LA BRUJITA LOQUITA

Cuenta la leyenda, que hace ya muchos años
nació una pequeña brujita. Sus papás muy contentos,
la educaban con mimo y esmero para que se convirtiera
en una bruja estupenda.
Sin embargo, la pequeña brujita no era como las
demás brujas de su edad...
Cuando cumplió 3 años, sus papás la llevaron a una
tienda de mascotas para que eligiera el gato negro que
más le gustara. Pero la brujita se quedó prendada de un
pececito de colores que nadaba en un pecera de cristal.
Cuando cumplió 4 años, papá brujo y mamá bruja
quisieron regalarle un hermoso y puntiagudo gorro, pero
ella prefirió una preciosa diadema de flores.
Cuando cumplió 5 años, sus padres decidieron que
había llegado el momento de regalarle una escobita voladora último modelo.
Pero... ¿Creéis que era eso lo que quería?... Pues no, acabó montada en un
patinete la mar de chulo.
Y es que nuestra brujita, que se llamaba Lolita ( cambiar el nombre de la
brujita según convenga) , acabó siendo la bruja Loquita.
En el cole la cosa no iba mucho mejor. Cuando doña Piruja enseñaba a los
niños a hacer una pócima venenosa con patas de araña y ojos de sapo, Loquita,
digo Lolita, hacía caramelos de limón. Y en vez de salir de noche a jugar con sus
amigas a perseguir murciélagos a la luz de la luna, ella prefería pasear de día
para ver pájaros y mariposas.
Cuenta también la leyenda, que la brujita se hizo mayor y que en lugar de
asustar a los niños -que es lo que debe hacer una buena bruja-, se dedica a
enseñarles a leer, a escribir, a dibujar, a cantar y a muchas cosas más.
Dicen también, que no viaja en escoba sino que se ha comprado un coche
gris y que en vez de un traje negro lleva un babi de flores... (utiliza alguna
característica actual para que a tus peques les resulte fácil identificarte jeje)
¿Alguien ha visto a la brujita?
,

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful