LOS REFLECTORES SOBRE EL

FINANCIAMIENTO POLÍTICO
“AUDITORÍA CIUDADANA DE LOS GASTOS DE CAMPAÑA”

CRÉDITOS
PROÉTICA
Consejo Nacional para la Ética Pública
Capítulo Peruano de Transparency International
Manco Cápac 826, Miraflores. Lima, Perú
Teléfonos (+51) 4468941, 4468943
Telefax (+51) 4468581
proetica@proetica.org.pe
www.proetica.org.pe
www.transparency.org
www.redanticorrupcion.pe
www.facebook.com/ProeticaPeru
www.twitter.com/ProeticaPeru

Equipo Responsable de Publicación:
Coordinación general: Carlos Arroyo
Supervisión: Samuel Rotta
Análisis y sistematización:
Jessica Guerra
Arturo Maldonado
Carlos Meléndez
Cristina Pachón
José Carlos Requena
Denisse Rodríguez
Corrección de estilo: Annie Ordóñez
Fotos: Archivo institucional de Proética
Diseño y Diagramación: Maricarmen Romero
Primera Edición. 2000 ejemplares
Impreso en: Imagina Perú, Av. Alfonso Ugarte 204 interior DL39-Lima, Perú
Hecho el Depósito Legal en la Biblioteca Nacional del Perú Nº 2016-15385

Publicación realizada en el marco de los proyectos:
Estrategia ciudadana para mejorar la calidad de la política, “23 Millones”
Lucha contra la influencia de intereses ilícitos en los procesos políticos de Perú, “Candidatazos.pe”

PRÓLOGO

La cuestión del ingreso de la economía ilegal a la política, no es un problema nuevo en el Perú. En
efecto, desde años atrás, a la profunda crisis de los partidos políticos y su endémica debilidad, situación a
la que han contribuido distintos factores en la historia relativamente reciente de nuestro país, se agrega la
cada vez más extendida práctica de sumar a sus filas a personas que carecen de identificación ideológica
o programática con la organización, pero que son capaces de aportar recursos importantes para solventar
sus campañas electorales. Claro está, con frecuencia dichos aportes tienen lugar a cambio de acceder a
una posición expectante en la lista de candidatos o candidatas a cargos de representación, ya sea a nivel
local o regional, pero particularmente en el plano nacional, en lo que atañe al Congreso de la República.

A la modalidad anterior, se suman desde luego otras variantes no tan explícitas, en las que dinero
proveniente de actividades vinculadas al narcotráfico, minería y tala ilegal, lavado de activos, trata de
personas o tráfico de tierras, ha sido canalizado a las organizaciones políticas para su sostenimiento, con
el evidente propósito de incidir, a través de las mismas, en la adopción de medidas legales o decisiones
administrativas tendientes a favorecer los intereses de redes mafiosas o criminales que operan en las
actividades propias de dicha economía ilegal.

De otro lado, no puede soslayarse el hecho de que el mayor grado de incidencia para tan
repudiables propósitos es alcanzado, no directamente desde las organizaciones políticas, sino en la
medida en la que éstas consiguen a la vez colocar en puestos directivos o de autoridad dentro del aparato
del Estado, a personas de su entorno o con algún grado de vinculación cercana, llegando incluso a cubrir
al interior de aquél, un número significativo de plazas de mando medio.

Frente a esta realidad, resulta preocupante la escasez de instrumentos con los que se puede
contar hasta el momento, para verificar con mayor rigurosidad las distintas formas implementadas por
los partidos y organizaciones políticas para captar recursos, así como la real utilización de los mismos.
Complementariamente, los organismos electorales carecen también de suficientes medios y mecanismos
para verificar la autenticidad de las declaraciones o reportes presentados por las organizaciones políticas,
a fin de dar cumplimiento a las obligaciones normativamente establecidas con el propósito de poner coto
a la penetración de la economía ilegal en la política, o a los aportes otorgados en magnitudes capaces de
generar un serio problema de conflicto de intereses.

Son éstas las principales razones por las que Proética, a través de estudios concretos en áreas
específicas de la última campaña electoral, ha querido contribuir con el gran objetivo de transparentar la
ruta del dinero utilizado o invertido en ella por las distintas organizaciones políticas. Hacerlo de manera
tan detallada y acuciosa, ha permitido contar con información sólida y suficientemente documentada,
para contrastar aquella que le ha sido reportada a la ONPE por tales organizaciones. A partir de ello, y

con el desarrollo de análisis más elaborados e insumos que pueden complementar estos estudios, será
posible adoptar medidas idóneas y eficientes para alcanzar el gran objetivo antes señalado.

Finalmente, es particularmente relevante reparar que estos estudios, además de contar con la
contribución de la cooperación internacional, han sido posibles gracias al compromiso desinteresado de
varios equipos de voluntarias y voluntarios, movilizados en cada una de las once ciudades en las que tuvo
lugar esta tarea de verdadera vigilancia ciudadana. De esta manera, continuamos llevando a cabo el rol
que nos hemos propuesto de promover una amplia movilización de la sociedad civil en la lucha contra la
corrupción, en esta oportunidad, en el ámbito político. Este protagonismo ciudadano, es probablemente
el más valioso elemento con el que contamos hoy en el país, para mirar con optimismo nuestra misión de
alcanzar un Perú libre de corrupción.
Walter Albán
Director de Proética

CONTENIDO
1. INTRODUCCIÓN

....................................................................................................................................................... Pág. 9

2. METODOLOGÍA DEL ESTUDIO

...................................................................................................................... Pág. 11

2.1 Planificación ...................................................................................................................................... Pág. 11
2.1.1 Revisión de experiencias
2.1.2 Entrevistas a expertos
2.1.3 Definición de actividades proselitistas
2.1.4 Partidos y candidatos: ¿a quiénes observar?
2.1.5 Zonas de observación: ¿dónde se observó?
2.1.6 El equipo de trabajo: ¿quiénes observaron?
2.1.7 La ficha de observación: ¿cómo observar?
2.1.8 Prueba piloto

2.2 Trabajo de campo ........................................................................................................................... Pág. 22
2.2.1 Recojo de información

3. RESULTADOS Y ANÁLISIS

............................................................................................................................... Pág. 24

3.1 Resultados de la Primera Vuelta ......................................................................................... Pág. 24

3.1.1 Por tipo de actividad

3.1.2 Por agrupación política
3.1.3 Por departamentos
3.1.4 Intensidad de campaña y reporte de actividades

3.1.5 Mítines de cierre de campaña en Lima. Primera Vuelta

3.2 Resultados de la Segunda Vuelta ....................................................................................... Pág. 37
Resultados generales
Mítines de cierre de campaña en Lima. Segunda Vuelta

3.3 Comparación de monitoreo de actividades proselitistas .............................. Pág. 43
reportadas a la ONPE y de auditoría ciudadana

3.4 Comparación de información financiera reportada ........................................... Pág. 44
a la ONPE y nuestros hallazgos

4. CONCLUSIONES

..................................................................................................................................................... Pág. 47

5. DETRÁS DE CÁMARAS ........................................................................................................................................ Pág. 50

5.1 El papel de los voluntarios ..................................................................................................... Pág. 50

5.2 Reclutamiento ................................................................................................................................... Pág. 50

5.3 Motivaciones ...................................................................................................................................... Pág. 51

5.4 Información de los grupos políticos ............................................................................... Pág. 52

5.5 Coordinaciones ............................................................................................................................... Pág. 52

5.6 Experiencias ........................................................................................................................................ Pág. 53

1 INTRODUCCIÓN
El proselitismo electoral es un aspecto de la política que ha merecido poca atención analítica. Por
lo general, el juicio que tenemos sobre la movilización electoral está atiborrado de ideas preconcebidas
sobre la manera en que funciona la política: la existencia de un clientelismo extendido y funcional,
electores que automática y acríticamente responden a los incentivos que otorgan los candidatos
en campaña, dinero y recursos económicos que se gastan a diestra y siniestra. Lamentablemente, el
análisis político no ha profundizado en el tema, salvo en contadas excepciones. Los retos metodológicos
que implica investigar el uso de recursos en la movilización electoral son, definitivamente, uno de los
principales obstáculos al que se enfrenta todo análisis serio sobre la materia. Pero como resulta difícil
salvar esa barrera, el prejuicio se mantiene.
Las acciones “Auditoria ciudadana de gastos de campaña” y “Hackeo al financiamiento político”
en el marco de los proyectos Estrategia Ciudadana para mejorar la calidad de la Política - “23 Millones” y
Lucha contra la influencia de intereses ilícitos en los procesos políticos de Perú - “Candidatazos.pe”, que ha
realizado Proética con la colaboración de la cooperación internacional, tienen por objeto empezar a saldar
este vacío relativo al conocimiento de la manera en que funciona la política electoral. El enfoque elegido
combina investigación, análisis y activismo ciudadano; no solo se busca tener acceso al conocimiento
sistemático del uso de recursos en la campaña, sino también identificar pautas de comportamiento
constructivas y negativas para la institucionalidad política. En el fondo, los resultados de este estudio se
constituyen en un valioso insumo para analizar aspectos centrales de la reforma política tales como la
regulación y vigilancia de recursos económicos en actividades proselitistas, el impacto real del clientelismo
en las decisiones individuales de los electores, así como la penetración de los partidos políticos en el
territorio nacional, entre otros.
No es casual que el estudio-activismo se concentrara en actividades proselitistas de movilización
directa tales como son los mítines, pasacalles y otras actividades recreativas que suelen organizar los
partidos políticos y sus candidatos con el objeto de convencer a los ciudadanos de votar por ellos.
Existe un doble motivo para elegir este ámbito específico de la política proselitista. En primer lugar, la
movilización electoral es quizás la dimensión más desconocida y más difícil de rastrear empleando la
regulación del financiamiento de campaña actualmente vigente. A pesar de que la regulación electoral
exige a los partidos declarar los gastos en que incurren —incluyendo mítines y pasacalles—, estas son
las actividades que menos registran formalmente dichas organizaciones. A diferencia de otros ítems de
campaña (publicidad en medios televisivos, impresos o radiales, contratos con asesores y publicistas,
etc.) la actividad proselitista directa se desarrolla en un espacio de alta informalidad cuyo control resulta
complejo. ¿Cuántas camisetas se reparten en un mitin? ¿Cuántos litros de bebidas refrescantes se
distribuyen en un pasacalle? ¿Cuánto cuesta alquilar sillas para una “sentada” del candidato en un barrio
determinado? Son algunas de las preguntas que reflejan el desafío que plantea el tema.
Un segundo motivo para concentrarnos en el área de la actividad de los partidos políticos es
que precisamente su informalidad puede ser un canal para la filtración de recursos ilegales, que se ha

AUDITORÍA CIUDADANA DE LOS GASTOS DE CAMPAÑA

9

incrementado significativamente en los últimos años en el país. Si bien es cierto que no es el objetivo
de este estudio rastrear el origen de los recursos proselitistas, al menos una aproximación al gasto
efectivamente realizado nos puede dar una idea de la magnitud de los recursos que se encuentran en
esta amplia zona gris de dineros prácticamente no declarados. No podemos caer en la ecuación facilista
de sostener que los recursos económicos empleados en actividades proselitistas provienen de un origen
dudoso, pero sí al menos cabe detectar la magnitud del tipo de recursos más proclives a no ser reportados
ante las autoridades competentes.
Los resultados del estudio desarrollado en las siguientes páginas, brindan algunas sorpresas que
pueden ayudar a replantear las estrategias de movilización (para los políticos) y diseñar mejores políticas
dirigidas a regular a los partidos (para los entendidos en reforma política). Por ejemplo, los mítines
parecen ser una estrategia de movilización que sigue siendo la actividad por excelencia en campaña,
a pesar de que según los expertos partidarios ha entrado en desuso, lo que indicaría que en campañas
pasadas fue aún más relevante. La organización de mítines es altamente costosa, pero tiene un carácter
simbólico en momentos claves de la campaña (como, por ejemplo, el final de la Primera o Segunda Vuelta).
Complementariamente, el gasto en campaña está asociado con mayor capacidad de movilización, pero
las ratios entre costo y asistencia varían. Como verán en el documento, algunos partidos gastan más en
movilizar ciudadanos (Peruanos por el Kambio) que otros (Alianza para el Progreso). Paradójicamente,
el partido que está regularmente asociado con mayor clientelismo —Alianza para el Progreso— es el
que menos “invierte” (per cápita) en la movilización de sus seguidores. Este hecho resulta interesante,
sobre todo si relacionamos el gasto en campaña con la eficiencia en la consecución de votos. Una de las
conclusiones más importantes del estudio es que no existe una relación clara entre inversión, asistencia a
actividades proselitistas y resultados electorales.
El estudio que presentamos es, sin embargo, una aproximación a un fenómeno tan amplio y
complejo como los recursos utilizados en aras de la movilización proselitista. Dado que nos hemos centrado
en determinadas actividades y en ciertos contextos regionales, los resultados no son necesariamente
extrapolables al conjunto del país. Los hallazgos deben tomarse sobre todo en tanto que pistas a seguir
en un tema que hasta ahora no ha merecido la suficiente y detenida atención. Mientras para algunos
la realidad política del país está “sobreestudiada” y lo que sobran son diagnósticos, el análisis que
presentamos busca demostrar precisamente lo contrario: que un estudio objetivo, realizado sobre la base
de una metodología rigurosa, puede ayudarnos a cuestionar conocimientos superficiales y prejuiciosos
de la realidad política peruana.
Finalmente, deseamos hacer hincapié en el hecho de que este estudio se enlaza con la tradición
de Proética de instalar los temas de transparencia pública en el debate nacional. Asimismo, demuestra
las virtudes de la cooperación interinstitucional y de la complementariedad de sinergias con las que
contribuye cada una de las partes. Vocación por la transparencia, voluntariado y metodología en la
investigación se alían para dar a conocer uno de los estudios más innovadores sobre una de las zonas más
opacas de la actividad política partidaria. Hemos dirigido los reflectores sobre los recursos partidarios
empleados en actividades proselitistas sobre la base de un estudio riguroso, pero se requiere dirigir
muchas más luces sobre la poco transparente dimensión del gasto de los partidos políticos que ya, de por
sí, sufren de debilidades institucionales severas.

10

LOS REFLECTORES SOBRE EL FINANCIAMIENTO POLÍTICO

2 METODOLOGÍA DEL ESTUDIO
El estudio tuvo como finalidad principal calcular los gastos realizados en actividades proselitistas
mediante la observación de los eventos de los principales candidatos y partidos políticos en la última
campaña presidencial y congresal del 2016. Para ello se diseñó un método de observación directa de las
actividades proselitistas con el objeto de enumerar las características de estos eventos, y de este modo
aproximarnos lo máximo posible al cálculo de los costos de estas actividades. Con estos cálculos se pudo
establecer una primera comparación entre lo observado en esta auditoría y lo que reportaron los partidos
políticos a las autoridades electorales.
La realización de este estudio comprendió dos etapas: una de planificación y otra de trabajo de
campo y de recojo de información. En la etapa de planificación fueron definidos: el objeto de estudio (a
quiénes se iba a observar y qué características de estos se iba a recoger), el personal (quiénes ejecutarían
las indicaciones en el campo), el instrumento de recojo de datos (la forma en que se iba a recoger la
información) y, finalmente, los lugares de trabajo (dónde se iba a recolectar la información). En este
capítulo, la descripción de la metodología seguirá el orden cronológico en el que se desarrolló el proyecto.

2.1 PLANIFICACIÓN
2.1.1 Revisión de Experiencias
La primera etapa de la planificación del proyecto consistió en realizar una breve revisión de las
experiencias previas de observatorios o proyectos de seguimiento de los gastos de campaña de los
partidos políticos. Partiendo de la literatura existente acerca del financiamiento de los partidos políticos,
la revisión de esta se concentró en ubicar experiencias cercanas que pudieran servir como ejemplos de
“buenas prácticas” a replicar en la campaña electoral peruana.
Un ejemplo de ello es el “Estudio de simulación de costos de la campaña electoral porteña 2007”,
elaborado por Poder Ciudadano, Capítulo Argentino de Transparency International. El objetivo de este
estudio consistió en observar los costos reales de una campaña electoral y compararlos con los gastos
declarados por los partidos políticos. Tales objetivos eran similares a los que buscaba este proyecto.
Para calcular los costos reales de una campaña electoral, Poder Ciudadano simuló el desarrollo de
dos campañas para dos candidatos ficticios: una campaña con un presupuesto elevado y la otra con un
presupuesto más moderado. Los eventos a ser simulados comprendieron los actos de lanzamiento y cierre
de campaña, la impresión y colocación de afiches en la vía pública, la producción de spots publicitarios,
la publicidad en medios de comunicación, así como la contratación de asesores de campaña y encuestas
de opinión.

AUDITORÍA CIUDADANA DE LOS GASTOS DE CAMPAÑA

11

El estudio de Poder Ciudadano encuentra que los niveles de gasto no coinciden con las estimaciones
hechas por el proyecto, puesto que existe una marcada diferencia en el rubro de la contratación de
asesores políticos y publicistas, siendo este un rubro de gasto más importante que el de la publicidad
gráfica. La conclusión final es que existe ocultamiento o encubrimiento de gastos de campaña por parte
de los partidos y alianzas electorales.
Como se puede observar, el estudio llevado a cabo por Poder Ciudadano es más ambicioso en
su cobertura, puesto que se propone abarcar los gastos de todo el proceso electoral. En este estudio nos
hemos centrado únicamente en la observación de las actividades proselitistas, puesto que los gastos
publicitarios en medios de comunicación tales como la televisión son reportados por los mismos medios
a los organismos electorales y son auditados por estos. Los gastos de contratación de encuestas y asesores
de campaña, así como los de publicidad ambulante no forman parte de esta observación y constituyen
aún un punto ciego en la supervisión de los gastos de campaña, así como en el contraste entre lo que
realmente se gasta y lo que los partidos declaran.
Luego de la revisión de la experiencia de Poder Ciudadano, el presente estudio se centró en la
observación de experiencias reales de campaña en lugar de intentar cubrir la totalidad del proceso. De
esta manera, el objetivo central fue la observación directa de actividades proselitistas reales, es decir de
candidatos en carrera.
También se priorizó la observación directa como una manera de involucrar a los ciudadanos en la
supervisión y el seguimiento de la campaña electoral. Este involucramiento se apoyó en los voluntarios
de la Red Nacional Anticorrupción, dirigida por Proética. Además de realizar el estudio, se fortalecieron las
capacidades de la ciudadanía en lo que concierne la vigilancia ciudadana, como parte de las actividades
de observación.

2.1.2 Entrevistas a expertos
Como parte importante de la estructuración del proyecto, se realizó una serie de entrevistas a
expertos en temas relativos a las campañas electorales, de las cuales se obtuvieron datos pertinentes
para establecer la metodología de la investigación. Durante las entrevistas, con el objeto de tocar los
puntos relevantes relativos al desarrollo del gasto en campañas, se utilizó una guía temática. Entre los
temas a tratar se incluyeron el tipo de actividades que se organizan, la magnitud, frecuencia y costo de
estas, las dinámicas de interacción con el electorado, el ciclo de la campaña electoral y la estrategia de
posicionamiento. Adicionalmente se validó un organigrama de cada partido político, con el objeto de
ubicar los puestos clave a los que podíamos recurrir para obtener información acerca de las respectivas
actividades proselitistas.
Se entrevistó a asesores de campaña y políticos con experiencia en movilización electoral de
cuatro partidos políticos (Fuerza Popular, Partido Aprista Peruano, Peruanos por el Kambio y Perú Posible).
Mediante conversaciones con ellos fue posible conocer el tipo de prácticas proselitistas que realiza cada
uno de estos partidos y, sobre todo, identificar aquellas que se llevan a cabo sin emblemas partidarios,

12

LOS REFLECTORES SOBRE EL FINANCIAMIENTO POLÍTICO

como las llamadas “caravanas”, explicadas a continuación y que constituyen una novedad en el terreno de
las campañas electorales. Entre estas prácticas proselitistas, la mayoría de los entrevistados resaltaron un
declive en la frecuencia de los mítines a causa de los altos costos de organización que implican.
Sin entrar en detalle sobre las estrategias a seguir durante la campaña electoral del 2016, algunos
de ellos compartieron novedades proselitistas. Por ejemplo, un experimentado operador político con
varias campañas electorales en su haber, comentó que su partido empezó a utilizar las “caravanas” como
una de sus principales actividades para atraer a los votantes. Estas actividades consisten en trasmitir un
mensaje fuerza en distintos puntos de los distritos a fin de reforzar ideas claves sobre el candidato; no se
menciona la agrupación política, sino solo el nombre del candidato. En una segunda etapa, realizan visitas
domiciliarias a fin de corroborar que el mensaje ha sido efectivamente asociado con el candidato. De ser
así, el domicilio en cuestión se convierte en un potencial aliado en la campaña electoral, llegando a recibir
llamadas y visitas del candidato con el fin de fidelizar a sus habitantes.
Por su lado, el experto partidario de otra agrupación comentó el empleo de una “innovadora”
estrategia de movilización: las denominadas “sentadas”. Se utilizan para exponer determinadas ideasfuerza de los candidatos y escuchar la opinión de la población al respecto. Sin embargo, señaló que los
mítines de inicio y fin de campaña siguen siendo actividades de gran importancia, sobre todo por el
nivel de exposición mediática, pese a su elevado costo. Otra dirigente partidaria abordó el tema de los
problemas suscitados con autoridades elegidas y el uso de recursos públicos en campaña; concretamente,
se refirió al uso de actividades de proyección o de “participación ciudadana” por parte del partido de
gobierno como campaña electoral para sus candidatos. Cabe resaltar un aspecto importante: el comité
financiero de los partidos y el papel que cumplen los tesoreros no son mencionados en profundidad por
los entrevistados. Ello supone un punto a considerar a la hora de la elaboración de las hojas de rendición
de cuentas ante las entidades electorales correspondientes.
Por otra parte, la entrevista con Arturo Revoredo Castañeda, gerente de Supervisión de Fondos
Partidarios de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), permitió conocer el proceso de
sistematización de la información que planeaba emplear esta entidad para registrar y analizar los gastos
realizados en actividades proselitistas. Entre otros se encuentran los formatos de aportes y gastos
mensuales que deben entregar los partidos a la ONPE durante la época de campaña. Esta entrevista nos
permitió, además, actualizar los diferentes repertorios de actividades proselitistas y el cálculo aproximado
de los gastos realizados en mítines.
Los entrevistados reportaron nuevas formas de hacer proselitismo político —como las caravanas y
las sentadas— que se sumaron a las tradicionales, como los mítines y pasacalles. Con el fin de delimitar las
actividades a ser observadas entre la multiplicidad de actividades de campaña que realizan los candidatos,
fue necesario establecer parámetros para definir qué entendíamos por una actividad proselitista y qué
tipo de actividades proselitistas íbamos a observar en este proyecto.

AUDITORÍA CIUDADANA DE LOS GASTOS DE CAMPAÑA

13

2.1.3 Definición de actividades proselitistas
Definimos “actividades proselitistas” como aquellas que son realizadas por candidatos a puestos
de elección popular (presidente, congresista, parlamentario andino), con el fin de atraer la atención de
los ciudadanos. Las actividades proselitistas toman muchas formas; algunas de las más populares son los
pasacalles, las “bajadas” a bases, las actividades de recaudación de fondos, las “sentadas” y los mítines. Sin
embargo, para fines de este proyecto consideramos que tienen un elemento en común: son actividades
públicas y no privadas. Por lo tanto, esto excluye la participación de candidatos en eventos privados tales
como foros, conversatorios y cocteles, donde si bien la actividad puede ser abierta al público, el local en
que se lleva a cabo el evento no es un espacio público y, por lo tanto, en sentido estricto tal actividad no
tendría la intención de atraer la atención ciudadana general.
Dentro del grupo de actividades proselitistas definimos lo que entendemos por “pasacalles”. Estas
actividades se refieren al recorrido por las calles de la ciudad en caravanas de vehículos motorizados, nomotorizados o a pie. Por lo general, puesto que el objetivo es llamar la atención de la ciudadanía, se usan
vehículos alegóricos, bandas o conjuntos musicales, megáfonos, y parafernalia partidaria como globos o
pancartas. Este tipo de actividades no necesariamente implica la presencia de los candidatos. En algunos
casos el pasacalle es la actividad previa a un mitin político.
Otra actividad común que realizan los candidatos en campaña son las llamadas “bajadas a bases”.
Estas actividades se refieren a la visita de un candidato a determinado lugar público del vecindario de
alguna ciudad. Este sitio público puede ser un mercado, feria, centro comercial, calle comercial, plaza
pública, comedor popular, colegio, local comunal, etc. El objetivo principal de estas actividades es originar
el contacto del candidato con los ciudadanos, haciendo que se establezca una interacción fluida a través
de pequeñas conversaciones. El candidato suele ir acompañado de un grupo de simpatizantes que
pueden lucir parafernalia partidaria como polos o globos. De esta manera, una bajada a bases podría
terminar con el candidato dando un pequeño discurso improvisado ante una audiencia espontánea.
Otra actividad frecuente es la de recaudación de fondos. En este caso se trata de actividades
semipúblicas; es decir, no se excluye de ellas al público en general, pero suelen ser organizadas para los
simpatizantes del candidato o partido. Estas actividades, además, suelen realizarse en espacios privados y
podrían contar o no con la presencia del postulante o postulantes a cargos públicos. Incluyen acciones que

14

LOS REFLECTORES SOBRE EL FINANCIAMIENTO POLÍTICO

pueden organizarse para recaudar fondos para un candidato o partido, tales como un bingo, y actividades
recreacionales como eventos deportivos.
Una actividad innovadora en esta campaña fueron las llamadas “sentadas”. Se trata de una
reunión entre el candidato y los ciudadanos. Esta actividad podría incluir un pasacalle previo: por
ejemplo, de mototaxis para movilizar a los participantes, bandas de músicos y parafernalia partidaria. La
actividad suele realizarse en un espacio público donde el candidato se ubica en un pequeño estrado y los
participantes en sillas situadas alrededor. Se cuenta con un equipo de sonido para facilitar la conversación
entre el candidato y los ciudadanos. El candidato suele presentar algunas ideas de su plan de gobierno.
La diferencia principal con lo que representa un mitin radica en que este tipo de actividades da lugar a un
diálogo entre el candidato y los ciudadanos. Por lo general, existe un “moderador” que hace preguntas al
candidato y recoge las inquietudes del público a las que el candidato responde. En resumen, se trata de
un diálogo público entre candidato y electores.
Finalmente, la actividad que más interesa para fines de este proyecto son los mítines. Se trata de
actividades proselitistas públicas, tradicionales, con presencia del candidato. La actividad se realiza en
un espacio abierto al público, como una plaza o una calle. Se diferencia de un pasacalle en que no hay
desplazamiento; se diferencia de las bajadas a bases en que no hay recorridos ni tampoco interacción
directa con los ciudadanos; se diferencia de las sentadas en que no hay diálogo con los ciudadanos.
Es decir, se trata de un monólogo o discurso que da el candidato en un espacio abierto al público. El
mitin suele contar con un estrado y un equipo de sonido. Adicionalmente, se puede agregar parafernalia
partidaria tal como globos, serpentinas, polos, pines y pancartas repartidos entre los asistentes; así como
luces, animadores, grupos musicales, música, grabación en video, pantallas gigantes, etc.
En la tabla N° 1 presentamos un resumen de las características de los tipos de actividades
proselitistas que hemos identificado.

Entre esta gama de actividades proselitistas, este proyecto se enfocó en los mítines, los pasacalles
y las acciones dirigidas a la recaudación de fondos o recreativas.

AUDITORÍA CIUDADANA DE LOS GASTOS DE CAMPAÑA

15

16

LOS REFLECTORES SOBRE EL FINANCIAMIENTO POLÍTICO

2.1.4 Partidos y candidatos: ¿a quiénes observar?
Las elecciones peruanas se caracterizan desde hace muchos años por presentar un elevado
número de candidaturas. En la elección del 2016 compitieron 10 candidatos para la presidencia. Sin
embargo, puesto que la legislación electoral peruana permite que un candidato retire su candidatura
hasta un día antes de la elección, a medida que avanzaba el proceso electoral algunos candidatos fueron
declinando sus intenciones. En la Primera Vuelta electoral se presentaron 19 candidatos, de los cuales
siete se retiraron por decisión propia y dos fueron retirados por la autoridad electoral. Los candidatos
que llegaron finalmente a participar fueron: Alfredo Barnechea por Acción Popular, Alan García por la
Alianza Popular, Verónika Mendoza por el Frente Amplio, Keiko Fujimori por Fuerza Popular, Pedro Pablo
Kuczynski por Peruanos por el Kambio, Gregorio Santos por Democracia Directa, Fernando Olivera por el
Frente Esperanza, Ántero Flores-Araoz por el Partido Político Orden, Alejandro Toledo por Perú Posible y
Miguel Hilario por Progresando Perú. Fueron excluidos: Julio Guzmán por Todos por el Perú y César Acuña
por Alianza para el Progreso.
Resultó imposible para este proyecto llevar a cabo el seguimiento de las actividades proselitistas
de la totalidad de los candidatos, debido al número de estos, a los recursos disponibles y al hecho de que
los candidatos con bajas probabilidades de ganar se retirasen de la carrera. Fue necesario, por lo tanto,
contar con un criterio objetivo para definir al grupo de candidatos y de partidos que cabía observar del
total que quedaron finalmente en carrera.
El criterio adoptado fue elegir observar a aquellas agrupaciones políticas que pasarían la valla
electoral1 de acuerdo a los resultados de la encuesta sobre intención de voto realizada por IPSOS Perú a
comienzos de enero del 2016: Fuerza Popular, Alianza Popular, Peruanos por el Kambio, Alianza para el
Progreso y Todos por el Perú.
Este grupo inicial de partidos políticos a ser observados fue modificado debido a la exclusión de
dos candidaturas por el Jurado Nacional de Elecciones: la de César Acuña, de Alianza para el Progreso, y la
de Julio Guzmán, de Todos por el Perú. En vista de ello, a partir de marzo del 2016 incorporamos al estudio
dos agrupaciones no contempladas inicialmente en el proyecto: el Frente Amplio y Acción Popular.
Por lo tanto, la observación incluyó las actividades proselitistas de Keiko Fujimori y los candidatos
al Congreso de Fuerza Popular; de Alan García y los candidatos congresales de la Alianza Popular; de
Pedro Pablo Kuczynski y los candidatos de Peruanos por el Kambio; de César Acuña y los candidatos de
Alianza para el Progreso (hasta el momento en que fue excluido de la lid electoral); de Julio Guzmán y los
candidatos de Todos por el Perú (hasta el momento en que también fue excluido); de Alfredo Barnechea y
los candidatos de Acción Popular; y de Verónika Mendoza y los candidatos del Frente Amplio.

De acuerdo con la regulación peruana, la valla electoral es el porcentaje mínimo que debe obtener un partido político para alcanzar representación en el Congreso de la
República. En el caso de la elección del 2016, la valla era del 5% de los votos válidos. Otra manera de superar la valla electoral consiste en obtener seis congresistas elegidos en
más de una circunscripción electoral.
1

AUDITORÍA CIUDADANA DE LOS GASTOS DE CAMPAÑA

17

2.1.5 Zonas de observación: ¿dónde se observó?
Para la definición de las zonas a ser observadas se cruzaron dos criterios. De un lado, se privilegió
zonas donde la presencia de poderes ilegales como el narcotráfico, la tala ilegal o la minería ilegal,
pudieran haber financiado campañas electorales y de esta manera haber penetrado la política. De otro
lado, se focalizó aquellas localidades donde la red de voluntarios y de contactos de Proética estuviera más
activa, con el objeto de poder maximizar el uso de los recursos y garantizar la efectividad del ejercicio de
auditorías ciudadanas en cada localidad. De esta manera, las ciudades seleccionadas —buscando abarcar
“muestras” de la costa, sierra y selva— fueron: Chepén y Trujillo en La Libertad, Iquitos y Yurimaguas en
Loreto, Chimbote y Huaraz en Áncash, Pucallpa y Aguaytía en Ucayali, así como Puno y Juliaca en Puno.

2.1.6 El equipo de trabajo: ¿quiénes observaron?
En cada una de las zonas de intervención
se seleccionó a un coordinador local de los
voluntarios. Los coordinadores debían ser
profesionales vinculados a organizaciones de
la sociedad civil de la zona. Este perfil permitió
que los coordinadores locales fueran personas
con acceso a información vital que permitiera
anticipar la realización de actividades
proselitistas en la localidad, para de esta
manera poder planificar la observación.
Con el fin de informar a los coordinadores locales acerca de los detalles del proyecto, se llevó a
cabo un taller de capacitación durante el 21 y 22 de noviembre del 2015 en Lima. Se contó con la presencia
de nueve coordinadores de las ciudades mencionadas en el punto anterior. En el curso de este taller se
presentó, además, información práctica y teórica sobre el proceso electoral (incluyendo la observación de
un caso piloto en el distrito Mi Perú, ubicado en la Provincia Constitucional del Callao, que por esas fechas
elegía a su primer alcalde distrital).
Una de las primeras tareas de los coordinadores regionales fue la conformación de sus equipos
de trabajo, voluntarios denominados “Auditores ciudadanos” que, mediante la realización de talleres
descentralizados en sus respectivas localidades, fueron capacitados en el uso adecuado de los instrumentos
de recojo de información, así como en las acciones contempladas en el proyecto. Para cada una de
estas capacitaciones se contó con la presencia del equipo central y de los coordinadores. Los materiales
utilizados incluyeron un manual de observación, ejercicios prácticos y protocolo de comunicaciones, a fin
de facilitar la labor de los “auditores ciudadanos”.
Durante el mes de enero del 2016 se llevaron a cabo nueve talleres de capacitación en cada una
de las localidades seleccionadas para este estudio. Dichos talleres incluyeron una sesión teórica y un
ejercicio práctico de observación. Se preparó un video con un mitin de una campaña electoral previa que

18

LOS REFLECTORES SOBRE EL FINANCIAMIENTO POLÍTICO

sirvió de ejemplo y de entrenamiento. La mayoría de los “auditores ciudadanos” fueron mujeres de edades
y ocupaciones diversas, estudiantes de periodismo, ciencias sociales, derecho, así como personas con
amplia experiencia en organizaciones sociales y otros programas de voluntariado.
Sobre la base de la revisión de antecedentes y entrevistas, del taller de capacitación y de la prueba
piloto, se elaboraron dos manuales diferenciados para coordinadores y observadores. Ambos contenían
información clave, que incluyó la presentación del proyecto, definiciones básicas de las actividades
proselitistas, los roles de los coordinadores y observadores, instrucciones para el llenado de las fichas, así
como un glosario visual destinado a identificar con mayor precisión los diferentes elementos auditables
en los mítines, actividades de recolección de fondos y pasacalles.
Adicionalmente, para la observación de los mítines llevados a cabo en Lima —trabajo
complementario al realizado en las regiones— se llevaron a cabo dos talleres de capacitación. Ambos
talleres tuvieron lugar en abril del 2016, incluyendo una sesión teórica y un ejercicio práctico. En Lima, a
diferencia de las regiones, el equipo estuvo conformado por una cantidad casi igual de hombres que de
mujeres, y además en su mayoría por jóvenes voluntarios de la Pontificia Universidad Católica del Perú, de
la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, y de la Universidad Nacional Federico Villarreal, así como
ciudadanos independientes.

AUDITORÍA CIUDADANA DE LOS GASTOS DE CAMPAÑA

19

2.1.7 La ficha de observación: ¿cómo observar?
Las fichas de observación fueron elaboradas sobre la base de las entrevistas sostenidas con
expertos, la asistencia a actividades proselitistas y la revisión de archivos visuales de mítines y pasacalles
de campañas políticas anteriores. La versión final de estas fichas fue modificada y validada durante el taller
realizado por Proética en noviembre del 2015. Las fichas permitieron recoger información en pasacalles,
actividades de recaudación de fondos, o recreativas y mítines.
Las fichas de observación recogieron la siguiente información: 
Fecha y hora de inicio y de finalización 
Presencia de candidatos 
Número de asistentes en el público y en el estrado 
Cubierta o toldo: presencia y dimensiones 
Sonido: micrófonos, parlantes, megáfonos 
Iluminación: luces y pantallas gigantes 
Registro gráfico: fotógrafos, cámaras de video, drones 
Facilidades y seguridad: baños portátiles y miembros de seguridad 
Parafernalia partidaria: banderas, banners, polos, gorras, globos, muñecos 
Show artístico 
Transporte de asistentes: buses, mototaxis 
Comida y bebida ofrecida por el partido a los asistentes 
Regalos o dádivas 
Otros: generadores de energía, ambulancias privadas, tribunas, fuegos artificiales.
En suma, el registro de estos elementos nos brinda una aproximación a los gastos en que se ha
incurrido en las actividades de campaña que permiten estimar el monto de los desembolsos totales por
cada actividad proselitista. Ambos cálculos, en cantidad y precio de los diversos elementos, siempre
tienden a ser subestimados y por ello son recogidos por al menos dos voluntarios, con el fin de poder
contrastar la información. Además, se hace acopio de un archivo fotográfico por cada actividad, con el
objeto de comprobar el número de voluntarios participantes y la presencia de los diferentes elementos
consignados en las fichas.
Para la estimación de los gastos observados, se pidió a los coordinadores regionales en cada ciudad
que solicitaran proformas para la contratación de un servicio similar al observado. El precio asignado

20

LOS REFLECTORES SOBRE EL FINANCIAMIENTO POLÍTICO

a cada elemento se basa en el promedio del presupuesto presentado por dos proveedores. Los costos
totales fueron revisados por los coordinadores locales y por el equipo de monitoreo y sistematización, a
fin de reducir errores en el cálculo de los montos finales.

2.1.8 Prueba piloto
Se observaron in situ dos actividades —un pasacalle y un mitin— el día 21 de noviembre, a fin
de validar las fichas. La prueba piloto se dio en el contexto de las elecciones complementarias destinadas
a elegir alcalde distrital en el recientemente creado distrito de Mi Perú de Ventanilla, en la Provincia
Constitucional del Callao.
La prueba piloto sirvió para despejar dudas sobre el lenguaje utilizado, las técnicas de observación
y conteo, permitiendo así perfeccionar los manuales dirigidos a los “auditores ciudadanos” y coordinadores
de voluntarios. Otras oportunidades que brindó la prueba de aprendizaje fueron la modificación del
formato y la extensión de las fichas, incluyendo espacio adicional para consignar comentarios y notas, así
como mayor precisión en cada ítem a ser observado.

AUDITORÍA CIUDADANA DE LOS GASTOS DE CAMPAÑA

21

2.2 TRABAJO DE CAMPO
2.2.1 Recojo de información
La labor de observación se llevó a cabo sin problemas en el ámbito nacional. Los voluntarios
supieron estar alertas a las actividades de los distintos candidatos, así como a los cambios imprevistos
que surgieron. Las principales dificultades surgieron debido a la organización de mítines a altas horas de
la noche, lo que representó en algunos casos un riesgo para la integridad de los observadores, y el recelo
por parte de los organizadores partidarios que en algunas ocasiones se acercaron a preguntar el porqué
de la observación.
Se decidió que el ingreso de los datos fuera realizado por cada coordinador regional, luego
de validar los datos recogidos por los voluntarios. Con el fin de centralizar la información que cada
coordinador iba ingresando, se creó un formato de ingreso de datos en la plataforma Google Forms. Este
formato reproducía cada uno de los campos de las fichas de observación impresas, y de esta manera los
coordinadores regionales podían visualizar en sus computadoras una plantilla de ingreso de información
similar a la de la ficha que habían usado durante el trabajo de campo. Se crearon formatos en Google Forms
para cada uno de los tres tipos de actividades proselitistas que se observaron. Este ingreso de información
permitió, además, llevar un registro instantáneo del ingreso de información. Se hace necesario indicar, sin
embargo, que este ingreso virtual de la información tuvo problemas al comienzo del trabajo de campo.
Una vez que los coordinadores regionales se adecuaron a esta plataforma, el ingreso de datos fluyó con
mayor facilidad.
El primer período de observación del estudio abarcó del 28 de enero hasta el 7 de abril, día en
que acabó la publicidad electoral de la Primera Vuelta, y en el que se realizaron los mítines de cierre de
campaña. El proyecto no solo buscó tener presencia en las regiones seleccionadas, sino también en la
capital. En consecuencia, se consideró necesario observar los mítines de cierre, al ser estas las actividades
más importantes de toda la campaña electoral. En ese sentido se observaron los mítines de cierre de
Fuerza Popular, de Peruanos por el Kambio, del Frente Amplio, de Acción Popular, de Alianza para el
Progreso (a pesar de que su candidato presidencial fuera excluido, su lista congresal siguió en carrera), y
de la Alianza Popular.
El trabajo de campo para la observación de las actividades proselitistas continuó a lo largo de la
Segunda Vuelta. La observación en la Segunda Vuelta se desarrolló del 2 de mayo al 2 de junio del 2016,
momento en que se llevaron a cabo los mítines de cierre de campaña de las dos organizaciones políticas
que llegaron a la Segunda Vuelta; el mitin de cierre de Peruanos por el Kambio se realizó el 1 de junio en la
avenida de Los Héroes, en Jesús María, y el de Fuerza Popular tuvo lugar el 2 de junio en Villa El Salvador.

22

LOS REFLECTORES SOBRE EL FINANCIAMIENTO POLÍTICO

AUDITORÍA CIUDADANA DE LOS GASTOS DE CAMPAÑA

23

3 RESULTADOS Y ANÁLISIS
En esta sección se detalla los resultados obtenidos a partir de la observación de actividades
proselitistas. Se ha dividido esta sección cronológicamente. En primer lugar veremos los resultados de
estas actividades en la Primera Vuelta y seguidamente las actividades relacionadas con la Segunda Vuelta.
En la primera parte, los resultados se desagregan por tipo de actividad y por agrupación política, entre
los 7 partidos políticos que finalmente fueron observados. El análisis de la Primera Vuelta culmina con
los resultados de la observación de los mítines de cierre de campaña de los principales partidos políticos
llevados a cabo en Lima. En la segunda parte se sigue un esquema similar, con la diferencia de que se
observan solamente las dos agrupaciones políticas que quedaron en disputa.

3.1 RESULTADOS DE LA PRIMERA VUELTA
3.1.1 Por tipo de actividad
Durante el período de observación a nivel nacional comprendido entre el 29 de enero y el 7
de abril, se comprobó que la actividad proselitista por excelencia sigue siendo el mitin, seguida por los
pasacalles y en menor media por las actividades recreativas, tal como lo muestra el gráfico N° 1. En el
curso de las entrevistas realizadas antes del trabajo de campo, los expertos partidarios nos indicaron que
los mítines eran menos usados debido al alto costo que implicaban. Estos resultados indican que siguen
siendo importantes, aunque anteriormente pudieron haberlo sido aún más.
Del total de actividades observadas, más de la mitad correspondieron a mítines convencionales.
Las actividades recreativas y dirigidas a la recaudación de fondos resaltan por su escasa frecuencia. Esta
escasez se debe al hecho de que este tipo de actividades es semipública. Es decir, se trata de actividades
abiertas a los militantes, a algunos invitados o al público en general, pero no son difundidas masivamente
mediante los medios de comunicación.

24

LOS REFLECTORES SOBRE EL FINANCIAMIENTO POLÍTICO

Como mencionamos al dar cuenta de la metodología del estudio, las fichas de observación
incluyeron el detalle de los elementos de las actividades proselitistas, tales como estrado, equipo de
luces y sonido, entre otros. Con estos datos, los coordinadores solicitaron proformas a dos proveedores
para poder contar con el costo aproximado de cada elemento a precios locales. El cálculo de los costos
totales por actividad es el resultado de un promedio realizado entre estos dos proveedores por elemento
utilizado en cada ciudad. De esta forma, los coordinadores contaron con una plantilla aplicable a los tres
tipos de actividades contempladas en el presente estudio.
Los resultados indican que el costo promedio de una actividad proselitista asciende a 13.087 soles
(aproximadamente 4.150 dólares estadounidenses o 3.630 euros). Los costos diferenciados por tipo de
actividad se muestran en el gráfico N° 2. Los pasacalles resultan significativamente más baratos que los
mítines, puesto que cuestan casi la cuarta parte.
Otro reto de este estudio fue calcular el número de asistentes a las diferentes actividades
proselitistas. Se instruyó a los voluntarios para que realizaran el cálculo mediante dos metodologías. La
primera consistió en calcular el número de personas en un área pequeña (un cuadrado de 2x2 metros,
por ejemplo) y luego estimar el área total ocupada por los asistentes. De esta manera se hacía posible
extrapolar el número de personas presentes en el área pequeña al total del área ocupada. Otro método
de aproximación consistió en calcular el número de personas por fila en el mitin y luego estimar cuántas
filas cubrieron los asistentes. Los voluntarios realizaron los cálculos con ambos métodos, pero el registro
en la ficha de observación tendió a subestimar el número de asistentes. Los resultados se muestran en el
gráfico N° 3, donde se puede constatar que los pasacalles convocaron a una cuarta parte de participantes
que un mitin promedio. En consecuencia, se puede concluir que existe una relación lineal entre inversión
en los mítines y número de asistentes. A mayor inversión, mayor asistencia, y esta relación es proporcional.

AUDITORÍA CIUDADANA DE LOS GASTOS DE CAMPAÑA

25

Otro aspecto observado sobre la base de las fichas era si el evento proselitista contaba con la
presencia de algún candidato, ya fuera el candidato presidencial o algún postulante al congreso. La
gran mayoría de las actividades fueron organizadas en torno a un candidato presidencial, de acuerdo
con el gráfico N° 4. La presencia de los candidatos es de vital importancia, pues aparecen en el 60% de
las actividades realizadas en el ámbito nacional. En esta primera parte de la campaña, la asistencia del
candidato presidencial confiere respaldo a las candidaturas congresales de cada distrito electoral.

26

LOS REFLECTORES SOBRE EL FINANCIAMIENTO POLÍTICO

Otro factor observado en el transcurso de la investigación fue la duración promedio de las
distintas actividades. Las actividades recreativas son las que tienen mayor duración —en promedio seis
horas—, mientras que los mítines y los pasacalles se sitúan en un rango aproximado entre las dos horas y
dos horas y media. Esto se debe a que muchas veces las actividades recreativas contemplan la realización
de un almuerzo, una rifa o un evento deportivo que suelen extenderse por más horas.

3.1.2 Por agrupación política
El gráfico N° 6 muestra el número de actividades desagregadas por agrupación política. Alianza
para el Progreso es la agrupación que mayor número de actividades realizó en las zonas observadas,
pese a que quedó fuera de carrera a comienzos de marzo del 2016. Estos resultados se condicen con la
información proporcionada por fuentes oficiales de la ONPE acerca de la inversión realizada en la campaña
por Alianza para el Progreso, y en especial por César Acuña, su candidato presidencial. Por ejemplo, según
el resumen de gastos efectuados en cada una de las entregas del formato de información financiera de la
campaña electoral 2016 elaborado por la ONPE, Alianza para el Progreso es la organización que registra
mayores gastos, seguida por la Alianza Popular y por Fuerza Popular.1 Este monto de inversión se tradujo
en la realización de un mayor número de eventos.
Según esta auditoría ciudadana, Fuerza Popular es la segunda agrupación política en términos de
número de actividades registradas. Resulta significativo resaltar que Fuerza Popular es el único partido,

1 Se puede descargar estos reportes en: https://www.web.onpe.gob.pe/servicios/financiamiento-organizaciones-politicas/info-financiera-electorales2016/info-partidosalianzas1/.

AUDITORÍA CIUDADANA DE LOS GASTOS DE CAMPAÑA

27

de acuerdo con estos resultados, que ha realizado más pasacalles que mítines. A partir de este hecho,
se podría especular que el pasacalle puede convertirse en la actividad proselitista por excelencia en las
próximas elecciones —sobre todo en las locales—, dado que son relativamente más baratas y llaman
mucho la atención ciudadana. En ese sentido, Fuerza Popular podría haber detectado el potencial
proselitista de este tipo de actividad y por ello haberlas priorizado en su campaña.
Alianza para el Progreso, Todos por el Perú y el Frente Amplio son las agrupaciones que muestran
mayor diversidad en sus actividades de campaña, incluyendo los tres tipos de actividades contempladas
en este proyecto, aunque las recreativas tienen una menor frecuencia relativa que las demás actividades
proselitistas. Sin embargo, este resultado no debe interpretarse como si los demás partidos no hubieran
realizado actividades recreativas y dirigidas a la recaudación de fondos, sino que es probable que tales
actividades hayan sido más discretas y, por lo tanto, no accesibles a la auditoría ciudadana.

En el gráfico N° 7 se puede observar el gasto total en soles realizado por cada agrupación política.
Estos montos no incluyen los gastos llevados a cabo en los mítines de cierre de campaña en Lima, eventos
que por su magnitud e importancia significan un gasto importante para los partidos políticos.
Fuerza Popular es el partido que más dinero invirtió en las ciudades observadas en este proyecto
(398.818 soles), superando ampliamente a Alianza para el Progreso por casi 140.000 soles. Asimismo,
Fuerza Popular invirtió 10 veces más que Acción Popular, la agrupación que menos gastó (37.059 soles).
Cabe señalar, sin embargo, que la observación de las actividades de Acción Popular se inició en el período
de tiempo posterior a la tacha de Todos por el Perú y Alianza para el Progreso. Sin embargo, mientras que
Alianza para el Progreso fue la organización que llevó a cabo mayor número de eventos, Fuerza Popular
fue la que más invirtió. Es decir, la estrategia de Alianza para el Progreso habría radicado en realizar mayor
número de eventos de menor envergadura, mientras que Fuerza Popular no se concentró en el número,
sino en la magnitud de los eventos.

28

LOS REFLECTORES SOBRE EL FINANCIAMIENTO POLÍTICO

El gráfico N° 8 muestra el gasto promedio realizado en mítines por cada organización política
durante los tres meses de observación previos a la Segunda Vuelta y sin incluir los mítines de cierre de
campaña. Nuevamente Fuerza Popular es la agrupación que más gastó en mítines, seguida de Peruanos
por el Kambio y Alianza Popular. Existe una marcada diferencia en el gasto realizado por estos partidos y
lo que desembolsaron Acción Popular, el Frente Amplio y Todos por el Perú, que gastaron relativamente
mucho menos en mítines.

AUDITORÍA CIUDADANA DE LOS GASTOS DE CAMPAÑA

29

Por otro lado, el gráfico N° 9 da cuenta del gasto promedio realizado en pasacalles por cada
partido. Fuerza Popular fue el que más invirtió, seguido de Alianza para el Progreso. En este rubro cabe
señalar que los pasacalles suelen ser promovidos en gran medida por los candidatos al congreso, dada
su mayor facilidad de organización y su más reducido nivel de inversión. En principio, los candidatos
congresales deben reportar dichos gastos a sus partidos, y estos posteriormente a la ONPE.

La asistencia a las diversas actividades proselitistas demuestra que Fuerza Popular llevó mayor
cantidad de gente a sus mítines, mientras que Alianza Popular fue la agrupación que convocó más
asistentes a los pasacalles, de acuerdo con los datos recogidos por los gráficos N° 10 y 11.

30

LOS REFLECTORES SOBRE EL FINANCIAMIENTO POLÍTICO

Es conveniente hacer hincapié, además, en que existe una coincidencia entre las agrupaciones
que más gastan y las agrupaciones cuyas actividades convocan mayor asistencia. Según estos resultados,
Fuerza Popular, Alianza Popular y Alianza para el Progreso son las agrupaciones que más gastan y también
las que obtienen mayor número de asistentes.
Una mejor visión acerca de la efectividad del gasto nos la proporciona el cálculo de la
correspondencia que existe entre gasto y asistencia, para de esta manera obtener el costo aproximado
por asistente a las actividades proselitistas. Esta relación fue calculada dividiendo el gasto total por
agrupación entre el total de asistentes en el ámbito nacional. Por ejemplo, de acuerdo con la tabla N° 2, la
mejor relación entre costo y asistencia fue obtenida por Alianza para el Progreso, con un gasto de 5,1 soles
por asistente. La peor fue la de Peruanos por el Kambio, que invirtió 23,7 soles por asistente.
Sin embargo, si buscamos establecer la misma relación con los resultados electorales de la Primera
Vuelta, vemos que no existe una correlación clara entre inversión, asistencia a los mítines y resultado
electoral. Por ejemplo, la organización política que más invirtió por asistente —Peruanos por el Kambio—
no fue la que obtuvo la mayor proporción de votos, y uno de los partidos que fue más efectivo en su gasto
—Frente Amplio— obtuvo un buen retorno en votos.

AUDITORÍA CIUDADANA DE LOS GASTOS DE CAMPAÑA

31

3.1.3 Por departamentos
El número de observaciones recogidas fue distinto en las diferentes zonas en que se trabajó. El
gráfico N° 12 muestra que las zonas más pobladas han tenido una mayor intensidad de eventos proselitistas
en la Primera Vuelta. Destacan el caso de Áncash —donde se observó tanto la ciudad de Chimbote como
Huaraz— y La Libertad —donde se observó las ciudades de Chepén y Trujillo—. Las zonas ubicadas en
la selva peruana tuvieron menor número de actividades proselitistas. Ucayali fue la de menor actividad,
habiendo registrado solo 13 eventos en la Primera Vuelta entre las ciudades de Pucallpa y Aguaytía.

El gráfico N° 13 consignado a continuación, muestra los costos promedio de las actividades por
departamento observado. Como se puede observar, no necesariamente el departamento con la mayor
cantidad de actividades realiza los eventos más costosos en promedio. Los departamentos de la selva
del Perú son aquellos donde los eventos proselitistas tienen un costo mayor. Esto puede deberse a los
costos relativamente más altos de servicios tales como el transporte o el alquiler de infraestructura para
los eventos.

32

LOS REFLECTORES SOBRE EL FINANCIAMIENTO POLÍTICO

En las ciudades observadas en Loreto (Yurimaguas e Iquitos), el mayor gasto promedio redunda
en una mayor asistencia promedio. No ocurre lo mismo en Ucayali (Pucallpa y Aguaytía), donde una
inversión promedio de 14 mil soles por evento proselitista genera una asistencia de 672 personas, una de
las más bajas entre las observadas.

Sin embargo, se recurre nuevamente al ratio costo/asistencia para obtener una idea comparativa
más ajustada a la realidad sobre el impacto de la inversión en la asistencia. Efectivamente, en Ucayali y en
Áncash el costo por asistente resulta ser más alto que en el resto de los departamentos observados. En
ambos departamentos, cada asistente costó en promedio casi el doble que en La Libertad, Puno o Loreto.

AUDITORÍA CIUDADANA DE LOS GASTOS DE CAMPAÑA

33

3.1.4 Intensidad de campaña y reporte de actividades
Este estudio también sirvió para prestar atención el ritmo de las campañas electorales, es decir a
la intensidad de las actividades proselitistas en el tiempo. Los resultados indican que hubo dos picos a lo
largo de los meses de observación: en la quincena de febrero y hacia la semana previa a las elecciones para
los respectivos cierres de campaña, con actividades como mítines y pasacalles, como se puede observar
en los gráficos N° 16 y 17.
Estos picos coinciden con la fecha límite para solicitar la inscripción de listas de candidatos al
congreso — el 10 de febrero— y con el final de la campaña de la Primera Vuelta. Es decir, el primer pico de
actividades proselitistas coincide con la confirmación de las candidaturas. Es probable que este hecho se
explique por los eventos de lanzamiento de candidaturas congresales que tuvieron lugar en las regiones
observadas. El segundo pico confirma que para los candidatos el final de la campaña es importante, y por
lo tanto demanda mayor inversión en actividades proselitistas.

34

LOS REFLECTORES SOBRE EL FINANCIAMIENTO POLÍTICO

3.1.5 Mítines de cierre de campaña en Lima. Primera vuelta
Entre el 4 y el 7 de abril, las principales fuerzas políticas llevaron a cabo sus actividades de cierre
de campaña. Como parte del presente proyecto, el grupo de voluntarios constituido por Proética en Lima
se desplazó para recabar la información respectiva. El gráfico N° 18 muestra las estimaciones relativas a la
cantidad de asistentes a estos mítines de cierre.
Fuerza Popular, cuyo mitin de cierre se organizó en las inmediaciones del Estadio Monumental —
en el distrito de Ate Vitarte— fue el partido que congregó mayor número de personas. En tanto que Acción
Popular, con su actividad de cierre realizada en Jesús María, convocó al menor número de simpatizantes:
casi 10 veces menos que Fuerza Popular. Considerando que los cálculos tienden a subestimar el número
de asistentes, llaman la atención las cifras de participación al compararlas con los altos niveles de votación
que obtuvieron varias de estas opciones.

AUDITORÍA CIUDADANA DE LOS GASTOS DE CAMPAÑA

35

En lo que atañe a los costos (gráfico N° 19), Fuerza Popular es la agrupación política que dedicó
mayor cantidad de recursos económicos a su actividad de cierre, con un costo aproximado de 426 mil
soles. El Frente Amplio, por su parte, llevó a cabo su actividad de cierre en la Plaza 2 de Mayo —en el
centro de Lima— y fue el partido que menos gastó: cerca de 38 mil soles, de acuerdo a los cálculos de
este proyecto. Sin embargo, se debe precisar que el Frente Amplio también realizó un mitin de cierre
de dimensiones importantes en Cusco, ciudad natal de Verónika Mendoza, su candidata presidencial. Es
significativa la diferencia entre lo desembolsado por Fuerza Popular y lo gastado por los demás partidos:
esta organización política gastó aproximadamente 4 veces más en esta actividad de cierre que el partido
que ocupa el segundo lugar en gastos realizados en mítines de cierre: Peruanos por el Kambio.

36

LOS REFLECTORES SOBRE EL FINANCIAMIENTO POLÍTICO

3.2 RESULTADOS DE LA SEGUNDA VUELTA
3.2.1 Resultados Generales
Durante la segunda parte de la campaña, entre el 11 de abril y el 2 de junio se llevó a cabo el
seguimiento de la actividad de los dos partidos que continuaron en campaña: Fuerza Popular y Peruanos
por el Kambio. En esta segunda etapa, como muestra el grafico N° 20, el pasacalle pasa a convertirse en la
principal actividad proselitista, dejando al mitin en segundo lugar. Esto puede deberse al hecho de que
los candidatos al Congreso privilegiaron los mítines en Primera Vuelta, pero llegada la Segunda Vuelta —y
solo con dos candidatos presidenciales en carrera— la manera más eficiente de invertir los recursos con
que contaban era a través de los pasacalles. Es notable también el aumento de las actividades recreativas
y de recaudación de fondos organizadas.

En relación con el gasto, ambos partidos redujeron la inversión en proselitismo durante la
Segunda Vuelta electoral. Si realizamos una comparación entre las dos agrupaciones políticas, Fuerza
Popular gastó 1,5 veces más que Peruanos por el Kambio en la Primera Vuelta, mientras que en Segunda
Vuelta el gasto de ambas agrupaciones resulta ser muy similar (gráfico N° 21). En el caso de Peruanos por
el Kambio, el nivel de gasto se mantuvo relativamente igual entre la Primera y la Segunda Vuelta. Por el
contrario, Fuerza Popular redujo drásticamente su gasto respecto a la Primera Vuelta. De todas formas,
esta tendencia a reducir el gasto en la Segunda Vuelta (sobre todo en el caso de Fuerza Popular) responde
posiblemente al auspicioso porcentaje de votación que obtuvo en las regiones observadas. Es decir, si
tomamos en cuenta el apoyo ya obtenido en Primera Vuelta,1 Fuerza Popular probablemente concentró
sus actividades en las regiones más difíciles. Se debe señalar, además, que en la segunda etapa de la
campaña Fuerza Popular se enfocó en las visitas a las regiones del sur (lo cual puede explicar parcialmente
la brecha entre el gasto de Primera y Segunda Vuelta), dado que las regiones observadas en este proyecto
no incluyeron los departamentos del sur del Perú.
1 Fuerza Popular obtuvo un alta votación en primera vuelta en las regiones observadas, y esto podría estar relacionado con la reducción significativa de sus gastos en la
segunda etapa de la campaña.
Votación en primera vuelta (% votos emitidos)
Ancash
La Libertad
Loreto
Puno
Ucayali
Fuerza Popular
32.89
40.57
30.83
18.43
40.62
*Fuente ONPE
AUDITORÍA CIUDADANA DE LOS GASTOS DE CAMPAÑA

37

Al desagregar lo gastado por tipo de actividad, el costo promedio por mitin se mantiene
prácticamente parejo durante la segunda parte de la campaña para ambos partidos políticos (gráfico N°
22). Ambas agrupaciones gastan un monto de alrededor de 29.119 soles en promedio para la organización
de sus mítines.

Sin embargo, el costo promedio en el caso de los pasacalles tiene un incremento de más del doble
en el caso de Fuerza Popular y de más del triple en el caso de Peruanos por el Kambio (gráfico N° 23). Esto
quiere decir que, además de ser la actividad más popular, el pasacalle pasa a convertirse en la actividad en
la que mayor cantidad de recursos económicos se invierte en la Segunda Vuelta (sin considerar los mítines
de cierre).

38

LOS REFLECTORES SOBRE EL FINANCIAMIENTO POLÍTICO

Por otro lado, la asistencia a las diversas actividades proselitistas muestra que el partido de Pedro
Pablo Kuczynski resultó ser la agrupación cuya capacidad de convocatoria en sus mítines y pasacalles fue
mayor, llegando a cerca de 1700 asistentes a mítines y a alrededor de los 1000 en los pasacalles. El partido
de Keiko Fujimori, en cambio, redujo su capacidad de convocatoria a sus actividades proselitistas durante
los meses de abril, mayo y junio.

AUDITORÍA CIUDADANA DE LOS GASTOS DE CAMPAÑA

39

Durante la Segunda Vuelta electoral, Peruanos por el Kambio tuvo una mejor relación costo/
asistencia (ver tabla N° 3). Es decir, si bien Fuerza Popular realizó una mayor inversión económica por
actividad, este esfuerzo no se vio reflejado en su capacidad de convocatoria.

3.2.2 Mítines de cierre de campaña en Lima - Segunda Vuelta
Los días 1 y 2 de junio se llevaron a cabo los mítines de cierre de campaña de Peruanos por el
Kambio y Fuerza Popular respectivamente. La relevancia de la observación de estas actividades de cierre
está dada por la magnitud de estos eventos, que significaron una inversión de gran envergadura para los
partidos políticos.
Al igual que en Primera Vuelta, un equipo de voluntarios de Proética observó ambas actividades.
El mitin de Peruanos por el Kambio tuvo lugar en el Campo de Marte —en Jesús María— y contó con la
presentación de varios grupos musicales, entre ellos Antología, la Gran Orquesta Internacional y el grupo
Río. Es preciso señalar que al día siguiente Peruanos por el Kambio también celebró un mitin de cierre en
Arequipa.

40

LOS REFLECTORES SOBRE EL FINANCIAMIENTO POLÍTICO

Por su lado, el mitin de cierre de Fuerza Popular se realizó en la explanada que se encuentra frente
a la municipalidad del distrito de Villa El Salvador. También contó con la presentación de grupos de gran
popularidad, entre ellos Corazón Serrano, Los Hermanos Yaipén, El Lobo y la Sociedad Privada.
Los grupos musicales constituyen un elemento esencial de los mítines, especialmente de los
más grandes, por la atención que generan entre el público. En los mítines de cierre esta importancia se
magnifica debido a la significación del evento, en el que los candidatos quieren asegurar la presencia
de la mayor cantidad posible de público, como una manera de demostrar su potencial electoral. En un
evento grande, como un mitin de cierre, la contratación de uno de los grupos más conocidos puede llegar
a costar alrededor de 20.000 soles, convirtiéndose en uno de los principales costos del evento.
Parte de estos costos se ven reflejados en el gráfico N° 26, donde se puede observar que Fuerza
Popular fue el partido que más recursos invirtió en su mitin de cierre, con una estimación de 345.180 soles.
Peruanos por el Kambio, por su parte, gastó un aproximado de 287.210 soles. Según estas estimaciones,
Fuerza Popular destinó un monto mayor al mitin de cierre de la Primera Vuelta (aproximadamente 426
mil soles) que al cierre de la Segunda Vuelta. Por el contrario, Peruanos por el Kambio invirtió casi el
doble en el mitin de cierre de la Segunda Vuelta, en comparación con el de Primera Vuelta (147 mil soles
aproximadamente). También se puede apreciar que los mítines de cierre, tanto de Fuerza Popular como
de Peruanos por el Kambio, tuvieron costos entre nueve y diez veces mayores a los de uno de sus mítines
de campaña promedio en la Segunda Vuelta (32.852 soles y 27.252 soles). Es preciso recalcar que en este
estudio el cálculo de los costos se ha realizado tendiendo a una subestimación de los mismos, lo cual
sugiere la probabilidad de que el monto gastado por mitin haya sido incluso mayor.

Si bien ambos partidos invirtieron fuertes cantidades de dinero en su actividad de cierre, se
diferenciaron drásticamente en cuanto al número de asistentes obtenido. Fuerza Popular logró convocar
alrededor de cuatro veces la cantidad de personas que participaron en el mitin de Peruanos por el Kambio.

AUDITORÍA CIUDADANA DE LOS GASTOS DE CAMPAÑA

41

Si calculamos la relación costo/asistente por cada partido, vemos que Fuerza Popular mantiene la
misma ratio de gasto por participante que en sus actividades de Primera Vuelta, mientras que la relación
costo/participante de Peruanos por el Kambio es significativamente mayor en el mitin de cierre de
Segunda Vuelta que el mostrado en sus actividades de Primera y Segunda Vuelta.
La tabla N° 4 también nos muestra que la gran diferencia que se da en la ratio entre partidos no se
expresa luego en una divergencia en los resultados electorales, que terminaron siendo muy ajustados. En
consecuencia, cabe preguntar si esta inversión por participante en el mitin de cierre no ayudó a Peruanos
por el Kambio a ajustar los resultados en la recta final y a obtener de este modo el estrecho margen de
votos con el que finalmente su candidato ganó las elecciones.

En fin de cuentas, los mítines de cierre probablemente resultan ser las actividades más importantes
de toda la campaña. Esto se ve reflejado tanto en el gasto —que es exponencialmente más alto— como
en el nivel de asistencia de simpatizantes a estos eventos. La importancia de estas actividades se debe
al hecho de que los partidos tienen que demostrar fuerza electoral en la última actividad realizada,
congregando a la mayor cantidad de gente posible, lo cual, según investigaciones recientes, es tomado
por los ciudadanos como un indicador de la viabilidad de los candidatos.

42

LOS REFLECTORES SOBRE EL FINANCIAMIENTO POLÍTICO

3.3 COMPARACIÓN DEL MONITOREO DE ACTIVIDADES PROSELITISTAS
REPORTADAS A LA ONPE Y DE AUDITORÍA CIUDADANA
Como parte crucial de la investigación, resulta importante comparar la información presentada
por las diferentes agrupaciones políticas a la ONPE en el transcurso de la campaña con la información
recogida a través de esta auditoría ciudadana (tabla N° 5). En la tabla se observa que ninguna organización
reportó sus actividades a la ONPE de forma consistente.1 Sin embargo, es aún más preocupante constatar
que hubo organizaciones que no reportaron gasto alguno. En la Primera Vuelta, 4 de las 7 agrupaciones
observadas no rindieron cuentas de su gasto en mítines. Para la Segunda Vuelta, Fuerza Popular solamente
entregó reportes sobre algunos de sus mítines, mientras que Peruanos por el Kambio no reportó ninguno
en el cronograma de los eventos y costos. Esta falta de compromiso de los partidos constituye una gran
dificultad al momento de monitorear las finanzas partidarias y podría significar que se está gastando
mucho más en estas actividades proselitistas de lo reportado a la ONPE.

TABLA Nº5 CUADRO COMPARATIVO ENTRE INFORMACIÓN REPORTADA A LA ONPE Y LA REGISTRADA POR LOS AUDITORES
CIUDADANOS DE PROÉTICA
Primera Vuelta2
 

Segunda Vuelta

Reporte a la ONPE (Nacional)3

Observación Proética (en algunas
ciudades)

Fuerza
Popular

2 (Lima)

11 (Aguaytía, Chepén, Chimbote,
Huaraz, Iquitos, Lima, Pucallpa,
Trujillo)

Peruanos
por el
Kambio

0

9 (Chimbote, Iquitos, Juliaca, Lima,
Pucallpa, Puno, Trujillo, Yurimaguas)

0

7 (Chimbote, Huaraz,
Iquitos, Juliaca, Lima,
Puno, Trujillo)

9 (Chimbote, Cusco, Lima, Puno,
Trujillo)

6 ( Chimbote, Huaraz, Puno, Trujillo)

-

-

61 (Áncash, Arequipa, Chiclayo,
Huarmaca, Iquitos, Lambayeque, 13 (Chimbote, Huaraz, Iquitos, Puno,
Lima, Nuevo Cajamarca, Oxapampa, Juliaca, Trujillo, Chepén, Pucallpa,
Puerto Pizarro, Talara, Tarapoto,
Yurimaguas)
Unión)

-

-

Todos por el
Perú
Alianza para
el Progreso5

Reporte a la ONPE
(Nacional)4

Observación Proética
(en algunas ciudades)

8 (Trujillo, Apurímac,
5 (Chimbote, Juliaca, Lima,
Chiclayo, Huarochiri, Lima)
Puno, Trujillo)

Alianza
Popular

0

10 (Chepén, Chimbote, Huaraz,
Juliaca, Lima, Pucallpa, Puno, Trujillo)

-

-

Frente
Amplio

0

8 (Aguaytía, Chepén, Chimbote,
Huaraz, Lima, Pucallpa, Puno, Trujillo)

-

-

Acción
Popular6

0

6 (Chimbote, Iquitos, Juliaca, Lima,
Trujillo, Yurimaguas)

-

-

2 En la primera columna, solo se toma en cuenta lo observado desde el 28 de enero, fecha de inicio de la auditoría ciudadana.
3 Datos basados en la segunda, tercera y cuarta entrega de información financiera de campañas electorales entregada por las organizaciones políticas a la ONPE, correspondientes a los
meses de enero, febrero y marzo del 2016.
4 Datos basados en la quinta entrega de información financiera de campañas electorales remitida por las organizaciones políticas a la ONPE, correspondiente al mes de mayo del 2016.
5 Las actividades de Todos por el Perú y Alianza para el Progreso solo fueron monitoreadas hasta el momento de su exclusión, el 14 de marzo.
6 Las actividades del Frente Amplio y Acción Popular fueron observadas a partir del momento de la exclusión de Todos por el Perú y Alianza para el Progreso.

1 La ONPE solo pide a las agrupaciones políticas presentar información sobre mítines; por esta razón es que la información registrada en la tabla solo consiste en la
comparación numérica de estas actividades.

AUDITORÍA CIUDADANA DE LOS GASTOS DE CAMPAÑA

43

3.4 COMPARACIÓN DE LA INFORMACIÓN FINANCIERA REPORTADA A LA ONPE
CON LOS HALLAZGOS DE LA OBSERVACIÓN
Uno de los objetivos de este proyecto era comparar los estimados de la auditoría ciudadana con la
información proporcionada por los partidos a la ONPE. Para lograr este objetivo se hacía necesario tratar
de aproximarnos lo máximo posible a los gastos realizados en actividades proselitistas y obtener una
estimación del costo de dichas actividades a precios estándar de mercado. En la parte metodológica hemos
descrito la forma en que se trabajó para ello. Cabe recalcar que estos cálculos tienden a la subestimación,
con el objeto de ser conservadores al momento de comparar.
Sin embargo, la comparación también implicaba que los partidos políticos reportaran sus gastos
a las autoridades electorales, y que estas a su vez los hicieran públicos a la ciudadanía. Debido a que las
reglas para reportar las actividades, los ingresos y los egresos en campaña no están del todo claras, y
puesto que los formatos para los reportes permiten cierta discrecionalidad de parte de los encargados
partidarios, la información es difícil de procesar y, por lo tanto, de comparar. A pesar que los formatos de
la ONPE exigen una desagregación cronológica de los mítines y detalle de ubicación, gasto y asistencia,
los partidos políticos muchas veces dejaron en blanco esta información o solo hicieron referencia a los
mítines más importantes, como los de cierre de campaña.
Para hacerse una idea clara acerca de los gastos realizados en campaña, se usará la información
financiera presentada por las organizaciones políticas en la quinta entrega, correspondiente al periodo
del 1 al 15 de abril del 2016. Sobre la base de esta información financiera, la ONPE produjo un reporte
consolidado que incluye el total de aportes e ingresos, así como de gastos de la campaña del 2016. La
tabla N° 6 presenta la información consignada en ese documento comparada con los gastos observados
por este proyecto.
Para el cálculo de estos gastos, hemos sumado los realizados en Primera Vuelta y los gastos de los
mítines de cierre de Primera Vuelta; para Fuerza Popular y Peruanos por el Kambio, además, se agregaron
los gastos realizados en Segunda Vuelta y en los mítines de cierre de campaña de la Segunda Vuelta.
Se hace necesario recalcar, en primer lugar, que estas cifras son aproximaciones gruesas al monto
real invertido por los partidos y que tienden a ser subestimadas, tanto en los reportes de los partidos a la
ONPE —y, por lo tanto, en el consolidado final— como en los cálculos producto de la auditoría ciudadana.
En segundo lugar, es necesario precisar que los ingresos y egresos reportados a la ONPE corresponden al
total nacional, lo que incluye tanto actividades realizadas en los departamentos que fueron observados
en la auditoría, como otras que no se observaron; por lo tanto, la comparación no es estricta en términos
geográficos. Lo ideal hubiera sido poder desagregar los ingresos y egresos de los partidos en los diferentes
departamentos observados para que la comparación fuera más ajustada, pero los reportes de la autoridad
electoral no permitieron llevar a cabo este ejercicio. Hay que recordar, además, que los montos totales
calculados en este proyecto incluyen las actividades de cierre de campaña realizadas en Lima.

44

LOS REFLECTORES SOBRE EL FINANCIAMIENTO POLÍTICO

TABLA N° 6. INGRESOS Y GASTOS POR PARTIDO POLÍTICO REPORTADOS A ONPE EN COMPARACIÓN CON
GASTOS OBSERVADOS EN LA AUDITORÍA CIUDADANA.
PARTIDO POLÍTICO

Total ingresos reportados a la
ONPE (Nacional)

Total Gastos reportados a la
ONPE (Nacional)

Gastos observados en Auditoría
(en 10 ciudades)

Acción Popular

S/. 804.948

S/. 723.511

S/. 77.965

Frente Amplio

S/. 13.569

S/. 88.766

S/. 90.475

Fuerza Popular

S/. 2.063.583

S/. 2.600.141

S/. 1.390.973

Peruanos por el Kambio

S/. 2.323.382

S/. 2.015.577

S/. 948.996

Todos por el Perú

S/. 1265

S/. 21.438

S/. 52.035

Alianza Popular

S/. 1.529.073

S/. 2.718.396

S/. 296.798

Alianza para el Progreso

S/. 3.637.906

S/. 3.820.941

S/. 259.980

No obstante, tomando en cuenta todas estas precauciones es posible obtener algunas
conclusiones. En primer lugar, veremos los partidos que no llegaron a Segunda Vuelta. Por ejemplo, Acción
Popular reporta gastos por 723 mil soles, mientras que la auditoría ciudadana detectó la realización de
gastos por alrededor de 77 mil soles; es decir, aproximadamente la décima parte. Esta proporción suena
razonable, en vista de que la observación se hizo en 5 departamentos del Perú, además de los cierres de
campaña en Lima, mientras que los gastos reportados a la ONPE abarcan los 24 departamentos. Otra
posibilidad es que este partido concentrara sus esfuerzos en departamentos no considerados en esta
muestra.
Una situación similar se da respecto a Alianza Popular, donde lo observado en este proyecto
representa casi una décima parte de lo que esta alianza reportó a las autoridades electorales. Semejante
situación presenta Alianza para el Progreso, el partido que más invirtió en campaña de acuerdo con los
datos oficiales.
Algo diferente ocurre con respecto al Frente Amplio, donde se observa una cercanía entre lo
reportado a la ONPE y lo que se observó en la auditoría. Este hecho plantea una interrogante: cómo hizo
este partido para realizar actividades proselitistas en el resto de los departamentos no observados en este
proyecto. Un caso agravado lo constituye Todos por el Perú, que reporta a la ONPE un gasto menor que
el estimado en este proyecto. En consecuencia, todas estas situaciones abren la posibilidad de que tales
partidos no estén reportando el total de lo que invirtieron en la campaña. Las razones de este desfase
pueden ser múltiples.
Con respecto a Fuerza Popular, que sí llegó a la segunda vuelta, lo observado en este proyecto
representa aproximadamente la mitad de lo que reportó como gasto total nacional. Esto significaría que
este partido concentró la mitad de sus recursos en estos 5 departamentos, incluyendo los mítines de
cierre. Sin embargo, si se extrapolaran los gastos observados en este proyecto al conjunto del país, la cifra
reportada a la ONPE por Fuerza Popular se quedaría corta.

AUDITORÍA CIUDADANA DE LOS GASTOS DE CAMPAÑA

45

La misma situación se observa en el caso de Peruanos por el Kambio, que de acuerdo a estos
resultados habría gastado la mitad de toda su inversión en las zonas incluidas en la muestra de este
proyecto. Nuevamente esto no suena real, más aún cuando —por razones estratégicas del proyecto— la
selección de ciudades que realizamos incluyó algunas pequeñas como Chepén, Aguaytía o Yurimaguas,
dejando de lado a otras más importantes, donde seguramente estos partidos organizaron actividades
proselitistas de magnitudes considerables, y que harían que una vez más el total de gastos reportados a
la ONPE no reflejaran la realidad.

46

LOS REFLECTORES SOBRE EL FINANCIAMIENTO POLÍTICO

4 CONCLUSIONES
La presente investigación ha representado el primer esfuerzo sistemático y analítico de
aproximarnos a las finanzas de las actividades proselitistas de los partidos en campaña. Su carácter
exploratorio nos permite llegar a algunas conclusiones que esfuerzos futuros deben considerar. Se trata
de un punto de partida —desde la investigación y el activismo— para mejorar la calidad de la política y
reducir las posibilidades de que el dinero proveniente de actividades ilícitas ingrese a esta.
En todo el mundo se observa un rápido crecimiento del gasto realizado en las campañas. Para tratar
de ser competitivos, los partidos políticos buscan acceder a fondos públicos y privados cada vez mayores.
Sin embargo, la presencia y el aumento de la intervención de fondos privados es una de las mayores
amenazas para la democracia, ya sea que provengan de donaciones de grandes empresas a campañas
políticas, como que sean el resultado de la filtración de dinero proveniente de actividades ilícitas tales
como el narcotráfico, la tala o la minería ilegal en estas. En el primer caso se genera la percepción de que
los políticos van a responder a los intereses de las grandes empresas en lugar de representar los de los
ciudadanos. En el segundo caso se está hablando de la presencia de poderes ilegales en la política.
La necesidad de grandes cantidades de dinero para el financiamiento de las campañas electorales
hace que con frecuencia el efectivo transite por canales informales, a puertas cerradas y lejos del escrutinio
público. Esto ocasiona que los ciudadanos no conozcamos el origen de los recursos financieros y quiénes
son los aportantes de las organizaciones políticas.
Las autoridades electorales han tomado nota del problema y han reaccionado mediante un
incremento de los controles del financiamiento partidario. En consecuencia, se puede concluir que los
problemas relacionados con el financiamiento de los partidos no se derivan de la falta de regulación
sino de la escasa capacidad de hacer cumplir las normas. En el caso peruano, la ONPE tiene el encargo
de realizar esta supervisión de los ingresos y egresos de los partidos en campaña, pero a todas luces el
encargo supera su capacidad institucional. Lamentablemente, iniciativas de mayor envergadura dirigidas
a controlar la presencia de dinero ilícito en las campañas a menudo carecen de la necesaria voluntad
política para ser aprobadas e implementadas.
Como se menciona en el libro Funding of Political Parties and Election Campaigns: A Handbook
of Political Finance elaborado por IDEA Internacional, en América Latina la presencia del dinero ilícito en
la política es particularmente preocupante debido a la magnitud del narcotráfico. Si el dinero ilícito se
filtra en el sistema político, es probable que los financiadores puedan presionar para lograr la inclusión de
candidatos a su medida y posteriormente impulsar la propuesta de leyes a su favor o bloquear iniciativas
que pudieran ser contrarias a sus intereses.
En respuesta al desafío que representa detectar la presencia de dinero ilícito en la política es que
este proyecto buscó evaluar el gasto real realizado por los partidos en la última campaña presidencial y
congresal, particularmente en zonas del país donde la presencia de poderes ilegales, como el narcotráfico,

AUDITORÍA CIUDADANA DE LOS GASTOS DE CAMPAÑA

47

la minería o la tala ilegal, tienen una reconocida presencia.
La propuesta que dio origen a este esfuerzo de sistematización de la información y el monitoreo
de actividades se basó en el supuesto de que, para la observación y estimación de los gastos realizados
en actividades proselitistas, se hacía necesario poner énfasis en el gasto en el que incurren los partidos en
sus actividades proselitistas. De esta manera es posible responder al interés que se tiene por los aportes
monetarios y en especie que reciben los partidos políticos para la realización de sus campañas electorales.
Los resultados de la observación permiten confirmar que el supuesto tiene asidero: tan importante
como conocer cuánto ingresa a las cuentas de una campaña política es saber cuánto se gasta. Contrastar
ambas cifras no solo permite conocer la dimensión de la subestimación, sino que además brinda una
herramienta que hace posible interpelar a las autoridades elegidas con el voto popular.
Tal como los resultados lo indican, existe una probabilidad no despreciable de que los egresos
reportados a las autoridades electorales estén siendo minimizados por los partidos políticos. Esta auditoría
ciudadana observó in situ más de cien actividades proselitistas en los cinco departamentos escogidos,
además de los cierres de campaña en Lima, con esta información se obtuvo una aproximación al gasto
por partido en sus actividades de campaña. Cuando se comparan estos montos con los reportados a los
organismos oficiales, en algunos casos se logra identificar que la cifra de gastos recogida en la muestra de
los cinco departamentos cubre una gran proporción de los gastos totales reportados. Como se asume que
la campaña ha sido igual de intensa en el resto del país, entonces se concluye que los montos reportados
a la ONPE deberían ser mayores.
En la descripción de los gastos por departamento se especulaba la posibilidad de que los elevados
gastos en transporte en la zona de selva hicieran que el costo promedio de las actividades proselitistas
en Loreto y Ucayali fueran mayores (en comparación) a los considerados en otras zonas. Otra posibilidad
que no puede ser descartada es que la presencia del dinero ilícito en estos departamentos ocasione un
incremento artificial en el costo de los eventos, ya que no guardan proporción con la asistencia que se
registra en ellos. Llama la atención el caso de Ucayali, que es el departamento que alcanza uno de los más
altos costos promedio, pero a la vez registra una de las más bajas asistencias (promedio) en las actividades
proselitistas.
A través de estos contrastes es posible especular que existe una presencia de dinero que
no es reportado a las autoridades y que probablemente provenga de fuentes ilícitas. Sin embargo, la
confirmación de estas especulaciones no puede ser realizada sin el esfuerzo de las autoridades electorales
por hacer cumplir las regulaciones existentes en cuanto a financiamiento partidario, y de las autoridades
políticas por poner de manifiesto su voluntad de dictar leyes que ataquen este problema de raíz.
Se debe resaltar que el esfuerzo desplegado por los voluntarios y el equipo técnico ha sido
sin duda importante. Existen, a pesar de ello, algunas limitaciones que deben poder ser superadas en
la replicación y continuación de este ejercicio. La primera tiene que ver con el alcance geográfico del
proyecto. Es necesario superar consideraciones logísticas y de recursos para desplegar esta iniciativa

48

LOS REFLECTORES SOBRE EL FINANCIAMIENTO POLÍTICO

más allá de determinadas ciudades y extenderla a la mayor parte del territorio posible, sobre todo
a núcleos urbanos de mayor importancia por su peso electoral. En segundo lugar, se necesita contar
con cotizaciones estandarizadas y comparables en el ámbito nacional para la estimación de costos y
del número de asistentes, de manera que la sistematización final dependa menos de la arbitrariedad
de los analistas y de sesgos contextuales. En tercer término, una lección que nos deja esta etapa es la
conveniencia de prescindir —para el futuro— del análisis de actividades de recaudación como fuente de
egresos, ya que su abordaje resulta complejo y oneroso debido a su naturaleza privada. Finalmente, la
ficha de captura de información debe poder actualizarse con lo aprendido en esta experiencia, de manera
que se evite que el rubro “observaciones” sea utilizado recurrentemente, ya que este hecho hace difícil
procesar con precisión la información.
Además, se requiere concebir este esfuerzo como un momento previo a la necesaria reforma
electoral o política, que aborde el financiamiento de los partidos en tanto que un aspecto primordial. La
observación realizada permite confirmar que la apreciación de los montos gastados termina siendo tan
o más importante que el conocimiento de la cantidad de dinero que ingresa a las cuentas partidarias. En
fin de cuentas, una campaña electoral se basa en la organización intensiva de actividades políticas en un
plazo determinado. En tal sentido, el proyecto continúa con la senda iniciada por esfuerzos pioneros tales
como el realizado por Poder Ciudadano en Argentina.1
Este empeño se suma a otros que tratan de hacer que el financiamiento de los partidos políticos
sea más claro y transparente. De esta manera, el esfuerzo realizado expone los partidos ante la opinión
pública y los obliga a tener mayor cuidado para evitar la infiltración de dinero ilícito en sus campañas. Otro
logro indirecto de este proyecto radica en incentivar a los partidos para que respondan a sus respectivos
votantes y no a sus financistas, haciendo que la organización de su campaña no se convierta en una
carrera por la obtención de fondos, lo que proporciona mayor margen de maniobra a los poderes ilegales
(por ejemplo, aquellos asociados con el narcotráfico) y una menor influencia a los mismos votantes.
Finalmente, uno de los resultados más valiosos de este proyecto ha sido la activación de una
extensa red de voluntarios y colaboradores, que encontraron en las observaciones de este trabajo un
mecanismo concreto de ejercicio de su compromiso ciudadano. La red de Proética llegó a contar con
cerca de 150 voluntarios, entre observadores y coordinadores, de distintas generaciones y experiencias,
con una amplia variedad de expectativas. Mantener esta red activa supone un gran desafío, sobre todo
si tomamos en consideración las elecciones municipales y regionales del 2018. En tal situación, cuando
los reflectores de los medios nacionales iluminen menos, el papel desempeñado por la red de voluntarios
terminará siendo más importante aún: será, en muchos casos, el único mecanismo confiable para obtener
información fidedigna.

1 Ver: http://www.poderciudadano.org/up_downloads/news/441_1.pdf

AUDITORÍA CIUDADANA DE LOS GASTOS DE CAMPAÑA

49

5 DETRÁS DE CÁMARAS
5.1 EL PAPEL DE LOS VOLUNTARIOS
Para que el proyecto se llevara a cabo, se contó con la cooperación de ocho a doce personas
voluntarias en cada una de las ciudades escogidas, bajo la coordinación de encargados por localidad. Los
voluntarios se hicieron cargo de la auditoría social de las actividades proselitistas, utilizando la ficha de
recolección de datos elaborada por 50+1 en coordinación con Proética. Las siguientes líneas, elaboradas
vía consulta telefónica con los mismos coordinadores y voluntarios, buscan entender en profundidad
la forma en que se vivió este esfuerzo en las regiones y la experiencia que significó para estos actores,
que por lo general se mantienen detrás de cámaras en un proyecto. Esta sección es un esfuerzo por
hacer visible su trabajo —fundamental para lograr el objetivo de este proyecto— a través de sus propias
palabras y testimonios.

5.2 RECLUTAMIENTO
Al empezar el proyecto los coordinadores de cada región tenían la tarea de encontrar voluntarios.
No fue un trabajo sencillo. El primer paso se dio, como era de esperarse, con el círculo personal más
cercano. “Se ha buscado a un grupo de amistades o conocidos que están siempre interesados en el tema
de la transparencia y la ética. Se conversó con ellos sobre esta actividad. Posteriormente los invitamos a
participar, les informamos que serían capacitados y que al final de la intervención se les daría un certificado
de participación. También se recalcó que durante el proyecto se les iba a proporcionar una identificación,
un chaleco, un polo, un gorro y todo el material que necesitaran para que pudieran cumplir el trabajo de
la observación”, cuenta José Gallo, coordinador de Chepén, en La Libertad.
Algunos coordinadores tuvieron que lidiar con expectativas monetarias, pero en casi todos los
casos fue aclarado que la participación en el proyecto era voluntaria. El mismo José Gallo cuenta: “Algunos
me decían ´sí voy, no te preocupes´, pero llegaban a la mitad de la actividad. Yo siempre preveía y, para
esas personas que no iban o llegaban tarde, teníamos un grupo de contingencia que pudiera cubrirlas.
Estábamos preparados.”

50

LOS REFLECTORES SOBRE EL FINANCIAMIENTO POLÍTICO

En cambio, hubo casos en los que el reclutamiento fue mucho más fácil, basado sobre todo en
experiencias previas de trabajo con jóvenes. La coordinadora de Huaraz, Inés Yanac, narra: “He venido
trabajando en varias actividades con muchos jóvenes, más de tipo social. Les comentaba [la iniciativa] y
aceptaban. Me ha sido fácil porque muchos jóvenes estaban de acuerdo y les encantaba la idea de ser
parte de un proyecto que mostrara la transparencia de los partidos políticos. Las edades de los voluntarios
de esta región estuvieron entre los 19 y 26 años.”
El entusiasmo juvenil no se limitó a Huaraz. En varios lugares, la mayoría de los voluntarios eran
jóvenes entusiasmados por participar debido a su interés en el futuro y el valor que conferían al aporte
de la política. Alexander Valdez Quiñones, de Puno, cuenta que es voluntario desde los 17 años, habiendo
sido líder del voluntariado del Jurado Nacional de Elecciones (JNE). “Fui coordinador de la mesa temática
de la juventud, donde evaluamos la capacitación de los jóvenes. Siempre me gustó ser voluntario a la
par con mis estudios. Quiero que la gente sea consciente y que valore la política. Estoy seguro de que en
esta actividad se ha llegado a los jóvenes. Nosotros sentimos interés buscando que las cosas sean claras
y transparentes.”

5.3 MOTIVACIONES
Aunque se suele pensar que el voluntariado para temas cívicos proviene, en su mayoría, de
personas que estudian o trabajan en los campos de las ciencias sociales, el Derecho o las humanidades, el
grupo que participó en este proyecto muestra que el interés concierne a sectores mucho más amplios. En
la tendencia de participar existió más bien un ánimo activista que uno de aprendiz: la participación cívica
primó sobre el interés profesional. Las motivaciones fueron muy variadas. Inés Yanac, por ejemplo, cuenta
que tiene un interés particular por promover la legalidad. “Siempre me he caracterizado por buscar la
transparencia, la legalidad y que todo se realice de forma correcta. Llegó la propuesta de ser coordinadora
en Huaraz y la acepté encantada.”
En cambio Melany Rojas, voluntaria de Chimbote, buscaba aprender y conocer de cerca las
campañas políticas. Tenía curiosidad por saber. “Mi motivación por participar en este proyecto fue
llenarme de conocimientos, conocer a fondo cómo se realizaban realmente las campañas, cooperar en
su supervisión. Me interesaba profundizar el tema y contribuir a que Proética pudiera saber realmente
cuánto gastaban los partidos en los mítines.” Para ella, la motivación fue la información y la “curiosidad
por saber”.
Hubo también motivaciones llenas de idealismo y de compromiso con el país. Carol Escobar, de
Loreto, piensa que “la mayoría de los peruanos desea que no haya corrupción en nuestro país. Por eso es
que sentimos la motivación por apoyar. Todos queremos que en el Perú se reduzca la corrupción y reine la
transparencia.” Ella cree que la demanda por transparencia es cada vez mayor. “Cada vez son más los que
se quitan la venda de los ojos y pueden ver con claridad; necesitan conocer la realidad de los gastos de
cada candidato en las campañas”, afirma.

AUDITORÍA CIUDADANA DE LOS GASTOS DE CAMPAÑA

51

5.4 INFORMACIÓN SOBRE LOS GRUPOS POLÍTICOS
Obtener información sobre la realización de actividades proselitistas fue un gran desafío. Los
coordinadores y voluntarios usaron para ello distintos mecanismos, incluyendo consultas en el campo y
en la capital. “En algunos casos, acudimos a los locales de campaña y nos identificamos. En otros, hemos
ido como cualquier ciudadano a preguntar cuándo venían los candidatos. La información que nos dieron
aquí, en Huaraz, sí fue veraz; se cumplían las fechas en que nos indicaron que vendrían los candidatos.
Además, lo comprobábamos en los medios de comunicación”, cuenta Inés Yanac, la coordinadora de
Huaraz
Pero no en todas las regiones se pudo trabajar de la misma manera. Gran parte de los voluntarios
expresaron sus reclamos y desconcierto porque la información que se les daba en los locales de campaña
de los partidos políticos no era correcta. Con frecuencia se les mandaba al desvío. “Al principio, cuando
íbamos como ciudadanos, nos facilitaban la información, pero cuando nos veían con chalecos (de Proética)
desconfiaban y se negaban a informarnos. Muchas veces la información que nos alcanzaron no fue veraz”,
sostiene Dilma Villavicencio, voluntaria de la provincia de Maynas, en Loreto.
Por todo ello se utilizaron diversos mecanismos de recojo de información. “Había voluntarios que
trabajan en el mercado, en empresas; algunos que tenían cercanía con comunicadores de las emisoras,
de los noticiosos. Hemos ido a los partidos políticos a conversar con los responsables”, cuenta José Gallo,
de Chepén. Aun así, la información brindada muchas veces siguió siendo errónea. Gallo agrega: “De cierta
forma, han sido mezquinos. Se han negado a darnos la información; nos decían que harían una actividad
el jueves y la hacían el miércoles. Nos enviaban al desvío. Menos mal que teníamos una voluntaria en una
emisora y ella nos informaba.”

5.5 COORDINACIONES
Para realizar el trabajo de observación de las actividades proselitistas, los voluntarios se
distribuyeron por sectores. Previamente, los de cada región coordinaban para saber quiénes participarían
en un mitin, quiénes irían al siguiente y así no surgían confusiones. Paralelamente, también había un
grupo de contingencia, por si se daba el caso de que algunos no pudieran llegar debido a imprevistos
causados por sus respectivas ocupaciones.
Inés Yanac, por ejemplo, cuenta las permanentes coordinaciones que se realizaban. “Siempre
hemos estado en constante comunicación. Primero buscábamos información sobre cuándo venían los
candidatos a Huaraz para realizar sus actividades proselitistas, la recolección de fondos y los pasacalles.
Entonces nos acercábamos a los locales de campaña, para saber exactamente qué actividades tenían
planificadas. En cada actividad proselitista han participado 3 o 4 voluntarios, dependiendo de la cantidad
de gente que movía cada partido. En algunos casos, hasta 6 personas. En determinada fecha iban unos
voluntarios y a otra actividad otros, dependiendo de su disponibilidad.”

52

LOS REFLECTORES SOBRE EL FINANCIAMIENTO POLÍTICO

La evaluación de cada actividad se llevaba a cabo de forma grupal e interna. Mayormente se
realizaba unos días después del evento. Se corroboraban los resultados de la observación realizada en
los mítines. Luego se evaluaba el trabajo de los voluntarios y se intercambiaban opiniones sobre cómo
enfrentar en el futuro cualquier imprevisto que se hubiera presentado.
José Gallo cuenta su experiencia: “Se convocaba a reunión los martes a partir de las 7 de la noche.
Se veían las discrepancias que había, se verificaban los resultados, se revisaban mediante las fichas. Las
reuniones eran muy positivas para el grupo.”
En Chimbote se daba una dinámica similar. Melany Rojas describe estas fructíferas reuniones,
enfatizando la utilidad de comparar la información recolectada. “Llenábamos cada una de las fichas, cada
uno de nosotros desde su perspectiva, y luego comparábamos los datos según la documentación con
que contábamos, mayormente fotos.”
José Gallo, por su parte, resalta el ánimo de camaradería que reinaba en las reuniones, lo que
hacía que las observaciones fueran más llevaderas. “El ambiente con los voluntarios era muy fraternal.
Como coordinador, me encargaba de alcanzar la lista de precios de cada uno de los insumos que se
necesitaba y preparaba el informe con los datos de la reunión de evaluación. Tenía a mi cargo a diez
personas. Averiguábamos el precio mínimo para no sobrevaluar la campaña.”

5.6 EXPERIENCIAS
La mayoría de los voluntarios concuerdan en que volverían a cooperar con Proética para proyectos
futuros tales como las “Brigadas anticorrupción”. La principal motivación es idealista: combatir la corrupción
y exigir un Perú mejor. En Iquitos, Dilma Villavicencio cuenta que esta ha sido su primera experiencia
en temas relacionados con la política. ”Cuando nos dijeron que íbamos a hacer una observación de las
campañas de los partidos políticos, me llamó la atención y me animé. Fue una experiencia agradable y lo
volvería a hacer.” Para José Gallo, fue una experiencia reveladora: “Aprendí a desenvolverme en espacios
donde abundaba gente y saber cómo tratarlas,” manifiesta.
Lo que más llamó la atención de los mítines eran las orquestas que llevaban los partidos políticos,
puesto que su contratación resultaba muy costosa. Todos los candidatos hacían un uso intensivo de este
recurso. “Nos llamó la atención la presencia de orquestas. En el caso de Acuña, tres orquestas en un mitin;
para la Alianza Popular y Fuerza Popular, una. Pero eran orquestas que cobran bien. Los representantes de
las orquestas nos dijeron que estaban cobrando cómodo, porque los mítines tenían lugar entre semana,
cuando las orquestas no tienen actividad. Por ejemplo, aquí en Chepén nunca se organizó un mitin en
sábado o domingo”, cuenta José Gallo.
Inés Yanac tuvo una percepción similar, enfatizando el alto costo de las actividades: “Calculamos
el costo aproximado y la suma total era muy elevada. Traían grupos reconocidos, luces, pantallas led.
Además, contrataban buses para trasladar a las personas que venían a los mítines.”

AUDITORÍA CIUDADANA DE LOS GASTOS DE CAMPAÑA

53

En Puno, Alexander Valdez Quiñones comparte la misma opinión, enfatizando algunas
particularidades locales: “Lo que más me llamó la atención fueron las orquestas. Ya no parecen mítines,
sino más bien conciertos. Keiko Fujimori cerró toda la plaza, hubo orquestas y show; eso fue demasiado
para un mitin. Aquí en Puno, por el frío repartían chullos y chalinas en vez de polos, que es lo que se regala
normalmente.”
Para muchos de los voluntarios, el proyecto ha sido importante: comenzar a mirar la política de
otra manera, poniendo fin a permanecer al margen de asuntos cívicos, a la vez que se busca continuar con
un compromiso en la lucha contra la corrupción. Aunque el final de un proyecto suele verse como una
clausura, en este caso se trata de un punto de partida para retos mayores.

54

LOS REFLECTORES SOBRE EL FINANCIAMIENTO POLÍTICO

AUDITORÍA CIUDADANA DE LOS GASTOS DE CAMPAÑA

55

EQUIPO DE TRABAJO
Coordinación General:
Carlos Arroyo Vivanco

Supervisión:
Samuel Rotta Castilla

Análisis y sistematización:
50+1 Grupo de Análisis Político
Jessica Guerra
Arturo Maldonado
Carlos Meléndez
Cristina Pachón
José Carlos Requena
Denisse Rodríguez

Auditores Ciudadanos en las Regiones
Padre Abad (Aguaytía), Ucayali
Renzo Antonio López Portocarrero
Alejandro Isidro Mena
Leny Dolores Arévalo Payahua
Milton Franklin Tolentino Ramos
Maribeth Soto Domínguez
Juan Carlos Barboza Dávila

Coronel Portillo (Pucallpa), Ucayali
David Alí Chuquizuta Gonzales
Luis Miguel Mathews Caballero
Susan García Sangama
Elizabeth Cristina Aguirre Ruiz
Jim Junior Orlando Arévalo Macedo
Marllory Lorena Quio Valdivia
Andy Hidalgo Saquiras
Sharon Patricia Reyna Lanchi

Maynas (Iquitos), Loreto
Carmen Rosa Arévalo Salas

56

LOS REFLECTORES SOBRE EL FINANCIAMIENTO POLÍTICO

Nazareth Bosmediano Taricuarima
Ángela Tunjar de Mestanza
Leslie Caro Escobar Rivas
Dilma Villavicencio Pinche
Rosario Isabel Díaz Flores
Lorena Babilonia Vargas
Conny Maribel Gálvez Villanueva
Keli Morena Lanaro Pérez
Rosa Ines Silvano Tamani

Alto Amazonas (Yurimaguas), Loreto
Idelia Calderón Ramos
Fabio Friso
Angelo Consoli
Mauro Golbert Silva Pezo
Flora Milena Vásquez Vela
Brissa Yvonne Aguilar García
Beatriz Caritimari de Llaury

Trujillo, La Libertad
José del Carmen Mendoza Hernández
Lincoln Alayo Bernal
Carlos Alfaro Chávarri
César Eduardo Muguerza Guanilo
Lily M. Garcés Zegarra
Marylú Rodriguez Santos
Sara Piedad Neyra Castillo
Paula Santos Vásquez Santillán
Emelda Edita Vega Valverde
Rosita Cebina Bardales Tiburcio
Alejandra Carrera García

Chepén, La Libertad
José del Carmen Gallo Chanduvi
Alfredo Antonio Cubas Cabellos
Lilia Hilaria Bazán Díaz
Víctor Terrones Deza
Luisa Magdalena Villaseca Llalle
Doris Yanet Díaz Ruíz
Angélica Maria Quintana Alvitres
Jorge Luis Correa Rodas
Katherine Vanessa Andrade Chávez
Emma Mariela Santolalla Esteves

AUDITORÍA CIUDADANA DE LOS GASTOS DE CAMPAÑA

57

Carlos Miguel Rodas Vásquez

Huaraz, Ancash
Inés Perpetua Yanac León
Ruth Evelyn Rodríguez Jara
Giselle Santa María Cruz Rosales
Veti Elena Castro Aponte
Roel Augusto Yanac León
Carlos Alberto Mendoza Gomero
Mirtha Elizabeth Chauca Gonzales
Joseph Andy Cochachin Gonzales
Mariela Roxana Chauca Gonzales

El Santa (Chimbote), Ancash
Jessenia Merly Medina Cabanillas
Melany Milagros Rojas Cano
David Daniel Casas Salazar
Sharold Karol Rojas Cano
Jaqueline Mónica Osorio Laurencio
Giselle Consuelo Rodríguez Roldan
Mario Roberto Salinas Mejía
Ana Elvira López Palacios
Elizabeth Janeth Cruz Naveda
Karina Romero Guzmán

Puno, Puno
Edilberto Zapana Zapana
Alexander Valdez Quiñones
Jeamil Esthiff Terán Toledo
Piter Gamal Choque Mestas
Fredy Leonidas Tito Blanco
Alexander Elías Valdez Quiñones
Karina Virginia Buztinza Quiñoñez
David Hernán Zela Vilca
Zezy Yadeyda Sardon Ari
Cynthia Adela Mendizabal Quiñonez

Juliaca, Puno
Miriam Doris Zapana Zapana
Mary Stefany López Quispe
Vanessa Úrsula Quispe Turpo
Magalid Maritza Tumi Ccari
Judith Rosmery Pineda Pineda

58

LOS REFLECTORES SOBRE EL FINANCIAMIENTO POLÍTICO

Sandra Fiorella Núñez Andrade
Marielena Oviedo Mendoza

Lima, Lima
Rousse Melanie López Zegarra
Bryan Alexander Guerrero Vizcardo
Marcela Saez Alfaro
Alexandra Milagros Polo Valladarez
Anaí Magaly Castillo Moreno
Juan Manuel Ponte Torrel
Italo Calle Villarreal
Yampier Percera Bustamante
Airam Bello López
Sebastian Illescas Herrera
Jhanpol Suarez Marcos
Jackeline Johana Robles Rojas
Santiago Nicandro Machaca Bernabé
Hans Alonso Quiroz Ballón
Chiara Zamora Mendoza
Frank Joseph Huallpa Alvarez
Joaquín Mejía Cacho
Brenda Jazmín Cassana Salas
José María Egúsquiza Orellana
Andrea Fernanda Segovia Marín
Milagros Maritza Ticliahuanca Silvestre
Jhonatan Maihuire Villegas
Ana María Hernández Vargas
Marisol Yaneth Mendoza Quiroz
Renato Gomez Olozo
León Fernando Lúcar Oba
María Emma Macedo Villegas
Verioska Beatriz Diestra Ccanto
Liseth Olarte Zarzoza
Sleep Harley Espinoza Morales
Ángel Chía Laulate
Ricardo André Cervantes Abanto
Meylinn Veronica Castro Villano
Liliana Estefani Meniz Salazar
Naomí Julieta Bonilla Watanabe
Valeria Wisa Falcón Valdivia
Valentina Gaitán Rungel
Iris Girón Natividad

AUDITORÍA CIUDADANA DE LOS GASTOS DE CAMPAÑA

59

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful