Está en la página 1de 13

Iglesia del Evangelio Completo de Yoido

Orador: Rev. YOUNGHOON LEE, Pastor Principal

Website: http://spanish.fgtv.com/, Seúl - Corea


Sermón dominical: 2009. 6. 14.

▶ 2009. 6. 14.

La Gran Comisión de Jesú s

Mateo 28:18-20, NVI

“Jesús se acercó entonces a ellos y les dijo:

—Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Por tanto, vayan y hagan

discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y

del Espíritu Santo, enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y

les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo”

Me gustaría compartir la gracia de Dios bajo el título "La Gran Comisión de Jesús,"

basado en Mateo 28:18-20. ¿Podría usted por favor, repita después de mí? "La Gran

Comisión de Jesús. La Gran Comisión de Jesú s. "

Antes de que las personas mueran, hacer un testamento e incluyen sus últimas

palabras importantes en el. Un testamento es un documento escrito con una

declaración legal de una persona con el deseo en cuanto a la disposición de sus

propiedades o bienes después de la muerte. Por lo tanto, un testamento contiene las

disposiciones más importantes, las peticiones o deseos del fallecido.

Antes de que Jesú s dejara esta tierra, justo antes de su ascensión, dejó las palabras de

la Escritura de hoy. A esto le llamamos "La Gran Comisión de Jesús." Todos los

cuatro evangelios. Mateo, Marcos, Lucas y Juan. Registran esta Gran Comisión y

también el libro de los Hechos, que es el registro histórico de la Iglesia Primitiva. El

verso principal se encuentra en Mateo 28:18-20.


Este pasaje puede resumirse, "predica el evangelio." Predicar el Evangelio es la

misión más importante y deber de todos los cristianos. Es el propósito de la Iglesia.

Dios se complace y recibe gloria cuando predicamos el Evangelio.

No debemos olvidar nunca que nosotros predicamos el Evangelio, porque es la única

manera de empezar a rembolsar la gracia de Dios y el amor, que no pueden ser

reembolsados. Al predicar el Evangelio, nuestra fe crecerá. La Iglesia se reactivará

cuando predicamos el Evangelio por todo el mundo. Cuando enviamos misioneros a

los confines de la tierra, nuestro país prosperará.

La predicación del Evangelio y la realización de misiones mundiales debe ser el

mayor objetivo de nuestra vida. Se trata de "La Gran Comisión de Jesús," el propósito

de la existencia de la Iglesia, y el deber de todos los cristianos.

¿Cómo podemos llevar a cabo esta gran misión? ¿Qué debemos hacer para las

misiones mundiales?

1. La misión que se lleva a cabo a través de la autoridad de Jesucristo.

28:18 El versículo dice: "Jesús se acercó entonces a ellos y les dijo:

—Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra."

Puesto que no podemos predicar el Evangelio en nuestro poder, tenemos que confiar

en el Señor Jesús, que tiene toda la autoridad en el cielo y la tierra. Entonces Dios

manifestará su poder, y nosotros podremos guiar a muchas almas al Señor y a las

bendiciones de Dios.

Un miembro de nuestra iglesia una vez me dijo: "Tengo ocho hermanos y hermanas.

Yo soy el primer cristiano en mi familia. Todos mis hermanos y hermanas sin

cristianos ahora, excepto uno. Su esposa es una budista devota. Mi hermano está

cerca de convertirse en un cristiano, pero no se ha hecho hasta ahora”.

Yo le dije, "É l se convertirá en un fiel cristiano en breve. Un budista devoto se

convierte en un devoto cristiano cuando se convierte"


No podemos predicar el Evangelio, sólo mediante nuestro propio poder.

Necesitamos la ayuda del Señor. Al predicar el Evangelio con el poder del Señor, los

milagros se llevarán a cabo. Los demonios serán echados fuera, las enfermedades

serán sanadas, los problemas se resolverán, y las bendiciones de Dios estarán sobre

nosotros.

Cuando Jesús resucitó, Dios le dio toda la autoridad. Toda rodilla deberá doblarse al

nombre de Jesús.

Filipenses 2:9-11 dice: "Por eso Dios lo exaltó hasta lo sumo y le otorgó el nombre

que está sobre todo nombre, para que ante el nombre de Jesús se doble toda rodilla

en el cielo y en la tierra y debajo de la tierra, y toda lengua confiese que Jesucristo es

el Señor, para gloria de Dios Padre"

Jesucristo tiene toda la autoridad. Por lo tanto, el Señor llevará a cabo cosas

maravillosas a través de su autoridad cuando avanzamos hacia adelante y confiamos

en él. Dado que el Señor Jesús tiene toda la autoridad en el cielo y la tierra, mientras

confiemos en el Señor, É l hará cosas maravillosas por nosotros y a través de nuestras

vidas.

El predicar el Evangelio es proclamar el Señor Jesús en todo el mundo. Así que

muchas personas no conocen a nuestro Señor Jesús todavía. Ellos nacen en el pecado,

viven en el pecado, y mueren en el pecado. Sus vidas están sin esperanza.

Cuando creemos en Jesucristo, podemos ser liberados del pecado. Podemos ser

liberados de la desesperanza y de todos los problemas. Sólo cuando creemos en el

Señor Jesús. É l es nuestra esperanza absoluta, vida, bendición y milagro. Por lo tanto,

vamos a confiar totalmente en el Señor Jesús, y predicar el Evangelio de vida hasta

los confines de la tierra.

Cuando nosotros creemos en Jesús, nuestro destino cambiara. Vamos a recibir la

gracia maravillosa de Dios. Solíamos ser los esclavos de Satanás, pero nos hemos

convertido en hijos benditos de Dios. Este poder tan maravilloso esta a nuestra

disposición a través del poder del Espíritu Santo, que es el Espíritu del Señor Jesús.
Hechos 1:8 dice: "Pero cuando venga el Espíritu Santo sobre ustedes, recibirán poder

y serán mis testigos tanto en Jerusalén como en toda Judea y Samaria, y hasta los

confines de la tierra"

Cuando recibimos al Espíritu Santo, recibimos poder, y nos convertimos en testigos

del Evangelio hasta los confines de la tierra. La palabra testigo contiene el significado

de un mártir. Por lo tanto, cuando recibimos el Espíritu y el poder, vamos a predicar

el Evangelio del Señor, incluso sacrificando nuestras vidas.

El misionero Thomas fue el primer misionero mártir en Corea. Subió a bordo el barco

“General Sherman” y navegó a lo largo del río Taedong. Los coreanos incendiaron el

buque. El misionero Thomas lanzó Biblias a la orilla y exhortó a la gente a que

creyera en Jesús, hasta que murió en las llamas del barco. Los que tomaron la Biblia

creyeron en Jesús y se convirtieron en los primeros cristianos de Corea. Más tarde,

construyeron iglesias y la bendición de Dios vino sobre los coreanos.

Fui a Pyongyang, pero no pude encontrar los restos del mártir. Sin embargo,

mientras estaba observando detenidamente el mapa, me enteré de que el nombre de

la calle donde fue martirizado el Misionero Thomas fue "Misión Kangan Street". El

nombre del distrito fue "Distrito Misión, Distrito Misión!

Es posible que hayan borrado todos los otros restos, pero no pudieron borrarlo por

completo. Vemos Distrito Misión en el mapa de Pyongyang. A pesar de que no tiene

un distrito de la Misión en Seúl, Pyongyang tiene un distrito de la Misión. Su mapa

muestra la historia de las misiones.

También encontré una estación llamada "Revival". Todavía no tenemos una estación

llamada "Revival" aquí en Seúl. Tenemos la estación Yoido y la estación ferry, pero

no la estación de “Revival”. Se me aseguró que habría un gran avivamiento en Corea

del Norte, cuando Dios abra sus puertas. Estoy seguro de que muchas almas

vendrían al Señor. ¡Aleluya!

Yo oro para que se predique el Evangelio con una gran pasión por las misiones

mundiales. La predicación del Evangelio es en lo que el Señor sumamente se deleita!


La predicación está acompañada de la fatiga y el dolor, sin embargo. A veces puede

que tengamos que arriesgar nuestras vidas. Sin embargo, no debemos olvidar nunca

que la sangre del martirio ha hecho grandes avivamientos posibles en la historia de la

iglesia.

El Rev. Chul-Ki Joo es un gran mártir de la historia de la iglesia de Corea. A menudo

decía: "Yo no tengo mucho. Yo no soy rico o talentoso. Yo no soy muy educada, bien.

Si tengo algo, tengo sangre en mis venas como todos los demás. Puedo dar mi sangre

hasta la última gota por mi Señor Jesús”

Justo como lo confesó, el derramó su sangre y se ofreció a sí mismo como un

sacrificio por la misión de Cristo. Los japoneses intentaron forzar Rev. Joo a adorar a

los dioses japoneses en sus santuarios. Lo torturaron y lo pusieron en una prisión,

pero el Rev. Joo nunca se rindió. Trajeron a los miembros de la iglesia al patio de la

prisión. Ellos hicieron un gran bloque de madera de bambú, atravesaron clavos en el

bloque de madera, le dieron la vuelta y le dijeron a los cristianos que caminaran

sobre ella con los pies descalzos. Le preguntaron al Rev. Joo, "¿Todavía se niegan a

adorar a nuestros dioses?"

El Rev. Joo dijo que caminaría sobre los clavos. Puso su pie sobre la madera y los

clavos traspasaron la planta del pie, haciendo que la sangre brotan de su pie. Luego

puso el otro pie sobre la tabla, y la sangre brotaba ahora de ambos pies. No mucho

después, las complicaciones de la infección las heridas por la penetración de los

clavos le causaron la muerte. Sin embargo, las gotas de su sangre han dado mucho

fruto. Ahora tenemos millones de cristianos en esta tierra.

Yo pido que ustedes tengan un gran celo y una gran pasión por las misiones y

prediquen el Evangelio, diciendo: "Quiero entregar mi vida a la predicción del

Evangelio del Señor."

Imagínense. ¿Cómo era posible que él se parara sobre los clavos? Los clavos

traspasaron sus pies. Apenas podía levantar los pies, porque los clavos estaban
fuertemente enterrados en sus pies. Por último, el libro cada pie de los clavos y siguió

caminando sobre ellos.

El Rev. Joo siguió caminando sobre los clavos, cantando himnos, tales como, “I’m

pressing on the upward way, New heights I'm gaining every day”

Los miembros de la Iglesia que le miraban estaban llorando y lamentándose. A pesar

de que estaba empapado con su propia sangre, no fue renuente a testificar sobre el

Señor Jesús. No estaba intimidado. É l nunca cedió ante el poder del mal.

Yo ruego que usted tenga espíritu del mártir, y predique el Evangelio hasta los

confines de la tierra. Pido que avance con fe predicando el Evangelio, centrados en la

Cruz, y lleno de la gracia de la cruz de nuestro Señor Jesús.

2. La misión que llega a las almas perdidas.

Mateo 28:19 El versículo dice: "Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las

naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”

El Señor nos dice que vayamos y que hagamos discípulos a todas las naciones y

bautizarlos. É l nos dice que vayamos. "Que vayan", significa que tenemos que irnos

de nuestro lugar actual.

Génesis 12:1 dice: "El Señor le dijo a Abram: «Deja tu tierra, tus parientes y la casa de

tu padre, y vete a la tierra que te mostraré"

Dios quiso bendecir a Abram, por lo que le mandó salir de su país, su gente, y la casa

de su padre. Dios nos dice que abandonemos el lugar de la desesperanza, el dolor y

la agonía, y vayamos a nuestro destino con visiones santas en el Señor.

Debemos abandonar el lugar de nuestro viejo hombre para predicar el Evangelio del

Señor. Debemos deshacernos de nuestra obstinación, orgullo, incredulidad, quejas, y

actitudes negativas. Debemos dejar los hábitos pecaminosos, dirigiéndose a las almas

que nos saludan de lejos, pidiendo nuestra ayuda.


Moisés estaba cuidando un rebaño en el desierto, cuando Dios lo llamó para ser

enviado a los lastimados israelitas. Dejó a su rebaño, fue a Egipto y libero a sus

compatriotas.

Dios también le dijo a Jonás que fuera a Nínive, una ciudad perversa.

Jonás 1:2 dice: «Anda, ve a la gran ciudad de Nínive y proclama contra ella que su

maldad ha llegado hasta mi presencia.»

Debemos ir a donde Dios nos manda. ¿Dónde está nuestra Nínive, nuestro destino?

¿Es su casa, su vecino, el lugar de trabajo o la escuela? Por otra parte, es Corea del

Norte? Tenemos que ir. El Señor nos dice que vayamos.

John Knox, un líder de la Reforma protestante, dijo una vez: "Señor, dame Escocia o

la muerte." É l predicó el Evangelio con un espíritu de martirio.

Para su tiempo, el Titanic era el barco de vapor de pasajeros más grande del mundo.

El Rev. John Harper, de Glasgow, el pastor recién llamado de Moody Memorial

Church en Chicago, estaba en el Titanic. El trasatlántico colisionó con un enorme

iceberg y comenzó a hundirse. El Rev. Harper fue visto nadando frenéticamente con

la gente en el agua para llevarlos a Jesús antes de morir. Nadó hasta un joven que

había subido a un pedazo de los restos del barco y el Rev. Harper le preguntó entre

jadeos: "Joven, ¿usted cree en Jesús?" El joven respondió: "No, yo no". Harper luego

intentó de nuevo llevar al joven a Cristo, preguntando, "¿Usted cree en Jesús ahora?"

Pero él respondió: "No. Todavía no" El Rev. Harper se quitó el chaleco salvavidas y

lo arrojó al hombre y le dijo: "Toma, pues, tú necesitas esto más que yo", y nado hacia

otras personas.

Unos años más tarde, el joven dio este testimonio en una iglesia en Nueva York. Él

dijo, "Yo soy último convertido por John Harper. É l me predicó al Señor Jesús antes

de sumergirse en las heladas aguas, diciendo: "Cree en el nombre del Señor Jesús y

serás salvo"

Profundamente impresionado por el Rev. Harper, se preguntó, ¿Quién es Cristo

Jesús que estaba predicando? Incluso en el ú ltimo momento de su vida? El joven se


convirtió después de ser rescatado. Se convirtió en un fiel cristiano y dio su

testimonio.

Yo ruego para que tus últimas palabras sean de Jesucristo. Quiero que des testimonio

de tu fe en el Señor. El Evangelio seguirá siendo para siempre, Incluso después de

que nos hayamos ido. El Evangelio está manchado con la sangre de Jesús. El

Evangelio fue comprado con el precio de la sangre de Jesús.

Al predicar el Evangelio, la maravillosa bendita gracia de Dios estará sobre nosotros.

A pesar de que el Rev. John Harper murió, el Evangelio que predicaba aú n vive,

guiando a muchas almas al Señor.

El Señor nos envía, diciendo: "Id y predicad el Evangelio." Ahora que hemos recibido

la gracia de Dios, no debemos quedarnos donde estamos. Debemos llevar el

Evangelio a nuestros lugares de trabajo, escuelas, aldeas y pueblos remotos. Tenemos

que ser testigos del Evangelio, llevando a muchas almas al Señor, cambiándolos y

guiándolos en la gracia maravillosa de Dios. Tenemos que llevarlos a la bendición de

la vida eterna.

Así que muchas personas que sufren de hambre y pobreza nos piden ayuda.

Tenemos que ir a ellos. El " Sharing Love and Happiness Foundation " ha sido

fundada para predicar el Evangelio del Señor.

Estamos tomando el amor del Señor para predicar el Evangelio. Estamos ayudando a

la gente y predicando el Evangelio del Señor. Al ofrecerles tratamiento médico y

ayuda a los discapacitados, estamos predicando el Evangelio del Señor.

Predicar el Evangelio del Señor es la misión más grande, la meta y propósito en

nuestras vidas. Por lo tanto, ruego que predique el Evangelio donde quiera que esté y

en cualquier cosa que hagas.

3. La misión que hace discípulos de Cristo.

Mt 28:19 El versículo dice:"Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones,

bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo"


Hay muchos creyentes, pero no muchos discípulos. Pocas personas siguen a Jesús y

viven como él. Los no creyentes se burlan de los cristianos, diciendo: "Cuando un

cristiano se sumerge en el agua, sólo los labios quedan flotando"

Esto significa que los cristianos hablan mucho pero no actú an como cristianos. Los no

cristianos nos critican por ello.

Ahora que somos cristianos, debemos vivir como Cristo nuestro Señor. Debemos

vivir como los discípulos de Jesús. No es suficiente creer en Jesús para ser su

discípulo. Cuando vivimos como Jesús, después de que creímos en É l, los milagros,

las bendiciones y la gracia del Señor vienen sobre nosotros.

Señor, haz de nosotros tus discípulos. Conviértenos en testigos del Evangelio.

¡Ayúdenos a predicar el Evangelio hasta los confines de la tierra. Ayúdenos a dar un

paso más adelante después de haber creído en Jesú s para ser como el Señor Jesús,

predicando acerca de É l y viviendo como nuestro Señor.

Cuando los discípulos del Señor predicaron el Evangelio después de recibir el

Espíritu Santo, el Espíritu Santo levanto a muchos nuevos discípulos. Esta es la

división de las células en la cristiandad. Es una división nuclear. Tenemos que ganar

muchas almas dondequiera que vayamos, difundiendo el Evangelio más y más.

Cuando cada uno de nosotros se convierte en un discípulo del Señor, vamos a ir y

hacer discípulos dondequiera que vayamos.

Puesto que no se han convertido en discípulos del Señor, puesto que todavía

continuamos siendo cristianos bebé, que no cambian. Le insto a convertirse en

discípulos maduros. Imitar al Señor Jesús con tu personalidad transformada,

pensando, hablando y actuando como Jesús. Ruego que Dios derrame sus

bendiciones y sus milagros en usted por ello.

Algunos dicen: "Somos como ángeles en la iglesia, pero cuando nos vamos a casa...”

Esto significa que estamos viviendo una doble vida con una doble personalidad.

Somos como los ángeles cuando adoramos al Señor, pero llegamos a ser como un

diablo cuando se pierde la paciencia en casa. ¿Por qué tenemos una cara como un
ángel y una cara como un demonio? Estas cosas pasan, porque todavía no nos hemos

convertido en discípulos del Señor.

¿Cómo podemos llegar a ser discípulos? Tenemos que ser llenos del Espíritu Santo.

Hechos 1:5 dice: "Juan bautizó con agua, pero dentro de pocos días ustedes serán

bautizados con el Espíritu Santo”

Podemos ser verdaderos discípulos? Sólo cuando estamos llenos del Espíritu Santo.

Ser lleno del Espíritu Santo significa ser lleno de Jesús, y es la única manera de que

trae la maravillosa obra del Señor en nuestras vidas.

A pesar de que los discípulos del Señor le habían seguido durante tres años y medio,

fueron impotentes antes de recibir el Espíritu Santo. Después de recibir el Espíritu

Santo, sin embargo, grandes milagros tuvieron lugar en sus vidas. Ellos recibieron

grandes bendiciones. Los apóstoles se convirtieron en grandes testigos que han

predicado el Evangelio hasta los confines de la tierra.

La Gran Comisión en Mateo 28 da frutos a través de la venida del Espíritu Santo en

Hechos 2. Por lo tanto, tenemos que desear ser llenos del Espíritu Santo.

“Yoido Full Gospel Church”se ha convertido en la iglesia más grande del mundo en

su historia de 51 años a través de la labor de la plenitud del Espíritu Santo. De hecho,

nunca hemos aprendido a predicar el Evangelio. Sin embargo, dado que el Espíritu

Santo, ha tomado personas, que han salido y predicado el Evangelio. Hemos

formado parejas y se ha predicado el Evangelio por toda la ciudad.

Partimos de Seodaemun, predicando el Evangelio en Nangchun-Dong, Hyunjeo-

Dong, Hongeun-Dong, y más allá. Llamábamos a las puertas y decíamos: "cree en

Jesús. Recibe las bendiciones de Dios. Vamos al cielo juntos"

Estábamos tan entusiasmados con la predicación que incluso predicamos el

Evangelio a los miembros de otras iglesias, eso causó algunos problemas en

ocasiones. Fuimos los mejores en la predicación del Evangelio. ¿Alguien nos dijo que

lo hiciéramos?
Nadie nos dijo que lo hiciéramos. Fuimos tan felices y agradecidos de recibir el

Espíritu Santo, no podía dejar de predicar el Evangelio.

Cuando predicamos el Evangelio, un maravilloso avivamiento tuvo lugar.

Esto es cierto. Cuando recibimos el Espíritu, no podemos dejar de predicar el

Evangelio. Debemos pedir al Señor que nos haga testigos del Evangelio. Tenemos

que orar al Señor para que nos llene con el Espíritu Santo para predicar el Evangelio

hasta los confines de la tierra. Un magnífico trabajo de avivamiento debe comenzar

dentro de nuestros corazones y en nuestra iglesia.

El Señor le dijo a los discípulos que bautizaran a los nuevos creyentes en el nombre

del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. ¿Qué significa esto? Para hacer la obra de

Dios, la gente debe tener la seguridad de su salvación antes de recibir el Espíritu. Por

lo tanto, debemos tener el entusiasmo de la salvación y llevar a cabo la obra de Dios,

parados firmemente en la fe al pie de la Cruz y siendo llenos del Espíritu Santo.

Por otra parte, tenemos que obedecer la Palabra de Dios.

Mateo 28:20 dice: "... y enseñándoles que guarden todas las cosas que os he

mandado"

El Señor dijo, "enseñarles a obedecer todo lo que os he mandado"

Cuando obedecemos la palabra, una maravillosa obra de Dios se realiza. Entonces

podemos llevar a cabo la obra del Señor por la gracia de Dios.

Cuando guardamos la Palabra, somos bendecidos.

Salmo 1:1-3 dice: "Dichoso el hombre que no sigue el consejo de los malvados, ni se

detiene en la senda de los pecadores ni cultiva la amistad de los blasfemos, sino que

en la ley del Señor se deleita, y día y noche medita en ella. Es como el árbol plantado

a la orilla de un río que, cuando llega su tiempo, da fruto y sus hojas jamás se

marchitan. ¡Todo cuanto hace prospera!”

Vamos a armarnos con la Palabra. Seamos llenos del Espíritu Santo. Vamos a

predicar el Evangelio hasta los confines de la tierra.


4. La misión en la que Jesú s está con nosotros.

Debemos realizar un trabajo misionero con Jesús el Señor? La misión Emmanuel.

Mateo 28:20 dice: "... enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes.

Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo."

“Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo.- hasta el fin

del mundo. Yo estaré siempre con ustedes, nunca los dejare”

El Rev. John Wesley, fundador de la Iglesia Metodista, está enterrado en la Abadía de

Westminster. Tres declaraciones están inscritas en la lápida de su tumba. Las tres

declaraciones son palabras que John Wesley hizo antes de morir, "El mundo es mi

parroquia. Dios, entierra a sus siervos, pero continúa su obra. ¿Lo mejor es que Dios

está con nosotros "

El dejo estos tres mensajes. É l dijo, "El mundo es mi parroquia." É l veía al mundo

como su parroquia y predicó el Evangelio con gran pasión. En segundo lugar, dijo,

"Dios entierra a sus siervos” Eventualmente vamos a morir y ser sepultados. Sin

embargo, Dios continuará su trabajo. En tercer lugar, dijo, "¿Qué es lo mejor es que

Dios está con nosotros"

¡Qué maravilloso es esto! Podemos estar contentos porque Jesús, el Señor del amor,

está con nosotros. É l dice, "Yo nunca te dejaré. Yo nunca te abandonaré. Yo estaré con

ustedes siempre hasta el final"

El Señor Jesús que ha vencido al mundo está con nosotros.

Juan 16:33 dice: "Yo les he dicho estas cosas para que en mí hallen paz. En este

mundo afrontarán aflicciones, pero ¡anímense! Yo he vencido al mundo"

El Señor Jesús que ha vencido al mundo está con nosotros. É l nunca nos dejará. É l

camina con nosotros para siempre. Los que pertenecen al mundo nunca conocerá

esta alegría y gracia.

Las palabras en el himno N º 499 dice: "El conmigo está, puedo oír su voz, Y que suyo

dice seré; Y el encanto que hallo en él allí, Con nadie tener podré El conmigo está,
puedo oír su voz, Y que suyo dice seré; Y el encanto que hallo en él allí, Con nadie

tener podré."

¿Cómo pueden las personas, que pertenecen al mundo, entender este gozo? ¿Cómo

pueden saber la alegría que viene del Señor?

El Señor Jesús nos ha salvado. É l viene a nuestro corazón, permaneciendo con

nosotros y caminando con nosotros por siempre y llevando a cabo sus grandes obras.

Por lo tanto, no desmayemos. No te pongas triste. No te preocupes. No se rindas. No

te desespere. Jesús, el Señor del amor, está con nosotros. É l te guiará durante toda tu

vida. É l hará algo maravilloso en tu vida hasta que É l venga otra vez.

Yo ruego para que se conviertan en testigos del Evangelio hasta los confines de la

tierra, confiando en el Señor y enfocándonos en él. Esta es mi ferviente oración por ti.

Oremos.

Nuestro Padre de amor infinito, de gracia y de misericordia, te damos gracias.

Gracias por elegirnos y hacernos tus hijos. Gracias por usarnos como testigos del

Evangelio.

A pesar de que pasamos por pruebas y dificultades, ayúdanos a aferrarnos a la cruz

de Jesús, vivir victoriosamente. Llénanos con el Espíritu Santo, y haznos testigos del

Evangelio.

Oramos por nuestro país Corea. Ten piedad de nosotros ya que estamos en el caos y

tribulación. Sana las heridas por medio del Evangelio de Jesucristo. Ú nenos.

Resuelve todos nuestros problemas. ¡Que el Evangelio del Señor sea extendido por

todo el país. Une a la nación a través del Evangelio.

Lo ruego en el nombre de Jesús. Amén.