? Alex?," Dijo con urgencia. Se sentía como si estuviera en un precipicio,
suspendida, y ella o bien se elevaría o se estrellaría en el fondo, dependiendo de cómo
fueran los siguientes momentos.
Alex miró de nuevo, y Jane se dio cuenta inmediatamente de que las pupilas estaban
dilatándose correctamente. Oh, gracias a Dios!
"Alex, cariño. Sólo tómalo con calma, ¿de acuerdo?" Jane le acarició la mejilla, tratando
de parecer tranquila. "Estoy aquí contigo."
Alex se esforzó por hablar alrededor del tubo de respiración.
"Cariño, no hables. Tienes un tubo de respiración en la boca. Voy a ir a buscar al médico
y lo sacaran de ti, ¿de acuerdo?"
Jane se levantó, eufórica y ansiosa, pero Alex le tiró con fuerza de la mano, atrayéndola
hacia atrás.
"Está bien, no te voy a dejar por más de un minuto. Lo prometo." Ella observó como los
ojos de Alex se cerraban de nuevo. "Duerme, querida. Estaré aquí."
Una hora más tarde, Jane encontró a su madre en la sala VIP.

171

"Buenas noticias, entiendo." María sonrío.
Jane asintió con la cabeza. "Ella está despertando. Ahora qué tal si vamos a buscar a Clara
y tenemos esa reunión?"
Ø
El anuncio de que Jane quería una reunión no fue una sorpresa. De hecho, se esperaba una
reunión. Durante dos días, tanto el personal de Jane y el de Dennis Collins habían estado
pidiendo una sesión de estrategia. Las dos últimas semanas de campaña caerían sobre los
hombros de Jane, y estaban ansiosos por sacarla al camino y en la atención de los medios,
aprovechando la simpatía del público por el accidente automovilístico. Su negativa a
volver a la campaña electoral había causado apretones de manos y rabietas, y poco en el
camino de la comprensión.
Jane miró alrededor de la amplia sala del hospital VIP, nivelando su mirada en cada
persona reunida a su petición. Estaba Collins, acostado en la cama del hospital con la
pierna en tracción, con aspecto irritable e impaciente. Su jefe de personal, un hombre de
mediana edad cuya circunferencia mostraba que había comido demasiadas cenas de pollo
y bebió en muchas barras de cortesía, parecía igualmente irritable.
Jack Wilson estaba de pie con los brazos cruzados sobre el pecho, parecía
implacable. Steph Cameron parecía más nerviosa que nada mientras volvía ansiosamente
la mirada de Jane, mientras que Will Carter le daba a Jane una sonrisa de medio lado de
aliento. Casi se sentía como un cordero en una cueva de lobos, hasta que recordó la razón
por la que estaban todos aquí. Este era su espectáculo ahora, y ella no sería descarrilada.
"Todos," Jane dijo uniformemente, haciendo caso omiso de su acelerado corazón. "He
llamado a esta reunión porque hay algo que tengo que decirles a todos. Es algo que podría
significar el fin de. . . todo esto." Ella tendió los brazos, sabiendo que todo el mundo
estaba pendiente de cada palabra ahora. Era exactamente donde ella los quería. "Algo ha
ocurrido en mi vida personal que puede poner en peligro mi futuro en la política."
La cara de Jack cayó. Steph jadeó con fuerza lo suficiente para atraer la atención de
todos. Carter observó a su jefa, con la boca abierta.
Jane ignoró las maldiciones silenciosas de Collins y su jefe de personal, Tony
Anstett. Ella sabía que estaban esperando lo peor — fraude fiscal, aceptar sobornos, una
condena por conducir ebria. Jane reprimió el impulso de reírse. Sexo pagado. Como que
sería tan solo en Washington.

172

"No es algo escandaloso. No para mí. Jamás. Y eso es algo que todos ustedes necesitan
recordar."
"Cristo, Jane," Jack dijo. "Nos estás matando. Sólo dinos de que estás hablando."
Jane no se apresuró. "Les estoy diciendo a todos que no quiero nada más que ser la
próxima vicepresidenta de los Estados Unidos." Miró directamente a Dennis
Collins. "Esta campaña seguirá adelante. Y todavía siento que vamos a ganar. Pero el reto
será mayor ahora."
"Oh, mierda, Jane," Collins gruñó. "¿Qué demonios has hecho?" Él miró de reojo a su jefe
de personal con una mirada de te lo dije.
Jane sintió la ira corriendo a través de ella. "No he hecho nada malo." Ella miró a Carter
por apoyo y al instante lo vio. "Me he enamorado de alguien. Y lo cambia todo."
"¿Cuándo tuviste tiempo para hacer eso?" Steph dejó escapar con asombro.
Jane se rió suavemente, luego compartió una sonrisa indulgente con Carter. Ella amaba a
su personal. Habían pasado por muchas cosas juntos. Jack era un viejo y querido amigo,
una figura paterna. Steph su compañera de cuarto de la universidad. Y Carter había
rejuvenecido a su personal desde que se unió a ellos hace dos años. Todos ellos habían
sido increíblemente leales y dedicados, no podría haber pedido más de ellos. Eran familia,
y sin embargo, cuando se trataba de lo que más importaba para ella ahora, eran
extraños. Y lamentaba eso.
"Esto es difícil para mí," ella dijo, mirando a cada uno de sus empleados. "Pero necesitan
saber la verdad." Rostros ansiosos la esperaban, y Jane se sentía como un profesor
presidiendo una clase, a punto de divulgar alguna teoría grande y secreta. "En el
transcurso de la campaña," continuó con una voz más tranquila de la que sentía, "Alex
Warner se enamoró de mí. Y yo de ella."
La habitación estuvo extrañamente en silencio durante un instante. Era como si alguien
recibiera malas noticias — tardo un momento en que las palabras y su significado se
registraran, y luego fue como dejar escapar el aire de un globo. Su estupefacta
incredulidad explotó en todos a la vez en un coro de maldiciones y preguntas y
exclamaciones.
"Sé que simplemente he lanzado una granada en medio de la habitación," Jane dijo. Ella
estaba en paz con su decisión, pero sabía que los otros no lo estarían, todavía no. Tal vez
nunca.

173

"Santa mierda," Collins gritó. "No, Jane, no. Cualquier cosa menos eso. ¡Por el amor de
Cristo!"
"Cualquier cosa menos eso?" Jane le dio una mirada castigadora. "Así que prefieres que
simplemente te dijera que me encontré con alguien anoche después de unos cuantos
cócteles?"
"Por el amor de Cristo, Jane." Tony Anstett levantó las manos en señal de
súplica. "Vamos todos a calmarnos por un maldito minuto. Estás enamorada de otra
mujer. ¿Qué significa eso exactamente?"
"¿Qué crees que significa?"
Anstett se encogió de hombros obstinadamente. "¿Has dormido con esta. . .con Alex
Warner?"
Jane echó una rápida mirada a su personal. "Sí."
Anstett encogió sus fornidos hombros de nuevo. "Bueno. ¿Y qué? Es sólo su vida
sexual. No tiene nada que ver con la política. Mierdas así suceden todo el tiempo. Será
fácil enterrarlo."
La boca de Jane se abrió de golpe. "Mierdas así, Tony? Mierda como encontrar el amor de
tu vida? Mierda como poner tu puto corazón, y tu culo y tu maldito futuro todo en la línea
como estoy en este momento? Porque mañana cuando llamé a una conferencia de prensa,
todo va a estar ahí afuera."
"¿Qué?" Collins y Anstett exclamaron al unísono. "No puedes hacer eso!" Collins
gritó. "Nos arruinaremos!"
Jane sacudió la cabeza con fuerza. "No, no lo hará. De hecho, es nuestra única opción. Y
si no me crees, tal vez creas a Clara Stevens."
En ese preciso momento, la puerta se abrió y Clara, con el aire y el porte de una diosa,
marchó a través.
"Damas y caballeros," dijo en su rica voz de contralto, asintiendo con brusquedad por
todas partes. Su presencia era muy poderosa, como una tormenta que aspira todo el aire de
la atmósfera. Jane estaba contenta. Nadie podía dirigir una sala o un público como la
inestimable Clara Stevens.
"Todo el mundo. Buen día. A partir de hoy, me he unido al personal de Jane como
consejera." Ella hizo un guiño a Jane, una sonrisa suavizando sus serios rasgos por un
momento. "Y es un placer ayudar a una vieja amiga." Su mandíbula se tensó cuando

174

volvió su atención a Collins y Anstett. "Lo que estoy realmente aquí es para asesorar a
todos ustedes sobre cómo el resto de esta campaña va a ir."
Collins se quejó en voz alta. "Mierda. Necesito más medicamentos para el dolor."
Elegantes, grises cejas se elevaron en diversión. "Me alegro de ver que ya estoy siendo un
dolor en el culo, Dennis." Ella sonrió con malicia. "Y estoy empezando."
Clara cogió una silla y se sentó, cruzando sus largas piernas. Largas uñas rojas tocaron la
rodilla. "Hablemos de cómo vamos a manejar la recién descubierta felicidad de Jane."
Collins rodó los ojos. "Mira, Clara. Puedo ahorrarles a todos mucho tiempo. Jane esta
fuera de la candidatura. Es tan simple como eso."
Clara permaneció notablemente calmada. "No, ella no lo esta. Sería un suicidio político
quitarla ahora, y tú lo sabes."
"Estamos preparados para ganar por victoria electoral," Collins gruñó. "Con dos semanas
por delante, probablemente podría poner a mi perro en la candidatura y todavía
ganaríamos."
Jack saltó al lado de la cama de Collins. "Ahora espera un maldito minuto. Tú y el
presidente Howard son dos caras de la misma moneda. Es solamente la tarjeta de
afiliación del partido en tu cartera que te hace diferente a él. Jane es la que todo el mundo
sabe está trayendo un cambio real. Ella es el corazón y el alma de esta campaña."
Anstett se acercó a Jack, a sólo pulgadas de su cara. "Vete a la mierda, Jack. El tipo de
cambio que esta trayendo a la mesa ahora nos mataría."
"Esperen, muchachos," Clara interrumpió. "Escuchen ustedes mismos. Lo que va a
matarnos es la forma en que ustedes tres están actuando. Tony y Jack, siéntense y
escuchen. Dennis." Las uñas habían dejado de golpear suavemente. "Jane es una ventaja
para la candidatura, con o sin esta nueva revelación. Ella no estaría en la candidatura si
hubiera pensado lo contrario."
El candidato presidencial suspiro gruñonamente. "Sigo pensando que ella debería
renunciar."
Jane se mordió la lengua, odiando la forma en que se estaba hablando en tercera persona,
pero Clara estaba dirigiendo el espectáculo ahora. Y ella confiaba en Clara con su vida.
"No funcionó cuando McGovern cambio la caballería en el setenta y dos y no va a
funcionar para ti, tampoco," Clara dijo con toda naturalidad.

175

"No me jodas." Collins parecía resignado, pero seguía ardiendo. Él miró fijamente a
Jane. "¿Por qué no me habías contado esto antes?"
"No me había dado cuenta antes."
Anstett le lanzó una mirada de incredulidad. "¿Quieres decir que no te diste cuenta de que
eras un dique cuando te acostaste con ella? No debería haber sido una pista?"
Jane se encrespó. No era asunto de ellos, y sin embargo lo era. No había tal cosa como una
vida personal en la política. "Cuando me acosté con Alex, pensé que era una cosa de una
sola vez. Me aseguré de que lo fuera. Ahora . . . " Jane miró a sus ayudantes y se sintió
reconfortada. "Ahora me doy cuenta de que quiero pasar mi vida con Alex. Si ella todavía
me acepta."
"¿Quieres decir que podríamos estar haciendo todo esto para nada?" Collins preguntó con
asombro.
Clara se inclinó hacia delante en su silla. "Te estás complicando las cosas, Dennis. Lo
importante es que Jane se da cuenta de que prefiere pasar su vida con una mujer, y que
ella no puede ‘enterrar’ eso, como Tony sugirió anteriormente. La integridad de Jane, y la
tuya por extensión, está en juego aquí."
Los ayudantes de Jane gruñeron en acuerdo.
"Así que esto es lo que va a pasar," Clara continuó, levantándose de su asiento. "Jane va a
salir en una conferencia de prensa. Ella contestará a todas las preguntas que haya, incluso
si se toma todo el día. Ella será completamente sincera. Y tú, Dennis, estarás felizmente
sentado allí a su lado en tu silla de ruedas con la pierna sujeta al techo, si eso es lo que se
necesita."
Carter soltó una risa audible, sacando un ceño fruncido de Collins.
"Serás como la figura paternal de apoyo que le dará a cualquiera un ojo morado que trate
de meterse con ella," Clara añadió, acechando la habitación como un puma. "Jane será un
ejemplo de cuan inclusivo es este partido. Un ejemplo de su diversidad y su unificación.
Será una fórmula ganadora, sin duda alguna."
"Si estás tan interesada en todo esto, Clara, cómo es que nunca te has postulado para un
cargo?," Anstett preguntó con brusquedad.
Clara le dio una mirada fulminante. "No le preguntas al entrenador de un equipo de fútbol
por qué él no está por ahí afuera golpeando cabezas o lanzando pases de ochenta yardas,
Tony. Y eso es por lo que yo estoy aquí, un entrenador en jefe." Miró con cariño a

176

Jane. "Además, los tiempos son diferentes ahora. Hemos recorrido un largo camino. Mira
el creciente número de estados que permiten el matrimonio homosexual."
Jane le devolvió la sonrisa. "Gracias, Clara."
Jack miró de manera protectora a Jane. "Jane, sólo voy a preguntarte esto una vez, y luego
nunca más. ¿Estás segura de esto?"
Jane enderezó los hombros. Era importante que todos supieran que no había equivocación
por parte de ella. "Nunca he estado más segura de nada, Jack. Esta es quien soy. Así es
como quiero vivir mi vida. Los votantes tendrán que entender eso, y si ellos no quieren
que yo les sirva, entonces me retiraré de la vida pública. "
"Jane," Steph dijo, su tono tranquilo, pero implorante. "No es tan simple. Tal vez — "
"No, Steph," Jane replicó. "Realmente es así de simple."
"Está bien, entonces," Jack dijo definitivamente. "Vamos a afilar nuestros lápices.
Tenemos una rueda de prensa para hacer en menos de veinticuatro horas."
Los hombros de Jane cayeron en alivio. Se sentía más esperanzada de lo que se había
sentido en días. Ella sabía que su personal estaba dispuesto a hacer todo lo posible para
ver que su decisión no le impidiera ser elegida.
Carter se acercó sigilosamente a Jane, guiándola a un tranquilo rincón de la habitación
mientras los otros comenzaban a discutir lo que seguramente serían horas de estrategias
estridentes e incluso mordaces.
"Felicidades, Jane. Por si sirve de algo, creo que estás haciendo una cosa realmente
valiente, maravillosa. Y creo que eres una mujer muy afortunada. Alex está loca por ti."
"Gracias, Carter. Y espero que todavía sea una mujer afortunada." Su sonrisa se
deslizó. "No he sido exactamente reciproca al amor de Alex. No estoy segura de que me
perdone."
Carter todavía estaba radiante. "Ella lo hará."
“¿Piensas que sí?”
"Oh si. Pero no estoy seguro de que estará encantada con la parte pública de la misma. Ya
sabes cómo odia el centro de atención. Esas historias en el periódico sobre ella este verano
realmente la arrojaron."

177

Jane hizo una mueca. "Lo sé. Dios, ella no está acostumbrada a eso, ¿verdad?"
Carter se rió. "No a sabiendas, de todos modos."
"Está bien, Carter. Toda esta charla está empezando a asustarme."
"Relájate, jefa. Y si te da alguna pesadumbre por tu decisión, puedes culparla de su
irracionabilidad por su lesión en la cabeza."
"Buen punto." Sería mucho pedirle de Alex. Tal vez demasiado.
"Cuando vas a hablar con ella?"
"Ella acaba de salir del coma. Pensé que esperaría hasta mañana por la mañana cuando
estuviera más lúcida."
Carter hizo una mueca. "Ouch. No te da mucho tiempo si no está de acuerdo con tu plan."
Jane asintió sombríamente. "Lo sé."

Capítulo 13
Alex intentó tragar pero su garganta se sentía como si hubiera sido pisoteada por una
manada de búfalos. Sólo su cabeza rivalizaba en el departamento de dolor. Sentía como si
una bomba nuclear se hubiera disparado en ello. Gawwwd! Su cuerpo dolía en lugares que
ni siquiera sabía que tenía terminaciones nerviosas. Eso debe haber sido algún accidente
de coche!
Su doctora le dijo lo que había sucedido hace dos días y medio. Tuvo suerte, ella
dijo. Podría haber sido mucho peor. Las palabras de la doctora rodaban en su mente como
un pinball. Seguro que no sentía como que podría haber sido peor. Ella le dijo a Alex que
tenía suerte de que su cerebro no había sangrado o hinchado mucho. Podría haber muerto,
o por lo menos, haber sufrido daño cerebral. En cambio, se había escapado con una
fractura muy pequeña y una conmoción cerebral.
Bueno, así que tuvo suerte. Afortunada de estar viva. Suerte de estar volviendo a su vida,
tal como lo era. Dios. Estaba tan vacía sin Jane. Estos últimos meses, solamente hacía los
movimientos — hacer su trabajo, comer, dormir, respirar.
Jane había sido muy dulce, sentada en su habitación del hospital mientras Alex entraba y
salía de la conciencia. Pero sin duda era por lástima o culpa, y una vez que Alex estuviera
178

fuera del hospital — tal vez incluso antes — Jane probablemente haría un rápido descanso
por el trayecto de la campaña y volvería a una vida ocupada que no la incluía.
La puerta de su habitación se abrió y Jane entró, parecía un poco apresurada, pero tan
hermosa como el cerebro neblinoso de Alex recordaba. La sonrisa de Jane era suave,
como si demasiado entusiasmo podría enviar a Alex de nuevo en coma.
"Hola," Jane dijo suavemente, jalando de una silla hasta la cabecera de la cama y besando
la mejilla de Alex.
Alex parpadeó como si las luces se hubieran encendido de repente. Le resulto difícil
hablar por un momento o dos. Su cabeza nadaba un poco. Sus pensamientos eran densos y
amontonados, como algodón.
"Hola," finalmente logró.
"¿Cómo te sientes, querida?"
El término entrañable se sentía maravilloso. Ella sonrió delicadamente — le dolía
demasiado sonreír. "Mejor. Ahora que estás aquí." No te vayas. Por favor, no te vayas.
Jane le tomó la mano y le dio un apretón. "¿Te sientes lo suficientemente bien como para
tener una charla?"
Alex cerró los ojos por un momento, tratando de despejar su cabeza. No quería nada más
que Jane se quedara y hablara. . . y hablara y hablara. Cualquier cosa para mantenerla
aquí.
"Claro," Alex dijo.
"Nos tenías a todos bastante asustados, sabes."
"Está bien. La doctora dice que estaré bien."
Jane sonrió tranquilizadoramente y besó la mano de Alex. "Sí. Eso es una noticia
maravillosa. Todas tus tomografías son buenas. No sabes lo feliz que me hace."
Alex no tenía ningún recuerdo del actual accidente. Recordaba estar en el asiento trasero
de la limusina, frente a Dennis Collins. Recordaba el chirrido de los neumáticos, luego
nada.
"¿Cómo están todos los demás?," Preguntó débilmente.

179

"Fuiste la peor situación. Collins tiene una pierna rota. El agente que conducía la limusina
tiene un hombro dislocado. El conductor de la SUV que los colisiono se encuentra todavía
en estado crítico, pero estable." Jane frunció el entrecejo. "Estaba borracho. Condujo
directo alrededor de un policía y a través de una barricada."
Alex cerró los ojos. Cuan heroico era eso? Casi hecho por un conductor borracho. Sus
párpados se abrieron. "Es una tipo de forma sin gloria de casi morir."
"Alex," Jane dijo severamente. "Tu trabajo me asusta muchísimo como es. Lo que más me
asusta es esa mentalidad de héroe tuya. Me vuelve loca que te ganes la vida poniéndote en
peligro."
Alex estaba confundida. El accidente no fue su culpa.
"No importa," Jane murmuró. "Eso no es lo que quería hablar."
Alex sintió que su corazón se aceleraba, escuchó los pitidos resultantes acelerarse en el
monitor. ¿Qué podría ser para que Jane estuviera aquí para decirle? Estaba a punto de
darle alguna noticia devastadora que la doctora había retenido? O que ella tenía que volver
de inmediato a la campaña?
"Alex, he aprendido algo sobre mí en los últimos días."
Alex tragó espesamente y forzó una sonrisa. "Supongo que tendrás que hacer los folletos
de campaña otra vez, ¿eh?"
Los ojos de Jane se ensancharon ante el intento de humor de Alex.
"Lo siento," Alex dijo.
Jane la estaba mirando dudosamente. "Tal vez este no sea el mejor —"
"No." Alex levantó la mano débilmente de la cama. "Por favor." Ella estudió la textura
áspera de los azulejos blancos institucional del techo y en silencio se desesperó. Lo que
Jane estaba a punto de decirle, realmente no cambia nada. Su vida era una mierda de todos
modos. "Adelante."
Jane sonrió nerviosamente. "Alex, sé que esto puede sonar un poco increíble para ti. Y
ciertamente voy a entender si necesitas tiempo para pensar las cosas. . . o el tiempo para,
bueno, esperemos que no para reconsiderar. Pero si tú — "
"Jane, estás balbuceando. Eso no es propio de ti."

180

"Lo siento, tienes razón." Jane tomó una profunda respiración. "Alex. Lo que he
descubierto sobre mí es que realmente no puedo vivir sin ti. Te quiero en mi vida. Más
que nada." Ella apretó la mano de Alex, sus ojos líquidos con deseo y miedo.
Alex sabía que debería sentirse sumamente feliz, pero lo único que sentía era la duda. Tal
vez era su cerebro difuso. Daño cerebral, eso era todo. Tal vez se había producido algún
daño cerebral, porque lo que dijo Jane no podía estar en lo cierto. No podría ser.
"No entiendo."
Jane sonrió nerviosamente. "Sé que esto es mucho para lanzarte en este momento. Pero no
podía esperar."
"Que no podía esperar?"
La sonrisa de Jane se calentó. "El hecho de que te amo. El hecho de que no quiero vivir
sin ti en mi vida, Alex. El hecho de que nunca he necesitado a nadie como te necesito." La
precipitación de palabras se detuvo sólo cuando Jane hizo una pausa para respirar. Se
inclinó acercándose, su ligero perfume cosquilleando los sentidos de Alex, y besó la
mejilla de Alex — un beso suave y tierno que prometía mucho más. "Te amo, Alex
Warner. Y nunca sabrás cuánto lamento que me tomó tanto tiempo para aceptarlo. Sólo
espero . . . espero que no sea demasiado tarde."
Alex estaba segura de que había dejado de respirar por completo, excepto que el monitor
cardiaco seguía emitiendo un pitido constante. Esto no puede estar pasando. Jane
confesando su amor? Diciendo las palabras que Alex había anhelado escuchar durante
tanto tiempo? Había estado Jane en el accidente también y sufrió daño cerebral?
"Jane. . . " La voz de Alex se apagó mientras trataba de ordenar sus pensamientos como
tantas hojas dispersas. Entonces casi se rio.
"Estás . . . estás regresando a mí suplicando de rodillas pidiendo otra oportunidad?"
Jane sonrió y besó la palma de Alex otra vez. "¡Sí! ¡Dios! Siento tanto que tenga que ser
en esta estúpida habitación de hospital." Sus ojos brillaban con amor, y era la cosa más
perfecta, hermosa que Alex había visto nunca. "Pero cuando estés mejor, tengo una velada
romántica planeada."
Alex contuvo una sonrisa y trató de parecer severa. "Dime tus planes y luego te diré si te
perdono."

181

"Hmm, vamos a ver. Habrá rosas. Toda una habitación llena de ellas. Blancas." Jane
presionó sus manos entrelazadas sobre su pecho y se rieron. "Y mucho vino, por supuesto.
Champán. Y una cena encantadora."
"¿Música?"
Los ojos de Jane bailaron. "Oh si. Algo de Ella, por supuesto. Sinatra. Mel
Torme. Rosemary Clooney. Diana Krall."
Alex se rió débilmente y trató de ignorar el espantoso dolor de cabeza que se
encendió. "Realmente eres una romántica. Está bien, te perdono."
Jane se inclinó y besó con dulzura a Alex. Alex se sentía casi como si pudiera levitar fuera
de la cama de alegría pura. Nunca había soñado que Jane volvería a ella de esta manera,
pero ahora que el momento estaba aquí, no sabía si realmente podía aceptarlo. Oh, ella
quería. Quería fingir que podían cabalgar felizmente juntas hacia el atardecer. . . que nada
se interpondría entre su amor. Pero había pasado por demasiadas decepciones antes de
creer plenamente que podría suceder, y ahora luchaba con la alegría más pura que jamás
había sentido y la peor pesadumbre.
Alex sabía que tenía que llevarlas a ambas de vuelta a la realidad. Odiaba tener que decir
las palabras que sabía necesitaba decir. "Jane, ¿has pensado realmente sobre esto?"
Jane sonrió alegremente. "¿No dijiste una vez que el pensamiento está muy
sobrevalorado?"
"Estoy hablando en serio." Alex se sintió temblorosa. Tenía miedo de que en realidad
pudiera hablar con Jane de todo esto. Pero por el bien de ambas, podrían no sólo
ciegamente saltar en eso como si fueran dos personas normales sin ninguna preocupación
en el mundo. Tenían que hablar de ello, debatirlo, examinarlo, estar seguras de eso. No
quería ser responsable de ningún arrepentimiento futuro que Jane pudiera tener.
"Estoy hablando en serio, también. Y no hay nada más que pensar. Es momento para mi
corazón, Alex. Es momento. No voy a dejar a un lado mis sentimientos nunca más. No por
nada."
"Oh Dios. Realmente quieres esto." Bueno, ahora es el momento de estar realmente
asustada.
"Si, lo hago. Te quiero, Alex. No importa lo que pase."
"¿Qué pasa con la elección?"

182

La sonrisa de Jane irradiaba confianza. Ella le hizo un guiño. "Tengo gente trabajando en
eso."
Alex sonrió maliciosamente. "¿Qué, compraste la elección? Porque creo que eso es lo que
vas a tener que hacer ahora para ganar."
Jane se rió. "Veo que tu sentido del humor no los has perdido."
"Lo siento."
"No lo sientas. Amo tu sentido del humor. Y no, no tengo que comprar la elección. Voy a
salir en una conferencia de prensa en un par de horas." Jane sonrió nerviosamente. "Con o
sin tu permiso."
Alex se puso rígida. "¿Qué pasa si dijera que no querría que hicieras eso?"
La mandíbula de Jane se estableció de esa manera que Alex conocía tan bien. Sí, ella va a
hacerlo.
"Lo siento, Alex. Soy una persona pública. No hay un rincón privado de mi vida donde
pueda ocultarme. Quiero que el público sepa quién soy realmente, Alex. Para hacer bien
mi trabajo, no puedo ser dos personas diferentes: una privada y otra pública. ¿Puedes
entender eso?"
Alex asintió lentamente. "Sí, creo que sí."
"¿Quieres estar conmigo, Alex?"
Alex sintió que su estómago caía. "Sí. Dios. Más que nada, Jane."
La cara de Jane se derrumbó en alivio y alegría. "Va a ser difícil por un tiempo."
Alex sonrió. "No soy ajena a la dificultad, ya sabes."
Jane escrutó a su amante. "Eres lo mejor que me ha pasado, Alex."
Alex se rió. "O lo peor. Puedes decidir cuál de ellos después de las elecciones."
"Oh, Dios, Alex. ¿Nunca te detienes?" Pero Jane estaba sonriendo.
"¿Estás segura que quieres poner en riesgo la elección debido a mí?"

183

"Ni siquiera lo cuestiones por un minuto, cariño. Si pierdo debido a quien amo, eso no es
nuestra culpa. Y voy a hacer todo lo posible para asegurarme de que no pierda en dos
semanas." Jane apretó la mano de Alex. "No hago nada a medias. Y ciertamente no voy a
empezar ahora."
"Lo sé. He dormido contigo, ¿recuerdas?"
Jane apretó ligeramente a Alex en el hombro. "Sólo espera hasta que estés mejor."
"Créeme, esperar no será fácil."
Jane beso a Alex en los labios de nuevo. "Te amo." Se levantó y dejó caer la mano de
Alex. "Lo siento, cariño, pero tengo una gran reunión antes de esta conferencia de
prensa. Puedes verla en la televisión de circuito cerrado, si quieres. Va a estar sucediendo
abajo en la sala de conferencias, pero creo que necesitas mantenerte bien lejos del
zoológico."
"Dios, voy a estar nerviosa por ti, Jane. ¿Seguro que vas a estar bien?"
Jane sonrió tranquilizadoramente y vaciló en la puerta. "Lo estaré sabiendo que te tengo
esperando por mi al final de todo."
"Sabes que estaré. Vendrás a verme después?"
"Si cariño. Te quiero. Duerme un poco."
Alex sintió que su cuerpo se hundía. No se había dado cuenta de que había estado tan
tensa durante la visita de Jane. No tenía ni idea de que escuchar las palabras que ella había
deseado escuchar de Jane sería tan estresante. "Te amo, también, Jane."
Ø
Era como una sesión de estrategia para una batalla. Jane era el general. Sus ayudantes —
Jack, Steph, Carter, Clara, e incluso su madre — hicieron sugerencias y se turnaron para
criticarlas. Jane escuchaba en su mayor parte, confiada en que todos eran claros en la
misión — que Jane era inquebrantable en su determinación de salir al público en la
primera oportunidad, que estaba haciendo esto más importante para ella, pero también
para ser justos con los votantes, y que era muy consciente de lo que estaba en juego. En su
interior, sabía que estaba haciendo lo correcto. Y por ello, creía que iba a ser
recompensada.

184

Como un matemático, Carter describió en detalle para Jane cuánto apoyo público tenía en
ese momento. El accidente automovilístico, el debate ganado todo por su cuenta. . . era
como una cuenta bancaria, y en este momento la cuenta estaba llena. Excepto que Jane
estaba a punto de hacer un gran retiro.
"Danos tu mejor conjetura, Carter," Jack dijo con intención. "¿Cómo va a anotar al final
de todo esto?"
Carter se encogió de hombros ligeramente. "Creo que va a conseguir martillazos durante
los primeros días. Pero entonces creo que la gente se convencerá."
"La pregunta es," Clara dijo, "hay tiempo suficiente para recuperar a los votantes de
vuelta?"
Jack se frotó las manos. "Vamos a tener que trabajar más duro. Si nos ponemos en el
doble de esfuerzo, todos, podemos hacer que parezca que tenemos cinco semanas en lugar
de dos."
Jane miró a su alrededor, observando sus tropas. Ella sabía que ya estaban hechos polvo,
cansados de meses de campaña. Pero estaban tan cerca ahora.
"Mira," ella dijo lentamente. "Sé que he pedido más de todos ustedes de lo que nadie tiene
derecho a pedir. Y siempre lo has hecho con todo lo que tienes y sin quejas." Jane sintió
que sus emociones brotaban a la superficie. Tanto había pasado en los últimos días. "Esto
no ha sido fácil para ninguno de nosotros." Ella hizo contacto visual con cada uno. "No
puedo prometer que vamos a ser recompensados en las urnas," dijo bruscamente.
"No tienes que hacerlo," Steph respondió con una sonrisa. "Todos te queremos, Jane. Y es
suficientemente promesa saber que todos somos parte de algo grande. . . más grande que
cualquiera de nosotros podría hacer singularmente."
Jane asintió su agradecimiento y dio a Steph una sonrisa especial. "Ha sido un viaje
tremendo, ¿verdad?"
Jack se puso de pie, lo que indicaba el fin de la reunión. Su rostro marcado estaba dividido
con una enorme sonrisa. "Va a ser un final tremendo."
Ø
Jane estaba de pie en la pequeña antesala, sola, reuniendo sus pensamientos y su coraje,
para la declaración pública más grande de su vida. Ella ya había hecho la parte difícil, se

185

recordó. Se había abierto a Alex. Ya había dado ese paso que cambiaría para siempre su
vida. Pero incluso con un amante a su lado, era un infierno de un viaje solitario.
Un suave golpe en la puerta anunció la presencia de Carter. "Hey," dijo en voz baja,
cerrando la puerta detrás de él. "Sólo quería desearte suerte y todo eso." Él sonrió con
torpeza.
"Gracias, Carter." Jane le dio un rápido abrazo. "Y gracias por tu amistad. Significa
mucho."
"Oh, diablos, mujer. Ahora no es el momento para ponerse sentimental. ¿Dónde está ese
espíritu de lucha?"
Jane sacudió la cabeza ligeramente. Parecía que todo lo que había hecho últimamente era
luchar. Luchar para ser tomada en serio como contendiente, luchar para conseguir su
agenda social en las primeras páginas, luchar por Alex, y ahora, luchar por su futuro
político. "Oh, Cristo, Carter."
Carter le apretó el hombro con fuerza. "Estás haciendo lo correcto, lo sabes. Y es tu coraje
lo que te hace tan fuerte. Te ha hecho quien eres."
Jane lo miró con escepticismo. "Vamos. No soy más valiente que la mayoría. Sólo lo
suficiente estúpida como para ignorar el buen sentido."
"Mira. Yo sabía hace mucho tiempo que Alex estaba enamorada de ti, que algo estaba
pasando entre ustedes dos. Y me desanimé porque tenía miedo por ti. Miedo de que lo
arruinaría todo." La expresión de Carter era de asombro y admiración. "Pero tú. Tú estás
lista para arriesgarlo todo. Y eso significa que tienes las más grandes — ejem — pelotas
que nadie que conozca."
"Carter — "
"No, en serio. Le das al resto de nosotros más fuerza de lo que jamás podrías
imaginar. Estamos ahí contigo, Jane, pase lo que pase."
"Hey, pensé que no íbamos a ponernos todos sentimentales?" Jane se rió de la mirada
tímida de Carter.
"Lo siento. Tienes razón. Se supone que debo estar dándote una charla. Creo."
"Está bien, Carter. Estoy bien. Aparte de sentirme como si estuviera lista para ir a la
horca. Aunque, una muerte rápida y dolorosa podría ser más fácil que la ensartada que voy
a recibir durante días y días."

186

Carter agitó sacudiendo su cinismo. "Ellos te quieren, Jane. Te perdonaran."
Jane sintió que sus nervios se endurecían. "Pero, por qué tendría que ser perdonada por
algo? Esa es la parte que me quema."
"Hey. Estás predicando a los convertidos. Es sólo la forma en que es. Tú lo sabes."
Jane asintió sobriamente. "Las personas como tu y yo tenemos que cambiar todo eso,
Carter."
Carter sonrió, los ojos brillantes. "Es por eso que vas a ganar esta maldita elección,
Jane. Es por eso que necesitas ganar esta cosa." Él le guiñó un ojo juguetonamente. "Estoy
viendo el nuevo cartel del dique del mundo occidental."
Jane se rió, extrañamente emocionada y asustada al mismo tiempo. "No nos dejemos
llevar, chico."
"Sí, bueno, si alguien puede manejarlo, Jane, tu puedes."
"Gracias por el voto de confianza." Jane se trasladó a la pequeña ventana de la habitación,
distraídamente exploró el horizonte gris y sintió un escalofrío en sus venas. "No puedo
evitar sentir como si estuviera a punto de caer por un precipicio."
Carter se acercó por detrás y le tocó ligeramente el hombro. "Lo estás. Pero vas a estar
cayendo en esos brazos grandes y fuertes de Alex, no lo olvides."
Jane sonrió, recordando lo que era realmente importante. "Sí. Lo estaré."
Ø
Alex observó la conferencia de prensa de Jane en su pequeño televisor, atónita ante la
compostura y el valor de Jane. Sintió más que vio la conmoción del anuncio de Jane
cuando la cámara enfocó la habitación apretada, y sin embargo, Jane actuó ajena. Ella
entregó sin una onza de ambivalencia o disculpa, sin embargo tampoco fue engreída o
arrogante. Alex se maravilló de cómo Jane siempre parecía golpear el acorde correcto,
siempre parecía como si estuviera completamente en control de la situación. Estaba
tranquila e inequívoca, directa y sin embargo agradable. Había verdadera alegría bajo las
palabras de Jane. Parecía lejos de estar triste o insegura, y eso, Alex sabía, recorrería un
largo camino en la forma en que el público la percibiría en los próximos días y
semanas. Incluso Dennis Collins logró hacer que pareciera que era una noticia digna de
celebrar.

187

La vida con Jane nunca sería fácil, Alex lo sabía. Si ella perdiera la elección, simplemente
pasaría a otra cosa igual de desafiante y exigente. Era demasiado inteligente y demasiado
talentosa y demasiado impulsada para sentarse alrededor de la casa y dedicarse a tejer. Esa
parte de Jane era gran parte de lo que la hacía irresistible. Y si ella fuera a convertirse en
la vicepresidenta, bueno, la vida sería un infierno de carrusel para las dos.
Todo lo que puedo hacer es saltar y aguantar para poder vivir. Alex sonrió. Ella no
quería volver a su vida sin sentido, donde su trabajo se había convertido en todo y la idea
de amar de nuevo parecía imposible, sino repulsiva. No. Esa no era manera de vivir. Estar
cerca de Jane estos últimos meses, ser una parte de su vida, llegar a creer y ser inspirada
por su visión, su propósito, por la mujer misma — eso era vivir. Podía ser arrastrada o
barrida. Tener una oportunidad o estar a su antojo.
Jane entró en la habitación, sonriendo ampliamente. Alex le devolvió la sonrisa con el
alivio y la satisfacción de haber hecho su propio compromiso en silencio.
"¿Y bien?" Jane preguntó. "¿Lo viste?" Ella corrió a la cama de Alex con la energía
elástica de un niño. Besó a Alex animadamente.
"Eres espectacular," Alex dijo. "Dios, te amo." Ella pasó los ojos con admiración sobre
Jane. "No puedo esperar para devorarte."
Jane gimió en voz baja. "Guau. Recuérdame dar conferencias de prensa regulares."
Alex sonrió, queriendo recordar siempre a Jane de esta manera, feliz, emocionada con
sólo un toque de energía nerviosa, confiada y un poco impaciente por el futuro.
"Estoy muy orgullosa de ti," Alex dijo. "Realmente lo hiciste. Realmente fuiste por ello."
Jane la besó de nuevo, largo y lento esta vez. "Para bien o para mal, todo esta ahí afuera
ahora. Y sabes qué, Alex? Nunca me he sentido tan condenadamente bien en mi vida. Me
hace sentir que todo es posible, ¿sabes?"
Alex tomó la mano de Jane. "Salir es lo más liberador que puedes hacer por ti misma."
"Puedo ver eso. ¿Fue difícil para ti?"
Alex se encogió de hombros. "Por supuesto. Nunca es del todo fácil, no para cualquiera.
Hubo algunas recriminaciones en los primeros días de mi carrera, pero pasas a través de
ello. Los amigos ayudan. El amor ayuda aún más."
"Bueno, si eso es cierto, debería tener un camino fácil por delante."

188

"Espero que sí, querida. Voy a tratar de ser una buena pareja para ti, Jane."
Jane apretó la mano de Alex, su cara se tensó, su labio inferior tembló ligeramente. "Oh,
Dios, Alex. Realmente quiero ser una buena pareja para ti, también. Pero yo . . . con mi
carrera.. . con . . . "
El corazón de Alex se estaba rompiendo en la angustia de Jane, pero la dejó continuar.
"Simplemente no sé lo buena pareja que seré, Alex. Quiero darte tanto. Quiero estar allí
para ti."
"Shh," Alex calmó, acariciando la suave piel del antebrazo de Jane. "Yo sé que me amas,
y sé que puedes encontrar una manera de hacer que funcione para nosotras. Ambas
encontraremos una manera de hacer que funcione. Hay mucho que perder si no lo
hacemos."
Se besaron de nuevo y Alex supo que debía estar sintiéndose mejor, porque quería mucho
más.
"Gracias por creer en mí," Jane dijo con voz temblorosa.
"Siempre creeré en ti, Jane. Eso nunca va a cambiar."
Hubo un suave golpe en la puerta y la madre de Jane entró tentativamente.
"Entra, madre," Jane dijo, luego susurró a Alex, "ella va a pedirte que vayas a la isla para
recuperarte."
"No hay necesidad de tratar de advertirla, querida. Hola, Alex."
Alex sonrió a María Kincaid. Ella estaba encantada de tener una visión de lo que Jane
sería en treinta años y se preguntó fugazmente como sería su vida entonces. Si Jane
comenzaría a reducir la velocidad para entonces. Dios, eso esperaba. "Hola, María."
"Es muy bueno verte sentada y hablando, Alex." Miró a Jane, sonriendo y moviendo la
cabeza a las dos.
"¿Qué?," Jane preguntó.
"Nunca te he visto tan feliz, querida. Estoy tratando de acostumbrarme a verlo."
"Bueno, no tienes que tratar de acostumbrarte a todo de una vez. Tienes muchos años para
acostumbrarte a eso."

189

"Lo espero con ansias. Alex? Cuando te encuentres bien, es mejor que te pongas tus
mejores tenis para correr."
Alex levantó las cejas en cuestión.
"Es decir, si quieres mantenerte al día con mi hija."
Alex se rió. "No puedo prometer que voy a ser capaz de mantener el ritmo. Pero sin duda
lo intentaré."
María se rió. "Espero eso, también. Escucha, Jane tiene razón. Me gustaría que vinieras a
la casa de la isla conmigo y recuperarte hasta las elecciones."
"Pero . . . " Alex miró de una a otra. "Quiero estar con Jane."
María sonrió pacientemente. "Yo sé eso. Pero vas a estar en el hospital una semana más y
mi querida hija apenas tendrá tiempo para comer o cepillarse los dientes, y mucho menos
pasar más tiempo contigo. Estoy en lo cierto, Janey?"
Jane aceptó de mala gana. "Ella tiene razón, Alex. Y me sentiría mejor sabiendo que
estarás descansando y siendo cuidada."
Alex trató de ocultar su decepción. Ellas probablemente tenían razón. Ella sólo sería un
lastre para Jane en este momento. "¿Cuándo te veré?"
"El día de la elección. Si estás dispuesta. Voy a votar en mi circunscripción. Nos
encontraremos en Detroit y volaremos a Miami para esperar los resultados con Collins."
Ella se encogió de hombros. "Es su día y tenemos que ir a su ciudad. Y después de eso,
volaremos de regreso a la isla para nuestra propia celebración — o fiesta de lastima."
Alex se acercó a susurrarle a Jane. "Eso es cuando llegamos a tener la noche romántica
que prometiste?"
Jane se hecho a reír. "Me encanta una mujer con prioridades." Sus ojos pasaron sobre
Alex con un hambre sexual que era asombrosa. "Tendremos que tener una fiesta, pero
vamos a pasar unos días juntas por nuestra cuenta." Ella movió las cejas sugestivamente a
Alex, luego lanzó una mirada a su madre. "Cierto, madre?"
María se rió. "Si, querida. Todo lo que quieras."
Oh, sí, Alex pensó felizmente, sintiéndose de pronto somnolienta. Todo lo que quiero. Y
sé exactamente lo que es.

190

Se dejó llevar por las fantasías de Jane, envuelta desnuda en sus brazos.

Capítulo 14
Las dos últimas semanas de la campaña fueron más agotadoras aún. Jane nunca había
trabajado más duro en su vida, y no había sido exactamente una vaga antes. Hubo poco
tiempo para pensar en Alex o incluso llamarla, pero Jane la echaba de menos más que
nunca. Ahora que se habían comprometido a un futuro juntas, era una tortura estar
separadas. Jane quería seguir adelante con sus vidas juntas, con su amor mutuo, y tomo
toda su determinación y poder de concentración para centrarse en la campaña — para ver
a través de lo que había empezado hace mucho tiempo.
El anuncio público de Jane sobre su sexualidad había desatado una tormenta de fuego
previsible en los medios. Los periodistas y fotógrafos eran como tiburones frenéticos,
implacables en su hambre de más. Si hubiera pensado que su rueda de prensa trataría
adecuadamente el tema, estaba muy equivocada. Ellos no dejarían que muriera,
haciéndole interminables preguntas sobre su vida amorosa, su vida sexual, sus puntos de
vista sobre la homosexualidad, los planes de Alex y de ella para el futuro. Se iban a
casar? ¿Tener hijos? Sería Alex una esposa que se queda en casa? Acompañaría a Jane en
público? ¿Se besarían en público? Serían vistas tomadas de la mano? ¿Le preocupaba su
credibilidad como potencial líder mundial, sobre todo en los países donde la
homosexualidad estaba prohibida? ¿Qué les diría a las personas que se oponían religiosa o
moralmente a su forma de vida?
Jane no sería quebrada o desgastada. Ella respondió todas las preguntas lo mejor que
pudo, incluso utilizando el humor a veces para aliviar la tensión. Su sexualidad se había
convertido en el tema dominante de la campaña, y mientras el hecho de que esto eclipsaba
todo la decepcionaba, ella se resignó a eso. No había otro camino. Para muchos votantes,
sabía que su revelación fue impactante, pero cuanto antes se ocuparan de la conmoción de
eso, cuanto antes todos podrían superarla y seguir adelante con ello. Al menos, eso es lo
que se dijo. Y un día, su sexualidad no sería la primera cosa que la gente hablaría. Apenas
podía esperar ese día.
Poco a poco, cada vez más el apoyo comenzó a juntarse. Provenía de columnistas de
periódicos, sitios de blogs liberales en Internet, grupos de mujeres, grupos de gays y
lesbianas, sindicatos y organizaciones profesionales. Jane era la mula en la que podían
amontonar todas sus quejas sociales, y ella estuvo de acuerdo, prometiendo ser su voz y su
músculo donde podía. En todo caso, su declaración pública había fortalecido su integridad
y respeto dentro de muchas comunidades y organizaciones. Aquellos que no la apoyaban
nunca tuvieron y probablemente nunca lo harían, y su desaprobación sólo se había hecho

191

más vociferante. Jane tomó más calor de lo habitual de sus adversarios, pero tomó mucho
más alegría de sus aliados, que parecían multiplicarse por día.
Jane rápidamente se encontró convirtiéndose en un héroe cultural para muchos. Había
estado asombrada cuando, justo el otro día, una mujer trató de empujar un número de
teléfono en su mano. Había habido otras proposiciones repentinas de mujeres, también,
incluyendo una muy descarada de la asistente de un gobernador. Ella definitivamente no
estaba acostumbrada a este tipo de atención y no le resulta particularmente halagadora
porque no podía imaginar ir a la cama con nadie excepto con Alex.
Alex. Jane lanzó una mirada astuta a Steph Cameron, que estaba tratando de hacer una
pequeña charla con el apuesto secretario de prensa del gobernador de Carolina del
Norte. Ella me va a matar por interrumpir, Jane pensó con malicia, y luego hizo un gesto a
su ayudante.
Steph diligentemente apareció a su lado. "¿Si, jefa?"
"¿Puedes llamar a Alex por mí en tu teléfono celular?"
"Claro que sí." Ella miró con curiosidad a Jane. "Es tu siguiente tiro, sin embargo."
Jane observó el bunker de arena a lo lejos, donde sabía que su pelota de golf estaba
atascada. Su humor se oscureció. Ella era una golfista adecuada, pero los tiros de arena no
estaban positivamente en su repertorio.
"No te preocupes, probablemente pasaran otros cinco minutos antes de que incluso
lleguemos hasta allí."
"¿Eso te dará suficiente tiempo con Alex?"
Jane se rió. "No vamos a tener sexo telefónico, Steph. Sólo quiero decir hola. Oír su voz."
Steph guiñó un ojo y desapareció, con el teléfono en la mano.
Jane echó una mirada panorámica sobre las hordas de agentes del Servicio Secreto,
asistentes, periodistas y fotógrafos que la siguieron y al gobernador alrededor del campo
de golf. Ella no estaba encantada de estar aquí, y tampoco lo estaba el gobernador, lo
sabía. Él era un Demócrata conservador, y Clara habían utilizado toda su capacidad de
persuasión para organizar la salida pública, que pretendía transmitir que Jane estaba
relajada con la elección a solo unos días de distancia, y que un Demócrata del sur,
conservador, de alto perfil aún apoyaba la candidatura Collins-Kincaid. Se suponía que
debían caminar y jugar al golf de nueve hoyos, pero Jane sabía que tendría suerte de entrar
en cuatro o cinco agujeros. Lo qué le convenía muy bien. El clima era demasiado cálido y

192

ella estaba tropezando con la gente. Apenas podía hacer oscilar su palo sin golpear una
cámara.
El teléfono de Steph estaba presionado en su mano. "Alex? ¿Cariño?"
"Hola corazón. ¿Dónde estás?"
Jane frunció el ceño. Ya ni siquiera estaba segura. "Algún campo de golf en Carolina del
Norte. Debemos estar en la costa porque puedo ver el agua."
Alex se rió. "Tal vez será mejor que obtengas un profesor de geografía. No quisiera que
aparecieras para la inauguración en Boston o algo así."
Jane se alejó para darse más privacidad. "Después de todo este viaje durante el año
pasado, yo debería estar dando las clases de geografía."
Alex hizo una pausa. "¿Crees que puedes encontrar el camino de regreso a Michigan?"
Jane sonrió en el teléfono y bajó la voz. "No tienes que preocuparte por eso, incluso si
tengo que arrastrarme hasta allí. No puedo esperar a verte, querida."
Podía oír a Alex tomar una respiración profunda. "Me estoy volviendo loca de extrañarte."
Jane suspiro de agotamiento y frustración. "Tres días más. Dios, casi no puedo contar las
horas."
"Suenas tan cansada, amor. Nada me gustaría más en este momento que abrazarte y
dejarte dormida en mis brazos."
Jane se tambaleó ante la idea. A ella no le gustaría nada más en este momento que estar en
los brazos de Alex, dejando que la mujer que amaba la cuidara. "Oh, Dios, Alex. ¿Cómo
sabes exactamente lo que necesitaba oír?"
"Golpe de suerte."
"Sí, claro. Hey, ¿cómo te sientes?"
"Bien."
"Mentirosa."
"Nunca te mentiría, amor. Bueno, a menos que estuviera tratando de hacer que te sientas
mejor."

193

"¿Cómo ahora mismo?"
Alex se rió. "En realidad, me siento un poco mejor cada día. Y tu madre esta cuidando
maravillosamente de mí. Creo que he recuperado las cinco libras que perdí en la dieta del
coma."
"Sí, eso suena como mi madre. Me alegro de que te está engordando." El caddie (ayudante
de golf) asignado a Jane estaba agitándole hacia el temido bunker de arena. "Escucha,
cariño. Sabes jugar al golf, ¿cierto?"
"Mmmm, tal vez," Alex respondió crípticamente. "¿Por qué?"
"Porque tengo que hacer un tiro de arena y no tengo ni idea de cómo hacerlo."
Alex se rió burlonamente. "El trabajo de un candidato nunca se acaba."
"Cállate," Jane regreso la broma. "¿Vas a ayudarme o no?"
"Estoy a tu servicio, mi amor."
"Oh, ahora estás hablando," Jane ronroneó.
"No suenas exactamente como que estés concentrada en tu siguiente tiro."
"Oh, me estoy concentrando en algo, de acuerdo. Y no es el golf."
Alex se rió. Dios, es tan bueno escuchar su risa. "Pensé que querías mi ayuda con tu
juego de golf?" Alex gruñó en su oído. "Por desgracia, eso es todo con lo que puedo
ayudarte en este momento."
"De acuerdo, de acuerdo. Golf es. Entonces, cómo hago este tiro?"
"Inclina la cara de tu palo, golpea detrás de la pelota y toma un montón de arena en el
seguimiento."
"Sólo así?," Jane preguntó son asombro. "Lo haces sonar como seguir una receta o algo
así."
"No será algo que no puedas manejar si sigues estos tres pasos. Y si todavía no puedes
salir de la trampa después de varios intentos, simplemente entrega el palo a Steph y haz
que lo haga. No es para eso que sirve el personal contratado?"
Jane se rió más fuerte de lo que había hecho en días. "Te amo, Alex Warner."

194

"Y te amo, Jane Kincaid."
Jane le devolvió el teléfono a Steph y marchó hacia el bunker de arena.
Ø
Tenía que ser un día angustioso para Jane. Estaba tratando tan fuerte no mostrarle a Alex
su preocupación y ansiedad, pero sus ojos la estaban entregando. Ardían con intensidad y
se lanzaron en algún tipo de sincronización con sus pensamientos privados. Ella se
estremeció visiblemente cada vez que su voz la llamaba, como si la hubiera arrancado
físicamente de su mundo interior. El corazón de Alex se apretó por ella.
La suite del penthouse alquilado en el Hotel Setai en South Beach, Miami, era un caldero
de voces y cuerpos en movimiento, teléfonos que sonaban y televisores a todo volumen.
Era el día de las elecciones, y era sin duda uno de los días más sacudidos emocionalmente
en la vida de Jane, Alex lo sabía. Y a pesar de que no se habían visto en las últimas dos
semanas, mientras Alex se recuperaba en la isla y Jane hacía campaña, Alex trató ahora de
no entrometerse. Nadie más que Jane podría saber lo que ella estaba pasando, y Alex ni
siquiera intentaba adivinar. Sólo podía ofrecer una distracción necesaria cuando parecía
que Jane necesitaba una, aunque tenerla a solas había sido prácticamente imposible. Las
pocas horas que habían estado juntas desde que se reunieron en Detroit esa mañana habían
sido todo menos íntimas. Periodistas, funcionarios y agentes del Servicio Secreto habían
estado al alcance de la mano de ellas durante todo el día. No se podía dar la vuelta sin
toparse con alguien. Incluso un beso había sido simplemente un beso en la mejilla para
ellas.
Alex había extrañado a Jane tanto, y a pesar de que sabía que hoy no se trataba de ellas,
estaba inquieta por la necesidad. Alex miró a Jane desafortunadamente resoplar su camino
a través de una actualización de la CNN y decidió que era el momento para otra
interrupción. Sólo que esta vez, no sería un juego de cartas o una conversación tranquila
en la terraza. Ella quería a Jane toda para si misma, pase lo que pase.
"Oye, guapa," susurró provocativamente al oído de Jane. "Tengo una oferta que sé que no
querrás rechazar."
"Mmmm," Jane murmuró distraídamente, su atención fija en el gran aparato de televisión
y el último pronóstico de números. Una larga noche se extendía por delante y el panorama
todavía estaba turbio. Jane y sus ayudantes estaban obsesionados con cada encuestas de
salida y el análisis de la televisión e internet.
"No oíste una palabra de lo que dije, ¿verdad?" Alex comenzó a amasar los nudos
musculares en la espalda de Jane.

195

"¿Eh?" Jane niveló sus agotados ojos en Alex. Su boca era una línea dura de agotamiento
y tensión.
Alex suspiró profundamente, invocando a su paciencia. Ella amaba a Jane, estaba
dispuesta a hacer los sacrificios de una amante y compañera, pero no miraría ociosamente
la ruina de Jane o su relación.
Ella sonrió con indulgencia. "Necesito que vengas conmigo por un minuto."
"¿Pasa algo malo?" Jane se había vuelto a la televisión de nuevo, reconociendo las manos
sanadoras de Alex con un silencioso gemido.
"Sí," Alex respondió con firmeza. "Si lo hay. Y necesito que vengas conmigo un minuto
para solucionarlo."
Jane frunció el ceño, pero finalmente parecía más interesada en su amante que en la
televisión. "¿Estás bien, Alex?"
En silencio, Alex apretó la mano de Jane y comenzó a sacarla de la abarrotada sala de
estar, maniobrando a través de la carrera de obstáculos de muebles y cuerpos, luego a
través de una segunda sala de estar y más personas que trataron de agarrar a Jane por un
minuto de su tiempo. Era como el palo que manejaba el disco de un extremo del hielo al
otro, pasando por cinco defensores, hasta que tuvo una clara escapada hacia el
portero. Después de varios minutos de pura determinación por parte de Alex, consiguió
meter a Jane en uno de los dormitorios.
Alex autoritariamente cerró la puerta, puso la cerradura, se dio la vuelta a Jane y la besó
sin previo aviso. Los ojos de Jane se abrieron al principio, luego se cerraron de golpe
cuando sus cuerpos se movieron más cerca, tocándose, uniéndose, presionando juntos
mientras el beso se profundizaba. Pacientemente, sus bocas se exploraron una a la
otra. Los dientes ligeramente tiraron de la húmeda piel, las lenguas jugaban
vigorosamente. Jane gimió suavemente, y Alex actuó en la compulsión de deslizar sus
manos debajo de la blusa del algodón de Jane y delicadamente hasta su caja
torácica. Necesitaba sentir la piel de su amante más de lo que necesitaba respirar en este
momento.
Sin aliento, Jane se apartó para mirarla. Sus ojos estaban ahumados con el deseo. "Oh,
Dios, Alex. Te he extrañado mucho. Estoy tan sor — "
Alex sofocó sus palabras con un beso voraz. A propósito apoyo a Jane contra la puerta y
presionó su cuerpo contra el de Jane, como si fuera a tomarla justo allí, contra la puerta de
esa manera — completamente temeraria e impaciente. El cuerpo de Alex palpitaba de
excitación, y se moría por tocar a la mujer que amaba en todos los lugares que

196

importaban. El cuello de Jane se arqueó en respuesta a la urgencia de Alex. Alex succionó
la piel suave allí, sus manos recorrieron más allá de la caja torácica de Jane y en la suave
parte inferior de sus pechos.
Alex se quedó sin aliento al sentir la piel desnuda de Jane en sus manos, tan cálida y suave
y acogedora. Sus dedos, calientes y estremecidos, bailaban suavemente sobre la carne
hinchada de Jane, trazando las curvas, persistiendo en los pequeños estremecimientos que
Jane emitía. Ella sólo había tenido la intención de tontear un poco, dar a Jane un poco de
afecto, disfrutar de unos momentos necesarios juntas. Pero ahora. Jesús! No sabía si podía
contenerse. No sabía si podía detenerse de la lasciva necesidad de desabrochar los
pantalones de Jane y meter su mano allí, donde sabía que iba a ser recibida por un cálido y
húmedo abrazo. Ella estaba tan húmeda y apretada, que le dolía.
"Espera. Alex. Cariño." Con esfuerzo, Jane trató de extraerse de los besos insistentes de
Alex.
Alex deseaba tanto ignorar las silenciosas súplicas de Jane. Sus dedos encontraron los
tensos pezones y hábilmente los rozaron. Se maravilló con el endurecimiento aún más
profundo de la sensible carne. Oh, sí. Era evidente que Jane la quería tanto, y Alex sonrió
interiormente al pensar en una sesión rápida pero ardiente de hacer el amor.
"Oh, Dios, Alex." Jane se echó hacia atrás con mayor firmeza. "Bebé. Por favor," dijo
entre respiraciones, su voz llena de decepción y frustración.
Alex exhaló en derrota, retirando lentamente sus lujuriosas exploraciones. Ella presionó su
frente sudorosa en la de Jane.
Jane tocó la cara de Alex con ternura y le besó la barbilla ligeramente. "Te quiero tanto,
Jane," Alex dijo con voz ronca. "Déjame hacerte el amor. Ahora mismo."
"Quiero hacer el amor contigo también, Alex. Pero quiero que sea perfecto. Quiero que
tengamos una agradable noche juntas. . . mañana por la noche. Estaremos volando de
vuelta a la isla en la mañana, y tendremos nuestra noche romántica. Lo prometo. Pase lo
que pase con el resultado de la elección, tendremos nuestra noche."
Alex tragó, luchando contra el reflujo de su deseo. Estaba cansada de esperar. Un polvo
rápido no era el enlace más romántico del mundo, pero era mejor que nada. "No tiene que
ser perfecto, amor. No tiene que esperar."
Jane la besó suavemente. "Sí, lo hace. Alex, todo mi mundo ha sido tan apresurado y loco
en el último año. Tanto que gran parte de ello es sólo un borrón. No quiero que sea así con
nosotras."

197

Alex asintió a regañadientes. Jane tenía razón. Su primera vez juntas como pareja no debe
ser algún interludio apresurado, revuelto, especialmente durante el tumulto de la jornada
electoral. Diablos, no. Ellas esperarían y muy bien valdría la pena.
Alex sonrió, frotó las narices juguetonamente con Jane. "Toda la razón vamos a esperar."
Una ceja se alzó en respuesta. "¿Estamos? Quiero decir . . . no tenías que estar de acuerdo
tan rápidamente ".
Alex se rió. "¿Quieres que luche contra ello?" Ella juguetonamente empujó sus manos de
nuevo bajo la camisa de Jane, provocando un chillido.
"Bien, bien. Deja de tomarme el pelo, o soy yo la que te va a tirar en la cama y hacerlo a
mi manera contigo."
Una nueva ronda de deseo pulsó a través de Alex mientras jugueteaba con la fantasía de
Jane empujándola hacia la cama, a horcajadas sobre ella, su pelvis presionando contra
ella, los pechos hundiéndose sobre su cara, rozando contra ella, alzándose de nuevo. Oh,
Dios. Esto me está volviendo loca.
Jane pareció sentir resurgir el fuego en Alex y se apartó para poner algo de distancia entre
ellas. "Lo estoy empeorando, ¿verdad?"
Alex gruñó con frustración. "Está bien, querida. Esperaremos." Ella se acercó más, su
dedo trazando una línea invisible abajo por la mandíbula y la garganta de Jane. "Quiero
que descanses. Y te quiero a ti durante toda la noche de mañana." Con una mirada lasciva,
agregó, "Porque ese es el tiempo que va a tomar."
A Jane le dio un pequeño escalofrío, sus fosas nasales dilatadas. Ella le hizo un guiño
lentamente, seductoramente, luego se lamió los labios. "Tienes una cita."
Ø
Alex no podía permanecer por más tiempo. Su cabeza latía y se sentía como una mierda
— los efectos persistentes de su conmoción cerebral agravada por el cansancio y el
estrés. Miró al otro lado de la habitación a Jane, que estaba sentada en una profunda
conversación con Dennis Collins. Su corazón se hundió en los círculos oscuros bajo los
ojos y la evidente fatiga en su cuerpo. Los ayudantes paseaban con sus computadoras
portátiles y teléfonos celulares mientras la actividad no mostraba signos de disminuir.
"Alex, pareces agotada." María Kincaid se puso en cuclillas al lado del asiento de
Alex. Ella les había acompañado en el vuelo a Miami y volvería a Michigan con

198

ellas. "Realmente debes ir a la cama, querida." Su voz era calmante, sus ojos llenos de
preocupación.
Alex sonrió débilmente. "No quiero dejar a Jane. La elección es todavía demasiado
cercana de cerrarse, y sé que debe estar volviéndose loca por dentro."
María sonrió. "Tienes razón. Ella se volverá loca. Y ella probablemente debería ir a la
cama contigo y descansar un poco."
"Pero no lo hará," Alex dijo con gravedad, viendo como Clara se inclinó y dijo algo al
oído de Jane.
"Tienes razón de nuevo. No lo hará. Los números de la Costa Oeste no estarán en un par
de horas más. Sabes que esto es algo que tiene que hacer, Alex. Ella tiene que ver esto,
hasta el final. Todos lo hacen."
Alex sintió que su corazón se hinchaba. Ella amaba a Jane tan increíblemente mucho, se
sentía como que el amor podría tragársela entera, hacerla desaparecer en su
interior. Respetaba a Jane tanto, admiraba todo el trabajo duro y el compromiso que había
puesto en este, su sueño. No quería verlo terminarse como tampoco Jane y cualquier otra
persona en esta sala lo hizo. Ella sintió el pinchazo de las lágrimas picando sus
ojos. "Dios. Espero que esto funcione. No sé lo que haremos si — "
"No podemos preocuparnos por eso ahora, Alex." María miró a través de la habitación a
Jane, luego de nuevo a Alex. "Si prometo cuidar de mi hija, te iras a la cama?"
Alex sonrió. "De acuerdo." Se levantó lentamente, esperando que el mareo se calmara. No
sabía si sería capaz de dormir, pero al menos lo intentaría. Y mientras esperaba que Jane
se uniera con ella en algún momento durante unas pocas horas de sueño, sabía que no era
probable.
Ø
Alex se despertó a un movimiento silencioso en la luz del amanecer, sintió que las sábanas
estaban siendo retiradas. Un cuerpo esbelto vestido con un delgado algodón se deslizó
junto a ella.
"Soy yo, cariño," Jane susurró.
"Bien," Alex respondió aturdida. "Sólo mujeres atractivas están permitidas en mi
cama. Por suerte para ti, tu calificas."

199

Jane la besó suavemente, luego se separó, riendo.
Alex sintió que sus nervios se agitaban y se volvió al instante alerta. "Estás de buen
humor. Eso significa . . . ?"
Sintió a Jane sonreír contra su garganta, y luego seguir una línea de suaves besos debajo
de su mandíbula. "Sí," ella dijo. "Así es."
"Oh, Dios mío." Con ambas manos, Alex colocó la cara de Jane a la altura de la
suya. Apenas podía ver los ojos de Jane a la luz turbia, pero sentía la alegría en ellos,
sentía la sonrisa en su rostro. La garganta de Alex se tensó y apenas podía hablar. Quería
llorar. "Lo hiciste, cariño." Besó las comisuras de los labios de Jane alrededor de la
euforia de su amante.
"Sí. Lo hicimos. Todos nosotros." La garganta de Jane estaba tosca por el cansancio y la
exuberancia. "Estaba cerca, pero California nos lanzó por encima."
"Gracias a Dios por el Estado de California!" Alex besó a Jane, suavemente al principio,
luego con más fuerza. "Me lo puedes decir más tarde. Y quiero escuchar cada detalle. Pero
no en este momento. En este momento sólo quiero sentirte."
Jane se acercó a Alex, acurrucándose en ella. "Podría quitarme esta camisa de dormir y tu
me podrías mostrar lo feliz que eres por mí," pronunció seductoramente, pero no había
duda del cansancio bajo sus palabras.
Alex lamió la garganta de Jane. "Apuesto a que has utilizado antes esa línea."
Jane jadeó con fingida sorpresa. "No en al menos seis meses!"
Alex se rió. "Dios, te amo Jane Kincaid. Quiero decir, señora vicepresidenta."
Jane se rió. "Es sólo Jane. Tal como te dije la primera vez que nos conocimos,
¿recuerdas?"
Alex se movió sobre Jane, con los brazos ligeramente sujetándola. "Oh, lo
recuerdo. Parecías tan malhumorada esa primera vez, a pesar de que eres hermosa como el
infierno. Pensé que ibas a arrancarme la cabeza."
"Estaba de mal humor porque pensé que eras una inflexible que iba a hacerme la vida
imposible."

200

Alex besó la frente de Jane, luego cada mejilla. Su boca flotó sobre la de Jane. "Tuve
algunos momentos de hacerte miserable. Y no le digas a nadie que no soy realmente una
inflexible."
La boca de Jane se levantó para reclamar la de Alex. "Nunca me hiciste sentir miserable,
Agente Warner. Hice un buen trabajo de hacerme eso yo misma. Y para ti. Me alegro de
que esperaste por mí."
Se besaron de nuevo, con ternura, y Alex sintió que su cuerpo se agitaba contra la mujer
suave, flexible debajo de ella. Ella no podía estar en la misma habitación que Jane y no
querer hacer el amor con ella. Incluso en una habitación llena de gente, por no mencionar
en la misma cama juntas. Era como una especie de prueba cruel, toda esta espera.
El beso se intensificó, y Alex sintió la sangre corriendo a través de ella con vehemencia,
encendiendo su piel, afilando su deseo. Sus bocas se separaron y Alex movió su lengua
contra la de Jane, desafiándola a corresponder. Jane respondió animadamente, empujando
en la boca de Alex, su cuerpo comenzó a pulsar rítmicamente contra Alex.
"Jane. Cariño." Alex habló suavemente desafiando la urgencia estridente de su
cuerpo. Sabía que estaba a un segundo de empujar arriba el camisón de Jane, arrancar sus
propios boxers cortos, y empujarse contra el rígido deseo de su amante.
"No te detengas," Jane dijo sin aliento. "Esta vez es en serio."
"Tengo que hacerlo." Alex
esperar. Recuerdas tu promesa?"

tragó

dolorosamente. "Se

supone

que

debemos

"A la mierda mi promesa." Jane luchó por un brazo libre y alcanzó la pretina de Alex.
Alex juguetonamente deslizó sus dedos a través de la garganta de Jane. "Pensé que los
políticos nunca rompían sus promesas."
Jane gimió, presionando su pelvis contra Alex de nuevo. "Entonces seré la primera."
Alex agarró la muñeca de Jane y la apartó con firmeza lejos de sus shorts, luego se puso
de lado y se enfrentó a ella. Ella sonrió, disfrutando de ver a Jane de esta manera —
mandona e insaciable. "Me encanta cómo te ves toda caliente y encabronada al mismo
tiempo."
Incluso en la penumbra, Alex pudo distinguir el profundo ceño de Jane y la mueca en su
boca. Se inclinó más cerca y besó la punta de la nariz de Jane. "Esta bien. Sé que estoy
siendo malvada. Pero quiero que descanses un poco. Te dije, nuestra primera vez, voy a
mantenerte despierta toda la noche."

201

Jane rodó sobre su espalda y se quedó mirando hacia el techo. "Dime otra vez por qué me
vas a necesitar despierta toda la noche?"
Alex se rió entre dientes. Eso era más como esto. "Porque es el tiempo que me llevará
para follarte en todas las formas que pueda, y te corras más veces de las que puedas
contar."
Jane se rió, pero Alex se dio cuenta de que su respiración se aceleraba. "Dios, eres tan
romántica."
"De acuerdo, de acuerdo. No soy exactamente una poeta. Prefiero ser más directa."
Jane gimió un poco. "Directa es bueno."
Alex se acercó y acarició la mejilla de Jane, apartando el pelo. "Esta noche fue la noche
más importante de tu vida. Mañana por la noche va a ser la segunda noche más importante
de tu vida, y no quiero que ambas se mezclen."
Jane apretó la mano de Alex, alejándola de su mejilla y a sus labios. "Te amo mucho,
Alex. ¿Cómo he llegado a ser tan afortunada este año?"
Alex observó como Jane besó cada uno de sus dedos. "Alguien dijo una vez que tu has
hecho tu propia suerte."
"No sé si estoy totalmente de acuerdo con eso. Pero me gustaría pensar que no fuimos un
accidente."
"No lo fuimos," Alex dijo con certeza. "Creo que te he estado esperando toda mi vida."
"Mmmm. Sé que lo has hecho."
"¿Puedes dormir por un rato mi amor?"
Jane bostezó. "Sólo una hora. Dos como máximo. Entonces tenemos el desayuno con
Collins y todo nuestro personal."
Alex sonrió en anticipación. "Luego volamos a la isla Mackinac, ¿verdad?"
"Así es," Jane respondió débilmente. Ella estaba dormida antes de que Alex pudiera decir
algo más.

202

Capítulo 15
Jane felizmente miró a Alex toma un sorbo de Chianti, sostenerlo en su boca para
saborearlo, luego tragarlo lujosamente. Parecía una mujer condenada tomando su última
copa, deleitándose en cada gota del líquido rojo rubí.
"Dios. Pareces estar disfrutando de ese vino." Jane tomó una bebida placentera de su
propia copa y miró a la luz de las velas, sintiéndose lo más contenta que se había sentido
en. . . no podía recordar cuanto, en realidad. Su alma estaba a gusto, su corazón estallaba
con una alegría serena, ilimitada. Y a pesar de que su cuerpo todavía estaba cansado, se
sentía en paz. No podía imaginar que algo fuera más perfecto. . . excepto quizás si ella
fuera la presidente electa en lugar de la vicepresidente electa. Pero sólo miraría hacia
adelante ahora, no hacia atrás.
Alex sonrió. "Mi primer trago de alcohol desde ese estúpido accidente."
"¿Estás bien?"
"Más que bien, querida. Pero no creo que mi cabeza sea capaz de manejar más de una
copa o dos."
Jane sonrió astutamente. "Perfecto. No quiero que estés ebria esta noche."
Alex alzó las cejas en broma y bajó la voz. "¿Estás planeando en aprovecharte de mí?"
Jane se rió, impaciente por tener relaciones sexuales pero disfrutando de la anticipación,
también. "Puede que lo haga." Ella apoyó los codos en la mesa y se inclinó hacia
Alex. "Me prometiste algo para mantenerme despierta toda la noche, recuerdas? Creo que
vas a ser una mujer ocupada."
Alex hizo una mueca y fingió buscar en su memoria. "Hmm, no recuerdo eso. Ellos
dijeron que podría haber alguna pérdida de memoria a corto plazo con esta conmoción
cerebral." Ella levantó los ojos juguetones a Jane. "¿Estás segura de que no estaba
hablando de un maratón de juego de Scrabble o algo así?"
"Sólo por eso, eso es exactamente lo que debería hacer que hagas!"
El labio inferior de Alex se hundió en un puchero. "Prometo que seré buena el resto de la
noche. Palabra de scout."
Jane tomó la servilleta de su regazo y la tiró sobre la mesa, luego se levantó y extendió su
mano hacia Alex. Ella lanzó su sonrisa más tentadora. "Veamos lo buena que puedes ser."

203

Alex tragó visiblemente, sus ojos ensanchados con revelada sorpresa. Bailaban con
excitación nerviosa. "Me vas a llevar a la cama?"
Jane se rió. Le encantaban esos dulces, descuidados momentos de Alex. Como agente del
Servicio Secreto, Jane sabía que Alex estaba bien practicada a ser cautelosa y
reticente. Pero en su tiempo libre, sus sentimientos, pensamientos y expectativas
infundieron su voz y su lenguaje corporal tan claramente a Jane. . . incluso si era sólo ese
suavizado de los ojos cuando se sentía feliz, o la forma en que se frotaba la barbilla
pensativamente entre el pulgar y el índice. Y había esa traviesa sonrisa que podría
iluminar instantáneamente el mundo de Jane. Había algo tan inherentemente directo sobre
Alex — brutalmente honesto y sin pretensiones de vulnerabilidad, pero también había una
fuerza silenciosa y oculta.
"Dios, espero que nunca cambies, Alex."
"¿Huh?"
Jane tomó la mano de Alex y la alejó del comedor. "No importa. Y no, no te estoy
llevando a la cama todavía. "
Alex se detuvo bruscamente. "¿No estás?" La decepción era evidente en su rostro.
Jane se rió y jaló de Alex. "Te prometí una noche romántica."
"Acabamos de tener una cena romántica. ¿No es suficiente? "
"Apenas. Especialmente porque mi madre cocinó."
Se dejó caer Alex en fingida sorpresa. "Me estás cortejando en circunstancias
fraudulentas?"
Jane se detuvo y tiró de Alex cerca de ella. Ella echó los brazos alrededor del cuello de su
amante. "Te cortejare de cualquier manera que pueda, querida. Incluso si eso significa
pedir la ayuda de mi madre."
Se besaron con ternura, sin prisas, abrazándose con fuerza.
"Realmente tenemos toda la noche, ¿verdad?," Alex dijo, tocando su frente con la de Jane.
"Sí. Y tengo la intención de utilizar cada minuto de ello."
"¿Estás segura de que no estás demasiado cansada? Porque si lo estás . . . "

204

Jane sonrió. Todavía estaba hecha polvo. Había conseguido tal vez un total de cinco horas
de sueño en las últimas veinticuatro horas. Sabía que la interrupción de la campaña sería
corta, porque había mucho por hacer en las próximas semanas, pero no esta noche. Esta
noche era de ella y Alex. Todo lo demás podía esperar otro día. O dos.
"Ceder al agotamiento es para lo que no tienen inspiración. Y tú, mi amor, inspiras todo
en mí."
Alex la besó con fuerza. "Realmente eres suave con las palabras, ¿verdad?"
Jane se rió, tomó la mano de Alex de nuevo y la condujo a la sala de estar. El fuego rugía
en la chimenea, proyectando un resplandor cálido, danzarín que se fundía con las velas
desde casi todos los rincones y la superficie de la habitación. Rosemary Clooney
canturreaba ‘Tenderly’ de los altavoces ocultos.
"Wow," Alex se entusiasmó. "Realmente me estás dando el tratamiento completo. Esto es
maravilloso."
Se trasladaron al sofá y se sentaron, la longitud de sus cuerpos tocándose. Los largos
dedos de Jane fugazmente trazaron una línea a lo largo del muslo en mezclilla de
Alex. "Puedo estar fuera de práctica, pero sé cómo cortejar."
"¿Estás segura de que a tu madre no le importó desocupar la casa por la noche?"
"¡Ha! Mi madre te ama. Ella estaba feliz de hacerlo. Además, estaba encantada de unirse
al resto del grupo en el Grand Hotel.
Probablemente están de fiesta como locos." Su avión alquilado de regreso de Miami había
estado lleno de empleados y seguidores que estaban empeñados en continuar con las
celebraciones.
Alex agarró la mano de Jane y la sostuvo en su regazo. "Tu madre es un ángel. Ella ha
sido nada sino impresionante mientras me quedé aquí. No puedo creer todo lo que ha
hecho por mí ... por nosotras."
Jane miró a Alex, sorprendida al ver las lágrimas brillando en las comisuras de los
ojos. Ella levantó su mano de la de Alex, se acercó y acarició su mejilla
amorosamente. Había tanto que todavía no sabía acerca de esta mujer que se había
convertido en una gran parte de ella — tantos pequeños rincones y esquinas para
explorar. Tenía toda la vida para eso, pero Jane quería desesperadamente empezar ahora.
"Nunca has hablado de tu vida familiar. Tu niñez."

205

Alex se volvió hacia ella. Trató de sonreír, pero falló. "No quiero hablar de ello. No esta
noche. No cuando todo es tan perfecto." Esta vez, su sonrisa era fuerte. "Además, eres
todo lo que necesito, Jane. Eres mi familia ahora."
Jane acarició la mejilla de Alex y sintió que su corazón se hinchaba mientras Alex se
apoyó en su toque. Ella amaba a Alex tanto, la responsabilidad de eso la
asustó. "Simplemente no quiero que te vuelvan a lastimar, Alex. O decepcionar."
"No siempre puedes evitar que eso suceda," Alex susurró, con una emoción como papel de
lija en su voz. "Pero puedes amarme con todo lo que tienes. Eso es lo que puedes hacer."
Jane se inclinó y besó la mejilla de Alex. "Entonces lo haré. Siempre."
Alex sonrió a través de sus lágrimas y tocó la cara de Jane a cambio. "¿Bailarías
conmigo?"
Ella Fitzgerald estaba cantando ‘Trav'lin Light’ y sin decir palabra se levantaron del sofá,
con los dedos entrelazados.
Completamente en sintonía con la música y la una a la otra, se unieron en un abrazo de
cuerpo entero, los brazos de Alex rodearon la cintura de Jane, los brazos de Jane se
curvaron ligeramente alrededor del cuello de Alex. Se balanceaban juntas una a la otra,
como árboles en una suave brisa. Se acariciaron el cuello una a la otra, pasaron los dedos
por el cabello, aspiraron el olor de la piel y el cabello y el jabón. No había necesidad de
hablar, solamente un anhelo de sus cuerpos tocándose al compás de la música. Se sentía
mágico.
Las canciones iban y venían — Diana Krall, Mel Torme, Michael Bublé — y aún así, se
deslizaban por el suelo, dando vueltas con fluidez como si hubieran bailado juntas un
centenar de veces antes.
Los dedos de Alex comenzaron a trazar delicadamente el contorno de la boca de Jane, y
Jane se sintió tropezar un paso. Ella se estremeció ante el toque de Alex.
"Tienes la boca más sexy," Alex dijo, su aliento agitando el pelo de Jane. "Tienes lo más
sexy de todo."
"Bésame, Alex Warner."
Alex devoró su boca, empujando con fuerza contra ella, chupando los labios de Jane,
mordisqueándolos, lamiéndolos, luego presionando con fuerza de nuevo. Las manos,
grandes, fuertes y cálidas, comenzaron a deslizarse arriba y abajo de la espalda de Jane,
cerniéndose sobre las líneas de su sujetador. Jane sintió que su cuerpo lentamente se

206

adormecía, sus piernas debilitándose, la sangre comenzando a bombear furiosamente. La
sensación de cosquilleo comenzó profundamente en su vientre, luego floreció más al sur
cuando sintió que empezaba a humedecer las bragas de seda de color rojo brillante que
había elegido especialmente para esta noche. Su garganta se tensó y su voz salió ronca y
vacilante.
"Oh, Alex. Quiero hacer el amor contigo. Ahora. Por favor," ella dijo, sintiendo que iba a
estallar si las manos de Alex no encontraban pronto su camino dentro de sus pantalones de
lana. Dios, por qué elegí pantalones! Debería haber usado una falda para ahorrar
algunos segundos preciosos.
"Pensé que nunca lo pedirías." La voz de Alex era espesa y cálida, como la miel. "¿Aquí?"
Jane sacudió la cabeza, débil y distraída. Su voz salió ligera, un hilo. "No. En caso de que
algunos de los agentes estén patrullando por las ventanas."
Alex se apartó de Jane, pareciendo decidida.
"Espérame arriba. Me ocupare del fuego y las velas y la música."
Alex podía ser muy dominante, y Jane no necesitaba que le dijeran dos veces. Ella subió
las escaleras de dos en dos, se quitó los pantalones y la blusa y los dejó en un montón en
el suelo del dormitorio. Fugazmente, se preguntó si debía tomar un baño de burbujas, pero
estaba demasiado excitada. El baño podría esperar. Encendió una vela en la mesita de
noche, y luego se metió en la cama tamaño queen. Se había dejado su sujetador y la ropa
interior, decidiendo dejar que Alex tuviera un poco de diversión quitándolos.
Débilmente, pudo oír a Alex moverse por la planta baja, entonces la oyó saltando
rápidamente por las escaleras. Los pensamientos nerviosos bordeaban en su mente,
eclipsando su alegría. No quería decepcionar a Alex, sobre todo después de tanto tiempo
separadas. Jane quería que Alex quedará satisfecha. Ella no quería que su falta de
habilidad arruinara una noche por lo demás perfecta. Deseaba años de experiencia sexual
para inspirarla repentinamente y evitarle la vergüenza de ser una obvia novata con una
mujer.
Alex apareció, ligeramente sin aliento y su cara sonrosada, y se apoyó perezosamente
contra el marco de la puerta. Tenía los brazos cruzados en una muestra de confianza
informal, pero estaba sonriendo astutamente, como si Jane fuera su presa acorralada. Eres
mía, su mirada dijo — mía para hacer lo que yo quiera.
Jane tenía envidia de la autoconfianza de Alex. Se obligó a sonreír, se dijo que debía
respirar con calma y sintió que el aleteo nervioso en su estómago poco a poco se calmaba.

207

Alex finalmente entró en la habitación, sin apartar los ojos de Jane. Ella metódicamente
bajo la cremallera de sus jeans y los jaló sobre sus cortos boxer ajustados, luego salió de
ellos. Era rápida y ágil, pero no demasiado apresurada para desvestirse. Jane jadeó en
apreciación de los músculos gruesos, fibrosos de las piernas de Alex. Entonces de nuevo
mientras Alex sacaba su camisa por su cabeza, revelando una simple camiseta blanca sin
mangas que mostraba claramente los musculosos hombros y los bíceps y tríceps bien
definidos. Jane sostuvo la mirada fija de Alex, como para indicarle que estaba preparada
para más, y Alex se desnudó por completo.
"Oh, Alex. Eres tan hermosa." Y lo era. Todo músculo y suavidad al mismo tiempo — las
líneas y curvas yuxtapuestas perfectamente.
Jane dolía por dentro en el conocimiento de que Alex pronto estaría tocándola, besándola,
haciendo esas cosas exquisitas a su cuerpo que recordaba tan vívidamente desde el verano
pasado. Podía sentir la humedad de su excitación extendiéndose entre sus piernas, su
sangre palpitando un nuevo latido de deseo. Era casi demasiado.
En silencio, Alex retiró la sábana y suavemente se puso encima de Jane, sus fuertes brazos
sosteniendo la mayor parte de su peso hacia atrás. Ambas gimieron suavemente mientras
sus cuerpos entraron en contacto. Con una mano, Alex tocó el cabello de Jane, luego su
rostro y sonrió a los ojos.
"¿Te he dicho últimamente cuánto te amo?," Alex dijo.
"No," Jane murmuró, luego empujó su mandíbula hacia adelante para capturar los labios
de Alex en un beso audaz, ardiente. Ella sintió su cuerpo agitarse debajo de Alex mientras
el beso continuaba. No podía detener los diminutos empujones pélvicos que llegaban hasta
su amante por su propia voluntad, buscando la fricción y la liberación, seda contra piel.
La boca cálida, húmeda de Alex había emigrado al hueco de la garganta de Jane, y Jane
quería gritar ante la sensación abrasadora contra su piel caliente, sensible. Manos tomaron
sus pechos a través del sujetador de encaje, y sintió que el aliento de Alex se aceleraba
contra ella.
"No sabes cuántas veces desde el verano pasado he pensado en hacer esto," Alex dijo con
voz ronca. "He recordado todo acerca de tu cuerpo — como sabes, cuan suave tu piel se
siente, cómo tiemblas cuando te toco."
Jane todavía no podía creer que finalmente estaban solas y a punto de hacer el amor. Sería
la primera verdadera consumación de su amor de la una por la otra, y el pensamiento la
excitó más allá de la razón. "Oh, Dios, Alex. He pensado en hacer el amor contigo un
millón de veces. Creo que me voy a correr al segundo que me toques allí."

208

La risa de Alex era un retumbar bajo. "Oh, no, no lo harás. No me vas a engañar de salir
de esto."
Jane tragó espesamente, empujó con más fuerza contra Alex. "Yo sólo — estoy tan
excitada, Alex. Oh Dios. Necesito que me hagas correrme."
Alex se rió, moviendo lentamente sus dedos justo dentro del sujetador de Jane. "Oh, te
correras bien. Vas a correrte toda la noche, querida."
Jane gimió fuerte, cerró los ojos con fuerza mientras el palpitar en su centro se hizo más
persistente, doloroso incluso. Los dedos rodeaban sus pezones, provocando un grito desde
el fondo de su garganta. Ella sintió que se ponía rígida ante las ligeras caricias de Alex, y
de nuevo ante la sensación de la lengua de Alex en su sensible carne, el sujetador se hizo a
un lado. Los dedos bailaban y acariciaban, jugando con sus pezones con una dolorosa
nitidez. Alex consiguió un pecho casi enteramente en su boca y lo succionó
expertamente. Una mano libre recorrió ligeramente a lo largo del estómago de Jane, que
se estremeció al tacto, y que deseaba que la mano de Alex continuara su viaje al sur, y
rápidamente. La liberación era su objetivo urgente ahora, y llamaba como un distante tren
estruendoso cada vez más cerca.
La respiración de Jane se había acelerado junto con el latido de su corazón. Con cada
célula, su cuerpo gritaba por la estimulación que necesitaba para llegar al clímax. Como si
sintiera su creciente impaciencia, los dedos de Alex tocaron la pretina de las bragas de
seda, diminutas, y Jane se empujó contra el toque. Ella ciertamente no era buena para
jugar tímidamente. Ella sabía exactamente lo que quería que Alex hiciera.
"Por favor," Jane gimió con urgencia, casi suplicando. "Tócame, Alex. Me voy a morir si
no lo haces." Había pensado lo romántico que sería tomarse su tiempo deleitándose en el
cuerpo de la otra, pero ahora que el momento estaba aquí, Jane no podía esperar. Estaba
ávida por las manos expertas de Alex, por las magníficas cosas que podía hacer con su
boca.
La mano de Alex misericordiosamente se sumergió por debajo de la delgada tela de su
escasa ropa interior, deslizándose rápida y ligeramente sobre el duro, palpitante clítoris de
Jane. El empuje de la pelvis de Jane trató de atrapar los dedos móviles, pero fue en
vano. Finalmente, la palma de Alex se posó sobre ella, ahuecándola, dejando que Jane
empujara fuerte contra ella.
"Te sientes tan bien," Alex dijo, su boca encontrando el estómago de Jane, su lengua
dibujando pequeños círculos sobre su piel. "Quiero que esperes hasta que pueda
saborearte."
Jane gimió en voz alta y golpeó su cabeza de un lado a otro.

209

"No sé si puedo — " Sus palabras murieron en el aire mientras Alex toscamente tiraba de
las bragas a un lado, casi rasgándolas en su prisa, y ávidamente tomó a Jane en su
boca. Jane gritó bruscamente, el placer tan agudo y rápido, y Alex gimió también.
Jane sentía como si su cuerpo estuviera flotando mientras Alex expertamente estimulaba
con enérgicas, rápidas caricias que la llevaron a una rigidez palpitante. Jane egoístamente
se empujó a sí misma en Alex, envolviendo su lengua y tragándola dentro de ella,
manchando la cara de Alex con su deseo caliente, resbaladizo. Ella montó a Alex con
entusiasmo y sin arrepentimiento, tomando todo lo que necesitaba, gimiendo con estímulo
para que Alex empujara más y más y más fuerte y rápido en ella. Los dedos de Alex
acariciaban su clítoris a la vez con los empujes y Jane sintió que su orgasmo se enraizaba
en sus piernas. Ella quería disfrutar de los servicios orales de Alex mucho más — oh,
Dios, alguna vez lo hizo. Pero la liberación se acercaba más y más, avanzando por su
estremecido cuerpo.
Vagamente, Jane se preguntó por qué había tomado un no como respuesta al amanecer
esta mañana, cuando habían compartido la misma cama y un poco de afecto sin sexo. Oh
si. No importaba lo que dijera Alex, debería haberse sólo alzado ese camisón, subirse
encima de Alex y sentarse a horcajadas sobre su cara con abandono. La visión de sí misma
montando a Alex de esa manera la empujó sobre el borde. El orgasmo caritativamente la
reclamó, balanceando su cuerpo con ola tras ola de poderoso placer.
Ella gritó su liberación, apretándose contra Alex, dejándola vorazmente consumir el resto
de su deseo. Pero Alex no se detuvo. Su boca y la lengua ahogaron a Jane con una nueva
ronda de entusiasmo. Jane se apoyó en los codos, maravillándose por la vista de Alex
entre sus piernas, complaciéndola con una insaciable energía que parecía ilimitada. Jane
estaba indefensa cuando una nueva oleada de deseo se elevó en ella como un géiser,
sorprendentemente feroz y poderoso.
Era incontrolable. Su excitación la poseía. No podía detenerlo si quisiera. Y. . . Oh,
Dios . . . no quería que se detuviera. Alex le pasaba la lengua como un relámpago rápido
sobre su centro, y ella estaba cegada por el éxtasis voraz de la cresta y finalmente se
derramó a través de ella como lava ardiente. Su pecho se alzó y su voz estrangulada grito,
esta vez más débil, y se sintió más agotada y satisfecha lo que jamás se había sentido
antes.
"Oh, Dios, Alex. Mi amor."
Alex se arrastró completamente sobre ella esta vez, dejando que Jane se balanceara
lentamente contra ella en los últimos empujes tranquilos del orgasmo. Cubrió a Jane con
pequeños besos que estaban destinados a transmitir su amor en lugar de provocar otra
ronda de deseo.

210

"Querida, eres maravillosa," Alex dijo. "Eres tan receptiva, tan. . . Dios!" Los ojos de Alex
tomaron un cálido resplandor en la parpadeante luz de las velas. "Eres la mujer más
atractiva que he conocido." Ella besó encantadoramente a Jane, casi con reverencia. Ella
sonrió juguetonamente. "Y una mujer como tu necesitas estar bien sexualizada."
Jane se rió entre dientes, sintiéndose al mismo tiempo deliciosamente mal y
delirantemente feliz. "¿Cómo voy a conseguir cualquier trabajo realizado si — "
"Si te estoy follando cinco veces al día?"
"Exactamente." Jane se rió de nuevo, deseando que pudieran quedarse en la cama para
siempre sin una sola obligación, que no sea el complacerse y disfrutar de su amor. El
momento de su unión no era grande, Jane lo sabía, y la idea de lo ocupada que estaría en
las próximas semanas ya la hacía sentir culpable. Había más personal para contratar,
cuatro años de política que revisar, interminables reuniones con Collins y su personal para
trazar su dirección, la inauguración. . . "¿Qué estás pensando?" Los dedos de Alex
acariciaron suavemente la mejilla de Jane.
Jane cerró los ojos por un momento para desechar los pensamientos de trabajo. "Nada y
todo." Cuando volvió a mirar a Alex, ella sintió el comienzo de las lágrimas. Ella sabía
que Alex no había omitido una cosa.
"¿Estás triste?," Alex preguntó con preocupación.
Jane besó los labios tan estrechamente cerca de los suyos. "Soy estúpidamente feliz."
"Pero te ves un poco triste. Tengo — "
"Oh, Alex. No eres nada sino maravillosa." Jane envolvió sus brazos alrededor de ella en
un abrazo de oso, apretando fuertemente los músculos de la espalda de Alex. "Lo único
que me pone triste es que no vamos a tener horas todos los días para pasarla de esta
manera."
Alex escudriñó a Jane, parecía tierna y melancólica. Su mano acarició casualmente el pelo
de la cara de Jane. "Entonces sólo tendremos que aprovechar al máximo nuestros
momentos juntas, ¿no es así?"
El ánimo de Jane empezó a elevarse de nuevo. "¿Estás segura de que serán suficientes?"
Alex sonrió creídamente. "Estoy bastante segura de que sólo necesito unos cinco minutos
para sacudir tu mundo."

211

Jane le pellizcó en broma. "Tú siempre sacudes mi mundo. Solamente no entran en el
hábito de trabajos urgentes."
Alex hábilmente les dio la vuelta para que Jane estuviera en la parte de arriba, y ella le
sonrió. "No soñaría con eso." Ella tiró suavemente el labio inferior de Jane con los dientes,
acercando más a Jane, besándola con creciente fervor. Las manos de Alex se habían
deslizado entre sus cuerpos para ahuecar los pechos de Jane.
"Alex," Jane dijo tensamente entre besos. "Tengo miedo."
Las manos errantes y los exigentes labios de Alex se detuvieron. "¿De qué tienes miedo,
cariño?"
Jane sintió que el calor de la vergüenza se precipitaba por su cuello. Intentó sonreír
tranquilizadoramente, pero el intento se disolvió en una mueca.
"No estoy segura de que . . . " Ella estaba tan asustada de este momento de verdad, que
Alex pudiera descubrir que era una pésima amante, un fraude, y que la espera nada de eso
había merecido la pena. No le gustaba esta sensación de ineptitud. Era increíblemente
extraño para ella. "No sé si seré capaz de hacerte, ya sabes, correrte."
Alex hundió la cara en la almohada y se echó a reír, todo su cuerpo temblando. Parecía
que no podía detenerse y aturdió a Jane, que no pensaba que fuera divertido en absoluto.
Perturbada, Jane tomó una profunda respiración, la risa de Alex no mostró signos de
disminuir. "Esperaba que mi confesión te horrorizara, no te divirtiera."
Alex finalmente calmó su risa, aunque su cuerpo aún se contrajo un poco. Miró a Jane,
con los ojos húmedos y todavía bailando con malicia. "Cariño." Ella tomó una respiración
profunda para recomponerse. "Puedo asegurarte que no tendrás ningún problema para
hacerme correrme."
Jane se trasladó a horcajadas sobre Alex. Estaba empezando a sentirse un poco pícara y
una sonrisa salió a la superficie. "¿Cómo puedes estar tan segura?"
Los ojos de Alex, sin parpadear, se habían vuelto serios. La excitación le coloreaba sus
mejillas; su pecho subía y bajaba un poco más rápido. "Yo solo . . . tengo una
sensación. Pero nunca lo sabremos con seguridad hasta que lo intentemos."
Jane empezó a moler a Alex en un movimiento circular, dejando que sus pechos se
balancearan al ritmo de sus caderas, y se deleitó viendo los ojos de Alex seguirlas
atentamente. Sus pezones se endurecieron en el ansía allí y en la respiración acelerada de
su amante.

212

Alex comenzó a responder a los movimientos de Jane con pequeños empujes que se
hacían más rápidos y más profundos y más insistentes. Juntas estaban presionando y
moliendo, sus cuerpos empujando y tirando, dando y tomando, su sincronización
perfectamente emparejada en una íntima danza pélvica, la humedad de su mutuo deseo
deslizándose en ambas.
Alex gimió suavemente. Los cálidos dedos alcanzaron y ligeramente trazaron la dureza de
los pezones dolorosamente tensos de Jane. Jane respondió con sus propios gemidos
silenciosos, el deseo lanzando llamas abrasadoras por sus piernas y en su centro
caliente. Hace unos segundos, ella se había admirado de su poder sexual, crudo sobre
Alex, pero ahora ella también estaba de nuevo impotente frente a ese deseo urgente e
incontrolable. Comenzó a consumirla a ambas, como un voraz incendio alimentado con
oxígeno.
Inmersas en saciar su propia, dolorosamente avanzada necesidad de liberación, la fricción
se intensificó hasta que el orgasmo irrevocablemente las liberó. Con un empuje final, Jane
se desplomó en ella y temblaron en brazos de la otra, ambas saboreando las agonizantes
brasas de su excitación.
"Ves," Alex dijo entre respiraciones. "Te lo dije, que no tendrías ningún problema para
hacer que me corra."
Jane sonrió y agradeció que su timidez sexual momentánea se hubiera evaporado tan
rápidamente. Estaba agradecida por otras cosas, también.
"Creo que es un nuevo récord, semental."
"¿Qué?," Alex preguntó inocentemente.
"Tres orgasmos en veinte minutos." Jane sonrió, luego mostró su agradecimiento con un
beso rápido. "Nunca había conocido tal placer antes."
"Tal vez podamos ir por cuatro en veintidós minutos. ¿Qué dices?"
"Oh no. No hasta que me ponga al corriente." Jane besó con entusiasmo a Alex, ansiosa
por explorar el cuerpo de su amante con sus manos, y en especial su boca.
"Whoa," Alex dijo, tirando de Jane en un abrazo. "Tenemos toda la noche para eso,
querida."
"Sí. La tenemos." Jane se acurrucó más cerca, el agotamiento de repente la superó. Esta
vez le dio la bienvenida y se quedo rápidamente dormida en cuestión de segundos.

213

Capítulo 16
Culpablemente, Alex tomó otro sorbo de brandy. Ella sabía que pagaría por ello más tarde
con una cabeza palpitando, gracias a los restos de su conmoción cerebral. Pero necesitaba
los efectos tranquilizantes del alcohol — necesario para ayudar a ahogar el ruido dentro de
la casa Kincaid, ahora llena de gente, cada uno monopolizándola. También necesitaba el
alcohol para ayudar a aplanar el paisaje de sus pensamientos, que se sumergieron y
alcanzaron su punto máximo con la magnitud y el temor de lo que su vida — y la de Jane
— sería de ahora en adelante.
Jane Kincaid era la vicepresidenta electa. Era una idea increíble que hizo que el pecho de
Alex se hinchara de orgullo. Estaba tan feliz y emocionada por Jane. Quería que ella
tuviera todo lo que quisiera — eso era sin lugar a dudas. Pero tanto como quería que su
amante fuera feliz, ese mismo amor todo abarcante también significaba que Alex quería a
Jane para sí misma. Sólo las dos, envueltas en su propio mundo feliz. La encontré, hice
que se enamorara de mí, ella es mía. Era egoísta, Alex lo sabía. Egoísta por desear una
vida mundana para ellas, querer aferrarse a Jane, querer encerrar todo y a todos los demás
afuera. Aunque sólo sea por un rato.
Fugazmente, Alex no pudo evitar fantasear con una vida banal, romántica juntas —
cocinar la cena juntas, plantar flores en el patio trasero, leer tranquilamente junto a la
chimenea, hacer el amor todas las noches. . . tal vez incluso hablar de formar una familia
algún día. Sí, no sería eso algo? Había tantas cosas que Alex quería hacer con Jane —
cosas tan aburridas y mundanas en comparación con su vida actual. Pero era inútil. Este
era el momento de Jane. Jane estaba en su mejor y más brillante. El presidente la
necesitaba. El país la necesitaba, y ella era demasiado talentosa y ambiciosa para
desperdiciarlo en una vida de jugar a la casita con Alex. No. La mujer de la que Alex se
había enamorado era capaz de conquistar el mundo.
Alex dejó que su propia guerra privada se desencadenara. Ella parpadeó lentamente desde
su esquina de la sala de estar y tragó otra bocanada de brandy, evocando el acertado y
desenfadado consejo para ella momentos antes de Jack Wilson. El jefe de personal de Jane
le había dicho sin rodeos que la vicepresidenta tendría que trabajar largas horas y que
habría días, incluso semanas, en las que no se verían. Jane sería nombrada para varios
comités, tendría que presidir el Senado a veces, que sería requerida para representar a la
administración en muchas ocasiones, tanto en el país como en el extranjero. Jane no haría
bien en ser sobrecargada por una relación exigente. Ella necesitaría la fuerza y la
comprensión de Alex, y no podía permitirse el lujo de asumir los problemas o debilidades
de Alex. Jane debe estar libre de cargas en casa, él le advirtió Alex en su forma
inequívoca, sensata. Feliz y sin cargas, Alex repitió en su mente, como recordando una
lista de compras. Si Jane era infeliz, afectaría negativamente su desempeño, Jack dijo. Y si
fuera a tomar su carrera política un paso más allá algún día, entonces su desempeño
significaba todo.
214

Alex se sintió solemne y un poco a la deriva. Si ella fuera nada más que un pequeño osito
de peluche favorito de Jane para permanecer en su estante hasta que fue tiempo de juego,
bueno, no sabía si podía hacer eso. Seguramente Jane no querría que ella –
"Hola, Alex." Clara Stevens sonrió cuidadosamente a Alex, sus ojos silenciosamente
sondeando los suyos.
"Hola," Alex respondió sin mucho entusiasmo. No conocía muy bien a Clara, aunque Jane
sin duda tenía el mayor respeto y afecto por ella. Alex sabía que no estaba siendo
particularmente acogedora con una mujer que era a la vez una amiga y colega de Jane,
pero no estaba de humor para otro sermón — bien intencionado o no.
"Ven a dar un paseo conmigo." La voz de Clara era ligera y segura. Ella deslizó su brazo
firmemente a través del de Alex con la confianza de que su deseo no se negaría.
Se abrieron camino alrededor de pequeños grupos de personas, algunas en ruidosas
conversaciones alimentadas con alcohol, otras en voz baja mientras planeaban el
futuro. Clara las condujo a la pequeña, acalorada terraza acristalada en la parte trasera de
la casa, donde las altas ventanas de cristal adornadas con plantas les permitían una vista
del lejano lago que era vasto y gris bajo los coincidentes cielos de Noviembre. Se sentaron
en enfrentadas sillas de mimbre.
"Vi a Jack Wilson hablando contigo antes." Clara sonrió con empatía. "Déjame
adivinar. Te estaba advirtiendo que no fueras un dolor en el culo. Para ser la esposa
perfecta. Para mantener todo listo en casa mientras te mantienes fuera del camino."
Alex asintió sobriamente, todavía agarrando la copa en la mano como a un
salvavidas. "Algo como eso."
"Y cómo te sientes contigo?"
Alex se irritó un poco por la franqueza de la mujer. Ella no le debía a esta extraña sus
pensamientos y sentimientos más profundos, ni tampoco se sentía como otra ronda de
consejos de expertos, sin importar qué tan dulce saliera. Ella se encogió de hombros sin
comprometerse. "Es de esperar, supongo."
Clara la miró con curiosidad. "Qué gracioso, no te había tomado por una pusilánime."
La irritación de Alex se amplificó. "¿Perdóname?"
"No vas a tomar eso, ¿verdad?"

215

Alex estaba perpleja. Su mandíbula se tensó mientras pensaba cómo responder. "No estoy
segura de entender."
Clara se rió un poco, rodando los ojos, luego se inclinó hacia adelante y agarró la mano
libre de Alex en la suya. "Escucha, hija. Me gustas. No te conozco muy bien, pero me
gustas."
Alex permaneció cautelosa, su mano rígida y fría en Clara.
La sonrisa de Clara se amplió. Sus ojos brillaron. "Sé que Jane no se habría enamorado de
ti si no fueras un verdadero tesoro. Ella es una buena mujer. Y es muy inteligente. No iba
a tirar por un minuto su amor a alguien que no lo mereciera."
Alex de repente sintió que su cuerpo decaía en alivio, como una rama doblada que se
recupera de nuevo a su legítimo, reposada posición. Gracias, Señor. Alguien finalmente
recordó que amo a Jane. Las palabras de Clara eran como un regalo, y Alex las aceptó
con apreciación. Ella sonrió y se sintió repentinamente mareada. "Amo mucho a
Jane. Haría cualquier cosa por ella."
"Incluyendo desvanecerte en el papel tapiz?"
La sonrisa de Alex se disolvió rápidamente. La mujer no era nada sino directa. "¿Qué
estás diciendo exactamente?"
Las manos de Clara eran muy cálidas y tranquilizadoras, y su toque suavizó su
franqueza. "Mira, hija. Es verdad que Jane necesita tu apoyo más que nadie en los
próximos cuatro años. Eso significa que tienes que escucharla, y estar allí para ella, pero
también significa que debes decir lo que piensas. Tu apoyo a ella no debe realizarse a
expensas de tu propio sentido de propósito. ¿Lo entiendes?"
Alex todavía se sentía un poco desorientada, su confianza inestable. Ella aceptó con
entusiasmo la línea de vida que Clara parecía lanzarle. "Creo que si."
"Una mujer fuerte necesita otra mujer fuerte. . . y no detrás de ella, sino a su lado,
Alex. Jane necesita una pareja. No una niña. No una escolta. No una admiradora. Y no
sólo una amiga. Jane necesita a la mujer de la que se enamoró." Clara apretó la mano de
Alex con más fuerza. "Ámala con todo lo que tienes. Y perdónala por no darte tanto a
cambio ahora mismo como tu le estás dando a ella."
Alex asintió lentamente, las palabras de Clara como una epifanía. Sí, se dijo con
firmeza. Podía hacer eso. "Bueno, ese es el mejor consejo que he escuchado en mucho
tiempo."

216

Clara hizo un guiño de nuevo, seguida de una lenta sonrisa. "No te olvides de dar a Jane
una patada en el culo cuando lo necesite. Y darle un poco de buen amor a la antigua
cuando necesite eso, también."
Alex le devolvió la sonrisa, recordando las horas de amor fabuloso de la noche
anterior. Habían dormido en medio, reanudando su actividad lujuriosa a primera hora de la
mañana. No habían querido levantarse de la cama, no habían querido dejar de
tocarse. "Esa parte no será un problema."
Clara se rió. "No lo creo."
"Aha. Ahí estás, mi amor." Una pequeña mujer rubia de mediana edad entró y se paró
detrás de Clara, su mano descansando posesivamente en su hombro. Se inclinó para darle
un beso rápido, y Alex sonrió, contenta de que Clara era un dique, que ella sabía
exactamente lo que ella y Jane estaban pasando. No había duda de que sería su leal aliada.
"Hola. Soy Sophie." La mujer extendió una mano para estrechar la de Alex, su cálida
sonrisa, su toque una invitación sin pretensiones a la amistad. Había una chispa en sus
amables ojos azules cuando innecesariamente añadió, "Soy la otra mitad de Clara. Y tu
debes ser la de Jane?"
Alex asintió, complacida y orgullosa. "Lo soy."
Sophie apretó junto a su amante. "Ella es endiabladamente guapa," susurró animadamente
a Clara, como si Alex no estuviera allí.
"Sí. E inteligente, también," Clara respondió. "Y totalmente enamorada de nuestra nueva
vicepresidenta."
Ambas giraron con audacia valoradoras miradas a Alex.
"Jane podría hacerlo mucho peor," Sophie reconoció con una lenta inclinación de cabeza,
y luego se rompió en una sonrisa. "¿No te importa que estemos echándote un vistazo,
¿verdad?"
Alex se rió de buena gana. "Buena práctica, apuesto."
Sophie asintió con entusiasmo. "Oh si. No has visto nada todavía, mujer. Estarás en los
labios de todos las bromas políticas y todos los chismes de viejas brujas en Washington
por. . . oh, al menos tres meses."
"Genial." Alex suspiró. "Casi no puedo esperar mis quince minutos."

217

Clara se rió. "No te preocupes. Ellos se aburrirán contigo muy pronto."
"Sólo sobrellévalo," Sophie aconsejó. "Todos hemos tenido que hacer eso en un momento
u otro."
"Lo recordaré," Alex dijo con sequedad, buscando consuelo en su brandy de nuevo.
"Vas a estar bien, hija," Clara dijo. "Sólo recuerda lo que te dije."
"Ciertamente lo haré. Muchas gracias."
Sophie miró de soslayo a su amante. "Justo que sabio consejo estás impartiendo, querida?"
Clara se rió. "Por qué, el secreto para mantener a su mujer feliz, por supuesto."
"Ahh." Sophie miró a sabiendas a Alex y sonrió. "Bueno, Clara es una experta en eso."
La pareja se besó, y Alex de inmediato sintió la ausencia de Jane. Ella hace mucho tiempo
había sido absorbida por la multitud de familiares, amigos y colegas, y mientras que Alex
sabía que debía acostumbrarse a esta instantánea soledad, de momento dio la bienvenida a
un poco de autocompasión.
"Así que, Alex," Sophie dijo. "Con Jane fuera ayudando a salvar al mundo, ¿qué vas a
hacer?"
La pregunta podría haber sido desagradable, procedente de una extraña inclinada a
juzgarla, pero Alex sintió sólo una sensación de alivio por la honestidad de la
pregunta. Desde que ella y Jane habían anunciado su relación al mundo, nadie había
preguntado a Alex sobre sus planes para el futuro, y eso la molestaba. ¿Pensaron que no
tenía importancia para ella, ahora que había atrapado a la mujer más codiciada del
mundo? Era ese el momento culminante de su vida, ‘atrapar’ a Jane? Convertirse en su
‘esposa’? Debía fundirse en el fondo, excepto para ser sacada a relucir en el brazo de Jane
de vez en cuando?
Alex sacudió la cabeza y sintió la reunión de las lágrimas justo debajo de la superficie. Ni
siquiera había hablado de su futuro aún con Jane. En realidad no había habido tiempo, y
con el accidente de coche tan reciente, Alex temía la reacción de Jane. Pero estaba clara
en lo que quería. Quería volver a trabajar. Alex parpadeó para aclarar los ojos. No quería
ser grosera, pero no quería hablar de sus planes con desconocidas en este momento.
"Ahora, querida," Clara suavemente indicó. "Siempre llegando directamente al grano,
¿eh? Alex ha tenido mucho que digerir en el último par de semanas. Tal vez sus planes
son lo más alejado de su mente en este momento."

218

Alex se aclaró la garganta. "De hecho, no he tenido la oportunidad de hablar con Jane
todavía."
"¿Acabo de oír mi nombre?"
Jane entró en la habitación y el corazón de Alex dio un vuelco, como siempre, al verla.
Alex sonrió cuando Jane se acercó. Bajando la copa, extendió su mano y fue gratamente
sorprendida cuando Jane le echó los brazos alrededor de su cuello y se dejó caer en el
regazo de Alex.
"Bueno," Alex dijo. "Hola."
"Hola," Jane respondió con voz entrecortada. Ella presionó los labios contra los de Alex y
la besó con fuerza, su boca empujando con avidez contra la de Alex, antes de suavizar el
beso. La punta de la lengua golpeo contra los labios de Alex y la besó de nuevo antes de
retroceder.
"Woo-eee!" Clara y Sofía clamaron juntas.
"Eso es un beso," Sophie añadió con admiración.
Jane sonrió a Alex, sus ojos ardían con un deseo no utilizado. "Te extrañe, cariño." Ella
tocó su frente a la de Alex.
"Estoy aquí," Alex respondió en voz baja.
"Lo sé. Pero extraño cuando no somos sólo tú y yo."
Alex se rió entre dientes. Su mano se movió a la rodilla de Jane, luego a su muslo, y
comenzó a acariciar en círculos pequeños y suaves. "¿Con qué rapidez podemos
deshacernos de todo el mundo?"
Jane lanzó una sonrisa malévola. "En un instante. Soy la vicepresidenta electa,
recuerdas?"
Clara y Sophie se levantaron.
"Supongo que es nuestra señal," Sophie murmuró con buen humor.
"Vamos, querida," Clara dijo. "Hace un poco de calor aquí, ¿no te parece?"

219

Sophie tomó la mano de Clara y comenzó a sacarla de la habitación. "Vamos a encontrar
un rincón en algún lugar y crear nuestro propio calor."
La pareja desapareció y Jane, cuyos ojos no habían dejado los de Alex, la besó
suavemente.
"¿Estás bien, Alex?"
"Sí." Alex asintió. "Sobre todo ahora que estás aquí."
"Lo siento, no siempre estoy aquí cuando estoy aquí, ¿sabes?"
Alex asintió de nuevo. "Está bien, Jane. En serio. No soy una niña. Y no soy una amante
necesitada e insegura."
"Yo sé eso. Pero todas las parejas necesitan tiempo juntas. Incluso si es sólo unos
momentos aquí y allá en un día ajetreado."
Alex sonrió animadamente. "Y luego está siempre la hora de dormir."
Jane echó la cabeza hacia atrás y se echo a reír, su garganta nunca viéndose más exquisita
y tentadora que ahora. Alex plantó un prolongado beso en la suave carne cerca de la
clavícula de Jane y la sintió dar un pequeño escalofrío de placer.
"Mmmm," Jane respondió. "Sí. Definitivamente siempre esta la hora de dormir."
Alex comenzó a mordisquear suavemente el lóbulo de la oreja. El aliento agitó el sedoso
pelo de Jane. "Quiero que vayamos a la cama todas las noches."
Jane suspiró pesadamente. "Dios. Quiero eso también, Alex. Más que nada. Pero habrá
momentos cuando este lejos, y — "
"Lo sé, cariño. Quiero estar contigo. Incluso en esos momentos que estás lejos."
"Pero — "
Los dedos de Alex acallaron los labios de Jane. "¿Me quieres contigo, Jane?" Alex buscó
cualquier señal de vacilación o rechazo en la expresión de Jane y no vio ninguno. "Sé
honesta conmigo."
La sonrisa de Jane era tranquilizadora. "Siempre voy a ser honesta contigo, Alex. Y sí, te
quiero conmigo. Eres mi roca, mi inspiración. Mi amor. No te perderé, Alex. No por
nada."

220

Alex vaciló, luego apretó a Jane un poco más fuerte para prepararla para lo que estaba a
punto de decir. "Quiero ser tu protectora de nuevo."
Las cejas de Jane se arquearon en confusión, pero no dijo nada.
"Cariño. Quiero estar contigo como tu amante, tu pareja. Pero también quiero estar en tu
equipo de seguridad."
La boca de Jane se abrió y la barbilla empezó a temblar un poco. Sus ojos se oscurecieron
ominosamente. "Alex, por favor." Su voz era cruda de emoción. "Cuando escuché primero
que estabas en ese accidente de coche, yo. . . " Ella cerró los ojos con fuerza, la frente
arrugada por la preocupación.
"Está bien, cariño. Estoy bien."
"Lo sé. Pero no puedo pasar por eso de nuevo. No puedo soportar la idea de que te hagan
daño."
Alex respiró hondo para calmarse y pensó rápidamente en cómo podía convencer a
Jane. "Y no puedo pasar los próximos cuatro años cuando te has ido la mitad del tiempo, y
no saber cómo estás, y lo que estás haciendo, y si estás a salvo. Estoy en la mejor posición
para mantenerte a salvo, Jane. Realmente lo creo."
Durante un largo momento, Jane se quedó en silencio, pensativa, con el rostro carente de
emoción mientras pensaba. Cuando por fin habló, su voz era uniforme y pragmática. "Sólo
hay una condición para que acepte eso."
Alex miró ansiosamente hacia ella, emocionada y temerosa.
"Quiero que seamos capaces de mantenernos seguras, Alex. Y eso significa que
trabajemos como un equipo. Lado a lado. Y sin secretos."
Alex sonrió a pesar de sí misma, emocionada por la respuesta de Jane. "¿Secretos? No te
oculto secretos, querida."
Pero Jane no estaba sonriendo. "Lo digo en serio. Cualquier amenaza o problema de
seguridad que tengas, necesito saber acerca de ellos, también. Y luego decidimos qué
hacer como equipo."
Alex se tragó su sarcasmo. "Tienes razón, Jane. Vamos a trabajar juntas. . . si no es mucha
unión para ti."

221

Jane sonrió. "No hay tal cosa, desde mi punto de vista." Ella suspiró pesadamente, sus
ojos tomando total medida de Alex. "No quiero perderte, Alex. Y la mejor manera de
asegurar eso es mantenerte a mi lado."
Alex se rió. "Siento lo mismo por ti. ¿Por qué crees que lo sugerí?"
La preocupación grabó su camino en la frente de Jane de nuevo. "¿Cuándo vas a estar lista
para trabajar?"
"Esperemos que para la inauguración."
"No. Te quiero a mi lado en la inauguración. Como mi pareja."
"Está bien. ¿Qué tal el día después de la inauguración."
Jane parecía contemplativa. "Tomara algunos obstáculos para superar, ya sabes. Para
tenerte en mi seguridad cuando hemos dicho al mundo que eres mi novia."
Alex besó a Jane con ternura en los labios, luego la frente, deseando suavizar esas líneas
de expresión. "Sé que puedes hacer cualquier cosa que te propongas."
Jane se rió. "Estás bastante segura de eso, ¿verdad?"
"Por supuesto. ¿Qué crees que me hizo enamorarme de ti?"
Jane jadeó en broma. "Pensé que eran mis grandes ojos marrones."
Alex se rió y besó a Jane otra vez. "Eso también. Y tu sonrisa. Y tu culo sexy. Y tus labios
suaves, y tus magníficas tetas, y tu delicioso — "
"De acuerdo, de acuerdo. Me hago una idea." Jane juguetonamente dio una palmada en el
hombro de Alex. "Dios, Alex. Te amo tanto."
"Y te amo, Señora Vicepresidenta."

FIN

222

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful