Está en la página 1de 11
Grado en Criminología Tema 9 El Atestado Policial Prof. Nuria Fuentes García-Lax Universidad Católica San

Grado en Criminología

Tema 9

El Atestado Policial

Prof. Nuria Fuentes García-Lax

Universidad Católica San Antonio de Murcia - Teléf. (+34) 968 27 86 60 - nfuentes@ucam.edu

Seguridad Pública y Privada Tema 9. El Atestado Policial

TEMA 9

Pública y Privada Tema 9. El Atestado Policial TEMA 9 EL ATESTADO POLICIAL: CONCEPTO Y NATURALEZA

EL ATESTADO POLICIAL: CONCEPTO Y NATURALEZA JURÍDICA. FORMAS DE INICIACIÓN DEL ATESTADO. DILIGENCIAS QUE INTEGRAN EL ATESTADO. DESTINO DEL ATESTADO. EL SECRETO DEL ATESTADO. REQUISITOS FORMALES. VALOR PROCESAL DEL ATESTADO.

I. CONCEPTO Y NATURALEZA JURÍDICA

Dispone el art. 292 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal que «los funcionarios de Policía Judicial extenderán, bien en papel sellado, bien en papel común, un atestado de las diligencias que practiquen, en el cual especificarán con la mayor exactitud los hechos por ellos averiguados, insertando las declaraciones e informes recibidos y anotando todas las circunstancias que hubiesen observado y que pudiesen ser prueba o indicio de delito».

Podemos definir el atestado como el documento donde se extienden las diligencias que practican los funcionarios de la Policía Judicial para la averiguación y comprobación de hechos presuntamente delictivos.

El atestado es un documento anterior a la actuación judicial que informa al Juez de Instrucción y/o al Fiscal de la posible comisión de un hecho que parece revestir las características de hecho punible.

En general, el atestado debemos situarlo en la fase anterior al proceso pe- nal, que podemos denominar de investigación preliminar, en la que la Policía Judicial realiza las diligencias tendentes a la comprobación y averiguación de hechos aparentemente delictivos, aunque cabe también la posibilidad que dentro de la fase de instrucción el Juez ordene a la Policía Judicial la práctica de determinadas diligencias, para lo cual en ocasiones también se deberá elaborar un atestado.

Es una realidad incuestionable que la mayor parte de los procesos penales tienen su base en un atestado policial, puesto que son infrecuentes las denuncias que se formulan directamente ante la Autoridad Judicial o el Ministerio Fiscal.

Seguridad Pública y Privada Tema 9. El Atestado Policial

2. FORMAS DE INICIACIÓN DEL ATESTADO

El Atestado Policial 2. FORMAS DE INICIACIÓN DEL ATESTADO El atestado policial puede iniciarse por denuncia,

El atestado policial puede iniciarse por denuncia, mediante aviso telefónico, por orden de la Autoridad Judicial o del Ministerio Fiscal, por confesión espontánea (autodenuncia) y por iniciativa policial:

a) La denuncia es la forma más común de iniciar el atestado. En estos supuestos la

diligencia inicial adopta la forma de comparecencia, bien de los propios funcionarios

de la Policía Judicial o bien de particular denunciante, debiendo reflejarse la identidad del compareciente y cuantos datos pueda aportar con respecto al hecho denunciado y a sus circunstancias.

b) Cuando se inicie a través de una llamada telefónica, el atestado comienza con

una diligencia en la que se transcribe literalmente el contenido de la misma, reflejando asimismo cuantos datos puedan considerarse de interés, así como el nombre, apellidos y domicilio del comunicante. Tratándose de una llamada anónima, se hará constar en la diligencia inicial si es de hombre o mujer, idioma utilizado, algún tipo de acento, etc.

c) Si se inicia por orden de la Autoridad Judicial o del Ministerio Fiscal, se

reflejará en la primera diligencia el contenido del mandato recibido, y si éste ha sido

por escrito, se transcribirá íntegramente su contenido.

d) Cuando se presente en la propia dependencia policial el presunto autor con-

fesando espontáneamente los hechos, la diligencia inicial adopta la forma de comparecencia, en la que se reflejarán sus datos de identidad y su participación en el delito o delitos de que se trate, sin que, en nuestra opinión, deba proceder la Policía a recibir declaración formal al compareciente, por dos razones: en primer lugar, porque si de las circunstancias del hecho procediera su detención o imputación, deberá ser informado de forma inmediata de los derechos que le asisten, entre los que se encuentran el derecho a no declarar, a no declarar contra si mismo y ano confesarse culpable, y en segundo lugar, porque, en todo caso, la declaración en éstos supuestos deberá realizarse siempre en presencia de Abogado, sea de su confianza o designado de oficio, excepto que se tratara de un delito contra la seguridad del tráfico.

e) El atestado puede comenzar mediante iniciativa policial, como consecuencia del conocimiento o de la investigación de un hecho que revista caracteres de delito por los propios funcionarios de la Policía Judicial. En este caso puede iniciarse el atestado bien mediante una diligencia, o a través de una comparecencia de los funcionarios que han practicado la investigación, detallando, en cualquier supuesto, las averiguaciones y diligencias que hayan practicado, y reflejando, en su caso, los efectos e instrumentos relacionados con el delito que hayan intervenido, así como el nombre, apellidos y demás datos de filiación de los detenidos que, en su caso, se presenten en las dependencias policiales.

Seguridad Pública y Privada Tema 9. El Atestado Policial

Seguridad Pública y Privada Tema 9. El Atestado Policial 3. DILIGENCIAS QUE INTEGRAN EL ATESTADO Podemos

3. DILIGENCIAS QUE INTEGRAN EL ATESTADO

Podemos clasificar en cuatro grupos las diligencias que integran el atestado:

3.1. Diligencia de iniciación

Es aquella que da comienzo al atestado, siendo el origen y fundamento de las demás diligencias, ya que en ella se reflejan los primeros datos que indican la comisión de una infracción penal.

Puede adoptar la forma de comparecencia ante los funcionarios instructores del atestado, tanto de particular denunciante como de funcionario de la Policía Judicial u otro funcionario público, o bien de diligencia motivada, cuando el atestado se inicia por orden de la Autoridad Judicial o del Ministerio Fiscal, llamada telefónica o investigación policial.

3.2. Diligencias de trámite

Son aquellas de contenido administrativo que sirven para coordinar y estructurar el resto de las diligencias del atestado. Así, son diligencias de trámite, entre otras, la de información de derechos al detenida, la diligencia acordando el traslado de éste a un centro hospitalario para que reciba asistencia médica, de comisión a otros funcionarios para la práctica de determinadas actuaciones o aquellas diligencias ordenando que se reciba declaración a detenidos, testigos o peritos.

3.3. Diligencias de investigación. Las actas

En estas diligencias se plasma la labor policial en orden a la comprobación y esclarecimiento de los hechos delictivos. Pueden ser de distinta naturaleza: declaraciones de detenidos y testigos, inspecciones oculares, informes policiales, de reconocimiento fotográfico o en rueda de personas, de entrada y registro en lugar cerrado o de intervención e incautación de efectos relacionados con el delito.

Estas diligencias de investigación pueden ir en el propio cuerpo del atestado o en acta aparte, que posteriormente se unirá al atestado. Lo verdaderamente característico del acta es que tiene vida independiente.

Esta independencia del acta hace que sea un escrito más completo que la simple diligencia, por lo que en la misma se harán constar: los datos de identidad de los funcionarios que la practiquen y dependencia a que pertenecen; lugar, día y hora en que se efectúa; datos de identidad de la persona ante quien se realiza y de los testigos presenciales, en su caso; causas que motivan la práctica de la misma; resultado (si es positivo o negativo); en su caso, autoridad que ha ordenado su rea- lización; hora de finalización, y firma de todas las personas que han intervenido (si alguna de ellas se negara a hacerlo, se expresará el motivo), así como cuantas circunstancias tengan relación con la práctica de la misma.

Generalmente, las actas tienen una denominación que está en función del acto que reflejan: acta de declaración de detenidos y testigos, de inspección

Seguridad Pública y Privada Tema 9. El Atestado Policial

Seguridad Pública y Privada Tema 9. El Atestado Policial ocular, de entrada y registro, de incautación

ocular, de entrada y registro, de incautación de efectos, de reconocimiento fo- tográfico o en rueda, etc.

Las actas han de acompañar al atestado, debiendo reflejarse el número y clase de las mismas en la diligencia de remisión. Además, es conveniente que, mediante una diligencia de trámite, quede constancia en el cuerpo del atestado de las actas que se vayan tramitando, lo que facilita una mejor captación en su conjunto de las investigaciones policiales y a su vez facilita al Juez Instructor el camino que se ha seguido en la elaboración del atestado.

A modo de resumen, podemos concluir que es posible que encontremos

atestados:

a/ en los que las diligencias de investigación vienen recogidas en el propio

cuerpo del atestado, suele ser utilizada en aquellos atestados de carácter sencillo, en los que encontramos una o dos declaraciones y alguna otra diligencia de investigación.

b/ otros en los que estas diligencias se reflejan en un acta que posteriormente se incorpora al atestado. Se usa normalmente en los atestados que presentan cierta complejidad, siendo evidentemente mayor el número de diligencias practicadas, lo que hace más aconsejable el empleo de las actas.

3.4. Diligencia de remisión

Es la última diligencia del atestado y contiene los datos más esenciales del mismo: autoridad a la que se remite, hora y fecha de terminación, folios de que consta, nombre y apellidos de los detenidos que pasan a disposición judicial, enumeración y descripción de las actas y efectos que se acompañan, así como cualquier extremo que pueda ser importante, debiéndose hacer constar en esta diligencia el hecho de la conclusión del atestado y su remisión a la Autoridad Judicial.

Si hubiera que redactar un segundo atestado a continuación de otro ya enviado, en el último se hará constar que es ampliatorio del anterior, por ejemplo: si se remite al Juzgado de Instrucción de Guardia un atestado por robo en el interior de una vivienda y posteriormente se consigue identificar y detener al presunto autor y se instruye, en consecuencia, un segundo atestado, deberá reflejarse en éste que es ampliatorio del primero.

4. DESTINO DEL ATESTADO

El atestado deberá remitirse a la Autoridad Judicial competente para conocer

de los hechos objeto del mismo, en unión de las pruebas, efectos o instrumentos del delito, poniendo, en su caso, a su disposición a los detenidos o dejándolos en libertad en el plazo máximo de setenta y dos horas.

En general, la Autoridad Judicial competente suele ser el Juez de Instrucción, pero no necesariamente. Así, ejemplos: tratándose de faltas cuyo conocimiento venga

Seguridad Pública y Privada Tema 9. El Atestado Policial

Seguridad Pública y Privada Tema 9. El Atestado Policial atribuido al Juez de Paz, el atestado

atribuido al Juez de Paz, el atestado deberá enviarse; si del atestado pudieran deducirse responsabilidades penales contra un Juez, Magistrado o miembro del Ministerio Fiscal se remitirá al correspondiente Tribunal Superior de justicia, o que, por razón del cargo que ocupe correspondiera su conocimiento al Tribunal Supremo un delito de tráfico ilegal de drogas cometido por una banda organizada y que produzca efectos en el territorio de varias Audiencias, se enviará al Juez Central de Instrucción. No obstante, cabe también la posibilidad de remitir el atestado al Juez de Instrucción de Guardia, quien determinará, a su vez, el envío al Tribunal competente.

Asimismo, se remitirá copia del atestado al Ministerio Fiscal.

Las piezas de convicción serán remitidas al Juzgado de Instrucción que deba entender del asunto, cuando se trate de armas, casquillos, documentos o estupefacientes, serán remitidos al organismo o departamento policial correspondiente para su examen pericial, haciéndolo constar en el atestado.

Es práctica habitual admitida que la entrega al Juez se sustituya por la entrega a su propietario deberá reflejarse en el atestado. Sólo debe hacerse en aquellos supuestos en que no exista duda alguna sobre la propiedad de dichos efectos, pues en caso contrario deberán remitirse al Juez.

Los atestados instruidos por hechos cometidos por mayores de catorce años y menores de dieciocho tipificados como delitos o faltas en las leyes penales se remitirán al Fiscal de Menores, la incoación del oportuno expediente, de lo que dará cuenta al Juez de Menores.

El autor de los hechos sea un menor de catorce años será puesto, en su caso, a disposición de las instituciones administrativas de protección de menores.

Si resultan encartadas conjuntamente personas mayores y menores de edad penal, es conveniente redactar dos originales del atestado y entregar uno al Juez de Instrucción y Fiscal de Menores competentes. Caso de que se redactare solo uno, el original del atestado se remitiría al Juez de Instrucción y copia al Fiscal de Menores.

El plazo para la remisión del atestado, el art. 295 LECr establece que, «salvo casos de fuerza mayor, los funcionarios de Policía Judicial no podrán dejar transcurrir más de veinticuatro horas sin dar conocimiento a la Autoridad Judicial o al Ministerio Fiscal de las diligencias que hubieren practicado, estableciendo además una sanción disciplinaria para los casos de incumplimiento.

Una vez que el Juez tiene conocimiento de la notitia criminis, en cualquier momento puede hacerse cargo de las diligencias, así como de los efectos intervenidos que tengan relación con el delito y, en su caso, de los detenidos.

Seguridad Pública y Privada Tema 9. El Atestado Policial

5. EL SECRETO DEL ATESTADO

Tema 9. El Atestado Policial 5. EL SECRETO DEL ATESTADO El criterio que sigue el art.

El criterio que sigue el art. 301 LECr, con respecto a las diligencias judiciales, es el de que «las diligencias del sumario serán secretas hasta que se abra el juicio oral, con las excepciones determinadas en la presente ley».

En cuanto a las diligencias policiales, son aplicables las mismas consideraciones jurídicas que a las diligencias judiciales, hay que hacer algunas precisiones al respecto, como la obligación de comunicar a la persona que designe el detenido tal circunstancia y el lugar de custodia en que se halle en cada momento, así como la asistencia de Abogado, lo que puede dar lugar a que se quiebre el secreto de las investigaciones.

La Ley de Enjuiciamiento Criminal permite que esta publicidad pueda suspenderse, cuando se decrete la incomunicación por la Autoridad Judicial el

mantenimiento estricto del secreto de las diligencias sumariales y policiales da lugar a una colisión de intereses:

* Por un lado, produce un efecto beneficioso para la Administración de Justicia,

en cuanto permite con mayores posibilidades de éxito la persecución y castigo de los delincuentes. El inculpado se ve beneficiado por un mayor respeto a su honor e intimidad y el derecho a la presunción de inocencia alcanza su máxima significación.

* Por otro lado, perjudica el derecho de la sociedad, constitucionalmente reconocido, a dar y recibir información veraz.

En consecuencia, el secreto de las diligencias policiales ha de hacerse compatible con el derecho a comunicar y recibir libremente información cuando se presente una denuncia contra persona determinada en una dependencia policial o cuando de las investigaciones practicadas resulte la imputación de un delito contra dicha persona, ésta deberá ser informada de la acusación formulada y si hubiera sido detenida, se procederá inmediatamente a la lectura de los derechos.

6. REQUISITOS FORMALES

La Ley de Enjuiciamiento Criminal recoge algunos principios generales que deberán tener en cuenta los miembros de la Policía Judicial en la elaboración de los atestados:

1.° El atestado puede extenderse en papel sellado o en papel común y en el mismo deberán especificarse las diligencias que se hayan practicado, incluyendo las declaraciones e informes recibidos, así como todas las circunstancias que hubiesen observado y que pudieran ser prueba o indicio de delito, debiendo remitir la Policía Judicial con el atestado un informe dando cuenta de las detenciones anteriores y de la existencia de requisitorias para su llamamiento y busca cuando así conste en sus bases de datos.

Seguridad Pública y Privada Tema 9. El Atestado Policial

Seguridad Pública y Privada Tema 9. El Atestado Policial 2.° Deberá ser firmado por el funcionario

2.° Deberá ser firmado por el funcionario que lo haya instruido, y si usare sello lo estampará con su firma en todas sus hojas. Es frecuente que en la elaboración de los atestados intervengan dos funcionarios, uno que actúa como Instructor y el otro en calidad de Secretario.

3.° Los testigos y peritos que hayan intervenido en el atestado serán invitados a

firmarlo en las diligencias a ellos referentes y, si no lo hicieren, deberá expresarse

la razón.

Los funcionarios policiales no pueden obligar ni coaccionar a persona alguna a firmar las declaraciones o informes en que hayan intervenido.

4.° Si no pudiere redactar el atestado el funcionario a quien correspondiese hacerlo, se sustituirá por una relación verbal circunstanciada, manifestando el motivo de no haberse redactado en la forma ordinaria (art. 294).

5.° Los funcionarios de Policía Judicial están obligados a observar estrictamente las formalidades legales en cuantas diligencias practiquen, absteniéndose bajo su responsabilidad de usar medios de averiguación que la Ley no autorice.

6.° Todas las autoridades y funcionarios que intervengan en el procedimiento penal cuidarán, dentro de los límites de su respectiva competencia, de consignar y apreciar

las circunstancias así adversas como favorables al presunto reo; y estarán obligados,

a falta de disposición expresa, a instruir a éste de sus derechos y de los recursos que pueda ejercitar, mientras no se hallare asistido de defensor.

La Ley de Enjuiciamiento Criminal no contempla disposiciones específicas sobre la elaboración de atestados, la práctica policial ha venido implantando una serie de normas destacaremos las siguientes:

a) Suele dejarse a la izquierda un margen de cinco a seis centímetros, aproximadamente, que se consigna también al folio vuelto, si bien aquí se deja a la derecha, con la finalidad de que se pueda leer íntegramente el contenido al unir los folios.

b) No es aconsejable la utilización de abreviaturas, consignándose las cifras en letras,

esta práctica está siendo descartada por la utilización cada vez más frecuente del ordenador que dificulta la comisión de falsificaciones.

c) Por los mismos motivos, no dejar espacios en blanco.

d) Los folios han de ir numerados, consignándose en el anverso de la parte superior de cada folio el número del atestado.

e) Todas las personas que intervienen en el atestado se identifican con su nombre,

apellidos y restantes datos de filiación: fecha y lugar de nacimiento, nombre de los padres y domicilio.

f) Los funcionarios instructores del atestado y demás miembros de las Fuerzas y

Cuerpos de Seguridad se identificarán por su carné profesional y dependencia en la que se encuentran prestando servicio, omitiendo sus datos de identidad, por razones de seguridad.

Seguridad Pública y Privada Tema 9. El Atestado Policial

7. VALOR PROCESAL DEL ATESTADO

Tema 9. El Atestado Policial 7. VALOR PROCESAL DEL ATESTADO Sobre el valor desde el punto

Sobre el valor desde el punto de vista procesal del atestado policial, el art. 297 LECr establece al respecto que los atestados que redactaren y las mani- festaciones que hicieren los funcionarios de Policía Judicial, a consecuencia de las averiguaciones que hubiesen practicado, se considerarán denuncias para los efectos legales, añadiendo a continuación que las demás declaraciones que prestaren deberán ser firmadas y tendrán el valor de declaraciones testificales en cuanto se refieran a hechos de conocimiento propio.

Diversas sentencias del Tribunal Supremo han venido a concretar el auténtico valor que los Tribunales pueden otorgar al atestado, en los siguientes términos:

a) Cuando se trate de opiniones o informes de los imputados, aunque se les haya

instruido de sus derechos constitucionales y hayan gozado de la asistencia de Letrado, de declaraciones de testigos o de diligencias semejantes, efectivamente no se les puede atribuir por si solas otro valor que el de meras denuncias.

b) Cuando se trate de dictámenes o de informes prestados por los Gabinetes de

los que actualmente dispone la Policía, tales como los de dactiloscopia, identificación, análisis químicos, balística y otros análogos, tendrán al menos el valor de dictámenes periciales, especialmente si se ratifican en presencia judicial durante las sesiones del juicio oral y con la posibilidad de que las partes puedan dirigir observaciones u objeciones o pedir aclaraciones a los miembros de los referidos Gabinetes.

c) Tratándose de diligencias objetivas y de resultado incontestable, como la aprehensión in situ de los delincuentes, la ocupación y recuperación de los efectos e instrumentos del delito, de armas, drogas o sustancias estupefacientes, efectos estancados o prohibidos, el valor que debe atribuírseles es el de verdaderas pruebas, sometidas como las demás a la libre valoración de las mismas.

El Tribunal Constitucional también ha venido a reforzar el valor probatorio de los atestados.

La STC 137/1997, de 14 de octubre, ha resumido el valor probatorio del atestado en los siguientes términos:

1.° Sólo puede concederse al atestado valor de auténtico elemento probatorio si es reiterado y ratificado en el juicio oral, normalmente mediante la declaración testifical de los Agentes de Policía firmantes del mismo.

2.° El atestado tiene virtualidad probatoria propia cuando contiene datos objetivos y verificables, croquis, planos, huellas, fotografías, siempre que sean introducidos en

el juicio oral como prueba documental a fin de posibilitar su efectiva contradicción

por las partes. Asimismo, cuando los atestados contienen determinadas pericias técnicas realizadas por los agentes policiales, -por ejemplo, el test de alcoholemia-

y que no pueden ser reproducidas en el acto del juicio oral, es posible considerar

Seguridad Pública y Privada Tema 9. El Atestado Policial

Seguridad Pública y Privada Tema 9. El Atestado Policial dichas pericias como actividad probatoria a título

dichas pericias como actividad probatoria a título de prueba pericial preconstituida, siempre y cuando el atestado se incorpore al proceso y sea debidamente ratificado.

3.° En cuanto al carácter de prueba documental del atestado policial, cabe precisar que el atestado, con independencia de su consideración material de documento, no tiene, como regla general, el carácter de prueba documental, pues incluso en aquellos supuestos en los que los Agentes Policiales que intervinieron en el atestado presten declaración en el juicio oral, sus declaraciones tienen la consideración de prueba testifical.

Sólo en los casos antes citados (croquis, planos, test alcoholométrico, certifi- cados médicos, etc.) el atestado policial puede tener la consideración de prueba documental, siempre y cuando se incorpore al proceso respetando, en la medida de lo posible, los principios de inmediación, oralidad y contradicción.

BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA:

ESCALANTE CASTARROYO, JOSE, y Otros. "Manual del Policía", 6ª. Edición. 2011. La Ley. Grupo Wolters Kluwer.

Seguridad Pública y Privada Tema 9. El Atestado Policial

Seguridad Pública y Privada Tema 9. El Atestado Policial 12 Prof. Nuria Fuentes García-Lax - Teléf.