Está en la página 1de 63
Towo VI L913 N18 REVISTA HISTORICA ARCHIVO Y MUSEO HISTORICO NACIONAL NENTIL age ql — 4 — SOROS NAGA Ye Apuntes histéricos ” sobre el descubrimiento.y poblaciin de la Banda Uriental del Rio de Ja Plata y las Cindades de Mon= tevideo, Maldonado, Colonia, ete., ete., por D. Déima- so Larranaga y D. José R. Guerra, 1494.—ste aio fué evlebrado en ordesillas wna Coneordin entre los Reyes Catélieos D. Fernando y D.a Isabel y el Rey Fidelisino D. Juan HL, en que (1) Estos relaciones trazadas evonoligiamtente ponen de elieve Ta neewra singular de don Danas» larafasa, fodos tos eqpacios, y que alaplé 4 ss nimerostsinos estos ise Arieos y cients posterions Se describen eon combina, ets x0 very be ‘ie 1808-1810 y sin adhereneas insginstivas las jitas de 181521819, —Dinsverss. (2) Don José Raimondo Guess, de Us ones ea el Rio de Ia Plata. Capitih allen varias de los esa stewsus fan 1808-180 + coaira Tas invasionca. Cabitlante, peo> {odo su ceo al servicio de los eargen. Dipwlado & Cortes por Moatovi {eo en 1809, desempens tos comlidos en efiieia, Le tue ejeentae ay eves ili 1 Aestamento patristen de Pérvs Castellano, qin vinnie Guerra leas alles eon lis suyas, le des one ae is biewes pa leepiés We su asuerte, Hier bi Ia instil, cus i suientos se deben al misto précer P. Castllauo, Director y Redaetor ‘il “Semanario Mereantil de Moutevies” se ennsages & su publien i6n-—1826-1820,—con elaridad de método, tanto en le expresién do In ideas, como en Ia insercin do tos documentos que la informa en primer témina, “EL Sersaria” eopiss.snon!s eariquesid eon i 709 histOviews eoutvibuird & porpetuar su memotia—Dinrccr6y, 12 ‘nuvista misténta fueron coneedidas 4 favor de dicho Monarea 270 goas més sobre Jas asignadas por la Bula Alexandrina, determinindose 370 leguas desde el Cabo Verde al Oeste; y que desde aqui debian pertenever lox desen irimientos 4 la corona de Castilla, 1494—Sebastiin Gaboto, veneeiano, al servicio de los Reyes Catélicos, fué el primero que deseubris el Rio de ln Plata, en el eual se intern6 600 leguas. 1508.—En resulta de este descubrimiento, partieron de Sevilla, Juan Dinz de Solis y Vieente Yaiex Pinzon, on dos caravelas, & reconocer las mevas eostas, ¥ 11 recorrieron hasta los 40 grados; de donde regresaron, después de demarcar sus puertos y ensenadas, 1515.—Volvié Juan de Solis con dos navi perfeccionar sus descubrimicntos. Tors en el Ri lox Tnocentes, y en la Cananen; y desde agui se dinigié al Rfo de la Plata, costemdolo por la orilla izquicrda hasta 1a confluencia do un Rio que hoy tiene su nombre {algo mits arriba del Cerro do Pan de Anfear), dente desembares y fué muerto 4 manos de los uaturales; rotirindose & Europa por tal accidente sus compaficros. 1624—Corresponde a dieho aiio el Congreso de B \lajox y Yelves, en que se tratd de Ia Linea Alexandaina, con motivo de la (Linea Alexandrina) enestién sobre Jas Molueas; y no quedé decidida cosa alguna, —Prosiguiendo (aboto sus comenzados desen- jentos, surgié en ta Isla de Patos y pns6 al Rio de J Plata, que entonees se lamaba de Solis foncleando corea de la Isla quo denomind de San Gabriel, frente Ja locacién en que mucho tiempo después fué funcada la Colonia del Sacramento, poco mis de 30 leguas alen tro del Rio; que, por lo visto, conocié desde entonces Gaboto, desaguaba en el paralelo del cero y pucrty ‘le Montevideo s que es sn verdaera emboeadura, como Jo tiene acreditado la experiencia, Tnternése en el Rio do San Salvador, unas 20 leeaas al Norte de Ia Co ¥en la misma eosta fundé um fuerte nombrantole de Saneti-Spiritus, euyas ruinas ain hoy subsist APUN TES IISTORICOS, ERC, 613 siendo ellas el primero y més antiguo monumento det Rio de Ia Plata, en orden 4 poblacioness y por consi ‘ente, 4 Ia Banda Oriental no puede newarsele sobre este hecho In preferencia. Pasé después Gaboto al Rio Parana, y como en su navegacién agnas arriba plata en poder de los natn rales, mudé este Rio principal el nombre de Solis; denominandolo Rio de la Plata, Por este tiempo, los Yaros y Charruas dieron muerte al capitan Juan AL vare Ramon y 4 otros mas, enviados por Gaboto & reconocer Ins interioridades del Rio Uruguay. 4585,—Arvib6 D. Pedro de Mendoza al Rio de le Plata con titulo de adelantado, y pasando & la banda austral fundé 4 Buenos Ayres. Ta falta de viveres to obligd & regresar & Espaiia; bien que, antes de tomar este partido, envi6 al capitan Juan de Ayolas eon tro- pas y embareaciones & que vio arriba procurase vi- fhullas, en vex de las enales halls In muerte. Domingo de Yrala prosiguié la empresa, y ganando el voto de ta gente de los buques para no regresar i Buenos Ayres, fund6 la eiudad de In Aswmpeion del Paraguay. 7540—En vista del mal sueeso de Ia primera fun- ddacién de Buenos Ayres, el Eimperador Carlos V, (Pri wero de este nombre en Bspaiia) dispuso pasase al Rio le Ia Plata, Alvar Nuiiez Cabeza de Vaca. Este legs 4 Santa Catalina, y entrando por el Rio Ttubueti cer. vano do dich Ysla, desembares, 4 20 leguas, con gon tes dle armas, en los territorios septentrionales dol Rio de la Plata, y se dirigié fcin el Paraguay atravesando wrandes montaiias y varios rios, que encontré en 100 Ioyuas de pais desiorto, hasta deseubrir Ins. primeras poblaciones que llaman del Campo, habitadas de diver sas naciones, bajo el nombre generico de Guaranios, Denomind esta comaren Provincia de Vern;y, por fil: timo, pas6 4 la banda austral del Rio de Ia Plata para GJereer su Gobierno en Buenos Ayres, 614 uvisra mistOntca 1564.—Fvé transportado de Bspaiia el primer gx nado vaenno 4 estos territorios. 1480.—Fueron conducidas desde Chareas 4 estos campos mas cabezas del mismo ganado, que multipli candose con las anteriores prodigiosamente atrajo cl ‘iseo de su logro muchos hombres, que desde Inego se oouparon en In matanza y faena de corambres, los cuales estableciendose por dicho motive en el pais, diovon impulso 4 su primera poblacton. Ta notieia 16 tan Ineroso articulo de comercio, dié ocasién a que va vios Iuques estrangeros visitasen las eostas de esta anda, surgienlo en la Ensenada de Castillos, y en lt rada de Maldonado. 1632.—Desile este aiio en aclehinte tenfan dos los Jesuitas del Paraguay varios pueblos d tapes en la eabezeras del Yguay y en su orilla 0 tal. Se les dié el apelativo de apes, por ma gran montaiia de este nombre. Los pueblos se denominaban, San Christoval, San Joaquin, Santa ‘Teresa, de Jess Marfa, y otros destrafdos por os mamelueos de Sa Pablo, euyas reliquias afin se hallan en algunos de los Preblos que subsisten; y por lo mismo os cosa de be. cho, que los Jesuitas misionaban deside entonees en esta banda, Los Charruas, de quienes todavia se con. serva un corto mimero, eeupaban las mirgenes meri- dionales del Uruguay y no impedian el paso i estas tiorras, cuyo centro tabitaban los Yaros, Bohanos Y Mimuanes, de los enales no existen ya las dos pri metas naciones, estando solamente algunos 500 indi- viduos de Ja altima, que moraban entonees mis inme- diatos & las costas del Rio de la Plata, po endo inos cle Montevideo mientras vivis Después se dieron & robar Jas Iv ciendas de ln eampaia, y fué preciso salir contra ellos en varias oeasiones, corriendolos hasta San Miguel, distante nas de Montevideo. Pony nilins en pax con los su Cacique Betote # ° APUNTES HISTORICOS, EC, o15 1680.—Fin el aio marginal fué fundada por los por. tugueses Ja Colonia del Sacramento, siendo Goberna, dor del Janeiro Manne! Lobo, quien envié para olla poreién de embarcaciones con tropa, artilleria, artifices ¥ trabajadores al sosten y efecto de la obra. Recov- niido Lobo por el Gobierno de Buenos Ayres, respon did: “Que los portugueses moradores del Brasil tenfan permiso de su soberano para plantifiear nuevas pobla ciones en las tierras vacfas; y que habiendo salido con aenerdo del Ayuntamiento del Janeiro & busear puert donde establecerse ningguno les habia parecido mis A propésito que aquel’, Hil Gobernador de Buenos Ayres D, José de Garza, dié orden al Comandante D. Antonio de Vera Mujiea para que la tomase por asalto y la desmantelase, 1681.—Pué devuelta la plaza el atio siguiente do 81, mediante el tratado provisional de 7 de Mayo, que se ajusté en el segundo eongreso de Badajoz y Yelves, cediendo el Rey eatdlico interinamente dich pla: mientras se tiraba la Linen de Demarencion, pues, por efecto de observaciones astronémicas, los ‘eosmégra fos portugueses y espaitoles sueahan resultados: muy @iferentes. Se estipuld en el Art, 6: de esto tratado, qne los portngueses debian devolver un considerable 1aimero de indiog que havian arrancado de sus hogaves ¥ establecimientos de esta banda seplentrional euyo cémputo era ostimado en algunos treseientos mil indi- viduo: W701 V, eodis En Junio de este ato el Rey Catélieo Felipe Portugal la Colonia del Sacramento, segiin el Art. 52 del tratado de Atianza, 1715—Por los Art. 5." y 62" del tratado de Wireeht, fué Ia Colonia de Sacramento eedida en propiedad 4 Portugal, con ol territorin pertenceiente 4 ella. Pero los Gobernadores de Buenos Ayres no entendioron per mitido otro territorio que el sleance del tivo del eafion 616 movisza unsr6mica, dol ealiine de & veintionatro; & lo que se opnso Ports zal, continuando por consiguiente la enestion, pues queria dicha potencia se entendiese por estensivo et espresado territorio, @ toda esta banda Oriental. 1717—Una esquadra espaiiola fué enviada eon los corsarios que infestaban estos mares, Ia enal apre 86 en el puerto de Montevideo un navfo frances que hacia el tréfico de eueros vacunos; y en Ia rada de Maldonado apresé otra embareacién francesa destina- dia al mismo negocio. Remitidos ambos buqnes it Hs pafia, fueron deelarados por de buena presa. 1720.—Fixploradas estas costas de dren del Gobier: no do Buenos Ayres, vesulté de la investigacion haber sido hallados portugueses, que ya se disponfan ner en obra el proyeeto de establecerse en Montevideo do donde al punto fueron expr 1723.—Practiearon dle muevo los portugueses iguales diligencias dle sitaarse en este puerto, enviando para cello un navio de guerra, con avtilleria y tropa de des. embareo que, en numero de 200 hombres suarnecieron el puerto fortifieéndolo con In construecion de un Re- dueto, Pero anoticiado de ta novedad el Gobernador do Buenos Ayres D, Bruno Mauricio de Zavala, despa ch inmediatamente al eapitan D. Alonso de la Vega para intimarles evaenasen el puesto. Y hnbiendo me. dindo varios oficios de parte 4 parte en quo el Co: mandante portugues mostraba resistirse; Zavala de ferming pasar 4 situarse en el Arroyo de San Juan, desde donde envié fuerzas de mar y tierra que, no solo obligaron % los portuseueses al abandono de aquelte empresa, sino que revolviendo sobre In phvza de In Co: fonia, y no dandose en ella por seguro sn Cobernadc: Vonseea si oponia resistencia, resolvié abadonarla en 2 de Bnero de 1724. 1724—Ein resultas de ta citada tentati tugueses sobre establecerse en Montevid de los Pox leo, se Hevaron APUNTES TsTORICOS, BTC, 617 fi ofeoto por el Gobernador Zavala las anticipadas or enes que tenia de fortifiear, no menos dicho punto, que el de Maldonado, 41726.—Vinieron de Canarias veinte familias, 4 que lose algunas otras de Buenos Ayres, se veri fied la fundacién de Montevideo, bajo la ‘Lutela y Pa- trocinio de los Apostoles Sn. Felipe y Santiago del aiombre del Rey Felipe V_entonees reinante, 1729.—Llegaron 4 Montevideo treinta familias mis de Canarias para aumento de la poblacion, en lugar dle las que de Espaia se habian ofreetdo al mismo ti. 1730.—Fué instalado por el Gobernador y eapitan ge- neral Zavala el Cabildo de Montevideo, y se trabajaba { misino tiempo con empelio en las fortifienciones ae sit reeinto, porque desde el aiio de 1724, no se habia practicado en este genero otra cosa que un Reducto «le seis eaiiones. Deliniose por ingenieros Ia traza de Ja ciniad; repartieronse solares de einenenta varas en ‘eaniros para casas, i enda veeino; y 81 suertes cle cha stancias: distribuyeronse 1,600 obejas: re. partiose ropa y utensillos 4 los mas necesitados; fus1- «lése In Estancia del Rey eon 4,500 eahezas de ganado vacwno, ¥ 2,080 caballos, nombrdse cura pfrrocos ¥ se rieron os cimientos para la Iglesia parroquial, Pasé 10 Zavaln 4 reconocer Ins costas de Maldonado y no le agrad6 el puerto, ni su playa arenosa. 1731.—La poblacién de Montevideo, se hallé en gran contlicto por et alboroto de los Minuanes, que ofendi los con la muerte que 4 imo de los suyos dié Domingo Martinez, se reunieron en mimero de 200, é hicieron grandes estragos en Ia campaita, desafiando por ulti- ao al Comandante de la Plaza. Sabido el easo en cra y 9 Puenos Ayres envié Zavala al eapitan D, José Rome- se dis: ro con 50 Dragones para reforzar In Plaza, puis que el mismo Romero saliese con 230 ho inelasos dichos Dragones. 01s raevista usrORrCA, jos de au. Padeeté dicho capitan desile los pi mareha algma dispercion, enyo incidente huho de te iiediarse con el refuerzo de 110 dragones del Presidio, y 70 hombres del mando de Juan Rocha, que snnea se le incorporaron, Romero se hizo de 15 hombres mas, reelutados en el eamino; pero al eabo de cineo jorm, das de Montevideo, sus fuerzas solo consistian en 45 individuos, Los minuanes en niimero de 500, los rorlea fe horas, y despues de varios ataynes ¥ os se retiraron contentos con toda la eaba 1733. —Comenzaron los Paulistas & situarse en la anda septentrional del Yaeny acereandose por el pa rage en que dicho rio deja sn nombre y toma el de Rio Grande, que trasladavon «su orilla meridional, de donde les fn6 forzoso retivarse 4 la vista de un desta eamnento de Dragones manado por el Alferex 1. Hs van del Castillo. 1754.—Habiendose divigido dicho ofieinl feia sla erva de San Miguel, volvieron los portugueses al anterior territorio, En este ao comenairon las hostilidades. 1735.—E Wobernador de Buenos Ayres D, Miguel do Saleedo, puso sitio 4 In Colonia. Su Gob D, Pedro Vasconcelos, queriendo aliviar la plaza, en Vid al Rio Grande de San Pedro en buques) menor’ mero de familias, que, eon auxilio de los Pau. Tistas y de tos Catalinetas, dieron forma 4 la villa d> dicho nombre, en donde el Mnestre de eampo ports gues Domingo Fernandez congress 500 hombres de armas, que fueron batidos por Castille quedando pri sionero aquel 1737 —Por Mayo do este alto Intho eonvencién, pac- tada entre las dos potencias limitrofes para cesacio de hostilidades y que se mantuviese lag esas en et cestado que se hallasen f la Hegada de Ins rienes, Tl APUNTES HISTORICOS, ETO, 619 comandante del Real de San Carlos prohibié entonees por bando pribliee todo comereio cou la Colonia. Pasé desile ln referida Plaza en dicho allo de 37, el Sargento Mayor José de Silva Paez 4 ocapar el Rio Grande con tropa y artilleria, permaneeiendo el Alte rez Castillo en San Miguel, Silva se extendié progre sivamente al espacio de mas de GO leguas en aquel pais may abindante de ganados, construyendo fuertes: ¥ por ultimo, haciendose dueito de la fortaleza y sien de San Miguel, situada 4 60 leguas Sur del mismo Rio Grande y 475 de Montevideo, apoderindose igualmente del Corral Alto, que es uno de los mejores terrenos dista 18 leguas de Ia Villa de San Pedro del Rio Grande. Reedified Silva de piedra y barro cl Fuerte de San Miguel, guarieciendole con 6 pieaas de axtille jay refuerzo de infanteria y dragones; avanzandose con estos los Portugueses hasta establecer una Guar- dia y poreion de Estancins 4 las orillas del Arroyo Chay, con mas la oeupacion de 16 leguas hasta Casti- os Grandes, 1747) Teniente General D. José de Andonaegui, Gobernador de Buenos Ayres, en vista de los Presu- Imestos de gastos de fortifiension formailos de su or den por ¢) ingeniero Cardoso, relativos la de Mon- tevideo y Puerto de Maldonado, que ascendian 4 la suma de 200,055 pesos annales, propuso al Rey Pernan do VI, el arbitrio de que eada dos aiios viniese una cubareacion de 150 toneladas con 27 mil libras de ta- baco en polvo Inbrado en Sevilla y en Ia Havana, pro- pio para la aficion de estas provineias, euyo consimo se graduaba ascenderian en la de Buenos Ayres i 15,000 Tibras, en la de ‘euman 4 11,500, y en la del Paraguay 4 500; 4 que agregados otros muchos artien Jos que pudieran venir de las buenas fabrieas pa darles internacion al Peri mientras se hallaba prohi bida esta vin 4 los partienlares, pndiera produeir una 620 navisa rstéiea mena renta, no solo para proveer & los expresailos gastos, sino tambien para otras atenciones del Hstad, 1748.—La anteeedente propuesta produjo el estanco del tabaco polvillo, en estas provineias. Bi mismo aiio, se renové por hando piiblieo In ex- pulsidn de residentos oxtrangeros con arreglo 4 las eyes. 1748—Se practicd un reconocimiento de Ia Serrania de las Minas, torritorio de Maldonado, por Henrique Potivenit, que habia Megado 4 Montevideo para pasar con destino 4 Ia easa de Moneda de Potosi Este allo acaecid una grande eonspiracion de Tndios dosile Ins mirgenes del Uruguay. Los Charruas, Mi- nanes, Yaros, Bajaes, Machados y apes en mtimero de 800 desolaban el pais; y Montevideo hizo eausa c mun con Santa FS, Soriano y varios pueblos de Mi siones del Uruguay. Después de varios enenentros en que _perecioron de log infleles mas de 200 quedaado prisioneros 182, logré disiparse esta tempestad. 1760.—Proilujeron estos escarmientos ln venida del caciqne Canamasan al frente de muchos de los suyos, en solieitud de que Montevideo les eoncediese un esta Hlecimienta en sus inmediaeiones. It Cabildo tats inny seriamente sobre el negocio, contando con los a ios de D. Juan de Achuearros pero no tuo efecto por entonces Ia pretendida redueci Con motivo del tratado de este allo, oeuparon los Portugueses desde Viamont hain Rio Pardo y el Ya. eny, con muy dilatados terrenos ‘cin Moxos. 4751—Hasta esta época ol ramo de lo Politico ests Ju en la Cindad de Montevideo confindo si su Cahildo, ¥ el de lo Militar @ comandantes de armas EI Rey tubo # bien declararla Plaza de Armas y Gobierno Politico y Militar, confiriendo dicho empleo al Coronel D. José Toaquin de Viana, enyos primeros euidados se dirigieron a la pacifieacion de Ia Campatia, APUNTES sunsrdmI008, wre, ost que desde Tuego medité debia ser con el tiempo lo que mas que todo debia con é la poblacion y engran- decimiento de su gobierno. Con 220 hombres al mando del Sargento Mayor D. Manne! Dominguez fué reeo. rrido ol campo hasta el Tacnary, donde aprisionado wn Cacique Minuan y sabiéndose por él la situacién de los suyos, fueron ataeados y vencidos los Minuanos, eon pérdida de 91 prisioneros y muchos muertos. Un oste aiio consiguié de In corte de Madrid, el por- fguez Pinto Villalobos, permiso para extraer Mulas 4 los Dominios de Portugual, sobre cuya verifieacion hizo resistencia el Virey dle Lima: eomoreio segura. mente muy yentajoso para esta eampatia quo se halla ba contenida 4 enviarlas al Perti, 6 abandonar tan In storio de Espaiia, escribié al Gobernador del Paraguay D, Jaymen Sant-Just que estableciese en aquelin Provincia Ia fabrien de tabaco negro llamado brasil 1753.—Hecho el ensayo, remitié Sant-Just 953 arvo bas de eseclente calidad 1755.—Wné construido el fuerte de San Gonzalo de orden del General Gomer Freire de Andrade, eon prs texto de almacenes de viveres para la tropa portuguesa que debia coneurrir eon Ja espaiiola a despajar las Mi siones y llevar 4 efecto el tratado de limites 1762.—Mdifiearon los portugueses una fortaleza en Santa Teresa, Bn este mismo afio so declard In gue rra, ¥ el Teniente General D. Pedro Autonio de Ceba. Nos se apoders de la Colonia, euya conqnista pretends arrebatarle el Commodoro ingles Maniamara eon dos fragatas de guerra y un navio de linea nombrado Lord Hive, que, después de un vivisimo caitoneo de dos ho- Ya8 ¥ movin, se incondid y fué volado. En seguida so apoders Ceballos de la fortaleza de Santa ‘eresa (mandada por el desgraciado Coronel Osorio), dispo. oe nnvisra misrontca niendo se construyese de nnevo en mejor forma, & igualmente se apoderd de ios fuertes de San Miguel, Santa ‘Teola, San Gonzalo y Villa de San Pedro del Rio Grande, eon Ja banda Hamada del Norte, De igual clase de tabaeo negro de Ia remitida & Hs. paiia en 1735, fueron enviadas 1897 arrobas; ahandoné este proyecto, en que iba 4 sufrir un eousi- erable golpe la extraceién que de este articulo se ha. cia de Portugal. Se atribuy6 entonees 4 falta de eco- niomia el que no prevaleciese aquiel proyecto. 1763.—Hecha la paz, devolvié Ceballos solamente In plaza de In Colonia del Sacramento, Le hieieron va rios requerimientos el Virey del Brasil Conde de Bo- badela, y su sueesor Conde da Cimha; pero Ceballos lejos dle entregar Ios puestos quo Te demandaban re clamaba nuevos territorios. Ya en 1762 habian pro- codido las eonferenins entre el Marques de Valeli- rios y el dicho Conde de Bobadela, sin conocido efeoto. Se repitié por el Comandante del Real de San Carlos igual bando que el del aiio de 1737, sobre prohibir todo trafieo eomersial eon Ia Colonia, 1764,—Tomé posesién del mando de esta plaza segundo Gobernador D. Agustin de Ia Rosa. 1765.—¥n 6 de Bnoro de este ito requirié ofeial- mente Ia corte de Lishoa, por medio de su Ministro en la de Madrid, la entrega de la Plaza de la Colonia del Sacramento, si las de San Gabriel, Martin Gare y Dos Hermanas, y el Bio Grande de San Pedro eon su terilorio y demas puestos de qiie habian sido des alojados los Portugueses durante la guerra. El Mi- nistro portugues D. Ayres de Say Melo quedo tual sa tisfecho do In eontestacion dada por el Ministro espa nol Marquez de Grimaldi 1707—Fueron espulsados los Jesuitas del Hospicio de Montevideo y de todos los Colegios, Residencias y Misiones de la Amérien Meridional espafiola, Se em- Apuxres nsrénicos, wre, 623 barearon en Ja Ensenada de Barragan sobre Ia fragata de guerra nombrada la “Venus”, comandante el eapi tan de fragata D. Gabriel de Guerra, y sobre los buques partioulares fragata “San Hstevan”” y bergantia “Pa- Jaro” en mumero de trescientos novenita y siete, de to- dos los coleyios y Residencias de las Provineias del Rio de la Plata, inclusas las Misiones de Guaranies y Jas de Moxos y’ Chiquitos. Las tropas espatiolas que guarnecian el Rio Grande de San Pedro, en ambas bandas, nombradas Sur y Norte, disgustadas de quo el Teniente general D. Kran cisco Bucareli, Gobernador de Buenos Ayres, tio les envinba pagamentos, movieron wna sedivion, que, sun que logr6 apagarla el comandante principal D. José de Molina, en la banda del Sur, costs se perdiese la dol Norte porque habiendo desertado Ja mayor parte de su. guarnicién fué necesario abandonarla, Luego ocups aquellos puertos el comandante general portugues Jos Custodio de Sa 6 Faria, En 23 de Mayo se notaron tr. pas porlugnesas en la Sierra de los ‘Tapes confinants n el Rio de San Gonzalo, y el 29 del mismo al amane- cor, el Coronel José Marcelino de Figueredo, segundo de Sa, atravexé bajo de una densa niebla, eon poreion de Inques inenores dirigiondose 4 la banda del Sux, eon de signio de tomar por sorpresa Ia villa de San Pedro, ‘Pabo Figueredo la desgracia de errar el rwmbo, abatido por la corriente de lay aguas, pues abordé, con 800 hombres de su mando, al pantano en que por la parte septen. trional termina aquella lengua de tierra; de moto que, siendo sentidos, tubieron que retirarse eon bastante desealabro eausado por los fuegos de In Batoria llama. da de la Pélvora, y por los de la Tartana de guerra nombrada “San Nicolas”, que se hallé easnaluente i tiro de cation, Ista derrota paralizé los mo. vimientos do Sa por la retaguardia y deseoneerté en: wente sus planes. Todo esto acontecia sin prec: der ninguna declaracion de guerra. oad RpyistA HISTORICA 41771-—Fué depuesto por el eapitan general D. Jnana José de Vértiz el Gobernador de Montevideo la Rosa, quien tenia mui disgustado al yeeindario por titud y esedndalos; y ocups dicho Gobierno mente el Mariseal de eampo Viana; que lo habia sido antes en propiedad. 1773,—Reeayé el Gobierno interino de Montevideo por fallecimiento del ante dicho Gobernador, en el ‘Te ate Coronel D. Joaquin del Pino, 15] comandante portuguez ce la banda del Norte del Rio Grande y el comandante espaiiol de 1a banda del Sur, se requerfan deste afios antes sobre la navewacion de dicho Rio, sosteniendo el espaiiol que todo el cause do las aguas perteneeia a 8. M. C. Los nques portugueses de comereio pngnaban 4 en- tray, y las baterias del Sur los cafioneaban a su entra dda, por lo cual reeibian averias y los buques que fon deados afuera esperaban viento hecho, se esponian 4 continnos naufragios. Para hacer mas respetable el enestionado derecho, bajé de Viamot un paquebot de guerra portugues, construido alli, 4 situarse en Ia me- diania de la Villa de San José del Norte y Ia Bateria de las Higneras de la misma costa; en eontraposivion dle lo cual habian sido enyiadas al mismo puerto la goleta de guerra ‘Santa Matilde’? y Ia balandra ‘Go- Iondrina”” que se situaron en In boca de la Mange Las cosas por In parte del Rio Grande se mantenian con el mismo estat. Por la parte de la eampaita tos portugueses establecieron estancias hasta el Rio Tea haeaa y practicaban corverias mucho mas al Sur. Esto ocasioné que el capitan general Vertiz determinase recorrer los. territorios espaitoles hasta Ta froniora portuguesa, para Jo cual se transfirié & Montevideo, ¢ dando drien Molina de marehar desde el Rio Gran Ge con un grueso destacamento al Acesend; se ineorpors ‘Vertiz en dicho punto con las tropas estraidas de esta o APUNTES HustdnIC0s, Bro, 625 plaza, componiendose de 1014 hombres el total de la espedicion, Vertiz Ieg6 hasta en frente de la con fuencia del Rio Pardo, sin mas obstaeulo notable quo una pequeiia resistencia opuesta en el Retrinchera- mento de nn paso del Pequiri, (otros decian sor Taba tingay), que los portugueses no se empeiiaron en de. fender; y con esto regresé dein el Rio Grande entera- mente 4 pié, pasando el Desaguadero por ol paso de Boca. Vertia se retirs al Rio Grande, los portuguoses aco: metievon Ia guardia espaitola del Rio Vacacay Mini, y abultaron na partida compnesta de milicias de la ciudad de Corrientes y de indios ile Misiones, qe acam aba cerea del Arroyo de Santa Barbara, on ettyo tran ce Imbo algunos unertos, leridos, y_prisioneros. ue se siguié el asedio del Pnerte de Santa Tecla, « defendide con poca gente por el imperterrito eapitan D, Luis Ramirez hasta resistir cineo asaltos y earcoor casi totaknente de municiones de guerra y boca, ca- pitulé, finalmente concediendole el comandante contra rio salir fibre con toda su guarnicion armada, un eavion con mecha encendida y dos carros enbiortos, Hecho que honra sobre manera al veneedor y al vencido. 1774-—Llegaron de Espaiia & Montevideo cinco Int- ques do guerra con destino al Rio Grande, f donde pa saron despues de reunirseles In goleta “Pastoriza”, Dichos cinco buques al mando del eapitan de fragata D, Francisco Xavier de Morales eran, el bergantin “Santiago”, comandante: la corbeta “Atoeha’: la corbeta “Dolores”: Ia saetia «San Pranciseo”” saetia “Misericordia”. La eorbeta “Atochn’” zo en la Barra. Las cuatro embareaciones restantes y In “Pastoriza”’ formaron Tinea en Ia costa del Sur entre Ins baterias de Santa Barbara y ‘Trinidad, Dosde antes del arribo de estos buques so habfa observado que en la Banda del Norte se ihan acum Jando ereeido niimero de tropas 626 nevisea iisrGKICA, 1778—A fines del aiio anterior 6 principios de este entxaron & viva fuerza por la Barra del Rio Grande eatorce buques armados en guerra y escoltados por el navio de Tinea nombrado “San Anton”, que se queds 4 fuera, Mandaba dichas fuerzas el comandante ge neral Makeclm embareaco en una balandva artillada de 4 24. Rntre los dems buqnes eran notables Ia fra gala Princesa del Brasil’? de porte de 40 piezas y otra fragata de 32, Los demas eran paquebotes ¥ ber santines, ‘Al primer viento favorable, eargados de tropa ae desembarco acometieron In eseuadtilla espatiola qe 8° hallaba fondenda on el parage espresado; pero i las tres horas de un reiido combate desistieron de la em- presa los portngueses, hahiendo sido echada 4 pique Ia Dalandra comandante é incendiado un hergantin, La eausn principal de este sueeso eonsistié en los fuegos do Ins hater ida, y en los de la bateria rasante nombrada del Triunfo, que se eons trny6 en el centro desde que aparecié Ia eitada eseua- dra portuguesa Esta, despnes det mencionado combate, tomé posi ¢ién mas arriba de ta bateria de las Hignoras en la costa del Norte. Las tropas portagnesas reunidas on aquella banda consistian en seis mil hombres, mandados en xefe por el Toniente General Joan Henrique Bohom, & eayas ordenes so hallaha en clase de Mayor General el Ma- riseal de campo Jacques Punck. Las tropas espa‘io- Jay del Sur, mandadas por los Coroneles D. José de Molina y D. Miguel ‘Texnda, i eayas ordenes mandaba Ja costa de la Barra el Teniente Coronel de Artilleria D. Francisco Betzebé de Dueds, eonsistinn on 1800 hombres repartidos desde el pnehlo de Torotetima eor cao el Desagnadero, hasta el Fuerte de la Barra, oct. pando digha linea el espacio de ocho leguas, aroxtes insrdni00#, wre. oz Bl dia 12 de Abril antes de amanceer, consignioron Jos portugueses, con hotes y jangadas, hacer & un mis mo tiempo, sin ser sentiilos, dos desombarzos por ambo flaneos de la eseuadrilla espafiola, y aeometiondo por Ja espalda las haterias de Santa Barbara y ‘Trinidad, situadas sobre médanos altos al frente del Rio, Ins to- ‘maron en menos de un cnarto de hora por asalto, Luego que amaneeis, ayudados de viento favorable dicron Ja vel las dos esenadras: In portuguesa para caer encima de In espaiiola: ésta, para e iar los fue consignid, con pord "quo bard al desemboear sin que pndiese seguirla In eseuadra portuguesa, porque baj6 mucho el agua y no ball6 Ia suficiente para hacerse al mar. (Continuaré) ‘Tomo VIT 1914 Ne19 REVISTA HISTORICA ARCHIVO Y MUSEO IISTORICO NACIONAL, Director: LUIS CARVE, aren nghlecies! one jy t Apuntes histéricos Apuntes histéricos sobre el descubrimiento y pobla- cion de 1a Banda Orientat del Rio de la Plata y las ciudades de Montevideo, Maldonado, Colonia, et por don Damaso Tarrafiaga y don José R. Guerra. Moris sus reales seguidamente contra el Rio Grande de San Pedro; pero en Ja mitad del camino le aleanzé Ja noticia de la paz, por lo enal regresé si tomar en Buenos Ayres la posesion de su Virreinato, Poco antes cl navio de linea “Santo Domingo” (antiguo en este puerto), y el navio de igual clase “San Agustin’? (re. cien Hegado) salieron juntos para condueir viveres a la gmarnicion espaiiola de Santa Catalina, de euya isla y fortalezas, se habia apoderado Seballos desde el 5 de ‘Marzo; y habiendose separado ol ‘San Agustin” caren do diclia isla se halls improvisamente en medio de una cseuadra portuguesa que lo rindié © introdujo en ol Janeiro. Por los tratados de paz fué devuelta a Port referida isla do Santa Catalina, recibiendo Esp cambio, las islas de Annobon y Fernando, Po, donde perecieron de epidemia el Brigadier Conde de Axgelejo y esi toda Ia tropa y empleados que le aecompafiaban; salvandose las reliquias en Ios bnques de transporte, I la (1) Vs pas. 610 y siguientes del tomo VE de esta Revista 82 REVISTA HISTORICA ¥ quedando dichas islas abandonadas por inhabitables. 1778—Por Real cédula de 2 de Febrero se concedié ¢1 comercio libre de estos puertos desde los habilitados cn la Peninsula, y la internacion de efectos al Pert, creandose Jas Aduanas de Buenos Ayres y de M video. Desile dicha époea debe calenlarse el r progreso de esta ciudad y st jurisdicei 1779-—Con el designio de formar varios establesi- micntos en Ia costa Patagoniea y proporeionar la pesca de In Ballena en aquellos mares fué comisionado por la corte de Madrid D, Juan de In Piedva eon el earacter de Tntencente para condueit una gran poreton de fa- anilias espafidlas pobladoras, que se repartieron en los puntos de San Julian, Puerto Deseado, San José y Rio Negro. La intemperie rigida de los dos primeros destinos, y la esterilidad del terreno, oeasionaron epi- demias y mortandades, siendo preciso conducir 4 las eereanfas de Montevideo y Maldonado sus restos, per dignose por entonees la esperanza de la pesca. El establecimiento del Rio Negro ha subsistide pobremen- te, aun después de In desgraciada muerte de Piedra y de otros, a manos de Jos indios, por haberles exaspe- rao con mala politic y peores artes. 4784.—D. Prancisea Medina, Vecino de esta eindad, que habia hecho erecida fortuna eon el asiento de ¥i- veres de Ia espedicion de 1777, aspirando por su genio rmprendedor a promover Incrosos ramos «le industria, hizo dos costosas espediciones a In pesca de ballena cx los mares Patagonicos con sus fragatas “Vertis?” y “Carmen”, BL Virey Marques de Loreto, le atre ‘vesé la tercera tentativa, prendiendo y remitiendo a Espafia los arponeros y demas beneficiadores ingleses; ‘a doterminacion le Fué desaprobada al Virey por la 9 el emprentedor tuvo que desi con los perjuicios parlecidos. BI mismo Medina fué ol primero que planti- ® APONTES unr6nIcos aa fiease en esta provincia un saladero formal de carnes ¥ tocinos a estilo del Norte, para lo cual Ie sirvieron We mncho Ios ingleses balleneros que le fueron «levuel- tos de Espana, Compré para esto Ia estancia del Colla: hizo en ella grandes obrages; estableeié grandes erfas de cerdos, y recogié mas de 30 mil cabezas de ganado vacuno; pues su proyecto no era menos que abastecer de estos renglonos toda Ia armada naval espaiiola. All tiempo de remitir sus primeros ensayos, le sobrecosié: Ia muerte en Agosto de 88; el Virey Loreto trahd em- hargo sobre sus bienes (se ignora hasta el dfa por cual fundada razén) ; y dejé perecer el establecimiento, Jas salazones hechas para un eompleto cargamento, los corambres avopiados; y por abreviar, el todo de los hienes aprecindos moderadamente en mas de 200 mil pesos. Desde esta 6pocn comenzé a tomar incremento el ramo de salazones a que se fueron dedieando otros muchos veeinos con gran ventaja del pats, en virkud do los conocimientos que aquol dej6-diseminados. 1769.—En de Ilegé a este puerto, procedente del de Cadiz In espedicién cientifion al manto y direecién del Brigadier D. Alejandro Malespina con destino 4 dar In vuelta al Munlo y hacer varias investigaciones astronémicas, geogrifieas y de historia natural, para eatyo efecto en las eorbetas de 8..M. C. ta “Deseubierta”” y In “Atrevida”” vinieron oficiales expertos, y faculta- tivos de todas clases, que practicaron trabajos vitiles sobre Ins costas dle este Rio de la Plata y de Patagones. ‘Duré la comisién hasta el aio de 98 inclusive. La compaiifa espaiiola de Ia pesea de Ballena y otros peees, con un fondo. de seis millones de reales devia operar en estas eostas, premmida de amchos pi ios esclusives y eon facultad de poder traer familias de Europa para fundar pueblos en Jas costas desiertas, 1790.—Luego que el Virey D. Nieolas de Arredondo 84 BVISTA HISTORICA -recibié esta Real Cedula de la pesca, hizo un cecuento en esta Banda de las familias pobladoras llegadas dese €l afio de setenta y ocho, Kn ln jurisdiceién de Mon tevideo se mmeravon 77 familias con 824 personas; en In de Maldonado y villa de San Carlos 124, eon 636, Hn viriud de tratados del mismo ano de 90, se concedli6 permisa a los ingleses para pescar en estos nares, pudiendo desembarear en las costas, poner ea- Daiias, ete, 1794—Se promovi6 en spain otra especutacion que surtié mejor efecto, Coneedié et Rey franqui cl comercio de Bselavatura extensivo a todos sus vasa- Ios, permitiendo que su importe so extragese directa mente a puertas extrangeros en frutos del pais. Pro- dujo esta medida el que en el término de tres afios se lubiesen introdueido en este puerto dos mil seiscientos ochenta y mueve negros. 1792—Pué formalizaila sobre mas sélidas bases la compatifa de In pesea de Ballena con muchas y eseripelones; pero varios contratiempos arrumaron festa compaitin efimera, que mantuvo en Maldonado nn establecimiento siompre inerte y eadneo. 1797 —Pas6 1 esta Plaza de Montevideo desde Bi Aires el Virey D, Pedro Melo de Portugal eon moi de la guerra con los ingleses, y murié en dieha plaza de enfermedad, dia de Sabado Santo, Le suceedié en el Vireinato el Mariseal de Campo D. Antonio Olnguer Felis, 4° Gobernador de Monte video, y este Gobierno reeayé en e] Brigadier D. José de Bustamante y Guerra, Comanilante de Marina, 5. Gobernador de dicha ciudad, 1798.—Acorseei6 In invasi6n de los Chnevuns y Mi- mianes en némero demas de mil, a las V otros puntos de San Borja, Ia Crna y Yapeyti, Mataron 40 Gnaranies; hirieron a otros, y se Hevaron tres mil caballos; pero el Coronel D, Francisco Jos dlerrot6 com- pletamente. solve querins ¥ me shes APUNTES MIsTOnICOS 85 1800-—B) Virey Marques de Avilés dié libertad a Jos indios de los pueblos de Misiones, adjudieandolos tierras y ganados, y confiriendoles el derecho de poseer propio peenlio, 1801—Habiendo entrado de Virey el Mariseal do Campo D. Joaquin del Pino en 20 de Mayo, se celebrd un consejo de guerra para tratar de Ia mejor defeusa de esta banda y pueblos de Misiones, con motivo de tn guerra con Portugal. Se hizo en consecuencia de osto an padyon general de los 30 pueblos de Misiones, et que denumers el Gobernador de ellos, corouel D. Ju nin de Soria, 45,639 individuos de ambos sexos, eumule el aiio de 1767 al tiempo de Ja expulsion de los Je- suitas se contaron 98 mil, La razon del déficit de 59 personas de este principal en el transeurso de 34 aiios, es un problema que los Misioneros suscesores de nquellos deherian resolver. Fueron tomados por portugneses este aiio los siete pueblos de Misiones del departamento de San Miguel, con Batovi, Santa Tecla, y todas Ins demas guardias de ta Linea; 4 10 que contribuyeron los mismos indios Miguelitas, disgustados de In poltroneria y vejaciones del Coronel D. Francisco Rodrigo, su ‘Teniente Gohor- nado 1302—Reclamé del Virey del Brasil el Virey de Buenos Ayres la devolucion del departamento de San Miguel y demas frontera, alegando ser ocupacion hecha despues de ratificados en Europa los tratados de paz; pero sin efecto, 1804—Di la vela desde este puerto dle Montevideo con direecion a Espafia el Gefe de escandra Bustamante mandando las cuatro fragatns de gue 5 a Rama”, “Medea”, “*Mereedes?? y “Flora”, eon millon y medio le pesos, las que fueron apresadas por los ingleses corea del eaho de San Vieente, sin preceder declaracion cde guerra. “Le susceitié en el Gobierno de esta plaza’ 86 ‘aayISEA MISTOKICA ol Brigadier D. Pascual Rujiz Huidobro, 6 Gobernador.. 41805.—Arvihd a este puerto de Montevideo el portu- gues Antonio Machado, dueito de la fragata nombrada *Rosa del Rio”, trayendo la vacua que al punto fué propagucla aqui; y despues dicho Machado la pas6 a Buenos Ayres en una negra recientemente vacunada, Este precioso antidato contra la plaga de la virnela 1 conserva desde entonces en ambas eindades a dili- eucias y desvelos de dos Clerigos Presbiteros. Ma. chado obtuvo del Cabildo wi promia de distineion, ye la negra su libertad. El nombre de Machado merece penpetuarse en los anales de estas Provineias para eterno reconoeimiento de las generaciones futuras, 1806.—Estando de Virey el Brigadier Marques de Sobre Monte, se apoders de Buenos Ayres al frente de 1,800 hombres el Brigadier general Ingles Cuillermo. Garr Beresford en 27 de Junio, Esta expeiticion feé concucida en pocos buques del comanco lel Commodoro Sir Home Pophan, Bl virey fugé para Cordova el mismo dia al amanecer. Lo ex- traordinario de esta sorpresa consistié en el abandono: en que se hallaban estas Provineias, euya principal defensa estaba vineulada en pomposos estados o mapas de Cuerpos Milicianos que jamas estubieron en debido pie, ni se armaban ni disiplinaban, Montevideo or ganiz6 con In mayor rapide una fuerza para pro- eeder a In reconquista de In Capital. Puesto al frente de ella ¢) Capitan de navio D. Santiago Li salié de esta Plaza el 22 de Julio, y el 1 ya estaba Berresforil rendido & diserecion con perdida de 417 hombves entre muertos y heridos, 1,600 fusiles, 26 eaiiones, 4 obuses y 4 banderas. Permaneciendo el Commodoro Pophan en las aguas del Rio y recibidos algunos refnerzos, el 28 de Octubn intent6 desembarear en las inmediaciones de esta Plat de Montevideo, pero fué rechazulo, Desde aqui pass 2 de Agosio Vv APUNTES HISTORICOS 87 1 Maldonado, de cuyo punto se apoderé. En aquellas imediaciones tubieron lugar algunos reeneuentros varias guerrillas enviadas de esta Plaza, distin dose en elfas prineipatmente D. José Rondean, y D. Agustin Abreu, 41807.—Obtenidos nuevos refuerzos, desembarearon por Bnero los Tngleses en la Punta del Banco del Bueeo, hallandose a la vista el Virey Marques de Sobremonte (espues de la Reconquista de Buenos Ayres habia pasado a esta banda). El 20 hizo ln plaza una salida general que por falta de direceion fué desgraciada, padeciendo una gran derrota en Ins cereanias del Cor- don que atraxo la perdiila de Ja plaza, El Virey se Puso en retirada, y los ingleses formalizaron el sitio. Desmontados los fhegos de la Cindadela y abierta bre- cha en la cortina del Gubo del Sur, asaliaron la plaza nt Ia noche del dos a tres de Febrero, tomandola a viva fuerza las tropas britinieas bajo el mando del Brigadier General Samuel Achmuty Sobre-Monte coutimiaba su retirada acompafiado de pocos. Por aquel tiempo el pueblo de Buenos Ayres, € que entraron muchos magnates, le habia