Está en la página 1de 49

HABILIDADES TERAPÉUTICAS

Profesor: Miguel Costa

Máster de Psicología Clínica y de la Salud Departamento de Psicología Biológica y de la Salud Universidad Complutense de Madrid

INDICE

1. Consejo Psicológico y Habilidades Terapéuticas--------------------------------------- 3

1.1. Habilidades y la influencia interpersonal -------------------------------------- 3

1.2. El Consejo Psicológico es un encuentro entre biografías ----------------- 4

1.3. Habilidades interpersonales ------------------------------------------------------ 5

2.Escuchar activamente ------------------------------------------------------------------------- 5

2.1. Cómo escuchar bien --------------------------------------------------------------- 6

3.Hacer preguntas--------------------------------------------------------------------------------- 6

3.1. Tipo de preguntas------------------------------------------------------------------- 6

3.2. Criterios para preguntar ----------------------------------------------------------- 7

4. Síntesis ------------------------------------------------------------------------------------------- 9

5. Clarificación ------------------------------------------------------------------------------------10

6. Empatía -----------------------------------------------------------------------------------------11

6.1. Cómo expresamos empatía -----------------------------------------------------11

7. Auto-revelación --------------------------------------------------------------------------------12

8.Reforzar ------------------------------------------------------------------------------------------14

8.1. Criterios ------------------------------------------------------------------------------14

9. Informar para motivar: el “feedback”------------------------------------------------------ 15

9.1.Componentes de la habilidad ----------------------------------------------------16 9.2. Reglas para un “feedback” efectivo-------------------------------------------- 16

10.Confrontar--------------------------------------------------------------------------------------17

10.1. Cómo hacerlo ---------------------------------------------------------------------17

11. Transmitir información----------------------------------------------------------------------19

12. Confortar---------------------------------------------------------------------------------------19

13. Solucionar problemas ----------------------------------------------------------------------20

BIBLIOGRAFÍA -----------------------------------------------------------------------------------21

1. Consejo psicológico y habilidades terapéuticas

1. Consejo psicológico y habilidades terapéuticas Figura 1 . Componentes del Consejo 1.1. Habilidades y la

Figura 1. Componentes del Consejo

1.1. Habilidades y la influencia interpersonal

El manejo de las habilidades interpersonales es uno de los componentes nucleares en la efectividad del consejo. Las habilidades interpersonales de este componente de relación suelen incluir criterios para mantener una postura corporal y un contacto visual adecuados, saber confrontar e interrumpir si es necesario, hacer preguntas personales que susciten interés o que induzcan a hablar sin censuras, escuchar el contenido y los sentimientos de lo que se dice, calidez y aceptación, animar, mantener al cliente en los asuntos relevantes para el consejo, clarificar contenidos confusos y hablar de una manera clara y comprensible.

Cormier y Cormier (1994) señalan tres características de los consejeros que, de manera concurrente, favorecen la relación y que les otorgan poder de influencia interpersonal en ella:

Competencia o pericia: la percepción que tienen los consultantes de que el consejero les será útil para la solución de sus problemas.

Atractivo: los consultantes infieren atractivo a través de la aparente amabilidad, simpatía y similitud del consultor con ellos. Los efectos de esta característica son mayores cuando el atractivo es mutuo.

Fiabilidad: la percepción de los consultantes de que el consultor no les engañará o perjudicará.

Las tres características intervienen, con pesos diferentes, a lo largo de las cuatro fases que estos autores definen en el proceso de la relación de ayuda: establecer una relación, evaluación del problema y definición de objetivos, selección y aplicación de las estrategias, evaluación de la intervención y seguimiento (Ver Cuadro 2).

Cuadro 2. Características de los consejeros que favorecen su poder de influencia (Cormier y Cormier, 1994, modificado)

Fase

Características

Objetivos de los intentos de influencia

1ª: Establecer

Aspectos descriptivos de la pericia:

“Enganchar” al consultante para que continúe, mostrándole credibilidad

una relación

destreza aparente, estudios realizados, reputación de la que goza, estatus que se le atribuye por su rol de consejero, características del diseño del escenario de la relación de ayuda

 

Porte físico y atractivo físico

Crear una impresión inicial favorable

 

Atractivo interpersonal transmitido mediante la estructuración

Reducir la ansiedad de los consultantes, “comprobar” sus expectativas

 

Aspectos descriptivos de confidencialidad: estatus, rol y reputación

Favorecer la apertura y autoexpresión

2ª: Evaluación del problema y definición de objetivos

Aspectos conductuales de pericia

 
 

Atención verbal ( seguimiento del discurso, falta de interrupciones, respuestas de atención) y no verbal (contacto ocular, disposición frontal del cuerpo, fluidez en el discurso)

Contribuir a la comprensión de los consultantes sobre sí mismos y sobre otros aspectos Ayudar a definir unos objetivos realistas y a iniciar las acciones oportunas para lograrlos

 

Preguntas para lograr concreción

Enfrentarse a las omisiones, distorsiones, generalizaciones y otros sesgos lingüísticos y comprender el significado de las palabras y experiencias de los consultantes

 

Preguntas relevantes que ayuden a pensar

Lograr especificidad

1.2. El Consejo Psicológico es un ENCUENTRO ENTRE BIOGRAFÍAS

El encuentro del Consejo Psicológico es un encuentro entre biografías y entre las unidades ABC (ver Figura 9) que definen el comportamiento comunicativo de cada una de ellas en los innumerables episodios que definen el encuentro a lo largo del tiempo.

En otros lugares (Costa y López, 1991,1996, 2000), hemos expuesto con extensión y con el apoyo didáctico de la Fábula de la ostra y el pez, la naturaleza íntima de ese encuentro.

Figura 9 . El ABC de la comunicación Las características del encuentro interpersonal Con ayuda

Figura 9. El ABC de la comunicación

Las características del encuentro interpersonal

Con ayuda de la metáfora de la ostra y el pez se desentrañarán las características del encuentro interpersonal de ayuda o terapéutico

del encuentro interpersonal de ayuda o terapéutico Figura 10. Comportamiento interpersonal 1. 3. Habilidades

Figura 10. Comportamiento interpersonal

1. 3. Habilidades interpersonales

2.Escuchar activamente

La escucha activa es una habilidad esencial sobre la que se cimenta el consejo psicológico. Escuchar bien es un calibrador excelente para asegurar que lo que nos dicen y expresan nuestros consultantes y lo que percibimos realmente sea exactamente lo mismo y no exista alteración alguna en cuanto a su recepción e interpretación.

A través de la escucha, los consejeros materializamos también importantes

procesos de influencia: estimulamos a nuestros consultantes a hablar y compartir información relevante y delicada, ayudamos a clarificar más aún las ideas y emociones que nos expresan, nos convertimos en personas dignas de confianza, promovemos afiliación y respeto, suscitamos el deseo de querer escucharnos, apaciguamos emociones que pueden alterar la relación interpersonal, reducimos los sesgos perceptivos y, por último, promovemos un clima propicio para el diálogo y la negociación.

2. 1. Cómo escuchar bien

Escuchar bien tiene tres componentes relevantes:

a) Poner en alerta todos nuestros receptores y captar la información que se

nos suministra.

b) Reaccionar ante el discurso de nuestro consultante enviando señales no

verbales y verbales.

c) Respetar y concentrarnos sobre lo que el hablante nos dice con una

disposición de ánimo abierta y sin censuras.

Escuchamos con

Comportándonos activamente

 

Con nuestro

-Asumiendo una postura activa -Mirándole frecuentemente a los ojos -Adoptando expresión facial de "atención" -Adoptando incentivos no verbales: mover la cabeza, -Tomando notas, si procede

 

cuerpo

Con nuestras

-Repitiendo las palabras más relevantes de lo que cuenta (parafrasear)

palabras

-Utilizando incentivos verbales: “hum-hum

”,

“¡no me digas!”, “¿cómo

es eso?”, “interesante”,

“Siga, le estoy escuchando

”,

“Por favor, no

se detenga, le estoy escuchando con sumo gusto”, “Eso suena como

algo importante”, “¿Qué hizo después?”,

Con respeto

-Cediéndole todo el espacio que necesite en la conversación -Hablando sólo para mostrar nuestra atención, pedir aclaración o expresar nuestra imposibilidad de continuar escuchando. -No juzgando lo que nos dice

3. Hacer preguntas

Hacer preguntas es una habilidad social utilizada en el Consejo, esencialmente, para proveernos de información y para generar dudas o suscitar la reflexión a nuestros consultantes

3.1. Tipos de preguntas

Hay dos tipos de preguntas: abiertas y cerradas. Las preguntas abiertas son exploratorias. Animan a nuestros consultantes a pensar sobre sus problemas, sentimientos y pensamientos. Habitualmente son respondidas con más de una o

dos palabras. Las preguntas abiertas podrían estar indicadas en los siguientes contextos y situaciones:

Contextos y situaciones

Ejemplos

1. Cuando se desea entablar una

conversación 2. Cuando se necesita indagar si

alguien necesita ayuda 3. Cuando se desea identificar un sentimiento

4. Cuando se desea centrar un

tema

5. Cuando se necesita saber algo

más acerca de un comportamiento

6. Cuando se desea identificar

objetivos, intereses y necesidades e

introducir procesos de reflexión

7. Cuando se intenta definir un

problema

8. Cuando se intenta activar las

alternativas de solución al problema 9. Cuando se necesita tomar decisiones

10. Cuando

promover la participación

deseamos

motivar

y

-¿Qué tal le va?

-¿Necesita ayuda?, ¿cómo puedo ayudarle?

-¿Qué siente cuando le hablo de eso siente ?

-A propósito, ¿qué le pareció

?

?,

¿Cómo se

-¿Qué sería un ejemplo de eso?

-¿Por qué?, ¿qué pretende?, ¿para qué?, ¿qué le

interesa de modo inmediato

medio plazo?, A su

a

juicio, qué sería lo más apropiado hacer ?

-¿A qué cree Ud. que se debe

el hecho de que ? -¿Qué se le ocurre que podría hacerse sugiere en esta situación?

-¿Cuáles son las ventajas e inconvenientes de

“imagínese que, en

efecto, hacemos

-Usted, ¿qué opina?

usted, ¿qué

?,

¿A qué atribuye Ud.

?,

hacer

?,

¿qué pasaría si

?,

¿qué podría ocurrir?,

Las preguntas cerradas, por el contrario, usualmente se hacen para obtener información específica y pueden ser respondidas con un "sí" o un "no" o alguna otra respuesta específica de una o dos palabras. Un proceso de solución de problemas que se establece entre consejero y consultante requiere a menudo información específica que puede ser recabada por medio de preguntas cerradas. Veamos algunos ejemplos.

Contextos y situaciones

Ejemplos

1.

Cuando tenemos necesidad de información específica Cuando planeamos una próxima cita

-¿Cuándo?, ¿quién?, ¿dónde? -¿Qué día ? -¿Ha comprendido?, entonces, el día en que quedamos para la próxima reunión es ?

2.

3. Cuando preguntamos para confirmar nuestra comprensión de un problema o retención de

 

información

3.2. Criterios para preguntar

a) Escuchar y observar por sistema para captar el impacto de nuestras preguntas y lo adecuado de las mismas.

b) Definir de antemano qué objetivos se tienen, qué información se desea obtener y el orden de las preguntas, si estamos entrevistando. Conviene ir de lo general a lo específico, no hacer preguntas comprometidas al comienzo y evitar ir a “salto de mata” o, lo que es lo mismo, evitar tocar muchos temas sin cerrar ninguno y sin dar oportunidad a nuestro consultante de responder con tranquilidad a cada una de las preguntas.

c) Hacer compatible los objetivos de nuestras preguntas con las necesidades de nuestros consultantes. Ello implica, a menudo, flexibilidad para alterar la secuencia de las preguntas de manera que podamos conectar con las necesidades inmediatas de nuestros consultantes.

Una mujer de 35 años es recibida por un consejero. Cuando está indagando datos demográficos para completar la historia, la mujer, con signos evidentes de ansiedad, se lleva la mano al pecho y acierta a decir de manera titubeante y con voz temblorosa: “Estoy

preocupada

no

sé,

pienso que si

”.

El profesional elige una pregunta.

Opción A

Opción B

“Dígame, ¿dónde vive usted?”

Cuénteme mujer, ¿qué es lo que le preocupa?

La pregunta de la opción A está orientada por el objetivo de completar una historia y

recoger datos de filiación, localización,

escucha previa que ha hecho de las emociones de esta paciente. Sin duda, esta segunda opción le permitirá ganarse mejor la confianza de la paciente y también le permitirá, en un

pregunta de la opción B está orientada por la

La

segundo momento, completar la historia con los datos de filiación.

d) Identificar el momento oportuno para preguntar. Esto resulta especialmente relevante cuando el Consejo transcurre en un contexto en el que hay otras personas presentes que hace aconsejable hacer ciertas preguntas en otro momento.

e) Hacer preguntas para suscitar atención

Cuando anticipamos los temas a tratar

En la entrevista de hoy me gustaría tratar con Ud. ¿Qué es lo que le pasa y por qué? y ¿Qué podemos hacer para ayudarla?…

f)

Las buenas preguntas son cortas, directas y no necesitan explicación

g)

Comenzar con un breve comentario “amortiguador” cuando se vaya a hacer una pregunta comprometida. Por regla general conviene evitar hacer preguntas comprometidas, no obstante, cuando, por razones de la ayuda, necesitamos hacerla, esta puede amortiguarse con algún comentario de introducción. Veamos algunos ejemplos.

Contextos y

Situaciones

Comentario amortiguador + Pregunta

Sospechamos que existe algún problema o información que nuestro consultante tiene dificultad en comunicar

Sospechamos que nuestro consultante nos oculta información relevante

-"No me extrañaría que se le olvidara, a mí también me ocurre en ocasiones, ¿qué ocurrió en realidad?" -"Cuando yo me enfrento a problemas de esta naturaleza, le

confieso que a menudo necesitaría ayuda imperiosamente, o tener a alguien cerca con quien comentarlo o intercambiar opiniones, no sé si usted estará en la misma situación. En cualquier caso, me gustaría saber si necesita ayuda, ¿desea que lo comentemos?" -"Es habitual que muchos chicos/as en sus primeras relaciones

sexuales tengan problemas contarme?"

-“Muchas personas se masturban o se autoestimulan para obtener placer, lo que es normal, ¿Con qué frecuencia lo hace?” -“Me han dicho que sin tomar pastillas es difícil divertirse en las discotecas ¿Qué opinas tú de ello? -"Hay personas que en ocasiones para animarse en estas situaciones suelen beber, ¿le ocurre también a Ud. esto?" -"Una de las maneras que algunos jóvenes tienen para animarse en

situaciones difíciles es beber alcohol,

ha ocurrido algo que desees

¿te

¿utilizas

tú este procedimiento?"

-“A tu edad, es frecuente haber cogido alguna borrachera gorda ¿Cuándo cogiste tú la primera? -“A veces, la gente está tan desesperada que piensa que es preferible quitarse la vida ¿Te ha sucedido esto alguna vez?”

g)

Evitar las preguntas sarcásticas porque no aportan información y sí en cambio suponen un riesgo para deteriorar la relación.

h)

Preguntar para “sembrar dudas” e introducir procesos de reflexión cuando necesitamos confrontar y debatir determinadas “reglas verbales” (ver capítulo 5) que

pueden estar en el origen de ciertos problemas o deseamos generar procesos de solución de problemas.

Categorías de preguntas

Ejemplos

1. Preguntar para evaluar si una creencia o actuación es sostenible o no

2. Preguntar por los

fundamentos de ciertas conductas, por las reglas de una situación, por la existencia de problemas y por la validez y fuerza de los objetivos

-La creencia de que…. ¿le ayuda a proteger su vida y su salud? -¿Le ayuda a alcanzar los objetivos que se ha planteado? -¿Le ayuda a resolver sus problemas o evitar conflictos? -¿Le ayuda a sentirse como se quiere sentir? -¿En qué hechos o datos se basa para creer ?

-A su juicio, ¿qué debería hacerse o decirse en ?

Por qué le gusta

?, o ¿Por qué hace

?

-¿Cómo se siente cuando

-¿Qué sería lo más apropiado

?,

¿Le preocupa el que ?

?

Por qué piensa que en esta situación debería hacerse o decirse ?

-Para lograr

-Introducir cambios en dispuesta/o a asumirlos?

(…),

¿qué cree que debería hacerse o decirse?

(

).

tiene los

costes

de

¿estaría

3. Preguntar por la

coherencia /incoherencia y contradicción entre las prácticas y objetivos y entre los valores y los objetivos entre sí

-Para Ud. es importante embargo, las prácticas de -Pretende en primer lugar

(

).

(

(…)

)

y cree además que.(…). Sin dicen lo contrario. ¿Cómo lo ve?

por otra

También desea

(…),

parte, quiere

(…)

¿Si consigue lo primero cree que podrá

lograr (…)?

4.

Preguntar

por

las

alternativas

ante

un

problema

 

5.

Preguntar

por

las

diferentes valoraciones de las diferentes alternativas

6.

Preguntar

por

las

consecuencias de

las

propias prácticas o de las de

otros

-¿Qué podría hacerse ante ?

-Si tiene dudas acerca de qué hacer o qué decidir, ¿qué se le ocurre que podría hacer para aclararse y salir de dudas?

-Me dice que su dificultad para lograr

se le ocurre que podría hacer para que le resulte más fácil

-¿Qué ventajas e inconvenientes tiene el hacer

-¿Cuáles serían las alternativas más deseadas?, ¿por qué? -¿Cuáles serían las alternativas más realistas?, ¿por qué?

¿qué

(…).

estriba en

?

(…).

-¿Qué pasó cuando ?

-¿Qué pasaría si

-Imagínese que, en efecto, hace o dice

?

(…),

¿qué pasaría, qué

podría ocurrir?, ¿y si no lo hace?, ¿y si hiciera ?

4. Síntesis

La síntesis o resumen implica unir y repetir dos o más partes diferentes de uno o varios mensajes (unión de varias paráfrasis) y es una manera de informar a nuestro consultante de que le estamos escuchando. La utilizamos también para organizar la información que nos comunican y dar “feedback” sobre la misma, para identificar y enfocar temas o un tema común que reitera un consultante a lo largo de la entrevista, para facilitar la percepción de control de quien habla sobre lo que habla, para “poner freno” a la excesiva ambigüedad, prolijidad o divagación del interlocutor y centrar de nuevo la entrevista, para cerrar o resumir el progreso hecho durante la entrevista o entrevistas anteriores y retomar la dirección del proceso del Consejo o terminarlo, para moderar el ritmo demasiado rápido de una sesión, proporcionando momentos de descanso, orientar el proceso

de solución de problemas proporcionando información, a modo de “feedback”, de los asuntos que se van abordando y de lo que aún queda por resolver. Expresiones de resumen o síntesis puede ir precedidas de expresiones tales "

que

como "

llegados

a este punto, podemos decir que

"Tengo la sensación de

",

"

"Me parece que por todo lo que me ha contado

Consultante: (muy angustiada y pasando de un tema a otro) “No puedo seguir así, en el

trabajo tengo un jefe que es insoportable

(

),

Y si le cuento lo de mis hijos, mi hijo

Pedro

(

),

;para

colmo, el otro día a mi marido le despidieron del trabajo y

(

),

Y

a

mi

padre acaba de darle un ataque

(

)

Consejero utilizando la síntesis: “Si no te he entendido mal, te sientes agobiada sin

saber qué hacer

con muchos problemas a los que has de hacer frente: problemas con

tu jefe, con tus hijos, con el trabajo de tu marido y, por si no fuera suficiente, tu padre acaba de tener un ataque

Consultante: “No sé si el programa que estamos siguiendo sirve para algo, a veces tengo la sensación de que no avanzamos, otras, sin embargo, pienso que sí pero que esto es lento

Consejero utilizando la síntesis: “Quizás es un buen momento para hacer un balance

 

¿qué te parece?

Bien, iniciamos el programa hace 2 meses, recuerdo que estabas

 

bastante preocupado por

(

),

nos planteamos lograr

(

)

logrado

(

)

Y a fecha de hoy hemos

Sin embargo, tienes dudas de si avanzamos o no

5. Clarificación

Es una habilidad orientada a dilucidar los mensajes vagos o confusos de quien nos habla, comprobar si hemos comprendido lo que hemos escuchado, ayudar al consultante a elaborar mejor su mensaje para comprender mejor lo que nos está diciendo y ayudar a reformular la definición que nos hacen de un problema. La clarificación implica la combinación de habilidades básicas o una secuencia como la siguiente: (1) Pregunta o frase de introducción, (2) Resumen o síntesis de lo que el consultante dice, (3) Pregunta de confirmación y (4) Escuchar y observar para comprobar si la clarificación ha sido útil.

-¿Quiere decir que

-Si le he escuchado correctamente, me estaba diciendo que

en lo correcto?”

-“Parece estar diciéndome que

(resumen)?

¿es así?”

(resumen)

¿es así?”

(resumen)

¿estoy

-“Si le he seguido correctamente, estaba diciéndome que

(resumen)

¿correcto?”

-“Corríjame si me equivoco, pero está pensando que cierto?”

(resumen)

¿Estoy

en

lo

-“Déjeme ver si le he entendido bien

me está diciendo que

(resumen)

¿cierto?”

Si el consejero pretende comprender los problemas que le cuenta el consultante, ha de asumir la responsabilidad de que éste los exprese de una manera que resulte entendible y, sobre todo, que los cuente en términos operativos para encontrar una solución. En este sentido, cuando la fórmula propuesta de clarificación no ha dado los resultados esperados, puede ser necesario pedir

ejemplos

adicionales.

al

consultante

o

hacer

demandas

explícitas

de

explicaciones

I

II

CONSEJERO: “¿Me está diciendo que su hijo le saca de quicio cuando no le ve estudiar? CONSULTANTE: “No es exactamente así” CONSEJERO: (hace una petición expresa para entenderle) “Quizás le entendería mejor si me pone un ejemplo” CONSULTANTE: “Pues mire, ayer mismo cuando llegué a casa, ví que aún no había hecho los deberes, pero lo peor de todo fue ver que tanto su padre como él estaban “empapándose” de ver televisión, ¡los dos en amor y compaña! ¡eso me saca de quicio!

CONSULTANTE: “A veces me gustaría desaparecer” CONSEJERO: ¿Qué quiere decir exactamente con “a veces me gustaría desaparecer”?

6. Empatía

Mediante la empatía escuchamos los sentimientos de nuestros consultantes y les informamos que “nos hacemos cargo” de los mismos a través de la repetición de la parte afectiva del mensaje. Con la empatía informamos a nuestros consultantes que percibimos y comprendemos sus sentimientos, les alentamos a que nos expresen sus sentimientos para conocerlos y para que tengan un mayor control de los mismos, creamos un clima favorable para la comunicación y la solución de problemas. Por el contrario, cuando no escuchamos sus emociones, pueden “cerrarse en banda” y las membranas de su biografía se impermeabilizan a nuestra influencia.

6.1. Cómo expresamos empatía

La habilidad de reflejar o expresar empatía tiene un secuencia de dos pasos: (1) Identificar las emociones que escuchamos y (2) Decirlas o expresarlas.

6.1.1. Identificar y entender las emociones que escuchamos

Entre el 80-90% de las emociones se transmiten a través de mensajes no verbales. Por esta razón es importante oír las palabras, pero sobre todo, oír el tono de voz y observar la expresión facial y otros mensajes no verbales. Algo que ayuda a entender las emociones que percibimos es colocarnos mentalmente en la situación de quien nos habla o recordar experiencias similares que hubiéramos experimentado.

6.1.2. Expresar o reflejar las emociones

1.Diciendo con

palabras una

expresión de

reflejo

“Me hago cargo”

“Te estoy escuchando y te noto preocupado ”

“Puedo entender que te sientas así

“Tus palabras suenan como si estuvieras enfadado ”

“Pareces cansado ”

“Parece que ahora estás nervioso porque

“Entiendo que estés dolido por

“Cuando hablas de

noto en tu voz un tono de tristeza

2.Reflejando

A menudo sobran las palabras para dar a entender a alguien que entendemos por lo que está pasando”. Una mirada cómplice, un gesto de cabeza, un apretón de manos o un abrazo en silencio pueden ser señales muy elocuentes para demostrar que comprendemos los sentimientos de alguien.

también sin palabras y sólo con gestos los sentimientos

3. Mostrando coherencia entre lo que decimos y lo que hacemos

4.Enfatizando los sentimientos del que habla y no sus acciones o circunstancias

Para que la expresión de empatía “me hago cargo” o “puedo entender cómo te sientes” sea efectiva, hemos de cuidar también cómo decirlo, de manera que nuestro interlocutor perciba que, en efecto, nos hacemos cargo del impacto emocional que para él puede tener el problema que nos está relatando. Hemos de cuidar el ritmo y las pausas que utilizamos y, sobre todo, la expresión facial que adoptamos en sintonía con la emoción que escuchamos. Decir a toda prisa “me hago cargo” para a continuación centrarnos en aquello que nos interesa puede denotar desprecio o desinterés hacia nuestro interlocutor. Del mismo modo, decir “me hago cargo” con una expresión facial que denote despreocupación equivale a decir expresamente que no entendemos o no nos interesa el problema de nuestro interlocutor.

Cuando aparecen emociones, lo realmente significativo y que suele importar a nuestro interlocutor en un primer momento son las emociones que siente y no tanto las circunstancias en que éstas se producen

Ejemplo: cuando hablamos con alguien que acaba de ser abandonado por su amante

 

NO

SI

 

Acciones y circunstancias

 

Atiende y refleja los sentimientos

“¿Qué te

dijo?”

o

“¿Cuándo

los

“Es realmente duro” o “te sientes abandonado y perdido”

sospechaste por primera vez?”

7.

No

Cuando alguien nos está transmitiendo un problema, preocupación o, sencillamente enfado, escepticismo o agobio, no tratar de ocultar, obscurecer o quitar importancia con un "no será para tanto", "no te preocupes" o "calma". Esto puede ser interpretado por la persona como que realmente no nos hacemos cargo del impacto emocional que determinado problema o situación tiene para ella.

quitando importancia a lo que la persona que nos habla está sintiendo

7.Auto-revelación

La auto-revelación es contar a otros algo acerca de uno mismo e incluye toda clase de información: relativa al trabajo, los amigos, los viajes, el tiempo, experiencias de la vida en general, circunstancias personales, intereses,

fantasías, sentimientos, temores y opiniones. Es también dar “feedback”:

compartir con otra persona cómo estamos reaccionando ante ella y ante la situación que nos relaciona. Es realmente una parte de la comunicación íntima, genuina, franca en una relación de mutua aceptación, empática y atenta.

Cuadro 3. Características de las revelaciones del consejero

1.

Es aconsejable

Poca revelación: Añade distancia y se le percibe lejano y frío

una cantidad de revelación moderada

Excesiva revelación: Se le percibe como indiscreto y mina la confianza

2.

Los roles de quien

Quien tiene problemas ha de revelar más, quien ayuda, como un consejero, ha de escuchar más

busca ayuda y del

consejero son

 

diferentes

3.

Las revelaciones

Al comienzo: revelaciones no personales.

han de adaptarse al proceso del consejo

Avanzado el proceso: revelaciones personales o más íntimas. Estas últimas suelen ser más efectivas para afectar el afecto de la persona y estimular las autorreferencias de esta

4.

La similitud de las

Revelar problemas similares resueltos, propios o de otras personas, puede conferir al consejero cierta pericia Revelar intereses similares a los de la persona a la que se está ayudando puede mejorar la cercanía y confianza

revelaciones puede

favorecer la

credibilidad

5.

Es aconsejable el

Si la persona a la que se ayuda revela un suceso no personal puede ser aconsejable que la revelación del consejero sea también no personal Si revela una experiencia negativa, una revelación negativa será aconsejable Si revela una experiencia personal, una revelación personal puede estar indicada

paralelismo de las revelaciones

Las revelaciones, en la práctica del Consejo, encierran matices importantes que afectan al proceso de ayuda. En el cuadro se muestran algunas características de las revelaciones del consejero. Éste las utiliza no tanto para hacer amistad sino, más bien, para contribuir a hacer más efectivo el proceso del Consejo. El consejero utiliza las revelaciones para dar feedback y orientar a las personas que necesitan ayuda, ganar aprecio y confianza y tener así cierta capacidad de influencia, para dar a entender que puede comprender el problema y para servir de ejemplo. Tal es el caso del consejero que refiere cómo él u otro paciente resolvieron un problema similar con el objetivo de demostrar alguna estrategia de solución de problemas que pudiera resultar útil.

Cuando existe el obstáculo de que la persona a la que ayudamos sea reticente a la revelación, puede ser aconsejable utilizar una revelación similar ( “a veces a mí también me resultaba difícil hablar de estos temas” ), una respuesta de empatía (Ej. “sé que no resulta fácil hablar de uno mismo, sobre todo de problemas tan íntimos como los que me ha referido”) o escuchar activamente sus revelaciones. Si la persona que nos está revelando algo siente que la respetamos se sentirá con más confianza y animada a hacer más revelaciones.

8. Reforzar

Reforzar es una habilidad compleja del consejero orientada a animar, potenciar, alentar y movilizar a la acción. Se dice de un consejero que tiene la habilidad de reforzar cuando hace o habla de manera tal, que tiene la propiedad de lograr que la persona a quien ayuda se sienta comprometida y animada a hacer cosas. Con esta habilidad, los consejeros nos convertimos en personas con enorme capacidad para influir en la adquisición y desarrollo de los hábitos y estilos de vida de nuestros consultantes y para reducir las resistencias al cambio. Quien es adecuadamente reforzado suele sentirse mejor, tolera mejor las contrariedades, está más receptivo y suele estar más dispuesto a la negociación y al cambio.

Los consejeros desarrollamos nuestra habilidad de reforzar proporcionando, con nuestras reacciones, consecuencias valiosas a las conductas que nuestros consultantes muestran durante el proceso del consejo. Son innumerables las conductas de que disponemos los consejeros para proveer de refuerzo en el contexto interpersonal del consejo: escuchar, mostrar empatía, elogiar, consultar y pedir opinión, proponer metas con probabilidad de éxito, dar información de logros, proponer cambios y acciones que tienen sentido o significación emocional, confortar y dar apoyo, aliviar o reducir la ansiedad, ayudar a resolver problemas, mostrar interés, alentar la esperanza y suscitar retos y desafíos.

Por otra parte, tener prestigio, sonreír de manera habitual, usar el nombre de la persona, utilizar un tono de voz agradable, hablar y mostrar interés sobre los intereses y necesidades del consultante, hacer auto-revelaciones apropiadas, ser coherente y ejemplar, no forzar los cambios ni violentar, respetar las distancias que se pongan, son condiciones, entre otras, que pueden conferir a una persona la capacidad de resultar grato en su trato personal y resultar más efectivo en su habilidad para reforzar y motivar. En el caso de los niños, cobran significación otras condiciones adicionales tales como “ponerse a la altura”, tanto física como psicológicamente, jugar, conectar con sus fantasías, mostrar capacidad de sorpresa, y respetar las inhibiciones.

8.1. Criterios para la utilización adecuada de la habilidad de reforzar

a) Identificar los reforzadores presentes en la vida de los consultantes

b) Identificar metas hacia las cuales caminar

Cuadro 4. Criterios que definen la efectividad de las metas

1.Las metas atractivas y formuladas en términos positivos

2. Las metas descritas en términos de conductas específicas

3. Las metas que uno decide alcanzar son más motivadoras que las que nos imponen

4. Metas adecuadamente duras y desafiantes pero alcanzables. Metas muy fáciles de

alcanzar pueden llegar a ser aburridas y pierden poder de motivación.

6. Las metas establecidas en público comprometen más

7. Metas imposibles de alcanzar son frustrantes

c) Evitar el fracaso repetido

Cuadro 5. Condiciones para facilitar la persistencia y el esfuerzo

1. Orientar la atención, la percepción y la valoración positiva hacia los resultados que requieren esfuerzo y son demorados.

2. Generar expectativas de tener resultados muy valiosos si bien requieren esfuerzo y demora.

3. Facilitar la perspectiva del “camino” que conduce a los resultados y acceder al reconocimiento e incentivos por “estar” en el proceso. Lo agradable del camino es recordar que se está en el camino de alcanzar la meta.

4. Reducir los costes de la demora. En este sentido, los resultados parciales son nutrientes que incentivan la capacidad de demorar.

5. Anticipar los obstáculos y costes

6. Reorganizar los incentivos de manera que no se reciban recompensas por la “chapuza” o el trabajo mal hecho y de manera rápida.

d)

Reaccionar de manera que las consecuencias afecten a las conductas críticas del consultante

e)

Constituirse en sensor y radar activo de los “resplandores” del consultante para hacerlos evidente y mostrárselos a la menor oportunidad.

f)

Ser discriminativo

f)

Facilitar la exposición a los reforzadores naturales del entorno

g)

Reforzar los comportamientos orientados a la solución de problemas

i)

Reorientar, si es necesario, el sistema de incentivos

j)

Buscar aliados para la provisión de incentivos

k)

Ajustarse al esfuerzo

l)

Facilitar la atribución interna de los resultados

m)

No pasar de “puntillas” sobre los comportamientos dignos de ser reforzados

n) Dar significación a lo que hace

o) Evaluar y hacer visible el progreso y los resultados que se van obteniendo

p)

Ser fiable

9.

Informar para motivar : el “feedback”

Feedback” es un término inglés acuñado por la cibernética que viene a definir el proceso de información por el cual un sistema se regula continuamente. En su aplicación al Consejo Psicológico, utilizamos este término para significar la habilidad del consejero para informar periódicamente al consultante acerca de su comportamiento, durante todo el proceso del consejo y con la finalidad de motivarle a progresar en la solución de los problemas por los que consulta. Viene a ser como un regulador del comportamiento general del consultante y una realimentación de su comportamiento efectivo. Por otra parte, la función reguladora de los comportamientos interpersonales del consejero y el consultante se regula a través de un proceso de “feedback”.

La información que proporcionamos con el “feedback” es una consecuencia y un resultado de lo que el consultante está haciendo y tiene, pues, las funciones de incentivo para que persista en la misma línea de acción, y de estimulación de conductas alternativas para que desista de actuar de determinada manera. Es un procedimiento también por el cual promovemos la autoobservación de los

éxitos y, de esta manera, potenciamos la autoeficacia. Por otra parte, en la medida que enfatizamos la información positiva contribuimos también a establecer un clima propicio para el cambio y el aprendizaje. Con el “feedback” se reducen los esfuerzos y el tiempo requerido para el aprendizaje en la medida en que subrayamos los comportamientos que están en la dirección deseada más que aquellos otros que obstaculizan el cambio o que van en una dirección opuesta.

9.1. Componentes de la habilidad

La secuencia habitual que seguimos en el proceso de realimentación es la siguiente:

 

SECUENCIA

EJEMPLOS

1.

Comenzar por dar información positiva

"Me ha gustado

"

",

acerca de lo correcto del comportamiento

"Deseo felicitarte por " "¡Has estado fantástico cuando hiciste !"

2.

Sugerir alternativas de cómo mejorar

“Podría mejorarse si ”

“Yo lo haría

 

Según esta secuencia, y como decíamos más arriba, el "feedback" tiene dos funciones básicas. Por una parte sirve de recompensa de aquello que, a juicio de uno, está bien, es correcto o adecuado. Y por otra parte, estimula el cambio. Tiene una función antecedente o estimuladora de nuevas conductas.

2. Reglas para un “feedback” efectivo

1ª regla: Identificar las situaciones que pueden ser objeto de “feedback”

SITUACIÓN 1: Una consejera está desarrollando con Carlos, un joven de 19 años, un programa para ayudarle a vencer su timidez. Este programa comporta hacer determinadas tareas que implican exponerse a situaciones de contacto social. En la revisión de unas tareas, Carlos, muy apesadumbrado, relata: “Cuando me quedé solo con el profesor me acerqué y le hice una pregunta pero ni le miré a la cara y me salió la voz temblorosa hasta el punto de que el profesor me preguntó si me pasaba algo”.

Carlos, ¡estoy sorprendido! Sabiendo, como sé, lo que te costaba dar ese paso ¡lo has dado! ¡enhorabuena! ¡No todo el mundo, en tu situación, haría lo que acabas de hacer. Y además, tú mismo te has dado cuenta de cómo puedes mejorarlo

En efecto, puede mejorarse. La próxima vez puedes mirarle a la cara y utilizar un tono de voz más firme. ¡Vas a ensayar ahora conmigo!

Secuencia

Paso 1º

Paso 2º

SITUACIÓN 2: Pedro, un consejero, está revisando con Miguel, un adolescente de 14 años un contrato de estudio que habían acordado.

Secuencia

Miguel, aquí tengo la información que me han proporcionado tus padres, tal y como habíamos acordado. Me gustaría hacerte algunos comentarios.

¡Enhorabuena!. Ya sé que no te ha resultado fácil, pero ¡más mérito tiene!. Has

sido capaz, tal y como te comprometiste, de regresar a casa a las 6 de la tarde

Paso 1º

para ponerte a estudiar (

hacer el fin de semana lo que quieras”.

)

Todo

eso supone que has ganado 3 horas más para

"Hay algunas cosas que convienen mejorar y estoy seguro que lo vas a lograr. Por ejemplo, habíamos acordado solo ver la TV el viernes por la noche y que perdías 1 hora de tiempo libre en el fin de semana por día de más que vieras la TV. Estuviste viendo TV un día más de lo acordado. ¿Crees que serás capaz de mantener este acuerdo en esta semana?

Paso 2º

2ª regla: A su debido tiempo, en su debido lugar y en su momento 3ª regla: Ser descriptivo y específico 4ª regla: Ser positivo 5ª regla: Ha de ser útil 6ª regla: Cuidar cómo lo decimos 7ª regla: Dar opción de que el consultante opine y lo acepte o no 8ª regla: Utilizar diferentes procedimientos además de la palabra 9ª regla: Alentar el “feedback” del consultante

10. Confrontar

Es una modalidad de “Feedback” acerca de las discrepancias, conflictos e incoherencias entre pensamientos, sentimientos y acciones de los mensajes de una persona. La confrontación es la acción de confrontar o cotejar los comportamientos de una persona con otra, en este caso, con un consejero, para introducir cambios en los mismos de manera que se deriven mejoras en dichos comportamientos. Es, pues, uno de los recursos por excelencia para la ayuda y el Consejo. Con la confrontación se lleva la atención del cliente sobre aquellos aspectos del comportamiento que ofrecen discrepancias e incoherencias y necesitan ser objeto de cotejo y valoración.

10.1. ¿Cómo hacerlo?

La confrontación requiere una secuencia de cinco pasos: (1) Escuchar y Observar, (2) Identificar las incongruencias, (3) Dar “feedback”. (4) Mostrar empatía y apoyo y (5) Evaluar la confrontación

(1)

Observar

Escuchar

y

(2) Identificar las incongruencias (ver Cuadro 6)

Para identificar las incongruencias del comportamiento de la persona en cuestión no existe otro método que el de escuchar y observar, no solo los comportamientos aislados, sino, y sobre todo, los comportamientos en el contexto actual e histórico. Y así, el foco de la observación y la escucha ha de centrarse sobre: lo que dice que siente y lo que siente, observado a través del comportamiento no verbal, lo que dice que hace y lo que hace, lo que dijo ayer o hace un momento y lo que dice hoy o ahora y lo que dice pretender y lo que hace para conseguirlo

Escuchando con cuidado podemos identificar la mayor parte de las incongruencias. No obstante, la búsqueda activa de las mismas puede requerir una indagación más sistemática por nuestra parte.

Cuadro 6. Preguntas para identificar incongruencias en el proceso de Auto-regulación

1. Comienzo

¿Qué pretendes?, ¿Es importante lo que tratas de conseguir?, ¿Se requiere que hagas algo para conseguirlo?¿Puedes hacerlo?, ¿depende de ti?

2. Auto-

¿Qué puedes hacer exactamente para lograrlo?¿Tienes capacidad para hacerlo? En estos asuntos, ¿te consideras como el que más? Lo que esperas hacer , ¿es lo que hace la mayor parte de la gente a tu edad?

observación

3.

Auto-

¿Estás satisfecho/a con lo que haces?¿Cómo te sientes?¿Consideras que haces menos de lo que deberías? O ¿haces exactamente lo que crees que deberías hacer?¿Lo que crees que deberías hacer responde realmente a lo que puedes hacer o estás en condiciones de hacer? ¿Lo que has logrado lo has obtenido por ti mismo? Los fracasos que has tenido, ¿a qué se deben?, ¿a ti?, ¿a las circunstancias?

evaluación

4.

Auto-

¿Están en consonancia los premios y descansos que te otorgas con el trabajo realizado? ¿Realmente mereces tanto castigo?

refuerzo

(3) Dar

   

“feedback”

En esta fase, el consejero informa al consultante de cualquier contradicción encontrada, ya se encuentren estas en los mismos mensajes verbales o entre estos y las situaciones y contextos. Un feedback efectivo requiere utilizar una expresión verbal que resulte efectiva para informar de manera discriminativa la naturaleza de la contradicción. Un expresión que refleje ambos componentes del comportamiento en conflicto o en contradicción:

y una expresión que se atenga a

las reglas y criterios de cómo dar “Feedback”. En el cuadro 4.7, se muestran

algunos ejemplos de cómo hacerlo.

“Por una parte, tú

(

),

y por otra

”.,

Cuadro 7. Ejemplos de cómo confrontar

CONDUCTAS

INCONGRUENCIAS de la persona objeto del consejo

“FEEDBACK” del Consejero

EN

CONFLICTO

 

Verbal/no verbal

Uno de los miembros de una pareja dice respecto del otro: “Me alegro de que se vaya” (mensaje verbal) y habla con lágrimas en los ojos (mensaje no verbal)

Dices que te alegras de que tu pareja se marche y me lo dices con esfuerzos por contener las

lágrimas

(¿)

 

Un paciente dice: “Me siento bien” (mensaje verbal) y al mismo tiempo está sudando y retorciendo sus dedos (mensaje no verbal)

“Dices que te sientes bien y al mismo tiempo estás retorciendo tus dedos y tienes el cuerpo tenso" (¿)

Verbal/Acciones

Una estudiante dice: “Estoy estudiando mucho” (mensaje verbal) y al mismo tiempo fracasa en los exámenes y existen quejas de los padres (acciones)

“Por una parte, dices que estás estudiando mucho, y por otra, las últimas evaluaciones son estas y, además, tus padres se quejan de que no estudias” (¿)

 

Un adolescente diabético dice: “A mí no me importa que mis amigos se enteren que soy diabético” y, al mismo tiempo, no sale de excursión con amigos para que no se enteren de que es diabético.

“Me dices que no te importa que tus amigos sepan que tienes diabetes, y tus padres me dicen que evitas salir de excursión con ellos para que no se enteren de ello” (¿)

(4)

Mostrar

Las reacciones de la gente a una confrontación pueden ir desde la negación

empatía y apoyo más absoluta hasta la confusión y ansiedad con descontrol emocional hasta su aceptación. Mostrar empatía y apoyo suele una manera efectiva de afrontar estas reacciones.

(5) Evaluar

Por último, evaluar si la persona a la que se ayuda acepta o no la información que se le muestra con la confrontación. Puede que aún resulte necesario persistir en la confrontación entre sentimientos y acciones.

11.Transmitir información

La ayuda que el consejero presta al consultante requiere a menudo la habilidad para informarle de una manera eficiente. Por otra parte, no pocos problemas que los consultantes presentan se derivan de un inadecuado intercambio de información que transmiten con las personas significativas de su entorno, por lo que la habilidad para informar bien se convierte también en uno de los objetivos del Consejo.

Una información para que resulte efectiva ha de reunir los criterios de las “7 Cs”:

(1) clara, (2) concisa, (3) cortés, (4) constructiva, (5) correcta, (6) completa y (7) categorizada.

Si se trata de una consulta clínica los mensajes de salud deben estar categorizados en términos específicos: “Voy a exponerte en primer lugar qué es lo que le pasa y por qué, en segundo lugar voy a explicarte qué se puede hacer para resolver este problema, y por último, vamos a definir el programa de tratamiento qué tiene que seguir”. La información puede consistir en instrucciones específicas o reglas de cómo realizar una determinada prescripción o práctica de salud, de cómo administrarse un medicamento o de cómo usar un método anticonceptivo.

12.Confortar

Con esta habilidad damos apoyo, ánimo y fuerza a quien, por circunstancias de la vida está atravesando un momento crítico que le hace más vulnerable. Muchos estudios se han desarrollado para comprender y definir operativamente esta habilidad que comprende desde las meras expresiones de afecto y preocupación o comprensión, hasta aquellas otras expresiones que proveen explícitamente de orientación específica para resolver problemas, de ánimo, escucha activa y elogio incluyendo actividades sociales y presencia física.

1. Cómo confortar

La

subhabilidades:

habilidad

para

confortar

se

desarrolla

con

el

despliegue

de

estas

Permitir expresar emociones y preocupaciones personales

Reconocer de manera explícita las dificultades por las que se atraviesa

Una estrategia especialmente confortante es expresar las emociones y sentimientos que surgen con motivo de los problemas y avatares de la vida.

Es un buen modo de suscitar fuerzas adicionales para superarlas. Ejemplo: “Es normal que experimentes dificultades para ”

Hacerse cargo del temor, indefensión o cualquier estado emocional

Reconocer los sentimientos como respuestas a situaciones y acontecimientos específicos

Convertir los fracasos en oportunidades para mejorar y desvelar las competencias del consultante en la adversidad y los problemas

Reconocer los intereses, esfuerzos y logros cosechados

Alentar la búsqueda de otros apoyos y de solución de problemas

SOLUCIONAR PROBLEMAS

Mostrar empatía con las emociones que surgen como consecuencia de los fracasos es una estrategia efectiva para recobrar ánimo. Ejemplo: “Entiendo que tengas deseos de abandonar, posiblemente yo en tu lugar me sentiría ”

Mostar empatía con las emociones, no como si estas fueran condiciones crónicas sino específicamente vinculadas a situaciones. Ejemplo: en lugar de decir “eres una persona ”

depresiva

una situación así es

, normal que te sientas ”

decir más bien

en

De acuerdo con el enfoque de la potenciación, los fallos y lo que se hace mal pueden suponer señales e incentivos poderosos para mejorar. Ejemplo: “Estamos en mejores condiciones que antes, ya sabemos que el camino emprendido no era correcto y eso lo sabemos gracias a que

o “Hasta que llegó esta crisis, usted no

te has atrevido a

había dado tanta importancia como lo está haciendo ahora a este tipo de sentimientos tan profundos, no había descubierto como ahora lo hace su norme sensibilidad antes todas estas cosas, su decisión resuelta a ”

Una manera de confortar es a través del interés por los intereses de los clientes y del reconocimiento honesto y sincero de cuantos progresos y logros vayan obteniendo.

Si dos o más personas tienen un mismo problema o dolencia puede ser aconsejable el generar espacios para compartir sus problemas, estableciéndose así una red de apoyo. Por otra parte, puede suscitarse también el proceso de resolver problemas concretos que pudiera tener nuestro consultante.

La habilidad para resolver problemas se hace explícita en diferentes momentos o fases de la alianza estratégica para el cambio. El esquema clásico de solución de problemas de D’Zurilla y Goldfried (1971) contempla cinco y aquí vamos a considerar las siguientes: (1) Identificar el problema, (2) reaccionar adecuadamente ante el problema, (3) establecer objetivos (4) generar alternativas de solución (5) valorarlas y tomar decisiones (6) plan de acción (7) evaluar los resultados. El camino para resolver problemas lo vamos a ejemplificar con ayuda del caso de Ana, una mujer de 45 años, casada y con dos hijos, con trabajo estable, que nos consulta por depresión y que, entre otros problemas, nos pide ayuda para resolver las dificultades con su pareja.

Bibliografía

Arranz, P., Costa, M., Bayés, R., Cancio, H., Magallón, M. y Hernández, F. (1996). El apoyo emocional en Hemofilia. Madrid: Fundación Victoria Eugenia. Arranz, P. Barbero, J.J., Barreto, P. Y Bayés, R. (2003). Intervención emocional en cuidados paliativos. Modelo y protocolos. Madrid: Ariel Barraca, J. (2005). La mente o la vida. Una aproximación a la terapia de aceptación y compromiso.Bilbao: DDB. Comeche, Mª I. y Vallejo, M. A. (1998). La evaluación psicológica en la terapia de conducta. En M.A. Vallejo. Manual de terapia de conducta. Madrid, Dykinson. Cormier, W.H. y Cormier, L.S. (1994). Estrategias de entrevista para terapeutas. Bilbao, Desclée de Brouwer. Costa, M. y Serrat, C. (1982). Terapia de parejas. Madrid: Alianza editorial. Costa,M. y López, E. (1999). Cómo vencer la pereza sexual. Madrid: Temas de Hoy. Costa, M. y López, E. (2003). Consejo Psicológico. Madrid: Síntesis. Costa, M. y López, E. (2006). Manual para la ayuda psicológico. Dar poder para vivir. Más allá del counseling. Madrid: Pirámide. Froján, M.J. (2006). Tratando la depresión. Guía de actuación para el tratamiento psicológico. Madrid: Pirámide. Godoy, A. (1996). Toma de decisiones y juicio clínico. Madrid: Pirámide.

Hayes, S.C

Jacobson, N.S. y Christensen, A. (1996). Acceptance and Change in Couple Therapy. A Therapist’s Guide to Transforming Relationship. Nueva York: Norton & Company. Kanter, J.W. et al. (2011). Activación conductual. Refuerzos positivos ante la depresión. Madrid: Alianza Editorial (ed orig. 2009). Kleinke, C.L. (1998). Principios comunes en psicoterapia. Bilbao, Desclée de Brouwer. Kohlenberg, R.J. y Tsai, M. (2007). FAP Psicoterapia Analítica Funcional. Málaga: Universidad de Málaga. Kohlenberg, R.J. y Tsai, M. (1991). Functional analytic psychotherapy. Creating intense and curative therapeutic relationships. Nueva York, Plenum Press. Krumboltz, J.D. y Thoresen, C.E. (1981). Métodos de consejo psicológico. Bilbao, Desclée. Labrador, F (2008). Técnicas de Modificación de Conducta. Madrid: Pirámide. Labrador, F. y Crespo, M. (2012). Psicología Clínica basada en la evidencia Labrador, F., Echeburúa, E. y Becoña, E. (2000).Guía práctica para la elección de tratamientos psicológicos efectivos. Madrid, Dykinson. Linehan, M.M. (2005). Manual de tratamiento de los trastornos de personalidad límite. Barcelona: Paidós. López, E. y Costa, M. (2012). Manual de consejo psicológico. Una visión despatologizada de la psicología clínica. Madrid: Síntesis. Miller W.R. y Rollnick, S. (1999). Barcelona: Paidós. Pérez Álvarez, M. (1996). Tratamientos psicológicos. Madrid, Universitas. Ruiz, Mª A. (1998). Habilidades terapéuticas. En M.A. Vallejo. Manual de terapia de conducta. Vol I, cap 4. Madrid, Dykinson. Villareal, M.J. (1981). Fundamentos de entrevista conductual. Revisión teórica. México, Trillas. Wilson, K.G. y Luciano, M.C. (2002). Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT). Un tratamiento conductual centrado en valores. Madrid: Pirámide.

(1989). Rule-Goberned Behavior. Nueva York, Plenum.

EJERCICIOS

Ejercicio 1. Supuesto práctico

Rosa es una joven de 23 años de edad, soltera, con un hijo de 2 años. Ambos viven con la madre de Rosa, soltera también, en casa de un hombre minusválido que sufraga los gastos de todos y con el que la madre mantiene relaciones de pareja. Este hombre rechaza a Rosa porque supone una carga más en casa. Los conflictos por este motivo son frecuentes.

Rosa es traída por su madre a la consulta de la Unidad de Psicología y Psiquiatría del Centro de Salud, ya que, según esta refiere, Rosa se muestra desde hace algún tiempo "como ida", se ríe sin motivación aparente, no comprende nada de lo que se le dice y pasa el día metida en casa sin hacer nada y mostrando gran dificultad para levantarse de la cama. "Parece como estuviera siempre cansada y ocasionalmente se pone a llorar". Ha abandonado, según la madre, el cuidado de su

". Rosa hace, con gran

propio hijo. Este ha empezado a hacer "cosas raras, se hace pis encima

dificultad y mucha irregularidad, la limpieza de las escaleras y el portal del edificio donde viven, trabajo por el que percibe unos pequeños ingresos. Ha dejado de hacer pequeños trabajos de costura a domicilio debido a la informalidad con que respondía a los clientes. Habitualmente la madre la suple en casi todas las responsabilidades, incluida la alimentación, aseo y cuidado de su hijo.

Nos refiere también que estuvo ingresada hace 2 años en un hospital psiquiátrico por presentar este tipo de conductas. Una vez salió del hospital, mejoró algo, pero volvió a recaer progresivamente. En la actualidad está siendo tratada con neurolépticos sin mejorar. La madre nos refiere que Rosa ahora sale muy de tarde en tarde pero ella opina que "no debería salir, porque tal como es esta es capaz

de venirme embarazada otra vez. Fíjese usted como será de ingenua, que llegó a decirme un día

que quería irse a vivir sola con su hijo a un piso que tiene mi padre, ella que es incapaz de cuidar a

su hijo a pesar de la ayuda que yo le doy

está

para que la cuiden

".

Durante la entrevista, Rosa presenta un comportamiento muy inhibido. Ante las preguntas del terapeuta, Rosa mira hacia su madre, la cual se apresura a contestar. Ante la insistencia del terapeuta, Rosa contesta con monosílabos. La madre con gestos de impaciencia y desesperación le

dice al terapeuta: "ve usted, así siempre, por mucho que lo intente no le va a sacar del sí o del no,

hasta incapaz de

lo bien que nos

madre de Rosa subraya sin embargo que lo que ella no quiere es "ver por

vestir a su hijo, comprenda usted que yo ya no puedo más

soy yo la que tengo que explicar siempre las cosas y estoy ya que no puedo

Es

Con

no

puedo más

vendría una ayuda

".La

su

casa a esas señoras de la Junta Municipal -se refiere a las educadoras de familia- que le meten a

mi

hija ideas raras en la cabeza y le dicen que se vaya a vivir sola con su hijo

esta

hija mía en

donde mejor estaría sería en el hospital,a ver si de una vez se pone buena

".

La educadora de

familia estaría dispuesta a asistir a Rosa todos los días en la casa del abuelo y desarrollar un programa de capacitación progresiva. Opina que ha de estar un tiempo separada de la madre y sentirse útil o, al menos, tener cerca a alguien que vaya reconociéndole todo lo que hace. Además,

la educadora nos dice: " se podría conseguir una ayuda económica para que esto fuera

posible

ir al Centro Cultural del distrito en donde hay clases de cocina y de corte y

confección. De este modo, podría recuperar antiguas amistades que las ha ido perdiendo desde que está secuestrada en casa con su madre "

podría

Como profesional que atiendes a Rosa:

1.¿Qué pasos darías para lograr una correcta evaluación del caso? 2.¿Qué pronóstico te merece el caso?

Muy bueno

5

4

3

2

1

0

Muy malo

Ejercicio 2. Supuesto practico

Ana es una joven de 23 años de edad,soltera,con un hijo de 2 años. Ambos viven con la madre de Ana, soltera también, en casa de un hombre minusválido que sufraga los gastos de todos y con el que la madre de Ana mantiene una relación de pareja. Este hombre rechaza a Ana porque supone una carga más en casa, sobre todo por su "estado mental". Los conflictos por este motivo son muy frecuentes.

Ana es traída por su madre a la consulta de la Unidad de Psicología y Psiquiatría del Centro de Salud, ya que, según esta refiere, Ana se muestra desde hace algún tiempo "como ida", se rie sin motivación aparente, no comprende nada de lo que se le dice y pasa el día metida en casa completamente inactiva mostrando gran dificultad para levantarse de la cama. "Parece como si estuviera siempre cansada y ocasionalmente se pone a llorar", "otras veces está como ausente y se pone a reir". Ha abandonado, según la madre, el cuidado de su propio hijo. Este ha empezado a hacer "cosas raras" y se hace pis encima.

Nos refiere también que estuvo ingresada hace 2 años y medio en un hospital psiquiátrico por presentar este tipo de conductas. Nos presenta un informe en el que existe el diagnóstico de "delirios paronoides" .Mejoró algo, pero progresivamente volvió a recaer. En la actualidad está siendo tratada con neurolépticos no habiendo mejorado.

Durante la entrevista, Ana presenta un comportamiento muy inhibido permaneciendo en casi permanente mutismo. Responde con monosílabos. La madre con gestos de impaciencia y

desesperación nos dice: "ve usted, así siempre, por mucho que lo intente no la va a sacar del sí o del

Es hasta incapaz

Me ha

qué

hago, si mi hija está para que la cuiden?

de vestir a su hijo, comprenda usted que yo ya no puedo seguir así, tengo que hacer todo, dicho el médico que me tienen que ingresar en el hospital para hacerme unas pruebas

no, soy yo la que tengo que explicar siempre las cosas, y estoy que ya no puedo

¿y

estoy desesperada

".

Cuando el terapeuta recaba información sobre los motivos de las risas de Ana, la madre responde que "oye cosas que le producen gracia, y hay una fuerza interior que le impulsa a reirse".

Cómo profesional que atiendes a Ana:

1.¿Qué pasos darías para lograr una correcta evaluación? 2.¿Qué pronóstico te merece el caso?

Muy bueno 5

4

3

2

1

0 Muy malo

Ejercicio 3.

Ulises y el autocontrol

El viaje de Ulises desde Troya a Ítaca, descrito por Homero, nos proporciona un ejemplo magnífico

y muy conocido de ejercicio de autocontrol del comportamiento. Acabamos de oír el relato (ver

texto más abajo) acerca de las peripecias que tuvo que afrontar Ulises para lograr su objetivo de llegar a Ítaca y reunirse con su amada Penélope. Dado que tenía información completa de los riesgos que habría de afrontar, tenía la opción de confiar en su fuerza de voluntad, porque era una persona aguerrida en mil batallas, o diseñar un plan de acción que le permitiera lograr un objetivo valioso para él.

“Tomándole de la mano, y con voz suave y

persuasiva, Circe, la de las divinas trenzas, advirtió

a Ulises de los peligros que, cuando se hiciese a la

mar de nuevo, le acecharían al pasar frente a las costas de la Isla de las Sirenas. Sus cantos son dulces y deliciosos le vino a decir, poderosamente seductores, si tú y tus hombres os dejáis embelesar por ellos y cometéis la imprudencia de acercaros a

por ellos y cometéis la imprudencia de acercaros a las playas de su isla, quedareis detenidos

las playas de su isla, quedareis detenidos en ellas

y os controlarán de tal modo, que jamás podréis

alcanzar tu meta más dulce y deseada: regresar a

tu patria y abrazar a Penélope.

Ulises escuchó con atención los sabios consejos de Circe y le aseguró que él, curtido como estaba en la adversidad, sería capaz de dominarse. No dudaba Circe de las habilidades de Ulises para privarse momentáneamente de un placer inmediato con tal de poder alcanzar una meta demorada pero más placentera. Pero conocía también que el intenso atractivo del canto de las sirenas podía anular sus esfuerzos de autocontrol y hacerle olvidar las prudentes advertencias. Por eso, le sugirió a Ulises algunas estrategias que harían más efectivas sus buenas intenciones y su capacidad para dominarse. Le aconsejó, en efecto, que pasaran frente a la isla sin detenerse y que, antes incluso de llegar a sus inmediaciones, sus hombres se taparan bien los oídos con cera para no oír los cantos. Y en cuanto a él, si deseaba darse el gusto de oír el delicioso canto, en tal caso, haría que sus hombres le atasen bien atado al mástil de la nave, y debería advertirles muy seriamente que aunque se lo rogase o mandase, ellos no le desatarían porque si lo hacían podía ser irreprimible la tentación de dirigir la nave hacia las playas de las que salían las dulces voces.Cuando ya con la aurora soltaron amarras y se hicieron a la mar, y la nave alcanzó la Isla de las Sirenas, Ulises y sus hombres pusieron en práctica el plan aconsejado por Circe. Las sirenas, advertidas de su presencia, se entregaron a sus melodiosos cantos. Ulises pudo comprobar el impacto emocional tan vehemente que le producían en su corazón aquellas voces. Observó su incontenible deseo de seguir escuchándolas, incluso llegó a hacer a sus hombres gestos suplicantes para que le soltaran las ataduras, pero estos no lo hicieron, ayudándole así a dominarse. Para hacerse más tolerable la privación del placer de acercarse,

pensaba en lo hábiles que estaban siendo sus hombres y el, pensaba sobre todo en la recompensa más apetecible, Penélope. Se sentía satisfecho de poder contar con el recurso y la compañía de sus hombres y se sentía orgulloso de ser el valiente, prudente e ingenioso Ulises que todos conocían y que todos esperaban que siguiera siendo. "Ulises, lo estás haciendo bien, te mereces la recompensa final", se decía para sus adentros.

Y cuando ya por fin la nave se alejó de la Isla de las Sirenas, Ulises comprobó que sus habilidades para darse aliento y los cambios diseñados en su entorno habían sido efectivos. Había evitado hábilmente los riesgos de quedarse para siempre retenido en la Isla de las Sirenas donde habría de aguardar la inexorable muerte calcinado por el sol. Había valido la pena seguir los sabios consejos de Circe”.

Costa y López, 1996.

A la vista de la fábula de Ulises, contesta a las siguientes preguntas:

1.

Al igual que Ulises, muchas de las personas a las que ayudamos para introducir cambios en sus costumbres se enfrentan a “cantos de sirena” que hacen difícil su capacidad de autocontrol. ¿Dirías que Ulises demostró tener una buena capacidad de autocontrol? Razona tu respuesta.

2. ¿Cuál es la naturaleza del autocontrol?

3. ¿Qué implicaciones tiene esta metáfora para facilitar el cambio de conducta en los consultantes a los que atendemos y ayudamos?

Ejercicio 4. Gestión de un coloquio

Después de una conferencia sobre anticoncepción y sexualidad ante vecinos de Madrid.

VECINO 1: Yo no estoy de acuerdo con lo que usted ha dicho de que los métodos anticonceptivos mejoran el disfrute sexual en una pareja. Yo conozco casos en que una vecina después de tomar

la píldora se sintió peor y desde entonces no funciona bien con su marido. Además tampoco estoy

de acuerdo con la píldora porque no protege contra el SIDA. CONFERENCIANTE: Yo no he dicho eso. Yo lo que he dicho es que en muchas mujeres la

píldora extingue el temor a la contracepción y por tanto facilita la percepción de control de sus relaciones sexuales así como mejora la satisfacción y competencia de las ejecuciones sexuales. Los trabajos e investigaciones que hay en la literatura avalan lo que digo. Tampoco he dicho que

la píldora sea lo mejor para prevenir el contagio del virus VIH

VECINO 2: control

y

también se de casos en los que

yo estoy de acuerdo con ese señor (señalando al vecino 1)

sientan mal esas pastillas CONFERENCIANTE: (interrumpiendo).Vuelvo a repetirles que yo no dije eso. Yo solo he dicho lo

¡Más preguntas!

favor les pediría que no pusieran en mi boca lo que no

que he dicho y si desea se lo vuelvo a repetir pero no creo que merezca la pena

(dirigiéndose al resto de la audiencia) he dicho.

control

¡jo

!.Usted dirá lo que diga pero la experiencia es la experiencia

Por

yo

(En la sala se crea un murmullo. Muchas personas del auditorio parecen afiliarse con los vecinos 1 y 2 mostrando murmullos y gestos de desaprobación de las palabras del conferenciante Otros se afilian con el conferenciante mostrando gestos de aprobación a sus palabras). VECINO 3: Celebro haberle oído decir que la masturbación no es mala desde el punto de vista de la salud como nos habían hecho creer nuestros padres. Sin embargo, pienso que aún para muchas personas, entre las cuales yo me encuentro, tenemos una cierta prevención desde el punto de vista religioso. CONFERENCIANTE: Efectivamente, existen aún en muchas personas creencias de tipo religioso que les hace rechazar la masturbación tornándose esta indeseable y aversiva cuando no, en la mayoría de las ocasiones, como una fuente importante de disestrés. La religión ha sido la causa de muchas infelicidades humanas, y lamentablemente, aún continua siéndolo.

(varios vecinos piden la palabra) VECINO 4: ¡Oiga usted!.Me parece que es muy precipitado por su parte el hacer esos juicios sobre la religión. He estado a punto de marcharme pero por respeto,¡cosa que por lo visto le falta

a usted!,no lo he hecho

en posesión de la verdad

usted ha dicho!

mi opinión una gran parte de los problemas que aquejan a la juventud de hoy

usted! porque se haya leído unos libros no crea usted que va a estar también he leído algunos, ¡y desde luego, contradicen todo lo que

¡Mire

Yo

En

es por la falta de sentido religioso que hay en la sociedad. Existe una falta de respeto para con los padres e incluso no les avergüenza besuquearse en cualquier lugar y en cualquier

momento

que existe demasiada preocupación por el

sexo

VECINO 6: (interrumpiendo) Pues yo pienso que estamos aún padeciendo una miseria cultural en cuanto a la sexualidad y que la religión VECINO 7: (interrumpiendo) ¡No estoy de acuerdo!

(Comienza a existir en la sala un cierto griterío) CONFERENCIANTE: (intentando poner orden).¡Calma!

Existe

una falta de pudor

VECINO 5: (interrumpiendo) ¡Estoy de acuerdo!

Se

da demasiada información

Creo

más que la que se necesita

En

mis tiempos

¡calma!

¡por

favor no se levanten aún!

Ejercicio 5. Metáfora de la ostra y el pez

Éranse una vez una ostra y un pez. La ostra habitaba las aguas tranquilas de un fondo marino, y era tal la belleza, colorido y armonía del movimiento de sus valvas, que llamaba la atención de cuantos animales por allí pasaban. Un día acertó a pasar por el lugar un pez que quedó prendado al instante. Se sintió sumamente atraído por la ostra y deseó entrar al instante en el corazón de aquél animal misterioso para conocerlo. Pero sus deseos eran tan intensos e irrefrenables, que se acercó de una manera brusca e impulsiva. La ostra se asustó y reaccionó cerrándose bruscamente también. El pez quedó sorprendido ya que no pretendía hacerle daño alguno. Le rogó que abriera sus valvas, le imploró mil veces e intentó mil maneras de abrirla, pero todas terminaron en fracaso: la ostra más y más intensamente se cerraba. El pez, por más y más intentos que hacía para abrirlas con sus aletas y con su boca, estas más y más fuertemente se cerraban. Pensó entonces en alejarse, esperar a que la ostra estuviera abierta y, en un descuido de ésta, entrar veloz sin darle tiempo a que se cerrara. Así lo hizo, pero de nuevo la ostra se cerró con brusquedad. La ostra era un animal extremadamente sensible y percibía los más mínimos cambios que en el agua ocurrían, y así, cuando el pez iniciaba el movimiento de acercarse, ella se percataba y al instante cerraba sus valvas.

El pez buscó entonces ayuda y consejo en otros peces del lugar que tenían experiencia en abrir ostras. Éstos le ayudaron a comprender que el acercarse de una manera brusca y sin miramientos, aunque sus intenciones fueran buenas, produce tanto miedo en las ostras que se cierran de manera refleja. Y si, además, trata de imponer su presencia y llega a forzarlas para que se abran, éstas llegan a cerrarse tan intensamente que no hay nadie que llegue a abrirlas. Las ostras son seres tan sensibles y orgullosos de su intimidad que no consienten comunicarse con nadie si ellas previamente no lo deciden. Le aconsejaron que no les impusiera su presencia, que se acercara a ellas de una manera suave y observadora, que intentara conocerlas escuchando y observando el movimiento de sus valvas, que tratara de imitar sus movimientos y sus reacciones hasta suscitar en ellas el deseo de comunicarse. Si lograba que las ostras se sintieran libres para decidir por sí mismas si conversar con él o no, habría logrado lo más difícil, y lo más útil también para que las ostras compartieran sin temor alguno sus bellezas e intimidades. El pez puso en práctica estos consejos y consiguió al final disfrutar de la belleza, la compañía y la complicidad de las ostras.

Ejercicio 6. Comportamiento del profesional y resistencias al cambio (permeabilidad)

Sabemos sobre qué “dianas” tenemos que actuar para promover cambios de conducta. Vamos a ver ahora el CÓMO actuar, y empezaremos por observar un vídeo e identificar las conductas del profesional (obstáculos para el cambio) que suscitan resistencias al cambio.

para el cambio) que suscitan resistencias al cambio. Los OBSTÁCULOS más relevantes que pueden impedir al
para el cambio) que suscitan resistencias al cambio. Los OBSTÁCULOS más relevantes que pueden impedir al

Los OBSTÁCULOS más relevantes que pueden impedir al profesional conseguir su objetivo son:

1.

2.

3.

4.

5.

6.

7.

8.

9.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

10

11

12

13.

Ejercicio 7. Habilidades que facilitan la permeabilidad a la influencia del profesional

Después de observar el vídeo correspondiente, identifica qué HABILIDADES permiten al profesional conseguir que el consultante se vuelva permeable a su influencia:

que el consultante se vuelva permeable a su influencia: 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7.

1.

2.

3.

4.

5.

6.

7.

8.

9.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

10

11

12

13

14

15

Ejercicio 8. ¿Cómo te trata la gente?

Después de haber atravesado un camino largo y difícil, un viajero llegó a la entrada del pueblo en el que pasaría los próximos años de su vida. Inquieto

sobre la forma de ser de la gente en ese lugar, vio a viejo que descansaba recostado bajo la sombra de un frondoso árbol: - y preguntó al viejo, sin saludarlo-

.

-” ¿Cómo es la gente en este lugar? – Es que vengo a vivir aquí y donde yo vivía las personas eran complicadas y agresivas. La arrogancia y la insensibilidad eran el pan de cada día.” El anciano, sin mirarlo, respondió:

-Aquí la gente es igual.” El viejo siguió reposando. El caminante, entonces, prosiguió su camino. Horas después, otro viajero que también llegaba al pueblo, se acercó al anciano y le dijo:

- “Buenas tardes, señor, disculpe la molestia, yo vengo a vivir a este pueblo y me gustaría saber cómo es la gente, porque donde yo vivía las personas eran atentas, generosas y sencillas.” El anciano levantó la cabeza, sonrió y le contestó:

-“Aquí la gente es igual”. Un hombre que había escuchado ambas conversaciones le preguntó al viejo:

“¿Cómo es posible dar dos respuestas tan diferentes a la misma pregunta?” A lo cual el viejo contestó:

-“en vez de preguntarte cómo te tratan los que te rodean, mejor pregúntate cómo los tratas tú a ellos. A la larga la gente se termina comportando contigo como tú te comportes con ellos.”

1. ¿Qué lecciones nos aporta esta metáfora para la Entrevista Motivacional?

Ejercicio 9. Ambivalencias con el tabaco

En un programa de tratamiento para dejar de fumar, una persona, Pedro, refiere dificultades y se establece el siguiente diálogo con el profesional que le está ayudando.

PEDRO: “Pensaba que era más fácil, estoy dudando si me merece la pena continuar en el programa” PROFESIONAL: “Es una pena que abandones ahora, creo que deberías pensártelo bien, recuerda las ventajas que tiene dejar de fumar ” PEDRO: “Pues me lo estoy replanteando si me compensa o no. De algo nos hemos de morir y nunca sabremos cuándo, fumemos o no, y, desde luego los sacrificios que esto lleva me parece que lo mismo no me compensa” PROFESIONAL: “Pero Pedro, llevas tres semanas sin fumar, estás pasando por el momento más difícil y es normal que te sientas así. Tienes que tener en cuenta que estas dificultades son pasajeras y que te puedes arrepentir” PEDRO: “Pues ¡ea! me da igual. Como le dije, de algo nos tenemos que morir ¡todos! Esto no va conmigo. ¡Desde que no fumo estoy que me subo por las paredes! En casa ni me aguantan, tengo un humor de perros PROFESIONAL: “Venga Pedro, me parece que estás exagerando. Tampoco es para tanto PEDRO: (interrumpiendo y algo enfadado) ¡Cómo que no es para tanto! ¡A usted le quisiera ver en mi pellejo!”

1. ¿Qué efectos ha producido el diálogo con el profesional en la motivación de Pedro para dejar de fumar?

2. ¿Has identificado los obstáculos que el profesional introduce con su comportamiento? ¿Cuáles son?

3. Establece un diálogo alternativo que contribuya a mejorar la motivación de Pedro.

Ejercicio 10. Maneras de invalidar y maneras de validar

En la tabla siguiente reproducimos algunos comentarios frecuentes de nuestros consultantes cuando se encuentran en una situación en que no están decididos a acometer un proceso de cambio. Le proponemos que escriba dos respuestas posibles a cada comentario, una con un efecto invalidante (ponemos un par de ejemplos) y otra con un efecto validante:

COMENTARIO

RESPUESTA(S)

RESPUESTA VALIDANTE

INVALIDANTE(S)

En la consulta de un programa para dejar de fumar: Estoy seguro de que esto no va a funcionar

¡Pues empezamos bien! Depende de usted. Mi responsabilidad es decirle lo que tiene que hacer, pero hacerlo o no es cosa suya. Yo creo que está vd. en realidad no quiere dejar de fumar

 

En la consulta de un programa de abordaje del sobrepeso: Le voy a ser sincero, vengo porque mi mujer se ha empeñado en que venga, pero yo creo que no merece la pena.

¡Pues usted verá! Desde luego, con su peso y sus antecedentes familiares, usted tiene un riesgo elevado de padecer diabetes, y debería perder peso y además dejar de fumar.

 

En la misma consulta, un poco más adelante: Me resulta muy difícil hacer lo que usted me dice, no tengo tiempo para salir a caminar y desde luego no pienso dejar de tomar unas cañas con los amigos

No exagere, por favor, no es para tanto

 

Ya verá cómo, si se lo propone,

puede, estoy seguro de que lo va a conseguir

Una persona que ha referido problemas con su pareja: Me da mucha vergüenza contarle esto, pensará usted que soy un poco tonta comportándome así

   

Un bebedor excesivo de alcohol:

   

Soy un auténtico enfermo, me voy a matar, he perdido mi trabajo, he destrozado mi familia, no tengo remedio, lo que hago es absurdo

En una consulta para dejar de fumar: Es la quinta vez que lo intento, pero siempre vuelvo a fumar, la verdad es que no confío en mí mismo nada en absoluto. Últimamente me estoy planteando seriamente quitarme la vida

   

33

Ejercicio 11. Habilidad para preguntar

Alternativa 1. Centrada en la reflexión

Alternativa 2. Centrada en la acción y en las soluciones

1.

Mira que le he dicho veces que tuviera

 

cuidado con las celebraciones y comer dulces que no debe ¿Por qué sigue sin hacer caso de lo que le digo?

2.

“¿Cree que va a llegar a alguna parte

 

dejando siempre para mañana el dejar de fumar?

3.

“¿Por qué tengo que estar recordándote

 

continuamente que no cojas el coche si vas a salir con tus amigos? ¿No ves que vas a beber y puedes tener un accidente? ¿Por qué no eres más responsable?”.

4.

“¿Por qué no piensas más en ti mismo y

 

cuidas mejor de tu diabetes?

5.

“¿A qué se debe tu falta de motivación

 

para mantenerte sin fumar y no recaer?

Alternativa 1. Centrada en el pasado

 

Alternativa 2. Centrada en el presente y en el futuro

1.

“Ya te lo advertí ¿Cómo has podido meter

 

la pata de esa manera?”.

 

2.

“¿No sé por qué te quejas cuando te hemos

 

dado toda la información que necesitas y

además no haces nada por cambiar?

 

3.

“¿Por

qué

no

cumples

las

tareas

que

 

acordamos?

 

4.

“¿Por qué seguimos metidos en esta

 

situación que es incómoda para todos y resignados a que las cosas sigan igual de mal

que siempre? ¡Me parece mentira!”.

 

34

Ejercicio 12. Transforma los mensajes de la columna izquierda en “Mensajes Yo”

 

Mensajes yo

1.

Así son las cosas.

 

2. No puedo entender cómo has podido sacar esa conclusión.

 

3.

No tiene ningún sentido tu negativa a aceptar

 

la propuesta.

4. Lo que dices no tiene ninguna lógica.

 

5. Yo no opino como tú.

 

6. No entiendo cómo has podido reparar en ese

 

aspecto tan irrelevante.

7. Tienes una visión muy parcial de las cosas.

 

8. Aquí cada uno opina lo que le da la gana y no

 

hay manera de ponerse de acuerdo.

9.

Cada uno lo ve sólo desde su punto de vista y

 

así es difícil tener una visión integral.

10.

Deberíamos aparcar los particularismos si

 

queremos resolver el problema.

11. Lo ves desde un enfoque muy particular.

 

12. Aquí cada uno se agarra a su posición como

 

a un clavo ardiendo.

13.

Te habrás dado cuenta de que además de

 

tu opinión hay otras, no sólo es la tuya, a ver cómo las coordinamos ahora

14.

Cada uno ha venido aquí a defender su

 

punto de vista. ¿Y ahora, qué?

15. Informa de los riesgos (…) Con los riesgos que tienes deberías reducir de peso

 

Ejercicio 13. Respondiendo a objeciones y réplicas

En diferentes entrevistas y sesiones de grupo orientadas al cambio de conducta, diferentes personas ponen objeciones y replican ¿Qué les dirías?

Réplica

 

¿Qué le dirías?

1.

Un usuario declara en público que lo de

 

evitar situaciones de riesgo y cambiar sus hábitos es “una tontería, lo que hay que

hacer es acostumbrarse desde el primer día a hacer las cosas habituales sin fumar (estar con gente que fuma, tomar café,

beber cerveza

);

yo la otra vez estuve 6

meses sin fumar y lo hice así, y además la gente que conozco que lo ha dejado no ha hecho nada de esto”.

2.

Un profesional está describiendo una

 

propuesta de plan de acción para reducir su obesidad y responde: “Yo es que no me lo creo. Soy bastante escéptico a todo esto”

3.

En una charla-coloquio sobre educación

 

sexual y métodos anticonceptivos dirigida a padres de adolescentes, un padre pide el turno de palabras y dice de manera escueta: “Perdóneme que le sea tan sincero, pero lo que usted está diciendo es una solemne tontería”

4.

Una persona ha entendido mal lo que un

 

conferenciante ha dicho y responde: “Usted dirá lo que quiera pero no estoy en nada de

acuerdo con lo que está diciendo. Me parece un disparate decir que la píldora evita las enfermedades de transmisión sexual”

5.

En una entrevista, una persona con

 

riesgo de diabetes interpela de esta forma a la profesional que le atiende: “Mire usted, le

voy a ser muy clara, me siento incapaz de perder peso, estoy harta de dietas y dietas, pierdo algunos kilos y luego gano más todavía, voy a ser gorda toda la vida, la verdad es que no me merece la pena el esfuerzo que hago”

Ejercicio 15. Dar “feedback” sobre la ejecución de los cambios planeados

Estamos en la consulta con unos padres de un niño de 12 años con obesidad. Durante la evaluación se encontraron algunos hábitos claramente obesogénicos:

No desayuna, o desayuna muy poco.

Se lleva bollería industrial para comer en el recreo.

El menú escolar contiene poca variedad de verdura y fruta, y además él declara que la verdura no le gusta.

Se lleva una “maquinita” de juegos para jugar en el recreo.

En su habitación tiene ordenador y televisión, y a veces se queda usando el ordenador hasta bastante tarde, por lo que duerme menos horas de las deseables. Es “un fenómeno” con la informática, le interesa mucho y es el “asesor” de todos sus compañeros de clase en estos temas.

En la cocina de su casa hay una tele que suele estar encendida durante las comidas y las cenas.

No practica ningún deporte.

Los hábitos de los padres son claramente sedentarios.

Durante las entrevistas que se han mantenido con los padres estos se mostraron dispuestos a iniciar un proceso de cambio de hábitos, para lo cual se diseñó un plan a la medida.

En la consulta actual procede evaluar el grado de cumplimiento del plan, y proporcionar el “feedback” correspondiente. En síntesis, se obtienen los siguientes datos de la tabla siguiente. El niño ha perdido 2 kg.

ASPECTOS POSITIVOS

RIESGOS EXISTENTES

 

Ha perdido 2 Kg

Sigue

sin

practicar

ningún

deporte

Se levanta de la cama 15 minutos antes y desayuna con su madre leche y una tostada de pan con tomate.

colectivo

La familia sigue sin practicar ningún

ejercicio

físico

en

común (p.e.

La bollería industrial del recreo se ha sustituido por una o dos manzanas

Se ha suprimido la tele de la habitación

excursiones).

 

Sigue sin comer verdura en el cole, y tampoco en casa porque los menús del fin de semana no han variado.

Ya no lleva la “maquinita” al cole.

Va a nadar una tarde a la semana

Siguen comiendo y cenando en casa con la tele encendida.

Sigue pasando mucho tiempo en casa jugando con el ordenador o la consola.

Hay personas que enfatizan la columna derecha a la hora de transmitir información ¿Qué efectos tiene? Disponemos de ambos tipos de información (Columna izquierda y columna derecha). Ambos tipos de información son correctos ¿Qué objetivos tendrías a la hora de transmitir ambos tipos de información? ¿Cómo lo harías?

Ejercicio 16. Cambio de reglas verbales disfuncionales

Fumé PORQUE PORQUE estaba nervioso

disfuncionales Fumé PORQUE PORQUE estaba nervioso REGLA VERBAL DISFUNCIONAL • La acción es subsidiaria del

REGLA VERBAL DISFUNCIONALdisfuncionales Fumé PORQUE PORQUE estaba nervioso • La acción es subsidiaria del estado de ánimo y

La acción es subsidiaria del estado de ánimo y no de lo que se decide hacer

Se debe luchar primero contra el estado de ánimo para pasar a la acción

Facilita acciones contraproducentes sobre eventos de dif ícil control

Promueve rigidez al comportamiento

Fumé Y estaba nervioso

Y

Estaba nervioso Y fumé

Y

Y estaba nervioso Y Estaba nervioso Y fumé Y REGLA VERBAL FUNCIONAL • Una persona a

REGLA VERBAL FUNCIONALY estaba nervioso Y Estaba nervioso Y fumé Y • Una persona a menudo puede determinar

Una persona a menudo puede determinar lo que desea hacer y recon ocer los

sentimientos que experimenta pero aún con el compromiso de la acción

Promueve

flexibilidad

en

el

comportamiento:

se

puede

actuar

con

independencia del sentimiento que se tenga, surgen otros sentimientos al elegir

otras acciones y se evita un combate estéril contra los sentimientos.

Identificar reglas verbales disfuncionales en los siguientes mensajes:

 

Reglas verbales

Usted está “dando largas” a dejar de fumar porque está en una fase de precontemplación

 

Usted está en una fase de precontemplación porque no está informado

 

No puedo hacer ejercicio porque estoy muy cansado

 

Estaba muy cansado y decidí no salir a correr

 

Fumé porque estaba muy nervioso

 

Me sentí muy mal y decidí beber

 

Me apetecía tanto que no tuve más remedio que probar los dulces que me ofrecían

 

Me presionaron tanto que al final no supe cómo rehusar la invitación que me hacían

 

¿Cómo voy a ir a un banquete de boda y no beber alcohol?

 

La verdad es que no celebración

es fácil rechazar lo que te ofrecen en una

 

Tuve relaciones sexuales sin protección porque no tenía preservativos en ese momento

 

Tuve relaciones sexuales sin protección porque los preservativos “me cortan el rollo”

 

Cuando me “entra el mono” no lo puedo soportar y me he de fumar un cigarro

 

Ejercicio 17. Un problema con la bebida

CONSULTANTE: Bebí porque ¡me sentí tan mal! que no tuve más remedio ¿Acaso no lo entiende? CONSULTOR: Pues claro que le entiendo, ¿cómo no le voy a entender? Pero tampoco hay que exagerar. A menudo cuando magnificamos lo que sentimos hace que luego nos descontrolemos con más facilidad y el hecho de que usted aprenda a controlar sus emociones le puede ir muy bien CONSULTANTE: Sí, si, se dice muy fácil pero cuando uno siente desbordado, fuera de sí, no hay control que valga. CONSULTOR: Pues tendrá que hacerlo, ha de mentalizarse y pensar que esas reacciones no le reportan beneficio alguno CONSULTANTE: (con enfado contenido) Eso ya lo sé CONSULTOR: Pues no sé a qué espera. Usted verá, o se plantea reaccionar de otra manera o su problema de la bebida no podrá controlarlo CONSULTANTE: Ya me lo planteo pero me siento incapaz CONSULTOR: Venga hombre, usted en su vida ha pasado por situaciones peores y estoy seguro de que va a poder con esto también. ¡Anímese!

1. Identifica reglas verbales disfuncionales y valora cómo las afronta el consultor

Ejercicio 18. Un problema con la bebida. Un diálogo alternativo

Consultante: Bebí porque ¡me sentí tan mal! que no tuve más remedio ¿Acaso no lo entiende? Consultor: Puedo entender que, en efecto, no resulta fácil mantenerse sin beber. No obstante, al escucharle parece decirme que la causa de que bebiera fue la de sentirse mal, ¿es así? Consultante: Sí, así es. Estaba tan enfadado

Consultor: No resulta fácil cuando uno se siente tan mal, enfadado,

suficiente como para no beber, más aún cuando esto lo ha hecho a menudo en el pasado. No es usted el único que en especiales situaciones emocionales ha vuelto a beber. Consultante: (algo más relajado) Sí, así es.

que, usted me dice que la (enfatizando) causa de que bebiera fue la de

sentirse mal, enfadado. Permítame hacerle una pregunta. ¿Ha tenido momentos en su vida en los que se sentía mal y sin embargo no bebió? Consultante: Sí claro, muchas veces. Consultor: Su respuesta me indica que usted, incluso sintiéndose mal, puede tomar una decisión diferente a la de beber, ¿no es así? Consultante: Sí, sí, claro. Naturalmente. Consultor: Esto que está diciendo es sumamente importante. Esto nos revela que usted tiene más capacidad de la que cree para hacer frente con éxito al problema de su bebida. Para empezar,(enfatiza) usted es quien decide con independencia de cómo se sienta.¡Y ha habido

muchos momentos en su vida que usted ha decidido beber a pesar de sentirse mal y

Consultor:

mantenerse con el ánimo

Asi

enfadado! De hecho hay personas que deciden beber y otras en cambio deciden no hacerlo, a no ser, claro está que le maniataran, le pusieran un embudo en su boca y le obligaran a hacerlo,…

efecto, podría haber tomado otra decisión, de lo cual me

arrepiento. Consultor: En cualquier caso, ésta es la decisión que tomó en esta ocasión. Lo importante qué es lo que piensa hacer a partir de ahora. En este sentido, me pregunto en qué medida decide la próxima vez hacer lo mismo o, por el contrario, decide retomar el rumbo original y la próxima vez tomar la decisión de no beber. Es usted quien decide. ¿Cómo lo ve? ¿Qué le ayudaría la próxima vez a tomar la decisión que usted desea?

Consultante: Ya veo, sí, es cierto,

En

1. Compara este diálogo con el anterior (Ejercicio 18) e identifica qué habilidades ha utilizado el consultor

Ejercicio 19. Chequear y promover la autoeficacia

Pedro es un varón, adulto de 42 años, casado, tiene un hijo ( Juan) de 10 años al que quiere,

como él dice, “con locura”. Tiene un IMC de 30. En las dos últimas analíticas se le ha detectado una glucemia basal alterada (115 mg/dl y 120 mg/dl), madre con diabetes tipo2. Mantiene hábitos muy sedentarios sumamente arraigados. Trabaja en un banco y está casi todo el día sentado, cuando llega a casa, enciende el televisor hasta media tarde en que se encierra en su habitación y se entretiene con el ordenador hasta la hora de la cena). Muestra una ingesta muy irregular y se toma un café en el desayuno, a media mañana acude a cafetería con compañeros del trabajo y se suele tomar una tostada con mantequilla. Varios días en semana se salta el almuerzo porque está preocupado por su peso y cree que esto es un medio para adelgazar. Le preocupa también que su hijo, últimamente, está desarrollando sobrepeso y su mujer (con normopeso) a menudo se lo “echa en cara” por el mal ejemplo que le da a su hijo. Por la noche, las cenas son especialmente copiosas y muy calóricas llegando a tomar embutidos con voracidad. Valora mucho su salud y tienen un gran interés en cambiar sus hábitos de riesgo. Una vez establecido el plan de alimentación (5 tomas al día, cenas ligeras, reducir porciones, reducir la ingesta de grasas

y de actividad física (paseos diarios de 30-60 minutos de implantación progresiva), el

profesional trata de indagar la confianza que tiene en poder llevarlo a la práctica.

saturadas,

)

1. Haz un ensayo para chequear y promover la autoeficacia para llevar a cabo sus paseos diarios de 30-60 minutos.

Ejercicio 20. El naturalista que enseñó a volar a un aguilucho

Érase una vez un granjero que, mientras caminaba por el bosque, encontró un aguilucho malherido. Se lo llevó a su casa, lo curó y lo puso en su corral, donde pronto aprendió a comer la misma comida que los pollos y a comportarse como éstos.

Un día, un naturalista que pasaba por allí le preguntó al granjero:

-¿Por qué este águila, el rey de todas las aves y pájaros, permanece encerrado en el corral con los pollos?

El granjero contestó:

en el corral con los pollos? El granjero contestó: -Me lo encontré malherido en el bosque,

-Me lo encontré malherido en el bosque, y como le he

dado la misma comida que a los pollos y le he enseñado

a ser como un pollo, no ha aprendido a volar. Se

comporta como los pollos y, por tanto, ya no es un águila. El naturalista dijo:

-El tuyo me parece un bello gesto, haberle recogido y haberle curado y cuidado. Además, le has dado la oportunidad de sobrevivir y le has proporcionado la compañía y el calor de los pollos de tu corral. Sin embargo, tiene corazón de águila y con toda seguridad, se le puede enseñar a volar. ¿Qué te parece si le ponemos en situación de hacerlo? -No entiendo lo que me dices. Si hubiera querido volar, lo hubiese hecho. Yo no se lo he impedido. -Es verdad, tú no se lo has impedido, pero como tú muy bien decías antes, como le enseñaste a comportarse como los pollos, por eso no vuela. ¿Y si le enseñáramos a volar como las águilas? -¿Por qué insistes tanto?. Mira, se comporta como los pollos y ya no es un águila, qué le vamos a hacer. Hay cosas que no se pueden cambiar. Es verdad que en estos últimos meses se está comportando como los pollos. Pero tengo la impresión de que te fijas demasiado en sus dificultades para volar. ¿Qué te parece si nos fijamos ahora en su corazón de águila y en sus posibilidades de volar? -Tengo mis dudas, porque ¿qué es lo que cambia si en lugar de pensar en las dificultades, pensamos en las posibilidades? -Me parece una buena pregunta la que me haces. Si pensamos en las dificultades, es más probable que nos conformemos con su comportamiento actual. Pero ¿no crees que si pensamos en las posibilidades de volar, esto nos invita a darle oportunidades y a probar si esas posibilidades se hacen efectivas? -Es posible -¿Qué te parece si probamos? -Probemos. Animado, el naturalista al día siguiente sacó al aguilucho del corral, lo cogió suavemente en brazos y lo llevó hasta una loma cercana. Le dijo:

-Tu perteneces al cielo, no a la tierra. Abre tus alas y vuela. Puedes hacerlo. Estas palabras persuasivas no convencieron al aguilucho. Estaba confuso y al ver desde la loma a los pollos comiendo, se fue dando saltos a reunirse con ellos. Creyó que había perdido su capacidad de volar y tuvo miedo. Sin desanimarse, al día siguiente, el naturalista llevó al aguilucho al tejado de la granja y le animó diciendo:

-Eres un águila. Abre las alas y vuela. Puedes hacerlo. El aguilucho tuvo miedo de nuevo de sí mismo y de todo lo que le rodeaba. Nunca lo había contemplado desde aquella altura. Temblando, miró al naturalista y saltó una vez más hacia el corral. Muy temprano, al día siguiente el naturalista llevó al aguilucho a una elevada montaña. Una vez allí, le animó diciendo:

-Eres un águila, abre las alas y vuela. El aguilucho miró fijamente los ojos del naturalista. Este, impresionado por aquella mirada, le dijo en voz baja y suavemente -No me sorprende que tengas miedo. Es normal que lo tengas. Pero ya verás como vale la pena intentarlo. Podrás recorrer distancias enormes, jugar con el viento y conocer otros corazones de

águila. Además estos días pasados, cuando saltabas pudiste comprobar qué fuerza tienen tus alas. El aguilucho miró alrededor, abajo hacia el corral, y arriba, hacia el cielo. Entonces, el naturalista lo levantó hacia el sol y lo acarició suavemente. El aguilucho abrió lentamente las alas y finalmente con un grito triunfante, voló alejándose en el cielo. Había recuperado por fin sus posibilidades.

Ejercicio 21. CIERRAOSTRAS/ABREOSTRAS

Clasifica las respuestas de este profesional según el efecto (“abreostras” o “cierraostras”) y valóralas.

 

ABREOSTRAS

CIERRAOSTRAS

PPAACCIIEENNTTEE:: (Tocándose el pecho con voz temblorosa) ¿Usted cree que yo tengo ? PPRROOFFEESSIIOONNAALL: (interrumpiendo) Dígame cuántos años tiene Ud. PPAACCIIEENNTTEE: 45 años, pero yo creo que PPRROOFFEESSIIOONNAALL: (interrumpiendo) ¿Cuántos hijos?

   

PPAACCIIEENNTTEE:: (Tocándose el pecho con voz temblorosa) Usted cree que yo tengo cáncer? PPRROOFFEESSIIOONNAALL: La noto muy preocupada ¿no es así? PPAACCIIEENNTTEE: Sí, así es. PPRROOFFEESSIIOONNAALL: ¿Qué le hace pensar que puede tener cáncer?

   

PPRROOFFEESSIIOONNAALL: Como ud. muy bien sabe, en estos casos, lo primero es descartar cualquier proceso neoplásico PPAACCIIEENNTTEE: (No entiende el significado) Muy bien Doctor

   

PPRROOFFEESSIIOONNAALL: Me temo que tiene Ud. cáncer PPAACCIIEENNTTEE: (tarda en reaccionar) Alguna cosa más Doctor PPRROOFFEESSIIOONNAALL: No, solo PPAACCIIEENNTTEE: (interrumpiéndole se levanta y se marcha) Buenos Días

   

PPRROOFFEESSIIOONNAALL: Me temo que sea más que una úlcera PPAACCIIEENNTTEE: ¿Qué quiere decir? PPRROOFFEESSIIOONNAALL: Algunas células parecen anormales al microscopio PPAACCIIEENNTTEE: ¿Significa que tengo cáncer? PPRROOFFEESSIIOONNAALL: Me temo que sí

   

Antonio, una persona de 65 años acude al CMS para controlar su hipertensión y en su consulta se establece el siguiente diálogo.

PPAACCIIEENNTTEE:: (con signos evidentes de enfado) Lo que le hicieron a mi mujer antes de morir, desde luego no tiene perdón PROFESIONAL: ¿A qué se está refiriendo? PACIENTE: Me estoy refiriendo a la radioterapia. Una cosa así no se le hace a un ser humano PROFESIONAL: Si no recuerdo mal, su esposa tenía un cáncer de intestino y le mandaron unas sesiones de radioterapia. Si Ud. no tiene inconveniente en decirme lo que ocurrió, creo que yo podría comprender mejor su enojo PACIENTE: Comprender! ¿Cree que me va a servir de mucho que Ud. me comprenda?

OPCION A: ¡No sé si le servirá o no de mucho! Pero desde luego lo que no le va a servir de nada es la actitud que Ud. está manteniendo! PACIENTE: ¡Encima! ¡Lo que me faltaba oir!. ¡Lo que decía yo!¡Ustedes solo entienden a quienes le interesan!

OPCION B: Desde luego sólo quien lo vive sabe lo que es una cosa así PACIENTE: (Con los ojos húmedos) ¡No se lo puede ni imaginar! Encima de los dolores del cáncer, aquello que le salió en la piel por la radioterapia. Fue un infierno (pasa del enojo a la tristeza) PACIENTE: Ha debido de ser muy doloroso

Ejercicio 22. Afrontando dificultades

En el Programa de Consejo Clínico para ayudar a dejar de fumar, una persona que lleva abstinente 2 semanas refiere las dificultades que tiene. Valora las diferentes reacciones del terapeuta.

EXFUMADOR: “Pensaba que era más fácil, estoy dudando si me merece la pena continuar en el programa”

OPCIONES DE RESPUESTA DEL PROFESIONAL

¿QUÉ EFECTOS PROBABLES TENDRÍA?

OPCIÓN A: “Es una pena que abandones ahora, creo que deberías pensártelo bien, recuerda las ventajas que tiene dejar de fumar ”

 

OPCIÓN B: “No es fácil, en efecto, y es normal que dudes cuando te enfrentas a estas dificultades. Para que el programa tenga éxito se requiere que ¡lo tengas muy claro!, ¡que tu decisión sea firme!. Si no es así, conviene que, o bien abandones o te pares a pensar si te merece la pena. Puedes dejar el programa, ¡estás a tiempo! ¡Tuya es la elección!.

 

En el Programa de Consejo para reducir el sobrepeso, una persona comenta sus dificultades para controlar la tendencia que tiene a comerse las sobras de los platos de su hijo. Valora las diferentes reacciones del terapeuta

PERSONA CON SOBREPESO: “No puedo soportar el ver sobras en el plato. Me parece horrible tener que tirar la comida, con el hambre que hay en el mundo, además me siento culpable el tener que hacerlo”

OPCIONES DE RESPUESTA DEL PROFESIONAL

¿QUÉ EFECTOS PROBABLES TENDRÍA?

OPCIÓN A: “Creo que exageras, deberías replanteártelo porque si no, no vas a poder controlarte ”

 

OPCIÓN B: (con exageración) “¡Ni se te ocurra! ¡Haces muy bien en no tirar nada! ¡Qué sería del mundo si la gente tirara las sobras de la comida! ¡Sería horrible! ¡No quiero ni pensarlo! Menos mal que hay gente como tú sonriendo de manera cómplice- que realmente valora lo

 

horrible de dejar sobras en el plato. ( qué sería tan horrible?.

)

Realmente, ¿por

Ejercicio 23. Un paciente pone objeciones

TERAPEUTA

Bien

según

estos registros y por lo que me has contado

antes, cuando te sientes peor, más deprimido es cuando estás pensando que tu pareja (este cliente acaba de separarse) está en la cama con otra mujer, ¿no es así?

CLIENTE

Sí, así es

es algo que no puedo soportar. Ya sé que nos

hemos separado y que no puedo exigirla nada, pero

es

superior a mis fuerzas

TERAPEUTA

Y ese tipo de pensamientos no los traes a tu mente según tu voluntad sino que aparecen a pesar de ella, ¿no es así?

CLIENTE

Sí, sí, desde luego

 

TERAPEUTA

Bien, entonces un objetivo que podemos plantearnos es aprender a detener, a controlar esos pensamientos que tanto malestar te causan, ¿qué te parece?

CLIENTE

No se

me parece que eso sería como negar la realidad,

sería como un lavado de cerebro.

El terapeuta ante esta objeción se plantea los siguientes cursos de acción. Valóralas.

CURSOS DE ACCIÓN

VALORACIÓN

A. Le dice: “En modo alguno” y pasa inmediatamente a expli- carle el procedimiento de parada de pensamiento

 

B.

Le dice: “Negar la realidad

 

sería más bien no aceptar la separación. Y Usted en el fondo se resiste, como un niño al que le quitan algo, a aceptarlo. Lo mejor será reconocer la realidad y a ello va a contribuir el que

Usted aprenda a controlar sus pensamientos”. A continuación pasa a explicarle la parada de pensamiento.

¿Propondrías algún afrontamiento alternativo?

Ejercicio 24. Identificar CCR1 y propón un guión alternativo

CONSULTANTE: Bebí porque ¡me sentí tan mal! que no tuve más remedio ¿Acaso no lo entiende? CONSULTOR: Pues claro que le entiendo, ¿cómo no le voy a entender? Pero tampoco hay que exagerar. A menudo cuando magnificamos lo que sentimos hace que luego nos descontrolemos con más facilidad y el hecho de que usted aprenda a controlar sus emociones le puede ir muy bien CONSULTANTE: Sí, si, se dice muy fácil pero cuando uno siente desbordado, fuera de sí, no hay control que valga. CONSULTOR: Pues tendrá que hacerlo, ha de mentalizarse y pensar que esas reacciones no le reportan beneficio alguno CONSULTANTE: (con enfado contenido) Eso ya lo sé CONSULTOR: Pues no sé a qué espera. Usted verá, o se plantea reaccionar de otra manera o su problema de la bebida no podrá controlarlo CONSULTANTE: Ya me lo planteo pero me siento incapaz CONSULTOR: Venga hombre, usted en su vida ha pasado por situaciones peores y estoy seguro de que va a poder con esto también. ¡Anímese!

Ejercicio 25. Identifica CCR1 y CCR2

Consultor: “Enrique, hemos acordado, pues, que es importante que cuando

sienta el impulso de hacer una pregunta trate de “aguantar” ese impulso de hacerla y no preguntar ¿de acuerdo? Enrique: “Si, si, de acuerdo, pero no me va a ser fácil” Consultor: ¿Cómo que no le va a ser fácil? Ya verá como no es tan complicado Enrique: Se dice muy bien cuando se tienen problemas pero yo lo veo imposible y pienso que esto no va a resultar. Consultor: Venga hombre ya verá como esto funciona, además, usted no es el único que tiene problemas. Los demás también los tienen y lo resuelven…. Enrique: “Pero no son como el mío. El mío me temo que no tenga solución, yo ya he tenido varios tratamientos y no dan con la solución. ¿Usted cree que el tratamiento que me propone me va a curar? Consultor: Por supuesto, si hace las cosas que yo le digo usted resolverá su problema.

Enrique: Yo, desde luego que lo voy a intentar pero no sé, no sé

tenido usted muchos casos como el mío? Consultor: Sí, ya le dije que muchos casos. Pero basta de preguntas y pongámonos a trabajar Enrique: En el último tratamiento que tuve no tomé fármacos y he leído que en estos casos conviene tomar algún antidepresivo. ¿No cree que debería tomar también algo? Consultor: No, no lo creo. En algunos casos puede estar indicado pero no en el suyo. Enrique: Ya me explicó esto pero me quedan dudas porque yo soy muy propenso a deprimirme y me gustaría saber si usted lo utilizaría en el supuesto de que llegara a deprimirme Consultor: Por supuesto que sí Enrique: Por favor, permítame hacerle otra pregunta Consultor: Dígame

Por cierto, ¿ha

Ejercicio 26. Identifica CCR1 y CCR2 y valora el comportamiento terapéuticodel consultor

María, una adolescente con déficit asertivo de 16 años apenas habla ni mantiene contacto visual con la consultora durante la entrevista, habitualmente obedece de manera sumisa lo que le piden los padres, hermanos o amigos y, por el contrario, se inhibe al hacer cualquier petición por su parte. En un momento de la entrevista María se dirige a su consultora y se establece el siguiente diálogo:

María: (titubeando y apenas manteniendo contacto visual) “Me

le dijeras a mis padres que

me permitieran ir con mis amigas de excursión” Consultora: “¿Por qué no se lo pides tú?” María: (titubeando y con voz entrecortada y sin mantener contacto visual)

yo (mantiene contacto visual e imprime más

me gustaría que

fin, (mirando al consultor) que

digo yo, no se,

en

“Por

porque

si

si

lo

ha

go

firmeza al tono de voz) no me van a dejar” Consultora: “Mira María, conviene que se lo digas tú, de esta manera irás

ganando seguridad, conviene que no lo evites”. María: (mirando al suelo y retorciéndose las manos) “ya, pero a mí me gustaría

que lo hiciera usted Consultora: “Pero qué

¿qué puede pasar si lo haces tú?”