Está en la página 1de 194

PABLO

MINGUET

r

JUEGOS SE MANOS

'

'

o

SE A

-

EL ARTE DE HACER DIABLURAS

DK

CONTIENK

15 0 CI.ASK.S

PKKNDAS,

D E NiU'KS ,

VAIHAS

\\Y.

.irKCOS ,

IIEMIISTRACIONES I)K

•^UMÜRAS

MAGIA,

FANTASHAGORÍA,

Y OTIIOS

E.NTÜKTEN'IM lENTd S

TIK MUCHA

DIVEBSIÓN .

TAHA

TERTII-IAS

Y SOt'lEIIADES

CASERAS

UNDÉCIM A

EDICIÓ N

AunitíiltiuUi

co n í;i-an

núim'i o

d o jm'KOS

mu'Vos

y 7 0 gLal)a(Ui>

inlorcalailo s c^n <>1 Ie\to .

rPrpcio: una peseta.

 

r

BARCELONA

^

'

Saur í

y

Ssftoater ,

ecaitore s

/NK

PLAX A

NUEVA ,

1897

' 11 - ^^

NÚMER O

5

JUEGOS DE MANOS

JUEGOS DE MANOS

Miren con fija atención, Que va á empozar la función; Mas si quieren tocar en los extremos, Aquel que mira mAs, aquel ve menos.

fija atención, Que va á empozar la función; Mas si quieren tocar en los extremos, Aquel

PABLO

MINGUET

m m DEMANOS

ó SE A

EL ARTE DE HACER DIABLURAS

l' K

«•ONTIENK

15 0

I'IIKNIJAS ,

1)K

NAll'KS ,

CI.ASKS

VAlllA S

I)K

.irKCllS ,

IIKJKISTH ACHÍN KS I)K

"IIMRRAS

U&GIA,

FANTASMAGORÍA,

V (ITIKIS

I'AKA

KNTUF.TKNlMIKNTdS

TKItTIIMAS

llE

V SOCIKDADKS

MINCHA

DIVKHKIÓX,

CASKHAS

UNDÉCIMA

EDICIÓN

Aumenlada con ííraii númoro ilo juegos ruii'vos inlorcalados (in ol toxio.

y 70 snitiartos •»^A")'^( \

BARCELON A

Sa,u.ri y Satoater,

editore s

PLAZA

NUEVA,

NÚMKRO

5

1897

(in ol toxio. y 70 snitiartos •»^A")'^( \ BARCELON A Sa,u.ri y Satoater, editore s PLAZA

_sko

ES PROPIEDAD DE LOS EDITORES

QUED A HECH O Et, DEPOSIT O QU E MARC A

I.A

LE T

EDITORES QUED A HECH O Et, DEPOSIT O QU E MARC A I.A LE T Barcelona:

•*l*l^ l»Í«l

|«¿»| ^)» |

1^

AL

1^

1^

1,^

1^

1^

^

f^

1^

^

1^

AFICIONADO

,.j ^

f^

No hay cosa, por inútil que sea, que no tenga en ocasiones sus lances: no siempre hemos de estar revestidos de lo serio: al- gún tiempo es preciso dedicar á lo jocoso:

no hemos de emplearnos tanto en el tra- bajo, que no hurtemos algún rato para lo divertido: fuerza es templar la fatiga de las tareas con el alivio del lícito entreteni- miento, para que consiguiendo en una suspensión gustosa el descanso, se reitere el trabajo con nuevo vigor y aliento. Para este fin propuse en mi idea ofrecerte algu- na obra que saborease el gusto de modo que separase las-potencias de cualquier otro cuidado; y me pareció que para con- seguirlo, no podía encontrar otra más á

separase las-potencias de cualquier otro cuidado; y me pareció que para con- seguirlo, no podía encontrar

fi

propósito que la del presente libro, pues conteniendo muchas curiosidades que pa- recen en su ejecución imposibles, arras- tran con la admiración las atenciones, y

logra el que las ejecuta el llevarse las de todos los que suspensos le miran. No hay más bello medio de captar los albedríos, que el adornarse de habilidades

y gracias que sean á los demás apetecibles

y deleitosas; porque con el deseo de dis- frutarlas, se emplea el cuidado todo en agasajar al que logra estar adornado de

ellas. Una de las más eficaces para este in- tento es la de los JUEGOS DE MANOS; bien que no te podré librar del pesado ma- zo de preguntadores, que no cesarán de descargar golpes sobre tu paciencia, in- tentando les descubras el secreto de las habilidades; pero tienes el desquite de responderles que, por desear su diversión, no se lo puedes revelar, pues sabido una vez, quedaría sin gracia para la segunda,

y no es razón que tú les prives de este

gusto. He procurado esmerarme en escoger los mejores y más vistosos juegos, y no he

querido abultar otros muchos, que pudie-

ra

explicarte, ya que no tienen sal alguna

y

aun á veces desazonan; pues prometien-

otros muchos, que pudie- ra explicarte, ya que no tienen sal alguna y aun á veces

-

7

-

do mucho , la result a es un a friolera, Co- nio decir, que puesto un vaso de agua de- bajo de un sombrero, se lo beberá sin sa- carlo de debajo; y es cierto; pero no lo ejecutará sin levantar el sombrero, que llevándole á la cabeza, é igualmente el va- so á la boca, cumplirá lo prometido: ya porque vistos ejecutar, todos lo compren- den y ejecutan: como colgar un candil de una llave puesta sobre la cabeza de un al- filer que se clava en la mesa, y otros de

esta clase; ya porque son de tan difícil ex- plicación, que no sacarías fruto de ellos, como es la fuente perenne; y ya porque Consisten otros en apariencias, que no co- rresponden á este libro, donde sólo se tra-

^ de los Juegos de Manos, y para mí de

Escamoteo de faltriqueras. Y porque, sin ser un letrado, puede ser te falte lo que á ninguno le sobra, que es el dinero con que Comprar los adminículos necesarios para los juegos, discurrí enseñarte también el modo de ejecutarlos sin gasto, y con que á muy corta prevención te hallarás siem- pre armado pai'a divertir á quien te guste, y vengarte con tu habilidad de quien no te quiera bien; porque no hay mayor gri- '^a para un enemigo, que evidenciaren su presencia el lucimiento de su contrario.

bien; porque no hay mayor gri- '^a para un enemigo, que evidenciaren su presencia el lucimiento

8

La lucidez y ligereza necesaria de la ejecución de los juegos, sólo el uso y la práctica te la podré enseñar, y para que más fácilmente lo consigas, no he hallado xnejor medio que el de figurarte las manos y sus posturas diferentes en láminas que antes de cada juego van puestas; y te ase- guro haberme costado mucho trabajo; pe- ro no obstante, como sea de tu gusto, yo me daré por contento de todo, sólo espero tu agradecimiento, con el cual habré con- seguido el fruto deseado; que al fin, como los juegos escritos den para mí la cosecha de tu dinero, yo habré jugado la mejor pieza, y me reiré después de que lo entien- das ó te quedes en ayunas. Vale.

EL

AUTOK.

NOTA.—Los editores al dar á lu eslampa lu undécima

edlcidii.

han respetado el texto y grabados que en vida produjo el autor.

editores al dar á lu eslampa lu undécima edlcidii. han respetado el texto y grabados que

<f<>--<>-<>-K>-<>-<>-<>-<>-<>--0--0-^^

RELACIÓN

PARA ANTES DE EMPEZAR LOS JUEGOS DE MANOS

SEÁIS muy bien venidos, compañeros,

á aprender de mis artes hechiceros,

en los que encontraréis, sin ser jactancia, mucha apariencia y nada de sustancia; poro antes que gocéis tan alta gloria,

es fuerza que os refiera yo mi historia.

Sabréis, amigos, pues, que vengo ahoi-a de la gran ciudad de Chirigora, donde los capiteles son de modo, que no suben de tierra más que uu codo; los boticarios todos son peludos,

y

en vez de anteojos traen dos embudos. Tocáronme á la piedra Escalamesi,

y

me untaron do aceite de Cainesi,

qufc es un aceite do virtud tan rara, que muda en mil figuras una cara. Entré, on fin, en la escuela como os digo, del maestro mayor Monsiour Kodrigo, hombre tan singular y tan profundo, que no sirve de nada en este mundo.

como os digo, del maestro mayor Monsiour Kodrigo, hombre tan singular y tan profundo, que no

-

10

-

Enseñóme á hacei' aguas excelentes

y

unos juegos de manos eminentes,

y

para que no penséis quo yo soy rana

haré que un monte quede tierra

que las aves no vuelen como suelen,

llana;

y

que los pocos y animales vuelen. Desaparecerá la Transilvauia

y

mudaré la Arabia en Alemania,

la

Alemania en Turquía,

y

la Francia y España en Berbería.

Tomaré un gran caimán con alliloros,

y

haré quo tengan barbas las mujeres;

y si un poco me oní'ado, haré que tenga tocas un menguado;

y si me echaran fieros

los dejaría en un instante en cuevos;

y para mejor risa

pondría las mujeres en camisa.

Mas ftpara qué prosigo,

si

esto no lo han de ver, aunque lo digo?

y

aunque verlo quisieran,

por mucho quo cspuraran no lo vieran.

Y asi mudando de labia,

(diré la vei'dad) verán cosas que importan una haba; como hacer volar un huevo, ([ue arda la sal en agua, comerse porción de estopas

que produzcan grandes llamas,

de donde vayan saliendo

dos mil cintitas de Italia:

pero primero que aprendan

de estopas que produzcan grandes llamas, de donde vayan saliendo dos mil cintitas de Italia: pero

11

estp oficio, camaradas, tuerza PS quo sepa sus

nombres.

Diga usted

¿cómo so llama'-'

Yo mo llamo Zampa-bollos. Estp nombre no mo agrada; desde ahora ha de llamarse

usted don Juan de Almendrada:

y póngase esto bonete

para ser mi camarada,

cóm o s e llam a usted ,

señor compadre del almaV —Mi nombre Apura-cuartillos.

Bse nombre no me cuadra; desde ahora ha do llamarse, porque asi adquirirá gracia, don Arliquín Arliquiíiiano,

que es nombre de mi camarada;

(•Y

y

póngase este bonete,

y

haremos amistad

larga.

Y'o po r u o queda r si n nombre , me llamo Rafín Cancaya, Rastagol y Caleblú, nombre del diablo que ensaya encantos eu el infierno; de quien aprendí con maña la ciencia de embelesar, y jugar de la cucaña, siendo mis artes tales y tan buenos, que aqviel que más mira lo ve menos.

la ciencia de embelesar, y jugar de la cucaña, siendo mis artes tales y tan buenos,

JUEGOS DE MANOS

QUE SE HACEN CON LA BOLSA DELANTE Y ATADA EN LA CINTURA.

Los juegos de manos consisten

principalmente

en ios de los cubiletes y otros juegos de hnhilídHd, de los cuHles nliora te quiero dar la explicación.

necesa-

rio darte el modo de como ha de estar hecha la bolsa y los gorros.

Antes de explicarte uiujjún juego, será

Lo que más se necesita para bacer los juegos es la bolsa, porque en ella se ponen todas las cosas más necesarias para los dichos juegos, y para eje- cutarlos con grande prontitud, destreza y ligere- za. Para que la bolsa esté bien becha, la mandarás hacer de cordobán, y que sea en la forma que queda demostrada en la figura antecedente, y haz que t?nga muchas divisiones por dentro para tener los instrumentos de cada juego de por sf, y que al tiempo que necesites alguna cosa para los dichos

por dentro para tener los instrumentos de cada juego de por sf, y que al tiempo

13 —

juegos, la encuentres luego; y la dicha bolsa, ha- rás que tenga media vara de largo y otra media de ancho; y si ñola quieres hacer de cordobán,como te he dicho, la harás de lo que te parezca más oportuno y adecuado para el intento: y harás también dos gorros como los que traen los grana- deros ó húsares, y en fin, lo harás como m«jor te parezca, salvo que han de ser de varios colores. Para explicarte los juegos de los cubiletes será menester darte la instrucción más ventajosa que pueden tener, y la forma de hacer las bolitas para poderlos jugar con más destreza.

Los ruhiletPS harás que tensan dos pulgadas y siete lineas de alto; dos pulgHdas y mt'din de lar^o por la abertura y la boca, y una pulgada y dos li- neas de I trsío por el asiento; y dicho asiento que sea en forma de un casquete vut-lto, y ha de tpuer tres líneas y media de profundidad; y también harás que tengan dos cordones como están señalados en

y ha de tpuer tres líneas y media de profundidad; y también harás que tengan dos

li

- las letras A, B; C y D; el uno C, D, por abajo para que estén más fuertes los cubiletes, y el otro A, B, á tres líneas de abajo, para embarazar que los cubiletes no estén juntos cuando se pone el uno dentro del otro; y los mandarás hacer de hoja de lata. En los demás, las dimensiones que yo te pro- pongo aquí para los cubiletes, no son absoluta- mente necesarias; solamente es menester tener cuidado que no sean demasiadamente grandes, y que el asieuto no sea muy pequeño, y que el uno no se peíjue dentro del otro. Harás las bolitas de corcho del grueso de una avellana, y después las quemarás á la luz; ycuan- do estén ya rojas las revolverás entre las palmas de las manos para ponerlas bien redondas.

Para jugar bien los cubiletes, es menester ejer- citarse bien en escamotear ó esconder las bolitas; porque sólo en esto consiste la principal dificul- tad de este juego. Para escamotear ó esconder bien, tomarás la bolita por medio del dedo pulgar y la punta del índice, como está señalado en la primera mano, y la harás correr con el pulgar entre el segundo y tercer dedo, en que se tiene la bolita, apretando

en la primera mano, y la harás correr con el pulgar entre el segundo y tercer

lo

los dos y abriendo la mano, teniendo los dedos lo más extendidos que se pueda, para dará entender que no tienes cosa alguna en la mano.

Cuando quieras poner la bolita que te has ocul- |aao debajo de un cubilete, la harás salir de entre los dedos impeliéndola del segundo al tercero, co- |no está señalado en la segunda mano, y juntarás un poco el tercer dedo con el otro para que se '^^uga; tomarás después e! cubilete por el asiento como te lo señala la tercera mano, y lo levantarás ^n el aire, y baiándoia con presteza le pondrás «lentro la bolita. Cuando hagas los juegos te pondrás en un lado

6 estrado, arrimado á la pared, y delan-

Jíe la sala

te una mesa con su cubierta, y te pondrás un mu- chacho á cada lado que serán tus compañeros, y uarás que los asistentes ó los que están mirando se pongan delante y que no estén cerca de ti, co- "Jo lo demuestra la estampa del principio: des- pués te pondrás el sombrero y harás la cortesía, y tropezarás la relación diciendo: Seáís bien venidos,

des- pués te pondrás el sombrero y harás la cortesía, y tropezarás la relación diciendo: Seáís

16 —

_

compañeros, etc., y mientras dices la relación te atarás la bolsa en la cintura, y cuando digas á tus compañeros: Ponte bien este bonete, etc., les pon- drás ios gorros; después irás sacando los cubiletes y los pondrás encima la mesa, y sacarás las demás cosas, cada una por su orden, y luego que hayas concluido la relación, te pondrás á hacer los pasos de los cubiletes empezando por el primero.

: JUEGO DE LOS CUBILETES

LOS

CUALES

CONSISTEN

Ó

EN

ONCE

DIFERENCIAS.

Ó

DOCE

PASOS

El primer paso consiste en hacer pasar los cubi- letes el uuo al través del otro, y para esto loma- rás con la mano izquierda un cubilete por el bor- do, ci>mo te lo enseña la cuarta mano, y le pon- drás otro dentro, y el que está en la izquierda caerá, y el que se puso dentro quedará eu dicha roano izquierda; pero como esto se hace muy de

que está en la izquierda caerá, y el que se puso dentro quedará eu dicha roano

17

Pf'sa, parece á quien lo está mirando que los cu- ouetes han pasado el uno al través del otro.

II.

El segundo paso se hace sacando una bolita del

nn- k " " ^^<lo> poniendo debajo de cada cubilete

una bolita, sacándolas por el asiento de los cubi- eies; para esto es menester, lo primero tener una ''"lita entre los dedos de la mano derecha, des- pués darás unos golpecitos con la varita al dedo ue en medio de la mano izquierda, y darás á en- lenaer que va á salir esta bolita: después de hacer «sio sacarás el dedo y harás ver la bolita que tie- ues prevenida en la mano derecha; es menester 4ue cuando flojas que sacas la bolita del dedo ha- gds sonar ó castañetear el dedo con el pulgar, y para esto te untarás el dedo con cera.

t-s menester fingir que arrojas esta bolita en la mano izquierda, y aun la tienes escondida en el segundo y tercer dedo de la mano derecha: hecho «sio tomarás el primer cubilete del lado izquierdo ^on la mano derecha, y abrirás la mano izquier- da, y pasarás luego al instante el cubilete por en- ^'ma, como si hubiese en él una bolita, y harás 4ue entre dentro de la mano hasta encima de la mesa; y para que nadie repare que hay cosa algu- na dentro de la mano al tiempo de abrirla, pon- eras el cubilete encima para hacer creer que la iioiUa está debajo. nnn f P^^^ figurarás que sacas una bolita de la enTJ* 1 í' ? ^^^^' y ^^"^^ ver aquella que tienes m,iL^^°^^'^'^°^' fingiendo hacerlo en la mano iz- enñn la esconderás; después la pasarás al se- Kunao cubilete sobre la mano, como lo has hecho

hacerlo en la mano iz- enñn la esconderás; después la pasarás al se- Kunao cubilete sobre

— 18 — coa el primero, y en ña sacarás una tercera bolita de otro dedo y enseñas la que tenias dentro de la mauo, y después de haberla escondido, fingirás ponerla fuera del tercer cubilete como has hecho con las otras dos. Después fingirás sacar una bolita de encima del primer cubilete, y escondiéndola fingirás hacerla pasar á la mano izquierda, y abriéndola dirás: Se-

ñores, mÍ7'en ustedes esta bolita como la echo al aire

y

la varita y dirás: Señores, ya ven ustedes que no

hay nada debajo: sacarás después la bolita del se- guudo cubilete por su asiento, y al mismo tiem- po harás parecer la bolita que tienes en la mano,

y

luego volverás el cubilete lo de arriba abajo con

habiéndola hecho pasar á la izquierda como se

ha dicho arriba, dirás: Señores, esta bolita la envío d Indias, y se descubre que no hay cosa alguna debajo del cubilete: lo mismo ejecutarás con el tercero, y enviarás la bolita á donde quisieras. La tercera diferencia la ejecutarás primeramen- te haciendo tres bolitas de una: lo segundo, po- niendo una bolita debajo de cada cubilete y ha- ciéndolas encontrar todas debajo del cubilete del medio Antes de explicarte esta diferencia ó paso, te ad- vierto que siempre que quieras fingir poner una bolita debajo del cubilete, has de tomar la bolita con la mano derecha, y esconderla fingiendo echarla en la mano izquierda y cerrando ésta al mismo tiempo, y después tomarás el cubilete con la mano derecha, y lo harás pasar sobre la mano izquierda^ como si arrastrases una bolita hasta sobre la mesa.

con la mano derecha, y lo harás pasar sobre la mano izquierda^ como si arrastrases una

_ U) —

III.

Para ejecutar este tercer paso guardarás una bolita en la mano de la seguüda diferencia, y la fingirás sacar del extremo del dedo de la mano izquierda: la echarás sobre Ja mesa y dirás: Seño- res, ahora tomo %tnos pocos de polvos de mi señora doña Perlinpinpln, y ai mismo t'.empo las busca- rás dentro de Ja bolsa de delante, de donde to- marás bolitas entre los dos dedos de la mano de- recha, y dirás estos términos bárbaros: Oats bo- ctis témpora bonus, ú otros semejantes, tomarás después la bolita que esté sobre la mesa, dicien- do: £sía es «¿gio gorda, y fingirás partirla en dos bolitas con la varita de las virtudes, y despedirás una de la mano derecha junto con la que tienes á la izquierda, y arrojarás las dos sobre la mesa; después tomarás una de las dos, y dirás: Señores:

aqui hay una que todavía es demasiado gruesa, y de ésta harás dos echando la que ha quedado en la mano. Pondrás estas dos bolitas sobre la mesa: po- niendo cada una de ellas delante de cada cubilete fingirás poner una debajo del primer cubilete ha- cia la mano izquierda: cubrirás después la bolita del seguodo cubilete, y cubriéndola harás entrar 6n él la bojita que has fingido poner debajo del tercer cubilete de la derecha, y dirás después:

Señores, mando á la bolita que está debajo del cu- bilete izquierdo que se pase con la. que está en el 'Cubilete del medio; y derribarás con la punta déla J'arita el dicho cubilete, y se encuentran dos de- bajo de él; después volverás á cubrir estas dos bo- litas, y al cubrirlas introducirás la que has fingi- dlo pone r debajo de l cubilet e derecho , y despué s

estas dos bo- litas, y al cubrirlas introducirás la que has fingi- dlo pone r debajo

20

-

dirás; Señores, por la virtud de los polvos de mi se- ñora doña Perlinpinfiln, mando que las tres boli- tas se hallen debajo del cubilete de en medio; y de- rribarás el dicho cubilete y se hallarán las tres bolitas debajo.

IV.

El cuarto paso consiste en hacer entrar las tres bolitas debajo del cubilete á la mano derecha sin

que lo perciban; esta diferencia ó paso se hace in- mediatamente después de la tercera diferencia, como voy á decir. Al buscar los polvos de Perlinpinpfn en la ter- cera diferencia, tomarás entre los dedos una boli-

ta y después de haber derribado el cubilete del

medio, como se ha dicho, con las manos levan-

tarás los dos cubiletes que están á la derecha y á

la

para probar que no h»y dentro de ellos cosa al- guna, y que las bolitas han pasado debajo del cu- bilete de en medio; los volverás á poner boca abajo, y al ejecutarlo se introduce: 1.°, debajo del cubilete que está á la derecha la bolita que tienes en la mano. 2." Tomarás una bolita y con ella golpearás debajo la mesa como si quisieras hacer

izquierda, y los golpearás el uno contra el otro

entrar el cubilete por el través de la mesa. 3.° To- marás una segunda bolita de encima de la mesa,

y

hacerla entrar por el través del cubilete, escamo-

tearás dicha bolita y destaparás el dicho cubilete. 4." Tomarás la tercera bolita de encima de la mesa,

dirás: Señores: esta es vergonzosa, la hemos de

hacer pasar for debajo de la mesa; tomarás la bo- lita, y golpearás con ella debajo la mesa y la es- camotearás, y después derribarás con la varita el

y

fingiendo echarla contra el cubilete, como para

la mesa y la es- camotearás, y después derribarás con la varita el y fingiendo echarla

21 —

— cubilete, en que se hallan tres bolitas, sin que los que miren hayan visto alguna.

En

cuanto

al

quinto

paso,

pondrás

natural-

mente una bolita debajo de cada cubilete, y fin- giendo por ver sobre sí cómo se levanta el primer

cubilete de la mano derecha, y al bajarlo más lejos introducirás en él la bolita del cuarto paso, que

pri-

mera, y fingiendo ponerla en la bolsa la escamo- tearás, y harás en el segundo y tercer cubilete lo mismo que eu el primero: después derribarás los cubiletes, y causará admiración en los circunstan- tes el ver aún una bolita debajo de cada cubilete.

se había quedado en la mano, y sacarás la

VI

ED cuanto al sexto paso, lo 1." fingirás poner una bolita debajo del cubilete del medio. 2.° Pon- dris una naturalmente sobre el asiento del cubi- lete y al cubrirla con otro introducirás en él la que has escamoteado. 3." Tomarás una bolita de encima la mesa, y escamoteándola dirás: Señores, envioesta bolila sohreel nsientodel cubilete cubierto; descubrirás el cubilete y se hallarán dos bolitas 60 el asiento del primer cubilete. 4." Las volve- •"ás á cubrir, y se introduce en él al mismo tiempo la bolita que habías escamoteado, y dirás: Señores, ^ando á la bolita que suba, á su asiento y se junte con tas dos; y descubrirás el cubilete, y se hallarán yes bolitas sobre su asiento, sin que se sepa de <lónde han venido.

y descubrirás el cubilete, y se hallarán yes bolitas sobre su asiento, sin que se sepa

— 22 —

VII

En cuanto al séptimo paso, 1." taparás lastres bolitas que habías dejado sobre el segundo, y aun pondrás el tercero sobre el segundo, esto es, que pongas los tres cubiletes con la mano izquierda, y levantarás después el segundo que cubre las boli- tas que se arrastran al levantar el cubilete, y con él cubrirás el primero que sé ha puesto sobre la mesa; pero para arrastrar las bolitas con este se- gundo cubilete, levantarás un poco los dos cubi- letes y después sacarás con ligereza el de abajo, y cubrirás al mismo tiempo con el otro en que han quedado las bolitas; el cubilete que está sobre la mesa le volverás á poner después encima de los otros dos que han quedado en las manos; esto lo has de ejecutar muchas veces. Viendo los asis- tentes descubrir los cubiletes y no reparando en las bolitas no sabrán qué se han hecho; por fin, habiendo repetido muchas veces el mismo paso, no pondrás ya más los cubiletes los unos encima de los otros, y darás á adivinar debajo de cuál de ellos están las bolitas. Si no adivinan en quécubile'eestán las bolitas, harás ver que se han engañado, y todavía harás adivinar en dóude están, hasta que lo hayan acer- tado; después escamotearás las bolitas de encima la mesa con el cubilete, y se persuadirá á Jos pre- sentes que se han engañado. Por fin, después de haber molestado á los asistentes con hacerles adi- vinar, descubrirás naturalmente el cubilete en que están y se las mostrarás. Adviértase que para escamotear las bolitas de encima la mesa, desde luego las has de arrastrar sobre ella é inclinar el cubilete hacia la parte á

las bolitas de encima la mesa, desde luego las has de arrastrar sobre ella é inclinar

23 —

que se arrastran: el movimiento propio que les hacen arrastrándolas, las hará entrar ea el cubile- te, y luego que hayan entrado en él, levantarás el cubilete con las bolitas; pero has de tener bien ejercitado este paso para hacerlo con seguridad y destreza.

El octavo paso es poner tres bolitas en la mano, la una entre el pulgar y el índice, la segunda en- tre el primero y el segundo, y la tercera entre el segundo y tercero, como se ve señalado en la figura 5 Estregarás las manos una con otra, y las

batirás juntas y dirás: Señores, ya ven ustedes que no ka y cosa alguna en mis manos, y harás ver de- hajo del primer cubilete que no hay cosa alguna,

al levantarlo le pondrás la bolita que está entre

el segundo y tercero dedo, pero tendrás cuidado de hacerla pasar al tercer dedo, como está seña- lado en la figura 2. para ponerla íácilmente debajo del cubilete, y habiéndola puesto debajo harás pasar la bolita que está entre el primero y secundo dedo al tprcero. así como la primera; levantarás el segundo cubilete, dicipndo que no hay cosa en ^'> y le pondrá s una bolita debajo al tiempo de

asentarla: sacarás la bolita que tienes en el pulgar

la pondrás en el mismo dedo en que has puesto

y

y

'as demás, levantarás entonces el tercer cubilete, y.hHcicndo ver que no hay cosa alguna, introdu- '¡"'ás la tercera bolita; y en fin, levantarás los tres

y.hHcicndo ver que no hay cosa alguna, introdu- '¡"'ás la tercera bolita; y en fin, levantarás

24

cubiletes el uno después del otro, y harás ver que debajo de cada uno de ellos hay uaa bolita.

IX

Se ejecuta un noveno paso en los cubiletes, en que no se hacen ver siuo tres bolitas aunque haya cuatro: pondrás una delante de cada cubilete, pero no se cubren sino dos, y fingiendo cubrir la tercera la arrojarás de encima la mesa, y como no la ven, introducirás otra debajo del cubilete, y dirás después: Señores, ¿hay quien quiera apostar q'ie no hay una bolita debajo de cada cubilete'} Los quf han visto caer la bolita apostarán que no la h ly debajo del cubilet'? de donde la vieron caer, y después de haber apostado les dirás que levanten el cubilete, y quedaran admirados al ver debajo dicha bolita.

Para el décimo paso dejarás las bolitas debajo de los cubiletes, como ellas están al fin del no- veno paso: tomarás después una manzana de tu bolsa y la tendrás con el dedo meñique y el terce- ro, y levantarás el primer cubilete con la mano en que tienes la manzana para sacar la bolita que está debajo, y al volver á sentar el cubilete intro- ducirás en él con destreza la manzana: volverás á introducir después la bolita que acabas de sacar de la bolsa, y tomarás al mismo tiempo otra man- zana y la introducirás debajo del segundo cubi- lete, como has hecho con la primera en el primer cubilete, y harás lo mismo con el tercero, y pre- guntarás que adivinen lo que hay debajo de los cubiletes.

en el primer cubilete, y harás lo mismo con el tercero, y pre- guntarás que adivinen

— 25 —

XI

Para el undécimo paso se hacen encontrar tres bolitas en la mano derecha aunque no haya más Que una , estando la otra en la mano izquierda y la tercera en la boca: para esto se ponen tres bo- litas sobre la mesa, y se pone una secretamente en la mano derecha, que se guarde bien en ella: des- pués se toma una de las tres bolitas, que se hace pasar á la izquierda, y efectivamente se pone ésta en la boca: se toma otra, que es la segunda,y se guarda en la mano derecha, fingiendo hacerla pasar á la izquierda y que se cierra, dandoá creer que alli está la bolita: se toma después la tercera con la mano derecha y se abre la mano, y se hace ver que en ella hay tres bolitas. Nótese que cuando se ha puesto una bolita en la boca has de hacer como que te la tragas.

XII

Para el duodécimo paso echarás tres bolitas so- bre la mesa, y tomarás una, y dirás después: Seño- ''[^s, esta bolita me la traijo, pero la escamotearás baciendo como que te lá echas en la boca, y en- señarás en la punta de los labios la que te habías puesto en la boca en el undécimo paso, que se "Dge tragársela: después tomarás la segunda y la escamotearás como la primera, enviándola diez l"^!! leguas más allá del Orieute: en cuanto á la tercera le dirás que desaparezca y asimismo la es- camotearás. Después de haber ejecutado todos estos pasos, puedes hacer otro que es bastante divertido, y es Poner debajo de un cubilete 24 bolitas: para esto

todos estos pasos, puedes hacer otro que es bastante divertido, y es Poner debajo de un

26 —

harás ver qae debajo de los tres cubiletes no hay cosa alguna, y pondrás debajo del cubilete de en medio las 24 bolitas, las cuales han de estar ensar- tadas en una cerda negra y sutil ó uu cabello; sa- carás después de la bolsa otras 24 bolitas, y dirás que van á pasar todas por el cubilete de en medio. Para hacer pasar estas 24 bolitas debajo del cu- bilete, tomarás una y le dirás que se pase debajo del cubilete, y al decirle que pase la arrojarás en el suelo, de manera que nadie lo perciba, envián- dola con un golpe del dedo por debajo del brazo izquierdo; tomarás otra, y dirás: Señores, esta bo- lita me la trago; y hay una en la boca que se hace ver en la abertura; tomarás todavía otra y le dirás que vaya al aire, y al mismo tiempo se da una vuelta con la mano para arrojarla al suelo, y por fin las tomarás todas, las unas después de las otras, y se envían una por una parte y otra por otra, y luego que todas hayan desaparecido y que ninguna de ellas ha quedado sóbrela mesa, dirás:

Señores, es preciso que las 24 bolitas se hallen tod debajo del cubilete de en medio; levantarás el cubi- lete y se hallarán debajo. Estos son los pasos que ordinariamente se eje- cutan con los cubiletes; puédese sin embargo ha- cer otro para acabar el juego, y después de éste no se han de ejecutar los demás porque las bolitas se pegan al hondo de los cubiletes. Para ejecutar este paso has de untar el hondo de los cubiletes con cera ó sebo, ó untarás bien con ello las tres bolitas y las pondrás encima de los tres cubiletes: cuando cada una de ellas esté en- cima del asiento del cubilete, tomarás los tres cu- biletes y los pondrás uno sobre el otro: la bolita que está encima no siendo cubierta la dejarás así y dirás: Señores, voy á sacar las bolitas que está'fl

bolita que está encima no siendo cubierta la dejarás así y dirás: Señores, voy á sacar

27 —

<^ubiertas. Para esto tomarás dos bolitas escamo- teadas en la mano del primero, sacarás una del segundo cubilete y arrojarás sobre la mesa una de 'as que tienes en la mano, y después dirás: Seño-

'•«s, voy á sacar ésta del tercer ctt/;¿íeíe, y arrojarás también otra sobre Ja mesa. Por fin, al hacer ver •os dos cubiletes de abajo, verán que no hay cosa ^jguna sobre su asiento y que las dos bolitas han ^'do sacadas; pero has de tener cuidado de asentar

'Os cubiletes para no hacer

Puedes decir: llfparen bien, señores, que no hay co- ^0. alguna en mis manos; y todavía se les puede en- señar por adentro y por fuera; después de haber- Jas enseñado levantarás los tres cubiletes el uno después del otro, y al tiempo de enseñarlos y ha- j^6r ver que debajo de ellos no hay cosa alguna, jos volverás á sentar con un poco de fuerza para tiacer caer las bolitas sobre la mesa; después to- •^arás una bolita que ocultarás en la mano, y di- •"ás. Señores, yo la saco de mi dedo y la mando que *? pase debajo del cubilete, y escamotearás al mismo tiempo y la harás desaparecer: lo mismo ejecuta- ""^s con los otros dos cubiletes, y si puedes harás ^f"" que hay una bolita debajo de cada uno de

caer las bolitas y au n

6II0S.

, Para hacer este paso con más facilidad, en lugar ^^6 poner dos bolitas en la mano, puedes poner no ^^s de uoa cuando hubieres hecho como que la ?»cas del primer cubilete: después tomarás dicha J*olita y JH escamotearás fingiendo enviarla á las

Odias occidentales: te servirás de la misma bolita P^ra el segundo cubilete, y asimismo la enviarás y^^y lejos; y aun te servirás de la misma para

^ca r Ja

.^r que en lo hondo de los cubiletes haya has- ^íite sebo para detener las bolitas.

que está en eJ tercer cubilete; has de cui-

en lo hondo de los cubiletes haya has- ^íite sebo para detener las bolitas. que está

— 28

— Tendrás cuidado de limpiar los cubiletes cuan- do quieras repetir los mismos doce pasos ya ex- plicados, y también mudarás las bolitas para que no se peguen al hondo de los cubiletes. Habiendo hecho todos estos pasos de los cubi- letes, se hacen muchos juegos diferentes que voy á explicar con la mayor claridad que pudiere. Cualquiera los podrá ejecutar según su genio y orden que gustare. En caso que no sepas ejecutar todos los juegos de los cubiletes y que te veas embarazado en ellos por causa de no haberlos ejercitado, y porque re- quieren mucha destreza y ligereza en los dedos, DO dejes de pasar adelante en hacer los otros jue- gos; y si en algún juego de los que se siguen tam- bién te vieras algo embarazado, que no lo sepas ejecutar ó te se haya olvidado, no por eso dejes de continuar en hacer los demás, y en fin harás los que supieres ó te parezcan mejor; porque aun- que no sepas sino la mitad de los juegos que este libro contiene, tienes suficiente materia para divertir un auditorio toda una nuche sin cesar.

JUEGO DE PONER

ALPISTE

DENTRO DE UNA COPA, Y HACER QUE SE PASE DEBAJO DE UNA CAMPANILLA.

Mandarás hacer una campanilla de madera eD dos piezas y hueca por dentro, y que se cierre como una cajita de tabaco de la suerte que se muestra en la figura que tiene A y B; también mandarás hacer un palo con su botoncito á la puD' ta, y que pase por las dos piezas, y que el agujero de la pieza de abajo sea más grande, pero que nO ajuste más que con el botoncito; luego hacer un»

y que el agujero de la pieza de abajo sea más grande, pero que nO ajuste

29

Copa de madera COQ SU tapa, y que esté honda de

'a suerte que se muestra en la figura con

C. después de pintadas y enjutas tomarás un poco

•Ifi cera y la pegarás en el botoncito y agujero

la campanilla para que cierre bien y se tenga: des-

-

-

la letra

de

Pues la llenarás de alpiste y otra simiente menu- "'ta, para que al tiempo de destapar el agujero ?pa facilidad pase abajo, y le cerrarás bien, de- jándola como está en la figura de la letra D; luego •^fnarás la copa y la taparás con su tapa, y enci- jOa de ella le pondrás otra de sombrero, dejándo- ^ como está en la figura de la letra E, y después ^ lo pondrás en la bolsa prevenida. Cuando hagas este juego sacarás la campanilla ^^ su alpiste dentro y la pondrás encima de la ^.esa. y luego sacarás la copa con sus dos tapas y """ás: Señores, ya ven que no hay nada ni en la y^panilla ni en la eopa-, y levantarás una y otra p^a que lo vean, no quitando á la copa más que * tapa de sombrero, y dirás: Pues ahora verán ^'"o lleno ía copa de alpiste, y luego sacarás un P'^co de alpiste y lo pondrás dentro de la tapa, y ^^spués la taparás con la del sombrero y dirás:

, °'" virtud de los polvos de mi señora Perlinpinpln j'^'>'irnos que el alpiste de la copa se pasa debajo de '^ '^impanilla; y al mismo tiempo pondrás la ma-

que el alpiste de la copa se pasa debajo de '^ '^impanilla; y al mismo tiempo

30 —

no izquierda encima de la copa, tapándola bien, y con la otra ninno huras las acción de sacar los

polvos y fingir que se echan, y dirás: Ahora, seño- res quiero ver si ha pasado, y luego con la palma de la misma mano izquierda levantarás las dos copas juntas, y lo harás de suerte que compren- dan que uo te llevas más que la tapa de sombrero

y

la otra mano tomarás la campanilla, apretando el palo por abajo hasta que se abra el agujero y caiga el alpiste, y después la lavantarás, y verán como ha pasado de una parte á otra.

luego te la pondrás en la bolsa, y después con

OTRO JUEGO

DE LA

CAMPANILLA

Y ES MUCHO MÁS FÁCIL

Mandarás hacer un vaso de hoja de lata, y que el suelo de abajo esté en el paraje de la linea don- de está la letra A y después tomarás un poco de alpiste ó de otra simiente menudita, y lo pegarás en el vaso con goma ó con otra cosa, por donde

está la letra B, y harás que parezca que está lleno,

y

formidad que hemos dicho en el juego pasado. Cuando hagas este juego, sacarás la campanilla

ya prevenida, como hemos dicho, y luego sacarás

el

vaso y lo pondrás encima de la mesa, de suerte

que vean que está vacío, y después sacarás de la bolsa un poco de alpiste, y con ligereza volverás el vaso por el otro lado y le pondrás el alpiste en- cima del que está pegado, de manera que te 1" Vtan poner, y dirás: Ya ven, señoreit, como est

pondrás lo mismo en la campanilla, de la con

lleno este vaso de alpiste; luego tomarás la varita de las virtudes, y la pasarás por encima del vaso

de la con lleno este vaso de alpiste; luego tomarás la varita de las virtudes, y

31

(quitando todo el alpiste que has puesto, y rasan- **olo como hacen los medidores del trigo cuando 'o miden); después tomarás un sombrero y le pon- drás encima, y al mismo tiempo con la otra mano Solverás el vaso por el lado que está vacío, y des-

Pjies con otro sombrero taparás la campanilla, y ' mismo tiempo apretarás el palo ó mango, has- . que comprendas que ya ha caido el alpiste, y j^^Pués dirás: Señores, ya han visto que el vaso es- ^'''«no y que la campanilla no tiene; pues haré- .°* que con los polvos de mi señora doña Perlin- epu"*" se pase d la campanilla; y harás como que j, "98 los polvos, y después levantarás los sombre- lev' ^ ^^''^'^ como no tiene nada el vaso, y luego 8e u'^^'^''^8 la campanilla, y verán el alpiste como "^ pasado del vaso á la campanilla.

y luego 8e u'^^'^''^8 la campanilla, y verán el alpiste como "^ pasado del vaso á

32 —

ANTEOJO

MÁGICO

Construyase una caja A, B, C, D, tal como está figurada aqui.

0E.()

G 1

=

K

G 2

H

H

G 3

B

K

E =|-z=|()()l=|= K

G 4

=(). L

F

P

F

P

ü

X

X

Sus dimensiones pueden ser ad libitum; per nosotros las supondremos aqui de dos pies de lai go de A en B, y de G, en D; un pie de alto de A e C, y de B, en C; seis pulgadas de altura á la part abierta del medio, y seis pulgadas de ancho en le dos lados que hacen frente al ocular O, E, y al o! jetivo L. Colocad oblicuamente en esta caja porK cuatro puntos de E á E. de F. á F, de P á P, y '-

O, E, y al o! jetivo L. Colocad oblicuamente en esta caja porK cuatro puntos de

33 —

P- á P, cuatro espejos; los dos de cada lado opues- tos uuo á otro, y que cada cual se iacliue a 'i5 gfados. Háganse dos aberturas circulares en ins dos caras auterior y posterior de cada uua de IÍIS paites A y B que se levanten en figura de codo, adáptense á estas cuatro aberturas cuatro cañones redondos, G 1, G 2, G 3, G 4, de modo que no 8al<;au ni un ápice por dentro. Póngase un vidrio oculíir cóncavo á la extremidad del tubo O K, y un vidrio objetivo al otro extremo L; se pueiinu emplear también para esos dos vidrios lisos y lla- mos. Los dos tubos H H son movibles y se eiir;i-

s

dos tubos H 11 uno á otro, las seis partes cili. -

drioas reunidas de este modo parecerá que foi ni •« Un anteojo del cual la caja será el sostén, y e>ti •lusión será mayor, porque si se coloca un olij lo <íualquiera delante del objetivo L, la persona que quiera mirarse por el ocular O, E, creerá ver la cosa como ea un anteojo común. Retirando luego

Jan en los cañones G 2 y G 3 . Si se acercan e>

|os dos tubos movibles H H á los puntos G 2 y

" "J, tant o com o sea necesari o par a

ellos, ya sea la mano, ya cualquier otra cosa, di- ••éis á los espectadores que este anteojo tiene la particularidad de hacer ver los objetos al través ^e cuerpos opacos. En efecto, colocada la vista en ^' E, los rayos de luz emanados del objeto L, pa- sarán al través del vidrio objetivo, y serán suoe- ='vamente reflejados del espejo K K al espejo P P, ue éste al F F, y finalmente al E E, desde donde 'egarán al ocular O E. Sin embargo, parecerá que «sios rayos vienen en líuea recta, y el observador reerá que el cuerpo opaco que esté puesto entre gU<í parte y otra del anteojo se vuelve diáfano, stas especies de anteojos se suelen colocar sobre " " pie 1, movible hacia la parte X X, á fin de que

coloca r entr e

de anteojos se suelen colocar sobre " " pie 1, movible hacia la parte X X,

34 —

se pueda alzar ó bajar la caja, para dirigir la vista hacia el objeto que se quiere hacer ver; pero este pie es inútil cuando el anteojo no es de grande dinaensión.

JUEGO DE LA LESNA,

PARA HACER PADECER QUE TRASPASA LA FRENTE Ó EL GAZNATE.

Mandarás hacer una lesna con un hilo de hierro templado, que sirva de muelle, de la suerte que esta en la letra A, porque cuando quieras clnvar la lesna se vaja ent. ando en el mango, y al mismo tiempo que la vayas retirándose va ja saliendo del mango, y ha de ser tan largo como la lesna, para que se esconda toda adentro, y ha de estar hecho

C

D

conforme estí en la letra B. Algunos la han man- dado hncer sin rosca, ó hilo de hierro, como está en la fi>{ura C Ü, no más que con un boloncito. y muchas veces se hallan chasqueados, porque si se descuidau se les esconde la lesna dentro del man- go, y les cuesta trabajo el hacerla salir. Cuando hagas este juego darás una manzana á uno de tus compañeros ú otra cosa, y le dirás en voz baja que se la coma, y cuando la haya comido

darás una manzana á uno de tus compañeros ú otra cosa, y le dirás en voz

35 —

— se la pedirás, y él naturalmente responderá que se la ha comido, y así que esto responda sacarás la lesna, y enseñándola dirás: Les hago saber, se- ñores, como di una manzana á uno de mis compa-

ñeros, diciendo que me la guardase, y el picaro se la na comido, pues porque no vuelva más á ejecutar tal picardía, quiero con. esta lesna traspasar el gazna- f*", y al punto harás que le clavas la lesna, procu- rando que sin hacerle daño se oculte toda dentro del mango de madera que tropiece la madera con 'a carne, y puesto así mostrarlo que lo vean; y al mismo tiempo de quitarla poner con la otra ma- no un dedo, haciendo que tape la herida, y luego dirás: Por la virtad de Ins polvos de mi señora doña P'-rlinrtinpin quiero que sea en este instante sano y lilire de esta herida; y soplarás quitando la mano,

y verán que no hay señal de cosa alguna, advir- tiendo que la lesna no ha de tener punta.

JUP:GO

DE UNA NAVAJA

*'AKA HACER PAHECKR LA NARIZ CORTADA Ó UN DEDO DE LA MANO.

. Mandarás hacer una navaja que tenga dos ho- J-is, la una cou un encajador y la otra lisa; pero ^''O de ser iguales y ambas á dos de una pieza y

fl"e sean uniformes, como lo están en las letras A y ^; y el mango que ha de tener ha de ser ancho

que la una

l^oja esté dentro del mango, cuando la otra esté fuera,para que parezca noser más que una,siendo

61 mango al símil del que señala la letra C. Cuando hagas este juego darás una manzana al

y fíbierío por los dos lados, y harás

símil del que señala la letra C. Cuando hagas este juego darás una manzana al y

— 36 — otro compañero y !e dirás que se la coma, y cuando se la haya comido le harás lo mismo que hiciste al del juego antecedente, y él responderá lo mis- mo que el otro, y entonces sacarás la navaja (en-

señando la hoja lisa) y dirás: Haijo saber á untedes, que hahiendo dtdo á este companero otra mangana

eje-

cutado la propia maldad comiéndosela; y así para

que otra vez no cometa

nariz con esta navaja; y así que esto se haya dicho

juzgando

seria más fir.l que el otro camarada,ha

tal osadía, le he de cortar la

sp ha de hacer la acción de amolarla por el lado que está entera, procurando que la vean los pre- sentes, y en el ínterin con ligereza y disimulo de- i jarás caer la hoja lisa y saldrá la otra, tapando el encajador con el dedo, como se señala en la le- tra D; advirtiendo que si no lo sabes tapar con un dedo le pondrás dos, y luego harás la acción á<t corlar la nariz al otro compañero encajándole la navaja; y sin moverla les enseñarás la nariz, de suerte que parezca que está cortada: y cuando sa- ques la navaja, harás la misma diferencia de en- cubrir el encajador, como lo hiciste al tiempo de ponerla.

y cuando sa- ques la navaja, harás la misma diferencia de en- cubrir el encajador, como

JUEG O

DE

37 —

UN

CUCHILL O

QUE PAREZCA. QUE ESTÁ TRASPASADO POR LA MUÑECA.

Mandarás hacer un cuchillo de la forma que te

lo demuestra la figura de la letra A, y asimismo

otro de la misma hechura que no tenga encaja- dor, como lo demuestra la ligura de la B, y éstos hechos los llevarás en la bolsa prevenidos.

Cuando quieras hacer este juego sacarás otra

"laozana, y enseñándola dirás: Señores, ahora

guiei o 'cgr si esta manzana

'"ís compañeros; y te la comerás, y después pídela

la sé guardar mejor que

I* lUs compañeros, á loqu e te responderán que DO

íps has dado tal manzana y que te la has comido,

y 'uego dirás: Pues queyo también me la he comido

^ cometido el mismo delito quemis compañeros, ra-

'On será que también jiague la fena, y esto dicho, ^parás el cuchillo liso y le enseñarás diciendo:

™*'fn, s(ñores^ bien ente cuchillo, ya ustedes le nen; pties con élme he de traspasar una muñeca en castigo e haberme comido la manzana; y luego harás la

cción de sacar una piedra para amolarle, y en- tonces dejarás ej cuchillo liso en la bolsa y saca-

y luego harás la cción de sacar una piedra para amolarle, y en- tonces dejarás ej

— 38 —

ras el otro juntamente con la piedra, tapando con los dos dedos el encajador y amolándole en la piedra, de suerte que en este intermedio con disi- mulo y ligereza te lo pondrás en la muñeca y en-

señarás el brazo por el lado libre, como se te de -

C; y de que lo

hayan visto retirarás el brazo y con disimulo y presteza te lo quitarás, porque no echen de ver el secreto, y lo volverás á la bolsa, mostrando des- puí-sla mano para más confusión de los que miran y lo ignoran.

muestra en la figura de la letra

JUEGO CON EL CUA.L

HE

I;N

PEDAZO

DE

PAN, CARTÓN

Ó PAPEL

LA

SIETE PEDAZOS EN DOS SOLOS GOLPES.

FIGURA

DE UNA HERRADURA

LARGA,

CORTO,

DE

SE HACEN

Tómese un pedazo de pan ú otra cosa blanda, que esté ya cortada como una herradura (Fig 1), hágase la apuesta de cortarla en siete pedazos con solos dos golpes de cuchillo. Para lograrlo córtese

con el primer golpe de A en B (Fig. 2). Enton-

ces se cortarán pedazos.

de K en D, y resultarán los siete

córtese con el primer golpe de A en B (Fig. 2). Enton- ces se cortarán pedazos.

LOS

— 39 —

ONDULANTES

Estas fjguras están vacías por dentro, y por este raedio tieuen la facilidad de nadar por encima, fisto explica suficientemente su movimiento de •iscensión. Para forzarlas á bajar, bastará apretar un poco el pedazo de vejiga que cubre la botella, ^or medio de esta presión el agua tiene que intro- ducirse eu las figuras por medio de un pequeño

agujero que tienen todas ellas. Vueltas entonces "las pesadas van á parar al fondo con mayor ó 'lenor prontitud, según sea la presión que se le ^aya dado. Luego que cesa, las figuras vuelven á uhir. El aire interior de las figuras que estaba coniprimido por el agua, se dilata y arroja el

las figuras vuelven á uhir. El aire interior de las figuras que estaba coniprimido por el

iO —

_

SALTARINES

CHINESCOS

Estas ppqueñas figuras, que los que dicen la buenaventura y otros hacen maniobrar para atraer la curiosidad de ios que pasan é indicnrles quese detengan, no deJHU de causar mucha maravilra á los que itíuorHu la causa que imprime ios movi- mieutos que ejecutan espouiAneameule, bHJando de escalón en escalón por medio de unos golpes sucesivos de arriba abnjo en una pequeña escale- ra. Todo el secreto consiste en la movilidad de las diferentes parles de la figura, movilidad que reci- be la impulsión de una cierta cantidad de azogue que, pasando alternativamente de la parte supe- rior á la inferior, muda la posición de la figura de escalón en escalón hasta que el centro de gra- vedad halle un punto de apoyo, lo que sucede cuaudo la figura llega á una superficie plana.

.lUEGO PARA HACER PARECER

QUE

SE

COME ESTOPA,

Y DESPUÉS HACER QUE SALGAN

CINTAS DE TODOS COLORES.

Tomarás tres ó cuatro cintas bien delgaditas, ó las que tú quisieres, pero que sean de varios colo- res y como cosa de una vara de largo cada uua, y éstas bien arrolladas y apretadas, de manera que no hagan mAs bult o del que hace una hala de fu- sil; y para que parezcan estar todas en una pieza las juntarás por las puntas, y retorcidas como muestra la figura de la letra A, las irás arrollando

todas en una pieza las juntarás por las puntas, y retorcidas como muestra la figura de

_-

41

como está dicho, y dispuestas en esta forma las pondrás en la bolsa envueltas en un papel que no se deshagan, y junlameute un poco de estopa como lo demuestra la letra B. Cuando vayas á hacer este juego sacarás la bo- lita de las ciutas y te la escouderás en la boca, y después sacarás la estopa, y enseñándola dirás:

Miren u^lcden esta estoi n como me la voy á comer, y al mismo tiempo metiéndola en la boca harás que la mascas y te la tragas, dejándola escondida

^0 un lado de la boca, y después haciendo que ^omitas, con la lengua harás que salgan las cin- •^8, se entiende la punta ó remate, por donde se I 9 de empezar á desenvolver el ovillo ó rollo; y ''''go que haya salido de la boca dicha punta ó ^*'iiate, la asirás con una mano é irás tirando, y piando conozcas que llegan junto á los labios las juntarás retorcidas, llegarás con la otra mano y "D cuchillo, y harás como que la vas cortando, y proseguirás hasta darles fin, y después que bajas ^cabado sacarás sin que le vean la estopa de la boca y la guardarás en la bolsa.

hasta darles fin, y después que bajas ^cabado sacarás sin que le vean la estopa de

— 42 —

JUEGO PARA BEBERSE

UN VASO DE VINO Y HACER PARECER QUE SALE DE LA MANO POR LA PUNTA DE UN CUCHILLO.

Tomarás un pedazo de esponja y te la pondrás en la bolsa, y cuando hagas este juego pedirás un vaso de vino, y sacando con disimulo la esponja de la bolsa la mojarás sin que lo vean, y después que la hayas mojado te la pondrás detrás de la

oreja del lado derecho y la taparás con el cabello

si lo tienes, ó sino con un gorro, de suerte que no

se vea; después tomarás el vaso, y dirás: Sniores, brindo á la salui de ustedes; y bebiéudotelo vol-

verás á decir: Yo, han visto como me lo he bebido ij que no teníjo nada en el brazo; y lo enseñarás des- nudo; y tomando un cuchillo en la mano dirás:

Pues ahora quiero que el vino que he bebido vayd bajando por el brazo y salga de la mano por la pun- ta de este cuchillo: y harás la postura y accióncomi' está en la figura, poniendo la mano cerca la orejai

y dirás al compañero del lado derecho que le hag»

seis rayas en el codo donde señala la letra A, al

cerca la orejai y dirás al compañero del lado derecho que le hag» seis rayas en

43

•íi'smo tiempo tomarás la esponja y te la pondrás en fDtre la mano y el cuchillo, de suerte que no la

Ven •"BHn, y después pondrás la punta del cuchillo en-

ma del vaso y apretarás la mano, y verán como

ci

Va * siliendo el vino, y luego harás como que te

pones el cuchillo eu la bolsa, y dejarás la esponja, fle manera que no la vean.

JUEGO PARA HACER PARECER

QUE

UNA

MONEDA

BAILA

DENTItO

DE

UN

VASO.

Turnarás un maravedí ó un real de plata y un pelo negro ó cana de la cabeza ó de peluca, y con •^la gota de cera pegarás el pelo á la moneda, y Cuando lo bayas pegndo lo pondrás en la bolsa para que esté preveu\do. Cuando hagas este juego '8 pondrás el pelo entre los dos dedos con la go-

ta de cera, lo más oculto que puedas, luego pe-

|.'''3s Un mhravedi <^ un

euei, ly sacarás de tu bolsillo, y enseñándole di- /e A' ^'^'^ ustedes este maravedí ó real de plata: pues lie de hacer que al son de lo qui'. yo cante baile si teV'"" ' un vaso; y luego que esto digas, mientras traen el vaso pegarás á la moneda el pelo con

real de plata,

y

si

no lo

un vaso; y luego que esto digas, mientras traen el vaso pegarás á la moneda el

- .

44 —

la gotn de cera, y después la echarás dentro del vaso, y empezarás á cantar, y al son de lo qu*

cautps fiarás fjolperitos encinia de la mesa, t^nieD" do tirante el pelo, de suerte que con el movimien- to de la mano y al disimulo de los golpes salte I» moneda adentro del vaso; biijando y subiendo,

pero de

que mpjor lo comprendas, en la (¡"ora anteceden- te lo verás delineado crtmo se ha de poner para sU mejor ejpcucirtn; adviitiendo que lo has de hacer un poco apartado de la luz, porque no puedaB divisar el pelo.

forma que no se salga del vaso: y pnra

JUEGO DE UN CUARTO

yUE PUESTO DENTRO DE UN PAÑUELO Y ESTÉ SOBRÍ UNA MESA, HACEN QUE LA TRASPASE Y CAIGA DEBAJ" DENTRO DE UN VASO.

Tomarás un cuarto y lo coserás en la punta di

un pañuelo, y después te lo pondrás en la bolsa

Cuando hagas este juego sacarás

mándolo por la punta donde está el cuarto, y 1^ enseñarás, diciendo: Similores, ya ven uniedfs ^wf

esli' pañuelo no tiene nnda, pues tevgan ustfdfs cíH', dado: y luego lo pondrá s encima de la mesa eX' tendido, poniendo la punta doude está el cuart" colgando hacia ti: después pedirás otro cuarto, 1 dirás: Miren bien este cuarto romo lo pongo en n^f dio de ente pañuelo; y lo pondrá s en el paraje qu* señala la letra A, y luego tomarás la punta doníl*

está

y la pondrás encima del otro cuarto, y harás'" mismo con la otra punta de la letra C, y al mism" tiempo te llevarás el cuarto entre los dbdos de' '

el pañuelo , to-

el otro cuarto, que es lo que señala la letra Hi

te llevarás el cuarto entre los dbdos de' ' el pañuelo , to- el otro cuarto,

i'A

— llano derecha: íuteria doblarás el pañuelo por el otro lado y lo levaatarás todo juuto y dirás:Seño- '''^'^JóquenloustedeK, ya ven como esíd adfntru; y La- •"38 que toquen todos el cuarto que está cosido, porque crean que es el que le has llevado, y des- pués harás que poogan uu vasD debajo la mesa, y '•'1 pondrás el pañ»ielo eucima y dirás: Ya ven que ®*'« dentro del pañuelo; pues quiero darle unos 9olpecitos y hacer que se caiga dentro del vaso; y lue-

^0 le darás unos golpecitos con la mano izquier-

~^; y con la otra

p]o harás lo mismo, y dejarás caer el cuarto den- l^fo del vaso: y luego levantarás el pañuelo y dirás:

•mores, miren como ha pasado; y el pañuelo te lo pondrás en la bolsa porque no lo vean: y si tienes /•gar puedes quitir el cuarto y poner una sortija, P3ra hacer el juego que se sigue:

JUEGO DE PONER UNA SORTIJA

ea que tienes el cuarto por de-

•ÍENTRO

DE

UN PAÑUELO

TENIÉNDOLO

CüATHO PUNTAS.

ASIDO

POR

LAS

, Tomarás una sortija y la coserás entremedios de

'^ punta del pañuelo como hiciste con el cuarto, y

ASIDO POR LAS , Tomarás una sortija y la coserás entremedios de '^ punta del pañuelo

40 —

hecho esto lo poadrás en la bolsa. Cuando bagas este jue^io sacarás el pañuelo y le tomarás por la punta donde está la sortija, y lo enseñarás, dicien-

do: Señores, miren ustedes este pañuelo que 710 tiene cosa nlqunn; luego le pondrás encima de la mesa extendido con la punta de la sortija, en la misma conformidad que la del cuarto. Después pedirás otra sortija que se parezca á la del pañuelo, y di-

Mil en esta sortija como la poncjo en medio de

rás:

este pañuelo; y la pondrás donde señala la letra A; luego tomarás la punta de la sortija que es la que señrtla la letra B, y la pondrás encima de lasoiti- ja, y lo mismo harás con la otra punta que señala

la letra C, y al mismo tiempo te llevarás la sortija entre los dedos de la mano derecha, en el ínterin doblarás el pañuelo por el otro lado, y lo levan- tarás todo junto, diciendo: Tóquenla ustedes, i/fl ven como está dentro de este pañuelo; luego ha- rás que toquen todos la sortija que está cosida, porque crean que es la que te has llevado; luego tomarás un palo y con lijereza le pondrás la sorti- ja que tienes escondida eu li mauo, y después di-

unO

por una punta, teniéndolo tu también por el me- dio con la mano derecha, tapando la sortija que no se vea, y con la otra mano pondrás el pañuelo en el palo cubriendo siempre la sortija que está dentro de él, y haciendo como quien saca polvos, dirás: Por la virtud de estos poínos de mi señord Pirlinpinpin, haremos que la sortija de ente pañuelo se vase ilewrn de este palo; y dicho esto tirarás del pañuplo, y verán la sortija dentro del palo, 1 siempre juzgan que es la que estaba dentro de' pañuelo, como una y otra sean de un jaez.

rá s á los ciimpañeros quH tengan el palo cada

la que estaba dentro de' pañuelo, como una y otra sean de un jaez. rá s

— 47— JUEGO PARA HACER NUDOS

^ VN PAÑUELO V DESHACEHLO DE UN SOLO SOPLO

Tomarás un pañuelo por las dos puntas y lo en-

Miren este pañuelo que no tie-

1*5 niniíún nudo, y luego harás un nudo que vean ^odos como lo haces, y después harás otro haciendo

*6ñarás, diciendo:

íue estén flojos, y p3ra apretarlos tirarás disimu- HdHnienle por la parte donde está la letra A, has- ^ que se vayan escurriendo: irás haciéndolos otros ^^'a misma suerte que has hecho el secundo, ti- ''tido siempre por el mismo lado de la letra A:

.^spués lo tomarás cou la mano derecha por don-

• ^ está la diirha letra, y cou la izquierda

"¡^ punta s del pañuel o y cuhrieml o los nudos ; y liÍRiiio tiempo tiríir uua mano y otra hasta que stéo deshechos, y luego dirás: Ya han visto usté- / * (jiie. est'i todo lleno de nudos; pues haré que, por ^''Virtud del soplo de doña Perlinpinpln se, desha- •^'"V y al instante dando un soplo y tirando el pa-

tomando

del soplo de doña Perlinpinpln se, desha- •^'"V y al instante dando un soplo y tirando

— 48 — ñuelo en el aire, lo enseñarás, diciendo: Señores, miren como eüán deshechos, y verán comoescierto.

JUEGO DE UN

CLAVO

PARA HACER PARECER QUE ESTÁ TRASPASADO POR LA LENGUA.

Mandarás hacer un clavito con encajador como está dibujado en la letra A, y otro liso de la suer- te que está delineado en la letra B, que sean igua- les y que se parezcan bien el uno al otro, ponién- dotelos luego en la bolsa. Cuando quieras hacer el juego has de sacar los dos clavos, y el que tiene el encajador ha de estar escondido dentro de la mano derecha, enseñando

el otro liso teniéndole en la misma mano derecha, diciendo: Miren este clavito, ya lo ven; pues con él quiero traspasarme la íenr/ua; y luego sacando la lengua, y al mismo tiempo escondiendo el cla- vito liso en la mano, el otro te lo pondrás en la lengua, haciendo que el encajador se esconda den- tro de la boca, de suerte que no se vea; y cuando lo quieras sacar harás la misma acción que has hecho cuando lo has puesto, escondiendo el uno

que no se vea; y cuando lo quieras sacar harás la misma acción que has hecho

49 —

y enseñando el otro 1 iso, y lo hsrás muy disimu-

lado que no se comprenda, y juzgarán que es cosa <íe grand e habilidad .

JUEGO PARA. HACER PARECER

yUE UN HUEVO BAILA EN LA MESA.

Tomarás un tiuevo y le harás dos agujeritos, y después le sacarás todo lo de dentro, y tomando una cerda de caballo blanco la pasarás por dentro del huevo; y lo pegarás con unn gota de cera ó de otra cosa que esté fuerte, y después te lo pondrás en la bolsa. Cuando hayas de hacer este juego pedirás un ouevo, y después con destreza, que no lo vean, te

'o pondrás en la bolsa y sacarás el otro, ponién- d"te el lazo de la cerda en el dedo pequeño ó en

^'

que tú quisieres, y lo harás bailar por un lado

y

"tro de la mano, haciendo los movimieutus que

^"quisieres, y después con ligereza te lo volverás ^'"^ bolsa, y sacando el otro se lo volverás á su dUfño, advirtiondo que el huevo no le has de te- l"*!" coljj-^fio porque se conocería queestab» atado; /* ferda la has de poner en la forma que demiies- / ^ la fiírura antecedente; y si no la encontrases ,'Inca la podrás poner negra; y cuando IH hanas

• '"^'lar, dirás: Señores, miren este hueco como le hago '"iüar.

poner negra; y cuando IH hanas • '"^'lar, dirás: Señores, miren este hueco como le hago

— 60 —

JUEGO DEL TURCO SABIO

Esta es una figura que tiene de 18 á 20 pulga-

alto, con uu naai tillito en la mano y que

responde á diferentes cuestiones tjue se le propo- nen dando en una campanilla de metal. La mesa sobre la que se coloca, está cubierta de un tapete que oculta tres resortes. Estos se mueven por me- dio de un hilo de alambre, que pasando por uo pie de la mesa va á parar debajo del teatro ó de-

das de

trá s de uu tabique . El compañer o del qu e hnce loS

j l^•20S tira esos alambres,

(I I itiovimieuto, del mismo modo que hace dar

I Inr a de uu reloj de repetición: apretand o el bo-

tón lie la caja. El jugador presenta uua baraja de iiaijc s dispuestos jior un orden que sepa de me- niiMÍi: liace sacar un naipe, \' cortando en el pa- raje donde estaba el naipe, coloca debajo del juego

según

los casos, para

liace sacar un naipe, \' cortando en el pa- raje donde estaba el naipe, coloca debajo

51 —

_

'3 que precedía inmediatamente. Le es muy fácil •lando una mirada á hurtadillas á la carta que

8Má e n e l fond o d e l a baraja , conoce r e l naip e qu e *e ha sacado. Ealonces para preguntar al turco cuál es ese naipe, el jugador se sirve de expresio- "•"s cuyas primeras letras indiquen el número y el Palo del naipe. Por este mismo mecanismo se ha- ce responder á la figura las preguutas que le ha- cen; por ejemplo, se le presenta una caja con va- •'•as CHJitas y una figurita de madera, y se dice á !^Do de la compañía que meta la figura en la ca- l'ta que quiera. La caja tiene un fondo de cuero y

Por él se siente

el peso de la

figura.

JUEGO DE SACAR TRES CUENTAS

"

BOLITAS

DE

DENTRO

DE

DOS

CINTAS,

SIN

ROMPER -

LAS,

POR S U LADO.

TENIÉNDOLAS ASIDAS

DOS SU.IET0S, CADA UNO

Mandará hacer tres bolitas del tamaño de una

harás un agujero á cada una que sea

^''audecito, y después tomarás dos cintas largas

y IHS poudrá s juntas , qu e estén

'Suajes, después tomarás un poco de hilo delgadi-

i |o del mismo color y las atarás por en medio, de a suerte que están en la letra A: después tomarás

"^uez, y les

Cüftio de á vara

Z^* dos cabos de la misma ciuta y los pondrás jun-

¡ la otra lo mismo , poniéndola s co-

^^> y hará s de

; letra B; y después tomarás los dos

abos de una misma cinta y los pasarás juntos por

I T^e tape n la juntur a d e la s cintas , y d e est a sueit e

^0 están en la

tape n la juntur a d e la s cintas , y d e est a

— 52

~ Cuando vayas á hacer este juego las sacarás, di- cieodo: Señores, ya ven ustedes que estas tres bolitas están dentro de estas dos cintas; y darás á uu com- pañero dos cabos y al otro los oíros dus, y les dirás que tfDgan bieo fuerte, pero harás que no lireD porque se rompería el hilo, y luego dirás: Estas tres bolitas que estdnpuestas dentro de estas dos cin-

tas, haremos que por virtud de los polvos de wi seño- ra Per Unpinpin salgan de estas dos cintas; y al mis mo tiempo tomarás una de cada mano y las corre ras por las dos cintas, dejando la de en medie para que tape las junturas, y luego tomarás uc cabo de cada compañero y harás un nudo com' est á e n la figur a d e l a letr a C, y volverá s á da r IÜ- cabos, á cada compañero el suyo, y después toma ras las tres bolitas juntas con una mano y con U otra harás como que les echas polvos, y les dirá^ que tengan bien fuerte, y tirarás hasta que s- rompa el hilo por lo atado; y verán como han ss lido las tres bolitas de en medio de las dos cinta sin romperlas.

que s- rompa el hilo por lo atado; y verán como han ss lido las tres

— 53 —

JUEGO PARA HACER CORTAR

UNA

CINTA,

Y

VOLVERLA

DESPUÉS

Á

DE

.TUNTAR.

UN

SOPLO

Tomarás una cinta y la enseñarás extendida Porque vean que está entera, \ dirüs: Señores, mi- ''*^íi esta anta, ija ven que está entera; pues terán ^^>>tedes corno la corto, 1/ después de un soplo la vueliio '^juntar; y luego con ligereza la pondrás de la fuerte que está pintada, teniéndola con los dedos "6 la izquierda por donde está la letra A, tapando

^ Vuelta que hace, y al mismo tiempo la tomarás '^^^ la otra mano por donde está la letra B, y ha- ?^ que no se vean sino los cabos de la cinta, y lo ^^Dífts lo dejarás colgado; luego dirás á uno de los '^^lipañeros que la corte por el medio que es por

y lo ^^Dífts lo dejarás colgado; luego dirás á uno de los '^^lipañeros que la corte

-

u

donde está la letra C, y después soltarás la mano derecha que es la letra B, y caeráu los dos cabos; y luego iiás á tomar los dus cabos de la mauo de la letra A y harás un nudo, pero uunca bas de soltar la maüo izquierda hastn que hayas hecho el nudo, y después la enseñarás porque la vean como está señalada: después dirás á tus compañe- ros que ten^au cada uuo por una puuta y bien tirautes; descubrirás el uudo de la uiano izquier- da y con ¡a otra harás como que le echas polvos, y dirás: Por virtud de los poívos de mí señora Per- linpinpin mando que se vuelcan á juntar. Y luego irás arrastrando la mano izquierda por la ciuta llevándote el nudo, y dirás á tu compañero del lado izquierdo que suelte la mano, y es porque pases el nudo, y después te esconderás el nudo eo la bolsa, y verán como está entera y sin estar añadida.

y es porque pases el nudo, y después te esconderás el nudo eo la bolsa, y

JUEGO

DEL

53 —

NUDO

GORDIANO

ó LAZO DE LAS SORTIJAS ENREDADAS.

Mandarás hacer un hierro largo que tenga siete sgHJerds, dislautes el uno del otro el hueco de UQ ^<n\o ó de media sortija, y pase por el agujero huí- Sado, pero que no pueda salir de él, y harás enla- zar cada sortija en el clavito de la inmediata, como está fitrurado en la letra A, advirtiendo que pue- den ser las sortijas en más número como siempre sean nones. Después mandarás hacer otro hierro de dos varitas más largo que el de las sorlijns. y flue esté cerrado por ambos lados, pero de mn.lo lúe quepan en él holgadamente las sortijas, como se figura en la letra B. Este juego consiste en enlazar las sortijas en el hierro largo de manera que no se pueden separar; y aunque es difícil de explicar el modo, por l;.s 'Huchas veces que es preciso poner y quitar I s sortijas, tanto, que sólo el uso te podrá enseñ a-, •lo obstante observarás estas reglas, que coa ellas Conseguirás el fin, acompañadas de la aplicación. Primeramente has de observar que se empieza Por donde están las sortijas pendientes; y para in- troducir cualquiera sortija, ha de ser entrándola por el medio de la parte de abajo del hierro largo, y ^rayéndola hasta la punta de él por donde se en- laza, y al contrario para sacarla. Lo segundo, que para introducir ó sacar cual- quiera sortija, es preciso que la de delante esté puesta en el hierro sola. Lo tercero, que para introducir ó sacar cual-

sortija, es preciso que la de delante esté puesta en el hierro sola. Lo tercero, que

- 36 —

quiera sortija se han de hacer ó deshacer todas las de delante, hasta que quede sola la que está an- tes de la que se quiere sacar ó introducir. Lo cuarto, que después de sacar ó introducir cada sortija se vuelve de nuevo al principio intro-

duciendo las dos primeras y consiguientemente las que se siguen, que se vuelven á deshacer, hasta doürte cunviene introducir ó sacar. Y ültimamente que después de puestas las dos primeras sortijas, siempre que se haya de intro-

introducir ó sacar. Y ültimamente que después de puestas las dos primeras sortijas, siempre que se

— 37

- ílucir ó sacarla tercera.quinta y séptima, se ha de Principiar quitaudü sola la primera; y habiendo ^e ser la cuarta ó sexta, se ha de empezar quitan- do las dos primeras á un tiempo, observando que Siempre ba de salir primero la tercera y después la ^uiuta y luef^o la cuarta, y siempre por cada una ^s upcesario (como se ha dicho) hacer y deshacer '"sque estuviese delaute, ¡ruardundo las mismas reglas.

^^

JUEGO

DE

DOS

VASOS

UNO DE ALPISTE

Y DE-PUÉS HACER QUE DE UN

OTRO; HACERLOS PARECER LLENOS, Y DESPUÉS HA- CERLOS PARECER VACÍOS.

SOPLO SE PASE AL

HOJA

DE

LATA, PARA

LLENAR

EL

Mandarás hacer otro vaso de hoja de lata como el que mandaste hacer para el juego de la campa- nilla, pero que el suelo de abajo esté en el puesto "Onde señala la letra A, y después le pegarás un poco de alpiste en el paraje donde está la letra B, ?e la misma suerte que lo hiciste con el vaso del lifgo de la campanilla, haciendo que los dos sean 'guales y que no tenga diferencia el uno del otro, J después los guardarás en la bolsa. , Cuando hagas este juego, sacarás los dos vasos ^oca abajo haciendo que no se vea el alpiste, y los Pondrás encima la mesa, y dirás: Señores, miren ^síedfs estos dos vasos, que no tienen nada; pues ñora verán como lleno el tino de alpiste; y al ins- tót e sacarás el alpiste de la bolsa, y con la otra "laño tomarás el vaso del lado izquierdo y le pon-

y al ins- tót e sacarás el alpiste de la bolsa, y con la otra "laño

— drás un poco encima del que está pegado, y des pues lo volverás en el misino puesto, y luego di-

rás: Ya XTe.n como este vaso del lado izquierdo efU

58 —

lltno y el otro no tiene nada.

sombreros y cubrirás los dos vasos, volviendo e que está boca arriba, poniéndole boca abajo: y e

otro, que está boca abajo, lo pondrás boca arrib*

que esti

vaso del lado izquierlo está lleno y el otro no tie0 nada, pues haré que con la virtud de los poicos d¡

y después

Luego tomará s düi

dirás:

Señoren, ya han visto

mi señora Perlinpinpín, que el alpiste se pase al ofí' vaso: después levantarás los sombreros y verá' como el alpiste se ha pasado de un vaso al otrc Volverás á cubrir los vasos con los sombrero*

y al mismo tiempo volverás el vaso que está vac'

por el otro lado, y dirás: Señores, ya han ví'sí ustedes que el uno está vacío y el otro está lleno; JJMJ haré que con la virtud de los pohos de mi seño'^,

Perlinpinpbi se multiplique elalpiste, y que los d' este'n //CTIO.S; luego levantarás los sombreros y ver» como están llenos los dos vasos.

y que los d' este'n //CTIO.S; luego levantarás los sombreros y ver» como están llenos los

~ 59 —

Luego volverás otra vez á cubrir los vasos, y al "lismo tiempo ios poudrás bocn arriba, y dirás:

Smores, yn han tinto ustedes que las dos casos estin llenos; /jues luiré que con vn soplo que yo les dfi, se ^"!/« lueao el alpiste á mi bolsa; luego soplarás y '•'Vantarás los sombreros y veráu como estáu Vacíos.

JUEGO

PARA

HACER

UN

NUDO

A t;N

PAÑUELO Y QUE NO LO SEPAN

DESHACER

Tomando un pañuelo y poniéudolo encima de "na mesa extendido; después tomarás bis cuatro puntas y las pondrás al medio del modo que lo señalan las letras A, A, A, A: luego tomarás las cuatro esquinas de las letras B, B, B, B, y las pon-

i^rásdelamisma manera que has puesto las otras, ^Uespués pondrás las otras esquinas que quedan pel a misma suerte que has hecho antes; luego to- pearás las cuatro esquinas que has puesto última- '^ente con cuatro dedos de la mano izquierda,

antes; luego to- pearás las cuatro esquinas que has puesto última- '^ente con cuatro dedos de

— (50 — haciendo que cada dedo tenga una esquina, y

quedará el pañuelo como está señalado en las le-

los dedos de la mano de-

recha tomarás el litnzo por eucima de la esquina

dedo pulgar de la dicha

mano derecha pondrás la mitad de la esquina de

la letra D dentro de la propia esquina de la letra C, y paPH eutrarle, tirarás la de la letra D hacia la mano derecha, y la de la letra C hacia la mano izquierda, ambas á dos á un mismo tiempo: des- pués tomarás la esquina de la letra D (turnando siempre el lienzo de encima), y pondrás la mitad

esquiua de la letra D;

Juego pondrás la otra de la misma suerte: des- pués que las hayas puesto todas cuatro, empezarás

otra vez por la primera, que es la de la dicha le-

ésta la desharás un poco para ponerla

dentro de la letra D, y harás lo mismo con las otras tres. Después que ya estarán todas cuatro, volverás á empezar por la primera, y tomarás un doble y lo desharás un poco, y le pondrás dentro el doble que se sigue tirando bien, siempre hacía la mano izquierda, y continuarás en deshacer un doble poniendo otro, hasta que el pañuelo quede duro y redondo como una pelota, como está se-

tra C, y

tras C, D. E Luego cou

de la letra C, y cou el

de la letra E dentro de la

ñalado el de la letra F; y después lo guardarás en

la bolsa, y advirtiendo que dentro del puedes poner cualquier cosa.

Cuando hagas este juego, sacarás el pañuelo prevenido y dirás: Señores, miren tistedes ente pa- ñuelo; pues dentro hoy unos dulces mvy buenos, los cuales han venido de las Indias. Luego lo da- rás para que lo deshagan, y verás que si está bien fuerte y bien hecho, no lo sabrán deshacer.

pañuelo

Luego lo da- rás para que lo deshagan, y verás que si está bien fuerte y

61

JUEGO DE UN EMBUDO

PARA BEBER

VINO Ó AGUA CON KL Y DESPUÉS

HACERLO

SALIR

POR

LA

FRENTE .

Mandarás hacer dos embudos juntos, el uno dentro del otro; y no más que uu cañón abajo, ^e la suerte que está el déla letia A, y después le uarás uu agujero muy pequeñito, que no se co- Düzca, en el paraje doude está la letra B, en don- óle verá s u n puutic o adentr o de l as a ó agarradero ; y después harás otro agujerito por la parte de

^dentro, adonde verás otro puntico que está cer-

^^ de IH ]f tra C, y el embudo ha de estar couclui-

"O (!omo está el de la letra

f-uando hagas este juego, pedirás un poco de '|Qo ó Hgua, y sacando el eml.udo lo enseñnrás, Pí"'a que vean cómo está hecho; después lo toma- ••ás Con la man o izquierda , y con u u dedo tapará s

D.

que vean cómo está hecho; después lo toma- ••ás Con la man o izquierda , y

- - el agujero de donde está la letra E, llenfiDdoío después de viuo ó agua, y teudrás destapado el agujerito de abajo del asa, y harás un poco de ti^íHipo, y diciendo algunas palabras poique se vaynu lleuaudo los dos embudos por el otro agu- jerito; y cuando conozcas que está lleno le añadi- rás uu poco más, y después beberás un poco, y dnrás de beber á tus compañeros, brindando por la salud de los señores; peio nunca dejes el em- budo de la mano, tapando el agujerito de abajo con uu dedo; y después que hayan bebido, loma- rás el embudo con la mano derecha, y con un de-

do taparás el agujerito del asa y dejarás estar los otros abiertos; después enseñarás el embudo por- que vean que no ha quedado nada, y dirás: Seño-

62 —

res,

ya ven comn no ha qvedado nada, y (pie todo lo

hemos bebido: pues verán ustedes como me ha(¡o un

agujero en /rente con esta lesna, para qnesalíja el vino que yo he bebido: luego tomarás la lesna con la otra mano, y harás como que te haces un agu- jero en la frente, y pondrás el dedo con que tienes tapado el agujerito del asa, y verán como va sa- liendo el viuo ó agua que te has bebido, y harás que caiga dentro de uu vaso; y después que haya salido un poco, volverás á tapar el agujerito, para que quede vino ó agua, para hacerlo mismo á los compañeros de sacarles el vino por la frente. Para hacer este juego se necesita de grande parola, quiero decir, de muchas palabras, como v. gr. Se-

ñores, este es el vaso con que yo bebo cu'indo

ron de

camino, 1/ es un vaso hecho d la moda, y es de plata blanca, etc.

este es el vaso con que yo bebo cu'indo ron de camino, 1/ es un vaso

_

63

-

•lUEGO DE UN PAÑUELO ATADO

Y DE UNAS TIJERAS

SUELTAS.

Hágase el primer nudo C y D (Fíg. i), en uo Pf'ñuelü siu apretarlo, cuidando de llevar el cabo ^^^ se tieue cou la mauo izquierda detrás del que Bstá en la derecha. Hágase un segundo nudo en ^^DliJo contrario, es decir, haciendo que el cabo •lie está en la derecha pase detrás de la izquierda, y apriétese firme tirando el cabo B y la parte G.

.Otilo B y C pertenecen ai mismo lado del pañue- ) lio se puede tirar sin liacerle perder la forma jl^'^tuosa que el nudo le habla dado. El lado A y ."Mce^ alrededor de la otra punta un lazo corre- ^0. Envuélvase este nudo en medio del pañuelo

fodice. y se

j ^ ^Ha enterament e la part e

B y C. En est e estad o

j '""lia del nudo parece á través del pañuelo, y oará que alguno lo toque para que el público

J^e le hace pasar por el pulgar y el

nudo parece á través del pañuelo, y oará que alguno lo toque para que el público

64 —

se asegure de su consistencia. Después se sacude el pañuelo y el nudo desaparece.

2. Tómense unas tijeras colgadasde una cinta

y atadas como indica la lámina de la figura 2, y átense á una silla. Tómese el medio del nudo en los puntos A B: hágase pasar la cinta dentro del anillo C, y siguiendo la línea puntuada, llévese basta la punta de la tijera E, y luego los dos ani- llos F. Hecho esto las tijeras quedarán separadas de la cinta.

JUEGO DE

UNAS

MORDAZAS

PARA HACER PARECER QUE TIENE TRASPASAHO POR LA BOCA UN COROEL Y FIGURAR QUE SALE POR nEBA.fO DE LA BARBA.

Mandarás hacer dos palitos del largo de un pal- mo y IHS hará s unos agujeros por lo largo, empe- zando por las letras A hasta la B: después harás

otroF dos atravesados que se encuentran con los otros, y después tomarás un cordelito y lo pasarás por dentro de los dos palitos, y harás que los ca-

con los otros, y después tomarás un cordelito y lo pasarás por dentro de los dos

~ 6o —

^os salgan por donde están las letras C; y á los "tros de la parte de adentro les pegarás unos ca-

citos del cordel, porque parezca que por esta parte se ha cortado el dicho cordel, y los dos agujeritos donde están las letras A, los taparás cou uu poco de madera, que no se conozca, y de esta forma los tendrás eu la bolsa prevenidos.

. Guando hagas este juego sacarás los dos palitos

juntos con la mano izquierda por donde están las 'etras D, sin quitar nunca la mano porque no vean correr el cordel por abajo, y losenseñarás tirando 6' cordel por ua Jado y otro, diciendo: Señores, ^iren este cordel como está pasado por estos dos pa- '•'•tos ó mordazas; pues quiero que mi compañero los '''ompa de wn soplo; y le dirás que sople, y después abrirás los dos palitos de la suerte que están los de la letra A, y verán que está el cordel roto, y P^ra juntarlo volverás á decir que sople y los jun- tarás^ y volviendo á tirar el cordel como antes, """ás: Señores, quiero poner estas mordazas al otro 'Compañero; y diciéudole que abra la boca le pon- ^.fás un palo dentro y el otro debajo la barba, y Jurarás el cordel por un lado y otro, y parecerá que Pase el cordel por dentro de la boca y que le sale por debajo de la barba.

JUEGO DE UNOS NAIPES CORTADOS

CON LOS CUALES SE PUEDEN HACER MUCHOS.

Mandarás hacer unos naipes cortados, y haris 4Ue la mita d sea un a figura y qu e la otra mita d «a otra cosa, y les podrás pintar lo que tú quisie- ^"

^ A; y cuando hagas algüu juego con estos nai-

^^ ^^'^ '^*^"'° ^' ^"^ señala la le-

tra' /

^'" ^^^

algüu juego con estos nai- ^^ ^^'^ '^*^"'° ^' ^"^ señala la le- tra' / ^'"

66

pes los enseñarás de la suerte que te lo muestra la letra B, y para que se muden en otra cosa los vol- verás de arriba abajo con ligereza y los enseñarás de la misma suerte que has hecho antes, y estarán mudadas todas las figuras menos el naipe que está á la vista, el cual has de procurar que no sea figu- ra porque se conocería que los habías vuelto; y si ser puede que sea un cinco, ó un cuatro, ó un tres, etc. Otra moda de naipes hay cortados, los cuales mandarás hacer de suerte que la mitad estén des- pegados, y por entremedias les pegarás una mada- ma ó un caballero ó lo que quieres, y los pon-

drás de la conformidad que está el naipe que se- ñala la letra C; y cuando quieras hacer algún juego con estos naipes los enseñarás tapando la figura, y verán que es una carta blanca, la cual darás á uno de los que están mirando, diciéndole que la es- conda sin mirarla, y darás otros naipes á los otros que están mirando, deciéndoles que no los miren hasta que tú se los pidas, y después irás al prime- ro y le pedirás el naipe, y así que te lo dé descu- brirás la figura con ligereza que no lo compren- dan, y la enseñarás, y verán como se ha mudado, y harás lo mismo con los demás: advirtiendo, que con estos naipes quedes sacar muchas diferencias

como se ha mudado, y harás lo mismo con los demás: advirtiendo, que con estos naipes

6^5—

de juegos bueoos, que por no ser prolijo en su ex- plicación no los pongo; además que la práctica ó ejercicio te Jo enseñará.

JUEGO DE DOS FLAUTAS

PARA QUE CUANDO TOQUEN CON ELLAS TENGA.X LAS CAHAS DE DIFERENTES COLORES.

Mandarás hacer dos flautas en dos piezas, y en- cima de la pieza larga harás que esté hecha como una caja redonda de tomar tabaco, y sin tener agujero, del modo que está en la letra A, y la otra pieza que es la tapa que se junta con la caja, ha-

rás que tenga cuatro agujeritos por arriba, y al medio un cañón que la traspase como está ej de Ja pieza de la letra B, y en el cañón le pondrás su lengüeta, y después le pondrás un poco de harina dentro de Ja caja y juntarás las dos piezas como está la figura de la letra C, y luego las guardarás en la bolsa.

dentro de Ja caja y juntarás las dos piezas como está la figura de la letra

— 68 — Cuaudo quieras hacer este juego sacarás las dos flautas y dirás: Señores, ahora quiero que mis com- pañeros toquen un instrumento nuevo que ha venido de Italia. Luego darás las dos flautas, una á cada compañero, y les dirás: Compaíifij'os, «ayan íocando, queyotambiénquiero cantar tina letrilla muy buena para dar gusto d estos sefiores; y luego harás que to quen, y verán como suenan las flautas, y al mis- rao tiempo se llenan lascaras de harina; y si quie- res que las tengas de otros colores pondrás el co- lor bien molido dentro de las flautas.

JUEGO

DE

UNOS

PECES

QUE PUESTOS EN UN BARREÑO DE AGUA,

SI FUESEN

VIVOS.

ANDARÁN COMO

Mandarás hacer unos peces pequeñitos de ma- dera, y les harás en la cabeza un agujero graude de la conformidad que está el de la letra A, y des-

"^Kte-.

§

^

pues los llenarás de limaduras de acero que hayan estado tocadas con una piedra imán, y taparás los agujerítos con un pedacito de madera porque el agua no entre á mojar el acero, y los harás pintar

imán, y taparás los agujerítos con un pedacito de madera porque el agua no entre á

— 69 —

al óleo porque la pintura no se vaya con el agua, y hecho esto los guardarás en la bolsa juntamente

con una piedra

imán; advirtiendo que los peces

han de estar llenos de la barriga, porque vayan derechos por el agua. Guando hagas este juego sacarás los peces, y di- rás: Señores, miren ustedes estos peces, que son muy frescos y hermosos, ya lo ven; pues verán como an- dan por el agua y también comen pan. Y luego pe- dirás un barreño de agua, y verán como andan por entre dos aguas. Lufigo sacarás de la bolsa el pan que te han dado, y entremedias sacarás la pie- dra imán que no lo sepan, y dirás: Señores, ahora verán ustedes como se vienen hacia y comen de es- te pan. Y luego harás como les das de comer, y ve- rán como viene luego: irás mudando la mano por alrededor del barreño, y los que están mirando creerán que son vivos y quedarán admirados de Ver tal cosa .

PARA

JUEGO

HACER

PARECER

DE UN

LIBRO

QUE ESTÁ TODO BLANCO,

Y

DES-

PUÉS HACERLE PARECER TODO ESCRITO, Y DESPUÉS TODO DE ANIMALES VOLÁTILES Y TERRESTRES, Y DESPUÉS HACERLO QUE SK VUELVA TODO LLENO DE CABALLEROS Y DAMAS Y OTRAS COSAS, ETC.

Mandarás hacer un libro en cuarto de papel Illanco de marquilla y que tenga lo menos cien ^ojas, y después le harás tres cortes que pasen to- •las las hojas del libro, y los harás de la suerte que están señalados en donde está la letra A, sin cortar '^ cubierta, y después cogerás la primera hoja y

suerte que están señalados en donde está la letra A, sin cortar '^ cubierta, y después

70

cortarás los tres registros por el largo dejando el de arriba, y harás que quede la hoja como está la de la letra E: después tomarás la segunda hoja y cortarás los dos registros de abajo y el de arriba, y dejarás el segundo y harás que quede la hoja como está la de la letra C: después cogerás la tercera ho- ja y le cortarás el registro de abajo y los dos de arriba, y dejarás el tercero, y harás que quede co- mo está la déla letra D, y después cogerás la cuar- ta hoja y le cortarás los tees registros de arriba y dejarás el de abajo, y harás que esté concluida co- mo está la E: en fin, harás lo mismo con las otras hojas de cuatro en cuatro hasta que estén conclui-

das todas las hojas del libro: advirtiendo, que los registros han de estar separados el uno del otro el grueso de un real de á ocho; y esto es porque no se tropiecen las unas hojas con las otras. Después que las hayas cortado todas, pintarás galanes, damas, jardines y otras cosas honestas en todas las hojas que tienen el primer registro por arriba: las pintarás en la segunda cara de la hoja,

después pintarás lo mismo en la hoja que tiene

el segundo registro en la primera cara, porque es

la

y

que corresponde y se ven todas dos á un tiempo. Después pintarás en todas las hojas que tieneo

cara, porque es la y que corresponde y se ven todas dos á un tiempo. Después

— 71 —

el segundo registro en la segunda cara, leones, ti-

gres, osos, perros, águilas y pavos, etc., y pintarás

lo mismo en la primera cara de todas las hojas que

tiene el tercer registro, porque es la que les corres- ponde. Después escribirás en la segunda cara de todas las hojas que tienen el tercer registro, y escribirás también en la primera cara de todas las hojas que tienen el último registro, porque también es la que

168 C0rr6SDSD(l6

Y dejarás en blanco todas las primeras caras de todas las hojas que tienen el primer registro, y también dejarás en blanco todas las segundas ca- ras de todas las hojas que tienen el último regis- tro, porque les corresponde, y estará concluido el libro, y después lo guardarás en tu bolsa. Cuando hagas este juego tienes de sacar el libro

y tenerlo con la mano derecha por la parte de abajo por donde está cosido, y dirás: Señores, ahora les quiero enseñar un libro de mágica, y ve- rán como en un instante hago salir varias cosas; y luego pondrás el dedo gordo de la mano izquier- da en el registro de abajo, y dirás que quieres que salga todo el libro en blanco; y al instante soplarás llevando el dedo seguido, porque no tro- pieces con el otro registro, y saldrán todas las hojas blancas. Después volverás á cerrar el libro y pondrás el dedo en el segundo registro empezando por abajo,

y dirás, que quieres que salgan todas las hojas es- critas; y que tengan cuidado. Luego también so-

plas y llevas el dedo seguido, y saldrán todas las hojas escritas. Luego volverás á cerrar el libro y pondrás el dedo en el tercer registro, empezando por abajo,

y dirás que pongan atención, que quieres que sal-

libro y pondrás el dedo en el tercer registro, empezando por abajo, y dirás que pongan

— 7i —

gan toda clase de animales volátiles y terrestres. Luego soplarás y llevarás el dedo seguido como antes, y saldrán de todos animales volátiles y te- rrestres. Y luego volverás á cerrar el libro y pondrás el dedo en el primer registro, empezando por arriba,

y les dirás, que van á ver como haces salir caba- lleros y damas, unos como se van paseando por

el campo, otros como se pasean por los jardines,

y

che, y señoras como andan con silla de mano, y en fin, otras muchas cosas. Y luego soplarás y lle- varás el dedo seguido sin tropezar, y verán como salen caballeros y damas y otras cosas, etc. Advir- tiendo, que este libro lo puedes hacer de tantas mutaciones como tú quieras, añadiéndole más registros. Si no quieres gastar en mandar pintar este li- bro, tomarás un cuarto (1) de color amarillo, otro de verde, otro azul, y otro de colorado, y los des- harás con un poco de agua con goma, y en lugar de galanes, damas, jardines y otras cosas, pintarás montes calvarios con sus cruces, cipreses, soles, lunas y estrellas, etc.; y en lugar de leones, tigres, perros, osos, águilas y pavos, pintarás montes con árboles, flores, casas y otras cosas, etc., y por fin lo que tú supieres; y aunque parezca muy malo lo que has pintado, no le hace, porque como se enseñan las hojas de paso, no se repara si está bien ó mal lo que han pintado.

otros por los montes, y otros como van en co-

(1)

Al ciiiiilc) li (H-lKiVd Niisliliiiiii

lina pieza d o

2 lí 5 ci^iiLs.

otros por los montes, y otros como van en co- (1) Al ciiiiilc) li (H-lKiVd Niisliliiiiii

73

.JUEGO DP: DA R

UN A

PESP:T A

Á UNA PERSONA Y Á OTRA UN CKNTJMO, V DESPUÉS HA-

QUE EL (JlIE TIENE LA PESETA SE LE VUELVA

CÉNTIMO, Y AL QUE TIENE EL CÉNTIMO SE LE VUELVA PESETA.

CER

Tomarás un céntimo nuevo de los redondos, y lo esconderás en la palma de la mano derecha y cer- ca del dedo pulgar, y harás que se tenga y que no se vea; luego tomarás una peseta y otro céntimo, y te los pendrasen la mano izquierda y dirás: Seño- 'fis, miren ^islsdes esta peseta y este céntimo, ya lo "en; pues yo les quiero dar d ustedes para que me lo üuarden. Luego tomarás la peseta con el dedo pul- gar y el índice de la mano derecha; haciendo la acción con la mano que está arriba dibujada (y si Qo la sabes escamotear de lasuerteque te hedicho, 'O escamotearás con el dedo pulgar y el del medio, arrastrando la peseta con la uña), y dirás á uno de Jos que están mirando que abra la mano, y luego dirás: Señores, ya ven ustedes esta peseta, pues ten- So-nen cuenta cómo la doy d este caballero paraque "'e la guarde, y le darás la peseta en la mano, y al •ftismo tiempo le dirás que la cierre bien, y des- pués se la pedirás y te la volverás á la mano dere- cha, poniéndola en los dos dedos como antes, y •liras: Señores, yo he vuelto d pedir la peseta d ese ''-^ballero porque me parece que ustedes no atendie- ''on cuatidose la di;y asi tenyanustedes cuenta como *<í la vuelvo d dar. Luego le dirás que abra la mano,

cuatidose la di;y asi tenyanustedes cuenta como *<í la vuelvo d dar. Luego le dirás que

y que tenga la peseta y que la cierre bien, y tú ha-

rás como que la liras, y al instante que hagas el movimiento para echársela, le dejarás caer el cén- timo que tienes escondido en la mano derecha, y al mismo tiempo te esconderás la peseta en el puesto dondB estaba el céntimo; pero esto lo has de hacer con grande ligereza y brevedad, porque el que

tiene el céntimo, se crea que le lias dado la pese- ta; después tomarás con la misma mano derecha

y con los dedos el céntimo que tienes en la iz-

quierda, y lo enseñarás diciendo: Señores,

voy d dar este céntimo á este otro caballero; tencjan ustedes cuenta. Y le dirás que abra la mano, y en vez de tirarle el céntimo le tiras la peseta que tienes escondida en la mano, y te quedarás con el céntimo en la mano escondida (haciendo las ac- ciones y movimientos que has hecho con el otro),

y se creerá que titne el céntimo, y después dirás:

Señores, ya lian visto ustedes como he dado una pe- seta al primero y al segundo un céntimo; pues haré que con la virtud de los polvos de mi señora Per- linpinpín, que al que tiene la peseta se ¡e vuelca céntimo, y al que tiene el céntimo se le vuelva pese- ta. Luego harás como que les echas los polvos, y les dirás que abran las manos, y verán que al que tiene la peseta se le ha vuelto un céntimo, y al que tenia un céntimo se le ha vuelto una peseta.

ahora

NOTA. - Este juego se puede ejecutar con pieza de cinco céntimos.

una

un céntimo se le ha vuelto una peseta. ahora NOTA. - Este juego se puede ejecutar

75

JUEGO DE ENSENAR UN RETRATO

DE UNA DAMA Y DESPUÉS HACER QUE SE CONVIERTA EN UNA CALAVERA.

Tomarás un pliego de papel blanco y lo parti- rás por el medio, y después doblarás la mitad por el largo en tres pliegues, y luego lo doblarás por el través en cuatro y quedará doblado como una carta: después doblarás ti otro medio pliego de la misma manera: después lo pegarás por detrás con un poco de almidón ó engrudo de la suerte que están pegados en la figura de arriba; y cuando es- tén enjutos, en el un medio pliego le pintarás un

retrato de una dama hermosa, y al otro pliego le pintarás una calavera (haciendo la misma accióa que hace el retrato de la dama); y después los vol- verás á doblar como antes, y los guardarás en la bolsa. Cuando bagas este juego, sacarás el papel bieu

los vol- verás á doblar como antes, y los guardarás en la bolsa. Cuando bagas este

— 76 — doblado y dirás: Se/lores, ahora les quiero enseñar un retrato de una dama que es mu¡/ hermosa. Luego

abrirás el papel por el lado donde está el retrato, y lo enseñarás (tapando con los cuatro dedos largos el otro papel de abajo), y dirás: Señores, mírenlo ustedeshien, es que esmuij hermoso;pue^verdncomo en un soplo le haqo volver muy ¡eo. Luego volverás

á cerrar, y después soplarás, y con ligereza le da- rás una vuelta por el otro lado porque no lo com-

prendan, y lo abrirás

la muerte.

tedes como se havuello tan leo que parece

Después lu cerrarás y te lo volverás á la bolsa.

diciendo: Señores, miren us-

PARA

JUEGO DE

ATAH Á UNO DE CABKZA,

RISA

MANOS Y IMKS CON UN

PALO SIN QUE SE PUEDA

MOVER.

Para dar fin á los juegos de manos te he querido poner este, el cual es de risa para los que están mirando. Tomarás un palo de tres varas ó de dos y media,

y dirás: Señores, ¿hay algiMo de ustedes que quiera

apostar que con este palo lo ato de cabeza, manos y pies, sin hacerle mal alguno; y que al mismo tiempo hayo que todas las señoras presentes se encuentren conun pie calzado y otro (¿esca/so?Estas preguntas harás para que haya alguno que por ver esta grande habilidad se deje atar: luego dirás que se botone la casaca ó chupa, dejando tres ó cuatro botones por echar, y que tenga botonados por

arriba tres ó cuatro; después le dirás que se pon- ga las manos cruzadas dentro de la chupa ó casa-

botonados por arriba tres ó cuatro; después le dirás que se pon- ga las manos cruzadas

ca, y que levante bien los codos y que se los pon-

ga de la suerte que están en la figura délas letras

A y B; después le botonarás los botones que pu-

dieres para que no saque las manos; después to- marás un palo y se lo pasarás por entremedias de

los brazos, y le harás sentar en el suelo diciendo

á uno de los que están miranao, que lo tenga por

detrás porque no se caiga, y luego le levantarás

el pie izquierdo, y lo pasarás por encima del palo,

77 -^

dejándolo como está el de la letra C; después re-

tirarás el palo al lado izquierdo poco á poco, por Qo hacerle mal, y luego después le levantarás el pie derecho y le pasarás por encima del palo, y después volverás á poner el palo poco á poco de

la

suerte que estaba, dejando la pierna como está

«n

la letra D, y el palo ha de estar de medio á

•íiedio; después le bajarás la cabeza hacia el suelo

y Verás como levante las piernas; luego dirás á

1^8 señoras que se quiten un zapato y que vengan

^ darle el besamanos, y cuando todas hayan ido,

'e sacarás el palo poco á poco por no hacerle mal

y lo desatarás.

^ darle el besamanos, y cuando todas hayan ido, 'e sacarás el palo poco á poco

— 78 —

OTRO MODO

DE HACER JUEGOS DE MANOS SIN LA BOLSA

Y

SON

MUY

KÁCILES,

PUEDEN

QUE

HASTA

LAS

SEÑORAS

HACER Y

DIVERTIRSE

LOS

ENTRE ELLAS ESTANDO DE VISITA.

Para que cuando vayas á algúa festín y te im- portunen ó rueguen hagas alguna habilidad di- vertida (y en particular si hay señoras damas, que suelen ser curiosas y tal vez es preciso obedecer- las), te pondré varios juegos, que se pueden hacer sin bolsa y sin que conozcan que traes algo pre- venido para hacerlos. Y para la ejecución de lo dicho llevarás en los bolsillos ó faltriqueras, unas cuantas bolitas de corcho, para empezar con algunos pasos de los cubiletes (que bien se pueden hacer con dos ó tres sombreros), y llevarás también prevenidas algu- nas cosas, como son: Un pañuelo de seda con un punto cosido, para poner el cuarto y la sortija:

otro pañuelo blanco, con su punta añadida; tam- bién un pedacito de esponja y una sortija tumba- ga; y en fin lo que te parezca másá propósito para el caso, aunque muchas cosas suele haberlas eD las casas donde se hacen.

EXPLICACIÓN

DEL MODO DE HACER ESTOS JUEGOS

DE MANOS.

Primeramente pedirás una mesa con su cubier- ta: lo segundo, si hay dos muchachos, te los poD'

ESTOS JUEGOS DE MANOS. Primeramente pedirás una mesa con su cubier- ta: lo segundo, si hay

— 79 — drás uno á cada lado por compañeros: lo tercero, pedirás dos ó tres sombreros y los pondrás enci-

ma de la mesa: lo cuarto, pedirás las demás cosas que se necesitan para los otros juegos; luego te

medio de la mesa, con

tus compañeros uno en cada lado, y te pondrás bien derecho, haciendo planta: y quitándote el sombrero harás la cortesía, y empezarás la rela-

(!Íón, diciendo: Seáis bien ceñidos, compañeros, etc.

Y en concluyéndola empezarás los juegos por el

de los cubiletes, y después como se siguen:

Juego de los sombreros y bolitas, con los cuales

se pueden hacer muchos y buenos. Juego de un cuarto, que puesto dentro de uu pañuelo, y después sobre una mesa, hacer que la traspase y caiga debajo de uu vaso, Juego para poner una sortija dentro de un palo, teniendo dos asidos los cabos. Juego para hacer muchos nudos á un pañuelo

y en un soplo deshacerlos. Juego para hacer cortar un pañuelo y después 6ü un soplo volverlo á juntar. Juego para beberse un vaso de vino, y hacer parecer que sale de la mano por la punta de un cuchillo. Juego para hacer cortar una cinta, y después eu ^n soplo volverla á juntar. Juego para hacer parecer que una moneda baila dentro un vaso. Juego para romper una caña encima de dos ^**sos llenos de agua. Juego de poner una servilleta dentro de un ^aso y encima una moneda, y después hacer que '^9iga dentro sin romperlo. Juego de dar una peseta á una persona y á otra •^i céntimo; y después hacer que al que tiene la

pondrás en tu puesto al

de dar una peseta á una persona y á otra •^i céntimo; y después hacer que

— pésela se le vuelva un céntimo, y al que tiene el céntimo se le vuelva una peseta. Juego para hacer un nudo á un pañuelo, que no lo sepan deshacer. Juego para rollar un pañuelo ó sábana, y no lo sabrán desliacer. Juego de risa, para atar á uno de cabeza, manos

y pies con un palo, sin que se pueda mover. Otros muchos juegos puedes hacer, que no es necesario explicarlos.

so -

JUEGO

PARA

ROLLAR

UN PAÑUELO Ó SÁBANA, Y QUE NO SEPAN DESHACERLO.

Tomarás un pañuelo y lo rollarás, que esté bien apretado, y después le atarás con un hilo bien apre- tado, porque no se deshaga, y lo atarás en el paraje donde está la letra A, y después lo cogerás por

donde está la letra B, y lo irás desarrollando bieni

y

lado, por donde está la letra C, tirando siempre por arriba de suerte que vayas tapando ó cubrien- do por donde está atado, y al mismo tiempo tira- rás por abajo, donde está la letra D, hasta que está

al mismo tiempo harás que se rolle por el otro

mismo tiempo tira- rás por abajo, donde está la letra D, hasta que está al mismo

— 81

— desarrollado más de la mitad, y que esté el pa- ñuelo de la suerte que está el de la figura de la letra E, y asi le guardarás eu la bolsa. Cuando hagas este juego sacarás el pañuelo, di- ciendo: Señores, ahora quiero ver si ustedes me sa- brán desenredar éste pañuelo, <¡ue yo con todas mis habilidades minea he podido; y le darás para que le deshagan; y si está bien hecho verás que al des- hacerlo por un lado se rolla por el otro, y nunca le podrás encontrar el fin. También lo puedes hacer con una sábana, y se hace mucho mejor, ó con otra cualquiera cosa.

JUEGO DE UNA HEBRA

DE HILO

QUE ESTÁ ENTEHA, HACERLA VER QUE ESTÁ CORTADA Á I'EDAZOS.

Tomarás una hebra de hilo delgadilo, que sea larga de una vara, y la partirás por el medio de los tres dedos, la una mitad la harás pedacitos y la rollarás ó doblarás con las yemas de los dedos, que son el pulgar, el Índice y el del corazón, ha- ciendo que no abulte más que si fuese un botón- cito de los que suelen poner en las camisas, y la tendrás escondida entre los dos dedos de la mano lúe quisieres: luego tomarás la otra teniendo Un cabo en cada mano, y la enseñarás diciendo:

Miren, señores esta hebrita de hilo como está ente- ''a; ahora verán como en un soplo se hace toda pe- '^acitos: luego la doblarás bien apretadita, como has hecho con la otra, y soplándola, te la escon- derás entre los dedos de la mano desocupada, y enseñándola á los circunstantes les causará admi- ración este juego.

entre los dedos de la mano desocupada, y enseñándola á los circunstantes les causará admi- ración

— Sü —

JUEGO PARA HACER DOS NUDOS

Á UN COaOÓN HACER

ó

CINTA Y TIKANDO DE LOS DOS EXTREMOS,

VER

QUE NO HAY

NINGUNO.

Tomarás un cordón ó cinta y dirás; Señores, ahora quiero liacer dos nudos e.vtremos;verdn como se deshacen al instante: le harás un nudo corno se ve en la letra A, y notarás el lado que pasa por en- cima, que es donde está la letra B; es menester tener cuidado que el mismo lado debe salir por

encima del segundo nudo, porque en esto consis- te el hacerlo bien; después tomarás el cabo del cordón, y pasarás por encima del nudo C, ha- ciéndoles salir por debajo: después lo pasarás por el segundo nudo D, y dirás á uno de los circuns- tantes que tire de los dos cabos ó extremos, y ve- rán como se han deshecho.

nudo D, y dirás á uno de los circuns- tantes que tire de los dos cabos

JUKGO

PARA

83 —

ROMPER

UNA

CANA

ENCIMA DE UNOS VASOS LLENOS DE AGUA.

Tomarás dos vasos y los llenarás de agua, y des- pués los pondrás encima de dos mesas, ó de otra cosa, que estén iguales de alto, y los vasos los pon- drás en las esquinas de las mesas, como lo señalan la A y la B; después pondrás una caña encima de los dos vasos, como te lo explican las letras C y D; ha de ser de larga lo que menos dos palmos ó pal- mo y medio, y no ha de ser más recia que el dedo

pequeño de la mano; porque si fuese más recia iría á riesgo de no romperse la caña y quebrar 'os vasos. Luego tomarás un palo con la mano <lerecha, y darás un golpe muy fuerte al medio de ía caña, en el paraje'que está la letra E, pero te advierto que el golpe lo has de dar quá caiga á l'vel y sin miedo, y verás como se rompe la caña y sin moverse los vasos y verter una gota deagua. ^ este juego también dirás algunas palabras.

como se rompe la caña y sin moverse los vasos y verter una gota deagua. ^

— 84 —

JUKGO PARA HACER CORTAR

UN

PAÑUELO

y

ÜESI'UKS

DE

UN

SOPLO

Á .1 UNTAR.

VOLVERLO

Tomarás uo pañuelo y harás una punta que se parezca á las del pañuelo, y la juntarás á una es- quina con un hilo delgadito del mismo color, de suerte que no se conozca, como lo demuestra la letra A, y hecho esto ponle en la bolsa prevenido. Cuando hagas este juego sacarás el pañuelo to- mando las dos esquinas juntas, la añadida y la natural, con dos dedos de la mano derecha, y

con la otra mano harás lo mismo, tomando otra punta del pañuelo, y enseñándola dirás: Seño- res ya ven ustedes este pañuelo que está entero, que no le falta nada; pues verán como hago que uno de mis compañeros le corte, y le vuelvo d jun- tar de un soplo, y lo darás por ía punta añadida, como te lo enseña la letra B, y te esconderás la natural, cubriéndola con la mano, como te lo de- muestra la letra C, y harás que uno de tus com-

B, y te esconderás la natural, cubriéndola con la mano, como te lo de- muestra la

8o

pañeros corte la puQta añadida, que lo vean to- dos: después tomarás el pedazo cortado y le ense- ñarás diciendo: Señores, ya ven como esta cortado; luego lo envolverás coa el pañuelo y con ligereza quitarás lo que ha quedado, y los dos pedazos te los esconderás en el pecho, dentro de la ropa ó en la bolsa, y luego soplarás y tirarás el pañuelo al aire, y enseñándole dirás: Setiores, miren ustedes como esid unido como antes: el pañuelo ha de ser blanco por causa de las puntas que se parezcan.

JUEGO PARA CON UN PLIEGO

DE PAPEL BLANCO HACER SALIR TREINTA

DIFERENTES

FICÜRAS.

Y CUATRO

Tomarás un pliego de papel blanco de la marca niayor, ó bien otro que le llaman papel imperial

y lo doblarás por el largo, haciéndole seis doble- ces iguales, de la suerte que están los que mues-

de la letra A; después cresparás todas

tra la figura

8s seis dobleces juntas, de la manera que hacen jos faroles de papel, y quedará como está el de la 'etra B; y para que el tiempo de plegarlo y des- plegarlo hagas los juegos coa ligereza, le cortarás '^s punticas que hace en todas las junturas délas

y des- plegarlo hagas los juegos coa ligereza, le cortarás '^s punticas que hace en todas

XG

orillas, y después lo apretarás dejándolo como está en la letra C, y te lo tendrás en la bolsa en- vuelto con un papel, porque no se ensucie. Cuando hagas este juego sacarás el papel y di- rás: Sfñores, ahora les (juiero enseñar nn aha.nico hecho de toda moda, y verán qn.e se forman de él, muchas cosas hermosas, (¡alanos y curiosas. Y lue- go lo irás plegando y desplegando, formando las figuras siguientes:

Una puerta de cochera. Una escalera de caracol. Una subida áspera ó derecha. Un aldabón de puerta. Una mesa cuadrada. Una mesa ovalada. Un escaño ó banco de iglesia. Un banco de refitorio. Un quitasol. Una linterna que no alumbra cuando se quiere. Un candelero. Una bota de soldado. La fuente nueva. Una tienda de mercader con un tabladillo. Un bacín para obrar. Un barco. Un sombrero á la española. Un pastel. Un maragato ó golilla. Unos puños de vueltas. Una cibera de molino. Un tintero. Uca bacía de barbero. Una silla de posta. Un abanico. Un instrumento para labrar los pasteles.

de molino. Un tintero. Uca bacía de barbero. Una silla de posta. Un abanico. Un instrumento

— 87 — Un trinchete de zapatero. Una escoba para limpiar la chimenea. Un pujante para herrar los caballos. Un salero. Un banco de cocina. Una bolsa de poner tantos. Un nicho. Una tienda con un tabladito. Se pueden hacer otras muchas suertes de dife- rentes maneras, y no es menester más que el ejer- cicio, porque la misma práctica te lo enseñará.

JUEGOS DE

PONER

UNA SERVILLETA

DENTRO DE UN VASO Y ENCIMA

UNA MONEDA,

Y HACER

QUE

CAIGA

DENTRO

DEL

VASO

SIN

ROMPERLO.

 

Tomarás un vaso y lo pondrás encima una rae- ^^. y después tomarás una servilleta y la rollarás, y 'uego la atarás con un hilo porque no se des-

una rae- ^^. y después tomarás una servilleta y la rollarás, y 'uego la atarás con

— 88 —

arrolle, y la pondrás dentro del vaso, y harás que

se tenga derecha, y después pondrás una moneda

encima de la servilleta en el paraje donde está la letra A, y después tomarás un palo y darás un golpe al medio de la servilleta por el lado donde

está la letra B, y el golpe lo has de dar de tal suer- te, que te has de llevar la servilleta en el aire, y verás como no se mueve el vaso y cae la moneda dentro, adviniendo que el golpe lo has de dar in- clinado por arriba, porque si le das inclinado por abajo te lo llevarás todo y hará el vasoá pedazos.

A

chos buenos.

este juego también dirás algunas palabras ó di-

JUKGO DE UNA CINTA AZUL

HACERLA PARECER QUE SE HA VUELTO BLANCA.

Tomarás un pliego de papel blanco y lo parti-

el pedazo

en tres pliegos por todos los lados, de la manera que doblan el sobrescrito de una carta, y después

rás por el medio, y después doblarás

doblarás el otro medio pliego de la misma mane-

ra y lo pondrás como está el diseño de la letra A; los pegarás con un poco de almidón por el otro

de la misma mane- ra y lo pondrás como está el diseño de la letra A;

~ 89 —

Jado en el paraje donde está la dicha letra A; y cuando estén enjutos pondrás dentru del medio pliego una cinta azul y lo volverás á plegar, y

después al otro medio pliego le pondrás una cinta colorada y también la volverás á plegar, y harás que estén plegados los dos juntos como está el de

la letra B, y el de la letra C, y cada uno con su

ciútica, y después los guardarás. Cuando hagas este juego sacarás el papel bien dobladito como si fuese una carta y dirás: Seño-

i'e.t, ahora les quiero ensei'iar una ciniica de la mo- 'la, y verán ustedes que es euriosa. Y luego abrirás

el papel que tiene la ciútica azul (tapando con una

mano el otro papel que está debajo porque no lo Vean), y la enseñarás y dirás: Señores, no es ésta ' i que yo tenia: ustedes me la habrán hurtado.

Luego volverás á plegar el papel con su cintila, y dirás á uno de los que están mirando que sople,

y

después que haya soplado volverás el papel por

6l

otro lado (con ligereza que no se comprenda),

y

lo descubrirás ó desplegarás, y enseñarás la

cintila colorada, y verán que la que antes era azul shora es colorada, y después te volverás el papel

^ la bolsa sin dejarlo á nadie.

y verán que la que antes era azul shora es colorada, y después te volverás el

90 —

JUEGO

DE

ENLAZAR SEIS

QUR FOHMAN

UN CUADRO EN ESTRELLA.

KIGURA

PALITOS

DE UNA

Mandarás hacer seis palitos de madera fuerte, iguales de cuerpo, y de largo han de tener seis cuadros . El del númer o 1 lia de tener doscuadra - dos rebajados hasta el medio; el del número 2 como se ve figurado; el del número 3 han de ser dos, é iguales de los rebajados; el del número 4 no ha de tener más que un cuadrado rebajado

estar liso. Ad-

de

ser bien iguales para que cuando quieras enlazar los palitos unos con otros se encajen bien y no se

vertirás al que los

hasta la mitad, y el último ha

de

haga

que

los rebajos han

muevan. Cuando hagas este juego los sacarás; y para enlazarlos lo harás de esta suerte: Tomarás

que los rebajos han muevan. Cuando hagas este juego los sacarás; y para enlazarlos lo harás

01

el del número 1, luego el del número 2, y los pon- drás por el lebajo A, encima del primero en el otro lado rebajo A, en figura de cruz, después meterás uno del número 3, B, en el rebajo donde está la otra B, el del número 4 lo pasarás por en- cima del primero, y que entre por el segundo, juntando C con C; después pondrás el otro del número 3, D, en el rebajo del segundo D; y luego meterás el liso que es el último, por dentro del agujero E y E; y para atenderlo mejor pondrás Cada palito en figura de cruz con el que has pues-

to antes, advirtiendu que en los dichos palitos no ha de haber ningún número ni letra,ni otra señal Para que los circunstantes no sepan cómo se han

fie enlazar , y

fsíí? euadraili) cpie está formado ó enlazados los seis Po/íío.s!* tnireií si le sabrán desari))ar; y si hay •Juien lo deshaga le armarás aprisa para que no Comprendan como lo haces.

despué s dirás : Señorea, ¿ven vsteden

•Juien lo deshaga le armarás aprisa para que no Comprendan como lo haces. despué s dirás

— 92 — JUEGO DE ENREDAR UN CORDÓN

ALREDEDOR

DE UN PALO V TIRANDO

DE LOS

DOS EXTREMOS

DESKNREDARLO.

Tomarás un palo y dirás: Señores, ahora quiero enre'/ar esle cordón a este palo, y después lirando de U)ii exiremos hacer (pie se desenrede. Darás el dicho palo á uno de los circunstantes, y le dirás que lo tenga con la mano izquierda por el paraje donde está la letra A, y el dedo índice de la mano dere- cha que lo ponga donde está ó demuestra la B, firme y sin moverla, como si estuviese clavado en dicho bastón: luego tomarás el cordón por medio y lo meterás por el lado C, le harás venir por el

lado D, y cruzarás los dos lados del cordón el uno sobre el otro; después le harás venir por encima del dedo donde le cruzarás, y también le cruzarás por debajo de dicho dedo; después de lo cual le harás volver por detrás del palo dondeestálaE, y le cruzarás: finalmente, le harás venir por delante, y tomando los dos cabos del cordón con una mano, con la otra tomarás el paloó bastón por arriba, y

venir por delante, y tomando los dos cabos del cordón con una mano, con la otra

93 —

dirás que quite el dedo sin soltar la mano que tiene el palo, y tirando tú losdosextremosel cordón que- dará desenvuelto: adviértasequesino se quiere po- íier el dedo se le puede clavar un cuchilloó navaja.

 

JUEG O

DE

ROLLA R

 

IIN\

CORREA

DOBLADA

Ó

UNA

LIGA,

Y

l'ONIÉNDOLE

ÜN

PALITO

DENTRO

HACERLA

ESTAR

 

t^IEMPRE

FUERA.

Tomarás una correa ó liga que sea fuerte, á un Orillo de paño, doblándola la rollarás dándole vuel- cas como se ve en la letra A: y demuestro esta co- «"ea floja con pocas vueltas á fin de que se vea me- jor el modo de doblarla, porque se ha de rollar «íen apretada, y doblándola con el cabo que va •lera sea más corto, como se ve en la B, y ponien-

.0 el palito dentro siempre estará fuera; pero si la Oblas cou el cabo que va dentro C, sea igual ó un Poco más corto, el palito estará siempre dentro, y fiando doblada de esta última manera la tendrás P'^esta encima la mesa, teniéndola con las dos .patios para que no se desarrolle, y para hacer me- Ust ^} ^"^SOI luego dirás: Señores, puniendo uno de '^«es el palito dentro de esta correa quiero hacer

me- Ust ^} ^"^SOI luego dirás: Señores, puniendo uno de '^«es el palito dentro de esta

!)4 —

í/ue siempre esté fuera: advirtiéndote, que si ves que lo han puesto dentro, tomarás el cabo de en- cima con los dos dedos de la mano izquierda, y con disimulo que no lo comprendao le darás vuel- tas hasta juntar con el otro cabo, y tirando de los dos quedará fuera el palito; pero si lo han puesto fuera no darás vuelta al cabo de la correa, y tira- rás de los dos juntos naturalmente.

JUE(;Ü

DE

ENLAZAR

DOS

ColtDÓN

l'AH DE LIGAS ATADAS POR LAS MUÑECAS,

PERSONAS

CADA

UNA

CON

SU

EMPEÑO DE

DESENREDARLAS.

Ó CON

UN

Y HACER

Pedirás un par de cordones ó cuerdas, ó ligas que

ataré á dos de uste-

des por las muñecas da las manos con estos cordones sin hacerles mal, y no se sabrán desalar: ó sino ata-

sean largas: Señores, si gustan

rás á dos muchachos por las muñecas, no apretando para pasar después el cordón ó liga, y después que hayan probado y visto que no se saben desenredar, tomarás el cordón A y lo llevarás al puño ó muñeca B, y lopasarás por dentro de lo atado ó lazo, y des-

tomarás el cordón A y lo llevarás al puño ó muñeca B, y lopasarás por dentro

95 —

— pues pasarás el puño ó mano, y la liga ó cordón es- tará deshecha; también la podrás deshacer igual- mente pasándola de la misma manera por las otras muñecas. Adviértese, quesi las ligas ó cordonesson cortos es menester añadirles otro por si los que se quieren desenredar lo quieren probar, pasándose- los por la cabeza ó por el cuerpo.

JUEG O

DE

HACER

TENE R

UNAS TIJERAS

POR LA PUNTA

Ó

UNA

LLAVE

SOBRE

LA

HACIENDO PASAR EN

EL

EXTREMinAD DE UNA MESA, ANILLO EL GARABATO DE UN

CANDIL Ó DE UN

PESO.

Para hacer este juego, tomarás las tijeras ó una llave y un candil, y dirás; Seíwres, vean sialgunode 'ustedes sabe hacer tener este candil con esta llave puesta encima de esta mesa sin que se catf/a; y si no liay quien lo sepa ejecutar pondrás la llave por los

•jientes encima la mesa en A, meterás el garabato "6' candil B por debajo del anillo de suerte que la extremidad del garabato apoye sobre el borde su- perior del anillo; se puede hacer con un par de ''l^ras; si quieres puedes llevar la llave y el can- ^'1 encima de un dedo; también puedes clavar

un par de ''l^ras; si quieres puedes llevar la llave y el can- ^'1 encima de

— 96 — una aguja que sea gorda sobre 1H mesa, y después ponerla encima la llave con el candil, buscándo- le el nivel ó equilibrio.

ó

JUEGO

DE HACER

ENTRAR

PASAR

DOS I'ALILLOS DE UN PAK

DK CKRE/.AS Ó

GUINDAS POll EL AdUJEBÜ Ó PERGAMINO.

DE UN

PAPEL

Cortarás en un pedazo de papel ó pergamino una leu<íiiela como se ve en A, R, y dos ó tres agujeros C, D; después doblarás la lengüeta y la pasaráspor los dichos agujeros E, F, y le pasarás uua de las cerezas; después retirándola dicha lengüeta en su lugar poco á poco para que no se rompa, y las ce- rezas ó guindas quedarán como se ve en G, di-

A

B

C

i9

Gt

fe©

ciendo: miren ustedes este par de cerezas como es- tán puestas en estepapel, cómo Lis sabrán sacar sin romperlo ¡j sin quitar nincjunn cereza de sus pali- llos. Si no hay quien lo sepa las sacarás volvien- do hacer repasar la lengüeta por los agujeritos como has hecho para meterlas; advirtiendo que si los palillos de las cerezas ó guindas son cortos le harás no más que un agujero; pero no causará tanta novedad en sacarlas.

de las cerezas ó guindas son cortos le harás no más que un agujero; pero no

97 —

JUP:GO DE UN

PAPEL

CORTADO EN FIGURA

DE

UNA

ESCUADRA,

HACER

VER

QUE SE PUEDEN

CORTAR CUATRO IGUALES,

SIN

DES-

PERDICIAR

NADA DEL DICHO PAPEL.

Tomarás un pedazo de papel y lo cortarás de suerte que sea tan largo como ancho, dejándolo bien cuadrado: después lo doblarás por el medio B; volverás á doblarlo bien apretado; después lo doblas, y verás que quedan señalados cuatro cua- drados iguales, y corlarás el uno como se ve en A:

después dirás: Señores, miren ente papel; pues ahora

ci

1 B

AA

1

B

E

''^ menester que ustedes discurran cómo se pueden

'"•orlar cuatro iquales, r/ue hagan la misma fiqnra

si no

Saben hacerlo tomarás el papel, le doblarás como f^slaba antes de cortar el cuadrado, le harás otros

flos dobleces bien apretados; luego lo desdoblarás, y verás que están señalados doce cuadrados: em- pezarás á cortarlos dejando los señales que están

''« éste, y sin desperdiciar nada

de papel;

y

em- pezarás á cortarlos dejando los señales que están ''« éste, y sin desperdiciar nada de

— 98 —

con sus punlitos, y quedarán cortados los cuatro

pedazos iguales, como lo demuestran

B, C, Dy

las figuras

E.

JUEGO DE CORTAR

UN

NAIPE

COMO UNA CADENA CUYOS ESLABONES QUEDAN

DOS LOS UNOS CON LOS

OTROS.

ENLAZA-

Tomarás un naipe, lo desplegarás por las orillas largas hasta las líneas transversales donde están las letras pequeñas oo, después lo doblarás por el medio de su largo; luego cortarás las lineas rectas hasta el medio de lo despegado, y empezarlas por

el doblez, que es por donde demuestra la línea de punticos; después lo doblarás y estarán las dos mitades cortadas: luego empezarás por las esqui- nas á cortar por encima y abajo de la letra o la lista, sacando la dicha ^etra sin cortar el papel

por las esqui- nas á cortar por encima y abajo de la letra o la lista,

— que está debajo despegado; proseguirás en todas las demás que tienen oo; después volverás el nai- pe por el otro lado, haciendo lo mismo; advir- tléudote que has de cortar las que están debajo de las que no tienen oo: luego para reparar los esla-

bones cortarás las líneiis ó listas que no tienen o,

y quedará hecha la cadena. Si cortas las esquinas

de los eslabones, como van figurados en las oo, estará más vistosa la cadena: después las enseña- rás á los circunstantes, y los que no lo habrán visto les causará novedad al ver como están los eslabones enlazados los unos con los otros. Si las quieres hacer muy largas, cortarás los eslabones más angostos, que la misma práctica te enseñará el modo de hacerla bien hecha. Si quisieses hacer dos rejas enlazadas una con la otra, así como cor-

tas de las listas donde están las letras oo, dos sin cortar y dos cortadas, cortarás una sí y otra no,

y quedarán las dos rejas enlazadas; pero no cau- san tanta armonía como la cadena.

99 —

cortarás una sí y otra no, y quedarán las dos rejas enlazadas; pero no cau- san

100

JUEGO DE ENSEÑAR DOS PEDAZOS

DE PAPEL EL UNO CUADRADO, Y EL OTUO MAS LARGO Y ANGOSTO, Y IIACEU VER QUE SE PUEDEN CORTAR

IGUALES SIN DESPERDICIAR

NADA.

1

 

\

A

 

B

IB

Q

C

\

 

\

A

 

B

B

C

\

i i

i i

Tomarás medio pliego de papel ó una cuartilla, ó la mitad, y lo partirás por el medio, quedando los dos pedazos iguales; luego les harás á cada uno dos dobleces por el largo y por el través, y quedarán diez y seis reparticiones como lo de- muestran las líneas de puntitos: al uno le cortarás las cuatro de arriba núm. 1, y al otro lado tam- bién lae del lado núm. i; después las enseñarási

uno le cortarás las cuatro de arriba núm. 1, y al otro lado tam- bién lae

-

1013-

diciendo: Señores, miren estos dos papeles, el uno e.sid cuadrado y et otro es más largo y angosto; pues vean nstedes si lo sahrd^i cortar de suerte que queden iguales sin desperdiciar nada de él; y no habiendo quien lo sepa ejecutar, tomarás el papel largo, lo cortarás por los dobleces que están se- ñalados con las dos líneas, y juntando los cortes donde están las letras AA, BB y CC, que corres- ponden las unas debajo de las otras, como se ven en la figura segunda, y te quedará igual con el Cuadrado. Si te dicen que el papel cuadrado que está entero lo pongas igual coa el pedazo largo, lo cortarás por las señales en que están las dos 11- ueas, y juntand o los cortes AA, BB y CC, las unas al lado de las otras, te quedará igual como se ve en la figura primera. Estos dos papeles y el ante- cedente, si los enseñas sin hacerles los dobles, no será tan fácil que sepan por dónde los habrán de cortar.

el ante- cedente, si los enseñas sin hacerles los dobles, no será tan fácil que sepan

— 102 —

JUEGO DE SABER

FORMAR

CON CINCO PEDAZOS DE PAPEL I ¡VA JOYA PRECIOSA, Y AÑADIÉNDOLE TRES MÁS HACERLA DK OTRA MANERA

Y CON ELLOS SE PUEDEN

EJECITAR

OTRAS

FIGURAS .

Tomarás un pedazo de papel fuerte, ó dos nai- pes, y los pegarás con engrudo por la parte donde están pintados: después de bien enjutos les dibu- jarás estas ocho figuras sin las letras, procurando que los cuadrados sean iguales; después las cor- tarás, y por el otro lado también harás los mis- mos cuadrados; después junturas los dichos pe- dazos por el paraje donde eslán las letras A con

también harás los mis- mos cuadrados; después junturas los dichos pe- dazos por el paraje donde

103

A, B con B, C con C, D con D, y verás que con cinco pedazos de papel ó naipe habrás formado

una cruz perfecta. Si la quieres hacer de otra suer- te, quita los pedazos últimos que has puesto y no hagas caso de las dichas letras A, B, C y D, y jun- tarás E con E, E con E, G con G, H con H, I con

1, K con R; ndvirtiendo que este último pedazo

lo has de volver por el otro lado para juntarlo, y que te venga bien: después darás los dichos pe- dazos á los circunstantes para ver si alguno lo sabrá formar. Si la mandas hacer de madera ó de metal, procura que los cuadrados estén he- chos á modo de punta de diamante para que sea más vistosa. También se pueden formar con los dichos pedazos diferentes figuras, como son una plaza irregular con sus baluartes, una escalera,

un jarro, etc., que por no ser largojno lo explico

y la misma práctica, te lo enseñará.

PARA

HACE R

UNA SORTIJA

CON

LA

S0STP:NK R

CENIZA DE

UN

HILO.

claros

hasta llegar á la mitad, se le añade lo que pueda coger un cuarto de sal común, v se pondrá el hilo que sea blanco y seguido, se deja estar unas tres horas en infusión, y pasadas éstas, se sacará y se pondrá á secar sin lavarlo: cuando estará seco se pasará por dentro de una sortija ligera y se hará Un nudo á lo último de los dos extremos y se cuel- ga, y efectuado se pega fuego al hilo con una ce- rilla bien igual, y éhle se va quemando, y con la Ceniza se sostiene la sortija, pero se ha de t^ner cuidado de no menearlo.

Tómese una jicara y se pondrán

orines

con la Ceniza se sostiene la sortija, pero se ha de t^ner cuidado de no menearlo.

— 104 — MODO DE HACER

APARECER

LAS CARAS COMO

DIFUNTOS.

Tómese una sartén y póngase en ella un poco de estopa, que se empapará con aguardiente quesea bueno, y se tirará un poco de sal común, y así preparado se pega fuego y se va pasando por de- lante de los concurrentes que aparecen con lasca- ras de difuntos, y es cosa que causa mucha risa.

PARA CONOCER Y NOMBRAR

TODOS LOS NAIPES POR EL TACTO AUNQUE SEA CON OJOS VENDADOS.

LOS

Este juego se hace del modo siguiente: habien-

do el que hace el juego barajado bien

clarlos y alzado el último de todos el as de oros, si puede ser el más crecido: hecho esto hará como tienta el de abajo para que entiendan los conoce por lo pintado, nombrando el naipe que va á sa- car antes de descubrirle y aun de desunirle de la baraja, y como éste es el as de oros dirá: Alia va tal carta, y como sigue luego el cuatro de copas, hará lo mismo con el; luego el siete de espadas, después el rey de bastos, con su tres, porque co- mo llevo dicho, á los reyes siguen los treses de su propio linaje, y asi hará con lodos, aunque le ha- yan vendado los ojos como sea después de haber alzado por la guía, y habiendo puesto la parte que no alzó sobre la que había alzado, como es

sin mez-

natural en cualquier juego de naipes aunque DO sea de manos.

que no alzó sobre la que había alzado, como es sin mez- natural en cualquier juego

— 105 —

PARA SACAR DE LA FALTRIQUERA

BE UNO DK LOS ClftCUNSTANTES,

TENIENDO

LA

EN ELLA, LOS NAIPES IJUE OTROS HAN VISTO

BARAJA

ANTES.

Este juego se hace del modo siguiente: el que lo liiigíi barajará bien para que dando á que saquen un naipe y le Teaii, mande ponerlo (habiendo al- zado por la guía) sobre la parte queno alzó; Juego pondrá la parte que ba alzado sobre el naipe que acaban de poner, y estará la guia encima de su naipe y la baraja junta: hecho esto volverá á ba- rajar pero sin mezclarlos, cuyo modo se llama vulgarmente el barajar de .Juan de la Encina,que es sacar los naipes de abajo y ponerlos encima, y dando que alcen alzará él el último, pero por la guia poniendo la parte de baraja que no alza so- bre la que ha alzado como es costumbre, y vendrá á estar el que ellos tienen encima de todos y la guía abajo: ahora se meterá el que quiera la ba- raja en su bolsillo para sacar de él el naipe que han visto, enseñándole antes la mano, dando á en- tender que no la lleva empalmada, ú oculta en ella, y hecho sacará el de arriba preguntando có- mo se llama su naipe; y así que lo diga responde- rá: Este es, volviéndole boca arriba, para que vean ser cierto: y si hubiese de sacar más naipes que en otros habrán visto, los dará al último que puso el naipe en la baraja, el primero de arriba, al se- gundo el penúltimo, y por este orden los demás:

advirtiendo que al poner cada uno su naipe en la baraja, pondrá el de guía encima, y barajará para que volviendo á alzar por él, haga lo propio con los otros, y vengan á quedar juntos los que sacaron.

y barajará para que volviendo á alzar por él, haga lo propio con los otros, y

— -106 —

OTRO JUtíGO DE QUÍMICA

Póngase polvo en el palo brasil en una botella de agua pequeña, y déjeselo en infusión cosa deme- dia hora: pasada ésta se pondrán tres vasos lim- pios; en el primero no habrá ninguna composi- ción; en el segundo se pondrá un poco de zumo de limón; se echará agua de la botella al primer vaso, y será de color de rosa; luegose pondri agua de la botella al segundo vaso, que quedará de co- lor de limón, es decir amarillo; se pondrá agua de la dicha agua al tercer vaso; que batiéndola con una navaja, cuchillo ó un hierro, se transfor- mará de un color de morado oscuro.

PARA HACER

PARECER

F,L NOMBRE DE UNA PERSONA EN UN PAPEL BLANCO QUE NO SE VE NADA.

Tómese un pliego de papel en blanco y extién- dase, y con un cabo de vela de sebo bien delgado escríbase el nombre de un sujeto sin rúbrica que estén ya convenidos anteriormente, y sacando el papel se manifestará á los circunstantes que no hay nada en él; luego se dirá al sujeto convenido escriba su nombre con señas desde donde está sentado; verificado se pedirá si hay algún sujeto que tome tabaco de polvo, y en tal caso le supli- cará eche dos polvos encima del papel por la parte en que estén las letras, y se verán aparecer éstas muy claras, y para hacer creer que es mágico el que hace el juego puede llevarlo, por si acaso uo hubiera quien lo tuviese.

claras, y para hacer creer que es mágico el que hace el juego puede llevarlo, por

I N

PARA

PLOMO

— 107 —

UN

DURO

VOLVERS E

Y

VOLVEIÍ

Á

APARECER

UN

DCRO.

Tómese una plnucha de plomo, del tamaño de un duro y bien redonda: luego se pedirá un duro á los circiinstautes, y dirá á una señora que lo guarde en la mano, y al tiempo de entregárselo escamoteará éste y en su luga- le dará el duro de plomo, y le dirá que cierre bien las manos, y si no se 1) quiere pouer en la mano, se lo pondrá en un pañuelo y se lo envolverá bien; se entretendrá íil auditorio hablando un poco, y enseguida se pi- de el duro á la señora y saca el plomo; enseguida se va á otra señora y se le pide guarde el plomo y se le pone el duro, se entretiene el auditorio con palabras análogas á la transformación, y luego se pide á la señora entregue el plomo, y saca el du- ro, que se vuelve á su dueño.

HACE R

PASAR

DKRA.IO DE

UNA

MONEDA

LA MESA.

Se toma un cuarto nuevo, se le hace un agujero

pone

un alfiler que haga gancho y se clava al medio de un pañuelo: se pide una peseta á uu sujeto: luego encima de la mesa se pondrá up sombrero que se tapará con el pañuelo en que hay clavado el cuar- to de manera que venga á la parle de adentro; se llama á un muchacho, y el que hace el juego po- ne la n.auo debajo del pañuelo ligurando va á po- ner la peseta, y coge el cuarto y lo hace sostener

á la orilla, se pasa

un

hilo y al

extremo

se

ligurando va á po- ner la peseta, y coge el cuarto y lo hace sostener á

— 108 —

al aire por el muchacho, y el jugador retira la

mauo <'.on la

bajo la mesa, y luego manda al muchacho suelte la moneda y se deja catr la otra en el vaso, y así parece que ha pasado el sombrero y la mesa, y se vuelve la peseta á su dueño.

peseta y toma UQ vaso y lo pone de-

JUEGOS DE NAIPES

muy curiosos, los cuales son de mucho diverti- miento que cualquiera persona los puede aprender fácilmente y se hacen con una baraja sola y regular.

JUEGO DE HACER QUE TODOS

LOS ASISTENTES TOMEN

LOS NAIPES QOE QUISIEREN DE

LA BARAJA Y ADIVINARLOS.

Tomarás una baraja de revesino, que incluyen los ochos y nueves de todos palos, previniendo que el rey ha tener el valor ó estimación de doce tan- tos, el caballo once, sota diez, y á su respectivo el nueve, y los demás que pinten ó señalen cada uno; y asimismo darás el primer grado á las espadas, el segundo á los bastos, el tercero á los oros, y el cuarto á las copas. Luego pondrás toda la baraja tendida en una mesa, dividiendo cada palo de por si; después levantarás el naipequequisieres; v.gr., has levantado el tres de copas, contarás sus pun- tos, y le añadirás cinco de memoria, que hacen ocho; levantarás el ocho de espadas (advirtiendo que las espadas siempre son las primeras, segun- do los bastos, tercero los oros, y las copas siem- pre últimas); este ocho de espadas lo pondrás de- trás del tres de copas (teniéndolos con la mano iz-

las copas siem- pre últimas); este ocho de espadas lo pondrás de- trás del tres de

— quierda), y contarás el ocho de espadas y cinco (que siempre se han de aumeutíir de memoria)

son trece; y porque excediendo de doce que vale

109 —

el

rey, se deben bajar, dirás queda uno; levantarás

el

as de bastos, y con los cinco de memoria com-

ponen seis: levantarás el seis de oros, contando sobre él con los cinco de memoria componen diez

y seis; quitando los doce que van advertidos, que

dan cuatro; levantarás el cuatro de espadas, y con- tando sobre él los cinco, componen nueve. Le- vantarás el nueve de bastes, y sobre dicho nueve, amentando los cinco son catorce: sacando los do

ce quedan dos. Levantarás el dos de oros, y con

los cinco de memoria componen siete. Levantarás

el siete de copas, y aumentando el cinco de me-

moria componen doce. Levantarás el rey de espa- das (y en llegando á los dichos reyes no se cuenta nada, y levantarás el cinco de su palo, y con los cinco de memoria componen diez. Levantarás la

sota de bastos, y sobre su valor y los cinco de me- moria componen quince: sacando los doce quedan tres. Levantarás el tres de oros, después aumen- tando los cinco, son ocho; levantarás el palo que

se sigue, y proseguirás de la misma forma hasta

levantar ó coger toda la baraja, no olvidándote de anunciar los cinco de memoria; después la guar- darás compuesta para cuando quieras hacer este juego.

Cuando hagas este juego sacarás tu baraja (sin

que los asistentes sepau que la tienes compue[,ta)

y

dirás: Señorefi, ahora quiero

barajar

bien estos

naipes, y todos las que ualedes tomaren

los quiero

odiüinar de uno d uno. \MCgo los barajarás bien sacándolos de abajo y ponndolos arriba, no po- niéndolos nunca por el medio de la baraja; des- pués dirás á uno de los circunstantes, que levante

olos arriba, no po- niéndolos nunca por el medio de la baraja; des- pués dirás á

lio —

ó alce, como se suele decir, dicha baraja todas

cuantas veces ((uisiere, y después de la p:u'le de arriba darás aljíunos naipes á los circunslanles; quiero decir al primero diez ó doce; al sef^undo otros tanto, etc., haciendo de forma que haya pa- ra todos los que estén presentes; y quedándote el último lo mirarás con disimulo; v, ^r., es el cua- tro de copas; le aumentarás los cinco de memoria que componen nueve: luej^o pedirás al último que le has dado los naipes, que te dé el nueve de es- padas, y prosefíuirás en los demás, guardando la regla antecedente, y buscando el palo que se si- gue; advirtiendo que los naipes que te den los irás poniendo arreglados como antes, para hacer los juegos que se siguen.

.lUEGO PARA. ADIVINAR

TODOS LOS NAIPE S DE L.V BARAJ A NO MÁS PALPÁNDOLOS CON LOS DEDOS DE LAS MANOS.

Después que hayas concluido el juego antece- dente, y teniendo la baraja de la forma que te he explicado en el juego pasado barajarás bien los naipes, sacándolos de abajo y poniéndolos arriba, no poniéndolos nunca por el medio de la baraja, como ya te lo he advertido en otro juego y dirás:

Señorea, miren ustedes cuino harajo bien estos nai- pes: verán como no mns (¡ne palpándolos con los de- dos, quiero adivinar los tantos qne tiene caita nai- pe, y si es figura y de <¡nii palo es. Luego dirás á uno de los circunstantes que levante cuantas ve- ces quisiera la baraja; después la tomarás, y con disimulo mirarás el naipe de abajo, y lo palparás

ó estregarás con los dedos; v. gr., es un siete de

tomarás, y con disimulo mirarás el naipe de abajo, y lo palparás ó estregarás con los

111 —

oros, y dirás: Señores, este naipe que toco con los

que es el siete de oros. Lo sacarás

y lo enseñarás á todos para que lo veau; luego lo

pondí-ás encima de la mesa boca abajo; después le añadirás los cinco de memoria que ('omponen do- ce y verás como efectivameute el naipe que se si-

fíue es el rey de copas: y observando la regla del juego antecedente, y no olvidándote de los cinco de memoria, verás como no yerras ningún naipe; advirtiendo que en todos los naipes que vayas sa- cando has de hacer la misma acción con los dedos,

y poniendo los unos encima los otros bien pues-

para

que te quede compuesta la dicha baraja para hacer el juego que se sigue.

(ledos ya conozco

tos, en forma que no se vean sus puntos,

JUEGOS DE MUCHA

DIFICULTAD

AS^-IK

B^!1:1

f:'c,. 5

-M

Téngase cinco cartones cuadrados (fig. 1); cór- tense de A á F, y se tendrán ciuco triángulos y cinco trapecios (fig. 2). Júntense todos como en la fig. 3, y harán un solo cuadrado. Mézclese todo y propóngase renovar el cuadrado, lo quesera muy

todos como en la fig. 3, y harán un solo cuadrado. Mézclese todo y propóngase renovar

112 —

— difícil al que no lo supiere. Si se cortaa los cinco trapecios en la linea É, 1) (íig. 1;, habrá quince piezas y la (lificultad será mayor. Téngase un car- tón A B, C, D (lig. 4), de diez pulgadas de largo y tres de ancho. Figúrense en él treinta y dos cua- dritos iguales. Tírese una diagonal de A á B, y córtese el cartón de dos triángulos A, B, D, y A, C, D. ('órlense de nuevo estos triángulos, el uno como en la casilla cuarta, empezando por B y el otro por C, con lo que se tendrán dos triángulos y dos trapecios. Con estas cuatro piezas propóngase formar treinta y dos casillas en vez de las treinta que había antes. No podrá hacerlo sino el que se- pa que se han de reunir los dos trapecios (lig. 5) y ios dos triángulos (íig. ti). Entonces se tienen en una figura veinte casillas y en la otra doce, y se puede aumentar la dificultad cortando el cartón en más piezas.

ADIVINAR UN NAIPK ESCONDIDO.

Con la mano izquierda ten una baraja compuesta boca abajo encima de la mesa, y extiéndela cou el pulgar de la derecha en forma de abanico. Dirás á uno de los asistentes que lome el naipe que quiera

y que se lo esconda: reparte la baraja en dos partes en el puulo donde se sacó el naipe, y del montón que estaba debajo miraa con disimulo el naipe de

encima: v.

jito), siete de espadas y cinco de memoria son doce, precisa mente el naipe que se ha escondido ha de ser el rey de bastos; después dirás: Señores, el naipe que el señor tiene escondido es el rey de, bastón; y lue- go que lo saque verán que es cierto; después toma-

gr , es el siete do espadas, contarás (ba-

rey de, bastón; y lue- go que lo saque verán que es cierto; después toma- gr

113

rá el naipe, y poniéndolo encima del siete de es- padas, y el otro montón encima de este otro, y te quedará la baraja compuesta para hacer el jue- go que se sigue.

JUEG O

DE

P0NP: R

TODO S

LOS

NAIPKS

DE

LA

BARAJA

BOCA ABAJO, Y AÜIVINAll SE PIDE.

TENDIDOS

EN

UNA

MESA

Y LEVANTAR

EL NAU'E QUE

Luego que hayas hecho el otro juego, y con la baraja compuesta, barajando bien los naipes como has hecho en los tres juegos antecedentes, y dicien- do: Señores, ahora (¡uiero poner todos losnaipes ten- lííiío.s eneinut lie eala mesa hoca abajo, y el naipe que usttdes me pidieren lo (¡iiiero adhnnar y enseñárselo. Luego dirás á uno de los dichos señores, que le- vante cuantas veces quisiere: después tomando la baraja, con disimulo mirarás el naipe de abajo; luego ios pondrás tendidos encima de la mesa boca abajo, en cuatro hileras (advirtiendo que en cada hilera has de poner doce, y empezando á ponerlos por el naipe de abajo, v. gr., el primero de la pri- mera hilera es no cinco de bastos, el primero de la segvinda hilera será el cinco de copas y en la cuarta el cinco de espadas. Supongamos te han pe- dido el tres de oros; contando por el primer naipe de la primera hilera, y diciendo (entre si): cinco de bastos y cinco de memoria componen diez; conque el segundo naipe de la primera hilera naturalmente será la sota de oros; luego contando, diezde oros y los cinco de memoria componen quince, quitando doce quedan tres: de preciso el tercer naipe ha de Ser el tres de copas; luego sabido que los terceros

quince, quitando doce quedan tres: de preciso el tercer naipe ha de Ser el tres de

— lU — naipes de las cuatro hileras son los treses, dirás (bajito), después de copas se siguen espadas, des- pués bastos y después oros; luego levantando el tercer naipe de la tercera hilera lo enseñarás, y verán que es el tres de oros; después lo pondrás en su mismo lugar, ylos demás que te pidieren naipes sacarás la misma cuenta. Después que todos ha- yan pedido y se los hayas enseñado, los levanta- rás todos de cuatro en cuatro, advirtiendo los primeros de las cuatro hileras, después los cua- tro segundos y poniéndolos encima de los cuatro primeros, de forma que no se vean sus puntos, y de la misma manera pondrás los demás para ha- cer el juego siguiente.

JUEGO

PARA

DESPUÉS

DE

HABER

BARAJADO BIEN LOS NAIPES, HACER QUE SALGAN LOS CUATRO REYES .lUNTOS, LOS CUATRO CABALLOS V LOS DEMÁS POR SU ORDEN, ETC.

Teniendo la baraja compuesta de la forma que te he explicado en el juego pasado, barajando bien los naipes de la suerte que has hecho en los otros juegos, poniendo los de abajo encima; después di- ciendo á uno de los asistentes que levante cuantas veces quisiere la baraja, otra vez la tomarás y con disimulo mirando el naipe que está debajo: v. gr.; es un siete, le tendrás en tu memoria y dirás: Ya han fisto como he barajado bien los miipes y ustedes los han levantado: pues ahora verán como hago salir los reyes juntos, los caballos y demás por su orden, etc.; y los quiero adivinar antes deverlos; pues ahora quiero que salgan los cuatro sietes. Luego sacarás

por su orden, etc.; y los quiero adivinar antes deverlos; pues ahora quiero que salgan los

— ilS — los cuatro sietes de abajo; advirtiendo que si al sa- car uno, dos ó tres, sacases otro naipe distinto, por haberse quedado encima de la baraja, dirás:

Señores, los otros se me ban escapado {ó escondido), yo los encontraré y los sacaré de encima la baraja; después contarás, siete y cinco de memoria com- ponen doce. Luego dirás: Señoi'es, ahora voy d sa- car los cuatro reyes, y los irás sacando; después sa- carás los cinco (advirtiendo que en saliendo los reyes no se les añade los cinco de memoria), y de la misma forma sacarás los demás naipes. Encaso que no se encontrase ninguna baraja de revesino, por no usarse en esta tierra, abora te explicaré el ¡nodo de hacer estos cuatro juegos con una bara- ja de cuarenta naipes sin los ochos y nueves. Nótese que teniendo escondida otra baraja com- puesta como la explicada se pueden hacer muchas diferencias de juegos, que por no ser prolijo ó mo- lesto, no los escribo, pero con el ejercicio y prác- tica algunos se podrán inventar ó idear.

OTRO MODO DE HA.CP:R

ESTOS

CINCO JUEGOS CON UNA BARAJA

DE CUABENTA NAIPE S Y

SON MUCHO MÁS FÁCILES.

Tomarás una baraja de cuarenta naipes, de las que no tienen los ochos y nueves, previniendo que cada tres tiene el valor ó estimación de tres tan- tos; cada seis también tiene el valor de seis tantos; las sotas valen nueve; cada dos vale doce, los cin- cos quince, los caballos dieciocho, y losases vein- tiuno; los cuatros, los sietes y los reyes treinta. Advirtiendo que el primer grado lo darás á las es-

y losases vein- tiuno; los cuatros, los sietes y los reyes treinta. Advirtiendo que el primer

— 116 —

padas, el segundo á los bastos, el tercero á los oros '

y

raja tendida en una mesa boca arriba, dividiendo cada palo de por sí; después levantarás el naipe que quisieres; v. gr., has levantado el cinco de co pas, dirás quince y tres, que le aumentarás de me- moria, hacen dieciocho. Levantarás el caballo de espadas; advirtiendo que las espadas siempre son

las primeras, segundo los bastos, terceros los oros,

y las copas siempre últimas: este cabal lo de espadas lo pondrás detrás del cinco de copas (teniéndole con la mano izquierda), y contando, dieciocho de espadas y tres (quesiempre se hau de aumentar de memoria) son veintiuno. Levantando el as de bastos, y contando sobre veintiuno de bastos, con los tres de memoria componen veinticuatro. Levantando el cuatro de oros, contando sobre el veinticuatro de oros y con los tres de memo- ria componen veintisiete. Levantando el siete de copas, contando sobre el veintisiete de copas

los tres de memoria componen treinta. Levan-i

y

lando el rey de espadas (y en llegando á dichosj reyes no se les cuenta nada). Levantando el tres; de su palo, y con los tres de memoria componen]

seis. Levantando el seisde bastos, y sobre seistan| tos y los tres de memoria componen nueve. Levan- tando la sota de oros, contando nueve de oros y; los tres de memoria, componen doce. Levantandol el dos de copas, y después aumentando los tres dej memoria, y levantando el palo que se sigue y| prosiguiendo de la misma íorma, hasta levantar!

coger toda la baraja, no olvidándote de aumen

ó

tar los tres de memoria: después la guardarás compuesta para cuando quieras hacer los juegos

siguientes. Cuando bagas este juego sacarás tu baraja (sio

el cuarto á las copas. Luego poudrás toda la ba-

i e n t e s . Cuando bagas este juego sacarás tu baraja (sio el

— 117 — que sepan los circuoslaiites que la tienes com- puesta), diciendo: Señores, ahora voy á barajar hien estos naipes; todos los que ustedes tomardndela

harája los quiero adivinar de qué palo son y cuantos laníos tiene cada uno. Luego los barajarás bien;ad- virlieudo, que los hasde barajar bien poniendo los de abajo encima de la baraja no metiéndolos por el medio: después dirás á uno de los circunstantes

que levante cuantas veces quisierela

pués de la parte de arriba dirás á los señores que tomeu los naipes que quisieren; advirtiendo que bas de tener cuenta quien es el primero, segundo y tercero, etc., que toman naipes, y si ves que el último que toma se los llevase todos, le dirás que te deje uno, dos ó tres en la mesa; luego los levan- tarás y mirarás el de encima que naipe es, v. gr., es un siete de espadas, contarás veinte y siete de espadas v los tres tantos de memoria componen treinta. Luego pedirás al último que ha tomado los naipes; que te dé el rey de bastos, y prosegui- rás en pedirle los demás naipes (guardando la regla antecedente y buscando el palo que se si- gue), después los pedirás al penúltimo y en los demás por su orden. Advirtiendo, que los naipes que te déu los irás poniendo arreglados como antes para hacer los juegos que se siguen.

baraja; y des-

Si el segundo, tercero, cuarto y quinto juego que te he explicadocon la baraja de cuarenta y ocho laipes, los quieres hacer con otra baraja de cua- •"enta sin los ochos y nueves, uo tienen otra difi- cultad, que asi como en los dichos cuarenta y ocho Quipes se les añaden cinco tantos de memoria en Cada uno; en la dicha baraja de cuarenta (sin los Ochos y nueves) se les añaden tres tantos de me- 'i^oria en cada naipe, y observar las reglas deles 'l'chos juegos antecedentes: advirtiendo que cada

de me- 'i^oria en cada naipe, y observar las reglas deles 'l'chos juegos antecedentes: advirtiendo que

118 —

— tres no vale más que tres tantos; cada seis vale seis tantos, las sotas nueve,- cada dos vale doce; los cin- cos quince: los caballos diez y ocho; los ases vein- te y uno; los cuatros, veinte y cuatro, los sietes, veinte y siete, y los reyes treinta También se ha de advertir, que para hacer este quinto juego no se ponen más que diez naipes en cada hilera ó linea.

JUEGO DE ADIVINAR EL NAIPE

QUE SE HABRÁ. ENSEÑADO SACANDO NO MAS QUE TRES NAIPKS DE LA BAKA.ÍA.

Tomarás la baraja y tendrás cuenta con el naipe que está debajo y lo mirarás con presteza, que no lo reparen los que miran, y dirás: Señoirs, el mii- pe que les enseñaré lo quiero adhinar sacando no inds qae tres naipes de la baraja. Después barajarás bien, dejando el naipe que está debajo, y luego lo enseñarás junto con la baraja, y teniéndola con una mano dirás: Señores, tengan cuenta quénaipe es este que les enseño. Después te pondrás la baraja detrás de las espaldas y pondrás otro naipe enci- ma del que has enseñado, haciendo que el dicho" naipe que habrás enseñado salga un poco hacia dentro de la mano, y que no se vea; después en- señarás el naipe que estaba debajo junto con la baraja diciendo: Señores, ¿es esleí Y te responde- rán que no. Luego con ligereza que no lo perci- ban, sacarás el que habían visto antes y lo pon- drás encima de la mesa, sin que vean que naipe es; después barajarás naturalmente, y volverás á de- cir: Señores, ¿es este'f Y responderán que no. Luego enseñarás el otro que se sigue, y dirás: Señores, veamos si será este; también encima de la mesa con

que no. Luego enseñarás el otro que se sigue, y dirás: Señores, veamos si será este;

— 119 — los Otros dos, y dirás: Señores, ya que ustedes dicen que el naipe que les he enseñado no es ninguno de los que están encima de la mesa, pues miren si será al- ijuño de los tres. Luego harás que los miren, y en- contrarán el dicho naipe que antes habían visto.

JUEGO DE HACER

MUCHOS

MONTONES DE NAIPES ENCIMA

DE UNA MESA Y SACAR EL

NAIPE

QUE SE PIDE DEL MONTÓN

QUE SE QUISIERE.

Tomarás la baraja, y la barajarás, y con ligereza mirarás el que está debajo cuál es; después dirás:

Stmores, ahora voy a haeer irnos cuantos montones de naipes, y quiero adivinar el que nombren y sa- carlo del montón que ustedes quisieren. Luego bara- jarás los naipes sin mover el que está debajo; des- pués harás tantos montones cuantas personas hu- biere, teniendo cuenta del montón en que está el üaipe que has visto (supongamos fuese el siete de copas); dirás á uno de los que están mirando de cuál montón quiere que saques el siete de copas, y del montón que te dijere sacarás un naipe y mira - i'áscuál es (supongamos que fuese el dos de copas); entonces dirás á otro de cuál montón quiere que Saques el dos de copas, y del montón que te dije- re sacarás un naipe y mirarás cuál es (supongamos que fuese el dos de espadas; luego dirás á otro de los asistentes de cuál montón quiere que saques el dos de espadas: luego sacarás los otros de la misma manera. Adviértase, que si alguno te hace sacar un naipe del montón en que está el siete de copas y Do es el último, sacarás el otro naipe de dicho montón; pero si es el último sacarás el siete de co-

siete de copas y Do es el último, sacarás el otro naipe de dicho montón; pero

120

pas, y si ninguno te ha mandado sacar el naipe de diclio montón, entonces dirás: Yo Innihién quiero escoíjer montón jiara sacar tal naipe, y sacarás el siete de copas: después dirás al primero de los asis lentes, de cuál montón te ha hecho sacar el siete de copas: luego pondrás el dicho siete de copas descubierto en el montón que te dijeren: después harás las mismas preguntas con los otros, ponien- do el naipe descubierto encima del montón que te dijeren.

JUEGO DF: MANDAR SACAR

ALGUNOS NAIPKS DE LA DE

BAKAJA Y ADIVINARLOS SACARLOS.

ANTES

Tomando la baraja y barajándola, y también con ligereza que no lo vean mirando el que está debajo qué naipe es, les dices: Señares, ahora quiero dar la baraja á uno de wsíedcs, y el naipe que yo les pi- diere lo quiero adiiÍ7iar antes de sacarlo. Luego barajando los naipes sin mover los de abajo, y después dando la baraja á uno de los que están mirando y pidiéndole el naipe que está debajo:

supongamos es el cinco de espadas, diciendo: Dé- me usted el cinco de espadas por arriba y sin mi- rarlo; y te dará un naipe de los de arriba: supon- gamos que es el rey de oros; diciendo: Déme usted el rey de oros por el medio, y te dará un naipe por medio, supongamos que sea el as de bastos; di- rás: Déme usted el as de bastos por abajo, y te dará un naipe por abajo; después le dirás qué naipe le has pedido por arriba, y te responderá que el cinco de espadas, y de esta manera le pregunta-

le dirás qué naipe le has pedido por arriba, y te responderá que el cinco de

121

ras los demás naipes.

no le has pedido más que pedir los que quisieres.

Adviértase que así como

naipes, le puedes

tres

.lUEGO DE HACER QUE

MIREN

EL NAIPE DE ENCIMA

UNA BARA.IA Y DESPUÉS DESAPARECER.

HACERLO

Tomarás la baraja y la barajarás naturalmente,

y pouiéudola encima la mesa, te quedarás con la

mitad en la mano, y dirás: Señares, yo me (¡itiero

apartar un poco de uxtedes por no ver el naipe (pie está encima de la mesa, y después que ustedes lo hayan visto lo quiero adivinar: y harás que lo Vuelvan á su lugar después que lo hayan visto, y mientras te apartares dando una vuelta te moja- rás con la lengua la mano derecha por encima muy poco que solamente puedas coger el naipe, y luego empuñarás los naipes que tienes en la mis- ma mano, y la dicha mano la pondrás encima del naipe que han visto, haciendo que lo mojado to- que al naipe que está descubierto de los de la mano y se vea, y dirá^: Señores, ¿este es el naipe que ustedes hayí vistoTV te responderán que no. Luego apretarás la mano por abajo para que se pegue el naipe; después levantarás la mano de suerte que no se vea el naipe que está pegado de

la dicha mano, y dirás: Señores, vuélvanlo d uri-

)'ar y húsqnenlo, mientras te quitarás el naipe que ie has llevado debajo de la mano, y después les dirás qué naipe era. Responderán que tal nai- pe. Volverás á decir: Señores, yo les había enseña- do el naipe que ustedes dicen. Luego lo buscarás Ron toda la baraja , y lo enseñará s par a qu e lo vean .

enseña- do el naipe que ustedes dicen. Luego lo buscarás Ron toda la baraja , y

JUEGO DE

UN

NAI1>K

DK

ENCONTRAR

12á —

HACER

DESAPARECER

LA

BARAJA

V

DESPUÉS

HACERLO

DENTRO DE UN HUEVO

ENTERO.

Para hacer este juego lomarás uu huevo y le ha- rás uü agujerito, después tomarás uu naipe de una Imraja, y para que sea conocido tomarás el

rey de espadas

arrollarás bien apretado y lo poudrás dentro del huevo: luego le pondrás el pedacito de la cascara que has quitado y le pegarás con uu poquito de cal viva, yeso blauco deshecho ó revuelto con una poca de clara del mismo huevo; después de seco ó enjuto lo rascarás con un cuchillo, y luego con un pedacito de papel lo bruñirás en la aña-^i- dura y parecerá que no está rompido; después lo guardarás para cuando hagas este juego.

Cuando quieras hacer este juego llamarás apar-

te al amo de la casa ó á la dueña, y le dirás que

si

si se ofrece. Luego que te lo hayan traído dirás que te lo dejen ver si es muy ft;|jpco, y mientras lo es- tás mirando sacarás el tuji^y con disimulo te es- conderás el que te han dado, y después les dirás que lo guarden ó aparten para cuando solo pidas: des- pués dirás á tu compañero (y si no le tienes llamarás aparte al dicho amo de la casa), y ledirásque cuan- do le digas que escoja el naipe que quisiera de la baraja, que escoja el rey deespadas, y le advertirás que te guarde el secreto: después en haciendo este juego, pondrás la baraja en figura de abanico y teniéndola con la mano izquierda dirás: Seño- res, ahora voy d hacer que saquen un naipe de la

tiene un huevo, ó si no que envíe por uno por

ó el que mejor te parezca, y lo

voy d hacer que saquen un naipe de la tiene un huevo, ó si no que

baraja ij lo quiero adivinar sin verlo. Luego dirás á tu compañero óal dicho amo, que saque el naipe que quisiere y que loeuseñeá todos los circunstan- tes, y después que lo ponga encima de la baraja:

después la tomarás, y con ligereza que no lo per- ciban te esconderás el dicho naipe en el pecho por entre la casaca y la chupa, ó en la faltriquera, ó en donde mejor te parezca: luego barajarás bien, y después sacarás naipes de la baraja haciendo como que lo buscas, y dirás: Señores, yo no lo sé encon- trar y me parece que es el rey de espadas,po?-que no lo haUo;yo sé que es amigo de las criadas y se habrá ido d la cocina; </ para que no lo encuentren se habrá escondido dentro de algún huevo. Luego dirás al di cho amo ó dueñn que traiga uii huevo, y después volverás á decir: Sefwre.i, ya ven este huevo como está entero; yo no lo quiero tocar, rómpanlo ustedes y verán si esiá dentro. Luego que lo hayan rompido y vean el rey de espadas, se quedarán admirados.

123 —

JUEGO ÜE EXTENDER TODA LA

BARAJA ENCIMA DE UNA QUE SE

MESA

V

ADIVINAR