Está en la página 1de 2

N

º
1.
2.
3.

4.

5.

6.

7.

8.
9.
10.
11.
12.
13.
14.
15.
16.
17.

18.

19.

TESIS SOBRE LA NATURALEZA DE LA IGLESIA1

TEMA

La Iglesia es el pueblo elegido por Dios para ser su heredad: es el nuevo Israel.
La Iglesia ha sido fundada por Cristo.
La Iglesia, que es el nuevo pueblo de Dios, es también la esposa de Cristo y su cuerpo místico.
Cristo es la cabeza de este cuerpo, y el Espíritu es el alma.
La Iglesia a la que estamos llamados en Cristo no tendrá su consumación hasta la gloria celestial, cuando
sobrevenga el tiempo en que todas las cosas serán renovadas.
Hasta ese día de la venida del Señor en majestad, unos discípulos prosiguen sobre la tierra su
peregrinación; otros, habiendo concluido su vida en el mundo, se purifican aún; y, otros, están ya en la
gloria. Todos, sin embargo, constituyen, bajo formas y grados diversos, una sola Iglesia.
Del mismo modo que Cristo es uno en dos naturalezas, así también la Iglesia es una sola realidad
constituida por un doble elemento. Es a un tiempo humana y divina, visible y dotada de elementos
invisibles, presente en el mundo y, sin embargo, peregrina, pero de suerte que en ella lo humano esté
ordenado a lo divino, lo que es visible a lo invisible.
La Iglesia es santa y, sin embargo, no excluye a los pecadores.
Es, a la vez la Iglesia de los santos y la Iglesia de los pecadores.
Por voluntad de Cristo, que la ha instituido, la Iglesia es una sociedad orgánica y jerárquica, animada por
el Espíritu Santo y gobernada por los obispos, sucesores de los apóstoles, en común con el sucesor de
Pedro, vicario de Cristo y cabeza visible de toda la Iglesia. Es un deber de todos los miembros de la
Iglesia no permanecer pasivos en el cuerpo que ella constituye positivamente, en comunión de espíritu, de
su actividad.
La Iglesia es católica. Instituida por Cristo para perpetuar y culminar su obra, la Iglesia aúna la oración y
el trabajo para que el mundo entero, en todo su ser, se transforme en pueblo de Dios, en cuerpo del Señor
y en templo del Espíritu Santo.
La Iglesia es indefectible en el cumplimiento de su misión.
La Iglesia de Cristo posee cuatro notas que la hacen exteriormente reconocible: la unidad, la santidad, la
catolicidad, la apostolicidad. Y tan profundamente unidas están que resultan inseparables.
Así como Cristo es el único mediador entre Dios y los hombres, así también la Iglesia es el medio
universal y único de salvación. Ningún hombre puede pues salvarse sin pertenecer a la Iglesia, ya sea en
toda realidad, ya sea cuando menos por su disposición profunda.
Puesto que existe un solo cuerpo de Cristo, a saber, la Iglesia por Él mismo fundada, la verdadera unidad
de los cristianos únicamente puede lograrse por ella y en ella.
La Iglesia, como Cristo, tiene una triple función y un triple poder enseñar, santificar y gobernar.
Así como Cristo ha sido enviado por su Padre para ser testigo de la verdad, así también la Iglesia ha sido
enviada por Cristo para predicar el Evangelio a todo el género humano, a fin de que todos los hombres
puedan creer y ser salvos.
Por voluntad misma de Cristo, la Iglesia es infalible cuando define una doctrina relativa a la fe o a las
costumbres.
La Iglesia, como Cristo, tiene por objeto primero la salvación del género humano para gloria del Padre.
Está, pues, dotada del poder de santificar a todos los hombres.
Por voluntad de Cristo, la Iglesia tiene con respecto a sus miembros el pleno poder de dictar leyes, juzgar
y sancionar. Es poder está ordenado a su fin sobrenatural.
1- aun cuando sea necesario distinguir cuidadosamente entre progreso terrestre y crecimiento del reino de
Cristo, dicho progreso tiene, sin embargo, mucha importancia para el reino de Dios.
2- por voluntad misma de Dios, existen para el hombre en el mundo dos órdenes o poderes. Dios, en
efecto, ha dividido el gobierno del género humano entre dos potestades: la potestad eclesial y la potestad
civil, comisionada la primera para las cosas divinas, y para las humanas la segunda. Cada una de ellas, en
su orden, soberana.
3- sin embargo, puesto que para el hombre hay un solo fin último, a saber, la recapitulación de todos los
seres en Cristo, es evidente que todo lo que hay de sagrado en las cosas humanas, todo lo que afecta a la
salvación de las almas y al culto de Dios, cae bajo el poder y la autoridad de la Iglesia.
Por ser la Iglesia el cuerpo de Cristo, existe entre todos sus miembros una unión tan íntima que llamamos
“comunión de los santos”.

La revelación de la
Iglesia en las Escrituras.

1 Cf. FAYNEL, P. (1982). La Iglesia I-II. Herder: Barcelona.

El misterio de la Iglesia

La misión católica de la
Iglesia

Comunión de los santos

fundada por Cristo y gobernada por el romano pontífice. Pueblo de Dios). que tiene por objeto actualizar y realizar en el mundo el misterio del reino y que está compuesta por todos aquellos que han recibido el bautismo. profesan la fe y se mantienen en comunión con la autoridad legítima. Cuerpo místico.DOBLE PRESENTACIÓN DE LA IGLESIA: .Es el misterio de la comunión de todos los hombres con Dios en Cristo (Esposa.Es la institución visible de salvación. . cabeza del cuerpo episcopal. .