Está en la página 1de 6

Hechos 1:8 nos presenta cuatro lugares donde debemos ser testigos: Jerusaln, Judea,

Samaria y hasta lo ltimo de la tierra.


A. Jerusaln. Era la ciudad donde estaban los discpulos cuando recibieron la orden de ser
testigos. Nuestra Jerusaln es la ciudad donde vivimos, donde nos reunimos como iglesia.
Por lo tanto debemos ser testigos en nuestra ciudad, el trabajo, en la escuela, en el
vecindario, en la calle. Debemos ser persistentes con nuestro evangelismo all.
B. Judea. Judea era la provincia que tena a Jerusaln como capital. Ser testigos en Judea,
indica que debemos evangelizar nuestro departamento.
C. En Samaria. Era una regin ms lejos. Samaria estaba en el mismo territorio, pero con
costumbres e ideas diferentes. Mas bien era una mezcla de creencias de la fe juda y
asiria. Por eso judos y samaritanos no se trataban entre s, porque los judos tenan una
religin y raza pura. Nuestra samaria est representada por los grupos etnolingsticos
distribuidos en todo nuestro pas. Debemos ser testigos de lo que Cristo hizo y est
haciendo en nuestro pas.
D. Lo ltimo de la tierra. Jess quiere que seamos testigos en todo el mundo. La visin
de Dios es establecer su reino en todas las tribus, pueblos, lenguas y naciones
(Apocalipsis 5:9). Ahora estamos empezando a pensar en Camboya, como una nacin
clave para alcanzar a unos 70 millones de personas, pero necesitamos que la iglesia
entienda que estamos buscando obedecer el mandato de Cristo para que estos pueblos de
la tierra Le conozcan.
E. Cundo debemos testificar? Por supuesto que debemos hacerlo ahora. La visin de
Dios es que la Iglesia sea testigo de Cristo al mismo tiempo en Jerusaln, Judea, Samaria,
y hasta lo ltimo de la tierra. Todo en forma simultnea. El pasaje de Hechos 1:8, de
ninguna manera ensea que la evangelizacin debe hacerse cronolgicamente, sino ms
bien, nos ensea que debemos realizar un trabajo estratgico. Es decir que se debe
predicar en todos los lugares del mundo en forma simultnea, o sea, al mismo tiempo.

JERUSALN

JUDE
A

SAMARI
A

HASTA LO
LTIMO
DE LA