Está en la página 1de 2

Alejandro Doggenweiler Pezzani – Gabriela Muñoz – Consuelo Sánchez Zarricueta

Derecho Laboral I – UPV, Sede La Serena

ARTÍCULO 5.- El ejercicio de las facultades que la ley le reconoce al empleador, tiene
como límite el respeto a las garantías constitucionales de los trabajadores, en especial
cuando pudieran afectar la intimidad, la vida privada o la honra de éstos.
Los derechos establecidos por las leyes laborales son irrenunciables, mientras
subsista el contrato de trabajo.
Los contratos individuales y colectivos de trabajo podrán ser modificados, por
mutuo consentimiento, en aquellas materias en que las partes hayan podido convenir
libremente.

DOCTRINA

Se consagra expresamente el principio de la irrenunciabilidad de los derechos


establecidos por las leyes laborales.

El derecho civil se funda en los principios de la libertad contractual y de la


autonomía de la voluntad, haciendo posible la renuncia de los derechos, al tenor del artículo
12 del Código Civil. El derecho del trabajo, en cambio, reconoce un basamento de orden
público prohibiendo la renuncia de sus derechos. Expresamente se indica que la
irrenunciabilidad ampara mientras se encuentra vigente el contrato de trabajo.

El carácter irrenunciable de las normas laborales está implícito en su contenido,


pues de no existir tal carácter, todas sus normas podrían quedar sin efecto por el acuerdo de
los contratantes, situación que el legislador quiso evitar por la importante función social del
derecho del trabajo.

Como consecuencia de este principio, cualquier acuerdo entre trabajador y


empleador que signifique una renuncia a los derechos establecidos en el Código (ejemplo:
se pacten beneficios inferiores a los legales o se acuerden condiciones que excedan los
límites permitidos por la ley) carecerán de todo valor, habilitando, a la parte afectada, para
exigir el cumplimiento de sus derechos, aún cuando haya consentido en el pacto o acuerdo.

El inciso segundo, faculta a las partes de la relación laboral, para modificar los
contratos de trabajo, la cual debe efectuarse de común acuerdo, no siendo procedente la
modificación unilateral del empleador. Se ha limitado o restringido esta posibilidad de
modificar los contratos, por cuanto existen materias a las cuales la ley les ha dado una
regulación que prevalece por sobre cualquier acuerdo de las partes.

Es importante señalar que en el ámbito del derecho laboral, además, debe tenerse
presente el principio de la realidad, según el cual, las cosas son de acuerdo a su esencia y no
como la llaman las partes. En otras palabras, si existe discordancia entre lo consignado en
los documentos y lo que ocurre en la práctica, debe preferirse esto último.

Cada vez que se celebre un pacto entre el trabajador y el empleador será necesario
tener presente estos importantes principios (irrenunciabilidad de los derechos laborales y de
la realidad), para determinar la validez y los efectos del pacto.
Alejandro Doggenweiler Pezzani – Gabriela Muñoz – Consuelo Sánchez Zarricueta
Derecho Laboral I – UPV, Sede La Serena

El inciso primero incorporado por la Ley N° 19.759, tiene por objeto destacar y
reforzar los derechos civiles o ciudadanos del trabajador al interior de la empresa.
JURISPRUDENCIA ADMINISTRATIVA

1. “El pacto en un contrato individual o colectivo de trabajo, relativo a anticipo de


indemnización por años de servicio por las causales de necesidades de la empresa,
establecimiento o servicio y el desahucio, implican una transgresión al artículo 163
del Código del Trabajo y artículo 5 inciso 2°, del mismo cuerpo legal, susceptibles
de ser sancionadas por la Dirección del Trabajo, de acuerdo a las facultades que le
son propias”. Ordinario N° 1277/0017, de 17.03.2006.-

2. “No se ajusta a derecho la exigencia del empleador de condicionar la contratación


laboral a la no afiliación previa del nuevo sistema previsional”. Ordinario N°
1279/0019, de 17.03.2006.-