Está en la página 1de 2

Fabián Fernando Guevara Juárez.

Reseña “Ébano” de Ryszard Kapuscinski

Durante la lectura de Ébano, nuestro autor revela como es el desenvolvimiento cotidiano
del África de los 60, el África que reclama una descolonización de las principales potencias
mundiales; así como las condiciones culturales y naturales que impiden su crecimiento e
independencia.
Ryszard se encarga de demostrar al lector mediante la crónica como es en realidad vivir en
un contexto como lo es el de África, ya que si algo se le reconoce a nuestro autor, es su
capacidad para mezclarse con su ambiente para obtener información desde su experiencia y
no desde una perspectiva alta.
Durante el libro incluso cuenta la historia de cómo casi muere al enfermarse de malaria, lo
que nos lleva a pensar, si alguien con la complexión y la salud de un Europeo que se
desenvuelve en las comodidades de la industrialización, el capitalismo y la modernidad
resiente bastante mal las condiciones de un continente tan fiero como éste, debe ser
indescriptible la reacción de un habitante nativo que se desenvuelve en un país con poca
alimentación, pocas reglas de salubridad, y el cansancio de la constante migración.
La independencia del África se desenvuelve en enfrentamientos ancestrales entre tribus,
religiones, tabúes e ídolos políticos; también en un sistema educativo, como lo describe el
primer amigo de Ryszard, Kofi Baako, en el que sólo el treinta por ciento de la población
sabe leer y escribir, y donde los pocos estudiantes que logran estudiar en el extranjero,
simplemente no regresan o cuando lo hacen, ya han olvidado el idioma nativo, las
condiciones, y la conexión necesaria con la comunidad como para contribuirle con el
conocimiento adquirido.
En África, desde la perspectiva de esta lectura, el fanatismo político es un factor bastante
común pues son pocos los que pueden llegar a postularse en un partido que además tenga
financiamiento, don de la palabra, de liderazgo, y la fuerza como para resistir las
represiones de la oposición; incluso cuando es bien conocida la regla que incita a cualquier

Kapuscinski. y el clima logran el cometido de Ryszard de resaltar las principales condiciones en las que se desenvuelve el habitante nativo de cualquier parte de África del norte. . y el telégrafo son comunes. siempre y cuando el receptor de esos mensajes sepa cómo descifrarlos. es precisamente el que en tanto aspecto como en cultura está más retrasado que cualquier otro. (1998) Ébano. no la opinión de una.persona a crear su propio partido siempre y cuando esté deslindado de criterios de raza. Así como también deja en claro que el principio de la comunicación semiótica “todo comunica” es bastante real. religión y tabú. Duodécima edición. En conclusión este texto deja ver que en verdad lo que el mismo autor en refiere en “Los cínicos no sirven para este oficio” en términos de un periodismo que tenga como principal misión la descripción de una noticia. incluso que Asia o la misma América Latina. Descripciones de los edificios. en este texto precisamente es notable la calidad de historiador del momento que era Ryszard Kapuscinski. en la lectura se describe que para 1960 vivía apenas la segunda generación que tenía la fortuna de desenvolverse en un contexto en el que los autos. al menos en mi perspectiva. mediante la descripción de olores. Anagrama. texturas y sabores. Barcelona. aunado a que el conocimiento y experiencia de Ryszard logra que el lector además de conocer una noticia conozca el contexto de la misma. R. los negocios. el lector vive de la mano de Kapuscinski lo que es la aventura de vivir en África. las convenciones políticas. colores.. Este continente a pesar de ser el más viejo en términos de que justamente en él es de donde surge el primer hombre como se conoce hasta ahora.