Está en la página 1de 13

ESTRUCTURA GENERAL DE LA PNL

Lic. Ana María M. de Chajet

(El artículo corresponde a la síntesis de un capítulo del libro “PNL para psicólogos”)

La primera definición que encontré de la PNL es que ella trata del “estudio de la estructura de la experiencia subjetiva”. Me pareció que era una definición tan inespecífica que podría ser aplicada a cualquier disciplina psicológica. Luego de aprender las numerosas distinciones que tiene la PNL, tales como sistemas representacionales, presuposiciones, submodalidades, creencias, metamodelo del lenguaje, metaprogramas, etc., se hizo más claro entonces qué es la estructura subjetiva para la PNL.

Para ordenar todas estas distinciones me tomé el atrevimiento de clasificarlas en cuatro grupos, a los que denominé:

A. Reductores de Complejidad, o Modelos Simplificadores,

B. Reveladores de la estructura subjetiva,

C. Facilitadores comunicacionales,

D. Productores de Cambio, o Generadores de Resultados

En este artículo me voy a referir específicamente a los Reductores de Complejidad y sólo voy a mencionar qué distinciones abarcan cada uno de los otros tres grupos. A. Reductores de Complejidad, o Modelos Simplificadores

Aquí se analizan aquellos modelos mentales que facilitan, para programadores y clientes la organización de la experiencia vivida, de modo tal que se puedan implementar recursos operativos con rapidez. Incluyo en este grupo las siguientes distinciones:

· Tríada Cognitiva

· Presuposiciones

· Marcos de Referencia

· Posiciones Perceptuales

· Niveles Lógicos de Cambio

· Autoobservación

B. Reveladores de la estructura subjetiva; he incluido:

· los Metaprogramas

· las Creencias

· los Criterios o Valores

· las Equivalencias sensoriales de los criterios

· las Emociones

Cuando realizamos un modelado, justamente buscamos estos elementos en la persona que estamos modelando. También sería posible incluir en este grupo el tipo de lenguaje que la persona utiliza, es decir su Estructura Lingüística.

C.

Facilitadores Comunicacionales.

Serán aquellas herramientas mediante las cuales podemos mejorar el contacto con los

demás. Dentro de estas distinciones podemos incluir:

· los Sistemas Representacionales

· la construcción del Rapport

· el Calibrado del lenguaje corporal

· el Lenguaje de Precisión, o Metamodelo

D. Productores de Cambio, o Generadores de Resultados

Incluyo aquí todas las técnicas de cambio que solemos utilizar:

· Reencuadre

· Integración de Partes

· Anclajes

· Cambio de Historia

· Submodalidades

· Logro de Objetivos

· Cuentos Terapéuticos

REDUCTORES DE COMPLEJIDAD / MODELOS SIMPLIFICADORES

Los modelos de la PNL a los que hago referencia tienen como función organizar los datos de nuestra experiencia, para facilitarnos su abordaje. Por ese motivo podemos decir que reducen la complejidad del problema o, lo que es lo mismo, lo simplifican.

Tríada Cognitiva

Este modelo general nos enseña que en cualquier experiencia hay tres aspectos inseparables, que interactúan dinámicamente dentro de la persona: pensamientos, emociones o estados corporales y acciones.

Cualquier situación que atravesemos, sea o no problemática, moviliza en nuestro interior estos tres aspectos de la subjetividad. Esto quiere decir que un disparador emocional puede desencadenar una acción y pensamientos asociados. Del mismo modo que ciertos pensamientos pueden generar sentimientos y provocar una acción determinada. Por último, ciertas acciones pueden desencadenar pensamientos y sentimientos referidos a ellas.

La Tríada Cognitiva se expresa gráficamente así:

P : Pensamientos E : Emociones A : Acciones C I : Computador Interno E

P: Pensamientos

E: Emociones

A: Acciones

C I: Computador Interno

E I: Estado Interno

a) emociones

b) sensaciones

corporales

C E: Conducta Externa a) verbal b) acciones

P: Pensamientos

N: Neurología

L: Lingüística

Prefiero adoptar el sistema central, porque expresa con más claridad en nuestro idioma a qué nos referimos.

CI

Computador Interno: se refiere a nuestros pensamientos, reflexiones, creencias, valores, conceptos. Podríamos decir, lo más abstracto de los componentes de la tríada.

EI

Estado Interno: incluye tanto las emociones como las sensaciones corporales que las acompañan.

CE

Conducta Externa: es aquello que se manifiesta al exterior, como acción física o como acto verbal o lingüístico. Ambas conductas producen modificaciones en el exterior, modificando el entorno y, desde luego recursivamente, modificando el EI y/o el CI.

Al considerar que estos tres elementos están siempre presentes, sugerimos que cuando ocurre un movimiento particular debemos entrenar la autoobservación para tener una imagen completa de nuestra experiencia. De esta manera sabremos con más precisión qué recursos tenemos que implementar para provocar un cambio favorable. Sólo así se justifica esta autoobservación: tratamos de ver qué ocurre y qué sector de la tríada tenemos que reforzar. La autoobservación es útil, porque muchas veces algún componente de esta tríada nos sucede en forma inadvertida. La mayoría de las veces, acciones y sentimientos se perciben de manera inmediata. En este caso particular, los pensamientos pueden no estar aparentemente presentes. Se comportan como el relámpago y el trueno. Sabemos que la luz viaja a una velocidad de 300.000 Km por segundo, en tanto que el sonido recorre sólo 330 metros por segundo. En este caso, sentimientos y acciones se comportan como la luz y los pensamientos como el sonido. En otros casos los pensamientos están tan hiperpresentes que la persona no registra sus emociones y percibe poco sus acciones.

Una primera observación sería entonces identificar cómo funciona nuestra tríada particular. ¿Qué es lo que más está presente en nuestra experiencia?:

¿son los pensamientos?

¿son las reflexiones?

¿son los sueños?

¿son los sentimientos?

¿son los estados corporales?

¿son las acciones físicas?

¿son los actos verbales?

Una segunda observación, más detallada, puede mostrarnos la calidad de cada uno de estos ingredientes de la experiencia. A grandes rasgos podemos darnos cuenta si esta tríada está equilibrada o si tendemos a expresar un aspecto de ella más que otro.

En el modelo de la PNL (y también en otros modelos cognitivos) es importante el entrenamiento en la percepción de cómo pensamientos, emociones y acciones están presentes en nosotros y de qué manera se influyen mutuamente. Y, por supuesto, cómo se reflejan en el entorno.

Presuposiciones

También llamados Postulados, son un conjunto de diez principios a los que podemos recurrir cuando tenemos alguna interferencia que nos impide ordenar nuestra experiencia. Estos postulados tienen distinto origen. Unos pertenecen a la Psicología Funcional americana, otros tiene sus fuentes en el Empirismo y el Pragmatismo, otros derivan de la Psicología y Psicoterapia Gestáltica y otros más provienen del enfoque sistémico. Estos presupuestos funcionan como reductores de complejidad dado que, al enfrentarnos con algún obstáculo o interferencia, podemos cambiar nuestro enfoque del problema y producir un cambio. Los recordaré brevemente:

1.- El mapa no es el territorio.

Deriva del

una representación de la realidad, a la que llamamos mapa. Hay diferencias entre las personas porque cada una construye la realidad de modo diverso. La primera distinción de la PNL se refiere a los sistemas representacionales: visual, auditivo y kinestésico. Pero las diferencias no se agotan en estas representaciones sino que se extienden a las creencias y los valores que cada uno tiene en ese mapa. Para ilustrar este punto, recuerdo que en una oportunidad el participante de un seminario contó cómo se decepcionó en segundos respecto de una mujer que había conocido en un

concepto constructivista que señala que cada persona tiene

viaje a Brasil. Era muy hermosa, hablaba muy bien y le despertaba sensaciones muy intensas. El embrujo se rompió cuando la dama se refirió despectivamente a “los negros”. Sus creencias y sus valores no coincidían con los del participante del seminario. No le importó deshacer el compromiso y pasar solo el fin de semana que había esperado pasar con la persona a la que conoció en esa oportunidad.

2.- Las personas tienen recursos para cambiar. Y si no los tienen los pueden

aprender.

Este presupuesto tiene un origen múltiple también. Se nota la raigambre empirista del mismo y la importancia que tiene el aprendizaje en el fondo tácito de conocimiento americano.

3.- No existe el fracaso sino el aprendizaje.

Este es un principio esencial para evitar las frustraciones innecesarias. Deriva también sin duda de la filosofía empirista, para la cual constantemente aprendemos de nuestras experiencias. Un presupuesto que sostiene este mismo postulado es que sólo aprendemos experimentando. El error tiene entonces un valor de experiencia.

4.- Siempre hay una intención adaptativa detrás de cada conducta.

Puesto que ésto ofrece

confusión para mucha gente, cambié “positiva” por “adaptativa”. Este principio deriva del concepto de homeostasis, o del equilibrio que los organismos continuamente

A veces está enunciado como “una intención positiva

”.

buscan. Es decir que lo adaptativo en un momento puede no serlo en otro.

5.- Las personas hacen sus mejores elecciones en el momento que toman sus

decisiones.

Este postulado complementa al anterior y agrega que la cantidad de información que una persona maneja en cierto momento es la que influye, tanto en la toma de la decisión como en la respuesta adaptativa que esa decisión supone.

6.- Para que se produzca la comunicación es necesario emitir el mensaje

correctamente.

Este “correctamente” no supone un valor de “perfectamente”, sino que implica que debo saber qué quiero comunicar antes de emitirlo. Que el receptor entienda el mensaje es responsabilidad del emisor. Como consecuencia de este principio, decimos que:

7.- El efecto de la comunicación depende de la flexibilidad del emisor.

Si bien parece difícil o, para algunas personas, hasta exasperante, se debe variar el mensaje hasta que el mismo sea comprendido. Sin embargo, esta distinción es importante en cualquier teoría de la Comunicación.

8.- Mente, cuerpo y acciones son parte del mismo sistema cibernético y se influyen mutuamente.

Es otro modo de referirnos a la tríada cognitiva. Como una distinción aparte, ya señalé sus posibles derivaciones.

9.- Todo se puede aprender si se divide en pequeñas porciones.

Este es un viejo principio filosófico que ha sido incorporado a la PNL para facilitar la superación de las experiencias que nos producen dificultades. Las disciplinas corporales orientales o artes marciales aplican este principio desde siempre en la enseñanza de sus técnicas. Esto se puede aplicar en cualquier circunstancia. Además, permite aprender a secuenciar un procedimiento, sea motor, emocional o de pensamiento.

10.- Cada comportamiento puede servir en algún contexto.

Este es un principio que permite rescatar aún comportamientos que parecen ser negativos. Para la PNL se diferencia el comportamiento de la identidad. Gritar puede ser un comportamiento poco deseable si los gritos se producen para comunicarse con una persona que está en nuestro entorno inmediato. Sin embargo, gritarle a una persona a la que hace mucho que no vemos, para llamarle la atención o, aún en la cercanía, cuando le gritamos a un niño para que no haga algo que pueda ponerlo en peligro, pueden ser comportamientos adaptativos en esas circunstancias particulares

Marcos de referencia

Si bien cada uno de los reductores de complejidad analizados permiten cambiar el punto de vista con el que enfrentamos una interferencia, cuando hablamos de cambiar el marco de referencia planteamos un hecho muy específico dentro de la PNL. Estos marcos tienen como fundamento el Pragmatismo y el Funcionalismo.

Se trata de lo siguiente: ante una dificultad,

Pregúntese

Hable de

Evalúe si algo es

Piense en

cómo se soluciona

resultados a

alcanzar

útil

posibilidades

en lugar de porqué sucedió

en lugar de problemas que aparecen

en lugar de si es bueno o malo

en lugar de las limitaciones que tiene un hecho determinado

Gráficamente podríamos mostrarlo de este modo:

Ejemplos : A veces son los niños quienes nos brindan los ejemplos más claros. En

Ejemplos: A veces son los niños quienes nos brindan los ejemplos más claros.

En una ocasión estaba yo en el bar de un club al que concurro y un niño de unos cinco años se entretenía con un arma de juguete. En un movimiento brusco, al arma se le partió el caño. El niño, muy afligido, se acercó a su mamá y le dijo con desesperación

Pero luego se le iluminó la cara y, con una sonrisa de oreja a

Mirá cómo se rompió

oreja, dijo: “Bueno, es mejor así porque pesa mucho menos y ocupa menos espacio en el bolso”. Y salió corriendo para seguir jugando.

”.

Un ejemplo más cercano (provino de mi nieta de 10 años) me conmovió. Iba yo caminando con ella por la calle y vio gente corriendo. Dijo con entusiasmo: “ay, qué lindo es correr”. Yo, que estaba todavía convaleciente de una intervención quirúrgica en mi rodilla, le respondo: “Sí, pero yo no puedo correr, tengo que ir caminando”. Casi inmediatamente, ella me respondió: “Bueno, pero al ir caminando podés disfrutar mejor de lo que hay en el camino”.

Ambos ejemplos nos muestra cómo los niños pueden salir más rápidamente de las limitaciones y pasar a ver las posibilidades de una situación.

Posiciones perceptuales

En los procesos de comunicación podemos percibir los hechos desde tres lugares, o “posiciones”.

El resultado obtenido al variar la posición en la que nos ubicamos cambia completamente el significado de esa interacción.

Para la PNL hay tres posiciones primarias, desde las cuales pueden ser evaluados los resultados de nuestras interacciones. La Psicología Gestáltica ha desarrollado ampliamente esta perspectiva.

Ø Primera posición

Es en la que se toma en consideración nuestro propio punto de vista. Por eso se denomina Posición Uno Mismo (o Posición Self). Sólo podemos evaluar lo que nosotros pensamos, sentimos y hacemos. Estamos metidos en nuestros propios zapatos; nos quedamos fijados a nuestra propia perspectiva.

Ø Segunda posición

Es la que tiene en cuenta el punto de vista del otro u otros involucrados en la interacción. Nos ponemos en los zapatos del otro, suponiendo que sabemos qué piensa y siente. Esta posición (como es producto de nuestra lectura de la mente y de las emociones del otro) puede llevarnos a distorsionar las suposiciones que hacemos. La balanza puede inclinarse a exagerar tanto la mala actuación como la buena. La llamamos Posición Otro (u Others). Creemos sentir y pensar tan mal o tan bien como el Otro supuesto. Esto nos lleva a subordinar nuestra interacción a la supuesta acción del otro.

Ø Tercera posición

En este caso nos ubicamos en el punto de vista de un observador externo. En términos de PNL “estamos disociados”. La Posición Observador (Metaposición) nos separa de la interacción, nos ubicamos como espectadores. La ventaja es que nos permite hacer evaluaciones desapasionadas. En esta posición es más sencillo darse cuenta de los recursos que necesitamos para cambiar el rumbo de la interacción en dirección a un resultado deseado.

Cuando nos encontramos en la Posición Uno Mismo o en la Posición Otro vamos a asociarnos a ello y, por lo tanto, nuestros sentimientos y sensaciones corporales estarán incrementados. Éstas son las señales más importantes a tener en cuenta.

Gráficamente podemos representarlo de este modo:

en cuenta. Gráficamente podemos representarlo de este modo: La posibilidad de percibir una situación desde estos

La posibilidad de percibir una situación desde estos tres lugares nos da flexibilidad, comprensión, apertura y nos permite contactarnos con los recursos que podrían resolver mejor el conflicto.

Esta modalidad es muy utilizada en Mediación y en Negociación. El Negociador William Ury propone hacerlo en un único paso: subirse al balcón, que tiene por función alejarnos de emociones perturbadoras.

Hay personas que sólo perciben, piensan y actúan desde sí mismas. Se encierran en su propio modelo de mundo. Otras personas se ubican tanto en la posición del otro que dejan de percibir sus propias necesidades, pensamientos y sentimientos. Las personas que ven todo desde afuera corren el riesgo de comprometerse poco en la interacción, cosa que puede ser útil si en ese ínterin buscamos recursos. Pero puede ocurrir que

esta posición se adopte de forma permanente, dando como resultado una persona evitativa, alejada de todo compromiso. Utilizar en exclusivo la Metaposición es difícil, pero hay personas que lo hacen a costa de ser consideradas frías y distantes. Lo más conveniente es usarlo por pocos minutos.

Entrenar el cambio de posición es más efectivo cuando, literalmente, cambiamos de lugar. Ya sea con el artificio de dos sillas, como el famoso ejercicio gestáltico de “la silla vacía”, o bien con el lenguaje, cambiando pronombres y verbos, como un ejercicio de imaginación. Finalmente, un recurso muy usado en PNL es distribuir sobre el piso tres papeles en los que anotamos “Uno”, “Otro” y “Observador”, respectivamente, y vamos cambiando de lugar físico, pensando, sintiendo y hablando en cada uno de esos lugares, externalizando así cada posición. La elección de la técnica de entrenamiento dependerá de las características personales del cliente y del programador. Como siempre, cuantas más experiencias tengamos, mayor flexibilidad adquiriremos.

Podemos incluir una Cuarta Posición, desde donde observar estas interacciones. Esta posición es la del Director de Orquesta, que ve (y escucha) desde una tarima o, como dice W. Ury, desde el balcón. En este caso, nuestra perspectiva es más panorámica. En términos de PNL, usamos una doble disociación.

Niveles lógicos de Cambio

Robert Dilts, inspirado en los Niveles lógicos de Cambio planteados por Gregory Bateson, propone una forma de encarar los cambios considerando en cuántos escalones este cambio puede producirse.

Para dar un ejemplo sencillo, supongamos que tenemos una casa pequeña para albergar la cantidad de personas que la habitan. Nuestro primer pensamiento es ampliarla u obtener otra casa. Pero estas alternativas nos resultan inviables por el momento, dado que no disponemos de los recursos económicos que nos permitirían llevar adelante ese proyecto. Podemos deprimirnos por el descubrimiento o, en su lugar, hacer uso de este modelo simplificador o reductor de complejidad: pensar en hacer cosas menos costosas, accesibles a nuestras posibilidades que nos permitirían optimizar el espacio disponible, calmar nuestra ansiedad y ayudarnos a mantener la motivación hasta que mejore nuestra situación. Por ejemplo, podemos:

a) reubicar los muebles,

b) cambiarlos por otros más pequeños,

c) tirar papeles, dar ropa y utensilios que ya no se utilizan,

d) pintar la casa.

Estas acciones con las que modificamos el entorno, pueden mejorar sensiblemente nuestra situación anímica. Para llevar a cabo estos cambios no tenemos que tirar la casa abajo, endeudarnos hasta las manos o mudarnos a cualquier parte. Sólo modificamos el entorno. Cambiando el ENTORNO cambiamos también otros escalones.

Por ejemplo, las modificaciones en el entorno pueden necesitar que adquiramos

habilidades como las de seleccionar y clasificar ropas y muebles para vender o dar.

Pintar la casa puede requerir averiguaciones acerca de precios, calidades de pinturas,

formas de preparar las paredes para que queden bien pintadas, etc.

El resultado de estos cambios del entorno genera cambios en niveles superiores:

CONDUCTA y HABILIDADES nuevas que pueden movilizar nuevas emociones y, ¿por qué no? flexibilizar ciertas creencias o ponernos en contacto con nuestros valores (¿qué es importante para nosotros?), cosa que percibiremos sensorialmente y no como una mera abstracción.

El gráfico más simple con el que en la PNL se representan los Niveles Lógicos de

Cambio es el siguiente:

representan los Niveles Lógicos de Cambio es el siguiente: Aclaro que en este gráfico incluyo un

Aclaro que en este gráfico incluyo un nivel para las emociones, precisamente para representar los tres elementos de la tríada cognitiva que, como ya señalé, están siempre presentes.

Ahora voy a pasar el ejemplo a términos psicológicos. Cuando una persona llega a la consulta es porque siente “que algo no anda bien”, que algo está pasando en su vida. La mayoría de las personas suponen que un tratamiento hará que ellos sean otros, que tengan que cambiar tanto que serán como “una casa nueva”. En general se supone que toda la IDENTIDAD está en peligro y tendrá que “ser otra persona”. Otra alternativa es que piense que debe revisar toda la estructura de sus CREENCIAS para poder hacer algo con sus problemas. El objetivo de hacer un tratamiento es, en efecto, reestructurarse de la manera más permanente posible. Sin embargo, se puede identificar qué nivel está más perturbado y se pueden hacer cambios en el entorno, cambiar conductas o adquirir alguna nueva habilidad. Muchas veces las personas hacen ésto en forma espontánea y, por ejemplo, se anotan en un curso de computación o de inglés. Lo que muchas personas no saben es que así como se entrenan las habilidades deportivas o lingüísticas, también es posible aprender nuevas habilidades sociales. Éstas pueden favorecerle en las entrevistas cuando realiza una búsqueda de empleo, o en el vencimiento de su timidez para afrontar situaciones sociales.

Toda psicoterapia aspira a que las personas modifiquen sus creencias, sus modos de pensar y actuar sobre los problemas que los aquejan. Como me dijo muy gráficamente un paciente: “Hay que agregarle más cartas al mazo para poder jugar más juegos”.

Finalmente, este Modelo Simplificador puede ser

exactamente en qué nivel hay que producir un cambio. Creo que con cierta uniformidad hoy día sólo se entrenan algunas capacidades supuestamente útiles para mejorar un contexto empresarial. Creo que a veces se obra con ligereza si no se hace un diagnóstico adecuado. No siempre los cursos de capacitación son la única herramienta o el nivel más pertinente para producir los cambios que se desean, pues los problemas pueden estar en las Creencias y valores de niveles superiores, o aún en la “Identidad” empresaria en cuestión.

muy útil en una organización para definir

He trabajado en Empresas industriales y organizaciones escolares con otros modelos y he visto cosas insólitas. En una oportunidad se hizo un estudio de mercado para cambiar la etiqueta de un producto de consumo masivo. De las conclusiones extraídas en los grupos motivacionales se recomendaba que esa etiqueta debía ser cambiada por otra que tuviera ciertos requisitos que la hicieran más atractiva para los consumidores. Cuando los creativos de la Agencia de Publicidad y los investigadores de mercado presentaron su propuesta, el representante local del producto dijo:

Bueno, pero al dueño de la Empresa le gusta ésta etiqueta (la existente) y no la quiere cambiar”. Mi pregunta fue: ”¿Cómo involucraron a tanta gente en la investigación y posterior diseño

de la nueva etiqueta sin haber tenido en cuenta este importante dato inicial?”. O sea, si no se partió

de los intereses del mismo dueño

(¡!).

No quiero dejar este Modelo sin referirme de manera completa a los escalones que pueden estar involucrados. Este gráfico fue tomado por Dilts de Bateson y yo le agregué algunas otras cosas. Hice distinciones en el nivel genéricamente llamado Espacio Supraindividual."

nivel genéricamente llamado Espacio Supraindividual." Incluir el nivel supraindividual nos permite identificar con

Incluir el nivel supraindividual nos permite identificar con más claridad con qué dificultades adicionales podemos encontrarnos. Para referir tan sólo un ejemplo ilustrativo, el antropólogo americano Edward Hall fue comisionado para estudiar las modalidades de comercialización que tenían ciertos pueblos, con los que se comenzó a hacer transacciones comerciales después de la 2da. Guerra. Como resultado de esas investigaciones, Hall escribió dos libros acerca del uso del tiempo y el espacio en las culturas anglosajona y latina. Watzlawic refiere muchos ejemplos semejantes. Otro

ejemplo, conocido y bastante cercano, es el que se da cuando una mujer no musulmana se casa con un musulmán al que conoció en su país. Cuando van de visita al país de origen de su marido, no es infrecuente que el miembro masculino de la pareja adopte comportamientos desconocidos para la desprevenida mujer, que puede encontrarse en una situación muy difícil en la que corre el riesgo, incluso, de perder la tenencia de sus hijos. Se han conocido varios casos, uno de ellos en nuestro país; otros incluso han sido llevados al cine. En casos como éstos, los cambios que podemos realizar ofrecen dificultades cuya solución no depende sólo de nosotros, al menos en el corto plazo, sino que requieren otras operatorias de negociación. (Trato este asunto con más detalle cuando abordo el tema de las creencias y los cambios de creencias).

Autoobservación

Es la habilidad de prestar atención a nuestros propios procesos de pensamiento, lenguaje utilizado, reacciones emocionales y estados corporales. Una autoobservación sistemática nos permite reconocer las regularidades o las secuencias que tienen aquellos procesos. La autoobservación pone en funcionamiento un aspecto natural del psiquismo. Por ejemplo, a veces al dormir tenemos un sueño que nos alarma o nos produce angustia, y de pronto aparece una voz o un pensamiento que nos dice: “No te preocupes, pues ésto no es más que un sueño”. En otras ocasiones, podemos estar teniendo una discusión desagradable y nuevamente la misma voz nos advierte que paremos la discusión, cuyo sentido se ha perdido, o bien que una interacción debe cambiar de rumbo. Podemos acceder o no a ese Observador interno. Muchas veces nos alivia en una pesadilla pero lo desafiamos en una discusión. Los Simplificadores que mencioné más arriba pueden ser acoplados a este Observador y utilizados como recursos.

Como cualquier habilidad, la autoobservación requiere práctica. Es importante definir con anticipación qué proceso deseamos observar, por cuánto tiempo o en qué situaciones. La autoobservación se registra por escrito en una hoja. Podemos hacerlo de este modo:

a) Para observar la tríada cognitiva y los presupuestos

       

Resultados

Situación

Pensamientos

 

Sentimientos

Acción

obtenidos

 

-

¿Que

     

pensé?

-

¿Qué

sentimientos y

- ¿Qué hice?

-

¿Qué

emociones?

Describir

reflexiones

-

¿Qué

- ¿Qué

movimientos

brevemente

el suceso

hice?

sensaciones

corporales:

realicé?

-

¿Qué

sueños o

fantasías se

me disparan?

me

contracturé,

tuve gastritis?

- ¿Qué actos

lingüísticos?

Para completar esta autoobservación, luego hacemos otra grilla incluyendo los recursos (modelo simplificador que podríamos haber usado para cambiar los resultados). Este “ensayo” va

generando un Observador interno que, a posteriori, actuará en el momento oportuno, provocando un resultado deseado o, al menos, disminuyendo los efectos indeseables.

¿Qué simplificador usar?. Cualquiera de los que hemos mencionado: los presupuestos que aplicarían como recursos, las posiciones perceptuales, los niveles lógicos de cambio, etc.

       

Resultados

Situación

Pensamientos

Sentimientos

Acción

obtenidos

1)

       

Presupuestos (*)

2) Posiciones

perceptuales

Cómo

Qué sentiría

Qué haría

Qué resultados

cambiarían

obtendría

3) Niveles

   

lógicos de

cambio

(*) Recursos alternativos que modificarían la percepción de la situación y, como consecuencia, los integrantes de la tríada cognitiva.

Feb 2013