Está en la página 1de 5

TEMA 2: EMPRESA Y SOCIEDAD

1. Empresa y sociedad

Las empresas son la base de nuestra economía. Se consideran con personalidad jurídica propia. Producen bienes y servicios que nos resultan necesarios y, a la vez, proporcionan a los trabajadores el dinero preciso para comprarlos. Se puede definir como “entidad que integra un conjunto de elementos organizados y dirigidos para alcanzar una serie de objetivos mediante la realización de una actividad económica”. Dentro de una empresa hay diversos elementos como personas, herramientas, etc. Estos elementos deben estar organizados ya que la empresa no es solamente un conjunto de maquinaria, mobiliario, dinero, trabajadores, etc sino que todo esto debe estar organizado y dirigido por el empresario. Existen distintos tipos de empresas dependiendo de:

- Tamaño: pequeñas, medianas y grandes.

- Ámbito geográfico: locales, provinciales (regionales), nacionales, multinacionales.

- Actividad económica (sector en el que se desarrolle la empresa): primario, secundario, terciario y cuaternario. Las empresas deben ser creadas de acuerdo con la legislación vigente. La modalidad más sencilla es el empresario individual que es simplemente una persona que realiza una actividad empresarial por su cuenta. Cuando la actividad empresarial es más compleja lo normal es constituir sociedades mediante las cuales varias personas se unen para formar una empresa.

2. Funciones de la empresa

Las funciones que llevan a cabo las empresas se pueden agrupar en dos categorías:

a.

Creación de un valor: gracias a las empresas se obtienen productos o servicios.

b.

Función social: las empresas proporcionan los ingresos necesarios para vivir, bien a través de los salarios que pagan a sus empleados o bien de los beneficios que obtienen sus propietarios. Otra función social muy importante es la que promueve el avance tecnológico y la innovación.

3.

Objetivos empresariales

Muchas veces se cree que el único objetivo de las empresas es obtener beneficios. Si bien es cierto, no

es el único objetivo que persiguen los empresarios:

a. Máximo beneficio: el beneficio es la diferencia entre ingresos y gastos. Es el objetivo más importante porque de ello depende la supervivencia de la empresa.

b. Crecimiento: es muy importante que las empresas reinviertan los beneficios (parte de ellos) para aumentar su participación en el mercado que le permite un mejor posicionamiento para el futuro.

c. Satisfacción de los clientes: los clientes son imprescindibles para las empresas, es necesario tratarlos bien para que queden satisfechos y confíen en nosotros para conseguir su fidelización.

d. Calidad: hoy en día nadie se puede permitir el lujo de no ofrecer calidad porque sino los clientes se irán a la competencia. La calidad de los bienes o servicios no debe estar sólo en los productos sino en todo el proceso productivo y de distribución.

e.

Objetivo social: las empresas no deben limitarse sólo a los objetivos puramente económicos sino que deben tener en cuenta aspectos como el medio ambiente o asegurar un nivel de vida digno a sus empleados.

f.

Supervivencia: en ocasiones la situación es tan delicada que la empresa sólo puede aspirar a que cambien los tiempos. Es lo que sucede en tiempos de crisis.

4.

Elementos de una empresa

Una empresa está compuesta por un gran número de elementos, todos necesarios para llevar a cabo la actividad. Podemos agruparlos en 3:

A.

Elementos Humanos:

a. Trabajadores: constituyen la mano de obra imprescindible para que la empresa lleve a cabo su actividad.

b. Empresario: desarrolla una labor fundamental porque organiza y dirige toda la actividad productiva.

B.

Elementos Materiales:

a. Recursos naturales: son las materias primas o cualquier otro recurso obtenido de la naturaleza.

b. Capital físico: lo constituye la maquinaria, herramientas, ordenadores, vehículos (en

empresas que lo necesiten), etc.

C.

Elementos Inmateriales: comprende aspectos difíciles de valorar, a veces muy importantes para la empresa como la imagen, la organización empresarial, la experiencia profesional

[expresión en inglés Know How] (renombre).

5.

Localización empresarial

Localizar una empresa consiste en “tomar una decisión en lo que respecta a la ubicación de la misma”. Una idea de negocio puede ser genial, pero una parte de su éxito o de su fracaso va a depender de

donde se ubique físicamente. Podemos distinguir 5 categorías de negocio:

A. Negocios de proximidad. Son tipos de negocio cuyo número de clientes suele depender de facilidad de aparcamiento, buenas comunicaciones, lo concurrida que sean las calles, las características del local o la afinidad con otros productos.

B. Despachos profesionales. Si la actividad profesional requiere visitas frecuentes, será necesario un despacho (una consulta) donde recibir a los clientes y sobre todo que esté en una zona relativamente céntrica.

C. Trabajo en casa. Cuando tu trabajo te permite visitar a los clientes en vez de que ellos te visiten a ti, puedes no necesitar invertir en un local.

D. Centro de negocio. Consiste en alquilar un local en un centro de negocios, edificios que ofrecen servicios comunes a las empresas que se instalan allí como puede ser la seguridad, aparcamiento, secretaría, etc. No sólo comparten gastos con otras empresas sino que además suele ser una buena opción cuando el propio domicilio no coincide con la imagen de empresa que necesitamos ofrecer (Parque Principado Principado).

E. Empresas industriales. Las empresas más típicas en este tipo de negocios (o industrias) suelen ser:

a. Polígonos: los polígonos industriales situados en las afueras de las ciudades suelen ofrecer buena comunicación, naves espaciosas y suelo barato (tanto para el alquiler como para la compra).

b. Proximidad a la materia prima: para determinadas industrias, como por ejemplo las extractivas o las de metal, parece lógico que se ubiquen cerca de la materia prima que utilizan para ahorrar en costes de extracción y de transporte.

6. El entorno

Es el marco externo en el que la empresa desarrolla su actividad. Una vez emplazado el negocio existen numerosos factores del entorno que influyen sobre la actividad empresarial. Básicamente existen dos tipos de entorno: General integrado por factores sobre los cuales las empresas tienen escasa o nula capacidad de influencia; Específico donde las variables son más controlables.

- Entorno General: Los factores más importantes en los que se concreta la incidencia de este entorno sobre la empresa se suelen agrupar en:

- Factores sociales: como organización social que es, la empresa ve condicionada su actividad por las características de la sociedad que le rodea; desde los valores y creencias básicas de la sociedad hasta las modas y los estilos de vida, pasando por el mercado laboral e incluso las variables demográficas. Por ejemplo, hoy día se va alargando la esperanza de vida con lo que existen más residencias de ancianos que antes.

- Político-legales: se refiere a todo lo que se deriva de la normativa legal que imponen las Administracione Públicas.

- Factores tecnológicos: en la investigación y desarrollo (I+D) de nuevos productos o técnicas de producción resulta cada vez mayor el número de organizaciones que se dedican a estas actividades porque determina el progreso científico y el grado de competencia entre ellas.

- Factores económicos: son los que afectan a las relaciones de producción, distribución y consumo de todas las empresas, es decir, la forma que las empresas deciden utilizar los recursos. Los más significativos son: la inflación, el precio del dinero, la política fiscal, el nivel de desarrollo económico.

- Entorno Específico: ejerce su influencia sobre un grupo de empresas afines o relacionadas. Existen algunos factores que afectan únicamente a grupos específicos de empresas como son:

- Número de competidores: cuanto más rentable es un sector, más empresas quieren tomar parte en él. Mayor rivalidad implica más gastos (publicidad, descuentos, mejor servicio, etc) y por tanto, menos beneficios. No siempre es posible emprender una empresa por muy rentable que parezca, porque algunos sectores están protegidos por “barreras de entrada”, es decir, factores que impiden o dificultan el acceso de nuevas empresas a un determinado sector.

- Producto diferenciado: es aquel en el cual las diferencias de calidad, diseño y/o función son tan significativas que determinan la fidelidad del consumidor.

- Productos sustitutivos: la aparición de productos que sustituyan a uno ya existente suele estar relacionado con las nuevas tecnologías, pero que se produzca o no dicho reemplazo dependerá del precio y de las prestaciones que ofrecen los nuevos productos.

- Proveedores y clientes: cuanto mayor es el poder negociador de los clientes o proveedores, menos margen de maniobra tienen las empresas para fijar sus propias condiciones y por tanto su rentabilidad suele ser menor.

7. Cultura empresarial

“Es el conjunto de valores asumidos y compartidos por los miembros de una misma organización”. Las empresas desarrollan capacidades, hábitos, prácticas de gestión y valores. Estos valores son generalmente compartidos por todos los miembros de la organización y configuran la manera de

trabajar. Seguridad o riesgo, trabajo en equipo o trabajo individual, rigidez o flexibilidad son sólo algunas de las cuestiones que conforman la personalidad de la empresa. Existen cuatro factores fundamentales que condicionan la formación y la consolidación de la cultura de la empresa, y son:

A.

Entorno empresarial: tanto los factores políticos, sociales, económicos y tecnológicos del entorno general como la relación con clientes, proveedores y competidores del entorno específico, influyen sobre las decisiones de la empresa y poco a poco moldean su cultura.

B.

Experiencia de la organización: la trayectoria de la empresa a lo largo de los años, los éxitos alcanzados, los errores cometidos y las personas que pasan por ella configuran la historia

particular de cada una. Mientras algunas empresas basan sus estrategias en la producción de calidad, otras optan por la cantidad y por tanto unas con otras estarán en posición de respaldar la decisión con datos y experiencias vividas o pasadas.

C.

Valores de los directivos: aunque todos los miembros de una organización participan en los valores de la empresa, son los jefes quienes, mediante la aplicación de sus métodos y directrices están en mejores condiciones de incluir sobre el resto de la organización.

D.

Imagen corporativa: es la imagen que la sociedad tiene de la empresa, es la etiqueta generalmente aceptada de lo que una empresa significa para la sociedad. En general una imagen corporativa se diseña con la intención de ser atractiva, de modo que la empresa pueda captar el interés de los consumidores para facilitar la venta del producto. Todas las empresas tratan de dar una imagen positiva, otra cosa es que lo consigan y es que no siempre llega al público lo que se trata de transmitir. A la hora de crear una imagen corporativa hay que tener en cuenta dos criterios básicos:

a. Coherencia: la imagen corporativa debe ser coherente con la del producto o la marca.

b. Empatía: trata de integrar los valores y preocupaciones de la sociedad y su entorno.

8.

Responsabilidad social corporativa

“Es la integración voluntaria por parte de las empresas de las preocupaciones sociales y medioambientales”. Cada vez es mayor el número de empresas que diseñan estrategias de responsabilidad social debido a las presiones sociales, medioambientales y económicas que reciben por parte de la sociedad. La responsabilidad social corporativa es un concepto más amplio porque incluye las preocupaciones no sólo de la sociedad sino de los miembros de la empresa, de los proveedores, etc.

Hay que distinguir cuatro ámbitos de actuación:

A. Gestión de Recursos Humanos: atraer a trabajadores cualificados y lograr que permanezcan en la empresa es uno de los desafíos a los que se enfrentan las empresas en la sociedad. Para ello las empresas deben llevar a cabo medidas para potenciar la calidad del empleo, la formación permanente de los trabajadores, la responsabilidad de los mismos, un mayor equilibro entre el

trabajo - familia - ocio, la igualdad de retribución y de perspectivas profesionales para las mujeres, seguridad en el trabajo y favorecer la participación en los beneficios o en las acciones de la empresa

B. Salud y seguridad en el trabajo: es una de las asignaturas de las empresas, no tanto por los propios empleados sino por las subcontratas. Se llama subcontratación al acuerdo de una empresa con otras para que ejecuten tareas específicas que después se integran en los procesos productivos de la primera empresa.

C. Adaptación al cambio: el cierre de una fábrica o los recortes importantes en mano de obra acarrean profundas consecuencias políticas, sociales o económicas. Hoy día, en un momento en que son muy frecuentes los cambios tecnológicos, de emplazamiento o de actividad, la implicación responsable de la empresa supone:

a. Promocionar la participación abierta de todos los afectados mediante políticas de información y consulta.

b. Comprometerse asumiendo las inversiones necesarias para paliar (contrarrestar) los

efectos negativos de una restructuración.

c. Desarrollar estrategias activas de empleo para mantener a su personal por medio de cursos de actualización, de reciclaje.

D. Gestión del impacto ambiental y los recursos naturales: el impacto medioambiental de las empresas constituye una de las grandes preocupaciones de nuestra época, por ello las administraciones públicas proporcionan medios para que las empresas puedan ser ecológicas sin dejar de ser rentables, lo que se conoce como política integral de producto (que analiza las repercusiones medioambientales de un producto con el objetivo de adoptar un planteamiento que combine rentabilidad y respeto por el medio ambiente).