Está en la página 1de 14
UNIVERSIDAD DE GUAYAQUIL FACULTAD DE JURISPRUDENCIA Y CIENCIAS SOCIALES Y POLÍTICAS CARRERA DE DERECHO EN HORARIO
UNIVERSIDAD DE GUAYAQUIL FACULTAD DE JURISPRUDENCIA Y CIENCIAS SOCIALES Y POLÍTICAS CARRERA DE DERECHO EN HORARIO

UNIVERSIDAD DE GUAYAQUIL

FACULTAD DE JURISPRUDENCIA Y CIENCIAS SOCIALES Y POLÍTICAS

CARRERA DE DERECHO EN HORARIO MATUTINO

SEPTIMO SEMESTRE

PARALELO A

MATERIA:

DERECHO DE TRABAJO I

DOCENTE:

AB. AB. JOSÉ JOAQUÍN BEJARANO ICAZA

TEMA:

LA RELACIÓN DE TRABAJO.

ESTUDIANTE:

JURISPRUDENCIAS LABORALES HUACON RAMIREZ LUIS ALEJANDRO

AÑO LECTIVO:

2016 – 2017

UNIVERSIDAD DE GUAYAQUIL FACULTAD DE JURISPRUDENCIA Y CIENCIAS SOCIALES Y POLITICAS ESCUELA DE DERECHO NOMBRE: HUACÓN RAMIREZ LUIS ALEJANDRO PROFESORA: AB. JOSÉ JOAQUÍN BEJARANO ICAZA MATERIA: DERECHO DE TRABAJO I SÉPTIMO SEMESTRE PARALELO A

LA RELACIÓN DE TRABAJO

I.

CONCEPTO

Con la locución Relación de Trabajo se expresan especialmente dos cosas distintas: una innegable, por la evidencia del hecho consistente en la conexión indispensable, en los vínculos, en el trato, en la cooperación que existe entre quien presta un servicio y aquel a quien se le presta. En este sentido, en todo contrato laboral surge una relación de trabajo entre el trabajador que lo ejecuta y el empresario que de modo directo o a través de alguno de sus gestores se beneficia de las tareas realizadas, en las que también interviene, al menos en fase de dirección. Más aún, esos nexos personales y materiales originan, como los resultantes actos jurídicos, relaciones jurídicas entre las partes.

La relación de trabajo es una noción jurídica de uso universal con la que se hace referencia a la relación que existe entre una persona, denominada «el empleado» o «el asalariado» (o, a menudo, «el trabajador»), y otra persona, denominada el «empleador», a quien aquélla proporciona su trabajo bajo ciertas condiciones, a cambio de una remuneración.

Para Rafael Caldera la relación de Trabajo es “la relación jurídica que existe entre el trabajador y el patrono cualquiera sea el hecho que le de nacimiento.

Respetables juristas como el doctor Guillermo Cabanellas, han expresado que la teoría de la relación de trabajo y el contrato del mismo nombre se complementan, ya que la relación laboral es originada por un contrato que genera la prestación de servicios.

Pérez Botija es la relación que se produce entre la empresa y los trabajadores; y está constituida por un conjunto de vínculos personales y patrimoniales que

2

ligan entre sí a aquellos, reconociéndoseles derechos e imponiéndoles deberes de carácter moral y económico.

Hueck llega a enumerar cuatro acepciones sobre relación de trabajo:

  • a) vínculo obligacional derivado de un contrato de trabajo, que sirve de fundamento a esa relación y sustenta sus efectos;

  • b) toda relación obligatoria laboral, proceda de un contrato de trabajo o de otra fuente jurídica, como la ley o un reglamento;

  • c) el vínculo de ocupación o empleo que surge del trabajo como hecho, exista o no exista obligación de prestar trabajo;

  • d) como totalidad de nexos entre el empresario y los trabajadores.

De las anteriores posiciones se puede determinar que una relación de trabajo es aquella relación contractual entre una empresa o persona llamada empleador y una persona natural llamada trabajador o empleado, relación mediante la cual el trabajador pone a disposición del empleador su capacidad física e intelectual para desarrollar una actividad determinada.

Considerando que el acto generador de la relación no puede ser analizado bajo normas de naturaleza contractualista, por la razón de que es suficiente la prestación del servicio para que nazca la relación de trabajo, y visto que las consecuencias no derivan de un acuerdo de voluntades, si no del conjunto de normas laborales, vemos que en realidad quien directamente interviene en la formación de la relación laboral es la voluntad del trabajador.

El Código de Trabajo ecuatoriano define en el artículo 8 de manera adecuada, la noción de relación de trabajo, al hablar del Contrato Individual de Trabajo:

Art. 8.- Contrato individual.- Contrato individual de trabajo es el convenio en virtud del cual una persona se compromete para con otra u otras a prestar sus servicios lícitos y personales, bajo su dependencia, por una remuneración fijada por el convenio, la ley, el contrato colectivo o la costumbre”.

Es mediante la relación de trabajo, independientemente de la manera en que se la haya definido, como se crean derechos y obligaciones recíprocas entre el empleado y el empleador. La relación de trabajo fue, y continua siendo, el

3

principal medio de que pueden servirse los trabajadores para acceder a los derechos y prestaciones asociadas con el empleo en el ámbito del derecho del trabajo y la seguridad social. Es el punto de referencia fundamental para determinar la naturaleza y la extensión de los derechos de los empleadores, como también de sus obligaciones respecto de los trabajadores.

La relación laboral está mucho más allá del contrato de trabajo, puesto que la ausencia o existencia de este, en nada afecta la relación laboral. El contrato de trabajo es un formalismo en el cual se pactan ciertas condiciones pero que en ningún momento afectan la relación laboral, toda vez que esta se da por sí misma como consecuencia de la existencia de una realidad en la que se configuren los famosos tres elementos previamente mencionados.

II.

ELEMENTOS ESENCIALES DE LA RELACIÓN DE TRABAJO

Una relación de trabajo se configura en el momento en que se presentan cuatro elementos elementales que son:

1) El acuerdo de voluntades.

Este primer requisito es común a todos los contratos en general, sin embargo, cuando hablamos de un contrato de trabajo, la relación laboral nace del mutuo acuerdo entre empleador y trabajador, pues de ambas voluntades surgen las condiciones y compromisos bajo los cuales se desarrollará la relación laboral, que por cierto siempre ha de ser en beneficio de ambas partes contratantes.

2) Prestación personal del servicio

Esto implica la realización de una labor por parte de una persona natural a otra que puede ser natural o jurídica. Significa que el trabajador debe realizarlo por sí mismo. Lo anterior se denomina prestación personal del servicio, sin ayuda de ninguna otra persona y sin que el trabajador contratado pueda ser sustituido por otro.

La excepción a esta regla se presenta en el trabajo a domicilio, en el cual la labor se realiza fuera de los talleres o empresas y lejos de la vigilancia directa del empleador. Cuando no existe prestación personal del servicio, no podemos hablar de contrato de trabajo.

4

3) Continuada dependencia o subordinación

Es el elemento que tipifica el contrato de trabajo o la relación laboral. Se traduce en la facultad que tiene el empleador para exigirle al trabajador el cumplimiento de órdenes, en cualquier momento, de acuerdo con el modo, el tiempo o la cantidad de trabajo, y a imponerle reglamentos.

4) Remuneración o Salario

Es el tercer elemento necesario para determinar la existencia de un contrato de trabajo y consiste en la retribución por el servicio prestado. La ley no concibe un contrato de trabajo gratuito para el trabajador. El salario es la remuneración o pago por la labor desarrollada por el trabajador.

Para que una relación laboral se configure como tal, no hacen falta solemnidades especiales, sino que basta con que se presenten los elementos mencionados para que la ley la reconozca como tal, de suerte que no es necesario que medie un contrato de trabajo escrito o verbal, ni siquiera un contrato de servicios, basta con que en la realidad se puedan identificar los tres elementos ya mencionados.

III.

SUJETOS DE LA RELACIÓN DE TRABAJO 1) El trabajador

El concepto de trabajador, lo establece la legislación laboral ecuatoriana en el artículo 9 establece que el trabajador es la persona que se obliga a la prestación del servicio o a la ejecución de la obra se denomina trabajador y puede ser empleado u obrero.

Al trabajador se lo configura como sujeto del contrato de trabajo y lo será quien voluntariamente preste sus servicios retribuidos por cuenta ajena y dentro del ámbito de organización y dirección de otra persona, física o jurídica, denominada empleador o empresario”.

La actividad ha de ser libre o voluntariamente así como debe ser retribuida y esta retribución del trabajo recibe el nombre de “salario”. La generalidad de los ordenamientos jurídicos parte de la noción de trabajo dependiente como objeto regulado por el derecho del trabajo.

5

a circunstancia de que trabajador sea un vocablo que, por su amplitud, permite incluir a obreros y empleados, lo dota de esa generalidad conveniente para comprender a todos los sujetos del contrato laboral que aparecen como parte obligada por su prestación característica.

El trabajador se clasifica en:

  • a) Empleado.- Es la persona natural calificada con título a nivel medio o superior que realiza sus labores mediante su intelecto o de manera intelectual y material, bajo dependencia patronal, y percibe una remuneración mensual, labora cuarenta horas semanales de lunes a viernes.

  • b) Obrero.- Es la persona natural que efectúa tareas normales, físicas, objetivas, de acuerdo con su esfuerzo físico o material y bajo las órdenes del empleador, percibiendo remuneración que se fija con base en el trabajo que realiza, según el caso.

2) El empleador

Es definido por la legislación laboral ecuatoriana en el artículo 10 del Código de

Trabajo como la persona o entidad, de cualquier clase que fuere, por cuenta u orden de la cual se ejecuta la obra o a quien se presta el servicio, se denomina empresario o empleador.

El término empleador está originado en la relación de trabajo. El empleador es aquel que crea uno o varios puestos de trabajo y los ofrece con el fin de que sean ocupados por trabajadores bajo su mando, y a través de un contrato de trabajo.

El empleador, a diferencia del trabajador, puede ser tanto una persona física como una persona jurídica.

En efecto, se denomina, empleador, dador de trabajo, patrón o empresario, a la otra parte que interviene en el contrato individual de trabajo, que puede ser persona natural o jurídica, o entidad pública o privada, que requiere de la fuerza de trabajo de la otra parte (trabajador) en sus procesos de producción de bienes o servicios.

6

IV.

JURISPRUDENCIAS

RELACIÓN LABORAL: REMUNERACIÓN Y DEPENDENCIA

SEGUNDA SALA. JUICIO 120: SILVA – LEÓN

SENTENCIA: 29 – IV – 76

“La aseveración relativa a la que se obligaron los propietarios al abonarle el

50% del producto del negocio, delata un contrato de sociedad en el que debían

compartirse las utilidades en proporciones iguales. No es usual que un

empleado perciba la mitad de la ganancia bruta de una empresa, sino un

sueldo fijo o un porcentaje de utilidades. Aquello de lo que vivió durante el

último año de gratificaciones de quienes ocupaban la radio, aparece falso a

simple vista, porque los usuarios no propinan a los trabajadores de una

emisora sino que cubren el costo de los servicios de esta. Otros negocios o

actividades laborales dan lugar a la propina. Resalta así la contradicción entre

lo dicho en la demanda y lo afirmado en el juramento diferido. El contrato de

trabajo se caracteriza entre otros elementos por la dependencia y la

remuneración, y estos dos factores, no concurren en la disputa ni en caso

personal del demandado

7

RELACIÓN LABORAL: DEPENDENCIA

TERCERA SALA. JUICIO 85: VALLEJO – LUZURÍAGA SENTENCIA: 12 – IV – 76

“Constituye elemento esencial del contrato de trabajo la dependencia del

trabajador al patrono, dependencia que debe ser permanente y que se llega a

establecer por la naturaleza del contrato, por la clase de ocupación, por las

horas obligatorias de servicio, etc.; pues, la dependencia de que trata el art. 8

del Código de Trabajo no se refiere a la dependencia técnica ni económica,

sino a aquella que confiere al empleador el derecho de dirigir u ordenar al

trabajador, de darle instrucciones, y obligarle a que preste sus servicios en la

forma, modo y más conveniencias; y, al trabajador, la obligación correlativa de

obedecer. Se trata pues, como lo sostiene la doctrina y la jurisprudencia, de

una dependencia jurídica en virtud de la cual el trabajador se obliga a prestar

servicios o a ejecutar la obra, bajo la subordinación y dirección del patrono,

quien en virtud de la contratación adquiere el derecho de darle órdenes y

dirigirle.”

8

RELACIÓN LABORAL

CUARTA SALA. JUICIO 10: MORA – QUITO MOTORS

SENTENCIA: 22 – II – 78

“De acuerdo al artículo 8 del Código de Trabajo la dependencia del trabajador

al patrono, mediante una remuneración determinada por el convenio, la Ley, el

contrato colectivo o la costumbre, constituye el elemento esencial del contrato

laboral; debiendo entenderse, de acuerdo a la doctrina y a la jurisprudencia,

qué tal dependencia no se refiere a la técnica ni a la económica, sino a aquella

que confiere al empleador el derecho de dirigir y ordenar al trabajador la

correlativa relación de acatar y obedecer. Se trata, pues, de una dependencia

jurídica, esencial, que para establecerla debe examinarse si tiene el carácter de

permanente por la naturaleza del contrato, por la clase de ocupación, por las

horas obligatorias de servicio, etc., con el objeto de saber si realmente existe la

subordinación por medio de la cual una de las partes contratantes adquiere el

derecho con respecto a la otra de darle instrucciones, dirigirle, ordenarle y

obligarle a que preste sus servicios lícitos y personales, en la forma y modo

que convenga a los intereses de la empresa o patrono. 2. En el caso, tenemos

que de acuerdo con la prueba instrumental y testimonial, dicha relación de

dependencia ha existido; pues no otra cosa se infiere en los memorándums en

los que constan varias órdenes dadas por el Gerente de la empresa al

9

demandante, entre otros empleados, relativas al uso de vehículos en viajes a

provincias para realizar cobranzas, a los gastos de viajes, a la atención que

debe darse a las cobranzas, ordenando expresamente al actor que “no permita

que los clientes queden en mora por más tiempo de dos meses” así como que

“debe actuar inmediatamente sin demora a cobrar y asegurar el vehículo”, etc.;

así también como las liquidaciones que está obligado a presentar por gastos de

viaje “dentro de las 48 horas de su regreso”; y, que mientras viaje en interés de

la empresa y bajo órdenes de la Gerencia, se le pagaran 130 sucres diarios en

concepto de habitación y alimentación siempre y cuando este fuera de Quito

durante las 24 horas del día; o impartiendo “normas para cobrar a deudores”,

como las que constan en el memorándum. Todo esto demuestra que sin lugar a

dudas, que la empresa demanda, por medio de su Gerente, impartía órdenes y

daba instrucciones al actor quien estaba obligado a cumplirlas, lo que solo es

factible existiendo relación de dependencia, más no tratándose de un

profesional abogado quien según sostiene el demandado, tenía la condición de

profesional independiente sin subordinación laboral”.

10

RELACIÓN LABORAL

QUINTA SALA. JUICIO: ALMEIDA – COHEN

SENTENCIA: 20 – VII – 78

“Según esta norma los elementos que conforman el contrato son: protección de

servicios, es decir la actividad, la energía que el trabajador entrega en beneficio

de su empleador; la dependencia de aquél respecto de éste dentro de la

actividad que cumple o desarrolla, lo que implica, correlativamente, mando,

orden, regulación, etc., de parte del patrono y obediencia y sometimiento de

parte del trabajador; licitud del trabajo, esto es que sea conforme la moral y la

ley y, remuneración convencional, legal, etc., lo que no es otra cosa que la

retribución de quien beneficiándose con el trabajo debe remunerarlo como

resultante necesaria del aporte del capital y de trabajo, en cuanto factores de la

producción. De lo anotado se concluye, de modo inconcuso, que faltando uno

solo de sus constitutivos no existe contrato individual de trabajo. En el presente

debate procesal, el documento reconocido judicialmente por el actor y la

prueba testimonial aportada por el demandado, que lo corrobora, demuestran

que las labores realizadas por Homero en la Cerámica Industrial S.A., eran de

carácter autónomo como “empresario particular de transporte”, excluyendo,

consecuentemente, la relación laboral generada, consubstancialmente por la

dependencia de quien presta el servicio hacia el patrono, sin que las

declaraciones testimoniales rendidas por Wilson, Alfonso, Ramón y Julio,

quienes expresan que Homero trabajó a órdenes de Cohen transportando

material, con el horario y tiempo que se consigna en el interrogatorio enervan la

prueba del demandado porque no podían calificar la naturaleza misma de la

relación existente atento el contrato suscrito entre actor y demandado y que su

11

texto

fija

la materia

índole

y alcance

de

la

convención foránea al ámbito

laboral”.

 

12

RELACIÓN LABORAL

SEGUNDA SALA. JUICIO: DUQUE – CÁRDENAS

SENTENCIA: 23 – VIII – 78

“El artículo 8 del Código de Trabajo dice “Contrato individual de trabajo es el

convenio en virtud del cual una persona se compromete para con otra u otras a

prestar sus servicios lícitos y personales, bajo su dependencia, por una

retribución fijada por el convenio, la ley, el pacto colectivo o la costumbre.” De

acuerdo a esta definición tres son los elementos que distinguen el contrato

individual de trabajo: a) Licitud de la labor, esto actividad no contraria o

prohibida por la Ley; b) Relación de dependencia o subordinación que consiste

en el derecho que tiene el empleador de dirigir u ordenar al trabajador y la

obligación relativa de acatar u obedecer; y c) Remuneración, que es la

retribución que recibe el trabajador por su trabajo. En el caso, si bien es cierto

que tanto de la prueba testimonial aportada por el demandante como de la del

demandado, coinciden en manifestar que Manuel trabajaba en las propiedades

agrícolas de Basilio, no es menos cierto también, que reconocen el parentesco

político entre los litigantes, pues Manuel es nieto de la cónyuge; admite que

hacían vida en común en la casa del demandado hasta cuando el actor

contrajo matrimonio. Es evidente que Manuel trabajaba en las propiedades de

13

Basilio; pero, de acuerdo a la prueba anotada y a la costumbre que existe entre

los moradores del campo de laborar en común toda la familia, esas labores en

ningún caso pueden encuadrarse en las previstas en el Art, 8 CT pues, faltan

dos de los tres elementos que la conforman, esto es la dependencia y la

remuneración. Las labores desempeñadas por Manuel, se repite, las realizaba

en calidad de familiar del demandado, con quien ha compartido por largo

tiempo techo y alimento; absurdo suponer que alguien que labore mediante un

contrato individual de trabajo no haya cobrado su salario durante 30 años, y

recién, después de tan largo lapso se da cuenta de esta omisión. Por lo

expuesto no habiéndose demostrado la existencia de la relación laboral

Administrando Justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, se

revoca el fallo venido en grado; y, en consecuencia, se declara sin lugar la

demanda y la reconvención”.

14