Está en la página 1de 135
En estracha y fecunds simbiosis con su obra de compositor: do primera linea, Béla Barték, desde 1905 y cosi hasta su muerte, llevé adelante una descomunal labor de recolec: cién, transeripcién, anélisis y publicacién de millares de me- lodias campesinas hungoras, rumonas, eslovacas, yugosla vos, ueronianas, érabes, turcas, en busca de su auténtica Identidad ética, al margen tanto del angoste particulariemo nacional como del primitivisme estetizante. Fruto de aquellos esfuerzos fueron asimismo méltiples ar ticulos, ‘epresentados en este volumen por una nutrida se- lecci6n, que constituyen un punto de referencia obligado, en lo te6rico y en lo metédico, para el estudio de! folklore musi- cal. Las indagaciones de Bartsk ya hain rasultada itilne an ine comarcas en les que el arte popular ha sido siempre la base de todos los desenvolvimientos culturales, pero también en los paises de prolongada tradicién musical culta, donde, en determinadas coyunturas histéricas, el folklore se torna un Inetor an la constitucion dela cultura nacional EI mérito le modernided de la labor etnomusicolégica de Bartok residen en su establecimiento racional de la estructu ra real y objetiva del material popular y, @ partir de ahi, el ‘examen de las influencias histérieas y personales que influ ee jescritos sobre musica popular béla bart6k escritos sobre musica popular z ESCRITOS SOBRE traduecion de a | MUSICA POPULAR por BELA BARTOK ial meainng etre, oe ‘igle yeintung de espaa eliores, sa tiglo veintiune argentina edltores. 6a ee lnion de colombia, da > editorial melo, [briaho de jure 26 oval dméaio 1, df {eesmi jemplares 9 sobranis bara We septembre Se 9 INDICE Introduccién, por Roberto V. Raschella ‘elaracion Precio, por Zoltén Kodaly Peto Pon QU DEREMOSREcceR LA MSC PORULAR? sit Gout un tate toro? vw dca © mza rons wit th'norrancin 9¢ LA Sten roroLae Dostea czh nes % gudsien cnata? aetsict UNGAR? La lin de 1 on tg a ein x cp {oppure “BRespusa al lague de ‘Peedat 9 compat 185 sm, asia roruianrstovsce TIN, Unk mtoourced be cAkt0s FOPULARES EX rUsgULA ta ura enn east 1 see ula HONGAMA Y LA NUE WA vax, SEE ua ac ron xt Somme Et aceebo ae eANscuFce sot hsten eanteabe Et mandarin miagroso contra In abienacion, por Gyeray ‘alee ots. DBibiogratia m INTRODUCCION ‘Béla Bartok nacio en 1881, en Nagyszentmikés, aldea de Ja provincia de Torontél que, 39 aftos més tarde, pasaria 4 integrar teritorio rumano, Ya desde 1867 dde Austria Hlungria habla reconocido la, autonomia’ de los os pases quran tase del impei. Esa determisncion, cn el caso de Hungria, provocd tanto cl fortlecimlento de la aristocracia como, por reaccién, el de Tos movimientor dd cardcter agrariosocalist, especialmente entre los aos 11 y 1897, Eslovaguia, Croacia; Ruteni, Eslovenia, Tran. silvanla, la actual Hungria estaban.dominadas por’ adi histrddres hingaros igados & aquella aritocraci” Hl padre de Bartok dirigia una escuela de agricultura. Quiles lor aos ‘ividos junto a él dejaran en Béla clerta importante aficioa a las mariposas, alos insectos, alos herbarios: muy similar seria su actitod como investigadar del folklore y de la ‘tnologia, el animus botenicus eon que abordaré el estudio fe 'la'misica campesina ‘do los Baleanes. Siete alos tiene Bart6k cuando el padre muere. Entonces,enfermo 32, co" ‘ienza un peregrinaje en compasia de la madre, que'sSl0 fe intermpir en Budapest Regyvrad, gyal, Bree tislava, Viena. El joven Bartok compone sus primeras obras, ‘conoce Wagner ¥ Lise. En 1900 se encuentra con Zoltan ‘Kodaly. Lego, pasa por Tos descubrimientos. de. Ricardo ‘Strauss y de Debussy. 1905 sefala un hecho Fundamental Ja primera expodiciin In entonces region hiingara, del Tmperio. Bartok y Kodély no se epcontraban solos en te trnsito, El acercanilento al’ mundo “subalterno™ de las aldeas feudaies, donde el sefor era sefor y el campesino, campesino, s¢ Jntegraba con un proceso iniiado en el siglo xix, interrum- pido y reanudado luego, sobre bases distinias alas del Tomaticismo ochocentista. Desde que Ferene Kélcsey (1790 1825) se remitiera por primera ver conscientemente al estilo ae los cantos populares ara su pocsay desde ia época del “clasclsmo nacional” de’ Sindor Petof, alimentado en las . sermovccte luchas del 48; desde que la expresién nacional <= refupara fl lire con Hanae Arany 7 Maly Voroemarty (800 its), slangando consecuentemente el campo ela pocsia dssde too ello, In generaldad cultural habla sido lalla fnicnto de Ia fuentes naconales y popslaes del arte. Y ‘nel sector de Ia misica proplamente dicho, el gran equo- ‘2 den msica giana conrtitain vivo ejemplo de una Tuscrsién inpmnal ne dlttornda Irs ie provncns dee Drovincialza la elu. Algo que a primera visa paecera tia contradiceién terminoldgca y ue, sin embargo, n0 lo'es “El mito dela provinea onsttae de tipin modo a ‘speracién-de Ia provincia" dee Giuseppe Cocchlara, re ‘Stendowe a Giovaha! Verg, el escrito Helinno que, 8 ce ‘ale el sgl, comple won demic experimen x in Dottcay senietal entre lengua daicto, ene clara 3° prniivismo™ Tambien ex Hangs se dara una. be {queda semejant, a través den primera generacién reunla ‘ttededor de la revista Njuget.'Se teeta. de scentuar ot faricir hingaro dl art, se taba de rover el arte Slngaro, pene om cinta in Cert, descend Tas fermulas "popularescas”o neoclsiceta. i Endre Ady Se nutia del modernism francés, Bartok dre: "Kodaly yo queriamos hacer la sintess de Orient y Ovcidente. Pot ‘cttra ram y por la poscin peogrifica de nicsto pais, aque cs a la ver ty extrema punta dol este y el bastion Mieateo dol cone. prime pretender, Ell nos fan postie gracias a Debussy, cay, misien aababa de legar Kosa nosotros y'20 hina”. siemens, fon tseritores populist (Lorine Srabo, Lassie Nemeth, Gyula figs un Ue Hparan a decoare “cousins dela ae if", Bart querré"edcar ala provincia hingara” Ade Tie ‘onal aspects grosses Wicligtan, Rebelo tices, evoluclones einvoluclones en el amplio radio de las ‘novimientos populist, socialites y naionaists. Bart, [or ejemplo, mitara enn javented en Ins ls de Eee Tingoro, “contra ta politics eacclonari de lor drigetes nurvoling, poeciones que ne exclayen por'un Ind In be {queda del “hombre interior” y, por otro, el trabajo. con lemenios presuntamente “objetivistas™ Y, constantemente, Se prodacon transferencias entre los distintos medios de eapresion, de mucho mayor enldad que meras influencas omecocrt . o similitudes contingentes. En ese sentido, a tsi de Gybry Lakdce® mocade eos histrcn presen nenayn em ain: a parta de determinasiones dogmatios sobre la naturalera ica dela amisca om general El trabajo dl flsoto Binenr tiene la virud de\conceder « Bark toda st ver- daders dimensién en el panorama de la moderaa culture Iningar, como eulminacigny como apertar, ala ver. Pues {5 thie in expan y In puree fabinterin 3 el gama fismo, Bartok choos con” la violent resstencla. de Tos ‘Steulos conseradores oficiles de la vida hingara, inca faces de soportar In otginalidad y la mudacia de sus ex Perlencas aga comin deo Bat “mia! » wae. ‘ipa también de esta Incomprension. No debe extrafaraos: SP tata de tno de esor lugares comunes tan habituales ca Js historia del gusto musa, que hablan de un Mozart Siempre “elicado” 0, do un’ Mahler” “disparejo, de mal iusto" ete Para muchos oyentes de los concertos virtuo- Boss Ronikee y woguird stondn el ant. del Allegro Ba Baro, indepeadientemente de los valores de esta obra y de st importancia en el conjunto de la creacién bartokiand. La ‘sociacion de palabras resulta casualmente equivoca: gitar hismo y exacerbaciin. El mismo Dartdk sale irdnicamente ‘i paso de asercones similares cuando, a1 agunir Ia defensa 2: easly hombre y mise, nou haha da nngtae docentre nadse”. Sin embargo, hay un “primitvisma” en Barték. Decir primitivismo significa hablar de retorno. Aqui, de re- tomo a las fuentes originales de la msica campesina hhingara. Antes de Bartok, grandes misicos de Ia tala de Haytin y Beethoven, de Brahms y Berlioe, hablan recurso Serta ween al Fre Rings fn ‘entalmente emparentades con el estilo verbumkos. Per sien momento alguno cabe suponer clerta coberencia pro famdtica en dichos musics, ya frente al folklore hingaro fen particular, ya frente al folklore en general, tampoco podriamos atribuirles otra voluntad que Ta insercin frag TMintarino a Inepiacion melodion y Stsica. Debia lepers 4 Ferenc Lisat para que se produjeran novedades de: peso Al respecto. Bark cita algunas de ellas nla recordacn Ge su deslumbramiento litiano. Agreguemos solamente el caso de las Cedrdds macabra 9 ostnate, con Su temendo 0 amevecie marie y sus series de quintas al vaio. ¥, desde el punto de vista de la estrctara simica general, buena, pare de 18s Maps gery divans em und Soccer. Derlando'y tra erescendocaccslrendo, Es dec el equa {ipo del verbunkos: primero, lesa y, ego, ss. emer tos de antcipacln valionsins, para ‘no hablar de ln lca contra Ia influenla germénies. Pero Lit estaba’ sujeto iencinlments al viresismo indivdualista_propio de los fomdntics de tld period, 8 toa especie! Gr ealtacion Fisica ‘de Ta materia popular, en su version mas tradi lisa y populaesca, a msica de lo yitanos Enel peal ‘ilsic ‘dela Sinfonia Fouso faltaba todavia In concincia del folkior: y no podia ser de otro modo. Faltsba la seid Inicial del retolecior objetivo, dispuesto hugo a una tran formeclon pot del imaeral y'de Ins estcturss falls ba, en sums lo que podramos Lamar, mattis mutans eicubrimiento “copericano™ dal pentatonisn “en, ep. Scion al predominlo cas! exclayente de los moyis mayor Menor vigente en la misica cults de Occdente Estos seri sobre ta misice popwdar son” en bucna medida ta epusante hasta Ge busqueda Berto por las vie del follore decriptivo'y del folklore compe’ Fade ita eain de erates del ano hinge nel Oriente Medio, en Turgut, entre los antiquos mongeles inveados sobre Paconia dovants el siglo xi aan oo Pi Inada ‘Dash ve anletpo ast a posteriores conclusones de la cdenciafolilérica "(Kody Sabolcs) sobre In exstncia fe edtulas melgdicas Fundamentals, exendidas desde Ie Fegion trasdanobiana hasta el mar" Amilo, y gue han ‘sind vavaclnecuaniaineaiatiay el pace Yen el tiempo". Su aventura do invstigador es ds dato le propreston por este espacio, i apertura ieee mans iti a camprensin de sin expec de flloe emacionl, pero de contornos muy precisamsnte mite dos a tna oj a un blogue histicdcltural.¥ es natal gue haya habido avances, rectifiaciones, osiaclones del derrotero, Ya dice BartGk: "El orden natural de la cosas ‘on enact que ia praxis precede aa torin” Entonces a Parts de dicho erterio,enjaicia fos anteriores intentn For Onstiir ex now tna tora dela mises nacional hangars Sin los requstos previow dela iavestigacion cientiica ¥ de acmeevcts ” la eran profunda, Ades de los nombres mencondoe Bartdk en ese sentido. debemot citar agut, en el plano ie las eeoiceiones, los tes volomenes de diy (18469) In coleccion Barelas, de slete volimenes (187396); la eo- Teccion Saint (1888); la Evolcion musical del canto popular Intingaro de Fabo (1908): todas ells afectadas de gracsor crrores metodolipcos. De faterés mayor fueron i publ faciones de Seprodi en la revista Evhnographg,Findada en 1859's sobre todo, las grabaciones de-Bela Vike, Inciads fen. 1886 y basadas ante todo en consideracones' de orden literario, Tampoco debe olvidarse el postvo trabajo de un discipulo de Viksr, Gyula Sebestyén' (18641945) Los ma Scos de ese periodo, posteriores a Erkel ya Liat fueron Mihalovich y, lego, Dolnanyi, Szantd, Welner, todavia ab sorbidos porta aflenciaalemana y francesa 0,2 10 sum, lisetiana. EI mismo Berték, en aus primeras obras Kos: sth, Buglesca no trasclende un nivel “convencionslmente Iingaro' Habla que lear Tos atios plenos de expedicion para registrar su erecente novedad: Tas Bagaielas In Se: finda suite para orguesta, cl Primer cuareto. Doble praxis ntonces la Ge Bartdk: Ia tnvestgncio, fa compenicbn ‘A medida que transcurren las giras su método se va com formando y enriqueciendo, Afi tras afo, dese 1906 en adelante, y'no slo la repién hingara del imperi, conocen de su actividad. Los condados.hungaros.recorrdos. son: ‘Also Fer, Arad, Berep, Békes, Bihar, Cuandd, Calk, For. Hajdu, Hliromsceh, Héves, Hont, SéseNeqy Kun Srolnok, Kolors, Komdrom,”Marastorda, DestPilirSole isk, SO: ‘ogy, Sopron, Toina, TordaAranyos, Torontl, Udvarhely, Ung, ‘Vas, Zala. En’ cuanto los rumanos:* Albedull {AlsG-Fehér, Ared, Bibor [Biber], Hunedoara {Hunyad), Cx asSeverin [Krass6SeBrénvl, TurdaMures. (MaresTorda, Maramures, [Méramaror, SatulSMare (Satmés} Sia (Scr. Sel Somes Sak Dobka Tin Turon ees Tro. tall, Turda [Torda-Aranyos}, Cluj (Kloss), Ugocsa (pert reciente ya a Rutena). También los hubo esovacos: Spiseka Nové Ves (Gimér], Nitra (Nyitral, Bratislava. [Porsony, Kosice (Kassal,Zvoln YZAlyoml. Ademfs. en 111, Tae loc lidades ratenas de Dolha, ipsemeso, Srildobos, Sorkrence, iva y Veresmart. En 1910 y 1913 se agregavon las servis Temesmonosior y Sarafalva. Fuera de Europa, en 1912 Bartdk recogeria con Kodily 200 cantos arabes de 2 smevectn Biskra (Angelia). Y, Finalmente, en 1936, lega a Turgua: Poeun 9 Sone ai ites Topraale, Ada. Meri adil SOamaiye en fa region meridional, sabre el mar Mediter Heo, Los proyectos sobre giegos y rusos quedaran Incum- Didoe, Ives fueron lag consdersconcs icles de i hve gacién: Tl ta imposbildad de avanaar un solo paso sobre In base de los presupucstos anteriores: 2} a importanes ‘caulvalente del fexta' de Ta mtsien en los canton popula esi 3] la ncesidad del registro sonore y dela tranacrpclon 4 dichos cantos. Y digamos que hasta el muy avanzada 4837, todo se haria partenda de" un. simple fondgrafo Ealuon Paslatinamente se sumarian muchas otras concasiones, sempre provisonalex. pera a exentas de certo cardcter SGdintivo™ para la metolologa, Recordemes entre ela 11" ch indispneable casetercolsctvo de as expeco- nest 2i"lanecesidad de" que todas las Investigaciones se ‘ealcen on o lagar mismo,en un ambiente determinado, Elrcunsianciasconeretasy 3) la exclusion de mediums cid Ganon en el trabajo de recoleccion: 41 la neesidad de rl ‘lonar-Tos cats con otros elements folklore, histricos 4 ctpolgicos; 5] la demarcaciin entre canton populares, Popularsscos y “de autor popularizados”; 6] el suet” de ‘una mulplicidad en et Invesgador, que debera sr a la er folklorsta,corsografo,lingsta,sxiologo y.. isco No conocemos bien cules pueden haber sido la lecturas de Bartok sobre folldore y estoy: en eat aspect, adams de momentaneas colsboraciones con Ortutay, 010 30M ci {dos el rumano Gust el hingaro Munkses, el nso Belsiev Yel finlandes ‘Krohn, Por cjempo, este timo —timart Krohn perteneia la failia dl fundador dela escuela finesa, ishus Krofn, Juan, dediado ol estudio del Kale tl ‘seflaba ya el vlor de Tas tarantes. de, tos textos populares. Ademis, ubieaba entre Tas zonas de creaclon Fundamentals al Asia Menor y-a ln Europa Central. El 1ijo Kaarle, a st vez, if algunos elementos de st metodo cx la importancia de un ordenamiento de Ins varantes Scesin criterioshisticos © geoeraticon, para lo cual debian fenerse en cuenta as variantes de cada pas, de cada pro- inci, decade dea Hart, hijo también de Jul, desarro Tava estas otras precniones em el campo de la mosicn popular, incialmente excuids del folklore por padre y het reaver B ‘mano, Por otra parte, hacia Ia primera década de siglo, las omgptene tearonanstdliieas df lenin del folklore abarcam aspectos disimiesy, algunos elo, complemen {arlos, que no dejan de apatecer en estitos bartoianos, ya por efectos dena direts informacion, ya por colnedencla [e'paricipaclin en una determinada mater de sbordaje de la materia. Sefialemos: 1) En 1869, 0, F Melee sostenta que 23 Toler dann ne ps a9 ae ‘0 hay prestame sin transormacion, de'modo ta que eta tmansformacion ‘wee nacfonala. una literatura, cuales: aulera sean sus Fuentes 2) Andrew Lang, en 1884, decia {ue condiciones semejantes de mentaldad producen cezn ‘as y pricticas similares, En conscruencia, no reslla nece- fatlo due pueblos entre lox cals ae den lementon communes ‘Scban tener obligstoriamente ni um mismo orien Fla ones mutuss; 3) F Graber (1919); renal absundo Stirmar que el desarrollo de a homnidad proce, en todon {os campos, do lo inferior a lo superior” 4) El mismo Meter anotaa: "As, eada ver que se canta una cancion, ella sabe a atts ava yoo lo por logue a misma a como el campo lings In mania ase, por Ms brewe que sea el interval, Jamas ser cantada o dicha de ‘modo iq, aongue no haya intenion de cambio. de nimo, frescura 0 catsancio,influjos que ema ‘ina compatia alegre 0 de cdmo été compuesta esa compa: fia hombres solos. © bien muckachas ¥ jovenes, 0 slo {ichahas)s al haga mismo donde se canta. casa parila © posada): todo influ. sobre el texto, sobre a, forma melodica y ‘itmica del cant, sobre at ejeccion”™ “Tampoco podria olvidar Ia estrcha telson dela pbc tica de Bartok on clrton dscutidos punfon de vist me fndoligie de Aronid vam Gennep -peca Gennep® El ol. Lire Sti en primer lugar ef miétodo de obsereacién, y cello. porque se ocupa. de. hechos vivientes actuales ‘Quien quicraInteresarse por el folklore debe sbandonar ia ‘acttud histérica para adoptar la actitud de los zdlogos ¥ otinicos que estudian a fos animales y a las plantas en smn vidn'y on et atente, frien viventee" "En Ta pen: {ica follornt, ex necesario no someter a ls testigos & un Interrogator metédico como seria el den joey debe de- Jareles que tomen vuslo, que se abandonen' a los reeuer- don" "V9 no tomo el terminode Biologia en sentido transformista 0 evoluconista .. sno en el sentido preciso de ‘aquelo concerniente Ia vids." Pero siempre habra Barco un equilrioentte a. constderacion blologatt Yla consideracion histérica del cuerpo folklorco, ¥ aun, dada su condicin de poderoso genio, que fatalmentc debia Inciir sobre In investgacin, coneeird al folkore no como 3 pl erie a inograti ins manferacens cl folklore campesino musical prolongan cl remotisino pasado, y'cx uu aw de woluntad creadora si reseale you {ransformaciéa, stents al edmulo de variantes que no cons. titayen, como devia Menénder Pal, “an accident sat para el arte" Es decir que, en el mismo trabajo de inves eacion, ‘BartGk. vive una’ tension pro“uctive entre” doe fueras drandigamente contatantes’ 2 necesdad de per Ketable. De esta manera, ef folklore no queda reducido a ‘mera tradiciin: “Tos procedimientos de estilo y de com posicién ... contribujen mantener los textos’ en la te Ioria de jos ejecutantes y, por otto lado, les permiten ‘odificarlose improvisar nicwon .--" (ur Sokol)" Ex Somende el ands, hasta Gus puto No & Baror masie, ‘sic, tno’ de esos “ejecutantes"? Pero un privicgiad, ‘un particular ejecutante, en el que parece consumarse Id reversibilidad del cielo" orjgenes cultostadicGn, popt, Jar—elaboracin alta, dicho con todas las reserva’ del «aso para los términoy culfo.y_ popular. Ademds, como ‘firmabe Carls Vege, “uo alempre ce tthediatsy facie ‘denificacion de lo eulto antiguo con lo folkirico actual Las cosas no descienden y perviven sin mudanea, El am Yiente flkiérico las modifica al absorberlas”"™ Tambien qu muestra Bartok su seuibilidad lologicay su agudees Historica, al colocar entre paréntess la posiblided de en ‘ontrar en alguus de fas vaFtantes populares de un deters ‘ado canto, “el puente de trinato del orginal canto ‘ult, Ista hoy desconocio, la forma, popular’ “BI pasado no ha muerto. El pasado vive en nosotros y sem srs exer un vex hepsi Sink Miignio de i pertwtenoa no hay pontblidad de bisaue 4s. Y nada seri allio jars. Justamente por clo Bask tenia a prepotenia do au nada, slog Spero blogs morose, estechamentesujto & la vveaca det ambiente a mone s Bartok amaba a sus objeto, los objetos de una civlizacién ‘extrafa a la brualidad de las guerras y de las rapas so- ales, aunque padecedora de nas 'y Ue oiras, Ast como Bertolt Brecht eelebraba alld por el 32a los objetos user dos, “las vasijas de cobre con abelladuras y bordes aplas- tados, /'los cuchillos y tenedores cuyos a / han sido recogidos por muchas mane de viejo uso y ya “indies”, ast ‘objetos de use aman »-, echos en la propia casa. donde no ‘circula todavia le decadente mercencia produicide en serie en las fdbrcas, donde la forma y a estilo de las cosas varia de zona en zona, y-a menudo de aldea en aldea™ ¥ Josgo igala esa varied puesta ante el ojo ala mauple las melodias campesinas. Este concepto de cosa ay ent en aes Tet Mom een amb rears one Ss cra eee cee a ae par et pri ane em ee Saco i an ie ml pps ‘Scene Sie ee ee oe cae chapel see Sacral hens, Neues oy rs Shares lor bie ct rete secon reece mal tes amen Sans ae ani Se ampsine Sampras tin pan er rte Sa ir poe ie a mga a Bee Sen ped at el ee eens at eae eee ee ea Sr ctu neat Se ar —rti<—~—e=S— a ete ms oe a ad ea Soon oie aut Rant oe am ee pay pt cao oe ne por mts Repiok Ratatat lta amber Sudan aca sg ee ee sprite sodas Secu" den''ae hn ie SEM rae ge Sie gay oe an eta en cane mane oY ean sacha de Mande al Sant at mi des cl sts 6 armccct cocupa en el cultvo directo y que satisface sus props ex entine ators y morates de scaerdo a las pronas trad Slones; oun’ de’ acuerdo. a tradiciones extranjrss que {stinivamente ella ha transformado y adaptado a st a {uraleca" "La mnsiea eampesina en sentido estricto consste fn una masa de melodias de carctery de estructura igua- Ie" De més esta decir que ia nocion de homogenetdad ‘ira en eonflicio con la anterior. de multinicidad de las Sanantes,creando otro campo ge tension, que no seré el ‘imo, entre tipos y casos individuals, entre transmision fe innowacin, entre localism y unverclidad. El “objet Sismo™ de Bartok, por otro lado, encuentra un interesante Darangén en fas ideas de ‘Béla Bald, cuando el terico J*ouionisa cinematogrfico aitma catedyicamente la “or anteidad natura” del mundo objeivo: “El estilo de tn Pueblo es un hecho historco objetvo ... Ea la cultura fccidental, hoy, no se lograria imaginar un hecho seme ante El estilo popular que tene las races en ln remota storia de los origenes no se spropie a la Tepresentacion de ia -moderma vida industralizada.” "Es dasrs cusndo Baridkeritica a profundidad el prece- dente de List, se esta oponiendo a ia tendencia romantica, fn cuanto alarm incapas de penetrar el objeto ¥ de hallar Su propia virtualidad’ La nueva posicldn dela “misica natural” trae aparejada de por sf uaa proyeccién de estilo facia la obra personal de Bartsk: su agcetismo, su “ausen Gin de sentimentalismo” Y, ademas, ‘la music popular ‘ese ia exenclalidad de Ta expresin, es deci y en su fines, justamente aquello. que nosotros (Kodily y Bar tok) Doscabanos, depute de a roa expansvidad dela {poca romintice"® Pero el punto merdiano, el foco ‘Pen del ate de Rar se "sexing? “yar tsar en termino propio del film, tan ligado la ‘altura dal siglo xx ef documentalismo de I “escalas {nds varladas de una “increble varedad ritmica”, de la ‘usencia de cstimulos contrapuntistcos”. El univeiao o> ‘rado_de la mislea campesina se transmits on su rigor © Tniogeiad al eonjunto de la preduccion bartokiana, que Surge como au enorme y enriquecida metsfora, La, "amplis ‘ion hstonea y geografica dela caltura auditiva’™ aleanza Ss('a dimension de Ta clenca, para cuya sprehensiGn la va friedad "de una buena scnsiilidad hungara” results insu ficient. ¥ cuando Bartok enjuicia.s la misica “populares car, cumnds. sapere. 9 proces, In dintaicn deep Smpliaclon hacia fon pueblos vesinos, lo hace pensindo ea Ia necesidad de establocer In identidad de préstamos, de Infleneias y de transformaciones, asl como lx delimitacion ‘fensina de los distintos ‘spor dela msi popular del rea. Teens tao de ands y'de sucess utes exper Iidad: "y, por ello, Bartok dedica paginas polémicas al ultranacionalismo, tn nombre de la objetividad ético-cien- fica del método’ comparativo. Al mismo orden de conclu. siones pertenecen sus razonamientos sobre el espeto a las ‘minors: sobre la guerra, confinada “a los sectores supe ores? ahre la "impreza racial”, como paradéjien salva (guardis de ia personalidad de las musics populares de Ia Enropa oriental ¥ esta ltima anotacion de Bartok mucho ene que ver, cn desarrollo ideal, con su ubicacion nove- ‘dona entre los extremes del folkiorismo y del internacio hallsmo folklorizante. La doble critica esta presente en los ‘ecrtos, ya. por elemplo. en la defini fematicosmusieal”, equivalente ala “trama” de las obras literarias y absolitemente Insatsfactorio los fines de una verdadera claboracion de la misiea popular” Y ya, tam bien, en el ataque al “injerto de troros Tolklorstas’ en un ‘material extrafo” donde, es evidente la referencia cierto ‘Slo intemacional hecho de scomodaciones entre Tos ele Jmentos vitmlcos y melédicos de la musica popular y las formas tradiconsles de Ia raisiea oceldental. 1a Gita seccién de los escritos aqui incluidos se refiere ete a fon metodo de ransripei de msi ora Theta Kasay qn "ave anatacinnee [de Raed representa limite extremo aque puede legar el ofdo humano sin ‘ayuda mecinica; dnicamente Ia fotografia, de los sonidos Ducde llegar mas all" Grosso modo podemos distingalt {tes fases en el desarrollo de sus trabajos de transcripcton: tna esquemitica, otra de integracion de las transcripiones Snteriotes hnsta ‘on low fais detalles, y na ltiron aur de revisign total (193440). La preocupacion fundamental de Bartok en este aspecto parece haber sido la mayor fidelidad posible a través de ‘pero munca a costa de la raul Uplicidad ja anotada arriba, Pretendia fijar ua margen en w mevoc l conjunto de ls signos dscritions que permitera etablecer {as tranformacioner del material tecogido ¥ sus variantes. = a dere 1a, musica ‘mareando la. importancia dl Fado humano no silo en Ta rcsleccion sino tambien en la transcrpcion, Finalmente, Bark procurabe la unficacion de las normas de transctipcion, como un aspecto mas de 1 lntegracon universal de ls’ studiosos del folio. Ge ams setiin de untraady'e nglraa do Inuslca, go-explaya aun el ensayo sobre “La inica me fanizada™ Bark demuestra en dicho trabajo at oslo por a respeto hacia ese aura de freptibiided que acomplia att ccc de ns pela, ttre ue dad" presente asimismo en In cjecicon de musica cla ‘Una siuabiidad, Remos wast, Lndsnte con la extincion Hi ‘cntido final dela baaqueda Bartokiana consstejusamente fel fnento de continsdad volutarists de una. comune {dad aisada ante el avance de la socedad industrial, 'y fae, sin embargo, quiere legir a imponerse en un plano abc ro de tra unlveraliad sontientl va sis, ming por momentos. tenga las carcteriscar ds 1a “utopia” clentfic: "Cuando dpongamor de suficente material y, fayamor hecho bastancy estudio Feducir todas las misicas populares de a terra m algunas formas, algunos tipos y algunos exilos primitivos En la década del 20 a 30, el nombre de Barték ya era ‘aceptado, y-acaso més en el extranjero que en la propia ‘Hungrs.Zuropa, acostumbrada en los siglos snteriores al estilo ongaresco, compuesto de reminiscencias del verbun- kkos y de los cantor kuru, todavia no alcanzaba a advert | profunda originalidad de su obra, la vertebral diferencia existente entre ella y otras escuelas nacionales, Pero, a més 4 30 ats de oscura muerte en un hospital neoyorauino, ‘el reconceimiento. postive ha erecido.y"crece Constante: mente, extendiéadose al julclo sobre su posicién en el pa horama de la musiea coniemporsnea, El mismo Adorno, ree Ponsable teérico en parte de la dicotomia’ ya tradicional, Schinberg Stravinsky, llega a identificarlo como tertium dlatur: "Loe mejores trabejoa de Bela Barth, que en cartoe Aspectos traté de conliar a Schonberg y Stravinsky, proba bblemente sean superiores ala produceioa de este dltimo, por densidad y por plenitud”™ 'Y en otro contexto, afirma tambien: “Una ver més, con de 0 nacional se volvo fociva. mised. Su re ‘Rlomas musicales etivemente desconcides, ‘no manipulados por el cosicado sistema musical de Occ ente, actuaba aralelamente a la rebelion dela nuera ‘asic drigida conta le toalded y la metrca veda, becha {tla medida de aqula"* En cambloy algunas apeciciones de valor guns carsteraciones eu ate no parcen ‘emmariado feline, hum Stuvnohy exproses "Supe Qe cra Sty misico pporansimo. Habla euchado’marailae {cre la vensbldad de su ido y me incinaba profunds- Dente ante su religonad. in extbargo, nea pe com partir su eterna afcién por su folore nator Esta do. ‘ocldn era clertaments sutentica y conmovedors pero no Fegen Pee draydne S gp ce ‘Fampoes escaya is unilateral story Cuan. do habla de utlizacén’ "del ritmo en formas, cccden- {ales. Para el caso de. Stravinsky no ha. de extra Ta lncompreasin, en cuanto formolada durante su époce de reaccion neocldsca Ella, por ota parte, se compagina Pe Excamente, por sjenple, om ose ore! "Este Coca an onal tnogrifica en si fondo, no erth muy siejada del sop de eds on ns abe ja Raa de kon aon Ys boyardos, Lo que se comprusha en ellos, como por Sir" ado tambo compris tas falcrsas cbr oles modernos,plntoes y misioos, ex preciamente eta ‘sida ingos pero plgvna auc Ios evn treiee tat arc ya creado instintvamente Por el pueblo. Tendensa Sumamenteestrly enfermedad de Is que eufren michos Artistas de talento" La opinion de ‘Stravinsky, en sa ontexto original, se refere'a la tendenci.naconaita ‘isa en st sector “doctrinario” y, all, resulta absolut: ii a, Steyn ine Comb, em ‘apado estaba de istnto y de inteligencia, de sentimient ¥'de distancia ef maconalmo de Barok. No vio toda st iensién entre objetiidad y subjetiwidad, entre clasiidad Y vanguardia, entre homogencilad 'y hetcropencdad. En » emeuee fin, qué distinto era su folklore respecto del folklore die uC ambien de eas prolongacionsa en clrtan ee fuclas naclonales del occidente europeo durante el siglo Evidentemente, Musorgskl fue Ia, punta més avanzada de ‘quella escuela nacional usa y de todos los movimlentos ‘Sconaitas del spo Ac Bar ssuo To aparta de fe ralidad.de-sus contemporineos: “E realidad, entre “nisicos del siglo xix, solo AMusorgski tomé en seris consideracin-aguella musica {eampesinal, sufrendo cons. ‘lontemente su ifluencia y antcipando ast muestra époc.” * aeons ase de Balke y Stason tbl silo Citic olan I] el caute caupesing-y Here como, ham ‘SCS sic cults 3) la nocesidad de Iiberar-a ln fantasia, ‘creadora. de las inhibicones. tenicas y formalistas; 3) la ‘xperimentacién de nuevas formas que rompicran los es Suemargonvnconales dela bra de forms cra, del {ipo de-la forma sonata. A-estos puntos Musorgski agrega hs folunad tewends se Salyer In motera = swale ‘costo am exponsas de la moral” y de llegar “a un realismo fan audaz que me haga reconocer mis suchos en os actos Yen Tos fendmenos de la realigad”. también “descubrit y {studiar os sutlles rasgos_caracieristicos de los. grupos fhumanos, través dele lectura, Ia obseracion, Ja Intucton, HEME penton intro." Crientacion, 5 poderosamenteInfuide por el evolucionisme larwiniano, Msorgskl llega a la allernancia explicit de {os etl, alos violent contrases de contenido 9 forma, a Impres ‘mo y al mis lacerado expresionismo del fururo™=" Ademss, fay otro aspecto interesante de la escuela rusa en relacion fal desarrollo bartokiano: el papel de la técnica. Si Blakey ip cpaerata como “um ciento nese pe ssc- aie eu RinshiKovaakor, ella oe fadenante de la "hipérbole del detalle, del andl Sdescripeton ..., de fos instrumentos de mistificacin fan- tia’ Baridksuperars la. disyuntiva y, com concepto modem, hard de la tenica el ndcle de su renovacton, hasta | | | | cl punto de que “la formulacidn. de un nuevo lenguaje Iubtea, gracias. lab experiencias convergentes del canto Fide la nueva musica europea, pareceria cast dee Kerminar Ios contenidos y transformar al hombre"™ En Cferto sentido, Bartok retoma a Musorysk, pero sobre prin Stpios de construcelin mas audaces, en cuanto el folklore faismo le dicta sus leyes yen cuanto aprovecha a. mod Ae contaminsclon los recursos formales de la misica oc ‘denis "Todo el ceradio de fa tonics campesian fue pera ‘ai de una Importancia capital, pues me permitio iberarme ela ranfa de los sistemas modal mayor ¥ menor que habia padecido hasta entonces”: son palabras de Bark. on respect a List, BartOkdesarrollaria “hasta sus Glimas ‘cciencia an proseimiento de gue se vera ens ‘Por na particular manera de proyectar una linea melodica ‘ade diversos “puntos de vista” tonales, cs decir, armo- ‘izando cada tna de las notas de una determinada melodia ‘Gatonea como sistas notas Derteneceran a tonalidades ‘istintas de Ta de In melodia tomada en su conjunto™ La (ullloaaided bastokiaus une sue copia statacten fare ‘Samental con la misica de'lor nacioalistas romdnticos. La Siva no es misica descriptive ni de crcanstancas. No es tmostéria, a pesar de su entrongue original con Debussy Eeae'de Barbe foi por elena, pose det cake ter de misica continua, certo constant juego espirala TE ide seal, peru ou tie cr fundamentsioent In rman Datura del idioma’ en fos Feltativos y fas Indicaciones del ante popular en las partes “més esilizadas omine agut el parlando-rubat tricelon orguestal Es decir, lcnvan una valoizacién total, muy distinta de la, tas Dracticadee por tn Mabler, que’ siueabuse une "ieee Deracion fillogia", sino una revivencia dentro de la trad idm romantica” Pero ast como el método del folkloista fo se integré de manera automatica y repentina, la bis ‘Queda de una libertad creaiora consumié a Bartek muchos ‘hor y muchos esfuerros. Sw voluntad podtica, de todos dod, Siempre sparecio" como" fundamental fia ex activa aun en el tabafo del tavestigador, pues'el hecho Inismo de Ta extension geoprafic de las expeicfonesrevela 5 dversidad reapecto’ de estancamicnto eamnpaniista de 2 mona slgunas escuclas neonacionales. El traspaso de ls elementos e's mise campesinlnveigadn we propio ‘toncas encarnactnnes,sucsciege tnorpers Gases como”sl “esta segunda haturaler musical” se tein or un enn deena Ivana propio de cuanto ha sido vvido. Tradieién y original {clea y eistencia entran en ica relacién diléctica, como sucede con todo artista auténticamente renovador. Y tanto ‘E ltmemoris popular tienen especial centralidad E mismo ‘memoria popula ‘entralidad El mismo ‘escubrimiento de Debussy no se produce como autalmpo ‘iin de'un modelo, sino como ejemplo de wna ara y fz ‘onvergencia entre Ia estructura melodica del canto carpe: ‘sino hungaro y las tnvenciones del misico francés, Bark devia que Debitery habia “westanrado el seatide de lon acon 4es en todos los misics”, yo tome como punto de arranqu para el descubrimiento de una funcion mieva del acords ‘aly de sus encadenamientos arméntcon, Adem, la sw ‘ema’ impasiblidad de Debussy, Ta casi impresencia, del Sujeto en el mundo natural le eran ajenas. Aun en Tos fag. ‘entos de au "mdsioa nocturne”. ol nj oman ier soak GR ins sta a verona’ a iediatez en el tiempo. El hombre sparece y desaparcce la maturaleza, pero incorporado fatimamente la mater on sus sonidos sues fuptvos, o sus explosions incon: ‘Woladss. No a naturaleza como especticulo 0 como anima: Sl gui Fann enor wre Principe de madera ce pare tgnfcar tna tuefaforn de los ‘Sotimientos humanos. Por otfo lado, no constituye. una ‘asuaidsd que haya sido el plano el fstromento inicial de tales bisquedas. (A ire libre, por elemplo) Pareceaflorar en este caso, toda su tradicign romdntica, de "medio de ‘Sseritura directa dela Intriridad pubjotiva” 9, recordomos Stravinsky, su privilepo eu “contacto directo con ia {ater sonora”, su condiién de unlverso sonoro, ya de por Si Porque Bartk, hijo. de nuestro siglo, claro hijo de est no, celebrate del oie, como da oyoe,y ala ver lo interiorza,paricipando de cra misica art mtocie tan potote de indnesienee cn gulenes ‘coma Afablr, se hllan aparentemente tan alejados de’ st ‘undo, Desde ese punto de vista, los retomos folklicos de sus euartetos son tan poco ancodicos como los cence meena a vos de la Sexta sinfonia 0 como In cancién Infantil de Woeteck Resulta sorprendente comprobar etimo Barték, en escasos ‘cuatro afios, pasa de a “exterioridad” de la Rapsodia (1908) 2 Ja profunda expresion dl primer movimiento de su Primer ‘euarteto, 35 afios més tarde eseribira el sexto y, an, dejard compuesto esa especie de “diario interior” que son los seis Guartetes, hechos de las més insélitas y geniales ristalaa™ clones dé su folklore y de la mica sceidental. En ellos ‘ncontraremos elaboraciones' del. parlandorubeto (tercer ‘movimiento del Cuarteto 4 Andante del Cuarteto 5); sitmos Dalgaros (Scherzo y tio del Cuarteo 8); remedos del tare £209 (lercer movimiento det Cuarteto); elementos Ara. 8 (Cuarteto 2); la doina rumana (t Muarehe del Cuarteto 6). ¥ dichas Instrumentalizaciones ‘coexisten on disetos de formas tomados de la misca popular y cambios fonstantes de la unidad métrica (Cuarteto 5), con fugas intensfieadas al extremo, con glissand! (primer movimlesto del Cuarteto). Verdadera combustion que llega a los lime tes dela desintegracion de ese eutiomia tan cara ala msica ‘amarfstica de Occidente, 0. al cardcter monotemétice, cielieo (Cuarteto 6). Todo. aquello que en otra. misica Podria ser calificado de influencia o de procedimiento se SBEser® om visa Hay una crecene interorzacion dl ifuaje sonoro, una aproximacion ala densidad ‘de la confesion intelectual, etiea, sensorial, que s6lo Ta experienc ital podia dar. Y asf come la misica “natural” es mica “homana”, las envolturas elisicas resultan tan poco arcar antes. éxhumatorias como el titimo movimiento de la Trigica. Su interes por Bach y por los miskos ‘explicito a partir de 1920, no se conforma en neocasiismo, Yes una componente mas de su universalidad™ Si debidramos buscar los elementos antitéticos de ls fuer: za creadora de Bartdk, nos inclinariamos por identificarlos fn Ta persona y on el objeto. Los ‘de Ia cultura y cl hombre, de la Sociedad y Ia misica, dela naturalezay cl Baueblo aparecen subsumigas alli, Cuando los clervos jovenes fe la Cantata: profena, "su profesion de fe personal”, no quieren volver a las casas, porque sus cuernos no pueden Pasar mis por las puerias y sus bocas no pueden beber 1s de copas, solo beberin en las fuentes y se Inia a los Py ermevcct -ontes;alejindose de los padres. Son dos mundos enfren- {adoshstorieamente, La decisiin de los. hijos. implica pagar un dure precio por la liberia. Bserita en los aos {de Horthy, la Cantata profena revela un profundo estudio de las Pasiones y Cantatas de Bach: sin embargo, nos tasperta fl corazin mismo de nuestra épora, amando al borbre fla recuperacian de valores vitales y-seculares, en "ese fentimiento.pinico que le hacia ver eh las apariencias de sta tera, en la vida de’ las plantas y de los animales, Ia prolongaciin de Ia sustancla humana, los testimonios Je tine relgiéa inmanente yuna santidad, jostamente prof. faa, que fueron la norma de su vida"*" El mandarin mile: froso constituye en clerto modo el otro polo de la Cantata fara vEs ean pare sta. conn, Sn onbare, {Enema que, para pintar ol personaje del mapdarin, recurre fla gama peatafona china’"" La obra se balla entre las Inayores aproximaciones de Bartok al expresioniomo y 10 fe casual que ello se dé en Ta Vilencla del orden de i elur Gad) donde la naturaleza muestra su rostro, por newcion ‘iriage, en In atror persstencia, en la hermosa muerte del fnandarin Con El mandarin meagroso se patentiza ademas ‘otro de Toe elementos daterminantes de la obra de: BartOk fel ritmo. Afos mas tarde, en la Sonata para dos pianos y Dpercucion, el ritmo se hari apoteosis. Yen diversas obras, fi'ya anolada polimodalidad se sumara la polledunia: ea la Suite de dastas, om Mikrokosmos. Esa focalidad de los ‘mos libres surge "desde las dos antipodas de 1a musica folklérica himgara: el recitativo melédico libre, del quc ‘cl compositor extrac un original rubato-prlando, y los i tos de danzas fundados sobre una métrica binaria 0 sobre frupos irregulares de 5, 7, 9 y 11 corchess" TLentamente, Bartok ayanzaba hacia el periodo de. sus ‘brat maces, all donde el folklore curopeo oriental el pasado de la misica tradicional y su vision de vanguardia Se funden en una nueva idad, que no es suma de partes, sno inepracion alert, “solucién de libertad”, como ice Massimo Mila. Pero el acento estar puesto en la mo- ‘demidad, en la heteropencidad,.sin escapar a principios Fonmales clasicos Si la" Masten para euerdas, persion 9 ‘celeste trac la forma cilicslistiana a utlaacion de grupos ‘de instrumentos como el tamtam, los platillos, ete, ola es critura cagrejo del teroer movimiento la vuslveninusitada, Iasi. egar a Ja “apoteosis dl folklore imaginario" que es cl time movimiento, Luego, la ya mencionada Sonata para {fos pianos ypercutén parece tat razoo a quienes afta ‘gue Bark Complio “tna reestructurecén ‘del lenguale Susicl calto partir del ritmo" ¥en el concxpto "olkioe Imapinario” eotraran a jugar tanto ln invencn rmelédicay sitmice en el esprit del folklore cuanto i ber- {ad do eliglon dl material documenta, prowenen de donde Drovenga: Lo dive artoks "Yo no reehszo nga ifucy ia sea_de fuente eslovaca, mans, arabe o de cualquice ‘otro sto, con tal de que sea de-una fuente Pura, fresca sana" As sobre esa base, construy6 sus obrts claves, ex Tare gam ain, ementon melon Y rltmicos aisiados de su contexto"" Esta nuora et cats cnamnte que Bartok so ponaba nr sent et grins irportivn yo os valores, tances lsu misica son "ajenos la reeuperacion mistica' sim ‘ica ‘de los valores musicales de fa nacon'?" 4e 1918, la Stuacion siguié confusa y aun cadtice, Ello, aturalmente, no podia inducirme a enfrentar trabajos de ‘Sompromiso que requleren, en cambio, cera wanguiidad. Ea gut hci is elena ‘ove hoy puede pensarse seiamente en reanudarla, No Iedios suficientes para poder darse ese "lijo"y, por ott q seroma EE'Dass pote, vnjr a pues ange Pero se tra de ts enti despa Ames rat ho "Eoin, de lage nos ocoamos’ con pasion auc Peomabctide fal hoy ssluiaene eitaa a to i Toca es realmente tan importante como nos pares, @ ouds? (usikpi. 2, 192.) TL. (COMO Y POR QUE DEBEMOS RECOGER {A MOsicA POPULAR? La melodia popular... silo extte verdadera mente en ef momento ca que se la canta 0 30 la [Bterpret, seo vive por la woluntad de sinter Prete ye la manera por el deseada =” Cres ae interpretation, agai se confunden ea ‘Geuia'o el inpreso ignors completamente. muon Bsboco dew método de folklore musical Hace ya casi un siglo y medio que se desperté el interés por el arte de las eampifas en Europa, Bntonces, cuando conscesencin de exe despertar comens® la rweoieccn de fos. cantos populares, los primeros coleccionistas fueron sgulados por crlterios puramente esidtcos. Se armaban de Darel plama, y desaroliaban sus bisquedas con Ia nica Finalidad de procurarse melodias y palabras preclosas sobre {odo desde cl punto de vista artistic. A decir verdad, fam ‘ben trataban ‘de descubrir La forma, “oripinaris", "io co. ‘rompida”, de los cantos populares: pero cuando no 10, Tograban casi todas las veces, prefer roconstrir Ia forma que segin ellos mismos. debla de ser la mas Justa, valindose arbitrariamente de divers "variants", Despacs Imprimian este material, asi “revisado, y corregido”, para onformar al publica y con la conviceign de estar Cont ‘bujendo a la Malsma cultura musical. Y, en efecto, poctas 4 tmisicos extrajeron bien pronto de dicho material tanto Temas como. ensefarizas, porque Ia moda de imitar mis ‘ovmenos hibilmente los texos y las melodias populares Sntiguas se dfundio con rapidez, Acompafiamlenton voles einstrumentales fueron adaptados a la simple linea smelo- fica de esos eantos; y se compusieron rapsodias, fantsias Y cualquier otro género de misica sobre melodias popula es. Ademés, el publico mosiraba adhesin a cuanto. so hacia, yentonces aqucllas adaptaciones.y" composicionss Iegaron a convertrse en inico objeto del trabajo de reco. Ieccion iniciado Pero, mas tarde, los recolectores comenzaron a advertir oy “ 00 ¥ FOR GUE um RR LA stn ora? ciertos fenémenos singulares, Por ejemplo: se convencleron de que las “varlantes”introducidas en lor cantor populares ‘bedeeten m clrtas leyea! Y-esty hos hadajo ao Jusgat a ala “variante” como un error o como la corrupcin de ua eterminada forma, considerads Tania usta. Liego, al ‘comparar el material recogido. entre pucblos de lenguas dist, 6 note con sorpeaa ue muchas meodas eran ‘comines ya menudo los textos similares, y_que exisan fettloemcleaicon proplamentedilnunsbealuseane as fogos. Tambo, ‘con identico interés, se vio que, por lo contrario, habia tases de mclodis 0 de esllos melodicos ‘caracteristcos de zonas bien definidasy totalmente inhalla- Ble fr de lyn cuanto I hes de tos anton cempez6 a advertsse que, en cierias poblaciones 0 en ‘tminades territorial modo de ejection tena ua hone preponderante en la caracterieacion de la musica popular. Y ppor modo de ejecucion entendemos la entonacion, el tin bbe, el tiempo y una lnfinidad de otros elementos. De elo © dedujo logicamente que no eran sélo las notas de ln ‘alodia as que tenlan’importanca, sino también todo {Geantoinforvenia en Ta cjecactsn como factor eapresivo, Solamente de la, combinacién de las dos cosas habria de ‘Surir_una reproduccignfiel de esx msia ‘ubo otro elemento que los recolectres terminaron por alende bien pont: le page cambios enue una. {ofa y ota, especialmente en los adornos de la melo ie, no dependlan de is inseyurdad del came. Bs decir no ‘era que él supiera “mal” la melodia, Al contrasio: esta ‘variabilidad constituia ‘uno de los caracteres poculiares y onstantes del canto- popular. La misica, popular es com> lun ser vviente que cambla de minsto a minuto. No se puede decir entonces: “esta 0 quella melodia es como yo la he Shotadu". Solu puede ascgurarse que era 2st cn deteminads ‘casién, en el momento en que ha sido anotada: algo ast ‘como la manera de interpretacion de los grandes ejecutan te sempre frets y Sempre nes. Ades os sen lectores del siglo pasado pudieron ver ya claramente hasta ‘qué punto Ja muisica popular era una’ verdadera manifes Bienes Sunes aoe Pama ] {tun wo oot sens eocen LA MtenrrCn? 6 Todos estos descubrimientos han transformado gradual spindicalmente los métodos y Tos fines dela recletion de los cantos. populares, Hoy, en lugar de la dilettantistice actividad de los primeros tecoloctores se da tna, metédiea lnvestigacin cientifica,posibiltada tambien por la existem ia de medios indispensables para este tipo de trabajo: &> deer el fongrafo feos aduios varios instruments stro y de medicion capaces do proporcionar vera. eras instaaneat™ de cat riod. Foro resulta Sos ‘que un perfecto instrumental no es de por ssficente para ‘arantizar buenos resultados: se requlere un aparato sap ritual de igual perfeccion. El recolector ideal de misica popular deberia Ser un experto en muchas ramas de esti thes. Necesita una buena lingtistie v fontlea. ‘ara percibir las mas utiles eafumataras de lis promuness: ue encontrarse. Ast, pods loner dilectales con que le Snotafas.Debe ser ‘un corederafo suficentemeat Rat, de manera fal que luego pueda” deseribir con eracttud los ‘os ene I danza ye tnica pola, Adin sl postsdn de amplios conocimlento sobre el fallor¢ seme Demmrs que cl restector ventgu® hasta en sus maha Seales Tas a En fin, a ecolector debe ser un socalogo, ps Ja inflencia que los cambios de la vida Colectva ejeron sabre el: canto popular. Y, en el momento de sacar Sus onclusions, tambien necesita nocions histéicas: en Dat. ticular, is reterentes a las rigraciones de ow’ distin Pueblos y al establecmiento de Tos mismos en determinades ferstorios. Si ademés quiere cotejar a masica popular de 2 Boni gl con ad cross, ny pie rina onocimiento de lenguas extranjeras. Y. por sobre todo be ih eopltn ebviaments te i mosis ‘plimo odo y do ton buena capacidad de observacn, * om lertamente noc el enontrar un reclector que rina ta ilps 9 excepcionaics dotes, Yee de. Greer que ‘unca a existdo, y que nunca exist. Debe inferirse em {onces que la recoeceiin de mise porwan nm pede sr ‘gimplida por un indvideo solo. ¥ que solo a colboracion por fo menos dos estadionos permits llegar @ une gultdo aprosimativamente- perfecto. Por ejemplo, la cola. borsciia de un misico y sn hilogo. Sin cubarp, sobs ceumisice yun loro, ¢ iN todo por razonesfinancera, aun eta solucién aparece como ‘Sheen reliable. Cuando sh scans un, copsimintg Destante acre Sle'de 1a misica popular de determinados Tugares, st me i Sr cir, do. evoees i sgunda pate de a lavesiacin mos comitar los materiales recogidos en Tos distintos {erritoron, controlando si entre ellos hay algo similar o discordante, y de qué se tata. Al folklore musieal descipe tivo. sigue. entonces' el folkloré tausical comparad.. “pemerids, ete Tabajo dé coafrontacién leva a Tsul tados sorprendentes.Citaré agul s6lo dos ejemplos. En 1912, tstando entre los rumanos de Maramaros [Maramures], anotd tun tipo de melodia de caricter oriental muy claborada ‘fecutada siempre con sin cardster de improvisacion, Al lato siguiente, en una aldea de la Argelia central, en los Iimnives del Schara, comprobé, mis con curiosidad que con extupor, lo comin de um esto melédico sunllar al anotado fen Rumania, En el primer momento, y a pesar de haber Sdvertido ripidamente Ta extraordinaria’ semejanza, slo Pets en dan orale colncideni, Aden, mo posta Imaginarse relacion alguna entre palses. y ‘pucblos tan Uistintos,separados por mas de dos mil kilometros de terra y mar? Pero més tarde se descubrié que’ el mismo tipo ‘nclodio estaba ampliamente difundido en Ucrania, en Irak, 2 ny ann naralments op ela Ramana, Es fonces me paresié claro que uh fenémeno tal no. podia stb ana mein oid del tar, Evdenten fe, aquel estilo melodico habla tendo un origen Srabepersa, para difundiree luego por caminos aun hoy desconocidos, Rasta llegar a Ucrania.'Y todavia ignoramos si existe 0 ha feistido alguna ver entre los turcos osmanlies™ y” Ios Silgares. TE segundo ejemplo, més interesante atin, se refi al sistema pentaténico aun clerta estructura molodica ‘denominada “descendents” que, como es sabldo, constitayen las principales caracteristicas de los antiguos cantos po- palares Isingaros. Desde los tiempos en que esta fisonomia {pica fue identifieads, ex decir desde hase unos weiiinc® fatos, ee ha formulado la hipgtsis de que nuestro pentao- nismo pudiera quardar lee hvelas de alguna cvlizacion ) missteps due fancies sobre eSuo ¥ fun gut emmes mom ta MEA PREAR? e l sistema pentaténleo dela mesca china no permitian, ea vrtud de su precriedad, un cotejo preciso y eapeciic Y the agul, en clinbio, que gran parte de las mclodas reten- temente descubirtss entre los cheremises* del Volga con Firman la hipotesis citada: en estas melodis son evident simos el sistema pentatdnco, la estructura melddica “dss gpdente"y han algunas variates de caton populares ringarost como ¥ con qué pueden explcarse estas coincdencias? Be qué manera se ha podido conservar la misma civiliza- Son musical entre pucblos que desde muchos siglo atrés bo tienen ya nada en comin, estando separados,ademnis Por ile de kilomtros? Estos interogantes nos conducen Al capitulo mis emocionante ¥ de mavor fascinackin, dentro de‘Tas invesigaciones sobre'los eantos populares. Yoo Hlamaria' el captulo del *fotklore musica! hstrico™ Peto cs procisamenis en exe tipo de studios donde I Aificaltades se agrandan. Pars encarar una investigacion seria Y exhaustva del folkiore musical desde el'puno de vita Tistorco mecesitariamon una inflnidad de Uatos de todo thor ly stuscion acta, em cambio, et muy Tejos de Ia posibildad de garantiarnos el material indispensable. So- Famente en algunos paties se desarrollan metodlea liver: tigaciones clentficas! las publicaclones a respecto encucn tran eseaso interes en el public, por lo tant, dificimente tun editor se comence ‘de su netesdad. Teritorion tan {importantes como Grecia, Turguls tou Asia central son Prasicamente dscoocion para fo etudans de am Sica popular. Y-agregucmos’ un hecho: si hay wn cat fel cual seria shsolutamente necesaria la cooperacon “intelectual” entre Tas. dstntas naciones, ese campo es {ustamente el nuestro. Pero es bien sabido como ia msico- fit hand tabi ie dees suerte Ge te acne opésitos de colaboracién Interacional, que. por fn pa- feclan telunfar. Es verdad: todavia se abla mucho de Intereambio recfproc.de- experiencia y_escubrimlenton. Y, por lo tanto, de refproco aslo en el campo de folklore musical historic. Pero, al final de cientat, se adverts ‘ie Tas palabras gsiads"son muchas y To frsfos, pobr Simos sta es enfonces la stuacin a que nos encontfamos Sometdos hoy! YY sin embargo, mirando bien tas cosas, jcuéntas intero- « {eon ¥ ron ut eneon soc tk MECN rRCLR? tes experan todavia una respuesta! Deberfa demostrarse fustencia de antiguisimas relaciones culturles entre clon quo hay as encuentran soparados por grainy Ui Fi: Pe aa rena ht de rte i in y, en particular, los relatvos ala stabilization de dtenmingion pusblos en determinados titorce, En fin, podrian deserbise as analogias, las afinidades psiqu ‘as J también Tos contastes ent pocblos vecnos. ‘ates entonecs cl fia dlls We tx Invenigacton sobre Jos cantos populares. Pero podrd ser alcanzado slo cuando 1s joven dil aya furado un desarrollo sufceate como para figtrar dignamcnte Junio 2 sus compafierss mas ‘icjas‘Ademds cl foldiore musta cenificamenteestudado ods kre saturate aun agua iad sefalada ‘ebian los primeros investizadores: ia utiidad de propor Sonar un placer estético a todo. hombre’ sensible 2 bellesa de lt manifestacion aruisticn, ¥ ve caro que este “place” srt tanto mis Intenso cuanto mis riguoso'y digno fe sea el material de misica popular recogido, Tambien {cate sentido, entonce, un sel Platew Ue i inven ibn levard'a resultados mis satisfactoros que las publ. ‘acione, de cantos populares en ediciones “revsadas y co- rregidas” Hasta agut hablamos de los objetivas que mueven a una Tevolewita Ue eanton populares Ex nocesario enfrentar hors otro problema: cémo debe reslizarse la recoleccion e's cantos_y de la musica popular en_ general. La primer tarea de un buen recooctor es lade prepararse para el trabajo: debe estudiar el. material cventualmente Feo uo, toy sudo, fy x eos troy 1 etice exes, poblaciones sobre © propone diner Sw atencion. Ast, podrd descubrir las Tagunas de tos recolec- {ores precedentes, planteando en consecuencia si propia investigacion sobre la base de experiencias ya cumplidas. Un ciemplo: si sobre a base de los relevamientos ya hechos ‘Se compracha que en una determinada zona existe un ‘scisisimo material Yeferido a un cierto tipo de cantos, © ‘que ain no se ha dado absolutamente ningin material, en tonces deberd polarizarse le investigacién hacia aquel ‘ipo Particular. Y diremos lo mismo. para el caso an que se co ¥ rm OE NEES HCN A A TORE? ° dlescubra un lugar donde nadic ha realizado estudio alguno: serdaqut donde ha de trabajarse preferentemente ‘E> nutural yuc las reeolceetones ya completadas puedan ‘ofrecer indicationes de caricter opuesto. Entonces, si la Sbundancia de material referdo a tn teritorio en el que Ya 30 ha trabajado aligentemente hace suponer ln dad de hallar muchas otras melodias, no dejardn de Segue Jas huellas de los predecesores para realizar una obra. de Profuudieion, Cukatos mas eaten se tenga dispose ‘én, tanto mis fact sera definir los mas importantes irupos de "variantes”. Yast, sobre la base de estos grupos Dredominantes, podrin descubrirse tambien las “variantes” 4e uso menos frecuente en ese determinado territorio, En cuanto al “aparato espritual” de que he hablado suru, est claro que el recolcstor debe poster mas que Perfecto. Ello puede ser beneficioo hasta en la eleccon ‘ela zona de trabajo, que justamente se basaré en la valo- Ticiin de citeros histéricos, etnogrifies, ete. Los Test tados ns brillantes, por ejemplo, pueden obtencrse en Is aldeas y partcularmente en las‘aldeas extranas a toda Infueneta txtranjera 0 solo eiudadana. em cambuo, Una zona minera ofreceré muy excasas probabilidades de'buen ‘material, porque el trinsito intenso’ de gente de todos los Palses corrompe inevtablemente sa caractristica folklo- ‘ea orignara. E identica la aprestacion sobre aquellas aldeas cuya poblacién acostumbra desplazarse hacia otras ‘marcas por razones de trabajo. Son pretenbles entonces SI ae tens did fc mathe impo donde in'vida se ha dcsarollado siempre igual durante siglo, con las leyes consuetudinarias del lugar ‘Un principio que debe tenerse presente es la necesidad de realizar el trabajo en el lugar mismo, vale decir en las laldeas. No es buen crtero setvirse de personas. que hat ‘ejado sus aldeas y se han Ido a vivir en otros sition, como, Por, ejemplo, as trabajadoras.domésticas emigradas a la udad, fos mendigos, los prisfoneros de quer. Estos ind idwos' que se han slejado de su lugar de origen, incons. Cientemente pueden haberse alejado también de Ia "coma. hidad musical" de su pueblo al extremo do alterar su esto de ejecucién. Y ademas, atinque sus ejecuciones y sus cantos feran buenos y fiees‘al modelo orignal, el reolector se encontraria siempre ante una. grave lagina: la ausencia * {otto ror aot wseos mucous roc? de aquellaatmésfera particular que se extablece cuando un ‘antor se exhibe entre su gente Agu! surge tna especie de ontacto entre quien cant y tos eampestnon que fe hacen ‘orro, Todo resulta muy genuine, espontinco 7 vivo, ¥ 10 {aro que en certo momento lsgue a ertablecree una ‘olaboracign general. Entonces, babes quien cormija, en ‘reque I hemorao den sera pln anda pero acaso importants. En sama: agul stone el ver {itero ejemplo ae que signin canto em in vida G2 ia comunidad, 7 slo ase lo excacha sal ysl se lo fom ex Su justa caracterstiea de maniestacin colectia. ‘ero las limitaciones seladss no deben tomarse al pie geal on et emia restive dcr: no entenderselas de manera tal que sgnfiqnen la max {ogorca excaion de unm reoleton ds mle at Sas mineras ode” una mucnmn decoded” Han, de ser fitendidas slo 2a un sentido es nesesario no. dejar de ‘scar fo mejor conforméndoe con lo buono, Y, tabi, es ‘ocesarlo erm com paricalarpreocupacioncrteny hasta fon cierta desconflatra todo cunnto provengs de Toentes IMtpetfectamsente valoradas: En cambio’ cs priscipi ines table la obligacion de no recoger por razin alguns mesica Popular care gente burpuesa Hoy puede parecer supertia Enuncla una norma de probbicin fa ex ue todos quienes Se ocupan de musica popslar conoce, por lo menos spro- imativamente, su natures, Y sin embargo, no es super: Hav: comideremes que no. mcho tiempo aera, un ano y'medio més o menos, uno de nuestros ns viejo folile: Fists, recolecior de canton populares ef mismo, recomend un sefor de provincia ante la Comision de Emogratia ela Academia Hungara de Gincin. (A su pareer eta un ‘Nerdadero depésito viens” de cantor popdlars! [et moderna investipacion sobre is munca popular com sidera'ya como indispensable condcion de trabajo cl wo 421 fondgrafo 0 del graméfono. Desde el punto’ de vista ntti, shel atrial ge Bde td pone lng patente de absolutaseiedad Por grande que puede ser Ie'hdbldad de quien anota cuanto oye nadie, sin ember, ud en condiciones de ingicar on exacted cada deta: otas apenas tocadas, Ives. llsendi™ relaclones de valor fn sus elementos més pequstios. Yno_puede hacer, en Drimer lugar, porque todas esas cosas cambian de ejecncion etna vo got neenos sce we rw? Ay en ejecucién, y cunntas veces nos hagamos repetir una Inelodia, esos pequefos elementos ornamentals seran segu Tamente siempre distintos, Es desir, aun en el mejor oe {os casos, s fogréramos aleanar un alto nivel de aprox- ‘macién, tambien entonces not encontrarlamos siempre ante I anotacién de un canto que en realidad nunca se ha oid. ‘Puss aunque tun recoleior dotado de extraordinarias apt fades efctivamente fograra transrbir las melodias ofdas {ima sola yer, con rods aus mas sul eafurntuas, de todos, modos' siempre habria todavia algo. de imposible ‘Hjaclin en el papel: el color del canto poplar, su timbre. A Jo sumo podriamos descrbir ese color, ese timbre, mins Closamente, pero siempre quedaria en ple el obsticulo del ‘fuerza Imaginativo a que estariamos obligados, obsticulo (Gor nunca pers darnor tum hiss cama de lo gue cfecte Samente son aquellos elementos. Es por todo elo por lo hel rg naga sew tanta inprtanca. “Ademds, el fondgrafo posee ot uildad, aunque menos rsevant gua asada, ahora eer acai, a tjecutante y al rcoletor, porque en lugar de repetir dece- ‘Se de veces in mciodin, babeara rep His Sn ace ome {resulta facil imaginar eudnta economia de tiempo puede logarge ast Por oto lado s se quire transeribir Ip re gstrado, puede rllenarse Ia velocidad de las revolucones {conviene levaria ala mitad, de modo de tener tonalment= fuego transeribi ints complcados 7 as perceptibles, las diferencias ritmicas de particular ‘omplejtiad. En suma, todas aqullas sutlezas que munca Ihubleran podido revelaree de una manera distnta bron son deers del eelcta. Hechos ts de Sn preparatvos, se digi al lugar fj i Tn‘ciection det momenvo ela expealon deja de teat Importencia: es aconsejeble esperar un periodo en el que la gente de las aldeas Gisponga con seguridad del tiempo necesaio, Por oto lado, st se desea estudiar las relaiones ‘entre un determinado tipo de cantos y las usansas popu fires a que. €l esta gado, es evidente que Ia fecha de parsida quedara sujeta al pertolu ext que dichas usanens Se verifican, 'Yahora resulta necesarto plantcar una importante cues: tign: aque es dgno de ser reogldo? 2 cn ¥ Po gol oeenog cE a MI RCA? De acuerdo s un ideal evdentementeinakanzable, debe ramos recoger todo cuanto pertenoce a la categoria de Inisiea popular. Es dec, toda melodia I que see supongs tna diftston enue fa gene dela aiden, durante certo West Be ¥ satramente, no a cause de influenciasextranjeras misma manera, tampoco se recogeran canciones spre didas en Ta escucla 0a través de la radio. Por lo menos fn primera instgela, todo cuanto qua en, cada aldea Scotra ser recofdo. ero sta rela, por falta do dinero, de Uempo y de personal apropiado, es précticamente irreal- able. Ademis, creo que mays menudo seria ini cam. pli, En efecto: centenares de. canciones difundidas en fodas nuesirasaldsas son cantadar por’ todas partes ta {denticamente que, registrarias una y otra vex, conformaria tin estucro eo verdad! eaten Penso aut encanto come "Sreretngi: gintani” CQulero ara’), "Debresnbe ‘ene smenni (Tenemos que ir Debrecen") 0 “Kerker a sen ie" Cel panccilo cx rodondo") Pero st en un lugar cual

También podría gustarte