Está en la página 1de 40

noviembre 2016. Nº 65

noviembre 2016. Nº 65

SSuummaarriioo

Editorial

2

Breves

3

Ley vasca de vivienda

4

Centrales nucleares

5

De velos, burkinis y

otros despropósitos

6

Mujeres en resistencia

7

Descolonizar nuestros feminismos

8

Kalea, gaua, jaiak

geureal dira!

10

Encuentro europeo de la MMM

12

Repasando la violencia machista

13

Entrevista a Silvia Federici

14

Isaura Muñoz

16

Las bloggeras del cero residuo

17

Miradas feministas e

investigaciones tecnológicas

18

Pinceladas de mujeres

a la paz en Colombia

20

El problema de los servicios

21

Mujeres tumbo a Gaza

22

Refugiadas = 0 derechos

23

Modelo de sociedad en Kurdistan

24

Iturfest I

26

Landarene, creatividad entre flores

27

Cursos

28

Nadando entre el feminismo

29

Sostenibilidad

30

Autoconocimiento

31

Receta y poesía

32

Reseñas

33

Taller de escritura

34

Direcciones de interés

35

EEddiittoorriiaall

Akabatzen

gaituzte

indarkeriak

Behin eta berriz hiltzen gaituen indarkeri matxistaren aurka, urte asko daramagu lanean, mugimendu feministarekin batera. Denbora luze- an jasan izandako indarkeria batzuk gutxitzeko gai izan gara, baina ez dago borondaterik emakumeok hilt- zen gaituen indarkeria guztiekin amaitzeko.

Ez da bakarrik genero eta matxista indarkeria gure bizitzak akabatzen dituena. Baita emakume asko bizi- raute hutsera eramaten dituen eko- nomia indarkeria ere. Baita ere adie- razpena eragozten digun indarkeria politikoa, gure gorputzen, bizitzen eta bizi nahi dugun lurraldeei buruz- ko erabakiak hartzea galerazten diguna. Eta indarkeria sinbolikoa ere bai, zeren hainbesteraino sartzen zaigu patriarkatua, matxismoa, kapi- talismoa eta arrazismoa, kasu batzu- tan geure interesen eta beste ema- kumeenen aurka ere joaten bai gara.

Indarkeriak mota askotakoak dira, baina baita ere asko gara aurre egin nahi diogunak. Horregatik ari gara etengabe proposamenak bilatzen eta logika horiek nola funtzionatzen duten jakin nahian, aurre egin ahal izateko. Badakigu ez dela bide erra- za, baina, baita ere jakitun gara, aurreratzen eta aurre egiten ari gare- la, ez bakarrik arlo pribatuan, gune publikoetan ere bai. Denok libre izan arte lanean jarraituko dugu!

Violencias que nos matan

Llevamos mucho tiempo, junto con el movimiento feminista, trabajan- do en contra de la violencia machista que nos mata de forma continuada. Hemos sido capaces de reducir algunas de las violencias que nos han afectado durante mucho tiempo, pero no hay volun- tad social para acabar con todas las violencias que matan a las mujeres.

No es solo la violencia de género y machista que, en muchos casos, acaba con nuestras vidas. También es la violencia económica, que reduce la vida de muchas mujeres a la pura supervivencia. La violen- cia política, que nos impide expre- sarnos, ser capaces de tomar deci- siones sobre nuestros cuerpos, vidas y el territorio en el que que- remos vivir. La violencia simbólica, que hace que introyectemos de tal forma el patriarcado, el machismo, el capitalismo y el racismo lo cual nos lleva, en algunos casos, a que vayamos en contra de nuestros propios intereses y los de otras mujeres.

Son muchas las violencias, pero también somos muchas las que queremos enfrentarlas. Por ello no dejamos de buscar propuestas y de reflexionar sobre cómo funcionan esas lógicas y cómo hacerlas fren- te. Sabemos que no es un camino fácil, pero también somos cons- cientes de que vamos avanzando, vamos complejizando la cuestión y haciéndole frente, no solo en el espacio privado sino también en los espacios públicos. ¡Seguiremos en marcha hasta que todas seamos libres!

MMuujjeerreess ddeell MMuunnddoo -- MMuunndduukkoo EEmmaakkuummeeaakk

Diseño y maquetación: Iratxe López Impresión: Luna. Tfno.: 94 416 75 18

DEPÓSITO LEGAL: BI- 598/2012 Número de ejemplares: 1.000

Edita: Mujeres del Mundo- Munduko Emakumeak ‘Babel’ Dirección: Fica, 5, interior, bajo. 48006. Bilbao Tfno.: 94 400 54 17 Email: babelmujeres@gmail.com Web: http:www.mujeresdelmundobabel.org Blog de comidas del mundo: http://comidasdelmundobabel.blogspot.com http://www.facebook.com/groups/mujeresdelmundo/

La revista no se hace responsable ni está de acuerdo necesariamente con las opiniones de sus colaboradoras/es

FF ii rr mm aa ::

II ZZAA SS KK UU NN

F F i i r r m m a a : : I I Z Z

BREVES / LABURRAK

a : : I I Z Z A A S S K K U U N

ENDOMETRIOSIA: GAIXOTASUN EZEZAGUNA

La Endometriosis es una enfermedad del endometrio, que es el tejido que recubre por dentro el útero preparándolo para un embarazo, y que se descama y desprende en cada menstruación. En la endometriosis, este tejido no llega a eliminarse correc- tamente durante las menstruaciones, y aparece fuera del útero, creciendo y causan- do molestias. En muchas ocasiones, esta enfermedad tarda en ser diagnosticada porque se con- funde con los dolores de la regla. Muchas mujeres afectadas (el 10% de las mujeres de todo el mundo) se quejan de la falta de formación médica al respecto y del trato recibido durante el período de diagnóstico, motivo por el cual se están asociando en plataformas de afectadas.

https://www.facebook.com/ENDOMETRIOSISADAEC

ENFERMERAS NEPALÍES CRUZAN EL HIMALAYA EN BICI REIVINDICANDO LOS DERECHOS DE LAS MUJERES

Himalayako erizain budistek txirrindula hartu dute bizitzeko beste eredu bat aldarrikatzeko. 2500 kilo- metro baino gehiago, tolerantzia, errespetua, dibertsitatea, bakea, osasuna eta zaintzearen balioak zabaltzeko. India, Nepal eta Pakistanen, sexuen arteko desparekotasuna larria da (hezkunt-

za, osasuna, ordezkapen publikoan

gertatutako lurrikararen ondoren gainera, nesken eta emakumezkoen egoera larritu egin da eta gero eta gehiagotan amaitzen dute giza-trafikatzaileen eskuetan. Gainera, gasolioaren erabilpena Himalayako glaziarrak urtzen ari da. Hori dela eta, erizainek bizikleta hartu eta Kathmandutik Nueva Delhira abiatuko dira haien mezuak zabaltzeko.

Nepalen

).

Delhira abiatuko dira haien mezuak zabaltzeko. Nepalen ). EMAKUMEEK GIDATUTAKO LEHENENGO MESKITA DANIMARKAN Este

EMAKUMEEK GIDATUTAKO LEHENENGO MESKITA DANIMARKAN

Nepalen ). EMAKUMEEK GIDATUTAKO LEHENENGO MESKITA DANIMARKAN Este agosto en Copenhague se ha hecho historia con

Este agosto en Copenhague se ha hecho historia con la primera oración del viernes encabezada por dos imamas. Es la primera mezquita dirigida por mujeres en Escandinavia y una de las pocas que existen fuera de China, donde las mujeres imamas han existido desde el siglo XIX. En el resto del mundo, sólo exis- ten mezquitas dirigidas por mujeres en Sudáfrica (desde 1995) y Los Ángeles (Women’s Mosque of America abrió en 2015), aunque hay lugares en los que empieza a haber mujeres dirigiendo la oración del viernes, como Reino Unido o Marruecos (con algu- nas protestas). La imama de esta mezquita de Conpenhague dice que el propósito es desafiar las estructuras del patriarcado e inspirar a otras mujeres. Iturburua: The Guardian

lucha social Ley Vasca de Vivienda F F i i r r m m a

lucha social

Ley Vasca de Vivienda

FF ii rr mm aa ::

AARR GG II LLAA NN

F F i i r r m m a a : : A A R R

En junio del año 2015,

con la aprobación de la Ley Vasca de Vivienda,

se abría una oportunidad

para convertir el derecho

a la vivienda en una realidad

para la ciudadanía vasca. Esta ley, aprobada por la oposición, supuso un paso adelante en

materia de derechos. Así, se planteaba gravar las viviendas vacías para forzar una activación del mercado de alquiler. También

el reconocimiento como derecho

subjetivo, según el mismo, si la

Administración no te proporciona una vivienda adecuada a tus

necesidades, ha de proporcionar-

te

una prestación económica que

te

compense.

Sobre el papel, que lo aguanta

todo, esta ley es una buena noti- cia. Pero para las más de 20.000 unidades de convivencia con necesidad de vivienda, no lo es tanto. La realidad es que la ley de vivienda contempla cuestio- nes que consideramos que son un acierto y una buena noticia para la ciudadanía, pero que se encuentran recurridas ante el Tribunal Constitucional. Sin embargo hay otros elementos de

la misma que son una mala noti-

cia y que dejan navegando en la incertidumbre a las personas perceptoras de prestación com- plementaria de vivienda (PCV).

EEttxxeebbiizziittzzaarreenn EEuusskkaall

LLeeggeeaa 22001155

uurrtteeaann

oonnaarrttuu zzeenneeaann,, eeuusskkaall

ggiizzaarrtteeaarreennttzzaatt

aauukkeerraa bbaatt aaggeerrttzzeenn zzeenn eettxxeebbiizziittzzaa iizzaatteekkoo eesskkuubbiiddeeaa eerrrreeaalliittaattee

bbiihhuurrttzzeekkoo

LLeeggee hhaauu,,

ooppoossiizziiooaakk oonnaarrttuuaa,, aauurrrreerraa ppaauussuu bbaatt iizzaann zzeenn eesskkuubbiiddeeeenn aarrllooaann

PPaappeerreeaann

lleeggee oonnaa

ddeennaa,, eezz ddaa hhaaiinnbbeessttee eettxxeebbiizziittzzaa bbeehhaarrrreeaann

ddaauuddeenn 2200

000000

ffaammiilliieennttzzaatt

IIzzaann eerree,,

EEttxxeebbiiddeenn ssaarrttzzeekkoo

44

uurrtteekkoo aaiinnttzziinnaattaassuunnaa eesskkaattzzeenn dduuttee eettaa

ggaaiinneerraa,, 33

000000

eeuurrookkoo ddiirruu ssaarrrreerraa iizzaatteeaa aauurrrreekkoo

uurrtteeaann

BBeerraazz,,

aauurrrreerraa ppaauussuuaa zzeennaa,,

oossoo mmuuggaattuuaa ddaa bbeehhaarrrriikk hhaannddiieennaa dduutteenneennttzzaatt

¿Por qué decimos esto?

Porque:

• Solicita cuatro años de antigüedad de la inscripción en Etxebide. Como sabéis este servicio hoy en día no respeta el procedimiento administrati- vo, enviando cartas sin certifi- car que suponen la baja del registro de muchas personas que pierden la antigüedad.

• Para la inscripción, además,

hay que tener al menos 3.000€ de ingresos el año anterior. Esto supone que, quienes son más vulnerables y tienen una necesi- dad mayor, se queden fuera. Un ejemplo claro son las personas que están sin hogar por no tener ingresos.

• Todas las personas que hoy

cobran la PCV y que se encuen- tran en situación administrativa irregular, no podrían acceder al derecho.

En suma, esta nueva ley lejos de suponer un avance social, se ha visto limitada en los aspec- tos que tocan el bolsillo a quien más tiene, a la vez que supone un claro retroceso para quienes se encuentran en una peor situación de mayor vulnerabili- dad.

lucha social

lucha social Ekologistak martxan. Hiruhilabetekaria. 2016eko udaberria 2 0 1 6 A z a r o
Ekologistak martxan. Hiruhilabetekaria. 2016eko udaberria
Ekologistak martxan. Hiruhilabetekaria.
2016eko udaberria
lucha feminista De velos, burkinis y otros despropósitos Los medios de comunicación nos vie- nen

lucha feminista

De velos, burkinis y otros despropósitos
De velos, burkinis y
otros despropósitos

Los medios de comunicación nos vie- nen informando sobre despidos de trabajadoras que apuestan por el uso del velo islámico en sus lugares de trabajo.

Este verano nos ha sorprendido, a mí por lo menos, la polémica generada por el uso del burkini en las playas, sobre todo las situadas en el país de las libertades, llegando a producirse altercados graves, con vulneración de derechos individuales. La solución es nuevamente la prohibición de todo elemento ajeno a esta cultura de Occidente que quiere que sus valores, usos y costumbres sean los dominan- tes.

Las razones esgrimidas para prohibir el uso del velo islámico o el burkini es la seguridad de la población frente a la amenaza que representan los sím- bolos que vienen del mundo musul-

mán. También se habla del yugo al que someten a las mujeres musulma- nas con estas prendas y de la necesi- dad de liberarlas. Urge reflexionar sobre la esclavitud de las mujeres, de este mal llamado primer mundo, ante las imposiciones de las pasarelas.

¿De qué se habla, de integración o de homogenización? No veo gran dife- rencia entre obligar a llevar velo a punta de pistola o prohibirlo en las empresas, en las aulas o lugares públicos a golpe de sentencia de cier- tos tribunales. La mujer musulmana, al igual que la india, la indígena, la europea, etc., tiene derecho a conser- var su carácter especial así como sus tradiciones y los signos distintivos de su singuraridad.

Como bien dice Oihana Marco, psicó- loga y antropóloga experta en géne- ro, dejemos que sea la propia mujer

la que decida. Muchas mujeres musulmanas nacidas y educadas en Europa defienden el velo como seña de identidad y símbolo religioso y aseguran sentirse orgullosas de su uso. Me sale de pronto exclamar ¡bien por ellas! y bien también por las que deciden no utilizarlo.

Negar esa libertad de decidir impi- diendo el acceso al trabajo, a la edu- cación llevando el velo, supone silen- ciar y excluir a una gran generación de mujeres musulmanas con las que podemos dialogar, compartir conoci- mientos y experiencias, formando así alianzas y una sociedad multicultural. La mujer debe ser considerada funda- mental en los procesos de fortaleci- miento social.

Una de tantas

lucha feminista

lucha feminista Mujeres en resistencia. Seguiremos en marcha M M A A R R L L
lucha feminista Mujeres en resistencia. Seguiremos en marcha M M A A R R L L

Mujeres en resistencia. Seguiremos en marcha

MM AARR LL EENN EE II ZZAA GGII RR RR EE

Hace aproximadamente un año que cerramos las activida- des de la IV Acción Mundial de la Marcha Mundial de las Mujeres en Lisboa. Para todas las que estuvimos fue un momento importante de cierre de una fase y de sentir las energías de la Marcha Mundial por las Mujeres. Tiempo de reflexionar y celebrar los logros conseguidos.

En Euskalherria, un año después estamos preparando un documental y un libro que dan cuenta de algunas de las expe- riencias que formaron parte de esta marcha y de los aprendi- zajes que nos dejan. Un año después, seguimos con nuestro proceso de construcción colectiva de reflexiones y propuestas para abordar todos los temas que nos afectan específicamen- te a las mujeres, como es el caso de la violencia. Este mes de noviembre queremos juntarnos y reflexionar sobre la multi- plicidad de violencias, que mezcladas, tienen un efecto expo- nencial de cada una de las violencias por separado.

Pero también a nivel internacional, un año después nos encontramos para dar cuenta de lo que hicimos, celebrar los logros, aprender de los errores y plantear los retos que enfrentamos cara al futuro. En el mes de octubre, en Maputo, representantes de alrededor de 70 comités nacionales se han reunido en el X Encuentro Internacional de la Marcha Mundial de las Mujeres que tenía como título: “Mujeres en resisten- cia. Construyendo alternativas para un mundo mejor”.

En este encuentro se han analizado los diferentes contex- tos en los que tiene lugar la marcha así como las herra- mientas que usa el sistema, las causas y los agentes que llevan al sometimiento de las mujeres. Son múltiples pero se resumían en cuatro elementos claves: heteropatriarca- do; capitalismo/neoliberalismo; colonialismo y neocolo- nialimo; y racismo. En la marcha mundial de las mujeres nos reunimos para enfrentar todas estas formas de orga- nización de la sociedad que están basadas en una división

sexual del trabajo y una jerarquía de ésta. Todo ello hace que los derechos de las mujeres no sean los mismos que los de los hombres. Que los derechos de las y los jóvenes,

las lesbianas, las y los indígenas

no sean iguales.

Ante ello, muchos grupos de mujeres, en muchos lugares del mundo están planteando y construyendo alternativas.

Muchas de ellas hacen parte de la marcha mundial: muje- res africanas con sus tontines o fondos rotatorios, muje- res del Kurdistan promoviendo la organización comunal, mujeres latinoamericanas ensayando diversas formas de poner en marcha el buen vivir, mujeres rurales luchando

y construyendo soberanía alimentaria, mujeres urbanas

apostando por una conciencia y consumo local y de proxi- midad, mujeres asiáticas promoviendo la autodefensa ante la violencia machista, mujeres norteamericanas luchando por el reconocimiento de los derechos de lesbia- nas, gays y transexuales y un largo etcétera.

Este encuentro ha sido un espacio para conocernos y recono- cernos en nuestras luchas. Cuestionar si somos un movi- miento inclusivo y dar respuesta a esta pregunta desde colec- tivos de mujeres jóvenes, mujeres con diversidad funcional, mujeres migrantes y refugiadas, mujeres de colectivos LGTBQ (Lesbianas, Gays, Transexuales, Bisexuales Queer). Para reflexionar sobre fronteras y la apuesta por la autonomía de nuestros cuerpos y territorios. Para compartir, debatir, plante- ar y abordar los conflictos que se plantean a lo largo de la marcha. Para ir aprendiendo a gestionar las alegrías y las cri-

sis, los éxitos y los fracasos, los aprendizajes y los desafíos. Sin duda, un espacio para confirmar que esta es la marcha en

la que queremos estar, una marcha en continúo movimiento,

en continúo aprendizaje y en continuo cuestionamiento de lo que nos genera opresión y en búsqueda y construcción de alternativas a este sistema. Probando, poniendo en práctica, compartiendo, reflexionando y mejorando cada día y

hasta

que todas seamos libres.

lucha feminista Descolonizar nuestros feminismos:

lucha feminista

Descolonizar nuestros feminismos:

Retos y desafíos para la construcción de alianzas

Retos y desafíos para la construcción de alianzas I I T T Z Z I I

II TT ZZ II AARR GG AANN DDAA RR II AASS

no siempre acertar, sino también

2015, en la Comunidad Autónoma

GG

OOII KK OOEETT XX EEAA YY CC OO NNYY

meter la pata) a romper esas actitu-

Vasca, el 41,13% y en Navarra el

CC

AARR RR AANN ZZ AA CC AASS TT RR OO (( 11))

des heteropatriarcales de victimismo, culpa o condescendencia en las que hemos sido socializadas.

40,60% de las mujeres que trabajan en el empleo doméstico son mujeres

No se nos ocurre mejor manera para comenzar este texto que partir de nuestra propia experiencia de amis- tad y de encuentro de diferencias para señalar algunas de los desafíos y retos a la hora de construir alianzas feministas plurales, diversas y de largo aliento en Euskal Herria.

En este caminar juntas, hemos ido reconociendo nuestras diferencias personales y las desigualdades que nos atraviesan y que nos colocan a ambas en posiciones no siempre a la par. Reconocer nuestras diferencias de edad, clase, procedencia, expe- riencias de vida, situación legal, capacidades, talentos etc., como mujer vasca-autóctona y salvadore- ña-migrada implica ser conscientes de nuestras múltiples posiciones desi- guales de poder y privilegio. Esto no ha sido un impedimento para trabajar

Hoy en día, hablar de “los feminis- mos” y su diversidad es ampliamente aceptado y su utilización prolifera en nuestros discursos. Sin embargo, consideramos que hemos problemati- zado muy poco las relaciones de poder y de dominación entre mujeres diversas. Es desde esa inquietud que compartimos algunas de los desafíos que percibimos a partir de nuestra participación en diferentes espacios de articulación y encuentro entre mujeres migradas y autóctonas (2) .

En primer lugar, miramos con alerta cómo a pesar de que los cuidados es un tema actual de debate y teoriza- ción feminista, las reivindicaciones de las trabajadoras del hogar y de los cuidados, en su mayoría mujeres migradas, no termina de ser un tema prioritario en las agendas feministas.

migradas, estimándose que alcanza el 90% en el caso de las mujeres que trabajan como internas (3) .

La precarización de las condiciones de trabajo, la falta de políticas que lo regulen y sobre todo la ausencia de un debate sobre la distribución equi- tativa del trabajo de cuidados entre hombres y mujeres, tiene como con- secuencia que sean las mujeres migradas las encargadas de estos tra- bajos que anteriormente ocupaban las mujeres autóctonas.

Este trasvase de trabajo de unas mujeres a otras queda aún más al descubierto en el actual contexto de crisis económica, social y política pone en evidencia lo que se ha deno- minado la actual desigualdad en tiempos de igualdad. Es por ello, que necesitamos implicar en la lucha feminista a las mujeres migrantes

juntas desde el afecto, el respeto y la

 

trabajadoras del empleo doméstico

Según los datos de afiliación

a

la

en Euskal Herria, no sólo como parti-

confianza mutua para aprender desde la práctica cotidiana (lo que implica

Seguridad Social de diciembre de

cipantes, sino como líderes.

En segundo lugar, urge aunar fuerzas para luchar contra el racismo. En una Europa cada vez más xenófoba que no

pone fronteras para la libre circulación

de capital y mercancía pero sí para la de

personas, la confluencia de la lucha antirracista y feminista, se torna indis- pensable. Como señala Angela Davis “el feminismo eficaz tiene que luchar contra

la homofobia, la explotación de clase,

raza y género, el capitalismo y el impe- rialismo”. No podemos atomizar nues- tras luchas y pelear de manera aislada. La resistencia al capitalismo heteropa- triarcal racista y neocolonial implica un

diálogo de luchas.

Paralelamente, necesitamos trabajar conjuntamente para socavar el racis- mo cotidiano porque haciendo nues- tras las palabras de Audre Lorde, “el

racismo existe más allá de la solidari- dad”. La blancura sigue operando como marca de discriminación no solo

a nivel estructural sino también en

nuestras prácticas y relaciones dia- rias.

Es por eso, que nos cuestionamos:

¿somos capaces de reconocer nues- tros propios “ismos” hacia otras mujeres? ¿Podemos reconocer el racismo, clasismo, sexismo que lleva- mos dentro?. Por ello, y aquí vendría el siguiente desafío, consideramos necesario reforzar y seguir constru- yendo espacios de encuentro y escu- cha entre mujeres diversas.

Unas y otras requerimos salir de nues- tras necesidades y atender también lo que les pasa a las otras para conocer las diversas realidades de mujeres que hoy vivimos en Euskal Herria. Necesitamos como defendía Audre Lorde, romper el silencio entre noso- tras y hablar aunque corramos el ries- go de no ser entendidas o ser heridas.

Precisamos generar políticas de intimi- dad y afecto donde caminar y aprender juntas compartiendo nuestras contra- dicciones, dudas y conflictos desde el respeto mutuo. Esto implica ir más allá del contacto. Porque simplemente estar juntas no nos garantiza la diversidad. Si

estar con las otras no nos interpela, de poco sirve articularnos. La verdadera fuerza de las diferencias es su capacidad de cuestionarnos, descolocar nuestras identidades y hacernos conscientes de nuestros privilegios desde la responsa- bilidad y no desde la culpa.

Por último, es preciso descolonizar nuestros cuerpos, nuestras mentes y nuestras prácticas en dos sentidos. Por un lado, dejar a un lado la heren- cia colonial que reproducimos tanto en las actitudes paternalistas y asis- tencialistas hacia las mujeres prove- nientes del “sur gobal” como en la reproducción de posiciones de inferio- ridad e infravaloración de lo propio por parte de las mujeres migradas.

Si verdaderamente apostamos por un feminismo radical, urge construir nuevas formas de relación entre nosotras que enfrenten las prácticas jerarquicas, la infravaloración de saberes, la inflexibilidad de posturas y la competencia entre nosotras para dar cabida a diferentes maneras de hacer y sentir la práctica política.

Por otro lado, descolonizar nuestros cuerpos y mentes implica también reconocer la colonización y opresión que históricamente ha sufrido y sigue sufriendo Euskal Herria y ser todas, autóctonas y migradas, protagonistas de la lucha por una Euskal Herria soberana y libre.

En síntesis, tomando las palabras de la feminista chicana Cherrie Moragas “si nos tomamos en serio la idea de una Revolución, si creemos que puede haber alegría en nuestras vidas (alegría verdadera y no simplemente buenos tiempos), entonces nos nece- sitamos unas a las otras.

Las mujeres nos necesitamos entre sí. Porque mi/tu solitario reconocimiento de tener que vencer el miedo que nos domina no es suficiente. El verdadero poder, como tú y yo sabemos bien, es colectivo. Yo no puedo soportar tenerte miedo ni tú a mí. Esta refinada timidez nos está matando”.

lucha feminista

Esta refinada timidez nos está matando”. lucha feminista E E u u s s k k

EEuusskkaall HHeerrrriiaann AAlliiaannttzzaa ffeemmiinniissttaa aanniittzzaakk,, ddeessbbeerrddiinnaakk eettaa eeppee lluuzzeerraakkooaakk eerraaiikkiittzzeekkoo oorrdduuaann iikkuusstteenn ddiittuugguunn eerrrroonnkkeettaakkoo bbaattzzuueeii aauurrrree eeggiitteekkoo,, bbaakkooiittzzaarreenn eessppeerriieennttzziiaattiikk aabbiiaattzzeeaa iizzaannggoo ddaa oonneennaa EEllkkaarrrreekkiinn bbiiddeeaa eeggiitteeaann eezz ddiittuugguu gguurree ddiiffeerreennttzziiaa ppeerrttssoonnaallaakk bbaakkaarrrriikk aauurrkkiittuu,,

bbaaiittaa ppaarreeaann jjaarrttzzeenn eezz ggaaiittuueenn bbeessttee bbaattzzuukk eerree:: aaddiinnaa,, jjaattoorrrriiaa,, bbiizziittzzaakkoo eessppeerriieennttzziiaakk,, eeggooeerraa lleeggaallaa,,

hhaarrrreemmaanneettaann

bbootteerree eettaa mmeennppeekkoottaassuunnaa ssoorr

HHaauu ddaa kkeezzkkaa

ssoorrttzzeenn ddiigguunnaa,, bbeerrttaakkoo eemmaakkuummee eettaa eettoorrrriittaakkooeekkiinn eellkkaarrttzzeenn ggaarreenneeaann LLaann kkoonnddiizziioo eesskkaassaakk,, eettaa ggiizzoonn eettaa eemmaakkuummeeeenn aarrtteeaann zzaaiinnttzzaarraakkoo bbeerrddiinnttaassuunniikk eezzaakk,, oonnddoorriioo bbeezzaallaa,, lleehheenn bbeerrttaakkoo eemmaakkuummeeaakk eeggiitteenn

zzuutteennaa oorraaiinn eemmaakkuummee mmiiggrraattuuaakk llaann hhoorrii eeggiitteeaa

KKrriissii eekkoonnoommiikkoo,, ssoozziiaall

eettaa ppoolliittiikkooaakk aarreeaaggoottuu dduueennaa BBaaiittaa eerree,, aarrrraazziissmmooaarreenn aauurrkkaa eeggiitteekkoo iinnddaarrrraakk bbaattzzeeaa pprreessaakkooaa ddaa,, EEuurrooppaakk ggeerroo eettaa zzaaiillaaggooaa eeggiitteenn dduueenneeaann mmuuggaakk ggaaiinnddiittzzeeaa BBaattzzuukk eettaa bbeesstteeaakk gguurree bbeehhaarrrreettaattiikk iirrtteenn bbeehhaarr dduugguu eettaa bbeesstteeeeii zzeerr ggeerrttaattzzeenn zzaaiieenn iikkuussii,, EEuusskkaall HHeerrrriiaann ggaauurr bbiizzii ddiittuugguunn eerrrreeaalliittaattee ddeessbbeerrddiinnaakk eezzaagguuttzzeekkoo GGuurree aarrtteekkoo iissiillttaassuunnaa hhaauuttssii eettaa bbeelldduurr ggaabbee hhiittzzeeggiinn mmiinn eemmaann eeddoo hhaannkkaa ssaarrttuukkoo bbaadduugguu eerree GGuurree ggoorrppuuttzzaakk ddeesskkoolloonniizzaattuu bbeehhaarr ddiittuugguu,, gguurree bbuurruuaakk eettaa pprraakkttiikkaakk bbeezzaallaa,, jjaassoottaakkoo hheerreennttzziiaa ppaatteerrnnaalliissttaa eettaa llaagguunnttzzeekkooaa bbaazztteerrttuuzz MMoorraaggaass ffeemmiinniissttaakk zziiooeenn::

iirraauullttzzaa bbeenneettaann hhaarrttzzeenn bbaadduugguu,, gguurree bbiizziittzzaann bbeenneettaakkoo ppoozzaa iizzaann ddeezzaakkeegguullaa ssiinneesstteenn bbaadduugguu,, oorrdduuaann,, eemmaakkuummeeookk eellkkaarrrreenn bbeehhaarrrraa ddaauukkaagguu

ggaaiittaassuunnaakk

ddeezzaakkeetteennaakk

ddaakkaarr

[1]Participamos en Munduko Emakumeak-Babel/ Mujeres del Mundo y en el colectivo Brujas y Diversas en Bizkaia y Cony también participa en el colectivo Garaipen de Gipuzkoa.

[2]Son varios los espacios de articulación en los que estamos participando: la Plataforma de la Marcha Mundial de Mujeres en Euskal Herria, la organización de la movilización Feministok Prest en Gasteiz y los espacios de diálogos interculturales en la Escuela de Empoderamiento de Getxo entre otros.

[3]41% es el porcentaje de mujeres afiliadas a la Seguridad Social. Sin embargo, es relevante señalar que debido al alto porcentaje de economía sumergida que caracteriza a este sec- tor, se estima que el porcentaje real de mujeres migradas tra- bajadoras del hogar es mayor. En el caso de las mujeres que trabajan como internas es una estimación ya que la Seguridad Social no discrimina ese dato.

lucha feminista Kalea, gaua, jaiak GEUREAK DIRA! H H a a r r t t

lucha feminista

Kalea, gaua, jaiak

GEUREAK DIRA!

HHaarrttaass ddee llaa ssaattuurraacciióónn mmeeddiiááttiiccaa ddee llaass aaggrreessiioonneess sseexxiissttaass qquuee ssee ddaann eenn ffiieessttaass yy ddee llaa vviiccttiimmiizzaacciióónn ddee llaa mmuujjeerr qquuee aassíí ssee vveehhiiccuullaa,, eess nneecceessaarriioo rreessaallttaarr eell ttrraabbaajjoo pprreevviioo yy llaa pprreesseenncciiaa ddeell mmoovviimmiieennttoo ffeemmiinniissttaa eenn ffiieessttaass

AALL BB AA GG AARR CC ÍÍ AA PP OO RR TT EELLAA

AArr ggaa zz kk ii aa kk ::

eekk ii nn kk llii kk

Nazkatuta uda honetan jaietan egon diren sexu eraso ugariekin eta horien saturazio mediatikoare- kin ere, alda dezagun fokua eta aztertu dezagun mugimendu feministak horietan izan duen pre- sentzia.

mugimendu feministak horietan izan duen pre- sentzia. Iruñetik Bilbora, Gasteiz eta Donostiatik igarota, mugi-

Iruñetik Bilbora, Gasteiz eta Donostiatik igarota, mugi- mendu feminista erasoei aurre egiteko antolatu egin da. Batez ere, bi euskal jaia jasoko dira hemen. Lehenik, Iruñeko Sanferminak, alde batetik, Las Farrucas talde feministak eta beste kolektibo batzuek egindako lanaga- tik, eta bestetik, aurten, lehenengo aldiz, instituzioen era- soen kontrako bultzada garrantzitsuagatik. Geroxeago, gure Bilboko Aste Nagusiaz mintzatuko naiz, gertuen dau- kaguna delako.

Bortxaketa kolektiboak, militarizatutako matxunoak… berri lazgarri ugari utzi dute (eta udazkenean ematen jarraitzen dute) aurtengo Sanferminek. Txio eta egunka- rietako orri guzti horiek mesede gutxi egiten digute ema- kumeoi eta gure borrokari. Horregatik, emakumearen bik-

tima-irudiarekin kokoteraino gaudelako, utzi ditzagun era- soak alde batera eta goraipatu dezagun jaien aurretik, zehar eta ostean, azken finean, urte osoan zehar, egiten den lana.

Iruñean, esate baterako, eragile indartsua den Las Farrucas kolektibo feminista dago. Beste talde feministe- kin egiten duten lana gora behera, zoritxarrez, bazekiten aurtengo jaietan erasoak emango zirela berriro. Hori dela eta, feminista independente talde batek uztailaren 4rako gaueko manifestazioa deitu zuen Iruñeko Alde Zaharrean, hura baita eraso gehien ematen den tokia eta unea. Emakumeek, beltzez jantzita eta aurpegia estalita, Iruñeko kaleak ibili zituzten «autodefentsa feminista»-ren lelopean. Arropen iluntasuna eskuetan zeramaten suare- kin eta euren ahotik ateratzen ziren mezu ahaltsuekin

piztu nahi izan zuten, erasotzaileek ezin dutelako zigorga- be jarraitu, beldurra bandoz aldatu behar dela aldarrika- tuz. Beldurraren mehatxuaren aurrean, momentuz, auke- ra bakarra: emakumeon autodefentsa.

Eta Bilbon, zelan eman genion aurten ongietorria Marijaiari? Alde batetik, Gisèle Felli Gorritxo txupinera feministarekin; bestetik, Patxo Telleria pregoilariak ema- kumeen borrokarekin izandako keinuaz ―«Las agresiones sexistas nos hartan. / Ez dago bromarik, gai hartan. / Batzuk ez dakite errespetua zer den, / fuera agresores, anda y que les den. / La violencia y prepotencia nos dan asco, / beraz, jardun gaitezen jator, ta eskerrik asko.» Eta Arriaga plazan, txupin feminista aldarrikatzeko bildutako emakume talde handia zegoen, Bilboko mugimendu femi- nistako (BMF) eta konpartsa ezberdinetako emakumez osatuta.

Aldez aurreko hilabetetako lanaren ostean, prentsa-aurre- koa antolatu zuen BMFk Unamuno enparantzan, abuztua- ren 18an, jaiak hasteko bezperan. Han aurkeztutako neu- rrietako bat feministez osatutako brigadak antolatzea izan zen, 24 orduz aktiboak egon direnak jai espazioetan zehar, txosnagunean, batik bat. Brigadistek bereizgarri morea zeramaten besoan eta erasoak egotekotan esku hartzeko eta laguntza eskaintzeko prest zeuden.

Horrez gain, autodefentsa feminista aldarrikatzeko helbu- ruarekin pegatina bereziak diseinatu dituzte, baita eraso- tzaileentzako Baboso bat naiz mezuarekin ere.

BMFk erasoen aurkako neurri sendoagoak aldarrikatzen baditu ere, aurten, inoiz baino gehiago, Bilboko Konpartsen federakundearekin aritu da elkarlanean, batez ere, erasoen aurkako taldearekin. Denen artean esfor- tzuak gehitzea izan dute helburu.

Seguruenik, eragin gehien izan duten ekintzak gauerdiko manifestazioak izan dira, Iruñekoen ildotik. Bilboko Konpartsek deitutako etenarekin bat egin dute, protokoloa aktibatu denean. Erasoak egun guztietan eman diren arren, hirutan aktibatu egin da, eta arratsaldeko elkarre- taratzearen ostean, gauerdian ere atera izan gara, etsipe- na alde batera utzita, gero eta indar gehiagorekin. Urtero txosnaguneko bozgorailu gehienengandik emakumeen kontrako kanta iraingarriak entzuten baditugu ere, zapi beltzez buruak eta aurpegiak estali eta zarata egiteko prest txosnetan zehar abiatu ginen. Konpartsakide ugarik ere hortzak erakutsi zizkion matxismoari txosna-barren gainean, lapiko eta beste tresnaz hornituta. Azken mani- festaldiak aurreikuspen guztiak gainditu zituen, Areatzako zubira ailegatu eta ohartu ginenean milaka ginela erasorik gabeko jaiak aldarrikatzeko kalera ateratako emakume eta gizonak.

Ekintza guzti horiek, beharbada, ez dute eraso bat ere ez

lucha feminista

horiek, beharbada, ez dute eraso bat ere ez lucha feminista saihestu, baina jaietan mugimendu feministaren presen-

saihestu, baina jaietan mugimendu feministaren presen- tzia areagotu dute. Balorazioa positiboa da ere konpartsa guztien erantzun baikorrarengatik (salbuespenak salbues- pen).

Azken boladan asko idatzi den bezala, erasoak izeberga- ren tontorra baino ez dira. Egunero lan egin behar dugu, jai eredu beraren eragina aztertuz. Hala ere, jaiak infle- xio-puntu bat izan daitezke, adibidez, konpartsen bar- nean hausnarketa feminista bultzatzeko: nor arduratzen da tradizionalki muntaiaz, nork eskatzen du hitza asan- bladetan, nork kudeatzen ditu umeen tailerrak

Gure jai eredu euskaldunaren alde positibo bat bada alda- rrikapenak ez ditugula etxean uzten egun horietan, baizik eta jaien espazioa eta denbora erabiltzen ditugula horiek kalera ateratzeko. Beraz, party & borroka leloarekin bat eginez, jaietan ere, hor gaude feministak, eta, zoritxarrez, gelditzeko etorri gara, jaietan askatasun osoz gozatzeko aske garen arte.

GGuurree jjaaii eerreedduu eeuuss