Está en la página 1de 25

LO NEGATIVO ENTRE SERIEDAD Y RISA

1.-El conflicto como seriedad.
La experiencia contemporánea de lo negativo encuentra su punto de partida teórico en la
Fenomenología del Espíritu de Hegel: aquí el conflicto fundamental no es ya pensado
como trágico (según un modelo que se remonta a la antigüedad clásica y fue retomado a
finales del siglo XVI), sino como serio. La forma más grande de oposición, la
contradicción, que es el elemento dinámico de la filosofía hegeliana, excede la forma
tradicional de la tragedia, que propone el conflicto como lucha entre dos identidades,
entre dos positividades (el hombre y el destino en la antigüedad, el hombre y la historia
en los tiempos modernos): aquella es el conflicto entre lo idéntico y lo no idéntico, entre
lo positivo y lo negativo. El concepto de serio (ernst) que Hegel utiliza en el significado
original de la palabra alemana que significa “combate” [Kampf], le parece por eso el
más adecuado para designar el riesgo de la derrota, de la pérdida completa de sí mismo,
de la “absoluta desintegración”[absolute Zerrissenheit], que afecta al idéntico cuando
éste osa aceptar el desafío de su auténtico opuesto, de la contradicción, de lo negativo,
sea “la fatiga y el esfuerzo” [die Anstrengung und die Bemühung], “el horrible trabajo”
[die ungeheure Arbeit], “el dolor, la paciencia y el trabajo” necesarios para la superación
[Aufhebung] de esto1.
El conflicto entre idéntico y no-idéntico, entre positivo y negativo, es mucho más que
una relación trágica. El héroe trágico, que es el portador de la identidad, de lo positivo,
choca contra fuerzas opuestas, que son igualmente portadores de una positividad: el
resultado, según Hegel, es “que las dos tienen igual derecho y por esto, en su oposición
producida por la acción, se equivocan del mismo modo. El movimiento de la acción
prueba su unidad en el recíproco decaer de ambas potencias”2. La conclusión de
semejante conflicto es “la quietud de lo entero dentro de sí mismo, la inmóvil unidad del
destino”. La tragedia contiene siempre elementos de “engaño” [Betrug] y de hipocresía:
el actor trágico necesita de una máscara para sostener un conflicto que sólo es
representado [vorgestellt], es decir, considerado en su extrañeza [als ein Fremdes] y
frente al cual es posible sólo experimentar las emociones del terror y de la piedad
inactiva [nicht handelnde Mittleid]. Por lo demás, la verdad de la tragedia está en la
comedia, en la que el actor “deja caer la máscara” y exhibe al personaje “en su desnudez
y en su condición habitual”, privada de conflictos y reconciliada con sí misma.
La falta de seriedad en la tragedia consiste en el hecho de que en ella el otro, el extraño,
lo opuesto es demasiado extrínseco y lejano, constituye una negación demasiado
indeterminada de la identidad, y precisamente por eso se coloca al lado de y no
radicalmente contra ésta: lo opuesto trágico es demasiado similar a lo idéntico,
precisamente porque, estando demasiado lejano, no pone realmente en peligro su
sustancia. Lo trágico tiende así necesariamente a constituir el objeto de experiencia solo
contemplativa y espectacular: la ausencia de un auténtico conflicto induce al Yo a
mantenerse fuera, porque su identidad no corre peligro alguno.

1

G.W.F. Hegel. Phänomenologie des Geistes, Vorrede. Trad. de Wenceslao Roces (F.C.E., México. 1966),
pp. 16 y 24.
2
Id. VIII, B, c. Trad. W. Roces, p. 429.

1

Para Hegel el conflicto se convierte en tal sólo cuando existe una “desigualdad de la
sustancia respecto de sí misma”3, cuando la identidad “se pierde a sí misma”, pierde su
verdad, conoce “la via de la desesperación” [den Weg der Werzweiflung]4. Lo
auténticamente opuesto a lo idéntico es lo negativo que lo contradice, que mina su
existencia desde dentro y que emplea una “terrible potencia” [ungeheure Macht] en la
destrucción de toda universalidad estática y abstracta.
Ahora bien, según Hegel, una experiencia o un pensamiento que no se exponga
completamente a esta negación, que “esquivo a la destrucción, se horrorice ante la
muerte”, que pretenda conservar una “intacta igualdad y unidad consigo mismo” al
amparo del devenir histórico y de la vasta subversión de todas las formas de vida que
esto implica5, está privado de seriedad, es insípido y edificante. La seriedad es por eso
inseparable de un movimiento de enajenación [Entäusserung], en el cual lo idéntico se
desdobla, se niega, deviene extraño, distinto a sí mismo.
En la Fenomenología, Hegel individua dos fuerzas fundamentales de la enajenación de
lo idéntico: el trabajo [Arbeit] y la cultura [Bildung]. Ambas constituyen las
manifestaciones por excelencia del conflicto y de la seriedad, justamente porque, según
Hegel, constituyen las expresiones más radicales y extremas de lo negativo que opera en
el proceso histórico.
El trabajo es serio porque es la consecuencia de una lucha por la vida y por la muerte
interpuesta entre el que obliga a trabajar y goza inmediatamente del objeto y aquél está
excluido del goce del objeto, entre la autoconciencia independiente y la autoconciencia
dependiente, entre el señor y el siervo6.El conflicto constituye por ello para Hegel una
premisa fundamental de las relaciones de trabajo, que se instaura sólo al final de una
contienda entre dos autoconciencias originalmente independientes. Éstas están en lucha
entre ellas porque ambas tienen necesidad de ser reconocidas como tales, porque la
autoconciencia alcanza su satisfacción sólo cuando es reconocida [anerkannt] por otra
autoconciencia, cuando la autoconciencia opuesta, extraña, otra, renuncia a ser reducida
a una cosa. Por eso la lucha, incluso implicando el riesgo de la muerte para ambas
autoconciencias, no debe concluirse con la muerte efectiva de la autoconciencia que ha
perdido: en tal caso de hecho desmayaría el objetivo mismo del conflicto, que no es la
muerte del otro, del extraño, sino el reconocimiento por parte de estos y su reducción a
cosa. La autoconciencia que ha perdido se constituye como siervo, porque la coseidad
es la única figura que le permite escapar a la muerte. Este ser cosa le impide el goce del
objeto: la única relación que el siervo puede tener con el objeto es la transformación de
éste, es decir, el trabajo.
La relación de trabajo es más enajenadora para el siervo que para el señor: el primero
tiene por ello con lo negativo y con la seriedad una relación más profunda y esencial. La
seriedad del señor depende únicamente de la lucha que ha tenido que sostener para
llegar a ser tal: pero la conclusión de esta lucha muestra que el reconocimiento le ha
garantizado no una conciencia independiente, sino una conciencia dependiente e
inesencial del siervo. El señor, por esta razón, no tiene una experiencia actual de la
alteridad y de la oposición: para él el conflicto ha terminado, sea con el siervo al que
3

Id. Vorrede. Trad. W. Roces, p. 26.
Id. Einleitung. Trad. W. Roces, p. 54.
5
Id., Vorrede, trad. W. Roces, p. 24
6
Id. IV, A. Trad. W. Roces, pp. 113 y ss.
4

2

de lo idéntico a lo opuesto. y tiene tanta mayor realidad efectiva cuanto más se ha alienado. VI. en el trabajo la negación del objeto no desaparece. Sin el choque con la objetividad. la libertad absoluta y el terror. según Hegel. La seriedad fundamental de estas tres experiencias consiste en el hecho de que la identidad no es ya dueña de sí misma: aquélla se ha perdido en su otro. Trad. Hegel contrapone la conciencia simple. La seriedad de la educación consiste exactamente en el conflicto entre el ser natural y el mundo de la realidad efectiva y en la progresiva adecuación del primero a la segunda. La experiencia del conflicto es en cambio constitutiva y esencial para el siervo: su autoconciencia deriva del conflicto con la muerte que le amenaza. De hecho. La otra forma fundamental de la enajenación es para Hegel la cultura. solo en cuanto que extraña a sí misma”8. la libertad en el terror. B. el mundo del espíritu alienado de sí. de la riqueza y de su realidad efectiva [Wirklichkeit]: en este reino la autoconciencia “es alguna cosa. no hay seriedad ni cultura. tiene realidad. por eso precisamente para el que trabaja. la conciencia servil llega a la intuición de sí misma como “ser independiente”: nace así un nuevo momento de la identidad que Hegel define “conciencia independiente” y de la que derivan las vicisitudes de la filosofía en el mundo antiguo (estoicismo. 287. del poder político y de la riqueza. porque implica la renuncia a la tranquila posesión de sí mismo que caracteriza al mundo pagano. Trad. cit. escepticismo y conciencia pía). la lucha contra el error y la superstición. sino la forma que le permite ser por sí mism o. absolutamente extraña y enajenante. de este modo “solo aquello que extraña a sí mismo […] recibe realidad efectiva”. la negación en su pura abstracción. es decir. según Hegel. sea con el objeto de que goza. sino que se mantiene ahí y se convierte en “forma del objeto mismo”. de lo positivo a lo negativo. es decir. su extrañeza. aquél mantiene su independencia. y precisamente mediante la exterioridad y la permanencia del producto del trabajo. Con este término Hegel entiende la aventura histórica del espíritu burgués desde sus orígenes medievales hasta el final de la revolución francesa: aquélla es un violentísimo movimiento de enajenación y de alienación del espíritu. Aquella puede llegar a ser eficaz sólo adaptándose a aquello que le es extraño: la cultura es exactamente este proceso de adecuación al otro. a. constituye una negación del objeto mayor que cuanto pueda serlo el goce. el estallido de una conflictualidad desencadenada y devastadora que disuelve la identidad de la autoconciencia. VI. Sin embargo. cuanto más se ha “cultivado” [gebildet]. p. a lo negativo que se presenta en la forma de una “realidad efectiva inamovible”.manda. 3. B. al espíritu de la cultura. cit. El “mundo del espíritu alienado de sí” es el reino del poder. el conflicto con la realidad efectiva del mundo. Id. p. la experiencia del mundo como “una cosa exterior y negativa”7. el siervo mantiene con el objeto una relación más negativa que el señor. aquélla puede apoderarse del mundo y actuar con eficacia en él. la muerte sin significado. que permanece en el ámbito de la identidad y de lo positivo. Sólo mediante este proceso que deja a la autoconciencia conforme a aquello que es real. el trabajo. Hegel distingue tres momentos fundamentales en este proceso: 1. es decir. que aquélla ha formado. cuanto más culto es. 3 . el juicio en la disgregación. La primera considera lo bueno y lo malo en una relación 7 8 Id. la ilustración. que surge precisamente de la experiencia de la contradicción y de lo negativo. 290. la pureza en la utilidad. el miedo [Furcht] no es un momento transitorio. Además. I. al extraño. y se da la vuelta convirtiéndose en su opuesto. 2.

de “absoluta contraposición”. derecho. Roces. nace del descubrimiento de que lo bueno y lo malo. según Hegel. una dignidad ontológica mayor que la del positiva. de creer poder comprar todo “con un pedazo de pan”. “de todo sabe opinar y de todo charlar”. por primera vez en la historia del pensamiento. muestra “la inversión de todos los conceptos y de todas las realidades” en su contrario y hace consistir la suprema verdad en la vanidad [Eitelkeit] de enunciar este engaño. que instituye con ellos una relación de igualdad. Hegel muestra que en el mundo de la realidad efectiva nada está al refugio de esta inversión: el poder del estado y la riqueza. que había encontrado en la adulación de los poderosos y de los ricos su máxima alienación y su máxima realidad efectiva. 10 4 . que chispeante de espíritu. se convierte en monarquía absoluta y la riqueza adquiere la arrogancia.9 El movimiento de adecuación a la realidad efectiva del mundo del poder y de la riqueza se concluye. p. Incluso la conciencia noble. de su superación en cultura. aquello que se llama ley. La importancia fundamental de esta experiencia consiste precisamente en el hecho de que ésta señala el final de la identidad lógica. en la completa disgregación [Zerrissenheit] del espíritu. de modo que ambos se rehuyen el uno al otro y “de ningún modo pueden llegar a ser la misma cosa”: para ésta lo bueno y lo malo son “esencias iguales a sí mismas” y como tales permanecen en todo momento. “residen en la conciencia como momentos objetivos”. sino que es la esencia de esta realidad! El mundo burgués del poder y de la riqueza es. obteniendo honores de él y es grata a su benefactor. esta circulación del valor se presenta a la conciencia simple como un dato real y puede ser asimilado por ella sólo a cambio de su enajenación. es igualmente desconectado y hundido”. que constituyen propiamente la objetividad de tal mundo. de la que parece imposible salir y frente a la cual la única actitud correcta 9 Fenomenología. que al contrario establece con ellos una relación de desigualdad. trad de W. pueden ser alternativamente juzgados por la conciencia como “buenos” o como “malvados”. según Hegel. cuando se convierten en reales. en la inversión de todos los momentos. “ve en el poder de quien manda una cadena” y desprecia al que es rico: esto sucede no bien apenas el poder. el estallido de un conflicto mucho mayor que el trágico: el completo ámbito de la realidad efectiva contiene en sí mismo determinaciones contradictorias que son igualmente verdaderas e igualmente falsas. Fenomenología. El segundo. puede ponerse cabeza abajo y devenir como? conciencia despreciable. porque pierde su identidad y se convierte en su contrario. que le es esencial. pierden su fijeza y se convierten el uno en el otro. se pone al servicio del poder vigente. Roces. En este punto el lenguaje. se transforma en el lenguaje de la cultura pura. una negatividad ilimitada. desarrollándose coherentemente. 308-310.10 En esta situación “todo contenido deviene un negativo que no puede ser ya recogido positivamente”. de la que no puede siquiera distinguirse: ¡aquél no sólo forma parte de la realidad efectiva. en la total enajenación de la conciencia: “todo aquello que tiene continuidad y universalidad. pp. y no meramente pensados. mediante la cual todo se pone cabeza abajo y se troca en su contrario: este movimiento. los juzga a ambos “buenos”. La sustancia de este mundo consiste en la desunión [Uneinigkeit]. trad de W. bien. es decir. esto es. La cultura consiste justamente en la experiencia de esta inversión [Verkehrung]. A lo negativo le viene reconocida. en la absoluta descomposición del yo. en cambio. 305. de la disolución de aquella identidad sobre la que se fundaba. en la contienda [Widerstreit].

Según Hegel. el cual presupone lo contradictorio y garantiza su verdad. tornándose el uno en el otro. esta disgregación no se agota en sí misma en el mero juego de la inversión: en la medida en la que llega a ser consciente de su propia vanidad. adquiriendo una unidad y una identidad nueva y mayor: esto es exactamente el movimiento infinito de la superación dialéctica [Aufhebung] gracias a la cual los opuestos contradictorios son a la vez separados y reunidos: “separados” en su oposición indiferente. 310. que es pura conciencia [reines Bewusstsein]. que ha conocido la disgregación. b. La cultura pura. 5 . Sin embargo ambas son puras. permanece así abstracta e incapaz de comprender la amplitud y la radicalidad de la disolución que el poder y la riqueza implican. en el esfuerzo de sustraerse a su disgregación. I. convirtiéndose en la pura intelección [reine Einsicht]. la conciencia simple prosigue su desarrollo según su esencia positiva e idéntica en la fe [Glaube]. B. continúa en la experiencia de lo negativo y de la contradicción. y “reunidos” porque son reconocidos como momentos esenciales de la formación del espíritu infinito. trad de W. Roces. que es “absoluto movimiento y negatividad”. VI. “quietud positiva”. Sin embargo. porque lo comprende. “esencia en sí misma apagada”. Trad. las reacciones de la conciencia simple. se convierten en iguales. Ante la efectualidad de la inversión. por eso.11 En el enfrentamiento de esta inversión de todas las sustancias en su contrario. además de sobre la confusión de lo completo y sobre sí mismo”. cit. una infinidad. Sin embargo. “tranquila igualdad consigo misma”. no es un nihilismo. según Hegel. ligada a la lógica de la identidad e incapaz de soportar el conflicto contradictorio. La disgregación hegeliana. la cultura pura. la conciencia simple con su apego “a un solo tono” y con su identidad con sí misma. aquélla no es un punto de llegada paralizante y quietístico. son según Hegel inadecuadas e insuficientes: estas reacciones van desde la estúpida repetición del monosílabo afirmativo y negativo a la pretensión trivial de considerar lo negativo como una condición y una necesidad de lo positivo. “negativo ser-para sí”12. sino que contiene un elemento dinámico. 313 y ss.. no-efectuales: su significado consiste de hecho en el “retorno del espíritu desde el mundo efectual” del poder y de la riqueza. extrañándose de la realidad efectiva en el mundo del puro pensar. se levanta por encima de sí misma y regresa a sí misma como espíritu. mientras la pura conciencia tiene como contenido pensamientos [Gedanke] 11 12 Fenomenología. un pensamiento y un lenguaje que no esté enajenado carece de seriedad. desde la degradación de lo positivo a anécdota a la admiración por la simplicidad del corazón natural. pp. en cambio. del regreso a una “conciencia casi animalesca. consigue tomar la inmanente disgregación del mundo burgués. Id. p. precisamente porque aquélla comparte esta disgregación: lo negativo es “aquello de lo que sólo y verdaderamente se debe ocupar en este mundo real”. llamada también naturaleza o inocencia” a la fuga del mundo efectual en la conciencia pura y meramente pensada de la fe. idénticos precisamente porque son indiferentes. en cambio. un exceso que se cumple en el concepto [Begriff]. en el cual los opuestos. con su “hablar universal” y con su corrosivo “juzgar” que disuelve todas las esencias estables y se disuelve en un juego consigo misma. en el que cada cosa vale otra distinta y todo se reconcilia con todo en el universo abyecto e ignominioso del poder y del dinero.parece ser la de la cultura pura: “la carcajada irónica sobre el ser. es decir.

un “reino del error”. donde la pobre? inteligencia de la masa es explotada por la malvada intención del clero y del déspota para mayor provecho de su dominio y su arbitrio: por eso se presenta como una cosa “igual” a la conciencia ingenua de la masa. al iluminación ilustrado. Por desgracia. ningún contenido y ningún objeto. B. engañoso e insinuante.. es en realidad una lucha poco seria. cit. el juego de palabras de Perniola? / en italiano no se puede traducir al italiano?/ español. que ambos contendientes son pura conciencia separada del mundo real. 321 . es decir. 319 y ss. por esta razón. p. Trad. La poca seriedad de la Ilustración no se refiere sin embargo tanto a este modo de proceder disimulado. cada una de las cuales se considera la única pura. cit. en la cual la Ilustración desciende a campo abierto y se presenta “como un alto rumor? y como una violenta lucha con el opuesto en cuanto tal”. En alemán los términos Einsicht y Absicht aluden ambos a una cierta visión de las cosas. para poder oponerse de verdad a éste: “la iluminación” escribe Hegel “tiene sobre la fe un poder irresistible porque en su misma conciencia se encuentran esos momentos que aquél pone en valor”15. porque los dos términos que se combaten pertenecen a la “misma pura conciencia”: la poca seriedad de este contraste deriva del hecho de que ningún auténtico extrañamiento está aquí en juego. 319-320. B. sin saberlo. La frase original? /de Perniola es “la cattiva intellezione della massa è sfruttata dalla cattiva intenzione del clero e del despota”. La contienda se desarrolla. p. la fe. conceptos [Begriffe]. II. y la pura intelección. 14 6 .. pero también de constitución débil e inapropiada. un conflicto entre pseudo-opuestos. “en cuyo tranquilo elemento del pensar cada momento gana subsistencia” y lo negativo de la pura intelección. VI. en cambio. esta lucha. [N. la pura intelección no tiene. que aborrece de luchas cruentas. sino paradójicamente a una fase sucesiva. porque niega la independencia de cualquier contenido y objeto distinto de la propia autonconciencia. “cattivo” significa “malvado”. cit. del arriesgarse contra la superstición13. B. Dejamos al lector que interprete este hermoso juego de palabras. La relación entre la fe y la Ilustración es parangonado por Hegel a la propagación de un proceso infeccioso. 336 . La ilustración reprocha a la fe el ser “un tejido de supersticiones. al asociar la mala intelección de la muchedumbre (schlechte Einsicht der Menge) y la mala intención del clero (Böse Absicht der Priester) aunadas en el despotismo. Der Kampf der Aufklárung mit dem Aberglaubem Trad.. de prejuicios y de errores”. esto es la ilustración [Aufklärung] entran en conflicto entre ellas y su contraste asume el aspecto de una lucha de la segunda contra la primera. a. La pura conciencia. VI. VI. a. que se pone del lado del ídolo que se debe abatir esperando el momento propicio para derribarlo del altar. pp. 16 Id. Trad. entre dos purezas. En italiano. Perniola traduce o parafrasea el juego de Hegel en Fen. B.. cit. II. sino en el hecho de que ésta es demasiado similar al propio enemigo. a. Trad. de un contagio [Ansteckung]16 del intelecto en el tranquilo elemento de la pura conciencia de la masa. un objeto absoluto. por “mentira y deshonestidad del fin”: por eso su escasa seriedad se revela justamente en el momento 14 13 Id. a la fe. cambiándose por “no verdad y no razón”. Sin embargo. La escasa seriedad del conflicto es evidente tanto por parte de la fe como por parte de la ilustración. “esencias en sí y para sí ausentes” independientes de ella misma. II. Es en este momento de autopropaganda cuando la Ilustración se convierte en demasiado similar al enemigo. si bien interfiere entre la positividad de la pura conciencia. II. que la asimila sin oposición y se da cuenta de la enfermedad sólo cuando ésta ya ha vencido. y precisamente a través de tal negación crea. VI.que ponen un mundo ultrasensible. La poca seriedad de la fe no consiste tanto en la instrumentalización del clero y del despotismo. que evita la oposición abierta. que rechaza todo contenido y todo objeto. a. pp.. del T] 15 Id.

a la manera de la fe. y poniendo lo esencial en la “buena intención” (respecto a cuya pureza toda realización es inadecuada). que no advierte aun el momento que se le ha opuesto como propio. porque según Hegel “ser y pensar son en sí la misma cosa”17 y es por esto indiferente llamar a la esencia pura considerada en su abstracción puro pensamiento (como hace el idealismo) o pura materia (como hace el materialismo). para Hegel esto es “la actividad aun privada de conciencia del concepto puro”. El movimiento a través del cual ella se propaga hacia alguna cosa positiva. Según la fe. pero Hegel muestra que este es un falso conflicto porque si bien es fácil engañar a un pueblo sobre hechos particulares y sobre accidentes singulares. como un engaño premeditado o como un “horror”. no bien se haga propaganda de sí mismo: aquello “puede execrar sólo lo que ella es”. el saber accidental como el único saber. sin comprenderla. por cuanto se mueve según principios que la fe tiene en sí misma). actuando de este modo. Así la fe le devuelve a la ilustración las acusaciones que aquella le dirige. por eso. entre la pureza y la utilidad: por un lado. por lo tanto. por la cual. de la ignorancia de sí mismo que lo caracteriza. se “pone fin al mal. 17 Id. gracias a la universal utilización recíproca de las cosas y los seres. y está privada de seriedad y de conflictividad. Según la Ilustración. es imposible enredarle acerca de su esencia y hacerle creer lo que no es. Hegel describe aquí la puesta boca debajo de la fe de erratas en error. es decir. en efecto habla sólo de sí misma. VI. por otro lado aislando esta pureza mayor en un ámbito puro (y por eso no real. sino solo un aspecto de su automalentendido. al placer y a la propiedad”. el auténtico conflicto es interno a la ilustración. considerando la mediación como extraña a sí. ¿Está la ilustración. la vida se convierte en algo parangonable a un paraíso terrestre. no sale fuera de sí”. de negatividad. el extrañamiento del concepto. esta imagen conciliadora. la utilidad como el único bien y se difunde en una visión optimista y aconflictiva del hombre y del mundo. de extrañamiento? Por el contrario. en la que reproduce la lucha contra la fe en la que antes estaba empeñado: aquél se presenta como un conflicto entre la parte que llama puro pensamiento a lo absoluto privado de predicados y la parte que llama al mismo objeto pura materia. Hegel examina atentamente este movimiento por el cual la ilustración se pone cabeza abajo y se convierte en lo contrario de la pureza.en el que “se arroja a la batalla diciendo combatir una cosa distinta”. b 7 . del cual no se puede saber nada). afirma el principio económico del cambio y el universal triunfo de lo útil: sin embargo no lo considera en absoluto. “cree hablar de un otro distinto de lo que ella es. sino como un movimiento que contiene la contradicción. toma la finitud como la única realidad. B. error y mentira. en lugar de limitarse a ser pura negación es del mismo modo el momento en el que se convierte justamente en lo que le reprocha a la fe. Esto lo lleva a una disidencia consigo mismo. en efecto. II. el auténtico conflicto es interno a la fe. a través de la crítica de la fe reivindica la exigencia de una pureza mayor (y por eso ejerce sobre la fe un poder irresistible de atracción. entre la intención engañadora del clero y la confianza equivocada de las masas. También éste es un pseudo-conflicto. es decir. entre la pureza que ésta reivindica y la impuridad de sus intelecciones e intenciones: de modo que aquel se le aparece a la fe como una mentira y un embrollo conscientes. La contradicción fundamental de la ilustración es la que se da entre “el ser-en-sí” y “elser-por-otro”. optimista y apagada no es la realidad de la ilustración. completamente privada de seriedad.

Aquí la intelección “cumple su propia realización y es objeto de sí misma”. la más extrañada. de modo que aquélla. deviniendo espíritu moral [moralischer Geist] ya no extrañado sino seguro de sí mismo. cuando se hace pasar por seria. el máximo extrañamiento. cuando se presenta bajo el aspecto ridículo de un mundo conciliado y de un “cielo que ha bajado a la tierra”. y viceversa es en realidad seria. a la unidad en la nueva forma de la libertad absoluta revolucionaria: esta es identidad de esencia y realidad. la seriedad de la ilustración. funda su ser-para-sí sobre el ser-para-otro. indivisa. “que no hace nada de particular. se encuentra en sí mismo y pasa a otra región en la que “se restaura en los pensamientos de lo verdadero”. aquella se vuelva en su contrario. después de haber sido despedazado por un conflicto extremo. W. 2. Por eso todo se cierra en un enésimo retorno del espíritu a sí mismo. como personalidad absolutamente positiva. Trad. la más desnuda y clara realidad de todas las formas de la cultura. su negatividad esencial consiste justamente en el principio de utilidad [Nützlichkeit]. según Hegel. en última instancia –según Hegel.19 Aquélla es la máxima negatividad. Ni siquiera esta libertad absoluta está sin embargo al refugio de lo negativo: al contrario. en la absoluta negatividad. 8 .La característica fundamental de la ilustración es por tanto una radical obcecación mediante la cual todos los conflictos que aquella plantea (el que tiene con la fe o el que tiene dentro de sí misma) son falsos conflictos e igualmente son falsas también todas las conciliaciones que aquella sostiene. que presupone un extrañamiento. el máximo conflicto. B. como superación de toda voluntad individual en una voluntad universal que no admite delegación o representación. retorna. en muerte sin contenido: “esta muerte”. en el que también la extrema negación de la muerte sin significado es reconocida como un momento de la aventura del espíritu: este. La revolución degenera en terror [Schreken]. finalmente indistinguibles. Roces. “es la más fría y clara muerte sin otro significado que el de cortar la cabeza de un imbécil o de tomar un sorbo de agua”. p. sino también en sí. Lo útil. Por eso. en última instancia.en absoluta positividad. y así en efecto se convierte en la más seria. en negación de lo particular como elemento del ser. Pero justamente porque la voluntad universal se revela como absolutamente negativa. III Id. autoconciencia que se posee a sí misma y “ que cancela dentro de sí misma toda diferencia y todo subsistir de la diferencia”18 Ésta se pone como esencia del mundo real y del espiritual. es en realidad ridícula. 18 19 Id. que es tal no sólo para sí. justamente en la medida en que pone el propio objeto como separado de sí mismo. dice Hegel. El conflicto estalla en el interior de la libertad entre la abstracta e inflexible universalidad de la ley y la abstracta y egoísta realidad de lo particular. la máxima seriedad. sino sólo leyes y acciones de estado”. como la libertad absoluta. VI. aquélla se cambia. justamente porque contiene o comprende en sí misma la muerte sin significado. 347. se convierte finalmente en conciencia real segura de sí misma y que tiene delante de sí un mundo por utilizar. La seriedad como conflicto insuficiente.

L’au-delà du sérieux. El movimiento de extrañación está conectado con la experiencia histórica: donde no hay negatividad no hay porvenir. 25 23 Id. el hombre se opone al animal que permanece similar a sí mismo. “puede ser legítimamente considerada como cómica” 22. nº 5. p. aquélla no es en absoluto esa experiencia de radical y extrema conflictividad y disgregación que Hegel contrapone a lo trágico. El saber absoluto. Según Bataille. la mort et le sacrifice. dando un nuevo impulso al desarrollo del factor dinámico. su provisional “no conocer aun el opuesto como sí mismo”. como sí mismo” ¿ha ido nunca más allá de sí? ¿Se ha medido de verdad con la “vasta subversión de múltiples formas de civilización” 20 de la que nace la experiencia histórica moderna? Finalmente. Roces. en la medida en que deviene siempre otro desde sí mismo. privada de más conflictos. continua y radicaliza el movimiento de enajenación de la dialéctica hegeliana. esta se pierde completamente en el momento en que es superada en la síntesis. Hegel. al que Bataille ha asociado su nombre y su propia obra. p. del despedazamiento. todo auto-reencuentro del espíritu. entonces la conciliación universal en el saber absoluto. las cuales ahora ya domesticadas y privadas de su 20 Id. “En el pensamiento de Hegel” concluye Bataille “el desorden es un orden que se esconde. al que ha llegado Hegel. poniendo fin al extrañamiento señala también el fin de la historia y el paso a una sociedad homogénea. ¿Puede ser de hecho considerado como serio un proceso que se resuelve en el “retomar en sí” [zurücknehmen] y en el reconocer como propios los momentos de extrañamiento y de no-identidad? Si el extrañamiento es sólo el momento en el que el espíritu se desconoce a sí mismo en lo opuesto. ¿Es seria una experiencia que se cierra con la conciliación universal? Si lo negativo es reconocido como un momento de lo positivo. difiere de sí. que reposa en su identidad consigo mismo. 1955. refutando todo regreso a la identidad. La pretensión metafísica de resolver y conciliar todas las oposiciones ha prevalecido sobre el esfuerzo de pensar la oposición mayor. de la ruina –que es la garantía de la seriedad de la dialéctica. Bataille. p. la cual pretende superar [aufheben] el conflicto entre positivo y negativo y reencontrar una unidad del espíritu consigo mismo. Bataille hace valer la seriedad de lo negativo contra la dialéctica hegeliana misma. Ese Yo que “conoce la absoluta negación de sí mismo como su propia realidad. nº 26. de W. ¿un negativo que puede ser asimilado y recuperado desde una positividad más comprensiva y sintética. 24 22 G. trad.. 21 9 . de “mirar a la cara al negativo y detenerse en su casa”. hereda. la noche es la máscara del día”23. en “La Nouvelle Revue Française”. La experiencia de la disgregación. expresado por Hegel en su prefacio a la Fenomenología y traicionado por sí mismo.termina con el convertirse en nada menos que en “un incidente en la ascensión” hacia el saber absoluto: el Sabio se sustrae a la disgregación y subordina la seriedad de lo negativo a la positividad del saber.La experiencia excesiva de lo negativo. 242.. que constituye el motor del proceso dialéctico. Vorrede Id. así es en el mondo posthistórico del saber absoluto.21 Su crítica a la dialéctica hegeliana no es por eso externa a su origen y a su esencia: al contrario. es realmente un negativo? Bataille hace precisamente el propósito de “conservar la obra de la muerte”. octubre. se extraña. febrero 1955. todo saber absoluto. Así es el mundo natural. la salida final es edificante e insípida. en la que nada verdaderamente nuevo es posible: la supervivencia asume el aspecto de una repetición de las formas de existencia ya aparecidas previamente. Si la seriedad es la capacidad de sostener el conflicto. en “Deucalion”. Bataille prosigue un movimiento que Hegel ha parado demasiado pronto.

París. entendida como máxima negatividad y máximo conflicto. precisamente en la medida en que lleva a la constitución de un poder militar sobre ellos. aquéllas se le revelan más bien como medios inadecuados e ilusorios para eludir la muerte y lo negativo. a los cuales nos referimos en estas páginas.3 25 Bataille siguió los cursos dedicados por Alexandre Kojève a la Fenomenología del espíritu entre 1933 y 1939. enero 1956 y nº 97. precisamente para poder atribuir al señor una anterior actividad laboral. se aleja de las características de una pura experiencia de la negatividad y de la soberanía: aquélla se le aparece a Bataille. Bataille. por un lado demasiado positiva en su dinámica y en sus resultados. Sin embargo en el trabajo y en la cultura. en segundo lugar. La lucha por la vida y por la muerte que el señor ha afrontado para conseguir su reconocimiento por parte del resto de los hombres. pone en duda la anterioridad hegeliana de la servidumbre respecto del trabajo. reconocida como fuerza del presente. Bataille. según Bataille. de la que él se dispensa imponiéndosela al vencido. l’homme et l’histoire. existe también una dimensión positiva y restaurativa de la identidad: el trabajo –dice Hegel-forma [bildet]. cit. Por eso ni el trabajo ni la cultura le parecen a Bataille auténticas experiencias de la muerte y de lo negativo. l’homme et l’historie. porque aquélla es el principio de la acción. se mantiene sobre el miedo del señor y sobre la negación de la identidad natural. 26 G. el motor del trabajo y de la cultura. junto a esta dimensión extrañante y negativa (que funda su seriedad). Esta alteridad del porvenir. de la que se ha originado el movimiento dialéctico no debe ser recuperada en el ámbito de un plano providencial que muestra la intrínseca identidad de su actividad pasada. distingu esta señoría militar descrita por Hegel. aquel yiene ya en sí mismo un aspecto no soberano conectado con su actividad dirigida al servicio de los fines animales de supervivencia. En Hegel la instauración de la relación de trabajo implica una lucha por la vida y por la muerte. Bataille da así la vuelta completamente al análisis de Hegel y demuestra que tanto el trabajo como la cultura no conocen en absoluto la muerte. par. sostiene precisamente que la importancia de la filosofía hegeliana consiste en ser una filosofía de la muerte: si la muerte no tuviese en la vida del hombre una presencia tan constante y decisiva. sino al contrario. nº 96. confiere al siervo una educación y una individualidad. 1947). de una soberanía religiosa caracterizada por una más profunda familiaridad con la muerte. Hegel. 1956. constituyen más bien el simulacro de aquello que fueron 24. Hegel. en “Monde Nouveau-Paru”. de novedad: la realidad histórica. y por otro lado demasiado dependiente del resultado práctico26. febrero. continua con el principio del cambio universal y termina con la muerte sin significado del Terror. 1 . en primer lugar. La radicalización de lo negativo es por eso la única garantía de historia. Si bien el señor hegeliano afronta ciertamente el riesgo de la muerte. no habría ni libertad. ni historia. la cultura análogamente constituye la premisa imprescindible del saber. es paradójicamente garantía sólo de la experiencia de la muerte. de porvenir. al contrario. Según Bataille. la cultura comienza con la disgregación en la que el chantaje económico por la supervivencia física comienza con la conciencia simple. 24 Id. irreductiblemente otra y diversa respecto a sus formas pasadas. Por eso Bataille. sino sólo la ilusión de evitarla y el terror delante de ella. que lee a Hegel a través de la interpretación de Alexandre Kojève25. en la descripción hegeliana del origen del trabajo no hay en el fondo una auténtica experiencia de la muerte. son un punto de partida de los ensayos que Bataille dedicó en los años cincuenta al filósofo alemán. Publicados con el título de Introduction à la lecture de Hegel (Gallimard. par 1.alteridad.

Dentro de aquél no se sale del círculo de la esclavitud. se sustrae a la positividad. no la producción de valores de cambio: la transformación de la naturaleza. En cuanto a la cultura. Le paradoxe de la mot et la pyramide. que degrada y aplasta. prevalece sobre el señor feudal y da origen al capitalismo moderno. La terribilità 29y el horror que la conciencia servil tiene ante la muerte depende precisamente del temor que la renuncia al placer presente no sea compensado por nada. Ni siquiera el señor. que crea mediante la industria “un mundo homogéneo circunscrito a las diferencias cuantitativas”. Todo el mundo del trabajo en todos sus aspectos y desarrollos se basa en el miedo a la muerte y la eliminación de su experiencia. Bataille pone en evidencia el servilismo esencial del patrón. en la acepción hegeliana y en los tres momentos fundamentales individuados en la Fenomenología del espíritu (la cultura pura. como instrumento. cit. no es cierto. y su degradación recae sobre quien le ordena. [N.. En fin. la reducción del hombre a cosa.tiene el valor de lo que vendrá más tarde. su relación hipócrita con la muerte: “no es el siervo. se sustrae mínimamente al punto de vista servil. en lo que éste producirá y en la utilización futura del producto. ni siquiera el movimiento a través del cual el siervo. transformando el objeto en instrumento y enviando al futuro su utilizació n. p. 634 29 He preferido dejar en el italiano original esta palabra. igualmente. no implica ninguna consustancialidad entre el objeto transformado y la muerte. que se funda sobre la fuga de la muerte y sobre su miedo: el efecto de la reducción a instrumento es de hecho la proyección de sí en el tiempo futuro y el terror de que. julio 1953. 11 . el significado del instrumento consiste justamente en el continuo reenvío a una positividad futura. al contrario. que realmente goza del objeto. sino el señor quien decide los actos del siervo. el miedo a la muerte no superado y el trabajo servil. La reificación. y estos actos serviles pertenecen al señor”30. La relación negativa con la naturaleza es para Bataille la consumación. no de lo que es” 28. no sólo porque sea difícil hacerlo. nº 49. a instrumento. Además. Semejante renuncia al placer actual en nombre de una positividad futura parece conectada a la génesis del mismo concepto de valor (algo que vale independientemente del hecho de ser real): “el sentido del instrumento está dado en el porvenir. el hombre que sirve –que trabaja. el siervo mantiene con la muerte una relación de fuga y de horror: aquél se constituye como tal justamente en la medida en la que prefiere el trabajo a la muerte: “Trabajar” dice Bataille “es siempre confesar que la servidumbre.] 30 Id. lo involucra en el mundo servil que se engaña al creer que se coloca a la muerte a un lado. ya consciente de sí mismo. nº 74. son la misma cosa”27. 12. la mort et l’histoire. Hegel. cuyo goce le es siempre negado. no es en absoluto una experiencia de la muerte. El origen del trabajo servil está por lo tanto conectado con una cobardía fundamental que es continuamente confirmada por la aceptación y la tolerancia de una vida dependiente y subordinada.Por su parte. según Bataille. que la relación entre el siervo y la naturaleza niegue la identidad de esta última. Sommes-nous là pour jouer ou pour être sérieux? En “Critique”. junio 1951 y nos 51-51. que está implícita en el trabajo servil. agosto-septiembre 1951. la 27 Id. El mundo de los valores es el mundo servil del trabajo. en Critique. El siervo actúa a pesar suyo. en la espera de una identidad por venir. este bien que debería llegar sea arrebatado por la muerte. 739 28 Id. que es la consecuencia fundamental del trabajo. p. del T. la subordinación y el dolor son preferibles a la muerte […]. sino porque en ambos idiomas expresa lo mismo: lo terrible presente en la obra de Miguel Angel y todo lo que ello implica. p. Humanamente. Por el contrario.

” 33 La Reforma. individualiza los orígenes en la relación entre la moral protestante y la economía capitalista. que es verdaderamente soberano. El conflicto entre la pureza de la fe y el principio de la utilidad. Conférences sur le Non-Savoir. la condena de la exterioridad del culto conduce al rechazo de los gastos improductivos y al empleo fructífero del dinero. p. en la medida en la que toda cosa funda su propio ser en el reenvío a otra. porque éste es sustancialmente reenvío al dinero. La palabra alemana Bildung (formación) pone claramente en evidencia su aspecto positivo conectado con la pretensión de sustraerse a la muerte y con la obligación de adecuarse a las exigencias de la producción. escribe. Bataille es categórico sobre este argumento: “Yo creo”.utilidad y el terror). 131 33 Id. Bataille lo niega del modo más radical. comenzó un caos (…). “que el saber nos somete. a los burgueses. ni lo negativo es para Bataille útil. verano 1962 Id. destruyó el mundo sagrado y entregó la tierra a los hombres de la producción. En esta dimensión reductiva el pensamiento sirve al trabajo: para Hegel no hay trabajo sin pensamiento. según Bataille. Tal movimiento es descrito por Bataille en estos términos: “Donde. considerado en su unidad (en la masa indiferenciada) aceptaba ser sólo una cosa”32 Por lo tanto. se disuelve en la versión calvinista de la Reforma. Que la utilidad constituya una experiencia de lo negativo y de la muerte. en Tel-Quel. 122 32 1 . separando lo divino de las cosas y constituyendo dos órdenes completamente diversos. que según Hegel esconde la conexión profunda existente entre los dos términos. La part maudite. de hecho. La libertad en todos los sentidos quería decir que el hombre. Bataille retoma a su modo el análisis hegeliano de la relación entre la fe y la ilustración: imitando a Max Weber. que en la base de todo saber hay una servidumbre. expulsó. el triunfo de la pura realidad efectiva implica. El reenvío utilitario a otro no puede ser considerado como una ruptura de la identidad. cit. Se da así la vuelta por completa a la posición hegeliana: para Bataille la utilidad no es negativa ni lo negativo es nunca útil. una positividad banal y privada de porvenir. Si a todas las cosas les es atribuido un valor de cambio y si todo el sistema social se basa en el principio de cambio entre equivalentes. todo se convierte en todo. La inversión de todas las identidades en su contrario. La acción de los reformadores “llevando a sus últimas consecuencias una exigencia de pureza religiosa. ni pensamiento sin trabajo. a la identidad que es el equivalente general y abstracto de los valores de cambio de las mercancías. que no subordinando el presente a una positividad por venir garantiza la diferencia del futuro. Las contradicciones (…) dejaron de ser sentidas. por 31 Id. en Oeuvres. la aceptación de un modo de vida en el que cada momento no tiene sentido más que en relación con otro u otros que le siguen”31. ya desde sus primeros escritos. sino sólo el punto final que no reenvía a ningún lado. La salida de este problema –que también Hegel colocaba en estrecha relación con la afirmación de la burguesía. todo se cambia con todo. porque éste no es nunca un momento de paso hacia una nueva positividad. que a Hegel le parece la prueba del carácter negativo de la cultura pura. VII. una reducción de todo a mercancía. aquella es sustancialmente un desarrollo del trabajo. nº 10. P. es para Bataille solo “el mundo de la confusión” creado por la economía mercantil.es la universal reificación y homogeneización de la sociedad y del conflicto. en un mundo en el que la realidad era detestable tanto más en cuanto que era públicamente la medida del hombre (…). una nivelación y un aplastamiento generales. todo se convierte en igualmente posible. en los sentidos más opuestos.

en el peor de los casos. aquél encarna por esto el proceso de acumulación “primitiva” de la que justamente Marx ha descrito la dureza y la crueldad: el partido comunista ruso ha asumido las tareas y las funciones que la burguesía rusa no ha sido capaz de desarrollar. es decir. se resuelve en una nueva positividad más homogénea e idéntica que la precedente. perder aquello que constituye su significado. es decir. para salvar la revolución. toda renuncia al presente en nombre del porvenir es cruel. p. mucho más serio que el de los dirigentes burgueses.“hacer al mundo del trabajo múltiples concesiones. El movimiento de soberanía y de rechazo de la utilidad de la que han nacido las revoluciones históricas. junio. porque son incapaces tanto de atenerse a la pura lógica de las cosas como de ser realmente soberanos: “Sólo la seriedad del dirigente comunista permite discernir lo que en el mundo burgués es sólo una posibilidad incesantemente obstaculizada. el poder que el desarrollo de las cosas exige independientemente de aquella búsqueda del rango hacia la cual los hombre tratan de utilizarlo. Nº 102. en resumen. su huida y su subordinación a la positividad de la economía y de la identidad. Análogamente. la diversidad entre los dos consiste.35 La oposición entre mundo burgués y estalinismo no es en absoluto tan radical como ambas partes hacen creer. Y ya que toda acumulación. 31 35 1 . julio 1956. de lo negativo y del conflicto. al empleo improductivo de las riquezas. sino al contrario. y por otro lado convirtió en autónomo el movimiento de la economía y consintió la reducción de toda la realidad social al valor de cambio (que designa el ámbito de la realidad efectiva en su más desnuda amoralidad). mayo 1953 y nº 73. porque en la base de ambos está el mismo mecanismo económico. 745 Id.34 Mientras Hegel ha sometido a examen el terror que cierra la revolución francesa. no es seria en el sentido fuerte que Hegel dio a este término [Ernst=Kampf]. Esto confiere a los políticos burgueses un carácter cómico. en el hecho de que el sistema económico soviético es mucho más riguroso y consecuente en la persecución del desarrollo de los medios de producción: aquél por lo tanto es mucho más positivo y tiende a anular completamente aquel margen que la burguesía había dejado al dispendio. contradictoriamente. representa a ls ojos de Bataille el medio que ha permitido la rápida industrialización de Rusia. aquél ha tenido que emplear métodos terroristas para alcanzar su objetivo. Le communisme et le stalinisme. El terror estalinista. Sommes-nous là pour jouer. a la moral del mundo y la transformó en valor (que por definición se coloca en el ámbito del deber-ser). en “Critique”. el fenómeno de la estalinismo. nº 72. según Bataille. in “Monde nouveau-Paru”. estando conectada con el miedo a la muerte.un lado. Bataille considera sobre todo el terror en el que termina la revolución rusa. darle razones a un juego soberano. con la espera y el temor al futuro. la única conocida por Hegel. bien lejos de constituir un movimiento negativo. Ni siquiera la tercera forma de la cultura individuada por Hegel. De esto se derivan varias consecuencias: en primer lugar la seriedad del trabajo y de la cultura. la libertad revolucionaria y el terror. en todos los sentidos. que oscilan siempre entre la objetividad del poder y el permanecer de una subjetividad que procede de la disponibilidad privada del dinero. el poder de los dirigentes soviéticos es. p. La souveraineté. implica según Bataille una experiencia de lo negativo y de la muerte. II. se ha transformado rápidamente en un nuevo trabajo: le ha tocado al revolucionario –dice Bataille. 1953 36 Id. En segundo lugar. sino al contrario. 34 Id.36 La seriedad del trabajo y de la cultura no es por eso en absoluto la experiencia de la muerte. cuya esencia es la de no tener”.

porque es eliminado el porvenir: lo que resta es la repetición infinita de los momentos que se fundaban en él.38 La conclusión a la que llega Bataille es aparentemente paradójica: por un lado la vida servil basada en el trabajo y sobre la cultura. La muerte no merece en absoluto la seriedad con la que en general es considerada por quienes la temen: ésta se aparece en su negatividad solo a quien no espera del futuro ni la confirmación de expectativas ni la realización de proyectos. no tiene nada que hacer no con la seriedad ni con la infelicidad. La vida es sometida a la alternativa de la fortuna o la desdicha. Hay que distinguir. en Hegel el miedo al porvenir es eliminado. La primera está conectada con la identidad social y representa en el fondo una reacción suya de defensa frente a lo que podría comprometer la superioridad. sino al contrario.implica una relación esencial con la infelicidad. Según Bataille. la desventura: “En la gravedad del profesorado (…) la desdicha tiene siempre el peso mayor: un no sé qué de pobre. se imagina erróneamente que el porvenir sea el producto homogéneo del pasado y por eso permanece prisionera de esto. que parecen constituir manifestaciones de un conflicto mucho más radical y profundo. que son por lo tanto más irremediablemente serios. para conservar frente a él una posición dominante. Finalmente. Sommes-nous là pour jouer. dos tipos de risa: una menor y otra mayor. la auténtica experiencia de la muerte y del conflicto. con el triunfo de la identidad en el saber absoluto. La ambigüedad fundamental de la Fenomenología del espíritu hegeliana consiste en haber fundamentado la actividad más estrechamente conectada con la economía mercantil y capitalista. el trabajo y la cultura. desde la que viene efectivamente transmitida al porvenir. Hegel resuelve el miedo al futuro y a la muerte con su eliminación. P. se imagina que la desgracia lo volvería serio”. 740 38 1 . se ríe de alguien para degradarlo. que cuenta siempre infinitamente más que el juego”39. por otro lado la vida soberana que vive el presente justo porque es consciente de la alteridad y de la diferencia del porvenir y de la inutilidad de proyectar la identidad. 241 Id. termina con el dar a la seriedad de la desgracia el valor final. pero es típico de la fortuna el hecho de no poder ser tomada en serio”37. sin embargo. p. L’au-delá du sérieux. La risa mayor en cambio nace de un movimiento opuesto: ésta no es en absoluto la reafirmación de lo conocido sobre lo desconocido. sobre la experiencia de lo negativo y su dinámica. contiene en sí misma una capacidad de autosuperación. cit. El conflicto como risa. de desagradable. p. que subordina el presente al porvenir. que no le huye sino que le mira a la cara y se detiene cerca de ellos. 248 39 Id. pero esta solución. precisamente porque hereda y hace propia la seriedad del trabajo y de la cultura. 3. para reafirmar el valor final de la seriedad fundamental del trabajo y de la cultura: esta risa “no es más que un reposo en la carrera de una vida dominada por lo serio. de la seriedad y de la fortuna: “Nadie” dice Bataille “puede decirse más allá de lo serio. El movimiento de lo negativo no puede ser sin embargo contenido de esta forma: aquél lo excede y la sobrepasa hacia otros modos de ser. el pasaje desde el dominio de lo conocido y predecible al de lo 37 Id. la eternización de la seriedad y de la infelicidad a la que está conectada. mucho más seria que la pretendida seriedad del trabajo y de la cultura es la risa. la desgracia. Su ámbito está más allá de la espera.

La risa buscar referencia (p. o como él mismo dice “toda distracción de la vida” induce a la hipótesis de que en realidad quiere poner en ridículo a la muerte y mostrar la comicidad esencial del cadáver. 735 H. pero la familiaridad con la muerte que aquéllos crean es más bien un modo de afirmar su inconsistencia que un permanecer junto a ella. la característica principal del cadáver. no habla de la muerte. 60 41 1 . sino de la libertad: cualquier escena real e incluso dramática –dice. cuya peculiaridad consiste en atribuir a éste los caracteres del movimiento. Bergson. Entre la experiencia del que ríe y la del que muere existe para Bataille una afinidad sustancial: ambos disuelven la propia identidad en un movimiento que la sobrepasa y que tiene una dimensión autónoma y soberana. la reducción de lo que está vivo a algo de mecánico y de rígido: la marioneta. P. La seriedad para Bergson no nace de lo negativo y del conflicto (como para Hegel). Según éste. hace sin embargo difícilmente pensable y sustancialmente poco seria la idea bergsoniana de la libertad: no es casualidad que para Bergson lo cómico es un medio a través del cual la sociedad protege su propio devenir unitario de los excesos que lo 40 Id. P. La conexión entre la risa y la muerte establecida por Bataille se mueve así en una dirección opuesta a la más famosa teoría sobre lo cómico de la filosofía moderna. Aquélla indica. La filosofía bergsoniana elude el conflicto que opone la muerte a la vida: es sustancialmente una filosofía de lo positivo. independientemente de la referencia a una positividad futura. 1) 42 Id. la risa desarrolla la función de perfeccionar la elusión de la muerte y de lo negativo mediante la degradación cómica: aquélla los exorciza poniéndolos en ridículo. porque en estas circunstancias el automatismo mecánico triunfa sobre el ímpetu vital. la mascarada de las ceremonias sociales la materialización y la reificación del ser humano son cómicas.desconocido y lo impredecible. la contestación radical a toda certeza y la ruptura de toda identidad: aquélla implica por eso un riesgo para la vida y para la muerte que se funda en la seriedad fundamental: “el jugador auténtico” dice Bataille “es aquél que pone su vida en juego y el juego auténtico es aquél que es a vida o muerte” 40.puede ser convertida en cómica considerando a sus protagonistas como marionetas movidas por una necesidad superior 42. porque imitan una vida que no tienen. Mediante la risa. castiga la rigidez e impide que se detenga. que se resuelve en el triunfo de la positividad social. del ámbito de lo idéntico al de lo diferente. la expuesta por Henry Bergson en su ensayo La risa de 1899. en suma. del devenir. presenta la idea de que el impulso vital de la humanidad pueda al fin vencer a la muerte. En el ámbito de este proyecto. Bergson. El optimismo evolucionista de la filosofía de Bergson. el hecho de que Bergson encuentre cómico todo movimiento privado de vida. toda transformación del cuerpo humano en cosa. La marioneta de la que habla Bergson evoca por eso los esqueletos de la danza macabra: éstos hacen reír porque se mueven sin estar vivos. la vida cobra de nuevo ventaja. en su libro sobre la risa. Esta risa es. del cambio continuo. lo que genera la risa es precisamente el relajar la tensión y la elasticidad vital. Pero la frecuencia con la que recorre a lo largo de toda la obra la palabra raideur (rigidez) como sinónimo de cómico es sospechosa. Por lo demás. que sostiene precisamente la relación entre la risa y la vida: “Nosotros vemos” escribe Bergson “[en la fantasía cómica] sobre todo algo vivo”41. Bergson no cree en la realidad de la muerte: en la Evolución creadora. de hecho.

in-utilidad. la mort et le sacrifice. Pp. La impotencia práctica del soberano religioso es sin embargo al mismo tiempo ajena a la subordinación del siervo: esta última nace del miedo a la muerte. sobre el hecho de que el rey era la víctima privilegiada del sacrificio46. Este conocimiento.243 45 Id. La risa bergsoniana frente a la muerte es el modo de eludirla.podemos sustraernos a la infelicidad y a la desgracia: la experiencia de la muerte coloca más allá de lo serio. en éste. A diferencia del valor positivo. La definición kantiana de la risa como una espera que se resuelve en nada es retomada por Bataille e interpretada precisamente como descripción del “milagro negativo” de la muerte: el cuerpo humano que se convierte en cadáver. 32. con la utilidad. de hecho. Hegel. La risa tiene en Bataille una función un significado exactamente opuestos a los que les atribuía Bergson. 135-136 G. de la cual nada lo puede sustraer. en el lugar de la cultura el no-saber. El concepto de soberanía elaborado por Bataille está lejos del concepto hegeliano de señoría. 46 Id. p. cit. más allá de “lo que sucede” [ce qui arrive] en un estado de perfecta felicidad que nada separa de la completa extrañación44 Bataille radicaliza la concepción hegeliana de lo negativo dándole la vuelta por completo a la fenomenología: en el lugar de la seriedad coloca la risa. la dimensión lúdica del soberano de Bataille está igualmente conectada con su condena a muerte ritual en el sacrificio. la primera en cambio deriva de la oposición radical a todo proyecto. imposibilidad sin retorno y sin recuperación. sino ruptura de toda identidad social. Si la seriedad del señor hegeliano dependía del hecho de haber afrontado una lucha por la vida y la muerte. cit. la risa de Bataille nace solamente de la experiencia extrema de la muerte. que deriva del residir cerca de ella. de su negatividad. sino llevado al extremo. La risa no es evitación de la muerte.podrían poner en peligro: su papel es el de “adaptar de nuevo cada uno a todos”. cit. el conflicto con la vida. de la perspectiva proyectada que espera la positividad del porvenir pone fin a la seriedad y desencadena la risa ante la muerte: aquella marca el ingreso en un ámbito soberano que se sustrae a la servidumbre de la utilidad y la subordinación. no puede conocer inmediatamente la muerte”45. golpeado hasta la muerte y recoge del horror de la muerte una ebriedad gozosa. una representación en la que el sacrificante se identifica con el animal. un espectáculo. Solo así –según Bataille. tanto como el rey religioso de los tiempos arcaicos está lejos del rey militar de los tiempos históricos: la soberanía religiosa no implicaba necesariamente ventajas prácticas. L’au-delà du serieux. no está enmascarado o resuelto. El quedarse en nada de la espera. según Bataille. pasaje de lo posible a lo imposible. en el lugar del trabajo el placer. de “redondear los ángulos”43. p. cuya autonomía va pareja a su realidad. Hegel. la atracción que aquél ejercitaba no se fundaba sobre las empresas y sobre el poder militar sino sobre la familiaridad con la muerte. en el lugar del señorío coloca la soberanía. 25 44 1 . 43 Id. l’homme et l’histoire. se obtiene solamente mediante un subterfugio. Bataille. del mantenerse en ella. no basta el simple hecho natural de la muerte para tener una auténtica experiencia de ella: “viva o muera el hombre. p. “lo imposible” de la muerte es al mismo tiempo un algo de autónomo y de real. sino experiencia del conflicto excesivo que opone la muerte a la vida y de su carácter ineludible. no es recomposición de la unidad social. con lo positivo.

tanto en sus aspectos arcaicos como en su dimensión actual. y por otro lado. Bataille coloca la cultura pura que nace del dispendio improductivo del poder y de la riqueza. Esto es tan cierto que. Para Bataille. es decir. precisamente el desposeimiento. L’erotisme. Bataille distingue el erotismo de la mera sexualidad: el erotismo es. porque es soberana y extrema. sin embargo.50 sino un proceso. sino que señala completamente el paso del animal al hombre. el hombre en el conflicto entre trabajo y juego. como el wake. Pauvert. Esto explica ciertas reacciones alegres delante de la muerte. nº 101. para Bataille. El horror experimentado por el hombre delante del cadáver. seriedad y risa. una actividad psicológica conectada con la experiencia de lo negativo y de la violación. p. esta experiencia extrema puede ser sin embargo aprendida y preparada: la iniciación a la muerte y a la risa es precisamente el no-saber. y Les larmes d’Eros. no sólo es típico del hombre. que constituye uno de los primeros y fundamentales tabúes. junio 1956. cit. Roces. no podemos describir plenamente el juego sin referirnos a la conducta del rey”48. 15. el principio de la soberanía fue prohibido hasta que no se le trajo de nuevo al primado del juego. El placer erótico es la experiencia contradictoria de la prohibición y de su violación: aquél suspende la primera sin quitarla de en medio y por tanto no puede asumir nunca el carácter de un retorno a la naturaleza o de una reconstitución de la totalidad positiva. como la llama Bataille) y que opone a ésta el exceso de la propia energía negativa47. La souveraineté. en “Monde Nouveau-Paru”. del placer y de la risa: “el juego y la soberanía son inseparables. la pérdida de la subjetividad singular. en su opinión. por lo tanto. es descrito por Bataille con las mismas palabras que usa Kant para definir la risa: una espera que de golpe se reduce a nada. de este modo. Sommes-nous là pour jouer. en el puesto de la utilidad ilustrada. 1961 50 Fenomenología. la inutilidad poética. ésta sólo aparentemente es menos 47 Id. W. una fenomenología de la risa y el juego. la vigilia fúnebre irlandesa descrita por Joyce. el extrañamiento sin retorno: el significado psicológico del orgasmo sexual es de hecho. La soberanía. la salida fuera de sí. para Bataille. de hecho. está conectada con el desencadenamiento de la alegría. por tanto. la señoría y la servidumbre son bastante más afines entre sí de cuanto le parece a Hegel: ambas se mueven de un modo caracterizado por la seriedad del trabajo y del reenvío a una positividad futura. La totalidad a la que tiende el erotismo es la muerte. o las fiestas sacrílegas que se desencadenan tras la muerte del jefe en algunas sociedades primarias de Oceanía. 742 49 Id.de la voluntad de no subordinar nunca el presente al futuro. en el fondo. La soberanía tiene para Bataille un significado que va más allá de la referencia a una realidad arcaica: ésta designa el modo de ser del hombre que niega el mundo de la economía mercantil (o de la economía limitada. 48 1 . Paris. Igualmente. Éste no es la aniquilación o “la noche en a que todos los gatos son pardos”. los de la cultura hegeliana. por un lado. porque está más allá de la desgracia y de la infelicidad. dándole la vuelta. vive en la identidad del instinto natural. un movimiento que se articula de forma que repiten. El animal. fundamentalmente erótica. p. la pérdida de la identidad. p. En el puesto de la cultura pura que nace de la realidad del poder y de la riqueza. cit. trad. 26 Id. La experiencia soberana de la muerte y de la risa implica el primado del placer sobre todas las cosas: ésta es. A la fenomenología de la seriedad Bataille opone. este. I. la auténtica experiencia de la alegría y de la risa. Es ésta. en el puesto del terror político. tabú y transgresión 49. la pornografía.

nº XI. el mal en cambio es lo imposible. sino también la del arte y la poesía. p. cuyo modelo está representado desde la muerte. sino a los placeres: los papeles de libertino y de víctima no son fijos y establecidos de una vez para siempre. 54 Id. el máximo placer consiste en la capacidad de convertir en gozo incluso el más horrendo dolor. nº XVII. opone la ilustración a la fe es un pseudo-conflicto entre dos términos que se revelan idénticos. El movimiento de la inversión y del cambio no atañe a los valores. le parece a Bataille excesiva e inconmensurable: el bien es en el fondo lo posible. p. ya que son el monumento más duradero elevado a la nada52. sino que tienden esencialmente a darse la vuelta. septiembre 1956 53 Id. Segunda Parte.seria que la primera. desde el punto de vista práctico del trabajo y de la producción. Las pirámides del antiguo Egipto ofrecen. Se trata sin embargo de un milagro negativo. El sobrino de Rameau. nº 16. L’èquivoque de la culture. Mientras que la lucha que. El placer es por esto un Sade un fenómeno tan contradictorio y disgregante como el valor de cambio en Diderot53. Les larmes et les rois. in “Botteghe Oscure”. en este sentido es la heredera del sacrificio religioso en el mundo moderno. con el fin de librarla de la seriedad51. en la fenomenología hegeliana de la seriedad. La experiencia del poder y de la riqueza del Antiguo Régimen que forman y modelan el espíritu burgués educándolo en la equivalencia de todo mediante el valor de cambio. según Bataille. Bataille considera a Sade el prototipo del “hombre de cultura”. desde la disolución de las cosas más reales en nada54. y la inutilidad poética que se presenta como mal. el principio de la más opaca realidad efectiva. Por eso su significa es cómico: solo la 51 Id. en “Comprendre”. 18 Id. La tortura asume así el aspecto de una iniciación de la “conciencia simple” e ingenua al placer. 1956. 1953. 2 y 3. cit.. la prueba de una profunda familiaridad con la muerte. la subversión de la identidad. L’érotisme. y en realidad implica una experiencia mucho más radical que el extraña miento: el no-saber es una operación que “estamos obligados a proseguir un poco más seriamente que las otras. el verificarse de un evento que es completamente extraño a la lógica del dinero y del poder. Mientras que el punto de referencia principal de la descripción hegeliana de la “cultura pura” había sido la obra de Diderot. una inmensa operación al servicio de un fin inútil. es decir. pero es precisamente su falta de finalidad lo que las convierte en soberanas: obras dedicadas a la muerte y obras de la muerte. es experiencia de un extrañamiento que expone a la pérdida de identidad tanto a la víctima como al verdugo. Le non-savoir. la distancia entre la utilidad del mundo de la realidad efectiva y del poder que se hace pasar por bien. como en la fenomenología hegeliana de la cultura. 41 52 1 . aquéllas están desprovistas de sentido. el escritor por excelencia. Lo imposible presente por esto un aspecto milagroso: la fórmula “imposible y no obstante real” le parece a Bataille la más adecuada para definir no sólo la experiencia de lo sacro. un ejemplo de cultura pura. aquéllas contienen en sí mismas la contradicción. lleva en cambio a Sade a formular la hipótesis de una soberanía desmesuradamente mayor que el poder histórico positivo de los señores y de los reyes: mientras que este último encuentra un límite en la utilización de los súbditos y en la ventaja que obtiene. en “Botteghe Oscure”. La experiencia literaria y poética moderna desde Sade y Blake hasta Nietsche y Kafka le parece a Bataille una actividad soberana precisamente porque es fundamentalmente inútil. cap. la soberanía de Sade es negación ilimitada a un tiempo de los otros y de sí. el ejercicio de una operación completamente negativa.

Por lo tanto. L’au-delà du sérieux. implícita en la experiencia de Sade. el extrañamiento.risa expresa adecuadamente la diferencia de lo imposible poético respecto a la utilidad y la amplitud del conflicto que se le opone. ella se transforma por completo en alegría. Su experiencia de lo imposible coincide con el abandono del punto de vista trágico y con a creación de un arte cómico y paródico del cual el poema Así habló Zaratustra es la máxima expresión. en una risa que no se detiene delante a lo que le repugna. precisamente porque es la superación de todas las posibilidades en la imposibilidad extremadamente real de la muerte. del bien. cuando declaró: “mi cautiverio nacional con la guillotina ante mis ojos me ha hecho más daño del que me habían hecho todas las bastillas imaginables”. Si el terror político es la figura extrema de la seriedad. 55 Id. El terror político instaurado por Robespierre dispensa una muerte descarnadamente real en nombre de lo positivo. del placer y del no-saber. El análisis conducido por Bataille se basa en una serie de presupuestos filosóficos que sustancialmente son hegelianos. la contradicción. pero que no ha podido continuar a causa de su solidaridad con el mundo burgués del trabajo y de la economía mercantil. La risa lleva así a cumplir un movimiento que la seriedad filosófica ha apenas iniciado. porque su seriedad no está mitigada por ningún tipo de arrogancia y su comicidad por nada serio”55. produce en cambio una representación de la muerte que transforma completamente el horror en risa y en placer sin límite. de la virtud.La risa como conflicto insuficiente. la pornografía de Sade es la radical oposición al terror jacobino. Sade conserva la obra de la muerte con la representación de un placer al que nada puede poner fin. La risa es así para Bataille la máxima oposición a la identidad y al capital. bajo este aspecto. del trabajo y de la cultura en una fenomenología de la risa. Para Bataille. atañe a la idoneidad misma de estos conceptos para interpretar esa exigencia de oposición excesiva y de máximo conflicto que anima el pensamiento de Bataille. p. ebriedad. La grandeza de la pornografía de Bataille consiste en el descubrimiento de la relación que une el placer con el dolor y con la muerte. los conceptos fundamentales sobre la base de los cuales vienen reconocidas como privilegiadas unas experiencias semejantes son en ambos casos los mismos: lo negativo.. El caso de Nietsche le parece a Bataille. 4. es decir. Robespierre elude la muerte dándosela a los presuntos opositores de la identidad moral. risa. cuyos precedentes históricos son sólo pálidas e inadecuadas prefiguraciones. la familiaridad de lo negativo. seriamente. el problema que se le presenta a quien quiera proseguir el movimiento del cual extrae su origen el no-saber. verdaderamente ejemplar. La angustia y la miseria de nuestra vida deriva del miedo de asumir aquel movimiento de extrañamiento y de negatividad que tendrá siempre y en todo caso lo mejor con la muerte: solo a partir del momento en que esta perspectiva de extremo conflicto en la confrontación del mundo de la utilidad es vivida sin ser eludida. cit. éste es “mucho más serio y mucho más cómico. envilece y que por eso es garantía de una soberanía ilimitada. el horror suscitado por la estrecha relación entre el sexo y la muerte es la figura extrema de la risa. por cuanto transforma la fenomenología de ls seriedad. aterroriza. 248 1 . De este incompatibilidad entre terror político y pornografía fue perfectamente consciente el propio Sade.

Les larmes et les rois. Esta anterioridad no es solamente cronológica. El fenómeno de las lágrimas de alegría. el mismo movimiento de la dialéctica hegeliana. el tabú vienen antes que el placer. esto es. tiende a recaer en la pura inversión. a reconocer que el trabajo. El movimiento que la dialéctica hegeliana ha puesto en movimiento. sino psicológicamente sentido como imposible y milagroso. es decir. pp. que tiene según Bataille el mismo origen que el de las lágrimas de dolor -es decir. los opuestos contradictorios de los opuestos contrarios es precisamente el hecho de no tener término medio. Y describe de este modo la cumbre de su experiencia: “en un punto del pensamiento que no difiere del pensamiento articulado menos de cuanto se diferencia de la vida la inercia del matadero. 29-30 Id. 242 58 Id. La exigencia de un primado de lo opuesto sobre lo idéntico. El punto de llegada extremo del camino de Bataille parece de hecho proponer de nuevo la mera coincidencia de los opuestos. la extrema felicidad y la desgracia extrema”58. La única condición. de tercio excluso) era precisamente la de excluir la contradicción del ámbito del pensamiento y de la realidad y de afirmar la contrariedad como máxima oposición posible. no hay nada que no sea lo contrario de lo que es”57. sino sobre todo lógica: lo negativo presupone lo positivo. Pero esta coincidencia e indiferencia de positivo y negativo en la experiencia extrema no puede de ningún modo justificar la regresión a soluciones que proponen de nuevo la bondad del “término medio” aristotélico: lo que distingue. privado del momento de la síntesis. a llo idéntico. la negación no consigue nunca. en último análisis pseudo-conflictivo. el dispendio. Incluso admitiendo que el término positivo exista solamente para ser negado. La contradicción era para Aristóteles un escándalo lógico y ontológico q debía ser desterrado: la función de la lógica de la identidad y de sus principios (de identidad. Además. que presenta esencialmente un carácter heteroreferencial en evidente contraste con la dimensión soberana atribuida por Bataille. para que cualquier experiencia se convierta por completo en su opuesto contradictorio es el extremismo con el que aquella es perseguida. cit. p. donde no hay nada que no esté reducido a pedazos. Les larmes d’Eros. p. no puede ser satisfecha desde el concepto de negativo. por definición. ser una oposición excesiva. cit.es la ocasión para confirmar el carácter. a su pesar. la máxima oposición se resuelve en el descubrimiento del fin de todas las oposiciones. como independiente. 43 57 2 . A la máxima diferencia se le da la vuelta por completo de este modo y se convierte en indiferencia. ni a ser auténticamente soberana. está obligado a atribuir el punto de origen a lo positivo. in-útil e im-posible.Sometido a esta interrogación. la violación56. desaparecer la diferencia entre lo positivo y lo negativo. en la que los contrarios se ponen del revés y se cambian el uno con el otro. confiriendo a la contradicción dignidad lógica y ontológica es ya un movimiento 56 Id. la llegada de un hecho no sólo inesperado. en definitiva. porque se espera siempre el propio contenido –eso que concretamente niegadesde el exterior. de la oposición contradictoria: “la cosa más sorprendente” dice Bataille “era la identidad de reacciones no calculadas. L'au-delà du seriéux. el mal reenvía al bien. que hacía de un punto de vista definitivo. En primer lugar. la transgresión implica la ley. de no contradicción. del conflicto sobre la conciliación. cit. la utilidad. el análisis de Bataille se revela insatisfactorio bajo varios aspectos. que tenga una función secundaria respecto a la negación. queda el hecho de que lo negativo se determina conceptualmente respecto a lo positivo.

La lucha entre la vida y la muerte que para Hegel constituye la premisa y el fundamento de la seriedad se instaura entre los dos término en los que se escinde la autoconsciencia y por esto presenta en su origen mismo el carácter de un conflicto interno que será en todo caso resuelto con la reconstitución de lo idéntico. p. la “equivalencia general”60 de toda experiencia.es inadecuada para expresar el conflicto excesivo: no por casualidad. Bataille reproduce una teoría de la risa que había ya encontrado su formulación en Baudelaire y en Pirandello. y de la cual es posible conocer solo el riesgo. Esto es cierto no sólo para Hegel. Mirar a la muerte a la cara quiere decir “vislumbrar finalmente la apertura a la totalidad ininteligible. pero el hecho de que estos extremos tengan que estar contenidos en una totalidad que los supera. La teoría de la risa. a diferencia del término medio aristotélico. En el fondo. Phänomenologie des Geistes. si él mismo conserva su esencia bajo otros ropajes. 224 61 G. Paris 1976.excesivo que no puede ser ya detenido. la teoría de Bataille se revela igualmente como un evitar lo opuesto mediante su reducción a términos de una relación dialéctica. Esto muestra que la crítica a la que Bataille ha sometido la seriedad hegeliana no ha sido tan radical como él habría querido. obligado a apelar al concepto de totalidad: “La cercanía de la totalidad. reconstituye una identidad que hace de nuevo imposible cualquier exceso. Es tremendamente revelador que el mismo concepto de conflicto contradictorio. Baudrillard. Gallimard. cuya última referencia es un absoluto que comprende en sí todas las contradicciones. Hegel. a su pesar. La contraposición entre risa mayor y risa menor está estrechamente relacionada con la baudelairiana entre la risa “antigua”. La mediación [Vermittlung] hegeliana. La importancia de Bataille consiste en haber comprendido que el sentido único sobre el que avanza el pensamiento contemporáneo es el de una búsqueda continua de oposiciones mayores: su límite consiste en el haber siempre creído que tal búsqueda podía ser mantenida a nivel fenomenológico. Describiendo las últimas determinaciones de lo negativo. L'erotisme.W. la importancia fundamental asignada por Hegel y Bataille a la experiencia de la muerte. es decir de oposición entre afirmación y negación. “ordinaria” o “significativa” y la risa “moderna”. sino también para Bataille. IV. Batille. el conflicto entre la vida y la muerte parece no presentar en absoluto aquellos caracteres de extrema radicalidad que les atribuyen Hegel y Bataille: aquello se resuelve de hecho. él es. cit 60 2 . aparece como parte integrante de una concepción del mundo. o cambiado de sentido. incognoscible”61. entre positivo y negativo designe en Hegel el fenómeno de la seriedad y en Bataille el fenómeno de la risa. la ebriedad de la totalidad” dice ·dominan la consideración de la muerte”. J. “absoluta” o “grotesca”: esta última es precisamente considerada por Baudelaire como 59 G. Por esto. de hecho. Igualmente. L'echange symbolique et la mort. inevitablemente con el reenvío a una totalidad que las contiene y las funda a ambas. A. sino solamente proseguido y radicalizado. el miedo o bien la imitación simpatética del sacrificio. formulada por Bataille. precisamente en la medida en la que perpetúa la estructura conceptual de la seriedad -la oposición entre positivo y negativo vista como máximo conflicto. Bataille mismo define la risa como “más serio que lo serio” y subraya que un mismo proceso está en la base tanto de la risa como de las lágrimas.F. a una experiencia que es la negación abstracta. sustituyendo las experiencias del trabajo y de la cultura con las del placer y la risa y continuando a considerar la contradicción como máxima oposición posible. Si la teoría bergsoniana de la risa era la de evitar lo opuesto mediante su degradación. pasa por los extremos: aquella “es un ser-para-sí que es para sí solo mediante un otro”59.

da “razón” a la negación de la totalidad. De l'essence du rire et généralement du comique dans les arts plastiques. poesie e scritti vari. en “Botteghe Oscure”. Por lo demás. Las oposiciones trabajoplacer. que escaparía si aquella no fuese intangible en nosotros” 64. “la Razón solo accede a esta risa vertiginosa. 1976 2 . 1960 64 G. la risa se revela como el único modo de reconstituir la totalidad. Pirandello contrapone lo cómico de los antiguos al humorismo de los modernos y define este último como “el sentimiento de lo contrario”. Baudelaire. acumulación-gasto. Mondadori. más lejano de la risa de la Razón”. justamente en la medida en que da espacio. en “Il Verri”. mi ensayo Witz come elusione del conflitto. 29-30 65 Cfr. aquella aparece así como el intento de eludirlo: lo positivo se reapropia de lo negativo tanto más cuanto más lo declara irremediablemente e inexorablemente distinto de sí. en el fondo. mediante un desdoblamiento en dos términos que se cambian las partes. Bataille. la risa de lo positivo o. todo movimiento […] se desdobla inmediatamente en su contrario: todo sí en un no. permanecen dentro del interior de una concepción de la 62 C. De este modo. Paris. Tampoco mucho más revolucionarias son. sin que sea posible salir del juego infinito de su inversión. una menor. que corresponde al cómico freudiano. sus ideas sobre el trabajo y sobre la cultura. sólo puede repetirla al infinito: el callejón sin salida de la oposición contradictoria garantiza la inmensidad de la risa. sentido del humor). que es continuamente reafirmada y confirmada. esencialmente contradictoria. que constituye la explicación más moderna y articulada de la risa65: aquél distingue dos formas de risa. Bataille prescinde así completamente de la teoría psicoanalítica del movimiento del espíritu y de la argucia. n. síntoma de un conflicto interno al hombre entre el sentimiento de su grandeza y el de su miseria 62. le surge inmediatamente otro opuesto”63. 1975 63 L. de la propia insuficiencia. el chiste presupone la existencia de un conflicto excesivo entre consciencia e inconsciente. como dice Bataille. Le pur bonheur.satánica. mientras los procesos que dan origen a las dos primeras formas de risa se desarrollan enteramente en el sistema preconsciente-consciente. y una mayor. que presenta varias afinidades con lo que Freud llama “humorismo”. que es mucho mayor que la contradicción dialéctica que transcurre entre positivo y negativo. Lo negativo que se ríe de lo positivo se transforma en lo positivo que se ríe de sí mismo. “la risa de la Razón” es infinita: en la medida en que exista alguna cosa “inconmensurable” e “innombrable” que es “más terrible. pp. Continua justamente Pirandello: “Todo sentimiento. De manera muy similar. en Oeuvres Complétes. Paradójicamente. Gallimard. Milano. XXI. Pirandello y Bataille están de acuerdo en atribuir a esta “risa mayor” la característica de cumplir su propio proceso en el interior de una sola persona. En lugar de ser la experiencia de un conflicto excesivo. en Saggi. esto en el fondo no puede más que precipitarla en una risa siempre mayor. La inadecuación de la “risa mayor” para situarse como experiencia del exceso consiste en el hecho de que los términos de su oposición dialéctica reenvían el uno al otro. que es la forma más profunda y más conflictiva de la risa. 1958. Pirandello. 3. L'umorismo. todo pensamiento. que viene en fin a asumir el mismo valor del sí” La risa nace precisamente del descubrimiento de esta inversión. pero aquella no puede ir más allá de ésta. La economía general que Bataille a la economía estrecha del trabajo y del capital es sólo aparentemente la alternativa radical de ésta. De hecho. pero no llega nunca al concepto de Witz (chiste. justamente en la medida en la que aquél descubre que hay algo que excede al descubrimiento de la propia insuficiencia. Baudelaire. la experiencia “de un hombre a quien apenas le ha surgido un pensamiento.

Para Bataille la idea de una oposición real. mediante la hipótesis de una potencia de signo opuesto. el descubrimiento nietzscheano del carácter afirmativo de lo opuesto es para él en el fondo una “monstruosidad”69. III.71 66 Cfr. Volonté de chance. El intento hecho por Nietzsche de superar a la vez el moralismo y el historicismo. en Oeuvres. sin lo posible no habría imposible […]. nota 1 70 Sur Nietzsche. Para Bataille no se puede salir de la oposición contradictoria entre soberanía y realidad. 26. La concepción de la cultura como in-utilidad termina al reafirmar una separación definitiva e irremediable entre los “valores” culturales de signo negativo (que no son reales por definición) y la realidad del mundo económico y político. lo útil. Gallimard. La souveraineté. la soberanía está privada de poder. es completamente incomprendido por Bataille.º 103. le atribuye el mismo estatuto que el moralismo atribuye al bien: la total separación de la realidad. De hecho. marzo 1975 G. es decir la ley. entre imposible y posible: no sólo rechaza el esfuerzo de Hegel por superar [aufheben] la contradicción mediante la posición de una identidad dialéctica. de una fuerza real irreducible a la identidad e inseparablemente conectada al devenir66. considerando el mal como imposible. que está limitada históricamente para usos definitivamente desaparecidos en la civilización moderna (el potlatch. ni para un “más allá del bien y del mal”. Su intento de convertir a Nietzsche de ser el filósofo de la voluntad de poder a ser el filósofo de lo negativo. auun cuando pueda estar justificado por las circunstancias históricas (la necesidad de desvelar la impostura de la interpretación nazi) implica sin embargo un radical conocimiento erróneo de la originalidad del pensamiento nietzscheano. mediante la intuición de una oposición excesiva que está más allá de la inversión.º 9. Para Bataille el máximo opuesto sigue siendo lo negativo. sin ofrecer y ni siquiera al menos indicar una solución que supere tanto el idealismo utópico como el realismo político. y no llegan nunca a la teoría de la economía como cambio de valores que no subsisten independientemente de esto.economía entendida como producción de valores. n. idéntico y opuesto se constituyen como tales en su contradictoriedad: “lo imposible no se consigue más que a través de lo posible. p. Bataille. la destrucción ostensiva de la riqueza…). sino también el de Nietzsche de superar [überwinden] la contradicción. la soberanía sin poder y el poder sin soberanía. El hombre no es Dios […]: él debe ante todo colocar lo posible”68. completamente subordinado al servilismo del proyecto y de la espera y viceversa. Le rire di Nietzsche. p. en “Il Verri”. agosto-septiembre 1956. Bataille. n. posible e imposible. sino solo para una irrisión de la ciencia y para una violación del bien. que lo define como “una hipertrofia de lo imposible” 67. 312 68 Id. Si bien Bataille ha dedicado un libro entero a Nietzsche. El carácter natural y originario de la economía estrecha y del trabajo es dado por descontado: lo negativo recorta en el interior de este horizonte una pequeña porción. en “Monde Nouveau-Paru”. mi ensayo Nietzsche e l'opposizione eccesiva. 67 2 .70 la problemática fundamental de este sigue siendo singularmente extraña para él. Paris 1945. Por lo tanto no hay espacio para una “gaya ciencia”. una oposición que venza. cit. el tercer volumen de la Summa Ateologica. En su perspectiva. mayor que la contradicción. p. bien y mal. soberanía y poder se excluyen recíprocamente: el poder está privado de soberanía. cuyo significado principal es precisamente el de haber pensado una potencia que no sea poder. el mondo. la poesía y la política. VI. 313 69 Id. completamente derrotista en la confrontación del movimiento histórico real. carece de sentido.

el residuo “insignificante” que permanece extraño a la homogeneización total de lo absoluto. el motor del devenir: éstos están destinados al poder. de periodistas (la Ilustración) y de revolucionarios de profesión (el Terror). y solo en sentido negativo. a una “transmutación de valores” [Umwertung] que considere lo idéntico en función de lo opuesto. sino los excluidos del trabajo y de la cultura: parados. El reenvío a la totalidad está implícito en el mismo concepto de extrañamiento: que lo idéntico se reencuentre en esta totalidad (como en el sistema hegeliano). Bataille.]Pero el niño sin padres no tendrá niños.. del T. Los auténticos revolucionarios para él. parece bastante más interesado en la aventura humana de Nietzsche que en su pensamiento: “se habla de Nietzsche. por el contrario. por tanto. por eso permanecerán confinados en una situación de marginalidad.. en el fondo tiene poca importancia. en otro respecto a sí mismo: este origen lo convierte por eso en completamente inadecuado para designar el movimiento a través del cual lo opuesto sobrepasa todas las determinaciones de algún modo recuperables en una óptica metafísica (contrario.Pero ese horizonte abierto por Nietzsche está estrechamente conectado a una destrucción de perspectivas. así de radical en absoluto como pretende Bataille. porque representan el momento de la realidad efectiva. (n. la ley… como una reacción. El mismo concepto de extrañamiento [Entäusserung] está conectado al punto de vista de la identidad e indica exactamente el movimiento a través del cual lo idéntico se convierte en extraño. en cambio. “Hegel ocupa una posición que muchos de sus atributos autorizan a calificar como paternal. por su familiaridad con la muerte.VV. figura como hijo. 72 En francés en el original: gasto. sin embargo. porque está hecho de la nada. Union Générale des Editions. aquélla se revela desde el punto de vista social como una complementariedad 71 Observa acertadamente Denis Hollier que Bataille. al contrario. Estos representan las fuerzas revolucionarias del proceso histórico. permanece prisionero de la perspectiva hegeliana que asigna a lo positivo un carácter y una función primaria y que piensa lo opuesto sólo como negativo contradictorio. representan una totalidad y un absoluto más radical. La identidad los reconocerá como momentos extrañados de sí misma en el movimiento hacia el hombre total. contradictorio) y se afirma en su dimensión excesiva. los portadores por excelencia del conflicto son los protagonistas del trabajo y de la cultura: los proletarios y los intelectuales. no será padre” (De l'au-delà de Hegel à l'absence de Nietzsche. un resentimiento a la acción originaria y fundamental de lo opuesto. La falta de un retorno da paso a la marginación y transforma el extrañamiento en marginalidad. incluso en este último caso éste no será nunca un opuesto radical. éstos son ajenos a la realidad efectiva y al poder. Paris.) 2 . o que no se reencuentre y permanezca por tanto perdido respecto a sí mismo (como en Bataille). bataille. para denunciar los malentendidos”. subproletarios. y bajo ciertos aspectos. no son los proletarios y los intelectuales. los portadores por excelencia del conflicto son los protagonistas de la dépense72 y del no saber. el bien. Éstos constituyen el más allá del hombre total. poetas. Para Bataille. Para el hegelianismo. la metafísica. en las tres especies de intelectuales puros (la pura cultura). en cambio. sino sólo una identidad perdida. mientras retoma el discurso de Hegel a nivel del significado. que tiene todo su sentido en sí misma y que saca de su propia autonomía todas sus gratificaciones. del contenido. Tal oposición entre portadores del trabajo y de la cultura y portadores de la risa y del no saber no es. Nietzsche. que se expresa en la risa. locos… Portadores de lo negativo social. en AA. niño sin patria [.. en el que aquéllos serán superados. O más bien como niño: niño sin padres.

sin por esto integrarlos en el universo que ellos detestan. Por eso. 2 . o mejor dicho. ni a los unos ni a los otros la efectiva superación de una situación que ve por un lado la realidad efectiva de la economía y del otro la oposición impotente. a ambos la consciencia de ser los portadores de la contradicción y de lo negativo.caracterizada por una neta separación de funciones y de tareas: a los “serios” les viene dada la servilidad y el poder. a los “cómicos” la soberanía y la impotencia. que es paradójicamente fuente de satisfacción y de placer infinito. Bataille termina ofreciendo a los “irregulares” una visión de su estado que se basa sobre los mismos presupuestos filosóficos sobre los cuales los “regulares” construyen el mundo del trabajo y de la cultura. confinándolos en una marginalidad irremediable.