Está en la página 1de 130

DOCUMENTO Nº II DE LA FRACCIÓN

¡RECONSTRUIR

EL PARTIDO COMUNISTA

DEL PERÚ!

En el 88° aniversario de su fundación

por José Carlos Mariátegui

COMUNISTA DEL PERÚ! En el 88° aniversario de su fundación por José Carlos Mariátegui YERBA SILVESTRE

YERBA SILVESTRE/ EDICIONES

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

Edición preparada por Yerba Silvestre Ediciones, sección adjunta a la Fracción proletaria en forja.

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

¡Proletarios de todos los países, uníos!

¡RECONSTRUIR EL PARTIDO COMUNISTA DEL PERÚ!

En el 88° aniversario de su fundación por José Carlos Mariátegui.

«Toda fracción está convencida de que su plataforma y su política son las mejores para acabar con todas las fracciones, pues nadie considera la existencia de éstas como un ideal. La diferencia es sólo que las fracciones que tienen una plataforma clara, consecuente, coherente, defienden abiertamente su plataforma, mientras que las fracciones sin principios se esconden tras proclamas gratuitas de virtud y de no- fraccionalismo » . Lenin.

«La variedad de tendencias y la diversidad de matices ideológicos es inevitable en esta inmensa legión humana que se llama el proletariado. La existencia de tendencias y grupos definidos y precisos no es un mal; es, por el contrario, la señal de un período avanzado del proceso revolucionario». JCM.

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

« En 1789, la monarquía francesa se había hecho tan irreal, es decir, tan despojada de toda necesidad, tan irracional, que hubo de ser barrida por la gran Revolución, de la que Hegel hablaba siempre con el mayor entusiasmo. Como vemos, aquí lo irreal era la monarquía y lo real la revolución. Y así, en el curso del desarrollo, todo lo que un día fue real se torna irreal, pierde su necesidad, su razón de ser, su carácter racional, y el puesto de lo real que agoniza es ocupado por una realidad nueva y vital; pacíficamente, si lo caduco es lo bastante razonable para resignarse a desaparecer sin lucha; por la fuerza, si se rebela contra esta necesidad. De este modo, la tesis de Hegel se torna, por la propia dialéctica hegeliana, en su reverso: todo lo que es real, dentro de los dominios de la historia humana, se convierte con el tiempo en irracional; lo es ya, de consiguiente, por su destino, lleva en sí de antemano el germen de lo irracional; y todo lo que es racional en la cabeza del hombre se halla destinado a ser un día real, por mucho que hoy choque todavía con la aparente realidad existente. La tesis de que todo lo real es racional se resuelve, siguiendo todas las reglas del método discursivo hegeliano, en esta otra: todo lo que existe merece perecer» . Federico Engels.

[Las negritas son nuestras]

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

INTRODUCCIÓN

Fracción Proletaria en forja

07 de octubre del 2016.

Uno

Este es el informe ahora desarrollado y anotado, que fuera leído en la celebración del 85° Aniversario del PCP; en su Sesión Solemne del 7 de octubre del 2013. Ahí se asumió puño en alto el compromiso de ¡Iniciar la Reconstrucción del Partido Comunista del Perú! No sorprenda que en octubre del 2013 aún pusiéramos al pensamiento Gonzaloa continuación del pensamiento de Mariátegui. Eso, por supuesto, ya varió. Enarbolamos como nuestra guía ideológica el marxismo; el marxismo-leninismo-maoísmo, pensamiento de Mariátegui. En nuestro estudio y debate de estos últimos años el ‘pensamiento Gonzalo’ no pasó la prueba ni calificó para seguir alternando al lado del pensamiento del Amauta. Hemos entendido, más bien, que ha involucionado hasta convertirse en una variante del revisionismo contemporáneo 1 .

En

ese

proceso,

se

ha

afirmado

y

fortalecido

nuestra

comprensión

de

que

reivindicar

el

glorioso

nombre

del

1 Cf. Cuestiones Políticas Fundamentales, Prólogo, págs.11-14.

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

Partido Comunista del Perú 2 , es inseparable de esta otra tesis nuestra: la Reconstrucción del Partido. ¿Qué se reconstruye? Lo que ha sido y sigue siendo destruido. El PCP ha sido liquidado y cambiado de color por la camarilla revisionista de Abimael Guzmán Reinoso (AGR) y Elena Yparraguirre Revoredo (EYR) y ha sido sumido en su más grave desprestigio. Estos graves pasivos se agregan a otros tanto más claros y contundentes.

El rasgo más significativo de tal destrucción ha sido, por un lado, la escisión promovida por los jerarcas aludidos desde 1993. Como sabemos, luego de su detención y junto con su ofrecimiento de la guerra popular al Estado Peruano, AGR y EYR 3 llamaron a desarrollar una «lucha antagónica» contra el Partido entonces en funciones, acusándolo de ser el principal opositor a la consecución de un Acuerdo de Paz con el

2 Reivindicamos el nombre de PCP de Mariátegui y Norah; la necesidad de reconstruirlo y de que recupere su prestigio; y de que vuelva a convertirse en una auténtica vanguardia del proletariado y del pueblo peruano. El debate entre los mariateguianos respecto a la denominación formulada por el Amauta, nos plantea sin embargo, dejarla como una cuestión abierta. Más allá de los aspectos nominales, para nosotros el PCP en guerra popular, por lo menos hasta fines de los 80, logró constituirse en vanguardia del proletariado y pueblo peruano. Su usurpación por Guzmán e Yparraguirre se consolida en el «I Congreso» con la muerte de Norah en 1989, imponiéndose una línea oportunista de ‘izquierda’ que terminó despeñando la guerra popular. Luego vienen 20 años de lucha política en la que la camarilla emboscó su capitulación mientras que la izquierda partidaria luchó por la Defensa de la vida del Partido, inseparables de la lucha por el Balance y la Autocrítica. AGR y EYR, alrededor del 2013, justo cuando concluyen que han ‘Definido’ —la II Reconstitucióny que están en una «V Etapa partidaria», plantean el cambio de nombre a PCP-SL. Hay que ver esos cambios para denominar en cada caso del proceso o PCP o PCP-SL. Para la fracción, hoy vivimos el período de la Reconstrucción de la vanguardia del proletariado y el pueblo peruano; que es inseparable de la elevación de sus luchas y de la elevación de sus niveles de consciencia y de organización. [Nota del 2016] 3 EYR le dice a Gonzalo Portocarrero Profetas del odio (2012) que tenían que ofrecerle al Estado Peruano algo «atractivo» para negociar, y ese ofrecimiento no fue otro que cesar la guerra.

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

gobierno de Fujimori. Afirmaban que se trataba de un Bloque Escisionista de caudillos, puestistas y anarquistas, que habían usurpado el Partido y que había que «arrasar y demoler». Tal línea contraria tenía su origen, según aducían, sobre todo en su oposición al traslado al campo de la Dirección Central, debido a lo cual fue la responsable de la detención. Así, a la campaña de desprestigio de la Lucha Armada como guerra militarista burguesa, se sumaba el desconocimiento de la organización que la llevaba adelante, a la que además se le imputaba el crimen de la «entrega». El propósito de AGR y EYR, que ahora está muy claro, era cesar la guerra a como dé lugar 4 . Pero con el paso del tiempo aquello del «Acuerdo de Paz» se esclareció y se volvió contra quienes lo habían lanzado como buena moneda. Se esclareció también que a AGR y EYR nadie los entregó; más bien, ellos se entregaron al enemigo y entregaron a la Dirección Central en pleno 5 . Desde que las cosas fueran puestas en su sitio a nosotros nos cupo en ello un papel fundamental, empezó el nuevo abandono de posiciones de la camarilla, y la nueva fuga del debate sin rendir cuentas. Es decir, apelando una vez más al «borrón y cuenta nueva».

En esta línea de esclarecimiento, respecto a la destrucción del Partido y otros, hemos derrumbado también la nueva patraña montada por AGR y EYR 6 a través de la cual hoy sostienen que

4 Este asunto lleva a lo siguiente: ya no podríamos afirmar que la guerra popular fue hasta 1992. Esa ha sido la posición de Guzmán. Esto requiere una nueva evaluación. [Nota del 2016]

5 Véase, una vez más, Cuestiones políticas fundamentales, págs. 53-104

6 La idea original de «patraña del SIN» formulada por el proseguir la guerra, fue darle en la yema a Guzmán-Yparraguirre. Estos se vistieron de abanderados de una lucha donde el oponente era incapaz de señalarlos a ellos, como los autores de tal política. La posición de que AGR había «firmado el Acuerdo de Paz con Montesinos, a cambio de gollerías», planteada por Carlos Tapia, sólo se movía dentro del propósito de señalar la claudicación de Guzmán, pero sin aclarar que tal Acuerdo no se firmó. Tapia agregó confusión al asunto. Por el carácter antipartido de su perspectiva, más

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

el principal opositor a tal Acuerdo no se concretara fue el gobierno, cosa que recién han «descubierto» 7 . Pero remitámonos a su lógica: si fue el gobierno la principal traba, entonces tal pretensión de Acuerdo falló desde su origen y nació muerto (cosa que muchos dijeron por buen tiempo). ¿Por qué entonces, habían señalado al proseguir como el blanco principal de lucha? A las claras, la escisión y la destrucción del Partido por el revisionismo, empezó ahí. Y esto, sin hablar de la destrucción del Partido por efecto de la línea militarista, encabezada por la misma camarilla, en el proceso de la guerra. De manera que la ‘Lucha por un Acuerdo de Paz’, fue una patraña montada por Guzmán e Yparraguirre; e inducida y utilizada por el gobierno de Fujimori. Y, desde la perspectiva del pueblo y la revolución, su esencia fue hincar rodillas ante el enemigo y su médula fue la consecución de libertades. Entre sus consecuencias directas estuvieron la escisión y destrucción del Partido; y, el cese de la guerra, prácticamente a cambio de nada.

Pero tal escisión y destrucción ha continuado, durante más de dos décadas, con la marginación, expulsión y abandono de la parte más representativa de la generación que hizo la guerra popular, a través de múltiples procesos de lucha interna. En su

bien creaba en el contingente de la guerra una reacción contraria, esto es, de que estaba imputando capitulación sobre la base de un Acuerdo que nunca se firmó. Óscar Ramírez Durand (ORD) en su careo judicial con Pedro Quinteros (cc. Luis), por el 2005, afirma que él sostenía que debía desenmascararse a Guzmán, pero que Quinteros se opuso aduciendo que era mejor tenerlo al frente, etc. Quinteros, que estuvo en libertad varios años más que ORD, al parecer, imprimió la versión de que «el pensamiento Gonzalo es correcto hasta 1992». Es lo que habría quedado impreso en un sector del proseguir que se resiste a romper con el «presidente» capitulero. Ha corrido mucha agua bajo los puentes, y las cosas ya se decantaron. [Nota del 2016] 7 Esto está explicado ampliamente en CPF, Capítulo I; 3, 4 págs. 53-97. En resumen, contra lo que la camarilla informó a través de los delegados llevados y traídos de la Base Naval, el gobierno nunca quiso Acuerdo alguno. Sólo utilizaron esas expectativas fantasiosas de Guzmán e Yparraguirre, en función de sus Planes.[Nota del 2016]

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

lugar, y contra las orientaciones del presidente Mao, respecto a la correcta relación entre las generaciones jóvenes y las experimentadas, AGR y EYR han recubierto la organización con jóvenes inexpertos. El propósito es claro: hacerles consentir sus contrabandos y revisiones, de qué ocurrió en la guerra popular (1980-1992), y qué en la lucha política (1993- 2013). Los vienen embarcando así en una de las más oscuras maquinaciones que el movimiento comunista peruano haya vivido desde su fundación por el Amauta Mariátegui.

Tal destrucción queda además patente en la voluntad expresa de reducir la labor de la organización, fundamentalmente a sus tareas en el frente: Movadef, Fudepp, etc. Esto es liquidacionismo de derecha: disolver el Partido en el frente. Y se llama también frentismo, y no cualquier frentismo sino frentismo electorero, por más que lo vistan de grandes frases de ‘lucha contra el capitalismo neoliberal’, cuya trama demagógica ya hemos desmontado. Y ni siquiera es un frentismo electorero clásico, en pos de curules para servir al sistema fingiendo combatirlo. Se trata de una afanosa búsqueda de curules para negociar la liberación de Guzmán y consorte. La simbiosis con Alberto Fujimori y el fujimorismo, en este terreno central, como bien ha sido detectado, empieza a ser una especie de destino que pone punto final y lápida a la trayectoria de dos dirigentes, Guzmán e Yparraguirre, que en su momento tuvieron prestigio y fama 8 . Y más aún, empeora, porque «Sendero Luminoso» bajo el antifaz de Movadef, Fudepp y otros cascarones ambulatorios, es un instrumento para negociar prebendas, forjar alianzas impensables 9 y

8 Véase en Viejo Topo: «Abimael Guzmán y Alberto Fujimori: los nuevos siameses»; y la opinión de la abogada Rosa María Palacios: «El fujimorismo y Movadef se necesitan» [Nota del 2016]. 9 Uno de los casos más repelentes han sido sus negociaciones y acuerdos con el aprismo y a la vez con el fujimorismo en las universidades; en una supuesta lucha

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

obtener canonjías ahí donde intentan asentar sus reales y reconquistar un espacio que han perdido de manera inobjetable.

Y como todo se les viene abajo, entonces aquello que ayer abandonaron, negociaron y ninguneado la situación de los restos mortales de los héroes de las trincheras de El Frontón, Lurigancho y Callao, por ejemplo, hoy es objeto de manipulación y bluff para cosechar réditos. Aquella tarea de recuperación de los restos mortales fue una larga, silenciosa y solitaria lucha de los familiares de los héroes y de comunistas. La camarilla ha terminado por inventarse una ‘Comisión’ para desembarcar a los familiares y apropiarse de los héroes a fin de traficar con su memoria. Sin que el Estado supuestamente lo sepa, aquella ‘Comisión’ había realizado una serie de eventos cuyo punto culminante fue la inauguración del Mausoleo a los héroes de la Lucha Armada 10 . Sin embargo, como ya es usual, las cosas salieron a la luz pública para cumplir objetivos que desbordaron el propósito de «demoler» tal edificio. Nótese que el tema fue ampliamente publicitado, justo, el mismo día que empezaban a desplegarse las luchas para oponerse a las leyes que arremeten contra los derechos laborales, luchas que son una continuación directa de las luchas contra la ‘Ley Pulpín’. Mas, no sólo el gobierno usa al Movadef, para apuntar contra el movimiento popular e impedir un nuevo ascenso de sus luchas. La camarilla, desde su «aislamiento absoluto», por su parte, reedita su viejo y gastado libreto de recuperarse y crecer a través de la

principista contra la Nueva Ley Universitaria y su implementación. No es algo nuevo, pero se ha hecho muy ostensible desde mediados de este año. [Nota del 2016] 10 En Correo (03/10/2016), página 3, la fiscal Luz Ibáñez da su versión del tema y concluye: « (…) la Policía sabía de estos hechos y no informó a nadie. Ni a la fiscal con la que trabajaba ―desde febrero de este año en el caso―, ni a la fiscal superior que veía el caso del Frontón, y menos a la coordinadora a fin de poder tomar alguna acción» [Nota del 2016].

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

exposición de las masas. Es decir, bajo el libreto de desarrollarse a través de «inducir a la represión 11 ». Ello les permitiría conseguir protagonismo, victimizarse y, supuestamente, cosechar adhesiones y reorganizarse. Así, este cúmulo de acciones desesperadas, confusas y degenerativas, a fin de sobrevivir o revivir a cómo de lugar, hacen aún más evidente, por donde se le mire, su liquidación como organización revolucionaria.

Pero el proceso de destrucción se grafica, además, en el nuevo nombre adoptado por AGR y EYR: PCP-SL. La justificación es que esta nueva membrecía refleja «su trabajo propio de décadas» 12 . Es posible que ahí haya un intento de cargar de otro contenido aquello a lo cual «Sendero Luminoso» es asociado y que en sí mismo es un enunciado afirmativo. Desde el punto de vista histórico, sin embargo, la camarilla ha mostrado su incapacidad para desprenderse de un mote que nos habían endosado por largo tiempo, inseparable de esto otro: «organización terrorista». Y, en última instancia, refleja su abandono de responder qué han hecho con el Partido Comunista del Perú que ayer reivindicaron.

El revisionismo, entonces, es el que ha escindido y ha destruido el Partido. Y lo ha escindido y destruido porque ha capitulado ante la reacción peruana y el imperialismo a cambio de sus libertades, en tanto que se consideran «insustituibles». Necesitaban, pues, liquidar la organización como ofrenda a la reacción peruana, para que ésta recibiera la garantía de que no volveríamos a levantar vuelo. Pero también porque con una organización destruida, liquidada,

11 «Inducir a la represión», « inducir al genocidio», «inducir el ingreso de los EE.UU» que implicaba otro genocidio, han sido en diversos momentos de la guerra, posiciones del ‘pensamiento Gonzalo’. Hoy se reeditan en tiempos de lucha política. [Nota del 2016].

12 Material interno en formato digital del 2013, donde señalan un conjunto de problemas, entre ellos la adopción de esa nueva denominación. [Nota del 2014]

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

cambiada de colorpodían ocultar de ese modo al proletariado y al pueblo su claudicación. Hoy se trata de una organización que, más allá de su fraseología, se ha puesto al servicio de los regímenes de turno. Una organización que se deja usar y que pretende, a través de su papel de rehén y sirviente, estar «utilizando a la reacción» 13

13 Aparte de lo ya esclarecido con respecto al régimen de Ollanta Humala, está pendiente esclarecer los pactos y contubernios de AGR y EYR con el segundo gobierno aprista 2006-2011, pues habían pasado inadvertidos en medio de la confusión que han sembrado. Veamos: 1] La confabulación para dividir el Sutep desenvuelta en torno al 2004 y concluida por el 2006. Desde el 2006 se producen reuniones con Mercedes Cabanillas. Ello facilitó el desarrollo del Conare, cuando un conocido dirigente nacional del magisterio era digitado y, en otros momentos, conminado por las directivas que venían desde Guzmán e Yparraguirre. AGR, por ello, anticipaba en torno a esos años: «Pronto va a caer el feudo de Patria», mientras que por otro lado en su usual escopeta de dos cañones llamaba a «Convergir con el MNI (Movimiento Nueva Izquierda, un frente de Patria Roja)». Para finalmente celebrar:

«ha nacido la criatura ahora hay que hacer todo porque se desarrolle», cuando ya se había escindido al Sutep. ¿En qué momentos? En momentos de ofensiva para hacer pasar una ley antimagisterio. Es cierto que el interior de los maestros había un rechazo a la capitulación del CEN y de Patria Roja, pero una línea clasista tenía que analizar los riesgos de alentar una ruptura orgánica. Fue, por tanto, montarse oportunistamente en el descontento para obtener réditos y hegemonía, sin importarle las consecuencias futuras. Poco después, en medio del ‘Megaproceso’ 2004-2006, AGR lanzó el llamado a «Participar conforme el artículo 35º de la Constitución». Véase la coincidencia y correlación de estos eventos políticos. AGR y EYR piden participación política en medio del Megaproceso, guardan silencio total e imponen a todos los dirigentes partidarios silencio total en el juicio acerca de la Lucha Armada y venden la lucha magisterial y ofertan la división del Sutep. Esta sumatoria llevaría a que dentro del propio Conare, se agudicen las contradicciones y que el dirigente aludido volviera a ser absorbido por posiciones cercanas al Proseguir la guerra. Patria Roja, por su parte, acusó al PCP-SL, de ser «funcionales a la reacción peruana» al proceder de esa manera. Pero para librarse de esta nueva y grave acción de traición y escisión, poco después AGR y EYR, tomaron distancia de lo que habían mandado a perpetrar en su reiterada aplicación de los «chivos expiatorios». Eso generó otra ruptura interna de quienes les recriminaron que ellos sólo habían ejecutado lo que les ordenaron, esto es «reconstituir el Sutep desde el Cen» (que en los hechos significó la ruptura y escisión). AGR y EYR nunca han querido tratar el tema, pese a insistencias internas, particularmente la insistencia nuestra. Decretaron,

Reconstruir el Partido

Dos

Fracción del PCP

como siempre, cual tiranuelos: «No se toca». Otro hecho: 2] El genocidio del gobierno aprista en junio 1986 en El Frontón, Lurigancho y Callao. Sobre el caso de El Frontón: uno de los abogados de la Comisión Andina de Juristas, calificaba de capitulación a las directivas (se entiende de la camarilla, porque son los únicos que hacen y deshacen) de no tocar esos juicios que apuntaban contra Alan García Pérez, en tiempos del segundo gobierno aprista. Fueron, coincidentemente, tiempos de la parálisis y del desmontaje de Afadevig (Asociación de Familiares de Desaparecidos y Víctimas de Genocidio), donde impusieron la posición de que impulsar los juicios era alimentar los odios y enconos. Ahí vino el debate en torno a «no a la impunidad», donde AGR y EYR sostuvieron que era erróneo exigir justicia, porque era «confianza en que la reacción haría justicia», que el problema era la Amnistía General. Así, contraponían una con otra, y chocaban con las masas que clamaban justicia y exigían impulsar tales juicios. Se informaba por interno que esas masas estaban contra la amnistía porque centraban comprensiblemente, decían- en los juicios. Y eso no era cierto, según varias denuncias, pues los familiares al mismo tiempo que exigían los juicios, estaban abiertos a trabajar por la amnistía. Mucho después, AGR y EYR han sostenido que «no se contraponen ambas cosas», luego de haber operado de una manera nefasta. Los familiares de los héroes han denunciado por años que han sido abandonados a su suerte. El hecho del 2010 paseo de féretrosfue un saludo a la bandera para montarse en la lucha que esas masas venían librando e impulsando solitariamente. Ellas mismos denuncian que la organización se montó en la devolución de restos mortales y que implementaron el paseo simbólico de féretros por las calles de Lima, buscando acallar críticas y descontentos. Y un punto más: 3] Sobre Villanueva del Campo y la amnistía. No es casual, entonces que, mientras son opuestos a dejar siquiera un ramo de rosas al fundador del Partido, JCM cada 14 de junio; en el 2013 sí hayan enviado rosas a la muerte de Villanueva del Campo, «por haber tenido la opinión a favor de una amnistía general». En efecto, AVC siempre opinó favorablemente al respecto y, hasta cierto momento, también Javier Valle Riestra Aunque nada concreto hubo al respecto, ahora entendemos qué estaba ocurriendo debajo la mesa. Hemos ido recordando que en su momento se bajaron informes acerca de la posibilidad de conversaciones con el régimen aprista sobre solución política. Se ve que, una vez más, utilizaron a AGR y EYR, a cambio de determinadas prebendas y acciones contra el movimiento popular y contra las madres y familiares de los héroes para frenar los juicios. Eso no quita, que el gobierno aprista, al mismo tiempo que les otorgó facilidades y a su vez fue servido, golpeara a los prisioneros. Por ejemplo, las restricciones penitenciarias. Aunque, como se ve éstas nunca afectaron a AGR y EYR quienes conservaron siempre sus prebendas oportunistas. [Nota del 2014]

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

Pero mientras el revisionismo escinde y destruye, la Fracción Proletaria reagrupa y reconstruye. De hecho, no asumimos la posición de «reconstitución» de autoría de AGR desde los años 60, porque esa denominación está prostituida. Baste decir que, a inicios del 2013, cuando Movadef ya había fracasado, los jerarcas sostuvieron que no había sido su propósito participar en la lid electoral, sino tan sólo, «Definir». Las uvas estaban verdes. Y «Definir», significaba paradójicamente, en medio de ese descalabro debido entre otras causas al apartarse de la lucha de masas, que habían quedado «reconstituidos».

En consecuencia, se suponía, no sólo ya tenían resuelto el problema de dirección, sino que tenían que poseer la estructura de partido y aparatos que justificasen tal «Definición». Y eso, por su propio reconocimiento, no existía. Sin embargo, la sola invocación de la palabra mágica:

«Definir», trasmutaba todo ese descalabro convirtiéndolo en favorables condiciones subjetivas para «Centrar en preparar la Insurrección». A eso justamente se precipitaron, en una reedición de su movimiento fantástico de la cabeza (Mofadec). Entonces les vino el porrazo inmediato de abril-mayo 2014 14 .

14 ‘Operación Perseo’: 1] Detención de toda la plana directiva del Movadef, y más allá. Por ejemplo, de quienes hacía tiempo rompieron con esta organización porque la consideran electorera. 2] Entrega en esas detenciones de la configuración orgánica del Partido, porque en esencia el Partido está disuelto en el Movadef. Todo es a través del Movadef: Partido disuelto en frente, es decir revisionismo. 3] Caídas de archivos con relaciones completas, pelos y señales en las prisiones de Chorrillos ¡Cuándo no! Y en la celda de AGR, pruebas que muestran lo que todo el mundo sabe:

que AGR dirige el Movadef y dirige el PCP-SL. 3] En consecuencia, han vuelto a desvelar todo, justo y casualmente, cuando llamaban a «Preparar la insurrección». Es decir, se puso de manifiesto una política oportunista de ‘izquierda’ cuyo objetivo es abortar la revolución y volver a despeñarla. Juegan con la revolución a fin de ocultar su revisionismo y el desenmascaramiento a que lo venimos sometiendo. A la vez que exponen al contingente como carne de cañón, para que les acepten en la democracia burguesa. Por eso el abogado AC ha salido, bajo directivas de AGR, a decir: «Deberían felicitar a AGR porque está por participación política”». Así concluyó el nuevo porrazo

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

Todo eso no solo ha desvelado lo que tenían o lo que les quedaba, sino que ha acelerado y profundizado su rompan filas y destrucción.

En contraparte a esos descalabros, hundimientos y disoluciones, hoy avanza la Reagrupación de las fuerzas partidarias en aras de reconstruir la vanguardia. La reagrupación de quienes participaron en la guerra popular y en la lucha política de los últimos 20 años. De los que están por continuar en el camino de la revolución y que, a la vez, van cobrando e irán cobrando consciencia de que AGR y EYR devinieron una camarilla revisionista, capituladora y escisionista.

Inseparable de la reconstrucción partidaria, reivindicamos a

la guerra popular como un gran movimiento revolucionario

que desafió y combatió este sistema de explotación y opresión. En ella, amplios y profundos sectores de las masas encontraron una respuesta desde sus intereses y aspiraciones

y se plegaron a ella. En aquella gesta, miles devinieron

combatientes guerrilleros y otros tantos obtuvieron la gloriosa condición de militantes comunistas. Cientos de miles

de hijos de las masas populares que simpatizaron con la causa,

prestaron su techo, entregaron un mendrugo de pan, su propia vida o a sus hijos a la revolución. Aquellas masas, que atravesaron y vivieron cruentos genocidios, siguen esperando respuestas sobre lo que pasó y sobre sus hijos. La guerra popular nos dio héroes que han dejado una estela luminosa con la ofrenda de sus vidas. Generó también prisioneros de guerra, la gran mayoría de los cuales se mantuvieron y mantienen incólumes pese a las décadas de cautiverio y planes de aniquilamiento sistemático. Ellos tienen no sólo el derecho a luchar por su libertad; sino que tenemos el deber de

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

respaldar y luchar por esa libertad y conquistarla, pero sin hincar rodillas.

La guerra popular a la cual hemos servido y en la cual nos hemos forjado ha dejado notables lecciones positivas y experiencias invalorables. Pero demanda un balance, aún pendiente. En él deben verse sobre todo sus elementos afirmativos y creadores para asimilarlos y persistir en ellos. Pero también sus graves pasivos: los que precisamente originaron su fracaso y derrota, y los que a la postre desencadenaron los retrocesos que hoy vivimos en la revolución peruana y en las masas. De ellos debemos desprendernos minuciosamente, para tener la autoridad de decirle al proletariado y pueblo peruano en qué nos hemos equivocado, de qué nos autocriticamos y; sobre todo, decirles que hemos aprendido de nuestros errores. Sólo de ese modo ellos podrán aceptar de buena gana nuestro concurso y, a través de un arduo trabajo entre sus filas, podremos ganarnos un lugar para ayudar a conducir sus luchas.

Tres

Así, entre valles y quebradas; ciudades, poblados, comunidades, junglas y pueblos sedientos anidó la revolución. Pero una línea oportunista de ‘izquierda’, originada desde las posiciones de una pequeña burguesía ideologizada y politizada; radicalizada, pero no proletarizada, se encargó de abortar el proceso. Se va aclarando que se trató de una intelectualidad pequeño burguesa pequeña burguesía alta, sobre todo provinciana al principio, marcada por las taras feudales; a la que se sumó una pequeña burguesía alta capitalina, después, y marcada por el arribismoque asumió la revolución en una época de auge marxista y que se afilió formalmente el marxismo, a cuyo amparo pudo ascender a

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

niveles dirigentes y tomar posiciones en las organizaciones de vanguardia. O sea, una pequeña burguesía acomodada que, por su experiencia de clase, copó instancias burocráticas de decisión, sin haberse desprendido de vetustas concepciones sobre ideología, política y cultura, y sin transformar sus sentimientos.

Se trató de una línea contraria una línea oportunista de ‘izquierda’, una línea extremista, digitada desde la vida burguesa y burocrática en barrios residenciales capitalinos, sustentada en esa filiación de clase, raíz ideológica e histórica 15 . Fue ésta la que desquició el proceso revolucionario al determinar golpear cruenta y brutalmente, en momentos críticos y decisivos, a las propias masas y a potenciales aliados, creando un paulatino aislamiento político y social. Esta línea empezó a salir a la palestra y a ponerse en evidencia, sin duda, desde el momento mismo en que decidió abandonar el pensamiento fundador del Partido o desde que creyó oportuno sacar a relucir su posición anti pensamiento de Mariátegui. Y desde que, inseparable de lo anterior, fue apartándose del marxismo (si alguna vez en verdad lo asimiló), mientras lo invocaba de la manera más desaforada y farisea. Tal línea burguesa que terminó usurpando el Partido estuvo representada por Abimael Guzmán y Elena Yparraguirre.

Porque fueron ellos, que lograron concentrar en sus manos todo el poder de decisión, quienes hundieron el proceso debido a la línea contraria que fueron vertebrando e

15 En Guía ideológica de la fracción (Gif), está la sistematización de esta línea. De hecho, habría que desarrollar la crítica a esa raíz histórica cultural de muy vieja data, y que implica un desprecio racista, no sólo de clase, hacia el pueblo y las masas. Ese es el debate actual en el cual como fracción estamos empezando a participar. En él, una vez más, nos encontramos con la perspicaz mirada mariateguiana, que desde Latinoamérica y desde el marxismo, puso fecundas semillas para el desarrollo de tales estudios y perspectivas. [Nota del 2016]

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

imponiendo. Y lo hicieron a despecho de la lucha que la izquierda partidaria y revolucionaria, enarbolando las posiciones proletarias, desarrollaban para prevenir la catástrofe. Todas las evidencias hasta hoy halladas, van confirmando estas aseveraciones (En el Capítulo III, 1, 2 se proveen algunos datos al respecto. Págs. 79-89). Incluso, en las propias palabras de los jerarcas, están las pruebas de su responsabilidad 16 . Pero lejos de asumir autocrítica alguna, han abandonado la responsabilidad de rendir cuentas ante el Partido y las masas. Y más bien, han decidido descargársela a esos miles combatientes que les acataron incondicionalmente ¡Esa es la amarga verdad!

Mas esto no debe ni desanimarnos ni hundirnos en el pesimismo ni la desolación. Los marxistas, los comunistas, no tememos a la luz de la verdad, sino que nos basamos en ella y la buscamos con tesón. En este fértil y vigoroso proceso de estudio y polémica de tres años aplicando la ley de la contradicción, hemos descubierto y luego confirmado de una manera clara y rotunda al auténtico e ignorado símbolo político de aquella izquierda que sustentó el proceso revolucionario, aferrada a los principios marxistas y a las masas: la camarada Norah, jefa de la izquierda partidaria y revolucionaria, desaparecida en circunstancias extrañas y dramáticas. A la luz de nuestra investigación, murió cuando dos posiciones y dos líneas acerca del rumbo de la guerra contendían de manera aguda, justamente en los entretelones

16 AGR había afirmado por décadas que su detención generó un «giro estratégico» en la guerra popular. Pero dado que esa tesis le ha llevado a serias consecuencias, por el 3013 pasó a variarla afirmando que su detención sólo redondeó ese giro que ya se operaba en la realidad. Eso significa, entonces, que desde fines de los 80 e inicios de los 90 las cosas estaban variando en contra de la guerra. Por tanto ¿De qué equilibrio estratégico hablaba? ¿De qué preparativos de insurrección? A confesión de parte, relevo de pruebas. [Nota del 2016]

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

del «I Congreso», evento en que terminó imponiéndose tal línea oportunista de ‘izquierda’ de AGR y EYR.

Reivindicando a Norah, a las heroínas de la guerra y a nuestras madres coraje, la Fracción Proletaria empezó su acción pública en marzo del 2013, que guardamos como uno de nuestros recuerdos más preciados. Por eso hoy asumimos y enarbolamos: ¡Reconstruir el Partido Comunista del Perú de Mariátegui y Norah!

Cuatro

Pero la labor de reagrupación y reconstrucción partidaria significa también tender puentes hacia todos aquellos que están por el Partido fundado por el Amauta José Carlos Mariátegui y su pensamiento. Y hacia todos aquellos que desde la izquierda popular ven al Amauta como la gran figura histórica que puede unir al pueblo peruano. Más aún, cuando la figura de nuestro fundador vuelve a cobrar relieve no sólo en Latinoamérica, en la cual es reconocido como el más alto y creador exponente del marxismo. Sino porque cobra mayor magnitud y trascendencia en la tradición marxista internacional. Mariátegui tuvo la perspicacia de meditar y tomar posición sobre problemas de fondo que, a la larga, los marxistas están volviendo a aquilatar, al término de una gran etapa de la revolución en el mundo y frente a la necesidad de remontar los reveses cosechados. El Amauta, entonces, ha devenido también un emblema para la reagrupación de los marxistas en Latinoamérica y en el Mundo.

Desde este claro posicionamiento el del pensamiento de Mariátegui dentro de la gran tradición marxista internacional, el camino que se nos ha abierto es anchuroso y prometedor, pero también difícil. Una de las razones de su

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

dificultad es lo nuevo de nuestra posición. Frente a ella, para algunos camaradas, AGR y EYR siguen siendo los héroes de una guerra revolucionaria que removió las entrañas del Perú; pero no reparan que fueron ellos mismos quienes la llevaron al fracaso y la derrota, y de la peor manera. Para otros AGR y EYR siguen siendo los dirigentes y el emblema de una magistral conducción de la lucha política; pero no reparan la abyección en que se desenvuelven y el completo descalabro a que han llevado la causa de la revolución y la destrucción de la influencia que llegó a tener el Partido.

Aún hay otros que se contentan con inventar, cada cual a su modo, los pretextos para mantener a cubierta a dos jerarcas ya envilecidos. Y para mantener a salvo e intocable el mundo que construyeron en su mente con multitud de falsificaciones, las mismas que fueron el origen de funestos fracasos y derrotas: 1] la grave tergiversación de la proporción entre campo y ciudad en la sociedad peruana, hacia 1980, 2] la inexistente ofensiva estratégica de la revolución mundial en 1980, 3] el imaginario equilibrio estratégico del 90 cuando la reacción ya tenía en sus manos a la Dirección Central y evitó detenerla, con otros fines, 4] el uso de la mentira para culpar a Feliciano de la caída de la DC, 5] la falsa realización de una Ronda de Conversaciones en pro de un Acuerdo de Paz, 6] el falaz y oportunista llamado a ‘Preparar la insurrección’ para tapar sus desastres y huir de nuestro cabal desenmascaramiento, etc., etc., etc.

Y, por eso mismo y a pesar de todo, Mariátegui no es sino, para aquellos, el antecesor ya superado que Guzmán «desarrolló» y envió al baúl de los trastos inservibles.

Hoy, sin que hayan podido responder de tan groseros contrabandos que ya hemos dejado al desnudo y cuando siguen inventando otros cada vez más grotescos, la lucha de clases señala exigencias irrenunciables. Y en ella, AGR y EYR

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

no han dado la talla, se han rezagado e involucionado de manera incontrovertible. El ‘pensamiento Gonzalo’ ha entrado así a su bancarrota, justamente porque ha devenido una

variante del revisionismo; y porque existe una izquierda que

lo ha detectado, sistematizado y viene exigiéndole cuentas a

ojos vista de los revolucionarios y de las masas.

Que seamos una fuerza nueva que ha salido a plantearles batalla, ante las exigencias de las lucha de clases y en la medida que constituyen una traba, es un avance. Y que, además, los vengamos derrotando de manera tan categórica,

es el anticipo de un avance mayor. Tales pasos adelante han

empezado a expresarse y afirmarse sobre todo en los años 2014-2015. Años en los cuales hemos obtenido innegables logros, avances y éxitos, en medio de circunstancias minadas de peligros. No otra es la vida de los revolucionarios comunistas que ―a diferencia de quienes se dedicaron a preservar sus valiosos individuos―, siempre la llevamos en la punta de los dedos prestos a entregarla cuando la revolución nos lo demande.

¿Que contiene, sucintamente, Reconstruir el Partido Comunista del Perú? Primero, algo de la historia del Partido, de su verdad histórica. Desde su fundación en 1928, pasando los años 40- 60; y se dice algo sobre la Reconstitución partidaria. Asimismo

y en especial, se repasa el papel del pensamiento de

Mariátegui en la modelación del discurso ideológico y político y en la praxis del socialismo peruano; y, en especial, en el del Partido a lo largo de su historia. Se presta atención al papel

del Partido en la guerra, sobre todo en su aplicación de la política de frente único y su política frente a la izquierda peruana. Ahí se detectan influencias ajenas al pensamiento mariateguiano en la configuración del llamado ‘pensamiento Gonzalo’, de modo que se abren claras pistas que explican el abandono del mismo. Creemos que todo esto configura una de

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

las partes más sustantivas del documento. La hemos distribuido en los Capítulos I y II.

Los Capítulos III y IV se refieren a más de dos décadas de lucha política y la controversia actual. Ahí ubicamos el papel de la fracción, su confrontación con las diversas expresiones formales del partido del proletariado; asimismo, esbozamos nuestra ubicación en las izquierdas en el Perú y en el concierto de Latinoamérica.

El Capítulo V llama a iniciar la Reconstrucción del Partido. Ahí se agregó el subcapítulo 2 donde se abordan temas claves como la militarización, la construcción concéntrica y centralismo democrático, intentando dar respuesta a una pregunta que todos nos hacemos: ¿Cómo ha de ser el Partido que hemos de reconstruir? Por ahí nos vamos compaginando con el debate contemporáneo acerca del Partido, el marxismo y la revolución.

Así, el proceso de tres años posteriores a este documento nos ha llevado a plasmar logros, avances y éxitos en cuya médula está el haberse de delineado con mayor precisión y fuerza, y confirmado, nuestra identidad marxista; marxista-leninista- maoísta, pensamiento Mariátegui. A la vez que ha quedado mostrada nuestra genuina vocación teórica y por la polémica revolucionaria. Y una auténtica vocación cultural y propagandística que han de servir y vienen sirviendo a reagrupar a las fuerzas partidarias.

Sin embargo, la Fracción Proletaria en forja tiene la enorme y honrosa tarea de probar, además y sobre todo, que puede y debe no sólo establecer un férreo vínculo con el movimiento de masas. Sino contribuir a la elevación de su consciencia política, a su organización y al desarrollo de su lucha. En medio de todo ello, sin duda, ha de Reconstruirse el Partido Comunista del Perú, el Partido de Mariátegui y Norah.

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

I. LA FUNDACIÓN DEL PARTIDO DEL PROLETARIADO Y LA VERDAD HISTÓRICA.

1. Preparativos y fundación. El Partido y el frente único.

A sus 24 años edad de su viaje a Europa, en 1919, José Carlos Mariátegui era un intelectual prestigioso y respetado, incluso por sus adversarios, a pesar de su juventud. Ya desde 1917, siendo un joven periodista, había empezado a imbuirse de la revolución de Octubre que estremecía el mundo. Recordemos que Mao afirmaría que los cañones de Octubre despertaron China.

La Fracción Proletaria en forja ha hecho pública su posición de celebrar, en el 2017, los 100 años de la Revolución Socialista de Octubre, que abre una Nueva Era para la humanidad, la de la Revolución Proletaria Mundial. Desde aquella grandiosa gesta comprendemos que la burguesía es incapaz de conducir un proceso nuevo, porque el capitalismo dejó de ser un sistema progresivo. En ello nos mantenemos y reafirmamos, y saludamos el 99° 17 Aniversario de la Revolución Socialista de Octubre.

Precisamente influenciado por aquella gran revolución, Mariátegui ―«nauseado de política criolla»―se orientará resueltamente hacia el socialismo. Y, alternando con marxistas peruanos, confluirá en la común tarea de formar un Partido Socialista, antes de viajar a Europa. Pero no fue sino desde su regreso en 1923, luego de su «mejor aprendizaje» europeo, cuando se aboca a esta tarea que le demandará cinco años.

Mariátegui viene con una clara noción de un partido de clase, un partido proletario. Lo expresa en su tenaz dedicación a la

17 Se ha actualizado el Aniversario. Del 96° Aniversario del 2013, al 99° Aniversario del 2016. [Nota del 2016]

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

organización de la clase obrera y el peso que habrán de tener los dirigentes obreros en el trabajo por la constitución del Partido. Y, al mismo tiempo, e indesligable de lo anterior, destaca su definición por el marxismo. «Soy un marxista convicto y confeso», declarará cuando se le acusa de promover un «motín comunista». Mariátegui, asimismo, proclamará su adhesión al leninismo militante, en suma al marxismo-leninismo.

El proletariado peruano si bien no era todavía muy amplio 18 , tenía experiencia de lucha y organización y destacados dirigentes. La lucha de 1919 por la jornada de las 8 horas, influenciada sobre todo por el anarcosindicalismo, remeció la capital y el país. Y, Mariátegui, participó en ellas desde las páginas del diario El Tiempo y luego desde La Razón. Y combatió, además, por la reforma universitaria.

Siempre se sintió unido a las luchas de la clase obrera y en general a las de todo el pueblo, porque él mismo fue un obrero de imprenta desde sus años adolescentes. En esa condición compartirá las preocupaciones del proletariado en sus asambleas y polémicas, cuando don Manuel González Prada, mentor del anarquismo, era una personalidad influyente en la vida nacional y en el movimiento obrero.

No solo se trataba de un proletariado con experiencia de lucha, sino con experiencia en el ejercicio de la democracia y de la discusión de ideas. Un proletariado que amanece aspirando a elevar su cultura y su conciencia política, y a nutrirse de conocimientos universales. Un proletariado que siente su fuerza y su potencia al marchar por las calles para desafiar el orden de explotación.

18 Decir que fue poco numeroso sería negar la verdad histórica: nótese las movilizaciones obreras por la jornada de las 8 horas. Eran movilizaciones masivas que llenaban las calles de Lima.

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

Testimonio de su tradición democrática, que continuará con Mariátegui, son las reuniones de fines de semana en Vitarte y

luego en las universidades populares Gonzáles Prada 19 . Eran

los obreros, como lo recordarán los propios dirigentes de los

tiempos de Mariátegui, los más vivos interesados en los grandes temas de su tiempo, y de ahí la concurrencia masiva de ellos a las conferencias del Amauta sobre la Historia de la crisis mundial. Mariátegui sabrá emplear su tacto político para

ayudar a superar la influencia del anarquismo arraigado en la clase obrera organizada en sindicatos, y conducirlos por el sindicalismo clasista.

Pero no sólo es la clase obrera la preocupación de Mariátegui. Los grandes movimientos campesinos sobre todo del sur del Perú ya habían conmovido el país. La primera oleada del siglo

XX se inicia por 1915 y la segunda ya terminaba, cuando

Mariátegui regresa de Europa. Desde entonces y con un amplio panorama acerca de la lucha de clases en el mundo, su pensar se orienta hacia una comprensión más profunda del Perú originario que vive y resiste sobre todo en los Andes, cuyas luchas según comprende avizoran el despertar

de

una gran civilización 20 .

La aguda lucidez de Mariátegui, su dialéctica viva y encarnada

le permitieron comparar nuestra realidad con lo que

acontecía en China y en la India; y fundir esa apreciación, desde su marxismo vigoroso, con su proyecto de revolución socialista hundido en las raíces de la historia peruana. Por eso dedicará sus mayores energías espirituales a estudiar a nuestra patria considerando ese sustrato social e histórico: el indio, las comunidades y el ayllu. Esto constituye uno de los

19 Fue una réplica, en su variante popular, de las universidades obreras de Europa, impulsadas por el movimiento comunista. 20 Véase su famoso Prólogo a «Tempestad en los Andes », de Luis E. Valcárcel. [Nota del 2016]

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

puntos cardinales del pensamiento de Mariátegui, y una de las razones de que siga vivo y de que lo seguirá estando en el largo plazo 21 .

Pero Mariátegui no sólo prestará atención a la organización del proletariado y del campesinado, sino de la intelectualidad democrática y avanzada. En sus tareas de Amauta y Labor, en sus trabajos por el sindicalismo clasista o de clase como en sus reuniones con intelectuales se aprecia esa amplitud que luego servirá para cribar al mejor material humano que habrá de constituir la vanguardia.

Un ejemplo de esa influencia en la intelectualidad avanzada lo testimoniará José María Arguedas muchos años después, cuando ya era un destacado hombre de la cultura peruana:

«Yo declaro con todo júbilo que sin Amauta, la revista dirigida por Mariátegui, no sería nada, que sin las doctrinas sociales difundidas después de la primera guerra mundial tampoco sería nada 22 ».

Mariátegui, que había presenciado la formación del Partido Socialista Italiano en Livorno, y luego del Partido Comunista Italiano, tiene la clara comprensión de que un Partido de clase 23 , tenía que sustentarse en una amplia base de masas. En

21 Según el antropólogo Rodrigo Montoya, Mariátegui planeaba organizar una Confederación de campesinos, pero su tiempo no le alcanzó para tal propósito. Cf: « ¿Pensamiento Gonzalo? » La Primera, 3 de marzo 2012. Cf. Con lo sostenido por el estudioso Jorge Lora Cam, en su Comentario al libro: «Memoria de una guerra. Perú 1980-2000»: «La incomprensión de la realidad que la lucha requería ser étnico- clasista y que el abandono del debate acerca del problema del indio ―abandonando a Mariátegui― creaba un vacio que no se podía llenar con las obras de Mao».

22 Citado por Alberto Flores Galindo en su ensayo, Arguedas y la utopía andina (1986)

23 Hay que tener en cuenta el debate que viene promoviendo el intelectual marxista, Rodolfo Ibarra en polémica con Ramón García, a propósito del tipo de Partido que Mariátegui concebía: Partido de masas, de ideas; y al mismo tiempo que Partido de

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

la III Internacional, en su Tercer Congreso de 1921, con el concurso de Lenin, se establece una política de frente único, en función de los objetivos estratégicos de la revolución en el mundo. Esto debido a que ésta venía de cosechar dramáticos reveses sobre todo en Europa. Mariátegui se atiene a esa orientación de paciente, cuidadosa y consecuente preparación de la revolución.

Pero el camino no es fácil. Debe enfrentar en el Perú la acción del aprismo. Después de deslindar campos y de desenmascarar la posición de clase e ideología burguesa de Haya de la Torre que había pretendido pasar por «marxista», Mariátegui se siente urgido a emprender la constitución de la vanguardia.

Mariátegui funda el Partido un 7 de octubre de 1928, al cual denominará Partido Socialista; pero cuyos Principios programáticos confirman que se trata del programa de un Partido Comunista. 24 Este documento histórico nos dará luces

cuadros. En este documento no hemos abordado el tema. Pero nos parece muy importante esclarecerlo. [Nota del 2016]

24 Cf. En Ideología y política está Principios programáticos del Partido Socialista. Pág.:

159-164. El historiador Alberto Flores Galindo, en La agonía de Mariátegui (1980) afirma que el programa original de JCM, el que viene a continuación, fue «desterrado» de sus obras:

«1. Expropiación, sin indemnización de los latifundios; entrega de una parte a los ‘ayllus’ y comunidades’, prestando todo el contingente de la técnica agrícola moderna. Repartición el resto entre los colonos, arrendatarios y yanaconas.

2. Confiscación de las empresas extranjeras: minas, industrias, bancos y de las

empresas importantes de la burguesía nacional.

3. Desconocimiento de la deuda de Estado y liquidación de todos los controles por

parte del Imperialismo.

4. Jornada de 8 horas en las ciudades y en las dependencias agrícolas del Estado, y

abolición de toda forma de servidumbre y esclavitud.

5. Armamento inmediato de los obreros y campesinos y transformación del Ejército y

de la Policía en milicia obrera y campesina.

6. Instauración de los Municipios obreros, campesinos y soldados, en lugar de la

dominación de clase de los grandes propietarios de la tierra y de la Iglesia.»

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

para la tarea de esbozar un Programa de la Revolución Socialista, considerando los cambios en la realidad peruana.

2. Mariátegui y la polémica al interior de la III Internacional. Buenos Aires.

Mariátegui

Internacional:

«El CC. del Partido adhiere a la III Internacional y acuerda trabajar por obtener esta misma adhesión de los grupos que integran el Partido. La ideología que adoptamos es la del marxismo militante y revolucionario, doctrina que aceptamos en todos sus aspectos: filosófico, político y económico-social. Los métodos que propugnamos son los del socialismo revolucionario ortodoxo. No sólo que rechazamos, sino que combatimos en todas sus formas los métodos y las tendencias de la socialdemocracia y de la II Internacional 25 ».

Ello implicará, sin embargo, un importante debate interno, no «contra la Internacional». Más precisamente, en el seno de la Conferencia en Buenos Aires, sección de la III Internacional, donde quedan claras las discrepancias sobre un conjunto de problemas: El carácter de la sociedad peruana, el debate sobre colonialidad y semicolonialidad, el problema de las razas y del indio, y la denominación de Partido Comunista. Dentro del

III

afilia

el

Partido

por

él

fundado

a

la

Sin embargo en: Mariátegui o la estrategia de masas (1980), páginas 220-221, César Lévano, conocedor cercano de la herencia del Amauta, afirma que tal Programa fue escrito por Eudocio Ravines en París y hecho público en 1928, no por Mariátegui. Y que en él estaba la influencia del cuadro de la III Internacional Jules Humbert-Droz, oponente de las tesis de Mariátegui en la Conferencia de Buenos Aires.

25 Esta adhesión, que ha sido explicada de manera detallada por Martínez de la Torre, sigue siendo puesta en duda por algunas perspectivas que pretenden que la adhesión de Mariátegui a la III Internacional, no podría ser cierta porque él era un heterodoxo. Martínez señala que esta afiliación la impulsó el propio Mariátegui, lo que implicó la lucha contra Luciano Castillo, que era opuesto a esta afiliación [Nota del 2016]

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

pensamiento marxista peruano se ha pretendido hasta hoy, equivocadamente, velar u ocultar este debate de carácter internacional. Hay actas fidedignas y oficiales de tal debate que han quedado como pruebas históricas y que debemos estudiar 26 .

Pero es necesario que señalemos por ahora algunos puntos clave, con más razón si estamos inmersos en la campaña por los 200 años de Carlos Marx y cuando vivimos un período de balance, crítica y preparación. Todo muestra que aquellas discrepancias conllevaron, luego de la muerte del Amauta, que al Partido se le impongan los planteamientos no sólo de línea y de caracterización de la sociedad peruana muy generales y traídos repetitivamente de la III Internacional y opuestos al espíritu científico del Amauta, sino también respecto al nombre de Partido Comunista 27 .

Si hablamos sólo de la denominación de Partido Comunista, Mariátegui habría discrepado hasta su muerte, no porque considerara incorrecto, como ya vimos, adoptar el nombre Comunista, sino porque había que tener en cuenta el nivel de consciencia política en el Perú. Y, porque el término Socialista

26 No es posible agotar aquí, un tema tan importante y controversial. La gran campaña Marx 200 años que impulsamos, debe contribuir al balance de la revolución en América, bajo las banderas marxistas.

27 Para patentizar que tal controversia ocurrió, bastaría citar la acción de Victorio Codovilla, fundador del PC de Argentina. Codovilla fue la expresión más influyente de un marxismo dogmático en Latinoamérica y el canal que venía desde el Moscú de aquellos años. La otra versión anti Mariátegui, según apreciación de César Lévano, fue José Aricó, quien extrema el grado de esas controversias para pretender que JCM estaba contra la III Internacional y que su marxismo era ‘heterodoxo’. Ello tendrá repercusiones en estudiosos como Alberto Flores Galindo y su La agonía de Mariátegui. La crítica de Andrés Luna Vargas ―a quien se le señalaba de trotskista―, en defensa de Mariátegui los años 70, contra la tergiversación de Aricó y Flores Galindo, nos parece correcta. Cfr: Refutando a José Aricó (s/f)

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

aquí no estaba prostituido como en Europa. Mariátegui estaba en lo correcto 28 .

Esta polémica nos ha hecho recordar algo reciente en cuanto al frente político Movadef: Esto es, la incapacidad de AGR y EYR para diferenciar el nivel de la consciencia política de las masas, puesto que se le impuso predicar a los cuatro vientos que era un movimiento «marxista-leninista-maoísta, pensamiento Gonzalo». Como si no hubiese existido una guerra interna y un desprestigio instalado en la opinión pública que califica a la Lucha Armada como «terrorismo».

Así, contra todo lo que se ha difundido, no se habría tratado, en torno a la muerte de Mariátegui y sobre todo después de ella, de un simple «golpe de Ravines» sino más bien una acción concertada desde instancias de la III Internacional, en tiempos del cc. Stalin. Ello llevaría al abandono de las posiciones de nuestro fundador y al consabido «desmariateguizar el Partido 29 ».

28 El periodista Aldo Mariátegui, desempolvando al propio Ravines y su libro La gran estafa un libro anticomunistaseñala lo que Mariátegui le había dicho a Ravines en momentos en que iba a fundar el Partido: «Si le llamamos Comunista, la Policía nos va a perseguir más. Si le llamamos Socialista, quizá nos persigan menos. A esto se reduce todo ¿No le parece?» El octavo ensayo (2015), páginas 44-45.

29 Aquí una referencia de Héctor Béjar sobre la «desmariateguización» en su artículo:

El mundo ideológico y político de JCM [s/f]: «El mariateguismo es una confusión de ideas procedente de las más diversas fuentes. No hay casi tendencia que no esté representada en él. Antes de haber bebido de la fuente del marxismo, y particularmente del leninismo, Mariátegui había conocido del movimiento revolucionario a través de las más diversas tendencias no proletarias. Tuvo grandes errores no sólo teóricos sino también prácticos. Son en realidad muy pocos los puntos de contacto entre el leninismo y el mariateguismo y estos contactos son más bien incidentales…nuestra posición frente al mariateguismo es tiene que ser de combate implacable e irreconciliable, puesto que él entraba la bolchevización orgánica e ideológica de nuestras filas, impide que el proletariado se arme de los arsenales del leninismo y del marxismo; obstaculiza el crecimiento rápido del PC y la formación de

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

Ravines en ese momento un cuadro destacado que llegó directamente de Moscú cuando la salud de Mariátegui se deterioraba, no hizo sino implementar los acuerdos y la línea y táctica política de entonces, que implicaban enfrentar «clase contra clase 30 », que a la postre condujo a la liquidación del partido al terminar aislado de las masas.

sus cuadros; es una de las dificultades muy serias para ponernos a la cabeza de los grandes acontecimientos y cumplir así nuestro papel de vanguardia de los explotados en sus luchas y acciones. (Fragmento de un documento del Partido Comunista de la época de «clase contra clase» En: APRA PC 1930 1940, itinerario de un conflicto. En:“Socialismo y Participación” No.9, febrero 1980, pág.13). ―Béjar también hace referencia al artículo escrito en 1941, V.M. Miroshevsi, consejero del Buró Latinoamericano del Komintern, donde señalaba el «populismo» y «romanticismo» de Mariátegui basándose en las esperanzas de éste en el paso de la comunidad indígena al socialismo, a la manera de los populistas rusos. V.M. Miroshevsi. El populismo en el Perú. Papel de Mariátegui en la historia del pensamiento social latinoamericano. Publicado originalmente en Moscú y reproducido en Dialéctica, revista del Partido Comunista Cubano. No.1 La Habana Cuba, mayo junio 1942. Debemos aclarar que, globalmente, la interpretación de Béjar, coincidía, no sabemos si hasta hoy, con la de José Aricó. Tal coincidencia de desgajar a Mariátegui de la tradición del Movimiento Comunista Internacional, de la III Internacional, se elaboró desde la revista peruana, Socialismo y participación, en la que tenía un papel protagónico el sociólogo Carlos Franco. Ambos, Franco y Béjar, fueron activos intelectuales del régimen velasquista. Es expresivo que la reivindicación de un particularismo extremo por parte de Aricó ―así se hablaba en aquel entonces― se entroncaba con las tesis apristas para el cual el marxismo era sólo un producto europeo y que todas las herramientas mentales tenían que ser creadas casi de cero para pensar y hacer la revolución en Indoamérica (Al principio Haya de la Torre, se había proclamado ‘marxista’, pero no pudo sostenerlo porque Mariátegui y Mella lo dejaron al desnudo). Por ello, Aricó y sus repetidores pretendieron separar a Mariátegui de la tradición marxista, del movimiento comunista internacional, e insertarlo vanamente dentro de la tradición aprista.

30 «Clase contra clase», es conclusión del VI Congreso de la Internacional, setiembre de 1928. AGR en documentos oficiales, se lo achaca sólo a Ravines. Mariátegui, como el comunista cubano Julio Antonio Mella, se había mantenido fiel al IV Congreso de 1924 de la Internacional, de la necesidad del Frente Único y Liga Antiimperialista,

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

Pero luego de que el Partido se estrellara contra la realidad, se produjo una reacción contraria, igualmente errónea, también vinculada a la táctica internacional de aquellos años 31 : la «alianza de clases», en la que el Partido va a las elecciones con el Frente Democrático Nacional promoviendo la candidatura de Luis Bustamante y Rivero. De haber llegado a ser partido aislado de las masas se va a despeñar como partido disuelto en las masas, Partido para elecciones. Aunque las referencias históricas respecto a Ravines y su papel en el Partido en ese segundo momento no son muy claras, lo cierto es que luego de estos ultrismos devino, efectivamente, renegado 32 .

Estas lecciones no debemos olvidarlas los marxistas peruanos. Porque si hablamos de «reniegos» iremos viendo a dónde están yendo a parar los que pretenden endosarnos tal etiqueta. Les decimos: ¡Del revisionismo no se reniega, al revisionismo se le combate, desenmascara y derrota! Y eso venimos haciendo 33 .

obviamente bajo la estela dejada por Lenin, porque coincidía plenamente con la necesidad de nuestros países y su situación social y política.

31 VIII Congreso de la III Internacional, acuerdos que se implementarían luego de 1930, se nota un viraje hacia la derecha. Ahí imaginan se achaca por un lado a Bujarin y por otro al propio Stalinque en Latinoamérica hay una burguesía democrática con la cual había que hacer frente. Como sabemos era la misma tesis del Apra que Mariátegui había combatido, en relación a la alianza con el Kuomintang que Haya de la Torre pregonaba. Ello conduce a tal «alianza de clases”» y a inaugurar la larga tradición electorera en el Perú. Se guiaba, al mismo tiempo, por un programa que apuntaba principalmente contra el imperialismo, también similar al Apra. Así, Ravines no actuó por la libre. Esto hace reflexionar acerca de los ultrismos oportunistas del ‘pensamiento Gonzalo’, muy similares a las volteretas oportunistas de esos lejanos años. ¿Quiénes tienen que asumir por sus errores? La lección histórica no puede ser, otra vez, la utilización de los chivos expiatorios. Eso no podría ser la lección obtenida dentro de un balance del MCI.

32 Ravines tuvo un papel dirigente en el Partido Comunista Chileno, en las décadas de los 40-50.

33 AGR y EYR, nos habían lanzado el adjetivo de «renegados» porque veníamos desenmascarándolos. Pero eso, por supuesto, se les cayó pronto.

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

Se ha sembrado demasiada confusión acerca de la historia del Partido, sobre todo acerca de su fundación y lo que le siguió a ella. Debemos ayudar a disiparla ¡Han pasado 88 años ¡Es cierto que el nombre PCP no fue el que Mariátegui estableció, pero fue el nombre que quedó históricamente, 34 con el Programa de Mariátegui como guía, y sobre todo su pensamiento, que hay que retomar de manera consecuente, considerando los cambios de la sociedad peruana. Sin duda, el Programa de Revolución Democrática de la guerra popular pese a sus problemas de fondo que ya vamos comprendiendo, significó un avance. Considerar, además, que los Documentos Fundamentales del Congreso (1988-1989) fueron redactados por la camarada Norah. Pero debemos volver a verlo y actualizarlo, en consonancia con la actual etapa socialista de la revolución en el Perú. Como es ya conocido, hemos concluido que ese carácter socialista de revolución, ya era pertinente asumirlo desde los 80.

3. Filiar las posiciones de Ravines y de Gonzalo, para el abandono de Mariátegui, tras que «ya fue desarrollado». El problema del reniego.

AGR, ha puesto su cuota de confusión al haber servido a mantener a cubierta la fuente del error, los errores en línea internacional en última instancia determinados por el c. Stalin y en buena medida aplicados por Ravines 35 . Se dio algo muy similar a lo ocurrido en esos años en la revolución china y la

34 Aún ahora subsiste un debate sobre la necesidad de tomar el nombre de Partido Socialista del Perú. Nosotros creemos que PCP es el nombre que corresponde reivindicar históricamente. La guerra popular en el Perú, selló que por ahí era el camino y debemos persistir señalando los aspectos afirmativos del proceso, en modo alguno fugando, como lo han hecho AGR y EYR al adoptar una nueva membrecía:

PCP-SL. PCP es la denominación que hay que defender y limpiar del desprestigio. Reconstruirlo, en suma. 35 Hay todavía interrogantes respecto al papel de Bujarin en la conducción de la III Internacional por esos años. El debate, por tanto, está abierto [Nota del 2016]

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

imposición de planteamientos erróneos venidos de fuera y aplicados por determinados dirigentes partidarios, que el Gran Timonel combatió porque llevaron a cosechar funestos fracasos y derrotas, como el de 1927.

No es coincidencia la confusión a la que ha contribuido AGR sobre ese período, porque buena parte de sus errores provienen del hecho de que bebió, sin distinguir del todo aquello que fue correcto del cc. Stalin de aquello que no lo fue 36 . Aún ahora se mantiene en cosas erróneas ya combatidas por el presidente Mao al gran dirigente comunista. El no diferenciar la distinta naturaleza de las contradicciones las del pueblo de aquellas con el enemigoen el debate ideológico, es por ejemplo una de éstas. Todo aquel que pasa a discrepar con AGR deviene, automáticamente, infiltrado, trotskista y renegado contrarrevolucionario.

El repaso de la historia de la fundación tiene, pues, una incumbencia actual. Mariátegui, fue abandonado los años 30’ debido a las posiciones de Ravines, que no eran sino aplicación a rajatabla de las orientaciones de la III Internacional; pero se lo ha mantenido oculto por las diversas facciones a lo largo de la historia del Partido. Las causas y fuente del error, no fueron abordadas a fondo, y por consiguiente, se abrió la posibilidad de que el problema

36 Expresivamente, ORD, que conoció y alternó personalmente por muchos años con AGR dice: «ni siquiera fue maoísta, yo digo que sólo es un estalinista trasnochado y dogmático y de allí no pasará jamás». Respuesta a cuestionario de Caretas, publicado el 10 de abril del 2003. En la Entrevista de 1989 a El Diario, AGR sostiene: «quitarnos a Stalin habría sido como quitarnos el alma». O sea, ORD sólo confirmaba lo que ya se sabía por anterior confesión de Guzmán. Pero por el 2002-2003, AGR le dice a la CVR «¡Por si acaso, no soy estalinista!». Otra fuga. En Némesis (2013), disimula de manera vergonzante aún más esa original y plenamente asumida identidad estaliniana, diciendo que esa época del fin de la II Guerra Mundial no sólo conocía de Stalin, sino también que ya conocía de Mao. Oportuno agregado para tapar lo que ya está claro. Sólo le falta completar algo: que también por esos años conoció la obra de Mariátegui. Y así, sucesivamente, porque el papel lo aguanta todo. [Nota del 2016]

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

volviera a repetirse, tal como ha ocurrido. Desde fines de los 80 y hasta hoy, lo mismo que Ravines, AGR terminó abandonando a Mariátegui, sin dar al Partido ninguna explicación. Algunas de las posiciones que sustentan este abandono han salido en un debate público, desde junio del

2010 37 .

Pero lo ocurrido en los años 30 pertenece a un tiempo en que un Partido Comunista no era sino casi oficialmente en el sentido más tajanteuna Sección de la Internacional, y a los dirigentes no le quedaba otra alternativa que someterse a lo que se decidía en otras instancias y fuera de sus países, aunque fuese contra la realidad.

Desde el presidente Mao, sin embargo, asumimos que todo Partido Comunista es quien responde del destino de su revolución. Recordemos lo que sostuviera Mao, a propósito de que el cc. Stalin llevara a errar a los comunistas chinos: que muchos consejos pueden darnos, pero somos nosotros los que tenemos que decidir, porque somos quienes respondemos. Mariátegui, independientemente del presidente Mao, ya había tomado ese correcto camino: El de responder por el destino de nuestra revolución, y de que esta no sería «ni calco ni copia, sino creación heroica.»

Es oportuno resaltar que sin este espíritu intrépido habría sido imposible el repliegue de 1927 que realizó Mao Tse-tung y el Ejército Rojo a Yenán a través de la Gran Marcha. Porque

37 Saltó el problema con la «marcha con banderas rojas» en la UNMSM, donde fueron a «desenmascarar» que se pretendiera «levantar a JCM», «contraponiéndolo con el pensamiento Gonzalo». Con esa acción destruyeron el trabajo que venía de tiempo atrás. ¿Quiénes enviaron a perpetrarla a través de MHijas y un grupúsculo del Movadef? Fueron, sin duda, AGR y EYR. La apreciación de que ello generó la destrucción de un trabajo de años y que provocó una regresión grave en el movimiento universitario, es compartido por muchos activistas que participaron en esa labor unificadora desde hacía mucho tiempo atrás.

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

fue afirmar el camino de cercar las ciudades desde el campo, deslindando con la derecha por los reveses cosechados. Saludamos la victoria del 1º de octubre de 1949, la conquista del poder para la clase y el pueblo chino y el establecimiento de la república, cuyo LXIV° Aniversario celebramos.

No había entonces razón, en ese caso si se seguía a Mao y a Mariátegui y no a oscuros propósitosrepetir la misma acción de Ravines de abandonar a Mariátegui, que llevaría a «desmariateguizar» su Partido y los graves errores en línea que se desprendían de aquel abandono. Sumado al hecho, en buena cuenta, de copiar dogmáticamente y con cartabón, las condiciones de otras revoluciones e imponerlas a rajatabla bajo el supuesto de que se trataban de las mismas «leyes universales». Una de las razones por las cuales existe la Fracción Proletaria en forja, es que la fracción de AGR y EYR, hoy ya camarilla revisionista 38 , ha abandonado a Mariátegui, siguiendo el rumbo del renegado Eudocio Ravines

El hito fundador del socialismo en el Perú Mariátegui y su pensamiento, el pensamiento de Mariátegui, sigue en pie y en lo más alto. Pensamos que primero debe ser reivindicado y retomado. Debe mostrarse a la clase y al pueblo todo el valor y vigencia de su obra práctica y teórica. Y, por cierto, continuarla, esto es poner nuestro grano de arena en aras de desarrollarla 39 .

38 Aquí ya se ha cambiado aquello de grupo hegemónico de derecha. Así lo caracterizábamos en el 2013, pero fue variando a medida que nuestro estudio, investigación y polémica, avanzaba. [Nota del 2016]

39 Se ha omitido ya en definitiva esta parte donde se consideraban dos hitos, cuyo segundo capítulo o continuación era el ‘pensamiento Gonzalo’. Y la explicación es simple: se ha clarificado de manera suficiente que tal ‘pensamiento’, por su deriva revisionista, capituladora y escisionista, no califica para tan honrosa ubicación en la historia del pensamiento marxista en el Perú. [Nota del 2016]

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

II. LA RECONSTITUCIÓN Y LA LUCHA ARMADA. MARIÁTEGUI Y GONZALO.

1. Mariátegui, su prestigio continental.

La reivindicación de Mariátegui no empieza con AGR en los años 60, debido a que en el Perú fuera visto como un simple intelectual y periodista. Esto lo repiten muchos cc., porque, en efecto, no conocen de Mariátegui. Tienen un Mariátegui bajo el filtro de Abimael Guzmán. Citemos algunos hechos. En el prólogo a Poemas a Mariátegui (1959), escribe Pablo Neruda.

«Él desde su ausencia acude, acude siempre. Porque está vivo. Resplandece detrás de las antiguas piedras peruanas,

camina por vías y carreteras, sube por los andamios, continúa su pensamiento. En el juego de la vida y la muerte Mariátegui

o cruz de la vida. Otros,

vociferantes, inauditos, son vividores, pero no vivientes. Él,

de sus propias, dolorosas células construyó tanto que lo que hacemos y haremos tiene en él sus cimientos. Fue un examinador que enseñaba, fue un maestro que metió las manos en la tarea y en el hombre para amalgamarlos y encaminarlos en la historia»

sacó no por azarla cara

El poeta peruano, Luis Nieto, en el mismo poemario:

«Ardió su leño fraternal, clamó su lágrima,

exactamente como para enseñarte

el símbolo que increpa y que levanta,

esa escritura que despierta a los pobres

y les enseña el evangelio que enfurece los puños».

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

Y lo que dice Jorge Falcón, un revolucionario proletario, en el prólogo a ‘Defensa del marxismo’ (1959).

«Tan lejos del sectarismo ‘izquierdista’ como del revisionismo ‘derechista’, mucho antes de escribir ‘Defensa del marxismo’, José Carlos Mariátegui se pronunció contra el reformismo y cualquier otra forma oblicua de entender el marxismo. En una de sus primeras conferencias en la ‘universidad popular’, analizando diversos intentos de deformación del marxismo y de inoculación en éste del subjetivismo del pensamiento burgués y pequeño burgués, llamando a los obreros a cuidarse de no ser desviados por el confusionismo, se definió adherido al contenido revolucionario del marxismo. Esto es, por una correcta interpretación materialista de la realidad objetiva»

Mariátegui es, por tanto, si sólo hablamos de los años 50 e inicios de los 60 una figura marxista de dimensión continental, y apreciado y defendido ideológica y políticamente en su patria y fuera de ella, pasando por encima del abandono y negación de los años 30 y 40. El problema fue que el camino de Mariátegui y las tareas políticas revolucionarias al renunciarse a su pensamiento y a su línea, habían sido abandonados por el revisionismo en el Partido. En los años 50, en el Partido en que se formó AGR, Mariátegui ya había sido echado al traste.

Desde el revisionismo de Del Prado se reduce a Mariátegui a romerías, castrando su filo revolucionario, mientras se continúa la tradición electorera inaugurada desde los tiempos de la «alanza de clases», en el contexto de la II Guerra Mundial y el Frente Antifascista. Tampoco se le podía decir que era un revisionismo «contrarrevolucionario» como lo tipificaba AGR en su clásico extremismo pequeño burgués. Sostenía, por ejemplo, buscando diferenciar las formas de celebrar a

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

Mariátegui, que ellos los revisionistascelebraban «contrarrevolucionariamente» a Mariátegui. 40

40 Bandera Roja Nº 30, Marzo-Abril 1967. «Acabemos con la santificación contrarrevolucionaria». Se refiere a las romerías que realizaba el revisionismo del PCP-Unidad. Ahí proclama que van a realizar la verdadera y revolucionaria celebración no de su muerte sino de su nacimiento. ¿Dónde está hoy esa celebración? La respuesta está justamente en aquellos orígenes del ‘pensamiento Gonzalo’: Cfr. Bandera Roja Nº 19 de abril de 1966:«El último paso dado en el Pleno, por tanto, no puede ser otra cosa que muestra palmaria de la firme decisión de perseverar, pese a quien le pese, en el luminoso y justo camino de José Carlos Mariátegui; indudablemente, los pasos que nuestro Partido está dando son consecuencia necesaria de haber vuelto a afincarnos firme y decididamente en el camino que abrió nuestro maestro y fundador, a él, a su preclaro pensamiento, a su lucha y a su ejemplo debemos acudir para retomar en sus fuentes mismas el impulso de desarrollo y superación de nuestro P.C.P [subraya nuestra]». Ahí se ve el ensalzamiento de Mariátegui a la vez que AGR desliza bajo cuerda aquello de «desarrollo y superación», obviamente del pensamiento de Mariátegui. Por 1969, en una conferencia en la Universidad de Huamanga, AGR zafa otra vez el cuerpo buscando escamotear su objetivo diciendo: «No me cuento entre los superadores…». Pero ya lo había dicho tres años antes, desvelando sus intenciones. Hoy merece especial atención, en cambio, el documento Retomemos a Mariátegui y reconstituyamos su Partido (1975), un trabajo más orgánico y científico, y que según testimonios recogidos de dirigentes de aquella época, le cupo a la cc. Norah un importante papel en su sistematización y elaboración, así como al CETIM (Centro de Trabajo Intelectual Mariátegui), en el que militaban los intelectuales revolucionarios que luego romperán con AGR por discrepancias sobre condiciones para ILA 80 y sobre el pensamiento de Mariátegui. El documento empieza afirmando categóricamente: «I. LA LUCHA DE CLASES GENERÓ EL PENSAMIENTO DE MARIATEGUI. El Pensamiento de Mariátegui, expresión política de la clase obrera peruana, se forjó y desarrolló en la lucha de clases y no al margen de ella; así, para comprenderlo debe ligársele necesariamente a las luchas internacionales y de nuestro país». Nótese que a lo largo del extenso documento no se habla de «superación y desarrollo» del pensamiento de Mariátegui, que AGR sí había proclamado desde 1966. Claro que el pensamiento de Mariátegui necesitaba desarrollarse: esto es, actualizar tópicos, ver cambios en la realidad peruana, las nuevas investigaciones en ciencias sociales, etc. AGR irá por la «superación» en el sentido de dejar atrás, de tergiversar, de revisar y finalmente negar y abandonar. Y, una cosa muy clara en Retomemos…, es que se aprecian posiciones mucho más afincadas en el Amauta, en sus usos y su lenguaje. Citemos como prueba:

«Finalmente, hablando de los hombres considera que son lo más preciado que hay

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

AGR confundía creemoslo que ocurría en el Perú con lo que ocurría en esos momentos en China, donde el revisionismo era sinónimo de restauración capitalista y acción contrarrevolucionaria, que urdió incluso un complot para asesinar al Presidente Mao y que perpetró la represión de las masas obreras. Este enfoque de Guzmán, totalmente fuera de nuestra realidad, marcará tempranamente su claro dogmatismo y sus desviaciones. Ellas se irán agravando en la elaboración de las políticas específicas a lo largo de la lucha armada, de cuyas consecuencias y resultados finales ahora busca tomar distancia.

Pero este revisionismo de Del Prado profundiza su degeneración y los marxistas, los comunistas de la generación de AGR, y sobre todo de la fracción que encabeza, aparecerán desde los años 60 ―al lado de otras vertientes de revolucionarios― como una versión del marxismo más entregada, viva y consecuente. Veamos lo que dice Arguedas por el año 1967:

«Existe el comunista moscovita, junto al cual me formé en mi juventud y que devino conservador, dirigido por individuos profesionales, corrompidos hasta el tuétano, casi todos; existen unas cinco ramas del trotskismo y unas tres del comunismo castro-chinista [una versión todavía no

sobre la tierra y lo principal en todo proceso económico, y que agrupados en multitudes, en masas, son la gran fuerza de la historia» ¿Por qué AGR en su escrito amenazante ¿Está en marcha la escisión? (Agosto, 2012), ataca la posición de ‘multitudes’ que los intelectuales de Viejo Topo, asumen como equivalente a masas, tal como lo hace Mariátegui? Muy simple: porque AGR no conoce a Mariátegui, porque no lo ha asimilado, y porque simplemente lo ha usado para sus fines. Por contraparte, en el Partido sí había consecuentes m-l-m, pensamiento de Mariátegui, empezando por Norah, que contribuyeron decisivamente a esa sistematización. Ese es el origen y aspectos del proceso seguido por la actual revisión y negación del pensamiento de Mariátegui, una de las causas esenciales de los descalabros provocados por AGR y su ‘pensamiento Gonzalo’ a la revolución peruana.

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

completamente bien definida y adaptada de estas nuevas corrientes, que ha logrado renovar la izquierda en el Perú 41

Tres fuerzas en el Perú, que se disputan la hegemonía de la izquierda y del movimiento obrero y popular: el revisionismo de Del Prado, Vanguardia Revolucionaria y los maoístas en plena lucha fraccional. Es una ebullición previa al desencadenamiento de 1980, y cuando había sido derrotada la guerrilla del 65 del MIR. Debemos dejar claro que la fracción de AGR no desarrolló o, en todo caso, no llegó a desarrollar un trabajo de masas de alcance nacional ni en la clase obrera ni en el movimiento campesino, antes del inicio de la lucha armada 42 .

La lucha por la gratuidad de la enseñanza de 1969 en Ayacucho que es una lucha que involucra al campesinado y masas urbanas, una lucha masiva y heroica, que fue sangrientamente reprimida, no sería atribuible sólo a la fracción de AGR, según testimonio de un componente de la fracción que nosotros llamamos «14 de junio 43 » y otros

41 Citado por Alberto Flores Galindo en Arguedas y la utopía andina. Valdría la pena evaluar dónde fue a parar la militancia y dirigentes que se formaron en aquella época. Arguedas habla de dirigentes corrompidos bajo una formación venida de Rusia. ¿No llegó a ser AGR uno de aquellos o alguien que se formó bajo su influencia? ¿No se estaba usando a la gran figura de Stalin y el inmenso prestigio del socialismo, para poner a cubierta ese tipo de formación burocrática y corrompida? ¿No era Guzmán un estaliniano uno formado en esos contextos que Arguedas describea rajatabla? Iván Degregori deslizó en diversos textos acerca de ese peculiar profesionalismo militante, que ya anunciaba el tipo de dirigente que sería Guzmán. Habla del «apparátchik stalinano», lo que equivaldría a funcionario sin escrúpulos y sin límites morales. Este ángulo de investigación merece desarrollarse. Una vez más AGR a años luz de Mao y de Mariátegui. [Nota del 2016]

42 Un ex militante obrero de los años 80, que participó en la Lucha Armada, sostiene que siempre el trabajo del Partido en la clase obrera fue «ínfimo». El propio AGR confiesa que se podía contar con los dedos de las manos a quienes iniciaron la rebelión.

43 Entrevista en profundidad a Montañés, 2009.

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

testimonios. Es más, Guzmán habría sido opuesto al desarrollo del Frente de Defensa del Pueblo de Ayacucho, en tanto que él preconizaba el desarrollo de los «Organismos Generados». El propio AGR reconoce en su discurso ILA, que la Lucha Armada iniciará casi «sin retaguardia», similar al repliegue de 1927 en China, luego de la pérdida de casi todas las fuerzas partidarias.

¿Y no era el PCP un «Partido reconstituido» sobre todo en el campo 44 ? En efecto hay un trabajo de masas centrado en Ayacucho, al que se agrega el desplazamiento de cuadros y militantes, previo a ILA 80; un trabajo de masas que a la larga se mostrará insuficiente y frágil. Hoy, por ejemplo, sabemos

44 Esto da asidero a la crítica de que, lejos de sustentarse en las masas campesinas y la ligazón de AGR con ellas, se procedió al traslado de cuadros y militantes que conocían poco de las masas andinas, su idioma, sus costumbres, etc. Por supuesto, AGR evitó trasladarse al campo en 12 años de guerra. El antropólogo Rodrigo Montoya ―A quienes los maoístas criticaron siempre― apunta lo siguiente respecto al PCP-SL y su ligazón al movimiento campesino: «[AGR] Vivió entre quince y veinte años en la ciudad de Huamanga y en la universidad llegó a ocupar el cargo de director de personal, un puesto clave para decidir a qué profesores y empleados contratar, nombrar o excluir. En todo ese tiempo AG consagró su trabajo a formar militantes para su partido a partir del núcleo de profesores y estudiantes de la universidad. No le conocemos estudio alguno sobre la realidad ayacuchana y peruana. En todo este tiempo habría podido aprender quechua y conocer a fondo la cuestión indígena. Marx, Engels, Lenin y Mao TseTung, escribieron decenas de millares de páginas para entender lo que era el modo de producción capitalista, su formación histórica y las tendencias de su desarrollo, la naturaleza del Estado, el qué hacer contra el Estado, la formación de la clase obrera, sus posibilidades, la necesidad de una alianza con los campesinos y muchos textos más sobre estrategia y táctica política y militar. Díaz Martínez, un ingeniero agrónomo egresado de La Molina y compañero de AG escribió un pequeño libro Ayacucho: Hambre y esperanza que es un estudio importante que revela su interés por ver la realidad y su sensibilidad frente a la dolorosa realidad de la pobreza ayacuchana de entonces. Una breve tesis de bachillerato de antropología de Osmán Morote sobre haciendas y comunidades en el norte de Ayacucho es un texto apenas conocido. En estas breves líneas se cierra el recuento bibliográfico de los senderistas. En términos de producción académica e intelectual, la pretensión de comparar a AG con los clásicos del marxismo no tiene sentido alguno». [Las negritas son nuestras] [Nota del 2014].

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

que el trabajo de Apurímac durante la guerra, no fue otro que el que realizó Vanguardia Revolucionaria a través de Julio César Mezzich y otros dirigentes, y que el Partido lo capitalizó luego como suyo. AGR vaticinó, como una de las proyecciones del Inicio de la Lucha Armada, que ésta se entroncaría con un nuevo ascenso de la lucha de las masas populares, y esto no ocurrió. No debemos olvidar y esta es la posición de AGRque si hay un problema central que ocasionó el fracaso de la guerrilla del MIR, fue el de haberse levantado a destiempo, cuando declinaba una oleada de la lucha por la tierra.

El trabajo campesino de envergadura nacional quedó por aquellos años, en todo caso, en otras organizaciones, a las que AGR descalificaba a rajatabla. Y respecto a las grandes movilizaciones de 1977, sobre todo de la clase obrera, las organizaron otras fuerzas. La participación de la fracción de AGR fue minúscula y, por lo menos, discrepante con esas luchas; aunque con el tiempo AGR y EYR buscarán acomodarse y declarar en el estilo de siempre, « ¡Nunca

estuvimos en contra! 45 ».

Así, en los años 60 en medio de una gran ola revolucionaria en el mundo, lo que se va a debatir intensamente en el Perú es la línea ideológica y política que deberá seguir la revolución peruana, y ahí la figura y el pensamiento de Mariátegui reemergen y se convierten en el centro de la polémica. Por ello contra aquel se concentra el ataque y negación, sobre todo desde la intelectualidad pequeño-burguesa, radicalizada, vinculada a Vanguardia Revolucionaria o la Nueva Izquierda. La fuerza teórica de Mariátegui y su prestigio ―hoy lo

45 En Desarrollar la creciente protesta popular, no se acepta que en ese movimiento de masas exista el elemento consciente que no sea, por supuesto, el de la fracción de AGR. Se dice que son las condiciones objetivaslo que crea el descontento, a fin de negar el papel de esa izquierda en esas grandes movilizaciones. Y no fue aislado ese proceder; también en el campo eran opuestos y se oponían a las tomas de tierras. Contraponían las luchas reivindicativas con la lucha por el poder.

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

entendemos con toda claridad―, lleva a que AGR se aúpe a esa poderosa tendencia que volvía a instalarse en el movimiento comunista peruano.

2. El debate sobre el mundo andino. Mariátegui y Mao.

El punto central que marcará el debate de los 60, el problema de la vigencia de Mariátegui, es el problema de la tierra y el mundo andino.

En Arguedas como antes en Luis Valcárcel 46 está la visión de un mundo, una cultura y las raíces de una civilización propia antiquísima, cuya forma más nítida e históricamente reciente fue el Inkario 47 aplastada, negada, humillada. Y la necesidad de una gran rebelión. En efecto, esa rebelión anidaba en lo profundo de nuestro pueblo, sobre todo en el campesinado andino; pero a su vez en las masas más pobres que llegaron a las ciudades ya convertidos en asalariados, ambulantes, desocupados o subocupados, y que poblaron los cinturones industriales y las barriadas, pero sin olvidar sus raíces. Y anidaba también esa rebelión en esa intelectualidad que, golpeada por el sistema que los desprecia y oprime, aprendió sobre todo desde Mariátegui a sentir por esas masas profundas de los Andes y de todo nuestro pueblo 48 .

46 Recuérdese el propio título de su obra: Tempestad en los Andes. 47 Nuestra comprensión de la profundidad de esta perspectiva ha sido estimulada por el debate latinoamericano actual. En él Mariátegui ha sido, una vez más, el punto de partida. Los nuevos estudios, sin embargo, colocan nuestro origen y matriz no sólo en el Ande: El descubrimiento de Caral lo señala. Pero eso no niega que buena parte de la herencia cultural y civilizatoria se ha conservado sobre todo en las serranías, en una suerte de resistencia de siglos. Hoy sabemos que la historia civilizatoria del Perú, se extiende más allá de los 50 siglos y ha corrido paralela a las grandes civilizaciones universales como la de Mesopotamia y Egipto. [Nota del 2016]

48 Un testimonio del periodista César Hildebrandt, en los 100 años de José María Arguedas dice: «Arguedas me cambió mi mirada del Perú. Hay escritores que a uno lo hacen gozar, con Arguedas uno cambia para siempre». Algo similar dice el editor y

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

Arguedas concluye su gran obra literaria, Todas las sangres (1965), con el anuncio del advenimiento de una tormenta revolucionaria 49 . Configuran a nuestro país tantas vertientes y razas, pero no logran amalgamarse, están en conflicto. La existencia de clases sociales da base a ese enfrentamiento, pero no solamente ellas. Arguedas reclama un lugar protagónico del mundo andino, su cultura y civilización y destaca sus valores profundos y vivos. Pero Arguedas entenderá que no sólo los de arriba están de espaldas a este Perú profundo que él busca mostrar, recuperar y reivindicar. En un evento académico de ese mismo año 1965 para enjuiciar su novela, verá que intelectuales connotados de izquierda 50 le atacarán de tener una visión quietista de la evolución del Perú, que ya el Perú se adentraba a una «cholificación» y a una suerte de camino irreversible hacia lo occidental. Un país donde ya no se podía hablar del indio sino de campesinos 51 , que hablar de todas las sangres era proclamar un mensaje reformista, entre otras afirmaciones que han sido desmentidas por el tiempo 52 .

Para Mariátegui el Ande como sociedad y cultura y en cuanto constituyen los vestigios vivos de una gran civilización, pese a los siglos de opresión y de exterminio,

escritor Abelardo Oquendo. Desde las luchas de la Selva peruana de fines del siglo XX e inicios del XXI, nuestra noción de pueblo y de cultura se ha ampliado y enriquecido, pero siempre bajo esta idea de un pueblo que necesita armonizar todas sus distintas savias histórico-culturales. Cosa que el dominio y la opresión impiden trágicamente. Ese es el gran mensaje de Arguedas plenamente válido.

49 La novela, cuyas escenas finales muestran la muerte del héroe obrero de extracción andina, Rendón Willka, termina con un potente sonido que emerge de lo hondo de la Tierra.

50 Henri Favre (francés), Aníbal Quijano, Sebastián Salazar Bondy, entre otros. El único que le comprendió y respaldó fue el eminente crítico literario, Alberto Escobar.

51 Nótese que, justamente, en este error cae flagrantemente AGR y su ‘pensamiento Gonzalo’.

52 ¿He vivido en vano? Mesa Redonda sobre Todas las sangres 23 de junio de 1965. IEP. 1985.

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

no sólo no había podido ser desaparecido, sino que seguía siendo un mundo con suficientes energías revolucionarias para ser volcado a un plan y a un programa. Él había sabido verlo, a contracorriente de las posiciones oficiales de la Conferencia de Buenos Aires (1928), orientada por los planteamientos de la III Internacional. Esta poderosa visión, plenamente compartida por Arguedas es la que vuelve hoy, con adicionales elementos científicos y en medio de la crisis de la sociedad y la civilización capitalista. Mariátegui y Arguedas por esa razón, están más vivos que nunca 53 .

53 Es significativo que AGR reafirme hoy sus posiciones antimariátegui y al mismo tiempo sea incapaz de ver el pujante movimiento actual que reivindica y reconoce a otras civilizaciones, en medio de la crisis de la sociedad capitalista y de la civilización occidental. En un material de agosto 2012, donde establece una serie de pautas al Movadef, AGR reafirma sus erradas posiciones, no sin antes volver a deslizar aquello de «populismo», que se le endilgara a Mariátegui por los funcionarios dogmáticos de Moscú, bajo cuya influencia se formó AGR. Por otra parte, AGR se apoya en Odría para decir que tal gobernante resolvió y zanjó el debate acerca de que «todos somos mestizos». El revisionista Del Prado y el hoy revisionista Guzmán se emparentan y reconcilian al ampararse en Odría. Del Prado llamaba a Odría el «Stalin Peruano», AGR está en lo mismo, como se comprueba aquí: «Hoy día el imperialismo dice que la nación se reduce a cultura, a identidad étnica, a cosmovisión, nosotros planteamos que la nación peruana estuvo en proceso de formación cuando entramos al siglo XX y avanzamos en resolver lo que planteó Mariátegui. El Perú no tiene multitud de nacionalidades, ya no es nación en formación, ha avanzado en el proceso de la guerra a unirse, que falta desarrollar, sí, pero ya no es nación en formación, hemos servido a integrar la nación. Según el c. Stalin la formación económica forma la nación, antes había economía de ciudad y del interior pero ahora el capitalismo se ha encargado de resolver esto, la feudalidad está muy rezagada, una sola economía, una sola política, es decir un solo sistema estatal con su organización, etc., una sola lengua. En cuanto a las razas y cultura, desde Odría se dice somos mestizos y se acabó el debate, una sola constitución, el mestizaje, todos somos mestizos. Los de Huancayo no dicen soy huanca, dicen soy peruano, ahora se están integrando las culturas federadas nativas, hasta ellas ya se han integrado.» Aparte del vulgar y chato economicismo del ‘pensamiento Gonzalo’, bastaría tomar el punto de «una sola lengua». Veamos la denuncia y crítica del antropólogo Rodrigo Montoya acerca de la guerra interna, del ‘pensamiento Gonzalo’ y de aquella ‘integración’:«AG no vio indígenas quechuas en Ayacucho, sólo campesinos pobres, medios y ricos como en los manuales de Mao sobre el campo chino. Como buen marxista europeo céntrico estaba convencido de

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

Mao, de manera innovadora y a contracorriente de las disposiciones de la III Internacional 54 , preconizaba el papel

modernizar a los campesinos, de enseñarles el castellano y la cultura moderna como propusieron los indigenistas mexicanos y peruanos. Con esas ideas, las columnas senderistas acabaron con el proyecto de Educación Bilingüe de San Marcos en Quinua y dieron un plazo de 24 horas para que el equipo de Educación Intercultural bilingüe del CAAAP abandone la comunidad asháninka donde trabajaba. El etnocidio de indígenas quechuas y asháninkas no habría sido posible si los senderistas hubieran tomado como suyas las ideas de Mariátegui y si por su propia cuenta hubieran considerado a los pueblos indígenas como sujetos culturales, lingüísticos, políticos, como naciones y patrias con todos los derechos en el territorio peruano». (Negritas y cursivas son nuestras). Este debate sobre la nacionalidad no ha concluido, está abierto. España, se entiende, una nación ya formada, con su mercado capitalista único, y su Estado único, lengua española única, o sea, todo único en el gran deseo de AGR, no ha dejado de ser un país con una diversidad de naciones y culturas: la catalana, la vasca, la gallega, cada una con su lengua particular que esos pueblos mantienen y preservan y que han conquistado el derecho a educarse primero en su lengua. Ese avance en modo alguno retrocesoles ha costado sangre y no está del todo zanjado porque la sociedad burguesa no pudo zanjarlo ni pudo acabar con el debate. No es que el capitalismo las integra en armoniosa unidad como aspira Guzmán, en su defensa y adoración una vez más del capitalismosino que por el contrario, las asfixia e impide su existencia; y estas culturas, pueblos o naciones, resisten. Sin duda la práctica ha refutado a AGR y su ‘pensamiento Gonzalo’. Sus tesis, aplicando a rajatabla a Stalin en el tema de la nacionalidad y suprimiendo a Mariátegui en tanto negaba la integralidad de los sujetos sociales y culturales andinos, han sido parte inobjetable de las causas del desastre cosechado por la guerra popular, y origen de sus desvaríos actuales. Y en cuanto a las acciones militaristas que impulsó para ‘integrar’; eso en modo alguno, ha unido el país sino que ha provocado graves heridas y el desprestigio de la revolución debido a su línea burguesa, a su línea oportunista de ‘izquierda’, al golpear a esas masas e ‘integrarlas’ a sangre y fuego. Lo que ha servido, en buena cuenta su proceder ultrista, ha sido a despejar cruentamente el camino para que el capitalismo y el imperialismo avancen y arrasen a esas masas, esas culturas, esas civilizaciones. Es más, creemos que su línea oportunista de ‘izquierda’ en tanto burguesía en las filas del proletariadofue expresión y punta de lanza de aquellas: de la gran burguesía e imperialismo. Hoy mismo AGR y su ‘pensamiento Gonzalo’, esta vez a través de su línea revisionista, su línea de capitulación y escisión, sigue en rumbo antipueblo al oponerse y condenar la lucha campesina, que a su vez reivindica su cultura, sus recursos y su hábitat. 54 Saturnino Paredes discute esto en un texto donde sostiene que Stalin había planteado las tesis sobre el papel del campesinado, no Mao; pero soslaya las tesis de

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

altamente revolucionario del campesinado y el rol de la clase obrera como su vanguardia. El pensamiento de Mariátegui, en su caso, une el concepto de clase social campesina, a la idea de raza, cultura y civilización, como potentes factores de combate, en una revolución dirigida por el proletariado 55 .

3. Intelectuales y Mariátegui. Cuestionamiento de su pensamiento y camino. El debate y cómo verlo hoy.

Para poder instalar su visión no marxista, o supuestamente discrepante del «marxismo europeo», aquella Nueva Izquierda, Vanguardia Revolucionaria entre ellos, tiene que sacarse del medio a Mariátegui, un «marxista convicto y confeso», un marxista-leninista prestigioso y arraigado en las masas.

Configuraron Vanguardia Revolucionaria, componentes del ex MIR ―de raíz aprista―, miembros del trotskismo, gente que

Lenin sobre los pueblos coloniales y semicoloniales planteadas en la III Internacional. A ellas se atienen tanto Mao como Mariátegui. 55 Cf. Las tesis sobre el problema de las razas en Ideología y política. Pág, 21-46. Y, véase la apreciación de estudiosos como Jorge Lora Cam, que reconoce este aporte del Amauta y la necesidad de profundizar en ello. Y Cf. El debate para recordar y discutir sobre ese evento realizado cuarenta años atrás, en especial las intervenciones de: Jorge Rochabrún, Rodrigo Montoya y Edmundo Murrugarra. Murrugarra ironiza sobre marxismo-leninismo, por ejemplo, describe que la herencia colectivista se aprecia en mercados como Unicachi: «ahí está la comunidad», afirma (Se entiende, que esto es así en la medida que la lucha por el socialismo ha perdido transitoriamente terreno). Habla también sobre cultura y civilización peruana en un sentido de actualidad. Pero ¿Es sincera o una manera de sumarse a la manera de una moda que otorga dividendos y auditorios internacionales? También Hernando de Soto buscó interpretar capitalistamente las iniciativas de las barriadas. Para él constituían expresión de los emprendimientos y solución de servicios por parte de la gente, lo que generaban pequeña propiedad (sus viviendas, sus terrenos), para hacerlos sujetos de crédito y «pequeños empresarios». Murrugarra es quien sostiene que los revolucionarios soslayan el mercado, que deben reivindicar el «mercado». No aclara si el mercado en general o del mercado capitalista.

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

viene del cubanismo, del guevarismo. Y pone en marcha una operación intelectual que tiene como sus atacantes, sobre todo a Carlos Iván Degregori, Carlos Tapia y Alberto Flores Galindo. Se trata de una intelectualidad que sienta sus reales en multitud de centros de investigación y fundaciones, abastecidas de capital europeo, sobre todo de la socialdemocracia. Es lo que hoy serían las ONG. No es que fuesen reaccionarios a más no poder o que sus investigaciones no valieran para nada. Era simplemente la pequeña burguesía radicalizada pretendiendo dirigir o dar luces intelectuales a la revolución 56 . Buscando sacar ventaja, cree lícito y no contraproducente por lo menos en los más ingenuos, ampararse en el capital foráneo que viene envuelto en un manto de mecenazgo que respalda la investigación y el apoyo de la inteligencia. Pero a esta intelectualidad que ya transitaba sobre la cornisa sólo se le podía derrotar con armas teóricas y

56 Jorge Lora Cam tiene esta apreciación: «Un sector representativo de la intelectualidad provinciana de izquierda, parte de las olvidadas clases medias le ofrece al pueblo desencadenar una guerra de liberación, otro sector limeño y criollo ilustrado, hijos de una oligarquía en bancarrota y sus seguidores pequeño burgueses, defenderá al Estado, al sistema, respondiendo a la protección de su participación al frente de las ONG y en cargos estatales. Utilizaran sus relaciones con el movimiento popular para organizar la contrainsurgencia en la sociedad civil a través de una política de ofrecer sobrevivencia a través de los comedores populares, el vaso de leche, etc. a cambio de aceptar ser parte de redes clientelares y prebendalistas, las rondas campesinas son su más grande perversión. Es la otra izquierda en descomposición que ya desde antes se había colocado en las estructuras del poder». Creemos que el estudioso realiza inconvenientes generalizaciones y no ve las contradicciones al interior de esa izquierda. Que así como la vía armada era una opción y fue la más correcta; lo fue también, en tanto solución posible, la participación política para acumulación de fuerzas. Divergentes frente a una coyuntura compleja, sin embargo, quienes desde la izquierda tenían una convicción sincera por la revolución, y la guerrilla en avance, tenían que encontrarse. Y eso no se dio porque la guerrilla terminó hundida en el ‘izquierdismo’ por responsabilidad de AGR y su ‘pensamiento Gonzalo’. Y, por su parte, el ala reformista de esa izquierda, terminó ganando posiciones e imponiéndose.

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

con una correcta política de frente único, a fin de ganarlas para la revolución o en todo caso neutralizarlas.

Mariátegui para ellos era, en términos generales, un intelectual. No un intelectual revolucionario y menos un dirigente político proletario eso lo reconocerá muy tardíamente Flores Galindo, y desde ahí mismo su definitivo distanciamiento incluso emocional. Era un simple periodista. No era marxista porque habla de Sorel, de D’anunzio, según afirman, sino un heterodoxo; y menos un marxista-leninista. No fundó ningún Partido Comunista, sólo el Partido Socialista. Tenía un pensamiento muy disperso, muy amplio; que predicaba el espontaneísmo y el voluntarismo, etc. En todo caso, a lo más era el fundador del «socialismo peruano», que hizo de Marx y para sus fines un «uso» 57 , en el peor sentido del término.

Habría que remitirnos a lo que afirma Mariátegui sobre ciertos intelectuales en su ‘Defensa del marxismo’. Ante ello, todos quienes pretendían pasar por encima de su figura histórica, obviamente tenían que saltar de sus escritorios. Dice Mariátegui:

«Repudian a la burguesía, pero no se deciden a marchar al lado del proletariado. En el fondo de su actitud se agita un desesperado egocentrismo. Los intelectuales querrían sustituir al marxismo, demasiado técnico para unos, demasiado materialista para otros, con una teoría propia. Un literato, más o menos ausente de la historia, más o menos extraño a la Revolución en acto, se imagina suficientemente inspirado para suministrar a las masas una nueva concepción de la sociedad y la política. Como las masas no le abren inmediatamente un crédito bastante largo, y prefieren continuar, sin esperar el taumatúrgico descubrimiento, el

57 Esta afirmación está incluso en: La agonía de Mariátegui, de Alberto Flores Galindo, publicada en 1980 por Desco.

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

método marxista-leninista, el literato se disgusta del socialismo y del proletariado, de una doctrina y una clase que apenas conoce y a las que se acerca con todos los prejuicios de universidad, de cenáculo o de café»

Están estos intelectuales, sin duda, errados al pretender la revolución sin el marxismo y licenciando a Mariátegui, aunque a veces se catalogaban como «marxistas» o que adoptaban el «método marxista». Pero es acertada, a pesar de lo fallido de

su punto de partida, su apreciación de que del 30 a los 60-70,

la sociedad peruana ha experimentado cambios. Y publican

mucho material científico en historia, economía y sociología.

Su investigación, en efecto acuciosa en datos, no alcanza ni por asomo la cima interpretativa que dio Mariátegui a su visión sobre nuestro Perú. Estaban equivocados, por ejemplo, al declarar liquidado el problema del mundo andino y el problema de la tierra antes, y sobre todo después, de las «reformas» de Velasco. Pero, en todo caso, se comprobará que,

la

sociedad peruana sobre todo después de Velasco no sería ya

la

misma.

Y

si las cosas no aparecían muy claras antes del régimen

velasquista 58 recordemos que VR aparece en 1965, a mitad

58 Aquí cabe señalar una referencia importante. En la conferencia de AGR en Huamanga Para entender a Mariátegui (1968) está esta apreciación en aras de desarrollar a Mariátegui: « ¿Cómo podríamos ver la economía peruana de 1968 a la luz del ensayo de 1928?» Pregunta necesaria, pertinente, pero no respondida en la década entera que Guzmán tuvo para estudiar la realidad peruana con el método marxista. Esto es, el de encontrar la verdad en los hechos, como enseñó Mao. Clave fue la evaluación del régimen de Velasco. Y ahí AGR no quiso ver los cambios operados que se venían impulsando desde décadas atrás. Esa ceguera partía de su errada comprensión del capitalismo en el Perú al que llamó, como Mao, «capitalismo burocrático». A diferencia de China, en el Perú el capitalismo no empezó con el Imperialismo; empezó mucho antes. Según Mariátegui el capitalismo en el Perú opera su «primera enérgica propulsión» en el período del guano y el salitre (1840- 1870). Esta tergiversación se abordará en otro momento. Pero, justamente, arranca

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

de los 70 es obvio que cuando el PCP, con AGR a la cabeza, llama a Retomar a Mariátegui y desarrollar su camino (1975), no podía repetirse a Mariátegui respecto a problemas de la definición de la sociedad peruana, como Guzmán lo hizo. Fue entonces que aquellos intelectuales rechazaron categóricamente las posiciones de AGR, y criticaron su dogmatismo. Ese documento, dicho sea de paso, merece ser vuelto a estudiar por las cosas valiosas que contiene, y porque respecto al pensamiento de Mariátegui, como ya lo hemos anotado, no necesariamente configura la posición de AGR.

El debate se planteó en los siguientes términos:1] había una simple evolución del capitalismo burocrático con su Ley agraria expropiatoria no Reforma Agraria, que refuerza la feudalidad y el latifundio, con lo cual el Estado devino terrateniente-burocrático, lo que agravaba las cosas y acrecentaba la necesidad de la lucha armada y de una guerra campesina: posición de AGR; o 2] existió una radical reforma agraria que descoyuntó al latifundismo, cumpliendo así todas las tareas democráticas pendientes, disolviendo al mundo andino (supuestamente retrógrado y primitivo) 59 y creando

de soslayar la investigación mariateguiana que en esta misma conferencia resalta y relieva por todo lo alto, pero que Guzmán no llegó a asimilar ni encarnar. [Nota del

2016]

59 Esta visión se comprueba aún ahora, 2014, en Julio Cotler en la polémica con Edmundo Murrugarra, a propósito de la Mesa Redonda en el IEP, sobre publicación de Todas las sangres, de JMA. Cotler sostiene que lo único ya rescatable de lo andino es que han devenido modernos empresarios como en Huancayo (Se parece a lo dicho por AGR en una cita anterior). Que no se puede idealizar el mundo andino, donde se practicaban sacrificios humanos y ponía a la mujer en segundo plano. Que no se puede demonizar a la modernidad capitalista, pues hay capitalismo bueno y capitalismo malo. Nótese que esta visión, que comparten Vargas Llosa y cierta vertiente burguesa ―y con la que confluye el ‘pensamiento Gonzalo’―sostiene que ya no tenemos una reserva cultural propia que esta ya murió arrasada por lo moderno, y sólo nos queda inscribirnos a la órbita occidental, a pesar de que ésta ha profundizado sus crisis. La realidad de la lucha campesina contra la expansión minera, les ha vuelto a estallar en el rostro: En el rostro de Julio Cotler, Vargas Llosa,

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

un escenario nuevo, favorable al ascenso de un movimiento de masas que llevó a que la dictadura entregara el poder, lo que abrió espacio a la actuación política para «acumular fuerzas», posición de estos intelectuales.

Estos intelectuales y el sector político de la izquierda al que pertenecían han variado en algo sus posiciones, aunque no necesariamente han hecho mea culpa de sus decisiones políticas frente a ese proceso, sobre todo en su actitud frente al gobierno de Velasco Alvarado 60 . Guzmán, en cambio, sin que ello desvirtúe que en efecto había condiciones objetivas para iniciar la lucha armada, además de una efervescencia para llevarla adelante, ha pasado a revisar algunas cuestiones sustanciales de sus planteamientos de esos tiempos. No es pues casual lo que han dicho de Hugo Chávez, a propósito de su muerte, y del Socialismo del Siglo XXI 61 .

Por ahora señalemos un dato clave. Para AGR, Mariátegui era vigente entre otras cosas porque el Perú, en lo fundamental, seguía siendo el mismo que estudió el Amauta en su tiempo. Mariátegui consideró, y no ha sido desmentido, que la población rural en su tiempo era del orden del 70-80%, muy similar a China y Rusia de los años previos a la revolución. Por eso habla de la población andina, como las «cuatro quintas partes» de nuestro país; y ello pese a que los datos estadísticos no eran tan abundantes como ahora.

Hernando de Soto, Abimael Guzmán Reinoso, etc. Rodrigo Montoya destaca de una manera muy apropiada en estos debates, esta savia de una cultura y de civilización que está viva. [Nota del 2014]

60 Le llamaron y algunos le siguen llamando, la revolución velasquista. El último es Hugo Neira, quien sostiene: «Quisimos hacer una revolución socialista y nos salió una revolución burguesa».

61 Afirman que «el pueblo venezolano sabrá seguir el camino trazado por su líder». O sea, avalan sin más y oportunistamente el Socialismo del siglo XXI.

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

Pero en 1980 la población rural era apenas del 35 %, según las estadísticas, las mismas que AGR y EYR hoy aceptan. Había, pues, cambiado el Perú. ¡Y recién lo admiten, más de tres décadas después, pero sin autocrítica! En los datos del INEI, fuente que AGR y EYR suelen consultar, la población urbana en 1980 era de 11 millones, esto es el 65%; y la población rural, de 6 millones, es decir el 35%. La sociedad peruana había cambiado.

Y en todo caso esos cambios demográficos, que expresan cambios en la estructura económica y en las clases, ya venían desde los 40-60, por el proceso del capitalismo ―denominado por AGR capitalismo burocrático―y por la lucha campesina y crisis del agro y del latifundio. 62

Impulsado sobre todo por la influencia de la revolución cubana, el imperialismo norteamericano establece desde fines de los años 60 orientaciones respecto a los riesgos que se ciernen en su patio trasero y sobre la explosiva madre del conflicto: el problema de la tierra y la lucha campesina. Pero, a la larga, será el factor interno el que defina, en tanto no éramos una sociedad colonial.

Así, tal proceso cristaliza, desde los intereses de la gran burguesía, en las políticas de los 60 y sobre todo con Velasco Alvarado, que apuntan contra los grandes latifundios y en función de impulsar su capitalismo. AGR interpreta que esa

62 Cf. La modernización y la migración interna en el Perú. Fernando Bértoli y Felipe Portocarrero. IEP. Agosto de 1968. Ahí sostienen con cifras estadísticas que esa drástica variación entre campo y ciudad se produjo entre 1940-1961. Y que, sin duda el factor modernización, llámese sobre todo la industrialización ―por supuesto propia de países como el nuestro―, fue el factor principal. A lo que se suma la crisis del agro. Ambos factores, como se sabe, son inseparables. La lógica capitalista, como enseñara Lenin, va provocando cambios en todos los órdenes de la economía nacional. Si en 1940 la población urbana era el 34%; en 1961 dio un salto al 64%.

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

profundización del capitalismo (burocrático) lleva a una simple evolución de la feudalidad subsistente y que esto implica un nuevo latifundismo feudal con la única diferencia de que es estatal. O sea que imprime más feudalidad y más gamonalismo. Obviamente estaba profundamente errado.

Debido a esta errada interpretación a la que estará atado incluso hacia 1989, afirmará justamente en el «I Congreso», que la población rural, campesina en el Perú era del orden del 60% y daba a entender que esa disminución que había sufrido era temporal, es decir que apuntaba a recuperarse hacia el 70%. Sostenemos esto porque la manera en que el PCP explicaba a las masas el carácter de la sociedad peruana y la situación de las clases sociales, en plena lucha armada, incluso a fines de los años 80, era que el campesinado en el Perú era el 70% de la población. Hoy podemos comprobar que era una elaboración fantasiosa para justificar su deforme visión del Perú, para acomodar la realidad a sus objetivos. Lo que inobjetablemente repercutirá en la lucha armada, porque significa llevarla a cabo en un escenario en el que los presupuestos teóricos estaban muy alejados de la realidad; más aún, la invertían.

Al revisar o remendar sus posiciones, en el aspecto demográfico por el 2010, AGR buscará variarla también en su contenido esencial. Reconocerá por el 2010 En Puntos de vista sobre la lucha puneñaque las leyes agrarias de Velasco «expandieron salario en el campo 63 » ¿No es algo sustancialmente distinto a lo que había sostenido décadas atrás? Porque sin duda, significa afirmar que más bien aconteció un despliegue del capitalismo, no la profundización del latifundismo y del gamonalismo, como había planteado antes. Revisa posiciones bajo cuerda y sin autocrítica, para

63 AGR. Sobre la lucha puneña. 2010

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

poder seguir proclamando que «el pensamiento Gonzalo no contiene errores » y que «el Partido nunca ha sido desmentido » .

Guzmán no podía pues convencer a una capa de intelectuales con formación sociológica, histórica y económica, de apreciable nivel, que quería la revolución con sus taras, limitaciones y riesgosas derivasy que traía datos verídicos, que él desechaba con gratuita arrogancia. Mariátegui no habría procedido así, de ninguna manera. Mariátegui, que contrastaba permanentemente sus planteamientos con la realidad dinámica, no sólo habría aceptado esas evidencias,

sino que habría sido el primero en plantearlas y darles una interpretación marxista para avanzar en la revolución y ganar

a la mayoría de lo más valioso de los intelectuales revolucionarios, progresistas o democráticos.

Este constituye hoy un tema de importancia para el Balance

de la guerra popular, visto en retrospectiva. Si bien este sector

intelectual no era marxista o vacilaba respecto al marxismo, podía avanzar porque le era ineludible la grandeza de Marx y del movimiento proletario mundial. Sus discrepancias habían aparecido o se habían acentuado sobre todo en el debate en torno a la figura de Stalin, y es parte de un debate internacional aún no resuelto y que algunos «maoístas» de ahora, pretenden pasar por alto, a pesar de que el propio Mao, señaló que debía tratarse en el presente siglo.

En la gran polémica entre marxismo y revisionismo, entre

Mao y Jruschov, el marxismo vuelve a recuperar terreno y gana simpatías internacionalmente a partir del maoísmo. Pero

en el Perú, el debate y la capacidad de los marxistas para unir

y convocar tienen el inconveniente de una labor repetitiva de

Mariátegui. La misma que estaba influida por una posición repetitiva de Mao, pues pretendía que la realidad peruana le obedeciera, al calcar las condiciones sociales en que la revolución democrática triunfó en China.

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

AGR, en consecuencia, jamás habría podido resolver aquellas serias observaciones y críticas realizadas a algunos de sus planteamientos fundamentales. En cuanto al problema de Stalin se limitó y sigue en lo mismoa repetir al presidente Mao en aquello de la proporción 70% aciertos y 30% errores del cc. Stalin, pero omitiendo a Mao en la crítica a ese 30%. Como si el gran dirigente chino hubiese dicho: «lo principal los aciertoses sinónimo de único», por tanto «al victorioso no se le critica».

Esta última es, precisamente, la posición tergiversadora que enarbolan AGR y EYR, guareciéndose en Stalin, para eludir su propia autocrítica y seguir preconizando la obediencia ciega y el extremismo en el debate, por cuanto aquel que discrepa con sus posiciones pasa de inmediato a convertirse en un reaccionario. Es decir, en contra de Mao, quien no sólo criticó severamente al gran dirigente comunista soviético echando al traste toda obediencia ciega, sino que planteó que en este siglo siglo XXI, es decir ahora, debía tratarse este problema de enorme repercusión en el Movimiento Comunista Internacional.

Por todo ello, obviamente, no podía AGR convencer y ganar o neutralizara aquellos adversarios, pertenecientes también al campo del pueblo; y que debido a ello, con el tiempo, se convertirán en el muro influyente que Guzmán y el «Partido» que lo acata a rajatabla, no pueden sortear.

4. «Reivindicar, retomar y desarrollar». Limitaciones y problemas en ciernes.

La apreciación que esta capa intelectual tuviera sobre la Lucha Armada, bajo una caracterización de la sociedad que para ellos no tenía un asidero firme en la investigación científica, no ha hecho sino consolidarse con la derrota de la guerra. Y, para su mayor beneplácito, que a ello haya seguido, como el

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

derrumbe de un juego de dominó, la estrepitosa debacle en la lucha política desde el 2013 hacia adelante.

Debemos reconocerles, sin embargo, a AGR y sobre todo a c. Norah, el esfuerzo de defender a Mariátegui de aquellos ataques y negaciones, y por la tarea emprendida los años 60- 70 de reivindicarlo, retomarlo y bregar por desarrollarlo. Tareas que siguen siendo necesarias, justamente porque Mariátegui sigue vivo.

La afirmación en defensa de Mariátegui y por tomar un punto central, de que el Amauta llega de Europa con plan y lo aplica consecuentemente, y que fue el Partido, el PCP que él denominó Partido Socialistasu más importante obra, a la cual entregó su vida, sigue siendo en buena cuenta, válida. Fue un punto clave de controversia en la que AGR salió victorioso al reivindicar que JCM fundó el partido del proletariado peruano. Debemos reconocérselo como una de sus cosas positivas realizada hombro a hombro con Norah. Por eso es lamentable que luego, en el «I Congreso» (1988- 1989), AGR haya retrocedido negando solapadamente incluso esto y haya reducido a Mariátegui a simple «fundador del Partido Socialista», o mencione sólo de paso como «fundador del PCP» 64 .

Pero, visto a la luz de los hechos, también esto, el dejar instalado, sobre todo luego del I Congreso y cuando Norah ya había desaparecido, que el aporte de Mariátegui se restringía a la fundación del Partido, era incompleto y limitado. Junto a esta tarea o mejor, inseparable de aquello, está su pensamiento, el pensamiento de Mariátegui. Y si aquello fue

64 Una reflexión aún más avanzada, nos ha permitido entender que la reivindicación de Abimael Guzmán, no fue sincera. Hoy lo vemos, con claridad suficiente, que se trató de un uso manipulatorio del Amauta, para erigir su pedestal. [Nota del 2016]

Reconstruir el Partido

un

renovadamente.

debate

clave

en

los

60,

ha

pasado

Fracción del PCP

a

serlo

nueva

y

Así, AGR ha terminado repitiendo los desbarres oportunistas de Ravines, declarando a Mariátegui en los hechos, superado y muerto. Esto, sin duda, ha tenido un largo proceso. Recordemos la mención que se hacía de Mariátegui en la organización, aún antes del «I Congreso» y después de él, acerca de su papel fundador del Partido. Era tan solo una mención ritual sobre todo para concluir y remarcar y elevar hasta las nubes, que quien lo reconstituyó fue Gonzalo. Y se confirma cuando, luego del fracaso y derrota, en lucha política se remachara como para que no quepan dudas, que AGR «elevó el prestigio del Partido al nivel más alto de su historia».

Pero ¿Cuál es el nivel de prestigio del Partido hoy? ¿En el Perú? ¿En el mundo? ¡Veamos realidades¡ ¡El Partido está desprestigiado! Claro que para tapar tal realidad, proclamaron en el 2011: «Los pueblos del mundo piden la libertad de AGR», apreciación rápidamente desbaratada y que tuvieron que endosar a los chivos expiatorios de siempre. Pero lo reeditaron en el furioso ataque de fines del 2012 en el que nos tildan de «renegados», y de enarbolar un «plan contrarrevolucionario», por osar emplazar a sus señorías a que se autocritiquen.

No negamos que algo del prestigio que en su momento alcanzó la Lucha Armada haya dejado huella internacionalmente. Pero, por citar un solo caso: que el dirigente indio, Prachanda, escribiera al gobierno de Humala respondiendo a un pedido de la derecha para que se reclame por la libertad de AGR ¡Cuándo no!―, se debe a que él también está en serios problemas en la lucha interna. De modo que están defendiéndose y haciendo causa común quienes están siendo emplazados de apartamientos y de revisión del

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

marxismo y de traición, en sus respectivos procesos políticos y en sus organizaciones.

Ante la grave situación a que la fracción de AGR y EYR ha llevado finalmente el proceso, al cosechar dos fracasos y derrotas, destruir el Partido y hundir su prestigio, y no querer asumirlo, debemos reivindicar, ahora con mucha más fuerza, a José Carlos Mariátegui nuestro fundador. Y afirmar, sustentados en la verdad histórica, que la fundación del Partido del proletariado tiene un pensamiento, el pensamiento de Mariátegui, que no se puede omitir ni negar. Ello coincide con el hecho de que Mariátegui está en el centro del movimiento popular peruano. Su elevado prestigio está intacto en nuestro país y se ha acrecentado aún más fuera de nuestras fronteras.

Este es un activo de la revolución peruana y continental que debe reivindicarse y defenderse, porque si se trata de la gran figura histórica que puede unir a todos quienes están por el pueblo y la revolución en el Perú, ese es José Carlos Mariátegui. Así, una lucha de fracciones está en marcha para retomar el pensamiento de Mariátegui y reconstruir su partido, el Partido Comunista del Perú, el partido del proletariado peruano fundado por el Amauta.

5. Gonzalo. La I Reconstitución y el «I Congreso». Abandono de Mariátegui.

Partidariamente se asume retomar a Mariátegui desde 1966. En Para entender a Mariátegui (1968), como señaláramos, AGR se refiere con las más elogiosas palabras al Amauta. Declara que «estamos redescubriendo a Mariátegui», y que el revolucionarismo nos pretendía «arrebatar su inmensa

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

figura» 65 . Es una muy buena exposición; punzante y didáctica. Ahí Guzmán parece tener una posición firme respecto al Amauta, su pensamiento y su obra. En 1975, se publica el documento: Retomar a Mariátegui y desarrollar su camino. Fue clave como ya ha sido dicho el concurso de cc. Norah y del CETIM 66 , en esa tarea sistematizadora que proveyó bases para

la Reconstitución.

Pero de pronto y sobre todo desde el I Congreso (1988-1989) se omite a Mariátegui. Ni pensamiento, ni línea, ni esbozo de línea, ni sendero. Salvo en una especie de apéndice final, como insistimos: «difusor del marxismo» y «fundador del Partido Socialista» y a lo más «fundador del PCP». De ello se ha dado cuenta lo que fuera la fracción «14 de junio».

Es cierto que en algún momento, a mediados de los 80, se volvió a convocarlo o invocarlopara combatir al revisionismo y el revolucionarismo que fungía de «mariateguista», en medio de la guerra. Pero este sistemático entierro es un hecho innegable. Y lo ha hecho la derecha a espaldas del Partido y bajo cuerda. Ha sido un ataque por sorpresa. Si pretendían dejarlo de lado, declararlo inservible, debieron refutarlo y combatirlo.

Y si es antagónico el que lo hayan dejado de lado, es peor aún

por el contenido de las posiciones con que han pretendido justificarlo: «JCM ya fue desarrollado por el presidente Gonzalo», y que ya no cabe hablar de él, porque es «levantarlo,

para contraponerlo con el pensamiento Gonzalo», tal como saltó por junio del 2010.

65 Op.Cit. Para entender a Mariátegui, (1968). A su vez, compárese con el documento de 1975, fruto de un trabajo colectivo de CETIM y del impulso de Norah. Como sostenemos, AGR se apropió de toda la producción intelectual de esos años. Ha sido denunciado por ese accionar por dirigentes de la fracción 14 de junio.

66 CETIM. Centro de Trabajo Intelectual Mariátegui.

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

Con esta posición de corte metafísico sería válido, si lo ubicamos en el plano de la historia del marxismo, dejar de lado a Marx y a Lenin, porque Mao los ha desarrollado. Esta es otra perla de la derecha, una clara revisión del marxismo 67 . En los hechos, tal concepto no marxista ha significado enviar a Mariátegui y su pensamiento, al tacho. Creemos, de entrada, que este abandono es una de las causas del fracaso de la lucha armada y del fracaso en lucha política. Dos fracasos atribuibles al pensamiento Gonzalo, y que AGR no quiere asumir y responder, porque se considera infalible.

Reparemos en lo dicho antes Sobre 150 años de revolución proletaria mundial (1993) , donde de entrada AGR pone en el documento: «el marxismo-leninismo-maoísmo, pensamiento Gonzalo es invicto en inmarcesible» Es, creemos, una de las razones de la omisión de Mariátegui: el considerarlo algo menor y superado. O sea, AGR se monta en la gran tradición marxista y reclama para sí y ante sí un lugar al lado de los grandes maestros. Esto quiere decir que el conjunto de sus posiciones hoy en crisis con visos de bancarrota y hundimiento, esto es el pensamiento Gonzalo, es «invicto e inmarcesible», como lo es el marxismo-leninismo-maoísmo. Las pretensiones de AGR son pues bastante desorbitadas.

Deslindamos con la posición que ha salido a apoyar esos desbarres antimarxistas y anti Mariátegui: «Mariátegui ya está dentro del pensamiento Gonzalo», y que por tal razón no se le menciona o no hay necesidad de remitirse a él. Y peor aún, que se conciba, bajo ese mismo esquema, que «todo el marxismo-leninismo-maoísmo ya está en el pensamiento Gonzalo». Tesis confluyente con la vieja posición afanosa de Cuarta Espada y de que «Gonzalo es garantía de triunfo hasta

67 Este punto, como ya se anotó, está desarrollada en el Prólogo a CPF.

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

el comunismo», que algunos difundieran apenas iniciada la Lucha Armada 68 .

Al mismo tiempo, nos diferenciamos de otras posiciones que también reivindican a Mariátegui. 40 años después por el 2010componentes de una de las fracciones que no participaron en la Lucha Armada afirman que «sí cabe desarrollarlo». Pero lamentablemente mantienen el concepto de que el pensamiento de Mariátegui oculta un gran misterio, y que recién están descubriéndolo. Más aún, un grupo de aquella fracción habla sólo del «pensamiento político de JCM». De todos modos, encontramos puntos convergentes en lucha de clases, porque son parte del pueblo y de las fuerzas partidarias para la reconstrucción.

Si hablamos de la «Reconstitución» para la Lucha Armada, creemos que corresponde volver a estudiarse. Pero ya podemos decir que fue una reconstitución donde:1] Falló la proletarización del partido, porque terminó asumiendo la hegemonía una pequeña burguesía, politizada pero no proletarizada, y por tanto fue hecho en contra de claras posiciones de Mariátegui acerca de la construcción del Partido sobre una firme base social proletaria y 2] Se fue omitiendo sistemáticamente a nuestro fundador, hasta abandonar el pensamiento proletario fundacional del Partido, el pensamiento de Mariátegui, pensamiento marxista-leninista. Se infiltraron, en consecuencia, posiciones de base metafísica como aquella de la infalibilidad papal, el sectarismo y el dogmatismo que Mariátegui habría combatido; y que el presidente Mao, combatió a fondo. Y se impuso como correcta la descomunal egolatría de AGR, sin precedentes en la larga tradición del pensamiento marxista.

68 Ocurrió en el Frontón, por 1982 donde ya se hablaba que AGR era la «Cuarta Espada del marxismo». Existen vídeos en la red Youtube. Uno, realizado por Gustavo Gorriti. Se aprecia en la cinta: Tempestad en los Andes (2014)

Reconstruir el Partido

6.

Métodos de debate.

Gonzalo y otras

influencias

en

Fracción del PCP

ideología y política.

La decisión de preparar e iniciar la Lucha Armada, sin duda, es también otro de los méritos innegables de la fracción que encabezó AGR. Pero hoy no puede escapar a nadie que aquello vino lastrado de graves problemas que habrían de agravarse con el tiempo. La magnificación ególatra debidamente camuflada bajo el concepto de jefes y jefatura, fue a la larga decisivo. Esto es, la elevación a la ene potencia del papel de los jefes y poniendo a las masas en el último peldaño como meras comparsas, como ejecutores a los que se les impone la obediencia ciega, aprovechándose su sincero espíritu de servir. Como sabemos, los individuos pueden cumplir el papel de ayudar a acelerar los procesos o a retrasarlos, pero son las masas las creadoras de la historia, y debido a ellos los individuos deben ponerse a su servicio. Por eso el gran lema maoísta: servir al pueblo de todo corazón.

En el informe del «I Congreso», quedan patentes las muestras de este desquiciamiento pequeño burgués de AGR. Guzmán juzga a los dirigentes por la manera cómo «dimensionan» su papel de jefatura y su pensamiento, e incluso su proyección universal. Y les otorga una calificación. Puede bonificarlos si cierran filas con su autoridad indiscutible o se harán acreedores de su condena con algún grueso y temible epíteto que será, para el condenado, su marca indeleble en toda su vida partidaria.

Este alarde de autoridad para disponer de la vida y la honra ajena es burguesía o pequeña burguesía aquí y en cualquier parte del mundo. Una burguesía que se desorbita al interior del Partido, al tener concentrado en sus manos el poder para decidir por y sobre las vidas de otros. Las cotas de fantasía y contra la realidad, muestran sobre todo en momentos clavesa esa pequeña burguesía que sueña con un mundo

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

imposible y a su medida, dispuesta a cortarse los dedos del pie para que quepa el zapato.

Así, el nivel de consciencia política proletaria o marxista del contingente del Partido tiene que haber sido castrada sistemáticamente para que aquellos contrabandos teóricos pasaran como marxismo. Y una de las cuestiones decisivas fue, indudablemente, el abandono del pensamiento de Mariátegui.

El historiador Alberto Flores Galindo 69 , había reparado en las similitudes del estilo de dirección de AGR con el mesianismo del jefe aprista, Haya de la Torre. Y ubica al aprista en las antípodas de la acción de Mariátegui, que se inscribía, íntegramente, dentro de un concepto democrático nuevo, renovador, que otorgaba voz y protagonismo a las masas, a las multitudes término muy usado por Mariátegui, al proletariado 70 .

69 Cf. La agonía de Mariátegui. 70 Anibal Quijano en su hoy célebre artículo: Colonialidad del poder, eurocentrismo y América Latina (2000), destaca esta savia democrática del Amauta: «Solitariamente, en 1928, José Carlos Mariátegui fue sin duda el primero en vislumbrar, no sólo en América Latina, que en este espacio/tiempo las relaciones sociales de poder, cualquiera que fuera su carácter previo, existían y actuaban simultánea y articuladamente, en una única y conjunta estructura de poder; que ésta no podía ser una unidad homogénea, con relaciones continuas entre sus elementos, moviéndose en la historia continua y sistémicamente. Por lo tanto, que la idea de una revolución socialista tenía que ser, por necesidad histórica, dirigida contra el conjunto de ese poder y que lejos de consistir en una nueva reconcentración burocrática del poder, sólo podía tener sentido como redistribución entre las gentes, en su vida cotidiana, del control sobre las condiciones de su existencia social. El debate no será retomado en América Latina sino a partir de los años 60 del siglo que recién terminó, y en el resto del mundo a partir de la derrota mundial del campo socialista». (Pág. 46). (La negrita es nuestra). Nótese pues, la universalidad de Mariátegui, como contribución creadora a la gran tradición marxista. De hecho, cabe volver a ver el debate de los 60- 70, y cuáles eran las tesis de Quijano sobre el carácter de la sociedad peruana. Ese asunto fue fuente de graves divergencias en el movimiento revolucionario peruano.

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

A esa misma conclusión ha arribado Julio Roldán, en su

introducción del 2012 a su obra Gonzalo el mito. En ella ajusta

cuentas con algunos de sus puntos de vista de su libro publicado en 1990, en la que sin duda contribuyó a mitificar la figura de AGR. Es decir, encuentra en AGR filiación o similitudes con estilos y métodos políticos de Haya de la Torre 71 .

La Fracción Proletaria en forja ha venido rastreando, independientemente estas similitudes desde tiempo atrás: 1] al evaluar la «política de dos cañones» de AGR y EYR, en lo que son aventajados alumnos del jefe aprista. «No es errónea el Conga no va» luego de su derrota teórica en el debate sobre

la lucha cajamarquina; pero de inmediato determinaron

bajar a las bases que la lucha del pueblo de Cajamarca es una lucha «antiminera», que la lucha contra Conga «no es posición del Partido», que «Conga sí va, si va a ir» «el pueblo de Cajamarca está equivocado al oponerse a Conga»; 2] la política frente a las comunidades campesinas, implementada bajo la tesis aprista de que «son creación colonial», sin más; 3] El asalto y división de organismos de las masas, inventando mayorías inexistentes y fraguando representaciones y delegaturas; práctica que fue propia y consuetudinaria del Apra. Tal ocurrió en un evento del organismo magisterial Conare y fue denunciado en la revista “Culturales 1º de

71 «Esta mentalidad-ideología-conducta de terratenientes-gamonales es amalgamada con un marxismo mal leído y peor comprendido. El resultado es un marxismo de manual (que ya no es marxismo) con el cual se han formado-orientado, en lo fundamental, los más altos dirigentes de estas dos organizaciones. Esta ideología- mentalidad, demagógica-oportunista no es nueva en el Perú. Ella tiene en el fundador y máximo ideólogo del APRA, en el siglo XX, su más alto exponente. Por lo tanto, los dirigentes subversivos senderistas-emerretistas, mal que les pese, no han heredado nada de las enseñanzas de José Carlos Mariátegui, por el contrario, han heredado todo de Haya de la Torre».

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

mayo 72 ”; 4] La práctica del bluff, es decir, inflar aquello que no es ni existe, para que lo parezca «Los pueblos del mundo reclaman la libertad del Dr. Abimael Guzmán Reinoso»;5] la frialdad cínica, típicamente aprista en la política en este país, para negar lo innegable y obvio: «Nosotros sólo hemos visto la participación política con el objetivo de Definir», inmediatamente después de que fueran llevados a desistir de su inscripción ante el JNE. Al igual que la fábula la zorra, que dice que las uvas están verdes porque no puede alcanzarlas, 6] Habría que precisar si también es por el lado del Apra que viene la idea de un «Partido Militarizado» en el PCP-SL, en tanto que eso mismo se reclamó con Haya de la Torre. A su vez, según algunos estudiosos esta idea de «Partido militarizado» la obtiene el Apra de organizaciones fascistas europeas 73 . 7] La práctica de utilizar a la militancia como

72 Culturales 1º de mayo, mayo 2013.

73 Cf. Andrés Luna Vargas. Refutando a José Aricó. «La conversión del APRA, de frente

o alianza en un partido militarizado y férreamente sometido a la voluntad de Haya

que llevaría el nombre de “Partido nacionalista revolucionario peruano». Cfr también

con José Luis Rénique, La voluntad encarcelada. Citando a Basadre: «Y [El Apra] presentó, eventualmente, algunos de los aspectos terroristas y de acción directa de grupos exaltados de Europa Oriental o del Cercano Oriente como la «Guardia de Hierro» rumana o el «Fadayam Islam» de Irán». Sigue Basadre: «Bien pronto llegó a emanciparse, sin embargo, de la directiva rusa de ese partido y de su rigidez doctrinaria. Lógicamente, se orientó entonces hacia el acercamiento a ciertos aspectos del nacional-socialismo alemán, incluyendo algunos de orden coreográfico

y escenográfico». Está en: Apertura. Textos sobre temas de historia, educación,

cultura y política, escritos entre 1924 y 1977, Lima, Ediciones Taller, 1978, p. 465. Tal

movimiento europeo la «Guardia de Hierro», según hemos cotejado, se consideraba

a sí mismo, un partido militarizado. Consideramos que la «tesis de la militarización»

de AGR, está en estudio, no hemos zanjado aún el asunto. Pero además de lo dicho, observamos lo siguiente: 1] En los hechos tal ‘militarización’ que no aplicó por ejemplo durante su detención, fue una manera de someter al Partido y taparle la boca a través de la obediencia ciega; devino una de las formas del «sin dudas ni murmuraciones» propia de cuartel reaccionario. El asunto era «sujeción incondicional», que está inscrita también en los estatutos del Apra de los años 30. 2] La «tesis de la militarización», gran aporte del ‘pensamiento Gonzalo’ a la revolución mundial, partía de dos presupuestos: a) «Estamos a la ofensiva de la revolución

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

chivos expiatorios, cuando los errores debían ser asumidos por sus dirigentes. Repásese la «inmolación» de Vicente Chinguel, para cargar con la responsabilidad de los «narcoindultos» y limpiar a Alan García Pérez. Antes fue Agustín Mantilla. Se asemeja, obviamente, no a la práctica de un disciplinado partido revolucionario, sino a la práctica de las mafias o bandas de lúmpenes. «Carga con todo» el más débil, el que no tiene nada que perder. Para AGR y EYR, que carguen las masas porque «el partido es lo principal, masas siempre habrá». Una vez que la división del Sutep quedó al descubierto como una acción turbia monitoreada por AGR y EYR, pasaron a tomar distancia y señalaron que ellos no habían mandado a hacer aquello, que fueron otros: los dirigentes intermedios, los cuadros. 8] los criterios mesiánicos sobre dirección política que ya Mariátegui había puesto al descubierto en Haya de la Torre, y respecto de los cuales AGR sin duda aparece en la historia de la política peruanacomo discípulo del jefe aprista.

Tenemos un hallazgo que ya está mereciendo el reacomodo de posiciones por parte de Guzmán. En el «I Congreso 74 » AGR

mundial», que ya se cayó. b) Y, «marchamos hacia una sociedad militarizada», supuestamente con el objetivo de enfrentar al imperialismo y sus guerras de rapiña. Por lo pronto podemos ver que el ideal de sociedad del ‘pensamiento Gonzalo’ es de un ejército de obedientes reclutas, sin rostro. El analista Isaac Bigio ha hecho una interesante observación acerca del Partido Comunista de Corea: Que es un Partido militarizado. Justamente ahí tenemos el origen de una jerarquía y de una burocracia hereditaria, cuya solución de controversias internas se resuelve con el fusilamiento. ¿Es proletario y marxista aquello? Tema para el balance de la revolución, al que debemos aportar un grano de arena. 74 Desde este documento ponemos entre comillas al «I Congreso», evento considerado como «síntesis del camino recorrido por el PCP y sólidos cimientos para la conquista del Poder». Por una sencilla razón: porque utilizando como cobertura al maoísmo y poniéndose AGR como su definidor único y verdadero a partir de lo cual recién existe el maoísmo, en la práctica en aquel evento terminó imponiéndose la línea oportunista de ‘izquierda’ que se desprendía del ‘pensamiento Gonzalo’ y que despeñó la guerra popular. Y, porque en esa confrontación con la izquierda que

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

reconoce la vasta influencia del Apra en la vida nacional y en las masas, justamente en sus años formativos y cuando vivía en el Callao, reconocido bastión aprista en los años 40 del siglo XX 75 . Por otra parte, EYR, por propia confesión autobiográfica afirma provenir de familia raigalmente aprista. De modo que por ahí les viene la influencia de una organización que marcó de manera profunda a la pequeña burguesía, que mitificó la tragedia de la persecución y de las matanzas de Chan Chan y la prisión de El Frontón; y, con ellas, creó una aureola que aún ahora supervive. Pero al lado de estos hechos objetivos y heroicos de las masas, estaba la práctica tenazmente anticomunista, antiproletaria, tenazmente antimariátegui de sus jefes y dirigentes, encabezados por Haya de la Torre. Y, sus contubernios con los regímenes de turno, a espaldas de esa militancia y masas heroicas, para ser aceptado por el sistema de partidos que quería, en su caso, reformar. Cualquier parecido con la realidad, no es pues simple coincidencia.

Así, la derecha o ya revisionismoha echado mano de algunos de los aportes del Apra a la política criolla, de la cual Mariátegui se había nauseado desde su juventud, y de la cual

buscaba reenrumbar el proceso, la jefa de la izquierda partidaria Norah murió en circunstancias totalmente extrañas. AGR y EYR, que no quieren dar explicaciones ni a la madre de la heroína, decidieron desaparecer su cadáver bajo esta coartada: «para que no caiga en manos de la reacción». Por eso hoy escribimos: «I Congreso» 75 Está en De puño y letra, pág 29.: «Estudié en la escuela Alberto Secada y el primer año de secundaria en el colegio Dos de mayo, en el año 1948. La estadía de cuatro años consecutivos en el Callao…». Sostiene que ahí escuchó de Stalin e incluso ojo con este agregado muy oportuno u oportunistade Mao pero omite hablar esta vez de la lucha del pueblo del Callao, que si afirma en La Entrevista, de 1989. En el «I Congreso» AGR detalla de una manera muy vívida la vasta influencia del Apra en la vida nacional, los discursos diarios de Haya de la Torre el ‘presidente moral’, los levantamientos en el Callao y lucha de masas, el trabajo en los jóvenes y en la mujer, en todos los frentes de las masas por parte del Apra. Haber estado cuatro años en el Callao, cuando fue reconocido bastión aprista en su adolescencia ¿Influyó o no en AGR? [Nota del 2014]

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

estamos nauseados hace tiempo los revolucionarios de hoy. Y, han echado mano, porque han bebido de esa experiencia

social burguesa y no se han desprendido de ella, sino que por

el contrario la infiltraron en el Partido del proletariado, en el

Partido de Mariátegui. Y, al infiltrar el Partido de Mariátegui

como ayer lo hizo Eudocio Ravines, pasaron a desmariateguizarlo apenas tomaron las riendas él. Las pruebas que hemos esgrimido son claras.

Es revelador que en el «I Congreso», al abordar la historia del Partido Aprista, AGR prefiera condenar a Luis Alberto Sánchez como el «miserable zorro aprista». Y que relieve la deslealtad y traición hacia su jefe, Haya de la Torre, y sobre todo que AGR relate que LAS fue a pedirle perdón y se arrodilló; y que destaque que VRHT, no lo perdonara. O sea, un realce, casi en son de admiración solidaria, de la actitud y del despliegue de autoridad del anticomunista Haya de la Torre, frente a su subordinado, Sánchez.

Y es llamativo que AGR diga en el mismo evento: «se nos

enseñó que el Apra es fascista», y que «se nos ha forjado en el antiaprismo». Que lo diga y no plantee una clara posición. Debemos decir, sobre todo a las nuevas generaciones, que si en este país hay furibundos anti Mariátegui y anticomunistas, eso es el Apra. Y deben saber que el renegado Ravines fue muy

cercano a Haya de la Torre y parte de la fundación de este

partido burgués. Repasemos pues la historia y reivindiquemos

la verdad histórica. Veamos cuáles son los orígenes, en este

país, de los anticomunismos y los antimariateguismos. Y sepamos que, en el caso de Ravines, su derrotero de base aprista, lo llevaría al reniego y a alistarse en las filas del enemigo.

Pues bien, pero para que esta burguesía al interior del partidoque despojó al Partido de su pensamiento fundacional; para que esta derecha pudiera imponer su

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

percepción perturbada de la realidad, es decir para hacer pasable su «perder la cabeza» constante, la dirección encabezada por AGR estuvo y está predispuesta permanentemente a la lógica fraccional, a la depuración más arbitraria a través de una lucha liquidadora. Y pese a que Lenin advertía que ese perder la cabeza y su lógica fraccional son un «crimen político», al llevar al Partido a perder a sus mejores cuadros.

Sostenemos, por ello, que sobre la base social de una pequeña burguesía intelectual no proletarizada muy politizada pero con deformaciones dogmáticas que se fueron agravandomás el abandono de Mariátegui, y con métodos de lucha ajenos al marxismo, esa derecha capturó la dirección del partido e imprimió sus deformaciones, de arriba abajo, a toda la organización, a través de un largo proceso y debido a su carencia de espíritu autocrítico 76 . Ese proceso de agravamiento de problemas ideológicos y políticos marcará la Reconstitución, la Lucha Armada y la Lucha Política, y explica las debacles cosechadas. Su cima de usurpación está, paradójicamente, en el «I Congreso».

Es útil analizar, otra vez, el libro Profetas del odio (2012), de Gonzalo Portocarrero, para ver un ángulo de estudio del aspecto de la ideología y la cultura Este libro contiene más allá de su marco interpretativo no marxista y de sus objetivos antirrevoluciónelementos verificables acerca de quiénes eran los dirigentes partidarios, a qué capa de la pequeña burguesía pertenecían, qué educación tuvieron, qué edad y cuál era su nivel de formación marxista. Portocarrero conoce el tema porque ha sido parte de la lucha social. Que hoy esté insertado totalmente en el orden burgués y otros, que antes

76 Aquí todavía no se remarca con claridad el otro aspecto de la conducción de la guerra, la acción de la izquierda encabezada por la cc. Norah. Esto se ha ido comprendiendo sobretodo en el último año de estudio y debate [Nota del 2014].

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

le combatieron desde el marxismo, sigan sus pasos, no le quita que maneja elementos de análisis.

Respecto a los elementos católicos más retrógradosde las posiciones de AGR, él llega a esa constatación por vías muy simples: la de su propia formación y la de aquella izquierda a la que él perteneció. Pero una parte de los elementos germinales de nuestra fracción, ya había venido planteando posición antes e independientemente de esas interpretaciones, en la lucha por el Balance de la guerra.

También Flores Galindo aborda el asunto en Buscando un inca, al realizar indirectamenteuna comparación de la Lucha Armada, con la gesta de Túpac Amaru y el papel de una vertiente del catolicismo difundido en los Andes. En general se trataría de aquel que imprimieron los «extirpadores de idolatrías», pero que tuvo un subproducto, mezclado con las aspiraciones de salvación y justicia de las masas campesinas ante la opresión terrible e inicua de los españoles. Arguedas traduce artísticamente esa dramática realidad espiritual en su cuento, El sueño del pongo. Sin embargo, Arguedas fue clara y tajantemente contrario a la prédica de curas, sea cual fuere el traje y estilo que usaran, porque significaba predicar en el indio la aceptación de su condición de opresión y la obediencia ciega. Lo que Arguedas preconizaba era su liberación, su emancipación y que su rica e inmensa cultura volviera a desplegar sus alas 77 .

77 JMA discrepó, sin condenarlas, con las tesis de Gustavo Gutiérrez de lo que luego constituiría la Teología de la liberación. Sin embargo, Latinoamérica ha tenido sacerdotes guerrilleros y sacerdotes que apoyaron luchas armadas. El sacerdote colombiano, Camilo Torres, es un ejemplo; y en Nicaragua, el sacerdote y poeta, Ernesto Cardenal, fue activista de la revolución sandinista. En la lucha de Cajamarca contra el proyecto Conga, ha sido clara la participación de este clero popular al lado de los campesinos.

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

Existen registrados, en base a actas fidedignas, aspectos del debate interno del PCP en el libro Sendero, La guerra milenaria (2012) de Gustavo Gorriti, que debemos estudiar. Sin que esto implique que compartamos la posición de fondo del autor. Ahí se ve, y con mucha amplitud, cómo conducía Guzmán la lucha ideológica interna. El revisionismo cerril ha impuesto, a quienes aún le siguen con obediencia ciega, el cerrarse a estas investigaciones y a estas fuentes; yendo así, cada vez más abiertamente, contra el espíritu científico del marxismo y bajo el pretexto de que es «repicar a la reacción».

En nuestra investigación, hemos planteado hechos verídicos acerca de ese estilo de debate, o mejor de intimidación que «en modo alguno es luchar»propiciado por AGR. Y hemos formulado una fundada hipótesis acerca de que este estilo de lucha frente a la discrepancia, habría llevado a la muerte de Norah. Se confirma, con toda nitidez, cuando el propio AGR sostiene que Norah «prefirió aniquilarse» antes que «escindir el Partido». Es decir, había de por medio una controversia que desencadenó este hecho funesto. Existió, por tanto, una «lucha» contra uno de los mejores cuadros dirigentes y en un momento clave, cuando la izquierda bregaba por reorientar la guerra y prevenir la catástrofe a la que la conducía la derecha.

Esta destacada dirigente de la izquierda partidaria, sin duda,

pereció en el intento de plantear debate a Guzmán 78 .

No hay

78 No era nuevo, en torno a 1985 y sobre las tesis de la «Militarización del Partido», la fracción de Norah, planteó batalla según ORD ella discrepaba al respecto pero por otras razones, pero no obtuvo el apoyo del Partido. ORD confirma en su texto, El megajuicio de Sendero (2009), las discrepancias de Norah con AGR. Hay testimonios de cuadros del PCP que sostienen que en torno a esos años, el contingente que trabajaba bajo la dirección de Norah, fue sancionado y marginado. Norah, que era una dirigente política del más alto nivel, tiene que haber notado que la imposición de la tesis de la ‘militarización’, corría pareja con la intención de AGR de tornar su autoridad incuestionable e infalible, justamente cuando la realidad de la guerra se agravaba, en particular en el campo. Ya es claro, por testimonios de dirigentes del

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

otra explicación, y más aún si nos atenemos al contexto político y al debate interno de esos años. El asesinato o suicidio de Norah a lo que la habría llevado una lucha sucia y tenebrosa, es uno de los capítulos más negros, pero no el único, en el derrotero derechista de la dupla AGR-EYR. Es expresión, a su vez, del fanatismo de la pequeña burguesía formada en un catolicismo asfixiante y opresivo. Manifestación rígida y patriarcal que confluye con la de los sacerdotes medievales, dueños oficiales de una verdad misteriosa y de una espiritualidad superior frente al vulgo las masas; a los que hay que convertir en medio de juicios torturantes ante cualquier indicio de discrepancia y «apostasía».

Esta derecha, esta pequeña burguesía con esas filiaciones inquisitoriales, pero investida de marxismo, terminó usurpando el Partido.

7. La fracción de AGR y EYR hoy ya camarilla revisionista 79 ha perpetrado dos fracasos y derrotas; y la destrucción y el desprestigio del Partido. Están emplazados a responder ante la clase y el pueblo.

Sobre la Lucha Armada (1980-1992). Sin que hablemos del Balance, en estricto, nos reafirmarnos en que la Lucha

PCP, que la posición de Norah sobre Lucanamarca en 1983 es que aquello constituyó «un baldón que cargará la guerra popular, y que esa acción originó el barrimiento de buena parte de las bases de apoyo en esa zona del campo». Expresivamente, AGR en la Entrevista que emana del «I congreso» y cuando Norah ya ha muerto, ratifica su posición de que «Fue una acción contundente que aniquiló a más de 80, donde lo principal ahí fue que se sofrenó a las mesnadas. El exceso fue lo secundario». Norah la desaprueba como «baldón», AGR la celebra como «acción contundente». Dos posiciones y a la larga, dos líneas ya se enfrentaban desde 1983. Norah, representaba a la línea proletaria; AGR y EYR, la línea oportunista de ‘izquierda’ que implementaban desde su aburguesada comodidad limeña. [Nota del 2014]. 79 En la versión original se decía: grupo hegemónico de derecha. Eso ya se cambió.

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

Armada fue una gran gesta revolucionaria, no terrorismo 80 . Tiene una enorme trascendencia en cuanto es parte del

camino de emancipación de nuestro pueblo y ha obtenido logros valiosos, que hay que reivindicar y sistematizar. Es una terrible pérdida que buena parte del contingente que cuajó en esta epopeya, se haya difuminado organizativamente merced

a

escisiones, medidas orgánicas, expulsiones, marginaciones;

o

que haya adoptado otros rumbos.

La fracción de AGR, ATC y EYR ―Gonzalo, Norah y Miriam―, al iniciar y desarrollar la guerra popular ganó un gran prestigio. Pero lo perdió, porque en la lucha armada, sobre todo AGR y EYR, cometieron graves errores que la condujeron a una catástrofe. Es un deber comunista, frente a su resistencia a admitirlo, ventilar a fondo las causas y sus responsabilidades. Ese es uno de los puntos de nuestra polémica con la derecha o revisionismo en ciernes.

La Lucha Armada demostró que el pueblo peruano está dispuesto a levantarse; que hacen falta quienes estén decididos a organizarlo y encabezarlo, bajo una concepción justa. Probó que ese pueblo, esas masas, son generosos y heroicos; y constituyen una fuente inagotable de creación. Que por eso mismo no acepta las condiciones que lo subyugan y oprimen; y, no está dispuesto a tolerar esa condena de opresión centenaria con las manos cruzadas, así sea «lento en enojarse». Nos ha ensañado la Lucha Armada, conforme al Amauta Mariátegui, que el mayor acto de creación en que esas masas despliegan sus energías es la propia revolución. Y, también conforme a él, que en ellas anida el mito revolucionario: una noción profunda y a su vez grandiosa a

80 Lo revisionistas AGR y EYR, en uno de sus organismos fantasmas y desde su «aislamiento absoluto», afirmaron que catalogamos a la Lucha Armada de «terrorismo». Muy pronto se les cayó esa imputación gratuita, como ya ha caído aquello de «renegados» y otras calificaciones. [Nota del 2014].

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

través de la cual ellas mismas, las masas, se insuflan de energías y esperanzas. En ese mito revolucionario, se condensa vivamente la comprensión profunda de que son una fuerza poderosa sobre todo cuando se organiza y lucha; una fuerza capaz de fundar un mundo nuevo, una sociedad más humana a través de una tormenta que estrelle al viejo mundo «contra las rocas 81 ».

Recordemos, por eso, que un 4 de octubre que se instituyera como el Día del Prisionero de Guerra y que debemos honrar siempre, el gobierno del genocida de Alan García Pérez, asesinó a más de 30 combatientes de la Luminosa Trinchera de Combate de Lurigancho. Crimen también impune y parte de la línea y política genocida del Estado peruano contra la guerra popular. Y que en ellas, una vez más, los prisioneros como parte de las masasentregaron heroicamente sus vidas, desafiando a la muerte y al feroz ataque reaccionario de bombas incendiarias, lanzallamas, demolición y montacargas.

La guerra no fracasó porque estas masas, los combatientes, los militantes, los cuadros, fueran desobedientes y decidieran hacer las cosas por la libre, como sostienen ahora AGR y EYR. Más bien ellos fueron la fuerza que acató incondicionalmente las decisiones de la dirección, y sobre cuyo sudor y sangre creció el prestigio de la lucha y del Partido. La Lucha Armada fracasó, como ya está muy claro, porque quienes la encabezaron terminaron por evidenciar su flagrante incompetencia para llevarla a buen puerto, debido al agravamiento de sus problemas ideológicos y políticos 82 , por sus apartamientos del marxismo.

81 Un ejemplo de este mito está en la canción, El hombre, del maestro y compositor Ricardo Dolorier: «Y arrasar tantos males y estrellarlos entre rocas» 82 Esto ya se va haciendo consciencia en la intelectualidad de izquierda y democrática: Jorge Lora Cam, Dante Castro, Rodrigo Montoya: El problema estuvo en el propio PCP-SL y su ‘pensamiento Gonzalo’.

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

La esencia burguesa de posiciones fundamentales de AGR y EYR, que lejos de ser superadas fueron, más bien, agravándose y profundizándose por lo menos desde los 70, nos ha llevado a poner en observación y estudio el pensamiento Gonzalo. Y una de las razones por las cuales procedemos de este modo, es justamente porque AGR manifiesta su negativa a asumir autocrítica. El pensamiento Gonzalo no sabe, no puede ni quiere explicar las causas del fracaso y su consecuente derrota 83 . No quiere que las masas asimilen las lecciones del proceso para que reanuden e impulsen su camino de lucha.

Asumamos pues la tarea que las circunstancias plantean, y estamos seguros y sabemos que también otros camaradas están en lo mismo.

AGR y EYR intervinieron en una parte del proceso revolucionario. Sirvieron sin duda a sus avances, pero también a sus graves retrocesos. Más aún están agravando su situación porque se niegan a rendir cuentas. « ¡Quiénes somos nosotros para exigirle al presidente que se autocritique!», afirman aún los más ciegos y obsecuentes, a propósito de la exigencia de autocrítica pública 84 . Luego de esperarlos más de dos décadas a que asuman uno de sus deberes más

83 Un trabajo sobre causas de fracaso y derrota, se hace necesario. Pero creemos, la polémica que los escritores revolucionarios de Viejo Topo vienen librando, está dejando meridianamente claro la responsabilidad de AGR y EYR en el descalabro. 84 AGR hace decir al abogado Alfredo Crespo: «Es que no lo dejan hablar». Y eso genera no sólo la burla sino la indignación de miles de personas, véase las opiniones en la red Youtube, a propósito de la entrevista que le realizara el periodista César Hildebrandt (2009) y que fuera reproducida, una vez más, en el 2012, en momentos que había una férrea reacción en contra del Movadef, alimentada por una campaña en contra, pero actuando sobre una base objetiva de rechazo de amplios sectores. No pueden hablar pero si pueden escribir y muchísimo. Probablemente su producción en prisión desde 1992 sobrepase las 20,000 páginas a través de informes, proclamas y libros. Pero no pueden asumir autocrítica, porque están en el más «absoluto aislamiento». Quienes les siguen creyendo esto han perdido la cabeza, irremediablemente.

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

importantes ante la clase y el pueblo, y sin más respuesta que la revisión de posiciones a fin de limpiarse culpando a otros ¡Como Jruschov!, ha llegado el momento de rebasarlos. Ya vienen siendo rebasados. No debe extrañarnos, porque se trata de cuestiones históricas en las cuales los individuos podemos actuar para ayudar al avance; o cruzarnos de brazos para consentir que todo se hunda, y se retrase aún más la emancipación de nuestro pueblo.

Dice Guillermo Lumbreras:

«Para mí ‘Sendero’ es un fenómeno que está por encima de Abimael Guzmán y de todos aquellos que siguen a Guzmán. Creo que se trata de un fenómeno histórico que necesariamente se iba a presentar en el Perú, sino ayer, mañana o pasado, pero con seguridad dentro de nuestro tiempo» [Quehacer, 1986, Nº 42, pág. 41]

Esta es la misma posición de muchos estudiosos y de todo aquel que reflexione sobre el Perú, su historia y sus profundas e irresueltas contradicciones. Agreguemos lo dicho por Julio Roldán:

«La Nueva Democracia, el Socialismo, si es que hay, ya no será tarea de Sendero Luminoso ni del MRTA. ¿Será tarea de otros? ¿De quiénes? ¿Cuándo? Responder estas preguntas no es prerrogativa de los científicos sociales. Es tarea de los seguidores de la mítica Casandra, si ellos realmente existen. Sendero Luminoso y el MRTA ya se agotaron como actores en el Perú. Este agotamiento no sólo es político- militar sino también histórico. Su presencia, como la del ELN, FIR y el MIR en los 60, es patrimonio del pasado. Ellos tuvieron su hora, si es que realmente la tuvieron, se la jugaron por completo y perdieron. Los herederos aún no aparecen en lontananza. La noche es aún oscura que no permite avizorar por cuál extremo del horizonte aparecerán los nuevos rayos del sol». (Las negritas son nuestras)

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

III. LA LUCHA POLÍTICA 1993-2013. UN NUEVO FRACASO Y DERROTA.

Muchos habíamos advertido, sin que se nos escuchara, que entrar a la lucha política sin autocrítica, era exponerse al ataque y a la ilegalización. Porque la lucha armada, no es vista hoy y en general como una gesta revolucionaria, sino que ha sido impuesta la versión de que se trató del «terrorismo homicida» que destruyó al país.

1. Algo sobre la lucha contrasubversiva y sobre el frente en contra que permitimos y alentamos que se formara.

Y no ha sido impuesta sólo porque una campaña satanizadora hubo inventado atrocidades que nunca ocurrieron. Sino que, producto de la línea que imprimió AGR ―a despecho de la línea escrita, o sea de la versión oficial y pública― se cometieron graves errores que fueron vertebrando un frente político, que amalgamó a sectores diversos ―incluida parte de la izquierda― y que catapultaría a Fujimori al gobierno, bajo la promesa de que pacificaría al país.

De ahí la base social que aún ostenta, y sobre lo cual los propios jerarcas AGR y EYR buscan, con una total pérdida del sentido de la honra, sacar algún beneficio 85 . Pero Fujimori no nació del aire, ni sus éxitos en el terreno militar, de la inteligencia y de la acción social, nacieron desde que empezó a gobernar. La democracia burguesa, desde años atrás, a través de sus representantes más destacados, había entrado en un estado de consciencia. Ganó a quienes habían pertenecido a la izquierda o eran parte de ella; y, neutralizó y atrajo a

85 Ahí está el apoyo al «Indulto» a Fujimori, tras que «no somos inhumanos».

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

destacados miembros no recalcitrantes de la Iglesia 86 , que tuvo varios asesinados.

Entendieron estas fuerzas que fueron coaligándose, que por el camino que el PCP llevaba adelante las cosas, se abría un panorama más oscuro aún para su perspectiva de país. Es obvio que al interior de aquel frente político no orgánico, existían posiciones distintas y encontradas. ¿No era la función de una política revolucionaria evitar que se unieran contra la revolución en marcha, ganar al amplio centro y evitar ser aislados 87 ? Ahora mismo, gente de la izquierda no sólo afirma que no fue errado el deslinde que hicieron con el Partido, sino que se reprochan haberlo hecho «tardíamente 88 ». Y no precisamente porque se hayan convertido en reaccionarios anticomunistas. ¡Esa es la realidad de las fuerzas políticas populares en nuestro Perú! Y el revisionismo ciego no quiso ni quiere verlo.

Sostenía el teólogo Gustavo Gutiérrez, por ejemploen materiales que hemos analizado muy posteriormente, que debían atreverse a mirar cara a cara a la subversión y lo que aguarda al Perú si triunfara, y que aún les quedaba muchas reservas morales para enfrentarlos. En efecto, y es también una reflexión nuestra, de la Fracción Proletaria en forja, desde el marxismo y la revolución ¿A dónde nos iban a llevar? Hoy debemos plantearlo con toda contundencia: Cualquier voz discrepante habría sido simplemente atacada, reprimida y hasta llevada al paredón de fusilamiento, en un hipotético gobierno bajo la dirección del «Presidente Gonzalo» y el PCP usurpado. Ya ocurría así en el proceso de la Lucha Armada y,

86 No nos referimos a gente tipo Cipriani, del sector recalcitrante y consustancialmente antipueblo y anticomunismo.

87 La reacción de AGR es tardía. Si bien desde inicios de los 90 habla de «ganar al 90% de la población». Era un cliché sin asidero en la realidad.

88 Coinciden en ello Genaro Ledesma y el extinto Javier Diez Canseco.

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

han llegado aún hasta el presente y con toda claridad, aquellos ecos de la amenaza y la intimidación más siniestra.

La violencia extrema y las altas dosis de terror sólo repárese en lo que se denominaba, zozobras en la Lucha Armada y los devastadores coches bombas en zonas de afluencia civilcon que el PCP buscaba paralizar al enemigo, terminaron, por su carácter masivo, aterrorizando a un sector amplio de las masas. No sólo de pequeña burguesía y burguesía media, pero sobre todo a aquellas. No es gratuito que la primera pista firme, que a la larga llevaría hasta la ubicación de la Dirección Central, proviniera de una mujer de pequeña burguesía que por 1985 quiso proteger a su hijo para que no caiga «en manos de Sendero».

A su vez, un sector de la policía, toma consciencia desde sus

intereses de clasede lo que está enfrentando y redobla su entrega, incluso viviendo penurias. Es decir, se potencia su acción y profundiza su labor como una tarea de vida o muerte, a despecho de lo que sus superiores les pretendían imponer.

Así el elemento moral clave en la políticacrece progresivamente también en el orden burgués, aumentando la consciencia en sus mejores cuadros. Se engrosa la comprensión de que el orden «democrático» debe ser defendido. Esto prospera y se justifica en ellos el GEIN, por ejemplo―, porque si bien en general la política genocida de Estado, proseguía, la Inteligencia descubre que puede ser muy importante su concurso variando sus métodos. Es objetivo que las desapariciones disminuyen en el gobierno de Fujimori,

a pesar de crímenes horrendos como el de La Cantuta. Por tal

motivo, si sólo hablamos de la Inteligencia componente que resultó decisivo en la guerra, el tema abarca inevitablemente

al aspecto de la moral. Una moral que se les potencia porque

creen encarnar una defensa más humanizada de su sistema, mientras que, para ellos, el oponente encarna la brutalidad

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

homicida y el terror. Se aprecia en el testimonio de Benedicto Jiménez, en su libro sobre la captura de la dirección del PCP:

La captura del ‘presidente Gonzalo’ (2012).

Militarmente, la Lucha Armada estremecía el país 89 . En las ciudades, sobre todo en la capital, se aprecia una actividad subversiva creciente donde lo más simbólico y notorio son las cada vez más estentóreas y devastadoras explosiones, buscando dejar la evidencia que la lucha armada había conquistado el «Equilibrio Estratégico» y que se aprestaba a la conquista del poder total. Y, sin embargo, ya es posible precisar que más bien, había empezado a perder la batalla de la política y la batalla de la moral. Y, si el «equilibrio estratégico» no era un asunto puramente militar 90 sino sobre todo político, era justamente en la política donde se construía la derrota a través del aislamiento político y la vertebración de una opinión pública en contra. Era esto lo que se iba imponiendo a contracorriente de la proclamada

89 En el último año, al compás de la polémica marxista en la que también venimos cumpliendo un papel, ya varió de manera definitiva la idea de que hacia 1992 el PCP-SL estaba ganando la guerra. Aún en el 2010 Nelson Manrique afirmaba que SL «venía ganando la guerra». Gustavo Gorriti, decía lo mismo desde 1990 hasta el 2013. Hoy alguien que pensaba similar a aquellos, Raúl Wiener, sostiene que SL buscaba tomar el poder a punta de coches bombas y cuando las FFAA estaban intactas. Aquella apariencia falsa de una guerra imbatible y victoriosa hacia 1992, se ha desvirtuado aún más cuando se ha conocido que la captura de AGR en diciembre de 1990, fue abortada por decisión del propio gobierno de Fujimori. En esos años de inicios de los 90 Fernando Rospigliosi ya sostenía que las posibilidades de victoria de la guerrilla eran remotas, en su evaluación de fuerzas militares y sociales. Lo mismo en los estudios de Carlos Tapia, respecto a las fuerzas militares y logísticas de la guerrilla, tomando como base los archivos y computadoras incautados del archivo central de la dirección del PCP- SL. En aquel entonces no les creíamos nada en absoluto, como tampoco les creíamos que la guerrilla venía siendo derrotada en el campo por una combinación de luchas de las comunidades y de las FFAA. La amarga verdad, sin embargo, es una sola y se abrió paso. AGR y EYR habían venido mintiéndonos desde los tiempos de guerra. [Nota del 2014].

90 En informes de la llamada ‘Ronda de Conversaciones’ AGR sostiene o mejor ‘remarca’ que el ‘E.E’ no era una cuestión militar sino sobre todo política.

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

«Construcción de la conquista del Poder» a punta de coches bomba.

El factor de la política y de la moral involucraba el comportamiento de ese amplio centro en disputa que había que conquistar para obtener el 90% de la opinión pública. Y, la reacción, pero sobre todo un sector democrático que buscaba influir en la política antisubversiva, empezaba a reflexionar y considerar como factor ineludible en la evolución de la guerra, los parámetros del derecho internacional, esto es las Convenciones de Ginebra.

Estaban encontrando el talón de Aquiles de la guerrilla, que tenía el deber de distinguirse tajantemente de la respuesta reaccionaria que golpeaba a las masas a través de una línea y política genocida. El propio Vladimiro Montesinos Torres repara sobre este candente asunto en SIN Sendero, alerta temprana (2009), y destaca que una de las cosas que tenía Sendero Luminoso, es que carecía de parámetros respecto a la vida de civiles. Y lo ejemplifica al confrontar a AGR para vestirse de lo que no es, por supuesto, por la acción de Lucanamarca.

¿Quién podía representar mejorpara una parte de la población al principio y cada vez más creciente número de ciudadanos de a pie, en ese escenario de enfrentamiento feroz, el respeto a la vida y el sentido común? La batalla política en este asunto decisivo estaba en marcha, y las movilizaciones masivas que se inician, justo cuando se celebraba el I Congreso del PCPal final del régimen aprista y ad portas de las elecciones de 1990, empiezan a expresar ese cambio estratégico de la guerra 91 . En esas circunstancias llega

91 AGR por supuesto no quiso verlo. Sólo lo asume de algún modo en las Cartas, cuando el fracaso ya se ha consumado y está preso. E incluso en las cartas no habla de tal giro que se operaba en la realidad, sólo habla de «nuevos y complejos

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

Fujimori que, desconocido al principio y por tanto no comprometido aún en la política genocida, elaborará y pondrá en marcha una estrategia contrasubversiva integral, y entonces la otra parte empezará a derrumbarse. Esta evidenciará, más bien, su esencial fragilidad; más allá de los estentóreos atentados y acciones militares sin tregua, que a su vez provocaban numerosas y crecientes detenciones y destrucción del ejército y del Partido 92 .

2. La izquierda y los Derechos Humanos. Convenios de Ginebra.

Este punto clave que atañe a la política y a la guerra, fue incapaz de verlo AGR y el pensamiento Gonzalo. Más allá de hacer gala permanente de poseer un conocimiento amplio y documentado, muestra más bien su incompetencia para analizar con agudeza política los problemas políticos de fondo

problemas». Lo que crea el cambio estratégico, según su parecer original, fue su detención y, en segundo término, de toda la Dirección Central. Luego varía de posición frente a diversas interpretaciones que dejan al desnudo el centrar en su

papel personal. Lo varía de esta manera, hacia el 2012, en medio del proceso reabierto de Soras, y transmite a los dirigentes el Comité Central que: «La detención de la dirección redondea el giro que se operaba en la lucha de clases». Por eso en el 2013 esa misma posición ya está consignada en 1992 Giro estratégico…. O sea, ya volvió a revisar posiciones. Sin embargo, lo que no podrá eludir por más que cambie

y rehaga sus posiciones ya desmentidas, es que justamente ese «giro» que se

operaba en la realidad no era sino la incubación de la derrota debido a que su línea fue una línea oportunista de ‘izquierda’, que terminó por imponerse en el ‘I Congreso’. 92 Hoy se sabe con mucha más exactitud que las FFAA habían elaborado desde antes una doctrina que privilegiaba la inteligencia, y el ganarse a la población, sin descuidar

la parte militar. Según Fernando Rospigliosi, se quejaron durante la guerra que los

gobiernos civiles bloqueaban ello. Esto es muy discutible por la forma cómo entraron

a aplicar genocidio en 1983. Sostiene que el autogolpe no fue sino, en su origen, un

imponerle a Fujimori su plan, y ponerlo como elemento decorativo. Sin embargo, dice, el papel de VMT, detrás del cual estaba EEUU, llevó a que el poder político con

Alberto Fujimori a la cabeza, fuera fundamental. Cfr. Las Fuerzas Armadas y el 5 de abril. La percepción de la amenaza subversiva como una motivación golpista. IEP. Marzo 1996.

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

y las tendencias estratégicas que se desenvolvían en la guerra.

Se apreciará más bien y en suma su incompetencia para dirigir. Cuando en el «I Congreso» este dirigente habla de las Convenciones de Ginebra dice, en son de burla, que nadie las acata en el mundo y cada quien hace lo que le plazca. Despertará de la catástrofe que se vertebra y proclamará que había que ajustarse más a Ginebra nótese el oportunismo del máscuando ya es muy tarde.

Es cierto que numerosos hijos del pueblo se incorporan a la lucha armada por lo desesperante de la situación económica 93

y de la injusticia que por fin hallaba una respuesta histórica

como corresponde a todo esquema de incorporación a una revolución. Y, además, porque la parte oficial de la izquierda quedó al desnudo al hacer todo aquello que dijeron no harían, al insertarse más y más en el cretinismo parlamentario. Pero

recordemos algo que no se puede negar, salvo con la tergiversación. Que un sector importante de la izquierda y de su intelectualidad el más importante, pero que discrepaba con la línea partidaria y con la guerra popular, no había condenado al Partido, ni lo satanizaron. Más bien buscaron tender puentes, disimular sus críticas, aguardar o buscar una corrección en los métodos y en la táctica, porque veían el arraigo de la lucha en las masas más pobres y profundas 94 .

93 El shock de 1990 fue brutal y dramático. No hay ninguna investigación que describa lo que significó para el hombre de abajo, no tener el sustento del día. Ya había habido una medida anterior, con AGP, por 1989 gravísimo golpe contra las masas. Pero el de 1990 fue peor. Esto, sin duda, creó condiciones favorables a la guerrilla. Sin embargo había sido concebido con sentido estratégico por el régimen, el que fue variando progresivamente las cosas a su favor. 94 Estas consideraciones no son entendidas por determinados intelectuales, porque no analizan en concreto. Arce Borja sostiene que ni bien estallaron las primeras bombas, esta izquierda se fue a refugiar a brazos del Estado. Muy simplista. Exime a AGR y su ‘pensamiento Gonzalo’. El estudioso Jorge Lora Cam, en su caso por no conocer muy de cerca el proceso, parte de ahí y le da una generalización que, por cierto, elude las consecuencias determinantes de un marxismo dogmático impostado en Latinoamérica; y, sólo ve el aspecto de un eurocentrismo revisionista el de esa

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

Pero el triunfo de la revolución no es posible, insistimos, sin ese 90%. Tenía que incluir, efectivamente, a capas medias y a sectores más amplios de la pequeña burguesía, y a esa propia izquierda.

Uno de los gestos más simbólicos de reconocimiento a la guerrilla por parte de aquella izquierda, que no negaba discrepancias existentes, es la visita amigable de Hugo Blanco al Frontón por 1985. ¿Y, qué ocurrió? Lo botaron y sus obsequios navideños; sus panetones, fueron lanzados al mar. Aún ahora, algunos de sus ejecutores sobrevivientes lo celebran como una hazaña de la guerra. Pero no fue una acción por la libre, sino que estaba fijada como orientación en documentos elaborados por Guzmán y remachada atrozmente en hechos, para quien aquellos no eran sino el

izquierdaque viene con nuevas fórmulas para defender el Estado. Bien vista la cosa son dos vertientes ―SL y la izquierda― cada una de las cuales, objeta al otro con razones y con sinrazones. Lo que hay que desentrañar es la raíz teórica del error, que a ambos bandos les llevó al descalabro. Y a su vez, diferenciar en cada uno de ellos, lo que tenía de afirmación sincera por la revolución y qué de correcto. En Comentarios a «Memoria de una guerra…. », sostiene Lora Cam: « [La Lucha Armada] Se produce en un momento histórico de represión del movimiento obrero popular preparatorio de la imposición neoliberal. Cuando la oligarquía estaba en retroceso, la Iglesia deslegitimada, el militarismo agotado y los Estados Unidos preparaban las condiciones de una nueva recolonización con las políticas de ajuste. La guerra respondía a una época, a un momento en la que los pueblos querían la liberación y el socialismo. Frente a ella se unen los grupos de poder, los nuevos empresarios con los del antiguo régimen y recurren al imperio, utilizan toda la potencia del poder militar y de los medios. Mientras el primero pretende liquidar con la masacre, los medios construyen la conciencia sumisa. El sistema y régimen político, la iglesia y la llamada izquierda en proceso degenerativo acompañan las decisiones imperiales. Las clases medias como en todo proceso revolucionario se derechizan por el miedo al movimiento de los oprimidos y por su naturaleza oportunista» [Las negritas son nuestras]. No ve ni a la Iglesia cercana al pueblo, ni a la izquierda popular que ha apoyado la participación electoral y que a su vez busca acercamiento a la guerrilla y que AGR rechaza tras que: «no veo con quién podríamos hacer frente…» y que descarta a un sector que buscaba acercamiento ―el de Letts, por ejemplo―, tras que: nada «con los que plantean insurrección».

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

revisionismo que trafica, que equivale a la «contrarrevolución», y contra ellos hay que desplegar el máximo odio de clase. Porque entre el revisionismo, la reacción y el imperialismo, no es que haya una ligazón interna y ubicación concreta y distinta en las clases sociales por tanto con claras diferencias de cualidad, no sólo de gradosino que para AGR eran casi lo mismo, o quizá algo peor por la confusión que podían crear en el pueblo. No de otro modo se entiende la forma tan feroz con que los trataron.

A medida que esta izquierda observa como respuesta ese

arrogante desaire y ve que se ejecuta cruentamente a sus militantes. Y más aún, que se los hace objeto de acciones atroces como volar sus cadáveres, cosa que quizá no harían con ningún cuadro reaccionario de alto nivel ejecutado por algún aniquilamiento selectivo. Entonces estos elementos que no habían condenado pero que no asumían aún la necesidad

de apoyar abiertamente a la guerrilla, pasan poco a poco en

medio de resistencias y polémicasa alinearse en un frente político en contra.

Al ver tal despliegue de violencia y brutalidad, elementos de la

intelectualidad de estos sectores o cercanos a ellos empezaron

a elaborar cálculos que cualquiera en sus cabales haría.

Gustavo Gutiérrez, un teólogo de altísimo prestigio ligado a la

izquierda, se involucra y condena al PCP. Pablo Macera, otrora simpatizante connotado de la lucha armada, desiste de haberla defendido. Flores Galindo la califica incluso días antes de su muerte, en 1990, como algo horrendo. Hasta César Lévano que hablaba por 1982 y con respeto de «los combatientes de Sendero Luminoso», terminó, según su versión, amenazado. A todos estos, que estuvieron entre los más prestigiosos, no se les puede acusar per se, de haber acompañado las decisiones imperiales.

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

César Hildebrandt influyente―, que había querido entrevistar a AGR, y le llamó «aventajado político», fue amenazado. Ángel Páezjoven periodista, terminaría también amenazado. Gente que por lo menos merecía un tacto, desde el punto de vista de cualquier bando del conflicto, estaban amenazados. Es que nadie sirve sino el Partido, y si no estás con nosotros eres o estás con la contrarrevolución y la guerra popular te aplastará. Esa fue la lógica, y sigue siendo, en esencia, la lógica luego del desastre en la lucha política. ¿No nos han dicho, por el hecho de discrepar y de emplazarlos a responder, que ahora somos «renegados» y «contrarrevolucionarios»; o incluso «infiltrados» y «trotskistas» a los cuales hay que aplicarles una «sanción ejemplar»?

Recordar que incluso Carlos Tapia que cabría dentro del rango de los que terminaron apoyando los planes imperiales, había saludado el inicio de la lucha armada. Con el tiempo y con la agudización de la guerra interna pasará a apoyar las labores de estudio de la subversión y a proponer soluciones en el campo de la lucha contrasubversiva.

¿Cuál es la ubicación hoy de Julio Roldán, por ejemplo y para mayor abundancia? De ser un indisimulado simpatizante de la guerrilla, en la reedición de su libro Gonzalo el mito (2012), es hoy un crítico, todavía constructivo, para que se haga una autocrítica. Y, claro, desde ese momento es un apestado más; un paria, un «intelectual de la izquierda burguesa», pese a ser uno de los pocos que le ha planteado batalla ideológica a esa izquierda de las ONG y de los Derechos Humanos.

En la evaluación, por parte de esta intelectualidad que devino amenazada o se sintió amenazada, pesan, creemos, dos aspectos claves por su repercusión y amplitud social: 1] la acción brutal contra el campesinado, sobre lo cual se puede elaborar todo un tratado para probar que fue un asunto de

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

políticas ultraizquierdistas de AGR, y 2] el aniquilamiento de decenas y quizá centenares de integrantes de organizaciones

populares: sindicatos, vasos de leche, de barriadas, o alcaldías

y gobernaciones sin peso, vinculados a esa izquierda pero no

sólo por eso. Es decir el aspecto pueblo, el aspecto masa. Y,

por consiguiente, las críticas hechas caen dentro de la preocupación por la situación del pueblo y, por tanto, son expresión de una variante de su izquierda.

3. El fracaso de la Lucha Política y el hundimiento del Movadef. La negativa a la autocrítica y a rendir cuentas.

Cruzadas las distancias de décadas y con el fracaso de la guerra y la derrota a cuestas, AGR decide en el 2004 el ingreso, de lleno, a la lucha política, sin autocrítica. Lo cual se consolida en el 2009 con la fundación del Movadef. ¿Qué sectores podían apoyar una amnistía y convergir en defensa de los derechos fundamentales? ¿Iban a apoyar la propuesta de amnistía y derechos fundamentales Alberto Fujimori, Alejandro Toledo, Alan García? No, no lo iban a hacer. Ellos optarían porque nos cerraran el paso, tal como ocurrió.

De ahí que AGR preconizara desde antes «vincularse con la izquierda burguesa» ¿Vincularse y convergir con quienes habían acompañado las decisiones imperiales? Pronto, no

obstante, constatará que esta izquierda los repudia, y que será

a la postre el muro infranqueable que no les permitirá avanzar

en la amnistía. ¿Qué esperaba? ¿Qué debido a que habló el presidente Gonzalo, todos debían decir amén? ¿Que la gente tiene memoria frágil para olvidarse de sus muertos, porque el tiempo pasa rápido? Así parece razonar «el más grande maoísta viviente sobre la faz de la tierra».

La izquierda, que había recalado en los Derechos Humanos que libró durante años a muchos de purgar prisión, y que siempre fue atacada por el ala más recalcitrante de la

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

reacciónse consolidó en la posición de «no a la impunidad». AGR, plantea apoyar las leyes de amnistía unilateral a favor de los militares genocidas, y promovidas por el fujimorismo, pese

a que en un inicio apareció como alguien opuesto a ellas. La

izquierda, obviamente más inserta en el orden burgués por los tiempos que corrían pero asumiendo inobjetablemente una labor encomiable respecto a las víctimas del conflicto 95 , se

opondrá a la posición de amnistía general, que conllevaba las

libertades de AGR y Fujimori. Esta izquierda sigue siendo una fuerza actuante e influyente. Hay madres de héroes, cercanos

a esta izquierda, que repugnan de la obsecuencia y ese

arrastrarse ante el fujimorismo por parte de AGR y quienes le secundan 96 .

Lo que la izquierda, incluida la de los DD.HH planteó, fue que ambas partes de la guerra debían autocriticarse y «pedir perdón». Lo central, en todo caso era autocriticarse. Todos lo pidieron: Patria Roja, Letts, Unidad, IDL, etc. Pero, como se verá, AGR ha preferido arrastrarse tras Fujimori es decir llevar al contingente a que saque cara por su indulto, declarándose que «no son inhumanos»antes que asumir una autocrítica que abra paso a las amnistías. Han sido repudiados por las masas, como algo repugnante y aberrante.

Concluimos, por tanto, que AGR teme más ir a una autocrítica

y prefiere hacerle el servicio a Fujimori a fin de que el indulto también le favorezca en una probable toma de consciencia de

la opinión pública que se daría cuenta que «falta que la otra

95 No todos fueron víctimas del conflicto, cuestionamos que se hable de que las masas estuvieron «entre dos fuegos». Pero, eso no quita que ha habido víctimas de genocidios, crímenes, desapariciones [Nota del 2016] 96 Repárese en la contundente carta de doña Julia Peña, madre de dos héroes y heroína popular ella misma, escrita a La República por el 2013. Dice «Es repugnante que los que mandaron a matar, exigen que las reparaciones se centren en ellos y sus libertades, y no en las masas, madres, esposas, muchas de ellas enfermas, viviendo penurias económicas».

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

parte salga». Es decir, salir aunque sea por los ductos de las mazmorras reaccionarias y mendigando libertades. Pero dentro de este plan en tanto que la izquierda partidaria no se lo permitiríaestaba envuelto su gran crimen político:

destruir al Partido, para que no le plantee batalla.

4. Guzmán-Yparraguirre y el régimen de Ollanta Humala.

Aún antes, hubo otra acción a espaldas del Partido. Ahí entra a escena Ollanta Humala, el criminal de guerra de Madre Mía, que venía ayudado por la izquierda burguesa para lavar su imagen. AGR plantea se apoye su elección porque, en efecto, había que escuchar la opinión del pueblo y era preferible Humala a los Fujimori. Diferenciar derecha de ultraderecha. Pero ahora debemos preguntarnos ¿A cambio de qué? Nunca lo dijeron, pero salió en la lucha de clases.

En el primer año de Humala sale Rudecindo Vega a plantear lo factible de una amnistía general. Eran tiempos de Salomón Lerner Githis. En esos momentos, obviamente, era visto como un signo de avance, aunque no muy claro. ¿Qué se aclarará? Que había un compromiso. Y aparecería poco después en la lucha contra el proyecto Conga y otras luchas del campesinado contra la expansión minera, es decir el consabido te doy para que me des. ¿Qué tipo de compromiso y de qué alcance existía? Lo dijeron con sus hechos: que saldrían a insertarse y que no actuarían en la lucha popular. Lo habían ido sembrando desde antes y con el apoyo cómplice de otros: porque «el capitalismo se impondrá», y la lucha es «infructuosa». Y, sobre todo, porquesegún se deriva políticamente y se comprueba volviendo a ver lo que fueron sembrando a lo largo de 20 añosfaltaba que salgan ellos, pues sin ellos no hay revolución.

Eso se comprueba ahora con demasiada claridad, pero no era tan fácil advertirlo años atrás, por cuanto el revisionismo se

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

daba maña para escudar sus problemas en otros y confundía así al Partido. Lo que ha existido, viendo el proceso seguido, no ha sido sino un sistemático boicot y el desmontaje de luchas en las cuales se tenía posibilidad de influir e incluso encabezar 97 . ¿Por qué procedieron así? Ahí se ve para el caso de Humala, y se explica para los anteriores gobiernosun acto unilateral de «buena voluntad» dentro del consabido «te doy para que me des», sacrificando a las masas porque «masas siempre habrá el partido es lo principal.» ¿Ya no lo habían

97 Véase la denuncia en la revista Culturales 1º de Mayo, algo que coincide plenamente y profundiza la denuncia que ya veníamos haciendo de la traición al movimiento de masas y su defensa del capitalismo por parte de AGR y EYR: «La izquierda tuvo una lucha librada en más de diez años tanto dentro del nivel superior como en los inferiores, aún así estaba lejos de ser escuchada para corregir los errores de derecha que se vislumbraban y, en consecuencia, se encontraba en una situación débil. El aferrarse a la sujeción y no definir que ésta es a principios, más el avance de esas posiciones derechistas, nos dispuso a atrevernos a romper con esas prácticas revisionistas para hacer avanzar a la izquierda. Ver el proceso de la lucha interna desde los años 1999 hasta el 2010, donde la izquierda con organismos generados abrieron brecha para unir al 90% de la población, convergiendo con organizaciones de izquierda, democráticas y populares, siendo el proletariado quien asumió su conducción como quedó demostrado en el reconocimiento de quienes SI aportaron a construir tanto desde dentro como desde afuera. Ante este avance, las posiciones derechistas, al no querer que quede ningún organismo en que ellos no se hayan «esforzado» en construir, persistieron en desaparecerlos como son los organismos:

UNOCODED, MODEFMUNA, Movimiento de Jóvenes Proletarios, entre otros, integrantes de la Coordinadora Popular Primero de Mayo (CPPM), porque sus posiciones no eran las que dirigían incluyendo a estos el F…. y C…. a las que ya no podrán destruir. Como resultado de ello, estas posiciones que se desbocaban en línea oportunista de derecha (LOD), enquistada en la dirección llevaron a destruir más de diez años de esfuerzo de la izquierda en el proceso de generar un movimiento en pro de las libertades de los presos políticos, destruyendo sus OG y la CPPM para levantar sus fantásticos OG, los que carentes de trabajo de masas forzaron un MOVIMIENTO que los alejo de la aplicación del F.U, quedando a la zaga de la situación real de la clase y por ende a la zaga de las masas convirtiéndose en obstáculos para el desarrollo del movimiento de masas». Pág. 9. Como se verá, sus apreciaciones sobre lo ocurrido son coincidentes con las nuestras, pero no realizan una crítica directa a AGR y EYR. [Nota del 2014].

Reconstruir el Partido

Fracción del PCP

hecho en 1993 al apoyar el Referéndum que aprobaría por leve margen la Constitución fujimorista?

Con todo ello quedaba al desnudo cómo entiende el revisionismo la amnistía general, y por qué ha preferido no decir de ésta sino una consigna, cuestiones esquemáticas y gaseosas, así como el remitirse a 3,000 años de historia y algunas leyes en el Perú, en el siglo XX. Y nada más. De ahí que, y pese a lo que enuncia el nombre del Movimiento 98 , concibieran en los hechos la amnistía general sin la lucha por los derechos fundamentales. En consecuencia, aplicaron y aplican a espaldas del Partido y contra la Nueva Línea Política General que invocan con el mayor cinismouna línea de traición, una línea de capitulación, una línea oportunista de derecha, a fin de salir en libertad.

La tarea hoy es sistematizar esa línea antes de difundir públicamente 99 , y antes de llamar a la izquierda aherrojada a combatirlos y pedirles cuentas.

Debemos ver, por otra parte, cómo la lucha avanza a favor nuestro. La derecha no sabe de qué manera refutar los macizos emplazamientos y el desenmascaramiento de sus posiciones. Por eso ha optado por guardar silencio 100 . Muchos

98 Movadef (Movimiento por Amnistía y Derechos Fundamentales), fundado en el 2009. [Nota del 2014].

99 Véase la tarea que la Fracción Proletaria en forja se propone en octubre del 2013. En el 2004 ya se había sistematizado como revisionismo. [Nota del 2014]. 100 Luego de un pronunciamiento por el 2012 de Filas proletarias otro organismo devenido fantasmal, volvieron a la carga dos años después a través de otra fantasmagoría: MHijas. Por supuesto, eludiendo un debate verdadero a través de la invención de nuevas etiquetas y la diatriba. Recordar que a MHijas