Está en la página 1de 118
Clecimiento personal GIoLreaccion Luis Lépez-Yarto Elizalde DINAMICA DE GRUPOS. CINCUENTA ANOS DESPUES 6° edicién Desclée De Brouwer edicién: enero 1997 ; mayo 1997 septiembre 2001 edicién: marzo 2004 Luis Lépez-Yarto Elizalde, 1997 EDITORIAL DESCLEE DE BROUWER, S.A., 1997 Henao, 6 - 48009 Bilbao www.edesclee.com info@edesclee.com Printed in Spain ISNB: 84-330-1199-5 Depésito Legal: BY-2184/01 Impresién: Ecolograf, $.A. - Bilbao Introduccion 9 1. El laberinto de los nombres y de los métodos. tl 2. Los grupos son una lucha de fuerzas poderosas. 21 El camino americano hacia el éxito: El punto de vista Interaccional. 31 Herramientas para trabajar, Instrumentos empleados por la dinamica de grupos Interaccional. 45 Algunos grandes nombres. . El dolor viene de Europa: El punto de vista grupal. Herramientas para el trabajo que usa Tavistock. Los grandes nombres de Tavistock. 107 Retirarse al jardin interior: El punto de vista intrapersonal o humanistico. 115 DINAMICA DE GRUPOS CINCUENTA ANOS DESPURS 10, Herramientas para el crecimiento. 11. Los grandes humanistas 12. Dindmica de grupos en los noventa. La alternativa de Ja integracién. 13. Etapas de la vida grupal. 14. Un modelo integrador. Apéndice: 2Es eficaz la Dinamica de Grupos? Algunas investigaciones realizadas en Espafia. Bibliografia 127 145 155 173 191 213 231 INTRODUCCION En verano de 1947 tuvo lugar en Bethel, lugar perdido en América, el primer cursillo de dinamica de grupos. Luego, a partir de los afios setenta, el movimiento conoce en Espafia un notable florecimiento, que contagia a muchas actividades formativas, empresariales, terapetiticas y de crecimiento per- sonal. Educadores de calle, maestros y tutores en todo tipo de instituciones de ensefianza, personas que trabajan en el ambi- to de la empresa o de la iglesia, responsables de programas de recuperacién de drogodependientes, y otros profesionales, usan profusamente técnicas a las que Jlaman, de una manera vaga y poco definida, dinamicas de grupos. Muchos libros han sido publicados de aquellos que pro- porcionan al profesional interesado materiales de trabajo para sus actividades. Son, en general, colecciones de ejercicios y propuestas de actividades, que garantizan la movilizacién de un grupo al que las quiera usar con habilidad. Muchas perso- nas se estén beneficiando con su uso. Sin embargo nos encontramos con que muchos son los que saben qué hacer, pero pocos los que conocen por qué hacen lo que hacen..Es decir, pocos son los que han tenido oportunidad de reflexionar acerca de algunos de los presu- DINAMICA DE GRUPOS CINCUENTA ANOS DESPUES puestos teéricos que justifican y dan sentido a las actividades que emprenden con tan buen resultado, Eso puede convertir- les en repetidores, o en practicos que tantean a ciegas el cami- no, pero incapaces de formular un plan original y coherente de actuacién. Este libro, menos amigable, pero bienintencionado, pre- tende ayudarles en su camino hacia:la independencia. Esa independencia que proporcionan el conocimiento de la histo- ria y de algunas bases teéricas fundamentales. Kurt Lewin, el padre de la dindmica de grupos, nos ampara con aquella su célebre afirmacién escrita pocos afios antes de morir: “En Psi- cologta nada hay mis prictico que una buena teoria” (1951)'. 1. Lewin, K., Field Theory and Social Science (Selected ‘Theoretical Papers), Ed. por Dorwin Cartwright, New York, 1951, p. 169. EL LABERINTO DE LOS:NOMBRES .. Y DE LOS METODOS Nada hay més practico que una buena teoria. Kurt Lewin (1951). En su compilacién de articulos sobre grupos, Carl Rogers comienza preguntandose el por qué de la rapida difusién a nivel internacional, det movimiento llamado, de forma muy general, “dindmica de grupos”. Con palabras entusiastas Tlega.a llamarlo “Ia invencién de tipo social de mas rapida difusion en lo que va de siglo, y, probablemente la mas poderosa’". Enssu dia, estas palabras Hamaron fuertemente la atencién, y llevaron a preguntarse qué seria esa realidad tan importan- te que se expresa con el nombre de dindmica de grupos. En un primer momento todo parecfa ser sencillo. Debia tratarse de uno de tantos métodos como -practica la psicologia. Pero esta vez, quizd, de uno especialmente eficaz. Sin embargo pronto ha‘ido haciéndose mas y més claro que tras esas palabras hay una realidad compleja, y de ninguna manera univoca. 1, Carl Rogers en su libro Grupos de Encuentro, 1a. Bd, 1970. Trad. espafio- Ja Ed. Amorrortu, Buenos Aires 1973. . DINAMICA DE GRUPOS CINCUENTA ANOS DESPUES Para comenzar dindmica de grupos no es un término que haya Ilegado a tener carta de ciudadania internacional. Sien- do su origen primordialmente anglosajén, apenas lo encon- tramos usado en Norteamérica o Inglaterra. En Espafia se viene !lamando dindmica de grupos a lo que los norteameri- canos y los ingleses han llamado mas comunmente Sensitivity Training, Laboratory Method, 0 Group Encounter, Por eso con- viene decir, antes de comenzar, algunas palabras acerca de lo que a lo largo de estas paginas vamos a entender por dindmi- ca de grupos. 1. Distintos sentidos del término “Dindmica de grupos”. A poco que leamos algunos libros sobre temas de grupos, veremos que el término dindmica de grupos no tiene siempre el mismo sentido. Dirfamos que cabe distinguir entre tres for- mas diferentes de usarlo. A.Dindmica de grupos en su sentido amplio seria un con- junto de fenémenos que suceden cuando dos o mas personas: se retinen formando lo que Hamamos un grupo. Es decir, dindmica de grupos seria todo aquello que sucede en cualquier momento de Ia historia de un - grupo, sean los miembros de ese grupo conscientes de éllo-o no. Surge amistad entre dos personas del grupo, otras dos’o tres se someten a los dictados de una cuarta que comienza a. dar érdenes sin aparente razén. De repente todos se unen porque amenaza un ‘enemigo comin. “Dindmica de grupos”, en este sentido, se refie- re al conjunto de todas aquellas fuerzas complejas que actian.en cualquier grupo y que determinan el aconte- cer del mismo y en gran parte la conducta de sus miem- bros. Ya en Ja pareja de Adan y Eva, en aquellos momentos cruciales de sus primeros problemas familia- res a propésito de la manzana, se daban fuerzas opues- tas y poderosas. Se daba una dindmica de pequefio grupo. EL LABERINTO DE LOS NOMBRES Y DE LOS METODOS Naturalmente que todo grupo tiene algunos aspectos que son menos dindmicos, como por ejemplo su nom~ bre, su estructura constitucional, quizé también otras caracteristicas fijadas de antemano, e incluso escritas en algan documento por los que lo iniciaron. Pero todo grupo tiene siempre unos aspectos dindmicos, porque es un ser vivo que esté en continuo devenir, que esta realizando algo, reaccionando ante algo, provocando interaccién entre las personas que lo forman. Se:puede decir que un grupo es un ser en movimiento, y que su moverse es el resultado de unas fuerzas ejercidas desde el exterior, y otras desde el interior del mismo grupo. El entrecruzarse de estas fuerzas y los efectos que produ- cen en cada uno de los miembros seria lo que llamaria- mos en este primer sentido “dinémica del grupo”. Si adoptdsemos este significado, dinémica de grupos serfa algo que ocurre naturalmente en todo grupo, que nadie ha inventado, y que todo. aquel que lo desee puede estudiar y sistematizar en forma de cjencia. Es dindmica del grupo el amor, el odio, el ataque y la fuga, el engafio y la lealtad que vivirnos todos los dias, muchas veces sin pararnos a reflexionar, en nuestro caminar por este mundo. B. Pero el término “dindmica de grupos” se ha usado tam- bién para describir una ciencia o un campo de estudio, una rama de la psicologia, 0 quizA mejor atin de las ciencias sociales {en el sentido que se da hoy a este tér- mino), y que se preocupa por aplicar métodos cientifi- cos a la investigacién de por qué los grupos humanos se comportan de la manera como lo hacen. La dindmica de grupos emplea para convertirse en cien- cia todos los instrumentos a su alcance, muchos de ellos tomados de otras disciplinas, como son la psicologia social, la psicologia clinica, la psiquiatria, la sociologia, la antropologia, la pedagogia. Y toma como objeto de estudio los fenémenos que ocurren en grupos de muy DINAMICA DE GRUPOS CINCUENTA ANOS DESPUES diversos tipos: en la industria, en la escuela, en la Igle- sia y en tantos otros. Como en toda ciencia, también en ésta de la dinamica de grupos los cientfficos forrnulan hipétesis y las some- ten a experimentacién para luego elaborar principios generales y teorfas. En este segundo sentido, por tanto, “dinémica de gru- pos” es sencillamente el nombre de la ciencia que estu- dia desinteresadamente los fenémenos grupales*. El lector que se sienta interesado no debe equivocarse cuando encuentre un libro de los muchos que existen con el titulo “Dindémica de grupos”. Quizé él va bus- cando que le expliquen técnicas para animar a un grupo juvenil, recomendaciones acerca de las actitudes més convenientes a la hora de hacerse con el mando de un. grupo. Y sin embargo puede muy bien encontrarse con una exposicién de la experimentacién reciente acerca de Jas normas grupales, de los roles, o del liderazgo. C.Por ultimo, “dindémica de grupos” se est4 usando cada vez con mayor amplitud, al menos en Hspafia, para hablar de ciencia aplicada mas bien que de ciencia pura. Se quiere expresar bajo, este nombre un conjunto de métodos practicos de trabajo con grupos. En este senti- do quizé habria que hablar, mas que de dinamica de grupos, dé “técnicas de trabajo basadas en la dinami- ca del grupo”. Es en este sentido en el que vamos a usar nosotros el término dindmica.de grupo. De esto vamos a tratar en las paginas de este libro: de unos métodos de trabajo de no larga historia y que los psicélogos vienen utilizando profusaménte con mayor o menor fortuna desde hace cincuenta afios. 2. Este es el sentido que hay que dar al titulo de obras tan populares en la literatura de grupos como Diriémtica de Grupos, de Cartwright, E. y Zan- der, M., Harper, NY 1968; va EL LABERINTO DE LOS NOMBRES Y DE LOS METODOS Es este sentido también el que se ha-hecho popular, y el que hace que muchos animadores socioculturales hablen de “hacer una dindmica”, cuando proponen a un grupo que se divida en parejas para discutir algo que luego van a poner en comtin, o les hace reunirse en grupos pequefios de cinco personas para alli fingir una situacién que les leve a hablar acaloradamente como si fuerain los tripulantes de una barca en peligro de hun- dimiento 0 astronautas perdidos en la luna en una expedicién con dificultades y con muy limitados recur- sos para sobrevivir, Probablemente decir en este sentido que “hemos hecho una dindmica” sea algo poco.correc- to. Pero tiene sentido si pensamos que las practicas a las que se tefiere-se semejan mucho al método de trabajo que la psicologia viene elaborando desde hace medio siglo ya. , 2. Relaciones entre teoria y método. Por supuesto que existe una estrecha vinculacién entre el conociiniento tedrico y Ja ciencia aplicada. Sin embargo es inprescindible distinguir entre el cuerpo de doctrina, por asi decir, y las técnicas que de él se derivan. Es interesante traer una gita de Kurt Lewin en 1944: “En el campo de Ia dindmica de grupos, més que en ningiin otro terreno psicolégico, la teorta y la practica estén metodo- légicamente unidas de una manera tan estrecha, que si se tuviera en cuenta (esta unién) de forma correcta, no sdlo la practica proporcionaria soluciones acertadas a muchos pro- blemas teéricos, sitto que Ia teoria se acercarfa a poner reie- dio a muchos de los problemas practicos que no acabamos-de tener solucionados”*. 3. Lewin, K., Field Theory in’Social Science, Harper and Row, NY. 1951, p. 169. : DINAMICA DE GRUPOS CINCUENTA ANOS DESPUES Existen hoy dia muchas personas, pertenecientes a la pro- fesion psicolégica o no, que utilizan con profusi6n técnicas de trabajo que pretenden movilizar las fuerzas del grupo. Encon- tramos entre estas personas profesionales altruistas dedica- dos a la diffcil tarea de la reinsercién de drogodependientes, o exitosos consultores de empresa. Pocos hay que carezcan en sus archivos personales, interiores 0 exteriores, de suficientes recursos. Saben muy bien qué hacer si quieren ser eficaces. Pero probablemente son pocos los que saben por qué hacen lo gue hacen. Su problema, dirfamos, sucle consistir en que no han Ilegado a unir teorfa y practica de forma adecuada. Fre- cuentemente/al no saber bien qué principios racionales son los que les“deberian guiar y ayudar a la hora de tomar deci- siones y de cambiar sus métodos, se ven presos de las peque- fias técnicas, y se encuentran obligados a moverse como por tanteos. Fiéndose unicamente de sus éxitos y fracasos diarios y echando de menos sin saberlo una teoria coherente que les permita actitudes més creativas y arriesgadas. No es un fenémeno raro o exclusivo de nuestro pais. Si observamos cémo se han ido elaborando las diferentes técni- cas de trabajo en grupos, veremos que, en general, no han nacido reflejamente de posiciones teéricas claras. Normal- mente no se ha formulado primero lo que un grupo humano es, para deducir luego légicamente cémo debe ser tratado. Mas bien las técnicas de trabajo han nacido de la constatacién experiencial de que de ciertos tipos de actuacién, en determi- nadas circunstancias, se siguen unas consecuencias hasta cier- to punto predecibles y deseables. Si repasamos la literatura sobre dinamica de grupos, veremos que los diferentes autores no suelen indicar de manera tajante: “Como conductor de un grupo hay que hacer esto”, sino.que mas bien su postura es la del que afirma: “si haces tal o cual intervencién, en tal momento, Jo més probable es que se siga tal consecuencia”. Una postura muy pragmiatica. Sin embargo no podemos evitar la sospecha de que, en realidad, si existen posiciones ideolégicas, si existen posturas tedricas tomadas respecto de lo que un grupo deba ser, y que EL LABERINTO DE LOS NOMBRES Y DE LOS METODOS estén condicionando fuertemente al técnico a la hora de selec- cionar, bien sea los tipos de conducta a observar, bien las con- secuencias a tener en cuenta para -perseguir determinados -Objetivos. Cuando mayores diferencias encontramos entre los que trabajan con grupos, es al intentar averiguar qué objetivos pretende alcanzar cada uno: En unos casos, si preguntamos al que lleva el grupo, nos dira que su objetivo primordial es lograr que todos adquieran un mayor conocimiento de lo que pasa en el grupo, o que los sujetos que constituyen el grupo aprendan a diagnosticar y predecir lo que va a suceder en él. En otros caso nos dirfa que su propésito es lograr personas mas capaces de vivir la cohe- sién de grupo, que lo que pretende es ensefiar a estos mucha- chos 0 adultos a trabajar mejor juntos, o a ser lideres si llega el caso. A menudo también encontramos que el objetivo es de orden mas intimo y tiene més que ver con el interior de cada uno de los sujetos en cuestién: Que todos Ileguen a comuni- carse més profundamente con los demAs y consigo mismos. O incluso que, por medio de la comunicacién, todos vayan haciéndose personas mas auténticas y maduras, se hagan mas abiertos, y lleguen a lograr cambios importantes en su mane- ra de ser y de vivir. No podemos negar que histéricamente y en los tiltimos afios, se ha dado un ordenado desplazamiento en los objeti- vos perseguidos por los profesionales de la dindmica de gru- pos. Desde acentuar los objetivos intelectuales y de aprendizaje, se ha pasado a subrayar un interés por los obje- tivos mas irracionales y afectivos; de pretender que los parti- cipantes “entiendan” se ha pasado a intentar por todos los medios que “experimenten” sin mas. El que predominen los objetivos que buscan mis la efica- cia externa o los que se preocupan mas de los cambios inter- nos y personales se puede deber a una de estas causas: En algunos casos se trata de posturas tericas previas. El que lleva el grupo se ha fijado unos objetivos porque esté con- vencido de la validez de algunos presupuestos que aprendié DINAMICA DE GRUPOS CINCUENTA ANOS DESPUES bien y a los que quiere ser fiel. El sabe lo que quiere porque eso esta ya implicito en su manera de concebir lo que es el hombre, Jo que es la motivacién humana, y la respuesta que se da cuan- do piensa en qué consisten las relaciones entre las personas. En otros casos el que lleva un grupo persigue un fin con pre- ferencia a otros, porque asi lo exigen - y el responsable del grupo lo capta conscientemente o solamente lo intuye incons- cientemente - las necesidades del contexto sociocultural que le rodea. Las circunstancias histéricas son tan importantes que fre- cuentemente mandan con sus imposiciones y sus expectativas. Nosotros queremos tener ambas causas en cuenta. Para comprender qué es la dindmica de grupos, y lo que ha signi- ficado para los que la han practicado en estos tltimos afios, hay que tener muy en cuenta lo que pensaba y decia en cada caso la psicologia acerca del hombre 'y sus necesidades, y acerca de lo que significa relacionarse con otras personas y madurar con ellas. Sin olvidar que en cada caso los dinamis- tas de grupos pretendfan atender a’ unas demandas del entor- no que reclamaban casi siempre urgente atencién. Si analizamos estos dos aspectos con atencién, no sola- mente podremos comprender mejor lo que ha sido la dinami- ca de grupos a lo largo de su breve historia, sino que quizé podremos ver més claro cudles deberfan ser, en este momen- to concreto y en las circunstancias que vivimos en nuestro tiempo y en nuestro pais, el marco tedrico mas adecuado, los objetivos mas urgentes a proponerse, y el disefio mas oportu- no de actividades de una dindmica de grupos bien concebida. El propésito de este libro es, pues, claro. Se trata de hacer un recorrido por los ultimos cincuenta afios de la dinémica de grupos: : * ¢Cémo y donde ha nacido? * 2Qué pretendian los que usaron desde el comienzo este poderoso instrumento? * yCuéles eran sus ideas acerca dei hombre, de su fun- cionamiento, y qué pensaban del grupo humano? EL LABERINTO DE LOS NOMBRES Y DE LOS METODOS Y, por tiltimo, este método que ellos disefiaron en un tiem- po y un lugar que comienzan a ser lejanos para nosotros, * gpodemos decir, honestamente, que tiene vigencia atin hoy? LOS GRUPOS SON UNA LUCHA DE FUERZAS PODEROSAS El individuo que forma parte de una masa es un grano de arena inmerso entre otros muchos que el viento agita a su capricho, Le Bon, Psicologia de las masas (1895) 1. gExisten los grupos? Cartwright y Zander ya al comienzo de su clasica obra sobre la dindmica del grupo', advierten que desde el primer momento en que las ciencias de la conducta humana se‘ocu- ‘paron de realidades que superaban lo individual, como suce- dié cuando comenzaron a ocuparse de los grupos, las posturas se radicalizaron y se hicieron-polémicas. No fueron pocos los que. se escandalizaron: de’ que algin psicélogo comenzase a:decir que los grupos existian para la Psicologia con el mismo derecho que existian las personas humanas individuales. Jamas se habia podido dudar de que un indivi- duo, con sus ideas, sus sentimientos, sus percepciones y sus 1, Cartwright y Zander, Op. cit. pag. 20 ss. DINAMICA DE GRUPOS CINCUENTA ANOS DESPUES motivaciones, fuera algo tinico y unificado que se podia estu- diar como se estudiaba cualquier objeto de ciencia. Pero en el momento en que se empezaron a introducir en la psicologia términos como “mentalidad grupal”, “inconsciente colecti- vo”, o incluso sencillamente “grupo”, pretendiendo significar que todas esas realidades eran cosas con existencia de dere- cho propio, si se provocaron serios.enfrentamientos. Toda una familia psicolégica comienza a Pensar que al usar esos térmi- Nos se esté cometiendo un desafuero, Ni grupo, ni mentali- dad grupal designan ninguna realidad nueva. Son tinicamente construcciones mentales. En realidad no hay mas que personas individuales: al hablar de grupos lo tnico que hacemos es subrayar que cuando Ponemos juntos a unos cuantos sujetos notamos que existen analogias entre ellos. Claro que podemos hablar de que ahi existe un montén de Piedras. Pero nadie dira que el montén tiene entidad propia. No es més que una serie de piedras que resulta de que todas ellas estén juntas. Pero otra cosa es estudiar a los grupos como entidades aparte, como si tuvieran vida por si mismos. iHasta ahi podriamos llegar! Estudiemos a los individuos, y de la suma de todos ellos nos haremos una idea de eso que Namamos grupo. Parece que hacia 1920 la polémica alcanzaba su punto cul- minante. Los nombres de William McDougall y de Floyd Allport son Jos de los tepresentantes mAximos de la.contro- versia; ‘ En un-extremo se.encontraria la concepcién instituciona- lista, para la cual los grupos, grandes y pequefios son algo.tan teal como lo son las personas, y tienen vida independiente- mente considerados de los individuos que los constituyen. No -decimos que el Real Madrid o el Barcelona ganaron la liga en el afio 1963, cuando probablemente ninguno de los que constituyen esos equipos habfa nacido? Pues entonces esos grupos ya existian y eran los mismos de hoy. Por tanto es posible estudiar los grupos como realidades independientes, con propiedades, fenémenos, y leyes propias, a un nivel dis- tinto del meramente individual. LOS GRUPOS SON UNA LUCHA DE FUERZAS PODEROSAS En el otro extremo se encontrarfa la postura individualis- ‘ta; para la que un grupo no serfa sino una coleccién de perso- nas y nada més. Se podria decir, en palabras de Allport, que, hablando con rigor, ningtin individuo es parte de un grupo. Porque un grupo es solamente la abstraccién que cualquiera podria hacer de las semejanzas reales que existen entre los ividuos que lo componen. ; na realidad toda esd controversia, de naturaleza mas filo- s6fica que psicoldgica (lo que de verdad esta discutiéndose es o siguiente: gqué es lo verdaderamente real?), es importan ie ‘porque persiste de alguna manera en las actitudes pro: ‘undas ue mantienen las distintas direcciones hoy vigentes en dind- mica de grupos. Vamos a ver cémo algunas de ellas siguen “haciendo protagonistas a las personas individuales, inientias “ique otras van a poner en el centro de su atencién a esas reali- dades misteriosas’que resultan de la relacién entre las perso- a las que llaman grupos. ee Gat Lewin, en la obra que citamos | més arriba’, salia’ al », paso de los escrttpulos tedricos de los individualistas, para aclararies que al cientifico le basta con que un objeto de estu- dio esté al alcance de sus métodos de trabajo para tener ave considerarlo como real a todos los efectos. Kurt Lewin es jen consciente de que el cientffico comienza a encontrarse, a Pare tif de la segunda decena del siglo XX, con. instrumentos a e ¢uiados de estudio que le permiten abordar cientificamente e objeto “grupo”, cualquiera que sea su entidad filoséfica. {Si se puede estudiar, experimentar, y trabajar con los grupos, es ue existent ; “-; Ya vimos cual es la postura habitual del profesional cela dindmica de grupos: lanzarse a la manipulacién de los fend- menos, sin preocuparse demasiado, en un principio, por ana- ar las concepciones tedricas que los sustentan. Mas tarde, ; tras haber pasado por la prueba de la accién, elaboraré pro- bablemente una teoria en su sentido més estricto. Bien es ver- ‘dad que, segtin las fuerzas que se decida a manipular en su i .. Lewin, K., op. cit. P. 189-190 DINAMICA DE GRUPOS CINCUENTA AKIOS DESPUES accion, es decir, segiin su actitud inicial sea mas individualis- ta o mas grupalista, quedar4 ici bajo peceeiae q muy condicionado todo su tra- 2, Las fuerzas que operan en los grupos, Si leemos de nuevo al vie; jo Cartwright, veremos que sefiala’, como punto de Partida para todo dinamista de enn pos, el hecho de que los grupos, tal como los observamos en la experiencia cotidiana, movilizan fuerzas muy poderosas que producen efectos de gran importancia en cualquiera de sus miembros. Ante esta realidad el que quiera trabajar con rupos debe preocuparse de qué estas fuerzas, que pueden |producir efectos muy positivos o muy negativos, den como resultado las consecuencias mas deseables que sea posible. El problema para nosotros reside en localizar cuales son esas fuerzas que operan en los grupos. Si las podemos detec- tar y describir, lograremos tener un buen apoyo para después elaborar planes sensatos sobre cémo las podemos enca del modo més conveniente para nuestros fines, - hn Segin en qué fuerzas” Pongamos nuestro acento a la lora de hacer planes de trabajo, asi elaboraremos métodos distintos y técnicas distintas, Por eso es importante en este emente las fuerzas princi operan sobre cualquier individuo cuando oe cncuoatea oon otros en una situacién cualquiera de grupot: " - Fuerzas Interpersonales. Podemos liamar asi a las que Se originan sencillamente cuando se da la proximidad psicolégica de varios individuos. EI nombre es conven- cional, queremos expresar con él que en cuanto nos sen- timos préximos a otros seres humanos se establece 3. Op. cit, p. 23. 4. Una exposicion més deta les, MS, y Knowles, New York, 1972. ilada se puede encontrar en el libro de Know- HLE, Introduction to group dynamics, Assoc. Press, LOS GRUPOS SON UNA LUCHA DE FUBRZAS PODEROSAS: entre nosotros una conexién de potencial importante. Surgen sobre todo y predominantemente fuerzas de atraccién y repulsién, que nos llevan a situarnos a mayor o menor cercania de los restantes miembros del grupo. O también de fuerzas que nos hacen a situarnos por encima o por debajo de ellos, en actitudes de dominio 0 de sumisién. Fuerzas centrifugas o centripetas que aglutinan al sujeto con otros, o lo segregan de sus com- pajieros. Fuerzas basadas en necesidades psicolégicas persona- les. El mero hecho de que percibamos la posibilidad de pertenecer a un grupo hace surgir en nosotros unas necesidades, de caracter no biol6gico, que nos empujan desde el interior con fuerza, y que han sido Ilamadas con muy diferentes nombres. Necesidad de ser acepta- do, necesidad de seguridad, necesidad de comunica- cién profunda, de pertenencia a alguien’ o algo, necesidad de ser algo mds que yo mismo. Todas esas necesidades son de hecho fuerzas que el grupo suscita © resuelve, encauza o desvia, o quiza hace conflictivas. Son fuerzas que podriamos llamar intrapersonales (por contraste con las interpersonales que deciamos antes), que estan en mi interior porque existen otras personas, pero que no me ligan directamente a ninguna de ellas. Fuerzas grupales generadas por la historia. Es respon- sabilidad del psicoandlisis haber descubierto el poder dinémico de las experiencias habidas en el primer ~ grupo al que se pertenecié en la vida y que es la fami- lia. Estas experiencias estén depositadas en la reserva del inconsciente, como si fueran antiguas grabaciones que todos tenemos de nuestro pasado més remoto. Las grandes vivencias de nuestras primeras relaciones, con aquella persona’ imprescindible que fue la madre, con aquella otra polémica que se llamé padre, con los her- manos, permanecen vivas en lo profundo de todos los DINAMICA DE GRUPOS CINCUENTA ANOS DESPUES hombres y mujeres de este mundo, Ser-comunes a todos nosotros, que el grupo, con su presenci, imaginativam, encia, es cay imaginativamente ‘en la fantasia paz de despertar y en el recuerd todos. Podemos amar a estas fuerzas, que proviensa Stupo en su conjunto, fuerzas grupales, EL grupo es sobre todo un lugar donde se viv x are ‘nas experiencias infantiles. Es como una nueva basiece a que: fuerza a que se reproduzcan los conflictog rias individuales. Confli t ti 1 . Conflictos que ene Joes matics, Peto que una y otra vez reenonenn s la castraci i i Ia repeae ‘acion, la dependencia, la tivalidad, Esevidente que sobre un individuo operan también fuerzas ‘en antiguas Tgo es éste un campo ck Poco explorado - al menos de modo explicito - por la dinate fuerza: i ic s son importantes, pero requieren otra forma de abordar- se que la mas humilde de una dinémica de grupos: 3. Tres puntos de mira.desde los que contemplar el grupo. Si prescindimos de las fuerzas que Mamariamos “el contenido” considerar la importancia que, de una dindmica de gtupos, tien de fuerzas restantes, Son Jos tres de dar.razon de lo que sucede que originan las ideas (lo del grupo), podemos Pasar a para el planteamiento basico ela existencia de los tres tipos capitulos de porqués capaces en un grupo cualquiera. Y, precisamente por son poderosas activado- LOS GRUPOS SON UNA LUCHA DE FUERZAS PODEROSAS Gualquier trozo de relacién en grupo tiene siempre causas iiltiples. Pongamos un ejemplo: 4. Durante una reunién del cuerpo docente de un Colegio, llega un momento en que, tras larga discusién sobre si la subvencién de este. aio {varios millones) se ha de dedicar a aumentar el sueldo " dé los profesores 0 a construir un laboratorio de idiomas, se llega al siguiente didlogo: “ «2 Mr. Smith (profesor de inglés}: Yo creo que aqul todos piensan que aprender inglés es aigo secundario, cuando en realidad es, y va a serlo cada vez mas, de primera necesidad para los estudiantes... Marta (profesora de mateméaticas): Usted es soltero, ¢verdad? Director: Por favor, no discutan, no discutan ahora, quiz4 lo mejor ”~ ‘serfa que todos nos tomésemos unos dias para pensarlo. “Marta: Qué tonterla, tu siempre con tus componendas. Quiz te molesta‘que se vuelva a hablar de reivindicaciones salariales... Juan (profesor de historia, hablando sin ninguna ironfa): Desde luego los idiomas son tan importantes... Mr. Smith: éVeis, veis como no soy yo sdélo? Esta pequefia pieza de relacién entre personas 0 suceso grupal, puede considerarse como determinada por fuerzas que ligan las personas unas a otras. Fuerzas de las que hemos Ilamado antes interpersonales: Ahi esta operando probablemente Ja simpatia de Juan por Mr. Smith, y la antipatia de Marta por el mismo (z0 es su manera de.demostrar al exterior que-no le es indiferente?). La proble- matica relacién de Marta con la autoridad, que salta en cuanto encuentra una ocasién de rebelarse. El estilo peculiar de lide- razgo del director, que pretende ser democratico a su manera. Puede a su vez considerarse determinado por las necesida- des psicolégicas individuales, es decir, por fuerzas de las que ~ hemos Ilamado antes intrapersonales: la necesidad de presti- gio de Mr. Smith, que tiene una asignatura poco estimada por sus compafieros; la necesidad de independencia de Marta (jo su necesidad de recibir atencién de un grupo masculino?); la necesidad de seguridad por parte del director, y de verse libre del miedo a ver en peligro su modesto poder en este grupo. DINAMICA De GRUPOS CINCUENTA ANOS DESPUES LOS GRUPOS SON UNA LUCHA DE FUERZAS PODEROSAS. Como también . sittzacién global Gop temas considerarlo determ: « En el caso de que adoptasemos uno de los tres puntos de vista,’ tendriamos ojos para todo un tipo de fenédmenos, de entre los que suceden en el grupo, y dejariamos de lado, o casi, todos los demas. Porque siempre que adoptamos una postura estamos condicionando nuestra percepcidn. Y eso aun en el caso de que supiésemos que existen también otras fuerzas que reclaman nuestra atencién y que no pueden ser olvidadas. Aunque no lo reconozca, todo aquel que trabaja itd ad is acuerdo con su historia personeh one actitudes profundas de con grupos suele guiarse por el esquema anterior de una desmoralizado por el poco presti it de ‘ae! grupo esté un poco i manera muy personal, y siempre coloca al grupo, represéenta- 8) que goza hoy en dia la _ do por el tringulo que hemos dibujado mas arriba, como un ensefianza, es decir, por un Podemos decir i doconntee en el grupo se deb mos ya fijandonos tracin social. gue cuando consideramos que lo que pasa ea un determinado tipo de fuerzas, esta- cada caso en fendmenos muy distintos: * fuerzas de orden interpersonal en el * fuerzas de orden intrapersonal en el Iceberg, con uno de sus vértices emergiendo de la superficie, y los otros dos ocultos en el trasfondo. Esto, que es verdad ‘incluso para cada intervencién que un animador de grupos realiza a lo largo de su trabajo, lo es también para las diferen- tes orientaciones tedricas que la dinamica de grupos como método de trabajo ha adoptado a lo largo de sus pocos afios de historia. Unas se fijan mas en lo que sucede en los grupos como consecuencia de las fuerzas interpersonales, otras mds en lo que se debe a fas fuerzas grupales, y otras en‘el interno mundo de lo intrapersonal. Nadie es del todo neutral, y cada uno adopta un punto de mira para entender lo que sucede. Este punto de mira determinara en cada caso, los objetivos que se proponga alcanzar y los instrumentos de que se sirva para lograrlos. caso primero i segundo . ‘uerzas de orden grupal Propiamente dicho en el tercero. S$ como si pudiéramos adopiar puntos de mira distintos Para contemplar el . siguiente tridngulos ferreno de juego representado en el Punto de Vista Interpersonat Resumiendo. *Podemos observar que, si no de una forma estricta- mente paralela, si es verdad que hay tres tipos de fuer- zas que operan en todo grupo: fuerzas interpersonales, fuerzas grupales, y fuerzas intrapersonales. * Estos tres tipos de fuerzas dan lugar a tres puntos de vista acerca de cémo concebir lo que es un grupo y cémo trabajar con él. Punto de Vista Intrapersonal Punto de Vista Grupal DINAMICA DE GRUPOS CINCUENTA ANOS DESPUES *Serén tres orientaci di n aciones en dindmica de a DH r a grupos Hi gener viva la antigua polémica entre institucione it isang ividualistas. Quiz4 Io que mas diferencie a S orientaciones existente i i e Ss en dinami dio’, neces @ Considerar por Separado, soo que ponen en lo estri ti " Pal 0 en lo més directa Auncere ao mente personal. A puede habiar hoy dia di iémicg. Hee ala de verdadera polémi istéri. camente las distintas es ic glen on S r cuelas han ido surgiend gonciag ann Sine 5 reps csbuesta a distintas. on Se histéricas. Ho is de nuestras aspiraci i rier en Una Plraciones Seria encontrar si i, ader Pueden complementarse y combinar sus objetivo EL CAMINO AMERICANO HACIA EL EXITO. EL PUNTO DE VISTA INTERACCIONAL America, America God shed His Grace on Thee! Himno popular. La primera escuela de dindmica de grupos que aparece en la historia es‘aquella que, cuando piensa en un grupo, piensa en un lugar donde las personas se relacionan entre si. Usando las mismas palabras que empledbamos en el capitulo anterior, és una forma de trabajar con grupos que’ se interesa sobre todo por los fenémenos interpersonales en el grupo. Vamos.a ‘amarla, aunque el nombre sdlo se justifique mas tarde, Enfo- que Interaccional. 1. La Historia. Tenemos que trasladarnos a los primeros dfas de Agosto de 1946. Hace calor-y muchos han marchado de vacaciones. Todo invita a ello. El recuerdo de Jos afios de la Guerra Mun- dial esta muy reciente, y hay muchas cosas que'celebrar. Ei DINAMICA DE GRUPOS CINCUENTA ANOs DESPUTS En esos di i omit, soe, se poeteaba el aniversario de la primera deo Penton se Bn ° Pais (nos estamos refiriendo a ios Esta- ‘ Tica, naturalmente) existi, i aa 9S Ic J xistia un clima de ee ca nds una guerra mundial, y de “manos a la obra” comenzar la construccién de un mundo nuevo, Habia habia vivi, gran pore un permanente estado de crisis, causado en ante Pe nas relaciones Sociales ¢ interpersonales abe- eee, € aue todo necesitaba un lavado de cara. Atrés fracasos, sulcidios youl Eee rape das Yor otal ns sospechadas. surgir y en algunos casos morir) de unas ideologies tae mn : Agresivas y monoliticas como el fascismo, el nacismo, ° el sido sino la culminaci fi i6n catastréfica de Ac un largo pro descomposicién de las relaciones entre los hombres seso de cien am one momentos se comienza a constatar que todas las § fan experimentado un impulso muy notable, a Investigacion de la Dindmic [ } ‘a de Grupos en chusels Institute of Technology, de Boston, BEUU) Ase ‘ ic este Instituto se ha colocado a uno de tantos psicélo 3s ale rece ue se han isto expulsados de su pais por el enor, 1 2 Ge Ser judios, Su nombre es Kurt Lewin, ou ave neon hacer ge 8 teoria y la practica del Wtabajocna © de estudio aparte, dentro de la psi fe Kurt Lewin no era un psi > socie edicdba nl oon c un psicdlogo social. El se dedicab: gio de Be personalidad, en el clima propicio de Berlin, te ‘a psicologia de la i ‘ laboranda la llamada escuela de la estat sien ae estaba n equipo de investigadores a'las 6rdene n > inve ‘enes de Kurt Lewii ceria lun seminario de verano én el New Britain Teachers ge dirigido a ensefiantes, funcionarios Ptiblicos Nas interesadas en las ciencias sociales, en el que se proponian Ryd EL CAMINO AMERICANO HACIA EL EXITO indagar las posibilidades de los pequefios grupos como posi- bles instrumentos de cambio personal y social, y por tanto como posibles medios de solucién para innumerables proble- mas candentes de la sociedad. EF) objetivo del cursillo era al » menos doble. Uno, mas practico, consistia en formar personal ‘-especializado que pudiera un dia dedicarse a la delicada tarea de’ solucionar los muchos problemas intergrupales que tan frecuentes parecian ya en la Nueva Inglaterra de aquellos dias. Se pretendfa formar equipos de mediadores entre gru- - pos raciales, y personal que pudiera servir de ayuda a grupos de'trabajadores de todo tipo. El otro objetivo era més teérico: Kurt Lewin y sus compajfieros querian llegar, por medio de técnicas de observacién adecuadas, a desarrollar un mejor conocimiento de cémo funcionan los pequefios grupos, y de qué técnicas son las mas idéneas para hacerlos funcionar mas eficazmente. Podemos decir que en el seminario de Agosto de 1946 habia tres tipos de personas: El equipo investigador del M.E.T. al mando ‘de Kurt Lewin, lider indiscutible, del que formaban parte algunos hombres que luego han Ilegado a ser grandes psiclogos sociales, como Morton Deutsch. El equipo de monitores, que iban a ser los que llevaran de hecho los pequefios grupos de discusién que se formasen: Estos eran tres, cuyos nombres ya van a estar ligados para siempre al movimiento de dindmica de grupos: Kenneth Benne, Leland Bradford, y Ronald Lippitt. Los tres habian tenido experiencia anterior en tareas formativas de adultos: Benne era un especialista en filosofia de la educacién, y, como los otros dos, habia trabajado recientemente en desa- rrollar métodos de trabajo en grupo que ayudaran a superar a sus victimas los efectos de la depresién y la guerra. Brad- ford se habia sefialado en Ja organizaci6n de cursos para la formacién de profesores que trabajaban en zonas deprimidas. Y Lippitt ya era un famoso estudioso de los grupos y su entorno. ' : RX} DINAMICA DE GRUPOS CINCUENTA ANOS DESPUES. El tercer tipo de personas del seminario eran los partici. ane apovinae eames en ayo en f ‘uenta, Estos participantes - uno de los tres monitores a la cabeza cad. a - tres Brtpos de orale ave’ iban a ser la verdadlera piedra do ttes tel ¢ ‘ursillo. En opinién di i i tituidos en observadores Flurante “odo eh actors oe Brupos eran verdaderamente eficaces, irfan evolucionando, a lo largo de las discusiones que se iban a organizar, hasta Tk gara ser unidades con entidad propia cada vez mas cohesio- nadas. Y asi ©8508 grupos irfan constituyéndose en “unidades le cambio independientes”. Esto hacia que para el equipo organizador fuera de igual importancia “lo que en los a sos se decfa” que “lo que en los grupos pasaba”. Lo primero satis. faria su i i i ie u interés pedagdgico, lo segundo su interés investiga- Precisamente porque el equipo investigador, moderado- tes y cientificos, estaba muy interesado en lo que pasaba en los grupos, decidieron reunirse todas las noches para com- partir y discutir sus observaciones. Era la hora de después de cenar, y el clima se distendfa. Cualquier observacién ue a alguno se le ocurriera se podia manifestar en voz, alta, y Kart Lewin la celebraba como una aportacion importante. El con su falante de neoconverso a la democracia, consideraba siem- pre bienvenidas las ideas de sus colaboradores. Fue en una de estas reuniones donde surgié el que podemos con toda justi- cia Hamar suceso fundacional. Lippitt, en una entrevista Kurt W.Back, lo narra as{ (1973): seen “Una noche tres de los participantes, casual Jesoras de enseftanza media, ae no se habtan ido: neasa ttn feomaron sus cabezas por la puerta preguntando si les deja. ios entrar, sentarse, y mirar. Kurt (Lewin) se mostr6 al Principio un poco confuso, pero, cuando todos pensdbamos que les iba a decir que no, se salié con un “por supuesto, entrad y sentaos”. Y todos nosotros seguimos como sino hubiera pasado nada, y ellas no estuvieran alli, Pero al poco tiempo salié en Ia discusién el nombre de una de las tre, y EL CAMINO AMERICANO HACIA EL EXITO comenzaimos a hablar de su conducta de ese dia. El monitor del grupo y el investigador-observador tenian opiniones un poco diferentes sobre lo que habia pasado, y comenzaron a dar cada uno sit version. En esto la chica comenzé a agitar- se y, sin poderse contener, salté con que las cosas no habian sido exactamente asi, y dio su propia versién. Kurt Lewin se interesé mucho por estos nuevos datos, los puso en la piza- rra que alli tenfamos, y empez6 a teorizar a propdsito de ellos, Todo esto volvié a repertirse cuando en nuestra discu- sién se vino a nombrar a otro de los tres polizones. También esta chica parecié que tenia una visién muy diferente de lo que se estaba hablando cuando aquello de lo que se trataba era un hecho en el que ella habia participado como parte acti- va. De nuevo Lewin se interesé mucho por estos nuevos datos, que originaron una discusién muy viva, e hicieron que al final las tres participantes pidieran poder asistir a la misma discusién el dia siguiente. Lewin no dudé un momento (mds bien éramos nosotros los que tenlamos dudas): podian venir, A la noche siguiente tueimos allt a los cincuenta partici- pantes. Aquello se habia convertido en lo més significativo del dia: un rato en el que se revisaba y se daba feed-back acer- ca de lo que habia pasado a lo largo de la jornada. Una noche, cenando juntos una hamburguesa, Kenn Benne, Lee Brad- ford y yo, hablabamos ya de una cosa que nos aparecia como evidente: nuestras observaciones en voz alta hechas en esas sesiones, cuando eran de determinado nivel, se contituian en punto de partida para que las personas reorganizaran muchas de sus percepciones, cambiaran sus actitudes, esta- blecieran ciertas conexiones importantes entre el mundo de sus actitudes y valores con el de sus intenciones y su con- ducta”. Probablemente cuando Kurt Lewin permitié la entrada a sus primeras e imprevistas invitadas, no sospechaba que el mero hecho de escuchar cémo se hablaba de ellas en ptiblico, 1. Back.K.W,, Beyond Words, Penguin, Londres, 1973. sis} A'DE.GRUPOS'CINCUBNTA ANOS DESPUES de aquellas chicas. et las'anotaciones que sobre ellas habia tomado el iba a-tener consecuencias muy dramaticas en la Las-discusiones comenzaron a hacerse interminables. A EL CAMINO AMERICANO HACIA EL EXITO os, disefiado por Benne, Bradford y Lippit. En él se supri- jnfa toda actividad - con pequefias excepciones - que no reprodujera las reuniones de después de cenar que tanta impresién habian causado el afio anterior. los pocos dfas todos los participantes en el cursillo habian .° Iba a ser un curso paraacadémico, que se tendria en Bet- portamiento y acerca de lo que un grupo ¢s y puede dar de si. El equipo de Kurt Lewin parece haberse dado cuenta bien pronto de que habia hallado un “nuevo y poderoso medio de aprendizaje y educacién”: “Cuando se enfrenta a los miembros de un grupo con la rea- lidad de su propia conducta y sus efectos en los demés, de una manera més 0 menos objetiva, y sobre todo cuando se logra que los miembros de un grupo piensen y acepten de modo no defensivo los datos que se les proporcionan, se les lleva a lograr un profundo y significativo conocimiento de st mismtos, de como reaccionan los demds ante ellos, yde la rea- lidad del grupo humano en general’, La intuicién era clara: tratandose de las relaciones huma- nas, como de veras se aprende no es leyendo interesantes voltimenes 0 escuchando sélidos razonamientos sobre lo que es la comunicacién humana y sobre lo que pasa en un grupo que funciona bien. Lo que hay que hacer es funcionar real- mente en un grupo, y luego reflexionar sobre lo que en él pasa. Y a ser posible no esperar mucho a hacer esa reflexién. iNo sera posible mezclar realidad y reflexidn, y comenzar a asimilar directamente y en el momento lo que de hecho nos esta pasando? En realidad se puede decir que de este cursillo de 1946 surgi6 el plan de la primera experiencia de dindmica de gru- 2. Benne, K.D., History of the T-Group in the Laboratory Setti 'y Setting, en Bradford, [.., Ed., T-Group Theory and Laboratory Method, J. Wiley, ‘Kew York, 1964. p. 83. Hay traduccidn espafiola en Paidos, Buenos Aires, 1975. RI comenzado a asistir a ellas en su totalidad, y afirmaban estar recibiendo alli grandes ensefianzas acerca de su propio com- hiel (Estado de Maine, al norte de los Estados Unidos) en los Idcales alquilados a un Colegio de Segunda Ensefianza, la Gould Academy, durante el verano de 1947, En él los grupos reflexionarian sobre su propia conducta, cifiéndose al maxi- mo a comentarios sobre los sucesos internos y externos del aqui y el ahora. Se iba a organizar un curso constituido por varios grupos dedicados, todo el dia, a contemplar su propia vida. Es decir, a vivir y contemplar las fuerzas que fueran sur- giendo, su propia dindmica, y aprender asi de ella para la vida. Kurt Lewin, muy interesado en el proyecto, no pudo asis~ tir a la cita de Bethel, pues habia muerto a comienzos de ese mismo afio. Su entusiasmo organizador e investigador lo recogeré la asociacién N.T.L. (National Training Laborato- ries), fundada en el mismo afio de su muerte, y que va a monopolizar durante casi diez aitos las actividades en el campo de la dindmica de grupos en Norteamérica. Pero el nombre de Kurt Lewin, como el del pueblecito de Bethel, quedarén para siempre unidos al impulso inicial del método de trabajo Ilamado dindmica de grupos’. 2, La situacién sociolégica y el problema de los objetivos. Situemos la dindmica de grupos interaccional en sus coor- denadas espacio-temporales. Nace en América, y al final de la segunda guerra mundial. 3, Todavia en el verano de 1971, cuando el que esto escribe llegaba a Bet- hel, para participar en el curso para profesionales en Sensitivity Training (IPLE), de mes y medio de duracién, seguta vivo el espiritu de los pri- meros fundadores. La hija de Kurt Lewin, Mimi, curiosamente, era una de las participantes en las actividades de aquel verano. 7a DINAMICA DE GRUPOS CINCUENTA ANOS DESPULS América, el pais mas . 7 poderoso de su ti arda ati Profunda fe en su modo de vida, en la célebie Are ori a aun of life”, que tanta confianza pone en la liberta joan Way democraticas propias, reci i ne Propias, recién revalidadas Por el triunfo de la dor rene Estados Unidos es, efectivamente, el Pais vence- prope na om aon gee la conviccién. Popular, gracias a las lemocraticas. 3No { cés i fo veneer a ines oer 'S. No es asf cémo ha podi- Buroee) Potencias autoritarias del centro y sur de Se glorifica todo lo ave Signifique integracién en grupos, social : ue hagan caminar hacia objeti : Ghicecia. El anrericano medio esté empefiado en oe bon ee sca orl ee Beubos Prestigio, status, y éxito, Se podria Seat my América es un lugar feliz no de rom as, a donde iy noha 4 \ ya humana. por los fenémenos de la interaccién cud gg,Problemas fundamentales con log que se encuentra el medio son de adaptacién: ¢Cémo lograr que esta funcione atin mejor? gCémo hacer Para EL CAMINO AMERICANO HACIA EL &XITO. trabajo eficaz y a los principios democraticos ha ganado una guerra, y ahora quiere seguir por los caminos de la prosperidad’# La segunda cita relaciona todavia mds reflejamente esta ituacién general sociolégica con los propésitos de la dindmi- éa de grupos. Pertenece al manifiesto leido por Matthew B. Miles en el Congreso de Psicologia Aplicada de Copenhague en 1961. Dice asi: “En sociedades urbanas, industrializadas, desarrolladas, es necesaria una sofisticacién en el tratamiento de los fend- menos sociales. Las organizaciones formales, las volunta- rias, la familia misma, requieren hoy mayores aptitudes, més sensibilizacién social, més trabajo creativo en compa- fiia de otros, y sobre todo unos nuevos conocitientos y actitudes. Todo lo cual implica reeducacién del hombre adulto en mayor 0 menor grado, La dindmica de grupos viene a ser una respuesta a estas necesidades de orden general”. Los objetivos de este tipo de dindmica de grupos tienen que ver, pues, desde el principio con perfeccionar el funcio- namiento de grupos reales existentes en la situacién histérica del momento. Ahora bien, como este perfeccionamiento sélo se puede llevar a cabo por personas especialmente entrena- das, hay que elaborar un método de reeducacién y prepara- cién del hombre adulto para esta tarea. Bethel es el lugar mas adecuado para Ilevarla a cabo. Se puede decir que simboliza el mundo de actitudes y valores que se manejan. Bethel, lugar apto para vacaciones de gente con recursos, rodeado de enormes rios y maravillosos paisa- jes, dice bien claro qué debe entenderse por eficacia, por per- feccionar el funcionamiento, y por nuevo orden social. 4, Ver al comienzo del libro de Siroka, R.W. et al., Sensitivity training and Group Encounter, Grosset Univ. Library, N.Y. 1971, P. 4ss. Los autores seftalan con rasgos muy precisos las caracterfsticas socio-historicas del momento en que nace la dindmica de grupos. DINAMICA DE GRUPOS CINCUENTA ANOS DESPUES Es interesante notar f ti que ya en el Laboratori Brio de trabajo en que se aprendia mds queen nines oie sees lama pr pethel BST-Croups. Y B87: eran ins inieis ras inglesas “Basik Skill Training” Si , Pues, de &rupos en los que el objetivo era Gjercitar ‘unas “hope “aguel que posee una especi . tar ncectate special lucidez (awareness) para cap- Progreso social, que es capaz de diagnos- 80, que puede planear de las relaciones humanas, tiene resortes para Hevarlo a ie fos rosa le efecto, y posteriormente para evaluar David H. Jenkins recoge formadora de la dindmica te grupose “A 7 . a i" cae de es any tiene sentido la Pregunta de si con- la dindmic mosetnes mica de grupos, La pregunta, para mos con grupos, es ésta: +| icjor la dindmica de los gru- Pos nos puede evar a hacer mejor nuestro trabajo”*. 950 esta misma misién y cémo cuando una perso- lementario queda afectada manejar los secretos de esa que se llama cooperacién. ‘) que tiene el com, | por ello, y, por fin, la capacidad par forma de actuacién no competitiva 5. Lakin, M., Interactional encounter, McGraw Hill, NY, 1973, pag. 8 ” NY, 1973, pag. 8 ss, 6. Jenkins, D, is i nae mtcalo se ede slynatnies?, . Adult Education, Abvil 1950, ‘opment, publicio por NIL, Washington, 1oeh ea UP eve EL CAMINO AMERICANO HACIA EL EXITO Asi dice un folleto tipico de propaganda editado por NTL. . “Uno de nuestros principales objetivos es el de lograr una mejor relacién interpersonal en los roles que cada partici- pante desarrolla en su trabajo, en la sociedad, en Ia familia. Nuestros objetivos comprenden el lograr la mayor satisfac- cién personal del uso mds completo de las propias capacida- des, y la mayor efectividad operativa de la organizacién a la que ese individuo pertenezca. Las actividades que se desa- rrollaran durante la experiencia de este Laboratorio se irdn combinando para que todos experimenten formas més efecti- vas de aprender y nuevas formas de comportamiento” (1965). Una formulacién mas sistematica de los objetivos que la escuela interaccional pretendia al plantear sus dindmicas de grupos es la que hace la misma organizacién N.T.L. al revisar sus seis primeros afios de trabajo. La extractamos en lo fundamental: Es verdad que N.T.L. pretende comunicar con sus métodos una forma cientifica para resolver problemas de grupos. Pero esto implica una serie de actitudes, conceptos, sensibilidades perceptivas y aptitudes para la accién, que han de ser apren- didas simmulténeamente si el cambio quiere ser efectivo. Por eso se podrian formulary nuestros objetivos de la siguiente manera: 1. Que los participantes comprendan el proceso que sigue un grupo al resolver los problemas que le van ocurriendo, y ala vez que comprendan las dificultades que lleva consigo el hecho delicado de tomar decisiones en grupo. 2. Que lleguen a entender qué fuerzas condicionan la con- ducta de los miembros de un. grupo, y qué fuerzas empujan o estorban la marcha del grupo como tal. ¥ 7. Se puede ver la relacién DINAMICA DE GRUPOS CINCUENTA ANOS DEsPuss 3 . Que comprendan cudles son las mejores condiciones para que un grupo madure, y asimilen la metod tica que facilita ese desarrollo del grupo, etodlogta pr. 4 Que comprendan bie; ic “ n los conceptos, siempre tan poco claves, de liderazgo ¥Y autoridad, y la relacion que existe one 08 conceptos y el funcionamiento verdaderamente demo- Cratico de las relaciones humanas, 5. Que comprendan la is relack entorno social mis ampli eines nite grupo y el 6. Que capten las interrelaciones entre i ada mie indi- vidual y el grupo como conjunto. one entra ini 7. Que se hagan cargo de forma efectiva de los efectos que tiene el 10 sal imic indi wen Srupo sobre el crecimiento personal de cada indivi- 8. Que comprendan la teorta, los principios, y la investi- Sacion que se ileva a cabo ai besos sens cerca de la estructura y los pto- 9 Que consigan la habilidad necesaria Para usar todos estos conocimientos, de forma ic , prictica, cuando les corres- Ponda llevar sobre st el papel de lider en la vida diaria? de objetivos que hace la comisié, \ m de NLL. Publica con a ilo Theory and Method in Laboratory Training, ue < ipitulo en el libro de Inwit : Schein, Issues in Training; NTL, Washingt, en PASE EL CAMINO AMERICANO HACIA EL EXITO Resumiendo. * La dinamica de grupos de direccién interaccional surge en un contexto docente, de manos de profesores uni- versitarios, y con propésitos de investigacién, lo cual le avoca a poner especial atencién a los problemas de aprendizaje. Entendiendo el término aprencizaje como 'a asimilacion de unos conocimientos, actitudes y habi- lidades determinadas. * El entorno sociolégico le comunica una “moral de éxito’ y le impulsa hacia una actuacién de evolucionis- ial sin rupturas, de perfeccionamiento de lo que ya de por si es considerado como bueno y exitoso, con la casi conviccién de que es posible la utopia. * Esto delimita unos objetivos utilitaristas, funcionales, y condiciona el reclutamiento de asistentes, que pertene- cen fundamentalmente a los estamentos dirigentes de la empresa industrial, politica, religiosa 0 educativa. * Dinamica de grupos es “un método particular de edu- cacién de adultos’ que logra no solamente hacer com- prender, sino asimilar el ejercicio de las habilidades practicas necesarias para ia conduccién de grupos de manera humana y democratica. *Todo esto hace que el ienguaje utilizado, el aparato conceptual, y la metodologia, sean los propios de la Psicologia Social y la Pedagogia, y se hallen bastante alejados de los de Ia Psicologia Clinica. HERRAMIENTAS PARA TRABAJAR. INSTRUMENTOS CREADOS POR LA DINAMICA DE GRUPOS INTERACCIONAL La dindmica de grupos de orientacidn interaccional, usa unas herramientas de trabajo muy peculiares. Algunas de ellas pasaran, practicamente sin modificacién, como esas poe- sias que hacen fortuna, y que luego el pueblo canta’sin cono- cer al autor, a cualquier otro tipo de dinamica de grupos que se practique en el futuro. Otras, mds o menos discutidas, le seran mas exclusivas. Vamos a comenzar por describirlas con detalle. Los nom- bres pueden resultar Ilamativos en un principio, pero son importantes potque expresan algo del espiritu que se les quiere infundir. La primera palabra interesante es la palabra “laboratorio”. Con ella se designé muy desde el comienzo la principal forma de actuar de la dindmica de grupos, ¢ incluso pas6 a simbolizar a todo este método de trabajo. , 1. El concepto de Laboratorio. La palabra “Iaboratorio” estA tomada de las ciencias empiricas, y pretende indicar un método de trabajo serio y objetivo en-el que se da una observacién controlada de los DINAMICA DE GRUPOS CINCUENTA ANOS DESPUES objetos que se estan estudiand i t est lo. La psicologia, sigui emp de! fa aie yde 3 Quimica, habia fundade um Loa. 0, ‘a, en Leipzig en 1879. Pero en él estudiaba era mw i jos, ti Peace an tna my paccial Reflejos, tiempos de reaccién ante ambicién de I: ¥ su manera tan compleja de telaci narse con los demas, er esto ene nese con is. Y, por supuesto, hacer esto en un Pero en un laboratorio el psi r psicdlogo que observa y h moti ge cb bermanecer neutral. Y en el tema comy ro. metide ae j ine ceptors humanas la neutralidad es poco r 'e. Ni nadie es capaz de i sible cuando se sabe obse: in cuando aaa tvado, ni nadie id otros hombres que se i 1 s puede pene cornet q relacionan entre ellos puede permane- Lo ocurrido en Bethel en 1946 di 6 dio la pista para encont un muevo método de Goercarse al quehacer psicologice pare ; u “ - en un grupo solamente tiene acceso enél, Hcemos un cursillo i ble la observacién dir i s de objetiviced ecta, 2 tie, lie esos honor ‘#, Seria y con garantias de objetividad De esta manera pasa ahi C ; ablarse de la organizaci cussillo, sino de un Laboratorio. En d inamica de etpos ee ri’ ica un método de trabajo is - dad de ser aman yo en que existe la oportuni- taneamente observador tic Proceso de que se trata yen el ione la oporiinicad se p 0 que se tiene la oportunidad d experimentar” en condiciones ideales, i fe : $ en la conducta (que en este ca: propia conden) cambies sO qué sucede como resultado. os! Propia conducta) Paraver Lo tipico del laboratorio ya que impro- HERRAMIENTAS PARA TRABAJAR Un laboratorio suele constar de cinco o mas dias de traba- jo, y normalmente se desarrolla en régimen de internado. En un laboratorio tipo participaban, muy desde el comienzo, unas cuarenta personas, que para muchas de las actividades se divi- _dirian en grupos menores, de unas diez personas solamente, Un laboratorio (frecuentemente llamado después en algu- nos paises “taller”) consta de diferentes actividades, que vamos a describir a continuacién. 2. El T-Group: el grupo pequeiio. Dentro de un laboratorio el principal instrumento empleado es el llamado desde muy al principio T-Group, heredero directo del primitivo B.S.T. Group, que antes ya mencionamos. El T-Group es un grupo formado por un pequefio ntimero de participantes, entre ocho y diez, que se retine con el pro- pésito de lograr aprender algo importante, utilizando para ello los datos que el mismo grupo crea, y no los que recibe de fuera. En este grupo un moderador ayuda a interpretar lo que va sucediendo, y a ir asi leyendo el libro que con las conduc- tas de todos se escribe minuto a minuto. La organizacién NTL, popularizé en los paises de habla inglesa el nombre de trainer para el moderador de los pequefios grupos en esta escuela: es decir, entrenador. En realidad el nombre T-Group le viene a este tipo de grupo de la palabra inglesa Training (Training- Group). Es un grupo de entrenamiento. Entrenamiento en las habilidades necesarias para ser mejor participante o incluso autoridad en cualquier grupo de personas. ‘Vamos a describir cémo son estos pequefios grupos: 2.1, Una situaci6n ambigua. El pequefio grupo de Bethel pretende crear un vacfo. Cual- quier grupo de los que movilizan nuestras energias cada dia tiene un contenido, un tema de que hablar, unos objetivos cla- DINAMICA DE GRUPOS CINCUENTA ANOS DESPUTS Tos que perseguir, una Pequefia estructu yarse. Cada miembro que lo constituye tt oe los demas, localiza facilmente a la sabe qué es lo que é ents 88 oe se puede y qué lo que no se puede hacer. acerca de lo que debe pasar Prefijados, ni una forma explici roles, ni normas acordadas ; Un T-Group puede siguiente: de antemano. perfectamente comenzar de ta manera Este grupo va a ser durante todos estos dias nuestro grupo pequefio. Nos reuniremos bastantes veces al cabo del on y Jo que tenemos que hacer aqui es sencillamente reladionarnos entre nosotros, ir, por ast decir, haciendo nuestra propia his- B i, porque yo ne iem- bro mis del grupo. Yo solamente intervene ‘cuando ona necesario aclarar algtin punto, 0 decir alguna cosa que ore va a ayudar al grupo en su marcha, ‘Tenemos hora y cuarto. yf gi . Podés a” Evidentemente esta situaci los patticnantan ‘ituacin hace aumentar la ansiedad de dos interiores” yaq vez, al no haber ningtin tema eg} centre el interés de todos, la atencién de cada uno, i emente, se focaliza en el Proceso de telacién entre unos interna en que apo- e suele saber qué esperar 8 figuras de autoridad, y HERRAMIENTAS PARA TRABAJAR con los demas miembros del grupo, una especie de cultura comtin. Un sistema nuevo de relaciones interpersonales. 2.2, Aprender a colaborar. con una cuestion vital. Todos estamos atrapados en un grupo que no entendemos, en el que la apariencia es de algo cerca- no al absurdo, Hasta qué punto estas dispuesto a participar en el proceso de aprendizaje y cambio que es este grupo? éCual es tu capacidad y tu dificultad para colaborar en la construccién de esta realidad nueva que esté naciendo? La ventaja que tiene esta situacién sobre otras de la vida, es que permite correr mayores riesgos sin peligro; uno puede ensayar formas de actuacién que normalmente le resultan dificiles, ya que se siente protegido por la “situa- cin de laboratorio”. El laboratorio es algo provisional, y en cierta manera artificial, en la que todo paso puede ser revi- sado sin especiales implicaciones para la vida diaria. Aqui, en este pequefio grupo puedo ensayar, por una vez, a ser mis agresivo en mis afirmaciones. O a dejar de lado mi timi- dez. O a oponerme a la autoridad (al que lleva el grupo). Puedo, abiertamente, decir que no entiendo, o que, sencilla- mente tengo miedo a manifestar lo que realmente estoy viviendo. Son las ventajas de haber creado una verdadera isla cultu- ral respecto de la vida diaria. Las personas son desconocidas, Nadie tiene con los otros una historia pasada en comin (ni, mismo nuevo y ajeno al mundo diario del trabajo y la familia. Nadie ha dado instrucciones muy precisas de cémo hay que actuar. Todo invita al ensayo, al tanteo y el cambio. Y todo esto sin imposicién desde arriba, y al ritmo que cada uno se quiera fijar. Con casi todo confiado a la colabo- racién personal, que es la gran virtud que se quiere apren- der, . El pequefio grupo enfrenta a cada uno de sus miembros : presumiblemente, la va a tener en el futuro). El lugar es iia DINAMICA DE GRUPOS CINCUBNTA ANOS DESPUES 2.3, Feed-back, Una caracteristica que siempre se ha considerado impor- tantisima en el T-Group es que expone a cada miembro del grupo a la influencia de los dems. La principal manera de influjo de unos en otros que se da en los pequefios grupos es a través del llamado feed-back. La palabra feed-back ha llegado a tener cierta extrafia Ppopularidad a pesar de su aspecto barbaro, Significa, literal- mente, retroalimentacién, y podria ser descrita como aquel tipo de comunicacién que aporta datos a otra persona sobre el impacto o impresién que causa en los demas. Es una mane- ra de ayudar al otro a que se conozca mejor y modifique o controle de manera adecuada su comportamiento social. Cuando le digo a alguien, “iti manera de manifestarme afec- to y simpatia me asfixian un poco”, le estoy dando feedback, ya que le doy datos acerca de la impresién que produce en mi su manera de proceder, y le intento ayudar a modificar, en sen- tido positivo, su comportamiento. Se puede decir que un grupo practica buena comunicacién cuando en él se da abun- dante y eficaz feedback, ya que, en este caso cada uno esté al tanto de como se reciben y entienden sus mensajes, y puede ir averiguando cémo hacer para ser mejor entendido. El grupo pequefio, desde el comienzo, se preocupé mucho por ayudar a que las personas aprendiesen a darse y recibir datos unas a otras de forma adecuada. Es decir, se preocupé por que los participantes aprendieran a Proporcionarse unos a otros un tipo de feedback que ayudase a una mejor comuni- cacién, y no uno que hiciese més altas las barreras que ya existen comunmente entre los hombres, Un feedback, pava ser eficaz, debera ser: * descriptivo y no evaluativo (el insulto, 0 el cantarse las cuarenta son muy mal feedback), * concreto y no general, * que se ocupe de lo que puede ser cambiado y no de lo inmodificable (jqué mal feedback el que sencillamente HERRAMIENTAS PARA TRABAJAR dice “eres coja”! ;Qué puede modificar nadie en su coje- ra?), ji i duce, sino * que no deje pasar tiempo hasta que se pro a que se dé lo mds cercanamente posible a la conducta que lo ocasioné, * jue pueda ser validado por otras personas que tengan tambien algo que decir sobre aquello de que se trata. De nuevo el pequefio grupo pretende algo que no es facil conseguir en la vida diaria. El feed-back se silencia. No se da. El pudor aprendido impide que nadie se entere de cosas que importan tanto como que no se te entiende al hablar, que tus chistes no producen gracia en nadie, que lo que dices siempre resulta inteligente y util aunque no lo creas, o que tu presen- cia alegra el corazén. 3, Transmisién de teoria. Desde los primeros laboratorios la dinamica de grupos de orientacién interaccional creyé conveniente emplear, como parte de la experiencia de aprendizaje, el dar unas Pequenas charlas en las que debia transmitirse aquella teorfa gue resul- tara pertinente para la mejor inteleccién de lo que iba ocu- triendo. Benne! confiesa, sin embargo, que la transmisién de teoria se fue haciendo cada vez mas infrecuente, o al menos més limitada en el tiempo, a partir de 1954. Es verdad que casi nunca se eliminaron, en los laborato- rios més corrientes, algunas charlas dedicadas a transmitir contenidos conceptuales. Los primeros manuales de esta orientacién recomiendan, sintomdticamente, que se trate | siguiente tematica: . Algunos conceptos sobre el cambio social y personal. . Conceptos sobre psicologia de los roles y normas sociales. 1. En Bradford, LP, Gibb, .R,, y Benne, K.D,, op. cit., p. 102. DINAMICA DE GRUPOS CINCUENTA ANOS DESPUES ‘Teoria del liderazgo y sus estilos, ‘Teoria de la toma de decisione: i i tos do grape s y resolucién de conflic- Teoria de la comunicacién interpersonal. jin embargo en varias evaluac: iones efectuadas en los Si ari ‘ef cl Et Quizd ia raz6n de esta falta de integracion resida en al profundo: el moderador del Pequeéfio grupo es el que, f el caso, tendré que impartir esas charlas tan interesantes en mismas. Pero al hacerlo introduce una cierta ambigiiedad en* su papel. No era éste el observador del grupo, que: ai arente- mente no quiere sefialar metas, ni hablar como el ee ti autoridad? ;Cémo es que ahora expone con segutided nos contenidos bien estructurados que todos debemos recibir » asimilar? Pasar de ser profesor en unos momentos del Lab ratorio, a ser agente de cambio muy permisivo en otros, sucle introducir una cierta confusién nada productiva en. los ° Participan en el laboratorio. Por eso las intervenciones tear. cas han ido cayendo en desuso, y son cada.vez mas reves. 4, Ejercicios de sensibilizacién o de apoyo, rehen Bethel siempre se han usado ejercicios auxiliares que : etcen ‘a experiencia del grupo pequefio, Y que se conocen Popularmente con el nombre de ejercicios de sensibiliza- qui a todas esas actividades estructura- das, y propuestas i a por los organizadores de i que intentan de manera explicita: manera ditecte ~ Proporcionar un punto de vista nuevo desde el que observar determinados sucesos 0 relaciones interpe nales. me Hegado a» J Objetivo: Tamafio: Duracién: |' Materiales: Local: Funcionamiento: Frases incompletas: HERRAMIENTAS PARA TRABAJAR Crear un clima grupal de buena comunicacién compartiendo experiencias personales. Aprender a diferenciar distintos niveles de comunigacién, Pensado para un grupo de mas de doce personas. Con menos do doce se puede alcanzar una intensidad de comunicacion ‘mayor de la buscada. : Puede plantearse como un cuarto de hora previo a otras actividades del grupo {precalentamiento), 0 como una larga rounién de varias horas en la que el grupo llega a protundizar mucho. Hoja con frases incompletas pera iniciar conversaciones. Debe tener sillas movibles para que los miembros puedan sentarsé en circulo o circulos, El moderador debe adopter una postura directiva en lo que toca ‘a encauzar la conversacién cuando pase a ser demasiado tedrica y cuando crea que el tiempo debe repartirse ce forma més igualitaria, Pero debe ser rhuy permisivo para no evaluar, y para hacer sentir que cualquier intervencién es aceptable. Eligo una de las frases incompletas; y le propone al grupo para que hable de lo que les sugiera, Cuando esta frase se haya agotado, elegiré otra, y as{ sucesivamente. Durante ta ‘conyersacién procuraré reconducir siempre las intervenciones hacia lo personal, y separandolas de lo intolectual. ‘Tas un tiempo puede pedir que se hable de cémno se ha sentido cada uno comunicdndose a este nivel, y lo que ha significado intercambiar experiencias personales como se ‘ha hecho Puede acabar con una pequefa charla on la que se‘aprenda a distinguir entre un nivel de cornunicacién propio de los grupos de discusién, mas objetivo e intelectual, y un nivel més entocado hacia lo porsonal, analizando las consecuencias que tiene on el estado interior de cada yno. Los demds, frecuentemente piensan de mi que soy. Dentro de diez aiios yo:.. Cuando me descantrglo... Una cosa que me mofesta mucho ¢s,,. . La gerite que manda deberis... . Frecuentemente echo de manos en mi... 7. De mi me gusta mucho. . Mo oncantarla sor... |. Cuando era pequefofa... Una dl las personas qua mas me han influido ha sido... I. Me rosulta muy divertide cuando.. . Mi cuerpo me parace... . Lo que me pasa con ol otro sexo 68. |. Ami me quieren porque... . Cuando tengo algo que decir suelo... [AMICA DE GRUPOS CINCUENTA ANOS DESPUES ‘Ba er que suceda algo que parece conveniente Para la ““vida'del grupo en este momento, en el orden de la accién o del sentimiento + debilitar algdn bloqueo que de otra manera ib: pecer el progreso del grupo. raha entre Existen basic: i Sound at a | zacién: ‘amente dos tipos de ejercicios de sensibili- 1. Bjercicios_verbales, como escenificaciones, respuestag® b individual © colectiva a cuestionarios que se comentan ‘» después en parejas, en grupos pequetios, o de los que se tiene una puesta en comtin, ejercicios de comunicacién © de toma de decisiones sobre hechos reales, etc.. | 2. Bjercicios no verbales, como mantener la mirada, pro- bar la propia confianza dejéndose caer en los brazos de fos demas miembros del grupo, o cosas semejantes a Podriamos decir también que los ejercici ibili cién, pueden dividirse en instrumentados 9 no insta dos, segtin que usen Puramente el propio cuerpo y la propia Palabra, ° empleen objetos variados como vehiculo de comuni- cacién y simbolismo: una naranja que pasa durante el juego por Ser yo mismo, igual a si misma y diferente de todas las demas naranjas del mundo, un dibujo, una careta. (Ni que decir tiene que un exceso de instrumentacién en un ejercicio puede dar al taste con el objetivo de espontaneidad que pretende). _ ~onsecuente con su orientacién de base, es dindmica de grupos cultivé siempre con especial ieee ies Foote verpales. Con ello reflejaba su interés por lo racional y cs esha més que por lo inestructurado y més abierta- En un buen laboratorio los ejercici ibilizaci6: siempre estan en funcién de lo vivido. en is prupen an que. Hos, que son la experiencia primordial de un laboratorio. En el fondo lo tinico que intentan es aplicar sencillamente la teo- ria de que lo activo se aprende mejor que lo Puramente recep- HERRAMIENTAS PARA TRABAJAR tivo, y que es mejor practica pedagégica la que lleva a actuar primero para luego reflexionar sobre lo actuado. Este tipo de técnicas siempre Hevan, y més en el caso de trainers inexpertos, a una paradoja semejante a la que se daba con las exposiciones teéricas: Es verdad que el método de dindémica de grupos contempla como propia una escala de valores en la que la palabra Democracia ocupa un lugar pre- ponderante, y que quiere transmitir una experiencia de lide- razgo compartido. Y sin embargo, con ocasién de cualquiera de estos ejercicios, somete a los participantes en sus cursillos a una situacién de profunda dependencia y de liderazgo autori- tario. Durante el tiempo que dura un ejercicio de sensibiliza- cién casi todo lo que sucede, incluso los sentimientos de los individuos, est a la orden del que dirige la experiencia. Por eso es opinion de grandes expertos en dindmica de grupo que Ja interaccién esponténea de los pequefios grupos proporcio- na més que suficientes eventos, sentimientos y problemas para el andlisis, sin necesidad del uso de abundantes juegos estructurados. Alguno apunta incluso la cuestién siguiente: éllustran realmente los ejercicios la problematica del grupo, o son ellos los que crean unos problemas innecesarios, para luego proporcionar al trainer la oportunidad de resolverlos””, Estas consideraciones han hecho que los trainers de estilo interaccional se hayan ido volviendo cada vez més'cautos en el uso de ejercicios de sensibilizaci6n, y sometan los que emplean a continua evaluacién. Muy especialmente convendria cuestionar la oportunidad. de cada uno en cada momento. 5. Quién es el moderador, y cual es su estilo. Indudablemente el principal instrumento que un instruc- tor de dindmica de grupos tiene en sus manos es su propia personalidad y su propia conducta. 2. Lakin, M,, op. cit. pag. 159. DINAMICA DE GRUPOS CINCUENTA ANIOS DESPUES El “trainer” interaccional es consecuente con una premi- sa basica: solamente se dard un verdadero aprendizaje si sabemos crear en el grupo un clima adecuado, en el que cada una de las personas que participan en el Proceso pueda pro- porcionar-a los demas, libremente, una informacion vélida sobre si mismo, sobre su propia conducta y sobre la del grupo. Por eso el moderador se siente ante todo responsable por crear ese clima. Para ello sabe que debe Procurar que se de, como ingrediente esencial, una atmésfera de confianza, una disminucion de Ja ansiedad, una cada vez mayor interde- pendencia, y una progresiva apertura del propio mundo a los demés. Y sabe que todo esto no va a resultar si no fomenta y practica una forma democratica de autoridad. Convencido de estas cosas, el “trainer” sabe que no puede intervenir en el grupo (especialmente en el pequefio grupo) de cualquier manera. En algunos de los manuales en Jos que se describe su modo de comportarse, se suele hacer asi: a. Se comporta como un auténtico modelo para los demas participantes, de modo que su forma de comunicarse - directa, sencilla, sin abstracciones exageradas - indica ya cules son las formas de comportamiento que se tie- nen por buenas y cudles por pobres en el grupo. b. Acttia con espontaneidad, de manera no defensiva, intentando crear un clima de confianza mutua, c. No teme revelar sus propios sentimientos si cree que ello es necesario para crear ese clima, 0 para ser un ver- dadero ejemplo de transparencia. d. Huye de posturas autoritarias que proiongarian en el T- Group actitudes de dependencia poco favorables al surgi- miento de normas y roles espontaneos y que privarfan por tanto de valiosas experiencias de aprendizaje al grupo. e. Reconoce Ia existencia de una dinémica grupal (del 8*upo como totalidad) importante, pero suefe insistir en los aspectos relacionales 0 interpersonales, como més inmediatamente influenciables por el cambio. En reali- HERRAMIENTAS PARA TRABAJAR, A.La comunieactén os 2 3 4 5 | Baja Atificial y te6rica, poco concrata, poco personal B. La confianza mutua es 2 3 4 6 6 Bala No confiamos. Somos, ‘exlucados" y “defensivos. No se escucha. C. La Participacién es 304 5 6 Pobre ‘Unos monopalizan, otros cellan. Hay Oseuridad No sabemos qué pretendemos. Cada uno quiere una cose, E. El liderazgo que se da es 2 3 4 6 6 Insatisfactorio Ausente o Autoritario, G.Elimpulso ata accion es Malo 2.3 4 5 6 No se toman decisiones. Poco compromiso. Alta Natural, auténtica, ‘eoncreta, se da feedback. Alta Configmos. Se habla de cosas que no se dirfan en oiro grupo. Podemios ser agresivos sin herit. Igualtara, con interés de todos. Hay Claridad Sabemos qué ueremos. Unanimidad. La impticacion grande, Satistactorio Funcional. Todos dispuestos ala responsabilidad. Bueno ‘Se busca consenso. Se discute lo decidido, Se apoyan iniciativas. H. El crecimiento personal de los miembros Pobre 1 92 39 4 6 6 7 Bloqueos, rigidez Bueno Creatividad, profundizacién, Relene cada miombro del gupo esta hoja de trabajo en privado eon singerdd, expresando cérno ve la situacién en el grupo. Luego puvode seguir una puosta on comin en la que se conirasten y discutan las impresiones de todos. La sesi puede acabar con-una reflexi6n sobre posibles mejoras. DINAMICA DE GRUPOS CINCUBNTA ANOS DESPUES dad cree.que es el’ cambio en el mod i q n lo de relacionars que efectia los cambios mas durables en el grupo. “el _. f. A veces adopta el papel ; pel de profesor 0 de experto 4 qamar la atencién sobre datos que estén acurtiendla aqu y ahora, y que pueden ser titiles Para todos los mien ros del 8rupo, que por su menor sensibilidad no on capaces atin de percibirlos. Pero siempre procura que sea el grupo, no él, el que proporcione esos datos. Quizé tenga razén Shey ? i , pard’ cuando dice que una hipote- ndeqe mederadores de grupo de direcci6n interaccional es ividuos de nuest: i “ i experiencia” de vivindo gee estra cultura tienen “excesiva estructuras jerarquicas, por tanto, no tienen especial necesi, on “bord. eecion compotitnidar ‘esidad de aprender subordi- , estructuracién. Lo re moderador se esfuer: que precisan, y el . ‘Za en proporcioni diferente e innovador, prop arles, eS un. contexto ce ptinatiamente el moderador de grupos es consciente de 4 dad eiembros del grupo proyectan en él fantasfas de auto- Xd ade io pesible baa de favorecer su formacién, las limita 1 ‘osible. Evicentemente los problemas de fi miento a la autoridad van a i n minim, quedar reducidos a un mini Jo cual no parece ayudar a su anélisis y desmontaje ” Por ultimo, “wainee oe Y para acabar de comprender el papel del las cualidades que la famosa red de dinami: ya disuelta, Network of NTL Trainers di boradores. Segtin los objetivos de esta as: . ociacién el - dor de grupos o trainer debia Poseer, modera en este orden: 3. Ver Shepard, A, Personal i LA, growth Laboratories: Y i Culture, en Journal of Applied Behavioral Sciences, tom 389, Saemauve 4. Es interesante consultar la descripei sant ipcién que del moderador ha - ford y Lippit en el primer capitulo de T-Group Theory and Taboraleny ET] HERRAMIENTAS PARA TRABAJAR 1. Un suficiente bagaje académico. Sociologia, psicologia, psiquiatria, administracién de empresas... se citan entre otros campos de preparacién convenientes. Nétese la variedad tedrica que esto presupone. 2. Experiencia de trabajo con grupos. Se refiere a una ex- periencia cualificada, no a una que haya servido para congelar viejos habitos incorrectos de liderazgo. 3. Comprensién de s{ mismo. Especialmente de las pro- pias motivaciones y mecanismos de defensa, en orden a que no interfieran con los problemas interpersonales de los miembros del grupo. 4, Seguridad personal. Eso le permitiré una relaci6n céli- da, aceptante y no punitiva. 5. Dominio de diversas técnicas especificas. Es la cualidad mis susceptible de ser adquirida, y por eso el dinamis- ta de grupos debe someterse a un proceso de entrena- miento practico. 6. Una mentalidad democratica. Aunque NTL tiene con- fianza en que una persona que posee las cualidades ante- riores “de facto” posee ya mentalidad democratica’. No pretendemos decir que el papel del moderador de gru- pos en esta escuela fuera algo definitivamente establecido desde el comienzo. Al revés, estuvo continuamente sometido a debate, quiz4 debido a su misma ambigiiedad. Prueba de ello son articulos y publicaciones, repletos de preguntas mas que de respuestas’. 5. Curiosamente, esta descripcién, de trazos aparentemente tan claros, podemos encontrala formando parte de un articulo de Gordon L. Lip- pit titulado sintométicamente, entre interrogantes, Is training a profes- sion?, aparecido en el journal of the American Society of Training Directors, 1960, 14. Ver por ejemplo el articulo de David C. Lundgren, Trainer style and Patterns of Group Development, Journal of Applied Behavioral Sciences, 1971, Vol. 7, n° 6, p. 689 ss. 59 2 DINAMICA DE GRUPOS CINCUENTA ANOS DESPUES \p Resumiendo. La orientacién interaccional usa una variedad de recur- SOS en su trabajo, pero, inci toon YO, pero, con mucho, ef principal de iOS eS el que tradicional > mente se llamé FE Group, e| grupo pequerio que funciona en el vacio. % . . a Aportaciones tedricas, ejercicios de sensibilizacion y un estilo democratico’ de animaci " animacién por parte moderador, constituyen el instrumento total.” del * - El conjunto de Caracteristicas de estos instrumentos dena genta incertidumbre entre autonomia y depen: 1a de los participantes, entr ilizaci6 5 i I @ Moviliza Niveles racionales y los emocionaies. en de sus * re agrereto el moderador Se mueve en un rol multi- . veces a lo que mas se pl 1 8€ parece es a un pro- SOr que ensefia Por medios practicos, aoun -rriente, tener proyeccién més alla del impacto emocional de la _ ante la cooperacién y el trabajo?’ En psicologia se llama a 6. Algo acerca de aplicaciones practicas, experinagte de considerar la dindmica de grupos como una aprendizaje, implica que con ella si ve ? e di ° Ten gute van a ientos, unas capacidades y unas habilide : Servir de utilidad mas tarde, en la vi : ‘ 1 7 vida real, decir, en Ia vida que sigue tras el laboratorio, Desde esta pore tener presente que la experiencia rivilegiados tiene vocacién de ser Un laboratorio Pretende, evidente- que se tenga en esos dias Pp aplicada a la vida diaria, HERRAMIENTAS PARA TRABAJAR ‘experiencia misma. + En los innumerables estudios que existen sobre los efectos de la dindmica de grupos, nunca faltan estas preguntas: 3En jué se diferencia un individuo que ha asistido a un laborato- rio de Bethel, de uno que no lo ha hecho? ;Qué efectos pro- duce este método en sus relaciones personales, en. su actitud estas cuestiones “problemas de transferencia de aprendizaje”. Dos parecen ser las condiciones que hacen del aprendiza- je de un laboratorio o del simple grupo pequefio, actividades iitiles y transferibles a la vida real: a. En un laboratorio el participante tiene oportunidad de localizar, en situacién poco amenazadora y especial- I mente protegida, los problemas de relacién que pueda tener con otras personas. Puede, por ejemplo, confesar- se por primera vez en la vida a sf mismo y decirles | abiertamente a los demds, que tratar con personas muy i impositivas le causa gran inseguridad, Una vez recono- cidas estas dificultades, el Laboratorio le proporciona muchas oportunidades de ilustrar esta reaccién suya con ejemplos vivenciales, y de abordar posibles solucio- nes con ayuda de otros. Efectivamente, las condiciones de isla cultural que posee hacen del laboratorio una situacién muy segura. b. Por otra parte las experiencias del T-group o del Jabora- torio en su conjunto, tienen un alto fndice de compara- bilidad con las de la vida exterior. Por eso los sucesos del Laboratorio nunca deben ser demasiado “sui gene- tis”, ni debe exagerarse en ellos el cardcter de “expe- riencias tnicas”. Esto es algo que conviene recordar porque seré uno de los rasgos que mas nos sirvan para 7. Por ejemplo, ver el capitulo de Stock, Dorothy, A survey of Research on ‘T-groups, en Bradford, L., Gibb, J. y Benne, K.; T-group Theory and Labo- ratory Method, p. 395. DINAMICA DE GRUPOS CINCUENTA ANOS DESPUES aquellas otras en las que es precisamente el cardcter de’ que confiere su valor a lo que alli se hace. Esta preocupacién por problemas de transferencia de aprendizaje del laboratorio a la vida Practica, ha hecho que la situacién ideal para una dinémica de grupos interaccional sea aquella en Ja que la realidad esté ya de algtin modo ineluida en el mismo laboratorio. Esto puede hacerse de diversas maneras. Una seré lograr una composicién tal de participantes que el mismo grupo remita a una realidad concreta por sus caracteristicas: pueden ser todos miembros de la profesién de la ensefianza, o quiza pertenecer al mundo de la empresa. O puede hacerse por via temitica: se puede proponer un laboratorio para trabajar especialmente sobre problemas de lide- tazgo en la industria, o sobre relaciones matrimoniales. O, senci- llamente, sobre mecanismos de defensa en la comunicacién. Se han hecho algunas aplicaciones tipicas de la dinamica de grupos interaccional que merece la pena resefiar. Son distintos tipos de laboratorio, 0 quizé formas distintas de actuacién, fuera del esquema del laboratorio, de un instructor de grupos que lleva sus métodos de trabajo a un contexto diferente. Serfan las siguientes: A. Team building, o formacién de equipo. Recibié este nombre (TB) la dindmica de grupos Ilevada a cabo con personas que pertenecen al mismo grupo, y que desean comenzar a funcionar mas cohesivamente como tal grupo. Queda claro que tienen algunas carac- teristicas que les hacen diferentes de los laboratorios que hemos conocido hasta ahora. Cuando se realiza for- macién de equipo * Existe homogeneidad entre los participantes, que tie- nen ya desde el comienzo una historia comun Pasa- da y prevén una futura. diferenciar la dindmica de grupos interaccional de ,..= * “experiencia culminante” y por tanto excepcional) el HERRAMIENTAS PARA TRABAJAR * Se emplean técnicas propias de la dinamica de gru- pos, especialmente ejercicios de sensibilizacion a la comunicacién, siempre insistiendo més en la situa- cién real de la vida externa al laboratorio, puesto que en estos casos el laboratorio no es sino una prolon- gacién de la vida real. * El punto crucial de andlisis es normalmente la pro: fundizacién del nivel de comunicacién, y la explic tacién de datos mutuos, que de otra manera no se dirfan, en un ambiente no defensivo. * Cautelas elementales que se suelen tomar son las de no suscitar mas conflicto interpersonal del que teal- mente se pueda resolver en las mismas sesiones de ‘ Team Building, a no ser que vaya a ser posible Prose- guir el trabajo con el grupo en una especie de proce- so comin de andlisis o seguimiento. B. “Organizational Development” o desarrollo institucio- nal: ; Es la aplicacién de los métodos de la dinamica de gru- pos a un contexto organizativo que ya existia. Seguin uno de sus grandes defensores, Mike Donahoe O.D. dié nombre a una serie de estrategias que sirvieron para ayudar a una institucién a cambiar, logrando asi que | ¢)* tuviera mayor eficacia. OD analiza Ja cultura del grupo, del equipo, de la orga- nizacién, para lograr un cambio en la estructura infor- mal de la misma, mas favorable a los fines que pretende. Es una dinamica de grupo en la que no se parte de cero. Hay una historia pasada y la va a haber futura. Por todo ello: “8. Dona f izati duction, en The 8. Donahue, Mike, Organization Development, an Introduc Th Group Lender's Workshop, XII A, 6-19. Es ésta una publicacién muy ttl si se quiere estar informado de las aplicaciones de la dinémica de gro- pos, ¥ sus diversas técnicas, Pero de muy irregular aparicién, OW DINAMICA DE GRUPOS CINCUENTA ANOS DESPUES ms llevan a cabo en su vida diaria los Participantes, ‘6° menos el proceso puro de i iones yee me Pp pl las interacciones El interés rimordial esté puesto en que cambie la organizacion mas que en que se reestructu: indi viduo particular. a re elind El ideal de “comunicacién més abierta” se suele sus- . tituir por el de “comunicacién mas efectiva”®, En la practica O.D. trata de Sustituir un sistema gru- pal que ha legado a hacer rutina de Ja competicién, el ocultamiento de conflictos, la comunicacién defen- siva y el liderazgo piramidal, por otro en que sea norma la cooperacién, Ia confianza, la confrontacién con la realidad, y fa corresponsabilidad, Sus métodos son sobre todo ejercicios estructurados y OLD. lleg6 a ser un producto tipi indmi ; ipico de la dindm: - Pos con origen en Bethel. De tal modo que mudheeia con sideraban, en los aftos sesenta, una verdadera profesién 9. Este concepto que introduce de” icaci introg ‘comunicacién efectiva” puede induci dsr %2 due Sugiere cierta manipulacién, doblez, ete a side acuta. Chases, 2 Puen articulo de Gene Stratford! en la publicacion Social ‘ge, 2, 1972; titulado precisamente Openness and manipulation a5 HERRAMIENTAS PARA TRABAJAR Piense por un momento en un grupo al que pertenece. Es el grupo al que se va 43 referir en el rato que viene para analizar su manera dle estar en él. Ali hay gente |, que comparte con usted gran parte de su tiempo. De ollos depende muchas veces |, el éxito 0 el fracaso de cosas que a usted le interesan. ‘Conteste con sincoridad y sencillez a las preguntas que van a continuacién, sabiendo que ésta es una hoja de trabajo para su uso. “Pregunta 1: —_{Siente que realmente forma parte de ese grupo? Si, realmente formo parte de mi grupo. Generalmente me siento "dentro" de ese grupo. Unas veces si y otras no. No siento que pertenezca realmente al grupo. No creo que pertenezca a ningtin grupo. ooooo Si tuviera usted la oportunidad de cambiar de grupo, manteniendo las mismas condiciones que tiene en éste {condiciones de trabajo, por ejemplo}, gcémo le sentarla cambiar de companoros? Estaria encantado con el cambio. Casi preferiria imme que quedarme. Me tendria sin cuidado irme o quedarme, Preferiria quedarme donde estoy a cambiar. Estaria encantado de poderme quedar en este grupo en el que estoy ahora, Coooo Si compara usted su grupo con otros grupos equivalentes o Pregunta 3: muy parecides, zqué responderia a las preguntas que siguen? Mejor de | Lo normal | Peor de] No sabria lo normal fo normal } contestar. Unos con otros nos Itevamos Entre nosotros existe una unién En el trabajo que hacemos nos ayudamos unos a otros —_y * Sejiale con una cruz la casilla que corresponda. * En pequefias grupos de unas cinco personas comente sus respuestas, intentando averiguar [as razones de por qué las cosas son como son. Positivas 0 negativas. DU N INAMICA DE GRUPOS CINCUENTA ANOS DESPUES HERRAMIENTAS PARA TRABAJAR cinden en general del tipico Grupo pequefio, para que- dar reducidos a una mezcla proporcionada de ejercicios | de sensibilizacién y charlas informativas. Una dindmica de grupos “light”, que se queda en pedagogia activa. alarma, de una manera sos; ti y spechosamente critica: “:Se e: ‘ pasando de moda la comunicacién sincera?” ° ete +. Una cosa era clara. El cardcter informal, cordial y afecti- vo de los laboratorios Bethelianos, chocaba de frente en muchas Ocasiones con las aspiraciones de eficacia sin concesiones, con la frialdad yla competitividad del 4 mundo de la empresa. “Venga usted a nuestros labora- torios - parecia ser la recomendacién - si quiere huma- nizarse. Pero hagalo sélo y fuera del contexto laboral en el que esta inmerso todos los dias”. Era un esfuerzo mas por preservar la isla cultural, pero a la vez una tdcita concesion de que en el maridaje entre eficacia y huma- i mizacion comenzaban a surgir conflictos, ¥ Dificultades. : "Una palabra mas sobre las dificultades que estas aplica- ciones concretas del método plantean al teérico y al practico de la dindmica de grupos: En primer lugar plantean siempre la pregunta de cémo hallar un equilibrio entre lo estructurado y lo desestructura- do en estos. métodos de trabajo. En estos casos la dinamica tiende a definir mds sus objetivos, las expectativas de los par- ticipantes son también mas claras, y por tanto existe el peligro de que fuercen al instructor a una actitud mas docente y a un papel mds autoritario del que él mismo querria. No suele ser facil acertar en el cémo mantener la atencién del grupo dirigida hacia los procesos grupales o interpersona- ; les, cuando el contenido pasa a ser de mucha mas importan- i cia, y quiz lo decisivo, en la motivacién de los participantes. ‘Fampoco suele ser sencillo lograt una mezcla adecuada de anilisis de los problemas vividos, experimentados 0 dramati- zados en el aqui y el ahora del laboratorio, y el andlisis de la realidad externa a él. Estas y otras dificultades han sido planteadas por diver- sos autores que trabajan en este campo" y nos pueden servir como muestra de la ansiedad que produce a los profesionales de la dinaémica mds puramente interaccional el peligro de abandonar, en aras de la eficacia inmediata, algunos de los principios basicos del método. C.Laboratorios tematicos, Se trata de laboratorios en que el reclutami i vacién se han hecho sobre a base de any punto coments de las relaciones interpersonales". Nos referimos 2 aquellos laboratorios que pretenden ensefiar una técr : ca concreta, o sensibilizar a un fenémeno muy articus lar. Son ejenrplos de este tipo de actividades: ® * Laboratorios sobre la entrevista Personal de ayuda. aboratorios sobre fenémenos le liderazgo - ‘ nos de liderazgo y autori Laboratorios sobre las relaciones profesor-alumno”. Laboratori i soul orios sobre las actitudes frente al cambio * Este tipo de laboratorios (los fc B ° tan traidos y levado: talleres” de nuestra terminologia en castellano), pres. 10. Kaplan, Rob ne in, Robert E., Is Openness Passé?, Human Relations, 29, 1986, 229- 13. Una buena muestra de la sensacién de estar trabajando en un terreno en el que casi todo esté aun por nacer es el artfculo de Wechsler, LR. Unsolved Issues in Human Relations Training, que forma parle del libro Issues in Training, del mismo autor con otros, publicado por NTL. en 1962. oye | 11. Ver el articulo de Lansky, L, i Soctel Change, 4, 1972 ‘¥, L.M., The content oriented workshop, en. 12. Ver Sebri i 2. Petin6: LHL, Educators learn by experience, Social Change, 1974, 3 ALGUNOS GRANDES NOMBRES A nadie se le conoce del todo hasta que no se sabe bien dénde nacis y cual es su familia. La dinamica de grupos, ya Jo decfamos al principio, usa consciente o inconscientemente, Jas tomas de postura, los conceptos, e incluso las formulacio- nes concretas, hechas por algunos de los grandes tedricos de la psicologia del siglo XX. Ellos son su lugar de nacimiento y su verdadera familia. La dinamica de grupos de orientacién interaccional tiene su apoyo en tres nombres. De ellos dos simbolizan mejor que ningun otro su origen. El tercero constituye una deuda no del \ todo reconocida. Los nombres son: John Dewey, el filésofo- | psicslogo funcionalista, Kurt Lewin, el gestaltista y psicdlogo | social, y Sigmund Freud. 1, John Dewey. El anciano Dewey ha producido ya toda su obra en 1947. El ha sido el fundador del funcionalismo en psicologia. Siem- pre se interesé por los. procesos psiquicos entendidos como operaciones, no como contenidos. Mas que dedicar su tiempo 69 DINAMICA DE GRUPOS CINCUENTA ANOS DESPUES a investigar lo que piensa o lo que dice el ser humano, puso toda su potencia al servicio de averiguar cémo funciona. Durante ajios, en Chicago, se habia esforzado por situar los hechos psicolégicos en su marco natural, y por estudiarlos I “para qué”, de su utilidad. Esto era, verdaderamente, cosa muy nueva en un pensador de su talla. Frente a Ja visién ma: mentales, Dewey ha incul todo lo que pasa en su co s parcial de los psicélogos experi- cado a América la pasién por situar ntexto global. La pasién Por la situa~ cién. Por otra parte su constante atencion a lo que la psique humana realiza en Ia sociedad, no puede evitar una referen- cia casi constante al mundo de los valores. ¢C6mo se puede hablar del hombre sin referirse a Jo que hace bien y a lo que hace mal, a su actividad educativa, politica, social? Cuando nace la dindmica de grupos las ideas de Dewey son populares en América. Han creado un clima que favorece mucho la adopcién de determinadas actitudes, y el cultivo de determinados valores. Su filosofia de la educacién no esta centrada en principios metafisicos sino en observaciones de la realidad del mundo. La suya es una Ppostura cientifica, de sintesis, que une accién Y pensamiento, teoria y practica, pedagogia, psicologia y poli- tica. Este tipo de sintesis va a ser muy del gusto de los nuevos profesionales, psicdlogos en su mayorfa, que son los dinamis- tas de grupo. Existe en Dewey una Sran fe en la capacidad de los seres humanos normales Para gobernarse a si mismos y desarrollar pautas acertadas de conducta. De ahi surge su profunda con- viccién de que la democracia no es solamente una forma de gobierno, sino una forma de relacién interpersonal, que por si misma hace que se desarrollen las posibilidades plenas y la maduracién del individuo, Es importante la descripcién que hace Dewey de las con- diciones 6ptimas de aprendizaje: en su opinion se aprende realmente cuando se comparten intereses y motivaciones, Mas, por supuesto, que cuando se realiza una meta transmi- ra) ae ALGUNOS GRANDES NOMBRES sién de conocimientos. Un buen maestro sera aquél que sepa crear aquellas éptimas condiciones en el entorno educative que faciliten que el discipulo desarrolle por si mismo su plena madurez. Claramente, cuando decimos de un moderador de grupo de estilo interaccional, que es un profesor o educador, estar mos recogiendo, sin querer, esta manera de describir lo que e: un maestro’. 2. Kurt Lewin. Aleman formado en la escuela de la Gestalt, esta en Be dos Unidos desde que el régimen totalitario de Hitler a hecho imposible su vuelta a Alemania. Nada mas eear Lewin ha quedado deslumbrado por el contrast ere fa organizacion totalitaria de su pais de origen, que a a CO! bo cido tan bien, y el clima grupalista, asociacionista, de su p; s adoptivo. De este deslumbramiento surgira un entusiasme sin limites por las formas de hacer democraticas e igua it arias . Por otra parte la psicologia de la Gestalt le Propardonaba abundantes elementos para el andlisis de Ja realidad le tor to lo, que tiene que ver con los grupos: Kéhler y Ko! a compe . fieros suyos en Berlin, habian expresado clarameni “ a fn psicologia el andlisis de los elementos no lo explica i lo. ia tinico que explica satisfactoriamente lo que les suce le a Ja personas es la disposicién del campo total en que se si a " Nunca te conoceré bien, podran decir, por mucho que anal ie tus pequefias y grandes percepciones, tus motivacionys, ys us impulsos. Necesito situarte en el contexto total en el ave i entero pases a ser visto como una figura que se destaca eur fondo que te hace inteligible y con sentido. “Sol amen ce puedo comprender del todo si te sittio en el grupo al que pe teneces”, parece ser la légica conclusién. 1. Ver a este propésito Dewey, John, Liberalism and social action, N.Y., 1935. " ¥ Dewey, J., Experience and nature, N.Y, 1958. ral DINAMICA DE GRUPOS CINCUENTA ANOS DESPUES La postura correcta ante el hombre no es ni la mecanicis- ta, estudiarle como si fuera una maquina, ni la vitalista; ha de ser dindmica. Al ser humano hay que estudiarle reconocien- do con cuidado y analizando con delicadeza el entorno total de fuerzas que le rodean y que determina hasta sus més pequefios movimientos’, Podemos hacer un sumario de los puntos de la psicologia de Kurt Lewin que resultan més decisivos para el nacimien- to de la dindmica de grupos como método de trabajo: Es trascendental su concepto de espacio vital. Todos los { hechos que determinan la conducta de una persona en un } momento determinado constituyen su campo vital. Personas que quiere, que le atraen o que aborrece. Libros que Ilenaron "su mente de ideas, su fantasia de estimulacion, y su corazén de sentimientos. Ideologias admiradas y temidas. Alimentos, aventuras, o quiz obras de arte. Mundo de recuerdos, de sen- : timientos y vivencias actuales y presentidas. Todo ello junto, con sus atracciones positivas y sus valencias negativas, cons- tituye nuestro espacio vital. Sin tener en cuenta a este espacio vital no se puede comprender nada de lo que una persona hace. Ni siquiera se puede conocer quién es esa persona. Naturalmente el espacio vital de cualquier persona esta constituido sobre todo por un marco social, es decir, por su ertenencia a grupos. Y no olvidemos la conviccién gestalti- ca en que solamente la disposicién del campo total (del grupo en este caso) puede dar razon adecuada del comportamiento de uno de sus elementos (el individuo), porque cada elemen- to parcial desempefia su funcién respecto del todo® como la desempefian cada uno de los miembros respecto del cuerpo. 2. Edna Heidbrecer hace una buena exposicién de los principios de Psi- cologia de'la Gestalt en su libro ya clisico, Psicologtas del siglo XX. Pai- dos, Buenos. Aires 1971. En ella queda de relieve como ésta escucla ejerce un influjo decisivo sobre la Psicologta Social y del grupo. . Ver Lewin, Kurt, Field Theory and Social Science, Haxper and Row, NY 1951, pp. 63 ss., en que él mismo sefiala lo especifico de su actitud fren- fe a la Psicologia Social: ALGUNOS GRANDES NOMBRES El modo de explicar el acontecer psiquico que tiene Kurt Lewin revoluciona la psicologia también en otro sentido. Para él solamente son validas las explicaciones que se basan en la dinémica actual de la situacién, no las que hacen arque- de-lo-que a una persona fy ahon; ologia en el pasado. Sélo se compres le pasa si se observa qué le afecta gut y ah Por eso en los grupos lo verdaderamente interesante Séra el efecto que tie- nen en cada una de las personas las acciones, los gestos y las palabras de los demés. Pero las que se producen aqui y ahora, en esta situacién. Kurt Lewin siempre manifest6 un interés muy grande por averiguar las leyes psicol6gicas que permiten predecir c6mo evolucionara una persona o un grupo como consecuencia de las fuerzas que constituyen su propia dindmmica interna. Esto llevé a todos sus seguidores a intentar descubrir qué sucede cuando se permite la libre interaccién de los elementos que forman ese grupo o esa persona. A este esfuerzo le pudieron Namar con toda razén “hacer psicologia”. Permitir que las cosas sucedan en una situacién de suficiente libertad, y luego observar. Es exactamente lo que se da en Ja dindmica de grupos. , El psicélogo se dibuja como un cientifico destinado a desarrollar técnicas de observacién y medida que le permitan analizar las fuerzas que determinan la direccién y velocidad de los movimientos psicolégicos. Podemos traducir a nuestro caso: El psicélogo es un técnico que, en los grupos humanos, detecta qué fuerzas influyen en que cada persona reaccione de una manera y no de otra. Y logra que esas personas caigan en la cuenta de lo que sucede, para as{ aprender a funcionar mejor. “ Lo importante en teorfa del campo es la forma como procede en su and- lisis. Bn vez de aislar y estudiar un elemento desconectado de la situa- cién, cuya importancia no puede ser medida sin considerar la situacién como un todo, Ja teoria del campo juzga conveniente empezar caracte- rizando la situacién como un todo. Tras esta aproximacién ya se bajaré aun mayor y més especifico andlisis. Es obvio que este método es una gran salvaguarda para no set inducido a etror por uno u otro de los ele- mentos aislados de la situacién’. : DINAMICA DE GRUPOS CINCUENTA ANOS DESPUES Claro esté que las fuerzas i r0 en las que Lewin esta pensand no son ‘inconfesables impuisos inconscientes”, sing las fuer, mse le la atraccién que otros ejercen sobre mi y yo sobre ellos, tepulsién y rechazo, las de sumisién, rebeldia o simple subordinaci6n... Es deci lee cir las fuerzas igi llamado interaccién, due origina lo que hemos 3. Freud. que ir es del grupo no sélo han de ser fae en cuenta, sino que quiza exista siempre un conflicto ‘el grupo, de orden inconsciente, que puede ser la clave para entender muchas conductas d i le los miembros del que aparentemente no tenian nada que ver entre si. BmPe Sin embargo el autor mismo del capitulo, Roy M. Whit- man, ha de esforzarse* por concili is ca contubade Pt Mar una postura psicoanaliti- iedad, con una mas lewini r r L con ana de reduc- clon de sane ne de permisividad y andlisis de objetos exter ue internos. Su éxito es muy dud és bien nuestra impresidn es que la distanci tre ambas concern i incia entre i nes del grupo sigue siendo grande, Snes Concepeto~ da Con todo Freud esta presente desde el Principio. Cuando se ca rel acién entre Personas estén presentes el conflicto, la histo- nee a ‘y lo inconsciente, Es algo que en 1947 nadie Ppodia punemente. Y sin embargo su influj A a 5 JO apenas explicito hasta que otro equipo de psicélogis no ‘len un ito a 4, Asfse comporta agin it texto, "Porta en las paginas 391 y ss, del capitulo mencionado en el ALGUNOS GRANDES NOMBRES Ja dindmica de grupos. Pero esto debera venir de Europa, y de un ambiente muy distinto. Ha de pasar atin un poco de tiempo. Resumiendo. * Se puede decir que la influencia de Dewey ha determi- nado en gran parte la actitud peculiar de la dindémica de grupos que consideramos, su sistema de valores demo- crético, su peculiar filosoffa de la educacién, La influen- cia de Lewin determina el interés por hacer de la dinamica de grupos un método verdaderamente cientt- fico a la vez que dirige la atencién a las relaciones entre las personas casi mas que a las personas en si mismas. Lewin aporta una nueva atencidn al todo del que el indi- viduo es una parte, al grupo, y Dewey avisa que es en ese todo grupail donde el sujeto puede ser sujeto de cooperacién y trabajo comtin, de educacién y progreso. * Ambos determinan que el lenguaje de la orjentacién interaccional en dinamica de grupos sea el de la psi- cologia social y de la ética, mas que el de la Psicologia clinica o el de la mistica. * Ambos son decisivos en el hecho de que se haya llegado a formular una nueva definicién de lo que es un grupo: Es aquel espacio vital, limitado por unas normas de participacién, unos esquemas de comunicacién, una estructura de roles y de liderazgo donde la cohesién y cooperacion entre los miembros puede aumentarse prestando mas atencién al aqui y ahora de los fend- menos grupales y favoreciendo la democratizaci6n de su estructura. Un grupo “bueno” sera un grupo mas. eficaz, y también, pero en segundo término, un grupo que ayuda a la integracién personal del individuo. * Freud esta presente desde el principio recordando que el hombre es también conflicto. Tampoco en la situa- cién de relacién de grupo esta inactivo el inconsciente. EL DOLOR VIENE DE EUROPA. EL PUNTO DE VISTA GRUPAL Porque fue éste, lugar de conunales suefios... José Angel Valente Poemas a Lazaro, 1960 La segunda orientacién en dindmica de grupos es hija del psicoanilisis, 0, si se quiere, es la que presta especial atencién al grupo y a lo que en él sucede a un nivel mas profundo, aun. a costa a veces de desatender las cuestiones de relacidn inter- personal. 1, La Historia. En 1945 se organiza en Inglaterra el primer grupo de for- maci6n, abierto a todo tipo de personas. Doce fueron los par- ticipantes que. pretendian “ponerse: en contacto con la dindmica profunda de un grupo de trabajo”. A. K. Rice, su organizador, lo ve nacer y morir a las seis sesiones. Esto le hace sentir la necesidad de formarse mejor para este tipo de DINAMICA DE GRUPOS CINCUENTA ANOS DESPUES ‘abajo, y le acerca.a W. R. Bion. Bion es médic ji ‘la -clinica Tavistock de Londres, un establecimignte, mae trico especialmente preocupado por mejorar la calidad del tra- bajo con los pacientes, y también la calidad de las relaciones entre el equipo de médicos y enfermeros con los enfermos. Durante 1947 y 1948 comenzaron a reunir a unos cuantos médicos y enfermeros en lo que Ilamaban un “grupo de estu- dio” (asi se va a llamar en adelante el grupo equivalente al T- Group americano) a razén de una reunién por semana, bajo la direcci6n de Bion y con la asesoria de Rice. No tenemos muchos datos sobre el funcionamiento de este grupo, ni de sus objetivos precisos. Solamente nos consta que el trabajo con “normales” en una clinica psiquidtrica fue visto muy coe ome lee oxcesivamente costoso por parte de la Sienna te co renal pe quiza. De modo que a los dos afios se Bion y sus colaboradores no pierden la ilusi i tamente pasan a ocuparse de grupos de cnferton Pere no hace que Jos protagonistas de Tavistock dejen ya de propiciar Ja formacién de grupos de estudio, En cuanto puedan van a formar grupos de formacién, déndoles el enfoque de “grupos para el desarrollo profesional del equipo psiguiatrico”™ m En Septiembre de 1957 el recién nacido Tavistock Institu- te of Human Relations, en colaboracién con la Universidad de Leicester, organiza la primera llamada “Conference” - Reunién, diriamos nosotros- que es como van a Ilamar en Inglaterra a lo que América habia consagrado con la palabra laboratorio. Se trataba de una reunién en régimen de interna- do,y dirigida por el mismo Rice!. Desde entonces, aunque sin especial profusion, & repite esta actividad de colaboracién istocl Iniversid. i vecho para la indica de erupes, ‘alcester con mucho pro- En 1965 se tiene la primera Reunién de este ti Estados Unidos, patrocinada, sintomdticamente, some e 1, Ver una exposicién de lo que fuie esta pri pritnera conferencia en Trist, B. Sofves, C., Explorations in Group Relations, Leicester Univ. Press, 1959, 5 EL DOLOR VIENE DE EUROPA por el Instituto Tavistock de Londres, por dos escuelas de psi- quiatria: la Washington School of Psychiatry y el Departa- mento de Psiquiatria de la Universidad de Yale. Buenos patronos ambos, y de gran prestigio. Ambos son escuelas de Psiquiatrfa, y por tanto mas en contacto con el mundo de la enfermedad que con el de la relacién norinal entre las perso- nas sanas. En 1971 N.TL. invita por primera vez a cinco moderado- res de grupo de orientacién analitica formados en la linea Tavistock, y pertenecientes a la Universidad de Yale, a que dirijan un pequeto cursillo en Bethel, como parte del progra- ma de formacién de instructores de grupos que organiza todos los veranos. Comienza un proceso de influencia mutua entre estas dos escuelas de dinamica, que empieza a reflejar- se en la literatura sobre el tema’. La Reunién de Tavistock, llamada también de forma des- criptiva “laboratorio de relaciones grupales”, “seminario de relaciones interpersonales e intergrupales”, es desde el prin- cipio un laboratorio al modo Betheliano, en el que se han invertido algunos términos, y se han cambiado de lugar algunos acentos. Quiza el principal cambio esté en el interés dedicado a los problemas de autoridad: “Es, ni mas ni menos, un método para enfrentar a los participantes con la compleja 3 realidad del liderazgo”*. 2, Los mejores son los siguientes dos estudios: Crowfoot, James, The Tavistock group relations Conference: description and comparison with Laboratory Training, TSR Working Paper, Ann Arbor, Michigan 1971. Klein, Edward B. and Astrachan, Boris, Learning in groups: A compa- rison of study groups and T-Groups, Journal of Ap. Behavioral Sciences, 7, 1971, 659-689. . Asf esctibe Rice, K., en Learning for leadersiip. Interpersonal and Inter- ‘group relations, Tavistock Publications, Londres 1965 Hay Trad. esp. con el titulo de Ef aprendizaje det liderazgo, Herder, Barcelona, 1980. DINAMICA DE GRUPOS C POS CINCUENTA ANOs DESPUES EL DOLOR VIENE DE EUROPA 2.El ‘olégi sas entorno sociolégico y el problema de objetivos, Tanto Bion como Rice estan empapados de la actitud de sospecha propia del psicoandlisis. Ellos saben bien que las cosas frecuentemente no son lo que parecen. La conducta externa no suele ser sino un sintoma de profundos movi- mientos internos, ocultos a ia mirada ‘superficial, que el indi- Londres, en 1945 no es ia nea SUS ton pasos, viduo vive como consecuencia de las presiones tanto de ‘sus na. Es la victima doliente rane tras | impulsos como de las presiones del medio. Estos movimien- z més, en un pais de viela histori a muy tos internos no son observables, pero si son sospechables. Es Ne todos los de Europa, n P ja Tustoria como evidente ademis, que estan complicados casi siempre con los 7 pa, se han soportado las consecuencias de 4s inti i v una guerra en Ja que ha habido mas de perder que de gan: mas intimos conflictos. > Coventry esté atin en ruinas, y su Catedral nunca voles rar. ; Por eso la “reunién” de Tavistock va a fijarse sobre todo / y ser la que era. Londres mismo, la ciudad madre, no tiene clean fe = en los aspectos conflictivos del grupo. Y si algun conflicto es trizadas las heridas. El telén de fondo no es optimista nia fo més importante que todos los demés en el grupo, el primero A Pensar en utopias de ‘tel ai oon y mas radical, es el conflicto con la autoridad. La postura es n pensar y tomar conciencia de la dura f totalmente distinta a la del Laboratorio: El laboratorio » realidad. El hombre, Patece probarse una vez més, es lob ie: minimizaba los conflictos 0 intentaba suprimirlos, para poder | para el hombre, y va a haber que tomar las medidas que », desarrollar su actividad. “Supuesto que nuestra experiencia Parezean necesarias para que “aquello no se yepita nunca habitual en la vida es la de una sociedad empafiada por un mas”. burocraticismo grande, y ciertos habitos autoritarios, apren- la historia europea ha empujado siempre a mirar hacia damos a vivir en un esquema nuevo democratico, colabora- ‘as mds bien que hacia adelante, dor, fraterno”, parecia decir. Para refi Lok él As i i fe h Tavistock sabe que los conflictos son de la wesencia del . " ullo, pero jombre y por tanto del grupo. Nada se puede hacer por plicable ansia de teense ge sangre, de lucha y de una Poe suprimirlos que no sea falcar la realidad. Pero mucho se : ha recogido este ambiente, . En psicologia Sigmund Freud puede hacer por aprender a lidiar con ellos. Dirfamos que son dos los rasgo: ituaci rt 8 de Ia situaci i parte importante en Ja configures tnoanen . icin de esta segunda es: 1 de dinamica de Grupos: la situacié 8 cuela o situacién europea di ef contexto clinico en qu pea de postguerra, y . Y Jo ha reflejado, como saben El laboratorio abordaba el conflicto como algo que debe ser Ion problon ge nae en su actitud de biisqueda del origen de i resuelto logrando una metodologia adecuada que logre un humano no tiene limpias elon - profundidad. EI individuo consensus entre los miembros del grupo, y les ayude a cami- Por otra parte, si au i Jecutoria, oe E nar hacia sus objetivos comunes. Tavistock sabe que (siempre) interaccionat nade entun cursillo de dinémica de grupos perduran los intereses profundos de cada uno de los miem- Por investigadores y cientifien et académico, organizado : bros, a pesar de aparentes sonrisas de consensus, y que eso les telaciones humanas, 08 de la psicologia social y las hard victimas (siempre) de errores irremediables. Por eso toma , la primera reunién de Tavistock i 8 pro- ducto de un contexto clinico psiquiatrico y obra de médicos papatumbradog a tratar con el enfermo como interlocutor ‘ual, como tarea suya “poner en guardia”, “hacer conscientes” a los miembros del grupo de esos ocultos y siempre presentes ene- migos que estardn omnipresentes cada vez que un grupo de personas humanas se retina para convivir. DINAMICA DE GRUPOS CINCUENTA ANOS DESPUES 3. Valores que subyacen. elmplica todo esto una nueva escala de valores? Parece que si. A los valores de la postura cientifica y de la democra- cia formal, Tavistock opone otros valores no tan claramente formulados, pero que se pueden deducir de muchas de las expresiones que leemos en los autores més representativos, Una larga cita tomada de la documentacién que se Ppropor- cionaba a los participantes en una Conferencia de Tavistock del afio 1971 resulta altamente iluminadora. “Uno de los grandes valores por los que se rige la organiza- cin de esta reunion es la implacable honestidad necesa- ria para pensar en st mismo y en el propio grupo aun a sabiendas de gue muchas veces esta honestidad no va a lle- var a una resolucién pactfica de los conflictos. Nosotros valoramos mucho el pensamiento, la inteligencia, la racio- nalidad, ast como toda decisién clara y firme hecha al servi- cio de los propios objetivos... ” Honestidad, implacablemente Perseguida, y que Ileva a desconfiar de las apariencias. Racionalidad que se impone a la fuerza inconsciente del impulso y lo canaliza, como la maquina bien dispuesta canaliza las fuerzas ciegas de la natu- raleza. Y éste es el momento de advertir hasta qué punto esta actitud colide con Ja postura gestaltista, para la que no hay fuerzas ciegas de la Naturaleza, sino, como veremos mas ade- lante, profundas tendencias equilibradoras y positivas: fuer- as que no son ciegas, sino verdaderamente sabias, Porque valora implacablemente esta honestidad es por lo que Rice critica alguno de los valores que el laboratorio inte- raccional siempre respet y tuvo por absolutos. Critica, por ejemplo, la valoracién que hacen las dindmicas de Bethel de la colaboracién como tipico ideal de unas buenas relaciones humanas. Tanto exaltar la colaboracion como algo muy dese- able, piensa Rice, hace ya sospechar que estamos queriendo escamotear algo importante, Y Io que.el grupo que habia demasiado de colaboracién estd escamoteando es el hecho i “ial A EL DOLOR VIENE DE EUROPA dramatico de que los que estén al mismo nivel no suelen fir- mar pactos entre si mas que para defenderse de algtin poder u que viene de mas arriba que ellos y que es enemigo. Este < poder enemigo, en un grupo, es siempre la autoridad: Otra sospecha se va dibujando en la mente de Rice. Y es Ja de que las paces entre iguales stielen ser un refugio para protegerse de las diferencias entre distintos. ;No serd que el tanto hablar de colaboracién y democracia esta ocultando un trasfondo de envidia y deseo de vencer? mo a la americana no es un valor, es un pecado contra la honestidad. Permitasenos de nuevo una irénica cita: “Los organismos organizadores de este cursillo, saben muy bien que los seres humanos forman grupos faicilmente. Cons- tituyen piquetes para linchar, grupos que. glorifican a lideres faniticos, grupos que se deslizan sin sentir hacia ‘experien- cias orgidsticas o simplemente hacia el célido éxtasis de estar juntos. Y también saben que formar un grupo dedicado con seriedad y consistencia a una tarea importante, sin fanatis- mo y sin ilusiones vanas, es un proceso muy dificil y algo que raramente ocurre (...)"4. Recordamos que uno de los objetivos de la reunién de Tavistock era ayudar a aquellos que quieran formar grupos de trabajo serios, consagrados a tareas claramente definidas, El que los miembros de esos grupos sientan o no amistad, calor, cercania, competitividad u hostilidad entre si, es muy secundario. Ya se supone que estos sentimientos van a sobre- venir de vez en cuando, y con ellos se cuenta, pero ese no es el problema. El problema es el objetivo comtin al que cada individuo debe hacer su aportacién, diferente de todas las demas, quiza conflictiva, Pero honestamente, a pesar de todo y con todas sus consecuencias, la suya. é 2 qd ‘ ? % $ Sf Probablemente el hecho de favorecer un clima de optimis- SS 3] 5 4. Citamos un manuscrito mimeografiado que firma Margaret Rioch, con- sultor en una conferencia organizada en Washington en 1972. + DINAMICA DE GRUPOS CINCUENTA ANOS DESPUTis EL DOLOR VIENE DE EUROPA 4, Andlisi age Andlisis detallado de los objetivos, 1. Claro que existen formas especificas de liderazgo en cada F-una de esas situaciones, y el participante en una dindmica de grupos debe interesarse por conocerlas todas para tener una | visi6n completa. "Ahora bien, liderazgo significa, en el modelo tavistockia- no, algo que conviene precisar. Mientras que lider para la dinamica de grupos interaccional es sencillamente aquel que sabe sacar el mayor partido de los recursos disponibles en el Ahora. podemos concretar mas los de Tavistock, que se bra -dice Rice- jutoridad, grupo, o quiza el que es capaz de convertir en recursos dis- Para analizar con un poco de di onibles muchos que no existirian sin él, aqui lider es una ti jeti Pi qu , aq € mos examinar lo que se tn etalle este objetivo pode- figura cargada de simbolismo, que llega a conectar de una trata de aprender, y hasta qué pro- - En una palabra fundidad se pretende qi manera casi misteriosa con aspectos inconscientes de cada \,\, tendremos que Preguntarnos qué ifi uno de los miembros del grupo y del grupo en su conjunto. xe ‘psicdlogos de Tavistock. qué significa aprender para los Lider es aquel que sabe expresar, sea él mismo consciente ©.no, en nombre del grupo, los impulsos y deseos profundos, las actitudes insconscientes de todos. Lideres asi surgen de forma espontaénea siempre que varias personas ge unen para funcionar juntas. Pero buenos lideres son aquellos que Ilegan a tomar conciencia del poder enorme que el conectar con los impulsos profundos de grupo puede proporcionar. Por eso } un buen lider es el que conoce ese trasfondo inconsciente del grupo, lo expresa con fidelidad, lo interpreta, y es capaz de entablar didlogo con él. El gran defecto del lider oficial de un grupo no sera care- cer de técnicas adecuadas de actuacién, ni el tener escasa capacidad para elaborar planes, Estas cualidades le puedan hacer falta, ciertamente, pero el defecto que le puede Hlevar al fracaso esta en que no sepa reconocer las emociones reprimi- das del grupo, y que entonces éste le rechace para buscar a ofro que sepa conectar con el grupo de forma mas profunda. 4.1. Qué se puede aprender, atin Spenteas que en Bethel Jo mas importante que se preten- enia que ver con las personas indi id con [a manera que tien: it os ottos mina . en de relacionarse con lo: yt i $3 | bros del grupo, la orientacién dt is ve centra saci 1 y Tavistock. se i sy exclusivamente en. el comple. c Jecion vast nh fe Plejo entramado de la rel i6i f tical. Es deci I i finidos en “Ay cH, en la relacién entre dos roles muy defini lefinidk el Brie, que son el del que manda yelde subdidinado i ‘ udlos sabemos que relaciones de autoridad se dan en los m se Iversos contextos. Se dan en &rupos pequefios, donde ‘aciones son cara a cara y el que ti 4 Se dane ee prupos mae que tiene poder esta cerca, 8tandes, en los que no es ibl verse el rostro, pero en los que el que ‘manda'tione que enfrene das y cadticas de pérdida . ¥ se dan, de manera muy ones, cuando no es uno, i © , A téneamente yy eee Tos stn funcionando simul- . inarse entre si con ‘ secuela de diferentes autoridades y niveles de poder toda Ja 4.2, A qué nivel se debe aprender. El nivel de aprendizaje que se adopta en ‘Tavistock quiere ser de gran profundidad. Si clasificamos los distintos niveles de aprendizaje que podemos obtener de una situacién cual- quiera, podemos distinguir tres principales: 5. Rice, A.K., op. cit. p.5, DINAMICA DE GRUPOS CINCUENTA ANOS DESPUES - nivel de conciencia, cuand se haga consciente de algo de lo que hasta ahora no | era, - nivel de cambio de actitudes, cuando queremos que la persona cambie sus actitudes tras Pasar por la expe- tiencia que le proporcionamos, y ~ nivel de mayor capacidad de accion. Podemos decir que Tavistock se centra en el primero de todos. Aprender es lograr que el Participante haga conscien- tes, vea con lucidez, consiga no defenderse de los conflictos profundos que explican y dan razén de los sucesos grupales. No se trata de cambiar inmediatamente, o de asimilar formas mejores de actuar; esto, si bien es deseable, se dara esponta- Reamente mas ards. Sélo cuando se haya logrado hacer cons- cient mundo subterrdneo a impidi fas cosas etd ul nen que ahora esta impidiendo que Igual que se da una nueva libertad de accién cuando emerge a la conciencia lo reprimido en el psicoanilisis indivi- dual, ‘asf se da un Mejor funcionamierito esponténeo del grupo cuando sus miembros hacen conscientes los conflictos que habia en el inconsciente grupal. La palabra favorita para designar el aprendizaje es per- cepcién penetrante, en inglés “insight”. La percepcién pene- trante, el insight, es algo que solamente se da cuando Ppartimos de experiencias concretas, y es muy dificilmente previsible. A Jo largo de una reunion de Tavistock unos tendrén “insights” y Se encontraran como sin pensarlo con intuiciones validas, y otros no. Qué se le va a hacer, Después de todo la realidad nos dice que hay personas mejor y peor dotadas para el aprendi- zaje. Tavistock lo sabe: las bien dotadas serén precisamente los lideres futuros a los que la dindmica esta especialmente dirigida. Con las otras Poco se puede hacer. Es una manera de entender a la humanidad en cierto modo elitista y no precisa- mente democritica. Pero la pretension es de ser implacable- mente tealista, caiga quien caiga. BL DOLOR VIENE DE EUROPA 0 queremos que la personae; aes: 1 De nuevo tenemos que repetir el carcter psicoanalitico de la dindmica de grupos Tavistockiana y el papel importanti mo, central, que juega en este modelo el inconsciente, De que se produzcan cambios en la persona que aprende es mas res- ponsable lo oculto que lo manifiesto. Hay que reconocerlo, es a niveles inconscientes donde se realiza el verdadero apren- dizaje: “..casi todo el aprendizaje lo hacemos a un nivel incons- ciente y experimental. El proceso de aprender es un proceso de internalizacion, es decir, de incorporacién de experiencia vivida al mundo interno de la fantasia y la razon. El indivi- duo tiene derecho a determinar lo rdpido que va a ir ese pro- ceso: se resistird si le resulta un proceso amenazador o le parece que no compensa. Pero hay que tener en cuenta que tanto aprender como resistirse son cosas cumulativas, y que cualquier pequefio aprendizaje puede ser el principio de un verdadero proceso de crecimiento y maduracion del organis- mo total”s Tavistock cree que existe la resistencia, es decir, que el que aprende puede no querer aprender. También el que viene a aprender, tiene, sorprendentemente, defensas. Por tanto siempre hay que contar con que es necesario, antes que nada, desmontar esas defensas. Y un desmontaje es siempre una operaci6n que lleva consigo cierta violencia, porque las situa- ciones ya establecidas han fraguado en viejas formas endure- cidas. Y la sola mencién de la palabra violencia (va a haber que hacer violencia) nos sittia en una postura que tiene poco que ver con aquellas relaciones de apertura amable y de acep- tacién calurosa a que nos tenia acostumbrados Bethel y su orientacién interpersonal. Hacer violencia sugiere mds bien una forma de relacionar- se que invita a la confrontacién abierta, al silencio, o incluso a cierta lejania. Todo con tal de que los individuos que se nos han confiado para que les hagamos aprender, al ir reviviendo 6. Rice, AK, op. cit, p. 24-25. DINAMICA DE GRUPOS CINCURNTA ANOS DESPUES enel gry tand n Resumiendo. — ® _HERRAMIENTAS PARA EL TRABAJO ual gaan anata 0, | QUE USA TAVISTOCK ictos mas que aprendizaje de conductas. “El momento histérico en moral pesimista, donde el fa dureza de la realidad ai cientes sus mecanismos ellos en alguna forma. “Api de si este mundo ya que |. gue nace le comunica una valor primordial es no tehuir mbiental, sino hacer cons- ocultos para aduefiarse de q we rendamos lo que puede dar 1. La reunién, la utopia es imposible” . No hay salones enmoquetados sin apenas mobiliario, para n 6l reclutamiento de partici- , que los asistentes, vestidos de cualquier manera, puedan sen- de Tavistock, que provienen tarse en el suelo rellenando con almohadones los huecos. Los cuarenta o cincuenta participantes se han reunido en una clase bastante convencional, sillas de respaldo rigido poco acogedor, y una presidencia clara donde se van a sentar los monitores. Las instrucciones del que parece ser el jefe son escuetas, aparentemente claras, y no admiten réplica. Se formarén cua- tro grupos, y cada uno tendré al frente un psicélogo de los aqui presentes. El equipo organizador esté a disposicién rela- tiva de los participantes, porque fuera de las reuniones pro- gramadas no tendran trato con los miembros de a pie del cursillo, Sino hay ninguna pregunta -que no la hhay- ha comenzado la reunién tavistockiana. Una reunién esta contituida, como sucedia con el labora- torio, por un conjunto de actividades diversas, que enseguida vamos a explicar. Llama la atencién en ella su cardcter de for- malidad y respeto a los limites estructurales, y Ja exactitud DINAMICA DE GRUPOS CINCUENTA ANOS DESPUES Con que en ella se definen las tareas y objetivos i ta Hevar a cabo en cada momento, yey qmese inten En la sesién de apertura todo ha E aperti quedado perfectament definido por el equipo director. Sti misma manera de presen tarse, los varones quizd trajeados de chaqueta y corbata, ha dejado establecidos los papeles que va a desempefiar cada uno: aqui hay un equipo de trabajo, y unos participantes. Hay quien da instrucciones Y quien las recibe. Quien manda y quien obedece. Nadie podré reprochar que no se haga una mencién expresa a los objetivos de cada actividad, o que no exista un sequema de la estructura global de la reunion. Otra cosa es que todo quede subjetivamente cl darle tiempo al tiempo. ” ero, Pero hay que __ Las actividades de una reunién convencional son las siguientes: el Pequehio grupo o “study group”, el grupo grande, el grupo de aplicacién, ejercicios practicos y charlas tedricas, 1 La gran preocupacién del equipo organizador al planear la reunion, esta en crear un esquema de relaciones claro, quiz incluso “gido, dentro del cual los individuos puedan, con garantias de suficiente proteccié: is i is ment on iene Pl m y aislamiento, experi- 2. El grupo de estudio. Equivalente al T-Group de Bethel, y como él, est formado por un ntimero de miembros que oscila entre los ocho y los doce, y un consultor, que es el nombre que va a recibir el moderador de orientacién analitica. ‘También en el grupo de estudio se trabaja en el vacio, es decir, sin tema ni estrvtura ni contenido previamente sefialado. . Su funcionamiento, si bien es similar en al; al T-group, parte de bases distintas. En él se va @ tratar de loc, lizar qué fuerzas inconscientes se mueven en el fondo de los pantefpantes, y del grupo en su totalidad. De acuerdo con Bion que considera que I G- an siempre a dos niveles, intenta distinguie entreanbos. HERRAMIENTAS PARA EL TRABAJO QUE USA TAVISTOCK - El nivel manifiesto, o nivel de grupo de trabajo: A este nivel funciona el grupo en cuanto tiene una tarea por realizar, en cuanto tiene un objetivo, claro o no, pero visible y conscientemente reconocido. Un equipo. de fiitbol que prepara el partido del Domingo, mientras entrena, esta funcionando fundamentalmente a nivel de grupo de trabajo. - El nivel oculto, o nivel de grupo basico: A este nivel funciona el grupo en cuanto que procura inconscientemente atender a motivaciones profundas que solucionan bien o mal necesidades también profun- das del grupo. Ese mismo equipo de ftitbol vive con intensidad el rencor de saberse tratados de forma desi- gual por la directiva, que paga y valora de manera muy distinta a cada uno de los jugadores, y ellos lo saben. Y es un grupo que tiene dinero, familia y acceso a las cosas normales dé la edad adulta, pero esta a la vez empapado por una cierta frustracién, al presentir que no goza del prestigio de una carrera socialmente esti- mada ni de una cultura a la altura de su posicién eco- némica. Todas estas cosas producen un ‘éstado emocional profundo, que constituye el funcionamiento del grupo a nivel de grupo basico. El grupo de estudio, con la ayuda del consultor, tiene como tarea ptimordial hacer manifiesto el nivel oculto de la vida del grupo. Este grupo tiene como tarea solamente lograr ponerse en contacto con el mundo desconacido del grupo basico, Pareceria inabarcable intentar enumerar todos los impul- sos, sentimientos y fantasias que pueden ocupar un lugar en el mundo de lo oculto. Sin embargo, y siendo consecuente con el estilo analitico, tan tematico siempre, Bion' concreta las 1. La exposicién elésiea de su teoria la ha hecho Bion, WIR. en su peque- fio, desordenado, e inapreciable libro Experiences in groups and other papers, New York, 1976. Trad. espafiola Experienciais en grupos, Paidos, 1976. DINAMICA DE GRUPOS CINCUENTA ANOS DESPUES Motivaciones ocultas del grupo basico en tres. Son las que conocemos con el nombre de hipétesis basicas {basic assump. tions). Es como si todo grupo actuase como si fuera una per- sona que tiene sus prejuicios, sus propias interpretaciones acerca de lo que pasa y de lo que es necesario, y ello condi- gionase en gran medida cada gesto, cada palabra, cada accién uya. Asi el grupo acttia como si quisi is Ina ee gr eosidtee, quisiese ante todo satisfacer Como si quisiese obtener seguridad de un individuo del jue todos pueden depender: Hipétesis de dependencia. Como si quisiera protegerse a s{ mismo de enemigos des- jonacidos, ¥ esto no pudiera hacerlo sino atacando y huyen- lo al mismo tiempo, como se hace en una batalla: Hipétesis le ataque-fuga. Como si quisiera reproducirse a si mismo para per - een la vida, y como si eso sdélo pudiera conseguith thedion. e una estrechisima unién de unos con otros en una especie de itrimonio total que engendre algo nuevo y redentor: Hips- tesis de emparejamiento o fusién, Estos estados emocionales profundos, o fantasias Pprofun- das, que a menudo hacen olvidar, o al menos distorsionan cnormemente el nivel del grupo de trabajo, solamente se pue- den comprender si se han experimentado y hecho conscientes con ayuda del consultor. Si esto Nega a suceder, los miembros del grupo habran ganado gran comprensién sobre cémo dominan la vida intima de los grupos estas fantasias tan pri- mitivas y tan universalmente compartidas. Y podran intentar resolver los conflictos més frecuentes que su existencia pro- voca, Porque el hecho de compartir al; el ‘Sunos o todos estos supuestos basicos engendra conflictos: - Conflictos entre el grupo bisico y los individuos que lo componen. No todos los individuos, en un momento dado, se identifican con el supuesto basico que ha adop- tado el grupo en su conjunto de modo inconsciente. HERRAMIENTAS PARA EL TRABAJO QUE USA TAVISTOCK Una persona, por ejemplo, con una larga historia de rebeldias y malos tratos en la familia, puede estar esponténeamente situada en actitud de ataque fuga, mientras que el grupo, recién nacido, atin no ha salido de una vieja postura de dependencia y todo lo espera del que manda. Conflictos entre el grupo basico y el grupo de trabajo, como cuando en un consejo de administracién, con definidisima tarea por hacer, no se advierte que varios de los miembros son parientes, mientras que otros no lo son. Unos estén vinculados a la Empresa por lazos de vieja amistad y otros no. ¥ para colmo no se sabe bien quién va a suceder al actual presidente, aunque debe salir de entre los miembros de este grupo. Conflictos entre elementos emocionales de una hipste- sis 0 supuesto basico, y elementos reprimidos de los otros dos. Como cuando un grupo de recia estructura jerérquica asumida con la alegria de la disciplina acep- tada- y en supuesto de dependencia por tanfo - se ve invadido de unos fuertes deseos de dar y recibir afecto, de refugiarse en un ambiente grupal célido y tolerante que arrope como madre. Como se ve, el grupo de estudio llama la atencién sobre aspectos grupales mas que sobre aspectos interpersonales. Normalmente presupone que cuando un individuo habla, lo hace en nombre del grupo o de una parte de él. Es el “ello” grupal que se expresa por boca de cualquiera de sus miem- bros, y que formula la fantasia inconsciente que mueve al grupo ahora. Es decir, que cualquier palabra que se dice se toma como expresién de las actitudes de fondo que hay en el grupo. Y estas actitudes, ya se sabe, son casi siempre actitu- des impregnadas de agresividad. Naturalmente que para que se sucedan con cierta claridad fenémenos analizables, el grupo de estudio debe ser un espa- cio apto, en el que se establezca una verdadera transferencia en el sentido psicoanalitico. Para ello tanto la atmésfera exter- DINAMICA DE GRUPOS CINCUENTA ANOS DESPUES na como el consultor en su misterioso y lejano papel de auto- tidad, favorecen en log Participantes la formacién de fantasi- as acerca de la autoridad, verdaderos Procesos de libre asociacién que producen rico material interpretativo. Se puede decir que al grupo de estudio en la reunién de Tavistock Ie sucede igual que a la persona individual en el divan psicoanalitico, A los dos se les sittia en una situaci6n muy estructurada, pero de gran libertad. Los dos son total- mente libres de situarse como quieran, pero siempre dentro de unos limites claros, neutrales, lejanos, que ofrezcan perfi- les frente a los que se contraste esa libertad. Solamente asi existiré la garantia de que las palabras y las acciones que se produzcan proceden del inconsciente del sujeto que habla, y no del consultor, ni de ninguna otra parte. Por eso el consui- tor calla tanto: no deben ser sus Palabras las responsables de lo que aqui Pasa, sino los movimientos interiores de las per- Sonas que forman el grupo. Podemos decir que la tarea Primordial del grupo de estu- posibilitar un mejor feed-back y como consecuencia un mayor aprendizaje, sino poner en contacto al grupo con su propio inconsciente, y asi Provocar intuiciones validas, profundas y Permanentes. EI objetivo es que se tengan “insights”, 3. El problema de la ansiedad, Es claro que toda vida grupal, y en especial aquella que comporta tomas de decisiones, causa ansiedad, Por eso es importante que el 8rupo ensefie algo acerca de la ansiedad. Pero como es muy poco probable que nadie aprenda nada ansiedad se produzca. En palabras de Rice, ino hay que crear ansiedades adjetivas, pero tampoco mantener inveterada- mente al grupo en una situacién de oculta dependencia. “El consultor conoce su trabajo, es digno de crédito, pero en nin- y HERRAMIENTAS PARA EL TRABAJO QUE USA TAVISTOCK tin momento nos va a sacar las castafias del fuego. Ni siquie- ya en nombre de la democracia y la cercania’””. Aunque eso suponga ansiedad. El papel del moderador (consultor). i implicita y explicita Bastante hemos dicho ya de forma imp! acerca del papel del moderador en Tavistock. ‘Vamos.a sefia- lar ahora las caracteristicas que le hacen distinto del modera- dor tradicional. i ick ds ala de . Su relacién con los participantes se parece més a . un técnico frente al que no lo es, que a la relacién de un igual con su igual o a un modelo, Es decir, es una clara \ figura de autoridad. b. Por eso insiste més en la delimitacién de su propio | papel, cohibiendo al exterior su espontaneidad siempre que es preciso, sobre todo si cree que su espontaneida puede impedir el desarrollo de los procesos del grupo o interferir en las relaciones profundas del grupo con sus propios problemas: . vile, de ; 4 ru . Sus comentarios se centran en | aspect 08g) 3) . modo que raramente se dirige a individuos concretos, y no muy frecuentemente les Ilama por su nombre. ifi i Jo suficiente- d.Su gran dificultad consiste en mantenerse > a meute dentro del grupo como para compartir sus sent mientos y actitudes basicas, y a la vez, lo suficientement separado como para ser un cualificado observador. i lider ambi-' - De todas maneras se puede decir que es un lide ° guo. Por una parte rechaza el poder ‘politico” que le Ilevaria a dar érdenes, y por otra estimula con su acti- tud la fantasia de que es alguien distinto, un verdadero 2. Ver a este propésito Rice, A.K,, op. cit. p. 44: Learning about the anxiety of making decisions. DINAMICA DE GRUPOS CINCURNTA ANOs DESPUES lider. En realidad esté provocando que el grupo viv; con especial dramatismo Ja confusion que todos tene- " mos sobre lo que es el poder, el liderazgo, la autoridad, ~ Esa ambigtiedad se da en la vida, y por eso - cree a. debe Teproducirse en el grupo. No importa si, com consecuencia, muchas de sus intervenciones son ter i das por cripticas e incomprensibles, a Es significativo el silencio del consultor. No aparece como i silencio de quien no tiene nada que decir, sino Mo el misterioso, el poderosisimo silencio de los fara- ones en sus tumbas. Ausentes Pero en su ausencia omnipresentes, porque solamente el ausente no se equi- voca, y solamente el silencioso es el que quiza lo sabe todo y puede intervenir de forma definitiva, No evita que el grupo Io vea como un como alguit fe un Poder enorme) para lograr “algo” del grupo (gun vac 0 de cerebro quiza?, suele pensar alguno). Esta conducta nace de Ia conviccién de que solamente si el en esa batalla, a sobrevivir mn % < 3 °° > so 8 a oO 2 a 2 a g 3 a 2 a 3 3 2 5 gs B 3 3 2 & s 2 = 5 a s. 3 8 @ 5 aS 8 2 El consultor, con sus intervenciones, quiere ayudar a los Participantes a examinar cémo surge en ellos el deseo de dominar y el deseo de someterse, la necesidad.de pertenecer 4 un grupo'y la necesidad de mantenerse independiente, el miedo a quedatse solo y aislado y el miedo a verse absorbido en una entidad slobalizante Como resultado ~secundario a todo esto que es anterior Y primordial - lograra que los miembros dei grupo defi- nan sus relaciones de unos para con otros, pero lo pri- mario es que definan sus relaciones con sus proy So Sentimientos ¢ impulsos profundos, Propies 96 HERRAMIENTAS PARA EL TRABAJO QUE USA TAVISTOCK | gran peligro que el consultor de grupo asi descrito lleva igonsigo, es el de caer en el papel frio del técnico que distribu- einterpretaciones mecénicas, alejadas del proceso basico en gue‘los sucesos estén ocurriendo. Rice, como Crowfoot, sale fal paso de esta dificultad cuando nota que su fe en la impor- Vtancia de los procesos inconscientes le hace considerar tan relevante lo que se transmite con la conducta, el tono de voz, “étci como lo que se transmite verbalmente con la palabra. Y ‘odos estos vehiculos, en el caso del consultor, deben estar transmitiendo honestidad, entrega y realismo. Por eso sola- * mente el que se ha puesto muy en contacto con sus propios mecanismos interiores puede subir hasta el protegido papel del que interpreta a los demas. So pena de traicionarse cons- tantemente y estar a merced de la contratransferencia 5. El grupo grande. Esta actividad de la reunién consiste en una asamblea de todos los individuos de los distintos grupos de estudio, con los miembros en pleno del equipo director. Su objetivo es estudiar las relaciones personales, y las reacciones grupales en unas circunstancias en que la relacién cara a cara no és posible, y en que existen diversos subgrupos con historia independiente. El papel de los consultores en esta actividad es el mismo que en el pequefio grupo, con la dificultad de que ahora son varios y acttian a Ja vez. Son un equipo que intenta interpre- tar el inconsciente no de un grupo pequefio, sino de una masa. El grupo no se Ilama grande porque conste de cuarenta 0 cincuenta miembros. Sino porque éstos estén. dispuestos de tal manera que no pueden tener un facil contacto visual cara a cara. Es normal que las sillas se hallen dispuestas en circu- los concéntricos, de forma que cada persona dé la espalda a ie alguna otra. Sdlo ya ese hecho cambia de manera dramatica la. forma de relacién. Te DINAMICA DE GRUPOS CINCUENTA ANOS DESPUES El grupo grande es una actividad que tiene lugar una vez al dia, y que desencadena fenémenos muy complejos, y mds primitivos que el grupo pequerfio. La dificultad que encuentra este grupo en autoorganizarse es enorme, y amenudo la agre- sividad que desarrolla ‘aparece de forma espectacular. Es la oportunidad de vivir hasta qué punto es facil que un grupo caiga preso de la irracionalidad, Para los consultores se da en esta situacién una dificultad afiadida. Al actuar juntos, tienen el peligro de reflejar en ptiblico, y sin advertirlo, cualquier problema de relacién que Pudiera existir entre ellos. Se puede decir que la mecénica profunda del ru 0 gran ha sido mucho menos estudiada que la del grspo cam vary fa actuaci6n frente a él esté menos respaldada por la investiga- cidn. Pero su impacto es enorme, y se cuenta entre los mas carac- tetisticos de la dindmica de grupos de orientacién “grupal”. La idea basica es que en un grupo grande (suele ser de unos cuarenta miembros aproximadamente) se estaran adop- tando simultaéneamente distintas hipétesis basicas en los dis- fintos subgrupos, que éstos cambiardn de composicién con cierta facilidad, al haber trasvases espontaneos de un grupo a otro a lo largo de todo el proceso, y que en la confusién subsi- guiente surgirdn fendmenos de liderazgo muy “sui generis”. Tavistock ha dedicado desde el principio mucha atencién a este tipo de actividad, siendo consecuente en ello con su objetivo primordial de estudiar el liderazgo. Una dinémica de 8rupos, piensan, quedaria incompleta si no dedicara atencién alo que ocurre en aquellas situaciones mas masivas en que los sujetos estén a merced del primitivismo de los impulsos y de la fuerza més libremente ejercida. 6, Ejercicios practicos. Tavistock usa solamente dos tipos de ejercicios muy con- cretos, y ninguno de ellos se puede Hamar estrictamente ejer- cicio de sensibilizacién en el sentido que le daba N.T.L. bh} HERRAMIENTAS PARA EL TRABAJO QUE USA TAVISTOCK - El ejercicio intergrupal: Se suele dedicar un dia entero de la Reunién a este ejercicio, En él los consultores . abandonan a los participantes casi por completo a su propia iniciativa. Ellos adoptan un rol muy limitado; van a funcionar como un equipo conjunto, que no tiene relacin directa con nadie, sino que se retira a una habi- tacion alejada a la espera de lo que suceda. Deciden ser ese dia un equipo de apoyo que estar4 disponible sola- mente en caso de que algtin grupo de los que se formen. necesite ayuda y venga a solicitarla. Aparte de éstas no hay otras normas o reglas, sino que los Pparticipantes, durante las veinticuatro horas que dura el ejercicio, deben formar libremente grupos como lo deseen, y deben profundizar en sus relaciones con los otros grupos que se formen de la manera que crean conveniente. Surgen unos grupos pequefios y otros grandes, unos con deseos de trabajar y aprender, y otros cansados ya de todo ese profundizar tan costoso y sélo deseosos de divertirse. Hay grupos claramente defensivos, que se unen para evitar enterarse de nada. Las tensiones cre- cen hasta extremos insospechados, y las relaciones de los sujetos con sus grupos, con los demds compafieros de experiencia, y con sus propios miedos y problemas se muestran con crudeza al desnudo. . Quiza algin grupo decida pedir ayuda. Los psicélogos requeridos a ello se pensarén muy mucho si acuden a darla. En algunos casos la denegaran si piensan que el grupo que la pidis tiene recursos suficientes como para salir del paso. Estén mas ausentes que nunca y mas pre- sentes a la vez, porque es mucho lo que se desea‘su pre- sencia. El ejercicio acaba con una sesién plenaria en que se exa- minan las conductas de los distintos grupos, sus rela- ciones entre ellos, las reacciones de las personas y su relacién con el equipo directivo (que representa obvia- mente “la direccién suprema”, “el sistema’, en su espléndido aislamiento). 99 DINAMICA DE GRUPOS CINCURNTA ANOS DESPURS | Los grupos de aplicacién: En la “Conference” 0 Reunion de Tavistock, al revés de lo que sucede en el Laborato- rio con el T-Group, el 8upo pequefio no se mantiene hasta el final. En los liltimos dias es sustituido por el Ila- mado grupo de aplicacién, compuesto de intento por sujetos-de intereses Profesionales Parecidos, y que van a tener una tarea semejante en Ia vida. Ahora se trata de aplicar lo aprendido, las intuiciones que cada uno ha ido logrando tener, a situaciones reales de la vida de los restantes miembros, Uno Propone una situacion de su vida que requiere aclaracién, y los demas le ayudan a realizar la tarea asociando lo q buen entender les sugiere desde fo que ellos mismos han vivido. Es decir, ei gtupo de estudio se convierte en un grupo de andlisis de casos, En realidad lo que pretende el grupo de aplicacién es preparar la transferencia de lo adquirido al mundo de Ja vida diaria, y @ la vez proporcionar un modelo de grupo de trabajo que puede ser muy util Para continuar el aprendizaje y el andlisis de actitudes grupales pro- fundas en el entorno al que cada cual pertenezca., En estos 8rupos el papel del consultor es muy parecido al que ha tenido hasta ahora, Es el de ayudar a todos ‘ia a ver més clara la situacién que se expone como problemiatica en cada sesién, 7, Sesiones teédricas. En las primeras reuniones, de catorce dias de duracién, si . y uracion, si - pre hubo un tiempo dedicado a charlas teéricas sobre temas de ra el conocimiento de los Procesos ; ocupar-un diéz por ciento del tiempo total, igual que ha sucedido en los laboratorios Bethelia- por completo, sien- ista de selecta bibliografta. e : HERRAMIENTAS PARA EL TRABAJO QUE USA TAVISTOCK Temas que se solian tocar eran; como puede suponerse, los referentes a la estructura de la personalidad segtin el psi- - coandlisis, a la estructura de poder en el grupo, el liderazgo y sus implicaciones, los mecanismos de defensa, u otros por el estilo. Resumiendo, * Tavistock usa unos instrumentos muy simples y homo- géneos, de los que el centro ese! grupo de estudio, Particular versién del FGroup basado en presupuestos psicoanaliticos, y que determina un estilo de animacién por parte del consultor en consonancia'con ellos, * El conjunto de estos instrumentos sugiere un sistema muy coherente y bien trabado, como corresponde a la ldgica cerrada de! psicoandlisis. Todos ellos hacen girar los problemas suscitados alrededor del poder, de las relaciones le autoridad, y-de la distribucin de lideraz- go en el grupo. * Han desaparecido las actividades, como ejercicios de sensibilizacién, que entroncan mas con la pedagogia y sus métodos que con la clinica. * El consultor tiene un definido papel, que le aleja de ser un modelo de conducta, y hace de él mas bien una pantalla de proyecciones inconscientes, y una fuente. de interpretaciones de esas proyecciones. 8. En qué sentido se debe hablar de aplicaciones practicas, Al hablar de aplicaciones de la dindmica de grupos de orientaci6n analitica a Ja realidad, no podemos hacer tna des- cripci6n paralela a la que haciamos al tratar de la escuela.inte- raccional. Los psicélogos de‘NTL, tras desarrollar un cursillo se ven obligados a organizar algunas otras actividades que logren transferir lo aprendido al mund. cultural para aterrizar en ja vi en que si alguno ha Ile tos angulares del ser hu: que esos conflictos significan, enraizado en la vida real, y nada hay que En segundo lugar los: gTuy parte integrante de la Reunid forma de aplicacién en si mismos, y salen escrtipulo de falta de relacién con Ja reali 1. Que ha habido una cl dindmica de grupos de Tavistock y pia de grupo. 2. Que el Instituto Tavistock hi actividad trabajando en ases DINAMICA DE GRUPOS CINCUENTA ANOS DEsPugS Dos cosas s{ podemos Poner de relieve: lo real. Tienen que salir de la isla ida, Pero los de Tavistock saben gado a localizar cules son los conflic- mano, y ha vivido en profundidad lo ha quedado ya muy realmente necesite transferir. pos de aplicacién, que forman mn tevistockiana tipica, son una al paso de cualquier idad. lara ligazén entre la experiencia de la practica de tera- a tenido siempre una gran ‘orar a empresas y organiza- ciones. En algunas de sus Publicaciones aparece clara- mente el trabajo de andlisi culares, y que es de gran valor’, . is institucional con profusié de material descriptivo que desciende i ti a los casos parti- 9. Relaciones entre dindmica de gtupo y terapia. Este es el momento dindmica de grupos y ter aba a los animadores de Para los de Tavistock, En un revelador Parrafo Rice confiesa‘ principio, los que se ocuparon con él de gry iban movidos por la intencién de Procurar POS que tanto desequilibrio podian traer a 3. Uno de los mejores es Bums, T. y Stalker, G.M, The man ‘vations, Tavistock Publ., Londres 1961, 4. Rice, AK, op. cit. 154, de hablar sobre las relaciones entre Tapia, un problema que no se plante- grupos de NTL, pero que sf esta vivo que, ya desde el pos tras la guerra, salud a esos gru- unos hombres ya lagement of Inno- HERRAMIENTAS PARA EL TRABAJO QUE USA TAVISTOCK | desequilibrados por los desastres sociales. Asi el mayor cono- cimiento de la realidad grupal Ievé a penetrar més en los mecanismos del individuo enfermo, y el tratamiento clinico de éste Ilev6 a menudo a conocer mejor el grupo. Con todo, hacer una lista adecuada de las diferencias entre dindmica de grupos y terapia grupal es dificil, porque - Ambas actividades tienen por objeto efectuar un cam- bio en la persona - Ambas tratan de proporcionar una nueva conciencia de los motivos y causas profundas de la conducta humana, Jo cual hace que muchos consideren a Jas dos activida- des como diferentes puntos de un continuo. Como diferencia fundamental se puede sefialar, y asi lo hace Rice, el que la dinémica de grupos se ocupa mas de pro- curar medios para la maduracién y crecimiento del individuo y el grupo, mientras que la terapia tiene que dedicar mas atencién a destruir barreras que se oponen a que ocurra nin- guin tipo de maduracién y crecimiento, La principal barrera seria la enfermedad. Es verdad que ambas actividades examinan los mismos fenémenos fundamentales, usan el mismo lenguaje, y deter- minan intervenciones muy semejantes por parte del consultor o terapeuta. “Cualquier actividad que proporciona a la persona oportu- nidades de aprender a proposito de sf misma, y de aprender sobre su relacién con los demds y consigo, se puede decir que estd haciendo terapia. Pero esta semejanza no es excesiva- mente importante, es mds, es irrelevante: hay algo que defi- nitivamente distingue dindmica de terapia. Un grupo de terapia es un grupo de pacientes Hevados por un elinico, en un marco institucional clinico, y un grupo de estudio (dind- mica) es un grupo de estudiosos Heondos por un consultor en un marco institucional educacional’’. 5. Rice, AK, op. cit. P. 156. DINAMICA DE GRUPOS CINCUENTA ANOs DESPUES diferenciales: 1{Conciencia de enfermedad ici c if en el participante en [s terapia, y sdlo conciencia de necesided de perfectione miento en el que asiste a un grupo de dindmica. Natural- psicoanaliticos, segtin los cuales las fronteré ¢ ‘as entre enfe medad y normalidad son menos nitidas que en otras con. alidad. No tiene sentido distinguir lerente.a su condicién de hombre, 2{ El diferente marco institucional, Es el criterio ma [Ra Proporciona Rice, Sibien se podria atgamentae ane algo que ayuda a definir lo institucional es preeisamen: te la actividad especifica que en la Institucion se desa- rrolla, con lo cual lo definido entra sin deber hacerlo la definicién, y todo queda por explicar. “ 3. El contrato profesional, ‘Tavistock se esfuerza siempre ee al patrato entre consultores y participantes sea t . esto, y dando por supu asisten son individuos maduios, y que hantomeca ‘le decisién consciente de participar en una actividad en que van a encontrar oportunidades de aprender sobre Jas telaciones de autoridad, los psicdlogos que llevan el sesion de apertura. Se describen como “un recurso mds Hi disposicién de todos, para aprender”, y no, desde ‘ego, como posibles ayudas en problemas emocionales, 10. El problema de seleccién de participantes, Hay algo que no ha sido reg; i i no spondido todavia, gunta sobre los criterios de seleccin de participant para tna Como se ve son tres los elementos que se sefialan como HERRAMIENTAS PARA EL TRABAJO QUE USA TAVISTOCK experiencia que implica tantas tensiones como ésta. En realidad autores como Rice 0 Crowfoot, rechazan cualquier procedi- .miento de seleccién que serfa excesivamente costoso para una experiencia tan breve. Admiten que existe un riesgo, y aceptan la responsabilidad contraida para con aquellos que sucumben a 61. No sin hacer algunas interesantes afirmaciones de descargo: a, Toda forma de educacién lleva consigo un riesgo, y crea tensiones. Adaptarse al participante mds débil seria dejar a casi todos sin experimentar nada verdadera- mente importante. ‘b. Un método que pretende comunicar cudles son las ten- siones que IHevan consigo las relaciones entre personas : en un grupo, es imposible que lo haga sin reproducir esas mismas tensiones. c. En relaciones humanas, evitar los problemas es a menu- do més perjudicial que intentar resolverlos, por muy tor- pemente que se haga. Esto no niega a nadie el derecho a Jas propias defensas, pero si ese alguien pretende ser Ifder y tener responsabilidades sobre otros, debe saber que sus Ppropios problemas pueden ser destructivos para ellos. , d. Por otra parte, todo papel social en esta vida lleva con- sigo tensiones, casi siempre mayores que las de la dind- mica de grupos. La dindmica de grupos sabe que no es la Unica fuente de tensién, y sin embargo si es casi el tinico medio conocido para explorar un poco en la pro- pia vivencia de tensién, y aprender a manejar eso que tanto abunda en nuestra tensa vida. A pesar de estas razones, es verdad que en una reunion de aprendizaje psicolégico, Ievada al estilo de las que organiza Tavistock, se pueden producir incidentes que bordeen lo cli- nico. Para estar prevenido en estas ocasiones los miembros del equipo directivo deben contar con recursos suficientes, y alguno de ellos al menos debe tener formacién médica, para poder ayudar al caso excepcional. Son casos que probable- mente nécesitaran una atencién prolongada en forma de clara DINAMICA DE GRUPOS CINCUENTA ANOs DESPUES dindmica se hace necesario el recurso a un clinico para abor- pai dar algun caso de Pperturbacién grave. terapia. No seria, desde luego, la primera vez que en una fas & aN Resumiendo. * Como un producto de la dindmica de grupos. cania con la terapia diferencias con la clin LOS GRANDES NOMBRES DE TAVISTOCK Su historia y de sus bases tedricas, q de Tavistock tiene mucha més cer. q y Mas dificultades en sefalar sus ica que la dinémica interaccional. q “De todos modos, carecem evaluative y de investigaci y. gacién como para una clara vision de sus ties Hades posivecs, . gOS y resultados positivos. Por otra parte el clima analit e itico en que se mueve, de 1 Supervaloracion del caso singular sobre la comproba, | cion estadistica, le llevan a un desarrollo lento, no muy @ propésito para constataciones cuantitativas, ios de suficiente material | | No vamos a hacer una exposici6n detallada de todos los principios analiticos que dan base a la orientacién tavistoc- kiana de dindémica de grupos, pero quiz podemos intentar, como hicimos antes, hacer un recuento de aquellas intuicio- nes basicas del psicoandlisis cuya influencia ha sido mayor. Tres son los nombres que simbolizan mejor estas fuentes: Sig- mund Freud, Melanie Klein, y W.R. Bion. 1, Sigmund Freud. Freud escribe en 1921 su libro Psicologia del grupo y andlisis del Yo' en.el que por primera vez se ocupaba en detalle de la psicologia del grupo. Desde un primer momento. enfoca el problema adoptando el Angulo mas decididamente colectivo: La gran pregunta sobre un grupo es: gEn qué consiste el ver- dadero influjo que un grupo ejerce sobre 1o que tenemos las personas de individual? Porque'la realidad mas importante a 1, Bn castellano se ha venido titulando con el equfvoco nombre de Psico- logta de las masas, ad DINAMICA DE GRUPOS CINCUENTA ANOS DESPUES la hora de abordar el estudio de un grupo es “algo mas” que la si ca de alguna manera lo que ést ___ Las respuestas que se han linea de suponer que existe ui dencia al contagio emocional. un grupo es el hecho de que uma de individuos, y modifi- ‘OS SON en si mismos. dado antes de Freud van en Ja " instinto gregario, o una ten- 4 nt ‘veud vio muy claro i Hene en cuenta Ja oxisteticla de la libido, todo puede ‘quedar cho mejor explicado: no sdélo qué es 1 nu i eT que es un grupo, sino tam- ign come influye en los individuos que lo componen “= heck ‘si pe a ooegoe de que la diltima explicacion de los esta en la libido y en istéri Freud hace sus afirmaciones, 7enans avatares Ristérice, Lo primero es que si existe el nas que lo componen se ma: poderosa fuerza. Y como deducir que seré una fu te, como lo es la libido, © &' BTUpo es porque las perso- intienen cohesionadas por alguna ésta no es observable, erza de orden profundo e inconscien- ‘a sensacion agridulce de rechazo tiginaria que sentimos hacia ellas, Porque una cosa es clara: que revela la agresividad o; "eon grins unen en la hostilidad. La afirmacién es - ersonas son hostiles entre si, ; a a t |, éPor qué se Can eet solamente porque tienen intereses’ comunest coe feno. Sus Uuniones a grupos suelen ser mucho més : fo de sus fluctuaci - verdad es més mn te faciones - que todo eso. La Dificilmente se puede explicar la existencia de grupos si no es recurriendo a conflict i recur > ‘Os muy antiguos y muy reprimi- dos, a fijaciones infantiles, EI conflicto que os liga 2 otras nosotros es el deseo comtin a todos, y que que existe: el deseo de ser querido por la muy poderoso y con pretensiones de exclu- madre. Un deseo LOS GRANDES NOMBRES DE TAVISTOCK : sividad, ya que siempre hemos preferido que nadie. sea amado a serlo de forma compartida. Un deseo que lleva en su entrafia 1a competencia. Desde el principio el hombre ha visto amenazada la de- seada exclusividad por rivales inevitables. En un primer f momento importantisimo el unico rival aparente era el padre. Pero los hermanos vinieron-enseguida. Para salir -del apuro, y solamente como componenda defensiva, hemos tenido que ir firmando paces, hemos-recu- trido a hablar de justicia, de compafierismo, de amistad... Pero que quede claro que en el hombre, cuando de relaciones gru- pales se trata, es primero la rivalidad, y secundario el esfuer- zo por la igualdad y la uni6n. La pretendida sed de igualdad, Ja unién misma que vivimos en grupos, siempre son salidas de emergencia. Verdaderas componendas. Primero es un senti- miento hostil, y sdlo luego, y como defensa, nace alguin otro sentimiento positivo para que no llegue la sangre al rio. Claro.que hay un personaje con el que la componenda sigue caminos particulares. En la relaci6n original esa perso- na era el padre, en el grupo es el lider. Si, la autoridad no es un rol mas en el panorama grupal. La autoridad es el-verda- dero protagonista. Respecto de ella surje una ligaz6n muy profunda en forma de Identificacién. Es decir, en forma de un movimien- to psiquico por medio del cual, como si fuéramos de nuevo nifios, intentamos conformar el Yo propio a otro mas podero- so que acttia como modelo, para ser como él y no sufrir dafio. Casi todo lo que sucede en el grupo tiene que ver con él. Y por eso casi todo lo que sucede, a pesar de las apariencias, tiene un fondo de temor y de lucha por la supervivencia. Todo esto hace pensar con pesimismo en el hombre, que no es un ser dé sociedad, sino un ser de horda. No era falso eso de que el hombre es lobo. para el hombre. Aunque nos pese hay que decir que es un ser con graves conflictos mal resueltos: conflictos que se expresan adecuadamente en tér- minos de padres y hermanos. En términos de dependencia- identificacién, y-de rivalidad-pacto. 109 \~ \a } aw DINAMICA DE GRUPOS CINCUENTA ANOS DESPUES 2. Melanie Klein. Aunque en germen en Freud, de Melanie Klein cuando el psicoandiiat cuantos puntos aquella cen ome decisivas Para la dindmica de grupos: ‘as primeras relaciones con obj ri z jetos son muy im, . bj ortantes, pe onus, Sicbido a x enorme plasticidad del nifi, van. a funds. S. Nos relacionaremos con los demé como un dia nos relacion: imerns personae u amos con la: aparecieron en nuestras vidas, v Puimerss Personas que Y ha ’ de sation ener on Sapna que las primeras relaciones son les; se ama lo ita. $6 luego preenae: que se necesita. Sélo jue ‘er capaces de amar at i fisicurente oly 4 lunque no necesitemos eto amado, Siempre nos gu i j S edaré, sin go, una referencia a aquella libido mas punitive ember Pero las primeras telaci ama i y se odia a ta vez, Porque los objetos (el pecho de la ma i i dre en un primer Momento) satisfacen y frustran simulia- 1 neamente de forma yonbrensible Para el nifio. Mi madre : x pero me abandona de ve: forma inexplicable, Y esta ambivalencia es dolorosa Produce una anion que enseguida Se aprende a contrarrestar Por el meme a escision del objeto y de los afectos relativos al rn = tundo se va poblando, Proyectivamente, no de nas e es uenas y malas a la vez ¥ en distintos aspec- ‘ars sobre los que poder amor 0 nuestro odio. 4 LOS GRANDES NOMBRIS DE TAVISTOCK de esas fantasias interiores que suelen Hamarse “relaciones ‘objetales” podremos llegar a comprender nuestras peculiares formas de relacién. En realidad son mecanismos nuestros, de internalizacién y de proyeccién sobre todo, los que explican las cualidades que los objetos tienen, las que los hacen benevolentes, 0 per- secutorios, tranquilizadores 0 amenazantes, buenos o malos. Yo, desde mis primeras experiencias, hice mias unas formas de ver a los demas, de vivirles, y de reaccionar ante ellos. Ahora no hago sino proyectar en cada persona que encuentro en la vida contenidos que pertenecen a mi mundo interior, Llevarse bien con las personas parte, antes que nada, de aclararse cémo yo las veo. Qué hay de suyo y qué de mio en el mundo de afectos que nos une. Un sujeto maduro en su relacién social es el que ha apren- dido que cualquier objeto es bueno y malo a la vez. Es aquel cuyo Yo sabe tomar una postura de suficiente objetividad como para conocer dénde estén los limites entre su mundo interior de fantasmas, y el mundo exterior de realidades que no dependen de él mismo. Y es el que, luego, obra con deci- sién en consecuencia. 3. Wilfred R. Bion. La tercera contribucion tedrica decisiva es la de Bion. Ya expusimos antes su teoria de las hipdtesis basicas del grupo. De ella se podrian seleccionar asf los enfoques principales que van a ser decisivos para elaborar esta forma de dindmica de grupos: Todo grupo tiene dos vidas paralelas, la que se desarrolla a nivel de tarea y la que se desarrolla a nivel de grupo basico. En realidad ésta es la que explica verdaderamente aquello que acaece en el grupo. Cuanto un grupo se hace més sofisticado y especializado en su proceder, tanto mds usa los sentimientos y emociones asociados con una de las hipétesis basicas para suprimir y DINAMICA DE GRUPOS CINCUENTA ANOS DESPULS controlar las emociones no; I rmalmer i dos hipbtesie: won mte asociadas con las otras hecho a in” 5 ie whens comatt rer semplo un partido politico de n ; ta) encontraré con toda razén n jue I ppotesis mas npropiadla Para funcionar es la de lucha-huide ‘ntemente movilizaré conductas, sentimi n » Sentimientos, energie I elacionadas con ella. Esta misma Movilizacién ae ‘sara como elemento represor. ari ? Para j deseos amorosos de unién o de dependents mene Saran oa are: ser “aro esta, que esta lucha Produzca mucho dolor, r0, y los sentimientos que Ilev. i idad de semana pone ‘a consigo la necesidad nM sean tales que emer i de toda represién, Ent 5 ‘hipotecis bane rda 1 » entonces se cambiara ta hipétesi i Un ejército Puede tambi i 70 prow mbién suspirar por el que sirva de descanso a log guerreros.| men Prowecter a wa “ste Juego interno se desarrolla constantemente, y en vueltos los aspectos mas irraci nbi a tas Arracionales y también mas Profundos del grupo. Es intitil esperar verdaderos | Los conflictos de 8rupo no se deben, generalmente a difi- SP } vida del grupo basico (que es, no Io olvidemos, una vida de | relaciones a nivel de fantasia: jt vi | is con ol i yla vi al ma bjetos internos), y la vida : ia omadera experiencia de aprendizaje en grupo es la intuicién profunda de €S0 que nos es comtin a todos en-este P ‘ momento, por debajo de la heter i individual. No se ogeneidad individual, trata de “aprender a rec; y rene as’ ‘Onocer y a gozarse en las dif ias” como querria la orientacion j i 10 ‘ * “a, interaccional, sin apre / ‘ , ender a Teconocer, en mi Propia conducta y en la de Jos demas, la y sy Pd Stupo que institucionaimente esta NB LOS GRANDES NOMBRES DE TAVISTOCK Resumiendo. * Brevemente se puede decir que la influencia de Freud es decisiva como origen de la actitud de sospecha ana- litica que adopta la escuela de Tavistock. Sospecha que recae sobre todo sobre fenémenos como el afec- to, la cooperacién, la democracia, etc. que antes eran conceptos venerados como incuestionables, y que ahora pasan a ser posibles encubridores de fendme- nos reprimidos més profundos. En una palabra, no se entiende esta escuela sin el descubrimiento freudiano del psicoanilisis y el inconsciente. * De Melanie Klein toma la conferencia de Tavistock su teoria de relaciones objetales, ia atencién primordial a la relacién con objetos internos, y al anélisis de intro- yecciones y proyecciones. * De Bion su atencién al grupo como totalidad, como organismo capaz de vida inconsciente propia, con una temiética definida?. f * Podriamos intentar hacer una definicion de grupo, que subyace, segtin todo lo dicho, a la dindmica de orien- tacion analitica: Un grupo es “un conjunto de individuos que han ele- gide los mismos objetos de identificacién, para resol- ver conflictos internos semejantes” Como la figura 2. Esta clasificacién tripartita ha encontrado sus opositores. Creemos con. W.K. Rice que quiz se puedan reducir a dos las tres hipétesis de Bion. Para Rice Dependencia y Emparejamiento son dos polos opuestos de una misma hipétesis o dimensién, como lo son huida y lucha de otra. Tanto el grupo que est en dependencia, como el que est en empareja- miento o fusi6n, se mantienen unidos por una necesidad de seguridad. En el primer caso la quiere obtener mdgicamente de un individuo que nunca podré responder adecuadamente a lo que se le pide (el lider), en el segundo la quiere obtener de un Ifder futuro que “nuestra tinién” producir4, esperanza siempre vana, Ver Rice op. cit. p:12 en nota.